Traducido  por  Ileana  García.   Sin  animó  de  lucro.  Soló  para  Fans.             FUNDACIÓN  DE  LA  LUZ  (DAYLIGHTERS)     LIBRO  15  DE  VAMPIROS  DE  MORGANVILLE     Nota  del  editor   Esta  es  una  obra  de  ficción.  Los  nombres,  personajes,  lugares  e  incidentes  son   producto  de  la  autora  de  su  imaginación  o  son  usados  de  manera  ficticia,  y   cualquier  parecido  con  personas  reales,  vivas  o  muertas,  las  empresas  

establecimientos,  eventos  o  lugares  es  pura  coincidencia.   El  editor  no  tiene  ningún  control  sobre,  y  no  asume  ninguna  responsabilidad  por   autor  o  de  terceros   Esto  es  para  ti,  querido  lector.  Has  sido  muy  entusiasta  con  los  residentes  de   Morganville  que  no  puedo  imaginar  dedicar  este  libro  a  cualquier  persona.   Gracias  por  tomar  el  largo  y  extraño  viaje  conmigo.  .  .  y  espero  que  nunca  quieras   salir  de  nuestra  pequeña  ciudad.  En  este  caso,  tener  una  tarjeta  de  residente.   Líneas  para  la  forma  de  banco  de  sangre  de  la  derecha.  .  .  .                                                                                                                                INTRODUCCIÓN:     Morganville,  Texas,  no  es  como  cualquier  otra  pequeña  ciudad  polvorienta.   Tiene  secretos.  Es  una  ciudad  de  la  compañía.  .  .  y  la  empresa  es  vampiros.  Si  te   quedas,  trabajas  para  ellos,  la  firma  de  acuerdos  especiales  para  la  protección  y  el   pago  de  un  impuesto  en  las  ganancias  o  sangre  por  el  privilegio  de  no  ser,  ya  sabes,   mordido.   Ha  funcionado  durante  un  par  de  siglos  bajo  el  hierro  con  un  toque  de  Terciopelo   de  la  Fundadora,  Amelie.  .  .  pero  los  últimos  años  han  sido  confusión,  problemas,  y   la  rebelión.  Claire  Danvers  escapó  de  todo,  embarcándose  en  un  programa  de   estudios  especial  en  el  MIT.  Pero  incluso  se  puede  sacar  a  la  chica  de  Morganville,   pero  no  puedes  sacar  a  Morganville  de  la  chica,  que  chocó  de  frente  con  un   amenazante  nuevo  enemigo  que  sabía  demasiado  sobre  vampiros.  La  “Fundación   del  Sol”.   Ahora  Claire  regresa  a  casa  con  sus  amigos  (Eva,  Michael,  y  Shane)  y  sus  aliados   (su  bipolar  loco  jefe  científico,  Myrnin,  el  ex  segundo  al  mando  de  Amelie,  Oliver;  la   nueva  amiga  de  Claire,  Jesse,  y  la  Dra.  Anderson,  una  científica  cautiva  que  una  vez   fue  nativa  de  Morganville,  y  ahora  se  ha  convertido  en  una  traidora).   Pero  la  casa  segura,  no  está  en  la  forma  en  que  la  dejaron.  .  .  .                                    

                                                                                                                                               UNO     Claire  se  quedó  mirando  el  cartel  chirriante  que  marcó  el  límite  de  la  ciudad  de   Morganville,  Texas,  y  su  pensamiento  era,  que  debería  estar  llorando.  Su  mejor   amiga,  Eve,  ya  lo  estaba,  en  impotentes,  y  furiosos  sollozos.  Claire  se  aferró  a  ella  y   hizo  todas  las  cosas  simpáticas  y  correctas,  le  murmuró  que  iba  a  estar  bien,  le  dio   unas  palmaditas  en  la  espalda,  la  abrazó.   Pero  a  pesar  de  que  dijo  todas  las  cosas  correctas,  se  sentía.  .  .  vacía.   Seca  como  la  arena  que  soplaba  a  través  del  desierto  fuera  de  las  ventanas  de  la   patrulla  de  la  policía.  Estaban  sentados  en  el  asiento  trasero,  detrás  de  la  malla  de   acero,  y  las  puertas  no  se  abrían  desde  el  interior.    Fue  hecho    como  un  taxi,  pero   definitivamente  no  lo  era,  ya  que  les  llevaba  donde  no  querían  ir.  Es  decir,  a  la   cárcel.   Y  al  otro  lado  de  donde  estaba  estacionado  su  coche,  cuatro  cuerpos  de  vampiros   estaban  siendo  cargados  en  dos  de  las  ambulancias  de  la  ciudad  atados  firmemente   a  camillas,  en  caso  de  que  la  madera  todavía  enterrada  en  sus  corazones  para   mantenerlos  temporalmente  muertos  no  funcionara.   Claire  identifico  las  caras  con  holgura,  ya  que  se  rodó  para  ver:  Oliver,  una  vez   Fundador  de  la  ciudad,  segundo  al  mando  de  Amelie,  ahora  caído  en  desgracia  y   en  el  exilio.  Jesse,  la  vampiro  que  Claire  sabía  que  los  menos  favorecidos,  una   hermosa  mujer  que  parecía  ridículamente  joven  y  frágil  ahora,  despojada   (temporalmente,  con  suerte)  de  su  vida  de  vampiro.    Myrnin,  el  bipolar  vampiro   jefe  y  amigo  de  Claire,  su  cabello  oscuro  en  un  indomable  desorden  alrededor  de  su   rostro  inmóvil,  blanco.   Por  último,  y  lo  más  horrible,  Michael  Glass,  amigo  de  Claire  y  el  amor  de  la  vida  de   Eve.  Su  piel  se  había  vuelto  de  color  blanco  puro  mármol,  y  sus  ojos  azules  estaban   abiertos  y  sin  brillo.  Parecía  el  más  muerto  de  todos  ellos.   -­‐‑Está  bien,-­‐‑susurró  Claire,  asegurándose  de  mantener  el  rostro  de  Eve  de  el  lado   contrario  al  el  cuerpo  de  Michael  cuando  paso  por  su  lado.  -­‐‑Los  vampiros  pueden   superar  esto.  No  es  ningún  problema  para  ellos,  siempre  y  cuando  las  estacas  se  las   retiren  muy  pronto,  ya  que  no  están  yendo  al  sol  ni  nada.  Sólo  respira,  ¿de   acuerdo?  Respira  -­‐‑.  No  era  tanto  lo  que  decía  como  el  hecho  de  que  su  voz  era  firme   y  tranquila,  lanzando  un  salvavidas    en  el    océano  de  caos.   Eve  tomó  una  respiración  profunda,  y  sus  sollozos  disminuyeron  enganchando     una  parada.  Ella  se  echó  hacia  atrás  cuando  las  puertas  de  la  ambulancia  se   cerraron  y  uno  tras  otro  los  grandes  vehículos  se  alejaron  por  los  dos  carriles  de   asfalto  en  dirección  al  centro  de  Morganville,  si  Morganville  no  tenía  nada  que   pudiera  ser  descrito  como  un  centro  de  la  ciudad.  Ella  se  secó  los  ojos  con  el  dorso   de  la  mano,  lo  que  hizo  que  se  corriera  el  resto  de  maquillaje  que  le  quedaba.  El   brillo  de  su  anillo  de  bodas  de  rubí  capto  la  luz,  y  por  un  momento  la  pared  de   adormecimiento  de  Claire  se  estremeció  y  amenazó  con  colapsar  para  revelar  el   dolor  y  el  miedo  que  había  escondido  detrás  de  él.  -­‐‑¿Has  visto  a  Michael?-­‐‑Le   preguntó  a  Eve.  Ella  contuvo  la  respiración  en  otro  sollozo,  y  sus  ojos  enrojecidos   miraron  a  Claire.  -­‐‑Cómo  se  veía  ¿estaba  bien?  -­‐‑   Claire  no  podía  decirle,  porque  la  visión  de  su  piel  helada  y  sus  ojos  en  blanco  le   habían  puesto  nerviosa  a  fondo.  -­‐‑Va  a  estar  bien.  Sabes  que  el  es  más  duro  que  esto   -­‐‑,  dijo.  Lo  que  era  una  cosa  totalmente  cierta,  y  más  allá  de  cualquier  argumento.   -­‐‑Yo  sé,  Dios,  ¿por  qué  ha  ocurrido  esto?  ¿Qué  es  lo  que  quieren  de  nosotros?  -­‐‑  

Eve  dijo  como  un  lamento  retórico,  pero  era  la  pregunta  que  se  agitaba  en  la  mente   de  Claire  una  y  otra  vez.  ¿Por  qué?  Habían  estado  regresando  a  Morganville  para   advertir  a  Amelie  de  varias  cosas,    uno  de  los  cuales  fue  el  crecimiento  mortal  de   una  organización  anti-­‐‑vampiros  llamada  Fundación  La  Luz    y  el  hecho  de  que  uno   de  los  Agentes  de  mayor  confianza  de  Amelie,  la  Dra.  Irene  Anderson  (una  vez  de   Morganville),  se  había  unido  a  la  otra  parte.   Pero  habían  sido  recibidos  por  la  policía  local  en  lugar  de  personas  de  Amelie,   y  las  cosas  han  ido  cuesta  abajo  desde  allí.  Los  policías    primero  separaron  a  los   humanos,  Claire,  Eve,  y  a  el  novio  de  Claire,  Shane,  además  de  la  presa,  la  Dra.   Anderson.  Entonces,  sin  previo  aviso,  habían  ido  por  sus  amigos  vampiros,  que   habían  sido  simplemente    llevados  en  las  ambulancias  y  conducidos  a  destinos   desconocidos.   Claire  giró  en  el  asiento  para  mirar  hacia  el  coche  detrás  de  ellos.   Los  policías  no  lo  habían  tenido  fácil  conseguir  meter  a  Shane  en  el  otro  coche   patrulla,    habían  terminado  esposándolo  y  amenazándolo  con  la  pistola   paralizante.   Se  sentó  rígidamente  en  el  asiento  trasero,  mirando  los  agujeros  en  la  distancia   como  si  se  tratara  de  una  paliza.  A  su  lado,  la  Dra.  Anderson  se  desplomó  contra  la   ventana,  como  si  no  le  importara  que  ella  estuviera  presa  más.   Claire  sabía  por  qué  la  habían  separado  de  Shane,    Eve  la  necesitaba  en  este   momento,  pero  quería  desesperadamente  estar  con  él  para  hacer  todas  las   preguntas  candentes  en  su  mente.  ¿Por  qué  quería  Hannah  Moisés  hacer  esto?   Después  de  todo,  la  jefe  de  policía  Moisés  era  su  aliada,  su  buena  amiga  de   confianza.  Pero  ella  no  había  mostrado  ninguna  vacilación,  ningún  remordimiento.   La  única  manera  de  interpretar  lo  que  había  sucedido  era  que  Hannah  se  había   unido  libre  y  voluntariamente    a  la  Fundación  de  La  Luz.   Nada  tenía  sentido,  y  Claire  necesitaba  darle  sentido  a  porque  todo  iba    tan  mal.   Los  seres  humanos  han  tomado  el  control  de  Morganville,  Hannah  le  había  dicho,   con  sus  amigos,-­‐‑sus  amigos  mutuos-­‐‑  todavía  estaban  en  el  suelo.  Los  vampiros   están  siendo  puestos  en  cuarentena  para  su  propia  protección.   No  podía  ser  cierto.  Simplemente.  .  .  no  podía.  Y  sin  embargo,    obviamente  lo  era.   -­‐‑¿Dónde  lo  llevan?-­‐‑  Eve  miraba  tras  el  parpadeo  de  las    luces  de  las  ambulancias   saliendo.  -­‐‑Ella  dijo  algo  acerca  de  cuarentena.  ¿Qué  significa  eso?  ¿Crees  que  los   están  llevando  al  hospital?  ¿Es  que  piensan  que  tienen  algún  tipo  de  enfermedad?  -­‐‑   -­‐‑No  lo  sé-­‐‑,  dijo  Claire.  Se  sentía  impotente,  y  ella  sabía  que  si  se  permitía  dejar  de   sentir  nada,  estaría  tan  enojada  como  Shane  se  veía  sentado  en  ese  otra  patrulla   que  parecía  dispuesto  a  masticar  a  través  de  la  malla  de  acero.  Pero  si  ella  se   enojaba,  ella  también  tendría  que  dejar    salir  todo,  todas  las  otras  emociones  que   burbujeaban  y  amenazaban  con  salir  de  su  interior.  Y  si  lo  hacía,  ella  se   derrumbaría,  como  Eve  estaba  haciendo.   Era  mejor    no  sentir  nada  en  este  momento.  Es  mejor  mantenerse  fuerte.   De  el  lado  del  conductor  la  puerta  se  abrió,  y  Hannah  Moisés  se  puso  detrás  al   volante  del  coche  de  la  policía.  Se  sentó  y  cerro  su  cinturón  de  seguridad    con  un   movimiento  suave.  Un  diputado  se  puso  en    el  otro  lado,  nuevo,  pensó  Claire.   Alguien  que  no  conocía.   Pero  si  reconoció  el  pin  que  llevaba  en  el  cuello  de  su  uniforme-­‐‑un  sol  naciente,  en   oro.  Símbolo  de  la  Fundación  de  la  Luz.   Eve  se  lanzó  hacia  delante  y  agarró  la  malla,  enroscando  sus  dedos  en  ella  cuando   Hannah  puso  en  marcha  el  motor  del  coche  patrulla.  -­‐‑¿Qué  demonios  estás  

haciendo,  Hannah?  -­‐‑preguntó  ella,  y  sacudió  la  malla,  con  fuerza.  -­‐‑¿A  dónde  están   llevando  a  Michael?-­‐‑   -­‐‑Está  a  salvo-­‐‑,  dijo  Hannah.  -­‐‑Nada  va  a  pasar  con  él.  Confía  en  mi,  Eve.  -­‐‑   -­‐‑Sí,  ¿sabes  qué?  Muérdeme.  Yo  no  confío  en  ti.  Acabas  apuñalando  a  todos  por   atrás,  horrible.-­‐‑   Claire  agarró  a  Eve  y  la  arrastró  lejos,  el  cambio  de  la  palabra  a  un  grito   protestando.  –Detente-­‐‑,  susurró  con  fiereza  en    el  oído  de  su  mejor  amiga.  -­‐‑No  vas  a   lograr  nada,  haciendo  que    ella  este  enojada  con  nosotros.  Sólo  espera.  Estate   tranquila  y  espera.-­‐‑   -­‐‑Es  fácil  para  ti  decirlo,-­‐‑  susurró  Eve.  -­‐‑Shane  va  a  venir  con  nosotros  por  lo   menos.  ¡A  Michael  ni  siquiera  sé  a  dónde  lo  llevan!  -­‐‑  Ella  tenía  razón.  Claire  odiaba   admitirlo,  pero  no  había    absolutamente  nada  que  pudieran  lograr  encerradas  en   un  coche  de  policía.  Y  antagonizar  con  la  señora  que  tenía  las  llaves  de  su   esposas  probablemente  no  era  la  mejor  estrategia.   -­‐‑No  vamos  a  renunciar,  -­‐‑le  dijo  a  Eve.  -­‐‑Sólo  estamos.  .  .  aguardando  nuestro   momento.  -­‐‑   -­‐‑¿Y  qué  crees  que  van  a  hacer  con  él  mientras  estamos  esperando,  exactamente?  -­‐‑le   preguntó  Eve,  tirando  de  la  malla  de  nuevo.  -­‐‑Yo,  ¡Hannah!   ¿Cómo  se  siente    apuñalar  a  sus  amigos  en  la  espalda?  ¡Espero  que  no  llegó  la   sangre  por  todo  su  uniforme  bien  planchado!  -­‐‑   La  diputada  se  dio  la  vuelta  y  le  dio  una  mirada  fría  y  dura.  –Siéntate  en  silencio,     -­‐‑dijo.  -­‐‑Si  no  lo  hace,  voy  a  darle  una  sacudida  eléctrica  hasta  que  lo  haga.-­‐‑   -­‐‑Con  lo  que,  ¿la  respiración?  ¿Has  oído  hablar  del  uso  del  hilo  dental,  diputada   Imbécil?  -­‐‑   -­‐‑Eve-­‐‑,  dijo  Hannah.  Es  una  advertencia,    plana  y  desnuda;  y  fue  reforzada  por  la   diputado  cuya  respiración,  con  toda  justicia,  hizo  tipo  de  olor  de  toma  un  Taser.   Aunque  Eva  aún  estaba  hirviendo  de  rabia,  se  soltó  y  se  sentó  atrás,  cruzando  los   brazos  sobre  el  pecho.  Entonces  ella  le  dio  una  patada  a    su  asiento.   No  le  iba  a  hacer  nada,  ya  que  el  asiento  fue  reforzado  con  una  placa  de    acero  pero   ella  probablemente  se  sintió  mejor  por  hacerlo.   -­‐‑Oye-­‐‑  dijo  Claire,  y  llevo  su  mano  hacia  Eve.  Eve    vaciló,  luego  la    tomó  y  la  agarró   con  fuerza.  -­‐‑Todo  irá  bien.  El  va  a  estar  bien.   Eve  no  dijo  nada.  Probablemente  estaba  pensando,  no  puedes    saber  eso,  y  ella   habría  estado  en  lo  cierto.  Claire  no  sabía  eso.   Sintió  frío,  desamparada  y  vulnerable,  y    no  sabía  cómo  nada  de  esto  realmente   podría  estar  bien.  .  .  pero  por  ahora,  en  los  momentos  entre  las  oportunidades,  lo   único  que  podía  hacer  era  fingir.   Ella  esperaba  que  estarían  siendo  conducidos  directamente  a  la  cárcel,  o  al  menos   al  Palacio  de  Justicia,  pero  los  dos  coches  patrulla  se  dirigieron  a  las  afueras  de   Morganville.  Claire  reconoció  la  zona,  y    no  le  gustó  en  absoluto.  Nada  bueno  ha   pasado  por  aquí  en  los  márgenes  de  ciudad,  que  estaba  lleno  de  edificios   abandonados  y    personas  abandonadas.   -­‐‑Oye,  -­‐‑dijo,  inclinándose  hacia  adelante,  pero  con  cuidado  de  no  tocar  la  malla.  -­‐‑ Disculpe,  pero  ¿dónde  exactamente  nos  llevas?-­‐‑   -­‐‑No  te  preocupes.  No  estás  en  peligro,  -­‐‑dijo  Hannah.  –Tengo  a  alguien  que  quiere   conocerte.  Ya  casi  hemos  llegado.  -­‐‑   Cuando  Claire  había  dejado  Morganville,  un  montón  de  reconstrucciones  habían   sido  puestas  en    marcha  por  la  ciudad,  pero  no  en  esta  zona.  Nadie  había  pensado   que  había  mucho  que  valiera    la  pena  salvar,  sospechaba.  Había  sido  el  hogar  de  la  

mayoría  de  mendigos,  casuchas  viejas,  almacenes  podridos  y  fabricas  muertas   hacia  mucho  tiempo.   Ahora    equipos  de    hombres  se  movían  con  ello,  la  mayoría  con  chalecos  de  color   naranja,  y  excavadoras  ruidosamente  nivelaron  un  terreno  irregular  y   amontonaron  los  restos  destrozados  de  ladrillo,  madera  y  acero  oxidado.  Otros   equipos  estaban  en  la  colocación  de  los  marcos  de  los  edificios  en  las  áreas  que  ya   habían  sido  despejadas.  Además,  era  obvio  que  mucho  más  de  la  construcción   estaba  en  marcha,  algunos  de  ellos  ya  estaban  pintados  y  terminados.  Ella  podía   imaginar  lo  que  Shane  estaba  murmurando  en  el  otro  coche:  Buenísimo,  me  voy  de   la  ciudad  y  de  repente  hay  buenos  puestos  de  trabajo.  Le  gustaba  la  construcción,  y     había  una  gran  cantidad  de  hombres  y  mujeres  por  ahí,  vestidos  con  camisas  de   trabajo  y  vaqueros,  martillando,  acarreando,  demoliendo,  construyendo.   Era  toda  una  nueva  Morganville.  Se  veía.  .  .  alegre.  Esperanzada.   -­‐‑¿A  que  viene  esto?-­‐‑  Preguntó  Claire.  -­‐‑¿Todas  estas  nuevas  casas?-­‐‑   -­‐‑Son  para  los  nuevos  miembros,  -­‐‑dijo  Hannah.  Su  voz  era  calmada  y  nivelada,  y  no   revelaba  nada  en  absoluto.  La  Diputada  que  llevaba  el  pin  de  la  Fundación  del  Sol   Naciente  en  su  cuello,  miró  a  Claire.  -­‐‑Al  unirse  a  la  Fundación  de  la  Luz,  pueden   recibir  nuevas  viviendas  libres  si  lo  quieren.  Ha  atraído  mucho  entusiasmo  y   apoyo.  La  mitad  de  estas  personas  que  están  trabajando  aquí  son  voluntarios.  -­‐‑ Frenó  el  coche  patrulla  e  hizo  un  giro  a  la  izquierda.   -­‐‑Hay  algo  que  decir  para  dejar  atrás  el  pasado  y  construir  un  nuevo  futuro,  ¿no  te   parece?  Especialmente  en  una  ciudad  cuya  historia  es  tan  oscura  como  la  de   Morganville.-­‐‑   Claire  no  quería  llegar  a  un  acuerdo,  porque  ella  todavía  sentía  que  había  una  gran   cantidad  de  cosas  que  no  sabía  y  no  entendía  del  todo,  pero  lo  que  Hannah   había  dicho  soló  tenía  sentido,  si  ella  confiara  en  la  Fundación  del  Sol  Naciente   pero  no  era  así  ni  siquiera  un  poco.   Hablando  de  los  Sol  Naciente.  .  .  habían  renovado  uno  de  los  viejos  almacenes  y   construyeron  una  nueva  sede.   Era  un  edificio  grande,  justo  por  delante,  fresco  y  reluciente  con  la  pintura  y  el   metal  brillante,  con  un  cartel  giratorio  grande  en  la  parte  superior  de  el  techo.   Brillaba  en  oro  suave  en  la  luz  del  sol  como  se  vio  después,  el  mismo  símbolo  que   estaba  en  el  pin  de  la  Fundación    que  llevaba  la  Diputada.   Una  imagen  simple,  algo  que  debería  haberse  visto  esperanzador.  Sol  Naciente,   un  nuevo  día,  todo  eso.   Claire  no  lo  creía.  Lo  que  le  hizo  no  creer    era  el  edificio,  a  pesar  de  toda  la  manera   alegre  que  había  sido  pintado,  parecía  que  sería  fácil  de  defender,  si  se  trataba  de   una  pelea.  Las  ventanas  eran  todas  altas  y  estrechas,  y  no  parecía  que  se  abrieran   en  absoluto.  Las  paredes  gruesas,  también.  De  hecho,  si  usted    hacia  caso  de  todo   menos  de  la  construcción,  podría  con  la  misma  facilidad  haber  sido  una  prisión.   Hannah  se  detuvo  en  el  aparcamiento  generoso    recién  pavimentado,  todavía   fresco  y  negro,  con  rayas  blancas  brillantes  que  delimitan  espacios.  Había  cerca  de   cincuenta  coches  ya  presentes,  pero  llenaban  menos  de  un  tercio  de  las  plazas   disponibles.  Se  podían  poner  la  mitad  de  los  automóviles  de  Morganville   aquí,  pensó  Claire,  y  tienen  espacio  de  sobra  para  el  estacionamiento  masivo  de   autobuses.   Dos  patrullas  de  la  policía  ya  estaban  en  el  lugar,  donde  Hannah  aparco  al  lado  de   la    que  llevaba  a  Shane  y  la  Dra.  Anderson.  

Pensó  que  podría  haber  reconocido  algunos  otros  vehículos,  pero  no  podía   recordar    ninguno  con  seguridad.   Se  dio  cuenta,  que  no  había  ningún  coche  de  vampiro-­‐‑  con  las  ventanas  tintadas-­‐‑  en   el  aparcamiento.  Ni  uno  solo.   Hannah  apagó  el  motor,  pero  ni  ella  ni  la  Diputada  salieron  de  inmediato,  sino  que   Hannah  se  giró  para  mirar  a  Claire  y  Eve  a  través  de  la  malla.  -­‐‑Así  es  como  esto  va  a   ir,  -­‐‑ella  dijo.  -­‐‑Van  a  comportarse,  saldrán  y  caminaran  con  nosotros  hacia  el   edificio,  y  van  a  actuar  como  señoritas  civilizadas  mientras  les  presentamos  el   hombre  a  cargo.-­‐‑   -­‐‑¿O  qué?  ¿Me  vas  a  poner  una  nota  en  mi  expediente  permanente?  –Eve  se  burlo.   -­‐‑O  acabarás  esposada,  quizás  con  una  descarga  de  Taser,  y  el  resultado  final   será  exactamente  el  mismo,  sólo  que    menos  sonriente,  -­‐‑Hannah  dijo.  -­‐‑Así  que  me   gustaría  mucho  que  salte  todo  lo  desagradable  y  hacer  esto  lo  menos  doloroso   posible  para  ti-­‐‑.   -­‐‑Oh,  claro,  usted  está  pensando  sólo  en  nosotras,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Entiendo   completamente.-­‐‑   Hannah  le  dirigió  una  mirada  larga  y  preocupada,  como  si  entendiera  que  esa   aparente  rendición  de  Claire  era  más  preocupante  que  la  agresión  abierta  de  Eve..  -­‐‑ Estoy  tratando  de  ayudarles  niñas,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  hagan  que  me  arrepienta.  -­‐‑   -­‐‑Yo  no  soy  una  niña,  y  emboscaron  a  mi  esposo,  -­‐‑dijo  Eve.  –Voy  ir  con  un  miembro   de    aquí  y  decirle  que  hay    un  montón  de  cosas  que  van  a  lamentar.  Probablemente   muy  brevemente,  sin  embargo,  si  eso  le  hace  sentir  mejor.  -­‐‑   Hannah  intercambió  un  gesto  con  su  diputado.  -­‐‑Bueno,  -­‐‑dijo,  -­‐‑Lo  intenté.  Si  quieres   hacer  que  sea  difícil  para  ustedes  mismos,  estas  ciertamente  en  tu  derecho,   supongo.-­‐‑   Las  dos    salieron,  y  Hannah  abrió  la  puerta  de  Claire,  la  agarró  por  el  brazo  y  la   empujó  contra  el  coche    con  resistencia  firme.   Luego  la  ato  con  las  manos  detrás  de  ella.  -­‐‑Lo  siento,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Sin  embargo,   Soy  capaz  de  leer  las  hojas  de  té.  Ustedes  dos  no  van  a  ir  en  silencio.-­‐‑   Shane  estaba  causando  problemas,  también,  bastantes  problemas    Claire  pudo   escuchar    a  el  que  estaba  a  cargo  de  él  en  el  otro  coche  maldiciendo  mientras   trataba  de  maltratar  a  su  novio  para  reducirlo.  Hannah  dejo  escapar  un  gruñido     impaciente  y  frustrado  y  se  giró  hacia  Claire    para  mirarla  -­‐‑Cálmalo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Hazlo   ahora.-­‐‑   Claire  levantó  la  barbilla.  -­‐‑¿Por  qué?-­‐‑   -­‐‑Porque  si  no  lo  hace,  le  van  a  hacer  daño.-­‐‑   Claire  miró  más  allá  de  ella.  Shane  debe  haber  arrojado  un  codazo  antes  de  que  le   hubieran  metido  bajo  control,  debido  a  que  el  diputado  tenia  la  nariz  sangrienta.   Ahora  Shane  estaba  esquivando  y  dando  patadas,  tratando  de  superar  la  defensas   del  hombre  de  nuevo.  Probablemente,  sólo  para  llegar  a  ella,  porque  no  había   manera  de  que  pudiera  liberarse  de  las  esposas  que  llevaba.   -­‐‑Shane,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  lo  hagas.-­‐‑   Hannah,  se  movió  lentamente  y  con  calma,  desabrochó  la  correa  de  la  funda  y  sacó   su  arma,  que  mantuvo  a  su  lado.  Miró  directamente  a  Shane.  -­‐‑Tiene  razón,  -­‐‑dijo.     -­‐‑No  me  hagas  levantar  esta  arma,  Shane.-­‐‑   -­‐‑Que  te  jodan,  -­‐‑dijo  en  un  pantalón  harapientos  y  dio  a  Hannah  una  desafiante   sonrisa.   Levantó  el  arma,  -­‐‑de  acuerdo.-­‐‑   Ella  apuntó  a  Claire.  

Shane  se  congeló  en  su  lugar,  su  sonrisa  desapareció  rápidamente.  -­‐‑Es  un  farol.-­‐‑   -­‐‑Probablemente  parece  de  esa  manera,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Pero  ya  me  conoces  lo   suficientemente  bien  como  para  saber  que  no  apunte  con  un  arma  a  menos  que   esté  dispuesta  a  disparar  a  matar.  Me  gustas,  Shane.  Me  gusta  tu  chica,  aquí.  Pero   no  me  pongas  a  prueba,    yo  realmente  no  creo  que  sea  una  buena  idea.-­‐‑   Se  quedó  quieto.  El  diputado  se  apoderó  de  él  y  tiró  de  su  manos  atadas  hasta   llevarlas  lo  suficientemente  altas  como  para  que  Shane  se  pusiera  de  puntillas,  su   rostro  contraído  por  el  dolor.  Puso  una  mano  sobre  el  hombro  de  Shane.  -­‐‑Camina,   punki,  -­‐‑el  hombre  gruñó.   Shane  caminó.  Claire  también  lo  hizo.  Eve  había  caído  en  un  silencio  expectante,   pero  incluso  así,  Hannah  la  mantuvo  atada.  Eso  fue  casi  con  toda  seguridad  un   acierto.  La  gente  subestima  a  Eve  mucho,  por  su  divertido  sarcasmo  y  lindo  rostro-­‐‑ como  un-­‐‑botón,  pero  lo  hicieron  a  su  propio  riesgo.   Dejaron  a  la  Dra.  Anderson  esposada  y  en  silencio  en  el  coche  detrás  de  ellos,  y   Claire  se  preguntó  acerca  de  eso.   Alguien    había  puesto  una  acera  fresca  junto  a  la  puerta  de  la  nave,  y  había   arbustos  y  ramitas  de  los  árboles  recién  plantados  alrededor  de  ella.  Aun  así,   caminando  se  sentía  como  subir  unas  escaleras    de  los  viejos  tiempos  hacia  la   horca,  no  sabía  lo  que  estaba  pasando  o  que  iba  a  pasar  con  ellos  una  vez  que   estuvieran  dentro.  Las  puertas  de  cristal  grueso  tenían  el  símbolo  del  sol  naciente   en  ellos,  y  las  palabras  de  la  Fundación  Sol  Naciente  debajo  de  él.   Y,  en  letras  doradas,  todos  son  bienvenidos  a  la  luz.    Eso  sonaba  bien.  .  .  a  menos   que  hubieras  conocido  a  sus  seguidores  en  circunstancias  menos    iluminadas.   Digamos,  en  un  laboratorio  donde  fueron  desgarrando  vampiros  aparte.   Hannah  abrió  una  de  las  puertas  dobles,  y  un  soplo  de  aire  frío  levantó  la  piel  de   gallina  en  los  brazos  desnudos  de  Claire.  Había  esperado  la  oscuridad  de  una   cueva,  pero  a  medida  que  sus  ojos  se  acostumbraron  al  brillante  sol  al  aire  libre,  se   dio  cuenta  de  que    dentro  estaba  tan  brillantes,  gracias  a  una  claraboya  gigante   sobre  el  patio  central  en  el  que  se  encontraban.   Bañado  por  la  luz  había  un  escritorio  de  madera  con  el  símbolo  del  Sol  Naciente   en  la  parte  frontal  de  la  misma,  y  bien  vestida  una  mujer  mayor  que  sonrió  con   amabilidad  hacia  ellos.   -­‐‑¿Sra.  Hodgson?  -­‐‑Claire  soltó.  Ella  conocía  a  la  mujer,  ella  fue  una  vecina  de  la  calle   Lot,  donde  se  ubicaba  su  antigua  casa  victoriana.  Una  señora  agradable,  se   entretenía  siempre  en  su  jardín  con  sus  flores  y  saludándole  gratamente.  Había   traído  galletas  para  Navidad  un  par  de  veces.  Galletas  de  azúcar.  -­‐‑¿Claire?¿  Eve?  Y   oh,  mi,  Shane,  también.  –La  Señora  Hodgson  parecía  cortésmente  angustiada  al  ver   sus  limitaciones.  -­‐‑Ahora,  no  se  preocupen  en  absoluto.  No  hay  absolutamente  nada   que  temer  de  aquí.    Están  en  la  luz  ahora.  Ahora  están  a  salvo.  -­‐‑Se  levantó  de  la   mesa,  dejando  al  descubierto  que  llevaba  un  traje  ajustado  que  fue  sacado  de  la   década  de  1960,  complementándolo  con  un  collar  de  perlas  brillantes,  dio  la  vuelta   al  clip  con  insignias  en  sus  camisetas.  -­‐‑Voy  a  poner  con  cuidado  sus   identificaciones.  No  puedo  dejarte  entrar  aquí  sin  identificación,  ¿verdad?  No,   ahora.  Eso  no  era  tan  malo,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑Gracias,  Doreen,  -­‐‑dijo  Hannah.  –Vamos  a  hacerle  saber  que  estamos  aquí,  ¿verdad?   -­‐‑Por  supuesto.  ¿Puedo  traerles  a  todos  ustedes  algo?  ¿Un  poco  de  agua,  tal  vez?  -­‐‑   -­‐‑Cerveza,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Shiner  Bock,  si  lo  tienes.-­‐‑   -­‐‑Oh,  ahora,  deja  eso,  -­‐‑dijo  la  señora  Hodgson.    Eres  demasiado  joven  para  beber,   que  bribón.-­‐‑  

Esto  no  era  una  situación  en  la  que  ninguno  de  ellos  se  sintiera    inclinado  a  estar   sonriendo,  pero  Shane  lo  hizo,  un  poco,  y  negó  con  la  cabeza.  Él  pronunció   la  palabra  pícaro  a  Claire,  con  las  cejas  arqueadas.   Ella  levantó  la  suya  de  nuevo.   -­‐‑Sólo  un  poco  de  agua  podría  ser  bueno,  -­‐‑dijo  Hannah.  –Gracias  por  su  amabilidad.-­‐‑   Ella  llevó  a  Claire  a  una  silla  acolchada  cerca  y  la  presiono  en  ella,  Eve  se  sentó  a  su   lado.  El  diputado  mantuvo  a  Shane  de  pie.   El  vestíbulo  era  bastante  llano,  dominado  principalmente  por  el  mostrador   atendido  por  la  señora  Hodgson,  pero  había  algunas  fotografías  en  la  paredes-­‐‑ Claire  entrecerró  los  ojos  contra  el  resplandor  de  la  claraboya  y  pudo  distinguir  las   siluetas  de  varias  personas  en  una  de  las  imágenes,  de  pie  frente  a  este  mismo   edificio,  pero  en  las  primeras  etapas  de  renovación,  parecía.  Podía  distinguir  que  se   trataba  de  Hannah,  y  otra  era  de  la  nueva  alcalde  de  Morganville  Flora  Ramos.   Aparte  de  eso,  los  otros  eran  un  misterio,  excepto  que  se  dio  cuenta  de  un  patrón,  y   una  cara  recurrente.  Un  hombre  de  baja  estatura,  constitución  delgada,  nada   realmente  notable  de  sus  características.   Doreen  Hodgson  regresó  llevando  botellas  de  agua,  y  después  detrás  de  ella,  estaba   el  mismo  hombre,  en  carne  y  hueso.   No  era  muy  imponente  en  la  vida  real,  mas  bajo  que  Shane  por  lo  menos  cuatro   pulgadas.  Vestía  un  traje  negro  liso  y  una  camisa  blanca;  las  únicas  manchas  de   color  en  él  eran  sus  ojos  muy  azules,  casi  el  mismo  tono  alarmante  como  los  de   Michael  y  una  corbata  de  seda  roja  y  el  bolsillo  cuadrado.  Su  rostro  tenía  una  forma   vagamente  de  Europa  del  Este,  pero  era  realmente  todo  lo  que  Claire  podía  decir   acerca  de  él.   Eso,  y  el  hecho  de  que  su  pin  de  la  Fundación  Sol  Naciente  brillaba  como  el  oro   real.   Él  asintió  con  la  cabeza  a  Hannah  y  le  dijo:  -­‐‑Usted  puede  dejarlos  libres  ahora.   Estoy  seguro  de  que  todos  vamos  a  ser  civilizados.  Además,  difícilmente  puedan   beber  su  agua  si  tienen  las  manos  atadas.  Es  importante  iniciar  esta  conversación   con  confianza.-­‐‑   Hannah  asintió  a  su  diputado,  mientras  desabrochaba  las  esposas  de  Shane,  sacó   un  cuchillo  y  cortó  las  esposas  de  abrazadera  plástica  en  las  muñecas  de  Claire,  y   después  la  de  Eve.  Doreen  se  apresuró  a  poner  botellas  de  agua  en  sus  recién   liberadas  manos  frías,  la  sudación  de  las  botellas  le  recordó  a  Claire  cuánto  tiempo   había  pasado  desde  que  había  tenido  algo  de  beber.   -­‐‑Gracias,-­‐‑dijo,  y  dejó  la  botella  sobre  la  silla  donde  había  estado  sentada.  -­‐‑No  tengo   sed.  -­‐‑Era  una  mentira,  pero  ella  no  sabía  lo  suficiente  todavía  para  confiar  en  nada   de  esta  situación,  incluso  una  botella  de  agua  con  tapón.   Las  pálidas  cejas  del  hombre  se  elevaron  sólo  un  toque.  -­‐‑Es  una  marca    conocida,     -­‐‑dijo.  -­‐‑Les  prometo  que  no  ha  sido  manipulada..  -­‐‑Él  extendió  la  mano  hacia  ella.  -­‐‑ Soy  Rhys  Fallon.  Y  usted  debe  ser  Claire  Danvers.-­‐‑   -­‐‑¿Está  usted  a  cargo  aquí?-­‐‑Claire  le  preguntó,  sin  tomar  la  mano  que  le  tendía.  La   bajó  a  su  lado,  no  visiblemente  ofendido.   -­‐‑Supongo  que  se  podría  decir  eso,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Aunque  me  gusta  pensar  que  es  más  una   colaboración,  no  una  dictadura.-­‐‑   -­‐‑Si  usted  está  a  cargo,  puede  llevarnos  con  nuestros  amigos,  en  este  momento-­‐‑   ella  dijo.   -­‐‑¿Sus  amigos.  .  .  ?    

-­‐‑Michael,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Oliver,  Myrnin,  Jesse.  Ya  lo  sabes.  A  los  que  les    han  disparado   y  se  llevaron.-­‐‑   -­‐‑Ah.  -­‐‑Rhys  se  llevó  las  manos  a  la  espalda  y,  por  primera  vez,  estudió  a  Eve.  Pasó   una  extraña  mirada  mucho  tiempo  sobre  ella,  y  había  algo  en  su  lenguaje  corporal   que  se  alteró,  sólo  un  poco.   -­‐‑Eve  Rosser,  ¿no  es  así?-­‐‑   -­‐‑Eve  Glass,  -­‐‑dijo,  y  levantó  la  barbilla  para  señalar  el  punto  con  más  fuerza.  Él  no   pareció  darse  cuenta.   -­‐‑Estoy  encantado  de  conocer  a  alguien  que  es  así.  .  .  legendaria  en  Morganville.   Las  descripciones  que  he  oído  no  le  hacen  justicia.  –El  le  sonrió,  y  eso  era  un  poco   con  demasiado  potencia  para  dirigir  a  un  mujer  casada,  mujer  casada  enojada  con   eso.  -­‐‑Bueno,  yo  lo  siento  mucho,  y  me  gustaría  poder  concederle  su  solicitud,  pero   no  es  posible  en  este  momento.  Michael  y  sus  otros  amigos  están  siendo  bien   atendidos,  y  después  de  que  se  hayan  recuperado  totalmente,  van  a  ser  colocados   en  custodia  de  protección.  Podrás  visitarle  más  tarde,  tal  vez.-­‐‑   -­‐‑Quiero  ver  a  mi  marido,  y  no  hay  más  adelante  y  no  hay  tal  vez.  Quiero  verlo     ahora  infierno.  No  me  importa  quién  eres  o  quien  crees  que  eres,    no  puedes-­‐‑   -­‐‑Yo,  sí  puedo,  -­‐‑dijo,  y  Claire  estaba  impresionada  por  el  hecho  de  que  lo  dijo  sin   énfasis.  No  era  un  farol,  no  era  un  alarde.  Fue  simplemente.  .  .  un  hecho.  Incluso   tenía  un  dejo  de  pesar.  -­‐‑Lo  siento,  señorita  Rosser-­‐‑   -­‐‑¡Sra.  Glass!  –el  rostro  de  Eve  estaba  enrojecido  ahora,  y  los  puños  apretados.   -­‐‑Pero  debe  aceptar  que  las  cosas  son  diferentes  aquí  que  cuando  te  fuiste  de  la   ciudad.  Yo  creo  que  para  mejor,  pero  es  posible  que  no  esté  de  acuerdo  del  todo   todavía.  Espero  que  lo  esté,  al  final.  Sinceramente,  lo  creo.  -­‐‑Se  aclaró  la  garganta   y  miró  hacia  otro  lado,  por  primera  vez,  a  Hannah  Moisés.  -­‐‑Vamos  a  tener  que   discutir  la.  .  .  legitimidad  de  su  matrimonio  en  un  momento  posterior.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?-­‐‑Eve  casi  le  fue  a  la  garganta,  justo  ahí,  pero  Hannah  la  detuvo  con  una  mano   de  advertencia  sobre  su  hombro.  -­‐‑¿De  qué  hablas?  ¡Nos  casamos!  ¡En  la  iglesia!  -­‐‑   -­‐‑Como  ya  he  dicho,  una  conversación  para  otro  momento,  tal  vez.  Lamento   molestarte.  -­‐‑   Podría  haber  sido  lo  siento,  pero  definitivamente  la  había  trastornado,  a  lo  grande.   Las  mejillas  de  Eve  habían  pasado  de  enrojecida  a  pálida,  y  ella  parecía  inestable.   No  había  esperado  eso,  en  absoluto.  .  .  no.   Claire  dijo:  -­‐‑Quiero  ver  a  Amelie.-­‐‑   Eso  llamó  su  atención  inmediatamente.  Tenía  los  ojos  muy  azul,  y  de  hecho  no  del   todo  cálidos.  No  fríos,  tampoco.  Sólo.  .  .  inexpresivos.   -­‐‑Lo  siento,  tal  vez  no  lo  entiende,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Simplemente  no  es  posible.  Y  no  va  a  ser  en   cualquier  lugar  en  el    futuro  cercano.  Si  desea  hablar  con  la  persona  a  cargo  de   Morganville,  ya  no  es  un  vampiro.  Es  la  alcalde  Flora  Ramos,  debidamente  elegida   como  representante,  que  es  como  debe  ser.  O  ¿no  le  parece  que  los  seres  humanos   debe  gobernarse  a  sí  mismos?  Su  reputación  era.  .  .  algo  diferente.  Pensé  que  había   defendido  el  libre  albedrío  y  los  derechos  de  los  seres  humanos  en  esta  ciudad.  -­‐‑   -­‐‑Depende  de  que  humanos,  dijo  Claire.  -­‐‑Hasta  donde  yo  sé,  Hitler  tenía    latido  del   corazón,  y  yo  no  votaría  porque  estuviera  a  cargo.-­‐‑   Eso  le  valió  una  cálida  sonrisa  lenta.  -­‐‑¿Crees  que  la  alcalde  Ramos  es  Adolf  Hitler?  -­‐‑   -­‐‑Usted  está  dibujando  conexiones  falsas,  y  no  sé  quién  es  usted.  Pero  apuesto  a  que   la  alcalde  Ramos  responde  a  usted.  -­‐‑   -­‐‑Esa  es  una  conclusión  interesante,  y  creo  que  puede  que  se  sorprenda  sobre  la   cantidad  de  libre  albedrío  que  tiene  la  alcalde.  ¿Shane?  Usted  esta  

inexplicablemente  en  silencio.  -­‐‑De  repente  se  volvió  y  miró  a  su  novio,  que  le   devolvió  la  mirada  sin  ningún  cambio  en  su  expresión  vigilante  y  no  dijo  nada.  -­‐‑ ¿Vas  a  dejar  que  tu  novia  haga  todo  el  trabajo?  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑¿Por  qué?  ¿Esta  molesto,  Rhys?  ¿Qué  clase  de  nombre  es  ese,  de   todas  formas?  -­‐‑   -­‐‑Irlandés.  No  quise  faltarle  el  respeto,  simplemente  pensé  que  sería  más,  -­‐‑Rhys  se   encogió  de  hombros.  -­‐‑Bueno.  Contundente.-­‐‑   Shane  se  limitó  a  sonreír  con  su  más  dulce,  y  mejor  sonrisa,  pero  sus  ojos  eran   duros.  Y  peligroso.   -­‐‑Él  es,  -­‐‑dijo  Claire.  –Ella  es  Eve  yo  soy  yo,  por  lo  tanto.  Será  mejor  que  empieces  a   responder  nuestras  preguntas,  en  este  momento.-­‐‑   -­‐‑Usted  sabe,  yo  aprecio  su  pasión,  pero  te  traiciona  tu  temprana  edad  cuando  me   hablas  de  esa  manera  a  mí,  porque  yo  no  soy  tu  prisionero,  Claire.  Usted  haría  bien   en  tener  en  cuenta  este  hecho  con  mucho  cuidado.-­‐‑   No  había  amenaza  en  su  tono  ahora,  algo  sutil,  pero  aún  más  grave  para  él.  Fallon   sostuvo  la  mirada  de  Claire  durante  un  largo  rato,  y  luego,  sin  apartar  la  mirada,   dijo:  -­‐‑Ah,  Irene.  ¿Cómo  te  va,  mi  amiga?  -­‐‑   Claire  se  volvió  justo  cuando  la  puerta  de  cristal  se  cerró  detrás  de  la  Dra.  Irene   Anderson,  quien  se  quedó  bloqueando  su  salida.  Una  vez,  la  Dra.  Anderson   había  sido  profesora  de  Claire  en  el  MIT,  una  vez,  Claire    había  confiado  en  ella,   incluso  le  gustaba.  Ahora  sólo  detestaba  tenerla  a  la  vista,  especialmente   libre,  armada  y  con  un  pálido  destello  de  odio  en  su  ojos  un  poco  trastornados.   La  Dra.  Anderson  sacudió  el  arma  que  sostenía,  sólo  para  dar  énfasis.   -­‐‑Estoy  bien,  Rhys,  gracias,  -­‐‑dijo  ella.  -­‐‑¿Qué  es  más  de  lo  que  puedo  decir  de  todos   nuestros  compatriotas  que  se  quedaron  en  Cambridge?.  Los  mataron.  Ellos  los   mataron  a  todos.  -­‐‑   -­‐‑¿Incluso  el  Dr.  Davis?-­‐‑   -­‐‑Está  muerto.  Todos  están  muertos.  -­‐‑Apuntó  el  arma  a  Claire,  Shane  y  Eve.     -­‐‑Hannah,  apártate.  No  podemos  dejar  a  estos  colaboradores  vivos.-­‐‑   -­‐‑¡Irene!-­‐‑la  voz  de  Fallon  fue  un  latigazo  inconfundible  de  mando,  y  ella  se   estremeció  y  lo  miró,  sorprendida.  -­‐‑Nadie  va  a    hacer  algo  tan  imprudente  aquí.   Deja  eso,  ahora.  -­‐‑   -­‐‑Pero…-­‐‑   -­‐‑¿Escuchaste  lo  que  dije?  ¿Qué  es  lo  que  te  pasa,  mujer?  Tomas  una  escopeta  y   apuntas  a  tres  personas  apenas  mayores  que  los  niños?  -­‐‑   -­‐‑Confía  en  mí,  son  adultos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Y  no  dudaron  en  matarnos  cuando  tuvieron  la   oportunidad.  Estás  cometiendo  un  error,  Rhys,  uno  grande.  No  se  puede  tratar  con   misericordia  a  estos.  .  .  amantes  de  los  vampiros.  Te  lo  he  dicho  antes,  el  mundo   estará  mejor  si  usted  acaba  de  terminar  todo  esto  de  una  vez  por  todas.  No  hay   medias  tintas.  No  hay  que  subestimarlos  a  ellos.-­‐‑   Eso  era  una  especie  de  cumplido,  Claire  supuso,  pero  fue  también  aterrador   cuando  se  combina  con  la  escopeta  cargada  y  una  media  loca  mirando  tu  rostro.  A   la  Dra.  Anderson  le  gustaría  mucho  matarlos.  Y  al  parecer,  la  única  cosa  que   realmente  estaba  de  pie  en  su  camino  era  Fallon,  y  por  lo  que  Claire  podía  ver,   estaba  pensando  en  sus  opciones.   Hannah  había  retirado  tranquilamente  su  pistola  de  su  funda  y  la  sostenía  a  su   lado.  Ahora,  dijo,  -­‐‑Irene,  por  favor,  ponga  la  escopeta  hacia  abajo.-­‐‑   Eso  sobresaltó  a  la  Dra.  Anderson,  y  sus  ojos  se  abrieron  cuando  ella  asumió  el   hecho  de  que  Hannah  tenía  su  propia  arma  lista.    –¿Me  pegarías  un  tiro?-­‐‑    

-­‐‑Estoy  aquí  para  mantener  la  paz,-­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Usted  parece  estar  amenazándola.   Así  que  estoy  pidiendo  amablemente,  por  favor,  deja  eso  y  seamos  todos   civilizados.   Fallon  pareció  tomar  una  decisión.  Dio  tres  pasos  hacia  delante  y  se  puso  de  lleno   en  la  línea  de  fuego,  en  la  posición  en  la  que  Irene  no  podía  fallar  si  ella  pasaba  a   disparar.  -­‐‑Esto  no  es  como  tu  quieras,  querida  ,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ahora  dame  esa  cosa  antes   de  que  alguien  salga  lastimado.  -­‐‑   Irene  vaciló,  pero  ella  bajó  la  escopeta  de  la  posición  de  disparo  y  se  la  entregó  a  él.   Fallon  la  tomó  y  la  sostuvo  con  comodidad  en  el  hueco  de  su  brazo,  como  si     conociera  de  siempre    los  procedimientos  adecuados  de  seguridad.  -­‐‑Gracias,  -­‐‑dijo.     -­‐‑Sra.  Hodgson,  ¿podría  mostrar    a  la  Dra.  Anderson  sus  aposentos?  Creo  que  le   vendría  bien  un  descanso  confortable  y  una  comida,  y  tal  vez  alguna    medicación   tranquilizante.  Muchas  gracias.  -­‐‑   Todo  era  muy  cálido  y  amable,  pero  Claire  aún  sentía  escalofríos  mientras   observaba  a  la  vieja  señora  su  agradable  vecina  tomar  a  la    Dra.  Anderson  por  el   brazo  y  llevarla  fuera  a  través  de  la  puerta  del  fondo,  dándole  palmaditas  y   murmurando  en  un  ambiente  tranquilo,  una  especie  de  abuela  de  paso.  La  última     mirada  abrasadora  de  la  Dra.  Anderson    hacia  ellos  era  una  indicación,  de  que  no   estaba  funcionando.   -­‐‑Me  disculpo  por  eso,  pero  me  parece  que  puede  haber  alguna  justificación  por  lo   mucho  que  no  le  gustan  ustedes  tres,  -­‐‑Fallon  ,dijo.  -­‐‑¿Quieren  decirme  su  versión?   ¿O  lo  hago  yo  solo  llevándome    por  sus  palabras?  Si  hago  eso,  es  muy  posible  que   estén  en  su  camino  a  la  cárcel,  acusados  de  asesinato.-­‐‑   -­‐‑Nosotros  no  asesinamos  a  nadie,  -­‐‑dijo  Claire  con  rapidez,  mientras  Eve  tomó  una     bocanada  de  aire  caliente,  lista  para  empezar  a  gritar.  -­‐‑Fuimos  secuestrados.  Nos   mantuvieron  prisioneros,  a  punta  de  pistola.    Hemos  luchado  para  liberarnos,  y  sí,   la  gente  a  muerto,  pero  no  tuvimos  otra  elección.-­‐‑   -­‐‑Ellos  torturaron  a  Michael,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Iban  a  matarnos  a  todos  cuando  se  hicieron   con  nosotros.  Usaron  a  Myrnin,  Oliver,  y  Jesse  como  ratas  de  laboratorio,  también.  -­‐‑   -­‐‑Pero  ustedes  los  mataron  a  ellos,  -­‐‑dijo  Fallon.   -­‐‑¿Has  oído  hablar  de  en  defensa  propia?-­‐‑Preguntó  Shane.  Parecía  tan  tranquilo   y  medido  como  Eve  estaba  enojada.  -­‐‑Fue  una  mala  escena,  y  confía  en  mí,  si  eran   amigos  tuyos  o  no,  ellos  no  eran  buenas  personas.   Secuestraron  a  la  compañera  de  habitación  de  Claire,  que  no  tenía  ni  un  pimiento   que  ver  con  cualquier  cosa,  y  casi  le  matan  en  el  proceso.  Hicieron  matar  a  otro   chico  que  estaba  justo  en  el  lugar  equivocado  en  el  momento  equivocado.  Un  tipo   humano.-­‐‑   Fallon  lo  consideró    por  un  momento,  luego  miró  a  Hannah,  quien  se  encogió  de   hombros.  -­‐‑Sólo  tenemos  su  palabra  contra  Anderson,  -­‐‑ella  dijo.  -­‐‑Irene  puede  ser   una  amiga  tuya,  pero  sé  que  estos  niños  por  lo  general  tratan  de  hacer  lo  correcto.   Me  inclino  a  creer  en  ellos.-­‐‑   -­‐‑Querida.  ¿Significa  eso  que  tengo  la  oportunidad  de  sostener  la  escopeta?  -­‐‑Shane    le  preguntó.   -­‐‑Tal  vez  en  otro  momento,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑En  cualquier  caso,  cualquiera  que  sean  los   crímenes  que  fueron  cometidos,  no  se  cometieron  aquí,  y  por  lo  tanto  estaría  fuera   de  la  jurisdicción  de  la  jefe  Moisés.  Pero  por  favor  no  lo  entiendan  mal,  me  tomo  la   muerte  de  mi  gente  en  serio,  y  cuenta  en  su  contra.  Se  requiere  su  cooperación   sincera  para  evitar  cualquier  incomodidad  adicional.  Porque  si  sucede  cualquier  

problema  aquí  en  Morganville,  no  va  a  ser  tan  fácil  pasarlo  por  alto,  lo  ¿entienden?   Estas  no  son  las  viejas  reglas,  las  reglas  de  la  Fundadora.  Una  vez  se  retiró  la   amenaza  de  Amelie  a  la  gente  de  Morganville,  nadie  dudó  en  decir  lo  que  piensan   acerca  de  cómo  tenía  que  cambiar  la  situación  radicalmente.   Estas  son  las  reglas  de  la  ley  y  la  justicia,  y  se  harán  cumplir  independientemente     de  quien  eres  o  a  quién  conoces.-­‐‑   Bellas  palabras,  pensó  Claire.  Se  preguntó  si  eso  era  lo  que  había  conseguido  que     Hannah  estuviera  a  bordo  de  su  tren.  -­‐‑Veo  que  el  Estado  de  Derecho  y  de  justicia   no  se  extiende  a  los  vampiros  ,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Viendo  como  estás  dispuesto  a  que  a  ellos  les   disparen  a  la  vista.-­‐‑   -­‐‑No  fatalmente,  te  habrás  dado  cuenta.  –la  voz  de  Fallon  fue  leve,  pero  firme.  -­‐‑Todo   el  mundo  va  a  tener  una  oportunidad  justa  en  Morganville.  Por  eso  la  alcalde  se  ha   unido  a  nosotros,  y  la  jefe  de  la  policía,  -­‐‑dijo  con  un  gesto  amable  hacia  Hannah  -­‐‑y   la  mayoría  de  las  otros  prominentes    ciudadanos  y  las  familias.  -­‐‑   Había  sólo  una  parte  de  eso  a  lo  que  Claire  había  prestado  atención  a  una  sola,   ¿se  eliminó  la  amenaza  de  Amelie  a  los  de  Morganville?  Bueno,  ella  debía  de  haber   adivinado  ya  que,  si  Amelie  todavía  estuviera  a  cargo,    no  habría  perdido    tiempo   en    cerrar  de  todo  esto  de  la    Fundación  de  la  Luz  sin  importar  cuál  fuese  el  costo   en  vidas.  Lo  que  preocupaba  a  Claire  era  que  Amelie  era  vieja,  astuta  y  despiadada,   pero  de  alguna  manera  no  lo  había  visto  venir.   ¿Qué  le  había  pasado?  ¿Dónde  estaba  ella  ahora?   -­‐‑¿En  dónde  la  detienen?  -­‐‑Eso  estaba  preguntando  Shane,  como  si    hubiera  leído  la   mente  de  Claire,  era  inusual  para  él  estar  interesado  por  la  suerte  de  los  vampiros,   pero  entonces,  Amelie  había  estado  sobre  todo  de  su  lado  últimamente.  -­‐‑¿O  es  que   usted  corto  por  lo  sano  y  la  mataste  ya?  -­‐‑   -­‐‑Por  supuesto  que  no,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑No  estoy  aquí  para  matar.  Estoy  aquí  para   proteger  a  la  población  humana  de  Morganville,  y  para  asegurarme  de  que   adquieren  el  control  sobre  sus  vidas  que  merecen,  es  mi  primera  prioridad.  Pero   los  vampiros  son  residentes  de  esta  ciudad,  y  estamos  trabajando  para  su  bien  a   largo  plazo,  también.  -­‐‑   -­‐‑Así  que  Amelie  no  ha  muerto,  entonces,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Usted  sabe  que  mientras  este   viva,  nunca  vas  a  tener  el  control  de  esta  ciudad,  ¿no?  Es  de  ella,  ella  la  construyó.   Ella  se  ve  como  una  reina,  y  ella  no  es  el  tipo  que  sólo  se  aleje.  -­‐‑   Claire  sintió  como  si  la  temperatura  en  esta  cálida  y  soleada  habitación  hubiera   descendido  veinte  grados.  ¿Estaba  Shane  realmente  de  alguna  manera  advirtiendo   a  Fallon  para  matar  a  la  Fundadora  de  Morganville?  El  padre  de  Shane  había  sido   radicalmente  anti-­‐‑vampiros;  había  convencido  a  Shane  para  odiarlos,  también,  al   menos  por  un  tiempo.  Pero  ella  pensaba  que  era  por  eso.  Parcialmente.   Fallon,  sin  embargo,  observó  a  Shane  con  los  ojos  fijos,  y  negó  con  la  cabeza.  -­‐‑Al   igual  que  la  misma  Amelie,  sobreestimas  como  las  personas  entrañables  en  esta   ciudad  son  de  ella  y  de  su  especie.  Ahora  que  están  libres  del  temor,  de  las   amenazas  y  represalias,  simplemente  le  dieron  la  espalda  a  ella  y  olvidaron  que   alguna  vez  existió.  Nadie  va  a  escucharla  a  ella,  o  unirse  a  su  causa,  incluso  si  ella   decidiera  hacer  de  esto  una    pelea  entre  especies.  No  temen  lo  suficiente.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  estamos  siquiera  hablando  de  Amelie?-­‐‑Eve  preguntó  en  una  áspera  voz   baja.  -­‐‑¡Tienen  a  Michael.  Y  es  en  lo  que  debemos  de  estar  preocupados¡!  -­‐‑   Shane  no  le  respondió.  Su  mirada  se  había  fijado  en  Fallon,  y  Claire  sintió  una   profunda  oleada  de  inquietud.  Había  algo  raro  en  él.  Esta  no  era  la  manera   habitual,  desafiante  de  Shane  de  enfrentar  a  alguien  que  tenía-­‐‑o  por  lo  menos-­‐‑

podía  dañar  a    sus  amigos.  Ella  no  podía  identificar  exactamente  cómo  era   diferente,  pero.  .  .  lo  era.  Por  supuesto.   -­‐‑Shane,  -­‐‑dijo,  y  puso  su  mano  en  su  brazo.  -­‐‑Shane.  -­‐‑Eso  llego  a  él,  y  el  vacío  en  él  se   desvaneció.  Cuando  la  miró  a  ella,  era  normal  de  nuevo.  Bueno,  normal  para  Shane,   de  todos  modos.   Se  aclaró  la  garganta  y  dijo:  -­‐‑Sí,  sobre  eso,  vamos  a  necesitar  que    nuestro  amigo   Michael  regrese….  Intacto.-­‐‑   -­‐‑¿O?,  -­‐‑preguntó  Fallon.  No  era  de  confrontación,  en  realidad,  sólo  una  pregunta   interesado.   -­‐‑Mira,  claramente  no  sabes  a  quién  estás  jodiendo,  -­‐‑Eve  dijo,  y  ella  estaba  sin  duda   conflictiva,  mucho.  –¡Quiero  a  mi  marido  de  vuelta,  Osama  Bin..  loco,  o  vete   derecho    al  infierno  ahora!  ¡Y  no  me  vengas  con  alguna  mierda  de  explicación  por   lo  que  no  quieres  que  le  llame  mi  marido,  porque  él  lo  es,  y  siempre  lo  será!  -­‐‑Estaba   tan  enfadada  que  las  lágrimas  brotaron  de  sus  ojos,  pero  con  una  gran  fuerza  de   voluntad,  se  negó  a  ceder  ante  los  sollozos.   Fallon  tomó  el  pañuelo  de  seda  roja  de  su  bolsillo  y  lo  puso  en  la  mano  de  Eve.   Incluso  le  dio  unas  palmaditas  suavemente  cuando  sus  dedos    se  cerraron   alrededor  de  la  tela.    -­‐‑Siento  mucho  que  te  hayas  molestado,    -­‐‑dijo.  -­‐‑Créeme,  no  es   mi  intención.  Vine  a  Morganville  a  traer  una  paz  que  nunca  ha  existido  aquí,  y  no   sólo  un  miedo  forzando  la  paz  en  las  calles,  la  verdadera  paz  en  los  corazones  de   aquellos  que  viven  aquí.  Estoy  seguro  de  que  Michael  no  quiere  que  usted  se  sienta   tan  angustia  en  su  nombre.-­‐‑   -­‐‑¡No  te  atrevas  a  hablar  de  lo  que  querría  Michael  !  ¡Ni  siquiera  lo  conoces!  -­‐‑   Y  Fallon,  sin  un  atisbo  de  resentimiento,  de  repente  sonrió  a  Eve,  dulce,  una   especie  de  sonrisa  para  desarmar.  -­‐‑Por  supuesto  que  tienes  razón,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  lo  sé,   no  tengo  un  parentesco  muy  real  con  él.  Ves,  según  tengo  entendido,  Michael  fue   atacado  por  un  vampiro  y,  así,  asesinado.  ¿No  es  cierto?  -­‐‑   Eve,  sorprendida,  no  pudo  conseguir    poner  sus  palabras  juntas,  por  lo  que   Claire  dijo:  -­‐‑Él  no  fue  asesinado,  exactamente.-­‐‑   -­‐‑Oh,  no,  te  aseguro  que  lo  estaba.  Sin  embargo,  esa  extraordinaria  casa    suya  le   salvó,  ¿no?  Le  dio  una  vida  media  mas  pálida  en  una  existencia  ¿como  una  especie   de  fantasma?  Tenía  muy  pocas  opciones  para  elegir  en  ser  vampiro  en  absoluto,  y   yo  entiendo  eso.  Yo  tenía  muy  pocas  opciones  en  lo  que  me  pasó,  tampoco,  y  es  por   eso  que  establecí    la  Fundación  Luz  no  para  destruir  vampiros,  sino  para   rehabilitarles  a  ellos.  Para  salvarlos.  Han  visto  el  lema  en  la  puerta:  todos  son   bienvenidos  a  la  luz.  Y  yo  sinceramente  quiero  decir  eso.  Yo  creo  que  si  le   preguntas,  en  realidad  se  le  preguntó,  le  diría  que  él  no  tiene  ningún  deseo  real  de   ser  un  vampiro.  Sólo  los  monstruos    disfrutan  siéndolo.-­‐‑   Eve  aspiró  una  bocanada  de  aire  para  tranquilizarse  y  dijo:  -­‐‑Michael  sigue  siendo   Michael,  no  importa  con  lo  que  se  alimenta,  y  quiero  estar  con  él.  No  me  digas  que   no  es  seguro.  ¡No  me  hará  daño!  -­‐‑   -­‐‑Ya  veo.  Creo  honestamente  que  crees  eso.  Bueno,  debo  dejar  que  sea  Michael   quien  le  diga,  ¿no  es  cierto?  Tal  vez  lo  mejor  es  que  se  vea  con  él,  entonces.  Hannah   le  llevará  para  una  corta  visita,  y  no  vamos  a  oír  mas  sobre  esto  después.  -­‐‑   Él  tenía  un  cierto  atractivo,  pensó  Claire.  Veía  cómo  podía  convencer  a  la  gente  a   seguirlo.  .  .  incluso  Hannah,  quien  definitivamente  no  nació  crédula.  Tenía  un  fuego   en  él,  fuerza  y  coraje.  Fue  justo  ahí,  para  cualquier  persona  parecía  lo   suficientemente  duro.  

Dios,  pensó,  de  pronto    fríamente  alarmada.  Incluso  yo  estoy  cayendo  un  poco.  Eso   no  era  normal.  No  para  ella.  Tal  vez  cuando  ella  había  llegado  a  Morganville  la   primera  vez    podría  haber  creído  en  ese  tipo  de  carisma,  pero  había  crecido  desde   entonces.  Había  aprendido  a  desconfiar  de  una  cara  bonita  y  una  sonrisa  ganadora.   Era  extraño,  pero  algo  en  él  le  recordaba  a  los  vampiros,  y  el  encanto  que  podían   desplegar  en  la  causa  para  ganar  lo  que  querían.  Lo  que  la  inquietó  fue  que  Fallon     claramente  no  era  un  vampiro,  ella  podía  ver  el  pulso  que  latía  en  su  garganta,  su   color  era  bueno,  y  no  había  nada  de  esa  extraña  sensación,  que  casi  siempre  recibió   de  la  pandilla  con  colmillos.   Estaba  tan  absorta  en  sus  propias  reacciones,  que  casi  se  perdió  lo  que  dijo  Fallon,   y  tardó  unos  segundos  en  comprender  lo  que  tenían,  de  hecho,  lo  que  acaba  de   acordar.   Él  iba  a  dejar  que  vieran  a  Michael,  que  debería  haber  sido,  en  cualquier  medida,   una  victoria.   ¿Por  qué  se  siente  tan  parecido  a  una  trampa?                                                                                                                                                                                                                          

                                                                                                                                                           DOS       Érase  una  vez,    antes  de  que  Claire    llegara  a  Morganville,  y,  probablemente,  antes   de  que  ella  hubiera  entrado  en  la  pubertad-­‐‑  allí  había  existido  un  Centro  Comercial   en  la  ciudad.  No  había  sido  enorme,  no  como  los  templos  extensos  de  las  compras   que  se  puede  encontrar  en  las  grandes  ciudades  como  Dallas  o  Houston,  o  incluso   Midland.  Nunca  había  tenido  alguna  de  las  principales  cadenas  de  tiendas  en  él,   sobre  todo  porque  (Como  Eve  había  especulado,  probablemente  con  razón)  Amelie   no  quería  el  tráfico  regular  ,salidas  de  la  ciudad  o  para  animar  a  los  visitantes.   Y  tan  humilde  como  una  tienda  Sears  podría  ser,  habría  sido  aún  mejor  que   cualquier  otra  cosa  a  menos  de  cien  millas,  y  lo  habrían  hecho  personas-­‐‑la  gente   que  no    conocía-­‐‑la  vida  de  Morganville.   Así  que  el  Centro  Comercial  había  albergado  sólo  las  tiendas  locales,  y  había   luchado  a  lo  largo  de  unos  pocos  años  hasta  que  a  mediados  de  la  década  del  80    tuvo  el  último  negocio  fracasado  y  rescatado,  dejando  atrás  una  de  las  mayores   estructuras  vacías  en  Morganville,  digo  una,  teniendo  en  cuenta  el  número  de   estructuras  vacías  que  había  alrededor  de  la  ciudad.  La  antigua  fábrica  de   neumáticos,  y  el  hospital  aún  más  antiguo,  por  ejemplo,  eran  bastante  gigantesco.   Pero  la  mayor  diferencia  para  Claire  era  que  nunca  se  había  visto  obligada   a  correr  por  su  vida  en  el  antiguo  Centro  Comercial.  Siempre  le  había  parecido  más   un  triste  lugar  que  un  lugar  activamente  maligno.   A  medida  que  el  coche  patrulla  se  detuvo  en  una  de  las  plazas  de  aparcamiento  en   el  agrietado  asfalto,  de  sitio  abandonado,  pensó  que  estaba  a  punto  de  cambiar.   -­‐‑Correcto,  -­‐‑dijo  Hannah,  y  se  dio  la  vuelta  en  el  asiento  delantero  para  mirarlos.  Los   tres  habían  sido  hacinados  en  el  asiento  de  atrás  en  esta  ocasión,  que  en  realidad   era  reconfortante;  Claire  amaba  la  calidez  y  solidez  de  Shane  sentado  en  el  medio,   incluso  si  la  empujó  incómodamente  contra  el  plástico  duro  de  la  puerta.   -­‐‑Reglas,  gente.  Las  tenemos  y  vamos  a  obedecerlas.  La  primera  regla  es,  haces   exactamente  lo  que  mis  oficiales  me  dicen,  sin  vacilación  ni  preguntas.  Si  te  dicen   que  se  siente  en  el  suelo,  se  come  la  suciedad.  Si  le  dicen  que  pare,  usted  se   convierte  en  una  estatua.  ¿Nos  entendemos?  -­‐‑   -­‐‑¿Qué  demonios  te  ha  pasado?-­‐‑Shane  le  preguntó.  –Porque  estoy  bastante  seguro   de  que  solía  ser  agradable,  Capitán  Obvio.-­‐‑   -­‐‑Tú  también,-­‐‑Hannah  replicó.  -­‐‑Así  que  bien  ahora,  van  a  ser  buenos  o  terminan  con   esposas.  Fallon  dijo  que  iban  a  llegar  a  ver  a  Michael,  y  yo  voy  a  hacer  que  eso   suceda,  pero  a  ser    agradables.-­‐‑   Nadie  tuvo  una  respuesta  para  eso.  Eve  parecía  tensa,  sus  oscuros  ojos  muy   abiertos,  como  si  tuviera  miedo  de  hacer  algo  para  arruinar  la  oportunidad  de  ver   al  hombre  que  amaba,  pero  además,  pensó  Claire,  como  si  estuviera  lista  para  roer   a  través  de  las  barras  de  acero  para  llegar  a  él,  si  era  necesario.   En  momentos  como  estos,  Eve  se  veía  exactamente  como  lo  que  era:   fuerte  y  decidida.   Fallon  casi  seguro  que  veía  como  una  amenaza,  ese  tipo  de  devoción.   -­‐‑Cuida  su  espalda,  -­‐‑Claire  susurró  a  Shane,  y  hizo  un  gesto  cuando  Hannah  salió  del   coche  patrulla  y  abrió  la  puerta  de  Eve.   -­‐‑Estoy  cuidando  la  tuya  primero,-­‐‑Shane  susurro,  y  luego  se  escabullo  hacia  la   salida.  Claire  siguió,  parpadeando  a  la  luz  del  día  ante  el  duro  desierto,  y  el  tinte  en  

las  ventanas  del    coche  patrulla  no  era  oscuro  como  el  de  los  vampiros,  pero  se   había  calmado    en  una  falsa  sensación  de  estar  en  un  lugar  más  apacible  hasta  que,   la  realidad  la  golpeó  de  lleno  el  polvo  seco.   El  centro  comercial  era  de  dos  plantas,  y  fue  construido  de  ladrillos  de  color   de  barro  seco.  No  había  ventanas.  Tenía  la  forma  de  un  rectángulo-­‐‑no  había   toques  arquitectónicos  de  lujo  aquí.  Las  letras  de  acero  oxidadas  todavía  se   aferraban  al  lado  del  edificio,  o  al  menos  la  mayoría  de  ellas  lo  hicieron:  amargo   Centro  Comercial.  Sólo  unas  pocas  letras  habían  caído  o  han  robado,   por  lo  que  la  señal  realmente  se  leyó  mal  mordedor  enojado.  Lo  que  parecía   extrañamente  apropiada  de  alguna  manera.   Dos  policías  uniformados  estaban  en  posición  de  descanso  fuera  de  la  puertas   dobles  que  conducían  al  Centro  Comercial,  y  Claire  reconoció  a  uno  de  ellos.  Había   detenido  a  Shane  una  vez,  aunque  eso  no  era  exactamente  un  club  pequeño  de   personas.   Hannah  les  dio  dos  movimientos  de  cabeza  enérgicos,  y  como  los  más  intimidantes   porteros  de  todos  los  tiempos,  los  policías  abrieron  la  puerta  y  se  quedaron   a  un  lado  para  dejarlos  entrar.   Olía  a  abandonado.   Eso  fue  lo  primero  que  notó  Claire,  el  olor  a  rancio  de  la  vieja  alfombra,  el  polvo,  el   moho,  el  aroma  de  un  lugar  que  los  humanos  hacia  mucho  tiempo  habían     rechazado.  Un  leve  matiz  de  putrefacción,  también.   Y  tranquilo.  Así  es  muy,  muy  tranquilo.  El  sonido  de  sus  pasos  se  hizo  eco   alrededor  de  un  atrio  abierto  con  piso  de  cerámicas  rotas,  sucios  azulejos  en  un   estilo  de  colores  brillantes  que  debe  haber  sido  muy  de  moda  en  la  Edad  Media,   cuando  se  construyó  el  lugar,  pero  sólo  parecía  anticuado  y  torpe  ahora.  Una   fuente  de  tres  niveles  seca  sin  vida  en  la  esquina.   La  luz  que  entraba  era  tenue  como  mucho  por  los  tragaluces,  Claire  los  encontró   cuando  levantó  la  vista,  estaban  sucios,  y  el  plástico  había  envejecido  a  un  amarillo   opaco  sin  brillo.  Que  le  dio  a  todos  una  palidez  enfermiza.   -­‐‑Acogedor,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑  El    mercado  para  los  adictos  a  la  heroína  sin  hogar  este   lugar,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑Trabajamos  con  lo  que  teníamos,  -­‐‑dijo  Hannah.  Sonaba  sólo  con  un  toque   defensivo  -­‐‑Lo  vamos  a  limpiar  y  hacer  más  habitable,  pero  no  parece    importante     la  decoración.-­‐‑   Siendo  ellos  los  vampiros,  Claire  se  dio  cuenta,  porque  a  pesar  del  silencio,         definitivamente  no  estaban  solos.  Figuras  silenciosas  surgían  en  las  sombras  como   maniquíes  abandonados.  Incluso  cuando  las  figuras  se  movían,  era  más  como   fantasmas  caminando  en  silencio  y  espeluznante.  Tantos  vampiros.  Pero  ninguno   de  ellos  llegó  a  la  plaza  de  azulejos  abierto  de  el  atrio.   Eve  tomó  una  bocanada  de  aire  brusco.  -­‐‑¡Jesús!-­‐‑Se  quedó  sin  aliento,  y  Claire  sabía   que  los  había  visto,  también.  Había  algo  profundamente  inquietante  acerca  de  la   forma  en  que  estaban  siendo  observados.  Como  una  presa.     Como  enemigos.   -­‐‑Quédate  donde  estás,  -­‐‑dijo  Hannah,  cuando  Eve  dio  un  paso    hacia  ellos.     -­‐‑Ellos  conocen  las  reglas,  se  quedan  fuera  de  el  atrio  a  menos  que  llamemos   específicamente  sus  nombres.-­‐‑   -­‐‑¿O  qué?  -­‐‑Shane  preguntó  con  fuerza.  No  le  gustaba  esto  más  de  lo  que  a  Claire.     -­‐‑¿Qué  clase  de  castigos  han  estado  repartiendo?  -­‐‑   Hannah  no  le  contestó,  no  quería,  pensó  Claire.  

Pero  ella  tenía  en  una  mano    lo  que  Claire  había  pensado  en  un  principio  era  una   especie  de  radio  en  su  cinturón,  una  caja  negra  con  botones  a  lo  largo  de  la  parte   superior  y  una  luz  verde  parpadeante.   Tal  vez  no  era  una  radio,  después  de  todo.   -­‐‑Michael  Glass,  -­‐‑dijo  Hannah.  No  levantó  la  voz,  pero,  en  un  Centro  Comercial  lleno   de  vampiros,  ella  realmente  no  necesitaba  hacer  eso.   -­‐‑Estamos  aquí  por  Michael  Glass.  Michael,  un  paso  adelante,  por  favor.  -­‐‑   Era  como  si  de  alguna  manera  las  sombras  se  abrieran  a  su  alrededor,  pero  Claire   sabía  que  no  era  el  caso;  Amelie  se  había  limitado  a  avanzar  sin  que  pareciera   moverse  en  absoluto,  y  de  pronto  ella  estaba  de  pie  al  borde  de  las  baldosas,  sus   zapatos    alineadas  con  precisión  con  el  límite.  La  Fundadora  de  Morganville  estaba   vestida  de  blanco  impecable,  increíblemente  limpia  y  pura  en  lo  sucio,  amarillento   resplandor.  Sus  pálidos  ojos  plateados  parecían  casi  incoloros,  y  por  experiencia   Claire  sabía  lo  que  significaba,  Amelie  estaba  en  su  estado  más  peligroso.   -­‐‑¿Qué  quieres  con  Michael?,  -­‐‑preguntó.  Tenía  las  manos  cruzadas  por  delante  de   ella,  una  posición  de  descanso  tranquilo,  y  su  lenguaje  corporal  era  vigilante.   -­‐‑Eve  quiere  verlo,  para  asegurarse  de  que  todo  está  bien.-­‐‑   Eso  hizo  que  Amelie  sonriera,  sólo  un  poco.  Era  una  especie  de  expresión   escalofriante,  y  bajó  la  barbilla  justo  lo  suficiente  para  hacer  que  pareciera   aterrador.  -­‐‑Sí,  estoy  segura  que  todos  ustedes  están  simplemente  rebosantes  de   preocupación  por  nuestro  bienestar.-­‐‑   -­‐‑¡Él  es  mi  marido!-­‐‑dijo  Eve  bruscamente.  -­‐‑Mira,  yo  he  tenido  que  luchar  para  llegar   hasta  aquí.  No  pongas  esa  cara  de  mierda,  Amelie.-­‐‑   Eso  rompió  la  concentración  de  Amelie,  ella  parecía  un  poco  perpleja   mientras  trabajaba  la  palabra.  "¿cara  de  mierda?"  -­‐‑dijo  lentamente,  como  si   probara  las  sílabas.  -­‐‑Ah.  ¿Crees  que  yo  soy  la  culpable?  tienes  mucho  que  aprender,   Eve.  Pero  si    quieres  ver  a  Michael,  os  lo  enviaré    fuera  tan  pronto  como  la  Jefe   Moisés  me  asegure  que  seguirá  estando  ileso  y  será  devuelto  en  el  mismo  estado.-­‐‑   -­‐‑¿Devuelto  a  usted?  ¿Qué  hay  para  mí?  -­‐‑   -­‐‑Está  claro  que  no  entiende  lo  más  mínimo  de  lo  que  está  sucediendo  en   Morganville  ,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Así  que  voy  a  perdonarte  por  no  comprender  el  gran   peligro  en  que  pones  a  Michael  por  separarle  de  mi  protección.  -­‐‑Ella  asintió  con  la   cabeza  un  poco,  y    al  otro  lado  del  atrio,  Oliver  se  acercó.  Estaba  sosteniendo  a   Michael  del  brazo.  Michael  se  liberó,  y  por  un  soló  instante  Claire  lo  vio  claramente   en  la  penumbra:  un  mechón  de  cabellos  salvajes  color  oro  alrededor  de  su  cara,  los   ojos  azules  fijos  en  Eve.  De  todos  ellos,  era  el  que  menos  parecía  como  un  vampiro,   a  excepción  de  la  palidez  de  su  piel.  Él  parecía  un  ángel  del  Renacimiento  llegado  a   la  vida,  si  los  ángeles  llevaban  pantalones  vaqueros  e  ingeniosas  camisetas.   Llevaba  algo  negro  alrededor  de  su  garganta,  y  por  un  segundo  Claire  pensó  que   era  una  de  las  gargantillas  de  Eve,  el  tipo  collar  de  perro,  aunque  sería  una  cosa   extraña  que  él  se  lo  pusiera.  Ella  apenas  podía  verle,  y  entonces  él  era  un  borrón,      a   velocidad  vampiro  sobre  las  baldosas.   Hannah  apretó  un  botón  en  el  cuadro  de  su  cinturón,  y  Michael  se  detuvo.  No,  no   sólo  se  detuvo,  él  rompió  el  paso,  tropezó  y  cayó  de  rodillas,  temblando.  -­‐‑Poco  a   poco,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑No  me  hagas  llevarlo  al  siguiente  nivel,  Michael.  Muévete   lentamente.-­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Amelie  desde  las  sombras.  -­‐‑Te  ruego  que  hagas  como  ella  dice,  Michael.-­‐‑  

Eve,  después  de  una  mirada  al  rojo  vivo  a  Hannah,  se  lanzó  hacia  el  espacio  abierto     al  lado  de  Michael.  -­‐‑¿Qué  le  hiciste?  -­‐‑exigió.  -­‐‑¡Está  herido!  Michael,  cariño,  ¿estás   bien?  ¡Michael!  -­‐‑   -­‐‑Está  bien,  -­‐‑dijo  Hannah,  y  quitó  su  dedo  del  botón.   -­‐‑No  hay  daño  permanente,  lo  prometo.  Pero  tengo  que  hacer  que  todo  el  mundo   obedezca  las  reglas.  Es  la  única  manera  de  que  esto  funcione.-­‐‑   Los  vampiros  no  se  habían  movido,  pero  había  una  nueva  sensación  en  el  aire,   pensó  Claire.  Una  especie  de  tensión  que  se  vio  reforzada  por  lo  que  sonaba  casi   como  un  bajo  susurro.   Un  gruñido.   -­‐‑Estoy  bien,  -­‐‑dijo  Michael.  Su  voz  sonaba  temblorosa,  pero  envolvió  con   sus  brazos  a  Eve  y  la  mantuvo  con  fuerza.  -­‐‑Dios,  ahí  estás.    De  una  sola  pieza.   Estaba  muy  preocupado.-­‐‑   -­‐‑¿Yo?  Yo  no  soy  la  que  recibió  una  estaca  en  el  pecho.-­‐‑   -­‐‑Yo  no  sabía  lo  que  te  pasó.-­‐‑El  levantó  las  manos  para  ahuecar  su  rostro  y  peino  su   pelo  negro    hacia  atrás.  Estaba  creciendo  ya  otra  vez,  y  ella  no  lo  había  trenzado,   así  que  cayó  en  una  cortina  elegante.   -­‐‑¿Yo  estaba  tan  asustado?  ¿Te  han  hecho  algo  a  ti?-­‐‑   ¿No  duele?  -­‐‑   -­‐‑Sólo  mis  sentimientos,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Viendo  como  nuestra  vieja  amiga  a  clavado  un   cuchillo  entre  los  omóplatos  de  todos.  –Ella  siguió  su  declaración  con  un  gesto   grosero  al  que  Hannah  no  se  molestó  en  reaccionar.-­‐‑Cariño  -­‐‑Ella  extendió  la  mano   hacia  el  collar  alrededor  de  su  cuello.  Él  capturó  sus  manos  entre  las  suyas  y  ella  se   aferró  cuando  él  trató  de  apartarla.  -­‐‑Cariño,  ¿qué  es  esa  cosa  en  el  cuello?  -­‐‑   -­‐‑Un  collar  eléctrico,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑¿No  es  así,  Hannah?  Al  igual  que  se  lo  ponen  a  un   perro.  Tu  los  tienes  en  todos  ellos.-­‐‑   -­‐‑Tenemos  que  mantener  el  orden,  -­‐‑respondió  Hannah.  -­‐‑Es  la  forma  menos  violenta   con  que  podíamos  hacerlo.  Tienen  que  permanecer  en  el  interior  de  este  edificio   para  su  propia  protección,  y  tenemos  que  tenerlo    para  la  seguridad  de  mis   oficiales.-­‐‑   Amelie  tenía  el  mismo  collar,  Claire  se  dio  cuenta.  Lo  mismo  que  Oliver,  de  pie  con   su  pelo  canoso  suelto  y  salvaje  alrededor  de  sus  hombros.   ¿Y  dónde  estaba  Myrnin?  El  corazón  le  dio  un  vuelco  y  luego  se  le  acelero.  Ella  no  lo   vio  por  ninguna  parte.  Seguramente  él  estaría  aquí  si    pudiera,  lo  que  significaba   que  no  era  capaz  de  hacer  acto  de  presencia.  Algo  había  salido  mal  con  él.   Michael  se  había  estabilizado  por  ahora,  y  él  besó  las  manos  de  Eve  y  luego  se   inclinó  para  presionar  sus  labios  con  los  suyos,  suave,  más  o  menos  suave  un   beso  que  la  hizo  dejar  escapar  un  grito  cuando  se  había  terminado,  y  enterrar  su   cara  en  el  hueco  de  su  cuello.  Él  se  aferró  a  ella,  pero  sus  ojos  azules  se   mantuvieron  fijos  en  Hannah.  Difícil  de  leer  su  expresión.  Claire    nunca  lo  había   visto  que  ni  parpadeara.  -­‐‑Eve  no  se  puede  quedar  aquí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  puedes  dejar  que   se  quede  aquí  conmigo,  ya  lo  sabes.  Ni  siquiera  si  ella  quiere.-­‐‑   -­‐‑Yo  no  lo  haría,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Sé  lo  peligroso  que  sería,  incluso  si  ella  se  niega  a   admitirlo.-­‐‑   -­‐‑¿Estás  loco?  -­‐‑dijo  Eve.  Su  voz  sonaba  amortiguada  contra  su  hombro,  pero  Claire   aún  la  escuchaba  con  claridad.  -­‐‑No,  yo  no  voy  a  ninguna  parte,  no  voy  a  dejar  que  te   quedes  atrapado  aquí  sin  mí.  Ellos  no  tienen  que  ponerte  en  una  especie  de     Zoológico  de  mascotas  VAMPIRO.  Vuelves  a  casa  a  donde  perteneces.  Con  nosotros.   Conmigo.-­‐‑  

-­‐‑No  se  puede,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Si  deja  este  lugar,  será  asesinado.  No  por  nosotros,  por   supuesto.  Por  los  que  son  nuestros.  .  .  protectores.-­‐‑   La  ironía  no  pasó  desapercibida  para  ella,  pensó  Claire,  notando  el  giro  de  sus   labios.  El  sabor  debe  de  haber  sido  amargo.   -­‐‑¿Es  eso  cierto?-­‐‑Shane  volvió  a  mirar  a  Hannah,  pero  ella  continuó  con  la  mirada     en  la  distancia.  -­‐‑¡Eh!.  ¡Estoy  hablando  con  usted,  señora!  -­‐‑   -­‐‑Te  he  oído,-­‐‑dijo  ella.  –Tiene  razón  que  no  es  seguro  para  los  vampiros  salir  fuera   de  este  enclave.-­‐‑   -­‐‑¿Enclave?-­‐‑Claire  escuchó  la  indignación  en  su  propia  voz,  incluso  a  pesar  de  que   trató  de  detenerlo.  -­‐‑No  me  importa  qué  clase  de    nombre  bonito  desea  darle  para   sentirse  mejor.  Es  un  campo  de  prisioneros.-­‐‑   -­‐‑Ellos  están  aquí  por  su  propia  seguridad.-­‐‑   ¡Una  mierda!-­‐‑Escupió  de  vuelta,  Shane  puso  su  mano  sobre  su  hombro.  La   sorprendió  lo  suficiente  para  que  dejara  de  pronunciar  el  resto  de  lo  que  había   estado  a  punto  de  decir,  que  probablemente  no  habría  sido  tan  agradable.   -­‐‑Claire,  -­‐‑dijo,  -­‐‑vamos  a  tomar  un  respiro.  Tal  vez,  tal  vez  esto  no  es  una  cosa  tan   mala.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?-­‐‑   -­‐‑Tal  vez  debamos  pensar  un  poco  más,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Quiero  decir,  que  tienen  los  vampiros   que  obedecer  las  reglas.  .  .  ¿qué  hay  de  malo  en  eso?   Ellos  maldición,  ten  por  seguro  que  no  obedecen  a  ninguna  al  no  ser  que  tengan   miedo  de  algo.  Ni  siquiera  las  normas  que  hacen  ellos  mismos.  ¿No  es  cierto,   Amelie?  -­‐‑   -­‐‑No  seas  tonto,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Y  desleal  a  tu  amigo.-­‐‑   -­‐‑Oiga,  señora,  he  estado  con  la  espalda  inclinada  por  años  no  para  juzgaros   chupasangres,  no  importa  qué  tipo  de  horribles  cosas    hiciste.  Dame  un  respiro.  ¿Y   sabes  qué?  Para    variar,  me  da  un  poco  de  respeto,  también.  Porque  me  lo  merezco.   Todos  lo  merecen.  Todos  nosotros  los  pobres  seres  humanos  estúpidos.  -­‐‑Shane  no   estaba  del  todo  equivocado,  Claire  tuvo  que  admitir,  aunque  tampoco  era  por  lo   general  tan  contundente  al  respecto.  Pero  entonces,  los  vampiros  usualmente  no   habrían  dejado  decir  estas  cosas  sin  exponerse  a  represalias.  -­‐‑Tal  vez  todos   deberíamos  mostrar  un  poco  de  sentido  común  y  estar  de  acuerdo  en  que  los   vampiros  no  son  la  cosa  más  segura  del  mundo  para  que  estén  merodeando  en  tu   barrio-­‐‑   -­‐‑Gracias  por  estar  a  mi  lado,  hermano,-­‐‑dijo  Michael.   -­‐‑No  estoy  diciendo  que  esta  es  la  forma  correcta  de  hacerlo.  Pero  tal  vez  es  la  idea   correcta,  manteniendo  los  vampiros  y  los  humanos  aparte.  -­‐‑Shane  se  estremeció   un  poco,  como  si  tuviera  frío,  pero  Claire  se  dio  cuenta  de  que  su  rostro  estaba   enrojecido  y  estaba  sudando.  No  había  demasiado  calor  aquí,  probablemente   tenían  aire  acondicionado  para  la  comodidad  de  los  guardias.  Él  realmente  no  se   veía  bien,  pensó  Claire,  y  ella  le  tomó  la  mano.  Se  sentía  caliente,  febril.   ¿Estaba  enfermo?  Podía  sentir  los  temblores  que  pasaban  por  él,    una  y  otra  vez.   -­‐‑¿Shane?  ¿Qué  pasa?¡Estás  ardiendo!  -­‐‑Claire  puso  el  dorso  de  su  mano  en  su  frente-­‐‑ o  intentándolo.  El  le  detuvo    su  brazo.  Le  sorprendió,  y  la  sorprendió,  también.  Ella   vio  al  instante  arrepentimiento  en  sus  ojos,  pero  cuando  trató  de  hablar,  se  lo   impidió.   -­‐‑¿Shane?-­‐‑   -­‐‑Tengo  que  salir,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  puedo  quedarme  aquí,  -­‐‑No  podía  mantenerse,  tenía   arcadas.  Su  cara  se  veía  gris  y  húmeda.  

-­‐‑Llévalo  afuera  le  permitirá  tener  un  poco  de  aire  fresco,  -­‐‑Hannah  dijo.  -­‐‑Yo  me   quedaré  aquí  con  Eve.  Nada  le  hará  daño.-­‐‑   Claire  no  quería  ir,  no  quería  que  Eve  se  sintiera  sola  y  abandonada.  Pero  algo   estaba  claramente  muy  mal  con  Shane,  y  empeoraba  con  cada  respiración  que   tomaba.  Ella  no  discutió  más.  Lo  agarró  del  brazo  y  tiró  de  él  hacia  la  luz  que   entraba  por  las  puertas  de  vidrio  grueso.  Cuando  intentó  abrir  el    mango  de  metal,   no  se  movió.  Estaba  bloqueado.  Llamó  con  urgencia  en  el  vidrio,  y  el  policía  fuera   finalmente  la  abrió,  pero  obstruía  su  camino.  -­‐‑Un  momento,  -­‐‑dijo.  -­‐‑¿Dónde  está  la   Jefe  Moisés?-­‐‑   -­‐‑Está  bien,  Bud,  -­‐‑Hannah  llamó  a  sus  espaldas.  -­‐‑Déjeles  salir.-­‐‑   No  parecía  inclinado  a  permitirlo,  pero  retrocedió,  y  Claire  saco  a  Shane  a  el   umbral    por  la  acera,  hacia  la  brillante  luz  solar  intensa  y  el  aire  seco  del  desierto.   El  prácticamente  se  doblo  una  vez  que  llegaron  a  la  acera,  y  se  sentó  allí,   sosteniendo  con  fuerza  su  cabeza  entre  las  manos.  Los  temblores,  sin  embargo,   fueron  aminorando,  y  cuando  ella  le  acarició  el  pelo,  pensó  que  estaba  mejorando.  -­‐‑ ¿Shane?-­‐‑preguntó.  -­‐‑Shane,  ¿qué  diablos  fue  eso?-­‐‑   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo,  y  tragó  aire.  -­‐‑Dios.  No  lo  sé.    Sentí  como  si  estuviera  ardiendo  desde   dentro  hacia  fuera.  Tal  vez,  tal  vez  sea  mejor  que  te  vayas  de  nuevo,  con  Eve.  No   puedo,  Claire.  Simplemente  no  puedo.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  no?-­‐‑   Fue  sin  duda,  inexplicablemente  mejor  aquí,  lejos  de  el  Centro  Comercial  y  los   vampiros.  Y  al  levantar  la  vista,  vio  una  luz  extraña  en  sus  ojos.  Parecía  casi  como   de  miedo.   -­‐‑Porque  quiero  matarlos,  -­‐‑dijo.  –A  los  vampiros.  Quiero  matarlos  a  todos.  Es  como   si  lo  hubiera  sentido  toda  mi  vida,  pero  reapareció  ahora.  Y  si  vuelvo  allí,  yo  no   creo  que  lo  pueda  controlar.-­‐‑   Ella  lo  miró,  sorprendida,  y  él  levanto  los  hombros  en  un  pequeño  encogimiento  de   hombros.  Todavía  parecía  extrañamente  sonrojado,  y  el  sudor  pegado  como   cuerdas  delgadas  en  el  pelo  de  su  frente.   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Yo  no  sé  por  qué.  Por  favor,  no  me  pidas  una    explicación,  ¿de   acuerdo?  Porque  simplemente  yo  no  puedo.-­‐‑   Pero  de  alguna  manera  ella  pensó  que  podía.  Había  visto  la  mordedura  en  su  brazo,   visto  cómo  había  actuado  de  vez  en  cuando  alrededor  de  Michael  y  los  otros   vampiros  en  el  viaje  de  vuelta.  Había  algo  malo  con  él.  Muy  mal,  de  manera  que  se     asustó  por  los    dos,  pero  Shane  estaba  tratando  de  ocultar  e  ignorar  todo.   No  era  el  momento  de  profundizar  en  ello,  sin  embargo,  dejo  a  un  lado    su  deseo  de   interrogarlo  hasta  encontrarle  algún  sentido,  sin  embargo,  él  tenía  razón:  ella   necesitaba  volver.  Por  Eve.  Por  Michael.   Por  Myrnin,  por  si  alguien  sabía  dónde  estaba,  Michael  sabría.   Besó  a  Shane,  y  luego  se  levanto  y  se  volvió  a  las  puertas.  -­‐‑¿Diputado-­‐‑Bud?  -­‐‑   Pero  esta  vez  no  la  acoso,  él    simplemente  en  silencio  le  abrió  y  la  dejó  pasar  de   nuevo,  y  ella  se  acercó  al  lado  del  lugar  donde  estaban  Eve  y  Michael  todavía  de   rodillas  junto  a  la  fuente.  No  parecían  dispuestos  a  separarse  uno  de  el  otro,  pero   Eve  levantó  la  vista  y  arqueó  las  cejas,  haciendo  en  silencio  la  pregunta.   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero  él  se  siente  mejor  que  antes.    Era  casi  como   claustrofobia  o  algo  así.-­‐‑   -­‐‑Extraño,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Debido  a  ese  chico  nunca  dudó  en  meterse  en  espacios   pequeños,  y  esto  no  es  exactamente  restrictivo.  Es  un  Centro  Comercial.-­‐‑  

-­‐‑Tal  vez  es  la  elevada  proporción  de  vampiros,  -­‐‑dijo  Michael,  y  esbozó  una  sonrisa,   aunque  era  delgada.  -­‐‑Quiero  decir,  si  yo  no  estuviera  en  el  equipo  de  colmillos,     podría  estar  un  poco  intimidado.-­‐‑   -­‐‑¿Shane?¿  Intimidado?  Mejor  estate  contento  de  que  esté  ahí  y  no    aquí  porque  te   hubiera  echo  comer  esas  palabras,  -­‐‑dijo  Eve.  Ella  negó  con  la  cabeza.   -­‐‑No,  algo  no  está  bien  con  él.  Es  simplemente  incorrecta,  la  forma  en  que  reaccionó.   Incorrecto,  extraño  y    malo,  también.  Claire,  mantén  un  ojo    sobre  él,  ¿de  acuerdo?-­‐‑   -­‐‑Lo  haré,-­‐‑dijo,  y  dudó  por  unos  largos  segundos  antes  de  mirar  a  Michael.  -­‐‑Uhh-­‐‑te     tengo  que  preguntar,  porque  yo  no  los  veo,  ¿donde  están  Myrnin,  y  Jesse-­‐‑?  "   -­‐‑Están  bien,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑Bueno,  ya  sabes.  Es  Myrnin,  por  lo  que  probablemente   no  es  tan  exacto,  pero  ella  lo  está  manteniendo  en  calma  en  una  de  las  habitaciones   de  esa  zona.  -­‐‑Él  asintió  con  la  cabeza  hacia  la  oscuridad,  hacia  la  esquina    noreste   donde  algunos  espacios,  y  persianas  oscuras  acechaban.  -­‐‑Está  teniendo  dificultades   para  aceptar.  .  .  la  situación.  –Se  tocó  el  collar  con  la  yema  de  un  dedo  y  le  dio  a   Hannah  una  rápida  mirada.  -­‐‑Ya  sabes  cómo  se  pone  cuando  se  siente  atrapado.-­‐‑   Oh,  lo  sabía,  y  ella  se  sintió  desconsolada  ante  la  idea  de  cómo  Myrnin,  de  todas  las   personas,  habría  reaccionado  con  un  collar  eléctrico.  Hannah  probablemente   habría  tenido  que  cambiar  las  baterías  de  su  control  de  unidad  varias  veces,   porque  una  cosa  sobre  Myrnin,  era  terco,  y  él  simplemente  no  se  daría  por  vencido.   Jesse    probablemente  lo  freno  con  toda  su  fuerza  para  que  no  saliera  para  evitarle   la  descarga  sin  duda,  no  era  la  primera,  ni  sería  la  última  vez.   Se  abstuvo  de  pedir  nada  más,  sobre  todo  porque  era  muy  consciente  de  que   Hannah  estaba  allí,  y  ella  realmente  no    se  fiaba  de  Hannah  en  absoluto  ahora.  Ella   era  leal  a  Fallon,  obviamente,  o  ella  no  estaría  sosteniendo  el  botón  de  los  collares   de  choque.  No  sería  prudente    decir  demasiado  en    presencia  de  Hannah,  ya  que   todo  acabaría  informándolo  a  la  Fundación  de  la  Luz.   Pero  ella  se  volvió  para  Hannah  y  le  hizo  una  pregunta  que  parecía   perfectamente  obvia.  -­‐‑No  se  puede  mantener  un  montón  de  vampiros  aquí    así   para  siempre,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  importa  qué  tipo  de  dispositivos  de  entrenamiento   pequeños  les  ponga  a  ellos.  ¿Qué  están  planeando  hacer  con  ellos?  -­‐‑   Hannah  ni  una  sola  vez  la  miró  directamente.  Ella  estaba  mirando  a  Amelie,  Claire   se  dio  cuenta  que  la  observaba  por  cualquier  señal  de  problemas  de  la  reina  de  los   vampiros.  Pero  Amelie  no  parecía  estar  inclinada,  sin  embargo,  a  dar  órdenes  a  su   gente.  -­‐‑Tenemos  la  intención  de  ayudarlos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Eso  es  todo.  Tenemos  la   intención  de  ayudarles  a  mejorar.-­‐‑   -­‐‑Sí,-­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Usted  les  está  ayudando  a  estar  bien.  ¿Qué  es  esto,  Campamento   Vampiro  de  Reeducación  ?  ¿Está  pensando  en  ayudarles  a  aprender  a  vivir  sin   sangre?  ¿Vampiros  veganos?  -­‐‑   El  silencio  que  acogió  esto  era  tan  profundo  que  hizo  que  a  Claire  le  dolieran    los   músculos  de  tanta  tensión.  Había  algo  en  la  expresión  cuidadosamente  controlada   de  Hannah  que  la  hacía  sentirse  enferma  y  asustada.  -­‐‑¿Probablemente  es  hora  de   irnos  antes  de  que  esto  se  ponga  más  desordenado-­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Vámonos,  niños.-­‐‑   Eve  levantó  la  cabeza  del  hombro  de  Michael.  Había  lágrimas  en  sus  ojos,  pero  ella   no  estaba  llorando.  Estaba  demasiado  enojada  como  para  llorar.  –No  voy    a  dejarlo-­‐‑     -­‐‑Eve,  ella  tiene  razón.  No  puedes  quedarte,  -­‐‑dijo  con  una  voz  suave.  Él  le  rozó  la   mano  por  su  pelo  negro  liso,  dejándolos  a  la  deriva  a  través  de  los  dedos  y  tocó  sus   labios    suavemente.  -­‐‑Tienes  que  irte,  Eve.  No  estarías  a  salvo  aquí.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  no?  ¿No  te  alimentan?  -­‐‑  

-­‐‑Ellos  nos  están  alimentando.  Voy  a  estar  bien  ,  -­‐‑dijo,  y  la  besó.  -­‐‑Eve,  voy  a  estar   bien.  Sólo  tienes  que  irte,  ¿de  acuerdo?  Claire,  te  llevara.  Por  favor.-­‐‑   Claire  no  quería,  pero  podía  ver  que  hablaba  en  serio;  cuando  ella  vaciló,  le  clavó   una  tranquila  mirada  constante  hasta  que  se  movió  hacia  delante  y  puso  su  mano   debajo  del  brazo  de  Eve  para  conseguir  que  se  pusiese  de  pie.   -­‐‑No,-­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑No,  yo  no  voy,  Claire.  Yo  no  puedo,  no,  no  puedo  dejarlo  aquí.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Tal  vez  no,  pero  tampoco  podemos  sacarlo,  -­‐‑dijo  Claire.  Las  palabras  sabían   horrible  en  la  boca,  como  ceniza  y  hierro,  y  tuvo  que  tragar  saliva  para  continuar.     -­‐‑Todavía  no.  Pero  lo  haremos,  Eve.  Yo  juro  que  esto  no  ha  terminado.-­‐‑   Hannah  dijo:  -­‐‑Es  por  ahora.  Michael,  muévete  de  nuevo  a  la  línea.  Adelante.  -­‐‑   Se  levantó  y  se  dirigió  de  nuevo  a  donde  Oliver  estaba  esperando  en  el  borde  de  las   baldosas,  exactamente  opuesto  de  donde  estaba  Amelie  en  su  traje  blanco   brillante.  Oliver  puso  una  mano  sobre  el  hombro  de  Michael.  Tal  vez  solo  para   detenerle  un  poco,  pero  se  veía  para  Claire  similar.  .  .  ¿consuelo?  Extraño,  de  ser   así.  No  había  mucha  empatía  en  Oliver.   Por  otra  parte,  la  expresión  de  la  cara  de  Michael,    perdido,  hueca,  una  mirada   impotente  –indefensos  para  moverse.   Salvo  Hannah,  al  parecer,  marcharon    directamente  a  la  puerta.  Cuando  la  abrió,  sin   embargo,  Amelie  dijo,  sin  moverse  de  donde  ella  se  encontraba,  -­‐‑Gracias  por   permitirle  a  Eve  ver  a  Michael,  Jefe  Moisés.  No  olvidaré  su  amabilidad.  –Sonó   inequívocamente  escalofriante,  y  los  hombros  de  Hannah  se  tensaron  por  un   segundo,  y  luego  deliberadamente  se  relajó.   -­‐‑Estoy  segura  de  que  no  lo  hará,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Alguien  se  mueve,  y  todo  el  mundo   consigue  conmocionar  al  suelo.  ¿Claro?  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Tú  lo  has  hecho  muy  claro  en  verdad….-­‐‑   Ninguno  de  los  vampiros  se  movió.  Era  como  mirar  a  una  sala  llena  de  pálidas   estatuas  silenciosas,  pero  el  odio  en  sus  ojos  era  como  Claire  no  lo  había  visto   nunca.  No  es  de  extrañar  que  Michael  no  había  querido  que  Eve  se  quedara.  Ese   tipo  de  furia  atrapada  no  se  molestaba  con  finas  distinciones,  y    no  habría  en  ese   Centro  Comercial  nadie  a  quien  le  importara  quien  fuera  asesinado.  .  .  siempre  y   cuando  llegaran  a  desahogar  esa  rabia  en  un  ser  humano.   Apenas  se  cerró  la  puerta,  Claire  oyó  a  Amelie  decir,  suave  como  un  susurro,   -­‐‑No  te  preocupes.  ¡Nos  veremos  muy  pronto!.-­‐‑   La  luz  del  sol  se  sentía  tan  fría  como  el  invierno.   Shane  se  paseaba  cerca  de  la  patrulla,  con  aspecto  pálido  y  agitado,  y  él  se  frotaba   el  brazo  como  si  le  doliera.  Se  detuvo  y  miró  como  Claire  se  acercó  a  él.  -­‐‑¿Qué   demonios  ha  pasado?-­‐‑   No  esperó  una  respuesta,  aunque,  él  agarró  a  Eve  de  el  otro  brazo  y  la  ayudó  a   sostenerla.  -­‐‑Maldita  sea,  Eve-­‐‑   -­‐‑Quiero  regresar,  -­‐‑dijo  Eve.  Sonaba  extraña  y  temblorosa.  -­‐‑Van  a  matarles  a  todos,   sé  que  lo  harán,  van  a  hacer  algo  terrible  a  Michael.  Tengo  que  volver.  –Intentó   alejarse,  pero  Shane  y  Claire  se  aferraron  a  ella.  Hannah  abrió  la  puerta  de  atrás  del   coche  patrulla.  Ella  todavía  no  estaba  mirando-­‐‑  buscando  cualquier  cosa  menos  a   ellos,  de  hecho.  Su  cara  podría  haber  sido  tallada  en  piedra.  -­‐‑Por  favor,  no  me  hagas   esto,  Shane,  por  favor  déjame  ir-­‐‑   -­‐‑No  puedes  siquiera  acercarte  o  entrar  allí  de  nuevo,  lo  sabes,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Eve.  No   se  puede,  y  Michael  no  quiere  que  hagas  algo  así  de  loco.  Vamos.  -­‐‑   La  puso  en  el  coche  y  dio  la  vuelta  para  bloquear    su  deslizamiento  por  la  otra   puerta;  Claire  tomó  el  espacio  a  un  lado  de  Eve,  ella  ocupaba  el  resto.  Ella  no  estaba  

luchando  contra  ellos,  pero  no  estaba  ayudando,  tampoco.  Al  menos  no  estaba   enfadada,  pensó  Claire,  pero  no  estaba  segura  de  que  eso  era  una  mejora.  No  había   lágrimas,  ni  gritos.  Sólo  esto.  .  .  silencio.   Y  luego  estaba  Shane,  seguía  actuando  nervioso  a  la  izquierda  de  Eve,  con  el  ceño   fruncido  y  frotándose  el  antebrazo  y  el  chasquido,  cuando  Hannah  tomó  el  asiento   de  el  conductor,  -­‐‑¿Podemos  largarnos  de  aquí  ya?-­‐‑   Eso  hizo  que  Hannah  le  diera  una  larga  mirada  por  el  espejo,  pero  encendió  el   motor.  El  lenguaje  corporal  de  Shane  era  tenso,  pareció  aliviarse  un  poco  cuando  el   coche  se  alejó  de  la  zona,  meditando  en  el  exterior  del  centro  comercial.  Bitter   Creek  era  un  buen  nombre  para  él,  pensó  Claire.   Definitivamente  no  era  el  tipo  más  feliz    del  lugar.   Le  preocupaba  que  ella  no  había  visto  a  Myrnin  en  absoluto.                                                                              

                                                                                                                             TRES       Hannah    los  llevó    a  la  casa  de  Cristal.  Se  veía  diferente.  Y  no  era  por  el  tiempo  que   Claire  había  pasado  lejos  de  ella  que  se  veía  de  esa  manera.  Alguien  la  había   pintado.  Habían  hecho  un  buen  trabajo,  también  en  el  exterior,  estaba  limpio,   de  un  blanco  espumoso  ,  en  lugar  de  la  pared  llena  de  peladuras    que  había  sido   antes,  eso  también  había  desaparecido.  El  color  de  la  moldura  era  azul  oscuro   quebradizo.  Parecía  casi  respetable.  El  césped  estaba  incluso  perfectamente   cortado.   -­‐‑¿Qué  demonios?-­‐‑Ella  exclamó  después  de  echar  un  vistazo,  a    Shane  enviándole   una  mirada  incrédula.  Que  se  la  envió  de  vuelta,  amplificada.  Por  lo  tanto,  él  no   había  estado  con  el  corta  césped,  entonces.  tampoco  había  sido  Eve,  al  parecer,   porque  ella  tragó  saliva,  se  sentó  recta,  y  dijo:  -­‐‑Um,  ¿qué  es  eso?-­‐‑   -­‐‑La  ciudad  ha  financiado  un  programa  de  renovación  para  todas  las  restantes  Casas   Fundadoras,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Para  preservar  nuestra  historia.  No  me  digan  que  no   están  satisfechos.  Parece  muchísimo  mejor  que  el  desastre  ruinoso  que  era  antes.  -­‐‑   Lo  era.  Las  barandillas  estaban  rectas,  las  juntas  deformadas  habían  sido   sustituidas  en  el  porche,  y  las  ventanas  brillaban  en  realidad.    En  la  parte  superior   del  techo,  una  nueva  veleta  en  forma  de  un  amanecer  (Uf)  crujió  y  se  volvió  en  la   dirección  del  viento,  y  cuando  Hannah  abrió  la  puerta  del  coche,  Claire  oyó  el  fino   sonido,  susurrando  campanas  de  viento.  Alguien  había  montado  un  conjunto  de   ellas  en  el  borde  de  la  terraza,  además  de  una  gran  planta  en  una  maceta  que   parecía  nueva  y  saludable.   El  lugar  era  atractivo  y  bonito  y  no  de  ellos.   -­‐‑Dime  que  no  tocaron  nada  dentro  de  la  casa,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Porque  te  juro  que  voy  a   cortar  a  alguien.  ¡Nos  gustaba  mucho  la  casa  de  la  manera  en  que  la  habíamos   dejado!¡  Esta  es  nuestra  casa!  -­‐‑Lo  que  no  dijo,  pero  pensó,  Claire  casi  lo  oyó,  fue  ¡Es   la  casa  de  Michael!.  Y  su  corazón  sufría  por  él,  y  por  Eve.   -­‐‑Nadie  entró  en  la  casa,-­‐‑Hannah  les  aseguró.  –Esto  fue  un  proyecto  de  renovación   exterior.  Pensé  que  estarían  contentos.-­‐‑   -­‐‑Podrías  haber  preguntado  primero,  -­‐‑dijo  Eve,  pero  después  de  la  primera   impresión,  algo  de  su  desagrado  se  estaba  desvaneciendo.  Y  sí,  la  casa  se  veía   fantástica  restaurada  a  toda  su  antigua  gloria  victoriana,  limpia  y  sonora.   Claire  se  dio  cuenta  de  que  sólo  destacaba  lo  poco  que  habían  atendido  el  lugar.  .  .   pero  entonces,    habían  tenido  otras  prioridades,  como  estar  vivo.   Y  ninguno  de  ellos  se  esforzaba  mucho  en  las  tareas  domesticas.   -­‐‑Vamos  a  entrar,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑¿Oye,  Hannah?  Dígale  a  los  del  Sol  Naciente  que  no   nos  hagan  más  favores.  No  quiero  deberles  nada  a  ellos.-­‐‑   Hannah  no  hizo  ningún  comentario  al  respecto.  Ella  acababa  de  abrir  la  puerta   trasera  de  la  patrulla,  y  todos  salieron  apiñados  fuera,  Shane  seguido  de  Eve  y  en   última  lugar,  Claire.   Subiendo  por  las  escaleras  fue  una  experiencia  totalmente  diferente.  La  pintura  era   aún  lo  suficientemente  nueva  como  para  hacerla  sentirse  mareada,  y  su  olor  se   mezclaba  con  el  aroma  de  la  hierba  recién  cortada    y  nuevas  plantas  en  el  aire   caliente  del  desierto.  -­‐‑Supongo  que  tendremos  que  empezar  a  regar  el  césped,   ¡maldita  hora!-­‐‑  Shane  dijo,  y  buscó  a  tientas  sus  llaves.  –Así  será  mucho  más  fácil   de  cuidar  que  cuando  era  una  ruina.  Mira  la  pintura  de  la  puerta.  Estoy  bastante   seguro  que    todavía  está  húmeda.  -­‐‑  

A  medida  que  Claire  les  siguió  a  través  de  el  umbral,  sintió  un  escalofrío  de  poder   trepar  por  ella.  .  .  la  casa,  el  despertar  de  un  sueño,  cobrando  vida,  la  casa  dándoles   la  bienvenida.  Se  sentía  como  una  ráfaga  fresca  de  aire  frío,  y  también,   extrañamente,  como  unas  manos  acariciando  su  cabello.  Cerró  y  dio  dos  vueltas  a   la  llave  de    la  puerta,  un  hábito  arraigado,  en  Morganville,  y  se  apoyó  contra  la   madera  para  respirar  profundamente.   En  el  interior,  todavía  olía  familiar.  Madera  vieja,  polvo,  papel,  no  era  un  olor  a   limpio,  pero  era  muy  bueno.  Las  paredes  interiores  necesitaban  pintura  tanto   como  lo  habían  necesitado  las  de    afuera,  estaban  manchadas,  rayadas,  y  abolladas   por  el  duro  uso.  Ninguno  de  los  cuatro  hacía  mucho  por  la  limpieza  de    las   superficies,  Claire  miró  hacia  el  lado  de  el  salón,  y  vio  la  mesa  de  café  ovalada  que   habían  reemplazado  hacía  relativamente  poco  tiempo,  después  de  que  medio   mobiliario  había  conseguido  estrellarse  en  una  pelea,  tenía  polvo  difuminado  sobre   su  superficie.  El  viejo  sofá  victoriano  parecía  blando  y  cansado  como  siempre.   Shane  y  Eve  ya  habían  vagado  por  el  pasillo,  Shane  en  dirección  al  sofá  más   moderno,  y  mullido  en  la  sala  de  estar,    y  las  toscas  botas  de  Eve  haciendo  eco  en   las  escaleras  que  conducían  a  sus  habitaciones.  Claire  subió  unos  pocos  pasos,  y     justo.  .  .  se  detuvo.  Cerró  sus  ojos  y  sintió  un  peculiar  calor  similar  al  inicio  de  la   paz.   Hogar   Se  sentía  como  si  la  casa  en  sí  le  estuviera  diciendo  a  ella:  aquí  es  donde   perteneces.  Recordó  cuando  se  fue  por  su  breve  viaje  al  MIT  en  la  oscuridad  previa   al  amanecer,  llevando  sus  bolsas  por  el  suelo  y  tratando  de  no  despertar  a  ninguno   de  los  otros  para  hacerles  saber  que  se  iba.   Recordó  los  sentimientos  de  entusiasmo,  de  preocupación,  de  anhelo,  de  miedo,  de   angustia.  .  .  y  de  devastación.   Se  sentía  la  curación  de  estar  de  vuelta.   Se  sentía  bien.   -­‐‑¿Claire?-­‐‑   Abrió  los  ojos.  Shane  estaba  de  pie  al  final  de  la  sala,  y  sus  ojos  oscuros  estaban   llenos  de  preocupación.  Ella  le  sonrió  y  vio  que  disminuyo  su  tensión.  -­‐‑Estoy  en   casa,  -­‐‑dijo,  y  se  lanzó  a  sus  brazos.   El  la  rodeo  con  sus  brazos,  fuerte  y  cálido.  -­‐‑Estoy  en  casa,  Shane.  Estamos  en  casa.  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo,  y  dejó  escapar  un  suspiro  largo  y  lento.  -­‐‑Hogar.  Pero  no  es  exactamente  lo   que  dejamos  atrás,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑¿La  casa,  o  Morganville?-­‐‑   -­‐‑Cualquiera  de  los  dos.-­‐‑   -­‐‑Parece  lo  mismo  aquí.-­‐‑   -­‐‑No  del  todo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  sin  Michael.-­‐‑   Él  tenía  razón  en  eso.   Eve  no  quería  comer,  pero  Shane  encontró  suficientes  cosas  en  la  cocina  para   poder  hacer  un  plato  de  espaguetis  y  salsa  de  carne,  aunque  la  salsa  de  carne  sabía   sospechosamente  a    un  tipo  de  chile.  Chile  enlatado,  por  cierto.  Eve  bifurcaba   mecánicamente  en  su  boca,  masticar  y  tragar,  que  era  casi  lo  mismo  que  pensó   Claire  que  podían  esperar  razonablemente  de  ella  en  este  momento.  Miró  sus  ojos   hundidos  y  agotados  y  justo.  .  .  vacía.   Shane  trató  de  hacer  las  cosas  que  normalmente  habrían  conseguido  hacer  volver   a  Eve  a  su  estilo  enérgico,  pero  o  bien  les  ignoró  o    respondió  con  encogimiento  de   hombros,  hasta  que  finalmente  dejó  el  tenedor  y  dijo:  

-­‐‑Por  lo  tanto,  Eve,  ¿cuál  es  tu  plan?  ¿Sentarte  ahí  y  mirar  triste  y  deprimida  hasta   que  alguien  se  sienta  tan  mal  por  tus  magulladuras  que  por  muy  pocos  honorarios   te  den  a  Michael?  -­‐‑   -­‐‑Que  te  jodan,  -­‐‑dijo.  Sonaba  mecánica,  pero  luego  un  fuego  se  dejo  ver  detrás  de  sus   ojos  y  comenzó  creciendo  más  y  más  caliente.   -­‐‑En  serio,  hombre,  que  te  jodan.  ¿Cómo  te  atreves?  -­‐‑   -­‐‑¿Cómo  te  atreves?,  -­‐‑Respondió.  -­‐‑Debido  a  que  la  Eve  que  yo  conozco  no  se  sentaría   simplemente  allí  y  convertirse  en  el  emblema  para  una  terapia.  Pregúntele  a  su   médico  hoy  para  la  Depresión,  la  droga  que  te  hace  no  enloquecer  ni  preocuparse   por  nada.  -­‐‑   -­‐‑¿Crees  que  no  me  importa?-­‐‑Ella  se  puso  en  pie  de  repente,  con  los  puños   apretados,  y  honestamente,  Claire  pensó  que  Eve  podría  lanzarse  al  otro  lado  de  la   mesa  con  la  mirada.  El  color  de  sus  mejillas  era  cada  vez  más  enrojecido,  y  ella  se   sacudió  con  furia.  -­‐‑¿Cómo  puedes  pensar  eso,  cabeza  hueca?  ¡Tu  fuiste  el  que  salió   en  primer  lugar!  Y  tal  vez  si  tu  me  hubieras  ayudado  allí..-­‐‑   -­‐‑Si  me  hubiera  quedado  en  ese  Centro  Comercial,  habría  comenzado  toda  la  mierda   y  hubiéramos  conseguido  que  nos  maten  a  todos,  y  lo  sabes,-­‐‑dijo  Shane   rotundamente,    Eve  dejó  escapar  un  fuerte  aliento  para  replicar,  luego  lo  dejó   escapar  lentamente,  sin  respuesta.   Ella  lo  miró  fijamente  durante  un  largo  momento.   -­‐‑¿Qué  demonios  te  pasa?-­‐‑Preguntó.   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo.   Pero  él  estaba  mintiendo,  y  Claire  podía  verlo,  y  podía  ver  que  Eve  también  lo  vio,  y   las  dos  compartieron  una  rápida  mirada  para  confirmarlo.   Su  atención  estaba  fija  en  Eve,  y  Claire  rápidamente  se  acerco,  lo  tomo  del  brazo  y   tiró  de  la  manga  de  la  chaqueta  vaquera.  Era  el  brazo  que  había  estado  frotándose   antes.   En  el,  vio  una  cicatriz  de  color  rojo  vivo  en    forma  de  un  bocado.  Cicatrizada,  pero   inflamada,  como  si  estuviera  infectada.  -­‐‑¿Qué  es  eso?-­‐‑   Tiró  para  liberarse  de  ella,  frunció  el  ceño  y  tiró  de  la  manga  de  nuevo  para   ocultarla.  -­‐‑Nada.-­‐‑   -­‐‑Es  el  lugar  donde  el  perro  raro  le  mordió,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Recuerdo.    Fue  cuando  te   fuiste  esa  noche.  No  era  normal,  ¿verdad?  Una  especie  de  perro  rarito  vampiro.-­‐‑   -­‐‑No  era  un  perro  vampiro.-­‐‑   -­‐‑¿Cómo  lo  sabes?-­‐‑   -­‐‑Porque  yo  lo  sé.  Porque  si  fuera  un  perro  que  los  vampiros  hubieran  enviado  a   morder  a  la  gente,  entonces  yo  no  quisiera  matar  vampiros,  ¿lo  haría?-­‐‑Shane  soltó.   Estaba  pálido,  de  repente,  y  un  poco  inestable,  y  cuando  cogió  el  tenedor  lo  sacudió   contra  la  placa,  por  lo  que  lo  dejó  caer  de  nuevo.  -­‐‑Mira,  fue  lo  único  que  podía  hacer   para  no  ir  tras  ellos  en  el  camino  de  vuelta  de  Cambridge  a  aquí.  Yo  no  podía  ni   siquiera  estar  de  pie    alrededor  de  Mikey  en  la  furgoneta  durante  mucho  tiempo   sin  querer….,ir  hacia  él.  Hacerle  daño.  Pero  eso  no  era  nada  a  lo  que  sentí  aquí.  Y  en   el  centro  comercial.  .  .  era  demasiado,  mucho.  Era  como  si  tuviera  que  atacar.  Si   necesitara  despedazar.  Y  no,  yo  no  sé  lo  que  es,  y  sí,  estoy  jodidamente  asustado,   ¿de  acuerdo?  Estoy  aterrorizado.   Eso  dejó  un  resonante  silencio  en  la  habitación.  Eve  abrió  la  boca  de  nuevo,  la   cerró,  y  lentamente  se  sentó  en  su  silla.  Claire  se  sintió  congelada  en  su  sitio,   incapaz  de  pensar  qué  decir.  Su  garganta  se  sentía  espesa  y  apretada,    tragó  para   despejarla,  y  luego  extendió  una  mano  hacia  él.  

Él  se  estremeció,  pero  fue  sólo  un  pequeño  movimiento,  no  una  retirada  real.   Apoyó  los  dedos  suavemente  sobre  su  hombro,  luego  le  acarició  el  cabello.   Se  sentía  caliente,  de  nuevo  como  en  el  Centro  Comercial.  Febril.  -­‐‑Shane,  estás   enfermo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Algo  te  pasó.  Y  necesitamos  saber  lo  que  es  y  cómo  ayudarte.  -­‐‑   -­‐‑Enfermo  o  no,  por  lo  menos  yo  no  soy  el  que  está  encerrado  en  una  jaula  con  un   collar  de  descargas  alrededor  de  mi  cuello,  -­‐‑dijo.  Eve  tiene  razón.  No  podemos   dejarle  a  él  de  esa  manera.  Voy  a  estar  bien.  -­‐‑   -­‐‑Tú  no  lo  estás,  -­‐‑dijo  Eve,  y  le  dio  una  risa  frágil    y  amarga.  -­‐‑Está  bien,  ninguno  de   nosotros  está  bien.  Tenemos  que  hacer  un  montón  de  cosas,  pero  en  primer  lugar,   Shane,  tenemos  que  averiguar  lo  que  está  pasando  contigo.  Puedo  estar  deprimida,   pero  al  menos  no  soy  el  señor  McMurdery    Wolfenstein.  –Ella  se  detuvo  un   segundo,  y  luego  negó  con  la  cabeza.  -­‐‑Bueno,  yo  estaba  a  punto  decir  que  debíamos   ver  si  Myrnin  sabia  lo  que  podría  ser,  pero.  .  .  no.  No  podemos  ir  a  ningún  vampiro,   supongo.  ¿Sala  de  emergencia?  -­‐‑   -­‐‑Ellos  no  saben  nada,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Pero  yo  conozco  a  alguien  que  si.  Hannah.  Ella   estaba  allí  cuando  me  mordieron.  Ella  dijo  que  había  más  perros,  más  mordeduras.   Ella  sabría  algo,  de  todos  modos.-­‐‑   -­‐‑No  me  fío  de  Hannah.-­‐‑   -­‐‑No  es  broma.  No,  yo  tampoco,  pero  es  que  no  tengamos  un  montón  de  opciones,   Eve.  Yo  no  quiero  ir  a  salvar  a  Michael  y  terminar  haciendo  algo  de  lo  que  me   arrepienta.  Que  ahora  parece  muy  probable.  Estuve  a  punto  de  perderme  allí.  Y   podría  hacerlo  de  nuevo,  y  te  juro  por  Dios  que  no  quiero.  -­‐‑Su  rostro  se  endureció  y   sus  ojos  se  oscurecieron  hasta  que  parecían  casi  negros.  -­‐‑Así  que  si  Hannah  sabe   algo  acerca  de  lo  que  me  está  pasando,  entonces  ella  me  va  a  contar.-­‐‑   Eso  era  inquietante,  y  el  sentido  de  la  inquietud  de  Claire  creció  más  fuerte.   -­‐‑Shane,  no-­‐‑   Él  ya  se  había  levantado  de  la  mesa,  con  su  plato  y  tenedor  en  su  mano.  No  era   propio  de  él  no  terminar  una  comida,  pero  todavía  había  una  pequeña  montaña  de   espaguetis  cuando  él  la  llevó  a  la  cocina.   Eve  apartó  su  comida  alrededor  un  poco  más  y  dijo:  -­‐‑Claire,  estamos  en  problemas.   Lo  sabes,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Come  tus  espaguetis.-­‐‑   Eve  levantó  obedientemente  un  bocado  a  su  boca,  masticó  y  tragó,  luego  dijo:     -­‐‑¿Sabes?  Te  quiero,  pero  confía  en  mí,  una  cosa  ¿su  viaje  de  lujo  a  Boston  no  le   enseñó  a  ese  chico?  Cómo  hacer  una  salsa  de  espagueti  decente.-­‐‑   Fin  de  la  crítica  de  la  comida,  era,  por  alguna  extraña  razón,  divertido  y  el  aliento   de  Claire  hipo  en  una  carcajada  que  no  pudo  contener.  Y  Eve  se  echó  a  reír   también.  Shane  cerro  de  golpe  las  puertas    de  la  cocina    y  las  fulminó  con  la  mirada,   que  sólo  hizo  que  siguieran  irremediablemente  riendo  sin  poder  hacer  nada,  al  ver   la  expresión  en  su  rostro.  -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑exclamó  Claire.   -­‐‑No  es  gracioso.-­‐‑   -­‐‑¡Lo  sé!  Pero-­‐‑la  comida-­‐‑fue…-­‐‑   -­‐‑Bastante  mala.-­‐‑El    lenguaje  corporal  de  Shane  se  relajo,  sólo  un  poco.   -­‐‑Sí,  se  me  olvidó  el  arte  de  combinar  los  ingredientes  de  mierda  en  un  todo   impresionante  mientras    estabas  fuera    en  la  Ciudad  de  Fantasía,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑¿Ciudad  de  Fantasía?  ¡Tu  viste  donde  yo  vivía!-­‐‑Su  risa  finalmente  quedo  lejos,   pero  al  menos  se  quedó  con  un  resplandor  más  feliz  que  antes.  Eve  logró  otro   bocado,  por  solidaridad,  probablemente.  

-­‐‑Buen  punto.  -­‐‑Se  sentó  y  apoyó  los  codos  en  el  lugar  vacío  donde  su  plato  había   estado.  -­‐‑Ustedes  necesitan    mantenerme  con  una  correa  ,  ¿de  acuerdo?  Yo  no  creo   que  pueda  confiar  en  mí  mismo  en  este  momento.-­‐‑   -­‐‑¿Una  correa  real?  Porque  yo  tengo  una,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Tiene  púas  en  el  collar  y  todo.-­‐‑   -­‐‑He  estado  allí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑¿Recuerdas?-­‐‑Y  con  una  sacudida  Claire  recordó,  lo  que   parecía  hacía  mucho  tiempo  ahora,  pero  una  malvada  mujer  vampiro  horrible  una   vez    lo  había  llevado  con  una  correa  a  una  fiesta,  y  el  recuerdo  aún  permanece  en   su  estómago.  Y  el  suyo.  Y  Eve,  al  parecer,  porque  ella  dejó  caer  el  tenedor  en  el   plato,  empujándolo  lejos,  y  apoyó  la  frente  sobre  las  manos.   -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑suspiró.  -­‐‑El  mío  es  más  con  fines  recreativos  de  todos  modos.  No  creo   que  haría  mucho  para  detenerte.-­‐‑   -­‐‑Recreativos,  bien,  monstruo,  yo  no  quiero  ni  saber  eso  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Vamos  a   pretender  que  nunca  sucedió.  Lo  que  quise  decir  fue,  que  estoy  contando  con   ustedes  dos  para  comprobar  si  me  dirijo  a  el  acantilado.-­‐‑   -­‐‑Entendido,-­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Voy  a  deshuesar  tu  culo  de  inmediato  ,por  supuesto.-­‐‑   -­‐‑Trata  de  no  romper  nada,  mientras  estás  en  ello.-­‐‑   -­‐‑¿Al  igual  que  un  clavo?-­‐‑Ella  inspeccionó  sus  uñas  pintadas  de  negro,  buscando     irregularidades,  necesitaría  manicura  recientemente.   -­‐‑Yo  veo  tu  punto.-­‐‑Entonces  ella  juntó  las  manos  y  miró,  dejando  las  bromas  a  un   lado.  -­‐‑¿Qué  hacemos,  entonces?  Él  va  a  ir  a  ver  Hannah,  o  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑Iremos,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero,  Shane,  no  hables.  Lo  hare  yo.  ¿Claro?-­‐‑   -­‐‑Claro,  -­‐‑dijo,  y  asintió  con  la  cabeza.  -­‐‑Una  petición.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?-­‐‑   -­‐‑¿Podemos  parar  por  una  hamburguesa?  Porque,  en  serio,  me  estoy  muriendo  de   hambre.-­‐‑   Todo  en  Morganville,  hasta  los  lugares  de  hamburguesas,  o  bien  le  habían    dado  un   lavado  de  cara  o  estaba  en  proceso  de  conseguir  uno,  y  puso  a  prueba    a  Eve  con  su   gran  coche  fúnebre  negro  por  la  ciudad,  pasaron  mucha  parte    del  tiempo   desacelerando,  embobados,  y  moviendo  la  cabeza.  –Ojala  yo  hubiera  invertido  en  la   ferretería  ahora,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Estaría  rodando  en  dinero  sólo  por  la  venta  de   pintura.  -­‐‑Él  tenía  razón  en  eso.  Casi  cada  edificio  tenía  una  nueva  capa  brillante  ya   o  tenían  a  personas  en  escaleras  aplicándosela.  Los  pocos  edificios  que  no  estaban   brillantes,  tenían  pegatinas  naranjas    revoloteando  sobre  ellos,  ya  sea   una  señal  de  que  sus  trabajos  de  pintura  estaba  en  camino  o  que  estaban  siendo   multados  por  no  tener  uno.   -­‐‑Es  peor  que  eso,  -­‐‑dijo  Eve,  y  señaló  hacia  delante.  -­‐‑Echa  un  vistazo  al  Rey  Perro.-­‐‑   El  rey  perro  era  una  reliquia  de  los  años  1950,  con  la  muestra  vintage    de  un   pequeño  coche  con  perros  calientes  y  hamburguesas  que  había,  en  su  mejor   momento,  se  veía  rara,  excepto  por  su  signo  totalmente  impresionante  de  un  perro   caliente  que  llevaba  una  corona,  un  pan  de  perro  caliente  y  una  sonrisa  arrogante.   La  casucha  inclinada  había  sido  derribada  y  reconstruida  como  nueva  y  brillante   tienda  que  estaba  pintada  de  un  verde  azulado  muy  cuestionable  azul.  Al  menos  la   señal  no  la  habían  tocado.   -­‐‑Justo,  Rey  Perro  que  es,-­‐‑dijo  Eve,  convirtieron  el  camino  en  una  nueva  calzada   pavimentada.  Todavía  se  podía  ordenar  por  una  ventana  por  lo  que  no  había   cambiado,  y  ella  obtuvo  una  bolsa  de  mini-­‐‑perros,  hamburguesas,  patatas  fritas,  y   refrescos  de  todo,    arrojó  lo  comprado  a  Shane  y  Claire  para  volver  a  ponerse  a   prueba  piloteando  la  bestia  de  su  coche.  Las  curvas  cerradas  no  era  una    cosa  muy  

fácil  de  hacer  con  el  coche  fúnebre,  pero    lo  logró  sin  raspar  cualquiera  de  los  dos  ,   el  edificio  recién  pintado,  o  la  valla.   Claire  había  pasado  de  darse  cuenta  de  eso,  porque  el  perro  caliente  que  agarró  se   estaba  derritiendo  en  su  boca  con  tanta  exquisitez  que  logró  borrarle  totalmente  el   no  tan  buen  experimento  de    espaguetis  con  chili.  Dos  mini-­‐‑perros  para  Claire  para   más  tarde,  y  dos  hamburguesas  que  Shane  prácticamente  inhaló,  Eve  fue  aparcar  el   coche  delante  de  el(como  es  lógico),  recientemente  reformado,  Morganville  City   Hall,  donde  la  Jefe  Moisés  tenía  su  oficina.   Se  sentaron  en  el  estacionamiento  y  comieron    el  resto  de  la  comida,  viendo  el   tráfico  a  pie  ir  y  venir.   -­‐‑¿Ves  lo  que  yo  veo?-­‐‑Eve    preguntó  finalmente,  cuando    arrugó  el  último  de  los   envoltorios  en  la  bolsa  con  tres  puntas  que  Shane  había  hecho  como  una  canasta.   -­‐‑Morganville  nunca  se  ha  visto  tan  bien,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Es  como  si  esa  vieja  película  sobre   las  esposas  de  robot  o  la  gente  vaina  o  algo  así.   En  serio,  mira  la  hierba.  En  realidad  es  de  color  verde.    incluso.-­‐‑   -­‐‑No,  idiota,  me  refiero  a  los  pines.  Un  montón  de  pines  en  los  policías.  –Eve   señalaba  a  un  collar  imaginario.  -­‐‑Alfileres  de  la  Fundación  del  Sol.  Si  se  vuelve  más   popular,  van  a  ponerlo  en  la  maldita  bandera.  -­‐‑   -­‐‑Muy  bien,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Todo  el  mundo  quedó  atrapado.  Vivimos  en  una  gigante   casa  de  una  mala  fraternidad  ahora.-­‐‑   La  parte  delantera  gótica  enorme  del  edificio  parecía  vieja,  pero  había  sido   reconstruida  hacía  poco  tiempo,  el  envejecimiento  de  la  piedra  se  hizo  con   chorros  de  arena.  Sin  embargo,  parecía  melancólico  e  impresionante,  que  se  cierne   sobre  ellos  mientras  caminaban  hasta  las  grandes  y  pesadas  puertas.  Dos  policías     junto  a  la  entrada  les  miraron  persistentemente,  miradas  perdidas  que  fueron,   bueno,  bastante  normal,  en  realidad.  La  policía  de  la  ciudad  nunca  había  sido  muy   amable,  especialmente  hacia  Shane  y  Eve.  Uno  se  encogió  de  hombros,  sin   embargo,  y  abrió  la  puerta  para  ellos  cuando  se  acercaron.   Ambos,  Claire  se  dio  cuenta,  llevaban  alfileres.   En  el  interior,  era  lo  de  siempre  en  Morganville  empleados  bulliciosos  alrededor,   teléfonos  sonando,  gente  haciendo  cola  para  los  permisos  o  entradas  o  lo  que  sea.   Pero  había  una  diferencia,  de  alguna  manera,  era  intangible,  pero  no.  Claire  no   podía  poner  su  dedo  en  lo  que  se  sentía  mal,  o  al  menos  extraño,  pero  tenía  algo   que  ver  con  las  sonrisas  demasiado  agradable,  los  tonos  alegres  de  sus  voces.   -­‐‑Alguien  ha  estado  clavando  el  Alegre  Kool-­‐‑Aid  -­‐‑Dijo  Eve.   -­‐‑Creo  que  quieres  decir  cereza,  resbaladiza.-­‐‑   -­‐‑Quiero  decir  alegre,  idiota.  Trata  de  mantener  el  ritmo,  -­‐‑dijo  Eve,  y  le  dio  a  Shane   un  empujón  en  el  hombro.  -­‐‑Basta  ya  de  turismo.  Esta  es  tu  programa.  Consigue  el   camino.  -­‐‑   El  caminó  por  las  escaleras  que  conducen  al  segundo  piso,    se  fue  por  el  pasillo  y   abrió  la  puerta  que  conducía  a  la  oficina  de  Hannah  Moisés.  No  es  la  oficina  que   había  una  vez,  brevemente,  ocupado  como  alcalde,  en  esta  había  una  mujer  policía     sentada  detrás  de  una  mesa  de  trabajo  con  un  teléfono  con  varios  botones.  Ella  les   lanzó  una  mirada  irritada  cuando  ellos  tres  entraron,  pulsó  el  botón  de  espera  y  les   dijo:  -­‐‑La  Jefe  Moisés  no  va  a  ver  a  nadie  hoy.  Está  en  las  reuniones.-­‐‑   -­‐‑¿Puedes  decirle  que  es  Shane  Collins?-­‐‑   -­‐‑No  me  importa  quién  eres.  Ella  está  ocupada.-­‐‑   Shane  apoyó  ambas  manos  sobre  el  escritorio  de  la  agente.  -­‐‑Dile  que  es  acerca  de   mi  mordedura  de  perro  .  Creo  que  podría  tener  rabia.-­‐‑  

Había  algo  en  su  rostro  que  convenció  a  la  mujer.  Ella  frunció  el  ceño,  le  miró   durante  unos  segundos,  y  luego  conecto  otro  botón  en  su  teléfono  y  le  dijo:  -­‐‑Sí,  te   necesito  en  la  oficina,  por  favor.  Gracias.-­‐‑   -­‐‑Excelente,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Vamos  a  estar  por  aquí.-­‐‑Se  acercó  a  una  pequeña  hilera  de   sillas  de  invitados.  Claire  tomó  una,  con  Eve  a  su  lado,  Shane  mientras,  hojeaba  un   surtido  de  revistas  desiguales.  .  .y  luego  la  puerta  se  abrió.   No  fue  la  Jefe  Moisés.  Fue,  en  cambio,  el  más  grande,  y  más  musculoso  policía  que   Claire  jamás  había  visto.  Más  amplio  y  más  alto  que  Shane.   Su  mirada  se  fijó  de  inmediato  en  la  oficial  detrás  del  escritorio.   -­‐‑¿Tienes  algún  problema  aquí?,  -­‐‑le  preguntó.  Ella  se  limitó  a  señalar  por  encima  del   hombro  a  Shane  y  no  paraba  de  hablar  de  lo  que  sea  que  fuera  en  el  teléfono  en   este  momento.   -­‐‑Mierda,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑¿Oye.  .  .  chicos?  -­‐‑   Ya  era  demasiado  tarde.  El  agente  fue  pesadamente  sobre  Shane  que  ya  estaba  de   pie,  rápido,  dejando  caer  la  revista  al  suelo.  -­‐‑Creo  que  hay  un  malentendido,  -­‐‑dijo.  -­‐‑ Porque  yo  no  he  pedido  al    Oficial  amistoso.  Pedí-­‐‑-­‐‑   Eso  fue  lo  más  lejos  que  llegó  antes  de  que  el  policía  lo  agarrara  del  hombro,   le  dio  la  vuelta    presionándolo  contra  la  pared,  haciendo  sonar  la  obra  de  arte  sosa   que  colgaba  allí.  –Cállate,  -­‐‑dijo,  y  cogió  las  esposas.   -­‐‑¿Quieres  decir  que  tengo  el  derecho  a  guardar  silencio?  ¿Qué  hay  de  mi  derecho  a   un  abogado?,  ¿tengo  que?  Ay.  Mire,  usted  no  ha  hecho  esto  antes,  ¿verdad?  Deja   que  te  ayude  a  hacerlo-­‐‑   -­‐‑Cállate,  idiota.  estás  creando  un  disturbio.-­‐‑   -­‐‑¡Yo  sólo  quiero  ver  a  la  Jefe  Moisés!-­‐‑   -­‐‑La  Jefe  de  Moisés  está  ocupada.  Tienes  la  oportunidad  de  verme  en  su  lugar.-­‐‑   -­‐‑¿Deberíamos  estar  haciendo  algo?-­‐‑Eve  preguntó  a  Claire,  que  estaba  todavía   sentada  congelada  en  su  silla.  -­‐‑Porque  yo  estoy  acostumbrada  un  poco  a  que  Shane   está  detenido,  pero  esto  parece  un  error.  Y  ¿no  ibas  a  hacer    las  preguntas?-­‐‑   Claire  se  obligo  a  sí  misma  a  salir  de  la  sensación  de  irrealidad  que    se  apoderó  de   ella,  y  se  puso  de  pie.  El  Oficial  amistoso  (el  nombre  realmente  sí  le  encajaba)  sus   ojos    se  posaron  sobre  ella  para  explorarla  y  luego  la  despidió.   Ella  lo  intentó  de  todos  modos.  -­‐‑Señor,  conocemos  a  Hannah  Moisés.  Ella  no     quisiera  que  hagas  esto.  Sólo  tenemos  que  hacerle  algunas  preguntas.  Importantes   preguntas.-­‐‑   La  señora  en  el  teléfono,  que  acababa  de  terminar  su  llamada  y  finalmente   colgó  el  auricular,  puso  los  ojos.  -­‐‑Si.  Acerca  de  una  mordedura  de  perro.-­‐‑   Por  extraño  que  parezca,  eso  detuvo  al    Oficial  amistoso  por  un  par  de  segundos,  y   luego  agarró  a  Shane  por  el  hombro,  le  dio  vuelta  hacia  él,  y  dijo:  -­‐‑¿Tienes    una   mordedura  de  perro?-­‐‑lo  dijo  con  tanto  interés  y  entusiasmo,  una  combinación  tan   extraña  que  Claire  no  podía  entender  lo  que  estaba  sucediendo.  Tampoco  pudo   Shane,  por  su  expresión.  -­‐‑¿Cuándo?-­‐‑   Shane  consiguió  encogerse  de  hombros,  a  pesar  de  las  esposas  y  el  agarre  en   el  hombro.  -­‐‑Hace  un  tiempo.-­‐‑   El  policía    giró  al  novio  de  Claire  ,  subió  una  de  las  mangas  de  Shane,  mirando  su   piel,  no  tenía  nada,  hizo  lo  mismo  con  el  otro  brazo,  miró  la  cicatriz  rojiza  por  un   segundo,  luego  sacó  sus  llaves  y  abrió  las  esposas.  -­‐‑Lo  siento,  chico,  dijo.  -­‐‑¡Voy  a   por  la  Jefe!.  Tomen  asiento.-­‐‑  

Después  de  eso,  se  fue.  Todos  ellos,  incluso  la  recepcionista  se  quedaron  en  un   silencio  confuso,  y  duró  un    minuto  hasta  que  la  puerta  de    cristal  esmerilado    se   abrió  de  nuevo  entrando  Hannah  Moisés.   -­‐‑Lo  siento,-­‐‑la  señora  de  detrás  del  mostrador  dijo,  -­‐‑pero  este  joven  fue  muy   insistente  -­‐‑   Hannah  no  le  hizo  caso.  Se  acercó  a  Shane,  lo  agarró  del  brazo  y  miró  la  cicatriz.     -­‐‑Maldita  sea,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ven  conmigo,  todos  ustedes.-­‐‑   Los  llevó  a  su  despacho,  donde  cerró  con  llave  la  puerta  detrás  de  ellos.   -­‐‑Yo  solo,  -­‐‑empezó  Shane,  pero  ella  levantó  un  dedo  para  detenerlo  se  fue  detrás  de   su  escritorio  y  abrió  un  cajón.  Paso  algún    tipo  de  interruptor,  y  luego  asintió.  -­‐‑¿Qué   es  eso,  mierda  espía?-­‐‑Shane  le  preguntó.   -­‐‑Mierda  espía,  -­‐‑afirmó,  y  se  sentó    en  su  silla.  -­‐‑Sabía  que  te  habían  mordido,  pero   con  la  prensa  y  todo  lo  demás,  se  me  olvidó.  Lo  siento.  ¿Qué  tipo  de  efectos   secundarios  te  sientes?  -­‐‑   -­‐‑Espera  un  minuto.  ¿Quién  demonios  está  tratando  de  escucharte  a  ti?   Todos  los  vampiros  están  de  vuelta  no  haciendo  compras  en  el  Centro  Comercial,  -­‐‑ dijo  Eve.   -­‐‑A  menos  que.  .  .  usted  no  confía  en  su  nuevo  jefe  brillante.  Creo  que  es  su   nuevo  jefe,  ¿no?  ¿Fallon  el  fanático?  -­‐‑   Hannah  no  respondió  a  eso.  Ella  acababa  de  darle  la  razón  a  Shane  con  ese  mirada   firme  y  esperó  hasta  que  dijo:  -­‐‑La  sensación  de  mordedura  es  muy  rara,  en   realidad.  No  estaba  tan  mal  cuando  me  fui  de  Morganville,  pero  estallo  en  el   camino,  y  se  agravó  cuando  llegué  a  casa.  Comenzó  poco  a  poco,  más  o  menos   parecido  a  un  dolor  en  el  brazo,  pero  luego  empecé  a  sentir  esto.  .  .  instar,  un   impulso  de  cazar  vampiros.  Luchar  contra  ellos….     -­‐‑Matarlos  ,  -­‐‑Hannah  dijo.  -­‐‑Es  por  eso  que  salió  del  Centro  Comercial,  así  de  repente.   No  podías  controlarte  más.-­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Se  sintió  como  si  algo  me  estuviera  llevando,  y  no  me  gusta.  Todavía  no.   Mira,  no  estoy  diciendo  que  soy  un  fan  de  los  vampiros  o  algo,  pero  yo  no  odio  a   odiarlos,  no    me  gusta  lo  que  yo  solía  hacer.  No  como  mi  padre  lo  hizo.  -­‐‑Era  raro,   pensó  Claire,  por  que  Shane  se  veía  indefenso.  Perdido.  -­‐‑Yo  no  sé  qué  lo  estoy   haciendo.  Sólo  sé  que  no  quiero.-­‐‑   -­‐‑Hannah.  .  .  -­‐‑Claire  se  sentó  en  una  de  las  sillas  de  visita  y  se  inclinó  hacia  delante,   mirando  a  la  jefe.  -­‐‑Por  favor,  díganos  lo  que  está  pasando.  Por  favor.  Tenemos  que   saber.-­‐‑   Hannah  miró  hacia  otro  lado,  como  si  estuviera  componiéndose  a  sí  misma  por  un   momento,  y  luego  asintió.  -­‐‑La  Fundación  del  Sol  ha  estado  llevando  a  cabo  la   investigación  durante  mucho  tiempo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Es  una  vieja  organización,  muy  vieja,   aunque  soló  recientemente  han  salido  de  la  clandestinidad.  Realizaron     experimentos  de  genética  de  vanguardia,  y  algunos  funcionaron,  otros  no.  Algunos   terminaron  creando  cosas  que  encontraron  útil.-­‐‑   -­‐‑Al  igual  que  los  perros  de  diablo,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Como  el  que  me  mordió   esa  noche.-­‐‑   -­‐‑Los  perros  eran  parte  del  equipo  de  avanzada  de  Fallon,  -­‐‑dijo  Hannah.   -­‐‑Había  visto  una  abertura,  con  el  exilio  de  Oliver  de  Morganville.  Él  pensó  que   había  suficiente  inquietud,  teniendo  en  cuenta  lo  que  acababa  de  suceder,  para   deponer  a  Amelie  de  su  posición.  Y  tenía  razón,  maldita  sea.   Él  tenía  toda  la  razón.  -­‐‑  

-­‐‑Pero…yo  pensé  que  eras…-­‐‑Eve  señaló    el  pin  de  la  Fundación  en  el  cuello  de   Hannah.   Por  toda  respuesta,  Hannah  desabotonó  la  manga  de  su  camisa  de  uniforme   perfectamente  almidonada    y  la  enrolló,  dejando  una  marca  de  mordedura   irregular  que  parecía  todo  tan  inflamado  y  enojado  como  la  que  Shane  había   estado  escondiendo.  -­‐‑Algunos  de  nosotros  no  tenemos  otra  opción,  -­‐‑dijo.  -­‐‑O  yo  soy   su  perro  de  caza  o  soy  su  entrenador  de  perros.  El  mantiene  los  instintos  bajo   control  con  un  medicamento  que  me  da.  Sin  eso,  yo  sólo  soy  uno  mas  de  la  manada.   -­‐‑Ella  asintió  con  la  cabeza  a  Shane  mientras  se  cerraba  de  nuevo  los  botones  de  la   manga.  -­‐‑Al  igual  que  tu,  muchacho.-­‐‑   -­‐‑Espera  un  segundo,  yo  no  soy  parte  de  ninguna…-­‐‑   -­‐‑¿No?-­‐‑Hannah  ladeó  la  cabeza  hacia  él.  -­‐‑Sólo  porque  Fallon  no  se  ha  molestado  en   hacer  uso  de  ti  todavía.  No  te  ha  necesitado.  Pero  lo  hará,  Shane.  Desde  luego,  yo  y   otros  lo  hicieron.-­‐‑.   -­‐‑¿Cuántos  más?-­‐‑Le  preguntó  Eve.  -­‐‑Y  ¿qué  quieres  decir,  exactamente,  con  que  él     está  haciendo  uso  de  ellos?  Porque  si  hay  algo  que  odio  más  que  el  control  mental   vampiro,  es  el  control  mental  por  alguien  que  no  es  un  vampiro.  -­‐‑   Los  ojos  oscuros  de  Hannah  brillaron  hacia  ella,  de  repente  enardeció  de  cólera,   Claire  se  dio  cuenta,  había  estado  hirviendo  a  fuego  lento  bajo  la  superficie  todo  el   tiempo.  -­‐‑No  tienes  ni  idea,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Acabo  de  recibir  mi  vida  de  vuelta  después  de  los   juegos  de  la  mente  de  un  vampiro,  y  ahora  tener  a  este  hijo  de  puta  haciendo  esto.  .   .  .  ¿Crees  que  no  lo  odio?¿  No  quiero  arrancarle  la  cabeza?  El  hecho  es  que  no   puedo.  No  puedo  ni  levantar  la  mano  contra  él.  Es  parte  de  la    programación.  -­‐‑La   mujer  era  generalmente  tan  controlada  que  tomó  por  sorpresa  a  Claire,  al  verla   perder  incluso  esa  pequeña  cantidad.  Había  una  tremenda  ola  de  rabia  bajo  esa   superficie  de  calma.  Rabia  y  frustración.   -­‐‑¿Cuántos?-­‐‑Preguntó  Shane.  -­‐‑¿En  la  manada?-­‐‑   -­‐‑Seis,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Incluyéndote  a  ti  y  a  mí.  No  sé  si    tuvimos  suerte,  o  si   programaron  de  alguna  manera  a  los  perros    para  apuntar  a  individuos  específicos.   Me  gustaría  pensar  que  nos  escogió  a  nosotros  porque.  .  .  porque  somos  los  más   capaces  de  luchar  contra  él,  como  humanos.  -­‐‑   Shane  tragó  saliva.  -­‐‑Sí,  voy  a  hacer  mi  mejor  esfuerzo  para  tomarlo  como  un   cumplido,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero,  ¿cómo  puedo  manejar  esto?  ¿Qué  debo  hacer?  -­‐‑   -­‐‑Aléjate  de  los  vampiros,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Lo  que  debería  ser  bastante  fácil  de  hacer,  ahora   que  están  en  el  enclave  y  sí,  no  me  gusta  usar  esa  palabra.  Pero  si  usted  siente  una   oleada  de  lo  que  sentiste  allí,    sé  que  él  te    activara  durante  una  cacería.  Una  vez   que  esto  sucede.  .  .  una  vez  que  sucede,  no  volverás  a  ser  tú  mismo.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  quieres  decir  con"  no  será  el  mismo”?,  -­‐‑preguntó  Claire,  pero  Hannah  se   limitó  a  sacudir  la  cabeza  y  cambió  de  tema.   -­‐‑Eve,  estoy  vigilando  a  Michael,  te  prometo  eso.  Estoy  tratando  de  asegurarme  de   que  todos  se  mantengan  a  salvo.  En  este  momento,  la  mejor  manera  de  hacerlo  es   mantenerlos  confinados  y  conformes.-­‐‑   -­‐‑¿Todavía  Capitán  Obvio?,  -­‐‑preguntó  Eve.  -­‐‑¿De  qué  lado  estás?  Porque  yo  no  te   entiendo,  Hannah.  Realmente  no  lo  sé.-­‐‑   -­‐‑Capitán  Obvio  ganó,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Ese  es  el  problema,  ninguno  de  nosotros   realmente  pensamos  en  lo  que  haríamos  si  nos  las  arreglábamos  para  derrotar  a   los  vampiros  y  tomar  el  control.  Nunca  pensamos  acerca  de  lo  que    íbamos  a  hacer   con  ellos,  el  tipo  de  futuro  que  tendrían.  Así  pues,  en  un  cierto  sentido,  ya  no  soy  yo   misma  nunca  más.  -­‐‑Parecía  triste  al  respecto,  y  enojada,  y  hubo  un  momento  de  

silencio  antes  de  que  continuara.  -­‐‑Ahora,  todos  ustedes,  por  favor  váyanse  a  casa.   Shane,  no  hay  nada  que  se  pueda  hacer  sobre  lo  que  sientes,  pero  si  te  encuentras   que  estás  teniendo  dificultades,  sólo  mantente  en  la  estancia  lo  mas  lejos  de  los   vampiros  que  puedas.  Eso  ayudará.-­‐‑   Shane  se  inclinó  sobre  su  escritorio  y  la  miró  fijamente  a  los  ojos  esta  vez.  -­‐‑¿Por   qué  necesita  un  paquete  de  personas  pre-­‐‑programados  para  cazar  vampiros,   Hannah?  -­‐‑   -­‐‑Para  los  perros  callejeros,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  todos  los  vampiros  van  a  permanecer  en   el  Centro  Comercial.  Con  el  tiempo,  van  a  salir,  y  él  tendrá  que  seguirles  la  pista.   Ahí  es  donde,  entramos  nosotros.-­‐‑   Ese  fue  el  final  de  la  reunión.  Se  acercó  a  la  puerta,  la  abrió,  y  allí  no  parecía  haber   ninguna  otra  opción  que  abandonar,  con  el  Oficial  amistoso  con  el  ceño  fruncido   esperándoles  a  ellos  desde  la  oficina  exterior.  La  recepcionista  no  les  hizo  caso  con   una  intensidad  terca  como  si  ella    estuviera  respondiendo  más  llamadas.  .  .  y  luego   estaban  en  el  pasillo,  y  Shane  se  frotaba  nerviosamente  el  brazo    mirando  más   perturbado  que  nunca.   -­‐‑¿Eso  ayuda?-­‐‑Claire  le  preguntó.  El  negó  con  la  cabeza.   Eve  dijo:  -­‐‑Por  lo  menos  sabemos  que  no  es  el  único  loco  en  la  ciudad.  Vamos,   Soldado  lobo.  Vamos.-­‐‑   Pasaron  cerca  de  una  hora  cruzando  Morganville,  teniendo  en  cuenta  los  cambios.   Mucho  de  esto  fue  cosmético,  edificios  pintados,  caminos  reparados.   Pero  también  hubo  nuevos  lugares    por  toda  la  ciudad,  y  era  Shane,  quien  señalaba   los  símbolos  de  la  Fundación  que  fueron  apareciendo  en  casi  todos  los  rótulos  de   establecimiento  o  escaparates  de  las  tiendas.  Como  si  estuvieran  diciendo  con   orgullo,  que  los  vampiros  no  estaban  permitidos.   Pero  lo  más  extraño  de  todo  eran  las  personas.  Así  que  muchos  nativos    de   Morganville  estaban  fuera  de  casa,  caminando,  conversando,  llevando  a  sus  hijos  al   pequeño  parque  municipal.  Comprando.  Se  veía  tan  jodidamente  normal  que  le   puso  a  Claire  los  pelos  de  punta,  porque  su  lenguaje  corporal  era  completamente   diferente  ahora.  No  era  el  Morganville    que  se  había  acostumbrado  tanto  a  ver;   eso  era  cierto.  Mientras  que  antes,  la  gente  había  caminado  con  una  especie  de   vigilancia,  la  conciencia  reflexiva  de  lo  que  estaba  a  su  alrededor,  estas  personas   estaban  casi  mareados  por    no  mirar  paranoico.  Ajenos.   Seguros.   Fue  una  mejora,  sabía  que,  la  gente  se  sentía  feliz  y  seguras,  sus  sonrisas  sólo   irradiaban  eso.  Pero  entonces  ¿por  qué  me  siento  tan  mal?  Claire  tenía  miedo  de   que  tal  vez  ella  no  quería  el  cambio,  incluso  cambiar  para  mejor.  Pero  eso  no  fue   todo:  ella  había  rodado  con  una  gran  cantidad  de  cambios  en  Morganville  hasta  el   momento.   Esto  era  algo  más  profundo  y  más  inquietante.   Ellos  sólo  quieren  que  los  vampiros  se  hayan  ido.  No  les  importa  lo  que  suceda.  Así   que  todo  esas  sonrisas  felices,  eran  las  sonrisas  de  los  ganadores  de  una  guerra   silenciosa  larga  y  lenta.  Los  muertos  no  estaban  alrededor  para  molestar  a  sus   conciencias.   Lo  que  Fallon  hiciera,  lo  haría  fuera  del  escenario,  en  la  oscuridad,  y    nunca   tendrían  que  enfrentarse  a  nada  de  eso.   Claire  sabía  que  no  era  tal  vez  racional  querer  salvar  a  los  vampiros;  después  de   todo,  habían  sido  el  hombre  del  saco  bajo  la  cama  de  Morganville  durante   generaciones,  y    habían  sido  responsables  de  tantas  malas  cosas.  Pero  los  vampiros  

individualmente  habían  sido  responsables.  ¿No  se  podía  culpar  a  todo  un  grupo   por  los  actos  de  unos  pocos  mal?   ¿Eso  me  hace  mala  ahora?  Se  preguntó,  con  un  escalofrío,  dejo  fuera    las  sonrisas,   el  calor,  la  camaradería.  El  totalmente  humano,  totalmente  nuevo  Morganville.   ¿Soy  la  única  que  va  a  ser  responsable  de  arruinarlo  todo  para  estas  personas?   Se  encontró  la  mano  de  Shane,  cuando  se  dirigían  alrededor.   Su  piel  todavía  estaba  caliente,  y  se  preguntó  si  tal  vez    Hannah  estaba  equivocada   y  si  su  mordedura  solo  estaba  infectada,  y  no    .  .  diseñado  de  esa  manera.  Tal  vez   sólo  necesitaba  antibióticos.  Terminaron  frente  a  rarezas  sobrenaturales    tan  a   menudo,  que  era  fácil  olvidar  que  las  viejas  y  simples  bacterias  pueden  arruinar  a   una  persona  de  igual  manera.   Cuando  le  propuso  detenerse  en  el  hospital,  sin  embargo,  rechazó  que  fuera  de  la   mano.  -­‐‑No  vale  la  pena,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Estoy  bien,  Claire.  En  serio.  -­‐‑El  no  lo  estaba.  Pero  ella   no  lo  empujo,  porque  sabía  que  no  serviría  de  nada.   Eve  sacó  el  coche  fúnebre  hasta  la  parte  trasera  de  la  casa,  en  su  pequeño,  y   destartalado  cobertizo  /  garaje,  que  no  era  lo  suficientemente  grande  para  él.   Michael  había  aparcado  su  coche  para  vampiros  lejos,  coche  provisto  por   Morganville  de  forma  gratuita  a  todos  los  vampiros,    hasta  hacía  poco  días,  el   coche  fúnebre  de  Eve  tenía  teñido  las  ventanas  traseras    donde  podía  refugiarse   cuando  lo  necesitaba.   Ninguno  de  ellos  podría  conducir  el  coche  de  Michael,  de  todos  modos,  porque   tenía  el  parabrisas  negro  grueso  y  las  ventanas,  así  que  por  ahora,  mejor     dejarlo  donde  estaba,  en  el  aparcamiento  subterráneo  debajo  de  la  Plaza  de  los   Fundadores.   Pero  no  ver  el  coche  de  Michael  aquí,  encajado  al  lado  del  de  Eve.  .  .  me  parecía   importante.  Y  hizo  sentir  a  Claire  un  escalofrío  al  pensar  que  podría  que  nunca  se   estacionara  aquí  de  nuevo.   Viniendo  por  la  cocina  le  recordó  que  no  habían  limpiado  correctamente  desde  el   Gran  Desastre  Spaghetti,  pero  a  ella  eso  no  le  importaba  en  este  momento,  y   claramente,  tampoco  a  Shane  o  a  Eve,  que  ignoro  la  destrucción  en  su  camino.  Ella   siguió.   Ambos  se  fueron  arriba.  En  la  parte  superior,  Eve  abrió  la  puerta  de  la  habitación   que  ahora  compartía  con  Michael,  miró,  y  se  quedo  inmóvil  por  un  momento  antes   de  decir:  -­‐‑Voy  a  estar  en  línea  y  ver  qué  puedo  averiguar.  -­‐‑Luego  se  fue  en  silencio   y  cerró  la  puerta  detrás  de  ella.   Shane  se  quedó  durante  unos  segundos,  con  la  cabeza  hacia  abajo,  y  luego  dijo:  -­‐‑Yo   necesito  una  ducha.  Nos  vemos  en  un  rato,  ¿de  acuerdo?  -­‐‑   -­‐‑Está  bien,  -­‐‑dijo  Claire.  Deseó  que  hubiera  dicho  algo  más,  algo  más  importante,   pero  también  entendía    su  necesidad  de  estar  solo.  Eve  fue  reconstruyéndose  a  sí   misma  para  que  pudiera  trabajar  tanto  a  través  de  cómo  se  sentía  y  hacer  algo   productivo.  Shane.  .  .  Bueno,  obviamente,  necesitaba  pensar,  también.   Y  todos  ellos  necesitaban  duchas,  eso  era  cierto.  Evidentemente,  aromáticamente   cierto.   Ella  se  fue  a  su  habitación  y  se  sentó  en  la  cama.  El  familiar  crujir  de  los  resortes  la   hizo  sentir  como  en  casa,  pero  la  mayoría  de  sus  cosas  todavía  estaban  atrapadas     en  Cambridge.  Ella  tendría  que  darse  cuenta  de  eso  con  el  tiempo,  supuso.  Tenía   que  reflexionar  sobre  cómo  conseguir  su  ropa  de  nuevo,  y  sus  libros,  y  todas  las   fotos  que  se  había  llevado  con  ella.  

No  se  había  llevado  todo,  por  lo  menos,  todavía  había  algunos  juegos  de    ropa   interior,  un  sujetador  que  había  visto  mejores  días,  un  par  de  pantalones  vaqueros,   y  algunas  camisas  grandes.  Ella  reunió  un  equipo  de  sus  pocas  opciones,  entonces   busco  un  par  de  sabanas  en  el  armario  de  la  ropa  de  cama  en  el  pasillo  y  las  puso   en  la  cama,  más  para  hacer  algo  que  cualquier  intento  de  dormir.  Con  todo  lo  que   había  acontecido,  se  tendió  en  la  cama  y  escuchó  el  sonido  de  la  ducha  abierta.   Cuando  se  detuvo,  ella  recogió  sus  cosas  y  esperó  en  la  puerta.  Shane  apareció   allí  después  de  unos  minutos,  envuelto  en  una  toalla  que  mostraba  un   deslumbrante  y  precioso  espacio  de  pecho  y    hombros,  y  fue  lo  suficientemente   bajo  en  las  caderas  para  que  su  impotencia    pudiera  completar  el  resto  de  la   información  en  una  carrera  de  la  memoria.  Hizo  una  respiración  fuerte  cuando  él   empujó  su  pelo  húmedo  de  la  cara  hacia  la  espalda  y  le  dio  una  sonrisa.   -­‐‑¿Qué?,  -­‐‑  preguntó.   -­‐‑Yo,  mi  turno.  -­‐‑Sintió  el  color  de  sus  mejillas,  y  supo  que  era  ridículo,  pero  no  podía   evitarlo.  Este.  .  .  esto  se  sentía  como  volver  a  casa,  esta  dulce  tensión  que  de   repente  salía  entre  ellos,  una  gravedad  que  era  tan  fácil  de  obedecer.  A  pesar  de   todo,  toda  la  locura  y  el  miedo  y  la  extrañeza  general  de  Morganville,  tenían  esto,   y  fue  tortuosamente  hermoso.   Se  aclaró  la  garganta  y  se  movió  a  un  lado  de  ella,  pero  no  lo  suficientemente  lejos   como  para  que  rozaran  entre  sí,  al  pasar.  -­‐‑¿Nos  vemos  cuando  salgas?-­‐‑Él  le  hizo   una  pregunta.   -­‐‑Tal  vez.-­‐‑Ella  arqueó  las  cejas,  y  vio  la  chispa  de  respuesta  en  sus  ojos.   -­‐‑Me  estás  matando.-­‐‑   -­‐‑Te  lo  mereces,  ¿no?-­‐‑   Eso  consiguió  una  sonrisa  para  derretirse.  -­‐‑Lo  más  probable.-­‐‑   Cerró  la  puerta  tras  él  y  se  apoyó  en  ella,  de  repente  y  maravillosamente  le  falto  el   aliento,    le  tomó  un  momento  antes  de  que  pudiera  apartarlo,  dejó  su  ropa,  y  entro   en  la  ducha.   Todavía  estaba  caliente  y  húmeda  cuando  ella  entró,  usó  el    champú  y  gel  de  baño   de  Eve  de  hierbas  aromáticas,  entonces  con  todas  las  medidas  y  oraciones   mentales  pidió  perdón  para  tomar  prestada  la  maquinilla  de  afeitar  de      Eve,  también,  porque  el  estado  de  sus  piernas  y  las  axilas  era  especialmente   malo.  El  agua  comenzó  a  correr  fría  por  el  tiempo  que  había  tardado,  por  lo  que   se  enjuago  el  cabello  y  se  quito  el  jabón    rápidamente,  luego  se  agachó,  temblando,   hacia  el  aire  fresco.   Después  de  secarse,  se  peinó  el  cabello  mojado  y  contempló    con  tristeza  el  montón   de  ropa  que  había  traído  con  ella.   Luego  se  envolvió  la  toalla  alrededor  de  su  cuerpo  y  llevo  el  bulto  de  nuevo  a  su   habitación  en  lugar  de  ponérsela.   En  realidad  no  le  sorprendió  encontrar  a  Shane  allí,  sentado  en  el  borde  de  la  cama   y  aún  en  su  propia  toalla.  Pero  se  sentía  bien.  En  realidad,  muy  bien.  Puso  las  cosas   en  la  parte  superior    de  la  cómoda  desnuda  y  fingió  no  reparar  en  él  mientras  se   ponía  la  ropa  de  nuevo.   -­‐‑¿En  serio?,  -­‐‑Dijo.  -­‐‑¿Eso  es  lo  que  vas  a  hacer  en  esta  situación?  ¿No  me  vas  a  hacer   caso?  -­‐‑   -­‐‑Absolutamente,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Por  lo  menos  hasta  que  yo  haga  esto.-­‐‑   Ella  se  acercó  y  cerró  la  puerta  con  llave,  por  si  acaso.  .  .  Bueno,  por  si  acaso.  Luego   se  volvió,  y  se  apoyó  en  ella,  y  lo  miró.   -­‐‑Oh,  -­‐‑dijo.  

-­‐‑Entonces,  -­‐‑dijo  Claire.   -­‐‑Uh-­‐‑uh.-­‐‑   -­‐‑Estás  sentado  en  mi  cama.-­‐‑   -­‐‑Sí.-­‐‑   -­‐‑Usando  soló  una  toalla.-­‐‑   -­‐‑Parece  que  sí.-­‐‑   -­‐‑Y.  .  .  nada  más.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  tu  tienes  la  ropa  interior  larga  debajo  de  la  tuya?-­‐‑   -­‐‑No.-­‐‑   -­‐‑Demuéstralo.-­‐‑   -­‐‑Tú  primero.  -­‐‑Ella  dio  un  paso  más  y  se  cruzó  de  brazos.   -­‐‑¿Por  qué  yo?-­‐‑   -­‐‑Tú  empezaste.-­‐‑Otro  paso  adelante.  Ella  no  lo  hizo  conscientemente  planeado,  pero   parecía  que  el  mundo  se  había  inclinado  hacia  el.  El  suelo  estaba  inclinado.  No  del   todo  era  su  culpa,  de  verdad,  pero  ella  se  estaba  moviendo  en  su  dirección.  Podía   sentir  el  aire  cambiando  a  su  alrededor.  Haciéndose  más  cálido.   -­‐‑Creo  realmente  que  tu  lo  comenzaste,  me  acechaste  fuera  en  la  puerta  del  baño,     -­‐‑dijo  Shane.  Tenía  esa  mirada  en  sus  ojos    medio  cerrados,  esa  expresión     inconfundible  en  su  intento  que  hacía  que  su  piel  se  sintiera  demasiado  apretada   en  su  cuerpo,  hizo  que  todo  el  calor  provocara  un  chasquido  en  el  aire    y  el   resplandor  de  oro  en  su  interior.  -­‐‑Así  que  primero,  entonces.-­‐‑   -­‐‑Te  propongo  un  acuerdo,  -­‐‑dijo.  Un  paso  más  adelante,  inconscientemente  incluso   tocándole.  Sus  rodillas  se  estaban  rozando  ahora,  no  parece  posible  que  el  roce  de   las  rodillas  sea  sexy,  ¿verdad?,  excepto  que  lo  era,  era,  y  el  corazón  le  tronaba  en  su   pecho,  inundando  su  cuerpo  con  un  hormigueo  y  impulsos  como  las  estrellas.  -­‐‑Voy   a  ayudarte  a  quitarte  eso  si  me  ayudas  con  la  mía.-­‐‑   Él  fingió  considerarlo,  pero  no  la  estaba  engañando,  en  absoluto,  ni  siquiera  un   poco.  Este  era  un  juego,  que  era  perezoso  en  la  superficie  y  lleno  de  tensión  por   debajo.  ¿Qué  fue  lo  que  Eve  había  dicho  una  vez?  La  restricción  es  de  lo  más  sexy.   En  ese  momento,  había  pensado  Claire  que  quería  decir  en  el  sentido    de  cuerdas,  y   esposas,  pero  ahora  estaba  empezando  a  darse  cuenta  de  que  significaba  algo   completamente  distinto.   Significaba  disfrutar  de  la  anticipación.   Shane  se  acercó  y  puso  sus  manos  en  la  parte  exterior  de  sus  piernas,  justo  por   encima  de  la  rodilla.  Casi  donde  terminaba  la  toalla.  Luego  lentamente  las  deslizó   hasta  aproximadamente  la  mitad  del  muslo,  y  podía  sentir  los  fantasmas  calientes   dejados  por  sus  palmas.  El  resto  de  su  cuerpo  se  estremeció  en  respuesta,  y  se   mordió  el  labio.   Sus  ojos  se  abrieron,  y  su  sonrisa  adquirió  un  sesgo  perverso.  La  habitación  parecía   muy  tranquila,  excepto  por  el  roce  suave  de  su  respiración,  y  el  susurro  de  las   toallas  en  movimiento.   Alargó  la  mano  y  tiró  de  la  tela  a  su  alrededor,  y  en  el  mismo  momento  cerró  sus   manos  en  el  borde  de  la  cubierta  y  tiró.   Y  entonces  ella  estaba  cayendo,  cayendo,  cayendo  en  sus  brazos,  en  un  fuego   brillante    y  ardiente  que  sólo  ardió  mas  caliente  cuando  sus  pieles  desnudas  y   húmedas  se  unieron.  .  .  y  luego  sus  labios,  en  una  explosión  de  necesidad  y  deseo.   Y  durante  un  tiempo,  por  lo  menos,  con  el  roce  de  su  aliento  en  su  piel,    los   susurros  profundos  y  perfectos,  se  olvidó  de  Morganville.   Se  olvidó  de  todo.  

Claire  se  despertó  de  un  sueño  tan  profundo  y  satisfecho  que  era  como  si  estuviera   flotando  en  las  nubes.  Ella  se  dio  cuenta  del  mundo  que  le  rodeaba  gradualmente   por  la  luz  solar  como  bandas  sobre  su  pierna  desnuda,  y  el  susurro  de  las  hojas  en   el  antiguo  roble  fuera  de  su  ventana  del  dormitorio.   Se  sentía  caliente  y  pesada  y  perfectamente  en  su  hogar.   Volvió  la  cabeza  y  vio  a  Shane  que  seguía  durmiendo  a  su  lado,  rodó  hacia  él.  Él   murmuró  algo  y  puso  sus  brazos  alrededor  de  ella,  pero  era  más  un  reflejo  que  la   acción  consciente,  al  menos  hasta  que  ella  lo  besó.  A  continuación,  el  mascullar  se   convirtió  en  un  sonido  bajo  desde  el  fondo  de  su  garganta,  casi  un  ronroneo,  y  le   pasó  la  mano  lentamente  por  su  espalda,  sus  dedos  rozando  sobre  todos  y  cada   uno  de  sus  baches.   -­‐‑Bueno,  -­‐‑dijo,  cuando  no  había  suficiente  espacio  entre  ellos  para  las  palabras,     -­‐‑esto  es  un  muy  buen  comienzo  para  un  día.  Dios,  ¿es  de  mañana?¿Cuánto  de  la   mañana?  -­‐‑   -­‐‑Um.  .  .  las  ocho  y  media  de  la  mañana.  -­‐‑   -­‐‑¿Desayuno?-­‐‑Sonaba  esperanzador.  El  mundo  entero  parecía  esperanzado,  al   menos  por  el  momento,  y  ella  se  echó  a  reír  y  le  dio  un  beso  de  nuevo  y  se  sentó.  La   ropa  que    había  reunido  para  ponerse    la  noche  anterior  estaba    en  el  cajón,  así  que     las  sacó  y  se  las  puso,  mirando  hacia  atrás  cuando  ella  se  subió  la  cremallera  de  sus   pantalones  vaqueros  para  verlo  tomando  nota  de  la  falta  de  su  ropa  en  el  suelo.   Después  de  un  suspiro,  cogió  la  toalla,  se  envolvió    en  ella,  y  la  besó  en  el  camino  a   la  puerta.  -­‐‑Vuelvo  en  un  minuto.-­‐‑   La  puerta  cerrada  arruinó  su  salida  suave  durante  unos  segundos,  pero  lo  logró,  y   Claire  se  sentó  en  la  cama  para  ponerse  los  zapatos.   La  buena  sensación  seguía  allí,  burbujeando  y  tarareando,  pero  la  vida  real   comenzó  tironeando  hacía  abajo,  también.  .  .  .  Y  las  sombras,  aunque  impulsadas   por  el  sol  de  la  mañana,  fueron  poco  a  poco  apoderándose.   Se  pasó  un  cepillo  por  el  pelo,  que  lo  necesitaba,  y  corrió  al  cuarto  de  baño  para   lavarse  la  cara,  cepillarse  los  dientes  y  ocuparse  de  los  negocios  normales  del  baño.   En  el  momento  en  que  salió,  Shane  estaba  en  el  pasillo,  esperando,  vestido  con   pantalones  vaqueros  flojos  cómodamente  y  una  camiseta  de  “Transformers”  con   uno  o  dos  lavados  lejos  de  disolverse  en  harapos.  –Eve  está  abajo,  -­‐‑dijo,  y  había   algo  infeliz  en  su  voz.  -­‐‑Será  mejor  que  hables  con  ella.-­‐‑   Eso.  .  .  no  sonaba  bien,  y  Claire  se  apresuró  a  bajar  las  escaleras  incluso  antes  de   que  él  cerrara  la  puerta  del  baño.   Encontró  a  Eve  en  la  cocina,  de  pie  ante  el  fregadero,  tragando  hasta  lo  último  de   una  taza  gigante  de  café  de  color  negra  con  cráneos  rojos  .  Eve  iba  gótica  plena  hoy:   pantalones  militares  negros;  pesadas  botas,  de  suela  gruesa,  una  camisa  de  color   rojo  oscuro  apretada  con  una  bandera  pirata  rojo  brillante  sobre  el  corazón,  como   una  insignia  de  pirata.  Una  gargantilla  gruesa  de  eslabones  de    cadena,  que   brillaban  con  la  placa  de  plata.  Pulseras  de  plata  de  igual  espesor  en  ambas   muñecas.  Se  había  puesto  rayas  rojizas  en  el  pelo  negro,  retorcido  en  un  moño,  en   el  que  ella  había  empujado  palillos  de  plata  aunque  eran  bastante  más  puntiagudos   de  lo  normal.  Su  maquillaje  era  más  como  una  máscara  de  arroz  de  polvo  pálido,   con  vívida  sombra  de  ojos  de  color  rojo  y  un  montón  de  delineador.   Tenía  una  mochila  pesada  apoyada  junto  a  sus  pies.   -­‐‑Así  que  déjame  adivinar.  .  .  .  ¿Vas  a  correr?,  -­‐‑dijo  Claire,    abriendo  los  armarios   para  sacar  su  propia  taza  de  café.  Fue  una  que  Shane  había  encontrado  para  ella,   con  pequeños  extraterrestres  en  ella.    Pasó  junto  a    Eve  para  tomar  la  cafetera  de  la  

hornilla,  y  se  sirvió.  Entonces  se  ocupó  de  el  resto  en  silencio,  y  Eve  tan   silenciosamente  le  extendió    su  taza.  Llenó  su  taza  sólo  una  cuarta  parte  del   camino.  Claire  puso  su  taza  a  un  lado  y  abordo  la  cafetera,  tratando  de  parecer  de   lo  más  normal  y  domestica  posible.  -­‐‑Te  ves  increíblemente  gótica  hoy.-­‐‑   Eve  asintió.   -­‐‑¿Vas  a  algún  lado?-­‐‑   -­‐‑Voy  al  Centro  Comercial,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Y    voy  a  conseguir  que  Michael  salga.   Claire  lleno  el  depósito  de  agua,  sustituyo  el  filtro,  y  lleno  la  cuchara  con  más  café   molido.  -­‐‑Veo  que  has  pensado  totalmente  como  llevar  a  cabo  tu  plan,  lo  que   obviamente  implica  conseguir  el  apoyo  de  tus  mejores  amigos  antes  de  arrancar   para  que  te  maten.-­‐‑   Eve  le  dirigió  una  mirada  ardiente,  haciéndose  más  eficaz  por  la  pintura  de  guerra.   -­‐‑No  voy  a  comer  más  mierda  de  los  del  Sol  Naciente.   Intentamos  hablar  para  que  saliera  fuera.  Hablar  solo  consiguió  que  me  dieran   cinco  minutos  de  tiempo  de  la  cara  de  mi  marido,  que  no  se  merece  nada  de  esto.   Ya  he  terminado  con  el  enfoque  sutil.  Esta  vez  no  voy  a  aceptar  un  no  por   respuesta  y  no  trates  de  convencerme  de  lo  contrario,  Claire,  porque  tu  no  sabes   cómo  se  siente.  Acabamos  de  sacar  a  Michael  de  una  jaula  en  Cambridge,  y  ahora  él   está  solo  en  una  jaula  más  grande,  en  poder  de  la  misma  personas  que  quieren   hacerle  daño.  No  puedo  soportarlo,  y  no  voy  a  soportarlo.-­‐‑   La  pasión  en  su  voz,  y  la  determinación,  era  aterrador.   Claire  tragó  saliva  y  trató  de  concentrarse  en  lo  que  estaba  haciendo  con  sus   manos,  cerrar  la  puerta  con  el  café,  poner  la  olla  de  nuevo  en  su  lugar,  pulsar  el   control  y  el  brebaje  le  hizo  ayudar    disminuir  su  velocidad  y  mantener  su  voz   racional  y  ella  respondió:  -­‐‑Yo  no  dije  que  no  tuvieras  que  hacerlo,  ¿no?  Yo  acabo  de   decir  que  nos  debes  involucrar.-­‐‑   -­‐‑Así  que  ¿me  puedes  hablar  de  ello?-­‐‑   -­‐‑Así  nos  podemos  asegurar  de  que  no  te  mueres,  Eve.  Debido  a  Michael  no  se   merece  tener  que  lidiar  con  eso,  ¿verdad?  No  se  merece    ver  que  estás  herida,  o   muerta,  a  causa  de  él.  Sabes  que  te  diría  lo  mismo:  ser  inteligente  y  tener  cuidado.   Elegir  la  batalla  que  se  puede  ganar.-­‐‑   Sostuvo  la  mirada  de  Eve,  por  difícil  que  fuera.  -­‐‑Dime  si  estoy  equivocada.-­‐‑   Sabía  que  no  lo  estaba,  y  así  lo  hizo  Eve,  que  cambió  de  rumbo.   -­‐‑Mira,  yo  no  soy  una  frágil  flor  que  tiene  a  todo  el  mundo  para  refugiarse  todo  el   tiempo.  Puede  que  no  sea  la  maquina  de  total  destrucción  y  caos  como  Shane,  pero   puedo  causar  estragos  cuando  quiero.  -­‐‑Hizo  una  pausa  por  un  segundo,  distraída.  -­‐‑ ¿Por  qué  sólo  tu  puedes  causar  estragos,  de  todos  modos?  ¿Por  qué  no,  no  lo  sé,  la   paz  mundial?  -­‐‑   -­‐‑Buena  pregunta.-­‐‑   Eve  movió  un  dedo.  -­‐‑No  trates  de  despistarme,  CB.  Mi  punto  es,  que  soy  fuerte,   incluso  si  estoy  por  mi  cuenta.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé.  Pero  hay  que  admitir  que  todos  somos  mucho  más  fuertes  si  permanecemos   juntos.  -­‐‑Claire  arriesgó  una  rápida  sonrisa.  -­‐‑Además,  ¿por  qué  tienes  tu  que  llevarte   toda  la  diversión?  -­‐‑   -­‐‑Si  por  la  diversión  significa  la  guerra  total,  es  posible  que  tenga  un  punto.  Es  un   poco  egoísta  no  compartir.  Porque  tengo  la  intención  de  desatar  el  infierno  si   alguien  incluso  piensa  decirme  que  Michael  no  puede  salir  de  allí  ,  -­‐‑dijo  Eve.   Apuró  el  cuarto  de  taza  de  café,  y  Claire  se  dio  cuenta  que  ella  estaba  bebiendo  café   negro.  Eso,  para  Eve,  fue  una  especie  de  señal  de  peligro,  sus  preferencias  de  café  

variaron  según  su  estado  de  ánimo  y  negro  era  su  núcleo  duro  extrema.  Claire   añadió  leche  y  azúcar  a  la  suya,  lo  removió,  y  sopló  sobre  el  para  que  se  enfriara   antes  de  probarlo.  Cualquier  cosa  para  matar  a  un  poco  más  el  tiempo.   -­‐‑¿Qué  pasa  con  el  resto?-­‐‑Preguntó  Claire.  -­‐‑Amelie.  Myrnin.  Incluso  Oliver.  ¿Merecen   ser  atrapados  allí  con    collares  de  descargas  en  sus  cuellos?  Dios,  que  vimos  el   lugar.  Eso  no  es  una  prisión,  es  una  sala  de  espera.-­‐‑   Eve  se  detuvo,  con  los  ojos  muy  abiertos.  -­‐‑Sosteniendo  la  pluma  ¿para  qué?-­‐‑   -­‐‑Dios.  Yo  no  quiero  ni  imaginarlo.  Los  del  Sol  Naciente  quieren  vampiros  muertos,   ¿no?  Abominaciones  contra  la  naturaleza,  y  todo  eso.  Ellos  nunca  han  hecho  ningún   secreto  de  ello,  no  importa  lo  que  dice  Fallon  al  respecto.  Él  es  la  cara   representativa,  el  que  hace  que  todos  se  sientan  mejor  sobre  el  pastoreo    de   personas  en  enclaves.-­‐‑   -­‐‑Ellos  tienen  un  montón  de  apoyo,  también,  -­‐‑señaló  Eve.  -­‐‑Creo  que  ahora  que  los   vampiros  se  han  barajado  fuera  del  escenario,  nadie  va  pensar  mucho  acerca  de  lo   que  les  sucede,  siempre  y  cuando  no  tengan  que  ver  que  sucede.  Aún  así,  no  estoy   segura  de  que  la  mayoría  de  ellos  no  sólo  justifiquen  el  infierno  fuera  de  ellos.-­‐‑   Claire  se  estremeció.  Eve  tenía  razón  en  eso.  La  naturaleza  humana  fue  sobre  todo   acerca  de  culpar  a  otros.  .  .  y  la  responsabilidad.  ¿Cómo  sino  se  podría    explicar  los   campos  de  concentración  y  genocidio  y  todas  las  cosas  horribles  que  las  personas   hacían    unos  a  otros  todos  los  días?  Ellos  sólo  van  por  la  vida  fingiendo  que  el  mal   no  existe,  siempre  y  cuando  lo  que  estaba  ocurriendo  esté  fuera  de  su  vista  directa.   La  población  humana  de  Morganville  no  fue  diferente.  ¿Realmente  no  importaba  si   algo  tenía  razón,  siempre  y  cuando  obtuvieran    beneficio    material  y  le  pasaba  a   alguien  a  quien  odiaban.   -­‐‑¿Crees  que  van  a  matarlos  a  ellos,?  -­‐‑preguntó  Claire.   -­‐‑¿No  es  así?-­‐‑Eve  tomó  un  trago  grande  de  su  café.  -­‐‑A  la  mierda  con  eso.   Yo  no  voy  a  ser  un  espectador,  retorciéndose  las  manos.  Estoy  haciendo  algo.   Ahora  mismo.  Ustedes  pueden  saltar  o  quedarse  fuera.  De  cualquier  manera.-­‐‑   -­‐‑Espera,  ¿no  te  dije  que  vamos  a  ir?,  -­‐‑dijo  Claire.  –Sabes  que  Shane  nunca  evitaría   una  buena  pelea,  y  yo  no  voy  a  dar  la  espalda  a  esto,  tampoco.  Pero  vamos  a  ser   inteligentes  al  respecto,  ¿de  acuerdo?  Que  significa  pensar  en  ello.  Con  calma.-­‐‑   -­‐‑Estoy  tan  harta  de  la  calma,  -­‐‑dijo  Eve.  Dejó  caer  el  resto  de  su  café  en  el  fregadero,   puso  la  taza  sobre  la  mesa  con  estrépito,  y  tiró  de  la  mochila  para  colocarla  en  su   hombro.  -­‐‑La  diplomacia  es  el  crack,  Claire.  No  es  lo  mío.  Yo  soy  más  de  el  tipo  de   chica  de  ir  en  una  línea  recta,  y  en  este  momento,  voy  directa  a  sus  rostros.  Con  el   puño.-­‐‑   Claire  suspiró.  Ella  resoplaba  el  resto  de  su  café,  a  pesar  de  que  estaba  demasiado   caliente  y  demasiado  amargo,  y  enjuagó  las  tazas.  Los  restos  de  la  cena  de   espaguetis  seguían  con  costra  en  los  platos,  lo  arrojó    todo  y  dejo  correr  agua   caliente  con  un  chorro  de  jabón.  Sólo  en  caso  de  que  no  muriera  puede  ser  que   necesite  algo  de  comer  por  la  tarde.   -­‐‑A  ver    mis  cosas,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  te  vayas  sin  mí.-­‐‑   -­‐‑Cinco  minutos,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Entonces  me  voy.-­‐‑   -­‐‑Prometido.-­‐‑   Claire  subió  las  escaleras  de  dos  en  dos,  y  se  encontró  con  Shane  sentado  en  la   parte  superior,  estaba  claro  que  había  estado  escuchando.  Ellos  intercambiaron   una  mirada,  y    le  agarró  la  mano.  -­‐‑Quiero  ayudar,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Lo  haría,  tú  lo  sabes.  Pero   si  vuelvo  allí.  .  .  Mierda,  Claire,  no  sé  lo  que  pasaría.  No,  en  realidad,  el  problema  es   que  yo  no  sé  exactamente  lo  que  iba  a  pasar,  y  no  ayudaría  a  ninguno  de  los  dos.-­‐‑  

Ella  se  inclinó  y  lo  besó,  muy  a  la  ligera.  -­‐‑Entonces  quédate  aquí,-­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  tengo   que  ir  con  ella  y  tratar  de  detenerla  de  hacer  algo  loco.    Sabes  que  yo  lo  hago.  -­‐‑   -­‐‑¿No  podemos  pegarle  en  la  cabeza  y  dejarla  en  un  armario  hasta  que  se  enfríe?  -­‐‑ Tenía  la  mandíbula  apretada,  los  ojos  oscuros  feroz,  pero  él  no  estaba  enfadado   con  ella.  Todo  se  dirigía  hacia  su  interior,  a  sus  propios  problemas.   -­‐‑Me  siento  como  una  mierda  inútil  ahora,  ¿sabes?  Y  harto  de  ser  a  tope  títere  de   alguien  más.-­‐‑   -­‐‑¿En  serio?  ¿Marioneta?  -­‐‑   -­‐‑Parece  apropiado.-­‐‑   -­‐‑Entonces  soluciónalo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Shane,  yo  te  conozco.  Eres  inteligente.  Piensa  cómo   puedes  usar  esto,  no  dejes  que  te  use.  -­‐‑Se  rio  un  poco,  y  sonaba  crudo,  pero  real.     –Eres  demasiado  buena  para  mí,  ¿lo  sabes?  -­‐‑   Ella  le  puso  su  mano  en  la  mejilla  y  sonrió.  -­‐‑Lo  sé.  Tengo  que  ir  a  prepararme-­‐‑   Se  dio  cuenta,  demasiado  tarde,  que  todo  su  material  había  desaparecido.   Incluso  su  mochila  había  desaparecido  ahora,  porque  había  sido  retirada    por  la   policía  con  las  furgonetas.  -­‐‑Eh.  .  .  cierto.  ¿Supongo  que  tienes  algunas  cosas  buenas   escondidas?  -­‐‑   -­‐‑¿Yo?-­‐‑Shane  se  puso  en  pie  con  un  movimiento  suave  y  fluido,  y  por  un  momento   sintió  ese  cambio  gravitacional  de  nuevo,  tirando  de  ella  -­‐‑Ya  me  conoces.  Yo  soy  un   Boy  Scout.  Siempre  preparado.-­‐‑   -­‐‑Muéstrame  tus  cosas,  entonces,-­‐‑dijo  Claire,  y    contuvo  una  carcajada.  -­‐‑De  lo  que   quiero  decir-­‐‑   -­‐‑Yo  sé  lo  que  quieres  decir,  -­‐‑dijo,  y  se  inclinó  muy  cerca  para  susurrarle  al  oído.  -­‐‑ Aunque  si  tienes  unos  minutos-­‐‑   Se  estremeció,  tentada  de  alguna  forma    impulsada  por  su  instinto,  pero  ella  negó   con  la  cabeza.  -­‐‑Más  tarde,-­‐‑dijo,  y  igualmente  en  voz  baja.  -­‐‑¿Por  qué  estamos   susurrando?  -­‐‑   -­‐‑¿Porque  te  enciende?-­‐‑   Ah,  y  ¿a  ti  no  te  pasa?  Porque  eso  es  un  poco  obvio.  -­‐‑   Se  aclaró  la  garganta  y  dio  un  paso  atrás,  sostuvo  la  palma  de  las  manos  en  la   entrega,  y  le  dijo  en  un  tono  de  voz  normal,  -­‐‑Está  bien,  entonces,  el  arsenal  es.   Asesino  Buzz.-­‐‑   Ella  le  dio  un  golpe  en  el  brazo,  que  por  supuesto  no  le  hizo  absolutamente  nada   más  que  daño  a  su  propia  palma,  y  le  siguió  por  el  pasillo  hasta  su  habitación.   -­‐‑Vaya,-­‐‑dijo  mientras  abría  la  puerta.  -­‐‑Pensé  que  te  habías  mudado  cuando  me   seguiste-­‐‑.   -­‐‑Y  lo  hice,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Esto  es  lo  que  no  me  lleve  conmigo.-­‐‑   Lo  que  no  había  tomado  era  más  o  menos  un  cuarto  completo,  justo  hasta  las   sábanas  retorcidas  aún  en  la  cama.  La  ropa  en  el  armario.  Elípticas  muy  usadas  y   botas  de  trabajo  pesadas  apiladas  en  la  esquina.  Shane  tenía  un  cofre  en  la  esquina   y  abrió  el  primer  cajón.   -­‐‑Ten  eso,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ver,  querer,  tomar.   Shane  era  un  dejado  en  su  habitación,  en  serio,  pero  en  la  forma  en  que  cuidaba  y   guarda  sus  armas,  era  meticuloso.  El  cajón  superior  era  de  cosas  de  plata,  cadenas,   joyas,  armas.  Claire  tomó  una  daga  recubierta  de  plata,  cadenas  para  el  cuello  y  las   muñecas,  y  omitió  el  resto.  Cerró  el  cajón  y  bajó  uno,  revelando  una  selección   de  armas  que,  incluso  teniendo  en  cuenta  que  vivían  en  Texas,  fue  probablemente  

excesivo.  Ella  negó  con  la  cabeza.  Él  arqueó  las  cejas,  pero  fue  por  otro  cajón.   Ballesta.  A  ella  le  gustaba  eso.  Fue  una  de  las  pequeñas,  los  ligeras,  fácil  de  apuntar   y  con  un  poder  sorprendente,  ella  lo  agarró  por  los  pernos    que  lo  acompañaban.   -­‐‑¿Puedo  interesarte  en  un  honesto  chaleco  antibalas  del  ejército,  le  preguntó,  y   pateó  el  cajón  de  abajo.  –Garantizados,  eficaces,  pero  probablemente  sería   demasiado  grande  para  ti.  Además,  no  es  precisamente  fácil  de  levantarse  si  vas   hacia  abajo.  Clasificar  el  problema  como    tortuga  volcada.   Casco  a  juego,  sin  embargo,  así    al  menos    parecerás  fantástica  mientras  te  tiras   alrededor  sin  poder  hacer  nada  evitar  que  la  asesinen.   Ella  negó  con  la  cabeza.  Dio  un  paso  adelante,  le  tomó  la  cabeza  entre  sus  grandes  y   cálidas  manos  y  le  levantó  la  barbilla  para  que  sus  ojos  se  encontraran.  -­‐‑Hay  que   encontrar  la  manera  de  parar  de  hacer  esto  ,¿sabes?  -­‐‑   -­‐‑Lo  sé,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Yo  preferiría  estar  bien  armada,  mientras  lo  hago.  En  el  caso.-­‐‑   Él  la  besó  suavemente.  -­‐‑Cuido  tu  espalda.  Tiempo  atrás,  obviamente.  Soló  no     me  pidas  ir  demasiado  cerca  de  los  vampiros  en  este  momento,  ¿de  acuerdo?   Incluyendo  a  Michael.  No  quiero  hacerle  daño.  -­‐‑Se  refería  a  que,  ella  sabía  por   todo  lo  que  había  pasado  entre  ellos,  todo  lo  extraño,  él  y  Michael  eran  hermanos   en  el  corazón  y  su  mejor  amigo,  y  siempre  lo  sería.   Sin  Shane,  Claire  sabía  que  parar  a  Eve,  por  no  mencionar  protegerla,  sería   seriamente  desafiante;  Eve  era  una  loca  cuando  ella  estaba  decidida  por  algo,  y  ella   nunca  fue  más  decidida  con  nada  acerca  de  Michael.   Iban  a  necesitar  ayuda.  Sin  Hannah  de  su  parte,  y  con  los  vampiros  fuera  de  su   alcance,  Claire  trató  de  imaginar  que  podría  estar  dispuesta  y  capaz  de  saltar.  .  .  y   no  pudo,  por  lo  menos  hasta  que  sintió  un  pequeño  escalofrío  de  presión  de  aire  a   su  lado  y  se  acordó  de  algo.   -­‐‑Shane,  -­‐‑dijo,  -­‐‑¿has  visto  a  Miranda  desde  que  regresamos?-­‐‑   La  Casa  de  Cristal  se  complicó.  No  era  sólo  una  casa,  y  no  lo  había  sido  durante   mucho  tiempo.  Tenía  un  cierto  poder  en  si  misma,  una  cierta  sensibilidad  que   Claire  no  podía  explicar,  excepto  que  debe  de  haber  venido  después  de  lo  que   Myrnin  hizo  a  la  ciudad  para  que  fuera  segura  para  los  vampiros.  Las  trece  Casas   Fundadoras  originales  habían  sido  todas  vinculadas  por  un  tipo  de  transporte   activo  y  red  defensiva  que  Claire  no  podía  definir,  aún,  como  algo  más  que  mágico.   Poco  quedaba  ahora,  pero  la  Casa  de  Cristal  fue  la  primera,  y  todavía  era  la  más   fuerte.  Tenía  la  capacidad  de  hacer  cosas  locas,  pero  la  más  sorprendente  era  que   podía  elegir  salvar  a  las  personas  que  murieron  dentro  de  sus  muros.  Michael,  en   un  primer  momento.  A  Claire,  brevemente.  Y  más  recientemente,  a  Miranda  la   adolescente    psíquica,  que  se  había  sacrificado  para  que  Claire  pudiera  vivir.   Pero  Miranda,  ya  psíquica  antes  de  su  muerte,  tenía  poderes  que  el  resto  de  ellos   no  tenían,  sus  habilidades  le  permitieron  salir  de  las  paredes  de  la  casa,  y   mantenerse  a  sí  misma    en  forma  humana  real  por  ahí  fuera,  también.  Pero  ella  aún   vivía  aquí,  fue  atrapada  aquí,  en  un  sentido  muy  real,  porque  no  podía  alejarse   indefinidamente.   Shane  estaba  sacudiendo  la  cabeza.  –No,  No  he  visto  a  la  chica,  que  es  raro.  Debería   haber  pensado  en  ella  antes,  pero  sólo  un  poco,  ella  se  conserva  para  sí  misma.-­‐‑     -­‐‑Creo  que  podría  ser  útil,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Y,  además,  ella  debe  estar  probablemente   sola  ¿no  te  parece?  -­‐‑   -­‐‑Sola  no  es  el  peor  problema  que  alguien  en  Morganville  puede  tener.  Pero   consulta  en  el  tercer  piso.  Ella  hizo  su  espacio  allí  arriba  después  de  que  te  fuiste.-­‐‑  

No  existía  el  tercer  piso.  Shane  se  refería  a  una  habitación  secreta  en  el  ático  y  con   una  puerta  oculta  fuera  de  la  sala  principal  del  segundo  piso.   Una  sala  que  Claire  no  había  estado  en  durante  algún  tiempo.  .  .  pero  tenía  sentido   que  a  Miranda  le  resultara  acogedora.  Después  de  todo,  ella  pudo,  cuando  quería,   ser  un  fantasma  y  podía    salir  sin  hacer  ningún  ruido,  era  un  lugar  fresco,  si   espeluznante.  Apenas  poca  cosa  para  una  adolescente  que  era  más  que  un  poco     espeluznante  en  el  mejor  de  los  casos.   -­‐‑Vuelvo  enseguida,  -­‐‑dijo,  y  se  dirigió  a  la  zona  de  la  pared  exterior  de  su  habitación,   donde  estaba  oculta  la  puerta  secreta.  Sabía  cómo  abrirla,  y  después  de  un  par  de   intentos  fallidos,    el  revestimiento  de  madera  comenzó  a  moverse.  Crujía,  por   supuesto.  Eso  fue  casi  con  toda  seguridad  requerido.   -­‐‑¿Miranda?  Mir,  ¿estás  ahí?  -­‐‑   Una  luz  brillaba  en  lo  alto  de  la  empinada  y  estrecha  escalera,  que  conducía  a   arriba.  Cuando  la  puerta  se  cerró  detrás  de  ella,  Claire  subió,  y  cuando  llegó  a  la   cima  salió  a  una  habitación  que  apenas  reconocía.   El  mobiliario  victoriano  seguía  en  su  sitio,  y  todas  las  lámparas  pesadas  de  cristal   de  colores,  pero  las  paredes  estaban  cubiertas  de  carteles  sobre-­‐‑películas,  bandas,   juegos  (y  la  mayor  parte  Claire  no  se  avergonzaría  de  tenerlas  en  sus  propias   paredes).  Las  viejas  alfombras  habían  sido  enrolladas  y    guardadas,  y  el  suelo  era   brillante,  de  un  marrón  pulida  ahora.  Había  una  mesa  nueva  en  el  lado  opuesto  de   la  habitación,  con  una  pantalla    de  TV  plana  conectada  a  una  consola  de  juegos.  Y   un  cofre  antiguo  que  Claire  pensó  debía  de  haber  sido  sacado  del  almacenamiento   en  el  ático,  que  estaba  abierto,  y  la  ropa  se  derramaba  fuera  de  él,  en  su  mayoría  de   color  oscuro  y  viejo  estilo.   Miranda  estaba  en  el  sofá,  con  las  manos  cruzadas  sobre  el  vientre  mientras   miraba  hacia  el  techo.  Ella  era  una  pequeña  chica  delgada,  vestida  de  negro  que  se   hizo  eco  de  la  elección  de  ropa  de  Eve.  Y  para  ser  honestos,  parecía  más  muerta   que  viva.   Claire  frunció  el  ceño  y  se  detuvo  donde  estaba.  -­‐‑¿Miranda?  ¿Estás  bien?-­‐‑   -­‐‑Vete,  -­‐‑dijo  Miranda.   Eso  no  era  normal.  -­‐‑Tú  no  estás  bien.-­‐‑   Miranda  abrió  uno  de  los  ojos  para  mirarla.  -­‐‑Estoy  aburrida.  ¿sabes  lo  que  está   pasando?  -­‐‑   -­‐‑Um.  .  .  No  estoy  segura.  Hay  un  montón  de  cosas  que  podrían  encajar  en  esa   definición.-­‐‑   -­‐‑¡Aquí!  ¡En  Morganville!  -­‐‑Miranda  se  sentó  y  sacó  las  piernas  hacia  abajo  para   mirar  con  toda  su  fuerza.  -­‐‑Reunieron  a  los  vampiros  y  los  pusieron  en  una  prisión.   ¿Lo  sabías?  ¿Dónde  has  estado?  ¡Todo  el  mundo  se  fue  y  me  dejó  y  yo  no  sabía  qué   hacer!  ¡Ni  siquiera  sabía  si  yo  tenía  que  hacer  nada  en  absoluto!  -­‐‑   -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑dijo  Claire.  Se  sentó  junto  a  Miranda  y    puso  su  brazo  alrededor  de  la   niña;  Mir  se  sentía  sólida,  cálida,  viva  y  bien.    No  lo  era,  por  supuesto,  pero  ella   podía  parecer  inquietantemente  real  dentro  de  la  Casa  de  Cristal.   -­‐‑Lo  siento.  No  era  nuestra  intención  abandonarte.  Es  sólo  cosas  que  sucedieron.-­‐‑   -­‐‑Eso  pasó  aquí,  también.  Es  como  que  la  gente  de  pronto  fuimos  locos,  ¿sabes?   Primero  los  vampiros  solo.  .  .  No  sé,  era  como  si  simplemente  se  rindieran,  y  luego   cambió  Morganville.  No  era  seguro  salir  ni  siquiera  para  mí.  Esta  gente,  esta  gente   de  el  Sol  Naciente,  ellos  me  asustan.  -­‐‑Miranda  se  estremeció  con  más  fuerza,  y   Claire  le  frotó  el  brazo  en  un  vano  intento  de  hacer  que  se  sienta  mejor.  -­‐‑Tengo   miedo  de  dejar  la  casa.  Todo  se  siente  tan  mal  por  ahí.  Es  tan  tranquilo.-­‐‑  

-­‐‑Bueno,  estamos  de  vuelta,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Y  confía  en  mí,  no  va  a  estar  en  silencio  por   mucho  tiempo.  ¿Has  estado  aquí  todo  el  tiempo?  -­‐‑   -­‐‑En  su  mayoría,  -­‐‑dijo  Miranda.  -­‐‑Los  de  el  Sol  Naciente  trataron  de  entrar  en  el   interior  mientras  no  estabas.  Yo  los  aguardaba,  y  luego  el  padre  Joe  de  la  iglesia   vino  a  avisarme.  Él  me  dijo  que  me  quedara  fuera  de  las  calles.   Estaban  persiguiendo  a  todo  lo  que  no  era  estrictamente,  completamente  humano,   que  eso  es  donde  fueron  los  vampiros.  Me  pude  desaparecer,  pero  el  estaba   preocupado  de  que  todavía  pudieran  ser  capaz  de  llegar  a  mí.  -­‐‑Ella  sacudió  la   cabeza.   -­‐‑Claire,  cuando  estaban  en  la  casa,  oí  a  uno  de  ellos  decir  que  si  querían  limpiar   realmente  la  ciudad,  tenían  que  destruir  todas  las  Casas  Fundadoras.  Hubo  una   discusión,  pero  sonaba  como  que  estaban  ganando  cuando  se  fueron.  ¿Crees  que   podrían  hacer  eso?  ¿Tratar  de  destruirnos?  -­‐‑   Si  los  del  Sol  Naciente  realmente  querían  deshacerse  de  todo  lo  no  humano,  y   todos  los  elementos  sobrenaturales  de  Morganville,  entonces  iban  a  tener  que  ir   detrás  de  las  Casas  Fundadoras.  Claire  estaba  un  poco  sorprendida  de  que  no  lo   había  pensado.  La  casa  podría  defenderse  contra  la  mayoría  de  los  intrusos,  pero   no  podría  defenderse  contra  un  incendio  o  equipos  de  demolición.  Y  eso  hizo  que   se  sintiera  desesperada,  en  el  fondo.  No,  ellos  no,  pensó  con  fiereza.  Ellos  no  van  a   destruir  nuestro  hogar.   -­‐‑¿Cuándo  vino  el  Padre  Joe    a  verte?-­‐‑   -­‐‑No  lo  sé.  Es  difícil  de  decir.  -­‐‑Miranda,  es  cierto,  no  prestó  mucha  atención  a  los   días  y  las  noches,  y  desde  luego  no  si  había  estado  escondida  aquí  en  la  sala  de  la   caja  fuerte  de  Amelie,  sin  ventanas  ni  relojes.   -­‐‑¿A  los  pocos  días,  tal  vez?-­‐‑   -­‐‑¿Cuándo  entró  en  la  casa  para  buscarte?-­‐‑Claire  le  preguntó.  -­‐‑¡Por  favor,  piensa!-­‐‑   -­‐‑Ayer,  -­‐‑dijo  Miranda.  -­‐‑Ayer  temprano.  Sentí  el  sol  que  entraba  por  arriba.  -­‐‑Como   hicieron  los  fantasmas.  Sus  vidas  estaban  atadas  a  amaneceres  y  puestas  de  sol.   -­‐‑¿Por  qué  no  viniste  y  nos  lo  dijiste?-­‐‑   Miranda  miró  hacia  otro  lado,  y  su  voz  se  hizo  muy  pequeña.  –Debido  que  me   dejaste,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Todos  ustedes  me  dejaron  aquí.  Sola.   Era  difícil  recordar  a  veces  lo  joven  que  era,  hasta  que  dijo  algo  así.  –Estabas   enfurruñada.-­‐‑   -­‐‑¡No,  yo  no  lo  estaba!-­‐‑   -­‐‑Mir.-­‐‑   Sus  hombros  se  levantaron  y  cayeron,  sólo  un  poco.  -­‐‑Tal  vez.-­‐‑   -­‐‑Miranda,  si  los  del  Sol  Naciente  deciden  destruir  la  casa.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Me  voy  con  ella,  -­‐‑dijo  Miranda,  y  se  encontró  con  los  ojos  de  Claire  de  nuevo.     -­‐‑¿Tu  crees  que  no  lo  sé?  Pero  los  vampiros  no  están  aquí  para  ayudarte  a  hacer   nada  ahora.  ¿Cómo  se  van  a  detener?  -­‐‑   -­‐‑No  lo  sé  todavía,  pero  lo  haremos,  -­‐‑dijo  Claire.  Oyó  la  fuerza  de  su  voz,  y  la   sorprendió.  -­‐‑Lo  haremos,  y  eso  significa  tu,  también.  No  más  mal  humor.  Vamos  a   necesitar  tu  ayuda.  -­‐‑   Miranda  asintió.  -­‐‑Dime  lo  que  puedo  hacer.-­‐‑   -­‐‑Vamos  a  tener  una  reunión  en  la  planta  de  abajo,  ahora  mismo.  Y  supongo  que   tenemos  que  decirle  a  Eve  que  fuera  su  misión  suicida,  si  quiere  tener  una  casa   para  volver  más  tarde.  -­‐‑   -­‐‑Ella  no  va  a  ser  feliz,  -­‐‑señaló  Miranda.   Hombre  se  quedara  justo  por  eso.  

                                                                                                                               CUATRO       Eve  fue,  por  decirlo  suavemente,  molesta,  hasta  el  punto  de  que  Claire  pensó  por   un  segundo  que  iba  a  pegarle  a  alguien,  probablemente  a  la  misma  Claire  y  largarse   por  la  puerta.  Pero  ella  era  también    residente  de  la  Casa  de  Cristal,  y  sabía  lo  que   estaba  Miranda  diciendo.  Sabía  el  peligro.   -­‐‑¿No  estás  haciendo  esto  soló  para  mantenerme  aquí?-­‐‑Preguntó  ella,  todavía  de  pie   en  la  puerta  trasera  con  su  mochila  en  su  hombro.  Miranda  cambió  y  parecía   asustada,  pero  Claire  le  puso  una  mano  en  el  hombro  para  mantenerla  estable.     -­‐‑Oh,  relájate,  chica,  yo  no  te  voy    a  morder.  ¿Es  realmente  muy  grave?  ¿Podrían   tratar  de  destruir  nuestra  casa?  -­‐‑La  última  fue  dirigida  a  Claire,  y  a  Shane,  de  pie   en  el  otro  lado  de  la  habitación.  Shane,  con  los  brazos  cruzados,  se  encogió  de   hombros.   -­‐‑¿Podemos  darnos  el  lujo  de  pensar  que  no  lo  es?  -­‐‑le  preguntó.  -­‐‑Mira,  Claire  tenía   todo  listo  para  ir.  La  ballesta  preparada  y  todo.  Pero  tu  sabes    que  esto  es  más   importante.  Esta  casa,  -­‐‑Él  se  quedó  en  silencio  por  un  segundo,  mirando  hacia   abajo  a  sus  pies.  -­‐‑Esta  casa  es  nuestra  casa.  Y  tenemos  la  responsabilidad  de   mantener  su  seguridad,  por  Michael.  Si  ellos  van  a  volver  aquí,  entonces  hay  que   asegurarse  de  que  reciben  una  pelea  cuando  lo  hagan.  Tu  sabes  que  es  verdad,  Eve.   Luchamos  por  los  demás,  y  luchamos  por  esta  casa.  Contra  los  vampiros,  los  seres   humanos,  cualquiera  y  todo  el  mundo.  Eso  es  lo  que  siempre  ha  sido.  -­‐‑   Eve  dejó  escapar  un  largo  y  lento  suspiro,  cerró  los  ojos  y  asintió.   Sus  hombros  se  hundieron,  y  dejó    la  mochila  resbalar  pesadamente  en  el  suelo.     -­‐‑Michael  nunca  me  perdonaría  si  nos  arrastramos  fuera  a  rescatarlo  y  volvemos  a   un  agujero  humeante  en  el  suelo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  eso  no  significa  que  me  tenga  que   gustar.-­‐‑   -­‐‑No  serías  Eve  si  lo  hicieras,-­‐‑Shane  le  aseguró.  -­‐‑Vamos,  un  poco  de  planificación  de   la  defensa  del  perímetro  te  animará  lo  suficiente,  lo  prometo.  Incluso  te  dejaré   mantener  el  lanzallamas.-­‐‑   Claire  se  volvió  hacia  Miranda  y  le  dijo:  -­‐‑¿Crees  que  eres  lo  suficientemente  fuerte     ahora  como  para  salir  otra  vez?  -­‐‑   Miranda  asintió  con  entusiasmo,  con  entusiasmo  que  estaba  casi  saltando   en  su  lugar.  -­‐‑¿Qué  quieres  que  haga?-­‐‑   -­‐‑Necesito  que  hagas  un  poco  de  trabajo  de  espionaje  para  nosotros,  -­‐‑dijo  Claire.     –Ya  que  eres  tan  buena  en  ser  invisible.  La  Fundación  del  Sol  parece  estar  detrás   de  todo  esto  de  la  renovación  urbana  que  tenemos,  por  lo  que  les  sería  posible   hacer  un  plan  de  demolición,  también,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑Supongo.-­‐‑   -­‐‑Ve  a  su  sede  y  busca  si  hay  algo  que  puedas  encontrar  que  nos  diga  cuándo   planean  derribar  la  casa.-­‐‑   Eso  hizo  que  Miranda  diera  un  paso  atrás.  -­‐‑No  puedo.-­‐‑   -­‐‑Tu  acabas  de  decir….-­‐‑   -­‐‑¡No  puedo!-­‐‑Miranda  gritó  sobre  ella,  y  luego  su  voz  se  convirtió  casi  en  un   susurro.  -­‐‑Lo  he  intentado,  ¿de  acuerdo?  No  puedo  acercarme  a  él.  Me  duele,   y  me  pongo….  me  desmorono.  Es  como  si  no  hubiera  aire  allí.  No  puedo  entrar-­‐‑   Ella  estaba  temblando,  solo  de  pensarlo,  Claire  puso  su  brazo  alrededor  de  la  chica.   Su  piel  se  sentía  fría  bajo  la  palma  de  Claire,    cogió  la  manta  de  la  parte  posterior   del  sofá  y  la  coloco  sobre  los  hombros  de  Miranda.  Estoy  tratando  de  calentar  a  un  

fantasma.  Lo  que  parecía  tonto  una  vez  que  pensabas  en  ello,  pero  aún  así,    la  chica   estaba  fría,  y  se  angustió.   -­‐‑Así  que,  obviamente,  Miranda  no  va  a  ser  capaz  de  hacer  nuestro  trabajo   detectivesco  para  nosotros,  -­‐‑dijo  Eve.  Uuhh,  cuestionable  ¿No  estaremos   exagerando?¿No  acaban  de  terminar  de  pintar  nuestra  casa?  ¿Por  qué    decidirían   derribarla  después  de  todo  ese  trabajo?  -­‐‑   Miranda  levantó  la  mano  lentamente.  -­‐‑Sé  que  uno,  -­‐‑dijo.-­‐‑La  gente  que  estaba  aquí,   los  que  hicieron  toda  la  pintura  y  otras  cosas.  .  .  fue  desde  el  Ayuntamiento.  La   nueva  alcaldesa  estaba  con  ellos.  Fueron  los  del  Sol  Naciente  los  que  se  molestaron   porque  yo  les  eche  fuera  de  la  casa  cuando  trataban  de  entrar.  Y  son  los  de  la   Fundación  los  que  quieren  destruir  la  casa.  No  es  la  alcalde.  Yo  creo  que  le  gusta  la   casa.-­‐‑   -­‐‑Y  si  vamos  a  ver  a  la  alcalde,  -­‐‑dijo  Eve.  –Y  consigue  detener  a  Fallon.-­‐‑   -­‐‑¿De  verdad  crees  que  puede?  -­‐‑Preguntó  Shane.  -­‐‑Me  gusta  Ramos,  pero  estamos   hablando  de  Fallon.  Él    maldito  cazador  de  vampiros.  Los  de  la  Fundación  estaban   matando  gente  en  Boston,  yo  no  creo  que  pierdan  el  tiempo  aquí,  tampoco.  Si  la   alcalde  va  en  contra  de  los  de  la  Fundación,  la  alcalde  no  va  a  vivir  a  través  de  su   expresión.-­‐‑   Fue  una  deprimente  verdad,  pensó  Claire.  -­‐‑Tenemos  que  averiguar  si  tienen  planes   reales  para  derribar  nuestra  casa,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Por  el  bien  de  Miranda,  si  no  es  por  otra   cosa,  no  se  puede  ejecutar.  Ella  no  puede  sobrevivir  si  la  Casa  de  Cristal  se  va.  -­‐‑Eso   fue  una  pesadilla  que  todos  sentían  en  sus  huesos.  Ellos  habían  visto  lo  que  le   sucedió  a  Michael  cuando  la  casa  se  incendió.  Él  se  habría  quemado  con  ella.-­‐‑   -­‐‑Puedo  ir  al  Ayuntamiento,  se  ofreció  Miranda.  -­‐‑Jenna  podría  llevarme  allí.  Puedo   ver  si  tienen  algo  en  el  archivo.  ¿Tal  vez  haya  un  permiso?  A  ellos  parece  que  les   gustan  los  permisos  y  las  cosas.  Incluso  tenían  una  para  arreglar  el  exterior  de  la   casa.  -­‐‑Por  Jenna,  ella  se  refería  a  Jenna  Clark,    recién  llegada  a  Morganville,  fue  una   vez  anfitrión  de  la  demostración  de  la  realidad  después  de  la  Muerte.  Una  psíquica   genuina,  una  que    agitó  a  los  persistentes  fantasmas  de  Morganville  que  se   mostraron  sólidos    con  su  llegada.  .  .  y  había  terminado  enseñando  a  Miranda  como   sobrevivir  fuera  de  las  restricciones  de  la  Casa  de  Cristal.   -­‐‑¿Jenna  no  dejó  la  ciudad?-­‐‑Claire  se  sintió  extrañamente  sorprendida  por  eso;   había  pensado  que  Jenna  se  habría  movido  después  de  darse  cuenta  del  peligro     que    representada  Morganville  constantemente.  Ella  no  tuvo  que  quedarse.  -­‐‑¿Por   qué  haría  eso?-­‐‑   -­‐‑Ella  comenzó  a  salir  con    este  tipo,  -­‐‑dijo  Miranda.  -­‐‑Rad,    el  mecánico.  Y  creo  que  a   ella  le  gustaba  aquí.  Se  compró  una  casa  y  todo.-­‐‑   -­‐‑Entonces,  ¿podrías  ir  a  casa  de  Jenna  y  ver  si  ella  te  llevaría  a  la  Alcaldía?  Pero  ten   cuidado.  No  te  dejes  atrapar,  hagas  lo  que  hagas.  -­‐‑Miranda,  después  de  todo,  podía   volverse  invisible.  .  .  pero  Jenna  no  podía.  El  plan  tenía  la  seguridad  añadida  de  que   Jenna  conducía,  por  lo  que  habría  una  salida  rápida  muy  útil  en  caso  de  que  algo   saliera  mal.  Y  a  partir  de  la  experiencia  de  Claire  con  Morganville,  las  cosas  salían   mal.  Frecuentemente.   Miranda  asintió.  Ella  había  ido,  en  pocos  momentos,  de  una  asustada  niña  a  una   mujer  joven  y  valiente  con  confianza.  Hizo  a  Claire  sentirse  triste,  nunca  volvería  a   ver  a  Miranda  verdaderamente  crecer,  la  niña  estaba  pegada  a  la  edad  que  ella   tenia  ahora,  incapaz  de  moverse  hacia  adelante  en  muerte  o  hacia  atrás  en  forma   humana.  Pero  por  lo  menos  era  consciente  y  al    menos  en  su  mayoría  vivía,  

aun  cuando  su  vida  llegó  con  cadenas  y  restricciones.  Y  por  primera  vez  en  su  vida,   Miranda  parecía.  .  .  feliz.  Estresada,  en  este  momento,  pero  feliz  de  que  la  quisieran,   que  valía  la  pena,  y  ser  parte  de  la  pandilla  de  la  Casa  de  Cristal.   Ponerla  en  riesgo  había  sido  una  decisión  difícil,  y  Claire  se  sentía  culpable  por  ello,   pero  también  sabía  que  tenía  que  hacerlo.   Claire  había  estado  en  peligro  con  regularidad,  desde  el  primer  día  que  pisó  dentro   de  estas  paredes,  eso  era  parte  de  lo  que  significaba  vivir  aquí.  Parte  de  estar  con  la   gente  que  se  preocupaba  lo  suficiente  como  para  asumir  riesgos.   -­‐‑¿Puedes  llegar  a  Jenna  por  tu  cuenta?,  -­‐‑preguntó  Claire.   -­‐‑Yo  creo  que  sí.-­‐‑   -­‐‑Está  bien,  entonces,  ve.  Vamos  a  empezar  a  hacer  que  la  casa  sea  segura  mientras   estás  fuera.-­‐‑   -­‐‑Bien,  -­‐‑dijo  Miranda,  -­‐‑porque  me  encanta  la  casa.  Les  amo  chicos,  también.  -­‐‑Ella   miró  a  Claire  cuando  lo  dijo,  y  Claire  la  abrazó  con  fuerza.  La  niña  se  sentía  fría  y   huesuda,  pero  muy  real.   -­‐‑Sé  fuerte,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Vuelve  pronto.  Voy  a  llamar  a  Jenna  para  dejarle  saber  que  estás   en  camino  su  casa.-­‐‑   Eve  abrazó  a  la  chica,  también.  Shane  no,  pero  Miranda  era  tímida  a  su  alrededor,  y   siempre  lo  había  sido.  Ella  asintió  con  la  cabeza,  y  él  asintió  con  la  cabeza  hacía   atrás  en  esa  forma  de  tipo  duro  lacónico,  y  entonces  ella    justo.  .  .  se  fue.   Disuelta  en  el  aire.   Inquietante,  no  importaba  cuántas  veces    lo  había  visto  suceder.   Claire  cogió  el  teléfono  de  la  casa,  que  aún  funcionaba,  a  pesar  de  que  ella  no  se   imaginaba  a  ninguno  de  ellos  molestándose  con  las  facturas  por  un  tiempo  y  ahora   marco  el  teléfono  móvil  de  Jenna,  que  habían  garabateado  en  la  pared  al  lado  del   teléfono  con  un  rotulador  de  grasa.  Era  una  versión  desordenada  de  una    lista  de   contactos  pero  que  funcionaba  en  un  apuro.  Le  explicó  a  la    mujer  cuando  ella   respondió  y  Jenna  parecía  dispuesta  a  ayudar.   Colgó  el  teléfono  y  se  volvió  hacia  los  otros  dos.  -­‐‑¿Y  bien?-­‐‑preguntó  ella.  -­‐‑¿Y  ahora   qué?-­‐‑   -­‐‑¿Las  minas  terrestres  en  los  macizos  de  flores,  -­‐‑preguntó  Shane.  -­‐‑Además,   podemos  sustituir    la  valla  con  alambre  de  púas.  Tal  vez  electrificada.   -­‐‑Sé  serio.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  crees  que  yo  no  ….?-­‐‑   Claire  puso  los  ojos  y  miró  a  Eve.  -­‐‑¿Y  tú?-­‐‑   -­‐‑¿Cuál  es  la  forma  más  fácil  de  derribar  una  casa  como  ésta?-­‐‑Eve  preguntó.  Era  una   pregunta  y  sorprendentemente  práctica  y  escalofriante    cuando  Claire  pensó  en   ello.   -­‐‑Fuego,  -­‐‑dijo.  Se  había  intentado  antes.  La  Casa  de  Cristal  era  de  madera  vieja,  y  sin   embargo  se  había  convertido  en  algo  vivo,  consciente  de  sí  misma,  pero  no  podía   controlar  lo  inflamable  que  era.  No  por  mucho  tiempo,  al  menos.  La  estructura  de   madera  vieja,  los  huesos  de  ella,  era  su  eslabón  más  débil.  –Si  ellos  no  quieren  traer   un  equipo  de  construcción  conjunto  hasta  aquí  para  hacer  una  demostración  del   lugar,  ellos  sólo  le  prenderán  fuego.  Incendio  premeditado.   Eve  asintió.  -­‐‑Podemos  rociar  retardante  de  fuego  en  la  casa.  No  se  dónde   podríamos  conseguirlo,  sin  embargo.  -­‐‑   -­‐‑Rad  tiene  algunos,  -­‐‑dijo  Shane,  en  un  tono  mucho  más  serio  que  antes.  Cuando   miraron,  se  encogió  de  hombros.  –A  mi  amigo  le  gusta  prenderse  fuego.  Él  está  

entrenando  para  ser    doble  en  películas  de  acción  desde  que  renunció  a  sus  mixtos   sueños  de  artes  marciales.-­‐‑   -­‐‑Yo  sabía  que  ese  tipo  estaba  loco,  dijo  -­‐‑Eve.  -­‐‑Está  bien,  entonces,  secuestra  el   alijo  de  Rad.  ¿Qué  más  necesitamos?  -­‐‑   -­‐‑Extintores,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Eso  debería  ayudar  con  todo  el  riesgo  de  incendio.  No   estoy  segura  de  cómo  nos  defendemos  contra  un  buldócer,  sin  embargo,  si  se   deciden  a  tocar  toda  la  casa  .  –Ella  levantó  un  dedo  cuando  Shane  abrió  la  boca.  -­‐‑No   digas  lanzallamas,  ni  nada  que  ver  con  la  dinamita.  -­‐‑Él  la  cerró  sin  hablar.   -­‐‑Necesitamos  saber  qué  es  exactamente  lo  que  están  planeando  hacer,-­‐‑Eve   dijo,  y  tomó  una  respiración  profunda.  -­‐‑Voy  a  ir.-­‐‑   -­‐‑¿Cómo  piensas  encontrar  algo  por  ahí?¿  Con  el  poder  de  su  genialidad?,  -­‐‑preguntó   Shane.  -­‐‑No  estoy  haciendo  luz  de  su  genialidad.  Pero  carece  de  la  potencia  de   frenado  de,  por  ejemplo,  a  0.357.-­‐‑   -­‐‑No  todos  nosotros  tenemos  armas,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Algunos  de  nosotros  tenemos   encanto.-­‐‑   En  la  forma  en  que  lo  dijo  hizo  que  la  piel  de  Claire  se  contrajera  y  erizara,  y  dirigió   una  mirada  a  su  mejor  amiga.  -­‐‑No,-­‐‑dijo  ella.   -­‐‑Ni  siquiera  lo  pienses.-­‐‑   -­‐‑Ni  siquiera,  ¿que?-­‐‑   -­‐‑Vas  a  sacarte  un  loco  plan  de  debajo  del  sombrero,    ¿Hacer  que    Fallon  te  diga  que   va  a  hacer  con  la  Casa  de  Cristal?     -­‐‑¿Por  qué  no?  Cree  que  soy  una  niña  histérica.  Me  trata  como  si  fuera  una  muñeca   de  porcelana  ,  -­‐‑dijo  Eve.  Ella  había  tomado  uno  de  los  palillos  afilados  de  su  cabello   y    raspaba  de  manera  inquieta  la  madera  de  la  mesa  con  él.  La  mitad  de  su  peinado   descuidado  bajó.  -­‐‑¿Crees  que  no  puedo  encantarle,  sacarle  esa  información,  y  hacer   que  deje  ir  a  Michael    al  mismo  tiempo?  -­‐‑   -­‐‑Creo  que  conseguirás  que  te  maten,  -­‐‑dijo  Shane  silenciosamente.  –O  algo  peor.-­‐‑   -­‐‑¿Qué    peor?-­‐‑   -­‐‑No  sé,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  estos  chicos  son  el  peor  tipo  de  hijos  de  puta.  Los  que  parecen   que  son  agradables,  educados  y  amables  y    que  hacen  todo  por  las  razones   correctas.  Los  que  te  hacen  sentir  que  eres  un  villano  por  no  estar  de  acuerdo  con   ellos.  Y  no  sé  lo  que  Fallon  es  realmente  capaz  de  hacer.  ¿Y  tu?  -­‐‑   Tenía  razón,  y  era  preocupante.  Eve  frunció  el  ceño,  pero  no  le  discutió.  Ella  soló   arrancó  el  otro  palillo  de  su  cabello,  trenzado,    se  retorció  el  pelo  otra  vez  y     apuñalo      los  palos  a  través  de  él  de  nuevo  para  volver  a  sostenerlo  para  arriba.   Parcialmente.  El  ceño  fruncido  se  quedó,  y  la  mirada  pétrea  en  sus  ojos,  el  tema   estaba  cerrado.  No  iba  a  discutir,  pero  no  iba  tampoco  a  cambiar  de  opinión.   Claire  suspiró.  -­‐‑Por  mucho  que  me  encanta  escuchar  a  los  dos  y    ofenderse   entre  sí  durante  todo  el  día,  tenemos  problemas  reales  que  resolver.  Voy  a   conseguir  extintores,  y  cuando  vuelva,  Shane,  tu  puedes  ir  a  buscar  el  material   ignífugo  de  Rad.  Eve  -­‐‑Ella  vaciló,  luego  negó  con  la  cabeza.  -­‐‑Lo  que  vas  a  hacer,  yo   sé  que  no  podemos  pararte.  Pero  ten  cuidado.  Somos  un  911  de  texto  de  distancia,   y  no  dudamos  que  gritaras  por  ayuda  si  empieza  a  parecer  en  lo  más  mínimo  raro.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,-­‐‑dijo  Eve.  Levantó  la  mochila  al  hombro.  –Lo  hare.-­‐‑   Shane  no  pudo  resistirse  a  replicar.  -­‐‑Pensé  dijiste  que  no  todos  nosotros   necesitábamos  armas.-­‐‑   -­‐‑Yo  no  las  necesito,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Pero  no  estoy  loca,  tampoco.  Cabrón.-­‐‑   Ella  cerró  la  puerta  detrás  de  ella,  y  Claire  respiró  profundamente  mientras   cerraba  los  ojos  con  Shane.  

-­‐‑Supongo  que  no  hay  posibilidades  de  volver  a  la  cama,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Por  qué  estar  en  la   cama  esta  mañana.  Eso  fue  muy  agradable.  –Sonaba  quejumbroso.  Ella    estaba   absolutamente  de  acuerdo  con  eso.   Se  acercó  a  él  y  le  dio  un  beso  y  se  sentía  dulce  y  cálido,  rayando  en  caliente,    incluso  un  poco  desesperado.  -­‐‑Más  tarde,  -­‐‑le  prometió.  -­‐‑Voy  a  buscar  los   extintores  de  incendios.  No  debería  tomar  mucho  tiempo,  así  que  por  favor  trata   de  no  meterte  en  ningún  problema  hasta  que  vuelva.-­‐‑   -­‐‑Hay  momentos  en  que  me  gustaría  que  fueras  un  poco  menos  práctica,  ¿sabes   eso?  -­‐‑   -­‐‑Dios,  -­‐‑suspiró.  -­‐‑Yo  también.-­‐‑   La  división  entre  Shane  y  Eve  se  sentía  raro.  Eve  había  tomado  el  coche  fúnebre,   dejando  a  Claire  de  repente  preocupada  por  cómo  iba  a  transportar  un  montón  de   extintores    a  casa    de  la  tienda  de  Morganville  una  imitación    de  las  Home  Depot.   Pero  Shane,  en  el  último  minuto,  salió  corriendo  y  volvió  con  un  juego  de  llaves  del   coche  y  una  nota.  -­‐‑Aquí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ve  a  ver  a  Rad.  El  tiene  mi  coche  a  tiempo   compartido  en  su  parqueo.  Dile  que  iré  más  tarde  por  las  otras  cosas,  para  que   pueda  conseguir    todo  junto.-­‐‑   -­‐‑¿Estás  seguro  de  que  en  realidad  me  va  a  dar  el  coche?-­‐‑   -­‐‑No  dejes  que  te  diga  la  mierda    de  que  le  debo  dinero.  Yo  no  le  debo.  El  acuerdo  es   que  puedo  tener  el  auto  cuando  lo  quiero,  y  él  conduce  cuando  no  es  así.  Es  la   forma  en  que  acordamos  por  todo  el  material  extra  que  puso  en  el.  Pero  ten   cuidado.  Es  un  coche  potente,  señorita.-­‐‑   -­‐‑Es  curioso,  -­‐‑dijo,  en  un  tono  que  indicaba  que  no  lo  era,  y  le  besó  rápidamente  en   su  camino  a  la  puerta.   Corrió  una  parte  del  camino,  sólo  para  disfrutar  del  ejercicio  y  le  extraño  el  hecho   de  que  las  personas  estaban  en  el  césped,  diciendo  hola,  sonriendo  y  alegres.   Morganville  siempre  había  sido  emocionante,  pero  no  se  podía  decir  que  siempre   había  sido  amable,  y  esto  era  un  cambió  inesperado  agradable.  Cuando  se  detuvo,   sin  aliento,  ella  terminó  hablando  con  el  cartero  que  entrega  el  correo,  y  un  par  de   extraños  que  pasaron.   Al  igual  que  una  ciudad  normal.  Lo  cual  era  lo  que  no  era  normal.   Voy  a  arruinar  esto,  pensó,  y  la  horrible  sensación  se  extendió  a  través  de  ella  otra   vez,    el  conocimiento  terrible  que  incluso  si  lo  que  estaba  haciendo  se    sentía  bien,     podría  ser  muy  mal.  Pero  no  podía  .  .  .  no  hacer  nada.   Tal  vez  no  había  derecho,  pero  sabía  una  cosa:  dejar  la  victoria  a  la  Fundación  del   Sol  tenía  que  ser  la  peor  de  las  dos  opciones  malas.   La  Tienda  de  motocicletas  de  Rad  también    tenía  un  taller  mecánico.  Las   bicicletas  que  vendía  eran  generalmente  tuneadas  y  personalizadas,  aunque   tenía  unos  modelos  básicos  para  los  consumidores,  y  en  el  fondo    tenía  una  fila  de   autos  en  varios  estados  de  deterioro,  y  unos  pocos  que  se  mantenían  bajo  cubiertas   de  polvo.   Uno  de  ellos,  Claire  sabía,  era  el  de  Shane.  Su  tiempo  compartido,  como  a  él  le   gustaba  llamarlo.  Reconoció  la  forma  bajo  la  cubierta  de  lona.   Rad  estaba  sentado  detrás  de  su  escritorio  maltrecho  en  la  oficina,    con  los  pies   levantados,  y  gafas  de  sol.  Era  un  tipo  enorme,  tatuado  y  los  brazos  desnudos   para  mostrarlos,  y  con  las  gafas  bloqueando  sus  ojos  se  veía  exactamente  lo   contrario  de  todas  las  caras  amables  que  ella  había  visto  venir  aquí.   Antiguo  Morganville  en  la  carne.  Él  le  dirigió  una  inclinación  de  cabeza,  puso  las   botas  en  el  suelo,  y  le  dijo:  -­‐‑Oye,  Claire.  Cuánto  tiempo  sin  verte  por  aquí.  -­‐‑  

-­‐‑No  mucho.-­‐‑   -­‐‑Eso  parecía.-­‐‑Se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Mucho  ha  cambiado  desde  que  te  fuiste   la  ciudad,  y  eso  es  un  hecho.-­‐‑   -­‐‑No  tanto  para  vuestra  suerte.-­‐‑   -­‐‑Veo  lo  que  has  dicho,  con  el  juego  de  palabras,-­‐‑dijo,  y  cruzó  los  brazos.  -­‐‑Nunca  me   gustaron  los  malditos  vampiros,  y  me  alegro    ver  que  se  han  ido.  Nunca  he  hecho   ningún  secreto  de  ello.  La  nueva  administración  parece  que  sabe  lo  que  tiene  que   hacer.  -­‐‑Ella  sintió,  que  él  estaba  tratando  de  averiguar  dónde  estaba.  Ella  no  tenía     inclinación  a  debatirlo    ni  tiempo.   -­‐‑Sólo  vine  a  recoger  el  coche  de  Shane,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Él  me  dio  las  llaves.-­‐‑   -­‐‑Él  todavía…-­‐‑   -­‐‑También  dijo  que  te  dijera  que  no  te  debe  nada,  así  que  no  lo  intentes.  -­‐‑   Ella  le  entregó  la  nota  y  el  la  leyó;  mostró  sus  dientes  brevemente,  y  eran   sorprendentemente  rectos  y  limpios.  -­‐‑Sí,  está  bien,  no  se  puede  culpar  a  un  hombre   por  tratar  de  hacer  dinero.  Tiene  alrededor  de  medio  tanque,  el  de  la  izquierda,  por   lo  que  es  bueno  para  ti.  Quitaré  la  cubierta  para  ti.     -­‐‑Shane  pasara  más  tarde,  -­‐‑dijo.  –Ah  él,  tiene  que  pedirte  prestado  el  aislante  de   fuego.  Bueno,  no  pedirte  prestado  tanto  como  tal  vez  usarlo  todo.  Pero  te   paguemos  de  vuelta.-­‐‑   -­‐‑Oh,  eso  suena  genial.  No  puedo  esperar  a  tener  esa  conversación.  Ya  sabes,  cada   vez  que  tengo  algo  que  ver  con  ustedes,    terminó  en  una  pelea  en  algún  lugar  parte   abajo  de  la  línea,  y  yo  estoy  tratando  de  reducir  eso.  El  manejo  de  la  ira  y  toda  esa   mierda.  Oye,  tengo  una  novia  ahora  y  a  ella  no  le  gusta  cuando  me  meto  en   problemas.-­‐‑   -­‐‑¿Le  gusta  cuando  tu  mismo  te  sometes  al  fuego?-­‐‑   Lo  consideró  -­‐‑Buen  punto.  Supongo  que  podría  renunciar  a  la  espuma.  ¿Qué   quieres?  -­‐‑   -­‐‑Me  gustaría.  .  .  Prefiero  no  decírtelo.  Te  lo  prometo,  no  estamos  buscando     pelea,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero  la  gente  puede  venir  por  nosotros,  y  tenemos  que   a  luchar,  ¿no  es  así?  -­‐‑   -­‐‑Claro,-­‐‑Rad  estuvo  de  acuerdo.  -­‐‑No  hay  crimen  en  eso.  Algunas  de  mis  mejores   peleas  fueron  en  defensa  propia.-­‐‑   Él  flexionó  sus  músculos  un  poco,  pero  no  fue  tanto  como    si  estuviera  tratando  de   mostrarlos,  más  bien  sólo  estaba  recordando  los  buenos  tiempos.  Claire  supuso   que    Rad  tendría  una  lista  de  sus  diez  mejores  peleas.  Ella  en  realidad  se   sorprendería  si  Shane  no  lo  hiciera,  también,  y  si  en  algunas  de  ellas  no  coincidiría   con  la  lista  de  Rad,  sólo  que  en  lados  contrarios.   -­‐‑Está  bien,  guardaré  mi  rencor  contra  Shane,  no  contra  ti.  Eres  muy  bonita,  de   todos  modos.  Vamos  a  llevarte  a  el  coche.-­‐‑   La  llevó  a  la  parte  de  atrás,  que  era  un  montón  de  tierra  seca  y  agrietada  con  las   malas  hierbas  que  luchaban  ocasionalmente  por  asomarse  a  través  de  el  duro   suelo,  las  malezas  parecían  tan  secas  como  la  suciedad  que  se  abría  paso.  La   mayoría  tenía  fresas,  así  que  Claire  tuvo  la  precaución  de  evitar  en  la  medida  que   pudo  de  ayudar  a  Rad  a  desatar  la  cubierta  y  doblarla  de  nuevo  quitando  el  polvo   de  fondo,  cerrando  sus  broches  de  presión  hasta  dejarlo  en  un  cuadrado  perfecto   que  él  se  puso  bajo  el  brazo.   Dio  un  paso  atrás  para  admirar  el  coche.  -­‐‑Me  encanta  esta  maldita  bestia,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Tu   novio  tiene  un  maldito  buen  gusto  para  el  volante.-­‐‑  

Era  un  coche  con  músculo  de  algún  tipo,  todo  de  color  negro  mate,  con    ruedas  de   salida  asesinas  y  algún  cromo  brillante  aquí  y  allá,  sólo  para  dar  énfasis.   Se  veía  poderoso  e  intimidante.  Claire  se  deslizó  detrás  del  volante  en  el  asiento  de   cuero  brillante  y  tuvo  que  desplazarlo  inmediatamente  hacia  delante  cuatro   muescas  para  que  sus  pies  pudiesen  alcanzar  los  pedales.   Pedales,  en  plural,  triples.  Gas,  freno  y  embrague.  Ella  había  recibido  lecciones  de   conducir  con  caja  de  cambios,  pero    había  sido.  .  .  hacía  un  tiempo.  Había  tenido  a   su  padre  como  entrenador  pacientemente  a  través  de  el  proceso.  Además  eso  había   sido  en  un  bonito,  y  pequeño  coche  dócil,  no    en  el  monstruo    construido  por     Shane.   Ella  respiró  hondo  y  comenzó  a  seguir  los  pasos,  tal  y  como  ella  los  recordaba.   Tanteó  los  cambios,  marcha  atrás,    la  primera,  y  se  estremeció  ante  el  ruido  de  la   caja  de  cambios,  vio  a  Rad  sacudir  la  cabeza  con  tristeza  desde  donde  estaba   apoyado  contra  la  pared.  Eso  tensó  su  resolución,  y  aceleró  rápidamente,  llegando   a  la  segunda  marcha  antes  de  llegar  al  final  del  taller.  Se  movió  con  fuerza     suficiente  para  chirriar  gomas.   Se  sentía  bien.  También  lo  hizo  para  ver  la  expresión  de  sorpresa  en  el  rostro  de   Rad.  Le  dio  un  pequeño  saludo  rápido,  y  alegre  por  la  ventana,    era  arriesgado,   pero  valió  la  pena,  y  ella  estaba  en  tercera  antes  de  llegar  al  final  de  el  bloque,   rugiendo  a  través  de  una  luz  verde  se  dirigió  a  Macom  Hardware.   El  aparcamiento  estaba  lleno,  lo  que  era  un  espectáculo  muy  extraño,  ella   no  recordaba  haber  visto  nunca  un  negocio  con    esa  cantidad  de  clientes  en  la   ciudad,  y  sin  embargo  allí  estaban,  familias  enteras  durante  el  día,  empujando   carritos  en  la  tienda,  charlando  por  sus  teléfonos,    viviendo  una.  .  .  vida  normal.   Encontró  un  lugar  y  apagó  el  motor,  pero  no  se  atrevía  a  salir  del  coche  por  el   momento.  Se  sentía  desplazada,  y  triste.  Si  ella,  Shane,  y  Eve  lograban  la  liberación   de  los  vampiros,  esas  mismas  personas  felices,  sonriendo,  volvería  a  ser   exactamente  lo  que  eran  antes,  con  miedo  y  ansiosos,  con  miedo  a  salir  de  casa  por   nada  soló  por  necesidad,  miedo  de  dejar  que  sus  hijos  corran  y  jueguen.  Asustados   por  una  buena  razón.   ¿Cómo  podía  realmente  querer  llevar  eso  de  vuelta?   Pero  ¿qué  otra  opción  le  quedaba?   Le  llevó  un  buen  tiempo  para  recomponerse,  agarrar  su  cartera,  y  entrar  a  la   tienda.  Ella  consiguió  un  carro  de  compras  de  los  pequeños  que  tenía  tambaleante   la  rueda  izquierda  se  dirigió  a  la  esquina  trasera  de  la  tienda,  donde  se  acordó  de   haber  visto  los  extintores.  No  fue  fácil;  Macom  no    fue  construido  para  el  flujo  de   muchos  clientes,  y  fue  un  poco  como  jugar  a  uno  de  esos  juegos  de  tránsito,  en   donde  un  bloque  tuvo  que  desplazarse  para  el  otro  pasar.  Quince  minutos  y  varias   disculpas  más  tarde,  Claire  finalmente  vio  los  cilindros  de  color  rojo  en  la  esquina,   y  estacionó  su  carro    fuera  del  camino  dentro  de  lo  posible  mientras  los  cargó  en  él.   Había  seis  en  el  expositor,    se  los  llevo    todos.  Junto  a  ellos  había  una  caja  de   aspecto  extraño  con  cosas  ovales,  pero  tenía    las  palabras  granadas  de  supresión   de  fuego  en  él,  y  eso  era  algo  que  ella  pensaba  que  a    Shane  le  encantaría.   No  había  mucho  para  una  línea  de  defensa,  pero  era  más  o  menos  todo  lo  que   podía  ver,  dada  la  limitada  selección  disponible,  aunque  en  un  impulso  cogió  cajas   de  cartuchos  de  sal  de  roca  precargados  para  su  escopeta.  No  es  que  no  le   dispararía  a  alguien  que  tratara  de  quemar  su  casa,  pero  prefería  no    disparar  y   enviar  a  alguien  al  hospital,  o  el  cementerio.  Estas  podrían  ser  personas  que   conocía,  la  gente  que  le  importaba,  y  que  no  podían  ser  su  enemigo.  

Incluso  si  era,  al  menos  por  ahora,  el  villano.   Veinte  minutos  más  para  maniobrar  y    pasar  por  la  caja,  y  luego  otros  cinco  para   cargar  todo  en  el  coche.  Cinco  minutos  más  para  encender  la  bestia  (que  era  como   ella  decidió  llamar  al  coche  de  Shane)  por  las  calles  sorprendentemente  ocupadas   hacia  la  Casa  de  Cristal.   Cuando  llegó  allí,  Shane  estaba  sentado  en  el  porche  en  la  mecedora  descolorida   que  Eve  había  puesto  ahí,  medio  en  broma,  porque  ninguno  de  ellos  eran  personas   de  sentarse  en  el  porche  y  tenía  una  escopeta.   Dos  agentes  de  policía  uniformados  se  encontraban  en  los  escalones.  La  mujer  alta   y  rubia  tenía  su  mano  en  su  arma,  pero  no  la  había  sacado,  su  pareja  masculina,   también  alto,  pero  delgado,  no  se  había  molestado  con  su  arma.  Estaba  apoyado  en   la  barandilla  tratando  de  parecer  casual.   En  eso,  Claire  suponía    estaba  tratando  de  coincidir  con  Shane,  quien  había  abierto   el  cañón  de  la  escopeta,  desarmándolo,  para  limpiarlo.  Olía  el  aceite  para  armas   mientras  aparcaba  la  Bestia  en  el  camino  de  entrada,  y  en  vez  de  descargar  el   coche,  agarró  la  caja  de  cartuchos  de  sal  de  roca  y  caminó  por  el  sendero.  La  mujer   policía  inmediatamente  se  giró  para  mirarla  con  ojos  fríos  y  analíticos  y  una   expresión  en  blanco,  pero  se  hizo  a  un  lado  para  que  Claire  subiera  por  las   escaleras.   -­‐‑Gracias  por  prestarme  el  coche,  -­‐‑dijo,  y  se  inclinó  para  besar  a  Shane  en  la  mejilla   como  si  los  policías  no  estuvieran  allí.  -­‐‑Te  traje  un  regalo.-­‐‑  Varmint.  Redondas.  –   -­‐‑Genial.  Un  montón  de  alimañas  alrededor  en  estos  días.  -­‐‑Abrió  la  caja,  tomó  un   poco  y  comenzó  a  colocarla  en  la  recámara  de  la  escopeta.  Entonces  él  le  dio  la   vuelta  de  golpe  y  la  cargo,  mientras    mirando  a  los  policías.  Bien.  Y  que  se   intensificó  rápidamente.   -­‐‑Lo  siento,  ¿no  creo  recordar  que  nosotros    tengamos  problemas  aquí?  -­‐‑Claire   sonrió  mientras  miraba  como  pudo  al  policía  masculino.  Su  nombre  era  Charlie,   recordó,  Charlie  Kentworth.  -­‐‑Oficial  Kentworth,  ¿cómo  estás?  ¿Hay  algún   problema?-­‐‑   -­‐‑Sólo  queríamos  entrar  un  minuto,  pero  el  señor  Collins  aquí  no  parecía  demasiado   interesado  en  la  idea  ,  -­‐‑dijo  Charlie.  -­‐‑Pensé  que  podría  tener  una  agradable  charla   civilizada,  pero  parece  que  interrumpí  su    limpieza  de  escopeta  semanal.  -­‐‑   -­‐‑Bueno,  ya  sabes,  un  hombre  tiene  que  tener  sus  rutinas,  -­‐‑dijo  Shane.   -­‐‑Anímate,  Charlie,  por  lo  menos  es  sólo    sal  de  roca.  Sólo  va  a  dañar  tu  dignidad.   ¿No  podría  ni  siquiera  romper  la  piel.  -­‐‑Las  sonrisas  que  intercambiaron    fueron     de  desafío  puro,  y  Claire  se  resistió  a  la  tentación  de  poner  los  ojos  en  blanco.   Definitivamente  no  era  el  momento.   -­‐‑Lo  siento,  ¿por  qué  quieres  entrar?  No  es  que  no  amemos  a  los  visitantes,  Oficial   Kentworth.  Es  que  sólo  regresamos  ayer  a  la  ciudad,  y  todavía  me  estoy   acomodando  -­‐‑Ella  cambió  de  marcha  y  miró  a  la  mujer  que  lo  acompañaba.  -­‐‑No   creo  que  nos  hayamos  visto  antes.-­‐‑   Le  ofreció  la  mano,  pero  la  policía  no  se  movió  para  tomarla.   -­‐‑Oficial  Halling  ,  dijo  la  mujer.   -­‐‑¿Ese  es  tu  nombre?-­‐‑Preguntó  Shane.  ¿Oficial?-­‐‑   -­‐‑Es  por  lo  que  usted  está  preocupado.-­‐‑La  mujer  no  había  quitado  la  mano  de  la   culata  de  su  arma,  y  cuando  ella  cambió  de  posición,  los  ojos  de  Claire  se  sintieron   atraídos  por  el  resplandor  del  oro  en  su  cuello:  el  Pin  de  la  Fundación.  -­‐‑Hemos   recibido  un  informe  de  que  usted  mantiene  armas  ilegales  en  su  hogar.  Nos   gustaría  su  permiso  para  llevar  a  cabo  un  registro  en  la  casa.  

-­‐‑Pensé  que  se  emitieron  órdenes  para  cosas  como  esas-­‐‑Shane  dijo,  y  corrió  la  tela   engrasada  que  tenía  sobre  la  escopeta  como  si  no  tuviera  una  sola  preocupación  en   el  mundo,  y  como  que  no  la  tenía,  de  hecho,  con  las  cosas  que  teníamos  dentro  de   la  casa    conseguiría  que  lo  arrestaran.    -­‐‑Quiero  decir,  lo  hicieron  cuando  los   chupasangres  dirigían  las  cosas  por  aquí.  Creí  que  respetaríamos    un  poco  más  los   procedimientos  debido  a  que  los  seres  humanos  son  los  que  están  a  cargo,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑¿Estás  diciendo  que  no  nos  va  a  dejar  entrar?,  -­‐‑Dijo  el  oficial  Halling.  Sus  ojos  eran   de  un  tono  peculiarmente  frío,  azul  tormenta,  y  aunque  no  había  nada  que   mostrara    en  su  lenguaje  corporal  Claire  tuvo  el  presentimiento  de  que  estaba  muy,   muy  enojada.  No  había  manera  de  adivinar  por  qué.  Tal  vez  no  era  más  que  una   persona  enojada,  en  general.   -­‐‑Eso  es  lo  que  estoy  diciendo,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Michael  Glass  posee  esta  casa,  y  desde   que  ha  sido  puesto  en  su  nuevo  enclave  de  lujo,  supongo  que  tengo  que  hacer  lo   que  creo  que  él  querría,  que  es  decir  que  no.  ¿Claire?  -­‐‑   Ella  asintió  con  la  cabeza.  -­‐‑Vuelve  con  una  orden  judicial,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Eso  no  es  mucho   pedir,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo  Halling.  -­‐‑No  lo  es.  Volveremos  pronto.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  ya  sabes  dónde  encontrarnos,  -­‐‑dijo  Shane,  con  una  salvaje  y  dulce  sonrisa,   mientras  se  ponía  la  escopeta  casualmente  en  el  hombro.  -­‐‑Hasta  luego.-­‐‑   -­‐‑Lo  siento  por  las  molestias,  -­‐‑dijo  Kentworth  y  Claire  tuvo  la  sensación  de  que   estaba  avergonzado  por  lo  borde  y  antagónica  de  su  compañera.  –Ustedes  dos.  .  .  Sé   que  suena  a  tópico,  pero  por  favor,  no  salgan  de  la  ciudad.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  lo  haríamos?  Somos  residentes  de  Morganville.  Vivimos  aquí  -­‐‑Dijo  Claire.   Halling  hizo  un  ruido  en  la  parte  posterior  de  la  garganta  que  no  era    del  todo  un   gruñido,  y  tomó  el  camino  de  vuelta  al  coche  patrulla.  Shane  se  sentó  en  la   mecedora,  observándoles  como  si  fuera  a  quedarse  dormido,  aparentando  estar     tan  relajado,  por  lo    menos  hasta  que  el  coche  patrulla  doblo  la  esquina.   Luego  salió  de  la  mecedora  como  si  alguien  le  hubiera  pegado  fuego.  -­‐‑¿Tienes  los   extintores,?,  le  preguntó,  fijando  la  escopeta  a  un  lado.   -­‐‑En  el  coche.  ¿Qué  fue  todo  eso?  -­‐‑   -­‐‑No  tengo  ni  idea,  pero  tengo  el  fuerte  presentimiento  de  que  no  nos  quieren  más   por  aquí,  Claire.  Y  yo  no  sé  por  qué,  porque  somos  tan  encantadores.  -­‐‑   -­‐‑Bueno,  tu  lo  eres,-­‐‑dijo  ella,  y  le  dio  un  beso.  -­‐‑Vamos,  ayúdame  a  llevar  todo  al   interior.-­‐‑   Él  llevó  en  una  brazada  los  extintores,  mientras  ella  se  enganchó  el  último  par  y  la   caja.  Tiraron  el  lote  en  la  parte  frontal  de  la    sala,  levantando  una  tenue  nube  de   polvo  de  los  viejos  cojines  del  sofá,  y  Claire  espantaba  el  polvo,  tosiendo.   -­‐‑Qué…-­‐‑la  atención  de  Shane  estaba  fija  en  la  caja  que    había  puesto  abajo,  y  antes   de  que  pudiera  comenzar  a  responder,  se  volvió  hacía  ella,  mirando    emocionado   como  si  fuera  por  arte  de  magia  la  Navidad.  -­‐‑¿Sabes  qué  es  esto?  ¿Y  tu  si?  -­‐‑   -­‐‑Algún  tipo  de  granada  extraña,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑No  te  emociones  demasiado.   No  creo  que  exploten  o  nada.-­‐‑   -­‐‑Estas  son  excelentes.  Las  armas  y  las  echas  en  el  fuego.  Si  no  es  demasiado  grande,   va  a  explotar  en  un  polvo  que  elimina  al  fuego.  -­‐‑Él  la  agarró  y  la  besó.  -­‐‑Me  trajiste   granadas.  Eres  oficialmente  la  mejor  novia  del  mundo.-­‐‑   -­‐‑Soy  la  novia  más  preocupada  que  nunca,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Debido  a  que  estas    cada  vez  un   poco  demasiado  loco.  ¿Los  policías?  ¿En  serio?  Y  tu  decides  limpiar  la  escopeta   para,  qué,  ¿intimidarlos?     -­‐‑Vamos,  esto  es  Texas  rural.  Las  escopetas  son  tan  normales  como  el  jardín  con  

gnomos.  Además,  ese  aceite  para  armas  realmente  apesta  la  casa.-­‐‑   -­‐‑Lo  mismo  ocurre  con  los  zapatos,  pero  yo  no  veo  que  los  dejes  fuera.-­‐‑   -­‐‑¿Supiste  de  esa  broma  porque  te  lo  escribió    Eve  en  un  texto?  Porque  sonaba  como   ella.  -­‐‑   -­‐‑Me  ha  estado  dando  clases,  -­‐‑dijo  Claire,  y  se  apartó  de  él  un  poco,  porque  estando   tan  cerca  de  él  se  le  hacía  más  difícil  ser  lógica.   Él  tenía  ese  efecto  en  ella.  -­‐‑¿Tenemos  que  poner  algo  en  la  despensa?  -­‐‑La  despensa   era  una  habitación  escondida  junto  a  la  cocina,  detrás  de  los  estantes  de  latas   antiguas.  Era  básicamente  una  habitación,  con  suciedad,  sin  ventanas,  que  había   sido  utilizado  casi  con  toda  seguridad  para  visitar  los  vampiros  de  vez  en  cuando,  o   incluso  para  cosas  menos  sabrosas,  pero  era  lo  suficientemente  segura  para     almacenamiento.   -­‐‑Ahora  que  lo  dices,  tengo  una  bolsa  llena  de  cosas  que  podrían  estar  bien  allí,     -­‐‑estuvo  de  acuerdo.  -­‐‑Sabes,  mi  colección  de  unicornios  brillantes.  Probablemente     ellos  me  llevarían  a  la  cárcel    solo  por  principios  generales.-­‐‑   -­‐‑¡Lo  digo  en  serio!-­‐‑   -­‐‑Yo  también.  Yo  nunca  bromeo  con  los  unicornios  brillantes.  -­‐‑Él    levantó  una  mano   para  detenerla  y  dejar  de  ponerse  nerviosos.  -­‐‑Bueno,  sí,  yo  esconderé  todas  las   cosas  que  hay  que  ocultar.  Dame  quince  minutos  y,  a  continuación,  voy  a  salir  a   tomar  las  cosas  de  Rad.  Sin  embargo,  maldita  sea,  granadas.  No  estoy  seguro  de   que  necesitemos  mucho  más  que  eso.  Incluso  podrían  ser  buenas  armas   defensivas-­‐‑.   -­‐‑Pero  sólo  sale  polvo,  ¿no?-­‐‑   -­‐‑Si  se  lo  tiro  a  alguien  y  le  grito  ¡Granada!  Estoy  dispuesto  a  apostar  que  habrían   patos  de  todos  modos.  Por  lo  menos,  sería  hilarante.-­‐‑   -­‐‑Hasta  que  te  disparen-­‐‑   -­‐‑Bueno.  Si.  Eso  podría  no  ser  tan  divertido.  -­‐‑   Un  beso  más,  y  Shane  estaba  fuera.  Tardó  menos  de  quince  minutos  en  recoger  las   cosas  en  una  bolsa  de  lona  gigante,  que  arrastró  a  la  planta  baja  en  la  cocina.  Lo   oyó  esconder  en  la  sucia  despensa,  y  se  fue  a  verificar  que  no  había  dejado  ninguna   huellas  delatoras  en  el  suelo,  pero  las  había  arrastrado  perfectamente,  y  si  ella     no  hubiera  sabido  de  la  habitación  secreta  nunca  habría  adivinado  que  estaba  allí.   Otro  minuto  y  Shane  se  había  ido  a  conseguir  las  cosas  ignifugas  de  Rad.  Él  le  dijo   con  severidad    que  se  encerrara    saliendo  el,  como  si  ella  pudiera  olvidar,  que   estaban  en  Morganville.  La  Bestia  rugió  al  salir  por  la  calle,  y  un  profundo  silencio   se  apoderó  de  la  Casa  de  Cristal.  Fue  raro  estar  sola  allí,  casi  siempre  había  alguien   más  con  quien  hablar,  o  al  menos  a  tener  en  cuenta  en  otra  habitación.  Pero   parecía  calmada,  tranquila  y  pacífica.   -­‐‑Nosotros  nos  encargaremos  de  ti,  -­‐‑dijo  Claire  a  la  casa,  su  cara  mirando  hacia  el   techo.  Le  dio  una  palmadita  a  la  pared.  -­‐‑No  te  preocupes.  Nosotros  no  vamos  a   dejar  que  te  pase  nada.-­‐‑   El  aire  alrededor  de  ella  inmediatamente  se  calentó,  como  si  hubiera  pasado   un  rayo  de  sol  brillante.  Era  el  equivalente  de  la  Casa  de  Cristal    de  un  abrazo,  y  ella   sonrió  y  levantó  los  dos  primeros  extintores  para  llevarlos  arriba.  Colocó  uno  en  la   habitación  de  Michael  y    Eve,  uno  en  la  suya  propia  y  otro  en  los  extremos  de  la   sala,  y  así  podrían  cubrir  casi  cualquier  cosa  a  partir  de  ahí.  El  resto  los  distribuyó   en  la  planta  baja,  donde  creían  que  cualquier  tipo  de  incendio  sería  

probablemente  donde  comenzaría.  Sus  enemigos  una  vez    habían  intentado   quemar  el  lugar  con  Cócteles  molotov,  y  ahora  ella  se  aseguró  que  ninguna  ventana   estuviera  a  más  de  unos  pocos  pasos  de  un  extintor  de  incendios.   Luego  colocó  las  granadas,  desparramándolas  a  su  alrededor  para    asegurarse  de   que  estaban  a  poca  distancia.   Estaba  llevando  a  cabo  los  últimos    arreglos  cuando  escuchó  el  sonido  nítido   de  pasos  altos,  y  autoritarios,  nada  tentativo  al  respecto.  Definitivamente  no  era   Shane,  y  ella  no  esperaba  ninguna  visita.   Claire  se  deslizó  una  de  las  granadas  extintores  en  su  chaqueta  de  bolsillo  y  bajó   las  escaleras  para  comprobar  por  la  mirilla  de  la  puerta.  El  Oficial  Kentworth   estaba  de  vuelta.  La  Oficial  Halling  estaba  con  él,  y  un  hombre  alto  vestido  de  civil   que  Claire  reconoció  como  el  detective  Simonds.  De  todo  lo  que  había  oído  hablar   de  él,  era  que  era  un  buen  hombre  y  un  buen  investigador.  No  estaba  segura  de  si   esa  última  parte  era  una  buena  cosa  en  este  momento.   Abrió  la  puerta  y  se  aferró  a  ella,  bloqueando  la  entrada.   -­‐‑¿Oficiales?-­‐‑   -­‐‑La  señorita  Danvers,  -­‐‑dijo  el  detective  Simonds,  y  le  dio  una  agradable  sonrisa.  -­‐‑ ¿Te  importa  si  entramos?-­‐‑   -­‐‑No  se  ofenda,  señor,  pero  yo  prefiero  esperar  hasta  que  mis  amigos  estén  de   vuelta  si  no  le  importa.-­‐‑   -­‐‑Sin  ánimo  de  ofender  tomada,  pero  lamento  decir  que  fue  sólo  una  cuestión  de   cortesía.  -­‐‑Le  puso  un  trozo  de  papel  que  sacó  del  bolsillo  de  su  chaqueta  y  se  lo   a  entregó  a  ella.  -­‐‑Se  trata  de  una  orden  de  un  juez  que  nos  permite  buscar  en  la   casa  en  busca  de  armas  ilegales.-­‐‑   Bueno,  no  fue  inesperado,  pero  aún  así  se  sentía  mal.  Claire  tragó  duro,  pero  ella   dio  un  paso  atrás  y  abrió  más  la  puerta  para  ellos.  Cuando  los  tres  policías   entraron,  ella  sintió  la  temperatura  en  el  pasillo  que  comenzó  a  descender.  Tanto   como  los  cálidos  abrazos.  La  casa  estaba  recogiendo    su  inquietud,  y    nunca  le   habían  gustado  huéspedes  no  invitados.   -­‐‑Kentworth,  revise  arriba,  -­‐‑dijo  Simonds.  -­‐‑Halling,  este  piso  y  el  sótano.  Señorita   Danvers,  ¿tú  me  haces  una  taza  de  café  en  la  cocina  y  nos  sentamos  y  hablamos  un   minuto?.  -­‐‑   -­‐‑Claro,  -­‐‑dijo.  El  corazón  le  latía  con  fuerza,  y  esperaba  que  no  pareciera  tan   culpable  como  lo  era.  -­‐‑Sígame.-­‐‑   Lo  condujo  a  través  de  la  sala  de  estar    hacía  la  puerta  de  la  cocina,  y  deseó  haber   agarrado  una  sudadera  con  capucha  para  ponerse  además  de  lo  que  llevaba  porque   la  casa  se  sentía  positivamente  helada  ahora.  Ella  podía  casi  ver    su  respiración.   Simonds,  que  llevaba  una  chaqueta  ligera  adecuada  para  el  sol  caliente  de   Morganville,  estaba  temblando.  -­‐‑Maldita  sea,  -­‐‑dijo.  –¿Estás  segura  de  que  te  gusta   mantener  tanto  frío  aquí.  Sus  facturas  de  electricidad  deben  ser  dementes.-­‐‑   -­‐‑No  realmente,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Creo  que  la  casa  está  realmente  bien  aislada.-­‐‑   Encendió  la  cafetera  y  hizo  todas    las  pequeñas  cosas  necesarias  para  hacer  que  se   fuera.  Esperaron  en  silencio  mientras  resolló  y  coció  al  vapor  y  se  lleno  la  jarra,  y   luego  llenó  dos  tazas,  puso  la  leche  y  el  azúcar  en  la  mesa,  y  se  dosifica  su  propia   taza  en  silencio.   Simonds  tomó  un  sorbo  de  café  negro,  dijo  una  mentira  cortés  acerca  de  lo   bueno  que  estaba,  y  añadió  un  chorrito  de  leche.  Lo  agitó  durante  un  tiempo   excesivo,  y  no  dejaba  de  mirarla.  No  intimidante,  como  Halling,  pero  muy,  muy   observador.  -­‐‑Vamos  a  cortar  por  lo  sano,  Claire,  A  ¿te  llamo  Claire?  -­‐‑Ella  asintió  en  

silencio.  –Morganville  consiguió  un  cambio  de  imagen  durante  su  ausencia,  no  hay   duda  sobre  eso.  Sé  que  hay  un  montón  de  cosas  diferentes  al  respecto,  y  es   probable  que  no  se  sienta  muy  bien  acerca  de  ellos  en  este  momento.  Pero  te   prometo,  que  todo  es  para  mejor.  ¿Usted  me  cree?  -­‐‑   -­‐‑No  realmente,  -­‐‑dijo,  y  tomó  un  sorbo  de  su  propia  taza  con  cuidado.-­‐‑No  confío  en   el  Sr.  Fallon,  y  no  me  fío  de  la  Fundación  de  la  Luz,  tampoco.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  no?,  -­‐‑le  preguntó.  Era  interesante  que  no  llevaba  un  alfiler,  pensó,  pero  el   podría  habérselo  quitado  sólo  para  calmarla  a  ella,  para  darle  falsa  sensación  de   seguridad.  -­‐‑Honestamente,  quiero  saber,  Claire.  No  son  simplemente  brillantes  en   que.-­‐‑   -­‐‑Porque  he  visto  lo  que  son  capaces  de  hacer,  -­‐‑dijo.  -­‐‑El  problema  de  la  lucha  contra   los  monstruos  es  que  puedes  convertirte  en  un  monstruo  y  convencerse  de  que   todo  vale.  El  mal  por  mal.  Lo  he  visto,  señor.  Los  he  visto  asesinar  gente  por  sus   propias  creencias.  Y  no  voy  a  ser  parte  de  eso.-­‐‑   Él  se  quedó  pensativo,  y  grave,  y  se  quedaron  en  silencio  durante  un  momento   antes  de  él  negar  con  la  cabeza.  -­‐‑Yo  no  puedo  hablar  de  eso,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  te  puedo   decir  que  desde  el  momento  que  la  Fundación  del  Sol  llegó  a  Morganville,  tenían  un   plan,  y  ellos  no  hicieron  más  que  ayudar  a  los  necesitados.  Ustedes  dicen  que  están   dispuestos  a  matar,  pero  no  lo  hicieron  ni  siquiera  mataron  a  los  vampiros,  es  un   hecho,  el  Sr.  Fallon  se  aseguró  de  que  fueran  bien  tratados.  Tal  vez  usted  ha  visto   cosas  malas  que  han  hecho,  pero  yo  he  visto  cosas  demasiado  buenas.  Puedo   caminar  por  estas  calles  en  paz.  Eso  tiene  que  contar  para  algo.  -­‐‑   -­‐‑Cuenta,  -­‐‑admitió.  -­‐‑Pero  hay  unos  pocos  cientos  de  vampiros  atrapados  en  ese   Centro  Comercial  a  las  afueras  de  la  ciudad,  y  no  pueden  permanecer  allí  siempre.   ¿Qué  crees  que  los  de  la  Fundación  piensan  hacer  con  ellos  a  largo  plazo?  –   -­‐‑Fallon  dice  que  va  a  asegurarse  de  que  están  a  salvo,  y    yo  le  creo,  -­‐‑dijo  Simonds.  -­‐‑ Mira,  he  trabajado  con  algunos  vampiros,  y  eran  buenas  personas,  bien,  bebedores   de  sangre,  pero  nunca  hicieron  daño  a  nadie.  De  hecho,  con  los  que  yo  trabajaba  a   veces    ponían  sus  vidas  en  peligro  para  salvar  a  la  gente  común.  Sé  que  los   vampiros  no  son  monstruos;  que  pueden  ser  buenos  o  malos,  igual  que  nosotros.   Pero  cierto  es  que  no  es  natural,  y  un  buen  porcentaje  de  ellos  no  tienen  ningún   tipo  de  conciencia.  No  se  puede  discutir  con  eso.-­‐‑   Ella  no  podía.  Sabía  que  muchos  de  los  vampiros  eran  peligrosos;  algunos  eran   francamente  horribles  y  necesitaban  ser  encerrados  para  siempre.   Algunos  eran  egoístas  en  un  grado  sociópata,  y  muchos  de  ellos  no  verían  mucho   mal  con  matar  a  alguien  que  estaba  en  su  camino.  Los  vampiros  no  se  convirtieron   en  vampiros  por  ser  aprensivos.  .  .o  desinteresados.   Pero  eso  no  significaba  que  merezcan  la  muerte.  Y  sospechaba,  no,  realmente,   sabía  que  en  última  instancia,  esa  era  la  respuesta  que  Fallon  tenía.  Muerte.   Liberando  al  mundo  de  los  vampiros  para  siempre  y  todo  lo  sobrenatural,  como  las   Casas  Fundadoras.  Al  igual  que  Miranda.   -­‐‑¿Quieres  un  poco  más  de  café?-­‐‑Preguntó  Claire.  Había  apurado  su  taza   rápidamente.  Simonds  asintió,  su  expresión  todavía  era  ilegible.  Tenía  un  rostro   agradable,  largo  y  delgado,  con  un  tono  de  piel  chocolate    oscuro  particularmente   agradable    y  ojos  marrones  cálidos,  y  en  otras  circunstancias  podría  haber  sido  un   amigo.   Pero  no  ahora.   Ella  llenó  su  taza  otra  vez,  y  se  dio  cuenta  de  que  había  estado  evitando   mirar  a  la  despensa  de  la  cocina.  Ese  fue  probablemente  el  tipo  de  obsequio  

que  estaba  viendo,  pensó,  así  que  ella  puso  la  cafetera  de  vuelta  en  un  segundo   plano,  se  dirigió  a  la  despensa,  la  abrió,  y  salió  con  otra  bolsa  de  granos  de  café.  Ella   lo  puso  en  el  gabinete  encima  de  la  cafetera.   -­‐‑¿Qué  edad  tiene  esta  casa?,  -­‐‑Le  preguntó.  Podía  oír  hurgando  arriba  ahora  a   Kentwort  pasando  por  su  habitación.   Claire  sintió  un  rubor  en  sus  mejillas  enojada,  y  se  dejó  caer  en  su  silla  para  agarrar   la  taza  de  café.  No  le  gustaba  la  idea  de  alguien  hurgando  entre  sus  cosas,  escasas,   como  podría  ser.  Y  ridículamente,  odiaba  la  idea  de  ver  a  alguien    mirando  su  aún   desordenada  cama  donde  ella  y  Shane  habían  pasado  la  noche.  Eso  se  sintió  muy   intrusivo  y  espeluznante.  -­‐‑Esta  es  una  de  las  casas  Fundadoras,  ¿verdad?-­‐‑   -­‐‑Una  de  las  trece  originales,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Creo  que  sólo  algunas  de  ellas  existen  ahora.-­‐‑   -­‐‑Hermoso  lugar,  -­‐‑dijo.  ¿Toda  la  construcción  es  original?-­‐‑   De  inmediato  sintió  como  si  fuera  una  trampa  inminente,  y  se  cubrió  la  pausa  con   un  sorbo  de  café.  -­‐‑No  tengo  ni  idea,  -­‐‑dijo  con  una  sonrisa.  –Yo  no  he  estado  aquí   tanto  tiempo,  ya  sabes.  -­‐‑Sabía  que  la  gente  tendía  a  subestimarla  a  ella  porque  era   pequeña  y  joven,  y  podría  parecer  muy  inocente  cuando  quería.  .  .  y  Simonds  no  la   conocía  muy  bien.   Pero  se  daba  cuenta  de  que  él  no  se  lo  creía,  y  cuando  abrió  la  boca  para   preguntarle  algo  más,  probablemente  algo  mucho  más  intrusivo,  fue  interrumpido   por  la  voz  aguda  de  Halling  por  el    otro  lado  de  la  puerta  de  la  cocina.  -­‐‑¡Detective!   ¡Mejor  venga  a  ver  esto!  -­‐‑   Él  se  puso  de  pie  rápidamente,  la  superficie  agradable  de  él  inmediatamente   desapareció,  lo  que  quedaba  era  un  asunto  serio.  Señaló  hacía  ella.   -­‐‑Quédate  aquí,  -­‐‑dijo,  y  empujó  la  puerta  para  unirse  a  la  Oficial  Halling.  Hubo  una   conversación  apagada.  Claire  trató  de  escuchar,  pero  ella  no  podía  hacer  nada.  .  .  y   luego  oyó  sus  pasos  que  se  acercaban  por  atrás,  ella  se  retiró  rápidamente,  de  pie   junto  a  la  mesa  de  la  cocina.   Simonds  empujó  la  puerta  y  le  hizo  señas  para  que  se  uniera  a  él.  No  le  gustaba  la   mirada  sombría  en  su  cara  en  absoluto.   Halling  había  encontrado  algo  en  el  sótano.  Cuando  Simonds  encabezo  la  marcha    por  las  escaleras  estrechas  en  el  cuarto  de  concreto  frío  donde  guardaban  la   lavadora  y  la  secadora  y  los  estantes  estaban    envueltos  en  polvo  desde   generaciones  atrás,  la  mente  de  Claire  corrió.   ¿Qué  podrían  haber  olvidado?  Shane  y  Eve  fueron  los  dos  conocidos  por  guardar   cosas  y  olvidarse  de  ellas,  ¿Y  si  Shane  había  pasado  por  alto  un  alijo  de  armas  que   él  había  querido  ocultar?  Eso  no  sería  bueno.   Y  entonces  vio  lo  que  Halling  había  encontrado.  No  eran  armas.   Había  un  cadáver  en  el  piso  de  su  sótano.   Fue  uno  de  los  policías  del  Centro  Comercial  que  les  había  dejado  entrar  a  ver  a   Michael.   Había  un  cuchillo  clavado  en  su  pecho,  uno  revestido  de  plata  y  le  parecía  familiar.   Tenían  un  montón  de  esos  en  los  alrededores  de  la  casa,  todos  para  su  uso  como   armas  anti-­‐‑vampiro.  Shane  los  había  bañado  en  plata.   Claire  se  detuvo  en  los  escalones  y  se  agarró  a  la  barandilla,  ella  se  sintió    mareada,   y  de  repente  necesitaba    sentarse  y  respirar.   Parecía  imposible.  Era  imposible.  ¿Cómo  demonios  había  llegado  esté  hombre  aquí,   como  lo  habían  metido  allí,  como  había  sido  asesinado?  Ella  no  lo  había  hecho,  y   ella  sabía  que  ni  Shane  ni  Eve  lo  habían  hecho.  No  se  pudo  tener.  

-­‐‑Él  no  fue  asesinado  aquí.  No  hay  suficiente  sangre,  -­‐‑Halling  dijo,  agachándose   junto  al  cadáver.  Los  ojos  del  hombre  estaban  abiertos    y  cubiertos  con  una   película  gris,    parecía  irreal,  como  un  maniquí  de  tienda  por  departamentos.  -­‐‑Él   lleva  de    muerto  un  par  de  horas,  como  mucho.-­‐‑   -­‐‑Averigüe  cuánto  tiempo  ha  estado  desaparecido,  -­‐‑dijo  Simonds.  –Y  asegúrese  de   que  los  otros  guardias  de  los  vampiros  en  el  Centro  Comercial  están  a  salvo.  ¡Vaya!-­‐‑     Halling  se  dirigió  a  las  escaleras,  y  Claire  salió  a  toda  prisa    de  manera  que  las   piernas  largas  de  la  oficial  la  empujaron  al  pasar.  Se  sintió  enferma  y  sin  peso,   como  si  estuviera  cayendo  en  un  agujero  negro  sin  fin.  ¿Qué  demonios  estaba   pasando?   Sacó  su  teléfono  cuando  Simonds  se  trasladó  a  inspeccionar  el  cuerpo,   Y  en  silencio  envió  un  mensaje  de  texto  a    Shane  para  que  no  volviera  a  casa.  El   envió  un  signo  de  interrogación.  Ella  respondió  con  un  signo  de  exclamación,  y   luego  rápidamente  colocó  el  teléfono  lejos  antes  de  que  Simonds  le  viera.   -­‐‑¿Conoces  a  este  hombre?,  -­‐‑Le  preguntó.  Ella  negó  con  la  cabeza.   -­‐‑Lo  he  visto,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Lo  vi  en  el  Centro  Comercial,  donde  mantienen  a  los  vampiros.   Pero  yo  no  lo  conozco.-­‐‑   -­‐‑¿Cualquier  explicación  de  por  qué  estaría  muerto  en  su  sótano,  señorita  Danvers?     Ella  sólo  pudo  sacudir  la  cabeza.  No  tenía  ni  idea  de  qué  más  decir.  Simonds   suspiró,  se  levantó  y  sacó  su  teléfono  móvil  para  hacer  una  llamada.  Pidió  unidades   adicionales  y  un  kit  de  forense,  Morganville  no  era  lo  suficientemente  grande  como   para  tener  un  equipo  real  de  forense    y  luego  la  miró  a  ella.  Parecía  triste,  pensó.   Pero  no  mucho.   -­‐‑Levántate,  -­‐‑le  dijo.  -­‐‑Vamos  a  el  suelo.-­‐‑   Ella  estaba  poniéndose  de  pie,  pero  en  ese  momento  se  dio  cuenta  de  que  si  dejaba   que  el  la  detuviera,  ella  no  tendría  ninguna  oportunidad  para  limpiar  su  nombre.   Fallon  podría  muy  bien  haber    organizado  este  complot  para    ponerlos  a  todos  en   la  cárcel  y  sacarlos  de  su  camino.   No  podía  correr  ese  riesgo.   -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑dijo  ella.  Metió  la  mano  en  su  bolsillo  y  sacó  la  cosa  redonda.  Tiró  de  la   anilla  y  la  arrojó    por  las  escaleras  hacia  donde  él  se  encontraba.  -­‐‑¡Granada!-­‐‑   Shane  estaba  en  lo  cierto.  Nadie  espera  a  ver  qué  pasa  cuando  oyen  esa  palabra.   Corrió  por  las  escaleras,  y  golpeó  la  puerta  en  la  parte  superior  al  igual  que  hubo   un    sonido  ahogado  abajo.  Ella  miró  hacia  abajo  para  ver  una  nube  de  polvo  de   color  blanco  con  un  espesor  que  se  extiende  sobre  todo,  como  si  acabara  de  arrojar   una  bolsa  gigante  de  harina.  Simonds,  que  se  había  puesto  a  cubierto  en  el  extremo   de  el  sótano  en  cuclillas  detrás  de  un  viejo  congelador,  tosió  y  abanicó  el  aire   cuando  el  polvo  le  cubrió.   Él  estaba  bien.   -­‐‑¡Danvers!,  -­‐‑Gritó,  y  sacó  la  pistola  de  debajo  de  su  chaqueta  cuando  se  limpió  la   cara  para  aclararse  los  ojos.  –¡Quédese  donde  está!-­‐‑   Ella  se  había  comprometido,  así  que  salió  corriendo.   La  casa    cerró  con  llave  la  puerta  del  sótano  para  ella:  se  dirigió  hacia  la  puerta   principal,  pero  escucho  pasos  adelante  de  uno  de  los  otros  policías.  En  realidad  no   importaba  cuantos,  probablemente  le  dispararían  como  sospechosa  que  huía.   Se  estrelló  contra  la  puerta  de  la  cocina,  dirigiéndose  directamente  a  la  entrada   trasera,  que  se  abrió  delante  de  ella,  y  sintió  un  empujón  gigante  a  su  espalda,   como  si  la  casa  en  sí  la  estuviera  empujando  hacia  fuera.  

Ella  sintió  la  bala  pasar  por  ella  antes  de  que  realmente  escuchara  el  disparó.  Era   una  onda  de  choque  pequeña  al  lado  de  su  cintura,  lo  suficientemente  cerca  que   la  hizo  sentirse  quemada.   La  puerta  se  cerró  detrás  de  ella    bien  cerrada  antes  de    el  Oficial  cualquiera  que   fuera  pudiera  hacer  un  segundo  disparó.   Ella  se  cayó  por  las  escaleras  y  giró  sobre  sus  pies,  luego  corrió  para  la  cerca  de   atrás.  Sabía  que  estaba  libre  en  la  esquina,  y  empujó,  entonces  se  escurrió  a  través   de  el  estrecho,  y  sucio  callejón.   Una  señora  que  regaba  las  plantas  en  otro  patio  la  miró  boquiabierta,  y  le  pidió   algo  en  una  voz  aguda  y  urgente,  pero  Claire  no  se  detuvo.   Ella  acababa  de  escapar.   Ella  lo  hizo  hasta  el  final  del  callejón  antes  de  que  un  coche  patrulla  la  bloqueara   con  un  estallido  de  luces  y  un  fuerte  estruendo  de  sirena.  Claire  se  detuvo  en  seco,   dio  marcha  atrás  y  se  volvió  para  huir  de  otra  manera,  pero  fue  cortada,  también.   Un  polvoriento  Detective  Simonds  estaba  a  través  del  agujero  de  la  cerca,  y    tenía   su  arma  apuntando  directamente  a  ella.  -­‐‑Detente,-­‐‑dijo.  -­‐‑Claire,  no  hagas  esto  feo.   Usted  no  tiene  a  donde  ir.  -­‐‑   Estaba  en  lo  cierto.  Sólo  podía  salir  mal  ahora.   Puso  las  manos  en  alto.   -­‐‑Camina  hasta  la  valla.  Apóyate  contra  ella,  con  las  manos  sobre  su  cabeza.-­‐‑   Ella  pensó  que  iba  a  vomitar,  pero  no  lo  hizo,  y  al  menos  le  advirtió  antes  de  poner   sus  manos  sobre  ella  y  comenzó  a  palparla  por  todo  el  cuerpo  para  comprobar  que   no  llevaba  armas.  Ella  respondió  a  sus  preguntas  acerca  de  si  llevaba  armas  ocultas   y  objetos  punzantes  sin  realmente  pensar  lo  que  dijo,  su  mente  estaba  corriendo   en  una  falta  de  definición  cegadora,  y  pensó  que  probablemente  sólo  la  separaban   un  par  de  respiraciones  para  perder  el  conocimiento.  Le  Leyó  algunos  de  sus   derechos,  y  ella  aturdida  estuvo  de  acuerdo  en  que  ella  entendía.   Luego  le  tomó  las  muñecas  hacia  abajo  desde  la  valla  de  madera  espinosa  y  le   colocó  las  esposas,  y  ella  se  quedó  sin  aliento  en  un  sollozo.   Pero  yo  no  hice  nada.   Shane  le  habría  advertido  que  para  las  personas  que  vivían  en  la  Casa  de  Cristal   eso  casi  nunca  importaba.                                      

                                                                                                                                       CINCO       Le  tomó  media  hora  para  despejarse  la  cabeza,  y  en  ese  momento  ella    había  sido   montada  en  la  parte  posterior  de  un  coche  patrulla  de  la  casa  para  el   Ayuntamiento.  La  cárcel  era  una  planta  más  abajo,  en  el  sótano  de  la  estructura  de   castillo  gótico,  donde  la  encarcelaron  con  tranquila  eficiencia.   No  hablaba.  En  realidad  no  creo  que  ella  hubiera  podido,  honestamente.   No  había  nadie  más  en  la  celda  con  ella,  pero  Simonds  apostó  a  un  guardia   uniformado  fuera  de  todos  modos,  como  medida  de  precaución,  le  dijo,  aunque  no   fue  específico  acerca  de  lo  que  él  esperaba.   -­‐‑Yo  no  hice  nada,-­‐‑ella  finalmente  le  dijo,  mientras  se  preparaba  para  dejarla.     -­‐‑¡Detective,  yo  no  lo  hice.  Ninguno  de  nosotros,  ni  siquiera  sabía  que  ese  hombre   estaba  allá  abajo!  -­‐‑   -­‐‑Voy  a  tomar  su  declaración  posteriormente,  -­‐‑le  dijo.  No  era  desagradable,   simplemente  tranquilo  y  enérgico  y  un  poco  desinteresado,  como  si  ya  la  hubiera   dado  de  baja  como  una  causa  perdida.  -­‐‑Dime  dónde  han  ido    tu  novio  y  Eve,  y   podremos  hablar  de  cómo  puedo  ayudarle.-­‐‑   -­‐‑No  sé  dónde  están.  -­‐‑Ella  no  lo  sabía,  en  realidad.  La  policía  la  había  llevado  a  su   celda,  ella  esperaba  que  Shane  hubiera  prestado  atención  a  su  texto,  y  se  hubiera   puesto  a  cubierto,  y  apagara  su  teléfono.  Esperaba  desesperadamente  que  hubiera   pensado  advertir  a  Eve,  también.  Miranda  podía  ocultarse  fácilmente,  pero  el  coche   de  Eve  destacaba  como  un  pulgar  dolorido,  y  lo  mismo  el  musculoso  coche  de   Shane.  Ambos  conocían  a  Morganville  bien,  por  lo  que  tendrían  lugares  para  ir  a   esconderse.  Pero  aún  así,  ella  estaba  preocupada.   Simonds  dijo:  -­‐‑Espero  que  pienses  seriamente  en  decirme  dónde  están,  porque  si   no  podemos  encontrarlos,  usted  misma  se  está  poniendo  el  gancho  por  su  cuenta,   Claire.  No  quisiera  ver  que  eso  te  suceda  nunca  más  a  ti.-­‐‑   El  hecho  es,  que  vio  con  vida  a  la  víctima,  y  sólo  unas  pocas  horas  más  tarde  fue   apuñalado,  movido,  y  colocado  en  su  propio  sótano.  Parece  bastante  sencillo.  Tal   vez  usted  pensó  que  podía  pasar  de  contrabando  a  el  esposo  de  Eve  fuera  del   Centro  Comercial  y  algo  salió  mal.  .  .  .  Mira,  es  perfectamente  normal  querer  salvar   a  su  amigo.  Tal  vez  usted  pensó  que  estaba  en  peligro  real.  Tal  vez  el  Sr.  Thackery-­‐‑ ese  es  su  nombre,  por  cierto,  el  hombre  muerto  en  el  sótano,  tal  vez  trató  de   detenerla.  Podría  haber  sido  en    legítima  defensa,  Yo  sé.-­‐‑   Ella  calló,  porque  su  tono  tranquilo,  y  amable  la  asustó.  Él  fue  bueno    dibujándole   las  cosas  a  la  gente,  incluso  las  cosas  que  no  significaban  nada,  ella  sabía   demasiadas  cosas  que  le  implicaban  ya,  y  una  declaración  equivocada  podría  traer     a  Shane  y  Eve  con  ella,  también.  Era  mejor  estar  en  silencio  hasta  que  pudiera   averiguar  qué  demonios  estaba  pasando.   Él  tomó  su  silencio  lo  suficientemente  bien,  le  trajo  una  botella  de  agua,   prometió  algo  de  comida,  y  se  fue.  La  policía  estacionada  fuera  de  la  puerta,  no  era   Halling,  gracias  a  Dios,  porque  Claire  honestamente  no  podía  soportar  la  vista  de   ella,  tenía    un  símbolo  de  la  Fundación  Sol  Naciente  en  su  cuello,  pero  ella  no   parecía  inclinada  a  charlar  o  a  juzgarla.  Ella  arrastró  una  silla  y  se  sentó  a  leer  una   revista  en  su  lugar.   Claire  bebió  su  agua  sin  probarla,  y  luego  se  tendió  en  el  estrecho  camastro  duro.   Después  de  unos  momentos,  ella  envolvió  la  manta  alrededor  de  su  cuerpo   tembloroso  y  finalmente  cerró  los  ojos.  Sólo  para  pensar.  

Se  despertó  en  la  oscuridad.   Su  respiración  se  detuvo  en  su  garganta,  porque  estaba  demasiado  oscuro,  incluso   si  se  hubiera  dormido  durante  la  puesta  del  sol.  Todas  las  luces  estaban  apagadas   en  el  pasillo  más  allá  de  su  celda,  y  oyó  un  roce  metálico  de  algo  justo  antes  de  que   la  puerta  de  la  celda  se  abriera    con  un  chirrido  como  en  una  película  de  terror.   Claire  luchó  para  liberarse  de  la  manta  áspera  y  se  puso  de  pie,  lista  para  pelear.   Pero  no  necesitaba  hacerlo.   Tenía  un  visitante.   Era  Myrnin.   Estaba  vestido  con  ropa  limpia  que  eran  por  lo  menos  dos  tallas  más  grandes  para   él,    probablemente  saqueadas  de  un  tendedero  o  una  desatendida  secadora  de   lavandería.  Incluso  habiendo  cogido  las  ropas    de  otra  persona,  se  las  había   arreglado  para  que  fuera  un  conjunto  peculiar  de  Myrnin,  una  camiseta  teñida   bajo  una  sudadera  con  capucha  de  color  naranja  brillante  y  unos  pantalones  cortos   de  color  caqui  Era  evidente  que  nadie  había  estado  lavando  los  zapatos,  porque   eran  un  par  de  suecos  de  plástico    que  debió  de  hallar  en  la  basura,  parecían  que   había  visto  días  mejores  en  la  década  anterior,  y  también  eran  demasiado  grandes   para  sus  pies.  En  el  lado  positivo,  el    fue  al  menos  con  zapatos.   -­‐‑Bueno,  -­‐‑dijo,  y  le  dio  una  sonrisa  lenta  y  encantadora.  -­‐‑Esto  es  algo  que  no  me   esperaba.  Tu,  tras  las  rejas.  ¡Qué  cambio  de  tendencia!.-­‐‑   -­‐‑¿Cómo  has  salido?  -­‐‑Abrió  mucho  los  ojos,  porque  todavía  llevaba  el  collar  de   choque  alrededor  de  su  cuello,  como    un  collar  de  declaración  particularmente  feo.     -­‐‑¿Acaso  no  te  aturden?-­‐‑   -­‐‑Oh,  sí,  muchas  veces,  -­‐‑dijo.  –Algunos  de  nosotros  podemos  controlar  con  la  mente   ese  tipo  de  cosas.  Si  hubieran  sido  equipados  con  su  tortuoso  pequeño  invento,  eso   habría  sido  una  historia  totalmente  diferente.  -­‐‑   El  arma  de  la  que  estaba  hablando  tenía  la  habilidad  de  destruir  la  capacidad  de  un   vampiro  para  luchar,  y  ella  odiaba  la  idea  de  que  era  responsable  de  su  creación.   Ella  lo  supo,  y  tuvo  que  poseerlo,  pero  eso  no  significaba  que  tuviera  que  gustarle.     -­‐‑Supongo  que  Fallon  sigue  teniendo  a  nuestra  traidora  amiga  la  Dra.  Anderson  y   siguen  en  la  construcción  de  nuevos  modelos,  por  lo  que  no  han  tenido  la   oportunidad  de  equipar  plenamente  a  sus  guardias  todavía.  Por  suerte  para  mí.-­‐‑   -­‐‑¿Estás?  …  ¿Eres  el  único  que…?   -­‐‑¿Salió?-­‐‑Myrnin  terminó.  Se  apoyó  en  los  barrotes,  como  si  tuvieran  todo  el  tiempo   del  mundo.  Recordó    a  la  policía  estacionada  en  la  puerta,  y  en  el  alumbrado  de   emergencia  débil  distinguió    la  forma  de  la  mujer  arrugada  en  el  suelo  junto  a  su   silla  volcada.  -­‐‑Me  temo  que  sí.  Oliver  ha  hecho  varios  intentos  valientes,  pero  en   realidad  no  tiene  la  habilidad  para  ignorar  el  dolor  que  yo  tengo.  Creo  que  le  está   molestando  una  cantidad  agradable.  Él  lo  hizo  para  cubrir  mi  escape,  sin  embargo,   por  lo  que  supongo  tengo  que  estar  agradecido.-­‐‑   Ella  no  podía  seguir  la  pista  de  lo  que  estaba  diciendo,  porque  ahora  ella  estaba   preocupada  por  la  policía.  Se  había  movido  tan  rápido  y  con  decisión,  y  la  mujer  no   se  movía.  -­‐‑¿La  has…a  ella-­‐‑?  -­‐‑   -­‐‑Oh,  no  te  molestes,  no  pongas  esa  cara,  Claire.  No,  yo  no  la  maté  a  la  infeliz,  sólo  la   dejo  fuera.  Sé  cómo  te  sientes  por  esas  cosas.  A  pesar  de  que  huele  delicioso.  -­‐‑   -­‐‑No  la  muerdas,  -­‐‑le  advirtió.   -­‐‑Como  siempre,  estoy  a  tus  órdenes.-­‐‑Lo  dijo  de  una  manera  que  le  dejó  muy  claro   que  él  no  lo  estaba,  en  absoluto.  -­‐‑Vamos,  entonces,  a  menos  que  disfrutes  de  ser   llevada  a  juicio  por  un  asesinato  que  no  cometió  .-­‐‑  

-­‐‑¿Cómo  sabes  lo  del  asesinato?-­‐‑   Hubo  un  pequeño  cambio  de  su  equilibrio,  pero  su  expresión  no  cambió.  –He   hablado  con  Shane.  Fue  testigo  de  cómo    eras  llevada    por  nuestro  detective  con   exceso  de  entusiasmo.  Por  suerte  para  el  joven,  decidió  que  la  discreción  era  la   mejor  parte  del  valor.  -­‐‑   -­‐‑¿Está  bien?-­‐‑   -­‐‑Bueno,  estoy  bastante  seguro  de  que  nuestras  definiciones  de  esa  palabra  varían   considerablemente,  querida  Claire,  pero  parecía  estar  respirando  y  ambulatorio,   aunque  comprensiblemente  enojado.-­‐‑   Ella  parecía  no  poder  apartar  los  ojos  del  feo,  collar  de  shock    alrededor  de  su   cuello.  -­‐‑¿Te  duele?-­‐‑   -­‐‑¿Esto?-­‐‑Tocó  el  collar  de  choque,  con  las  cejas  levantadas.  -­‐‑Estoy  fuera  de  rango.   Me  roza  un  poco,  si  es  que  no  me  hace  parecer  patético.-­‐‑   -­‐‑¿Quieres  que  intente  quitártelo?-­‐‑   -­‐‑No  seas  ridícula,  lo  necesitaré  más  tarde,  y  si  se  rompe  el  sello  sonará  una  alarma   muy  ruidosa  y  activara  un  explosivo  que  eliminara  la  cabeza  y  las  manos,    creo  que   ambos  estamos  de  acuerdo  que  sería  indeseable.-­‐‑   -­‐‑Espera,  ¿qué?  ¿Explosivos?  -­‐‑   -­‐‑No  te  preocupes,  no  se  activará  a  menos  que  sean  provocados  por  alguien  que   trate  de  quitarlo  sin  las  herramientas  adecuadas.  Además,  tengo  que  volver  esta   noche  antes  de  que  noten  mi  ausencia,  lo  que  significa  que  el  collar  debe  estar   intacto.  Ah,  y  mi  cabeza.  Los  pondría  sobre  aviso.-­‐‑   -­‐‑Pero…-­‐‑   -­‐‑¡Estamos  en  medio  de  una  fuga  de  la  prisión!  Vamos,  ahora,  no  me  hagas  perder  el   tiempo.  ¿Tienes  algún  equipaje?  -­‐‑   -­‐‑Es  una  prisión,  Myrnin,  no  es  un  hotel.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  las  cárceles  modernas  son  mucho  mejores  en  estos  días,  uno  nunca  sabe,  -­‐‑ dijo,  y  salió  de  la  celda    por  el  pasillo,  pasando  por  encima  de  la  mujer  policía  con   sus  sandalias  de  gran  tamaño  colgando  precariamente.  -­‐‑Vamos,  entonces.-­‐‑   Ella  vaciló  un  segundo,  porque  tan  mala  como  era  su  situación,  no  estaba  segura  de   que  marchándose  con  Myrnin  no  terminaría  peor.  .  .pero  no  había  mucho  donde   elegir,  la  verdad.   Ella  dio  un  paso  fuera  de  la  celda,  y  se  convirtió  en  una  fugitiva.  Myrnin  la  llevó  a   las  escaleras,  sin  pasar  por  el  ascensor.  A  medida  que  trotaban,  él  dijo:  -­‐‑Yo  he   cortado  la  alimentación  del  edificio,  por  cierto.   Oh,  vamos,  muévete  rápido  su  pequeña  amiga  un  tanto  extraña  está  esperando   ansiosamente.-­‐‑   -­‐‑A    mi  …espera,  ¿quién?  -­‐‑   Él  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑La  chica  fantasma.  Ella  parece  encontrarse  bastante   alarmada,    apenas  fue  capaz  de  manifestarse  a  sí  misma    para  explicarme  a  mí   dónde  encontrarte.  Creo  que  tiene  miedo  de  que  vaya  a  tratar  de  morderla.  Creo   que  ella  puede  tener,  ya  sabes,  problemas  mentales.  -­‐‑Hizo  un  círculo  inconfundible   en  su  sien,  y  Claire  se  limitó  a  mirarlo  con  mudo  asombro.  Eso  no  es  sólo  la  olla,    de   hervir  agua,  pensó.  Eso  es  todos  los  estantes  del  chef.  –   -­‐‑A,  y  también  dejé  fuera  de  combate  a  varias  personas  en  diferentes  plantas,   incluyendo  a  la  alcalde  Ramos  y  su  asistente.  Yo  pensé  que  podría  complicar  las   cosas,  mientras  hacemos  nuestro  inteligente  escape.   -­‐‑Acerca  de  eso.  Exactamente,  ¿cuál  es  el  plan  para  nuestro  ingenioso  escape?  -­‐‑   -­‐‑Puerta  principal,  -­‐‑dijo  alegremente.  

Por  supuesto.   No  había  ninguna  posibilidad  de  que  ella  hablara,  tristemente,  no  tuvo  más   remedio  que  seguir  detrás  de  él  mientras  empujaba    la  puerta  de  salida  de   emergencia  en  la  parte  superior  de  las  escaleras,  con  un  fino  desprecio  por   si  podría  haber  una  emboscada  esperando  allá.  No  la  había.     Sin  embargo  habían,  dos  policías  armados  de  pie  fuera  en  las  puertas  delanteras,   pero  Myrnin  les  golpeó  con  la  fuerza  de  un  huracán  color    neón  y  les  dejó   inconsciente  a  su  paso.  -­‐‑¿Ves?-­‐‑  dijo  mientras    marchaba  con  sus  chanclas.   -­‐‑Plan  exitoso.  Y  estoy  siendo    humano  en  extremo.  Realmente  no  se  me  puede   culpar.-­‐‑   Un  coche  al  ralentí  estaba  en  la  acera,  y  por  la  ventana  abierta  del  lado  del   pasajero,  vio  el  rostro  pálido  y  ansioso  de  Miranda,  la  chica  hacía  señas   frenéticamente.  Junto  a  ella,    una  sombra  de  un  tono  misterioso    verde  hacía   resplandecer  la  luz  del  salpicadero,  Claire    vislumbró  a  Jenna  la  psíquica  que  se   había  convertido  en  la  madre  adoptiva  de  Miranda,  en  cierto  modo,  y  de  quien   Miranda  sacó  el  poder  para  seguir  con  vida  y  salir    fuera  de  los  límites  de  la  Casa  de   Cristal.  Parecía  tensa  y  muy  preocupada.   Como  ella  debería  de  haber  sido.   Las  sirenas  aullaron,    detrás  de  ellos,  de  repente  las  luces  se  encendieron  en   en  el  interior  del  Ayuntamiento.  Su  período  de  gracia  había  terminado  y   oficialmente  ellos  estaban  demasiado  lejos  de  la  seguridad  del  coche  de  Jenna.   Jenna  tomó  una  decisión  en    una  fracción  de  segundo  y  pisó  el  acelerador  con   fuerza.  Miranda  dejó  escapar  un  grito  de  protesta,  pero  ya  era  demasiado  tarde,   unos  segundos  más  tarde,  el  coche  de  Jenna  estaba  dando  un  giro  a  la  derecha  del   aparcamiento  del  Ayuntamiento  y  huyendo  a  toda  velocidad.   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo  Myrnin,  -­‐‑Esto  no  estaba  en  mi  plan.  Supongo  que  es  hora  de  correr.-­‐‑   Él  l  tiró  de  ella  en  una  carrera  a  toda  velocidad.   Estaba  oscureciendo,  y  entre  jadeos  de  aire  Claire  logró  a  decir:  -­‐‑Ese  tipo  de   sudadera  con  capucha  brilla  en  la  oscuridad.  Es  posible  que  desees  quitártela   -­‐‑Mi  piel  es  más  reflexiva,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Y  me  gusta  bastante  el  color,  ¿verdad?  Así  festiva.-­‐‑   -­‐‑¿A  dónde  vamos?-­‐‑   -­‐‑Está  claro  que  no  de  esa  manera,  -­‐‑dijo  Myrnin,  e  hizo  una    corrección  de  el  rumbo   inmediato  cuando  vio  las  luces  de  un  coche  patrulla  en  dirección  hacia  ellos.   Agarró  el  brazo  de  Claire  y  la  arrastró  por  el  césped  a  la  sombra  de  unos  árboles  de   hoja  perenne.  -­‐‑Silencio.  No  corrió  el  riesgo  de  que  podría  no  estar  de  acuerdo,  él  la   agarró  y  colocó  una  mano  sobre  su  boca.  Su  protesta  débil  fue  destinada  a   desaparecer  enteramente.  La  sostenía  con  demasiada  fuerza  contra  él  para  poder   liberarse.   Un  reflector  del  coche  de  la  policía  se  deslizó  sobre  los  árboles,  pero  estaban  bien   ocultos  por  la  maraña  de  ramas.  Myrnin  esperó  hasta  que    el  peligro  había  pasado,   entonces  la  dejó  suelta,  remolcándola  de  vuelta  hacía    el  césped  al  aire  libre.    -­‐‑¿A  dónde  vamos?,  -­‐‑Le  preguntó  en  un  susurro  urgente.  -­‐‑¡Porque  no  me  siento   bien  acerca  de  esto!  Somos  ambos  fugitivos  ahora,  ¿lo  sabes?  -­‐‑   -­‐‑He  tomado  debida  nota.  Ahorra  tu  aliento,  ahora  nos  toca  correr.  Así  que  mantén   el  ritmo.  -­‐‑   No  creía  que  pudiera.  Myrnin  contuvo  un  poco  la  velocidad  de  un  vampiro   auténtico,  pero  aún  así,  se  sentía  como  si  ella  estuviera  corriendo  más  rápido  si   estaba  a  salvo  en  la  oscuridad,  a  falta  de  una  luz  tenue  .  Las  farolas    se  encendieron   como  lo  hicieron  las  tiendas  al  otro  lado  de  la  calle  de  Ayuntamiento.  

Se  metieron  en  un  callejón  a  medida  que  más  coches  de  policía  pasaban  y      barrían  los  ladrillos  con  reflectores.  Myrnin  no  parecía  molesto  por  los  charcos   desagradables  que  mojaban  sus  pies,  pero  Claire  trató  de  evitar  los    peores  de   todos.  Definitivamente  no  era  agua  limpia.  No  estaba  segura  de  que  fuera   agua.  -­‐‑¿A  dónde  vamos?-­‐‑   Él  no  le  había  respondido  a  esa  pregunta  la  primera  vez,  pero  a  medida  que   miraba  la  calle,  le  dijo:  -­‐‑Tu  amiga  Jenna  parece  nos  ha  ofrecido  algún  tipo  de   refugio  seguro.  Lástima  que  nos  perdimos  el  paseo.  Desconfió  de  ella,  pero  tanto   Steve  y  Shane….-­‐‑   -­‐‑¡Eve!  Honestamente,  Myrnin,  ¿cuánto  hace  que  la  conoces?  -­‐‑   -­‐‑Es  un  nombre  muy  extraño,  ya  sabes.  Efa,  ahora,  ese  sería  un  nombre  adecuado.     O  incluso  Aoife  ,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Está  bien.  Eve  y  Shane  me  aseguraron  que  es  lo  mejor  que   podemos  hacer  en  este  momento.  Creo  que  su  alternativa  era  que  íbamos  a   terminar  muertos  en  una  zanja,  que  no  suena  atractivo.  -­‐‑   -­‐‑Probablemente  no  estaba  destinado  a  que  lo  fuera.  ¿Queda  claro?  -­‐‑   -­‐‑Eso  parece.-­‐‑Myrnin  le  cogió  la  mano  y  la  arrastró    a  otra  carrera  a  tope.  Ésta  no   era  tan  difícil,  simplemente  porque  estaban  en  las  aceras,  sin  embargo,  cuando  viró   bruscamente  en  un  callejón,  que  era  francamente  aterrador,  decidió  que  sería   mejor  que  simplemente  confiara  en  él  para  no  chocar  de  bruces  con  obstáculos   ocultos.   Hubo  algunos  momentos  inquietantes,  donde  pasó  junto  a  cosas  que  habrían  sido   sin  duda  dolorosas,  pero  en  general,  salieron  a  la  calle,  en  el  otro  lado  ilesos.   Había  gente  en  las  calles.  Myrnin  patinó  hasta  parar  y  la  mantuvo  con  seguridad  en   las  sombras.  -­‐‑Maldita  sea,  -­‐‑dijo.  –Me  había    olvidado  que  los  residentes  de  aquí  han   perdido  toda  su  cautela  bien  enseñada.  ¿Qué  es  el  mundo?  -­‐‑   -­‐‑¿La  seguridad?-­‐‑   Dejó  escapar  una  incrédula  risa  sin  sentido  del  humor.  -­‐‑No  seas  ridícula.  Están   llenos  de  la  descarga  de  la  victoria  ahora,  y  el  amor  fraternal,  pero  la  naturaleza   humana,  inevitablemente  se  impone.  Los  criminales  se  aprovechan  de  toda  esta   confianza  renovada  para  cometer  delitos,  los  hombres  justos    tropezaran  y  no   lograran  sus  ideales,  toda  clase  de  caos  vendrá,  los  hombres  han  sido  siempre  sus   propias  pesadillas.  Es  la  forma  en  la  que  el  mundo  trabaja,  y  mientras  los  vampiros   ciertamente  no  facilitan  las  cosas,  pero  ellos  apenas  son  la  raíz  del  mal.  No  hay   seguridad,  Claire,  y  nunca  puede  ser,  es  sólo  una  ilusión.  Pero  eso  es  como  debe   ser,  ¿no  te  parece?  -­‐‑   No  tenía  una  respuesta  para  eso.  Observó  a  la  gente  paseando  por  las  calles,   disfrutando  de  una  puesta  de  sol  en  su  defecto.  Confiando  en    la  naturalezas  de  los   demás.  Algunos  de  ellos  podrían  ser  realmente  buenas    personas  que  nunca  harían   daño  a  nadie,  pero  algunos  de  ellos  no  lo  eran.  Y  la  dejó  helada  darse  cuenta  de  lo   que  Myrnin  le  decía  con  o  sin  vampiros,  Morganville  siempre  sería  peligroso.   Sólo  que  peligroso  de  una  manera  totalmente  diferente.  Una  manera  menos  obvia.   Llego  un  momento  de  calma  cuando  la  oscuridad  cayó  y  los  últimos  restos  de     naranja  se  escabullo.  Myrnin,  sin  hacer  ruido,  cogió  su  mano  y  le  instó  a  otra   carrera  por  la  acera.  No  se  detuvo  cuando  la  acera  llegó  a  un  final  repentino,  pero   se  lanzó  en  un  gran  desierto,  luego  a  través  de  otra  acera,  un  giro  a  la  izquierda,  ,   luego  a  la  derecha,  ella  se  había  perdido,  completamente  perdida,  y  todo  se  movía   demasiado  rápido  para  que  ella  consiguiera  orientarse.  Su  corazón  latía  tan  rápido   que  pensó  que  iba  a  derrumbarse,  y  el  aliento  quemaba  caliente  y  espeso  en  sus   pulmones.  Ella  ni  siquiera  tuvo  tiempo  de  considerar  el  dolor  en  las  piernas  

y  los  pies,  hasta  que,  de  repente,  todo  había  terminado.  Se  había  detenido  tan   rápidamente  que  el  impulso  la  hizo  chocar  con  fuerza  contra  él.  El  apenas  vaciló.   Por  un  momento,  estaban  apretados,  y  ella  sabía  que  él  podía  escuchar  los  latidos   de  su  corazón  demasiado  rápido,  oler  su  sudor  y  sangre,  ella  vio  sus  pupilas     expandirse  lentamente  bebiendo  toda  esa  sensación  .  .  y  por  un  momento,  vio    el   hambre.  Estaba  oscuro  y  desesperado,  y  se  preguntó  hasta  qué  punto  podía  confiar   en  él.   Pero  entonces  Myrnin  la  empujó  suavemente    por  la  espalda  mientras  ella  luchaba   por  mantener    el  equilibrio,  la  sostuvo  hasta  que  lo  encontró,  y  le  dijo:  -­‐‑Creo  que   hemos  llegado.-­‐‑   La  casa  era  como  muchos  otros  a  su  alrededor,  pequeña  de  tablas  de  madera,   construida  en  un  cuadrado.  Tenía  un  poco  de  carácter  a  causa  de  la  moldura  azul   oscuro  en  la  puerta  de  entrada  y  las  ventanas,  y  un  poco  de  orgullo  de  su  nuevo   trabajo  de    pintura,  aprobado  por  los  de  la  Fundación    pero  en  general  era   Morganville  de  cabo  a  rabo,  un  poco  ladeada,  un  poco  deteriorada,  un  tono  extraña.   Myrnin  la  llevó  hasta  la  acera  agrietada    de  el  porche  delantero,  y  antes  de  que   pudiera  alcanzar  la  aldaba  de  la  puerta  de  hierro,  la  puerta  se  abrió.   Jenna  se  quedó  allí,  alta,  rubia,  con  penetrantes  ojos  claros.  Limitándose  a  su  papel   de  psíquica,  de  alguna  manera,  incluso  por  la  expresión  lejana  en  su  rostro.  .  .  pero   no  había  nada  psíquico  o  de  ensueño  en  su  consternación,  cuando  vio  a  Myrnin.   Había  solo  preocupación,    y  cálculo.   Esperó  un  segundo,  y  luego  hizo  un  movimiento  brusco  como  de  aleteo  con  sus   manos.  -­‐‑¿Y  bien?,  Exigió.     -­‐‑Soy  un  vampiro,  que  mujer  tonta.    ¡Pregúntame!  Somos    delincuentes  buscados,   ¿sabes?  -­‐‑   Ella  no  parecía  convencida  de  que  era  una  buena  idea,  pero  dio  un  paso  atrás  y  le   dijo:  -­‐‑Por  favor,  entren,  los  dos.  –Él  se  apresuró,  trayendo  a  Claire  con  él,  y  Jenna   cerró  la  puerta  detrás  de  ellos.   Claire  había  empezado  a  recuperar  el  aliento  cuando  de  repente  Miranda   aparecido  de  la  nada,  corriendo  hacia  ella,  y  su  cuerpo  sólido  se  estrelló  contra   Claire  mientras  envolvía  sus  brazos  alrededor  de  ella.  –Lo  has  hecho,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No   sabía  si  podrías.  Sentimos  mucho  dejarte  allí.  Lo  siento  mucho,  pero  yo  tenía  miedo   de  salir  de  Jenna  por  mucho  tiempo.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Está  bien,  -­‐‑dijo  Claire.  Todavía  le  faltaba  el  aire,  y  se  sintió  sudorosa  y  horrible,   pero  era  algo  bueno  ver  a  Miranda.  La  chica  retrocedió,  y  Jenna  puso  su  brazo   alrededor  de  ella;  eso  también  era  bueno,  el  ambiente  maternal  de  la  psíquica  para   la  niña  fantasma.  Jenna,  desde  el  principio,  se  sintió  protectora  de  Miranda,  y   parecía  como  si  esa  relación  se  hubiera  vuelto  más  estrecha.   Miranda  lo  necesitaba  desesperadamente,  porque  ella  había  estado  básicamente   abandonada  por  su  propia  familia.  Algo  bueno  que  había  sucedido  en  Morganville   para  un  cambio,  después  de  todo:  dos  personas  tristes  se  habían  encontrado  la  una   a  la  otra,  para  hacerse  mejor.   Shane  estaba  de  pie  en  la  puerta,  esperando  pacientemente  a  que  ella  se  fijara  en   él.  Ella  sabía  que  su  expresión  o  la  falta  de  una  en  su  cara.  Era  específica  para   situaciones  en  las  que  estuvo  involucrado  Myrnin,  y  Shane  estaba  tratando  muy   duro  de  no  dejarse  llevar  y  hacer  un  espectáculo  de  celos.  No  tenía  razones  para   estar  celoso,  y  lo  sabía,  pero  al  verla    agarrando  la  mano  de  Myrnin  probablemente   no  había  sido  su  momento  favorito.   Eso,  y  los  instintos  anti-­‐‑vampiros  de  Shane  probablemente  estaban  debatiéndose,  

estando  tan  cerca  de  uno  de  ellos  ahora.   -­‐‑Hola,-­‐‑dijo  Shane,  y  levantó  la  barbilla.  Su  saludo  más  neutral.   Ella  se  le  acercó  y  lo  abrazó,  y  luego  lo  besó.  Eso  rompió  el  muro  que  había  puesto     entre  ellos,  y  sus  brazos  fueron  alrededor  de  ella  para  abrazarla.     -­‐‑Yo  no  sabía  qué  otra  cosa  hacer.  No  podía  dejar  que  te  mantuvieran  allí.  No  estás   diseñada    exactamente  para  la  cárcel.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  tienes  que  admitir  que  probablemente  era  mi  turno  para  ser  esposada  y   arrojada  en  el  agujero,  -­‐‑dijo.  Su  sonrisa  no  tenía  mucha  fuerza,  sin  embargo,  y  se   desvaneció  rápidamente.  -­‐‑El  hombre  de  el  sótano,  fue  asesinado  con  uno  de   nuestros  cuchillos,  Shane.  –Ella    no  consiguió  disimular  su  pregunta  encubierta.   Él  entendió  el  mensaje  de  todos  modos,  y  respondió    con  el  ceño  fruncido.  -­‐‑Bueno,   no  fui  yo.  No  fue    Eve,  te  lo  garantizo.  Ella  habría  por  lo  menos    trasladado  el   cuerpo  a  otro  lugar.  No  es  ninguna  tonta.   -­‐‑¿Dónde  está  Eve,  exactamente?-­‐‑   -­‐‑Fuera,  -­‐‑dijo  Jenna.  Sonaba  muy  contundente,  y  con  desaprobación.   -­‐‑Yo  le  advertí,  pero  ella  dijo  que  no  podía  quedarse.  Ella  volvió  para  tratar  de  ver    a   Fallon.-­‐‑   -­‐‑¡Pensé  que  ella  fue  a  verlo  cuando  salió  de  nuestra  casa!-­‐‑   -­‐‑Ellos  no  la  dejaron  entrar,  regresó  a  buscarme,  y  ambas  vimos  como  te  llevaban  a   la  cárcel.  No  estábamos  seguros  de  dejar  a  uno  de  nosotros  atrás,  en  realidad,  pero   tal  vez  el  buen  sentido  está  empezando  a  aflorar  en  nosotros.  No  saltar  y  hacer  que   nos  detuvieran,  por  lo  menos-­‐‑dijo  Shane.  Claire  se  dio  la  vuelta  para  mirarlo,  con   los  ojos  abiertos;  muchas  preguntas  pasaron  por  su  mente  que  no  podía  elegir  una   sola  por  la  falta  de  definición.   -­‐‑Pero…  -­‐‑Claire  no  podía  expresar  lo  mucho  que  no  le  gustaba  la  idea  de  Eve,   enojada  y  frustrada  aún  más  de  lo  que  había  sido,  rumbo  a  Fallon  era  como  un   misil  guiado.  Era  bastante  obvio,  sin  embargo,  que  no  había  mucho  que  ninguno  de   los  dos  pudiera  hacer  al  respecto  en  este  momento.   -­‐‑Mira,  tiene  sentido.  Está  bastante  claro  quien  está  dirigiendo  el  espectáculo   aquí,  si  ella  puede  entrar  a  verle,  y  realmente  no  veo  a  nadie  detenerla,  entonces   nadie  va  a  irrumpir  en  la  oficina  de  Fallon  y  se  va  a    marchar  a  salir  en  los  puños.  Y   si  de  verdad  ella  le  puede  intimidar  y  la  deja  ver    a  Michael,  tal  vez  ella    le  dará  la   oportunidad  de  escapar,  o    Amelie  fuera.  Ella  es  la  única  que  tiene  la  oportunidad   de  ser  nuestro  hombre  interior.  Mujer.  Lo  que  sea.  Seamos  realistas,  ninguno  de   nosotros  esta  exactamente  en  una  posición  intelectual  en  este  momento.-­‐‑   -­‐‑¿Ella  sabe  ya  sobre  el  tipo  muerto?-­‐‑   -­‐‑Oh,  ella  lo  sabe,  -­‐‑dijo  Jenna.  -­‐‑Eve  piensa  que  el  guardia  fue  asesinado  en  la  cárcel  y   lo  trasladaron  a  la  casa,  y    piensa  que  puede  ser  capaz  de  averiguar  quién  lo  hizo  y   por  qué.  Creo  que  su  frase  exacta  fue,  me  voy  a  lo  Nancy  Drew  a  averiguar  esta   mierda.-­‐‑   -­‐‑Apuesto  a  que  no  dijo  mierda,-­‐‑dijo  Shane.   -­‐‑Estoy  parafraseando.-­‐‑   El  plan  de  Eve  era  peligroso,  y  Claire  inmediatamente  sintió  una  oleada  de   adrenalina,  pensando  en  ella  atrapada  sola,  sin  nadie  en  quien  confiar.  Michael,  sin   duda,  pero  Michael  no  podía  ayudarla  a  menos  que  algo  cambiara  drásticamente.   Myrnin  había  estado  inusualmente  tranquilo  desde  que  habían  llegado,  ella  le  miró   por  encima  y  le  vio  fruncir  el  ceño  hacia  sus    chanclas.   Probablemente  extrañaba    sus  zapatillas  de  conejo  vampiro.   -­‐‑¿Los  guardias  del  Centro  Comercial  saben  que  estás  fuera?,  -­‐‑ella  le  preguntó  a  

Myrnin.  Él  no  levantó  la  vista.   -­‐‑Eso  es  muy  dudoso,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Lo  hice,  mate  al  guardia  que  me  vio,  después  de  todo.  -­‐‑   Todos  dejaron  lo  que  estaban  haciendo,  y  hubo  un  segundo  o  dos  de  silencio.   La  cabeza  de  Shane  giró  bruscamente  y  se  volvió  con  todo  el  cuerpo,  frente  a   Myrnin.   Y  dio  un  paso  hacia  él.  Dijo,  con  voz  tensa  de  furia,  -­‐‑¿Será  el  guardia  muerto  en   nuestro  maldito  sótano?-­‐‑   -­‐‑Bueno,  por  supuesto,  ¿que  número  de  guardias  muertos  podría  haber?  ¿Por  qué?,   ¿mataste  a  uno,  también?  Despilfarrador.-­‐‑   Shane  gruñó.  Venía  de  algún  lugar  profundo  de  su  pecho,  un  húmedo  sonido   animal  que  Claire  nunca  había  escuchado  antes,  y  esperaba  que  ella  nunca  tuviera   que  oír  de  nuevo.  Dio  otro  paso  hacia  Myrnin,  y  los  ojos  de  Myrnin  llamearon  en  un   alarmante  carmesí.  –Claire,  -­‐‑la  llamó  bruscamente.  -­‐‑Cuidado  con  tu  joven  hombre.   ¿De  verdad  quieres  que  tenga  que  matarlo?  -­‐‑   Fue  la  forma  improvisada  en  que  lo  dijo    lo  que  aterrorizó  a  Claire.  Ella  olvidaba  a   veces,  que  a  pesar  de  sus  mejores  esfuerzos,    Myrnin  estaba  solo  en  su  sano  juicio   en  su  mayoría,  y  sólo  en  su  mayor  parte  humano.   Y  no  estaba  segura  de  lo  que  Shane  era  ahora,  tampoco.   Jenna  y  Miranda  instintivamente  se  quitaron  del  medio,  e  incluso  aunque  todos  los   instintos  de  su  cuerpo  le  gritaban  hacer  lo  mismo,  Claire  dio  un  paso  en  el  medio,  y   se  enfrenó  a  Shane,  y  lo  miró  a  los  ojos  en  ángulo  recto.   Sus  ojos  no  estaban  bien.  No  estaban  bien  en  absoluto.  El  color,  la  inexpresividad,   estaba  todo  mal.   Él  se  lanzó  hacia  adelante,  mirando  más  allá  de  ella  a  Myrnin,  y  podía  haber  jurado   que  vio  una  chispa  venenosa  de  color  amarillo  en  sus  ojos.   Ella  no  se  movió.  Levantó  las  dos  manos,  con  las  palmas  hacia  fuera,  y  lo  sacudió   con  fuerza,  conduciéndolo  un  paso  atrás,  pero  el  cambió  su  enfoque  lejos  de   Myrnin,  hacia  ella.   Y  la  mirada  ajena  en  sus  ojos  brilló  y  se  apagó,  dejando  sólo  a  Shane.  Enojado,  sí,   amplificado  más  allá  de  donde  debería  estar,  pero  lo  que  había  sido  puesto  en   marcha,  lo  había  dejado  a  él.   Por  ahora,  al  menos.   Shane  levantó  ambas  manos,  retrocedió  un  paso,  y  luego  se  dio  la  vuelta  y  se  alejó,   respirando  con  dificultad.  -­‐‑¿Por  qué  lo  estás  protegiendo  a  él?  -­‐‑Él  no  le  gritó,  pero   ella  sabía  que  le  costó  sostenerlo  hasta  sólo  una  acusación  enojada.   -­‐‑Buena  pregunta,  -­‐‑dijo,  y  se  volvió  hacia  Myrnin.  –Mataste  a  un  hombre,  -­‐‑dijo.  -­‐‑¿Y  lo   trajiste  a  nuestra  casa?-­‐‑   -­‐‑Para  ser  justos,  yo  te  estaba  buscando,  -­‐‑dijo,  -­‐‑pero  no  estabas  todavía  en  casa.   Tenía  que  hacer  algo  con  él.  Normalmente    lo  habría  llevado  al  cementerio,    es  un   gran  lugar  para  deshacerse  de  un  cadáver  que  te  sobre,  uno  sólo  desentierra  una   antigua  tumba  y…-­‐‑   Había  partes  de  él  que  ella  nunca  podría  llegar  a  entender,  y  sabía  que  nunca   debería  intentarlo,  por  el  bien  de  ambos.   Shane  se  dio  la  vuelta,  y  Claire  instintivamente  lo  agarró  de  el  brazo,  porque   todavía  sentía  la  violencia  reprimida  en  él.  Él  estaba  bajo  el  control  suficiente  para   no  arremeter  contra  Myrnin,  que  terminaría  mal  de  todas  formas,  pero  también   sabía  que  a  veces  él  simplemente  no  podía  controlar  esos  impulsos,  y  ella  no  quería   ver  a  nadie  herido.  -­‐‑Dejaste  un  muerto  en  nuestra  casa,  ¿y  qué?¿Simplemente  se   olvidó  de  él?  -­‐‑  

-­‐‑Yo  estaba  ocupado,  y  cómo  en  el  mundo  iba  a  saber  que  serían  tan  estúpidos  como   para  permitir  que  los  agentes  de  policía  deambularan  libremente  por  la  casa.-­‐‑   -­‐‑Ellos  tenían  una  orden,  y  nosotros  no  somos  su  almacenamiento  temporal  para  los   cuerpos  asesinados,  -­‐‑dijo  Claire,  y  se  dio  cuenta  de  que  estaba  demasiada  molesta   por  las  cosas,  también.  Casi  tanto  como  Shane,  y  sin  la  excusa  de  la  infección  por  la   mordida  de  perro.  –Tu  lo  mataste.  ¿De  donde  sacaste  un  cuchillo?  ¿Nuestro   cuchillo?  -­‐‑   Myrnin  se  encogió  de  hombros,  claramente  no  tomando  nada  de  esto  demasiado   en  serio.  -­‐‑Eres  muy  descuidada  con  esas  cosas,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Creo  que  originalmente  lo   tengo  de  ti.  El  guardia  en  cuestión  me  lo  había  confiscado  cuando  me  arrestaron,  y   yo  decidí  que  lo  quería  de  vuelta.  Pero  sin  embargo  lo  deje  mantenerlo  hasta  el   final.  -­‐‑Él  sonrió,  y  sus  dientes  de  vampiro  se  veían    largos  y  terriblemente  afilados.   -­‐‑Oh,  no  frunzas  el  ceño  ante  mí,  así,  Claire.  Él  se  lo  merecía,  puedes  estar  segura  de   eso.  Él  era  un  matón  brutal.  Estaba  defendiendo  el  honor  de  una  dama,  de  hecho.-­‐‑   -­‐‑Jesse,  ¿tal  vez?  -­‐‑preguntó  Claire.  Porque  Jesse  la    camarera    pelirroja  que  tanto  él   como  Claire  se  había  hecho  amigos  rápidamente  era  un  vampiro  pero    Myrnin  le   tenía  un  afecto  sorprendente.  -­‐‑¿Qué  pasó?-­‐‑   Myrnin  no  respondió,  no  directamente.  -­‐‑Basta  ya  de  esto.  Estamos  perdiendo  el   tiempo.  La  Dama  Gris  se  asegurará  de  que  nadie  note  mi  ausencia  por  ahora,  pero   voy  a  tener  que  estar  de  vuelta  a  tiempo  para  la  auditoría  nocturna  de  los   prisioneros.  Antes  de  eso,  tengo  cosas  que  obtener.  He  despojado  de  la   construcción    todos  los  materiales  que  puedan  ser  de  utilidad,  pero  voy  a  necesitar   algunas  cosas  que  simplemente  no  están  disponibles  en  ese  lugar.-­‐‑   -­‐‑¿Materiales  para  qué?,  -­‐‑preguntó  Claire.   -­‐‑Nunca  te  importa,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  estos  seguidores  de  la  locura  de  Fallon    han   empezado  una  guerra,  y  tengo  la  intención  de  terminarla.  –Los  ojos  de  Myrnin   parecían  bengalas  rojas  por  un  segundo,  alarmantemente  brillantes,  y  recordó   el  hambre  que  había  percibido  en  él  antes,  y    la  nitidez  aterradora    de  sus  dientes.   No  parecía  ser  él  mismo,  sólo  ahora,    ella  se  dio  cuenta,  con  una  sensación   progresiva  de  alarma,  que  era  casi  seguro  que  no  se  habían  molestado  con  sus   medicamentos  habituales  en  la  prisión  y  en  este  estado,  podría  no  estar  dispuesto   a  tomarlos  por  su  cuenta.   Había  unas  cuantas  cosas  más  aterradoras  que  un  vampiro  bipolar  sin  sus   medicinas,  pero  para  ser  honestos,  no  muchas.   -­‐‑Myrnin,  -­‐‑dijo,  y  atrajo  su  atención  inmediata.  Inquietantemente.   -­‐‑No  puedes  salir  de  nuevo.  Es  demasiado  peligroso  para  ti.  Demasiado  peligroso   para  las  personas  inocentes  que  vagan  por  ahí  pensando  que  es  seguro.   -­‐‑Si  estás  dando  a  entender  que  sería  mejor    que  tu  vayas  en  mi  lugar,  es  sin  duda   demasiado  peligroso  para  ti,  Claire,  ya  que  eres  una  asesina    medio-­‐‑convicta.  -­‐‑Lo   dijo    todo  con  demasiado  entusiasmo.  -­‐‑Y  antes  de  ofrecer  los  servicios  de  su  niño,   que  esta  en  mejor  forma,  ¿verdad?  No,  es  mejor  que  vaya  solo,  rápidamente.  He   estado  en  esta  ciudad  por  muchas  de  sus  cortas  vidas  para  ser  capturado  por  los   gustos  de  Fallon  y  sus  hombres  de  la  Fundación  cuando  tengo  alguna  advertencia   de  su  intenciones.-­‐‑   Jenna  intercambió  una  rápida  mirada  con  Miranda,  y  le  dijo:  -­‐‑Voy  a  llevarte.   ¿Adónde  vas?  -­‐‑   -­‐‑Para  mi  laboratorio,  por  supuesto.-­‐‑   -­‐‑No  sé  dónde  está.-­‐‑   Myrnin  suspiró.  -­‐‑Puedo  conducir,  ya  sabes.-­‐‑  

Claire  se  estremeció  e  hizo  un  rápido  gesto  de  degüello  por  detrás  de  las  espaldas   de  Myrnin  a  Jenna.  Myrnin  ni  en  sus  mejores  días  era  un  buen  conductor.  Sus  ojos   se  abrieron,  pero  Jenna  se  contuvo,  sonrió,  y  dijo:  -­‐‑Estoy  segura  de  que  puede,  pero   es  mucho  más  seguro  si  usted  está  fuera  de  la  vista,  ¿no  le  parece?  -­‐‑   -­‐‑Ah,  tal  vez  sí,-­‐‑dijo.  -­‐‑Vamos  a  la  grieta    entonces.  La  noche  no  va  a  durar  para   siempre.-­‐‑   Jenna  señaló  a  Miranda.  -­‐‑Te  vas  a  quedar  aquí,  -­‐‑dijo.  –Se  que  quieres  ir,  pero   quédate  con  estos  dos.  Prométemelo.  -­‐‑Miranda  asintió  con  seriedad.  Claire  agarró  a   Jenna  antes  de  dirigirse  fuera  y  susurró  instrucciones  rápidas  sobre  dónde   encontrar  los  medicamentos  de  Myrnin.   Shane  dejó  escapar  un  lento  suspiro  mientras  la  puerta  era  cerrada  con  llave   detrás  ellos.  -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑dijo.  Parecía  agotado,  se  sentó  en  cuclillas  contra  la  pared   y  acunó  su  cabeza  entre  sus  manos.  -­‐‑Dios,  lo  siento.  ¿Qué  demonios  fue  eso?  -­‐‑   -­‐‑Yo  creo,  creo  que  fue  sólo  el  estrés,  y  lo  de  estar  tan  cerca,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑¿Estás  bien   ahora?.-­‐‑  Lo  dijo  con  confianza,  pero  en  verdad,  en  realidad  no  estaba  tan  segura   como  ella  pretendía,  y  después  de  unos  segundos  de  silencio,  inclinó  la  cabeza  y   medio  susurró,  -­‐‑Por  favor,  dime  que  estás  bien.-­‐‑   -­‐‑Él  mató  a  alguien,  y  no  parece  importarle  mucho,  -­‐‑Shane  dijo.  -­‐‑No  creo  que  yo  soy   tu  mayor  problema  en  este  momento.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  crees  que  está  planeando  hacer?-­‐‑   -­‐‑Sea  lo  que  sea,  te  garantizo  que  no  va  a  ser  seguro  para  nadie  estar  cerca  de  él.  -­‐‑   -­‐‑Me  gustaría  que  Jenna  no  hubiera  ido,  -­‐‑dijo  Miranda.  Se  veía  más  pálida  ahora,  y   un  poco  transparente.  Sin  la  Casa  de  Cristal  sosteniéndola,  era  difícil  que  se   quedara  visible  y  sólida,  y  con  su  conexión  con  Jenna  desvaneciéndose  por  la   distancia,  probablemente  no  podría  manifestar  un  cuerpo  mucho  más  tiempo.  -­‐‑ ¿Qué  hay  de  la  casa?  ¿Quién  va  para  protegerla  ahora?  ¡Todos  estamos  aquí!  -­‐‑   -­‐‑Eve  no  lo  es,  -­‐‑dijo  Claire.   -­‐‑Eve  está  con  los  de  la  Fundación.  Ella  no  puede  cuidar  la  casa  desde  allí.-­‐‑   Miranda  tenía  razón,  y  Claire  sintió  una  oleada  de  ansiedad  cuando  pensó  en  la   casa  sola,  vulnerable,  y  aún  bajo  amenaza,  tal  vez  más  ahora  que  antes,  porque   todo  el  mundo  sabía  que  estaban  huyendo.   Era  el  momento  perfecto  para  atacar.   -­‐‑Tenemos  que  ir,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Tenemos  que  llegar  allí  en  caso  de  que  intenten   algo.-­‐‑   Miranda  era  delgada  como  el  cristal  ahora,  sus  ojos  enormes  y  oscuros  en  aquel   rostro  fantasmal.  -­‐‑Tienes  que  ir  ahora,  -­‐‑dijo,  y  parecía  como  si  su  voz,  como  el   cuerpo  que  habitaba,  era  cada  vez  más  hueca  y  débil.    -­‐‑¡Ahora!  ¡Ve  ahora!  -­‐‑   Y  luego  Claire  también  lo  sintió.  .  .  un  sentimiento  de  algo  temblando  en  su  interior,   una  vibración  casi  como  un  terremoto,  no  físico,  sino  emocional,  mental,  psíquico.   La  casa  estaba  pidiendo  a  gritos.                    

                                                                                                                                                     SEIS       Claire  corrió  hacia  la  puerta  principal.   -­‐‑¡No!-­‐‑Shane  se  puso  en  su  camino  rápido  y  la  empujó  hacia  atrás.   -­‐‑No,  sabes  que  nos  están  buscando  a  nosotros.  Tu  no  puedes.-­‐‑   -­‐‑¡Ya  la  has  oído!-­‐‑Ella  no  trató  de  hacer  una  carrera  final  alrededor  de  él  era   demasiado  bueno  en  la  defensa.  Simplemente  cambió  de  rumbo  y  fue  a  la  inversa.   No  conocía  la  casa  de  Jenna,  pero  fue  cuadrada  y  pequeña,  y  era  lógico  que  hubiera   una  puerta  trasera  en  alguno    de  los  puntos  cardinales.  Ella  apostó  en  la  parte   posterior,  ya  que  los  Arquitectos  de  Morganville  eran  más  clónicos  que  de   vanguardia;  vio    la  puerta,  situada  en  la  esquina  derecha  de  la  cocina,  mientras   ella  se  sumergió  en  esa  pequeña  habitación.  Jenna  mantenía  su  cocina  impecable  y   bonita,  y  Claire  tuvo  un  momento  de  pura  envidia,  pero  sólo  un  parpadeo,  porque   el  pánico  en  su  interior  comenzaba  a  tomar  el  relevo.   Ella  abrió  la  puerta  de  atrás,  golpeándose  contra  la  terraza  de  atrás,  se  lanzó  fuera   a  la  carrera,  y  corrió  alrededor  de  la  casa.  Oyó  a  Shane  llamar  tras  ella,  pero  estaba   claro  que  no  quería  hacer  un  escandalo  público,  así  que  era  sólo  una  mención  de  su   nombre,  y  entonces  oyó  el  golpe  la  puerta  al  cerrarse  y  las  pisadas  en  el  camino   detrás  de  ella.   No  había  manera  de  que  pudiera  escapar,  pero  ella  no  tenía    intención.  .  .  sólo   quería  tratar  de  hacer  la  mayor  parte  del  camino,  por  lo  que  él  vería  que  era  una   mejor  idea  seguir  que  dar  marcha  atrás.   Ella  había  dejado    el  estacionamiento  iluminado  de  Morganville  el  único  complejo   de  apartamentos  (diez  unidades  enteras,  construido  en  una  forma  antigua  de  L),   cuando  sintió  un  brazo  largo  que  la  obligó  a  parar.  Entonces    la  agarraron  por  el   otro  brazo.   -­‐‑Claire.  Esto  es  una  locura.  No  podemos  estar  aquí.  ¡Lo  sabes!  -­‐‑   -­‐‑Tú  eres  el  que  nos  hace  llamar  la  atención,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Yo  era  sólo  una  chica    corriendo.   Ahora  estoy  siendo  abordada  por  un  novio  enojado.-­‐‑   -­‐‑No  lo  estoy  -­‐‑Él  respiró  hondo  y  soltó.  -­‐‑Está  bien.  Sólo  camina  conmigo.  Con  calma.   Podemos  hacer  esto.  Vamos  a…-­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo,  y  dio  media  vuelta  para  dirigirse  hacia  la  Casa  de  Cristal,  aún  a  varias   cuadras  de  distancia.   -­‐‑¿Qué  te  pasa?-­‐‑   Él  no  podía  sentirlo.  Tal  vez  fue  porque  él  era  famoso  mitigando  las  cosas   psíquicas,  tal  vez  soló  lo  estaba  bloqueando  a  posta.  Pero,  honestamente,  no  tenía   ni  idea  de  que  la  casa  estuviera  gritando  por  ayuda,  y  ella  no  podía  decir  que  no  a   su  necesidad.  Aquella  casa  le  había  salvado  la  vida  al  menos  una  vez.  Se  lo  debía.   Pero  ella  se  detuvo  repentinamente  y  se  quedo  congelada  al  escuchar  la  voz  ,   perezosa  y  ahumada  de  Mónica  Morrell  decir:  -­‐‑¡Alto  ahí  o  te  vuelo  la  cabeza,   Escuela  preescolar!.  Esto  significa,  también,  tu  Shane.  No  te  pongas  tonto.  Bueno,   ya  sabes.  Estúpido.-­‐‑   Mónica  era  la  princesa  con  corona  de  Morganville,  cuyo  significado  era,  niña  que   había  crecido  rica,  poderosa  y  con  derecho  a  todo  lo  que  ella  quería,  y  ella  lo  quería   todo.  Ella  había  crecido  un  poco  en  el  último  par  de  años,  pero  sólo  había  tomado   la  forma  activa–pasiva  de  el  mal,  desagradable,  en  opinión  de  Claire.  Ellos  nunca   habían  sido  amigos,  ellos  tres,  pero  habían  tenido  momentos  de  no-­‐‑absolutamente   odio.  

Este,  sin  embargo,  no  era  uno  de  ellos.   Claire  se  dio  cuenta  de  que  habían  logrado  organizar  de  alguna  manera  su   discusión  en  el  estacionamiento  de  pie  al  lado  de  el  brillante  coche  de  color  rojo    de   Mónica,  el  único  en  Morganville,  reconocible  al  instante  si  hubieran  estado   prestando  la  más  mínima  atención.  Y,  por  supuesto,  estaba  estacionado  en  frente   del  apartamento  de  Mónica.  Mónica  misma  estaba  apoyada  en  el  marco  de  la   puerta  abierta,  alta  y  elegante,  lista  para  partir  en  un  minivestido    en  un  color   melocotón  que  revoloteaba  en  el  viento  amenazado  con  enseñar  otras   Áreas  privadas  en  cualquier  segundo.   Lo  que  más  preocupaba  a  Claire  no  era  el  vestido,  era  el  arma.   Era,  en  términos  de  Texas,  el  arma    de  una  dama,  una  pequeña  automática  negra   que  la  mayoría  de  los  hombres  probablemente  descartarían  como  un    arma-­‐‑bolso  y   Mónica  la  había  dirigido  directamente  al  pecho  de  Claire.  A  esa  distancia,  no  era   muy  probable  que  fallara.  Arma  monedero  o  no,  sin  duda  hacía  daño.   Claire  puso  lentamente  las  manos  hacia  arriba.  Shane  dijo:  -­‐‑Jesús,  Mónica-­‐‑   -­‐‑Manos  arriba,  Collins,-­‐‑ella  dijo,  y  les  dio  a  ambos  una  imparcial  sonrisa  feliz.  -­‐‑ Escuché  un  rumor  de  que  masacraron  a  un  pobre  lechón  en  su  casa.  Pero,  por   desgracia,  no  era  un  chupasangre,  o  todo  el  mundo  simplemente  se  encogería  de   hombros  y  conseguirían  superarlo.  Lástima  para  ti,  quiero  decir.  Supongo  que   realmente  debería  hacer  un  arresto  ciudadano  y  ponerla  de  nuevo  en  la  cárcel.  Ya   sabes,  la  seguridad  pública  y  la  mierda.  Además  de  que  creo  que  podría  haber  una   recompensa.  Totalmente  dólares  extra.-­‐‑   -­‐‑Lo  estás  disfrutando  demasiado,-­‐‑dijo  Claire.   -­‐‑Estoy  en  mi  derecho  maldición,    tengo  todo  el  derecho  de  amar  verlos    a  los  dos   llevando  monos  naranjas.  Es  justo  su  color,  Shane.-­‐‑   -­‐‑Muérdeme,  puta  reina.   Mónica  le  lanzó  un  beso  al  aire.  -­‐‑No  creas  que  no  gustaría  dejaría  una  marca.  -­‐‑ Había  un  mal,  en  la  luz  brillante  de  sus  bonitos  ojos.  Ella  siempre  había  tenido   algún  tipo  de  enamoramiento  sadomasoquista  perverso  sobre  Shane,  y  el  hecho  de   que  Shane  le  había  rechazado  en  varias  ocasiones  la  había  puesto    fuera  si  de  una   manera  que  nunca  había  esperado.  La  mayoría  de  la  gente  todavía  asume  que   Mónica  había  estado  detrás  del  fuego  que  consumió    la  casa    familiar  de  Shane    y   mató  a  su  hermana  pequeña,  Alyssa.  Claire  nunca  había  estado  tan  segura,  y  ella   sabía  que  Shane  había  dado    por  buena  esa  convicción,  también.  Mónica  no  estaba   por  encima  de  la  estela  de  una  tragedia,  pero  no    había  iniciado  el  fuego.   No  hizo  de  ella  una  persona  mejor,  sin  embargo.   -­‐‑Yo  sólo  voy  a  decir  esto  una  vez,  -­‐‑dijo  Shane,  -­‐‑y  no  puedo  creer  lo  que  estoy   diciendo  en  absoluto,  por  lo  que  nunca  jamás  lo  repita,  pero  necesitamos  tu   ayudar.  Por  favor.-­‐‑   Mónica  parpadeó.  Eso,  evidentemente,  no  era  lo  que  ella  había  esperado,  y,  a  decir   verdad,  lo  que  Claire,  tampoco  había  esperado.  Mónica  era  un    botón-­‐‑pulsador,    y   Shane  generalmente  era  demasiado  fácil  de  manipular.  .  .  pero  no  esta  vez.  -­‐‑ ¿Perdón?  -­‐‑Preguntó  ella,  y  ladeó  la  cabeza  hacia  un  lado.  -­‐‑¿En  realidad  estas   pretendiendo  que  somos  amigos?  -­‐‑   -­‐‑Mónica,  estoy  bastante  seguro  de  que  no  tienes  idea  de  cómo  hacer  un  amigo   que  no  sea  un  vacío  de  alma  chupador,  pero  no  eres  una  tonta.  Sabes  que    has   construido  demasiado  mal  karma  por  aquí,  y  todo  vuelve  a  ti.  Los  vampiros  están   fuera,  los  seres  humanos  se  encuentran,  y    has  actuado  como  la  reina  de  todas  las  

perras  la  mitad  de  su  vida.  Será  mejor  que  comiences  a  contar  con  aliados.  Estoy   bastante  seguro  de  que  no  vas  a  conseguir  a  nadie  más  allá  de  su  dedo  medio.-­‐‑   Eso  hizo  mucho,  una  larga  mirada,  mucho  más  reflexiva  y  adulta  que  cualquier  otra   que    Claire  podía  decir  que  había  visto  en  Mónica  antes.   Tal  vez  incluso  la  eterna  involucrada    a  veces  podría  crecer,  por  lo  menos  lo   suficiente  como  para  reconocer  su  propio  peligro.  -­‐‑Te  escucho,  -­‐‑dijo  Mónica.   -­‐‑¿Podemos  hacer  esto  dentro?-­‐‑preguntó  Claire.  Ella  había  alcanzado  a  ver  en  la   distancia  un  coche  patrulla  de  la  policía    de  Morganville,  sus  reflectores  quemaban.   Mónica  se  debatió  durante  unos  quince  segundos  antes  que  ella  diera  un  paso  atrás   y  bajara  el  arma.  -­‐‑Sí,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Pero  no  esperes  que  me  comporte  como  toda  una   belleza  sureña  y  te  ofrezca  un  té  helado  y  galletas.    Yo  no  soy  tu  abuela.  Y  no  toques   mis  cosas.-­‐‑   Ninguno  de  los  dos  dudó.  Se  movieron  rápido,  y  estaban  en  el  interior  y  cerrando  la   puerta  detrás  de  ella  antes  de  que  terminara  de  decir  la  última  palabra.  El  alivio  fue   inmenso,  y  Claire  se  volvió  para  poner  la  espalda  contra  la  puerta.   -­‐‑Guau,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Esta  es…  -­‐‑Él  se  quedó  sin  palabras.  Y  Claire  entendió   totalmente  el  por  qué.   Era  la  habitación  más  femenina  que  Claire  había  visto  en  su  vida.  Alfombra  rosa   pálido,  sofá  de  raso  rosa,  un  sillón  de  color  amarillo  pálido,  también  de  seda.  Luces   de  colores  colgadas  alrededor  de  los  artefactos  de  iluminación.  Un  librero  no  lleno   de  libros,  sino  con  fotos  de  Mónica,  en  marcos  rosados.  Una  impresión  gigante  de   Andy  Warhol,    personalizada,  soló  que  Marilyn  Monroe  había  sido  sustituida   con  la  cara  de  Mónica.  Una  salva  fuerte  y  aguda  de  ladridos,  hizo  a  Claire  mirar   hacia  abajo  para  ver  una  minúscula  tacita  de  té  y  un  Chihuahua  con  un  collar  de   color  rosa  con  volantes,  de  ojos  saltones  ladrándoles  a  ellos    debajo  de  la  silla   amarilla.   -­‐‑Channing,  silencio,  -­‐‑dijo  Mónica,  y  cogió  a  la  pequeña  cosa.  Se  estremecía   constantemente,  estudiando  a  Shane  y  a  Claire  con  una  intensidad  frenética.   Dejó  de  ladrar,  pero  siguió  gruñendo,  en  un  tono  que  no  habría  intimidado  a  una   mariposa.  –Este  es  Channing.  Channing,  estos  son  el  idiota  y  su  novia  empollona.-­‐‑   -­‐‑Creo  que  es  mi  nuevo  nombre  de  la  banda,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Idiota  y  novia  empollona.   Eso  suena  bien  ¿Has  dado  ese  nombre  a  tu  perro  por  Channing  Tatum?  -­‐‑   -­‐‑Tiene  cualidades,  -­‐‑dijo  Mónica,  y  puso  a  el  Chihuahua  abajo.  Que    atacó   inmediatamente  los  cordones  de  Shane.  El  la  observó  con  el  ceño  fruncido,  como  si   no  pudiera  decidir  si  reír  o.  .  .  realmente  reír.  Realmente  era  ridículo.  Su  zapato  era   más  grande  que  el  perro  entero.  -­‐‑Siéntate.  No  toques  nada.-­‐‑   Claire  se  sentó  en  el  sofá  de  color  rosa,  Shane  decidió  que  era  evidente  que  el  color   podía  ser  contagioso,  por  lo  que  tomó  el  sillón  amarillo,  que  fue  ligeramente  más   varonil,  y  trató  de  sacudirse  de  Channing  para  que  parara.  Eso  dio  lugar  a  que  se   pusiera  a  follar  entusiasta  su  pierna.  Claire  se  cubrió  la  boca  para  evitar  un   estallido  de  risas  totalmente  inapropiado,  mientras  que  Mónica  ignoro  el  drama  y   se  sirvió  un  trago  de  una  botella  de  bourbon.  Ella  no  se  ofreció  a  compartir,  pero   no  es  que  Claire  hubiera  aceptado.  -­‐‑Así  que  a  hablar,  -­‐‑dijo  Mónica,  y  se  bebió  la   mitad  de  la  copa  de  un  solo  trago.  -­‐‑Porque  yo  puedo  tranquilamente  disparar  como   si  fueran  ladrones  que  han  invadido  mi  hogar.  Nadie  podría  dudar  de  ello,  porque     ustedes  son  fugitivos    y    asesinos.-­‐‑   -­‐‑Tenemos  que  llegar  a  casa,-­‐‑dijo  Claire.  Tan  surrealista  como  era  toda  esta  escena,   desde  el  apartamento  pastel  (que  tenía  hasta  ¿una  tetera  de  color  rosa  en  la   estufa?)  a  Channing  teniendo  sexo  con  odio  con  la  pierna  de  Shane,  la  ansiedad  

que  se  había  torcido  en  sus  entrañas  se  hundía  más  profundamente.  La  casa   los  necesitaba.  Ahora.  Y  estaban  perdiendo  el  tiempo.  -­‐‑Los    de  la  Fundación   quieren  destruir    las  Casas  Fundadoras.  Están  tratando  de  desmantelar  todo   lo  que  Amelie    ha  construido,  ya  lo  sabes.  Myrnin  siempre  dijo  que  las  Casas   Fundadoras  eran  el  corazón  de  Morganville.  Si  logran  destruirlas.  .  .  .  -­‐‑   -­‐‑¿Vamos  a  tener  un  menor  número  de  monstruosidades  Victorianas  feas  para   hacerles  frente?  –Mónica  preguntó,  y  se  bebió  el  resto  de  su  bourbon.  -­‐‑Está  bien,   nada  de  lo  que  quieran  esos  idiotas  con  un  fetiche  amanecer,  estoy  en  contra,  eso   es  obvio.  Incluso  si  eso  significa  asociarse  con.  .  .  bien.  -­‐‑Ella  hizo  un  gesto  a  los  dos,   para  de  alguna  manera  conseguir,  desagrado,  disgusto  y  resignación  todos  con  un   giro  de  su  boca.  Ella  se  sirvió  otro  generoso  trago  de  alcohol.  -­‐‑Todo  el  mundo  esta     cálido  y  difuso  acerca  de  cómo  el  mal  a  sido  derrotado  y  el  sol  sale  de  nuevo,  y  es   por  la  mañana  en  Estados  Unidos  o  lo  que  sea,  y  yo  no  sé  ustedes,  pero  yo  no  creo   que  estos  idiotas  hagan  una  mierda  por  mejorar  la  vida  de  nadie.  Ellos  quieren  a  la   gente  de  su  lado.  Toda  esta  nueva  construcción  y  pintura  y  Botox  arquitectónico.  .  .   es  sólo  humo.  Son  a  los  vampiros  los  que  quieren.  Y  es  a  los  vampiros  a  los  que   tienen.-­‐‑   Era  una  observación  sorprendentemente  precisa,  viniendo  de  Mónica,  incluso   Shane  olvidó  a  Channing  durante  el  tiempo  suficiente  para  mirar.   Channing  evidentemente  perdió  el  interés,  ya  que  Shane  no  seguía    horrorizado.  El   perro  olfateó  la  alfombra,  y  luego  fue  trotando  a  picar  migas  de  comida  en  una   miniatura  de  cuenco  de  color  rosa  que  estaba  decorado  con  una  corona  de  joyas.   -­‐‑¿Qué  quieren  de  mí?  -­‐‑Mónica  les  preguntó.  –Porque  ustedes  saben  que  yo  no  voy  a   arriesgarme  a  ser  detenida  ni  nada.  No  por  ustedes  dos,  por  el  amor  de  Dios.  Eso   sería  épicamente  patético.-­‐‑   -­‐‑En  primer  lugar,  necesitamos  un  paseo,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑A  nuestra  casa.    ¿Puedes     manejar  eso,  Princesa  Criticona?  -­‐‑   Ella  le  hizo  un  gesto  levantando  el  dedo  índice  y  terminó  su  whisky,  y  Claire  se   estremeció.  Eso  fueron  dos  tragos  de  whisky  que  ella  había  presenciado,  y  de  la   forma  en  que  Mónica  se  movía,    bastante  tambaleante  en  sus  zapatos  de  tacón  alto,   sin  duda  tenía  líquido  suficiente  que  no  había  manera  de  que  estuviera  sobria.   -­‐‑Voy  a  conducir,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Oh  diablos  no  lo  harás,  -­‐‑dijo  Mónica,  y  agarró  las  llaves  en  un  anillo  de  piedras   preciosas  de  color  rosa,  desde  la  mesa  de  café,  que  por  supuesto  era  blanca,  con   arabescos  de  color  rosa.  -­‐‑Nadie  conduce  mi  coche  más  que  yo.-­‐‑   -­‐‑Tal  vez  deberías  no  tratar  de  conducir  con  la  pistola  en  la  otra  mano,  -­‐‑dijo  Shane.   Mónica  se  miró  los  dedos  de  la  mano  derecha,  aún  apretaba    la  pistola  de  cartera,   ella  parecía  ligeramente  sorprendida.     Se  encogió  de  hombros  y  la  puso  al  lado  del  bourbon.  Claire  tuvo  una  visión   repentina,  tristemente  hilarante  de  Mónica  en  treinta  años,  hinchada,  floja,   borracha  y  armada,  sentada  en  este  apartamento    todavía  rosa.   Mientras  que  Mónica  se  centró  borracha  en  poner  la  pistola  abajo,  Claire  cogió  las   llaves  de  sus  dedos.  Shane  se  levantó  y  se  movió  al  mismo  tiempo,  y  cuando  Mónica   intentó  a  tientas  recoger  el  arma  de  nuevo,  la  deslizó  fuera  de  su  alcance.  Ella   intentó  darle  un  puñetazo,  pero  él  se  agachó  y  se  deslizo  con  gracia,  evitándola  tan   fácilmente  como  respirar.  -­‐‑No  vas  a  conducir,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero  gracias  por  el   coche,  y  puedes  venir  con  nosotros,  porque  no  quiero  que  llames  a  la  policía  para   decir  que  nosotros  te  hemos  robado  tu  coche.-­‐‑   Mónica  hizo  un  mohín.  Era  bastante  obvio  que  era  lo  que  hubiera  hecho    

inmediatamente  devolviéndolos    a  la  parte  superior  de  su  lista  de  tareas   pendientes.  –Devuélveme  mi  arma.-­‐‑   -­‐‑Obviamente  eso  es  un  no,  -­‐‑dijo  Shane.   -­‐‑¡Es  una  reliquia!  -­‐‑Él  le  dio  una  mirada.  -­‐‑Bien,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Pero  esto  no  ha  terminado.   -­‐‑Nunca  lo  es  contigo,  -­‐‑dijo  el.  -­‐‑Eso  sí,  no  crees  problemas  y  todos  nos  llevaremos   bien.   Claire  sinceramente  lo  dudaba,  pero  abrió  la  puerta  de  el  apartamento  de  Mónica    y  comprobó  fuera.  No  había  rastro  de  la  patrulla  de  la  policía,  que  se  habían   marchado  a  otra  zona.  -­‐‑Date  prisa,  -­‐‑dijo,  y  abrió  la  marcha.  Shane  mantuvo  a   Mónica  delante  de  él,  con  una  mano  agarrando  su  brazo  fuertemente  para   mantenerla  estable  en  esos  tacones  y  un  medio  para  asegurar  que  no  iba    a   provocar  el  infierno.  Pero  ella  se  mantuvo  en  silencio    y  se  metió  en  el  asiento  del   copiloto  mientras  Claire  se  puso  de  el    lado  del  conductor.  -­‐‑¿Qué?-­‐‑preguntó,   cuando  Shane  se  quedó  en  la  puerta,  frunciendo  el  ceño.  -­‐‑¿En  serio?  No  vas  a  ir  de   escopeta  en  mi  coche,  perdedor.-­‐‑   -­‐‑Al  menos  puedo  conseguir  una  llave  de  estrangulamiento    más  fácil  desde  aquí  -­‐‑   dijo  mientras  se  ponía  en  la  parte  posterior.  –Forros  de  plata.-­‐‑   -­‐‑Tócame  y  morirás.  Y  no  lo  rayes,  -­‐‑dijo  Mónica,  y  apuntó  con  el    dedo  índice  rígido  a     Claire.  Detrás  sus  ojos  eran  brillantes  con  bourbon  y  malicia.  -­‐‑Te  voy  a  cortar  dos   veces  por  cada  abolladura.-­‐‑   Después  de  haber  conducido  a  la  bestia,  el  coche  de  Shane,  se  trataba  de  un  pedazo   de  pastel,  de  verdad,  transmisión  automática,  dirección  suave,  elegante  interior  de   cuero.  Claire  había  estado  a  punto  de  odiar  el  coche  de  Mónica,  pero  .  .  así,  se  sentía   muy  bien.  Tal  vez    no  era  tan  malo  ser  rico,  si  se    podía  evitar  ser  una  perra  a  la  vez.   Hizo  a  Mónica  gritar  un  poco  al  pasar    demasiado  cerca  de  un  latón  de    basura   oxidado,  pero  ella  logró  esquivarlo  por  centímetros,  girando  por  fuera  de  el   estacionamiento  hacía  la  calle  principal.  Era  arriesgado,  estar  dando  vueltas  en   este  coche  abierto  (Mónica  por  supuesto  tenía  un  convertible),  pero  no  tuvieron   tiempo    de  poner  la  parte  superior,  y  cualquiera  que  conociera  a  Mónica  sabría  que   nunca  se  lo  puso  de  todos  modos,  a  menos  que  lloviera.   ¿Qué  es  lo  que  rara  vez  hacía,  en  Morganville?.   De  hecho,  la  noche  era  clara  y  fresca  y  llena  de  estrellas,  de  muchas  estrellas   brillantes  por  encima  en  el  cielo  negro  y  frío  que  parecía  extrañamente   irreal.  La  luna  estaba  medio  llena,  pero  todavía  arrojaba  una  luz  que  enfocaba   ferozmente,  dando  bordes,  esquinas  agudas  y  sombras  de  su  propia  densidad.   Sintió  un  hormigueo  en  la  piel  expuesta  de  Claire  como  el  mentol  que  su  madre   siempre  le  había  puesto  a  ella  cuando  había  tosido.  La  diferencia  era  que   Morganville  no  olía  medicinal,  pero  con  polvo,  con  un  nota  curiosa  de  la  madera  en   bruto.   Ella  sentía  un  olor  como  de  quemaduras,  y    tuvo  un  momento  extraño  al  pensar   que  la  luz  del  sol  adorada  con  tanta  fuerza  por  los  de  la  Fundación  del  Sol  provocó   se  sequen  en  cáscaras  resecas,  al  ser  impactados  por  los  constantes  vientos  del   desierto.   No  fue  un  largo  viaje  a  la  Casa  de  Cristal,  pero  la  ansiedad  continuó  latiendo    en  su  pecho  como  un  animal  tratando  de  clavarle  su  con  garra  libre.  Ella  esperaba   ver  el  coche  fúnebre  de  Eve,  ella  siempre  se  detiene  delante  o  al  lado,  pero  en  su   lugar    vio  a  un  par  de  camiones  destartalados  que  bordeaban  la  calle  en  frente  de  la   casa,  eso  nunca  era  una  buena  señal.  Ella  giró  la  rueda  duro  y  envió  el  convertible   de  Mónica  chillando  en  una  fuerte  derecha,  hacía  el  camino  de  grava  de  la  casa.  

Mónica  gritó  al  oír  el  sonido  de  las  rocas  arrojadas  por  los  neumáticos  sobre  el   chasis    con  sonidos  de  pings  vidriosos.  -­‐‑¡Oye!,  -­‐‑dijo,  y  miró  como  Claire  pisó  el   freno  con  fuerza,  llevándoles  a  deslizarse  hasta  frenar.  -­‐‑¿Dónde  aprendiste  a   conducir,  monstruo?  -­‐‑   -­‐‑Escuela  de  conducción  demolición  de  Myrnin,-­‐‑dijo  Shane,  que  no  era  cierto,  pero   era  divertido,  y  Claire  no  lo  corrigió.  -­‐‑Bien,  gracias  por  el  paseo,  no  vamos  a  hacerlo   de  nuevo,  y  gracias  por  no  haberme  obligado  a  matarte.-­‐‑   Se  tiró  del  asiento  trasero,  en  un  movimiento  rápido  y  manteniéndose  a  la  sombra.   Claire  se  preguntó  por  qué,  pero  entonces  vio  las  figuras  que  se  movían  en  la  parte   trasera  de  la  casa.   -­‐‑¡Fuera!,  -­‐‑Mónica  ordenó,  y  la  obligó  a  salir  porque  comenzó  a  practicar  escalada   sobre  el  regazo  de  Claire  antes  de  que  pudiera  moverse.  -­‐‑¡Sal  fuera,  fuera,  estúpida!   -­‐‑Metió  el  coche  en  marcha  atrás  cuando  Claire  salió  a  toda  prisa,  y  apenas  Claire   tuvo  tiempo  de  cerrar  la  puerta,  Mónica  piso  el  acelerador  y  envió  el  coche   disparado  hacia  atrás  por  el  camino.  Dejó  algunos  rasguños  en  la  calle  mientras     tocó  fondo,  y  el  destello  de  chispas  era  bastante  notable,  pero  Claire  suponía  que   no  todas  las  abolladuras  las  hizo  ella  en  teoría  ,  fue  por  la  ventana,  mientras  que   Mónica  estaba  conduciendo.   -­‐‑¿Qué  demonios  está  pasando  aquí?-­‐‑Preguntó  Shane,  cuando  el  sonido  de  el   convertible  de  Mónica  desapareció.  -­‐‑Porque  creo  que  tenías  razón  que  se  trata  de   algo.-­‐‑   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  la  casa  estaba  tratando  de  llegar  a  mi,  realmente  angustiada.   No  puedo  creer  que  no  lo  sientas.-­‐‑   -­‐‑A  mi  no  me  gusta.  Nunca  lo  hizo.  Creo  que  siempre  pensó  que  yo  era  un  problema     para  Michael,  y  sabes  que  esa  casa  tiene  muy  buen  ojo  para  la  gente,  porque  estaba   totalmente  cuando  llegué  aquí,  ¿no  estaba?  Por  lo  tanto,  ¿la  puerta  de  atrás  o  la  de   el  frente?  -­‐‑   -­‐‑Vi  a  quienquiera  que  sea  a  la  vuelta,  -­‐‑dijo.  –Por  el  frente  tiene  más  sentido.-­‐‑   -­‐‑No  tiene  sentido  ser  sutil,  Shane  estuvo  de  acuerdo  y  le  dio  una  breve,  sonrisa  loca   antes  de  correr  hacia  la  puerta  principal.  Ella  se  encontró  con  el  mientras  él  se   preparaba  para  un  saque  de  puerta  para  reventarla.   Ella    logró  detenerlo,  se  llevo  un  dedo  a  los  labios,  y  luego  tomó  la  llave  del  bolsillo.   Silenciosamente  abrió  la  puerta  y  entro  dentro.   Shane  estaba  decepcionado  de  que  no  pudo  hacer  una  gran  entrada,  por  supuesto,   pero  se  deslizó  detrás  de  ella  y  la  cerró  y  volvió  a  bloquear  la  puerta.  Nada  parecía   mal  en  el  pasillo  principal,  y  ella  dio  un  par  de  pasos  hacia  delante  para  mirar  en  el   salón  principal.  Nada  allí,  tampoco.  Los  extintores  seguían  exactamente  donde  ella   los  había  dejado,  y  no  vio  nada  que  indicara  que  tenían  o  había  entrado  un  intruso.   Pero  ella  la  sintió,  anudado  y  enredado  en  sus  entrañas.  La  casa  estaba  enojada,     violada  y  con  miedo,  y  la  necesitaba.   Ella  no  sabía  por  qué.  O  lo  que  espera  que  ella  haga.   -­‐‑Claire,  -­‐‑susurró  Shane,  e  hizo  una  serie  de  gestos  con  las  manos  que  se  sorprendió     que  ella  realmente  entendiera,  le  estaba  diciendo  que  se  fuera  al  final  del  pasillo,   las  escaleras  y  viera  la  habitación  oculta.  Estaba  en  lo  cierto,  también,    era,  en   muchos  sentidos,  el  corazón  de  la  casa,  y  si  algo  estaba  pasando,    probablemente   estaba  sucediendo  allí.   Ella  le  hizo  una  señal  a  él  y  levantó  las  cejas  en  cuestión.  Señaló  a  la  cocina,  y  luego   hizo  otro  de  esos  completamente  misteriosos  gestos  que  de  alguna  manera  tenían  

sentido  para  ella,  como  si  compartieran  algún  libro  de  jugadas  invisible.  Iba  a   recuperar  las  armas  ocultas  de  la  despensa.   Ella  le  dio  un  pulgar  hacia  arriba  y  se  dirigió  por  el  pasillo.   El  salón  no  se  veía  perturbado,  tampoco.  Se  quedó  en  silencio,  completamente  en   silencio,  y  ella  sintió  erizarse  su  piel  como  carne  de  gallina  al  ver  lo  misterioso  que   parecía.  .  .  como  si  toda  la  casa  estuviera  conteniendo  la  respiración.   Las  escaleras  crujieron  siempre  si  no  tenias  cuidado,  pero  ella  sabía  cómo   conseguir  eludirlo.  Equilibró  su  peso  cuidadosamente  en  la  puntas  de  sus  pies   mientras  permanecía  en  el  lado  izquierdo,  cerca  de  la  pared.  Sólo  hubo  un  ligero   gemido  de  madera  en  la  parte  superior,  y  se  quedo  inmóvil,  escuchando  cualquier   cambio,  pero  no  oyó  nada.  El  pasillo  con  sus  habitaciones    se  extendían  delante  de   ella,  y  estaba  casi  en  el  centro,  en  dirección  a  la  puerta  oculta,  cuando  la  criatura   salió  del  cuarto  de  baño,  a  la  derecha  en  su  camino.   Su  cerebro  informó,  criatura,  ya  que  no  se  le  ocurrió  nada  para  que  coincidiera  con   lo  que  estaba  viendo,  en  posición  vertical,  bípeda  como  un  hombre,  pero  mal,   proporcionado  de  manera  extraña.  Los  brazos  eran  demasiado  largo,  la  cara   demasiado  fuerte  y  toda  la  forma  equivocada,  como  si  los  huesos  estuvieran   rotos  debajo  de  la  piel.  Una  extraña  musculosa  espalda  encorvada  hacia  delante   bajo  la  camiseta  blanca  que  llevaba  con  esfuerzo.   Nunca  había  imaginado  que  un  monstruo  en  su  casa  estaría  usando  pantalones   vaqueros  y  zapatillas  de  deporte  Nike,  tampoco.   Lo  peor  de  todo,  sin  embargo,  la  peor,  fueron  los  ojos,  brillantes  ojos  de  color   ácido  amarillo  entornados,  con  las  pupilas  rasgadas,  las  manos,  de    ellas  brotaron   las  garras  que  parecían  lo  suficientemente  grandes  y  aterradoras  para  hacer  que     Lobezno  se  sintiera  inadecuado.   Luego  abrió  su  boca  y  gruñó,  y  todo  lo  demás    se  desvaneció  en  la  insignificancia  al   lado  de  las  hileras  de  dientes  brillantes  y  afilados.   Claire  se  tambaleó  hacia  atrás  y  se  volvió  a  correr,  pero  había  otra  que  salía  del   dormitorio  de  Michael  y  Eve,  bloqueando  su  escape.  Esta  parecía  más  pequeña,   pero  aún  así  el  doble  de  su  tamaño,  y  de  alguna  manera  también  se  veía  mujer   probablemente  porque  llevaba  un  vestido,  un  vestido  amarillo  veraniego  brillante,   y  ¿por  qué  querría  un  monstruo  llevar  un  vestido,  de  todos  modos?  No  tenía   ningún  sentido.  .  .   Y  mientras  observaba,  se  retorció  y  se  retorció  y  cambió,  y  ella  sintió  que  su   estómago  se  rebelaba  cuando  la  criatura  gruñó  y  se  arrancó  la  ropa.  Ella  la   inmovilizó  con  sus  brillantes  y  alienígenas,  ojos,  locos  que  procedían  directamente   del  infierno.   ¿Qué  fue  lo  Shane  había  dicho?   Perros  del  Infierno.   Todavía  estaban  cambiando,  pero  estaban  buscando  más  como  perros  todo  el   tiempo.   Su  cerebro  estaba  balbuceando,  porque  era  incapaz  de  encontrar  una  sola   cosa  útil  que  decir  sobre  esta  situación.  Estaba  atrapada  entre  dos  cosas  que   parecían  que  habían  escapado  de  las  bóvedas  de  monstruos,  y  ellos  se  acercaban,   atrapándola  entre  ellos.   Y  luego  la  estaban  olfateando.   Ella  levantó  las  manos  por  encima  de  su  cabeza  y  se  agachó  convirtiéndose  en  una   bola  por  instinto,  no  por  estrategia  y  lo  siguiente  que  se  dio  cuenta  fue  que  estaban     sobre  ella,  teniendo  grandes  respiraciones  ruidosas,  por  su  nariz.  Eso  era  

alarmante  y  grave  y  de  alguna  manera  aterradora  de  nuevo,  porque  parecía  tan   mal.  Podía  olerlos  ahora,  un  tipo  de  mezcla  repugnante  de  almizcle  animal  y  el  tipo   de  aerosol  del  cuerpo  que  se  supone  que  sirve  para  el    rastreo  de  el  sexo  opuesto   sobre  ti.  Fue  una  combinación  vil,  y  se  encontró  con  un  poco  de  náuseas  ,  pero  en   silencio,  porque  no  podía  soportar  tanto  ni  para  gritar.  Algún  instinto  había   encerrado  su  voz  baja  apretada.  Quédate  tranquila,  quédate  pequeña,  cierra  los   ojos  y  haz  que  todo  desaparezca.   Y,  sorprendentemente,  lo  hizo.  El  resoplido  fuerte  se  detuvo,  y  cuando  se  atrevió  a   levantar  la  vista,  vio  que  las  dos  cosas  se  habían  separado  de  ella  y  se  alejaban  por   el  pasillo,  en  cuatro  patas  ahora.  El  pasillo  estaba  lleno  de  ralladuras,    ropa   desecha.  Ellos  se  detuvieron,  olisqueando  las  paredes,  y  luego  se  deslizaron  en  la   habitación  de  Shane  como  fantasmas.   Claire  dejó  escapar  un  suspiro  repentino  y  explosivo,  se  puso  de  pie,  y  luchó      muy   fuerte  contra  el  impulso  que  quería  que  corriera  hacia  las  escaleras  y  saliera   pitando  fuera  de  la  casa,  lejos  de  estas  cosas,  antes  de  que  fuera  demasiado  tarde.   En  cambio,  ella  corrió  hacia  adelante,  su  visión  fija  en  el  lugar  de  la  madera  que   necesitaba  presionar  para  abrir  la  puerta  secreta.   Ella  lo  golpeó  y  corrió  dentro  cuando  el  panel  suspiró  abriendo,  tirando  de  él   lo  cerró  con  un  golpe  duro  sólo  cuando  vio  el  primer  destello  de  los  ojos  amarillos   en  las  sombras  de  la  habitación  de  Shane  girando  su  camino.  Corrió  por  las   escaleras,  con  el  corazón  palpitando  duro,  y  se  detuvo  sólo  cuando  había  llegado  a   la  cima  y  entró  en  la  guarida  secreta,  el  dormitorio  de  Miranda.   No  era  Miranda,  pero  había  alguien  tumbado  en  el  sofá.   Fue  Amelie,  y  ella  estaba  vestida  de  rojo,  un  rojo  opaco  que  parecía  completamente   equivocado  para  ella,  y  su  piel  era  de  alabastro  blanco,  y  todo  lo  que  podía  pensar   Claire    en  un  principio  era  ¿por  qué  llevaba  puesto  ese  color?  antes  de  darse  cuenta   de  que  no  era  un  color  en  absoluto.   Era  sangre,  empapando  su  vestido  blanco  rallado.   Los  ojos  de  Amelie  se  abrieron,  cornalina  de  color  rojo  para  que  coincida  con  su   vestido  con  sangre,  y  ella  dijo:  -­‐‑Hay  que  huir,  Claire.  Tu  no  me  puedes  ayudar.  Si  te   vas  ahora,  te  ignorarán.  No  eres  la  presa  que  están  rastreando.  -­‐‑   -­‐‑¿Qué  pasó?-­‐‑Preguntó  Claire,  y  se  acercó.  Amelie  con  su  blanca  mano  frágil,  y   temblorosa,    le  hizo  señas  para  que  se  detuviera,  y  Claire  obedeció,  cuando  un   vampiro  había  perdido  tanta  sangre  lo  mejor  era  mantenerse  alejado  que   probablemente  era  una  buena  idea  escuchar.  -­‐‑¿Que  son  esas  cosas?  -­‐‑   Pero  ella  sabía.  Se  acordó  de  Hannah,  y  el  que    mordió  en  el  brazo  de  Shane,  y  se   sentía  como  la  gravedad  invertida  debajo  de  sus  pies.   -­‐‑Ellos  no  son  cosas,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Son  seres  humanos,  modificados  para  rastrear   vampiros,  nos  acosan  hasta  que  estemos  demasiado  débiles  para  luchar  o  huir.  Son   perros  fieles  de  Fallon,  sin  voluntad  propia.  Pero  no  te  harán  daño  si  te  vas  ahora.  -­‐‑ Ella  sonaba  alerta,  pero  terriblemente  débil.  Claire  tragó  saliva  y  se  acercó  más.  -­‐‑ ¿No  me  escuchas?  Deja,  Claire.  No  me  van  a  matar.  Ellos    van  a  guardar  ese    honor  a   su  señor.-­‐‑   -­‐‑No  puedo.  ¡No  puedo  salir!  -­‐‑   -­‐‑Cometí  un  terrible  error,  susurró  Amelie.  Cerró  la  los  ojos  de  nuevo,  y  su  mano   bajó  de  nuevo  a  su  pecho.  –Pensé….,    pensé  que  podía  razonar  con  él.  Él  era  uno  de   los  míos,  una  vez.  Uno  de  nosotros.  Nunca  creí  que  pudiera  volverse  contra   nosotros  tan  a  fondo.  Mi  insensatez,  Claire,  sólo  mía.  He  traído  esto  sobre  nosotros.   Si  lo  hubiera  matado  cuando  tuve  la  oportunidad.  .  .  -­‐‑  

-­‐‑¿Cómo    puedo  detenerlos?-­‐‑Preguntó  Claire,  y  se  agarró  de  la  mano  de  Amelie   ahora,  apretándola  para  llamar  su  atención.  Los  ojos  de  Amelie  parpadearon  y  los     abrió  de  nuevo,  pero  miró  hacia  arriba,  evitando  los  suyos.  -­‐‑¡Amelie!  ¡Usted   no  puede  darse  por  vencida,  dígame  lo  que  puedo  hacer!  -­‐‑   -­‐‑Puedes  hacer  una  sola  cosa,  -­‐‑dijo  Amelie,  y  de  repente  Claire  no  estaba   sosteniendo  la  mano  de  Amelie.  .  .  Amelie  estaba  sosteniendo    la  de  ella,  en  un   agarre  irrompible.  -­‐‑Puedes  ayudar  a  Myrnin.  No  hagas  nada  por  mí,    ¿entiendes?   Deja  que  me  tengan.  No  me  van  a  matar,  como  ya  he  dicho.   Pero  debes  hacerte  a  un  lado  o  ellos  te  rasgará  para  a  través  de  usted  llegar  a  mí.  -­‐‑   Volvió  la  cabeza,  sólo  un  poco,  como  si  estuviera  escuchando.  Claire  no  escuchó   nada,  pero  sintió  algo  en  su  interior,  algo  cambió,  un  dolor  que  iba  más  allá  de   cualquier  sentido  físico.  La  casa  la  estaba  lastimando.   Y  la  puerta  oculta  estaba  siendo  rallada  bajo  el  ataque  de  las  seis  pulgadas  de   garras.   -­‐‑Quiero  ayudar,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Por  favor.-­‐‑   -­‐‑No  hay  otra  salida  de  esta  habitación.  Los  Portales  de  Myrnin  se  rompieron,   y  la  única  manera  de  salir  ahora  es  a  través  de  las  criaturas  inferiores.   No  me  puedes  ayudar.  Lo  único  que  puedes  hacer  es  salir,  y  quiero  que  puedas   escapar,  Claire.  Quiero  que  te  vayas.  Reúne  a  tus  amigos  y  a  los  que  amas.  Deja  la   Casa  de  Cristal,  y  no  vuelvas  nunca  más.  Deja  Morganville.  Vete.  Mi  causa  está   perdida,  y  es  una  causa  que  nunca  podrías  entender  en  cualquier  caso.  -­‐‑Amelie   intentó  sonreír.  No  se  veía  bien.  -­‐‑Nunca  olvides  que  yo  soy  el  monstruo.-­‐‑   -­‐‑No  puedo  dejarte  aquí  para  morir,  Amelie.  No…-­‐‑Ella  tragó  saliva.  -­‐‑Usted  no  es  el   monstruo.-­‐‑   Amelie  la  estudió  directamente  durante  unos  segundos,  y  el  poder,  el  hambre  y  la   fuerza  de  la  mujer  detrás  de  esa  mirada  hizo  a  Claire  sentirse  mareada.   Era  como  mirar  a  la  historia  de  alguna  manera.  .  .  historia  de  cientos  de  años  de   profundidad.  -­‐‑Eres  tan  joven,-­‐‑Amelie  dijo.  -­‐‑Y  tan  terca.  Te  ha  servido  bien,  pero  no   te  va  a  servir  ahora.  Hay  una  cosa  que  puedes  hacer  por  mí,  entonces.  Un  último   servicio  que    puedes  realizar.-­‐‑   Claire  asintió.  Tenía  miedo,  pero  no  tenía  miedo  de  Amelie,  en  realidad.  Ella  tenía   miedo  de  lo  que  pasaría  cuando  Amelie  se  hubiera  ido.   Cuando  no  hubiera  nada  para  detener  a  Fallon.   -­‐‑No  te  muevas,  -­‐‑dijo  Amelie,  y  tiró  de  la  muñeca  de  Claire  hacía  sus  labios.   El  dolor  de  sus  colmillos  al  entrar  fue  breve,  y  Claire  sintió  una  inestabilidad   constante  afianzarse,  una  especie  de  irrealidad,  susurrando  el  desmayo  que  la  hizo   necesario  caer  de  rodillas  al  lado  de  el  sofá.  No  trató  de  alejarse,  no  había  ninguna   razón.  Amelie  bebería  todo  lo  que  quería,  y  tal  vez  eso  sería  todo,  o  tal  vez  no.  Pero   de  cualquier  manera,  nada  podía  hacer  Claire,  no  cambiaría  el  resultado.   Ser  mordida  por  Amelie  no  era  como  la  mordida  de  uno  de  los  otros  que  había   sobrevivido  antes.  Fue  sorprendentemente  fácil  de  alguna  manera,  como   si  la  mordedura  de  Amelie  inyectara  algún  tipo  de  Valium  junto  con  ella.  Se   sentía  tranquila,  lo  cual  era  muy  extraño,  ella  debía  de  haberse  sentido   horrorizada,  o  enojada,  o  nada  en  absoluto,  excepto  estúpidamente  relajada.   Se  prolongó  durante  un  largo  rato,  y  luego  Amelie  la  dejó  ir  con  un  suave  suspiro,  y   la  paz  que  había  sido  eco  a  través  de  la  cabeza  de  Claire  se  evaporó  como  el  hielo   bajo  el  sol  del  desierto  y  el  pánico  se  inició  de  nuevo,  duro  y  muy  real.  Estaba  débil   y  agotada,  y  la  cabeza  le  daba  vueltas,  y  cuando  ella  trató  de  levantarse  no  podía.  

Todo  lo  que  podía  hacer  era  alejarse  lentamente,  arrastrándose  con  las  manos   hasta  que  ella  puso  una  respetable  distancia  entre  ella  y  la  reina  vestida  de   sangre  que  yacía  en  el  sofá.   Amelie  se  sentó.  Gotas  de  sangre  corrían  por  sus  brazos  como  franjas  rojas,   y  ella  se  veía  con  el  ceño  fruncido,  y  luego  se  sintió  como  un  sonido  hueco  que     provenía  de  la  puerta  de  abajo.  No  fue  abajo,  todavía  no,  pero  habían  garras  a   través  de  la  madera  y  el  metal  de  detrás.   -­‐‑Limpie  mi  sangre  de  sus  manos,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Ellos  van  a  olerlo  en  ti,  y  eso  sería   una  cosa  peligrosa.  Cuando  hayan  venido  por  mí,  baja  las  escaleras.  Busca  a  Shane   y  se  van.  Prométeme  que  vas  a  hacer  esto.  -­‐‑   -­‐‑¿Qué  va  a  pasar?-­‐‑   -­‐‑Ellos  me  harán  daño,  -­‐‑dijo  Amelie  rotundamente.  -­‐‑Voy  a  luchar  contra  ellos,  pero   me  van  a  tomar.  No  interfiera.  Usted  no  me  puede  salvar.  Le  doy  las  gracias  por  el   don  de  la  sangre,  Claire,  y  voy  a  cumplirlo.  Pero  usted  debe  honrarme  así  ahora.-­‐‑   Llegó  a  Claire  en  un  destello  cegador  que  había  una  posibilidad  en  la  que  Amelie  no   había  pensado,  una  peligrosa.  Potencialmente  fatal.   Pero  tal  vez,  sólo  tal  vez,  una  que  podría  funcionar.   -­‐‑¿Si  usted  sale  de  aquí,  se  puede  ocultar?  -­‐‑Claire  le  preguntó.  ¿Hay  un  lugar  al  que   pueda  ir?  -­‐‑   -­‐‑Morley  me  ha  prometido  la  seguridad  en  la  ciudad  de  Blacke,  si  puedo  llegar  a  las   fronteras  de  Morganville,  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑A  partir  de  ahí,  tal  vez  podemos  encontrar   una  manera  de  atacar  a  Fallon.  Pero  no  es  de  ninguna  utilidad  especular.  Nunca   dejaré  este  ático,  salvo  en  sus  manos.  -­‐‑   Esto,  Claire  pensó,  iba  a  requerir  de  dos  cosas:  precisión  en  el  tiempo  y  un  montón   de  suerte.  La  casa  estaba  de  su  lado,  aunque,  podía  sentirla  esperando   ansiosamente  cualquier  ocasión  para  ayudar.  Y  Shane  estaría  armado  y  peligroso  y   en  busca  de  ella,  muy  pronto.   Oyó  el  chillido  de  deformación  metálica  siendo  destrozado,  y  esperó  unos   segundos,  mirando  a  Amelie.  Ella  no  podía  escuchar  a  estas  criaturas,  ya  que  se   movían  como  fantasmas,  pero  en  su  visión  periférica  vio  a  uno  de  ellos  en  la   escalera.  Cuando    llegó  a  arriba,  vio  la  falta  de  definición  de  la  segunda  cerca,   detrás  de  él.   -­‐‑Lo  siento,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑No  voy  a  renunciar  a  ti  por  el  momento.-­‐‑   Corrió  hacia  adelante,  y  antes  de  que  Amelie  pudiera  detenerla,  envolvió  a  la     Fundadora  de  Morganville  en  un  abrazo.  Era  extraño  y  nauseabundo.  La  sangre  del   vestido  de  Amelie  se  pegaba  húmedamente  entre  ellas,  manchando  a  Claire,  y   debajo  de  las  prendas  de  vestir  la  vampiro  se  sentía  como  una  estatua  de  mármol   frío,  con  rigidez  inflexible.   Duró  sólo  unos  segundos,  y  luego  una  descarga  de  Amelie,    empujó  a  Claire  hacia   atrás.  -­‐‑¿Qué  estás  haciendo?-­‐‑Preguntó  ella,  pero  no  hubo  tiempo  de  explicar,  ya   que  los  perros  del  infierno  venían,  Claire  se  echó  hacia  un  lado,  en  el  sofá,   derribando  la  lámpara,  y  saltó  la  barandilla  baja  de  aterrizando  torpemente  unos   pasos  a  continuación.  Ella  perdió  el  equilibrio  y  cayó,  rodando  el  resto  del  trayecto,   logró  detenerse  justo  antes  de  que  ella  rodara    en  un  lío  metal  dentado   desagradable  que  solía  ser  es  el  panel  oculto  de  la  puerta.   Claire  empujó  fuera  del  camino,  jadeando  por  el  miedo  y  la  adrenalina,  y  vio  a  uno   de  los  monstruos  saltar  por  detrás  de  ella  en  las  escaleras.  Olió  el  aire,  y  los  ojos   amarillos  se  ampliaron,  fijos  directamente  sobre  ella,  y    adquirió  un  brillo  profano   ya  que  abrió  su  boca    para  gruñir.  

Luego  dejó  escapar  un  alarido  que  helaba  los  huesos,  y  Claire  no  esperó  a  ver  si  iba   a  darle  caza.   Ella  acababa  de  salir  detrás  de  Amelie,  y  salió  corriendo.                                                                                                                                                                                                                                  

                                                                                                                                     SIETE             Estaba  a  medio  camino  de  las  escaleras  cuando  la  criatura  salió  a  la  puerta,  siguió   dando  aquel  misterioso,    aullido  gimiendo,  y  Claire  se  mantuvo  el  resto  del  camino   a  la  carrera.  No  podía  permitir  que  la  atrapara.  Fue  siguiendo  el  olor  de  la  sangre   de  Amelie  en  ella,  y  la  trataría  como  a  un  vampiro,  la  haría  trizas,  suponiendo   Que  ella  iba  a  sanar.   Pero  ella  no  lo  haría,  por  supuesto.  Si  la  atrapaba,  todo  había  terminado.  Su   riesgo  calculado  habría  fracasado.  Ella  había  pensado  que  si  Amelie  tenía  que   tratar  con  sólo  una  de  esas  cosas,  puede  que  fuera  capaz  de  luchar  a  su  manera  y   ser  libre.  Esa  fue  la  teoría  de  Claire,  de  todos  modos.  Esperaba  que    no  acabara   sacrificándose  a  si  misma  por  nada.   -­‐‑¡Shane!-­‐‑Claire  gritó  cuando  llegó  a  las  escaleras  y  comenzó  a  correr  por  ellas.  No   sentía  los  rasguños  y  contusiones  y  distensiones  musculares  que    estaba  segura   que  había  ganado  con  la  primera  caída  por  las  escaleras  de  la  habitación  oculta.   Pagaría  por  ello  más  adelante,  pero  por  ahora  el  pánico  fue  anulando  todas  las   respuestas  normales.  Nada  estaba  roto,  por  lo  menos,  todavía  podía  poner  su  peso   por  igual  en  ambas  piernas.  Eso  fue  lo  único  que  importaba.   Shane  estaba  en  el  fondo  de  las  escaleras,  de  pie  allí  con  el  bolso  pesado  de  armas,   mirando  hacia  ella.  Él  no  se  movía.   Miró.  .  .  impar.   -­‐‑¡Shane!-­‐‑gritó  de  nuevo,  y  miró  por  encima  del  hombro.    Ella  vio  al  monstruo     próximo,  a  la  vista,  con  los  ojos  amarillos  y  brillantes  garras  y  su  ridículo  vestido   de  verano  -­‐‑¡Shane,  necesito  un  arma!  -­‐‑Ni  siquiera  le  importaba  lo  que  fuera,  no       todavía.  No  había  tiempo  para  ser  científica  en  este  momento.   Pero  Shane  no  se  movía.  No.  Ahora  el,  dejo  caer  la  bolsa  con  un  golpe  en  el  suelo  de   madera.   Algo  le  estaba  sucediendo  a  él.  Sus  ojos.  .  .   Él  estaba  cambiando.   No.  Se  había  olvidado  por  los  acontecimientos,  de  el  efecto  que  podría  ser  para  el  si   se  encontraba    cara  a  cara  con  un  vampiro.  .  .   .  .  .  o  alguien  que  olía  como  tal.   Cerró  los  ojos  y  cuando  los  abrió,    brillaba  en  amarillo  ácido,  con  sus  pupilas     retraídas  en  ranuras  verticales.   Las  garras  irrumpieron  sangrientas  de  sus  dedos,  como  una  versión  de  pesadilla  de   un  superhéroe,  pero  en  lo  que  el  se  estaba  convirtiendo  era  algo  más,  algo  mucho   peor,  y  el  aullido  que  salió  de  su  garganta  no  era  más  que  la  rabia  y  la  furia  animal.   Claire  gritó  de  nuevo,  un    grito  a  pleno  pulmón  lleno    de  angustia,  rabia,  furia  y  el   miedo,  e  hizo  lo  único  que  podía  hacer,  ella  corrió  hacia  abajo,  tratando  de   conseguir  ir  más  allá  de  él  antes  de  que  él  estuviera  completamente  cambiado.   Habían  conseguido  a  Shane.  Lo  que  era  aún  peor  era  que  él  estaba  cerca,  era   rápido,  y  ella  sólo  tenía  una  oportunidad  muy  pequeña  de  evadirlo.  Lo  único  a  su   favor  era  que  el  cambio  había  empezado  en  él,  y    todavía  estaba  confuso  y  dolorido.   No  tenía  más  remedio  que  tratar  de  hacerle  reaccionar.   -­‐‑Por  favor,-­‐‑susurró.  Hubo  lágrimas  de  puro  terror  en  su  ojos  y  angustia,  porque   incluso  ahora  ella  no  podía  dejar  de  sentir  horror  ante  lo  que  le    estaba  sucediendo   a  él,  por  el  dolor  que  estaba  sintiendo.   -­‐‑Por  favor,  Shane,  soy  yo.  Es  Claire.  

Él  estaba  cambiando  rápido,  y  no  había  nada  de  Shane    en  sus  ojos,  sólo  puro   instinto  y  rabia.  Su  ropa  obstaculizó  su  cambió,  pero  eso  no  iba  a  durar  mucho   tiempo,  y  con  sus  garras  estaba    rasgando  el  tejido  duro  de  los  vaqueros  para   destrozarlo.   Claire  respiró  profundamente,  se  agarró  a  la  barandilla  con  ambas  manos  y  saltó,   de  la  forma  en  que  había  visto  a  Shane  hacerlo  un  millón  de  veces.  Ella  aterrizó  de   rebote  en  la  butaca  de  Michael  y  fue  lanzada  media  docena  de  metros  en  el  aire,   para  llegar  a  un  torpe,  y  tropezado  aterrizaje  todavía  en  pie  delante  de  la  TV  a   oscuras.   Shane  gritó  detrás  de  ella,  y  cuando  ella  miró  hacia  atrás  vio  que  él  fue  casi   completamente  un  perro  del  infierno  ahora,  los  músculos  y  el  agrupamiento   cambio  y  se  impulsaba  a  cuatro  patas.  Su  cuerpo  no  parecía  ya  humano.   Ella  vio  todo  en  un  apuro,  porque  entonces  él  estaba  sobre  ella,  saltando   la  distancia  al  chocar  contra  su  pecho.   De  alguna  manera  pudo  colocar  las  manos  entre  ellos,  presionando  contra  la  piel,   no,  no  más  piel,  era  una  piel  dura  y  áspera  contra  sus  dedos,  la  boca  de  Shane     abierta  y  los  dientes,  los  dientes  eran  afilados  y  sin  fin,  y  ella  sabía  que  iba  a  morir.   Y  cerró  los  ojos  para  no  ver  lo  que  se  veía  venir.   Él  hizo  un  sonido  que  resonó  en  su  interior,  un  agudo  gemido  de  dolor  y  angustia.   Ella  sintió  el  calor  de  su  aliento  en  bruto  en  su  cuello  y  se  obligó  a  abrir  los  ojos  de   nuevo  y  mirar  recto  hacía  el.   -­‐‑Soy  yo,  -­‐‑susurró.  -­‐‑Shane.  Soy  yo.-­‐‑   Él  gruñó,  pero  se  convirtió  en  un  gemido  de  nuevo,  y  luego  su  cuerpo  se  tensó  y   pensó:  Esto  es  todo,  es  el  fin.  Ella  había  arriesgado  su  vida,  y  esta  vez,  finalmente,     había  perdido  en  el  juego  de  azar.  No  tenía  miedo  exactamente,  el  choque   ya  se  había  hecho  cargo  de  protegerla  de  eso.  Pero  ella  estaba  triste.  Triste    por  que   iba  a  ser  Shane,  de  todas  las  personas.  Triste  porque  esto  sería  otra  cosa  con  la  que     tendría  que  vivir,  después  de  todas  las  pérdidas  que  había  sufrido  en  su  vida.   Ella  sintió  que  su  cuerpo  se  movía,  y  le  tomó  un  segundo  para  darse  cuenta  de  que   no  estaba  lanzándose  hacia  ella.  Lejos,  chocando  con  el  segundo  perro  del  infierno   que  saltó  por  ella  desde  las  escaleras.   Se  enredaron  en  un  gruñido,  rozando  un  montón  en  el  suelo,  junto  a  el  sofá.   Ella  no  esperó  a  ver  quién  ganó,  contra  todos  sus  instintos,  toda  la  programación   que  se  estaba  ejecutando  a  través  de  sus  venas,  Shane  le  había  dado  una   oportunidad,  y  eso  era  todo  lo  que  podía  pedir.  Tenía  que  mantenerse  en   movimiento,  no  importaba  como,  y  alejarlos  de  Amelie  si  podía.   La  casa  estaba  realmente  de  su  lado,  ya  que  cuando  ella  se  lanzó  a  través  de   la  puerta  de  la  cocina,  un  chorro  de  agua  salió  fuera  del  fregadero  como  si  una   tubería  se  hubiera  roto,  y  la  golpeó  de  lleno  en  la  cara  y  el  pecho,  empapándola  y   quitándole  la  mayor  parte  de  la  sangre  de  Amelie.  Ella  se  detuvo  un  segundo  para   frotar  frenéticamente  su  piel,  y  luego  cuando  el  agua  se  cortó,  agarró    una  de  las   amadas  granadas  extintores  de  Shane.  Y  armada  fue  hasta  la  puerta  de  la  cocina,   Shane  y  el  otro  perro  se  abrieron  paso.  Ella  les  tiró  directamente  a  ellos  la  granada   mientras  abría  la  puerta  de  atrás,  que  cayó  al  suelo  justo  delante  de  los  pies  de   Shane,  y  luego  estalló  en  una  nube  asfixiante  de  polvo  blanco  que  brillaba  y  se   elevaba  en  el  aire.   Se  hizo  una  gran  distracción,  que  ella  aprovechó    para  moverse,  rápido,  del  patio    a   la  calle.  

Las  luces  de  los  postes  estaban  todas,  en  reluciente  oro,    consideró  ir  corriendo  a  la   casa  de  un  vecino  para  pedir  ayuda,  pero  no  sabía,  en  su  caso,  si  podía  confiar  en   sus  vecinos  nunca  más.  (No  es    que  ellos  hubieran  sido  dignos    de  confianza,  en   primer  lugar,  la  verdad.)  El  coche  musculoso  de  Shane  debía  de  haber  sido   escondido  en  algún  lugar  de  la  casa  de  Jenna,  pero  ella  no  le  había  preguntado   dónde  encontrarlo,  y  no  tenía  tiempo  para  jugar  al  escondite  y  buscar,  no  esta   noche.  La  policía  estaba  buscándola,  y  ahora  tenía  a  lo  que  fuera,  ¿perros  del   infierno?  ¿hombres  lobo?:  -­‐‑  sobre  su  rastro.   A  pesar  de  que  no  la  habían  seguido  afuera.  Todavía  no.  La  solución  de  enjuagarse   rápido  parecía  haber  hecho  su  trabajo,  junto  con  la  bomba  de  polvo,    debía  de   haberlos  confundido,  y  tal  vez  destruido  su  sentido  del  olfato  temporalmente.   Claire  acababa  de  elegir  una  dirección,  en  última  instancia,  y  echó  a  correr.  Ella   se  quedó  en  los  limites  de  las  farolas,  observando  de  nuevo,  manteniéndose     atenta  a  las  patrullas  de  la  policía,  pero  parecía  lo  suficientemente  tranquilo.   Demasiado  tranquilo,  tal  vez.   El  silencio  se  rompió  por  el  sonido  ascendente  de  las  sirenas  de  policía,  y  ella  se   tomó  un  respiro  bienvenido  escondiéndose  detrás  de  un  seto  cuando  tres  coches   surcaron,  con  las  luces  intermitentes  de  color  rojo  y  azul  que  pintan  el  mundo  en   colores  primarios  antes  de  que  se  hundiera  de  nuevo  en  tonos  de  gris.  Se  dirigían   hacia  la  Casa  de  Cristal,  pensó.  Dudaba  que  Amelie  hubiera  marcado  el  911,  pero   tal  vez  uno  de  los  vecinos  se  había  alarmado  demasiado  para  hacer  caso  omiso  de   toda  la  extrañeza.  Morganville  era,  después  de  todo,  una  ciudad  respetuosa  de  la   ley  ahora.   O  tal  vez  alguien  la  hubiera  visto  a  ella  y  la  hubiera  reconocido  como  “La  más   Buscada  de  Morganville”.  Eso  no  sería  tan  bueno.     Claire  bajó  desde  los  arbustos  de  nuevo.  Ella  estaba  temblando  ahora,  ya  que  el   agua  con  que  se  había  empapado  se  estaba  secando  poco  a  poco  en  el  aire  del   desierto  frío,  y  a  pesar  de  la  carrera,  estaba  consiguiendo  relajarse  aquí,  rápido.   Normalmente    habría  corrido  al  laboratorio  de  Myrnin,  pero  ir  sólo  la  habría   expuesto  a  más  peligro.  Sin  embargo,  ella  ansiaba  la  comodidad  de  un  lugar   familiar,  incluso  si  no  era  prudente.  O  espeluznante.  El  más  conocido  fue  siempre   mejor  que  lo  desconocido.   Basta,  se  dijo  con  severidad-­‐‑.  Eres  una  científica,  ¿no?  Deja  de  tener  miedo  a  lo   desconocido.  Eso  la  tranquilizó.  La  ciencia  la  había  ayudado  a  pensar  en   contaminarse  a  sí  misma  con  la  sangre  de  Amelie  para  atraer  a  los  atacantes,  y   la  ciencia  la  había  ayudado  a  recordar  las  granadas  extintores.  Lo  desconocido  no   estaba  lleno  de  terror,  estaba  lleno  de  ventajas  por  descubrir.   Es  mejor  correr  hacia  algo  que  huir  de  algo.   La  Casa  de  Cristal  estaba  en  peligro  mortal  ahora,  si  Amelie  consiguió  aprovechar   la  confusión  y  salir  de  allí,  escapando  a  la  pequeña  ciudad  de  Blacke,  no  había   manera  de  que  Fallon  fuera  a  permitir  que  las  Casas  Fundadoras  se  quedaran  en   pie.  Él    haría  destruir  los  últimos  refugios  de  Amelie,  y  su  casa.   Claire  sabía  que  no  podía  defenderla  con  sólo  quedarse  y  luchar  por  ella,  era   defensiva  y  lo  que  se  necesitaba  ahora  era  ofensiva.  Necesitaba  llegar  a  Fallon.   Tenía  que  parar  esto  por  Shane,  por  Michael,  para  la  seguridad  de  la  Casa  de   Cristal.  Además,  ella  no  estaba  sola  si  corría  hacia  el  centro  del  peligro.  .  .   Debido  a  que  Eve  ya  estaba  allí.   Claire  se  mantuvo  en  las  sombras  en  el  camino  a  la  entrada  del  pueblo.  Recordó  

la  forma,  por  lo  menos,  y  nada  más  que  el  caminar  constante  que  había  hecho  en  el   MIT  durante  las  últimas  semanas  la  habían  preparado    para  las  distancias   relativamente  cortas  de  senderismo  de  Morganville.    No  había  ningún  problema   que  acechara  en  la  oscuridad  en  estos  días,  no  habían  vampiros  listos  para  atacar   por  lo  menos.  A  pesar  de  que  no  tenía  idea  de  dónde  estaba  Myrnin  ahora,  o  si   Amelie  había  logrado  realmente    luchar  su  camino  y  ser  libre  de  la  Casa  de  Cristal.   Si  lo  hubiera  hecho,  entonces  Shane  sería.  .  .   Estaría  cazando  a  Amelie.   Ese  pensamiento  aplastó  su  corazón.  Shane  siempre,  en  el  fondo,  odiaba  a  los   vampiros,    habría  firmado  voluntariamente  hasta  encontrar  la  forma  de  arrancar  a   Morganville  de  sus  garras  cuando  había  estado  con  la  tripulación  de  su  padre.  Pero   Claire  pensó  que  había  llegado  a  aceptarlos,  un  poco,  particularmente  a  Michael.   Tener  a  tu  mejor  amigo  creciéndole  los  colmillos  estaba  garantizado  que  provocara   una  reevaluación  seria  de  sus  prejuicios.   Pero  parecía  como  si  el  odio  siempre  se  había  lanzado  sobre  él,  no  era  algo  que  él   había  elegido  para  sí  mismo  y  esto  no  fue  diferente.  No  quería  ver  a  Shane  así,   perdido  ante  la  sed  de  sangre,  la  rabia  y  la  violencia.  Era  mejor  que  eso.   Todos  ellos  eran  mejor  que  eso.   Claire  se  detuvo  en  una  pequeña  fuente  de  agua  descuidada  en  uno  de  los  pocos   parques  a  lo  largo  de  el  camino,  y  se  lavó  de  nuevo,  tratando  de  eliminar  cualquier   rastro  de  sangre  de  Amelie  fuera  de  ella.  No  estaba  segura  de  lo  bueno  que  serían   los  sentidos  de  Shane  fuera,  pero  ella  sospechaba  que  cuando  Fallon  creó  los   perros  de  caza,  él  hizo  un  trabajo  de  expertos  con  ellos.  Y  por  mucho  que  ella   quería  estar  con  Shane,  ella  no  quería  volver  a  verlo  así  de  nuevo.   El  viento  cortante  frío  se  sentía  mucho  peor,  una  vez  que  había  humedecido   su  ropa,  y  ella  pensó  sombríamente  que  estaba  obligada  a  enfermar  después  de   esto,  si…ella  sobrevivía.   Lo  peor  que  tuvo  que  soportar  en  el  camino  a  la  Fundación  de  la  Luz,  sin  embargo,   fue  el  frío,  y  un  ataque  de  un  par  de  plantas  rodadoras  errantes  que  como    su   nombre  dice  fueron  directamente  hacia  ella,  incluso  cuando  trató  de  evitarlas.   Las  diminutas  rebabas  sobre  las  plantas  redondeadas  hizo  difícil  hacer  palanca   para  extraerlas  de  los  vaqueros  y  dejaron  lugares  con  comezón  en  sus  dedos  donde   perforaron  la  piel.  Las  plantas  rodadoras  también  tenían  una  tendencia  a  venir  en   grupos,  por  lo  que  tuvo  que  jugar  a  esquivarlas  a  través  de  la  maleza  con  más   frecuencia  de  la  que  a  ella  le  gustaba.  .  .  y  luego  vio  el  resplandor  de  un  letrero    de   neón  por  delante  cuando  giró  por  la  esquina.  Esta  parte  de  la  ciudad  todavía  estaba   en  su  mayoría  en  construcción,  aunque  los  sitios  yacían  ahora  en  silencio,  los   trabajadores  habían  ido  a  casa  dejando  las  herramientas  abandonadas    por  la   noche.  Los  olores  de  la  madera  nueva  y  el  polvo  mezclado,  le  hizo  reprimir  un   estornudo  cuando  se  detuvo  en  la  intersección.  A  su  izquierda,  un  letrero  de  neón     de  dos  pisos  brillaba  naranja  y  amarillo.   La  imagen  estilizada  de  la  salida  del  sol,  usada  por  los  de  la  Fundación  era  igual  a  la   del  alfiler.   Claire  se  movió  con  cuidado,  pero  no  vio  a  nadie,  una  vez  más.  Habían  algunos   coches  aún  en  el  estacionamiento,  y  mientras  se  acercaba  divisó  el  distintivo  coche   fúnebre  negro  de  Eve  con  su  elaborado  cromo.  En  un  primer  momento,  Claire   sintió  una  oleada  de  alivio,  porque  significaba  que  Eve  estaba  todavía  aquí,  en   algún  lugar,.  .  .  pero  luego  se  dio  cuenta  de  que  si  Fallon  había  decidido  dejarla  con   los  vampiros  en  el  Centro  Comercial,  el  difícilmente  se  hubiera  tomado  la  molestia  

de  mover  el  coche  todavía.  Así  que  la  presencia  de  la  carroza  realmente  no   significaba  nada  en  absoluto,  excepto  que  Eve  había  estacionado  allí.  No  fue  un   indicador  de  dónde  se  encontraba.   Claire  tenía  que  entrar  a  buscarla,  y  encontrar  una  forma  de  llegar  a  Fallon.   Las  dudas  se  habían  asentado  en  sus  pasos,  y  ella  estaba  tratando  de  ignorarlos.   Eve  había  venido  aquí  exactamente  con  la  misma  misión,  detener  a  Fallon.  ¿Hasta   dónde  se  había  metido?  ¿Cómo  puedo  estar  segura  de  que  puedo  hacerlo  mejor?   Deseó  que  Myrnin  no  se  hubiera  ido  con  Jenna.  Lo  necesitaba  ahora,  más  que   nunca.   El  primer  paso-­‐‑sólo  el  primero-­‐‑era  tratar  de  averiguar  lo  que  estaba  sucediendo   dentro  de  la  Fundación  de  la  Luz.  Si  Eve  seguía  allí,    tenía  una  aliada.  Si  no  lo   estaba,  era  un  incentivo  más  para  Claire  encontrar  a  Fallon  y  terminar  con  esto  de   una  vez  por  todas.   Oyó  un  grito  a  lo  lejos,  largo  y  misterioso,  y  ella  decidió.   A  veces,  el  lugar  más  seguro  era  justo  en  el  corazón  de  el  enemigo.   La  puerta  de  entrada  era  imposible;  todavía  había  luces  encendidas  en  el  vestíbulo,   y  cuando  ella  se  colocó  en  el  ángulo  correcto,  pudo  ver  que  un  guardia  de   seguridad  estaba  sentado  detrás  del  escritorio,  donde  la  recepcionista  había  estado   anteriormente.  No  había  señales  de  Eve,  o  Fallon,  para  el  caso.   Claire  dio  la  vuelta  al  edificio  de  al  lado  y  se  encontró  las  ventanas,  todas   bloqueadas.  Las  oficinas  oscuras,  sin  embargo.  Se  preguntó  acerca  de  las  alarmas  y   se  fue  todo  el  camino  alrededor  del  perímetro,  por  si  acaso.   Menos  mal  que  lo  hizo,  porque  se  encontró  con  que  una  de  las  ventanas  en  la  parte   trasera  había  quedado  abierta.  No  mucho,  sólo  un  poco,  pero  lo  suficiente  como   para  asegurarle  que  no  se  alarmó.  Encontró  un  pedazo  oxidado  de  las  barras  de   refuerzo  en  el  suelo  cercano  y  lo  utilizó  como  palanca    para  subir    la  ventana.  Debe   de  haber  estado  atascada,  y  por  eso  no  había  sido  cerrada  en    primer  lugar,  y  ella   tenía  miedo  de  romperla,  pero  finalmente  se  soltó  y  se  deslizó  hacia  arriba.   Incluso  completamente  abierta,  no  fue  una  gran  apertura,  y  ella  tuvo  que  deslizarse   cuidadosamente.  Sus  caderas  apenas  rozaron  al  pasar,  y  ella  cayo  de  cabeza  en  un   área  de  almacenamiento  con  poca  luz  llena  de  bastidores  de  libros  y  botellas.  Todo   parecía  aburridamente  normal,  en  realidad.  Allí  no    había  nada  siniestro  en  el   papel  higiénico  y  los  aerosoles  de  limpieza,  incluso  los  libros  eran  todos  acerca  de   cómo  hacerse  una  mejor  persona.  Esta  fue  la  cara  pública  de  la  Fundación  de  la   Luz.  La  cara  privada  era,  por  supuesto,  ese  Centro  Comercial  lúgubre  y  los   vampiros  en  su  llamado  enclave,  esperando  ¿para  qué?   Extinción.   Claire  intentó  abrir  la  puerta  de  el  armario  de  suministros.  Las  puertas  se  abrían   desde  el  interior-­‐‑una  medida  de  seguridad  contra  quedar  encerrados,  supuso,  pero   cuando  trató  de  mover  la  manija  exterior  no  se  movió,  así  que  encontró  un  pedazo     de  cinta  adhesiva  para  asegura  el  bloqueo  por  lo  que  desistió.  Ella  y  Eve  podrían   necesitar  una  manera  rápida  de  salir.  Esperemos  que  no,  pero  las  personas   inteligentes  prevén  cualquier  contingencia  a  lo  largo  del  camino.   Los  pasillos  estaban  silenciosos,  tan  normal  y  aburridos  como  el    armario  de   suministros,  estaba  alfombrado,  en  blanco,  salpicado  de  puertas  y  placas  de   madera  indicadoras.  Todavía  olía  a  pintura  fresca.  Hannah  Moisés  tenía  su  propia   oficina,  y  Claire  sintió  un  cosquilleo  de  alarma  cuando  la  vio,  pero  por  suerte  fue   después  de  horas,  la  puerta  estaba  cerrada  con  llave,  y  no  mostraba  luces  por   debajo.  ¿Cómo  funcionaba,  exactamente?  ¿El  jefe  de  la  policía  tenía  que  dividir  su  

tiempo  entre  trabajar  para  la  ciudad  y  trabajar  para  Fallon,  o  era  al  menos  sobre  el   papel-­‐‑y  más  trabajando  de  forma  voluntaria?  Hannah  no  tenía  otra  opción,  no  más   que  las  que  tenía  Shane,  pero  Claire  supuso  que  Fallon  querría  hacer  ver  todo  legal.   Al  menos  por  ahora.   Estaba  a  medio  camino  del  vestíbulo  cuando  oyó  el  sonido  de  voces.  En  la   intersección  de  otro  pasillo,  giró  a  la  derecha,  siguiendo  el  sonido,  porque  una  de   las  voces  era  la  de  Eve.  Reconoció  los  tonos  con  facilidad,  pero  las  palabras  eran   manchadas  e  indistinta.   Sólo  había  una  puerta  en  ese  pasillo,  y  fue  al  final.   Oficina  de  Fallon.   Claire  se  acercó,  tratando  de  escuchar  lo  que  decían,  pero  sólo  captó  palabras  al   azar.  El  nombre  de  Michael  fue  mencionado,  no  fue  una  sorpresa,  pero  lo  que  le   preocupaba  era  la  forma  en  la  Eve  estaba  hablando.   Sonaba.  .  .  relajada.  Calmada.  Casi  con  somnolencia.  ¿Había  hecho  algo  con  ella?   ¿Drogado?   Ella  estaba  a  unos  tres  pasos  de  la  puerta  cuando  oyó  la  voz  de  Fallon    muy   claramente.  Se  había  movido  más  cerca  del  otro  lado,  y  dijo:  -­‐‑Sé  que  parece   extraño,  pero  yo  sí  te  admiro,  ya  sabes.  Admiro  su  audacia  al  venir  aquí.  Admiro  la   fuerza  de  su  convicción  de  que  hay  algo  de  el  joven  que  has  amado  enterrado  en  el   interior  de  el  monstruo.  Tal  vez  lo  hay,  porque  es  tan  joven.  Eso  espero,  por  tu   bien.-­‐‑   -­‐‑Tienes  que  dejarlo  ir,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Te  voy  a  matar  si  no  lo  haces.-­‐‑   Las  palabras  eran  feroces,  pero  no  la  voz.  Sonaba  casi  al  borde  de  un  ataque  de  risa.   -­‐‑Me  drogaron.  Usted  a  puesto  droga  en  mi  agua.  Eso  fue  cruel.   -­‐‑Yo  no  quería  hacerle  daño,  Eva,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Tú  eres  lo  que  yo  soy  luchando  por  la   humanidad.  Usted  simplemente  no  puede  aceptar  la  verdad.  Eso  no  es    tu  culpa,   pero  es  peligroso,  tanto  para  usted  como  para  mí.  Usted  y  su  amiga  Claire,  no  son   como  los  demás.  Usted  ve  a  los  vampiros  como  seres  humanos  con  un  problema,   pero  eso  está  mal,  muy  mal.  Nada  de  lo  humano  queda  en  ellos.  -­‐‑   -­‐‑Todavía  Michael    es  Michael.-­‐‑   -­‐‑Te  equivocas  en  eso.  Veo  que  no  tengo  más  remedio  que  demostrártelo,  Eve.  Eres   una  joven  notable,  usted  sabe,  nunca  había  visto  a  nadie  de  pie  tan  firme  en  una   relación  con  un  vampiro  antes.  Me  pone  triste.  También  me  da  esperanza.-­‐‑   Se  oyó    el  sonido  musical  de  una  llamada  de  teléfono  desde  el  escritorio   entonces,    Fallon  contestó.  No  dijo  mucho,  pero  lo  que  si  dijo  sonaba  afilado   y  enojado.  -­‐‑¿Cómo?  ¿Que  incompetencia  ha  permitido  que  eso  suceda?  Sí,  yo  quiero   hablar  con  ellos.  Manténgalos  allí.  Estoy  en  camino.  -­‐‑Él  colgó  el  teléfono  y  maldijo   en  algún  lenguaje  fluido  que  Claire  no  reconoció,  pero  estaba  segura  de  que  estaba   maldiciendo,  tenía  ese  tono.   -­‐‑¿Qué  está  pasando?-­‐‑Le  preguntó  a  Eve.  Sonaba  como  si  estuviera  tratando  de   ponerse  de  pie,  pero  no  lo  lograba  muy  bien.  -­‐‑¿Michael?  ¿Está  Michael  seguro?  -­‐‑   -­‐‑Vamos  a  ir  a  verle,  -­‐‑dijo  Fallon  con  gravedad.  -­‐‑Voy  a  hacerle  algunas  preguntas   a  él,  y  a  todos  lo  demás.-­‐‑   Había  algo  en  esas  palabras  que  advirtió  a  Claire    a  salir    del  camino,  ella  se  dio  la   vuelta  y  corrió  rápidamente  por  el  pasillo  a  la  intersección,    hacía  la  derecha  y  se   apretó  contra  la  pared.  Ella  lo  hizo  con  sólo  un  segundo  que  perder  antes  de  oír   el  clic  de  la  puerta  de  Fallon  al  abrirse  y  oyó  a  Eve  decir,  en  esa  vaga,  voz  de   ensueño,  -­‐‑¿A  dónde  vamos?-­‐‑  

-­‐‑A  visitar  al  joven  Michael,  ¿recuerdas?,  -­‐‑Dijo  Fallon.  -­‐‑Y  le  mostrare  que  él  no  es   digno  de  su  amor.  Vamos,  querida,  vamos  a  tener  que  tomarla  de  el  brazo,  hay  que   ir.  ¿Cómo  te  sientes?  -­‐‑   -­‐‑Mareada,  -­‐‑dijo  Eve.  No  sonaba  bien.  -­‐‑¿He  de  beber?  Realmente  debo  llegar  a  casa   ahora.  Es  tarde.  Claire  va  a  preocuparse.  Ella  esta  angustiada,  ya  sabes.  Claire.  Ella   piensa  demasiado.  Piensa  todo  el  tiempo.  Me  gustaría  que  algunas  veces  se  dejara   ir    y  ser.  .  .  ya  sabes.  Soló  ser.-­‐‑   -­‐‑Estoy  segura  de  que  está  bien,  -­‐‑dijo  Fallon,  y  Claire  apretó  los  dientes.   ¡Era  un  mentiroso!,  había  sabido  exactamente  lo  que  había  sucedido  con  ella  en  la   casa,  conocido  todo  sobre  el  guardia  muerto.    Sabía  que  ella  había  sido  detenida  y   llevada  a  la  comisaría  de  policía.  Probablemente  sabía  que  había  escapado,  y  que   los  perros  infernales  iban  tras  su  pista.   La  cuestión  era  que  no  importaba  cuántas  drogas    de  violación  le  diera  Fallon  a   Eve,  ella  no  iba  a  superar  su  amor  por  Michael,  y  eso  significaba  que  iba  a  estar  en   peligro  aún  más  cuando  se  diera  cuenta  de  eso.   Claire  oyó  pasos  y  se  preguntó  si  debía  moverse,  pero  en  realidad  no  había  ningún   lugar  donde  esconderse,  la  puerta  detrás  de  ella  estaba  cerrada  con  llave,  y  si   corría  al  armario  de  almacenamiento  se  notaría.  Así  que  ella  se  quedo  muy  quieta,   contuvo  el  aliento  y  escuchó  como  Fallon  y  Eve    se  abrieron  paso  por  delante  de   ella  hasta  la  esquina  y  luego  giraron  a  la  izquierda,  hacia    el  vestíbulo.  Lejos  de  ella.   Eve  estaba  caminando  por  su  cuenta,  pero  a  duras  penas,  ella  parecía  inestable  en   sus  botas  de  combate,  y    se  aferró  a  Fallon  para  apoyarse.  Parecía  feliz  con  eso.  Los   ojos  de  Claire  se  estrecharon  cuando  vio  que  él  había  puesto  su  otro  brazo   alrededor  de  los  hombros  de  Eve,  como  si  tuviera  derecho  a  hacer  eso.   Sin  lugar  a  dudas,  Fallon  tenía  intención  de  hacer  algo  contra  Michael;  él  quería   que  Eve  tuviera  su  corazón  aplastado,  su  amor  destruido.   Y  Claire  no  podía  dejar  que  eso  sucediera,  pero  no  tenía  ni  idea  de  cómo  detenerlo,   tampoco.  Cuando  Fallon  y  Eve  llegaron  al  vestíbulo,  se  dio  cuenta  de  una  cosa,  Eve   no  tenía  con  ella  su  bolso,  uno  en  forma  de  ataúd  negro  con  tachuelas  plateadas.   Eve  amaba  esa  bolso.  Nunca  lo  habría  dejado  atrás,  a  menos  que  la  hubieran   drogado  lo  suficiente  como  para  olvidarlo.   Claire  retrocedió  y  corrió  lo  más  silenciosamente  que  pudo  por  el  pasillo  a  la   oficina  de  Fallon.  El  no  había  cerrado  con  llave  la  puerta,  seguro  de  si  mismo,   ella  rápidamente  escaneó  la  habitación.  Era  grande,  como  ella  había  esperado;   una  placa  de  la  Fundación  de  oro  decoraba  la  pared    de  detrás    del  amplio   escritorio  de  madera  de  Fallon.  Toda  la  habitación  estaba  decorada  en  tonos   dorados,  naranjas  y  marrones,  de  buen  gusto  y  relajante.   El  bolso  ataúd  negro  de  Eve  estaba  tirado  en  el  suelo  junto  a  la  silla  del  visitante  al   otro  lado  de  la  mesa.  Claire  lo  recogió,  comprobando  en  el  interior,  y  encontró  las   llaves  del  coche  de  Eve.  Había  un  pequeño  recipiente  de  spray  de  pimienta  cortada   por  ellos,  para  casos  de  emergencia.  No  había  señales  de  la  mochila  gigante  que   había  traído,  por  desgracia,  Claire  realmente  podía  haber  utilizado  ese  arsenal  en   este  momento,  pero  Fallon  debía  de  haberlo  confiscado  y  tirado  a  la  basura.  Se   colgó  el  bolso  de  Eve  sobre  su  hombro  y  dio  la  vuelta  al  otro  lado  de  la  mesa,  se   sentó  en  la  aún  caliente  silla  de  Fallon  y  comenzó  a  tirar  de  los  cajones  abiertos.   Cosas  aburridas.  Suministros  de  oficina.  Algunas  carpetas,  pero  en  su  mayoría   estaban  preocupados  con  la  planificación  cívica  y  nada  que  ver  con  los  vampiros.   Había,  sin  embargo,  un  cajón  cerrado  con  llave.  Cajones  cerrados  fueron  siempre   interesantes.  

Claire  abrió  el  cajón  de  suministros  de  oficina  y  encontró  un  largo  abrecartas  de   acero.  Ella  lo  deslizó  entre  las  grietas  en  la  parte  superior  del  cajón  cerrado  con   llave  y  trató  de  abrirlo,  se  las  arregló  para  conseguir  que  se  separara  un  poco,  pero   el  abrecartas  era  demasiado  elástico  para  que  se  pudiera  trabajar  bien  con  el.   Un  par  de  tijeras  afiladas  de  hoja  larga  funcionarían  mucho  mejor  como  punto  de   apoyo.   El  bloqueo  se  liberó  con  un  chasquido,  y  el  cajón  se  deslizó  suavemente,  revelando   toda  una  colección  de  archivos  clasificados  cuidadosamente.  Todos  ellos  tenían   impreso  las  etiquetas,  y  Claire  reconoció  cada  nombre  de  allí.   Cada  uno  era  un  vampiro.   Agarró  las  de  Amelie,  Myrnin,  Oliver  y  Miguel  y  las  esparció  en  el  escritorio.  La  de   Amelie  era  más  gruesa  que  las  otras,  y  rápidamente  la  hojeó,  buscando  pistas.    Lo   que  encontró  en  su  lugar  fue  su  historia  en  profundidad,  historia  que  nunca  había   visto  antes,  sobre  el  nacimiento  de  Amelie,  su  muerte,  su  resurrección.  Sus   parentesco,  tanto  de  humanos  como  vampiros.  Una  lista  de  todos  los  que  había   hecho  vampiros  en  los  años  posteriores,  una  larga  lista,  pero  los  intervalos  entre   hacer  nuevos  se  espaciaron  más  y  más  en  el  tiempo,  en  los  últimos  cien    años,  hasta   que  sólo  fue  Sam  Glass,  y  luego  a  su  nieto  Michael.   En  extrañamente  descabellada,  una  escritura  antigua,  alguien-­‐‑probablemente   Fallon-­‐‑  dejó  una  nota  debajo  del  nombre  de  Michael,    que  decía,  el    final  de  la  línea.   Eso  parecía  de  mal  agüero.   En  la  parte  posterior  del  archivo  había  una  página,  toda  a  mano,  con  observaciones   de  Fallon  sobre  Amelie-­‐‑  fortalezas  y  debilidades.  Claire  la  escaneó  rápidamente  y   sintió  un  verdadero  frío  sobre  ella,  porque  su  propio  nombre  estaba  en  ella.  En   ambas  columnas.   Bajo  puntos    fuertes  fue  catalogado  como  fuerte  defensora  humana  y  aliada.  Que   no  era  así  como  Claire  habría  descrito  su  relación  con  Amelie.  Pero  bajo   debilidades,  había  escrito  Amelie  muestra  una  gran  afición  por  la  chica,  y  las   amenazas  a  ella  pueden  tener  éxito  en  el  debilitamiento  de  la  determinación  de  A.  .   Claire  realmente  dudaba  de  eso,  pero  ella  también  pensaba  que  era  muy  malo  para   ella  que  pudiera  probarlo.   Michael  estaba  allí,  también,  en  las  debilidades.  Fallon  había  escrito,  las  amenazas   a  Michael  Glass  pueden  resultar  eficaces,  ya  que  es  el  único  pariente  que  Samuel   Glass  dejó  en  Morganville,  y  su  apego  a  Samuel  es  bien  conocido.   Definitivamente  ominoso.   La  carpeta  de  Myrnin  hubiera  sido  interesante  la  lectura,  de  la  sección  histórica,   pero  ella  la  saltó  y  se  fue  directamente  a  la  de  fortalezas  y  debilidades.  Ella  estaba   allí  de  nuevo,  pero  ella  esperaba  eso.  Al  parecer  Fallon  pensó  que  amenazándola   obtendría  la  sumisión  de  Myrnin.   Probablemente  tenía  razón  en  eso.  Probablemente.   Ella  ni  siquiera  aparecía  en  las  listas  de  Oliver.  La  única  que  estaba  era  Amelie.  .  .   como  una  debilidad.  Bajo  la  de  fuertes  no  había  el  nombre  de  ninguna  persona.   Sólo  una  palabra.   Despiadado.   La  carpeta  de  Michael  tenía  un  sello  rojo  en  la  primera  plana  que  decía  Cura.   Claire  la  miró  con  el  ceño  fruncido.  El  sello  tenía  el  símbolo  de  la  Fundación   debajo  de  ella,  no  entendía  del  todo  lo  que  quería  decir,  pero  no  se  veía  bien,  pensó.   Quería  tomar  todas  las  carpetas,  pero  había  demasiadas,  y  eran  demasiado   pesadas.  Ella  arrancó  notas  de  Fallon  de  cada  persona  e  hizo  un  fajo  de  papel  que    

metió  en  el  bolso  ataúd  de  Eve.  Luego  cerró  el  cajón  de  golpe  y  empezó  a   levantarse.   Algo  le  llamó  la  atención.  .  .  otra  carpeta,  situada  en  la  bandeja  en  la  parte  superior   de  la  mesa.  Esta  también  tenía  un  sello  de  Cura  fuera.  Sacó  una  y  descubrió  que   pertenecía  a  un  vampiro  que  conocía  un  poco:  el  Sr.  Ransom.  Ransom  era  un   hombre  viejo  y  fantasmal  que  dirigía  la  funeraria  local.   Había,  se  dio  cuenta,  pequeñas  cajas  bajo  el  sello  de  Cura.   Ella  no  las  había  notado  antes.  Una  decía  voluntario.  La  otro  involuntario.   En  la  caja  involuntario  estaba  Ransom.   La  abrió  y  encontró  la  historia  de  nuevo,    los  puntos  fuertes  y  la  página  de  análisis   de  las  debilidades.  .  .  en  el  caso  de  Ransom,  no  muy  informativo.   Él  era  demasiado  solitario,  casi  no  interactuaba  con  nadie  apenas  incluso  con   otros  vampiros,  y  mucho  menos  con  los  seres  humanos.   Pero  había  otra  página,  una  nueva.  Había  una  foto  del  Sr.  Ransom.   Parecía.  .  .  muerto.   Era  un  tipo  muy  clínico  de  fotografía,  tomada  desde  arriba,  el  cuerpo  de  Ransom   yacía  sobre  una  mesa  de  acero  cubierta  en  su  mayoría  por  una  delgada  sábana   blanca.  No  había  heridas.  Parecía  viejo,  marchito  y  patético,  y  no  podía  imaginar   algo  que  habría  mantenido  a  un  vampiro  tendido  así,  para  ser  fotografiado,  excepto   con  una  estaca    en  el  corazón.  .  .  pero  no  había  nada  de  interés  en  el  corazón  de   Ransom.  Ni  herida  en  absoluto.   Él  sólo  parecía  muerto.   Ella  pasó  la  página.  Fue  un  informe  médico,  lacónico.   “Sujeto  Ransom  recibió  la  curación  de  la  dosis  previamente  medida  conforme  a  lo   establecido  en  el  Protocolo  H,  determinada  por  la  edad,  altura  y  peso.  Después  de   un  breve  período  de  lucidez,  su  estado  mental  empeoró  rápidamente,  y  se  sumió   en  un  estado  de  coma.  Él  despertó  de  este  en  tres  ocasiones,  indicando  dolor  y   malestar  significativo.  Grabaciones  se  hicieron  de  sus  vocalizaciones,  pero  el   lenguaje  no  era  familiar  para  ninguno  de  los  observadores.   Después  de  el  tercer  período  de  lucidez  parcial  el  sujeto  Ransom  experimentó  un   rápido  deterioro  mental  y  físico,  como  se  ha  documentado  anteriormente  en  los   ensayos,    este  descenso  cayó  dentro  de  los  límites  de  la  tasa  de  fallo  de   aproximadamente  73%.  Se  evidenció  un  breve  período  de  reversión  a  verdadero   humano  antes  de  experimentar  un  evento  isquémico  fatal.  Hora  de  la  muerte:   1.348  horas.   Que  Dios  se  apiade  de  su  alma.”   El  Sr.  Ransom  estaba  muerto.  Debido  a  su  llamada  Cura.   No  se  podría  llamar  una  cura  si  había  un  73%  de  tasa  de  fracaso,  ¿podría?   Abrió  el  cajón  y  comprobó  el  expediente  de  Michael  de  nuevo.  La  caja  estaba   marcada  por  un  Cura  involuntario.  Lo  qué  había  sucedido  al  Sr.  Ransom  tenían   la  intención  de  hacérselo  a  Michael,  también.   Claire  arrancó  la  información  de  la  carpeta  de  Ransom  y  la  añadió  a  su  escondite,  y   luego  rápidamente  hizo  el  camino  de  regreso  al  armario  de  almacenamiento  y  salió   por  la  ventana.  No  había  señales  de  Fallon  y  Eve,  pero  vio  las  luces  traseras  de  un   coche  desapareciendo  por  la  esquina.   Claire  corrió  hacia  el  coche  fúnebre  de  Eve,  saco  las  llaves  del  bolso.   Rara  vez  había  conducido  la  “Cosa”,  pero  no  podría  ser  mucho  más  difícil  que  la   “Bestia”  el  coche  con  músculo  de  Shane,  lo  que  este  era  más  como  un  trasatlántico,  

con  todos  los  problemas  de  las  maniobras  en  las  esquinas.  Claire  encendió  el  motor   e  hizo  un  súper  gran  giro  en  el  estacionamiento  vacío,  en  dirección  a  la  calle.  Ella   estaba  haciendo  una  pausa  para  comprobar  direcciones  cuando  una  forma  de  voz   demasiado  cerca  de  su  oído  dijo:  -­‐‑Entonces,  ¿Así  que  a  donde  vamos,  a   continuación?  -­‐‑   Myrnin.  Ella  consiguió  controlarse  a  sí  misma  después  del  primer  latigazo  ,   incontrolable  de  shock,  y  se  volvió  para  mirarlo.  Estaba  inclinado  sobre  ella  en  el   asiento,  su  mejilla  casi  presionando  la  de  ella,  y  sus  ojos  se  reflejaban  rojos  en  las   luces  del  tablero.   -­‐‑¿Podría  sentarse?,  -­‐‑Dijo,  una  vez  que  ella  tenía  el  control  de  su  voz  de  nuevo-­‐‑ aunque  se  mantuvo  en  los  registros  más  altos.  –He  envejecido  diez  años  con  ese   susto.-­‐‑   -­‐‑¿Sólo  diez?  Estoy  perdiendo  mi  toque.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  estás  haciendo  aquí?-­‐‑   -­‐‑Ocultándome,  dijo.  -­‐‑Puede  haber  notado  que  Fallon    tiene  sus  propios  sabuesos   humanos  para  cazar    vampiros.  Desafortunadamente,  para  ellos  no  tienen  mi   aroma  por  un  tiempo.  Creo  que  los  he  echado  fuera,  pero  pensé  que  era  prudente  ir   a  la  tierra  por  un  tiempo.  Sabes  que  soy  listo  como  un  zorro.-­‐‑   -­‐‑Loco  como  uno,  también,-­‐‑dijo.  -­‐‑¿Dónde  está  Jenna?-­‐‑   -­‐‑Se  a  ido  a  casa,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Me  llevó  a  mi  laboratorio,  pero  lo  encontré  en  condiciones   menos  saludables.  Tengo  lo  que  necesito,  sin  embargo.  -­‐‑   Acarició  los  bultos  debajo  de  la  camisa  ausente.  -­‐‑Yo  espero  que  lo  hagas  a  mi   manera.-­‐‑   -­‐‑Estoy  siguiendo  a  Fallon.  Creo  que  está  llevando  a  Eve  para  que  el  Centro   Comercial.-­‐‑   -­‐‑Ah.  Perfecto,  entonces.  Eso  va  a  estar  bien.  Procede.  -­‐‑Él  se  echó  hacia  atrás,  como   si  fuera  su  conductor  de  limusina  privada,  lo  que  le  hizo  apretar  los  dientes,  pero   ella  se  concentró  en  conducir  por  un  minuto,  hasta  que  tuvo  las  luces  traseras  del   coche  de  Fallon  a  la  vista  de  nuevo.  Fue,  de  hecho,  en  dirección  al  Centro  Comercial   de  los  vampiros  al  parecer.   Ella  dijo:  -­‐‑Fallon  cree  que  tiene  algún  tipo  de  cura  para  el  vampirismo.  ¿Lo  sabías?  -­‐‑   -­‐‑Oh,  sí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Lo  sé  todo  sobre  Fallon  y  su  equivocada  búsqueda  para  convertirse   en  nuestro  salvador  único  y  futuro.  Nunca  ha  funcionado.  Nunca  va  a  funcionar.-­‐‑   -­‐‑¿Tienes  un  plan?-­‐‑   -­‐‑Sí.  Tengo  la  intención  de  matar  a  Fallon  y  destruir  todo  lo  que  ha  construido.-­‐‑   -­‐‑Creo  que  Shane  podría  decir  que  eso  es  una  meta,  no  un  plan  real.  ¿Cómo   exactamente  vas  a  hacer  eso?  -­‐‑   -­‐‑Mis  colmillos  en  su  garganta,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Para  ser  más  específicos.  Voy  tener  un   gran    placer  en  drenar  a  ese  hombre  hasta  la  última  gota.  Una  vez  más.-­‐‑   -­‐‑¿Otra  vez?-­‐‑Claire  pisó  el  freno  y  lo  sostuvo,  mirando  a  Myrnin  por  el  espejo   retrovisor.  -­‐‑¿De  qué  estás  hablando?-­‐‑   Myrnin  se  encaramó  sobre  el  asiento  y  se  dejó  caer  a  su  lado.    Prestó  atención  a  su   ropa,  todavía  no  coincidentes,  por  supuesto  y  finalmente  dijo:  -­‐‑Fallon,  por   supuesto.  Lo  maté  una  vez.  Yo  le  traje  como  vampiro  hace  mucho,  oh,  hace   doscientos  años,  o  más-­‐‑es  difícil  ser  exacto  sobre  estas  cosas.  Yo  no  cuide  mucho   de  él  entonces.  Era  un  tipo  un  poco  malhumorado  y  morboso,  pero,  bueno,  las   circunstancias  eran  diferentes.  Vamos  a  dejarlo  ahí.-­‐‑   -­‐‑¡Él  no  es  un  vampiro!-­‐‑  

-­‐‑Bueno,  ahora  no,  obviamente.  Pero  sin  duda  lo  fue  una  vez.  No  amaba  la  vida  que   le  había  dado,  a  Fallon.  Pensaba  que  era  mucho  mejor  que  lo  que  el  resto  hizo.  -­‐‑ Myrnin  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Puede  que  tenga  razón  sobre  eso,  por  supuesto.   Pero  el  punto  es  que  él  dedicó  todo  el  tiempo  que  le  había  dado  a  la  búsqueda  de   una  forma  de  revertir  el  proceso  y  hacerse  humano  otra  vez.-­‐‑   -­‐‑Encontró    una,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Él  se  curó  a  si  mismo.  Eso  es  lo  que  es  esta  cura  es  lo   que  quiere  darle  a  Michael.  .  .  la  misma.-­‐‑   -­‐‑Yo  no  diría  que  es  una  cura,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Es  simplemente  que  ya  no  depende  de   la  sangre.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  es  de  lo  que  él  depende,  entonces?-­‐‑   -­‐‑¿De  que  dependen  alguno  de  ustedes?  Aire,  agua,  comida,  la  amabilidad  de  los   extraños  al  azar.  -­‐‑Myrnin  se  estremeció,  y  parecía  genuino.  –Prefiero  ser   dependiente  de  la  sangre.  Mucho  más  simple  y  más  fácil  de  obtener  en  tiempos  de   caos.  Nunca  racionada,  la  sangre.  Y  muy  a  menudo  donada  libremente.-­‐‑   -­‐‑Pero  Él  es…él  es  humano.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  sí.  Con  latido  de  corazón  y  todo.-­‐‑   -­‐‑¿Sigue  siendo  inmortal?-­‐‑   -­‐‑Nadie  es  inmortal.-­‐‑Myrnin  sonaba  muy  serio  cuando  dijo  esto,  y  él  miró  hacia  otro   lado,  por  la  ventana.  -­‐‑Ciertamente,  ningún  vampiro.  Nosotros  somos  tan   vulnerables  como  los  seres  humanos  con  las  fuerzas  adecuadas.  Sólo  los  dioses  y   los  demonios  son  inmortales,  y  no  somos  ninguna  de  esas  cosas,  a    pesar  de  que   hemos  sido  llamados  lo  uno  y  lo  otro.  -­‐‑   -­‐‑Quiero  decir,  ¿el  envejece  ahora?  -­‐‑   -­‐‑Sí.  En  el  instante  en  que  renunció  a  su  naturaleza  de  vampiro,  comenzó  la   lenta  marcha  a  la  muerte  otra  vez.  Espero  que  después  de  tanto  tiempo  con  su   corazón  calmado  en  él,  piense  en  cada  latido  como  un  tic  que  quita  de  su  reloj   mortal.  Desde  luego,  yo  lo  haría.  -­‐‑   -­‐‑¿Cómo  lo  hizo?-­‐‑   -­‐‑No  lo  sé,  -­‐‑dijo  Myrnin.  Sonaba  sobrio  y  reflexivo,  y  apoyó  su  cabeza  sobre  una   mano  mientras  seguía  mirando  hacía  la  noche.  -­‐‑Realmente  no  tengo  ni  la  más   remota  idea.  Estaba  desesperado  por  encontrar  algún  tipo  de  cura  cuando  perdí  su   rastro.  Había  empleado  médicos,  científicos,  incluso  hechiceros,  para  tratar  de   romper  lo  que  él  vio  como  una  maldición.  Hasta  que  lo  vi  de  nuevo  aquí,  hubiera   jurado  que  tal  cosa  era  completamente  imposible.  Todavía  hay  mucho  que   aprender  en  el  mundo,  como  resulta.  El  problema  es  que  algunas  de  las  lecciones   son  muy,  muy  desagradable,  Claire.  Espero  que  esto  no  sea  una  de  ellas,  pero   mucho  me  temo  que  será.-­‐‑   Pensó  en  el  sello  en  la  carpeta  de  Michael.  Involuntario.   -­‐‑El  Sr.  Ransom  está  muerto,  -­‐‑dijo.  -­‐‑De  acuerdo  con  las  notas  del  archivo  en  el   escritorio  de  Fallon,  esta  cura  sólo  tiene  un  veinticinco  por  ciento  de  éxito.-­‐‑   -­‐‑Sorprendente.  La  Fundación  de  la  Luz,  que  Fallon    ha  creado,  por  supuesto,  tiene   desde  el  principio    la  intención  de  detener  a  los  vampiros,  erradicarlos  por   cualquier  medio  necesario.  Vería  una  cura  como  una  manera  humana  de  hacerlo,   ¿no?  Incluso  si  tres  cuartas  partes  fueron  sometidos  a  una  agonía  que  perecieron   de  la  misma.  -­‐‑Dejó  escapar  un  suspiro.  -­‐‑Un  proceso  humano,  después  de  la  palabra   humana.  Pero  en  mi  experiencia,  los  seres  humanos  son  capaces  de  cosas   espectacularmente  horribles.-­‐‑   No  le  gustaba  el  sonido  de  eso,  en  absoluto,  ni  el  pensamiento  de  Fallon,  con    su   manera  tranquila,  suave  y  sus  ojos  de  fanático,  tiene  el  control  de  Eve,  Michael,  y  

todos  los  vampiros  encarcelados  en  el  Centro  Comercial.  -­‐‑¿Cómo  llegó    Amelie  a   rendirse?,  -­‐‑preguntó.   Myrnin  no  respondió.  -­‐‑Amenazó  a  alguien,  ¿no?-­‐‑   -­‐‑Amenazó  a  la  gente  que  menos  quería  perder,  -­‐‑respondió.   -­‐‑Uno  de  ellos  era  Michael,  por  supuesto,  pero  antes  de  que  nuestro  pequeño  grupo   regresara  de  nuevo  a  la  ciudad,  Fallon  tenía  a  Oliver,  y  lo  utilizó  en  contra  de  ella.-­‐‑   -­‐‑Él  te  utiliza,  también,  ¿no?-­‐‑Nada.  Ella  lo  tomó  como  una  confirmación.   -­‐‑Myrnin,  tiene  ahora  a  Eve.  Y  por  lo  que  vi  escrito  en  el  expediente  de  Michael,   Fallon  va  a  utilizarla  para  hacer  que  Michael  tome  su  cura  o  algo  así.  -­‐‑   -­‐‑Bueno,  eso  sería  un  problema,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Me  gusta  el  chico.  Y  la  cura  de  Fallon  es  sin   duda  horriblemente  dolorosa,  incluso  si  uno  sobrevive,  y  como  ustedes  saben,  las   probabilidades  están  en  contra.  No  tengo  ni  idea  de  que  tipo  de  daño  podría  dejar  a   su  paso  en  un  vampiro  tan  joven  como  Michael.  Tampoco  Fallon,  sospecho.  No  es   que  eso  se  lo  impida.  -­‐‑   Claire  podía  ver  el  Centro  Comercial  por  delante,  estaba    iluminado  en  el  exterior   con  agresivas  lámparas  industriales    haciéndolo  parecer  cada  vez  más  como  una   prisión,  si  las  cárceles  tenían  abundante  aparcamiento.  -­‐‑Tenemos  que  hacer  algo.-­‐‑   -­‐‑Oh,  tengo  la  intención  de  hacerlo,  y  yo  te  necesito  para  que  esto  ocurra.   Tú  eres  mi  ayudante,  después  de  todo.  Te  pago.-­‐‑   -­‐‑Amelie  me  paga.  No  creo  que  tengas  la  más  mínima  idea  de  cómo  trabajar  con  una   cuenta  bancaria.-­‐‑   -­‐‑Es  cierto,  -­‐‑dijo  alegremente.  -­‐‑Fue  mucho  más  fácil  en  los  días  en  que  se  podía   pagar  a  alguien  con  los  alimentos,  un  techo  sobre  su  cabeza,  y  la  riqueza  de   conocimientos.  Toda  esta  avaricia  es  simplemente  molesta.  ¿Todavía  se  usa  el  oro?   Creo  que  tengo  algo  de  eso.-­‐‑   -­‐‑No  perdamos  el  rumbo,  -­‐‑dijo  Claire,  a  pesar  de  que  estaba  pensando,  ¿tiene  oro?   ¿Dónde  lo  guardas?  -­‐‑¿Qué  es  exactamente  lo  que  quieres  que  haga?  -­‐‑   -­‐‑Necesito  un  segundo  par  de  manos  humanas,  y  bastante  inteligente  para   ayudarme  a    sabotear  estos  collares  malditos.  La  Dra.  Anderson  no  es  ninguna   tonta,  y  aunque  he  trabajado  la  manera  de  hacerlo,  requiere  nervios  y  alguien  con   un  pulso,  dos  vampiros  simplemente  no  pueden  manejarlo.  Hablando  de  nuestra   querida,  y  traicionera  Irene,  ella  va  a  estar  trabajando  día  y  noche  para  producir  en   masa  sus  armas    anti-­‐‑vampiro,  y  una  vez  que  esto  sucede,  ellos  tienen   absolutamente  todo  lo  necesario  para  controlar,  el  corral,  y  será  nuestra   destrucción.   No  podemos  permitir  que  eso  suceda,  Claire.  Así  que  te  necesito  para  entrar  en  la   cárcel  conmigo  y  me  ayudes  a  desactivar  los  collares.-­‐‑   -­‐‑No  estoy  segura-­‐‑   -­‐‑Nos  están  matando  cuando  luchamos,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Ellos  ya  saben  cómo  hacerlo,   por  supuesto.  Muy  eficaz,  por  cierto,  y  bastante  doloroso.  Los  métodos  que  utilizan   dura  lo  suficiente  para  ser  una  lección  muy  instructiva  para  los  demás,  y  yo  podría   admirar  su  crueldad  si  no  fuera  a  costa  de  mis  viejos  amigos.  Esta  es  una  situación   que  no  se  puede  sostener  por  mucho  tiempo,  y  debemos,  absolutamente  necesario,   liberar  a  los  vampiros  antes  de  que  sea  demasiado  tarde.  -­‐‑Él  la  miró  de  reojo,  y   luego  dijo:  -­‐‑No  creo  que  vayas  a  estar  en  demasiado  peligro.  Oliver  y  la  Dama  de   Gris  pueden  garantizar  tu  seguridad.  Casi  con  toda  seguridad.-­‐‑   Eso  no  sonaba  tan  positivo  como  Claire  hubiera  preferido,  realmente,  pero  no   podía  esperar  mucho  más.  -­‐‑¿Cómo  llegamos  dentro?  -­‐‑   -­‐‑De  la  misma  manera  que  salí,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑A  través  de  el  conducto  de  residuos.  

Vamos,  entonces.  Estacione  esta  cosa  ridícula  y  vamos  a  hacerlo  a  toda  prisa.   Espero  que  esas  no  sean  sus  mejores  galas.-­‐‑   Debería  haber  sabido  que  iba  a  ser  algo  horrible.   Meterse  en  el  conducto  de  residuos  era  incluso  peor  de  lo  que  Claire  había   esperado.  Cuando  el  Centro  Comercial  había  sido  abandonado,  el  conducto  de   residuos  que  iba  desde  el  segundo  piso  a  través  de  un  tubo  de  metal  claustrofóbico   en  ángulo  hacia  abajo  en  una  pendiente  ridícula  había  sido  descuidado  durante   mucho  tiempo,  y  oxidado  deposito  de  basura,  el  conducto  aparentemente  nunca   había  sido  limpiado.  Las  capas  de  comida  ancestral  podrida,  la  decadencia,  y  en   general,  la  suciedad  horrible  fueron  suficientes  para  hacer  que  reconsiderara   seriamente  ir,  pero  Eve  estaba  dentro  y  necesitaba  ayuda.  -­‐‑No  puedo,-­‐‑Claire  dijo.   Ella  no  estaba  hablando  de  la  baba,  sin  embargo.  -­‐‑Soy  humana,  Myrnin.  ¡No  puedo   subir  a  eso!  -­‐‑   -­‐‑No  vas  a  necesitarlo,  -­‐‑dijo,  y  le  ofreció  una  mano,  fuerte  y  fría.   -­‐‑Hasta  que  llegues  arriba.  Voy  a  empujar.-­‐‑   La  empujó  hacia  la  pequeña  apertura  de  hojalata  sin  darle  tiempo  para  prepararse,   y  ella  sintió  un  momento  de  pánico  total  y  náuseas  que  casi  la  hizo  gritar  y   entonces  la  palma  aterrizó  sólidamente  en  su  trasero  mientras  ella  comenzó  a   deslizarse  hacia  atrás.  -­‐‑¡Oye!-­‐‑Ella  susurró  con  voz  temblorosa,  pero  él  ya  estaba   presionando  constantemente  hacia  adelante,  hacía  el  ángulo.  Una  cosa  sobre  todo     horrible  el    limo,  la  hizo  progresar  más  rápido.  Trató  de  no  pensar  en  lo  que  podría   estar  deslizándose  a  través.  Realmente  probado.  El  olor  era  indescriptible.   -­‐‑¡Mira  las  manos!-­‐‑   -­‐‑Es  totalmente  propulsor,-­‐‑él  susurró.  -­‐‑Tranquila,  ahora.  Lleva  el  sonido.  -­‐‑No  tenía   ni  idea  de  cómo    lograba  subir  y  empujarla  delante  de  él,  pero  ella  pensó  que  él   hundió  sus  uñas  profundamente  en  el  lodo  y    anclado  en  el  metal  para  hacerlo-­‐‑ como  escalando  picos.  Cada  vez  que  empujaba  la  llevaba  de  manera  constante.   Dejó  inútilmente  de  sentir  que  la  elevaba  por  el  trasero  y  en  su  lugar  se  centró  en   mantener  las  manos  extendidas  delante,  para  empujar  los  bloqueos  totalmente   desconocidos  y  molestos  del  camino  antes  de  dar  con  ellos  de  bruces.   Fue  tanto  el  minuto  más  corto  y  el  más  largo  de  su  vida,    tenía  que  aferrarse   firmemente  a  todo  su  autocontrol  para  mantenerse  en  la  espeleología  y  no  ceder    a   la  tensión  en  su  posición  indefensa,  con  chillidos  de  repulsión  como  chica.   Y  luego  se  acabó,  ella  se  deslizó  en  un  ángulo  de  la  tubería,  y  un  par  de  manos   fuertes  y  pálidas  la  agarraron  por  las  muñecas  para  tirar  de  ella  hacia  arriba  y   colocarla  sobre  sus  pies.  Claire  parpadeó  y  en  la  penumbra  vio  el  pelo  de  color  rojo   brillante  y  la  afilada  sonrisa  de  su  amiga  de  Cambridge,  Jesse.  La  Dama  Gris,  como   Myrnin  la  llamó.  Ella  había  sido  camarera  cuando  Claire  la  había  conocido,  pero  eso   fue  antes  de  que  Claire  se  diera  cuenta  de  que  era  un  vampiro.  Probablemente   había  sido  un  montón  de    cosas  durante  su  larga,  larga  vida,  y  casi  todas  ellas   interesantes.   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo  Jesse,  alzando  las  cejas  a  una  altura  escéptica.  –Admito  que  no   esperaba  esto.  -­‐‑Ella  dejó  a  Claire,  y  se  volvió  hacia  el  tubo  de  nuevo  para  ofrecer   una  mano  amiga  a  Myrnin,  quien  fue  trepando  por  sus  propios  medios.  Claire   sentía  perder  el  apoyo,  porque  sus  piernas  seguían  temblando,  agarró  una  silla  de   plástico  a  mano  para  colapsar  en  ella.  ¿Acabo  de  arrastrarme  a  través  de  eso?  Ella   supuso  que  realmente  era  mejor  que  ella  no  lo  supiera,  pero  necesitaba   desesperadamente  una  ducha,  un  cepillo  y  un  poco  de  lejía.  Y    ropa  nueva,  porque   no  importaba  lo  mucho  que  la  lavara,  no  volvería  nunca,  nunca  a  usarlas  de  nuevo.  

Jesse  estaba  hablando  con  Myrnin  mientras  se  deslizaba  el  resto  de  camino   fuera  de  la  tubería.  -­‐‑¿Tú  la  trajiste  aquí?  Tengo  que  preguntar,  ¿Acabas  de  traer  un   bocadillo,  o  tienes  algún  ingenioso  plan  para  salvar  su  vida?  Porque  conoces  el   estado  de  ánimo  aquí.  -­‐‑   -­‐‑Yo  lo  sé,  -­‐‑estuvo  de  acuerdo.  -­‐‑También  sé  que  su  vida  no  valía  un  higo  seco  con  lo   que  hay  en  Morganville.  Mejor  aquí,  donde  sus  aliados  podrían  protegerla  de  lo  que   hay,  esquivando  enemigos  sola.-­‐‑   -­‐‑¿Como  sabes  que  ella  no  tiene  enemigos  aquí?-­‐‑   Él  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Ninguno  que  importe.  Oliver  no  es  anti  aficionado  de  la   chica,  y  hay  muchos  que  tienen  alguna  experiencia  graciosa  con  ella.   Ella  podría  tener  unos  pocos  que  estarían  feliz  con  la  fiesta,  pero  no  tantos  que  no   podamos  detenerlos.  -­‐‑   -­‐‑¿Nosotros?-­‐‑Jesse  se  cruzó  de  brazos  y  lo  miró  fijamente,  con  la  cabeza  ladeada.     -­‐‑Suponiendo  mucho,  ¿verdad,  querido  loco?-­‐‑   -­‐‑Una  buena  cantidad,  -­‐‑admitió.  -­‐‑Pero  las  necesidades  deben,  de  vez  en  cuando,   asumir  cosas.  Y  creo  que  puedo  contar  contigo,  mi  lady.  -­‐‑Él  le  dio  una  reverencia   muy  elegante    que  sólo  quedó  un  poco  estropeada  por  el  limo  que  lo  cubría.  Jesse,   por  su  parte,  no  se  rió.  Mucho.  Ella  respondió  con  otra  reverencia  sólo    estropeada   por  el  hecho  de  que  llevaba  pantalones  vaqueros  y  una  camiseta  ajustada  en  lugar   de  ropa  de  lujo  de  la  corte.   -­‐‑Bien,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Yo  seguiré  el  juego  y  ayudare  a  mantener  los  colmillos  fuera  de   nuestra  pequeña  amiga.  Malas  noticias:  Fallon  está  aquí.  Él  sopló  como  un  mal   viento  hace  unos  minutos.  Creo  que    ha  descubierto  que  Amelie  logró  salir   viva.-­‐‑   -­‐‑Entonces  él  no  está  contento.-­‐‑   -­‐‑Oh,  no,  -­‐‑dijo  Jesse,  con  una  amplia  sonrisa  tensa.  -­‐‑Todos  hemos  sido  convocados  a   la  planta  baja  para  ser  interrogados.  Necesitará  limpiarse  antes  de  que  descubran   cómo  es  que  estás  saliendo,  aunque  creo  que  ha  arruinado  todas  las  prendas   adicionales  a  estas  alturas.-­‐‑   Se  encogió  de  hombros  con  magnífica  indiferencia.  –Encontraré  algo.-­‐‑   -­‐‑Estoy  bastante  segura  de  ello,  -­‐‑estuvo  de  acuerdo.  -­‐‑Déjame  gorronear  algo   para  ti.  Yo  podría  hacer  un  mejor  trabajo  de  colores  a  juego,  por  lo  menos.-­‐‑   Él  le  dio  un  trozo  de  una  sonrisa  irónica,  y  entre  un  parpadeo  y  el  siguiente,  Jesse     justo.  .  .  ha  ido.  Fueron  ella  y  Myrnin,  solos  en  un  habitación  que,  Claire  se  dio   cuenta,  era  una  especie  de  dormitorio.  Había  dos  camas  de  campaña  en  la  misma,   por  lo  menos,  cada  una  con  una  fina  manta  cuidadosamente  doblada  en  ella.  Nada   más  en  la  habitación,  aunque  no  habían  efectos  personales  de  cualquier  tipo.   Podría  haber  sido  la  habitación  de  alguien,  o  de  nadie.   -­‐‑Jesse  estará  de  regreso  en  un  momento,-­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Ella  tiene  razón.  Si  nos  han   ordenado  bajar,  entonces  tengo  que  limpiarme  rápidamente.  Si  alguien  viene  a   morderte  mientras  estoy  fuera,  bueno,  tratar  de  no  llamar  la  atención.   Muere  en  silencio.-­‐‑   -­‐‑Yo  puedo  defenderme,  ya  sabes.-­‐‑   -­‐‑¿Con  las  manos  desnudas,  contra  aburridos  vampiros  hambrientos  y  enojados?   Claire.  Sabes  que  yo  pienso  bien  de  ti,  pero  realmente  no  es  su  mejor  trabajo  de   resolución  de  problemas.  -­‐‑Sacudió  la  cabeza  como  si  estuviera  muy  decepcionado   con  su  falta  de  visión.  -­‐‑Por  lo  menos  con  los  despojos  que  está  cubierta  se  disfraza     el  olor  de  la  sangre,  por  ahora.  Quédate  tranquila  y  en  silencio,    y  deberías  estar  

bien.  Además,  dudo    que  nadie  tenga  hambre    suficiente  para  morderla  mientras   estés  tan.  .  .  sucia.-­‐‑   Estaba  bastante  segura  de  que  había  algo  insultante  en  eso,  pero  también  fue   reconfortante.   Myrnin  desapareció,  al  igual  que  Jesse,  y  Claire  se  quedó  de  pie  sola  en  la  tranquila   habitación  oscura.  Ella  no  lo  había  visto  hacerlo,  pero  Myrnin  había  reemplazado     la  parrilla  sobre  la  tubería  que  habían  usado  para  entrar,  ella  se  acercó  y  la  probó,   pero  no  se  movió,  y  se  dio  cuenta  de  que  el  la  había  doblado  en  su  lugar.  Nadie  se   daría  cuenta  de  que  era  cualquier  cosas  menos  sólida,  ni  siquiera  en  la  inspección   cercana.  Tomaría  fuerza  de  vampiro  para  empezar  a  hacer  palanca  y  soltarla.   ¿Era  así  como  Amelie  había  salido?  ¿A  través  de  el  fango?   De  alguna  manera  Claire  no  podía  imaginarse  ella  tan  inmaculada  deslizarse  a   través  del  fango  en  su  salida,  o  hacer  su  camino  a  través  de  Morganville  mirando   como  un  refugiado  de  los  Premios  Nickelodeon.  Una  cosa  que  los  vampiros  tenían   es  que  eran  grandes  en  dignidad.   Ella  estaba  absorta  en  la  contemplación  de  la  rejilla  de  ventilación  y  sus   implicaciones  cuando  se  dio  cuenta  de  que  tenía  un  visitante.  No  era  Myrnin.  Ni   siquiera    era  Jesse.   Fue  Michael.   Ella  se  estremeció,  porque  estaba  justo  ahí,  sin  previo  aviso,  no  hizo  ruido.  Él  no   solía  ser  así,  así.  .  .  vampírico.  En  la  casa,  Michael  siempre  tuvo  especial  cuidado   para  asegurarse  de  que  lo  oyeran  venir,  y  nunca  se  había  molestado  en   preguntarse  antes  si  tuvo  que  hacer  un  montón  de  esfuerzo  extra,    se  sentía  como   si  estuviera  obligado  a  ser  vergonzosamente  torpe  alrededor  de  ellos,  para  no   asustar  a  la  mierda  de  ellos  en  la  cocina  o  el  pasillo.   Luego,  en  la  siguiente  fracción  de  segundo  se  dio  cuenta  de  que  él  sin  duda  no  se   había  molestado  en  esta  ocasión,  y  había  algo  en  la  forma  en  que  la  miraba,  la   absoluta  quietud  de  su  cuerpo  y  rostro,  que  la  hizo  sentirse  profundamente   inquieta.   -­‐‑¿Michael?  -­‐‑Casi  le  soltó  me  has  asustado,  pero  era  muy  obvió    por  la  forma  en  la   que  había  saltado  y  por  el  sonido  ensordecedor  de  su  ritmo  cardíaco  acelerado.  Su   pulso  debería  de  haber  ido    disminuyendo  después  del  primer  instante  de  alarma  /   reconocimiento,  pero  en  cambió  seguía  palpitando  derecho,  como  si  su  cuerpo   supiera  algo  que  su  mente  no  sabía.   Ella  no  se  movió.  Eso  requirió  un  gran  esfuerzo,  en  realidad,  porque  esos  mismos   instintos  le  insistían  que  ella  tenía  miedo  y  también  fueron  deseando  que  diera  por   lo  menos  un  par  de  pasos  hacia  atrás.  Pasos  grandes,  por  cierto.   Michael  dijo:  -­‐‑Le  mentí  a  Eve.-­‐‑   Fue  totalmente  confuso  yendo  de  camino,  algo  nuevo,  un  tanto  inesperado  y   ominoso.  -­‐‑Um.  .  .  bien.  ¿Acerca  de  qué?  -­‐‑   -­‐‑Le  dije  que  nos  estaban  alimentando,  pero  les  gusta  vernos  débil.  Cuanto  más   débil,  mejor.  Ellos  nos  dan  la  sangre,  pero  la  agriaron,  de  alguna  manera.   Drogados.  Realmente  no  ayuda  ,  -­‐‑dijo  Michael.  Su  suave,  y  medida  voz  sonaba   extrañamente  tranquilizadora  para  ella,  y  ella  sintió  que  su  pulso  cardiaco  se   desaceleraba,  finalmente.  Él  era  su  amigo,  después  de  todo.  Uno  de  sus  mejores  y   más  dulce  amigo.  -­‐‑Oí  tu  voz.  Sabía  que  estabas  aquí.-­‐‑   -­‐‑Es  bueno  verte,  -­‐‑dijo.  Su  propia  voz  sonaba  extraña  ahora  y  curiosamente   tranquila  y  plana.  -­‐‑¿Estás  bien?-­‐‑  

-­‐‑No,-­‐‑dijo.  -­‐‑Él  trajo  a  Eve.  Él  va  a  utilizarla    en  mi  contra.  Tengo  mucha  hambre.  Y  no   deberías  estar  aquí,  Claire.  Yo  no  quiero  que  estés  aquí,  porque.  .  .  -­‐‑Una  contracción   de  una  sonrisa,  como  un  espasmo  de  dolor,  se  encontró  con  los  labios  y  luego  se   había  ido  de  nuevo  inmediatamente.  -­‐‑Hueles  terrible,  ya  sabes.-­‐‑   -­‐‑Lo  siento.  Es  el  lodo.-­‐‑   -­‐‑Pero  yo  todavía  te  quiero.-­‐‑   Ella  abrió  la  boca  y  se  dio  cuenta  que  no  tenía  nada  que  decir  a  eso.  Nada  en   absoluto.  Debido  a  que  era  chocante  y  malo,  muy  malo    y  esto  fue  Michael  diciendo,   a  pesar  del  hecho  de  que  todo  parecía  extrañamente  bien,  como  si  ella  estuviera   empapada  en  un  suave  baño  relajante  y  todo  era  un  sueño.  .  .  comprendió  dos   cosas:  que  el  no  quería  decirlo  con  ningún  significado  sexual  como  sonaba,  y   además,  que    era  por  eso  que  no  estaba  bien.   Estaba  más  cerca  de  ella,  y  ella  no  lo  vio  moverse.  Él  estaba  justo.  .  .  más  cerca.   Mirándola.  No  le  gustaba  eso.  Dentro  de  el  capullo  tranquilo,  algo  en  ella  se   retorció  y  empujó  y  trató  de  liberarse  de  las  capas  adhesivas,  la  almibarada  calma   en  que  se  había  convertido  envolviéndola.   Por  favor,  no  hagas  esto.   Estaba  demasiado  cerca  ahora.  Ella  podría  haber  extendido  la  mano    y  ponerla    en  su  pecho,  y  lo  estaba  haciendo  su  mano  subiendo  así,  como  si  no  tuviera  control   real  sobre  él  ,  y  por  qué    sus  ojos  fueron  tornándose    tan  rojo.  .  .   -­‐‑Michael.-­‐‑   La  voz  era  baja  y  fría,  y  Claire  sintió  la  punzada    de  su  tono  recto  a  través  de  ese   capullo  que  la  envolvía  con  tanta  fuerza.  El  aire  de  repente  se  sentía  pesado  en  su   piel,  y  demasiado  grueso,  y  no  podía  recuperar  el  aliento.  Su  pulso  se  disparó  más   rápido  de  nuevo,  y  ella  se  tambaleó  hacia  atrás  hasta  que  sus  hombros  tocaron  la   pared.   Jesse  estaba  en  la  puerta.  Se  veía  salvaje,  peligrosa  y  enojada,  y  cuando  Michael  dio   un  paso  más  en  la  dirección  de  Claire,  Jesse  se  abalanzó  sobre  él,  envolvió  su  puño   en  la  tela  de  su  camiseta,  y  lanzó  al  vampiro  más  joven,  tres  metros  hacia  la  salida.   Cuando  trató  de  lanzarse  sobre    Claire  otra  vez,  Jesse  lo  atrapó,  lo  sostuvo  y  lo   mantuvo  cuando  trató  de  soltarse.  -­‐‑No,-­‐‑dijo  ella,  y  le  dio  unas  palmaditas  en  el   hombro.  -­‐‑Vas  a  darme  las  gracias  más  tarde,  cuando  tengas  la  oportunidad  de   pensar  en  ello.  No  es  culpa  tuya,  chico.  Créeme.  Pero  te  lo  tomarías  duro  si  esto   fuera  mal.  -­‐‑   -­‐‑Yo  no  le  haría  daño  a  ella,  -­‐‑gruñó,  y  Claire  vio  sus  colmillos  a  continuación,  hacia   abajo,  afilados  y  relucientes.  -­‐‑Ella  es  mi  amiga.  Sé  lo  que  estoy  haciendo.  Sólo  me   gustaría  tener  un  poco.-­‐‑   -­‐‑Sólo  un  sorbo.  Sí,  lo  sé.  Pero  no  funciona.  En  momentos  como  estos,  lo  único  que   puedo  hacer  es  simplemente  decir  no.-­‐‑   No  le  gustaba,  pero  dejó  que  Jesse  le  diera  la  vuelta  y  se  lo  llevara  lejos.  Ella  cerró   la  puerta  detrás  de  él  mientras  ella  lo  empujó.   Jesse  miró  frustrada  y  enojada,  y  había  un  destello  rojo  en  sus  ojos,  como  un  rayo   distante  en  el  borde  de  una  tormenta.  Ella  comenzó  a  acechar  la  habitación  con   pasos  largos  y  agitados.  Mientras  caminaba,  se  recogió  el  pelo  rojo  largo  y  lo   retorció  como  una  cuerda  en  la  parte  posterior  de  su  cabeza,  y  luego  arrancó  un   pedazo  de  su  camisa  para  mantenerlo  en  su  lugar.  No  sería  posible  reparar,  su   camisa.  Claire  se  preguntó  cuántas  veces    ella  había  canibalizado  su  camisa  por  los   lazos  del  pelo.  

-­‐‑Están  dosificando  nuestra  sangre,  -­‐‑le  dijo  Jesse.  -­‐‑No  estoy  segura  de  lo  que  están   usando,  pero  parece  reducir  la  eficacia  de  nuestras  comidas  a  casi  nada.  Comemos,   pero  no  alimenta,  y  el    hambre.  .  .  el  hambre  no  se  detendrá.  No  estoy  segura  de  por   qué  lo  están  haciendo,  y  eso  me  preocupa.  ¿Por  qué  querrían  a  los  vampiros   hambrientos?  -­‐‑   Fue  una  muy  buena  pregunta,  que  daba  miedo.   -­‐‑No  lo  sé.-­‐‑   -­‐‑¿Por  qué  en  el  mundo  decidiste  lanzarte  en    medio  de  todo  esto?-­‐‑   -­‐‑Bueno,  -­‐‑dijo  Claire,  y  optó  por  una  sonrisa,  -­‐‑era  esto  o  la  cárcel.-­‐‑   -­‐‑¿Estaban  tratando  activamente,  comerte  en  la  cárcel?-­‐‑   -­‐‑Myrnin  tiene  un  trabajo  para  mí,  y  él  parecía  pensar  que  podía  mantenerme  a   salvo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑¿Puedes?-­‐‑   Jesse  soltó  una  risa  seca  totalmente  carente  de  humor.  -­‐‑Depende  de  las   circunstancias,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Sin  embargo,  frente  a  la  mayoría  de  mis  compañeros     vampiros  tengo  un  mejor    promedió  de  probabilidades,  sí.  Los  únicos  capaces  de   hacerme  perder  sería  Amelie  y  Oliver,  y  ninguno  de  ellos  parece  probable  que   venga  contra  mí.  Amelie  ha  desaparecido,  y  Oliver.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Fallon  lo  tiene,  -­‐‑supuso  Claire.  -­‐‑En  la  planta  baja.  ¿Qué  es  lo  que  están  haciendo   con  él?  -­‐‑   -­‐‑Nada  que  Oliver  no  pueda  soportar,  dijo  Jesse.  -­‐‑Ha  pasado  por  cosas  peores,  yo   casi  puedo  garantizarlo.  -­‐‑   -­‐‑¿Qué  pasa  con  Eve?  Fallon  tiene  a    Eve.  Él  la  trajo  aquí-­‐‑   -­‐‑Yo  la  vi  a  través  de  la  puerta,  -­‐‑dijo  Jesse.  -­‐‑En  el  exterior,  todavía  encerrada   en  su  coche.  Ella  parece.  .  .  ¿incapacitada?-­‐‑   -­‐‑Drogada,  -­‐‑Claire  replicó,  enojada  en  nombre  de  Eve.  -­‐‑Ella  está  ¿bien?   -­‐‑Hasta  ahora.  -­‐‑Jesse    se  estaba  agarrando  sus  manos  detrás  de  su  espalda,  como  si   sintiera  la  necesidad  de  ser  refrenada,  y  Claire  se  preguntó  cuánta  hambre  en   realidad  tenía.  Probablemente  muy,    muy  hambrienta.  Myrnin  se  había  alimentado   fuera,  pero  Jesse  no  había  tenido  la  oportunidad,  y  eso  significaba  que  ella   estaba  tan  hambrienta  como  Michael,  tal  vez  aún  más.  Oliver  no  se  habría   alimentado,  incluso  si  hubiera  tenido  la  oportunidad,  se  habría  asegurado  que   otros  fueran  primero,  porque  el  era  el  gobernante,  incluso  si  uno  temporal,   de  este  pequeño  reino  muy  triste.  -­‐‑Es  una  suerte  que  tienes  tan  poco  sangre  en  ti   para  todos,  ya  sabes.  Esto  ayuda  a  ser  menos.  .  .  atractiva.-­‐‑   Por  fin,  un  uso  por  ser  más  pequeña  de  lo  normal.  -­‐‑Pensé  que  me  necesitabas.   Myrnin  dijo  que  necesitaba  la  mano  del  hombre  para  ayudarlo  a  desactivar   los  collares  de  choque.-­‐‑   -­‐‑Sueña,  -­‐‑dijo  Jesse,  y  sacudió  la  cabeza.  -­‐‑Están  equipados  con  sensores  de  los   monitores  modernos,  los  que  usan  los  tribunales  para  obligar  a  los  delincuentes   a  llevar  arresto  domiciliario,  pero  los  han  modificado  de  manera  significativa.    Al     tratar  de  abrirlo,  va  a  aturdir  a  un  vampiro  en    sumisión,  y  probablemente  fría   un  cerebro  humano.-­‐‑   -­‐‑Myrnin  dijo  que  podía  manejar  las  crisis.-­‐‑   Eso  hizo  que  Jesse  sonriera,  pero  era  una  especie  de  triste  expresión.   -­‐‑Eso  se  debe  a  que  está  loco  como  un  sombrerero.-­‐‑   -­‐‑Nunca  entendí  eso.  Cabra,  quiero  decir.  -­‐‑   -­‐‑En  los  viejos  tiempos,  la  gente  que  hizo  los  sombreros  utilizaban  mercurio  para   producir  fieltro,  -­‐‑dijo  Jesse.  -­‐‑A  menudo  se  volvieron  locos.  Y  Myrnin  esta  loco  si   cree  que  puede  ayudarnos  a  conseguir  esto.  A  lo  sumo,  se    electrocutará.  En  el  peor  

de  los  casos,  le  volaría  la  cabeza  y  las  manos  de  inmediato.  -­‐‑Ella  se  acercó  mientras   daba  vueltas  por  la  habitación,  y  una  expresión  de  asco  torció  su  cara  cuando  se   retiró.  -­‐‑Ahora,  tenemos  que  conseguir  que  te  laves.  Hueles  a  lo  que  una  alcantarilla   vomitaría  como  demasiado  repugnante.-­‐‑   Esa  fue  una  imagen  tremendamente  colorida,  y  Claire  se  alegró  de  que  su  nariz   había  llegado  demasiada  insensible  para  darse  cuenta  de  nada.  -­‐‑Myrnin  me  dijo   que  esperara  aquí,  -­‐‑dijo.   Myrnin  dijo  una  realidad,  y  tu  le  obedeciste,  -­‐‑Myrnin  le  dijo,  entrando  por  la  puerta.   Llevaba  una  especie  de  raída  túnica  de  seda  floral  unido  por  una  correa  de  cuero,   con  tachuelas  junto  con  un  desatado  par  de  botas  de  lluvia  de  gran  tamaño.  Sin   embargo,  estaba  limpio.  Sólo.  .  .  ridículo.  -­‐‑Vamos,  entonces,  chica.  Tiene  razón   sobre  el  hedor.  Jesse  se  mantendrá  vigilante  para  ti.  Volverás  sin  ningún  daño.-­‐‑   El  dejó  escapar  un  suspiro  de  exasperación  cuando  ella  vaciló,  luego  la  tomó   firmemente  por  los  hombros  y  la  condujo  hacia  la  puerta,  donde  Jesse  esperaba   con  los  brazos  cruzados.  -­‐‑Fuera,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Myrnin,  -­‐‑dijo  Jesse,  -­‐‑eso  no  fue  demasiado  brillante,  ¿verdad?  Ahora  tienes  fango   en  tus  manos  otra  vez.  -­‐‑   -­‐‑Oh,-­‐‑dijo  Myrnin,  mirando  cabizbajo  a  sus  palmas.  -­‐‑Maldita  sea.-­‐‑   Jesse  sonrió,  pero  parecía  más  salvaje  que  amable  en  este  momento.  -­‐‑Vamos,   Claire,  antes  de  que  el  intente  limpiarlo  en  mí  y  tenga  que  quitarle  sus  miembros.-­‐‑   Fuera  de  la  pequeña  habitación,  resultó  ser  lo  que  debía  de  haber  sido  una  especie   de  sala  de  personal  para  una  tienda,  supuso  Claire,  allí  había  más  catres.  Algunos   estaban  desordenados,  algunas  estaban  ordenados,  y  unos  pocos  fueron  ocupados.   .  .  pero  los  vampiros  tendidos  allí  no  hicieron  tanto    revuelo  mientras  pasaban.   Jesse  estaba,  Claire  se  dio  cuenta,  manteniendo  un  ojo  sobre  ellos  de  todos  modos.   Tal  vez,  ella  tenía  miedo  de  que,  al  igual  que  Michael,  pudieran  sentir  el  olor  de  la   sangre  fresca  bajo  el  hedor  de  el  fango  y  la  decadencia.   ¿Qué  voy  a  hacer  cuando  este  limpia?  ,  se  preguntó,  y  fue  una  pregunta  válida,  pero   la  verdad  era  que  quería  tanto  estar  limpia  que  en  realidad  no  le  importaba  lo  que   viniera  después.  Ella  sólo  tenía  que  confiar  en    que  de  alguna  manera  Myrnin  y   Jesse  podían  protegerla.   Y  ¿qué  pasa  con  Oliver?  ¿Qué  está  haciendo  Fallon  con  él?   El  baño  era  solo  eso:  un  aseo  con  múltiples  tazas  y  lavabos,  no  habían  duchas.   Habían  montones  de  toallas  viejas  desteñidas  en  la  esquina,  de  todos  los  colores  y   tamaños,  como  si  provinieran  de  algún  fondo  de  comercio,  ella  cogió  un  par  y   empezó  a  quitarse  las  capas  pegajosas  de  su  ropa.  Jesse  le  tendió  una  bolsa  de   plástico  con  el  brazo  extendido  donde  Claire  puso  su  camisa,  pantalones,  ropa   interior  y  luego,  apartó  la  cara  como  si  ni  siquiera  pudiera  soportar  la  vista  de  el   embrollo,  y  mucho  menos  el  olor.   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo  Jesse,  -­‐‑me  siento  como  si  apenas  te  conozco,  Claire,    pero  ¿Quieres  que   te  busque  algo  de  ropa  mientras  te  lavas?-­‐‑   -­‐‑Gracias,  -­‐‑dijo  Claire.  Sintió  un  frío  helado  ahora,  y  muy  vulnerable.  Observó  a  Jesse   atar  la  bolsa  de  plástico,  y  alejarla  hacía    un  contenedor  donde  evidentemente     mantenían  la  ropa  vieja.  Claire  tomó  una  toalla  andrajosa  y  la  mojó  en  el  agua  fría,   por  supuesto,  a  continuación,  raspó  por  encima  un  jabón  viejo  en  el  recipiente   hasta  que  se  lleno  de  espuma.  La  limpieza  de  el  fango  no  era  tan  malo,  pero  lavarse   el  pelo  fue  horrible,  porque  significaba  inclinarse  sobre  el  fregadero  desnuda  y   lavárselo,  y  a  la  vez  estar  aterrada  de  que  un  vampiro,  cualquier  vampiro,   podría    en  silencio  venir  por  detrás  de  ella  para  pegarle  un  mordisco.  

Ninguno  lo  hizo,  sin  embargo.  Claire  terminó  escurriendo  su  pelo,  sacudiéndolo   contra  su  cuello,  y  agarró  una  toalla  para  secarse.   Jesse  estaba  sentada  en  una  silla  plegable  de  campaña,  bloqueando  la  puerta   en  caso  de  que  alguien  la  tratara  de  molestar.  -­‐‑La  ropa  está  en  el  segundo   fregadero,  -­‐‑dijo  Jesse.  -­‐‑Lo  siento,  las  opciones  no  eran  muy  buenas.-­‐‑  Realmente   no  lo  eran.  Las  bragas  eran  demasiado  grandes,  el  sujetador  raído  y  estirado,   y  la  camisa  parecía  algo  que  incluso  una  abuela  podría  haber  pensado  que  era   demasiado  aburrida.  Al  menos  los  pantalones  le  quedaban  bien,  aunque  fueran   varios  centímetros  demasiado  largo;  Claire  fijo  los  dobladillos,  metió  sus  pies   en  unas  viejas,    y  raídas  Keds    que  una  vez  fueron  azules  y  carecían  de  cualquier   tipo  de  cordones,  y  dijo:  -­‐‑Creo  que  estoy  lista.-­‐‑   Jesse  dejó  a  un  lado  el  libro  que  estaba  leyendo  y  miró  por  encima  del  hombro.  Sus   cejas  se  elevaron  lo  suficiente  para  que  Claire  creyera  que  estaba  luchando  por  no   reírse.  -­‐‑Se  ven  bien  para  ti,  chica.  Es  una  especie  de  inconformista  pasando  del   hogar.  -­‐‑   -­‐‑¿Eres  realmente  algún  tipo  de  Dama?-­‐‑Claire  le  preguntó.  –Porque  no  te  ofendas,   pero  no  suenas  como  una.  -­‐‑   -­‐‑Una  vez  lo  fui.  Yo  fui  una  Reina,  también  ,  -­‐‑dijo  Jesse.  -­‐‑No  tomes  eso  demasiado  en   serio,  no  duró  mucho.  Pero  he  pasado  toda  mi  vida  hablando  como  todo  el  mundo   pensaba  que  debería,  vestirme  con  las  normas  de  todos  los  demás,  no  tener  una   opinión  o  una  idea  propia.  Fue  agotador,  una  muñeca    vestida  por  todos,  y  una  vez   que  tuve  la  oportunidad  de  ser  yo  misma,  nunca  miró  hacia  atrás.  A  Myrnin  le   gusta  la  idea  de  que  yo  solía  ser  una  dama,  pero  no  dejes  que  te  engañen.  Yo  no  lo   soy.  Ya  no.  Y  en  verdad,  creo  que  eso  es  lo  que  le  gusta  de  mí,  el  cambió.-­‐‑   Probablemente,  pensó  Claire.  El  había  estado  enamorado  de  una  vampiro  llamada   Ada  que  según  todos  los  que  la  habían  conocido,  tuvo  que    desafiar  las  expectativas   de  aquellos  a  su  alrededor,  incluso  mientras  miraba  formal  y  correcta.  Y  puede  ser   que  quepa  esa  definición,  también,  pensó.  De  vez  en  cuando,  Myrnin  la  había   mirado  con  algo  que  en  realidad  podría  ser  anhelo.  .  .  pero  había  sido  muy  clara   desde  el  principio  que  su  fascinación  era  con  su  mente,  no  su  cuerpo.   Y  Myrnin  tomaba  el  amar  el  cerebro  de  una  chica  demasiado  literalmente.   Mira  lo  que  le  había  pasado  a  Ada:  él  la  había  salvado  poniendo    su  cerebro  en  un   frasco,  y    colocándolo  en  un  equipo  que  funcionó  con  sangre,  y  pretendiendo  que   era  una  especie  de  vida  auténtica.   No  podía  imaginar  a  Jesse  dejarle  hacer  nada  de  eso.  Y  tal  vez  eso  era  justo  lo  que   necesitaba:  una  persona  para  establecer  límites  para  él.  Límites  que  Claire,  como   un  ser  humano,  no  podía  establecer  y  mantener.   -­‐‑Jesse,  Michael  se  veía  mal.  ¿Va  a  estar  bien?  -­‐‑   Jesse  ladeó  la  cabeza,  y  la  pesada  trenza  de  pelo  rojo  se  deslizó  sobre  su  hombro.     -­‐‑Yo  creo  que  sí.  Estamos  rezagados,  así  que  tenemos  suerte,  la  mayoría  de  los   pobres  desgraciados  de  aquí  han  estado  con  la    fórmula  de  la  Fundación  por  más   de  dos  semanas,  lo  que  significa  que  están  lo  suficientemente  hambrientos  para   beber  jugo  de  cucaracha  y  fingir  que  es  B  positivo.  Michael  es  sólo  que  no  está   acostumbrado  a  verse  privado  de  ella.   -­‐‑¿Por  qué  la  Fundación  de  la  Luz  hace  una  cosa  así?  ¿Tener  a  los  vampiros  con  más   hambre?  ¿No  pone  a  su  propio  pueblo  en  peligro?  -­‐‑   -­‐‑Por  supuesto  que  sí,  -­‐‑respondió  Jesse.  -­‐‑Y  la  forma  más  efectiva  para  demonizar  a   tu  enemigo  es  hacerlos  monstruos.  La  mayoría  de  las  guerras  se  hacen  a  través  de   la  propaganda,  pero  los  de  la  Fundación  parecen  sentir  que  es  más  eficaz  si  en  

realidad  nos  reducen  a  colmillos  y  rabia.  No  se  necesita  mucho  para  convencer  al   ciudadano  medio  de  Morganville  que  somos  parásitos  que  necesitan  matar.   Ciertamente  hemos  actuado  de  ese  modo  con  suficiente  frecuencia.  -­‐‑Parecía  triste   y  un  poco  enojada  cuando  lo  dijo.  –Es  por  eso  me  fui  de  este  lugar.  Debido  a  que   Amelie  era  demasiado  en  el  pasado,  también  con  una  gran  tradición,  y  convencida   de  la  superioridad  del  vampiro.  Le  advertí  que  las  cosas  tenían  que  cambiar,  pero   nunca  fue  cómodo  entre  nosotras,  ambas  hemos  sido  gobernantes,  en  otro  tiempo,   y  confía  en  mí,  dos  reinas  no  pueden  nunca  ser  realmente  amigas.  Puede  ser  muy   duro,  pero  de  alguna  manera,  ella  está  cosechando  lo  que  sembró.  -­‐‑   Jesse  había  dejado  Morganville  mucho  antes  de  que  Claire  llegara,  y  Claire  podía   imaginar  que  Jesse  no  habría  tenido  reparos  en  dar  sus  opiniones.  Amelie  podría   ser  de  mente  abierta,  pero  a  ella  no  le  gustaban  los  retos  directos.  .  .  y,   probablemente,  menos  aún  de  un  vampiro  que  había  sido  reina  una  vez,  aunque   fuera  por  un  breve  tiempo.   -­‐‑¿Así  que  planean  permitir  a  los  vampiros  un  alboroto?    ¿Entonces,  atraparlos    y   demostrar  de  una  vez  por  todas  que  los  vampiros  son  una  amenaza  que  tienen  que   ser  eliminados?  ¿Por  qué  no  hacerlo  sin  todo  el  derramamiento  de  sangre?     No  es  que  haya  alguien  objetando  mucho,  que  te  puedo  decir.-­‐‑   -­‐‑Debido  a  que  a  Fallon  no  le  gusta  ser  el  villano,  -­‐‑dijo  Jesse.  –Él  nunca  lo  cuenta,   pero  por  lo  que  yo  puedo  decir,  creo  que  él  necesita  la  justificación.  A  sus  ojos,  él   está  en  el  lado  correcto,  pero  hay  algunos  por  ahí  que  lo  niegan,  pero  para  ser  un   héroe,  necesita  villanos.  -­‐‑El  peso  de  la  mirada  de  Jesse  se  sentía  extrañamente   intensa  ahora,  y  Claire  se  preguntó  qué  estaba  pensando.  .  .  y  si  ella  estaba  siendo   juzgada  por  una  deficiencia  tan  simple  como  respirar  y  tener  un  latido  del  corazón.   -­‐‑Tengo  una  pregunta,  Claire.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?-­‐‑   -­‐‑¿Qué  te  hace  tan  bien  dispuesta  hacia  los  vampiros?  He  vivido  aquí,  yo  sé  lo  que  es   una  manada  de  hienas,  lo  que  pueden  hacer,  con  muy  poca  advertencia.  Hay  poco   acerca  de  nosotros  que  debería  obligarla  a  su  piedad,  por  no  hablar  de  su  lealtad.-­‐‑   -­‐‑¿No  crees  en  la  mayor  parte  de  tu  propia  gente?,  ¿verdad?-­‐‑   -­‐‑No  mucho,  -­‐‑Jesse  estuvo  de  acuerdo  con  un  encogimiento  de  hombros  brusco.       -­‐‑Tenemos  un  triste  destino,  en  general,  se  aferran  al  pasado  y  para  nuestra  propia   supervivencia,  sin  importa  el  costo  de  la  vida  de  otros.  Si  yo  estuviera  en  tu  lugar,   no  estoy  segura  de  que  me  quedaría  en  el  camino  de  nuestro  destino  más  o  menos   inevitablemente  feo.  Mi  pregunta  es:  ¿por  qué?  -­‐‑   Claire  abrió  la  boca  para  decirle  por  qué  y  luego.  .  .  no  podía,  al  menos  no  al   principio.  Todos  los  argumentos  lógicos  que  ella  habría  dicho  parecían  falsos  y   barato  como  viejo  oropel.  Tomó  aire,  y  compuso  sus  palabras  con  más  cuidado.     -­‐‑Porque  no  importa  lo  que  cualquiera  de  ustedes    ha  hecho,  no  lo  han  hecho  todos.   Porque  no  es  justo  juzgar  una  clase  de  persona  por  las  medidas  adoptadas  por  uno   o  unos  pocos.  Eso  no  es  justicia.  Es  prejuicio,  y  no  me  gusta.  Justicia  significa  juzgar   a  cada  persona  individualmente.-­‐‑   Los  labios  de  Jesse  se  curvaron  lentamente  en  una  sonrisa,  y  sus  ojos  se  calentaron   también,  -­‐‑Magnánimo,  -­‐‑ella  dijo.  -­‐‑No  estoy  segura  de  que  encontrará  una  gran   cantidad  de  personas  que  vivan  con  ese  estándar.-­‐‑   Claire  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑No  importa  si  lo  hacen  o  no.  Es  mi  opinión,  no  estoy   tratando  de  hacer  que  alguien  más  este  de  acuerdo.  Pero  no    quiero  forzar  sus   opiniones  sobre  mí.  -­‐‑  

-­‐‑Y  así  comienza  la  guerra,  -­‐‑dijo  la  Dama  de  Gris,  quien  había  sido  una  vez  reina.   Sonaba  como  si  supiera  exactamente  de  lo  que  estaba  hablando.   La  certeza  en  su  voz,  y  la  tristeza,  a  Claire  la  hizo  estremecer.                                                                                                                                                                                                                                                  

                                                                                                                                                             OCHO         -­‐‑Tenemos  que  hacer  algo,  -­‐‑dijo  Claire,  paseándose  por  el  piso.  Ellas  estaban  de   vuelta  en  la  habitación  donde  Myrnin  había  esperado,    aún  no  sabía  si  ese  era  su   dormitorio,  o  de  otra  persona,  o  incluso  si  los  vampiros  se  preocupaban  donde   dormían  en  absoluto.  Si  se  molestaron  en  eso.  -­‐‑Si  Fallon  tiene  a  Oliver,  ¡deberíamos   estar  haciendo  algo!-­‐‑     -­‐‑Fallon  está  muy  ocupado  tratando  de  averiguar  lo  que  sabe  Oliver  acerca  de  la   fuga  de  Amelie,  -­‐‑dijo  Myrnin.  Estaba  sentado  en  la  cama  hojeando  una  revista  con   décadas  de  antigüedad  arrugada  por  el  agua  al  parecer  contó  con  la  boda  de  la   princesa  Diana  en  la  portada.  Probablemente  el  único  material  de  lectura  que   queda  en  el  Centro  Comercial,  Claire  supuso.  -­‐‑Y  Oliver  no  sabe  absolutamente   nada.  Ni  siquiera  sabía  que  había  escapado.  Así  que  no  hay  nada  que  Fallon  pueda   aprender  de  él.-­‐‑   -­‐‑¡Él  podría  matarlo!-­‐‑   -­‐‑Ella  está  bien,  -­‐‑dijo  Jesse,  desde  donde  se  apoyó  contra  la  pared,  los  brazos   cruzados.  -­‐‑Él  podría.-­‐‑   -­‐‑No  lo  hará.  Necesita  a  Oliver,  especialmente  si  no  encuentra  a  Amelie  por   ninguna  parte.  Oliver  es  la  única  autoridad  que  ha  dejado  que  todo  el  mundo   respeta.  Es  lo  bastante  miedoso  de  nosotros,  y  si  no  hay  nadie  que  todos  seguimos,   entonces  es  mucho  más  difícil    mantenernos  a  raya.  –Myrnin  se  encogió  de   hombros.  -­‐‑Y  mientras  podamos  oírle  gritar,  entonces  él  está  bien.-­‐‑   Claire  se  estremeció,  y  miró  de  él  a  Jesse,  quien  asintió  con  seriedad.   -­‐‑Mejor  si  no  se  puede  oír,  -­‐‑dijo  ella.   -­‐‑¡Ayúdale!-­‐‑   Myrnin  se  trasladó,  con  esa  velocidad  espeluznante  y  la  gracia  de  un  vampiro   misterioso,  antes  de  que  pudiera  terminar  de  decir  las  dos  palabras,  él  estaba   arrodillado  a  su  lado,  la  barbilla  levantada.  -­‐‑Entonces  ayúdame,  -­‐‑dijo,  y  señaló  el   collar.   -­‐‑¡Ayúdame  a  quitarme  esto!-­‐‑   -­‐‑No,  -­‐‑dijo  Jesse,  que  vino  de  la  pared  para  estar  al  lado  de  Claire.   -­‐‑Myrnin,  la  mataras,  y  tú  mismo  con  ella.  Ya  has  visto  lo  mortal  que  estas  cosas   pueden  ser  si    las  manipulas.-­‐‑   -­‐‑Espera,-­‐‑dijo  Claire.  Sus  pensamientos  estaban  corriendo,  y  no  podía  entender  lo   que  estaba  tratando  de  pensar  hasta  que  una  imagen  resulto  en  su  mente,  viva,   sangrienta  y  nítida.  Amelie.     Amelie  no  llevaba  puesto  un  collar.   -­‐‑Estoy  esperando,  -­‐‑dijo  Myrnin,  mirando  apenas  paciente.   -­‐‑¿Cómo  Amelie  logro    quitárselo?-­‐‑   -­‐‑Ella  no  lo  hizo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑He  apostado  a  sus  muertos  para  que  ella  no  sintiera  las   quemaduras,  ya  que  activan  el  collar  de  la  descarga  de  forma  automática  cuando   fuimos  más  allá  de  la  frontera.  Yo  sólo  la  desperté  una  vez  que  estuvimos  mucho   más  allá  del  alcance  efectivo,  y  luego  me  puse    para  quitárselo.  Pero  yo  no  tenía   manera  de  quitárselo  sin  activar  el  explosivo.-­‐‑   -­‐‑Ella  lo  hizo,-­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Ella  no  lo  llevaba  puesto  cuando  la  vi  en  la  Casa  de  Cristal.    

-­‐‑En  la  Casa  de  Cristal  -­‐‑Myrnin  parecía  completamente  sorprendido.  –Se  suponía   que  debía  ir  directamente  hacia  la  frontera,  dejar  esta  ciudad.  ¿Por  qué  en    el   mundo  estaba  ella  en  la  Casa  de  Cristal?  -­‐‑   -­‐‑Creo  que  la  pregunta  más  urgente  es  ¿cómo  ella  consiguió  quitarse  el  collar  por  sí   misma?,  -­‐‑preguntó  Jesse.   Myrnin  asintió.  -­‐‑Claire,  echa  un  vistazo  al  mío.  A  ver  si  hay  algo  que  nos  hemos   perdido.-­‐‑   -­‐‑Está  bien,  -­‐‑dijo  Claire.  El  se  apoyo  en  una  rodilla,  con  la  barbilla  levantada  y  la   cabeza  inclinada,  y  Claire  se  inclinó  para  estudiar  el  seguro.  No  había  mucho  que   estudiar,  de  verdad.  Fue  sin  rasgos,  casi  sin  fisuras,  y  no  había  un  candado  en  el  ojo   de  la  cerradura.  La  carcasa  del  collar  era  de  plástico  duro  negro.   -­‐‑Yo.  .  .  No  veo  nada  que  pueda  ayudar.  Espera.  .  .  ¿Te  importa  si.  .  .yo  ?  -­‐‑   -­‐‑No,  en  absoluto,  -­‐‑dijo,  y  puso  los  ojos.  -­‐‑Lo  que  debería  ser  obvio  para  ti  después  de   tanto  tiempo,  Claire.-­‐‑   Ella  tímidamente  se  acercó  y  palpó  el  cuello,  en  busca  de  los  interruptores  ocultos,   trampas  u  otros  elementos  extraños  que  pudieran  darle  una  pista.  Se  sentía  suave   y  regular,  hasta  que  encontró  un  parche  ligeramente  más  áspero  hacia  la  parte   posterior  del  círculo.  Apretó  con  fuerza,  y  sintió  que  cedía.   Una  sección  de  la  carcasa  de  plástico  del  cuello  salió,  dejando  al  descubierto  el   cableado  y  una  placa  de  circuito  verde.  Claire  contuvo  el  aliento  y  con  cuidado,   volvió  cuidadosamente  el  collar  alrededor  para  exponer  el  resto.   Vio  una  luz  roja  parpadeante  y  una  cadena  de  material  gris  de  goma  que  corría  por   el  centro.  Ella  lo  miró  fijamente,  y  se  dio  cuenta  que  el  material  gris  era   probablemente  el  explosivo  que  los  de  la  Fundación  habían  incorporado  en  los   collares.  El  material  diseñado  para  eliminar  la  cabeza  de  un  vampiro.  Estar  tan   cerca  de  el  compuesto  era  malo,  y  el  olor  a  ozono  y  el  hedor  ligeramente  aceitoso     lo  hacían  sentir  aún  peor,  pero  ella  empujó  eso  a  un  lado.  ¡Concéntrate!  El  circuito   era  bastante  sencillo,  al  menos,  pero  al  llegar  a  hacia  el,  vio  la    luz  roja  parpadear   más  rápidamente.  Algún  tipo  de  alerta  de  proximidad,  tal  vez  un    detector  de   movimiento  .  .  Se  obligó  a  quedarse  estática,  pero  no  saco  la  mano,  luego  hizo  una   respiración  profunda,  mientras  veía  la  luz.  Más  lenta.  Detector  de  movimiento.  Si  se   mueve  demasiado  rápido,  se  activaría.  No  sabía  si  provocaría  la  administración  de   una  descarga,  o  como  Myrnin  había  dicho,  probablemente  freiría  su  cerebro  o  si   simplemente  estallaría,  tomando  su    mano  con  él.   De  cualquier  manera,  no  era  un  resultado  que  quería.   Parecía  una  eternidad,  pero  ella  se  movió  muy  lentamente,  empujando  su  dedo   hacia  adelante  un  cuarto  de  pulgada  a  la  vez,  esperando  la  luz  para  reducir  su   velocidad,  hasta  que  la  punta  de  su  dedo  rozó  la  parte  inferior  de  la  placa  de  el   circuito.  Trazó  la  línea  del  cable  de  el  detector  de  movimiento  para  el  procesador,   y  pasó  unos  segundos  mirando  el  resto  de  la  configuración  para  asegurarse  de  que   no  había  perdido  nada.  Parecía  como  si  hubiera  solo  una  conexión  al  explosivo.   -­‐‑Voy  a  intentar  algo,  -­‐‑le  dijo  a  Myrnin.  -­‐‑Podría  salir  mal.-­‐‑   -­‐‑¿Más  mal  de  lo  que  ya  tengo?,  -­‐‑preguntó.  -­‐‑Haz  lo  que  debas.  No  sabré  si  explota.-­‐‑   Ese  era  un  pensamiento  sombrío,  pero  ella  tomó  un  respiro,  lo  sostuvo,  y  poco  a   poco,  avanzó  lentamente  su  dedo  hacia  el  cable.  Luego  se  acercó  por  debajo,  y  le   dio  un  rápido  y  fuerte  tirón  para  cortar  la  conexión.   La  luz  intermitente  se  disparó.   Claire  suspiró  y  se  echó  hacia  atrás.  Sólo  un  instante  después  de  que  ella  lo  hizo,  

se  activo  el  aturdimiento,  un  fuerte  silbido,  una  chispa  azul    entre  los  contactos   debajo  del  cuello  y  en  la  piel  de  Myrnin,  y  él  cayó,  con  convulsiones.  Olía  a  carne   quemada  y  se  inclinó  hacia  él,  pero  Jesse  la  detuvo  con  ambas  manos  por  los   hombros.   -­‐‑No,-­‐‑dijo  ella  bruscamente.  -­‐‑Espera.  Sólo  tienes  que  esperar.-­‐‑   Se  tomó  unos  segundos,  pero  la  carga  se  detuvo,  y  Myrnin  se  relajo,  con  los  ojos   abiertos  y  en  blanco  por  un  momento  antes  de  que  él  parpadeara,  levantó  la  mano,   y  soltó  el  cierre  del  compartimiento.  -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo,  -­‐‑Creo  que  eso  es  suficiente   experimentación  por  hoy.  Por  cierto,  Oliver  ha  dejado  de  gritar.-­‐‑   Jesse  soltó  a  Claire,  después  de  un  apretón  tranquilizador  no  muy  fuerte  lo   suficiente  como  para  no  hacer  daño.  -­‐‑Fallon  debe  haber  decidido  que  Oliver  no   sabía  nada,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Eso  podría  ser  una  buena  noticia.-­‐‑   -­‐‑Es  lo  que  rara  vez  es,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Te  lo  he  dicho,  tenemos  que  destruir  a  los   guardias  humanos.  Destrozarlos  en  pedazos.  Puedo  acabar  con  al  menos  unos   pocos  ahora  que  ya  no  pueden  hacerme  explotar  como  una  piñata,  y  supongo   que  tu.-­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo  Jesse,  y  extendió  una  mano  hacia  él.  Él  la  tomó  y  se  puso  en  pie.  -­‐‑Todavía   se  puede  desmontar.  Además,  no  quiere  morir  en  una  bata  de  baño,  ¿verdad?  Así   indigno.-­‐‑   -­‐‑¿Ha  estado  alguna  vez  mi  dignidad    como  una  característica  sobresaliente,    que   te  parece?,  le  preguntó,  mientras  pasaba  su  todavía  húmedo,  pelo  rizado  de   su  rostro.  -­‐‑Estoy  hablando  de  liberar  al  resto  de  nosotros.  Puedo  actuar.  Usted   puede  actuar,  hasta  cierto  punto.  Tenemos  que  hacer  algo.  Claire  ha  demostrado   que  con  el  tiempo  suficiente  podríamos  ser  capaces  de  desactivar  estos  collares-­‐‑   -­‐‑Yo  no  he  demostrado  eso,  -­‐‑protestó.  -­‐‑Sólo  demostré  que  podía  tirar  de  un  alambre   y  aun    así  conmocionó  hasta  dejarte  sin  sentido.  ¿Qué  pasa  si  me  muevo  demasiado   rápido  y  se  activa  el  explosivo?  -­‐‑   -­‐‑Se  necesitaría  otro  baño,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Y  me  temo  que  esto  albornoz  nunca  sería  el   mismo.-­‐‑   -­‐‑Myrnin-­‐‑   El  levantó  una  mano  y  se  volvió  hacia  la  puerta.  También  lo  hizo  Jesse.   Claire  escuchó  un  golpe  tranquilo  unos  segundos  más  tarde,  y  abrió  la  puerta  para   mostrar  la  cara  pálida,  y  silenciosa  de  una  mujer  vampiro,  que  asintió  con  la  cabeza   y  se  alejó.   -­‐‑Estamos  convocados,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Claire,  te  pondré  de  nuevo  en  el    conducto.   ¿Crees  que    puedas  hacer  sola  el  camino  de  salida?-­‐‑   -­‐‑No  voy  a  ir,  -­‐‑dijo.-­‐‑   -­‐‑No  te  puedes  quedar.-­‐‑   -­‐‑¡No  me  voy  hasta  que  me  entere  lo  que  está  haciendo  con  Eve!-­‐‑   -­‐‑Claire,  que  no  puedes…:-­‐‑   Ella  lo  miró  a  los  ojos  y  le  dijo  otra  vez,  en  voz  baja,  con  fiereza.   -­‐‑Yo  soy.  No  me  voy.  Eve  está  en  peligro.  Si  Fallon  está  dispuesto  a  lastimar  a  Oliver   así,  ¿qué  piensas  que  va  a  hacer  a  Michael?  ¿A  ella?  -­‐‑   Iban  a  discutir  con  ella,    podía  verlo,  pero  a  continuación,  una  quietud  extraña  se   apoderó  de  ellos,  y  Jesse  interrumpió  y  dijo:  -­‐‑No  hay  tiempo.  Tenemos  que  llevarla   con  nosotros.  -­‐‑   Se  la  llevaron  escaleras  abajo,  caminando  entre  ellos  por  el  amplio  pasillo,  hacía  la   escalera  de  el  atrio.  En  la  planta  baja,    en  el    centro  abierto  de  azulejos,  había  un   sólido  muro  de  vampiros,  hombro  con  hombro  de  pie.  Rodearon  el  espacio  abierto  

donde  había  entrado  por  primera  vez  a  este  lugar    con  sus  amigos.  A  primera  vista,   parecía    algún  tipo  de  reunión  en  el  ayuntamiento  vampiro.   Oliver  yacía  desplomado  en  el  azulejo  a  pocos  metros  de  Fallon.   Parecía  muerto,  hasta  que  se  movió  un  poco,  tratando  de  levantarse.  Él  no  podía   manejarlo.   La  mano  de  Myrnin  la  hizo  detenerse  y  la  mantuvo  allí,  oculta  por  la  multitud.     -­‐‑Silencio,  -­‐‑le  advirtió,  y  se  inclinó  para  mirarla  directamente  a  los  ojos.  -­‐‑Por  tu  vida,   silencio.-­‐‑   Una    pequeña  señora  vampiro,  menuda  les  miró  a  ellos  y  fijó  su  mirada  hambrienta   en  el  cuello  de  Claire,  pero  luego  se  apartó  cuando  Jesse  la  empujó  para  protegerla.   Se  paro  de  pie  con  Myrnin  y  Jesse  a  cada  lado,  totalmente  rodeada  de  cuerpos  sin   respiración.   Y  sintió  que  cada  uno  de  ellos  quería  tomar  un  bocado  de  ella.  .  .  pero  ni  uno  solo   de  ellos  se  atrevió  a  intentarlo.   La  puerta  exterior  se  abrió  y  dos  policías  medio  arrastraban  a  Eve,  se  había   recuperado  un  poco,  porque  estaba  luchando,  no  efectivamente,  pero  les  tomó  un   poco  de  fuerza  para  dominarla    lo  suficiente  como  para  llevarla  a  el  centro  de  el   atrio  de  azulejos  junto  a  la  fuente  seca,  donde  Fallon  la  levantó.    No  estaban  solos,  aparentemente  incluso  Fallon  no  estaba  tan  seguro  de  su   prisión.  Un  total  de  doce  hombres  armados  de  la  Fundación,  se  pararon  alrededor   de  ellos,  con  aspecto  tenso  y  vigilante  como  agentes  del  Servicio  Secreto  en  una   galería  de  tiro.   Eve  dejó  de  agitarse  y  se  conformó  con  mirar.  Ella  sabía  que  tipo  de  peligro  corría,   pero  también  se  mantuvo  mirando  las  filas  de  vampiros,  en  busca  de  Michael.   Quien  no  parecía  estar  presente.   -­‐‑Oliver  me  ha  asegurado  que  no  tuvo  nada  que  ver  con  la  desaparición  de  Amelie,   pero  alguien  aquí  sabe.  Alguien  de  aquí  la  ayudo.  –La  voz  de  Fallon,  tranquila  y   confiado,  lleno  los  azulejos  y  espacios  distantes.  -­‐‑Y  les  puedo  prometer  que  en  los   próximos  días,  cada  uno  de  ustedes  va  a  ser  cuestionado,  al  fin,  sobre  su   participación,  por  lo  que  pueden  esperar  su  turno,  a  menos  que  quiera  confesarlo   ahora.  ¿Cualquier  persona?  -­‐‑   Se  sintió  un  silencio  intenso.  Claire  miró  a  su  alrededor,  pero  nadie  se  movió.  Ni   siquiera  un  tic.   -­‐‑Entonces  permítanme  asegurarles  que  la  oferta  que  les  hice  ayer  por  la  noche   todavía  se  mantiene  hoy  en  día.  Lo  que  haya  hecho  en  su  pasado,  sean  cuales  sean   las  atrocidades,  desde  este  momento,  puedo  borrarlo.  Puedo  hacerte  limpio.  Usted   puede  ser  perdonado  y  olvidado  sus  crímenes.  Todos  ustedes  me  conocen,  saben  lo   que  yo  era.  Hice  un  nuevo  comienzo  en  mi  vida,  y  cada  uno  de  ustedes  también   pueden  hacerlo,  todo  lo  que  necesitas  hacer  es  dar  un  paso.  Sólo  un  solo  paso.-­‐‑   Oliver  seguía  tendido  en  el  piso,  demasiado  débil  para  levantarse,  pero  cuando   habló,  sonaba  como  si  de  alguna  manera  se  alzara  una  docena  de  metros  por   encima  de  Fallon  y  su  pueblo.  -­‐‑Usted  no  conseguirá  ningún  voluntario  aquí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑ Váyase,  y  saca  a  la  chica.  Ella  es  carne  para  los  perros  si  se  queda  aquí,  y  tú  lo   sabes.  No  has  olvidado  lo  que  se  siente  morir  de  hambre,  Fallon,  y  no  eres  tan   santo  como  pretendes.  -­‐‑   -­‐‑Tampoco  tú,  aunque  pretendes  ser  un  líder.-­‐‑   -­‐‑No  soy  un  líder,  -­‐‑dijo  Oliver,  con  una  breve  y  amarga  corteza  de  una  risa.  -­‐‑Y  tú  no   eres  la  clase  de  hombre  santo.-­‐‑   -­‐‑Nunca  he  afirmado  eso.-­‐‑  

-­‐‑Tu  dices  que  ofreces  la  salvación.-­‐‑   -­‐‑Tu  salvación  es  asunto  suyo.  Lo  que  ofrezco  es  una  oportunidad  de  redención,   pura  y  simple,  y  tu  nunca  conseguirás  una  oferta  de  nuevo.  Sabes  que  es  verdad.-­‐‑   Fallon  parecía  estar  casi  suplicante.  -­‐‑Sé  que  crees  que  tu  causa  es  verdadera,   Oliver.  ¿Ha  existido  alguna  vez  un  momento  en  que  no  lo  hiciste?  Pero  hay  que   recordar  que  la  fe  que  compartimos  sostiene  que  los  vampiros  son  condenados.   Aislados  del  cielo,  condenado  a  caminar  por  la  tierra  y  drenar  la  vida  de  su   esperanza  y  sus  recompensas  eternas  a  causa  de  su  propio  pecado  de  orgullo.   Tu  no  eres  inmortal.  Estás  perdido.  Y  yo  te  estoy  mostrando  el  camino  a  casa.-­‐‑   Quería  decir  cada  palabra;  Claire  podía  ver  eso.  Había  incluso  lágrimas  brillando  en   sus  ojos.  Él  realmente  creía  que  era  su  salvador.   -­‐‑¿Me    estás  mostrando  la  tumba?,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑Un  regreso  al  hogar  frío,  por  cierto.   La  respuesta  es  no.  Tu  no  conseguirás  ningún  voluntario  aquí.-­‐‑   -­‐‑¿Ni  siquiera  Michael  Glass?¿  Ni  siquiera  cuando  eso  sería  reunirse  con  su   encantadora  chica,  que  ha  sido  muy  valiente  al  abogar  por  su  liberación?  -­‐‑   -­‐‑Esposa,  -­‐‑dijo  Eve.  Su  voz  sonaba  ronca  y    mal  de  alguna  manera,  aturdida,   drogada,  y  con  mucho  miedo.  Pero  ella  seguía    de  pie.  Seguía  luchando.  -­‐‑Soy  su   esposa.-­‐‑   -­‐‑Tú  eres  su  cebo,  -­‐‑dijo  Oliver,  y  rodó  penosamente  en  pie.   Los  guardias  se  tensaron,  y  Fallon  cernía  el  pulgar  sobre  el  control  de  la  caja  que   sostenía.  -­‐‑Michael  no  va  a  morder,  Fallon,  así  que  sácala    de  aquí  antes  de  que   suceda  algo  desafortunado.-­‐‑   -­‐‑¿Para  ella?-­‐‑   -­‐‑Para  ti,  -­‐‑dijo  Oliver,  y  había  un  profundo  ronroneo  oscuro  en  su  voz  que  hizo  la   piel  de  gallina  de  Claire  con  una  extraña  mezcla  de  temor  y  expectación.  -­‐‑No  más   juegos,  quítate  esa  patética  cáscara  de  un  hombre.    No  has  sido  salvado,  estás  vacío,   vaciado,  convertido  en  una  sombra  de  lo  que  eras.  Estás  caminando  muerto,  y  tú  lo   sabes.  Iras  arrastrando  los  pies  hacia  la  tumba  solo.  No  encontrarás  seguidores   entre  las  personas  de  Amelie.-­‐‑   Las  personas  de  Amelie,  como  Claire  sabía  muy  bien,  nunca  habían  sido  unánimes   de  nada,  pero  en  esto,  al  menos,  mantuvieron  sus  diferencias  para  sí  mismos.  Era   sólo  un    bloque  inmóvil  como  estatuas  silenciosas  de  manera  inquietante,  todas  las   miradas  dirigidas  a  Fallon,  Eve,  y  los  guardias.   Fallon  parecía  derrotado,  pensó  Claire.  .  .  pero  luego  dijo:   -­‐‑Michael,  sé  que  estás  aquí.  Oliver  te  a  refrenado  de  alguna  manera,  pero  sé  que  me   estás  escuchando.  Mírame.  Sé  que  puedes  ver  a  Eve,  escuchar  los  latidos  de  su   corazón,  sentir  su  angustia.  Ella  te  ama,  y  yo  incluso  puedo  sentirlo.  No  pretendas   ser  indiferente.-­‐‑   Más  silencio.  Fallon  no  parecía  sorprendido,  sino  que  sólo  se  detuvo  para  causar   efecto,  pensó  Claire,  antes  de  dejar  caer  su  bomba.  -­‐‑Ella  dice  que    es  su  esposa,  pero   ella  no  lo  es,  ya  sabes.  No  puede  haber  matrimonio  entre  los  vivos  y  los  muertos,  ni   a  los  ojos  de  Dios,  ni  a  los  ojos  del  Estado.  El  alcalde  de  Morganville  ha  aprobado   una  nueva  ley  hoy,  que  invalida  cualquier  matrimonio  entre  vampiros  y  humanos.   Su  matrimonio  ha  sido  disuelto  oficialmente.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?  -­‐‑Eve  se  volvió  hacia  él,  con  la  boca  abierta,  y  en  el  siguiente  segundo,  la  furia   salpicó  de  color  sus  mejillas  y  ella  le  dio  una  bofetada.  Duro.  Toda  su  falta  de   claridad  se  había  ido.  -­‐‑¡Hijo  de  puta!  ¡Me  mentiste!  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo.  La  marca  de  la  huella  de  la  mano  era  roja  en  su  piel,  pero  no  se  había   movido  ni  un  centímetro.  -­‐‑Era  necesario.  Ahora,  puedes  elegir.  Michael  ha  hecho  su  

elección,  sino    podría  haber  dado  un  paso  adelante  y  tomar  la  cura,  y  unirse  de   nuevo  como  su  marido,  pero  él  te  ha  rechazado,  él  te  ha  rechazado  junto  a  él.  Yo  te   ofrezco  ahora  lo  contrario:  Recházalo  tu.  Quítate  ese  anillo  y  tíralo  a  la  basura.  Dile   todo  tu  orgullo  por  ser  humana  y  que  vas  a  seguir  siendo  humana,  y  a  cambio    encontraras  que  eres  bienvenida  aquí  en  casa,  en  Morganville,  con  nosotros.-­‐‑   -­‐‑Vete  al  infierno,  -­‐‑dijo  Eve.  Claire  no  había  esperado  oír  otra  cosa,  pero  el  anillo  de   la  soledad  bajo  la  ira  la  sorprendió.  Pero,  por  supuesto  Eve  se  sentía  sola.  Los   humanos  de  Morganville  se  habían  vuelto  contra  ella  por  completo  después  de  que   ella  se  había  casado  con  Michael,  y  ninguno  de  los  residentes  de  la  Casa  de  Cristal   habían  sido  aceptados,  en  realidad  no  aceptados,  porque  ellos  tampoco  habían   encajado  en  el  marco  en  primer  lugar.   La  tierra  seguía  cambiando  alrededor  de  ellos,  alrededor  de  su  pequeña  isla  de   inadaptados,  y  Claire  no  podía  dejar  de  sentir  esa  terrible  sensación,  una  vez  más,   que  lo  que  estaba  haciendo  para  ayudar  a  los  vampiros.  .  .  podrían  estar  todos   equivocados.  Sin  embargo  ¿qué  era  lo  correcto?  ¿Fallon?  ¿La  Fundación  del  Sol?   Ella  no  podía  creerlo.  No  lo  haría.   Fallon  negó  con  la  cabeza.  -­‐‑Se  niega  a  aceptar  los  hechos,  se  aferra  a  esta  fantasía   de  amar  a  una  criatura  que  no  te  puede  amar  a  cambio..  .  .  Bueno,  entonces  usted   va  a  terminar  en  una  celda,  y  vamos  a  tener  que  tratarla  por  esta  enfermedad   mental  que  padece  hasta  que  este  curada  de  ella.  -­‐‑   -­‐‑Escuchas  lo  que  dices.  ¿Vas  a  ponerme  en  un  Manicomio?  –Eve  dijo.  -­‐‑¿Por  amar  a   alguien?-­‐‑   -­‐‑Tú  no  quieres  a  Michael.  Michael  murió.  Amas  a  una  cosa  que  una  vez  fue  él,  y   amar  a  un  cadáver  siempre  ha  sido  una  cosa  de  terror  para  cualquier  persona  con   una  pizca  de  decencia.  Así  que,  sí.  Digamos  que  es  un  Manicomio,  si  lo  deseas,  pero   eso  es  a  lo  que  se  enfrenta  si  no  va  a  renunciar  a  él.  No  soy  cruel,  yo  te  voy  a  dar  la   oportunidad  de  evitar  ese  destino.  Quítese  el  anillo  y  tíralo  a  la  basura.  Muéstreles   que  usted  está  parada  conmigo.  Con  la  humanidad.  Conviértete  en  un  miembro  de   la  Fundación  de  la  Luz,  Eve.-­‐‑   Eva  dio  un  paso  hacia  adelante,  derecha  a  su  cara  y  lo  miró  directamente  a  los  ojos   para  decir:  -­‐‑Que  te  jodan,  Fallon.  Si  quieres  mi  anillo  de  boda,  lo  voy  a  hacer  puré   en  tu  cara  lo  suficientemente  profundo  como  para  dejar  un  tatuaje  permanente.-­‐‑   Fallon  no  se  inmutó.  Él  sólo.  .  .  sonrió.   -­‐‑Llévatela,  dijo,  y  uno  de  sus  guardias  agarró  a  Eve  por    el  hombro.   Ella  giró  hacia  él,  moviéndose  con  gracia  ágil,    cerró  la  palma  de  la  mano  derecha   en  la  nariz,  metió  su  hombro  en  su  pecho  y  lo  tiró  a  la  derecha  de  sus  pies  en  una   expansión  en  el  sucio  azulejo.  Ella  todavía  parecía  aturdida  y  vulnerable,  y    podría   haber  vacilado  un  poco  en  sus  pies,  pero  el  corazón  de  Claire  aumentó  a  casi  el   doble  de  su  tamaño  normal,  porque  en  ese  momento  estaba  tan  orgulloso  de  Eve   que  quería  dejar  escapar  un  grito  de  guerra.  -­‐‑¿Quién  es  el  siguiente?  -­‐‑Eve  gritó  por   ella,  y  señaló  a  otro  de  los  guardias  de  la  Fundación.  -­‐‑Usted.  Vamos,  sol,  ¡vamos  a   hacerlo!  -­‐‑   Ante  el  asentimiento  de  Fallon,  el  guardia  dio  un  paso  adelante,  pero  no  fue   tomado  por  sorpresa,  y  él  era  más  que  un  partido  para  Eve,  que  consiguió  darle  un   par  de  golpes,  pero  terminó  perdiendo  el  equilibrio,  que  era  todo  lo  que  el  hombre   necesitaba  para  barrer  los  pies  por  debajo  de  ella,    estrellándola  contra  el  suelo   boca  abajo.  En  el  segundo  siguiente  tenía    su  rodilla  en  la  parte  baja  de  su  espalda  y   le  retorcía  las  manos  detrás  de  ella.  

Eve  estaba  gritando,  pero  no  de  dolor.  Eso  fue  pura  rabia  hirviendo  fuera  de  ella,  y   ahora  Claire  trató  de  salir  adelante,  para  ayudar,  pero  Myrnin  le  puso  una  mano   pesada,  fuerte  en  su  hombro  para  mantenerla  en  su  lugar,  y  no  podía  girar  para   liberarse.   -­‐‑Quítale  su  anillo,  dijo  Fallon  al  guardia,  y  el  hombre  asintió  con  la  cabeza,   arrancó  la  mano  izquierda  de  Eve  y  deslizó  su  anillo  de  matrimonio  fuera     sosteniéndolo  para  que  Fallon  lo  viera.  -­‐‑Ahora,  tirarlo  a  la  basura.-­‐‑   -­‐‑¡No!  -­‐‑Eve  gritó,  pero  ya  era  demasiado  tarde.  El  hombre  la  tiró  al  aire,  y  por  un   segundo  me  llamó  la  luz  difusa  desde  arriba  y  un  destello  rojo  brillo  desde    el  rubí   en  su  centro  y,  a  continuación,  se  dirigió  a  las  sombras.   Una  pálida  mano  lo  atrapó.   Michael  Glass  salió  de  la  multitud    al  espacio  abierto.   -­‐‑No,  tonto.-­‐‑Fue  solo  un  suave  susurro  enojado  de  Oliver,  pero  Claire  sintió  que  los   dedos  de  Myrnin  se  cerraron  apretados  en  su  piel,  y  ella  supo  que  las  cosas  habían   cambiado  de  un  modo  que  no  podía  definir.   Michael  se  quedó  allí,  mirando  a  Fallon  con  el  anillo  en  su  mano,  y  le  dijo:  -­‐‑Deja  que   se  vaya.  No  es  a  ella  a  quien  quieres.  Soy  yo.-­‐‑   -­‐‑Hijo  de  Amelie,  -­‐‑coincidió  Fallon.  -­‐‑Sí.  Te  necesito,  Michael,      porque    eres  un   símbolo.  Eres  la  debilidad  de  Amelie.  Y  si  necesitas  a  esta  chica  tanto  como  ella  te   necesita.  Yo  no  puedo  dar  la  espalda  a  usted  y  a  ella,  podrán  estar  juntos  de   manera  que  ninguno  de  ustedes  alguna  vez  haya  imaginado  posible.  Todo  lo  que   necesitas  hacer  es  aceptar  y  tomar  la  cura.-­‐‑   La  cura.  Por  supuesto.  La  salvación  de  Fallon  no  había  sido  una  alegoría  religiosa   lo  que  había  estado  ofreciendo  era  la  humanidad  a  los  vampiros.  Un  cambio   de  nuevo  a  una,  respiración,  a  la  vida  mortal  regular.  ¿Y  no  es  eso  algo  bueno?   ¿No  debería  ser?   Él  había  necesitado  un  voluntario,  y  aquí  estaba  Michael,  de  pie  delante  de  él  con  el   anillo  de  boda  de  Eve  apretado  en  su  puño,  mirando  a  su  mujer  con  tanto  amor  y   desesperación  que  Claire  se  sintió  un  poco  débil    por  ella.  Había  una  especie  de   murmullo  inquieto  movido  por  los  vampiros.  .  .  algo  por  debajo  de  su  audiencia,   incluso  por  debajo  de  su  visión,  pero  una  sensación  como  ninguna  otra  que  jamás   había  sentido  antes.   -­‐‑No,  -­‐‑Oliver  susurró  de  nuevo.  Había  ira  en  esa  palabra,  y  también  había  miedo.  Si   alguna  vez  hubo  un  momento  en  que  los  acontecimientos  se  giraron,  cuando  algo   monumental  estaba  pasando,  esto  fue  todo.  Podía  sentirlo,  y  así    lo  sentían  ellos.   Por  la  mirada  en  el  rostro  de  Fallon,  él  también  lo  sabía.  Él  estaba  esperando   por  su  triunfo.   -­‐‑Yo  nunca  quise  ser  un  vampiro,  -­‐‑dijo  Michael.  –Lo  sabes,  Eve.  Nunca  lo  pedí.-­‐‑   El  guardia  había  dejado  de  colocarse  de  rodillas,  pero  él  mantuvo  sus  muñecas  a  la   espalda  lo  suficientemente  apretado  que  debía  de  haber  sido  doloroso.   Ella  no  hacía  ruido.  Su  mirada  estaba  fija  en  Michael,  sin  aliento,  esperando.   -­‐‑Te  amo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Siempre  lo  hice,  incluso  cuando  yo  era  un  idiota  demasiado   estúpido  como  para  admitirlo.  En  el  momento  en  que  pude,  ya  era  demasiado   tarde,  y  yo  era.  .  .otra  cosa.  Nunca  tuve  la  oportunidad  de  estar  contigo  cuando  era   humano.  Y  lo  siento  por  eso.  Te  mereces  algo  mejor.-­‐‑   -­‐‑No  lo  sientas,-­‐‑dijo  Eve.  Su  voz  temblaba,  pero  se  las  arregló  para  sonreír.  -­‐‑No  es   como  si  yo  fuera  una  Jane  normal  en  primer  lugar.  Yo  también  te  amo,  Mike.   Siempre  y  para  siempre,  no  importa  lo  que  eres.  -­‐‑   Michael  asintió  con  la  cabeza,  sólo  un  poco,  y  su  sonrisa  era  desgarradoramente  

preciosa.  Algo  personal  y  privado,  sólo  entre  ellos  dos.  Luego  se  volvió  a  mirar   directamente  a  Fallon.  Sin  miedo.   Abrió  la  mano  y  dejó  caer  el  anillo  de  Eve  de  sus  dedos.   Que  cayó  en  el  vacío,  girando  y  tambaleándose,  golpeando  el  azulejo  con  un  sonido   como  de  corazones  rotos.    El  rodó  hasta  detenerse  a  los  pies  de  Fallon.   -­‐‑Haz  lo  que  quieras,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑Sin  embargo,  con  o  sin    anillo,  con  o  sin  la  ley,   Eve  es  mi  esposa,  y  no  hay  nada  usted  o  cualquier  otra  persona  puede  hacer  al   respecto.  No  voy  a  ser  voluntario.  Si  quiere  darme  su  cura,  me  tendrás  que  forzar,   al  igual  que  el  vampiro  que  desgarró  mi  garganta  en  primer  lugar.-­‐‑   -­‐‑Eso  es  un  grave  error,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑Disminuirá  en  gran  medida  sus  posibilidades   de  supervivencia  si  se  opone  a    la  terapia.  Tómala  de  buena  gana.  Por  favor.-­‐‑   -­‐‑Ya  has  oído  a  mi  esposa.  Vete  a  la  mierda.-­‐‑   El  rostro  de  Fallon.  .  .  cambió.  Se  pasó  de  una  máscara  de  amabilidad  y  calma   a  algo  tan  retorcido  de  rabia  que  era  casi  demoníaca,  y  Claire  sintió  un  perno  de   terror  a  través  de  ella,  no  por  sí  misma,  sino  por  sus  amigos,  tan  solos,  vulnerables   y  valientes.   Fallon  se  volvió  hacia  el  guardia  que  tenía  a    Eve.  –Lleve  a  esta  desviada  al  hospital.   Dile  a  la  Dra.  Anderson  que  quiero  que  le  de  un  curso  completo  de  la  terapia  de   aversión  hasta  que  deteste  la  mera  visión  de  los  vampiros.  Que  no  sea  suave  al   respecto.  -­‐‑   Michael  se  abalanzó,  pero  Fallon  era  más  rápido  que  él  con    el  control  remoto  de   los  collares,  y  debe  haberle  dado  vuelta  hasta  la  médula  de  reparto  de  niveles  de   dolor,  ya  que  noqueó  a  Michael  en  el  aire  moviéndose  sin  gracia,  con  la  espalda   arqueada  mientras  se  convulsionaba  contra  la  corriente.   Y  no  sólo  él.  Todos  ellos.  Los  vampiros  cayeron  como  sacos  de  cemento,  y  Claire  se   dio  cuenta  en  ese    claro  instante  que  si  ella  no  caía  con  ellos,  sería  tan  evidente   como  un  insecto  en  un  pastel  de  boda,  la  única  que  quedaría  en  pie  en  medio  de  los   cautivos.   Por  suerte,  Myrnin  ayudó  con  eso,  incluso  si  no  fue  intencional,  su  mano  aplastó   sobre  ella,  empujándola  hacia  el  suelo,  y  ella  se  dejó  caer.  Su  peso  cayó  encima  de   ella,  ocultándola    casi  completamente  de  la  vista.  Se  las  arregló  para  retorcerse  un   poco  y  ganar  un  poco  de  aire,  y  una  línea  de  visión  hacia  Fallon.   Él  redujo  la  intensidad  de  los  collares,  pero  Claire  todavía  podía  sentir  la  corriente   que  circula  a  través  del  cuerpo  de  Myrnin  suficiente  para  hacer  que  todo  su  cuerpo   se  contrajera  de  incontrolable  de  dolor.  Tuvo  suerte  que  no  se  transmite  a  través   de  ella,  salvo  un  ligero  cosquilleo.   Fallon,  obviamente,  quería  que  su  audiencia  lo  vea,  pero  también  los  quería   callados.   Compatible.   Eve  fue  puesta  de  pie  y  la  empujada  hacia  la  puerta,  gritando  el  nombre  de  Michael.   Fallon  puso  una  punta  de  su  zapato  debajo  del  cuerpo  de  Michael  y  le  dio  la  vuelta   a  su  espalda,  y  luego  se  inclinó  para  mirarle.  Esa  horrible  sonrisa  seguía  firme  en   su  lugar.   -­‐‑Te  lo  advertí.    Vas  a  ser  curado,  si  lo  deseas  o  no.  Voy  a  cambiarte  o  tendré  que   matarte.  En  cuanto  a  tu  chica    por  desgracia  su  futuro  es  doloroso,  provocado  por   ti,  Michael.  Yo  quiero  que  recuerdes  que  cuando  la  cura  corra  por  tus  venas  y  todo   lo  que  eres  sea  despojado  en  la  distancia,  para  no  volver  jamás.  Quiero  que   recuerdes  quién  rehízo  su  imagen  en  esta  ocasión.  No  Amelie.  Yo.  

No  había  nada  que  Claire  pudiera  hacer.  Nada  más  que  ver,  oculta  por  el  cuerpo  de   Myrnin,  cuando  Michael  fue  arrastrado  lejos.  Pero  tenía  sólo  un  pensamiento,  un   ardiente    pensamiento  completamente  claro:  Vamos  a  acabar  contigo.  No  sólo   porque    lo  que  estaba  haciendo  estaba  mal,    sino    porque  él  acababa  de  hacer  algo   personal.  Ella  podría  estar  equivocada  en  ayudar  a  los  vampiros  contra    los  seres   humanos,  podría  estar  equivocada  al  pensar  que  Fallon  no  tenía  derecho  a  meter   su  cura  en  sus  gargantas.  Pero  eso  no  importaba  ahora.   Esto  fue  sobre  sus  amigos.   Fallon  estaba  hablando  con  el  policía  de  pie  junto  a  él.  En  shock,  Claire  reconoció  el   porte  recto,  el  pelo  rubio.  La  Oficial  Halling.  -­‐‑Valerie,  elige  veinte  de  ellos  para  la   curación,  por  favor,  y  asegúrese  de  que  Michael  es  uno  de  ellos.  Haga  que  los   envíen  directamente  al  hospital  y  dígale  a  la  Dra.  Anderson  para  iniciar  el   tratamiento  inmediatamente-­‐‑.   -­‐‑Sí,  señor.-­‐‑   -­‐‑Una  cosa  más,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑Vamos  a  tener  que  subir  nuestro  calendario,  ya  que   Amelie  escapó.  No  puedo  correr  el  riesgo  de  que  ella  sea  capaz  de  formar  algún   tipo  de  resistencia.  Encuentra  el  más  hambriento,  los  más  amorales  hijos  de  puta   en  este  edificio,  recoge  diez,  y  déjalos  sueltos  esta  noche.-­‐‑   Incluso  Halling  parecía  perturbada  por  esa  orden.  -­‐‑¿Vamos  a  dejarles  a  ellos.  .  .   sueltos?  ¿Te  refieres  a  libre?  Se  supone  que  no  debemos  activarles  el  collar,  o  …-­‐‑   -­‐‑Quiero  que  desactive  sus  collares  antes  de  dejarlos    salir  a  cazar.-­‐‑   -­‐‑Señor,  no  me  lo  tome  como  una  falta  de  respeto,  pero  ¿por  qué?.-­‐‑   -­‐‑Morganville  ha  olvidado  su  miedo  a  la  oscuridad,  -­‐‑dijo.  –Ellos  necesitan  un   recordatorio  de  por  qué  los  vampiros  necesitan  ser  curados,  o  muertos.   Muchos  en  la  ciudad  han  comenzado  a  preguntarme,  quejándose  por  el   encarcelamiento  de  los  vampiros.  Tenemos  que  demostrar  que  sólo  hay  una  forma   correcta  de  manejar  a  este  tipo  de  criaturas  miserables:  nuestro  camino.-­‐‑   Halling  no  parecía  feliz,  pero  ella  asintió  con  la  cabeza  y  dio  un  paso  atrás.   Se  aseguró  de  que  Michael  estaba  bien  atado  y  lo  arrastró  hacia  fuera,  y  entonces   ella  comenzó  a  contar,  señalando  cuerpos  hasta  que  llegó  a  los  veinte.  -­‐‑Ahora,   lléveles  al  hospital,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Estos  cabrones  afortunados  están  recibiendo  la  cura.  Podrían  estar  en  sus  propias   casas  en  Morganville  mañana,  sanos  y  salvo.-­‐‑   Pero  Claire  sabía,  tal  vez  porque  todos  sabían  que  las  probabilidades  eran  bastante   escasas.  Cuatro  a  uno.   El    vigésimo  elegido  incluyendo  a  Michael  era  arrastrado  aún  con  espasmos  de  la   habitación.  Claire  contuvo  la  respiración  y  se  quedó  muy  quieta    cuando  uno  de   ellos  caminó  cerca  de  ella,  el  peso  de  Myrnin  se  sentía  como  ladrillos  en  la  parte   superior  de  ella,  y  el  dolor  en  su  brazo  estaba  creciendo  más  nítido  y  más  cortante   con  cada  segundo.  Ella  cerró  los  ojos,  concentrándose  en  no  reaccionar  o    moverse,   y  el  guardia  le  dio  un  golpe  a  Myrnin  con  su  pie.  Su  cuerpo  rodo  fuera  de  Claire  y   golpeó  débilmente  el  suelo  de  azulejos.   -­‐‑¿Qué  demonios  pasa  con  este?,  -­‐‑Preguntó  el  guardia.  –El  está  llevando  una  especie   de  bata  de  baño  de  mujer.-­‐‑   Fallon  miró,  y  luego  se  centró  en    Myrnin.  Dio  varios  pasos  hacia  ellos.  -­‐‑Me  estaba   preguntando  en  donde  se  había  escondido  la  vieja  araña.    Cuidado,  él  es  peligroso   incluso  cuando  está  en  su  sano  juicio,  miro  el  aspecto  de  él,  este  no  es  su  mejor   período  de  salud  mental.  -­‐‑El  policía  retrocedió  y  Fallon  se  inclinó.  Retiró  el  pelo   oscuro  de  la  cara  de  Myrnin.  -­‐‑¿Puedes  oírme,  Spider?  -­‐‑  

-­‐‑Sí,  -­‐‑susurró  Myrnin.  -­‐‑Te  escucho.-­‐‑   -­‐‑No  estoy  haciendo  esto  por  ti,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑A  pesar  de  lo  que  me  hiciste,  me   mataste,  arrastrándome  por  el  infierno  para  hacerme  un  demonio  bebedor  de   sangre.  No  estoy  haciendo  esto  para  hacerte  daño,  Myrnin.  Lo  estoy  haciendo  para   ayudar.  -­‐‑Tal  vez  él  lo  creía,  pero  Claire  podía  ver  su  cara  a  través  de  la  brecha,  y  lo   que  vio  en  él  era  cruel.  Estaba  enojado.  Y  era  personal.  -­‐‑Te  estoy  guardando  para  el   final,  querido  padre  de  sangre.  Voy  a  hacerte  el  último  vampiro  que  vive  en  todo  el   mundo,  antes  de  que  me  deshaga  de  ti.-­‐‑   -­‐‑Yo  te  salvé,  -­‐‑dijo  Myrnin.  –Sabes  que  yo  lo  hice.  Te  estabas  muriendo.-­‐‑   -­‐‑Yo  estaba  en  los  brazos  de  Dios,  y  me  arrancó  del  cielo.    ¿Crees  que  voy  a   olvidarlo?  ¿O  perdonar?  -­‐‑Fallon  empujó  a  Myrnin,  y  junto  a  él,  Jesse  intentó   moverse.  Él  agarró  su  trenza  roja  y  obligó  su  cabeza  en  un  ángulo  doloroso.     -­‐‑¿Quién  es?¿  Una  amiga  tuya?  -­‐‑   -­‐‑Déjala,  -­‐‑dijo  Myrnin,  y  abofeteó  torpemente  hacia  Fallon.  Él  se  quedó  corto.  -­‐‑Por   favor-­‐‑-­‐‑   -­‐‑Esta,  -­‐‑dijo  Fallon,  y  arrastró  a  Jesse  por  el  azulejo.  -­‐‑Llévala  a  la  cura.-­‐‑   -­‐‑¡No!-­‐‑Fue  sólo  un  susurro  de  Myrnin,  pero  estaba  lleno  de  angustia  y    horror,  Claire   trató  de  pensar  en  lo  que  podía  hacer  para  detenerlo.  Tal  vez  ella  va  a  hacer,  pensó   Claire.  Quizás  Jesse  podía  ser-­‐‑¿Qué?  ¿Salvarse?  Jesse  le  gustaba  quién  era.  Ella  era   una  buena  persona.  Usó  sus  fuerzas  para  ayudar  a  los  demás.   Ella  no  necesitaba  salvarse.     Tengo  que  hacer  algo.   Ella  no  tuvo  oportunidad,  porque  Oliver  se  puso  en  pie  y  dijo  entrecortadamente,     -­‐‑Llévame.-­‐‑   Fallon  se  volvió  lentamente  hacia  él.  -­‐‑¿Perdón?-­‐‑   -­‐‑Yo.  Voluntario.  Para  tomar.  Su  cura.  -­‐‑Oliver  dijo  con  precisión,  mordiendo  las   palabras  fuera  de  los  bordes  limpios,  afilados  y  cortantes.  -­‐‑Necesitas  un  voluntario.   Un  símbolo.  ¿Quién  mejor  que  yo?  -­‐‑   -­‐‑No  es  propio  de  ti,  Oliver,  todo  este  auto-­‐‑sacrificio.  -­‐‑Fallon  dijo,  pero  se  encogió  de   hombros.  -­‐‑Usted  sería  útil,  si  sobrevives.  Probablemente  no,  ya  sabes.-­‐‑   -­‐‑Entonces  me  tendrás  a  tu  manera,  y  no  voy  a  tener  que  mirarte  de  nuevo.  Los  dos   ganamos.-­‐‑   Fallon  hizo  un  gesto,  y  los  policías  lo  esposaron  y  se  lo  llevaron.  Claire  se  preguntó   cómo  se  desactivan  los  collares.  Deben  tener  alguna  forma,  ya  que  no  se  los   retiraron  antes  de  llevárselos  .  .  .  pero  también  sabía  que  ese  pensamiento  era  sólo   una  manera  para  su  cerebro  de  vomitar  un  escudo  emocional  para  mantener  el   pánico  a  raya.   Se  llevaban  a  Michael,  Eve,  y  Oliver,  y  no  podía  hacer  nada  para  detenerlo.  La   enormidad  de  lo  ocurrido  choco  contra  ella  entonces,  y  el  pánico  presionando.  Sus   pulmones  estaban  ardiendo,  y  corrió  el  riesgo  de  tomar  un  solo,  y  rápido,  aliento   temblando.   Fallon  vio  el  movimiento.   Sus  ojos  se  abrieron,  y  él  hizo  un  gesto  a  uno  de  sus  guardias  de  negro  de  la   Fundación,  que  cruzó  el  atrio,  se  inclinó  y  la  agarró    por  el  brazo.   Claire  estaba  lista.   Ella  vino  directamente  hacia  arriba,  lanzándose  hacia  él  con  toda  la  furia  que  se   había  estado  acumulando  en  su  interior  desde  que  vio  cómo  Fallon  había   tratado  a  Eve  y  Michael,  y  la  parte  superior  de  su  cráneo  chocó  con  tanta  fuerza   con  su  nariz  que  ella  vio  las  estrellas.  Él  la  soltó  y  se  tambaleó  hacia  atrás,  

y  ella  se  lanzó  al  ataque,  de  repente  fríamente  calmada,  deslizándose  en  ese   espacio  vacío  que  Shane  le  había  enseñado  a  ocupar  cuando  su  vida  estaba  en   peligro.  Ella  era  baja,  esquivando  el  salvaje  puño  del  hombre  mientras  sostenía   su  nariz  con  la  otra  mano  y  se  volvió  como  una  bailarina  para  llegar  dentro  de  su   defensa  y  aplastar  el  otro  codo  a  la  derecha  donde  ya  le  había  hecho    daño.  Gritó,   un  agudo  grito,  parecía  tan  sorprendido  como  con  dolor  y  cayó  con  fuerza  de   espalda.  Se  retorció  para  llegar  a  lo  que  parecía  como  una  especie  de  Taser,  pero   Claire  llegó  primero,  tiró  de  ella  libremente,  y  encontró  el  interruptor  para   encenderlo.  Ella  lo  sorprendió  y  lo  dejó  sangrando  y  temblando  en  el  suelo   mientras  se  iba  tras  Fallon.   Tenía  en  la  mano  una  pistola.  Claire  se  detuvo  de  golpe,  los  ojos  muy  abiertos,   y  quito  su  dedo  del  gatillo  de  la  pistola  Taser.  El  amenazante,  sonido  reconfortante   se  detuvo.   -­‐‑Deja  eso,  -­‐‑dijo  Fallon.  Su  voz  sonaba  tranquila  y  suavemente  divertida.  -­‐‑Ustedes,   los  niños  de  la  Casa  de  Cristal  son  viciosos,  cuando  despertaron,  ¿no  es  así?  ¿Y   porque,  la  defensa  de  los  vampiros?  La  niña,  realmente  no  tiene  la  menor  idea  de  lo   que  está  protegiendo,  ¿verdad?¿Qué  son?  ¿Lo  qué  hacen?  -­‐‑   -­‐‑Yo  sé  lo  que  eres,  -­‐‑dijo.  -­‐‑He  visto  lo  que  haces.  Eso  es  suficiente.-­‐‑   -­‐‑Cuando  luchas  contra  tus  enemigos,  debes  convertirse  en  ellos,  o  ser  peor.  Así  es   cómo  se  ganan  las  guerras,  niña,  aunque  yo  no  espero  que  lo  entiendas  con  tu   edad.-­‐‑    Él  había  parecido  tan  cuidadoso  y  correcto  antes,  pero  ahora  lo  único  que   podía  ver  era  la  arrogancia  debajo  de  todo  eso,  puro  fanatismo  nauseabundo.  -­‐‑No   se  puede  luchar  contra  el  mal  con  la  paz  y  el  amor.-­‐‑   -­‐‑Pensé  que  eras  un  hombre  religioso,  -­‐‑replicó  ella.  -­‐‑Estoy  bastante  segura  que  eso   es  exactamente  lo  que  Jesús  dijo  que  había  que  hacer.-­‐‑   -­‐‑Jesús  fue  crucificado,  y  no  tengo  la  intención  de  correr  la  misma  suerte.-­‐‑El  hizo  un   gesto  con  la  pistola.  -­‐‑No  voy  a  advertir  de  nuevo.  Suelta  el  juguete.-­‐‑   -­‐‑¿O  qué?  ¿Tú  me  disparas?  Pensé  que  eras  todo  sobre  la  protección  de  los  seres   humanos.-­‐‑   -­‐‑Eres  sólo  técnicamente  humana  si  colaboras  con  el  enemigo.-­‐‑   Descubrió  que  estaba  sonriendo.  No  sabía  por  qué,  en  realidad,  no  era  un  momento   para  sonreír,  pero  de  nuevo,  no  era  de  felicidad  lo  que  provocaba  esa  expresión  de   su  cara.  Probablemente  no  fue  un  aspecto  muy  agradable  para  ella.   -­‐‑Y  así  comienza  la  guerra,  -­‐‑dijo  en  voz  baja.  Ahora  entendía  lo  que  Jesse  había   querido  decir  con  eso.  -­‐‑¿Estás  dispuesto  a  matar  a  gente  inocente  para  salvarlos?.   Suena  como  una  verdadera  cruzada  ahora,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑Quieta,  -­‐‑dijo.  Sonaba  gratamente  enojado.  –De  rodillas.  Hazlo.  Las  manos  detrás  de   la  cabeza.  -­‐‑   Ella  lo  hizo,  porque  no  quería  ver  cómo  conseguía  que  la  matasen,  haría  algo  mejor,   seguía  sonriendo  porque  parecía  molestarle.   Ella  seguía  sonriendo  cuando  ellos  la  agarraron  por  las  muñecas  y  fue  esposada   por  segunda  vez  en  un  día,  y  la  arrastraron    por    los  pies.   -­‐‑Vas  a  perder,  -­‐‑le  dijo  ella.   -­‐‑Sácala  de  aquí,  -­‐‑dijo,  y  esta  vez  con  una  sonrisa  forzada,  también.  No  parecía   convincente.  -­‐‑Por  su  propia  seguridad,  por  supuesto.-­‐‑   -­‐‑¿A  dónde  la  llevo?-­‐‑Apenas  podía  entender  la  voz  de  el  guardia,  que  sonaba   enojado,  sordo  y  sangrienta,  y  su  nariz  probablemente  le  dolía  mucho.  Casi  sintió   una  descarga  de  culpa  por  ello.  Casi.  

-­‐‑Al  mismo  lugar  que  a  su  amiga,  -­‐‑dijo  Fallon.  -­‐‑Dile  a  la  Dra.  Anderson  que  ésta   necesita  reeducación,  también.  ¿Y  Claire?  Voy  tirar  su  Casa  Fundadora  al  suelo.  No   vas  a  tener  ningún  lugar  para  volver.  Llámelo  un  comienzo  totalmente  nuevo.-­‐‑   Iba  a  hacerlo  de  todos  modos,  Claire  se  dijo  así  misma,  sólo  para  mantenerse  y  no    lanzarse  directamente  hacia  él.  No  importa.  Encontraremos  una  manera  de   detenerlo.  Tenemos  que  encontrar  una  manera.   -­‐‑Es  sólo  una  casa,  -­‐‑dijo,  y  siguió  sonriendo.  -­‐‑Y  nunca  le  vamos  a  dejar    ganar.-­‐‑   Pero  ella  sabía  que  la  primera  mitad  de  eso  era  una  mentira.  La  Casa  de  Cristal   jamás    sería  soló  una  casa.   No  para  ellos.                                                                                

                                                                                                                                             NUEVE     El  guardia  trajo  un  amigo  para  conducir,  ya  que  sus  ojos  estaban  cerrados  por  la   hinchazón    de  el  golpe  y  su  rostro  era  un  desastre  sangriento.  Su  nariz,  Claire   pensó,  parecía  un  monstruo,  una  artista  de  maquillaje  podría  haberle  rechazado   como  "demasiado  raro."  Fue  increíble  cuánto  daño  le  había  hecho  a  él,  y  se  sintió   cada  vez  más  culpable  por  ello.  Esa  fue  la  diferencia  entre  ella  y  Shane  al  final,   pensó,  no  podía  sentir  ningún  orgullo  en  su  violencia.  Pero  aún  así  era  bueno  saber   que  podía  defenderse  cuando  era  necesario.   Los  guardias  no  le  dijeron  nada  a  ella  en  el  camino.  Pensó  estaban  demasiado   enojados  para  tratar  de  ser  civiles,  y  la  verdad,  ella  no  quería  hablar  con  ellos  de   todos  modos.  Estaba  ocupada  buscando  en  una  grieta  polvorienta  entre  el  asiento   y  el  respaldo,  tratando  de  ver  si  a  alguien  se  le  había  caído  algo  útil.  Encontró  un   tubo  enrollado  que  se  sentía  como  un  cigarrillo,  pero  era  probablemente  algo   menos  legal,  y  lo  dejó  allí.  Justo  cuando  estaba  a  punto  de  renunciar  como  una   causa  perdida,  sus  dedos  rozaron  con  algo  que  se  sentía  metálico.  Ella  lo  agarró,  y   se  dio  cuenta  de  que  era  un  clip  para  papel,  uno  de  los  más  grandes,  los  más   resistentes.   Ella    burlo    lentamente  por  entre  la  tela,  luego  trató  de  pensar  cómo  ocultarlo.  Se   conformó  con  deslizarlo  en  una  abertura  deshilachada  de  los  pantalones  vaqueros   que  llevaba,  y  lo  engancho  a  las  finas  hebras  blancas  que  colgaba  en  el  interior.   Podría  caerse,  pero  era  todo  lo  que  ella  podía  hacer  en  caso  de  que  la  registraran.   No  fue  un  largo  trayecto  en  el  coche  de  policía  de  Hannah  que  estaba  permitiendo,   evidentemente,  el  uso  de  equipo  oficial  a  los  guardias  de  seguridad  privada,   parecía  una  mala  idea  para  Claire,  antes  de  que  se  detuvieran  en  el  frente  de  unas   puertas  de  hierro  de  un  viejo  lugar,  melancólico,  parecía  como  si  hubiera  sido   construido  para  ser  una  especie  de  fortaleza.  Ventanas  con  barrotes  estrechos,   puertas  góticas.  El  letrero  sobre  la  puerta  decía:  Institución  de  Salud  Mental  de   Morganville.  Eso  no  parecía  nada  prometedor.   Los  guardias  se  volvieron  a  mirarla  mientras  detenían  el  coche  a  un  lado  de  las   puertas,  junto  a  la  puerta  principal.  -­‐‑No  nos  des  más  problemas  ,  -­‐‑dijo  el  que  no   tenía  la  nariz  reventada.  -­‐‑No  me  gusta  la  caza  de  ballenas  en  niñas  flacas  pequeñas,   pero  si  actúas  así    una  vez  más,  te  lo  prometo,  no  dudaré  en  ponerte  en  el  suelo.-­‐‑   El  otro  murmuró  algo  que  sonó  como  de  aprobación,  pero  entre  la  nariz   congestionada  y  su  mal  humor,  Claire  no  podía  estar  segura  de  nada.  Ella  se  sentó   en  silencio  mientras  el  hombre  ileso  le  abrió  la  puerta  y  dejó  que  él  la  ayudara  a   salir,  ya  que  tenía  sus  muñecas  atadas  detrás  de  su  espalda  lo  que  hizo  todo   alrededor  de  diez  veces  más  difícil  (que  era  probablemente  el  punto).  La  masa  gris   de  piedra  del  edificio  del  manicomio  parecía  planear    sobre  ella  como  con  la   intención  de  colapsarla  y  enterrarla,  y  sintió  un  pequeño  temblor  de  miedo,   mirando  a  su  futuro.  No,  vamos  a  salir  de  aquí,  pensó.  Yo  y  Eve,  nos  iremos  de  este   lugar  y  salvaremos  la  Casa  de  Cristal  a  Michael,  Oliver  y  Myrnin  y  hacerlo  todo  bien   de  nuevo.   Pero  Fallon  había  logrado  plantar    una  semilla  profunda,  el  surgimiento  de  la  duda.   Porque  hacerlo  "bien"  que  significa  realmente,  ¿al  final?  ¿Estado  quo?  ¿Los   vampiros  siguen  oprimiendo,  los  seres  humanos  en  desventaja  para  su  propia   riqueza  y  beneficio?¿  Los  seres  humanos  odiando  a  los  vampiros  y  tratando  de   matarlos?  ¿Tensión  y  derramamiento  de  sangre  constante,  en    ambos  lados?.   ¿Estaba  en  el  lado  correcto  o  no  había  un  lado  correcto  en  absoluto?  

Tenía  que  haber,  un  equilibrio.  Tengo  que  estar  en  el  lado  de  los  que  están  siendo   perseguidos  y  encarcelados,  ¿no?   A  pesar  de  todo.  La  punzante  sensación  de  que  en  esta  zona  gris  moral  estaba   caminando  en  el  lado  equivocado  de  la  línea  estaba  empezando  a  asustarla.   O  lo  hizo  hasta  que  las  viejas  puertas  góticas  se  abrieron,  y  la  Dra.  Irene  Anderson   salió  a  saludarlos.   Ella  parecía  muy  similar  a  como  lo  había  sido    en  Cambridge,  cuando  a  Claire  le   había  gustado  tanto  como  mentora,  ella  parecía  tranquila,  competente  y  peculiar,   para  nada  como  una  agente  del  mal  y  el  caos.   La  bata  blanca  que  llevaba  le  daba    un  aire  aún  de  más  legitimidad.   Pero  la  mirada  que  le  dio  a  Claire  era  complacida  y  escalofriante.   -­‐‑Me  alegro  de  verte  de  nuevo,  Claire,-­‐‑ella  dijo.  -­‐‑Por  favor,  adelante  estoy  segura  de   que  estarás  igual  de  contenta  como  estoy  yo  de  que  nos  pongamos  a  trabajar  juntas   de  nuevo  por  el  bien  común.-­‐‑   -­‐‑Si  eso  significa  que  no  en  todo,  entonces  sí,-­‐‑dijo  Claire.  Ella  sentía  un  verdadero   rechazo  a  dar  los  dos  pasos  hasta  la  puerta  donde  Anderson  espero,  pero  no   parecía  tener  otra  opción.  Los  dos  aspirantes  a  policías  detrás  de  ella  la  empujarían   si  no  iba  por  su  propia  cuenta,  y  Anderson  tendría  mucho  gusto  de  eso.  Fuera  su   miedo.   Claire  mantuvo  contacto  con  los  ojos  y  se  acercó  para  unirse  a  la  Dra.  Anderson,   quien  puso  una  mano  amiga  en  su  hombro.  -­‐‑Así  que  me  alegro  de  verte  de  nuevo,     -­‐‑dijo,  y  si  era  una  mentira,  la  mirada  de  sus  ojos  era  ilegible.   -­‐‑No  tengas  miedo.  Vamos  a  ayudarte  a  superar  esos  sentimientos  de  lealtad  que   tienes  hacía  los  vampiros.  No  es  tu  culpa.  Más  de  un  rehén  reacciona  con  el   síndrome  de  Estocolmo,  buscando  complacer  a  los  que  tienen  poder  sobre  usted   para    poder  sobrevivir.  No  hay  nada  de  que  avergonzarse,  soló  algo  que  hay  que   tratar.-­‐‑   -­‐‑Gracias.  ¿Me  puede  quitar  esto,  por  favor?  -­‐‑Claire  sacudió  sus    esposas.  La  sonrisa   de  Anderson  se  profundizó  y  se  giro  dándole  un  toque  significativo.   -­‐‑Tal  vez  más  tarde,  -­‐‑dijo.  -­‐‑A  mi  me  parece  que    has  llevado  algunos  hábitos  muy   malos,  Claire.  Quiero  estar  segura  de  que  puedo  confiar  en  ti  primero.-­‐‑   -­‐‑Puedes  confiar  en  mí,  -­‐‑dijo  Claire.   -­‐‑¿Para  hacer  qué?  ¿Actuar?  Sí,  estoy  segura  de  que  puedo  confiar  en  ti  para    un   puñado  de  posibles.  .  .  como  tu  amiga  Eve.-­‐‑   Claire  no  pudo  evitar  preguntar.  -­‐‑¿Ella  está  bien?-­‐‑   -­‐‑Bien,-­‐‑dijo  Anderson.  -­‐‑La  verás  pronto.-­‐‑   Las  puertas  retumbaban  al  ser  cerradas  con  llave  detrás  de  ellas  a  medida  que   pasaban  en  las  sombras,  y  Claire  lucho  contra    la  sensación  de  que  acababa  de   cometer  un  muy  grave  error.   El  manicomio  (bueno,  no  fue  llamado  así,  pero  Claire  no  pudo  evitar  pensar  en  él   de  esa  manera)  fue  sorprendentemente  tranquilo,  y  una  vez  que  sus  ojos  se  habían   ajustado  a  los  niveles  de  luz  más  bajos,  vio  que  también  era  sorprendentemente   exuberante.   Una  nueva  alfombra  mullida  que  amortiguo  sus  pies,  y  ella  sintió  el  penetrante  olor   de  la  nueva  pintura  en  las  paredes.  Aquí,  como  en  el  resto  de  Morganville,  había   habido  un  cambio  de  imagen.   Pero  las  puertas  eran  pesadas  puertas  de  metal,  con  ventanas  de  correderas  con   seguros  en  ellas,  y  bloqueadas.   -­‐‑Alegre,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑¿Dónde  está  Eve?-­‐‑  

-­‐‑Comenzando  su    tratamiento,  -­‐‑dijo  Anderson.  -­‐‑No  te  preocupes,  ya  la  verás,  pero   no  inmediatamente.  Esto  es  más  una  terapia  de  inmersión.   -­‐‑Me  di  cuenta  de  que  había  necesidad  de  mi  ayuda  para  hacer  más  copias  de   VLAD.-­‐‑  Ese  fue  el  nombre  que  le  había  dado,  tal  vez  un  poco  caprichosamente  a   el  dispositivo  que    había  creado  en  el  laboratorio  de  Myrnin  que  funcionaba  como   una  especie  de  súper  –Taser    en  vampiros,  sólo  actuó  atacándolos  mentalmente,   no  físicamente.  Fue  eficaz.  Demasiado  efectiva,  de  hecho.   -­‐‑Tu  saboteaste  el  último  que  le  entregué,  y  es  responsable  de  todas  las  muertes  que   ocurrieron  después,  a  causa  de  sus  acciones  –dijo  su  antigua  mentora.  Ella  no  pudo   evitar  el  resentimiento  de  su  voz.  -­‐‑No  creo  que  puedo  contar  contigo  para   consultar    nada  por  esa  razón,  Claire.  Es  una  lástima.  Eres  una  joven  muy  brillante,   y  podrías  haber  hecho  grandes  cosas.  -­‐‑   -­‐‑Todavía    puedo,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero  probablemente  no  con  usted,  porque  estás     loca.-­‐‑   -­‐‑Debe  saber  todo  acerca  de  que,  dada  su.  .  .  intimidad  con  Myrnin.  -­‐‑Había  algo  en  la   voz  de  Anderson  que  hizo  a  Claire  tener  un  sobresalto,    y  luego  mirarla  enojada.       -­‐‑¿Sabe,  su  novio?  ¿Acerca  de  su  romance  con  el  vampiro?  -­‐‑   -­‐‑¡No  tuve  ningún  tipo  de  aventura!-­‐‑   -­‐‑¿Como  es    que  lo  llama  la  gente  de  tu  edad,  entonces?  ¿Una  conexión?  -­‐‑   -­‐‑Uhh,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Sólo  cállate.  Me  estás  avergonzando.  Creo  que  eras  tú  quien   quería  una  conexión  con  Myrnin  en  su  día,  y  nunca  lo  consiguió.  -­‐‑Dijo  ella,  y  en   serio,    incluso  sintió  una  pequeña  llamarada  de  placer  cuando  la  Dra.  Anderson  se   estremeció.  Había  aprendido  la  lucha  sucia  de  Shane,  pero  también  había   aprendido  cómo  buscar  el  punto  débil  de  algunos    como  Mónica  Morrell.  Divertido,   se  puede  aprender  algo  incluso  de  tus  peores  enemigos.  -­‐‑Además,  yo  pensaba  que   eras  todo  babosa  con  el    Dr.  Davis  de  vuelta  a  Cambridge.  ¿Te  he  dicho  que  me  dijo   mi  compañero  de  casa  que  estuviste  es  su  cama,  también?  O  tal  vez  estás  caliente   para  Fallon  en  estos  días.  No  importa.  Las  dos  son  opciones  perdedoras,  y  dicen   mucho  acerca  de  usted  como  persona.-­‐‑   Es  difícil  de  describir  el  rubor  furioso  de  Anderson,  supongo  que  era  el  objetivo,   pero  no  importaba;  Claire  había  dado  en  el  clavo  de  lleno.   Anderson  abrió  una  puerta  metálica  que  crujió,  y  empujó  a  Claire  haciéndole   perder  el  equilibrio,  y  antes  de  que  Claire  pudiera  saltar  bastante  para  conseguir   equilibrarse  de  nuevo,  oyó  el  estampido  hueco  de  su  única  vía  de  escape  siendo   cerrada.  .  .  y,  a  continuación,  la  llave  girando.   La  habitación    era  muy  simple,  llana  como  cualquier  celda,  con  una  pequeña   cama  doble,  una  almohada,  una  manta  y  un  pequeño  baúl  de  madera  con  cajones   Claire  imaginó  que  mantendrían  la  edición  estándar  de  pijamas  y  ropa  interior   para  los  pacientes.  Un  espejo  estaba  atornillado  a  la  pared  sobre  el  lavabo,  no  era   vidrio  real,  por  supuesto.  Plástico.  Al  menos  la  combinación  aseo  /  ducha    estaba   en  una  pequeña  alcoba  separada.   Olía  a  desinfectante  y  desesperación.   La  ventana  se  deslizó  a  un  lado,  y  Anderson  se  quedó  mirándola  durante  un  largo   momento.  -­‐‑No  te  pongas  cómoda,  dijo.  -­‐‑Sus  tratamientos    comenzará  pronto.-­‐‑   -­‐‑¿No  hay  vas  a  quitarme  estas  esposas?-­‐‑   -­‐‑No.-­‐‑La  ventana  se  cerró  con  un  clic  final,  y  Claire  escuchó  la  cerradura  en  su  lugar,   también  fue  bloqueada.   Hubo  un  sonido  extraño  justo  en  el  borde  de  su  audiencia.  Al  principio   pensó  que  podría  ser  una  sirena.  .  .  y  entonces  ella  supo  que  no  lo  era.  

Estaban  gritando.   Tratamientos.   Claire  sintió  sus  rodillas  débiles.  Ella  se  sentó  en  la  cama,    haciendo  una  mueca  por   el  chillido  estridente  de  los  muelles,  y  respiró  hondo.  Tengo  que  salir  de  aquí.   Sentía  en  la  parte  trasera  de  sus  pantalones    donde  ella  había  escondido  el  clip   para  papel.   Todavía  estaba  allí,  enredado  en  los  hilos  delgados  por  el  lavado  con  ácido.  Le   tomó    tiempo  y    paciencia  y  calambre  en  los  dedos    para  liberar  el  clip,  después  de   que  finalmente  lo  había  conseguido,  se  tomó  un  descanso,  trabajando  sus  manos   adoloridas,    y  tratando  de  conseguir  un  poco  de  sensación  de  nuevo  en  ellas.  Los   guardias    la  habían  tomado  con  ella,  como  era  de  esperar,  poniendo  las  esposas   demasiado  fuerte,  y  había  un  dolor  pulsátil  en  torno  a  las  muñecas.  Sus  manos  se   sentían  hinchadas  y  con  hormigueo,  y  a  falta  de  algo  mejor  que  hacer  por  el   momento,  se  tendió  boca  abajo  en  la  cama  y  levantó  las  manos  en  un  ángulo   doloroso  para  reducir  el  flujo  de  sangre.  El  hormigueo  se  desvaneció  en  un  par  de   minutos,  y  los  dedos  se  sentían  mejor.  Aún  torpe,  pero  mejor.   Se  sentó  de  nuevo,  respiró  hondo  y  comenzó  a  trabajar  con  el  clip  de  papel.  Le   tomó  mucho  tiempo  para  abrir  la  cerradura  de  las  esposas.   Myrnin  le  había  enseñado  a  ella,  hacia  tiempo,  los  puntos  más  finos  de  la  técnica;   porque  había  sentido  que  era  una  habilidad  necesaria  para  tener  en  Morganville,  y   resultó  que  era  casi  seguro  correcto.  Sin  embargo,  ella  estaba  oxidada  y  tardó   demasiado  tiempo  para  doblarse,  colocar  el  grueso  clip    en  las  formas  adecuadas,  y   para  maniobrar  en  su  posición.  Luego  tuvo  que  luchar  contra  su  propio  ardor,   soportar  los  calambres  musculares  viajando  con  delicadeza  por  todos  los  pequeños   disparadores  dentro  de  la  cerradura,  pero  finalmente  sintió  la  primera  de  las   esposas  deslizarse  libre.  La  segundo  le  tomó  sólo  un  tercio  de  tiempo,  ahora  que   tenia  el  ángulo  correcto  de  el  problema.   Liberada,  se  tomó  unos  segundos  para  respirar  y  en  silencio  celebrarlo.   Luego  revisó  los  cajones  de  su  pequeña  habitación.  Como  era  de  esperar,  había   ropa  interior  de  algodón  fea,  en  una  variedad  de  tamaños,  y  algunos  igualmente   feos  sostenes  deportivos  (aunque  ella  rápidamente  se  cambió      porque  incluso   estos  eran  una  actualización  en  comparación  con  el  que  le  habían  dado  en  el   Centro  Comercial  de  los  vampiros.)  Luego  abrió  el  cajón  y  encontró  que  se   deslizaba  sin  problemas,  dentro  y  fuera.   Buenas  noticias.   Claire  relleno  el  área  debajo  del  cajón  con  la  almohada  de  la  cama,  vació  lo  que   había  dentro,  y  tiró  con  fuerza  de  el  mecanismo.  Capto  la  firmeza,  negándose  a   deslizarse.  Trabajó  arriba  y  abajo,  de  lado  a  lado,  hasta  que  una  de  las  ruedas   pequeñas  dentro  se  liberó  de  las  guías,  y  luego  el  lado  izquierdo  apareció  libre.   Desde  allí  era  lo  suficientemente  simple  para  que  se  suelte  la  llave  desde  la   derecha,  pero  el  cajón  era  pesado  y  torpe,  y  se  alegró  de  que    había  puesto  la   almohada  en  lugar  de  atraparlo  mientras  caía  o  el  ruido  habría  hecho  eco   por  ese  pasillo  silencioso,  ahora  que  los  gritos  se  habían  desvanecido.   Una  vez  que  el  cajón  estaba  fuera,  vio  las  guías  metálicas  atornilladas   a  sus  lados.  Perfecto.   Claire  trabajó  en  su  clip  de  papel  hasta  que  se  torció  en  un  destornillador   improvisado  que  encaja  dentro  de  las  cabezas  de  los  tornillos.   Trabajar  con  el    requirió  de  su    poder  muscular,  sudor,  paciencia  y  más   músculos  tensos,  pero  se  las  arregló  para  soltar  dos  de  cada  tres  sujetadores  

por  un  lado,  y  el  tercero  no  importaba,  ella  le  dio  torque  al  metal  hasta  que  quedo   suelto.   Había  empezado  esposada,  armada  con  un  clip  de  papel.  Ahora  ella  tenía  una  franja   de  diez  pulgadas  de  metal  con  bordes  afilados,  esposas,  y  un  clip  de  papel.  Sus   probabilidades  estaban  mejorando  todo  el  tiempo.   No  habría  tiempo  para  moldear  el  metal  correctamente,  pero  encontró  que  usando     los  bordes  pesados  del  cajón  de  madera,  podía  presionar  sobre  el  metal  y  doblarlo   en  una  punta  afilada.  Un  par  extra  de  ropa  interior  muy  bien  envueltos  alrededor   del  otro  extremo,  para  proporcionar  un  agarre  decente.   Un  cuchillo  instantáneo.   Ella  trabajó  en  la  otra  guía  y  lo  consiguió  gratis,    la  doblo  en  forma  de  U  y  le  colocó   un  elástico.  Con  la  adición  cuidadosamente  envuelto  de  un  sujetador  deportivo,   tuvo  una  honda  pasable.  Los  tornillos  que  había  aflojado  le  proporcionaron   munición.  Así  lo  hiciera  pedazos    se  las  arregló  para  ir  sacando  el  marco  de  la  cama.   El  cajón    fue  de  nuevo,  lleno  de  ropa,  y  la  almohada  en  la  cama.  A  primera  vista,   todo  parecía  perfectamente  normal.   Claire  hizo  una  funda  para  su  cuchillo  con  la  cartulina  (habían  dejado  algunos   lápices  de  colores,  para  dibujar,  en  un  cajón)  y  fijado  con  un  lazo  de  elástico  roto  a   la  trabilla  de  sus  pantalones  vaqueros.  Luego  se  puso  la  cubierta  por  el  lado  de  la   pierna,  en  el  interior  de  los  pantalones,  y  deslizó  el  cuchillo.  Fue  todo    un   espectáculo,  pero  no  tanto  como    habría  sido    si  los  vaqueros  que  tenía  hubieran   sido  apretados.  Bastante  bien.   La  munición  de  la  honda  improvisada  fue  a  sus  bolsillos.  En  un  impulso,  ella   rompió  los  lápices  de  colores  y  agrego  aquellos,  también.  Y  el  botón  de  sus   pantalones  vaqueros.   Estaba  pensando  en  qué  hacer  con  las  esposas  cuando  la  puerta  se  sacudió,  y   después  de  pensarlo  un  segundo,  ella  metió  la  honda  por  la  parte  baja  de  su   espalda,  se  puso  las  esposas  de  nuevo  alrededor  de  sus  muñecas,  pero  apenas  hace   clic  en.  .  .  lo  suficientemente  floja  para  que  pudiera  tener    sus  manos  libres  con  un   movimiento  rápido.   Ella  estaba  de  pie  en  medio  de  la  habitación  mirando  cabizbaja  cuando  la  Dra.   Anderson  abrió  la  puerta  de  nuevo.  -­‐‑¿Puedes  por  favor  quitarme  estas  ahora,     -­‐‑preguntó  ella,  y  trató  de  sonar  escarmentada.  -­‐‑Me  duelen.-­‐‑   -­‐‑En  un  tiempo,  -­‐‑dijo  Anderson,  que  era  exactamente  lo  que  Claire  esperaba  que   dijera.  Le  hizo  un  gesto  a  Claire  para  que  saliera,  y  ella  lo  hizo.  La  honda  de  metal   atascado  en  su  espalda  sintió  crudo  y  torpe,  y  ella  sabía  que  sería  visible  desde   atrás,  asomando  contra  su  fina  camisa,  pero  Anderson  no  fue  detrás  de  ella:   la  tomó  por  el  codo  y  caminó  junto  a  ella  rápidamente  por  el  pasillo  hacia  el  final.   Nadie  les  paso,  y  cuando  Claire  se  arriesgó  a  mirar  atrás,  no  vio  a  nadie   siguiéndoles,  tampoco.   -­‐‑No  hay  mucho  personal,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Estamos  contratando,  -­‐‑dijo  Anderson.  -­‐‑Tu  y  tu  amiga  son  nuestros  primeros   pacientes.  Estoy  segura  de  que  es  un  honor.-­‐‑   Eso  no  era  como  Claire  habría  dicho,  pero  ella  no  tenía  la  oportunidad  de  disparar   una  réplica  sarcástica,  tampoco,  porque  al  doblar  la  esquina  de  la  izquierda     llegaron  a  otra  puerta  de  metal.  Esta  tenía  un  letrero  que  decía:  Sala  de   Tratamiento.  Prohibido  el  acceso  sin  autorización  previa.  Anderson  sacó  un  grueso   manojo  de  llaves  de  el  cinturón  para  abrirla.  

Los  gritos  habían  comenzado  de  nuevo-­‐‑amortiguados,  pero  era  evidente  que   venían  desde  el  otro  lado  de  esta  puerta.   La  puerta  se  abrió,  y  Claire  vio  a  Eve.  Su  amiga  estaba  atada  en  una  silla,   completamente  bloqueada,  y  estaba  siendo  mordida  por  un  vampiro.  No  era   Michael.  Era  algún  sucio  vagabundo,  con  los  ojos  desorbitados  con  colmillos,  con  su   boca  en  su  garganta.  Un  pequeño  hilo  de  sangre  goteaba  por  su  piel  pálida   demostrando  que  él  había  tocado  la  vena.   -­‐‑¡No!-­‐‑Claire  gritó,  y  se  lanzó  hacia  delante  contra  una  ventana  de  vidrio  que  se   interponía  entre  ellas.  -­‐‑¡Basta!  ¡Déjala  en  paz!  -­‐‑   -­‐‑Ella  es  la  que  eligió  esto,  dijo  Anderson.  -­‐‑Ella  eligió  degradarse  a  sí  misma  de  esta   manera,  ofreciéndose  a  los  vampiros.-­‐‑   -­‐‑¡No,  no  lo  hizo!  Ella  y  Michael..-­‐‑   -­‐‑Michael  es  un  vampiro.-­‐‑   -­‐‑¡Deja  esto!-­‐‑   -­‐‑Quiero  que    veas  lo  que  son,  estos  vampiros.  Son  depredadores.  Parásitos.  Ellos  no   se  preocupan  por  usted,  excepto  como  alimento,  y  nunca  lo  harán.  Míralo,  Claire.   Mira.-­‐‑   Anderson  la  obligó  a  permanecer  inmóvil  durante  unos  largos  y  tortuosos   segundos,  y  luego  llegó  junto  a  ella  para  presionar  un  botón  configurado  en  la   pared  a  su  lado.  -­‐‑Ya  es  suficiente,  -­‐‑le  dijo  a  alguien  en  el  otro  extremo  del  altavoz.     -­‐‑Es  hora  para  la  siguiente  fase.-­‐‑   Eve  era  apenas  consciente  ahora,  había  dejado  de  gritar,  y  su  piel  tenía  un  tono   azulado  horrible  para  ella.  Dos  empleados  de  bata  blanca  entraron  en  la  habitación   a  través  de  otra  puerta  detrás  de  Eve,  uno  tenía  un  Taser,  y  la  otra  tenía  un  collar   revestido  de  plata  en  el  final  de  un  largo  poste.  El  Taser  conmocionó  al  vampiro     alejándose  de  Eve,  y  mientras  gruñía  y  mostraba  los  colmillos  ensangrentados,  la   segunda  operadora  deslizó  el  anillo  de  metal  en  la  cabeza  y  tiró  con  fuerza  con  un   mecanismo  de  disparo  en  el  lado.  El  vampiro  se  atragantó  y  trató  de  soltarse,  pero   el  encargado  lo  empujó  hacia  la  puerta  y  lo  metió  en  una  jaula  más  allá.   Claire  no  le  prestó  ninguna  atención  al  vampiro  después  de  eso,  estaba  demasiado   preocupada  por  Eve,  que  estaba  respirando  muy  rápido,  y  muy  superficialmente,  y   agitándose  débilmente  en  su  silla.  Su  garganta  seguía  sangrando.   Otra  empleada  de  bata  blanca  entró  en  la  habitación  y  con  rapidez,  y  eficiencia,   vendo    la  mordedura.  Luego  sacó  una  jeringa  y  la  clavo  en  el  brazo  de  Eve.   Los  ojos  de  Eve  se  abrieron  muy,  muy  amplios,  y  de  pronto  parecían  terriblemente   alertas,  a  pesar  de  que  todavía  parecía  débil.  El  encargado  rodó  una  caja  portátil     de  IV  (Intravenosa)en  la  habitación  y  colgó  algunas  bolsas  en  él  de  color  rojo   oscuro.  La  mujer  debe  haber  tenido  una  gran  experiencia,  ya  que  golpeó  la  vena  de   Eve  en  la  curva  de  su  brazo  en  el  primer  intento,  y  conectó  los  IVs  para  drenar.   -­‐‑¿Qué  le  estás  dando?-­‐‑Preguntó  Claire.  Su  voz  se  sentía  cruda  en  la  garganta.  Ella   quería  actuar,  pero  sabía  que  no  era  el  momento;  no  había  manera  de  llegar  a  Eve   de  donde  estaba,  y  ella  necesitaba    ayudar  a  su  amiga,  no  sólo  escapar.  -­‐‑¿Qué  es   eso?-­‐‑   -­‐‑Sangre,  obviamente,  -­‐‑dijo  la  Dra.  Anderson.  -­‐‑Su  amiga  ha  perdido  al  menos  dos   litros,  y  está  peligrosamente  baja.  Un  poco  más,  y  ella  podría  haber  sufrido   dificultades  cardíacas.-­‐‑   -­‐‑¿Así  que  eso  es  su  terapia  de  aversión?  Deja  que  un  vampiro  le  muerde,  y  a   continuación  ¿la  salvas?  -­‐‑  

-­‐‑No,  -­‐‑dijo  Anderson.  -­‐‑Eso  es  parte  de  ella,  por  supuesto,  la  pérdida  de  el  control  y  el   miedo.  Pero  la  parte  más  importante  es  lo  que  está  en  la  sangre  que  está   recibiendo.  Contiene  un  compuesto  que  he  desarrollado  que  reacciona   intensamente  con  la  presencia  de  un  vampiro.  Ella  sentirá  un  horrible  dolor   cuando  este  alrededor  de  uno,  y  después  de  repetir  este  proceso  un  par  de  veces   más,  ni  siquiera  se  necesita  una  transfusión  para  sentirlo.    El  cerebro  humano  es   divertido  de  esa  manera,    anticiparse  a  el  dolor  y  salvarse  de  el.  Tomará  algunas   semanas  esto,  pero  al  final,  va  a  ser  incapaz  de  tolerar  la  simple  visión  de  los   vampiros,  cualquier  vampiro.  Incluso  Michael  Glass.  Ella  va  a  ser  superada  por  el   miedo  condicionado  y  la  repulsión.-­‐‑   -­‐‑¿Puede  verme?-­‐‑Preguntó  Claire.  Ella  estaba  tratando  de  no  dejar  que  su  ira  saliera   y  sacar  lo  mejor  de  ella  antes  de  que  estuviera  segura  de  que  sería  útil,  pero  era  tan   duro,  viendo  temblar  a  Eve  y  con  contracciones  de  esa  manera.   -­‐‑No,  Es  un  cristal  de  una  sola  vía,  así  podemos  observar  al  paciente,  -­‐‑Anderson   dijo  con  una  sonrisa.  -­‐‑No  te  preocupes.  Su  tratamiento  va  a  ser  mayor  en  otra   media  hora,  y  luego  será  tu  turno.  Pensé  que  podría  ser  útil  que  usted  pueda  saber   lo  que  venía.-­‐‑   Tuvo  que  hacer  absolutamente  todo  Claire  para  contenerse  y  no  sacudir  los  puños   en  ese  mismo  momento  y  pegarle  un  puñetazo  a  Anderson  en  la  cara,  pero  ella  se   aferró  a  una  cosa:  Voy  a  darte  un  puñetazo  en  la  cara.  Pero  no  ahora.  Cuando  sea  el   momento  adecuado.  Debido  a  que  Anderson  lo  tenía  absolutamente  merecido.   -­‐‑Sabes  que  eres  mala,  ¿verdad?-­‐‑Preguntó  Claire.  -­‐‑Quiero  decir,  realmente,  en  el   fondo  del  mal.  Entiendes  que  lo  que  está  haciendo  está  mal.-­‐‑   -­‐‑El  mal  es  ser  un  traidor,  como  tú,-­‐‑dijo  Anderson.  -­‐‑Al  igual  que  el  Siervo  de  Drácula   en  la  novela  de  Stoker.  Un  apologista  de  los  vampiros.  Un  colaborador.  Un  traidor  a   la  humanidad.  Y  creo  que  en  poco  tiempo,  vamos  a  mostrarle  el  error  de  sus   maneras,  Claire,  y  entonces  usted  puede  ayudarnos  a  encontrar  mejores  y  más   rápidas  maneras  de  deshacerse  de  los  monstruos.  Finalmente,    serás  útil.-­‐‑   Claire  se  mordió  el  interior  del  labio  hasta  sangrar,  y  observó  en  silencio  como  las   bolsas  de  sangre  se  vacían  en  el  brazo  de  su  amiga.  Eve  parecía  más  estable,  y  su   color  era  mejor,  por  el  momento  la  segunda  bolsa  se  había  agotado,  y  ,  al  menos,   era  algo  bueno.   Cuando  el  encargado  de  la  sala  tomó  las  bolsas  vacías  del  soporte,  Anderson  dirigió   a  Claire  hacia  la  puerta  por  la  que  habían  entrado  donde  había  otra  en  el  lado   derecho.  Estaba  cerrada,  pero  Anderson  tenía  un  grueso  manojo  de  llaves  en  su   haber,  ella  la  abrió  y  sacó  a  Claire  través  de  ella,  y  luego  cerro  firmemente  la  puerta   detrás  de  ellas.   Y  estaban  en  la  sala  donde  estaba  Eve  desatada  desde  el  "sillón  de  tratamiento."   -­‐‑¿Claire?-­‐‑La  voz  de  Eve  sonaba  débil  y  temblaba  con  lágrimas,  y  Claire  no  podía   soportarlo  más.  No  podía  soportar  esperar  ni  un  segundo  más.   Ella  le  dio  una  sacudida  fuerte  a  sus  manos,  y  las  esposas  se  soltaron.  Las  atrapó  en   su  mano  derecha,  se  las  puso  sobre  el  dorso  de  la  mano,  y  le  pego  un  puñetazos  a  la   Dra.  Anderson  en  la  cara.  Shane  le  había  enseñado  su  manera  de  hacer  eso,   también,  todo  el  poder  que  viene  directamente  de  su  hombro,  el  peso  del  cuerpo   apoyado  en  él,  y  el  movimiento  cogió  a  Anderson  completamente  por  sorpresa.  Ella   tropezó,  golpeó  la  pared  detrás  de  ella,  y  cayo  al  suelo.  Claire  se  inclinó  y  arrancó   las  llaves  de  su  cinturón,  entonces  se  dio  cuenta  de  que  había  dos  asistentes  en  la   sala,  no  sólo  el  que  ella  había  esperado.   No  había  tiempo  para  preocuparse  por  ello.  

A  medida  que  los  asistentes  estaban  empezando  a  ser  conscientes  de  la  violencia,   ella  dejó  caer  las  esposas  y  sacó  su  honda.  Cargó  un  puñado  de  tornillos  y  piezas  de   lápices  de  colores  y  lo  dejo  volar  cuando  los  dos  se  dirigieron  hacia  ella.  Los  golpeó   a  ambos  en  la  cara.  Se  tambalearon  hacia  atrás,  sorprendidos,  ella  lo  volvió  a  cargar   y  los  golpeó  de  nuevo,  moviéndose  todo  el  tiempo.  El  asistente  de  sexo  masculino   tenía  un    Taser  en  su  cinturón,  y  ella  lo  agarró  y  miró  que  estuviera  encendido,  y  lo   estrelló  en  su  pecho  para  activar  la  carga.  Él  cayó  al  suelo.  Segundos  más  tarde,   también  lo  hizo  su  colega.   Eve  negó  con  la  cabeza,  como  si  ella  todavía  estuviera  mareado.  -­‐‑¿Claire?  ¿Qué   diablos  estás  haciendo  aquí?  -­‐‑   Claire  ya  estaba  desabrochando  el  resto  de  las  correas  que  sujetaban  a  su  amiga.     -­‐‑Ser  una  amenaza  para  la  sociedad,  supongo.-­‐‑   -­‐‑¡Gracias  a  Dios!-­‐‑Eve  se  acercó  la  mesa  y  envolvió  a  Claire  en  un  abrazo  que  la  dejó   sin  aliento  y,  de  hecho  ella  la  levantó  del  suelo.  -­‐‑Lamento  que  hayas  tenido  que   rescatarme,  pero  gracias.  Ellos….eran…-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,-­‐‑dijo  Claire,  y  la  abrazó  con  fuerza.  –lo  vi-­‐‑.  Ella  quería  llorar,  pero  este  no  era   el  momento,  y  sin  duda  no  era  el  lugar.  -­‐‑Tenemos  que  largarnos  de  aquí  y  ahora.-­‐‑   La  Dra.  Anderson  estaba  abajo,  pero  no  estaba  inconsciente,    sin  embargo,  ella   estaba  tratando  de  levantarse,  de  hecho.  Claire  se  soltó  de  Eve,  agarró  la  Taser   desde  donde  la  había  puesto  encima  de  la  cama,  y  se  lo  tendió,  crepitante,  en   frente  a  los  ojos  ensanchados  de  la  médico.  -­‐‑No  lo  hagas,  -­‐‑le  advirtió  ella.  -­‐‑Yo   no  quiero  herirte  más  de  lo  que  ya  te  e  hecho.-­‐‑   -­‐‑Entonces  eres  una  tonta,  -­‐‑dijo  Anderson.  Sonaba  irregular  y  adolorida,  y  escupió   un  poco  de  sangre.  Eso,  pensó  Claire  con  cierta  sorpresa,  había  sido  un  puñetazo  de   infierno.  Shane  habría  estado  tan  orgulloso.  -­‐‑Porque  después  de  esto,  no  habrá   ningún  delicado    ajuste  en  su  psique.  Usted  no  va  a  ser  encerrada,  sólo  va  a  ser   sacrificada.  Yo  he  dicho  que  sería  necesario    desde  que  llegué  aquí,  pero  Fallon  no   estaba  escuchando.  Ahora  el  sabrá  que  estaba  en  lo  cierto.-­‐‑   Claire  se  inclinó,  recogió  las  esposas  del  suelo  y  rápidamente  las  coloco  sobre  las   muñecas  de  Anderson  detrás  de  ella.  –Quédate  abajo,  -­‐‑le  dijo.  -­‐‑¿Eve?-­‐‑   -­‐‑Nos  vamos  a  ir  así,  -­‐‑dijo  Eve.  Ella  se  miró  a  sí  misma  y  se  estremeció,  y  Claire  se   dio  cuenta  por  primera  vez  que  llevaba  un  pijama  de  hospital  rosa  pálido.  -­‐‑Está   bien,  estamos  marchándonos    tan  pronto  como  me  entero  de  lo  que  hicieron  estos   asesinos  de  la  moda  con  mi  ropa,  porque,  en  serio,  yo  no  me  pondría  esto  ni   muerta.  –Ella  estaba  tratando  de  ser  su  antiguo  yo,  pero  Claire  podía  ver  la   fragilidad  de  ella,  el  miedo,  el  horror.   -­‐‑No  creo  que  tengamos  tiempo  para  ir  de  compras,  -­‐‑dijo  Claire,  ya  que  la  gran   ordenada  de  la  bata  blanca  estaba  lentamente    recuperando  su  control  muscular  y   mirándolas  con  cara  de    asesinato  en  sus  ojos  inyectados  en  sangre.  Ella  se  lanzó  y   recogió  las  llaves,  y  luego    la  de  la  otra  mujer.   -­‐‑Huir  ahora.  Moda  después.-­‐‑   -­‐‑¡Siempre  hay  tiempo  para  la  moda!  -­‐‑Eve  protestó,  pero  cuando  Claire  le  agarró  la   mano  y  remolcó  hacia  la  puerta,  ella  la  siguió.   Claire  cerró  la  puerta  al  salir,  y  la  cerró  con  las  llaves  de  la  Dra.  Anderson.  No  tiene   sentido  dejar  a  sus  enemigos  detrás  sin  por  lo  menos  tratar  de  frenarlos,  pensó.   Corrieron  por  el  pasillo  hacia  el  frente,  pero  Claire  diviso  unas  figuras  en  dirección   a  ellas,    por  lo  menos  tres,  todos  con  batas  blancas.  –Por  aquí  no,  -­‐‑dijo,  y  dio   marcha  atrás  y  volvió  hacia  otro  lado.  Ese  pasillo  terminaba  en  otra  puerta  cerrada,   pero  Claire  tenía  las  llaves  de  la  Dra.  Anderson,  revolvió  entre  las  opciones  hasta  

encontrar  una  que  encajaba.  Un  giro  rápido  y  estaban  en  el  interior.  Se  podía   cerrar  también  desde  dentro,  así  que  Claire  paso  la  llave    y  escuchó  el  sonido    de   los  pernos.  -­‐‑Hecho,  -­‐‑le  dijo  a  Eve,  pero  ella  no  le  estaba  escuchando.   Eve  estaba  mirando  a  la  habitación  en  la  que  estaban,  y  después  del  primer   parpadeo,  Claire,  también  miró.   Debido  a  que  era  una  habitación  llena  de  cadáveres.   Cadáveres  de  vampiros.   -­‐‑Mr.  Ransom  ,  -­‐‑dijo  Claire.  Se  acercó  a  la  mesa  que  sostenía  su  cuerpo  parcialmente   cubierto.  Estaba  exactamente  igual  ahora  que  como  la  foto  que  había  visto  en  la   oficina  de  Fallon,  y  además    parecía.  .  .  triste.  Solo  y  perdido.  Tiró  de  la  sábana   sobre  el  rostro.  –Ese,  es  el  ayudante  de  Amelie.  Eso  otro  solía  ser  uno  de  sus   guardias.  -­‐‑Les  cubrió  a  cada  uno  de  ellos  al  pasar.  Ella  no  sabía  quienes  eran   algunos  de  ellos,  y  algunos  que  no  le  gustaban,  pero  eso  no  importaba  ahora.   Fueron  víctimas  ahora.  No  cabía  duda  de  que  estaban  en  fecha  limite  no  podía   explicar  cómo  lo  sabía,  pero  era  el  color  de  ellos,  la  caída  en  vacío.   -­‐‑¿Qué  diablos  pasó  con  ellos?  -­‐‑Le  preguntó  a  Eve.  Ella  ya  sabía  la  respuesta,  pensó   Claire.  Había  miedo  en  su  voz,  temor  real.   -­‐‑Fallon  les  dio  su  llamada  cura,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Estos  son  los  que  no  lo  lograron.-­‐‑   -­‐‑Pero…¡pero  se  la  está  dando  a  Michael!  -­‐‑   -­‐‑Lo  sé,  -­‐‑dijo  Claire.  Ella  respiró  hondo  y  se  volvió  lejos  de  los  muertos.  -­‐‑Y  Oliver,  y  a   un  montón  más  de  ellos.  Yo  escuche  a  Fallon,  que  puso  a  Anderson  a  cargo  de  la   cura,  y  si  ella  está  aquí  tiene  sentido  de  que  Michael  y  los  otros  estén  aquí,  también.   Tal  vez  detrás  de  las  puertas  cerradas  en  el  pasillo.  Los    encontraremos,  Eve.  -­‐‑   -­‐‑Tienes  un  Taser,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Me  siento  militantemente  mal  vestida.-­‐‑   Ella  miró  a  su  alrededor,  y  luego  sacó  los  cajones.  Había  cuchillos  en  ellos.  Sierras.   Todo  tipo  de  cosas  que  hicieron  a  Claire  sentirse  un  poco  débil,  al  verlos.   Eve  dudó,  luego  metió  la  mano  y  sacó  un  grueso  cuchillo  de  aspecto  siniestro.   Claire  soltó  el  elástico  que  sostenía  sus  improvisadas  armas  caseras  y  las  cambió   por  un  bisturí  que  cabía  dentro  de  el  envoltorio  de  cartón.  Luego  miró  a  los   estantes,  y  habían  filas  de  botellas.   -­‐‑Espera,-­‐‑dijo,  y  empezó  a  tirar  cosas.   -­‐‑¡No  podemos  esperar!.  ¡Ellos  van  a  dar  ese  veneno  a  Michael!  -­‐‑   -­‐‑Lo  sé.  Sólo  tienes  que  esperar.-­‐‑   Eve  no  quería,  pero  Claire  tenía  todas  las  llaves.  -­‐‑¿Qué  demonios  es  lo  que  buscas?  -­‐‑   -­‐‑El  tricloroetileno,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑El  fluoruro  de  hidrógeno  y  bromo.   Estoy  haciendo  gas  anestésico.  Halotano.-­‐‑   -­‐‑¿Eso  es  seguro?-­‐‑   -­‐‑No,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pero  es  más  seguro  que  usar  cuchillos  en  las  personas,  y  puede   que  tenga  que  eliminar  a  un  grupo  de  personas  de  una  sola  vez.-­‐‑   Eve  mantuvo  sus  objeciones  en  silencio,  por  lo  menos,  aunque  Claire  estaba   bastante  segura  de  que  estaba  gritando  en  su  interior.  Claire  no  dejó  que  afectara   su  concentración,  porque  haciendo  esto  mal  sería  una  muy  mala  idea.   El  Halotano  era  volátil,  y    no  llevaban  el  mejor  equipamiento  para  estar  haciendo   un  gas.  Encontró  algunas  máscaras  de  respiración  y  se  puso  una,  luego  le  entregó   una  a  Eve,  que  sólo  se  quejó  un  poco.   -­‐‑Ellos  van  a  estar  aquí  pronto,-­‐‑Eve  le  recordó.  -­‐‑Uno  de  ellos  esta  obligado  a  tener   las  llaves.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Aquí.  Ve  y  atasca  esto  en  la  cerradura  .  –Ella  le  entregó  el  clip,   doblado  en  una  forma  casi  irreconocible    por  todos  los  usos  que  ya  ella    le  había  

dado.  Eve  salió  corriendo  a  hacerlo,  y  Claire  comenzó  a  medir  cuidadosamente     vasos  de  líquidos.   Ella  tenía  el  equipo  mínimo  necesario  para  capturar  el  gas  una  vez  que  empezó  a   reaccionar:  tubos  y  un  contenedor.  Trabajó  rápido,  con  toda  su  atención  en  el   problema  en  cuestión.  Su  mente  estaba  clara,  por  lo  menos,  y  la  imagen  del   compuesto  químico  parecía  tan  real  que  ella  podría  haber  llegado  a  tocarlo.     Preparó  los  quemadores.   La  última  parte  sería  el  problema,  ya  que  la  reacción  del  bromo  necesitaba  de  una   temperatura  muy  alta,  pero  ella  tendría  que  hacerlo  lo  mejor  que  pudo.   La  síntesis  de  la  tricloroetileno  y  fluoruro  de  hidrógeno  fue  con  bastante  facilidad,   una  vez  que  la  temperatura  alcanzó  los  130  grados,  el  gas  progresó  a  la  segunda   etapa.  Añadió  el  bromuro  y  manipuló  el  calor  tan  alto  como  pudo.  La  mezcla  en   ebullición  del  gas,  se  precipitó  en  el  tubo  y  el  recipiente,  y  Claire  metió   rápidamente  un  tapón  en  el  tubo  y  lo  dejó  conectado  a  la  botella.   ¿Están  fuera?,  -­‐‑preguntó    a  Eve,  quien  se  volvió  hacia  ella.  Eve    no  tuvo  que   responder,  porque  Claire  oyó  el  chasquido  metálico  en  la  cerradura,  seguido  de  un   fuerte  golpe  en  la  puerta  de  metal.   -­‐‑¡Abre!  -­‐‑alguien  llamando.  Parecía  enojado.  -­‐‑¡Abre  ahora!-­‐‑   Claire  se  apresuró  y  se  agachó  para  destapar  el  tubo.   Ella  engarzada  en  el  medio,  y  luego    deslizó  la  goma  flexible  bajo  el  borde  inferior   de  la  puerta.  -­‐‑Habla  con  ellos,  le  dijo  a  Eve.  –¡Consigue  que  estén  cerca!  -­‐‑   Eve  comenzó  soltando  algo  que  sonaba  medio  loco,  los  muertos  volviendo  a  la  vida   y  zombis  tambaleantes  arriba  de  las  mesas,  y  si  Claire  no  hubiera  sabido  que  era   una  mentira  podría  haberle  creído,  también,  sobre  todo  cuando  Eve  terminó  con  -­‐‑ Oh,  Dios,  ayúdanos,  ayuda.  .  .  -­‐‑Y  se  apagó  en  un  murmullo  que  sonó  especialmente   horripilante.   Se  hizo  el  silencio  en  el  otro  lado  de  la  puerta.   -­‐‑¿Crees  que?  -­‐‑susurró  Eve,  pero  ella  no  necesito    terminar  la  frase,  porque  Claire   oyó  un  cuerpo  que  cae  golpeando  la  puerta  y  deslizándose  hacia  abajo.  Luego  otro,   y  otro,  más  lejos.   Claire  tiró  el  tubo  lejos  y  puso  la  botella  a  través  de  el  cuarto,  luego  se  quitó  la   máscara.  Eve  se  quitó  la  suya.  –Aguanta  la  respiración,  -­‐‑le  advirtió  Claire.  Tiró  el   clip  de  papel  doblado  de  la  cerradura  y  utilizo  su  llave  para  abrir  la  puerta,  un   hombre  corpulento  cayó,  era  hombre  de  más  edad,  la  boca  suelta  y  abierta  y  los   ojos  en  blanco.  Comprobó  el  pulso  y  encontró  uno,  lento  pero  constante.  Los  otros   dos  que  habían  estado  con  él,  también  cayeron,  aunque  uno  estaba  murmurando   adormilado.   Claire  agarró  la  mano  de  Eve  y  pasó  por  encima  de  los  cuerpos  en  una  carrera,  en   dirección  al  final  de  el  pasillo.   -­‐‑Van  a  estar  bien,  -­‐‑Claire  le  aseguró.  -­‐‑El  aire  fresco  los  despertara  a  ellos  pronto.-­‐‑   -­‐‑Como  que  me  importa,  -­‐‑dijo  Eva.  -­‐‑¡Tenemos  que  encontrar  a  Michael!-­‐‑   -­‐‑Toma  ese  lado  de  la  sala.  Deslice  las  ventanas  abiertas  y  mira  a  ver  si  vez  a   alguien.-­‐‑   Eve  no  perdió  el  tiempo,  pero  no  dio  ninguna  victoria.  Ellas  abrieron  todas  las   ventanas  en  la  sala,  en  ambos  lados,  pero  no  había  vampiros  en  las  celdas.  Nadie  en   absoluto,  de  hecho.  Eve    envió  a  Claire  una    mirada  de  pánico    desesperado  que  no   necesitaba  palabras  para  ser  entendido,  y  corrieron  a  través  de  la  zona  de   recepción  abierto  al  otro  lado  de  el  edificio.  

No  había  celdas  en  esta  sala,  sólo  una  única  puerta  cerrada  con  llave.  Claire  buscó     a  tientas  en  las  llaves.  Le  temblaban  las  manos  de  la  adrenalina,  y  un  reloj  corría  en   su  cabeza.  Los  tres  que  habían  dejado  dormidos  fuera  iban  a  despertar  pronto,   estarían  aturdidos  y  vacilantes,  y,  probablemente,  tendrían  dolores  de  cabeza  por   la  resaca  asesina,  pero  el  tiempo  estaba  definitivamente  acabando  en  su  ventana   para  encontrar  a  Michael  y  los  demás.   Fue,  por  supuesto,  la  penúltima  llave  que  Claire  probó  la  que  resultó  ser  la  de   la  cerradura.  Ella  empujó  la  puerta  abierta,  entró,  y  tuvo  que  agarrar  la  plancha  de   metal  pesado  en  la  subida,  porque  estaba  preparada  para  que  con    un  poco  de   presión  se  accionara  de    forma  automática  y  cerrara.  Eve  sólo  estaba  a  mitad  de   camino.  Grueso  como  era,  el  acero  podría  haberle  roto    los  huesos  si  se  hubiera   golpeado  de  lleno.   Eve  se  abrió  paso,  y  Claire  soltó  la  puerta  que  siseó  al  cerrar  y    el  bloqueo  se  activo   automáticamente.  Estaban  en  una  pequeña  antecámara,  y  había  otra  puerta.  Otra   cerradura.  -­‐‑Date  prisa,  -­‐‑dijo  Eve.   Miró  a  su  alrededor  en  las  paredes  en  blanco,  y  luego  un  pequeño  semicírculo  de   vidrio  situado  por  encima  de  ellas.  Su  rostro  se  endureció.  -­‐‑Podrían  estar   viéndonos.-­‐‑   -­‐‑Mierda,  -­‐‑murmuró  Claire.  Ella  buscó  en  las  llaves  de  nuevo,  casi  frenética  ahora,  y   encontró  la  que  encajaba  perfectamente.  Resultó.   La  puerta  se  abrió  delante  de  ella,  en  una  habitación  que  era  el  espejo  opuesto  a    en   la  que  habían  encontrado  lo  muertos,  vampiros  descartados.  los  que  no  pudieron   hacer  su  conversión  de  nuevo  a  humanos.   Esa  había  sido  una  morgue  apresurada.   Este  era  un  brillante,  limpio  y  bien  equipado  laboratorio,  completo  con  fachada  de   cristal  gabinetes  y  mostradores,  estaciones  para  la  preparación  de  compuestos,   refrigerador.  .  .  y  mantenía  el  mismo  número  de  mesas,  y  sobre  ellas  yacían   vampiros.   La  diferencia  era  que  estos  vampiros  todavía  sobrevivían,  por  lo  menos  por  ahora.   La  mirada  de  Claire  barrió  abajo  de  la  línea,  y  se  fijo  en  un  rubio  pelo  despeinado.  -­‐‑ ¡No!  -­‐‑Le  gritó  a  Eve,  y  los  dos  corrieron  hacia  adelante.  .  .  y  luego  tuvieron  que   parar,  ya  que  dos  guardias  salieron  a  su  paso.  Estos  fueron  los  agentes  de  policía,     de  Morganville  con  sus  uniformes  azules,  y  con  los  pasadores  de  la  Fundación  de  la   Luz  relucientes  en  sus  cuellos.  Claire  reconoció  a  uno  de  ellos,  la  Oficial  Halling,  la   mujer  que  había  encontrado  el  cuerpo  de  el  muerto  en  la  Casa  de  Cristal.   La  Oficial  Halling  desabrochó  la  pistolera  y  puso  su  mano  en  la  culata  de  su  arma.   Eve  no  dudó,  ella  se  lanzó  hacia  adelante  con  la  Taser,  pero  desafortunadamente   para  ella,  la  pareja  de  Halling  fue  rápido,  y  él  agarró  a  Eve  por  el  brazo  y  tiró  con   fuerza,  obligándola  a  ella  a  tirar  el  Taser  y    caer  y  rodar  por  el  suelo.  Halling   desestimó  a  Eve,  y    centró  su  mirada  fría  sobre  Claire.   Claire  sacó  el  bisturí  de  la  funda  de  cartón,  pero  ella  no  atacó.  En  su  lugar,  corrió  en   la  dirección  opuesta,  a  la  última  cama  en  el  extremo.  Había  visto  una  cara  conocida   allí,  también.  Oliver.   Estaba  atado  abajo  con  una  especie  de  cincha  revestida  de  plata  en  los  brazos  y   piernas,  y  había  una  aguja  intravenosa  en  el  brazo,  enterrado  en  una  gruesa  y   viscosa,  vena,  azul.  Su  piel  parecía  tiza,  pero  debajo  sus  brazos  se  veían  enjuto  y   fuertes,  y  su  pecho  grueso  y  musculoso.   Tenía  los  ojos  abiertos.  Levantó  la  cabeza  para  mirarla,  y  sus  ojos  eran  feroces,  en   inquietante  tono  de  rojo.  Él  no  dijo  nada.  

Claire  arrancó  la  intravenosa  de  su  brazo  y  tomó  un  bisturí  para  cortar  las  correas   que  lo  sostenían.  Era  difícil  y  perdía  el  filo  bastante  rápido,  pero  se  las  arregló  para   conseguir  una  mano  libre.   Oliver  hizo  el  resto.  Rodó  hacia  un  lado  y  arrancó  las  bandas  de  plata  hasta  que   fueron  destrozadas,  a  pesar  de  que  se  quemó  y  se  cortó  los  dedos,  y  luego  se  sentó   a  desgarrar  el  material  que  sostenía  sus  tobillos.   Un  disparo  rompió  el  vidrio  en  un  mostrador    más  allá  de  Claire,  y  se  veía  a    Halling   apuntando  de  nuevo.  Esta  vez  no  iba  a  disparar  un  disparo  de  advertencia.   -­‐‑¡Alto!  -­‐‑Gritó  Halling.  -­‐‑¡Suelta  el  cuchillo!-­‐‑   Claire  lo  hizo,  y  dio  en  el  suelo  de  baldosas  con  un  ruido  musical,  pero  Halling   estaba  apuntando  al  blanco  equivocado.  Tal  vez  ella  había  pensado  que  a  Oliver   le  tomaría    tiempo  liberarse,  o  para  recuperarse,  pero  estaba  equivocada.   Totalmente  equivocada.   Oliver  salió  de  la  mesa  a  una  velocidad  vertiginosa  y  se  detuvo  con    el  brazo  de  la   pistola  en  una  mano  y  la  otra  en  la  garganta.  Claire  cerró  los  ojos,  porque  ella  no   quería  ver,  pero  ella  oyó  el  chasquido  de  los  huesos  y  su  ruptura.  .  .  y  cuando  ella   fue  capaz  de  mirar  de  nuevo,  Halling  estaba  hacia  abajo  en  el  suelo.  No  estaba   muerta,  era  sorprendente,  pero  su  brazo  estaba  en  su  totalidad  en  un  ángulo   equivocado,  cerca  de  su  pecho.  Parecía  desorientada  por  la  sorpresa.   Sin  una  pausa,  Oliver  se  volvió  hacia  el  otro  policía,  quien  sostenía  a  Eve  abajo.  Se   volvió  hacia  los  lados,  en  un  elegante  y  extrañamente  anticuado  movimiento,  con  la   pistola    confiscada  a  Halling  ,  y  le  dijo:  -­‐‑Yo  no  ofrezco  segundas  oportunidades.  Es   su  primera  y  única  advertencia.  Suelta  el  arma  ahora  y  dejar  ir  a  la  chica.  -­‐‑Era  casi   como  si  él  estuviera  en  un.  .  .  duelo.  Incluso  puso  su  brazo  izquierdo  detrás  de  la   espalda,  torcido  en  el  codo.   Y  luego  fue  un  duelo,  porque  el  policía  dejo  caer  a  Eve,  estaba  recto,  y  sacó  su   propia  arma.  Fue  un  empate  rápido,  tan  rápido  como  Claire  nunca  antes  había  visto   fuera  de  una  vieja  película  del  oeste.  .  .  pero  era  millas  demasiado  lento,  incluso   entonces.   Oliver  no  se  esforzó,  pero  antes  de  que  el  arma  del  hombre  estaba  a  mitad  de   camino  arriba,  Oliver  trajo  su  propia  arma    arriba,  la  niveló,  apuntó  y  disparó.   El  otro  hombre  cayo  al  suelo.   Oliver  mantuvo  la  postura  durante  un  largo  segundo,  mirando  al  hombre  para   asegurarse  de  que  no  se  levantaba,  y  luego    de  liberada  la  tensión,  tropezó  hacia  los   lados.  Se  estrelló  contra  la  cama  de  otro  vampiro  se  agarró    para  intentar  ayudarse,   pero  no  podía  mantenerse  en  pie.  Se  deslizó  de  rodillas,  enredado  en  las  sábanas,  y   mientras  Claire  miraba  con  horror,  empezó  a  convulsionar.   -­‐‑¡Oliver!-­‐‑Ella  se  dejó  caer  a  su  lado  en  cuclillas,  sin  saber  que  hacer,  o  si  ella  podía   hacer  algo.  -­‐‑Oliver,  ¿me  oyes?  ¡Oliver!  -­‐‑   Duro  mucho  tiempo,  pero  por  fin  se  relajó.  -­‐‑Te  escucho,  -­‐‑dijo.  Su  voz  sonaba  cruda   y  extraña,  y  sonaba.  .  .  miedo.  Abrió  los  ojos  y  luego,  ya  no  eran  ojos  rojos  de   vampiro  más.   Eran  una  llanura,  marrón  corriente.  Su  piel  había  tomado  un  extraño  brillo,  como  si   estuviera  cambiando  de  colores.    -­‐‑Debes  pararlos,  Claire.  No  dejes  que  nos   destruyan  a  todos  nosotros…..-­‐‑Se  detuvo  y  dejó  escapar  un  grito  de  dolor,  dolor   real,  y  extendió  su  mano.  Ella  no  lo  pensó  dos  veces,  incluso  teniendo  en  cuenta  lo   que  acababa  de  ver  que  el  había  hecho.  Ella  le  cogió  los  dedos  y  se  los  mantuvo,  lo   sintió  temblar  como  si  fueran  a  separarse.  Su  mano  se  cerró  sobre  la  de  ella  con    

resistencia  a  la  compresión,  pero  era  sólo  la  fuerza  humana  ahora,  no  fuerza  de   vampiro.   Su  piel  brillaba  por  debajo,  como  si  algo  estuviera  ardiendo  dentro  de  él.  O,  como  si   algo  se  quemaba  fuera  de  él.  Lo  que  le  estaba  pasando,  fue  doloroso.  Sus   respiraciones  sonaban  torturadas  y  estrangulada,  y  su  pulso.  .  .   ¿Su  pulso?  ¿Respiraciones?   Los  ojos  de  Claire  se  abrieron.   Oliver  estaba,  ante  sus  ojos,  volviéndose  humano.  Y  sabía,  de  alguna  manera,  que   esta  era  la  última  cosa  que  querría.   -­‐‑No,-­‐‑dijo,    y  salió  de  él  como  un  gruñido,  un    gruñido  primitivo  y  furioso.  Sus   convulsiones  sacudieron  su  espalda  en  un  apretado  arco,  y  Claire  jadeó  y  tuvo  que   tirar  de  su  mano  libre  mientras  su  agarre  creció  más  y  más  fuerte  en  torno  a  ella.  -­‐‑ ¡No!  ¡No  lo  haré!  -­‐‑   Era  casi  un  canto  o  una  oración,  pero  no  podía  imaginar  a  Dios  escuchando  a  un   salvaje,  enojado.  La  rabia  que  lo  impulsaba  parecía  totalmente  fuera  del  alcance  de   cualquier  cuerpo  humano  para  crear,  mucho  menos  contener.   Y  de  repente,  la  luz  dentro  de  él  murió,  dejando  su  piel,  tiza,  blanca  y  translúcida  de   nuevo,  como  si  estuviera  hecho  de  leche,  un  vaso  vacío.   Dejó  escapar  un  suspiro,  y  sus  músculos  se  relajaron.  Sus  ojos  marrón,  con   sufrimiento  se  cerraron.   Estaba  aterrorizada  de  tocarlo,  pero  ella  puso  sus  dedos  en  su  muñeca.   Silencio.  No  había  pulso.  No  ascenso  y  caída  de  su  pecho.   Pero  él  no  parecía  tan  muerto  como  los  cadáveres  en  la  morgue  en  el  otro  lado  del   edificio.  Todavía  no,  de  todos  modos.  Se  veía  comatoso.  Suspendido  entre  la  vida  y   la  muerte,  vampiro  y  humano.   Se  supone  que  tendría  que  caer  en  un  sentido  o  en  el  otro.   Claire  lo  arrastró  a  una  posición  más  cómoda,  más  para  ella  misma  que    para  él,  en   realidad  y    corrió  al  otro  lado  del  laboratorio.   Había  manuales  ahí,  productos  químicos,  filas  de  bolsas  de  suero,  listas  de  control   y  protocolos.   Ella  agarró  el  manual  de  protocolo  y  febrilmente  deslizó  su  dedo  abajo  a  la  tabla  de   contenido.  Resultados.   En  la  sección  había  una  mesa  seca,  clínica  de  los  resultados.   Setenta  y  tres  por  ciento  de    muertes  promedio,  lo  que  Claire  ya  sabía.  Pero,   curiosamente,  sólo  un  veinte  por  ciento  conseguían  la  conversión  humana  plana.   Lo  cual  dejaba  un  siete  por  ciento.  .  .  ¿REV?  El  código  no  significa  nada  para  ella,     exploró  las  filas  de  leyendas  hasta  que  encontró  el  significado.   REV  significa  Revertidos.   Siete  por  ciento  de  los  tratados  con  la  cura  volvían  a  ser  vampiro.   La  línea  fue  marcada  con  un  símbolo  de  nota  al  pie  y  escudriñó  para  leerlo.   Resolución  inmediata  de  todos  los  sujetos  REV  utilizando  Protocolo  D.   Protocolo  D,  Claire  descubrió,  tenía  una  ilustración  de  uno  de  los  de  la  Fundación   con  unas  estacas  especiales    llenas  de  '  plata  líquida”  que  sumergieron  en    el  pecho   del  vampiro,  luego  se  retiraba  para  liberar  el  líquido.   En  otras  palabras,  se  sacrificaron  los  vampiros  que  sobrevivieron  su  curación  y  se   quedaron    vampiro.   Claire  dejó  escapar  una  respiración  lenta  y  temblorosa.  Se  sentía  entumecida,  por   lo  leído…se  había  preguntado  antes  si  estaba  en  el  lado  correcto,  ahora  no  lo  hizo.   Sí,  Amelie  era  el  diablo  ella  lo  sabía,  pero  Fallon  era  mucho,  mucho  peor.  

Mientras  estaba  cerrando  el  libro,  una  palabra  le  llamó  la  atención,  y  ella   volvió  de  nuevo  a  él.   En  la  última  sección  se  marcó  Agente  Contenedor.   Hubo  un  capítulo  entero,  y  ella  se  deslizó  lo  más  rápido  posible,  rastrillando  su   mirada  por  las  gruesas  columnas  de  explicaciones  escritas  secamente.   El  antídoto  fue  diseñado  para  detener  el  proceso  de  la  cura.   Originalmente  se  había  desarrollado  para    que  pudieran  estudiar  los  efectos   mientras  ocurría  el  proceso  como  parte  de  sus  experimentos  en  vivo,  y  Claire   realmente  no  quería  pensar  demasiado  en  eso.  Encontró  una  anotación  escrita  a   mano  a  un  lado.   COMB  733118.   Era  una  combinación,  por  lo  que  tenía  que  haber  una  caja  fuerte.  En  algún  lugar,   tenía  que  haber  una  caja  fuerte.  .  .   Vio,  finalmente,  medio  oculto  bajo  el  mostrador  gris  un  pequeño  teclado  digital.   Ella  cayó  de  rodillas  delante  de  el  mismo  y  marco  los  números.  733118.   La  almohadilla  sonó,  y  la  puerta  se  abrió.   Pero  no  había  nada  en  su  interior.  Nada  en  absoluto.   -­‐‑¡No!-­‐‑Gritó  en  voz  alta  y  golpeó  con  su  mano  sobre  ella  con  toda  la  angustia  en  su   interior.  Podía  oír  los  gritos  procedentes  de  los  vampiros  en  las  otras  camas,  y  ella   podía  oír  a  Eve  gritando  su  nombre  con  desesperación  frenética.   Si  aún  existía  el  antídoto,  lo  habían  movido.  No  había  nada  aquí.  No  hay  nada  para   revertir  los  efectos  de  la  cura  de  Fallon.  El  lo  había  escondido  en  algún  lugar  pero   no  podía  encontrarlo.   No  en  el  momento.   Por  un  instante,  Claire  pensó  que  no  podía  hacerlo.  .  .  simplemente  no  podía   levantarse.  No  podía  subirse  a  encontrarse  con  otro  reto,  enfrentar  más  dolor.  Ella   sólo  quería  acostarse,  acurrucarse,  poner  sus  manos  sobre  sus  oídos  y  esconderse,   sólo  esta  vez.  Se  había  enfrentado  a  todo,  de  la  forma  más  directa  que  podía.  Había   luchado,  planificado  y  probado.   Pero  esa  caja  fuerte  estaba  abierta,  eso  era  el  fin  de  todos  sus  planes.  Todas  sus   esperanzas.   Y  ahora  no  quedaba  nada  más  que  aferrarse  a  Eve,  y  Michael,  mientras  todo  se   venía  abajo.   Te  necesito,  pensó.  Shane,  por  favor,  te  necesito,  por  favor,  por  favor.  .  .   Pero  ella  sabía  en  su  corazón  que  no  podía  estar  aquí.  No  esta  vez.   Cuando  se  volvió  para  centrarse  en  Eve  y  Michael  se  dio  cuenta  que  Eve  no  había   ido  al  lado  de  Michael.  Estaba  de  pie,  con  su  espalda  apoyada  contra  la  pared  del   fondo.  .  .  viendo  a  los  vampiros  con  ojos  frenéticos,  horrorizados.  Con  Náuseas.   Doblándose.   Ella  trató  de  acercarse,  pero  vaciló  y  retrocedió  de  nuevo,  cubriendo  su  rostro.   ¡Mírale!-­‐‑Eve  gritó  a  Claire.  -­‐‑¡Ayúdalo!  -­‐‑Señaló  la  aguja  intravenosa,  y  Claire  dio  un   tirón  liberándola,  pero  ella  sabía  ,  por  el    calizo  resplandor  de  su  piel,  que  ya  era   demasiado  tarde.  Tenía  los  ojos  cerrado,  y  él  no  estaba  respondiendo.   Eve  estaba  llorando,  ella  golpeó  su  palma  en  la  pared  duro,  una  y  otra  vez.    Intentó   de  nuevo  llegar  a  él,  pero  lo  que  sea  que  le  habían  introducido  en  su  sangre  la   ponía  enferma,  físicamente  enferma,  cuanto  más  se  acercaba.  -­‐‑¡Vamos,  eres  el   cerebro,    eres    inteligente,    puedes  arreglarlo  todo,  ¡haz  algo!  -­‐‑El  horror  y  la   angustia  en  su  amiga  amenazaron  con  derribar  el  entumecimiento  de  sorpresa  de   Claire,  ella  cerró  los  ojos  para  bloquearlo.  -­‐‑¡Haz  algo,  Claire!  -­‐‑  

Y  entonces  Michael  gritó.  Era  un  sonido  desgarrador  que  sacó  a  Claire  de  su  shock   y  le  apuñaló  en  el  corazón,    sus  ojos  se  abrieron  por  su  propia  voluntad,  fijos  y   tensos,  el  sufrimiento  reflejado  en  su  cara,  su  rostro  radiante,  en  la  brillante,  y         parpadeante    luz  de  deslizamiento  bajo  su  piel,  trazando  las  venas  y  arterias,   centrándose  en  su  corazón.  .  .   Y  a  pesar  de  su  dolor,  de  la  droga,  de  todo  lo  que  habían  hecho  para  hacerla   detestar  y  temer  a  la  vista  de  un  vampiro,  Eve  se  empujó  a  sí  misma  despegando  su   cuerpo  de  la  pared  y  se  lanzó  hacia  adelante  para  agarrar  la  mano  de  él  en    la  de   ella.  Tenía  náuseas  y  temblores,  pero  tristemente  aguantó,  incluso  aunque  cada   fibra  de  su  cuerpo  estaba  tratando  de  hacerla  huir.   Michael  estaba  respirando  en  profundas  bocanadas  agónicas  y  Claire  podía  ver  el   pulso  golpeando  duro  en  la  vena  de  su  cuello.    Los  ojos  muy  abiertos,  tan  azul,  azul   como  el  cielo  de  Texas,  y  fue  mirando  en  silencio  a  Eve,  temblando  y  temblando  y   mirando.  .  .   -­‐‑Vive,  -­‐‑dijo  Claire.  Ella  susurró  en  voz  baja,  un  canto,  una  oración,  una  súplica   desesperada.  -­‐‑¡Vive,  vive,  vive!-­‐‑   Y  entonces  la  luz  en  él  salió,  y  Michael  se  quedó  completamente,  completamente   inmóvil.                                                                

                                                                                                                                                     DIEZ         Está  muerto,  Claire  pensó  aturdida.  Yo  lo  maté.  Era  un  pensamiento  incoherente,  y   tenía  un  sonido  a  la  misma  como  cenizas  que  caen,  un  sabor  amargo  como  el  ácido   en  la  parte  posterior  de  su  garganta.  Yo  lo  maté.  Ella  no  tenía  la  culpa,  pero  se   sentía  de  esa  manera.  Tendría  que  haber  sido  más  rápida.  Mejor.  Más  fuerte.   Tendría  que  haber  parado  que  todo  esto  suceda.  Pero  ella  no  lo  hizo,  y  ahora   Michael  estaba  muerto.   Eve  la  miraba  como  si  ella  no  se  hubiera  dado  cuenta  de  la  verdad,  como  si   de  alguna  manera  todo  seguiría  saliendo  bien.  -­‐‑¿Michael?,  -­‐‑preguntó.   Sus  ojos  seguían  abiertos.  -­‐‑¿Michael?-­‐‑El  horror  pesaba  en  su  voz,  arrastrado  un   susurro  desigual  bajo.  -­‐‑Por  favor,  mírame.  Yo  te  amo,  por  favor  mírame,  por  favor.  -­‐‑   Los  ojos  de  Claire  se  llenaron  de  lágrimas  ahora,  y  la  visión  de  su  cara  se  convirtió   en  un  baño  de  color  rosa  pálido,  azul  para  sus  ojos,  el  oro  de  su  pelo.  Ella  parpadeó,   y  las  lágrimas  se  deslizaron  calientes  por  su  cara,  caliente  como  la  sangre.  Ella  puso   su  mano  en  el  brazo.   No  debe  sentirse  así,  pensó,  tan  cerca  de  su  propia    temperatura  de  la  piel.  Tanto   como  si  él  todavía  estuviera  vivo.   Y  luego  sus  dedos  sintieron  un  pequeño  susurro  de  un  pulso.   No,  me  imaginé  eso.  No  podía  tener.  .  .  no  podía.  .  .   Otro  latido.  Luego  otro.  No  era  su  pulso.   Era  el  suyo.   -­‐‑Michael,  tienes  que  mirarme,  -­‐‑Eve  estaba  diciendo  entre  lágrimas.  Se  veía  pálida  y   enferma,  frente  a  lo  que  era,  para  ella,  el  fin  del  mundo.  -­‐‑No  me  puedes  dejar,  no     puedes,  me  lo  prometió.  .  .  -­‐‑   Él  respiró.   Eve  dejó  escapar  un  grito  ahogado  y  cayó  sobre  su  pecho  para  darle  un  beso.  Era,   pensó  Claire,  quizás  un  poco  prematuro  para  eso,  porque  parecía  demasiado   aturdido  para  comprender  lo  que  estaba  sucediendo.  .  .  y  luego  todo  eso  cambió,  y   la  besó  de  nuevo,  realmente  besarla,  y  su  piel  estaba  adquiriendo  un  tono  de  piel   que  no  era  demasiado  oscuro  a  la  de  antes,  pero  de  alguna  manera  mucho  más   viva.  Le  faltaba  la  respiración  cuando  se  separaron,  pero  sonriente,  y  había  colores   en  su  mejillas  y  labios.   Golpeó  a  Claire  que  ella  nunca  lo  había  visto  con  vida  antes.  En  realidad,  no  al  cien   por  cien  con  vida,  de  todos  modos.  Daba  la  impresión  de  que  se  parecía  a  como  era   cuando  lo  conoció  primero,  pero  en  esta  ocasión.  .  .  esta  vez,  era  simple  y   sencillamente  sólo  humano.   Lo  era.  .  .  No  quería  llamarlo  un  milagro,  pero  eso  es  lo  que  era.  Un  milagro.   Ella  se  acercó  lentamente,  él  seguía  atado  a  la  mesa,  y  se  esforzaba  por  liberarse.   Claire  se  secó  las  lágrimas,  se  encargo    ella  misma,  y  cortó  rápidamente    la  cinta  en   la  muñeca  izquierda  y  luego  el  tobillo  izquierdo.  En  el  momento  en  que  ella  llegó  a   su  mano  derecha,  tuvo  que    forzar  suavemente  pero  con  firmeza  a  Eve  para   apartarla  mientras  lo  liberaba  completamente.  .  .  y  luego  fue  él  quien  la  empujó   dejándola    fuera  cuando  se  abalanzó  sobre  Eve  y  la  envolvió  en  un  abrazo  tan   completo  que  era  como  si    nunca  la  hubiera  abrazado  antes.   Lo  cual,  Claire  supuso,  no  lo  había  hecho.  No    así.   -­‐‑¿Puedes  sentirlo?,  -­‐‑le  preguntó  Eve.  Estaba  llorando.  Michael  estaba  llorando,  

las  lágrimas    inundaban  su  rostro.  Se  limpió,  pero  no  era  capaz  de  contener  la   marea.  -­‐‑Mi  corazón.  Está  latiendo.-­‐‑   -­‐‑Lo  siento,-­‐‑dijo  Eve,  y  le  apretó  la  mano  contra  su  pecho.   -­‐‑Oh,  Dios,  Michael,  yo…yo,  probablemente  debería  decir  algo  sarcástico  en  este   momento,  pero  yo….-­‐‑   Él  le  cogió  la  mano,  se  la  llevó  a  los  labios  y  la  besó.  Entonces  él  la  besó  de  nuevo,   un  largo  y  profundo  beso  que  dijo  más  que  mil  palabras  de  lo  que  jamás  pudo   acerca  de  cómo  se  sentía.  La  forma  en  que  ambos  se  sentían.   “Milagro”,  Fallon  lo  había  llamado.  Y  en  el  caso  de  Michael  había  salido  bien,   porque  Michael  Glass,  que  había  estado  varios  tonos  de  muertos  desde  que  Claire   lo  había  conocido,  era  ahora    mismo  de  nuevo.  Humano.  Vital.  Vivo.   Y,  Claire  pensó  con  un  escalofrío,  vulnerable.   Ella  se  alejó  de  ellos,  y  la  golpeó  con  un  horror  impresionante  saber  que  la  mayoría   de  los  vampiros  que  luchaban  en  contra  de  sus    orígenes  en  este  momento   alrededor  de  ella,  brillando  desde  el  interior  con  la  medicina  de  Fallon  haciendo    su   trabajo.  .  .  la  mayoría  de  ellos  no  lo  lograría.   Y  no  había  nada  que  pudiera  hacer  al  respecto.   Claire  canalizo  su  ansiedad,  y  frustración  y  se  puso  en  acción.  Ella  empujó  a   Michael  y  Eve  de  su  propio  mundo  privado  y  los  puso  a  trabajar  en  la  movilización   de  los  trabajadores  de  laboratorio,  que  estaban  empezando  a  despertar.   Arrastró  los  dos  agentes  de  policía  a  un  lado,  y    cubrió  a  el  muerto  que  Oliver  le   había  disparado.  Halling  escupía  con  furia,  pero  Claire  no  escuchó  lo  que  estaba   diciendo.  Sólo  la  haría  enojar,  y  ella  se  sentía  bastante  mal.   Cuando  ya  no  había  nada  que  hacer,  se  puso  en  cuclillas  junto  a  la  encargada  del   laboratorio  que  estaba  empezando  a  despertar,  y  la  ayudó  con  el  roce  de  nudillos   sobre  su  esternón.  Eso  me  dolió,  Claire  recordaba.   Y  despertó  la  mujer  rápidamente.   No  pasó  mucho  tiempo  a  la  mujer  para  adaptarse  a  la  nueva  situación.   Se  dio  cuenta  de  que  estaba  atada,  y  que  Claire,  Eve  y  Michael  fueron  los  únicos  de   pie.  No  era  una  mujer  estúpida,  el  miedo  se  dibujó  en  su  rostro  antes  de  que  ella  lo   ocultara  bajo  una  máscara  de    distancia  profesional.  -­‐‑Desátame,  -­‐‑le  ordenó.   -­‐‑Bésame  el  culo  señorita  Mengele,  -­‐‑dijo  Eva.  -­‐‑No  soy  tan  estúpida.-­‐‑   Los  ojos  de  la  mujer  se  fijaron  en  Michael,  y  se  veía.  .  .  eufórica.   -­‐‑Usted  lo  hizo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Sabía  que  lo  harías,  Michael.-­‐‑   -­‐‑¿Me  conoces?,  -­‐‑Preguntó  Michael.  No  sonreía.   -­‐‑¡Por  supuesto  que  sí!  Soy  un  gran  fan  de  su  música.  Soy  Amanda.  Yo  trabajo  en  el   hospital.-­‐‑   Él  parpadeó.  -­‐‑Pero  usted  puso  veneno  en  mi  brazo.-­‐‑   -­‐‑¡Para  salvarte!-­‐‑   Abrió  la  boca,  y  luego  miró  confundido  y  extrañamente  avergonzado,  y  Claire  se   dio  cuenta  de  que  estaba  tratando  de  mostrar  los  colmillos  que    ya  no  tenía.  Bueno,   eso  fue  raro.  -­‐‑¿Qué  pasa  con  ellos?-­‐‑El  señalando  a  los  otros.  Algunos  no  se  habían   sometido  todavía.  Algunos  todavía  estaban  luchando.   Sus  ojos  parpadearon  hacia  ellos,  luego  regresó  rápidamente  a  centrarse  sobre  él.     -­‐‑Es  mejor  morir  que  vivir  en  ese  infierno,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Estamos  salvando  a  la  gente.   Personas.  No  monstruos.-­‐‑   -­‐‑El  antídoto,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Dime  dónde  está.-­‐‑   -­‐‑¿No  sé  de  qué  estás  hablando?,  -­‐‑dijo  Amanda,  pero  su  cara  redonda  no  fue  hecha   para  mentir.  -­‐‑¿Qué  antídoto?-­‐‑  

-­‐‑El  que  solía  estar  encerrado  en  la  caja  fuerte  y  ya  no  está.-­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑¿Dónde  está   ahora?-­‐‑   -­‐‑No  tengo  idea.-­‐‑   -­‐‑No  juega  al  póker,    Mandy,  -­‐‑dijo  Eve,  -­‐‑porque  usted  apesta.  ¿Quién  lo  tiene?-­‐‑   Amanda  puso  su  boca  en  una  línea  plana,  terca  y  le  devolvió  la  mirada.  Oh,  no  le   gustaba  Eve  en  absoluto.  Qué  se  contrastó  agudamente  con  la  forma  de  adoración   con  que  ella  miró  a  Michael.   Claire  se  levantó  y  agarró  a  sus  amigos.  Ella  les  arrastró  un  poco  y  bajó  la  voz.  -­‐‑Ella   tiene  una  fijación  enorme    contigo,  Michael.  Eve,    está  celosa  de  ti.  Así  que   retrocede  y  deja  que  Michael  con  su  encanto  le  saque  la  información  a  ella.-­‐‑   Michael  parecía  un  poco  enfermo.  -­‐‑¿Tengo  que  hacerlo?-­‐‑   -­‐‑La  gente  está  muriendo.  ¿No  crees?  -­‐‑   Hizo  una  mueca,  asintió  con  la  cabeza  y  dijo:  -­‐‑Vayan  a  hacer  otra  cosa.  Yo  no   necesito  que  ustedes  me  miren.  Me  siento  bastante  malo  ya.  –Claire  sabía  que   estaba  pensando  en  el  hecho  de  que  había  sobrevivido  el  proceso  que  tantos.  .  .     muchos  que  no  iban  a  sobrevivir.  O  tal  vez  estaba  odiando  la  necesidad    de  ser   alguien  encantador  que  no  veía  nada  malo  en  matar  o  curar.   Pero  ella  tomó  del  brazo  a  Eve  y  le  dijo:  -­‐‑Chequea  a  Oliver.-­‐‑   Los  ojos  de  Eve  se  desviaron.  –Claire,  yo  no  puedo.  Ni  siquiera  puedo  ir  cerca  de  él.-­‐‑   -­‐‑Acabas  de  ir  donde  Michael-­‐‑   -­‐‑Eso  es  diferente.  El  estaba  cambiando.-­‐‑   -­‐‑Así    esta  Oliver,-­‐‑Claire  replicó.  -­‐‑¡Sólo  tienes  que  ir!-­‐‑   Claire  fue  a  ver  a  los  demás.  La  mitad  ya  se  habían  ido,  su  luz  extinguida,  su  piel   pálida  y  el  dejó  calcáreo  extrañamente  duro  al  tacto,  como  si  se  hubieran   convertido  en  cenizas.  Estaban,  sin  duda,  muertos.   Otras  dos  personas,  además  de  Michael  habían  hecho  la  transición  de  regreso  a   humanos  y  fueron  tragando  respiraciones  convulsivas,  mirando  aterrados   y  salvaje,  como  si  se  estuvieran  ahogando  en  un  mar  de  aire.  Uno  lloraba,   y  parecía  que  las  lágrimas  eran  de  alegría.  Los  otros  dos,  sin  embargo.  .  .  ellos   parecía  perdidos  y  horrorizados.  Claire  suponía  que  después  de  tantos  años,   cientos,  tal  vez  de  existencia  como  vampiro,  siendo  sumidos  de  nuevo  en  la   mortalidad  deben  de  haberlo  sentido  mucho  más  como  un  castigo  que  una   salvación.   Una  mujer  se  había  asentado  en  el  estado  en  que  Oliver  había  sido,  más  un  estado   de  coma  que    una  recuperación  o  una  disminución.  Su  piel  se  había  convertido   calcárea,  pero  aún  así  seguía  siendo  flexible  al  tacto,  y  ella  no  tenia  la  caída  en  la   mirada  de  los  que  no  habían  completado  el  proceso.  Los  Revs,  pensó  Claire.  La   señorita  Amanda  habría  sido  feliz  con  la  eutanasia,  por  su  propio  bien.  El   pensamiento  le  hizo  mal,  pensando  en  Oliver  y  esta  mujer  sin  nombre  acostados   indefensos,  atrapados,  incapaz  de  defenderse.   Eve  volvió  con  ella,  mirando  sonrojada  y  asustada.  -­‐‑Él  no  esta  respirando,  pero  no   está  muerto,  tampoco,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  puedo  estar  demasiado  cerca,  Claire,  me  hace…-­‐‑ Ella  tragó  saliva.  –Tengo  la  esperanza  que  esto  es  sólo  la  sangre  dopada  que  me   dieron,  ¿verdad?  ¿No…no  es  permanente?  -­‐‑   -­‐‑No  lo  creo,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Anderson  dijo  que  el  tratamiento  tenía  que  ser  repetido   un  montón  de  veces,  así  que  creo  que  vas  a  estar  bien.-­‐‑  Se  abrazó  a  Eve,  impulsiva,   y  Eve  respiró  temblorosa   -­‐‑Gracias,  -­‐‑susurró.  -­‐‑No  sé  lo  que  habría  pasado  si  tu  no  vienes-­‐‑   -­‐‑Nada  de  eso.  Nos  salvamos  unos  a  otros,  ¿no?  Es  lo  que  hacemos.  -­‐‑  

-­‐‑Es  lo  que  hacemos.-­‐‑Eve  dio  un  paso  atrás  y  le  ofreció  el  puño,  que  chocaron  entre   ellas,  porque  sí.   El  momento  de  paz  se  desvaneció,  sin  embargo,  cuando  Claire  miró  de  nuevo  a  la   quieta,  mujer  silenciosa  tumbada    sobre  la  losa.  -­‐‑Yo  no  la  conozco,  ¿verdad?-­‐‑   -­‐‑Ayesha,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Ella  estaba  bien.  Creo  que  era  una  abogado.  La  usé  para  hacer   un  montón  de  chistes  de  abogados  chupasangre.  No  es  tan  gracioso  ahora,   supongo.   La  mujer  era  muy  pequeña,  tal  vez  un  metro  cincuenta  de  altura  y  tenía  una  figura   redondeada  perfectamente  proporcionada  para  su  estatura.  Bella,  también,   con  apariencia  saludable  de  su  piel,  en  la  vida  humana  debió  de    tener  origen   africano,  llevaba  el  pelo  recogido  en  un  abundante  corte  Afro,  retenido  con  una   banda  de  colores.  Una  persona  real,  Claire  pensó.  Una  persona  real,  atrapada  entre   la  vida  y  la  muerte.  Eran  todos  personas  reales.  Eso  era  lo  que  no  parecían  Fallon  y   su  equipo  entender.  .  .  el  costo  de  lo  que  estaban  haciendo.  La  historia  que  estaban   destruyendo.   Claire  tomó  la  mano  de  la  mujer  por  un  momento.  Se  sentía  fría  y  no  responde.   Michael  regresó  a  los  pocos  minutos,  y  cuando  levantó  la  vista  ella  perdió  el   equilibrio  por  el  color  de  su  piel,  y  el  rubor  en  las  mejillas  y  en  los  labios.  Tenía  el   aspecto  de  un  hombre  joven  que  había  estado  lejos  del  sol  durante  mucho  tiempo,   pero  era  sin  duda,  inequívocamente  humano.   Todavía  parecía  imposible.   -­‐‑Ella  no  sabe  dónde  está  el  antídoto,  -­‐‑dijo.   -­‐‑¿Estás  seguro?-­‐‑   -­‐‑Positivo.  -­‐‑Él  no  dijo  cómo  lo  sabía,  que  era  probablemente    lo  mejor  para  todos.  -­‐‑ ¿Cómo  esta  Ayesha?-­‐‑   -­‐‑No  lo  sé.  No  está  muerta,  supongo.  Al  igual  que  Oliver.  Pero  no  vive,  como  tú.  -­‐‑   Él  asintió  con  la  cabeza  lentamente,  mirando  a  la  mujer  vampiro  con  un  ligero   fruncimiento  entre  sus  cejas.  -­‐‑Tenemos  que  sacarlos  de  aquí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ella  y  Oliver,  de   todos  modos.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  pasa  con  los  otros,  los  que,  ya  sabes,  los  que  volvieron  de  nuevo  a  ser   humanos?  -­‐‑Eve  señaló  vagamente  hacia  los  otros  tres  sobrevivientes,  que   todavía  estaban  tratando  de  acostumbrarse  a  respirar  para  vivir.  -­‐‑¿No  deberíamos   llevarlos,  también?  -­‐‑   -­‐‑Fallon  no  les  hará  daño.  Son  sus  historias  de  éxito.  –Michael  negó  con  la  cabeza,   todavía  con  el  ceño  fruncido.  -­‐‑Supongo  que  estoy  agradecido  por  lo  que  hizo,  en   cierto  modo.  Quería  volver  a  ser  humano,  pero  tenía  miedo  de  que  no  fuera  a   funcionar  para  mí.  Tenía  miedo  de  perderte,  Eve,  y  yo.  No  podía  soportarlo.-­‐‑   -­‐‑Nunca    me  vas  a  perder,  -­‐‑dijo  Eve.  Parecía  totalmente  segura  de  eso.  -­‐‑Sólo   asegúrate  de  no  perderte.-­‐‑   -­‐‑Lo  prometo,  -­‐‑dijo,  y  la  besó  de  nuevo.   -­‐‑¿Muchachos?-­‐‑Claire  odiaba  hacer  estallar  su  burbuja  privada,  pero  señaló  la  forma   silenciosa  de  Ayesha  que  estaba  sobre  la  mesa.  -­‐‑Si  vamos  a    llevarlos,  será  mejor   que  nos  vayamos.  -­‐‑   -­‐‑Las  mesas  tienen  ruedas,  -­‐‑dijo  Eve.  –Vamos  a  desbloquearlas.  -­‐‑Ella  pisó  una   palanca    metálica  y  empujó,  y  la  mesa  se  deslizó  suavemente  hacia  fuera  algunas   pulgadas  antes  de  que  ella  la  detuviera  con  la  mano.  -­‐‑Vamos  a  necesitar  transporte   una  vez  que  les    tengamos  afuera,  sin  embargo.  Incluso  en  Morganville,   camillas  rodantes  con  vampiros  medio  muertos  a  través  de  las  calles  podría   parecer  un  poco  fuera  de  lo  normal.-­‐‑  

-­‐‑Especialmente  en  el  nuevo  y  mejorado  Morganville,-­‐‑estuvo  de  acuerdo  Claire.   -­‐‑Michael,  ve  a  reconocer  el  terreno,  a  ver  si  hay  algún  tipo  de  coche  que  podamos   agarrar.  No,  espera.  -­‐‑Ella  vio  a  un  perchero  junto  a  la  puerta.  En  el  colgaba  un  par   de  bolsos.  Ella  corrió    hacía  uno  y  registró  dentro,  buscando  las  llaves.  Encontró    un   conjunto.  Había  un  llavero  con  una  foto  en  el,  y  parecía  que  Amanda  era  realmente   un  gran  fan  de  Michael,  porque    la  foto  era  una  de  las  promocionales  que  el  utilizó   para  sus  conciertos.   En  blanco  y  negro,  eso  la  puso  de  muy  mal  humor.   Ella  le  lanzó  las  llaves,  entonces  casi  se  rió  de  su  expresión  de  asombro  cuando  vio   la  foto.  -­‐‑Hay  que  acostumbrarse  a  ello,  estrella  de  rock.  Espere  hasta  que  seas   famoso  fuera  de  la  ciudad,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Date  prisa.  Estaremos  justo  detrás  de  ti.  -­‐‑   Él  le  besó  el  dorso  de  la  mano  a  Eve,  que  fue    dulce  y,  a  continuación,  se  fue  hacia  la   puerta.  Claire  esperaba  que  no  surgiera  algún  problema,  porque  tenía  miedo  de   que  sus  instintos  humanos  para  la  supervivencia  no  estaban  bastante   desarrollados  todavía.  Seguía  pensando  en  sí  mismo  como  un  vampiro.   Tomaría  tiempo  y  probablemente  una  o  dos  heridas  para  que  desarrollara  la   cautela  que  viene  con  ser  mortal  de  nuevo.   Eve  suspiró.  -­‐‑¿Sabes  lo  mucho  que  odio  que  resultó  bien  para  nosotros  dos?   Porque  ahora,  ahora  ¿Cómo  se  supone    que  me  debo  sentir  al  respecto?  -­‐‑   -­‐‑Piensa  en  Oliver,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Y  Ayesha.  Y  todas  estas  personas  tiradas  en  las   mesas  que  no  lo  consiguieron.  Fallon  esta  perfectamente  bien  con  matar  a  tres   cuartas  partes  o  más  de  las  personas  con  sus  experimentos.  Eso  no  es  aceptable,   aun  cuando  Michael    ha  estado  dentro  de  los  que  han  tenido  suerte.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,  -­‐‑dijo  Eve.  Ella  respiró  hondo,  se  inclinó,  y  rápidamente  sacó  el  tubo  de   intravenosa  de  el  brazo  de  Ayesha  que  inmediatamente  fue  sellado,  que  era   interesante,  y  asintió  con  la  cabeza  a  Claire.  –Tu  agarra  a  Oliver.  Nos  vemos   delante.-­‐‑   -­‐‑¿Puedes  hacer  esto?  ¿Estás  segura?  A  pesar  de  que  ella…-­‐‑Claire  utilizó  el  símbolo     universal  para  los  vampiros,  los  dedos  como  si  fueran  colmillos-­‐‑   Eve  le  dio  una  pálida  sonrisa  rota.   -­‐‑Mientras  yo  no  tenga  que  hacer  nada  más  que  empujar  la  camilla,  -­‐‑ella  dijo.   Claire  le  tomó  la  palabra,  y  se  trasladó  a  hacer  su  parte.  Conseguir  llevar  el  cuerpo   sin  vida  de  Oliver  a  la  cama  era  mucho  más  complicado  de  lo  que  había  pensado.   Ella  finalmente  lo  puso  como  hacen  los  bomberos    llevándolo  sobre  su  hombro  y  se   tambaleó  los  pocos  pasos    logrando  colocarlo  torcidamente  sobre  la  camilla.  No  era   un  trabajo  limpio,  pero  serviría  para  rodar  con  él  por  el  pasillo,  mientras  ella  no   encontrara  demasiados  baches  en  el  camino.   Eve  ya  estaba  rodando  a  Ayesha  hacia  la  puerta.   Al  salir  del  laboratorio,  sin  embargo,  las  cosas  salieron  mal.  Ella  sólo  había   conseguido  pasar  la  segunda  puerta  abierta  con  la  camilla  cuando  las  alarmas   comenzaron    a  sonar  ensordecedoras,  diseñadas  para  paralizar  y  provocar   pánico,  que  sin  duda  tenía  el  segundo  efecto  en  ella,  si  no  el  primero.   El  corazón  le  latía  con  fuerza  mientras  ella  dirigió  a  Oliver  en  la  camilla.    Oyó  la   cerradura  bloqueándose  detrás  de  ella.  Esperaba  que    Eve  hubiera  mantenido  la   puerta  abierta.   Ella  la  había  dejado.  Había  atascado  una  camilla  vacía  en  ella,  y  cuando  Claire  llegó,   sin  aliento,  vio  que  Michael  había  llevado  a  Ayesha  por  las  escaleras  y  fue  a  ponerla   en  el  asiento  trasero  del  coche  que  había  liberado  de  la  rata  de    laboratorio  

Amanda.  -­‐‑Ayúdame,  -­‐‑Claire  jadeó  mientras  agarraba  los  hombros  de  Oliver.  -­‐‑¡No   tenemos  mucho  tiempo!  -­‐‑   Eve  se  limitó  a  sacudir  la  cabeza  y  dio  un  paso  atrás,  tratando  de  controlar  las   náusea  con  ambas  manos  sobre  su  boca.  Claire  se  preguntó  cómo  se  iba  sentir  una   vez  que  viniera  a  meterse  en  el  coche  con  un  par  de  vampiros.   Probablemente  no  sería  agradable.   Michael  volvió  corriendo.  Ella  asintió  con  la  cabeza  hacia  él.  –Coge  las  piernas  de   Oliver,  -­‐‑dijo.  Lo  hizo,  y  la  sábana  se  deslizó  de  Oliver,  revelando  la  piel  cenicienta   demasiado  pálida.   -­‐‑Uh.  .  .  ¿has  notado  que  no  lleva  mucho?  –Michael  le  preguntó.  -­‐‑Por  lo  menos  tengo   que  mantener  mis  pantalones.-­‐‑Había  echado  una  bata  de  laboratorio    sobre  su   pecho  desnudo,  pero  no  encajaba  muy  bien.   Claire  no  se  había  dado  cuenta,  de  hecho,  hasta  ese  momento,  y  aunque  no  era  más     que  un  poco  de  distracción,  ella  ignoró  todo  eso  mientras  llevaba  ese  peso,  el   cuerpo  inerte  de  Oliver  al  coche  y  lo  introdujo  en  el  lado  de  Ayesha.  Se  oyó  un  grito   desde  la  puerta,  y  Claire  miró  hacia  arriba  para  ver  a  uno  de  los  hombres  que  había   estado  en  la  habitación  durante  el  tratamiento  de  Eve,  si  se  podía  llamar  así,  de  pie   en  la  puerta,  tratando  de  forzar  a  su  manera  más  allá  de  las  camillas  vacías   atascadas.  -­‐‑¡Deténganse!,  -­‐‑Gritó.  Ella  vio  la  cara  furiosa  de  la  Dra.  Anderson  detrás   de  la  puerta.  -­‐‑¡Tenemos  que  irnos!  -­‐‑   Michael  puso  el  coche  en  marcha  cuando  Eve  se  montó  en  la  parte  delantera  al  lado   de  él,  no  le  dejó  a  Claire  más  remedio  que  subir  en  el  asiento  trasero  con  los  dos   semidesnudos  comatosos  vampiros.  Trató  de  no  pensar  en  eso,    sobre  los  cuerpos   fríos  y  con  sentimiento  de  muertos  apretados  contra  ella.   Eve  fue  con  arcadas  otra  vez,  lo  cual  era  imposible  evitarlo  para  ella,  y,   potencialmente,  miserable  para  todos  los  demás.   Michael  metió  la  marcha  atrás    sólo  cuando    uno  de  los  ordenanzas,  que  debía  de   haber  recuperado  una  pistola  de  uno  de  los  guardias  caídos,  disparó    un  tiro  sobre   ellos.  Se  rompió  el  parabrisas  formando  grietas  que  dificultaban  la  visión,  con  un   agujero  limpio  de  entrada  en  el  centro,  y  se  tomó  un  segundo  para  ver  si  había   dañado  a  alguien,  Claire  se  preocupo  para  ver  los  daños,  pero  la  bala  le  había   pasado  por  la  parte  de  atrás  sin  golpear  a  nadie.   -­‐‑¡No  puedo  ver!  -­‐‑Gritó  Michael.  Eve,  con  apenas  una  pausa  para  estremecerse,  se   preparó  y  comenzó  a  patear  el  parabrisas  delantero.  En  algún  momento    en  la   confusión  se  había  cambiado    sus  zapatos  del  manicomio  por  un  par  de  botas  de   hombre  demasiado  grandes,    ellas  le  vinieron  muy  bien  ya  que  ella  rompió  todo  el   cristal  delantero,  lo  que  les  dejó  con  un  improvisado  convertible.  -­‐‑¡Claire,  rompe  la   parte  de  atrás!-­‐‑   Eso  fue  mucho  más  difícil,  porque  no  tenía  ninguna  palanca  y  no  había  espacio.   Claire  sintió  por  el  suelo  y  se  encontró  un  bate  de  béisbol  de  un  niño  bajo  sus  pies;   Amanda  debe  haber  tenido  un  hijo  o  hija  en  la  Liga  menor.   Ella  rompió    la  ventana  de  atrás,  hasta  que  estalló  en  un  montón  de  fragmentos.  No   estaba  limpio,  pero  lo  suficientemente  bueno  para  que  Michael  tuviera  visibilidad.   Claire  perdió  su  dominio  sobre  el  bate  mientras  aceleraba  hacia  atrás  y  salió,   golpeó  con  el  borde  pronunciado  del  metal  y  cayo  al  estacionamiento,  cuando   Michael  se  desvió,  cambió  de  marcha  de  nuevo,  y  rugió  a  la  velocidad  máxima  que   el  coche  de  Amanda  pudo.   La  brisa  fresca  se  sentía  bien,  y  se  limpió  parte  del    impacto  en  blanco  de  la  mente   de  Claire.  No  hubo  más  disparos  desde  el  edificio  detrás  de  ellos,  tuvieron  suerte.    

-­‐‑¿A  dónde  vamos?  -­‐‑Preguntó  Claire.  Desafortunadamente,  Michael  preguntó,  al   mismo  tiempo,  lo  que  significaba  que  ninguno  de  ellos  tenía  buenas  ideas.  .  .  y   detrás  de  ellos,  no  más  de  un  par  de  cuadras  atrás,  comenzaron  las  luces  de  la   policía  el  efecto  estroboscópico.  -­‐‑¡Están  detrás  de  nosotros!-­‐‑   -­‐‑Ya  los  veo,-­‐‑dijo  Michael  con  fuerza.  -­‐‑¡Mierda!  -­‐‑   Él  pisó  el  freno  con  tanta  fuerza  que  Claire  que  no  llevaba  cinturón,  por  obvias   razones  tuvo  que  agarrarse  a  su  asiento  trasero  con  un  apretón  de  muerte  para   mantenerse  y  no  ser  catapultada  a  través  de  la  ventana  abierta  del  frente.  Los  dos   vampiros  en  la  parte  de  atrás  con  ella  se  estrellaron  hacia  adelante  como  los   maniquíes  de  los  accidentes  cuando  el  coche  patinó,  los  neumáticos  echaron  humo,   y  con  un  estremecimiento  se  detuvieron.   Shane  estaba  de  pie  en  la  carretera.   Miró  violento,  salvaje  y  loco,  y  sus  ojos  tenían  la  aterradora  sombra  de  oro.  Le   faltaba  una  camisa,  sus  pantalones  estaban  desgarrados  y  ensangrentados,  y   debajo  de  ellos  Claire  pudo  ver  que  había  heridas,  cortes,  y  contusiones.   Pero  fue  sobre  todo  humano.   Cuando  el  coche  se  detuvo  a  escasos  centímetros  de  sus  muslos,  él  vaciló,  perdió   el  equilibrio  y  golpeó  con  las  palmas  sobre  el  capó  para  buscar  apoyo,  sus  rodillas   se  doblaron.   -­‐‑¡Shane!-­‐‑   -­‐‑Claire,  ¡no!,-­‐‑Michael  gritó,  pero  ya  era  demasiado  tarde,  estaba  ya  fuera  del  auto  y   corriendo  hacia  él.  No  me  hará  daño,  ella  pensó.  Él  no  me  hizo  daño  antes  y  no  me   hará  daño  ahora.   Y  no  lo  hizo.   Las  manos  de  Shane  eran  de  nuevo  manos  humanas  normales,  a  pesar  de  que  su   mirada  era  sangrienta  y  magullada,  cuando  levantó  la  cabeza  para  encontrarse  con   la  de  ella,  el  color  dorado  caliente  se  desvaneció  de  sus  ojos.  -­‐‑¿Claire?-­‐‑   Parecía  perdido  y  asustado.  -­‐‑Yo  te  estaba  buscando.  Por  Amelie….Yo  he  olido  la   sangre.  .  .  -­‐‑   Michael  había  abierto  la  puerta  de  el  lado  del  conductor  y  salió,  observándolos.   Listo,  Claire  pensó,  que  fuera  en  su  defensa  si  era  necesario.  .  .  o  para  Shane,  si  lo   necesitaba,  también.  Ahora  él  se  acercó  y  puso  su  peso  bajo  el  otro  brazo  de  Shane   cuando  su  novio  amenazó  con  caer  por  completo.   -­‐‑Oye,  hermano,  que  me  encuentro  en  su  lugar,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑¿Has  estado  luchando   sin  mí?  -­‐‑   -­‐‑Eres….eres,  no  ….Mikey,  ¿qué  demonios.  .  .  ?  -­‐‑Shane  estaba  empezando  a  darse   cuenta  de  la  magnitud  de  lo  que  había  pasado,  pero  nadie  tenía  mucho  tiempo  para   explicarlo.  Las  sirenas  gemían  detrás  de  ellos.  Por  supuesto,  los  coches  de  policía   iban  directamente  para  el  manicomio,  pero  que  sin  duda  tenían  la  descripción  de   el  auto  de  Amanda  en  minutos,  y  entonces  sería  casi  imposible  salir  fuera  de  la   ciudad.   -­‐‑Tiene  que  ir,  -­‐‑dijo  Claire,  y  al  otro  lado  de  Shane,  Michael  asintió  con  la  cabeza.   -­‐‑Vamos  a  llevarte  al  coche.  Hablaremos  por  el  camino.-­‐‑   -­‐‑¿En  el  camino  hacia  dónde?-­‐‑Preguntó  Shane.  -­‐‑No  se  puede  ir  a  casa.  Están  en  la   casa.  -­‐‑   Claire  quería  preguntarle  sobre  eso,  pero  estaban  fuera  de  tiempo.  En  cambio,  ella   ayudó  a  Michael  a  arrastrar  a  Shane  hacia  el  lado  de  Eve  del  coche.  Eve  iba   aplastada,    pero  Shane  consiguió  su  lado  habitual  del  asiento.   La  puerta  a  duras  penas  fuertemente,  cerró.  

Michael  y  Claire  se  zambulleron  de  nuevo,  Michael  pisó  el  acelerador  con  fuerza,   provocando  un  chillido  que  probablemente  habría  llamado  la  atención  si  no   hubiera  sido  por  el  sonido  impío  de  sirenas  unas  calles  más.   La  puesta  del  sol  pintaba  el  cielo  en  un  caos  sangriento  de  rojo  y  naranja.   -­‐‑Um.  .  .  ¿estás  bien?  ¿Ella  está  bien?  -­‐‑Shane  preguntó,  mirando  a  Eve,  que  estaba   temblando  y  mirando  verde  en  los  bordes.   -­‐‑Ella  va  a  estar  bien.  ¿Hacia  dónde  vamos?  -­‐‑Preguntó  Claire,  aferrándose  al  asiento   de  Michael  para  salvar  su  vida.   -­‐‑Estamos  saliendo  de  el  infierno,  fuera  de  Morganville,  -­‐‑dijo.  –Vamos  a  Blacke.-­‐‑   Blacke,  Texas,  era  una  pequeña  ciudad  (pequeña  incluso  para  los  estándares  de   Morganville)  a  unas  dos  horas  de  distancia  como  los  cuervos  volaban.  .  .  pero  los   cuervos  no  hicieron  la  construcción  de  carreteras,  y  los  constructores  de   carreteras  no  tenían  motivos  para  querer  ir  a  Blacke.  La  mayoría  de  las  personas   no  lo  hicieron.  Morganville  era  prácticamente  una  trampa  para  turista  en   comparación.   Pero  el  pequeño  lugar  tenía  la  distinción,  la  distinción,  más  bien  el  secreto    de  ser     la  única  otra  ciudad  donde  los  vampiros  vivían  en  paz  con  los  seres  humanos.  Eso   no  era  debido  a  la  generosidad  de  los  vampiros  que  se  habían  mudado  allí,  el  líder   de  esa  banda  irregular,  Morley,  no  tenía  ni  una  pizca  de  altruismo  en  él.  Lo  que  hizo   tener  era  un  ardiente  deseo  de  dirigir  su  propia  vida  y  no  vivir  de  acuerdo  con  las   Reglas  de  Morganville.  .  .  y  un  sano  temor  /  respeto  a  la  señora  Grant,  bibliotecaria   de  la  ciudad.  Blacke  había  sido  invadida  por  una  plaga  de  vampiros  provocado  por   la  visita  de  otro  depredador  mucho  más  desagradable  que  no  se  preocupan  por  las   consecuencias,  y  la  señora  Grant  había  organizado  a  los  sobrevivientes  de  la  ciudad   en  un  campo  armado.  Morley  había  tenido  la  intención  de  venir  a  Blacke  como  un   conquistador,  pero  se  había  convertido  en  su  protector  y  salvador.   Parecía  encontrarlo  extrañamente  emocionante.  O  tal  vez  había  acabado     encontrando  emocionante  a  la  Señora  Grant.  Había  tenido  una  cosa  caliente-­‐‑de-­‐‑   profesor  la  última  vez  que  lo  había  visto.  Su  asociación  con  la  ciudad  y  la   protección  de  los  ciudadanos  de  Blacke  que  habían  sido  involuntariamente   convertido  en  vampiros,  parecía  funcionar  mejor  de  lo  esperado.   O  eso  es  lo  que  Claire  había  oído.  Ella  no  la  había  visitado  desde  que  había  dejado     atrás  la  ciudad  para  regresar  a  Morganville.   -­‐‑¿Estás  seguro?-­‐‑Le  preguntó  a  Michael.   -­‐‑¿Crees  que  tenemos  una  elección?  -­‐‑Se  dirigían  rápido  para  llegar  a  los  límites  de  la   ciudad  de  Morganville,  podía  ver  la  silueta  de  el  cartel  adelante.  -­‐‑Si  no  conseguimos     salir  de  este  infierno,  Fallon  me  tendrá  a  mi,  y  tendrá    a  Oliver.  Si  todavía  Amelie   esta  libre,  tendrá  lo  que  necesita  para    traerla  de  vuelta.  Además,  pase  lo  que  pase,   nunca  va  a  tocar  a  Eve  de  nuevo.-­‐‑  Vaya.  Michael  solía  ser  un  tipo    calmado,  pero  el   ataque  de  Fallon  a  Eve  lo  había  puesto  en  el  borde,  seguro.   -­‐‑Eso  es  dulce,  -­‐‑dijo  Eve.  Ella  se  apretó  contra  él,  una  situación  que  Claire  estaba   segura  de  que  no  le  importaba,  y  ahora  dejó  su  cabeza  descansar  ligeramente   sobre  su  hombro.  -­‐‑Cariño,  lo  siento,  perdí  mi  anillo.-­‐‑   -­‐‑No,  te  hicieron  perderlo.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé.  -­‐‑Ella  dio  un  suspiro  de  felicidad  y  se  movió  más  cerca.  -­‐‑¿Es  raro  decir  que   esto  es  bueno?  -­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Shane,  pero  sonreía.  Él  miró.  .  .  más  él  mismo,  pensó  Claire.  -­‐‑Bastante  raro,   raro.-­‐‑   Eve  volvió  la  cabeza  hacia  él,  teniendo  en  cuenta  cuidadosamente.  

-­‐‑Hablando  de.  ¿Qué  demonios  te  ha  pasado?  Es  decir  me  refiero  a  tus  ojos.  .  .  que   están  bien  ahora,  pero  estoy  bastante  segura  de  que  no  tienes  una  función  de  luz   de  noche  antes.  A  menos  que  te  hayas  tragado  tu  teléfono,  los  ojos  realmente  no   deberían  hacer  eso.  -­‐‑   Él  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Mordedura  de  perro,  ¿recuerdas?-­‐‑   -­‐‑Así  que  ahora  eres,  ¿un  perro  del  infierno?-­‐‑   -­‐‑¿Sería  demasiado  si  te  digo,  perra,  por  favor?-­‐‑   -­‐‑Probablemente.-­‐‑   -­‐‑Considere  mi  silencio  varonil  una  respuesta,  entonces.-­‐‑   Las  bromas  sonaban  normal,  pero  en  el  fondo  había  miedo,  miedo  de  ambos.  Uno   para  el  otro  y  tal  vez  incluso  el  uno  del  otro.  Después  de  uno  o  dos  segundos  de   silencio,  dijo  Shane,  -­‐‑¿Oye,  Mikey?-­‐‑   -­‐‑Sí,  hombre.-­‐‑   -­‐‑Así  que  no  eres  un  vampiro.-­‐‑   -­‐‑Tendría  que  hacerle  saber  de  antemano,  pero  pasó  bastante  rápido.-­‐‑   -­‐‑Creo  que  te  ha  salvado  la  vida,  -­‐‑dijo  Shane,  y  apoyó  la  cabeza  hacia  atrás  en  el   asiento.  -­‐‑Me  mandaron  a  cazar  a  Amelie,  pero  tu  tenias  su  sangre  en  ti.  Todavía   puedo  olerla,  pero  se  ha  desvanecido  ahora.-­‐‑   -­‐‑¿Te  me  habrías  matado?-­‐‑   -­‐‑Yo  lo  he  intentado  muy  duro  para  no  hacerlo,  si  te  sirve  de  ayuda.  -­‐‑Cerró  los  ojos  y   tragó  saliva.  Se  le  veía  cansado,  pensó  Claire,  y  le  dolía  el  corazón  por  él.  -­‐‑No  puedo   jurar  que  no  tendría,  sin  embargo.  Ya    fue  lo  suficientemente  duro  mantenerlos  a   raya  para  que  Claire  se  fuera,  y  dejar  que  Amelie  escape.-­‐‑   -­‐‑¿Ella  salió?-­‐‑  Claire  se  inclinó  hacia  adelante  y  puso  su  mano  contra  su  rostro.   Todavía  se  sentía  febrilmente  caliente.  -­‐‑Sé  que  fue  difícil  para  ti.  Vi  lo  mucho  que  te   dolía  dejarme  ir  cuando  yo…   -­‐‑Sí,  sobre  eso.  .  .  La  próxima  vez  que  decidas  tomar  un  baño  en  la  sangre  de  la   Fundadora  cuando  se  sabe  que  hay  perros  infernales  como  yo  fuera  que  van  a   seguir  el  rastro…-­‐‑   -­‐‑Espera,  ¿qué?  -­‐‑Interrumpió  Eve,  y  se  retorció,  tanto  como  pudo,  buscando  a  Claire.   -­‐‑¿Qué  has  hecho?-­‐‑   -­‐‑Funcionó,  ¿no?-­‐‑Preguntó  Claire,  y  sonrió,  solo  un  poco.  -­‐‑le  dio  una  oportunidad  de   escapar.-­‐‑   Y  Shane  le  devolvió  la  sonrisa.  -­‐‑Sí.  Sí,  lo  hizo.  -­‐‑   El  coche  brillo  por  el  cartel.  Claire  no  sabía  lo  rápido  que    iban,  pero  estaba   dispuesto  a  apostar  que  se  acercaba  a  la  velocidad  del  sonido  por  los  embates  del   viento  que  estaban  tomando.  Ella  había    tenido  un  batidor  de  vehículo  y  no  tenía  ni   idea  de  que  el  de  Amanda  podía  ir  tan  rápido,  y  estaba  bastante  segura  de  que   nunca  lo  había  probado  antes,  porque  vibraba  de  forma  horrible.   Ni  siquiera  vio  el  coche  patrulla  estacionado  en  la  sombra  debajo  de  la  señal  hasta   que  llegó  a  toda  velocidad  hacia  la  carretera  cerca  de  ellos,  detrás  de  una  nube  de   polvo  en  el  aire.  Las  luces  aparecieron,  y  el  aullido  de  una  sirena  partió  la  noche.   -­‐‑¡Espera!,  -­‐‑Dijo  Michael,  y  el  coche  parecía  ir  aún  más  rápido.   Poco  importaba,  sin  embargo,  la  patrulla  de  la  policía  fue  construido  para   intersectar,  y  fue  ganando  acercamiento  hacia  ellos.  Fueron  a  otros  dos  kilómetros   de  la  siguiente  intersección,  pero  todos  los  caminos  por  aquí  eran  rectos  y   aburridos,  sin  ningún  lugar  para  esconderse,  no  había  tráfico  que  pudiera   utilizarse  para  cubrirse.  

-­‐‑¡Vas  a  estallar  el  motor  en  esta  cosa!  -­‐‑Gritó  Shane  por  encima  del  rugido  del   viento.  Claire  sintió  como  su  cabello  estaba  azotando  su  cara.  -­‐‑¡Mike,  no  podemos   escapar  de  ellos!-­‐‑   -­‐‑¡No  podemos  superarles  en  armas,  tampoco!-­‐‑Michael  replicó.  -­‐‑Y  no  soy  a  prueba   de  balas  más.  ¿Y  tu?  -­‐‑   -­‐‑No,  pero  ellos  si  lo  son,  -­‐‑dijo  Shane,  y  señaló  a  sus  espaldas  en  el  formas  que  no   responden  de  Oliver  y  Ayesha.  -­‐‑Despiértalos.-­‐‑   -­‐‑¿Cómo?  -­‐‑Claire  gritó.   -­‐‑¿Has  probado  con  la  sangre?-­‐‑   Mierda.  Ni  siquiera  había  pensado  en  eso,  pero  tenía  sentido.  Estarían   hambrientos,  y  tal  vez,  sólo  tal  vez,  necesitaban  un  catalizador  de  sangre  para   luchar  a  su  manera  para  de  salir  de  su  coma.   Y  tal  vez  cuando  se  despertaran,  ellos  no  se  detienen  en  solo  una  muestra,   tampoco.  Era  arriesgado,  pero  necesitaban  una  ventaja,  rápido  y  fue  lo  único  que   Claire  podía  pensar  en  ese  momento.  -­‐‑Guantera,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Necesito  algo  afilado.-­‐‑   Shane  estaba  muy  por  delante  de  ella,  sacando  un  cuchillo  de  su  cinturón.  Ella  ni   siquiera  había  sabido  que  estaba  allí,  pero  por  supuesto  que  estaba  armado.  ¿No  lo   estaba  siempre?  -­‐‑Ten  cuidado,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  confíes  en  ellos,  y  usa  ese  cuchillo  si  es   necesario.-­‐‑   Era,  por  supuesto,  afilado  y  en  placa  de  plata.  -­‐‑¿Qué  hay  de  ti?    ¿Estarás  bien?   Quiero  decir,  ellos  son  vampiros  y  tu  eres.  .  .  -­‐‑   -­‐‑¿Un  maldito  hombre  lobo  cazador  de  vampiros?  Sí,  lo  sé.  Todavía  estoy  preparado   para  ir  detrás  de  Amelie,  y  no  específicamente  en  estos  dos  en  este  momento,  por   lo  que  debería  ser  relativamente  bien.  Si  no  es  así,  me  ocuparé.  -­‐‑Eve  tiene  permiso   para  golpearme  en  la  cabeza  o  algo  así.-­‐‑   -­‐‑Chulo,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Siempre  quise  tu  permiso  para  eso.-­‐‑   Ella  no  estaba,  Claire  se  dio  cuenta,  con  mala  cara    como  lo  había  sido,  y  las  náuseas   parecían  estar  remitiendo.  Tal  vez  lo  que  le  habían  puesto  con  la  sangre    fue   finalmente  comenzando  a  disiparse.   Ellos  estaban  charlando  porque  tenían  miedo,  y  Claire  lo  sabía  porque  tenía  miedo,   también.  Estaba  sudando,  su  corazón  estaba  latiendo  fuerte,  su  boca  estaba  seca  y   su  lengua  raspaba  como  el  cuero.  El  viento  azotando  su  rostro  hacía  difícil   concentrarse,  y  deseó  tener  gafas  para  proteger  sus  ojos  del    soplo,  de  polvo   siempre  presente.   Sólo  hazlo  ya.   Ella  puso  el  cuchillo  en  la  parte  carnosa  de  la  palma  de  la  mano,  debajo  del  pulgar,   y  cortó.  La  sangre  fresca  brotó,  y  jadeó  ante  la  sensación  caliente  del  dolor,  luego  se   volvió  hacia  Oliver  y  colocó  su  mano  en  su  boca  abierta.  En  el  interior,  que  estaba   seca  y  pálida.   Ella  le  apretó  la  sangre  en  su  boca.   No  ocurrió  nada.   Maldita  sea.  -­‐‑Vamos,  -­‐‑dijo  ella  en  voz  baja,  sus  palabras    se  perdieron  en  el  rugido   del  viento  golpeando  a  través  del  coche.  -­‐‑Vamos,  traga,  sólo  traga.  .  .    -­‐‑Ella  apretaba   la  herida  para  que  saliera  más  sangre  hasta  que  hubiese  una  piscina  poco  profunda   de  ella  en  su  boca,  luego  cerró  su  mandíbula  y  le  echó  la  cabeza  hacia  atrás.   Sintió  un  movimiento  muscular  bajo  la  piel,  un  tic.  .  .  y  entonces  vio  la  sacudida  de   su  nuez  al  tragar.   Los  ojos  de  Oliver  se  abrieron.  Él  parecía  confundido  y  desorientado,  y  

a  continuación,  manchas  rojas  comenzaron  a  arremolinarse  en  sus  ojos.  Él   parpadeó  y  levantó  una  mano  para  protegerse  del  viento.   Su  mirada  se  posó  en  Claire,  se  deslizó  hacia  abajo  y  se  centró  en  su  mano   sangrando.  Sin  permiso,  sin  dudarlo,  la  agarró  y  la  puso  en  su  boca.  Ella  dejó   escapar  un  sonido  apagado  de  protesta,  pero  él  no  parecía  salvaje  y  fuera  de   control.  Es  una  diferencia  sutil,  pero  que  ella  había  aprendido  a  distinguir,  con   vampiros.   Y  soltó  después  de  haber  chupado  dos  o  tres  tragos  más.   Oliver  se  lamió  los  labios,  limpiándose,  se  aclaró  la  garganta  y  medio  susurró:   -­‐‑Gracias.  -­‐‑No  podía  oírle  por  el  ruido  de  la  carretera,  pero  lo  entendió  de  todos   modos.   -­‐‑Bienvenido,  -­‐‑ella  gritó.  -­‐‑¡Necesitamos  tu  ayuda!-­‐‑   -­‐‑Por  supuesto  que  sí.  -­‐‑Él  la  miró  con  profundo  mal  humor,  que  no  era    nada  extraño   en  él,  pero  él  alzó  la  voz  para  que  pudiera  oírle.  Apenas.  -­‐‑Puede  haber  escapado  a   su  atención,  pero  ¡estuve  a  punto  de  morir!-­‐‑   -­‐‑Eso  aún  podría  suceder,  -­‐‑replicó  ella.  -­‐‑¡Tenemos  que  detener  al  coche  de  policía   detrás  de  nosotros.  Creo  que  probablemente  tiene  orden  de  disparar  sobre   nosotros  en  el  acto  y  eso  le  llevará  de  nuevo  a  Fallon  para  que  pueda  terminar  lo   que  empezó!-­‐‑   Oliver  todavía  parecía  de  mal  humor,  pero  ahora  también  se  veía  más  fuerte,   y  resuelto.  -­‐‑Dile  a  Michael  que  reduzca  la  velocidad.-­‐‑   -­‐‑Pero….-­‐‑   -­‐‑¡Hazlo!-­‐‑   Se  volvió  hacia  Michael  y  le  gritó  las  instrucciones  en  su  oído.   Él  no  preguntó  nada,  sino  que  simplemente  pisó  el  freno,  y  el  sedán  desaceleró,   rápido.   Oliver  se  deslizó  a  través  de  la  ventana  trasera  rota,  y  puso  los  pies  sobre  la  tapa   del  maletero,  y  se  lanzó  sobre  el  capó  del  coche  patrulla  arremetiendo  sobre  el  sin   apenas  una  pausa,  pero  Claire  podía  decir,  de  la  forma  en  que  se  movía,  que  estaba   débil  y  herido.  Su  gracia  ágil    se  había  ido,  dejando  una  especie  de  fuerza   brutalmente  torpe.   Estrelló  un  puño  a  través  del  parabrisas  y  agarró  al  conductor,  el  coche  de  la   policía  se  desvió  violentamente,  se  salió  de  la  carretera  en  el  desierto,  y  se  perdió   en  una  nube  de  erupción  de  arena.   Michael  puso  el  freno  y  detuvo  el  coche  completamente,  los  neumáticos  echando   humo.  Él  y  Shane  estaban  fuera  en  segundos,  en  dirección  a  donde  el  otro  vehículo   había  desaparecido,  y  Claire  también  salió,  uniéndose  a  Eve  a  la  carrera  para   ponerse  al  día.  Eve  tropezó  con  las  botas  de  hombre  demasiado  grandes  y  casi   cayó,  pero  Claire  la  tomó  del  brazo    manteniéndola  erguida  y  en  movimiento.  Ella   se  atragantó  y  tosió  por    la  arena  en  el  aire,  cuando  se  limpió,  vio  a  Oliver   deslizándose  desde  el  capó  del  coche  patrulla.  Él  estaba  raspado  y  con  cortes  de  la   rotura  de  el  parabrisas,  pero  parecía  ileso.  Sólo.  .  .en  realidad,  incómodamente  casi   desnudo,  y  Claire  deseó  poder  borrar  eso.   Shane  abrió  la  puerta  del  lado  del  conductor  del  coche  patrulla.  Se  agazapó   comprobando  al  hombre  en  el  interior.  -­‐‑Está  vivo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Estoy  sorprendido.-­‐‑   -­‐‑No  he  tenido  tiempo  para  alimentarme,  -­‐‑espetó  Oliver.  -­‐‑Tráeme  algo  de  ropa.-­‐‑   Shane  abrió  el  maletero  del  coche,  sacó  una  manta,  y  la  arrojó  a  Oliver  sin     acercarse  más.  La  lucha  contra  sus  instintos,  Claire  pensó.  Se  introdujo  de  nuevo  en   el  coche  de  la  policía  y  agarró  las  llaves,  que  utilizó  para  liberar  la  escopeta  que  

estaba  detrás  del  asiento  en  su  soporte;  se  la  arrojó  a  Eve,  que  la  cogió  con  gran   facilidad.  Él  confiscó  el  arma  del  hombre,  también.  En  ese  momento  el  policía   estaba  empezando  a  entrar  en  razón,  gimiendo  y  desplazándose  en  su  asiento,  por   lo  que  Shane  tomó  las  esposas  de  su  cinturón  y  se  las  colocó  en    la  mano  derecha   del  hombre  al  volante,  y  luego  le  dio  una  palmada  en  la  cabeza.  -­‐‑Ánimo,  amigo,  -­‐‑ dijo.  -­‐‑La  buena  noticia  es  que  usted  no  está  muerto.-­‐‑   -­‐‑Tu  lo  estarás,  -­‐‑murmuró  el  policía.  -­‐‑Te  van  a  cazar.  Matar.-­‐‑   -­‐‑Entonces  vamos  a  irnos,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑Todo  el  mundo,  vamos.  En  el  coche.-­‐‑   Claire  y  Eve  subieron  de  nuevo,  y  así  lo  hizo  Shane  y  Michael.  Oliver,  en  cambió,  no   lo  hizo.   -­‐‑¡Oye!,  -­‐‑Dijo  Michael,  sin  parar.  -­‐‑Estás  perdiendo  el  paseo,  Oliver,  no  creo  que   quieras  estar  aquí  solo.   -­‐‑Un  momento,  -­‐‑respondió  Oliver,  y  se  acercó  al  coche  patrulla.   Claire  se  giró  y  corrió  de  vuelta  cuando  el  vampiro  se  inclinó,  y  saco  sus  colmillos    relucientes.  -­‐‑¡Espera!,  -­‐‑Gritó.  Oliver  se  volvió  hacia  ella,  pero  ella  tenía  mucha   experiencia  con  su  marca  particular  de  intimidación.  -­‐‑Por  favor,  Oliver.  ¡No  lo   mates.!-­‐‑   -­‐‑¿Preferirías  que  la  tomara  de  ti?-­‐‑   -­‐‑Yo  no  he  dicho  que  no  lo  podías  morder,  sino  que  tengas  cuidado.-­‐‑     -­‐‑¿Miedo  de  más  sangre  en  las  manos?  -­‐‑Sus  colmillos  estaban  todavía  abajo,  y  ellos   hicieron  su  sonrisa  particularmente  aterradora.  -­‐‑Suéltame,  mujer,  o  la  tomaré  de  ti.   Yo  decidiré  lo  mucho  que  necesito.  -­‐‑   -­‐‑Mátalo  y    te  irás  caminando,  -­‐‑dijo.   Él  la  miró  fijamente  durante  un  largo  momento,  y  su  enojo  se  volvió  a  algo   extrañamente  similar  a.  .  .  interés.  -­‐‑Sabes,  ya  no  eres  la  cosita  ratonil  que  conocí  esa   mañana  en  el  bar,-­‐‑dijo.  -­‐‑Te  has  convertido  en  algo  completamente  distinto.  Es  para   su  crédito,  pero  también  es  muy  incómodo.     Levantó  el  brazo  libre  del  policía,  arrancó  la  manga  suelta,  y  presionó  la  muñeca   del  hombre    en  su  boca.  Claire  se  estremeció  ante  el  grito  que  dejó  escapar  el   policía,  pero  fue  más  de  sorpresa  que  de  dolor.  Se  calló  después,  a  excepción  de   gemidos  de  miedo  y  Oliver  lo  ignoró  mientras  seguía  extrayendo  sangre  y   tragando.   Justo  cuando  Claire  estaba  empezando  a  preocuparse  realmente,  él  soltó  el  brazo   del  policía  y  dio  un  paso  atrás,  sujetando  la  manta  alrededor  de  su  cuerpo.  Fue  una   de  esas  cosas  de  jersey  suaves,  por  lo  que  se  veía  casi  como  una  toga.  Ella  lo  podía   imaginar  de  nuevo  en  la  antigua  Roma,  presidiendo  algún  baño  de  sangre  en  el   Coliseo.   De  alguna  manera  hizo  que  pareciera  que  lo  de  ser  misericordioso  era  su  propia   idea.   -­‐‑Después  de  ti,  señorita  Danvers.-­‐‑                    

                                                                                                                                                     ONCE       El  coche  para  Blacke  no  se  sentía  cómodo,  pero  había  menos  gente  en  el  asiento   trasero,  ya  que  Oliver  se  había  instalado    y  puso  el  cuerpo  fláccido,  de  Ayesha  en  su   regazo.  Él  se  sentó  muy  recto,  los  ojos  cerrados  contra  el  viento  que  soplaba.   -­‐‑Eve,  -­‐‑Michael  dijo  finalmente,  -­‐‑¿por  qué  tienes  un  vendaje  en  el  cuello?  ¿Alguien  te   a  mordido?-­‐‑   -­‐‑¿Podemos  hablar  de  esto  más  tarde?-­‐‑Preguntó.   -­‐‑¿Qué  te  pasó?-­‐‑   Eve  no  parecía  dispuesta  a  decirlo,  pero  todavía  estaba  latente  en  Claire,  y  ella   pensó  que  Michael  necesitaba  saber.  –Empezaron  con  ella,  lo  que  Fallon  llama  –   Terapia  de  Aversión.  Que  implicó  un  vampiro.-­‐‑   -­‐‑Está  bien,  no  es  nada.-­‐‑Eve  tomó  la  mano  de  Michael  en  la  suya.  -­‐‑Mira,  ni  siquiera   me  siento  mal  ya.  Es  sólo  un  bocado.  Voy  a  vivir.-­‐‑   Puso  el  dorso  de  su  mano  en  su  mejilla.  Él  no  dijo  nada,  pero  su  mirada  buscó  a   Claire  en  el  espejo  retrovisor,  y  ella  sabía  que  tendría  algunas  preguntas  después.   No  lo  culpaba.  Sabía  que  Eve  no  tenía  ganas  de  hablar  de  ello,  y  que  él  necesitaba   saber.   Había  caído  la  noche,  y  el  aire  que  entraba  era  lo  suficientemente  frío  para  que  a   Claire  se  le  enfriaran  hasta  los  huesos.  Michael  había  conseguido  una  chaqueta     de  el  maletero  del  coche,  pero  de  común  acuerdo,  se  la  habían  dado  a  Eve,  que   estaba  helada  y  temblando  en  su  ropa  de  hospital.  No  es  que  Michael  tuviera   mucho  más.   -­‐‑Mike,  -­‐‑dijo  Shane,  y  señaló.  -­‐‑Tira  hacía  allá  arriba.  -­‐‑Allá  arriba  resultó  ser  una  luz   brillando  en  la  distancia,  frente  a  una  pequeña  granja  como  un  mercado  y   siguiendo  el  camino  una  única  casa  cuadrada  en  el  medio  de  la  nada  con  un  porche   de  color  amarillo  brillante,  luces  de  seguridad  en  un  granero  en  la  parte  trasera,  y   se  veía  el  resplandor  de  lámparas  hogareñas  detrás  de  las  cortinas.   -­‐‑No  vamos  a  hacer  nada  a  esas  personas,  -­‐‑dijo  Claire.   -­‐‑No  lo  haremos.-­‐‑   -­‐‑Por  supuesto  que  no  le  haremos  daño,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Confía  en  mí,  ¿de  acuerdo?  -­‐‑Él   se  liberó  cuando  Michael  detuvo  el  coche,  y  luego,  inexplicablemente,  se  quitó  sus   pantalones  vaqueros.  -­‐‑Mantengan  las  luces  apagadas.  Yo  ya  vuelvo.-­‐‑   Todos  ellos  lo  vieron  trotar  lejos  en  sus  bóxer.  Claire  se  sintió  un  poco  mareada,  en   realidad.   -­‐‑No  me  gusta  esto,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑¿Qué  diablos  está  haciendo?  ¿Y  si  sólo,  ya  sabes,  le   disparan  en  el  acto?  -­‐‑   -­‐‑Él  dijo  que  confiáramos  en  él,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Yo  lo  hago.-­‐‑   Y  tenía  razón  para  hacerlo,  porque  después  de  unos  diez  minutos,  volvió  con  una   bolsa  de  plástico  llena  de  ropa.  -­‐‑Aquí,  -­‐‑dijo,  y  comenzó    a  sacar,  pantalones   holgados,  sudaderas,  chaquetas  y  camisas.  -­‐‑Lo  siento,  señoras,  que  todas    son  de   tamaños  para  hombres,  pero  estoy  seguro  de  que  seguirán  pareciendo   impresionantes.-­‐‑   -­‐‑¿Cómo?,  -­‐‑Preguntó  Michael.  Agarró  un  par  de  sudaderas  y  se  agachó  fuera  del   coche  para  tirar  de  ellas,  y  además  añadió  una  sudadera  con  cremallera  y  capucha.   El  logotipo  en  el  algodón  descolorido  era-­‐‑irónicamente-­‐‑  de  la  Universidad  Prairie.   Texas.  La  escuela  de  Morganville.  Alma  mater  de  Claire,  algo  así.  -­‐‑¿Cómo  diablos   conseguiste  esto?-­‐‑  

-­‐‑Bueno,  le  dije  que  estaba  cumpliendo  una  Promesa  de  Contribuciones  a  una   fraternidad  en  TPU  con  un  coche  lleno  de  otros  chicos,  y  nos  dejaron    tirados  aquí   desnudos  al  lado  de  la  carretera,  y  el  viejo  bastardo  se  carcajeó  y  pensó  que  era   gracioso  como  el  infierno.  Entonces  me  dio  la  ropa.  -­‐‑Shane  se  puso  una  sudadera   con  capucha  de  la  bolsa  de  otro  legado  de  TPU    y  se  enganchó  sus  vaqueros  azules   de  el  suelo.  -­‐‑Aquí,  estamos  en  otro  nivel.-­‐‑Le  entregó  a  Eve  más  ropa,  y  ella  se  abrigó   con  gratitud.  Claire  estaba  haciendo  lo  mismo,  poniéndose    una  camiseta  y  una   sudadera  con  capucha  para  añadir  a  lo  que  llevaba  puesto,  y  por  primera  vez,  se   sintió  algo  así  como  cálida  de  nuevo.  -­‐‑¿Oliver?-­‐‑   Shane  le  tendió  algo  al  vampiro,  y  consiguió  una  desdeñosa  mirada  a  cambio.  -­‐‑¿No?   ¿Siguiendo  con  el  aspecto  toga?  Bueno,  siempre  dije  que  eras  un  asesino  frío  como   el  hielo.   Que  casi  despertó  una  sonrisa  de  Oliver.  Casi.   Una  vez  que  se  habían  puesto  todas  las  capas  donadas,  continuaron  el  camino   de  nuevo.  -­‐‑Sabes,  probablemente  deberíamos  de  haber  secuestrado  el  coche   policía,  -­‐‑Dijo  Eve.  -­‐‑Por  lo  menos,  tenía  más  parabrisas.-­‐‑   -­‐‑A  excepción  de  donde  Oliver  golpeó  a  través  de  él,  y  no  podía  ver  conducir-­‐‑   -­‐‑Oh,  claro.  A  excepción  de  eso.  -­‐‑   Pasaron  junto  a  un  desierto,  y  antiguo  restaurante  que  casi  se  estaba  cayendo   abajo,  seguro  que  había  servido  su  último  sándwich  de  mierda  por  lo  menos  hacía     veinte  años,  y  justo  en  ese  momento,  rugió  el  estómago  de  Claire.  En  voz  alta.   -­‐‑¿Tienes  hambre?,  -­‐‑Preguntó  Michael.  -­‐‑Porque  me  muero  de  hambre.  –El  rio   entonces,  tan  puro  y  libre  con  un  sonido  que  nunca  había  oído  Claire  de  él  cuando   no  cantaba.  Sonaba.  .  .  radiante.  –Ya    sabes,  un  vampiro  nunca  está  realmente   hambriento  de  alimento  sólido,  a  pesar  de  que  podía  comer.  Yo  no  sabía  lo  mucho   que  echaba  de  menos  eso.    Realmente  podría  matar  por  una  hamburguesa  en  estos   momentos.  Y  las  patatas  fritas.  Con  sal.-­‐‑   -­‐‑Basta  ya,  hombre,  que  me  estás  matando,  -­‐‑gruñó  Shane.  -­‐‑Tal  vez  ellos  tienen  un   lugar  donde  cenar  toda  la  noche  en  Blacke.-­‐‑   La  mención  de  su  ciudad  de  destino  les  hizo  volver  a  la  realidad  como  un  choque.   Este  no  era  un  viaje  de  placer  por  la  carretera.  Era  una  misión.   -­‐‑Deben  saber  algo,  -­‐‑dijo  Claire,  y  tragó  saliva  cuando  todos  se  volvieron  para   mirarla.  Incluso  Oliver.  -­‐‑Escuché  a  Fallon  dar  una  orden  para  liberar  algunos  de  los   vampiros  está  noche  de  el  Centro  Comercial.  Los  más  hambrientos  y    mezquinos.-­‐‑   -­‐‑Por  supuesto,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑Fallon  no  necesita  que  sus  justificaciones  sean  justas.   Una  vez  que  azota  al  pueblo  de  Morganville  en  un  frenesí  de  miedo,    va  a  ser  libre   de  hacer  lo  que  quiera  con  nosotros,  y  nadie  se  interpondrá  en  su  camino.  El  podrá   quemarnos  a  todos  en  hogueras  en  la  Plaza  de  los  Fundadores  si  le  gusta.  Y  podría   encontrar  que  es  un  castigo  justo.-­‐‑   -­‐‑Como  alguien  que  una  vez  ha  sentenciado  a  ese  tipo  de  ejecución,  tal  vez  el  zapato   le  encaja,  -­‐‑dijo  Shane.   -­‐‑¡Shane!,  -­‐‑dijo  Claire.   Él  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Lo  siento,  pero  hay  un  montón  de  gente  normal  que  han   sido  heridos  en  Morganville.  Que  han  perdido  a  familiares.  ¿Ese  aleteo  te  suena?   Son  los  pollos  que  vienen  a  casa  a  dormir.-­‐‑   -­‐‑Tiene  razón,  -­‐‑dijo  Oliver,  fue  un  poco  inesperado,  incluso  para  Shane,  que  lo   demostró  con  la  expresión  de  sorpresa  que  lanzó  hacia  Claire.  -­‐‑El  problema  de   gobernar  por  el  temor  es  que  al  final,  cuando  el  miedo  se  desvanece,  la  furia  lo  

reemplaza.  Esa  es  una  lección  que  debería  haber  aprendido  en  mis  años  de   respiración,  tal  vez.-­‐‑   -­‐‑Maldita  recta  -­‐‑dijo  Shane,  pero  su  indignación  había  perdido  su  fuerza.  -­‐‑Así  que.  .  .   ¿hay  algo  que  podamos  hacer  para  detener  Fallon  esta  noche?  ¿Si  no  es  demasiado   tarde  ya?-­‐‑   -­‐‑No,  -­‐‑dijo  Oliver.  Había  vuelto  la  cabeza,  y  estaba  mirando  fijo  fuera  en  el  desierto,   más  allá  de  la  ventana.  -­‐‑Pero  es  posible,  sólo  posible,  que  el  plan  de  Fallon  podría   ser  contraproducente.  La  mayoría  de  nosotros  los  vampiros  mayores  tenemos  una   amplia  experiencia  en  la  gestión  de  nuestra  hambre,  el  veneno  que  puso  en   nuestros  suministros  de  sangre  nos  hizo  inquietos  y  un  poco  hambrientos,  para  ser   seguro,  pero  no  incontrolable.  Son  los  novatos  más  jóvenes  los  que  tienen.  .  .   dificultad.  Podría  haber  perdido  bastante  su  contacto  con  sus  raíces  vampiro  para   pensar  que  nos  puede  conducir  fácilmente  a  merodear.-­‐‑   -­‐‑Pensé  que  estaban  esperando  la  oportunidad,  -­‐‑dijo  Shane.   -­‐‑¿Y  tu?  -­‐‑Oliver  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑No  estoy  diciendo  que  una  caza  no  es  algo   que  anhelamos,  sino  que  a  un  hombre,  no  le  gusta  ser  manipulado.  Y  este  es   nuestro  pueblo,  tanto  como  cualquier  ser  humano.  Nuestra  casa,  nuestros  vecinos   y  tal  vez  incluso  nuestros  amigos.  Si  se  cae  en  la  trampa  de  pensar  como  lo  hace   Fallon,  que  sólo  hay  héroes  y  villanos,  monstruos  y    víctimas,  y  nada  entre  ellos.   Todos  estamos  en  ese  espacio,  cruzando  la  línea  a  un  lado,  luego  a  el  otro.  Incluso   tú.  -­‐‑   Eso  fue  inusualmente  locuaz  para  Oliver,  y  extrañamente  lírico,  también.  Todos  se   sentaron  en  silencio  durante  un  rato,  hasta  que  Michael  se  aclaró  la  garganta  y  dijo:   -­‐‑Estoy  haciendo  el  giro  más  adelante.  Debe  llevarnos  directamente  a  Blacke.-­‐‑   -­‐‑Espero  que  la  Cafetería  este  abierta,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Porque  ahora  hiciste  que  yo   piense    en  las  patatas  a  la  francesa.  -­‐‑   El  estómago  de  Claire  retumbó  otra  vez,  en  el  momento  justo,  pero  ella  estaba   mirando  a  Oliver.  Viendo  la  fuerza  tranquila  con  la  que  acunó  Ayesha,  todavía   encerrada  en  su  estado  de  coma.  Él  no  había  pedido  la  sangre  para  ella,  o  más  para   sí  mismo,  a  pesar  de  que  podía  ver  por  el  color  de  su  piel  y  el  brillo  en  sus  ojos  que   lo  necesitaba.   Les  enseñaba  a  todos  algo  sobre  los  vampiros,  simplemente  por  ser  quien  era.  Tal   vez  las  cosas  malas,  tal  vez  bueno.  Pero  ese  había  sido  su  punto.   Que  nada,  absolutamente  nada,  era  tan  sencillo.   Blacke  mantenía  su  ciudad  a  propósito  a  oscuras,  no  quería  los  viajeros  ocasionales   en  busca  de  gasolineras,  o  comensales  de  toda  la  noche.  De  hecho,  si  Claire  no   hubiera  sabido  que  la  ciudad  tenía  una  población  de  al  menos  quinientos,  se  habría   dejado  engañar  pensando  que  era  una  ciudad  fantasma.  Sólo  unos  pocos  coches  a   la  vista,  y  las  luces  estaban  apagadas  en  el  interior  de  las  empresas,  cerradas  a  cal  y   canto  por  la  noche.  Era  un  pequeño  lugar  de  un  semáforo  todos  modos.   El  palacio  de  justicia  fue  tan  descomunal  como  Claire  recordaba,  aunque  se  había   fijado  el  daño  a  la  verja  de  hierro  y  la  estatua  del  Sr.  Blacke,  el  ciudadano  más   eminente  (o  al  menos  el  más  rico  muerto)  de  la  ciudad,  se  había  restaurado,   excepto  que  todavía  se  inclinó  un  poco.  Lo  habían  derribado  con  el  autobús  escolar,   ¿no?  Parecía  que  hacía  mucho  tiempo.  Ella  juraría  que  fueron  los  peores  años  de   Morganville,  perros  años.  Los  habitantes  de  Blacke  habían  subido  hasta  encima  de   las  ventanas  en  el  Palacio  de  Justicia,  sin  embargo,  y  una  señal  de  condena  roja   descolorida  crujían  en  el  viento  de  la  noche.  La  única  luz  del  lugar  provenía  de  la   torre  del  reloj,  congelado  permanentemente  en  las  3  a.m.  Claire  consultó  su  reloj  

para  estar  segura,  pero  sus  instintos  estaban  en  lo  cierto.  Era  pasada  la   medianoche.   La  hora  de  las  brujas.   -­‐‑Estamos  siendo  observados,  -­‐‑dijo  Oliver  cuando  Michael  bajó  del  coche  para   hacer  un  alto.  -­‐‑Aunque  espero  que  no  es  necesario  decirlo.  Incluso  un  respirador   debe  ser  capaz  de  sentirlo.-­‐‑   -­‐‑¿Eso  es  un  término  intolerante  que  ustedes  utilizan  para  nosotros?,  -­‐‑preguntó   Shane.   -­‐‑¿De  la  misma  forma  en  que  usas  sanguijuela,  chupa  sangre,  parásito?  Sí.  Aunque   considerablemente  más  halagador.-­‐‑   -­‐‑Tiene  razón,  -­‐‑dijo  Eve,  y  Claire  vio  sus  hombros  juntos  cuando  ella  se  estremeció,   a  pesar  de  que  estaba  envuelta  cálidamente  ahora.  -­‐‑Nos  están  mirando.-­‐‑   Oliver  salió  y  levantó  la  voz.  -­‐‑Basta  ya  de  esto,  Morley.  Usted  ya  ha  hecho  el   estúpido.  Hay  un  trabajo  serio  por  delante.-­‐‑   -­‐‑¿Estás  ahí?-­‐‑   Claire  oyó  la  voz  perezosa  a  la  deriva  desde  muy  por  encima.  Desde  la  torre  del   reloj.  Ella  inclinó  la  cabeza  hacia  atrás  y  vio  la  sombra  entonces,  de  pie  justo  bajo  el   resplandor  de  la  luz  en  los  diales  de  el  reloj.  El  mismo  Morley.  Caminó  hasta  el   borde  del  tejado  y  se  bajó,  como  si  la  caída  de  cuatro  pisos  no  fuera  nada  que   podría  haber  sido,  para  los  vampiros.  Él  casi  no  flexionó  sus  rodillas  al  aterrizar,  y   cuando  se  levantó,  Claire  vio  que  había  logrado  encontrar  ropas    adecuadas  y  que   se  adapten  a  Blacke,  un  dramático  abrigo  de  cuero  desteñido  marrón,  una  larga   bufanda  roja  que  se  perdía  en  el  viento,  un  sombrero    de  ala  plana.  Sus  ojos   brillaban  de  color  carmesí  en  la  oscuridad.   -­‐‑No  me  contaras  todo  acerca  de  su  crisis,  Oliver.  Usted  mismo  construyó  un  reino   de    gatos  y  ahora  las  ratas  han  conseguido  la  parte  superior  de  la  mano  ¿es   correcto?  Les  han  puesto  a  todos  ustedes,  elegantes  pequeños  ratoneros  en  una   jaula  y  les  alimentaron  de  las  sobras.  Pronto  les  van  poner  a  todos  abajo  y   celebraran  y  entonces  será  el  reino  de  las  ratas.  Las  ratas  y  los  gatos,  el  queso  y  por   favor  ¿puedo  tener  un  bocado?.  -­‐‑Morley  hizo  una  pausa,  se  inclinó  poniendo  un   codo  en  el  capó  de  el  coche,  y  le  dio  a  Oliver  una  larga  exploración  de  la  cabeza  a   los  pies.  –Sabía  que  eras  viejo,  querido  muchacho,  pero  en  realidad,  ¿los  romanos?-­‐‑   -­‐‑Ha  sido  un  largo  día.  Yo  no  estoy  de  humor  para  su  idiotez.-­‐‑   -­‐‑Y  sin  embargo,  usted  está  de  humor  para  mi  ayuda.  Interesante.  Bueno,  entonces,   venid.  La  Señora  Grant  está  esperando.-­‐‑   Morley  no  esperó  a    que  alguno  de  ellos  estuviera  de  acuerdo,  sino  que   simplemente  echo  a  andar  por  la  calle.  El  chasquido  de  su  abrigo  en  el  viento  era  el   único  sonido  mientras  caminaba  por  la  calle  desierta,  y  tomó  la  acera  de  la   derecha.   Todos  ellos  intercambiaron  una  mirada.  Oliver  sacudió  la  cabeza  con  disgusto,  y   recogió  el  cuerpo  inerte  de  Ayesha.  Él  la  abrazó    fácilmente  como  una  almohada.     -­‐‑¿Y  bien?,  -­‐‑ladró.  -­‐‑Morley  puede  tener  una  postura  teatral,  pero  tiene  una  idea   decente  de  la  táctica.  Y  podría  señalar  que  estamos  parados  aquí,  somos  dianas   para  sus  seguidores.  Tienen  un  disparo  mortal  en  cada  uno  de  nosotros.-­‐‑   Eve  parpadeó.  -­‐‑Um.  .  .  ¿Cómo  sabes  eso?-­‐‑   -­‐‑Tácticas,  -­‐‑dijo  Oliver,  y  se  alejó  por  el  camino  en  la  dirección  por  donde  Morley   había  ido.   Claire  se  encogió  de  hombros  cuando  Shane  levantó  las  cejas.   -­‐‑Correcto,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Supongo  que  vamos,  entonces.-­‐‑  

Michael  levantó  la  vista  hacia  las  ventanas  silenciosas  y  oscuras  alrededor  de  ellos   y  gritó:  -­‐‑¡Si  pueden  mantener  el  coche!-­‐‑   Luego  vinculó  su  brazo  con  el  de    Eve  y  abrió  el  camino  en  la  estela  de  Oliver.   -­‐‑Oh,  no,  no    la  antigua  biblioteca,-­‐‑dijo  Shane,  en  una  muy  buena  aproximación   de  la  voz  y  el  fraseo  de  Oliver.  -­‐‑¡Qué  tedioso  él  para  llevarnos  allí.  -­‐‑   Claire  le  dio  un  codazo.  -­‐‑Tu  debes  de  estar  sintiéndote  mejor.-­‐‑   -­‐‑Parece  que  si,  ¿no  ?-­‐‑   Eso,  pensó  con  una  repentina  oleada  de  inquietud,  no  era  una  respuesta.    Era  una   evasión.  -­‐‑¿Te  sientes  mejor?-­‐‑   -­‐‑Si  por  mejor  quiere  decir  mucho  más  consciente  de  lo  que  debe  ser  el  hecho  de   que  no  estoy  enloqueciendo  buscando  vampiros  por  todo  el  lugar,  entonces  sí,     mucho  mejor.  Pero  estoy  tratando  con  ello.  -­‐‑   -­‐‑Si  no  puedes,  ¿me  dejarás  saber?-­‐‑   -­‐‑Por  supuesto.  Voy  a  dejar  escapar  un  aullido.-­‐‑   -­‐‑No  es  gracioso.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  en  mi  defensa,  no  fui  realmente  destinado  a  hacerlo.  Quiero  decir,   yo  podría  literalmente  aullar.-­‐‑   -­‐‑Shane.  -­‐‑Ella  lo  atrajo  deteniéndose,  y  cuando  sus  ojos  se  encontraron,  él  dejó      caer  algo  de  su  escudo.  -­‐‑Vamos  a  salir  de  esto.  Te  lo  prometo.-­‐‑   Se  inclinó  y  la  besó  en  los  labios,  cálido,  dulce,  apacible,  todo  lo  que  amaba  de  él.   Todas  las  cosas  que  sabía  que    estaban  dentro  de  él,  enterradas  a  veces  por  la   actitud  de  el  tipo  duro  y  hablar  brusco.  -­‐‑Creo  que  se  puede  conseguir  salir  de   cualquier  cosa,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Oye,  me  quedo  contento  contigo.  Siempre  y  cuando  no  te  cubras  de  nuevo  con  la   sangre  de  vampiro  de  la  reina.  Yo    puedo  ser  un  bicho  raro,  pero  hay  límites.-­‐‑   -­‐‑Se  serio.-­‐‑   -­‐‑Lo  estoy  intentando.  No  es  lo  que  mejor  sé  hacer.-­‐‑   Él  la  hacía  reír,  y  eso  no  era  lo  que  quería  en  estos  momentos.  No  era  lo  que   necesitaba.  -­‐‑Shane,  cuando  salgamos  de  esto  y  vamos  a  salir  de  ello,  quiero  que   sepas  que  yo  soy.  .  .Estoy  lista.-­‐‑   Levantó  las  cejas,  y  saltó  a  la  conclusión  equivocada.  Por  supuesto.  -­‐‑Eso  es  bueno,   porque  soy  un  hombre,  Claire.  Casi  siempre  quiero-­‐‑   Ella  puso  una  mano  sobre  su  boca.  -­‐‑Me  pediste  casarme  contigo.  ¿Hablabas  en   serio?  -­‐‑   Ella  tomó  su  mano.  Él  no  dijo  nada.  Sus  labios  formaron  lo  que  hubiera  sido  el   comienzo  de  una  palabra,  tal  vez  una  oración,  pero  en  realidad  no  hablo.   Ella  tenía  miedo  de  las  palabras  de  él.   -­‐‑Uh.  .  .  eso  salió  de  la  nada,  -­‐‑dijo.   -­‐‑¿Eso  es  un  no?  ¿Estas  diciendo  que  antes  fue,  porque    pensaste  que  tenías  que   decirlo?  -­‐‑   -­‐‑¡No!  Quiero  decir,  no  es  que  no  a  la  pregunta  original,  obviamente,  no  a  eso   último.-­‐‑  Él  tomó  una  respiración  profunda.  -­‐‑Permíteme  empezar  de  nuevo.  Claire.   ...  mira,  sólo  me  asustaste,  eso  es  todo.  -­‐‑Él  le  cogió  las  manos,  ambas  manos  y     entrelazó  sus  dedos  juntos.  Luego  se  inclinó  hacia  delante  y  descansó  su  frente   contra  la  de  ella.  -­‐‑Por  supuesto  que  lo  dije  en  serio.  Siempre  lo  decía  en  serio.   Siempre  voy  en  serio.  Sólo  pensé.  .  .  Pensé  que  tú  querías  esperar.-­‐‑   -­‐‑Lo  hice,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  si  algo  me  ha  enseñado  estos  últimos  años  en  Morganville,  es   que  a  veces  hay  que  simplemente.  .  .  saltar.  No  es  seguro.  Nunca  es  seguro.  Pero  a   veces  hay  que  vivir  peligrosamente.-­‐‑  

Se  rió  un  poco.  -­‐‑Estamos  hablando  mi  idioma  ahora.-­‐‑   -­‐‑Has  dicho  que  querías  esperar.  ¿No  lo  hiciste?  -­‐‑   -­‐‑Probablemente  deberíamos  volver  al  principio  de  que  yo  soy  un  chico,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑Tengo  esa  parte.-­‐‑  Ella  le  dio  un  beso,  sólo  un  roce    en  los  labios  sintiendo  un   hormigueo,  sus  frentes  seguían  tocándose.  -­‐‑Has  esperado  de  todos  modos.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  sí.  Porque  valía  la  pena  esperarte.  -­‐‑Lo  dijo  como  si  fuera  simple  y  evidente,   pero  la  hizo  temblar.  Era  una  cosa  tan  fuerte,  y  sexy  lo  que  dijo,  y  ella  sabía  que  lo   decía  en  serio.  Él  siempre  iba  en  serio.  -­‐‑Si  quieres  casarte  ahora,  esta  noche,   entonces  vamos  a  preguntar  a  todo  el  que  pase  donde  encontrar  un  juez  de  paz    en   Blacke.-­‐‑   -­‐‑¿No  sería  una  historia  que  contar  a  los  niños?  -­‐‑dijo,  y  luego  contuvo  el  aliento,   porque  lo  había  dicho  sin  pensar,  y  ella  esperaba  que  él  no  lo  considerara  raro,  que   quiera  dar  marcha  atrás,  o  que  dijera  algo  así  como  oye,  chica,  pisa  el  freno.   Pero  en  lugar  de  eso  se  limitó  a  sonreír  y  dijo:  -­‐‑Estoy  bastante  seguro  de  que   tendremos  un  montón  de  historias  que  contar  a  los  niños.  Casi  ninguna  de  ellas  va   a  ser  apropiada.-­‐‑   -­‐‑Bien.-­‐‑   -­‐‑Excelente.-­‐‑   -­‐‑Así  que.  ¿Juez  de  Paz?  -­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑¿Qué  tal  si  lo  hacemos  en  Morganville,  una  vez  que  esto  haya   terminado?  Hacerlo  bien.  En  serio.-­‐‑   -­‐‑¿Quieres  decir,  vestido  y  smoking?  Porque  me  estaba  acostumbrando  a   la  idea  de  hacerlo  en  pantalones  de  chándal  que  tome  prestado  de  el  viejo   excéntrico  con  algunos  dientes.  Sería  diferente.-­‐‑   -­‐‑Diferente,  de  una  manera  muy  mala.-­‐‑   -­‐‑¿Podría  ser  la  definición  de  los  ochenta  malo,  como  en  gran  o.  .  .  -­‐‑   -­‐‑¿No  deberíamos  ponernos  al  día?-­‐‑Preguntó.  Debido  a  que  los  otros  habían   desaparecido  en  el  interior  del  edificio  de  la  biblioteca  oscura  delante,  y  ella   había    sentido  esa  sensación  de  nuevo,  de  gente  mirando  desde  las  sombras.   Vampiros,  muy  probablemente.  Supuso  que  estaban  escuchando,  también.   -­‐‑En  un  segundo,  -­‐‑dijo,  y  la  atrajo  hacia  sí,  cuerpo  a  cuerpo,  encajaban    en  todos  los   lugares  adecuados  para  iniciar  un  incendio  impresionante  en  su  interior.   -­‐‑¿Sabes  que  nos  están  viendo,  ¿no?-­‐‑   Ella  asintió  con  la  cabeza.   -­‐‑Vamos  a  darles  algo  que  ver.-­‐‑   Y  entonces  él  la  besó,  con  toda  la  pasión,  intensidad,  calor  y  la  dulzura  del   chocolate  negro  fundiendo  en  su  lengua,  pero  no  sólo  dulce  porque    había  especias   en  ella,  también,  habían  ráfagas  de  pimienta  abrasadora,  sintió    hambre,     increíblemente  hambrienta  de  sentir  su  piel  sobre  la  suya  que  casi  la  volvía  loca.   Casi.   -­‐‑Un  buen  esfuerzo  en  hacer  que  me  den  ganas  de  arrancarte  la  ropa,  -­‐‑ella   dijo  que  cuando  él  la  dejó  respirar  de  nuevo.   -­‐‑¿No  funcionó?-­‐‑   -­‐‑Oh,  funcionó.  Estoy  mejor  sin  público.-­‐‑   Él  la  besó  suavemente  en  la  nariz.  -­‐‑Te  tomo  la  palabra  más  tarde.-­‐‑   Cuando  abrieron  la  puerta  de  la  biblioteca,  se  vieron  catapultados  al  pasado.  Las   ventanas    estaban  cerradas  para  ocultar  las  luces,  pero,  aparte  del  hecho  de  que   había  electricidad,  la  Biblioteca  Pública  de  Blacke  no  había  cambiado  mucho.  Las   mismas  mesas  de  madera  maltratadas,  las  mismas  sillas  resistentes,  el  mismo  piso  

de  linóleo  lleno  de  cicatrices    y  alfombras  dudosa.  Estaba  más  limpia,  sin  embargo.   Y  no  estaba  llena  de  ciudadanos  de  Blacke  en  pie  alrededor  con  armas.   En  cambio,  las  personas  estaban  en  grupos  de  dos  y  tres,  susurrando,  y  no   mostraban  armamento  visible.  Ellos  estaban  en  su  mayoría  viendo  a  Morley,  que   había  saltado  arriba  sobre  una  de  las  mesas  de  estudio  y  fue  dando  vueltas,  con  las   manos  detrás  de  su  espalda,  con  el  plumero  arremolinándose  a  su  alrededor.  Claire   casi  esperaba  que  tuviera  espuelas  tintineantes  Ciertamente  tenía  las  botas  de   vaquero,  y  parecía  lo  bastante  viejo  como  para  haber  sobrevivido  a  la  Guerra  Civil   y  haber  estado  en  marcha  desde  entonces.   Shane  debe  haber  estado  pensando  lo  mismo,  porque  él  le  dijo  a  Morley,  -­‐‑Bonito   equipo.  A  que  apestoso  cadáver  viejo    lo  robaste  y  se  lo  quitaste?  -­‐‑   Era  difícil  leer  la  expresión  de  Morley,  ya  que  llevaba  el  pelo  largo  y  salvaje  que   ocultaba  su  rostro  bastante  bien.  -­‐‑Yo  podría  decir  lo  mismo  acerca  de  sus  mal   ajustados  trapos,  muchacho.  Aunque  dudo  que  mataras  nadie.  Tal  vez  asaltado.   Dudo  que  tenga  estómago  para  eso.  -­‐‑   -­‐‑Oh,-­‐‑dijo  Shane,  con  una  sonrisa  que  era  por  lo  menos  la  mitad  lobo,  -­‐‑Puede    que  se   sorprenda.-­‐‑   -­‐‑No    me  diga,-­‐‑  invitó    Morley.  -­‐‑Por  todos  los  medios.  Oliver,  ¿dónde  recogió  a  estos.   .  .  niños  salvajes?  -­‐‑   -­‐‑¿Te  acuerdas  de  Shane,  -­‐‑dijo  Oliver.  Se  había  despojado  de  su  toga  manta  y  Claire   rápidamente  le  dio  la  espalda  al  ver  el  destello  blanco  de  piel.  Sin  dudarlo  en   absoluto,  él  se  estaba  desnudando  y  poniéndose  la  ropa  que  había  sido  establecida   por  él.  Oyó  el  crujir    de  la  tela  y  las  cremalleras  de  fijación,  y  finalmente  se  arriesgó   a  mirar  por  encima  de  su  hombro.  Sí,  él  estaba  vestido,  con  unos  vaqueros  que  en   realidad  le  quedaban  en  forma  y  una  camisa  oscura  lisa  que  de  alguna  manera  hizo   la  mirada  nerviosa.  –Y  Claire.  Y,  por  supuesto,  Michael  y  Eve.-­‐‑   -­‐‑Encantado  de  nuevo,  estoy  seguro,  -­‐‑dijo  Morley.  No  parecía  encantado,  sonaba   completamente  impaciente.  -­‐‑¿No  eran  algunos  de  ustedes  vampiros  antes?  Oh,  no   importa.  Aburrido.  Hasta  el  punto,  entonces.  Has  traído  a  Ayesha  a  nosotros,  y  le   doy  las  gracias  por  eso,  pero  me  doy  cuenta  de  que    no  han  rescatado  a  nadie  más.   ¿Pensamientos?  -­‐‑   -­‐‑Varios.  Nada  que  no  implique  que  grite.   -­‐‑No  seas  tan  limitante,  estoy  seguro  que  usted  puede  imaginar  varios  que  implican   rogándome  también.  ¿Huiste,  Oliver?  ¿Dejo  su  orgullo  con  los  gatos  enjaulados   detrás?  -­‐‑   -­‐‑Fallon  los  tiene,  -­‐‑dijo  Oliver.   -­‐‑Ah.-­‐‑   Se  hizo  el  silencio.  Morley  saltó  de  la  mesa  y  se  apoyó  en  ella,  cara  a  cara  con  Oliver   para  enfrentarlo.  Se  quitó  el  sombrero  y  lo  dejó  caer  sobre  la  mesa  y  se  paso  las   manos  por  su  salvaje  pelo  desordenado.  –Bueno,  -­‐‑dijo  finalmente.  -­‐‑Nunca  fue  mi   problema,  ni  el  tuyo,  ni  siquiera  de  Amelie,  o  incluso  de  su  padre  muerto.  El  lo  está     haciendo  por  el  loco.  -­‐‑   -­‐‑Myrnin,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑Sí.-­‐‑   -­‐‑Espera,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Qué  quieres  decir,  ¿que  es  un  problema  de  Myrnin?  ¡No  tiene   nada  que  ver  con  esto!-­‐‑   -­‐‑Oh,  sí,  chica,  él  sin  duda  la  tiene,  -­‐‑dijo  Morley.  Se  sentó  sobre  la  mesa  y  le  dio  una   mirada  divertida.  -­‐‑¿Él  nunca  te  contó  la  historia?  Ah,  bueno,  probablemente  porque   no  es  a  su  favor,  me  imagino.  Tan  pobre,  triste,  e  inestable  Myrnin    estaba  solo  

después  de  que  mato  a  su  fabricante  de  vampiro.  Y  se  hizo  amigo  de  un  clérigo,   muy  docto,  que  era  también  un  estudiante  secreto  de  alquimia.-­‐‑   -­‐‑Esa  fue  Fallon,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑En  caso  de  que  se  que  pierda  lo  evidente.-­‐‑   -­‐‑Tranquilo,  es  mi  historia.  Sí,  era  nuestro  querido  amigo  Fallon,  quien   fervientemente  quería  curar  a  Myrnin  de  su  locura.  .  .  y  su  maldición.  Se  encontró,   más  horrible,  y  sólo  empeoró  las  cosas,  y  lo  siguiente  que  sabes,  Myrnin    drenó  a   Fallon  como  un  barril  de  vino.  Como  siempre,  de  inmediato  se  arrepintió  y  decidió   resucitarle,  dentro  de  las  puertas  de  la  propia  iglesia  de  Fallon,  nada  menos.  Una   cosa  que  Fallon  con  toda  seguridad  no  quería  hacer,  y  resucitar  como  un  vampiro   menos.  Pero  nuestro  querido  loco  lo  arrastró  pataleando  y  chillando  a  volver  a  la   vida.  Él  estalló  con  toda  sinceridad,  me  temo.  .  .  y  luego  lo  abandonó  a  su  suerte.-­‐‑   Claire  no  estaba  segura  de  que  era  peor,  el  escuchar  que  Myrnin  había  matado  a  un   sacerdote,  o  que  él  lo  había  convertido  en  vampiro  en  contra  de  su  voluntad,  o  que   lo  había  abandonado  como  una  mascota  no  deseada.   -­‐‑No  era  él  mismo  entonces,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑Myrnin  no  es  el  único  responsable   por  Fallon.  .  .  excesos.  O  su  igualmente  excesivo  auto-­‐‑odio,  lo  que  le  llevó  a  su   cruzada  en  contra  de  nosotros.-­‐‑   -­‐‑Tonterías.  En  resumen,  -­‐‑dijo  Morley,  -­‐‑todo  esto  es  culpa  de  Myrnin,  es  su  desastre,   y  por  qué  tengo  que  barrer  para  arriba  no  está  del  todo  claro.   -­‐‑Estoy  de  acuerdo  que  Myrnin  debe  ser  el  que  elimine  a  Fallon  por  nosotros,  -­‐‑dijo   Oliver.  -­‐‑Lamentablemente,  parece  más  curioso  que  indignado  por  el  momento.   Algo  sobre  el  progreso  que  Fallon    ha  hecho  en  su  curación.  Usted  sabe  como  el   tonto  puede  conseguir  colgarse  cuando  tiene  a  alguien  un  poco  brillante  de  la   ciencia  frente  a  él.-­‐‑   -­‐‑Escuché  un  rumor,  -­‐‑dijo  Morley.  -­‐‑Apenas  acreditado,  francamente.  ¿Es  cierto  que   Fallon  cree  que  nos  puede  curar    y  volver  a  ser  humanos?  -­‐‑   -­‐‑Es  verdad  que  él  lo  piensa.  También  es  cierto  que  puede  hacerlo,  al  menos  en   algunos  casos.  -­‐‑Oliver  señaló  con  el  dedo  hacia  donde  Michael  y  Eve  estaban   sentados  en  una  de  las  mesas  de  estudio  juntos.  -­‐‑Usted  lo  ha  mencionado  antes.   ¿Recuerda  al  chico?  -­‐‑   Morley  le  dio  una  larga  mirada  a  Michael,  y  entrecerró  los  ojos  lentamente.   -­‐‑Ah.  Bueno,  eso  parece  una  lástima,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Apenas  tuvo  tiempo  para  conseguir   cogerle  el    gusto  ¿verdad?  Y  ahora  le  han  arrojado  de  vuelta  en  el  tiempo  humano,   camino  del  polvo.  Ah,  bueno.  No  es  una  gran  pérdida  para  el  resto  de  nosotros,  al   parecer.-­‐‑   -­‐‑¿Te  pierdes  mi  punto,  máscara?.  Fallon  puede  hacer  lo  que  dice.  No  todo  el  tiempo,   no  con  la  mayor  certeza,  pero  él  tiene  una  cura.  ¿Cuántos  crees  que  llegaran  por  si   el  premio  era  antes  para  ellos?  -­‐‑   Oliver  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑No  tantos  como  parece.  Ves  los  suficientes   amigos  marchar  a  la  tumba,  se  pierde  el  gusto  por  las  cenizas.  La  sangre   tiene  un  sabor  mucho  más  convincente.  -­‐‑   -­‐‑Usted  y  yo  compartimos  una  fe,  si  no  en  los  detalles  particulares  de  la  misma.   ¿Y  si  él  nos  puede  restaurar  a  un  estado  de  gracia?  -­‐‑   -­‐‑Yo  sabía  que  al  final  se  vendría  abajo  con  la  religión  para  ti,  -­‐‑dijo  Morley,  y  puso   los  ojos.  -­‐‑¿Se  siente  condenado  y  paria  del  amor  de  Dios?,  pobre  paloma  Yo  no  lo   hago.  Me  siento  muy  bendecido  de  ser  capaz  de  despertar  todos  los  días  sabiendo   que  voy  a  ser  libre  de  la  debilidad,  enfermedad  y  dolor.  -­‐‑   Michael  se  puso  de  pie.  La  silla  chirrió  ruidosamente  en  el  suelo,  y  los  dos  vampiros   miraron  hacia  él  con  el  ceño  fruncido  en    idénticas  expresiones.  -­‐‑No  estamos  aquí  

para  debatir  sobre  cuántos  ángeles  están  en  la    cabeza  de  un  alfiler,  o  lo  que  sea   que  está  a  punto  de  decir.  Fallon  se  propone    convertir  a  los  vampiros  sueltos  en   seres  humanos  en  Morganville,  a  continuación,  utilizara    la  muerte  para  justificarse   dándoles  su  curación  hasta  que  no  queda  nadie.   Y  cuando  termine  con  Morganville,  vendrá  aquí,  Morley.  Él  vendrá  por  usted.   Todos  ustedes.  Él  tiene  que…-­‐‑.   Una    tranquila,  y  delgada,  mujer  de  mediana  edad  sentada  en  un  sillón  cercano   dijo:  -­‐‑Tiene  razón.  Sabíamos  que  esto  no  podía  durar  si  Morganville  cayó.  El  Draug   casi  se  llevó  todo,  y  ahora  esto  de  Fallon  llegando  a  terminar  el  trabajo.  No  voy  a   dejar  que  él  nos  termina.  Hemos  luchado  demasiado  duro.-­‐‑   Era  la  señora  Grant,  la  bibliotecaria,  que,  junto  con  Morley,  dirigían  la  ciudad  de   Blacke.  Ella  puede  tener  un  aspecto  dulce  y  amable,  pero  Claire  la  había  visto   luchando  contra  vampiros  y  sabía  que  ella  estaba  en  líos  con  nadie.  Incluso  Morley   sabía.   Inclinó  un  poco  la  cabeza  en  su  dirección.  -­‐‑Siempre  podemos  correr.  Sólo  terminé   en  este  paleto  pueblo  Edén  por  la  desgracia  que  siempre  han  perseguido  a  mis   pasos.  ¿Y  si  cargamos  a  nuestros  vampiros  en  camiones  a  prueba  de  Luz  y   simplemente  nos  alejamos?  -­‐‑   -­‐‑Esos  vampiros  tienen  familia  aquí.  Son  nuestros  hijos,  hijas,  padres,  madres.  Ellos   no  piden  nada  de  esto,  y  no  se  puede  simplemente  hacer  que  se  vayan.  La  mayoría   de  ellos  van  a  querer  esta  cura  de  la  que  estás  hablando,  ya  sabes.  -­‐‑   -­‐‑¡Eso  exactamente  es  lo  que  me  preocupa!,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ya  oíste  al  querido  Oliver.  La   mayoría  no  va  a  sobrevivir.  Y  no  tenemos  ninguna  garantía  real  de  que  no  tendrán   sus  vidas  truncadas  por  su  poción,  ¿verdad?  ¿Y  si  su  curación  a  la  humanidad  le   permite  vivir  sólo  unos  pocos  días,  o  semanas,  o  un  año?  ¿Qué  valor  tiene   entonces?  -­‐‑   Claire  no  había  pensado  en  eso,  no  lo  había  incluso  considerado.  Y  ahora  la  golpeó   con  fuerza  terrible.  Fallon  no  estaba  realmente  preocupado  por  asegurarse  de  que   sus  vampiros  "curados"  vivieran  una  larga  y  productiva  vida,  ¿verdad?  Él  sólo   quería  que  no  fueran  vampiros  más.  Él  probablemente  consideraría  una  semana  de   vida  sin  beber  sangre,  vale  la  pena  el  sacrificio.   ¿Qué  pasaría  si  Michael  había  sobrevivido  sólo  para  enfermar  y  morir?  Sería   romper  a  Eve.  Se  acabaría  de  romper  por  la  mitad.   -­‐‑No  vamos  a  correr,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.   -­‐‑Pero,  querida…,-­‐‑comenzó  Morley.   -­‐‑No  me  llames  "querida",  miserable.  Yo  no  soy  tu  esposa  y  no  soy  tu  madre.  Soy  el   jefe  de  la  parte  humana  de  esta  ciudad  y  me  prestaras  atención  a  mí.  ¿De  acuerdo?-­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Morley.  Había  una  pequeña  sonrisa  en  sus  labios  y  una  arruga  de   diversión  alrededor  de  sus  ojos.  -­‐‑Por  supuesto.  Muy  bien,  entonces,  ¿cómo  crees   que  debemos  proceder  en  nuestra  gran  búsqueda  para  liberar  Morganville?   ¿Descendemos  sobre  ellos  en  una  horda  furiosa  de  colmillos?  Lo  que  tiene  un   cierto  atractivo  teatral,  pero….-­‐‑   -­‐‑Estarían  listos,  -­‐‑dijo  Oliver.  -­‐‑Ellos  estaban  listos  antes  de  venir  aquí.  Hicieron  caso   omiso  de  los  vampiros  en  un  primer  momento,  trajeron  buenas  obras  a  la   comunidad  humana,  ganaron  su  confianza,  desplegaron  las  llamas  de  la  ira.  Y   Amelie  fue  lenta  para  actuar  cuando  no  había  ninguna  amenaza  a  la  vista.  Si   hubiera  sabido  lo  que  somos  nosotros  los  que  les  habíamos  visto  antes  ,  ella  habría   tomado  medidas.  Pero  ella  vaciló.  Si  hubiera  estado  aquí,  a  su  lado.  .  .  .  -­‐‑   -­‐‑Pero  usted  no  estaba,  -­‐‑dijo  Morley.  -­‐‑Debido  a  que  ya  le  había  fallado.-­‐‑  

El  cuerpo  de  Oliver  fue  tenso,  y  con  la  cabeza  baja,  con  inconfundible  amenaza.   -­‐‑Por  suerte,  -­‐‑Morley  continuó  con  ese  extraño  rastro  de  una  sonrisa,  -­‐‑Yo  no  lo  hice,   y  tampoco  sus  compañeros  humanos.  Ella  escapó  de  Fallon.  ¿Qué,  nadie  te  lo  dijo?   Está  pequeña  niña  con  usted,  la  que  parece  tan  inofensiva,  se  cubrió  en  la  sangre   de  Amelie  para  distraer  a  los  perros  del  infierno  de  ella.  Y  ese  chico,  el  que  se  ve   tan  incapaz  de  auto-­‐‑control,  a  pesar  de  que  Fallon  le  introdujo  una    infección  en  su   sangre,  se  mantuvo  a  raya  de  matar  tanto  a  su  mujer  y  la  tuya.-­‐‑   El  rostro  de  Oliver  se  torció  en  una  mueca,  y  echó  una  mirada  penetrante  a  Claire  y   Shane,  pero  antes  de  que  pudiera  preguntarles  nada  en  absoluto,  una  mujer   vestida  con  pantalones  vaqueros  y  una  camisa  abotonada  salió  de  entre  las   estanterías.  Su  pelo  rubio  platino  caía  ondulado  sobre  sus  hombros  y  la  mitad  de  la   espalda,  y  sus  ojos  gris  hielo  se  veían  cansados.  -­‐‑Es  cierto  -­‐‑dijo  Amelie.  -­‐‑Morley   exagera,  pero  rara  vez  se  encuentra  por  completo.  Si  no  fuera  por  estos  niños,  yo   estaría  en  las  manos  de  Fallon  ahora,  y  esto.  .  .  esto  habría  acabado  con  los   vampiros  de  Morganville.-­‐‑   La  mano  de  Shane  aplastó  la  de  Claire,  una  reacción  repentina  y  convulsiva   que  le  provocó  una  mueca  de  dolor  y  una  mirada  de  alarma.  Él  se  había  vuelto   pálido,  y  todo  su  cuerpo  se  había  puesto  tenso,  como  si  estuviera  luchando  contra   una  batalla  interna  de  proporciones  épicas.   Una  batalla  que  perdió,  tal  como  sucedió.   Sus  ojos  adquirieron  un  misterioso  brillo  de  oro,  y  le  soltó  la  mano  al  lanzarse   hacia  adelante.  Había  una  mesa  en  el  camino,  pero  él  la  saltó,  dirigiéndose   directamente  a  Amelie,  y  Claire  vio  garras  sangrientas  empujando  fuera  de  sus   dedos.   -­‐‑¡No!,  -­‐‑Gritó.  -­‐‑¡Shane,  no!-­‐‑   Michael  se  puso  en  su  camino.  Tal  vez,  en  ese  momento,  estaba  pensando  que  él   seguía  siendo  un  vampiro,  capaz  de  una  velocidad  y  fuerza,    debe  ser    difícil   librarse  de  eso  después  de  años  de  ser  utilizado  por  él.  Pero  ya  no  tenía  esas  cosas,   y  Shane  lo  golpeó  como  un  tren  de  carga,  lanzándolo  hacia  atrás.   Michael  levantó  su  brazo  izquierdo  para  proteger  su  garganta  mientras  Shane   se  abalanzó  sobre  él,  y  los  dientes  de  Shane  mordieron  su  carne  en  una  falta  de   definición  violenta.   Oliver  ya  estaba  en  marcha.  Dio  un  salto  de  pie  desde  el  medio  de  la  habitación,  y   aterrizó  sobre  la  mesa,  lanzándose  como  una  flecha  recta  sobre  Shane.  Lo  arrancó   lejos  de  Michael,  lo  hizo  girar  y  le  colgó.  Entonces  él  lo  mantuvo  allí,  apoyado  en  el   suelo,  mientras  Shane  destrozó  el  linóleo  con  sus  garras.   -­‐‑Como  siempre,  -­‐‑dijo  Oliver,  -­‐‑Estoy  a  su  servicio,  Fundadora.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé.  -­‐‑Había  una  sombra  de  una  sonrisa  en  los  ojos  de  Amelie,  y  sin  rastro  de   miedo.  -­‐‑¿Michael?-­‐‑   -­‐‑Estoy  bien,  -­‐‑dijo,  pero  era  sólo  una  respuesta  automática,  no  era  cierto  en   absoluto.  Su  brazo  estaba  ensangrentado,  y  Eve  ya  estaba  a  su  lado  ayudándole  a     apoyarse  mientras  se  tambaleaba.  Cogió  una  silla  y  consiguió  sentarle  de  forma   segura  en  ella,  y  rápidamente  se  quitó  la  sudadera  para  envolverla  alrededor  de  su   brazo  mordido.   En  el  suelo  a  unos  metros  de  distancia,  Shane  seguía  cambiando,  provocado  por  la   presencia  de  Amelie.  -­‐‑Tendrá  que  ser  encerrado,  -­‐‑Amelie  dijo.   -­‐‑No,  no  puede,  -­‐‑Claire  soltó,  e  incluso  mientras  lo  decía  ella  sabía  que  Amelie  tenía   razón.  Sin  embargo,  se  sentía  mal.  Enferma.  Horrible.  Pero  Shane  era  peligroso,  

obviamente,  le  había  hecho  daño  a  Michael,  y  Michael  ya  no  era  un  vampiro;  él  sólo   había  estado  en  el  camino.  Podría  haber  hecho  lo  mismo  a  cualquiera.   -­‐‑No  creo  que  tu  quieras  que  yo  lo  reconsidere,  -­‐‑dijo  Amelie,  -­‐‑ya  que  la  alternativa   sería  poner  al  niño  en  el  suelo,  y  ninguno  de  nosotros  quiere  eso-­‐‑.   -­‐‑Habla  por  ti,  -­‐‑Oliver  gruñó,  y  tuvo  que  poner  una  mano  plana    en  los  omóplatos  de   Shane  para  que  no  empujara  hacía  arriba.    Él,  Claire  se  dio  cuenta,  seguía   cambiando  su  cuerpo  retorciéndose  en  una  nueva  forma,  horrible.  -­‐‑Abajo,   muchacho.  Quédate  ahí.  -­‐‑   -­‐‑¡No  le  hagas  daño!-­‐‑   -­‐‑Entonces  necesito  algo  para  domarlo,  -­‐‑dijo  Oliver,  ignorándola  a    ella  por   completo.  -­‐‑Rápido,  por  favor.  El  es  fuerte.-­‐‑   La  Señora  Grant  estaba  caminando  hacia  ellos,  soltando  la  bolsa    anticuada   del  doctor  Theo  Goldman,  Claire  se  sorprendió  al  verla.  Recordó    la  bolsa.  Incluso   tenía  las  iniciales  del  médico  vampiro  en  ella  en  oro  desvanecido.  –   -­‐‑Espera,  ¿qué  estás  haciendo?,  -­‐‑Dijo  Claire.  No  recordaba  el  movimiento,  pero  ella   se  aferraba  al  borde  de  una  mesa  ahora.  -­‐‑¡Shane,  no  luches!  ¡Por  favor!  –La  Señora   Grant  dejó  la  bolsa  en  el  suelo  y  sacó  una  jeringa  de  aspecto  antiguo  con  una  aguja   horriblemente  larga.   Ella  contuvo  la  respiración  cuando  la  señora  Grant,  con  un  empuje  decisivo,   clavo  la  aguja  en  la  espalda  de  Shane.  Él  dejó  escapar  un  aullido,  un  aullido  real  ,   puro  y  tembloroso,  Amelie  dobló  una  rodilla  para  ayudar  a  mantener  a  Shane  abajo   cuando  la  señora  Grant  presiono  el  émbolo,  vaciando  el  contenido  de  la  jeringa  en   él.   -­‐‑Vuelve,  -­‐‑espetó  Oliver.  La  bibliotecaria  coronó  la  jeringa  y  la  puso  en  la  bolsa  de   Theo  antes  de  retirarse,  dejando  a  los  dos  vampiros  para  manejar  a  Shane   mientras  seguía    agitándose  y  luchando  por  liberarse.  Él  gruñía  ahora,  un  sonido   bajo  y  viciosos  que  hizo  a  Claire  sentir  dificultad  para  respirar..   Y  entonces  su  gruñido  se  convirtió  en  un  gemido  de  dolor  desconcertado,  y  se   desvaneció  en  jadeos.   Claire  se  quedó  sin  aliento  y  se  lanzó  hacia  donde  estaban  Amelie  y  Oliver  todavía   con  Shane  vuelto  hacia  abajo.   No  parecía  humano  en  absoluto  ahora.  Parecía  más  a  un  perro  negro,  enorme   y  aterrador,  con  esos  ojos  inhumanos  espeluznantes  mirando  legañosos  hasta  ella.   -­‐‑Relajante  muscular,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  -­‐‑Se  le  debe  mantener  durante  un  poco   más,  pero  en  mi  experiencia,  con  los  vampiros,  al  menos,  no  dura  mucho.  Así  que   será  mejor  que  nos  enteremos  de  lo  que  estamos  tratando.  Desde  aquí  le  vemos,  no   hay  ningún  lugar  donde  podamos  encerrarle  que  no  pueda    romper.  -­‐‑   -­‐‑Oh,  he  visto  algo  como  esto  antes,  -­‐‑dijo  Morley.  Estaba  todavía  sentado  en  el  borde   de  una  mesa,  mirando  ligeramente  sorprendido,  pero  no  alarmado.  Hace  Siglos.  Un   alquimista  convirtió  a  alguien  en  un  lobo,  una  de  esas  demostraciones  elaboradas   tan  populares  en  su  día.-­‐‑   -­‐‑¿Se  le  puede  dar  marcha  atrás?,-­‐‑  preguntó  Claire.   -­‐‑Los  lobos  no  eran  terriblemente  populares  en  ese  entonces.  No  tuvo  oportunidad.-­‐‑ Miró  a  Shane  pensativo  por  un  momento,  y  luego  trasladó  su  mirada  a  Michael   cuando  la  señora  Grant  se  acercó  a  él  con  la  bolsa  de  médico  y  desenvolvió  el  brazo   herido.  Ella  le  movió  los  dedos,  y  parecía  satisfecha  cuando  fue  capaz  de  hacerlo   sin  mucho  dolor.  -­‐‑Pero  me  parece  que  es  una  cosa  similar  a  lo  que  le  ha  a  pasado  a   él.  -­‐‑  

Claire  no  tenía  idea  de  lo  que  quería  decir,  y  ella  no  podía  verlo  todo,  era   demasiado,  demasiado  rápido,  desde  el  cálido  y  romántico  momento  fuera  a..  .  esto.   -­‐‑Michael  fue  curado.  ¡Sea  lo  que  sea  que  es  tal  vez  puede  curarle  a  él.-­‐‑   -­‐‑Bueno,  es  un  cambio  esencial  de  estado.  De  Vampiro  a  Humano  es  tan  grande  el   cambio  como  lo  que  le  pasó  a  tu  chico  perro,  tal  vez  la  cura  de  Fallon,  lo  que  le   obligó  a  tragar  al  joven  Michael  podría  funcionar  igual  de  bien  para  cambiar  su   perro  de  nuevo  a  su  propia  forma,  ¿no?  -­‐‑   Eso  era.  .  .  locura.  No  científica.  Era  el  tipo  de  cosas  que  se  le  ocurriría  a  Myrnin  ,   pero  lo  que  Claire  no  podía  evitar  era  pensar  que  a    menudo  Myrnin  tenía  razón  en   estas  situaciones.  -­‐‑Pero  no  tenemos  nada    de  la  cura,  -­‐‑dijo.  -­‐‑E  incluso  si  lo   hiciéramos  mata  a  la  mayoría  de  los  que  la  han  usado.  -­‐‑   -­‐‑No  lo  mató,  -­‐‑dijo  Morley,  señalando  a  Michael.  –Su  sangre  todavía  huele  a  lo  que  se   le  dosificó.  Y  el  joven  Shane  sólo  ha  consumido  un  bocado  de  ella.  -­‐‑   Alcanzó  a  Claire,  finalmente,  lo  que  estaba  diciendo,  así  como  también  golpeó  a   Michael,  quien  lo  miró  a  los  ojos,  horrorizado.  -­‐‑No,  -­‐‑dijo.  –No  se  puede  trabajar  de   esa  manera.  -­‐‑   -­‐‑Dígale  eso  a  él,  -­‐‑dijo  Morley,  y  señaló  a  Shane.  .  .  que  estaba  cambiando.   No  sucedió  tan  rápidamente  el  cambio  como  el  que  había  experimentado  con   la  presencia  de  Amelie,  y  Claire  reconoció,  con  un  horror  enfermo,  el  brillo   plateado  que  jugo  en  su  piel  debajo  de  la  capa  de  piel  mate.  Ella  había  visto  eso   antes,  en  los  vampiros  que  le  habían  dado  la  cura.   Había  visto  como  los  mataba  a  ellos.   -­‐‑¡Bájale!-­‐‑Gritó  a  Oliver,  y  cuando  no  lo  hizo  inmediatamente,  ella  lo  empujó.  Era   casi  tan  efectivo  como  empujar    un  edificio,  pero  después  de  una  mirada  a  Amelie,   se  levantó  y  la  dejó  arrodillarse  junto  al  cuerpo  tembloroso  de  Shane.   No  tenía  miedo  de  Shane,  a  pesar  de  que  se  supone  que  debería  ser,  no  era  él   mismo,  el  hecho  de  que  hubiera  atacado  a  Michael  era  prueba  suficiente  de  ello.   Pero  no  podía  pensar  en  eso,  no  podía  preocuparse  por  eso.   Tenía  tanto  miedo  por  él.   En  un  minuto  su  cuerpo  había  comenzado  a  cambiar  de  nuevo  hacia  formas   humanas.  Observó  las  garras  que  habían  empujado  hacia  fuera  de  sus  dedos     ponerse  vidriosas  y  frágiles  y  entonces  se  rompieron.  La  piel  que  lo  había  cubierto   en  gris,  desapareció,  dejándola  plateado,  la  piel  palpitante.   Él  gemía  en  voz  baja.  Ella  lo  pasó  a  su  regazo.  Se  sentía  caliente  y  húmedo,  y  podía   sentir  sus  huesos  en  movimiento  y  cambiando  bajo  su  piel  en  los  ángulos,   repugnante  completamente  equivocados.  .  …hasta  que  estuvieron  bien  de  nuevo.   Abrió  los  ojos,  tomó  una  respiración  lenta  y  profunda,  y  dijo,  en  una  voz  ronca,   pero  reconocible,  -­‐‑¿Claire?-­‐‑Sus  ojos  eran  marrones  de  nuevo.   Humano.  -­‐‑Lo  siento.-­‐‑Tragó  saliva,  y  vio  que  el  brillo  plateado  se  desvanecía  de  su   piel.  -­‐‑Lo  siento.-­‐‑Sus  ojos  se  cerraron  otra  vez,  como  si  estuviera  demasiado   cansado  para  mantenerlos  abiertos.   -­‐‑No,  -­‐‑dijo  ella,  y  lo  sacudió.  -­‐‑¡No,  permanece  despierto!  ¡Shane,    despierta!  -­‐‑   Sus  ojos  se  abrieron  de  nuevo,  y  él  parpadeó  y  se  centró  en  su  rostro.   -­‐‑Cansado,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Oye,  ¿Alguien  me  drogó?  Me  siento  drogado.-­‐‑   Parecía  que  fuera  él,  también,  pero  pacífico.  Le  tomó  el  pulso.  Fue  lento  y   constante.  Su  piel  había  adquirido  su  color  más  habitual,  un  bronceado  uniforme  y   suave.  -­‐‑¿He  hecho  daño  a  alguien?-­‐‑   Ella  involuntariamente  miró  hacia  donde  Michael  estaba  siendo  atendido  por  la   señora  Grant,  estaba  pálido,  pero  él  le  dio  un  pulgar  hacia  arriba.  

-­‐‑No,-­‐‑ella  mintió.  -­‐‑No,  todo  está  bien.  ¿Estás  bien.?-­‐‑   -­‐‑¿Me  he  convertido  en  un  perro  del  infierno  otra  vez?  Maldita  sea.  Eso  es   vergonzoso.-­‐‑   -­‐‑Sólo  descansa-­‐‑  Ella  besó  su  frente  suavemente.  -­‐‑Descansa.-­‐‑  Ella  tenía  miedo  de  ver   que  sus  ojos  se  cierran,  pero  tenía  demasiado  nivel  de  relajantes  musculares   para  mantenerse  despierto.  La  temperatura  la  tenía.  .  .  normal.  Y  su  pulso   fuerte.   -­‐‑¿Qué  demonios  fue  ese  disparo?  -­‐‑Parecía  confuso  y  con  sueño  ahora.  -­‐‑Guau.   Medicamento  de  Fiesta.  ¿Tienes  más?  ohh.  –Alzó  el  brazo  y  la  miró,  la  marca  de  la   mordedura  casi  había  desaparecido,  reducido  a  tejido  cicatricial    trenzado.  -­‐‑Eso   todavía  me  duele.  Se  siente  como  una  quemadura.  Eres  bonita  ¿lo  sabías?  -­‐‑Claire  le   dio  una  dulce,  y  descuidada  sonrisa.   -­‐‑¿Qué  había  en  ese  tiro,  -­‐‑preguntó  Eve.  –Porque    estás  en    el  transbordador   espacial,  amigo.  -­‐‑Ella  se  agachó  junto  a  Shane  al  otro  lado  y  ayudó  a  Claire  a   levantarse  de  un  salto.  Él  se  sentía.  .  .sin  huesos.  -­‐‑Está  bien,  él  va  a  ser  bastante   inútil  por  un  tiempo.-­‐‑   -­‐‑Tenemos  un  lugar  donde  puedes  descansar  toda  la  noche,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.   -­‐‑¿Alguna  idea  de  cuánto  tiempo  estuve  mal  esta  ultima  vez?-­‐‑Claire  hizo  un  gesto   impotente  a  Shane,  quien  estaba  mirando  sus  dedos  y  moviéndolos.  Él  parecía   fascinado.   -­‐‑Unas  pocas  horas,  lo  más  probable.  Déjame  buscar  las  llaves  de  la  casa  de   huéspedes  –dijo  la  señora  Grant,  y  desapareció  en  una  oficina.   -­‐‑Tengo  que  preguntar,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑¿Mi  sangre  justo.  .  .  puede  curarle?  -­‐‑   -­‐‑Parece  eso,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Morley  dijo  que  podía  oler    la  medicina  en  ti.  Tal  vez   pueda  contrarrestar  la  infección  o  lo  que  sea  que  tiene  Shane.-­‐‑   -­‐‑Seamos  claros  en  esto,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Mi  marido  ex-­‐‑vampiro  soló  curara  a  su  novio   licántropo    con  su  sangre.-­‐‑   -­‐‑Me  parece  justo,  -­‐‑dijo  Claire,  y  casi  se  echó  a  reír.  –Típico  de  Morganville,   ¿verdad?-­‐‑   Eva  le  ofreció  un  puño  en  alto.  -­‐‑Morganville  típico.-­‐‑  Ellas  chocaron  los  puños.   Al  otro  lado  de  la  habitación,  Oliver  no  les  hizo  caso.  Se  dejó  caer  sobre  una  rodilla   e  inclinó  la  cabeza  para  Amelie,  de  la  misma  manera  que  un  antiguo  noble   podría  haber  cedido  a  su  reina.  Silenciosamente  le  tendió  la  mano,  y  se  la  llevó  a  la   frente,  luego  a  sus  labios.  Todo  extrañamente  formal.   -­‐‑Yo  te  he  fallado  dos  veces,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Sólo  detuviste  al  muchacho.-­‐‑   -­‐‑Eso  no  es  lo  que  quise  decir.-­‐‑   -­‐‑Yo  sé  lo  que  quieres  decir,  Oliver.  Cuentas  demasiadas  cosas  como  un  fracaso   cuando  no  son  más  que  contratiempos.  -­‐‑Ella  le  hizo  señas,  y  se  puso  de  pie,  todavía   íntimamente  cerca  de  ella.  No  parecía  importarle.  -­‐‑Me  siento  más  segura  con  mi   viejo  enemigo  a  mi  lado.-­‐‑   -­‐‑¿Entonces  tienes  un  plan?-­‐‑   -­‐‑Tenemos  uno,  -­‐‑dijo,  y  cortó  su  mirada  hacia  Morley,  quien  hizo  una  teatral   reverencia  quisquilloso  que  era  de  alguna  manera  aún  más  antigua  a  la  que  Oliver     había  hecho.  -­‐‑Confío  en  que  ayudaras.-­‐‑   -­‐‑De  cualquier  forma  que  considere  necesario.-­‐‑   Ella  asintió  con  la  cabeza,  dio  un  paso  más  cerca,  y  puso  su  mano  pálida  en  su   mejilla.  -­‐‑Entonces  come  y  descansa  hasta  la  mañana,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Por  la  mañana,   estamos  tomando  de  nuevo  nuestra  ciudad.-­‐‑  

                                                                                                                                     DOCE     La  Señora  Grant  preparo  una  pequeña  cama  y  desayuno  de  Blacke  para  ellos.   Básicamente,  se  trataba  de  una  casa  de  cuatro  dormitorios  con  puertas  cerradas  y   un  autoservicio  en  la  cocina,  situada  justo  a  una  cuadra  de  la  biblioteca.    El   agotamiento  de  Claire  estaba  empezando  a  hacer  que  el  mundo  pareciera   demasiado  brillante,  y  cuando  ella  se  encontró  de  pie  en  la  cocina  de  una  casa   extraña,  bebiendo  chocolate  caliente  con  especias,  parecía  una  experiencia   celestial,  extrañamente  irreal.  Lo  cual,  pensó  mientras  se  apoyaba  en  el  mostrador,   de  alguna  manera  parecía  apropiado.   Eve  levantó  las  cejas  mientras  se  bebía  lo  último  de  su  cacao.   -­‐‑¿Qué?-­‐‑   -­‐‑Sólo  estoy  pensando,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Pensando  que  tal  vez  Shane…   -­‐‑¿Tenga  una  recaída  o  algo  así?  Oh,  cariño,  no  pidas  problemas  prestados.   Tenemos  suficiente  aquí  y  las  tasas  de  interés  a  matar.  Shane  difícil.  Va  a  estar   bien.-­‐‑   -­‐‑Bien,-­‐‑dijo  Claire  en  voz  baja.  -­‐‑Eve,  acerca  de  lo  que  dijo  Morley  allá  atrás,  sobre  la   cura.  .  .  -­‐‑   Eve  se  dio  la  vuelta  y  enjuagó  la  taza  en  el  fregadero,  pero  era  más  por  tratar  de   evitar  el  contacto  visual  que  otra  cosa.  -­‐‑¿Crees  que  podrían  haber  efectos   secundarios?  Yo  no  creo  eso.  No  puedo.  Lo  conseguí,  y  eso  es  todo  lo  que  puedo   pensar  en  este  momento,  Claire.  Tengo  a  Michael    de  nuevo,  el  verdadero,  el  que   rechace  cuando  yo  tenía  catorce  años,  del  que  me  enamoré  tan  duro  cuando  tenía   dieciocho.  Algo  más…..todo  lo  demás  es  algo  para  mañana.-­‐‑   Claire  asintió.  Ella  entiende,  la  necesidad  de  simplemente  bloquear  todo,  y   enmudecer.  Sentir  como  si  todavía  hubiera  esperanza  en  el  mundo,  el  amor,  y  un   futuro.   -­‐‑Vamos,-­‐‑dijo,  y  terminó  su  propia  bebida.  El  cacao  estaba  teniendo    su  efecto   habitual,  y  en  la  parte  superior  del  agotamiento  general  ella  se  sentía  casi  tan   cálida  y  difusa,  como  si  hubiera  tenido  una  oportunidad  del  jugo  feliz  de  Shane   -­‐‑Sé  que  te  mueres  por  decirle  eso.-­‐‑   La  sonrisa  de  Eve  iluminó  la  habitación.  El  mundo.  -­‐‑Oh,  él  sabe,  si  tiene  un  cerebro   en  su  cabeza,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  definitivamente  estoy  deseando  decirle,  de  todos  modos.   -­‐‑Ella  agarró  Claire  en  un  duro,  y  firme  abrazo.  -­‐‑Te  quiero,  Osita  Claire.  Nos  vemos   en  unas  horas.-­‐‑   -­‐‑Yo  también  te  quiero,  -­‐‑dijo  Claire.  Se  sentía  tan  bien,  estar  juntos  de  nuevo.     -­‐‑Adelante.  Michael  te  está  esperando.-­‐‑   La  sonrisa  de  Eve  era  aún  más  caliente  que  el  sol,  y  el  calor  persistía  incluso   después  de  que  ella  salió  de  la  habitación.   Claire  enjuagó  su  propia  taza  y  la  puso  en  la  lavaplatos,  y  luego  fue  al  cuarto  de   baño  pequeño  central.  Había  jabones  para    invitados  y  cepillos  de  dientes   desechables,  ella  se  aseó  lo  mejor  que  pudo,  luego  respiró  hondo  y  caminó  por  el   pasillo  hasta  la  habitación  donde  habían  puesto  Shane.   Ella  tenía  miedo  de  que  él  estuviera  peor  de  alguna  manera,  pero  en  cambio,  él   yacía  acurrucado  en  el  centro  de  la  cama  extra  grande,  con  mantas  amontonadas   en  la  parte  superior,  y    estaba  profundamente  dormido.  Se  quitó  los  zapatos,   pantalones  y  sudadera  con  capucha  y  se  metió  en  la  cama  junto  a  él.  Él  estaba   caliente,  pero  no  febrilmente  caliente,  y  mientras  se  acurrucaba  junto  a  él  

hizo  un  ruido  contento  en  el  fondo  de  su  garganta  y  puso  sus  brazos  alrededor  de   ella.  No  llegó  a  despertar,  que  era  bueno,  ella  estaba  tan  cansada  que  quería  llorar,   y  la  sensación  soñadora  de  él,  su  suave  calor,  significaba  más  para  ella  en  este   momento  que  cualquier  otra  cosa  del  mundo.   Se  acurrucó  contra  él,  levantó  las  mantas,  y  dormía  en  menos  de  un  minuto.   Claire  no  se  despertó  lentamente  en  estado  de  pánico,  para  variar,  no  estaba   convencida  de  que  había  monstruos  a  lanzarse  por  ella  desde  las  sombras.   Shane  había  guardado  todo  en  el  armario  La  luz  se  arrastraba  a  través  del  encaje   de  las  cortinas  aún  no  se  anunciaba  exactamente  la  mañana,  pero  fue  suficiente   para  comenzar  su  ascenso  lento  hacia  ella.  Todavía  estaba  en  la  misma  posición   en  el  que  se  había  quedado  dormida,  se  dio  cuenta,  excepto  que    el  calor  de  Shane     no  estaba  junto  a  ella.   Se  dio  la  vuelta  y  vio  que  la  cama  estaba  vacía.   Eso  la  llevó  a  apartar    los  perezosos  buenos  sentimientos  de  la  mañana  .  Se  sentó,   rápido.  ¿Shane?-­‐‑   La  puerta  de  la  habitación  se  abrió,  y  Shane  entró  con  dos  tazas  de  café.  Estaba   pálido  y  cansado,  pero  definitivamente  no  estaba  volando  alto  más.  Se  sentó  en  la   cama  con  las  piernas  cruzadas  junto  a  ella  y  le  pasó  una  taza    lo  suficientemente   llena  como  para  no  derramar  una  gota  de  ella.   Había  recordado  también  como  a  ella  le  gusta.  -­‐‑Te  has  levantado  temprano,  -­‐‑dijo.     -­‐‑¿Cómo  te  sientes?-­‐‑   -­‐‑Resaca,  -­‐‑dijo,  y  bebió  un  largo  trago  de  su  café.  Sus  ojos  se  cerraron  de  placer.  -­‐‑Oh,   gracias  a  Dios.  Tenía  una  deficiencia  inmensa  de  cafeína  .  ¿He  dicho  algo   embarazoso?  -­‐‑   -­‐‑Fuiste  por  completo  un  perro  del  infierno  y  atacaste  a  Amelie  en  la  biblioteca.-­‐‑   -­‐‑No,  en  serio,  ¿dije  algo  embarazoso?-­‐‑   -­‐‑Dijiste  que  yo  era  bonita,-­‐‑  dijo,  y  sonrió.   -­‐‑Bueno,  lo  eres,  incluso  con  el  pelo  que  sobresale  divertido.  -­‐‑Puso  su  taza  sobre  la   mesa  y  se  inclinó  para  alisárselo.  Miró  su  antebrazo.  La  mordedura  era  ahora  una   cicatriz  desvaneciéndose,  muy  poco  roja.  -­‐‑Sí,  ya  sé  lo  que  pasó.  Recuerdo  morder  a   Mikey.  Está  bien,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑Él  está  bien.-­‐‑   -­‐‑Sentí  que  me  estaba  quemando  por  dentro.  Esa  fue  su  sangre,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑Lo  mejor  que  puedo  decir,  es  que  la  cura  sigue  en  su  torrente  sanguíneo,  y   que  atacó  lo  que  Fallon  había  puesto  en  ti  para  hacer  que  cambies.  Así  que  se   cancelan  el  uno  al  otro.  -­‐‑   -­‐‑Por  ahora,  -­‐‑dijo.  Cogiendo  un  hilo  suelto  en  la  manta.   -­‐‑Shane,  estás  bien.  En  serio.-­‐‑   -­‐‑Lo  siento.  Tienes  razón.  El  café  no  es  suficiente.  -­‐‑Él  tomó  su  taza  bebiendo  de   nuevo    un  largo  trago,  y  luego  la  puso  en  la  mesita  de  noche.  -­‐‑¿Cómo  está  el  tuyo?-­‐‑   -­‐‑El  café?  Está  muy  bueno.  -­‐‑Ella  le  dio  un  beso.  -­‐‑Gracias  por  traerlo.  -­‐‑   -­‐‑De  nada,  -­‐‑dijo,  y  le  devolvió  el  beso.  Oh,  eso  fue  bonito.  Muy  bonito.  Claire  se  liberó   el  tiempo  suficiente  para  poner  su  taza  abajo,  antes  de  que  el  café  terminara  por   todo  su  pecho  y  se  apoyó  en  el  beso  como  si  nunca  lo  hubiera  dejado.   -­‐‑Bueno,-­‐‑Shane  murmuró  contra  sus  labios,  y  se  sacudió  el  pelo  de  la  cara  con   toques  cálidos  y  persistentes,  -­‐‑esto  es  bueno.  Yo  casi  podría  olvidar  que  estamos  a   punto  de  entrar  en  guerra.  Una  vez  más.-­‐‑   -­‐‑No  vamos  a  pensar  en  eso  ahora.-­‐‑  

-­‐‑Está  bien.-­‐‑Se  inclinó  hacia  delante,  y  se  dejó  caer  de  nuevo  a  la  suave  comodidad   de  las  almohadas.  -­‐‑Vamos  a  pensar  en  otra  cosa,  similar.  .  .  dejando  que  el  café  se   enfríe.-­‐‑   -­‐‑Es  un  buen  café.-­‐‑   -­‐‑Voy  a  hacer  más.-­‐‑   Fue  una  preciosa  hora  cálida,  dulce,  lenta  e  impresionante,  y  Claire  pensó  que  tal   vez  era  extraño  cómo  se  conocían    tan  bien  ahora,  para  que  cada  toque  fuera  en  el   lugar  correcto,  la  presión  adecuada.  Fue  muy  emocionante,  pero  también  era   cómodo  en  formas  que  nunca  podría  haber  imaginado,  tan  cómodo  como  podría   haber  estado  alguna  vez  con  alguien.  No  hay  secretos.  No  hay  vergüenza.  Nada  más   que    una  completa,  y  dulce  confianza.   Justo  hasta  que  llamaron  a  la  puerta  del  dormitorio.   Estaban  tumbados  uno  en  los  brazos  del  otro,  gratamente  somnolientos,  pero   los  ojos  de  Claire  se  abrieron  de  golpe  al  oír  el  sonido,  y  también  lo  hizo  Shane.   Vacilaron  por  sólo  un  segundo  antes  de  que  se  movieran  en  direcciones  opuestas   para  pescar  la  ropa  de  el  suelo  y  empezar  a  vestirse.  -­‐‑¡Sólo  un  segundo!-­‐‑Claire   dijo,  y  tiró  de  sus  pantalones,  luego  lanzó    la  sudadera  con  capucha  sobre  su   camiseta.   El  logotipo  de  víboras  TPU  en  el  parecía  apropiado  esta  mañana.  Ella  metió  sus   pies  en  sus  zapatos,  pero  tan  rápida  como  fue,  Shane  fue  aún  más  rápido.  Estaba   sentado  en  la  cama  tranquilamente  bebiendo  café  cuando  la  puerta  se  abrió  de   golpe.   -­‐‑Buenos  días,  -­‐‑le  dijo  a  Morley,  que  parecía  un  completo  Vampiro  Western  de   nuevo  en  su  abrigo,  botas,  bufanda  y  gorro.  –muy  grosero    entrar  cuando  la  dama   le  pide  que  espere,  ¿no  es  así?  -­‐‑   -­‐‑Mis  más  sinceras  disculpas,  -­‐‑dijo  Morley,  e  hizo  una  reverencia  en  arco,   quitándose  el  sombrero  como  broche  de  oro.  -­‐‑Pero  estamos  a  punto  de  ir  a   retomar    la  ciudad  de  Morganville,  y  los  modales  no  son  mi  mayor  preocupación.     ¿Quiere  unirse  a  nosotros,  o  están  ustedes,  ah,  ocupados?-­‐‑   -­‐‑¿Es  una  opción?  Porque  si  es  así.  .  ..-­‐‑   -­‐‑Estamos  llegando,  -­‐‑dijo  Claire.  Ella  bebió  el  resto  de  su  café,  viejo,  y  se  acercó  a   Morley.  -­‐‑Vamos,  Shane.  ¿Realmente  tienes  la  intención  de  sentarte  y  quedarte   fuera?  -­‐‑   -­‐‑Tienes  razón.  ¿Hay  una  pelea,  y  yo  no  estoy  en  ella?  Eso  parece  mal.  -­‐‑Shane  se   aseguró  de  terminar  su  café.  -­‐‑Bueno,  vamos  a  hacer  esto.  Espera,  ¿qué  es   exactamente  lo  que  estamos  haciendo?  -­‐‑   -­‐‑No  tengo  idea  de  lo  que  estás  haciendo,  -­‐‑dijo  Morley,  -­‐‑pero  la  señora  Grant    está   matando  a  Amelie.-­‐‑   Claire  pensó  que  estaba  diciendo  una  cosa  rara  y  frívola,  hasta  que  vio  a  Amelie   tumbada  en  la  mesa  de  la  biblioteca,  sin  moverse,  con  una  estaca  recubierta  de   plata  en  el  corazón.   -­‐‑¿Qué  estás  haciendo?-­‐‑Le  espetó,  y  empujó  hacia  adelante.  Michael  y  Eve  ya   estaban  allí,  de  pie  juntos.  -­‐‑¿Qué  pasó?-­‐‑   -­‐‑No  la  toques,  -­‐‑advirtió  la  señora  Grant.  -­‐‑Confía  en  mí,  he  calculado  esto  con  mucho   cuidado.-­‐‑   -­‐‑¿Apuñalarla?  ¿Con  la  plata.?  Porque  incluso  Amelie  no  puede  resistir  ese  veneno   por  mucho  tiempo,  no  en  el  corazón.  -­‐‑Tenía  más    resistencia  que  la  mayoría  de  los   otros  vampiros  que  Claire  había  visto  en  su  vida,  pero  esto.  .  .  esto  era  extremo.  Y   muy  peligroso.  

Entonces  vio  el  símbolo  en  el  lado  de  la  hoguera,  de  la  Fundación  del  Sol.   -­‐‑Eres  de  la  Fundación,  -­‐‑dijo  Claire  rotundamente,  y  miró  a  su  alrededor  buscando   un  arma.  No  vio  una  a  mano,  así  que  cogió  una  silla.  Fue  pesada,  pero  ella  la  levantó   de  todos  modos.  -­‐‑Aléjate  de  ella.-­‐‑   -­‐‑Deja  eso,  -­‐‑dijo  Oliver,  y  tomó  la  silla  de  ella  con  una  mano.  Poniéndola  de  nuevo  en   la  mesa,  él  la  manejo  tan  fácilmente  como  si  estuviera  hecha  de  cerillas.  -­‐‑Es  una   ilusión.  Una  cuidadosamente  elaborada.  La  estaca  es  de  plata,  robada  a  los  de  la   Fundación;  sus  armas  vienen  cargadas  con  nitrato  de  plata.  -­‐‑Ella  lo  sabía,  porque   había  visto  una  enterrada  en  el  pecho  de  Michael,  de  vuelta  de  Cambridge.  Fueron   diseñadas  para  suministrar  una  dosis  fatal  de  plata  cuando  alguien  trataba  de   quitarlas.  -­‐‑Hemos  eliminado  el  nitrato  de  esta,  y  se    ha  recubierto  la  estaca  con  un   plástico.  No  es  tóxico  para  ella,  pero  es  sin  duda  ridículamente  doloroso.  Así  ella  es   más  convincente  de  su  muerte.-­‐‑   Amelie  abrió  los  ojos.  -­‐‑Puedo  oírte,  ya  sabes.-­‐‑   -­‐‑Sí,  estoy  muy  consciente,  -­‐‑dijo  él,  y  por  mucho  que  le  gustaba  Amelie,  Claire  pensó,   no  pudo  resistir  sentir  un  poco  de  placer  en  su  malestar.  -­‐‑Quédate  tranquila.  Estás     muerta.-­‐‑   -­‐‑Siempre  podemos  enterrar  la  estaca  en  tu  pecho,  desgraciado.-­‐‑   -­‐‑Yo  no  me  vería  ni  la  mitad  de  hermosa  de  cómo  la  lleva.-­‐‑   Morley  sacudió  la  cabeza  con  impaciencia.  -­‐‑¿Podemos  por  favor  soló  seguir   adelante  con  ella?  La  señora  Grant  y  nuestros  seres  humanos  se  llevarán  a  Amelie  a   la  ciudad  y  convencerán  a  Fallon  de  que  ella  se  negociara    por  una  venganza  justa   sobre  los  vampiros  que  ha  firmado  en  ese  centro  comercial.  Él  lo  creerá,  la  historia   es  más  que  convincente,  teniendo  en  cuenta  los  estragos  de  sangre    que  el  padre  de   Amelie  causó  en  está  ciudad.  A  raíz  de  los  últimos  ataques  de  vampiros  de  la  noche   anterior,  ¿quién  mejor  para  engrosar  las  filas  de  los  verdaderos  creyentes  que  los   residentes  de  una  ciudad  ya  vapuleada  por  los  monstruos?  –  Él  parecía  muy   satisfecho  de  sí  mismo.  Asquerosamente  así.   -­‐‑Estoy  tan  contenta  que  pienses  así,  Morley,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  –Debido  a  que   tuvimos  una  discusión,  y  decidimos  modificar  un  poco  el  plan.  Como  actor,   entiendes  que  tenemos  que  vender  realmente  el  concepto.  -­‐‑Ella  asintió  con  la   cabeza,  y  desde  las  sombras  detrás  de  las  estanterías,  dos  hombres  salieron,  ambos   armados  con  ballestas.   Morley  gruñó  y  chasqueó  hacia  un  lado,  y  la  flecha  destinada  a  su  corazón    falló.   Oliver  fue  más  lento,  probablemente  como  resultado  de    todas  las  cosas  terribles   amontonadas  sobre  él  en  los  últimos  meses,  y  la  flecha  con  punta  de  plata  cortó     derecha  en  su  pecho  y  cayó  donde  estaba.   Pero  Morley  no  se  iba  sin  luchar.  Él  se  volvió  hacia  la  señora  Grant,  rugiendo  con   furia,  y  ella  con  calma  sacó  la  pequeña  ballesta  que  había  guardado  bajo  la  mesa.   Mientras  corría  hacia  ella,  ella  apuntó  y  disparó.   Morley  se  dejó  desplomó  contra  la  mesa,  con  los  ojos  y  la  boca,  y,  finalmente,  se   derrumbó.   Yo  tenía  razón,  pensó  Claire  con  una  sacudida  de  miedo  real.  Son  del  Sol  Naciente.   Pero  Amelie  no  reaccionaba,  a  pesar  de  que  podría  hacerlo,  ella  había  sido  capaz  de   hablar  demostrando  que  estaba  bastante  bien.   Lo  que  significaba  que  era  el  plan  de  Amelie,  y  lo  había  sido  desde  el  principio.  Ella   no  le  había  dicho  a  Oliver  Morley    hasta  qué  punto  iría.   Shane,  Eve  y  Michael  no  se  habían  movido  a  la  protesta,  probablemente   todos  por  diferentes  razones:  Shane  porque  no  estaba  dispuesto  a  protestar  

 porque  un  vampiro  recibiera  un  disparo  nunca,  Eve,  porque  ella  estaba  en   conflicto  sobre  Oliver  y  nunca  le  había  gustado  Morley  y  Michael  porque.  .  .  así,   probablemente  él  había  imaginado  la  forma  que  Claire  tenía.   La  Señora  Grant  los  miró  a  los  cuatro.  -­‐‑No  te  quedes  ahí  parado,  consigan   colocarlos  en  las  mesas,  -­‐‑dijo.  No  le  había  gustado  dispararle  a  Morley,  Claire  podía   ver  eso.  -­‐‑Son  viejos,  pero  eso  no  fue  un  picadura  de  insecto.  Nosotros  necesitamos   retirar  las  estacas  recubiertas  en  forma  rápida.-­‐‑   Eso  fue  un  proceso  más  clínico  por  lo  que  Claire  estaba  estrictamente  más  cómoda   con  el,  ella  ayudó  a  sacar  las  flechas,  pero  empujar  las  estacas  eran  mucho  más  las   molestias  que  induce,  por  lo  que  dejó  a  Michael  y  Shane  manejar  esa  parte.  No  es   que  ellos  parecieran  tener  mucho  placer  con  ella,  tampoco.   Eve  sólo  le  dio  la  espalda  por  completo.  -­‐‑¿Estamos  seguros  de  que  es  un  buen   plan?  -­‐‑preguntó  ella  con  ansiedad.  -­‐‑Porque  estoy  empezando  a  preocuparme.  Estoy   sintiendo  miedo.-­‐‑   -­‐‑Esto  es  lo  que  debe  ser,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  Se  acercó  a  ellos    cuatro  cuando   Michael  y  Shane  se  reunieron  con  ellas  -­‐‑Voy  a  tener  que  mantener  un  ojo  en  mis   dos  caballeros  aquí  para  asegurarme  de  que  no  hacen  algo  tonto  como  quitar  las   estacas,  pero  espero  que  esto  sea  de  interés    a  los  instintos  que  actúan  de  Morley,  y   Oliver  dudo  que  puedan  ver  las  ventajas.   Ahora,  en  cuanto  a  ustedes  cuatro:  Les  necesito  para  montar  un  espectáculo.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  tipo  de  espectáculo?,  -­‐‑preguntó  Eve.  Parecía  aún  más  dudosa.   -­‐‑No  hay  nada  demasiado  difícil,  lo  prometo,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  -­‐‑Simplemente   tienen  que  ser  nuestros  prisioneros.  -­‐‑Ella  asintió  con  la  cabeza,  y  más  gente  del   pueblo  de  Blacke  subió,  no  armados  con  ballestas  esta  vez,  pero  si  con  bridas.  -­‐‑Lo   siento  mucho,  pero  nosotros  las  cortaremos    cuando  llegue  el  momento.  Fallon   parece  que  les  quiere  a  todos  de  nuevo,  especialmente  a  Michael.  Parece  pensar   que  eres  su  nuevo  niño  de  cartel  para  la  conversión.-­‐‑   -­‐‑No  está  mal,  -­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑Se  siente  muy  bien,  tener  latidos  en  el  corazón  de   nuevo.  Me  había  resignado  a  ser  un  vampiro,  pero  yo  no  voy  a  mentir.  .  .  es  un   regalo  que  no  estoy  rechazando.-­‐‑   -­‐‑Yo  tampoco,  -­‐‑dijo  Eve.  –Tu  no  tienes  que  ponernos    las  esposas.  En  serio.   Vamos  a  ir  bien.  -­‐‑   -­‐‑Está  bien,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  -­‐‑Voy  a  confiar  en  ustedes  dos.  No  me   decepcionen.-­‐‑   Pero,  Claire  se  dio  cuenta,  no  parecía  incluirla  a  ella,  o  a  Shane,  porque  lo  siguiente   que  sabía,  era  que  sus  muñecas  estaban    juntas  con  bridas  aplicadas  de  manera   eficiente.  Ella  intercambió  una  mirada  con  Shane,  pero  él  se  encogió  de  hombros.     -­‐‑Tengo  que  admitir,  que  Fallon  no  compraría  que  uno  de  nosotros  tendría  un   cambio  de  actitud,  sobre  todo  cuando  se  de  cuenta  de  que  no  estoy  en  el  equipo  de   lobo  sanguinario  más.  Tiene  sentido.  Nosotros  no  somos  potenciales  aliados  suyos   exactamente,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑No,  -­‐‑admitió.  –La  verdad  es  que  no.  -­‐‑¿Pero  nos  va  a  dar  con  que  soltarnos?  -­‐‑   Señora  Grant  no  desperdició  palabras.  Ella  acababa  de  pasar  un  pequeño  cortaúñas   a  Eve,  quien  le  guiñó  un  ojo  y  se  las  metió  en  el  bolsillo  de  la  sudadera  con  capucha.   -­‐‑Te  tengo  cubierta,  novia,-­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Y  si  pierdo  esto,  y  tengo  que  roer  a  través  del   plástico  para  que  te  sueltes,  lo  haré.  ¡Virtual  alta  cinco!  -­‐‑Ella  levantó  su  hombro   derecho.  Claire  levantó  el  suyo.  Ellas  chocaron.   -­‐‑Eso,-­‐‑Shane  dijo,  -­‐‑es  la  cosa  más  friki  que  he  visto  hacer  a  las  dos,  y  eso  es  mucho   decir.-­‐‑  

-­‐‑Esto  lo  dice  un  hombre  que  tiene  figuras  de  acción  de  Blade.-­‐‑   -­‐‑¡Oye,  esos  son  clásicos!  Y  de  Colección.-­‐‑   La  Señora  Grant  suspiró.  -­‐‑Vamos  a  conseguir  que  todos  cumplan.  Recuerden:   Fallon  puede  estar  en  Morganville,  pero  la  Fundación  tiene  sucursales  en  todo  el   mundo.  Ellos  vendrán  por  nosotros  si  no  vamos  por  ellos  primero.  Puede  que  no   seamos  capaces  de  llevarlo  a  cabo,  pero  podemos  por  lo  menos  eliminar  a  el   hombre  que  convirtió  la  búsqueda  de  una  cura  en  una  cruzada.  Vamos  a   asegurarnos  de  que  no  hace  más  daño.-­‐‑   Fue  un  discurso  de  batalla,  no  era  grande,  pero,  obviamente,  la  gente  de  Blacke,  en   su  mayoría  eran  gente  de  todos  los  días,  el  tipo  de  personas  que  verías  en  una   ciudad  grande  en  un  Supermercado  o  comiendo  en  el  Dairy  Queen,  pero    ya   estaban  a  bordo.  Blacke  no  era  Morganville,  en  el  momento  en  que  Morley   y  el  resto  de  los  refugiados  vampiros  de  el  dominio  de  Amelie  habían  llegado   aquí,  la  ciudad  ya  había  sido  arrancada  por  la  mitad  por  una  incontrolable   infección  que  había  tomado  a  muchos  de  los  residentes  y  los  redujo  a  monstruos   sin  sentido,  con  antojo  de  sangre.  El  padre  de  Amelie,  obispo,  fue  quien  hizo  eso,  y   luego  se  trasladó,  probablemente  divertido  por  todo  el  caos  que  había  dejado  tras   de  sí.  Por  eso  Blacke  no  iría  con  la  agenda  de  los  de  la  Fundación;  significaba   someter  a  sus  propias  familias  a  una  cura  que  estaba  destinada  a  matar  a  la   mayoría  de  ellos.  En  Morganville,  las  líneas  entre  los  humanos  y  los  vampiros   fueron  en  general  bastante  bien  dibujadas.   En  Blacke,  no  había  líneas.  Sólo  angustias.   Era  una  buena  muestra  de  la  simetría,  la  gente  del  pueblo  se  amontonaron  en  el   mismo  autobús  destartalado  que  Morley  había  requisado  de  Morganville;   todavía  tenía  la  mayor  parte  del  daño  en  el  cuerpo,  pero  por  lo  menos  corría,   y  era  relativamente  ligero  probado.  Amelie,  Oliver,  y  Morley  fueron  cargados,  y   acostados  a  través  de  los  asientos.  Amelie  mantenía  con  calma  su  ilusión  de  la   muerte,  tal  vez  era  más  fácil  para  ella    de  esa  manera.  Pero  Morley  se  quejó   amargamente,  y  Oliver  parecía  incómodo  a  pesar  de  que  no  hizo  más  que  mirar  a   su    alrededor.   -­‐‑Oye,  hombre,  no  me  mires,  -­‐‑le  dijo  Shane.  -­‐‑Estoy  de  vuelta  con  las  manos   esposadas.  ¿Tiene  alguna  idea  de  cuántas  veces  esto  lo  hacen?  -­‐‑   -­‐‑¿Tiene  una  estaca  en  su  corazón?,  -­‐‑Dijo  Oliver.  Su  voz  sonaba  tensa  y  débil,  como   si  él  estuviera  usando  toda  su  fuerza  de  voluntad  para  reprimir  un  grito.  -­‐‑Por  lo   menos  si  fuera  de  madera,  estaría  inconsciente.  Esto  es  horrible.-­‐‑   -­‐‑Estoy  segura  de  que  puede  hacerle  frente  muy  bien,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant.  Ella  no   lo  hizo  para  parecer  simpática.  -­‐‑¿Están  todos  adentro?-­‐‑Ella  miró  a  su  alrededor  en   las  filas  de  personas,  hombres  y  mujeres,  algunos  adolescentes,  incluso  algunos   ciudadanos  de  edad  avanzada.   Todos  miraron  duro,  duro,  y  listo  para  la  acción.  -­‐‑Vamos,  entonces.-­‐‑   El  conductor  miró  como  si  realmente  ya  hubiera  conducido  una  vez  un  autobús   escolar,  allá  por  la  Edad  Media,  era  antiguo,  y  Claire  tuvo  un  poco  de  miedo  porque   era  tan  viejo  que  podría  quedarse  dormido  al  volante.  Pero  sus  viejas  manos   artríticas  parecían  lo  suficientemente  competentes  cuando  él  les  alejo  de  la  acera  y     aceleró.  Dieron  la  vuelta  y  pasaron  por  delante  del  Palacio  de  Justicia  cerrado.  La   estatua  de  el  engreído  de  Hiram  Blacke  quedo  tras  ellos.   Había  vampiros  en  Blacke  de  pie  en  las  sombras  o  en  las  ventanas,  viendo  como  se   iban.  Esta  vez  Claire  no  se  sentía  tan  descolocada  por  eso.  Era  más  bien  como  si   ellos  estuvieran  deseándoles  suerte.  

Realmente  esperaba  que  funcionara.   Fue  un  viaje  largo  y  lleno  de  baches,  peor  con  diferencia  para  los  tres  vampiros   estacados,  pero  lo  soportaron  en  silencio,  excepto  Morley,  después  de  un  tiempo,   cuando  se  dio  cuenta  de  que  nadie  iba  a  responder  a  sus  arrebatos.  Claire  decidió   no  quejarse  por  el  roce  de  la  brida  en  sus  muñecas.  Parecía  que  lo  menos  que  podía   hacer  era  soportarlo  con  el  mismo  silencio  estoico  que  los  demás.   Cuando  el  autobús  finalmente  comenzó  a  disminuir  la  velocidad  y  los  frenos  se   activaron,  Claire  miró  por  la  ventana  delantera  para  ver  que  se  acercaban  a  la  valla   de  Morganville.  Le  trajo  una  avalancha  de  sentimientos  de  alivio  que  el  viaje  tocaba   a  su  fin,  y  el  muy  real  temor  de  que  lo  que  estaban  haciendo  iba  a  salir  mal.  Mal.   Pero  ella  no  sabía  qué  otra  cosa  podía  hacer,  excepto  a  pie.  .  .  dar  la  espalda  a   Morganville  y  dejar  que  todo  suceda  sin  ellos.  Pero  ¿cómo  habría  de  hacerles   diferente  de  los  otros  residentes  de  Morganville  que  estaban  dispuestos  a  dejar   que  cosas  horribles  le  sucedan  a  los  vampiros  con  tal  de  que  ocurriera  fuera  de  su   visión  particular?   La  sensación  volvió  de  nuevo,  enferma  y  oscura.  Estoy  trayendo  problemas  a   Morganville.  Finalmente  tienen  su  paz,  lo  que  siempre  han  querido,  y  estoy   volviendo  a  romperla.   Yo  soy  el  villano.   Todo  lo  que  sabía  era  que  no  podía  correr,  no  de  esto.  Ella  sabía  que  Shane  no  haría   eso,  o  Michael,  o  Eve.  Habían  crecido  aquí.  Ellos  tenían  raíces.  Y  tenía  que   confesarlo:  ella  también.   Sus  padres  podrían  vivir  en  otro  lugar,  podrían  no  recordar  nada  sobre   Morganville,  excepto  una  vaga  sensación  de  malestar,  pero  si  su  historia    familiar  hubiera  venido  de  aquí,  ella  no  creía  que  pudieran  correr,  tampoco.   “Acéptalo,  la  parte  más  sensible  de  su  yo.  No  puedes  correr  porque  no  eres  así.   Eres  terca.  Siempre  ha  sido  su  mayor  problema.  Si  no  fuera  tan  obstinada,  habrías   escapado  de  esta  ciudad  el  día  que  Mónica  Morrell  y  sus  seguidoras  te  empujaron   por  las  escaleras  al  dormitorio.”   Y  si  ella  hubiera  hecho  lo  razonable,  correr  a  casa  con  Mamá  y  Papá,  ¿qué  habría   perdido?   Todo.  Incluyendo  a  Shane.   La  Señora  Grant  se  levantó  y  salió  al  pasillo,  mirando  de  nuevo  hacia  el  resto  de  la   gente  en  el  autobús.  -­‐‑Muy  bien,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Recuerden:  no  estamos  luchando  por   Morganville,  estamos  luchando  por  nuestras  propias  familias.  No  importa  lo  que   pase,  ténganlo  en  mente.  Las  cosas  se  van  a  poner  feas.-­‐‑   Hubo  gestos  solemnes  de  todo  el  mundo  de  Blacke.  Desde  donde  yacía  en  el   asiento  delantero,  dijo  Morley,  -­‐‑Y  si  les  falta    motivación,  recuerden  que  odia  a  los   vampiros  y  es  lo  que  hará  con  vosotros.-­‐‑   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo  la  señora  Grant,  -­‐‑muy  razonable,  lo  hacemos,    no  es  gran  parte  de  un   tramo,  Morley.-­‐‑   -­‐‑Tú  me  hieres,  dulce  señora.-­‐‑   -­‐‑Usted  me  molesta,  perturbador.-­‐‑   Tenía    la  sensación  de  familiaridad,  y  Claire  se  preguntó  que  tan  cerca  la  señora   Grant  (una  viuda,  recordó)  y  Morley  en  realidad  se  habían  metido.  No  es  que  fuera   asunto  suyo,  pero  fue  más  divertido  especular  sobre  eso  que  en  lo  que  Fallon  iba  a   hacer  a  continuación.   -­‐‑Hablando  del  diablo,  -­‐‑dijo  la  señora  Grant,  volviéndose  para  mirar  por  el   parabrisas.  El  Cartel  de  Morganville  era  inminente,  pero  también  lo  eran  las  luces  

de  dos  coches  de  la  policía.  También  había  tres  todoterrenos  negros  sólidos.   Todoterrenos  (algo  inusual  en  Morganville)  con  el  logotipo  del  Sol  naciente  en  las   puertas.  Al  menos  diez  hombres  y  mujeres  armados  preparados  para  un  combate.   -­‐‑Empieza  es  espectáculo,  -­‐‑dijo  Morley.   -­‐‑Cállate,  -­‐‑le  dijo.  -­‐‑Estás  muerto,  ¿recuerdas?-­‐‑   -­‐‑¿Me  echaras  de  menos  cuando  me  haya  ido?-­‐‑   -­‐‑No.-­‐‑   -­‐‑Mentirosa.  –La  risa  seca  de  Morley  se  desvaneció  en  el  silencio,  y  el  conductor   del  autobús  los  llevó  a  una  parada  rodando  a  varios  metros  de  el  control  de   carretera.   Claire  escuchó  una  voz  amplificada  de  Hannah  Moisés,  que  se  escuchaba  incluso  a   través  de  las  ventanas  cerradas  de  el  autobús.    –Fuera  del  autobús,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Háganlo   lentamente,  las  manos  en  alto,  de  uno  en  uno.  Cuando  salgan,  formen  una  línea  y     pónganse  de  rodillas,  con  las  manos  en  la  parte  superior  de  su  cabeza.  Tienen  diez   segundos  para  obedecer.-­‐‑   La  Señora  Grant  hizo  una  seña  al  conductor,  que  apagó  el  motor  y  abrió  las  puertas   del  autobús.  –De  uno  en  uno,  -­‐‑dijo  a  los  demás.  -­‐‑Los  vampiros  y  los  presos   permanecen  aquí.  Michael,  Eve,  bajando  conmigo.  -­‐‑Ella  fue  la  primera  en  el   autobús,  y  demostró  la  técnica  perfecta  de  apartarse,  de  rodillas,  y  poniendo  sus   manos  en  la  parte  superior  de  su  cabeza.   Michael  y  Eve  se  levantaron  del  asiento  de  enfrente  de  Claire  y  Shane.  Eve  miró   angustiada.  Michael  lo  estaba  ocultando,  pero  se  sentía  mal  por  ellos,  también.   -­‐‑Vayan  -­‐‑Shane  asintió  a  ellos.  -­‐‑Son  nuestros  ases  en  el  agujero.  No  nos  defrauden.-­‐‑   -­‐‑Nunca,  -­‐‑dijo  Eve,  y  se  inclinó  para  darle  un  beso  rápido  en  la  mejilla.  Luego  le  dio   uno  a  Claire,  también.  –Les  amo  chicos.-­‐‑   -­‐‑Yo  también  te  quiero,-­‐‑dijo  Claire,  y  esbozó  una  sonrisa.  -­‐‑A  ambos.  Tengan   cuidado.-­‐‑   Michael  asintió  con  la  cabeza  y  le  revolvió  el  pelo  a  Claire,  como  un  hermano   mayor,  luego  salió  con  su  esposa  del  autobús.   El  resto  siguió  en  una  lenta  y  metódica  procesión,  desembarcando  y  de  rodillas.   Claire  oyó  a  la  señora  Grant  explicar  las  cosas  a  Hannah.  Hannah  no  era  tonta,  ella   probablemente  entendería  los  subtextos.   Conocía  la  historia  de  Blacke  bien,  y  ella  no  iba  a  creer  tanto  la  historia  como  los   recién  llegados  a  la  ciudad  como  los  de  la  Fundación  la  creerían.   Los  instintos  de  Claire  eran  que  Hannah  no  quería  ayudar  a  Fallon,  pero  se  vio   obligada,  y  fue  la  razón  cuando  oyó  a  Hannah  decirle  a  la  Señora  Grant:  -­‐‑Has  hecho   lo  correcto  en  entregarlos,  el  Sr.  Fallon  lo  agradecerá.  Pero  tengo  que  preguntar,   ¿por  qué  has  traído  a  tantos  con  usted?  -­‐‑   -­‐‑Estos  son  los  seres  humanos  de  Blacke,-­‐‑dijo  la  señora  Grant.  -­‐‑Me  imagino  que   cuando  haya  terminado  de  librar  Morganville  de  los  vampiros,    pueden  cuidar  el   nido  en  nuestra  ciudad,  también.  Hasta  entonces,  es  más  seguro  estar    aquí,   contigo.  Están  ansiosos  por  aprender  acerca  de  la  Fundación.  Traer  un  poco  de  luz   en  nuestras  vidas,  también.  -­‐‑Su  tono  se  volvió  oscuro.  -­‐‑Y  nos  merecemos  la   oportunidad  de  darle  una  patada  en  el  culo  a  los  vampiro  para  un  cambio.  Nos   destruyeron.    Aparte  desgarraron  nuestro  municipio.-­‐‑   Sonaba  bien,  sobre  todo  la  forma  furiosa  en  que  la  señora  Grant  se  refirió   a  los  vampiros.  Claire  no  tenía  ninguna  duda  de  que  estaba  siendo  honesta   sobre  eso.  La  desagradable,  alimentación  gratuita  del  Obispo  en  esa  ciudad     trajo  el  desastre  hacia  ellos,  las  familias  divididas  y  amigos  muertos.  

Por  supuesto,  ella  odiaba  a  los  vampiros,  en  algún  nivel,  aunque  nada  de  eso   era  su  propia  culpa.  ¿Quién  no  lo  haría?   “¿Y  si  todo  esto  es  sólo  una  estafa  para  conseguir  que  fuéramos  junto  con  él?  ¿Y  si   esas  estacas  de  plata  de  la  Fundación  están  cargadas  de  plata  líquida?  Ella  se  lo   replanteo  y  tiene  un  acuerdo.  ¿Cómo  sería  eso  de  genial?”  Era  justo  lo   suficientemente  plausible  que  Claire  se  quedo  sin  aliento  en  estado  de  alarma  real,   pero  ya  era  demasiado  tarde,  demasiado  tarde,  y    Hannah  Moisés  estaba  ahora   montada  en  el  autobús  y  examinando  la  situación.  No  eran  muchos.  Sólo  ella  y   Shane,  atados,  y  los  tres  vampiros  estacados.   Hannah  sabía  que  se  trataba  de  algún  tipo  de  truco;  Claire  lo  leyó    en  la  forma  en   que  miraba  a  través  de  los  cuerpos.  Pero  en  lugar  de  dar  la  alarma,  ella  asintió  con   la  cabeza  ligeramente  y  se  aparto  cuando  los  de  la  Fundación  de  Fallon  se   movieron  detrás  de  ella.  -­‐‑Llévalos  a  todos  a  Fallon,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Él  va  a  querer  ver   esto.-­‐‑   Se  refería  a  que  a  Fallon  le  gustaría  disfrutar  de  ella.  .  .  disfrutar  de  la  vista  de   Amelie  muerta  a  sus  pies.   Claire  sinceramente  esperaba  que  la  señora  Grant  no  estuviera  brillantemente   jugando  con  todos.   Morganville  estaba  teniendo  una  especie  de  celebración  hoy,  había  nuevas,   banderas  brillantes  rojo,  blanco,  y  azul  que  colgaban  a  través  de  la  calles  y   ondeaban  al  viento,  y  las  banderas  de  la  Fundación  de  la  Luz  en  el  césped  de  la   mayoría  de  las  casas  y  en  los  escaparates  de  las  tiendas  y  negocios.   Las  pancartas  decían,  “¡Bienvenido  al  nuevo  Morganville!  ¡Usted  nunca  tendrá  que   salir!”   Sentimiento  correcto,  razones  equivocadas.  Claire  se  estremeció,  porque  fue  un   juego  en  el  lema  original  de  la  ciudad:  Usted  no  querrá  irse.   Y  era  una  mentira.  Ella  sabía  eso  de  Fallon  ahora.  Podría  haber  empezado  con   buenas  intenciones  hacía  mucho  tiempo,  si  él  hubiera  querido  sinceramente   proteger  a  los  humanos  de  los  vampiros  y  salvar  a  los  vampiros  de  sí  mismos.  Pero   había  ido  mal  en  alguna  parte,  probablemente  cuando  había  decidido  que  estaba   bien  matar  a  un  montón  para  salvar  a  unos  pocos.  ¿Cuál  fue  el  viejo  refrán  que  dice   que  su  madre  solía  amar?  El  camino  del  infierno  está  lleno  de  buenas  intenciones.   Ahora,  después  de  tantos  años,  Fallon  vio  a  quien  no  estuviera  de  acuerdo  con  él   como  un  traidor  a  la  humanidad,  digno  de  castigo  y  la  muerte.  Y  ella  sabía  que  ella   y  Shane,  con  sus  acciones,  sin  duda  habían  ganado  esa  etiqueta.  Ellos  habían   ayudado  a  los  vampiros  sobre  los  humanos.  Él  no  lo  iba  a  olvidar,  ni  perdonar.   -­‐‑¿Qué  hacemos  con  ellos?-­‐‑Uno  de  los  hombres  preguntó  a  Hannah,  y  asintió  con  la   cabeza  hacia  Claire  y  Shane  después  de  haberse  llevado  a  los  tres  vampiros,   silenciosos  y  flácidos.  El  auto-­‐‑control  necesario  para  que  se  vieran  como  muertos   estaba  más  allá  de  la  comprensión  de  Claire,  ninguno  de  ellos,  incluso  Morley,  no   movió  ni  un  párpado,  aun  cuando  fueron  empujados  y  golpeados  por  descuido   contra  los  rieles  de  metal  o  el  rebote  de  ellos  por  los  pasos.   Hannah  alzó  las  cejas  por  un  segundo,  considerándolo,  y  luego  dijo:  -­‐‑Creo  que  van   con  los  vampiros.  Obviamente  han  arrojado  su  suerte  con  Amelie.  Deben  quedarse   con  ella.  Fallon  querrá  mostrar  a  todos  que  han  sido  capturados  y  la  situación  esta   bajo  control.-­‐‑   -­‐‑¿Cuántas  personas  murieron  anoche  cuando  él  dejó  a  los  vampiros  libres,   Hannah?  -­‐‑preguntó  Claire.  Ella  mantuvo  su  voz  tranquila,  pero  sabía  que   la  pregunta  sería  cortante.  -­‐‑¿Cuántos?-­‐‑  

-­‐‑Dos,  -­‐‑respondió  Hannah.  -­‐‑Y  seis  vampiros.  El  resto  fueron  recapturados  y   confinados.  Están  en  espera  de  juicio.  -­‐‑   -­‐‑Usted  sabe  que  él  diseñó  ese  ataque.  Él  quería  que  sucediera.  Es  probable  que  esté   decepcionado  de  que  el  número  de  muertos  fue  tan  bajo.  -­‐‑   -­‐‑Cállate,  -­‐‑el  de  la  Fundación  junto  a  ella  dijo,  y  parecía  enfadado.  -­‐‑Usted  no  sabe   nada  sobre  el  Sr.  Fallon.  Él  salvó  a  esta  ciudad,  y  a  todo  el  mundo  en  la  misma.  No   tenemos  que  vivir  con  miedo  nunca  más.  No  ahora  que  nos  estamos  deshaciendo   de  los  vampiros.-­‐‑   Shane  levantó  la  cabeza  por  primera  vez.  -­‐‑Deshacerse  de..,  ¿cómo?-­‐‑   -­‐‑La  única  manera  de  estar  seguros.  Hemos  tratado  de  ser  amables  y  darles  un  lugar   para  vivir  en  paz.  No  podían  seguir  las  reglas.  Nunca  pueden.  Usted  debe  saberlo,   Collins.  Las  reglas  de  Morganville,  las  normas  compuestas  para  controlarnos.  .  .  que   nunca  se  las  aplican  a  ellos.-­‐‑   El  hombre  no  era  en  realidad  tan  viejo,  Claire  se  dio  cuenta,  tal  vez  la  edad  del   fallecido  hermano  de  Mónica,  Richard  Morrell,  mediados  y  finales  de  los  años   veinte.  Shane  sabía,  claramente.   Pero  también  es  cierto,  Shane  lo  conocía.  -­‐‑Siempre  has  sido  un  quejica  un  poco   cobarde,  Sully.  No  vi  a  usted  o  a  su  familia  dar  un  paso  adelante  para  defender  a  la   gente.  Usted  acaba  de  guardar  la  cabeza  hacia  abajo  como  un  buen  ciudadano.   Demonios,  ni  siquiera  tuviste  agallas  para  enfrentarte  con  el  Capitán  Obvio  cuando   tuviste  la  oportunidad.  -­‐‑   Él  dio  en  el  clavo  con  eso,  Claire  vio  el  rubor  que  se  extendió  por  la  cara  ancha  de   Sully.  -­‐‑Colaborador,  -­‐‑Sully  escupió  .  -­‐‑Traidor.  Recibirás  lo  que  te  mereces,  y  yo  voy   a  disfrutar  viéndolo,-­‐‑Literalmente  escupió  las  palabras,  Claire  tuvo  manchas  de   saliva  en  la  cara.  Uf.  Se  sentía  más  sucia  que  nunca,  lo  que  estaba  diciendo  algo,   teniendo  en  cuenta  que  estaba  usando  ropa  interior  de  otra  persona.   -­‐‑Sully,  -­‐‑dijo  Hannah,  con  el  complemento  de  mando  en  su  voz.  -­‐‑Mientras  usted  este   trabajando  conmigo,  tratas  a  mis  prisioneros  con  respeto  y  guarda  silencio.  Shane   no  es  ningún  peligro  para  usted,  y  lo  único  que  puede  hacer  es  agijonarle.  No  le   dejes  ganar  puntos.-­‐‑   -­‐‑¿Yo?-­‐‑Shane  preguntó,  y  sonrió  con  una  sonrisa  casualmente  amarga  que  Claire   jamás  había  visto  en  su  rostro.  -­‐‑¿Ganar  puntos?-­‐‑   -­‐‑Quieto,  -­‐‑dijo  Hannah,  pero  Claire  atrapó  un  destello  rápido  de  humor  en  su   expresión  antes  de  que  ella  lo  cerrara  con  su  mascara  profesional  otra  vez.     –Derroche  de  tiempo.  Sácalos  de  aquí.  -­‐‑   Sully  se  hizo  cargo  personalmente  de  Shane,  que  estaba  extrañamente   reconfortante;  Claire  sabía  que  Shane  podría  llegar  a  él,  y  que  era  una  especie  de   control  que  tanto  necesitaban  en  este  momento.  Su  propio  guardia  fue  uno  de  los   policías  de  Hannah  uno  conocido.  -­‐‑Oficial  Kentworth,  -­‐‑dijo  ella.   Fue  uno  de  los  dos  que  la  había  buscado  en  su  casa  con  Halling:,  el  educado.  Tocó   con  los  dedos  a  su  gorra.   -­‐‑Señorita,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Vamos  a  ser  serios  acerca  de  esto,  ¿de  acuerdo?  No  cosas  raras.-­‐‑   -­‐‑Usted  sabe  que  está  llevándonos  a  ser  asesinados,  ¿verdad?-­‐‑   Él  se  estremeció,  pero  se  controló  con  rapidez,  y  le  dio  una  mirada  pétrea.     -­‐‑Solo  estás  siendo  transportada,  señorita.  No  nos  hagas  esto  más  complicado,  -­‐‑dijo.   Shane  fue  llevado  a  otro  coche  por  Sully,  y  Claire  casi  se  podía  imaginar  lo   divertido  que  ese  viaje  iba  a  ser.  Esperaba  que  Shane  no  le  empujara  hasta  el  punto   que  Sully  realmente  se  rompiera.  Con  su  manos  esposadas,  Shane  no  podía  

defenderse  muy  bien.  .  .  y  Eve  era  la  que  aún  tenía  el  cortaúñas  para  cortar  sus   ataduras.   Eve  y  Michael,  se  dio  cuenta,  también  estaban  separados  de  la  gente  de  Blacke  y   cargados  en  un  coche.   Claire  esperaba  que  todos  terminaran  en  el  mismo  lugar,  porque  tenía  la  sensación   de  que  realmente  necesitarían  ese  cortaúñas  en  poco  tiempo,  sin  importar  en  qué   tipo  de  giro  positivo  había  tratado  de  poner  las  cosas  el  Oficial  Kentworth.   Claire  pensaba  que  serían  llevados  a  el  edificio  de  la  Fundación  de  la  Luz,  pero  en   cambio,  el  pequeño  desfile  completo  con  luces    intermitentes,  aunque  no    con   sirenas  tomo  su  camino  a  través    de  las  principales  calles  de  Morganville,    hacia  la   Plaza  de  los  Fundadores.  Eso  pareció  extraño.  La  Plaza  de  los  Fundadores  era   territorio  vampiro,  era  donde  habían  vivido  y  trabajado  y  tuvieron  su  propios     negocios  nocturnos.  Era  donde  Amelie  tenía  sus  oficinas,  y  donde  guardaban  los   registros  de  sus  largas  vidas.   También  era  donde  habían  ejecutado  a  personas,  de  vez  en  cuando,  por   infracciones  a  las  normas  de  Morganville.  Donde  habían  amenazado  con  ejecutar  a   Shane,  cuando  Amelie  lo  había  considerado  culpable  por  el  asesinato  de  un   vampiro.   Era,  Claire  pensó  con  una  sensación  de  abatimiento,  exactamente  donde  Fallon   elegiría  para  hacer  su  nueva  sede.   El  desfile  se  dio  la  vuelta  y  tomó  la  rampa  subterránea,  el  garaje  que    Claire   recordaba  tan  bien.  Estaba  lleno  de  coches,  todos  con  los  cristales  tintados,  los   vampi-­‐‑coches  que  probablemente  habían  sido  confiscados  cuando  sus  dueños  se   habían  ido  a  la  "custodia  protectora"  en  el  Centro  Comercial.  ¿Cómo  lo  había   llamado  Fallon?  El  enclave,  como  si  fuera  una  fantasía,  soló  para    miembros   exclusivos  en  un  complejo  de  apartamentos  en  lugar  de  una  pesadilla  en  un  edificio   de  hormigón  de  la  década  de  los  ochenta  lleno  de  polvo.   Y  ahora  Fallon  vivía  en  el  palacio  de  Amelie.   Los  otros  coches  aparcaron  en  el  estacionamiento  al  lado  de  su  propio  medio  de   transporte,  y  uno  a  uno,  fueron  sacados,  Shane,  escoltado  por    francotiradores   con  la  cara  roja  de  el  Oficial  Sully,  luego  Michael  y  Eve,  no  con  las  manos  esposadas   pero,  obviamente,  siendo  escoltado  por  sus  propios  guardias.   Ella,  Shane,  Eve  y  Michael,  además  de  sus  guardaespaldas,  todos  apiñados    en  un   ascensor  para  subir.  Fueron  llevados  a  la  primera  planta,  el  nivel  de  entrada.  Era   igual  que  lo  que  recordaba  Claire,  alfombras  exuberantes,  candelabros  caros,  el   débil  olor  opresivo  a  rosas  y  sombríos,  y  meditados  cuadros  colgados  en  las   paredes.  Cualquier  cosa  que  alguien  considerara  una  muestra  reconocible  de  un   vampiro  lo  habían  derribado,  y  había  un  montón  de  lienzos  en  la  esquina  del  atrio   central.   -­‐‑De  esta  manera,  -­‐‑dijo  Hannah,  reuniéndose  con  ellos  en  ese  espacio.  Claire  no   sabía  como  había  llegado  antes  que  ellos,  pero  de  alguna  manera,  ella  lo  había   hecho.  Tal  vez  había  estado  al  frente  del  desfile.  Los  condujo  por  el  pasillo  hasta  la   gran  puerta  de  entrada  de  lujo,  con  su  vasto,  techo  abovedado.  .  .  y  luego  salieron  al   porche,  donde  el  sol  de  la  mañana  deslumbra  el  mármol.   Una  vez  que  sus  ojos  se  acostumbraron  a  la  luz,  Claire  vio  que  la  Plaza  de  los     Fundadores  se  había  mantenido  perfecta,  los  setos  y  césped  estaban  bien   recortados,  los  macizos  de  flores  explotaron  con  colores  frescos,  y  vivos.  Todo   parecía  tan  limpio  y  elegante  como  lo  podrías  encontrar  en  una  foto  de  París,  con   los  edificios  de  mármol  con  columnas  que  rodearon  el  parque.  

A  excepción  de  las  banderas,  que  eran  de  color  rojo,  blanco  y  azul,  moviéndose  por   la  brisa  que  se  arremolinaba  en  el  patio.   Una  multitud  tamaño  Morganville,  tal  vez  trescientas  personas  fuertes,  se  habían   reunido  en  el  césped.  Se  estaba  llevando  a  cabo  algún  tipo  de  ceremonia  en   relación  con  la  salida  del  sol.  Claire  vio  un  escenario  elevado  en  el  otro  extremo,   donde  los  vampiros  habían  mantenido  una  vez  una  jaula  donde  se  exhibieron  los   que  rompieron  sus  leyes.  .  .  y  a  veces  celebraban  ejecuciones,  también.  La  jaula  se   había  ido,  lo  que  era    bueno,  pero  tuvo  un  recuerdo  repentino  desagradable  de  una   fotografía  que  había  visto  en  la  clase  de  historia,  una  plaza  de  lujo,  con  grandes   edificios,  banderas  rojas  largas,  un  escenario.  Un  apasionado,  y  fogoso  orador   entrega  su  discurso  ante  un  mar  de  personas  absortas.   La  Historia,  repitiéndose.   Fallon  debe  haberse  deleitado,  pensando  que  su  momento  no  podía  haber  sido   mejor.  Los  cuerpos  de  Morley,  Oliver  y  Amelie  llevados  a  través  del  pasillo  a  el   centro  de  la  multitud,    hubo  un  silencio  total  hasta  que  la  procesión  estaba  a  medio   camino  del  recorrido.  .  .  y  entonces  alguien  empezó  a  aplaudir.   Entonces  llegó  una  avalancha  de  aplausos  y  vítores.   Ellos  estaban  aplaudiendo  a  cadáveres.   Claire  miró  a  Shane,  y  vio  que  él  la  estaba  mirando  con  una  expresión  pétrea  en  su   rostro.  Probablemente  estaba  pensando  que  podría  haber  estado  en  esa  multitud,   gritando,  en  algún  momento  de  su  vida.  Tal  vez  habría  sido  incluso  el  primero  en   aplaudir.   -­‐‑Hace  que  te  sientas  orgulloso  de  ser  humano,  ¿no  es  así?-­‐‑Le  dijo  a  nadie  en   particular.   Eve  se  trasladó  junto  a  ellos.  -­‐‑Muy  orgullosa,  -­‐‑dijo.  –Ellos  probablemente  abren  una   tienda  de  recuerdos  más  tarde.  Huesos  llaveros  y  pendientes  de  vampiros  a  juego.   Tal  vez  incluso  ponen  el  nombre  de  la  ciudad  en  ellos.-­‐‑   Claire  sintió  algo  frío  y  metálico  rozando  sus  dedos,  y  se  estremeció,  pero  luego  se   dio  cuenta  de  que  se  trataba  de  el  cortaúñas,  era  la  mano  de  Eve  que  presionaba  en   su  palma.  Ella  apretó  el  puño  a  su  alrededor.   -­‐‑Es  hora  de  ir,  -­‐‑dijo  Hannah,  y  se  dirigió  a  su  grupo  por  las  escaleras  hacia  la   ceremonia.  Los  vítores  habían  cesado  en  su  mayoría  en  el  momento  en  que   llegaron  allí,    los  tres  vampiros  estaban  en  el  escenario,  en  el  sol.  Ellos  estarían   quemándose  lentamente,  porque  eran  muy  viejos,  pero  aún  así.  Sin  duda  doloroso.   Michael  se  detuvo  en  los  escalones,  y  Eve  se  detuvo  con  él  y  preguntó  con   ansiedad:  -­‐‑¿Cariño?  ¿Qué  tienes?  -­‐‑Tenía  los  ojos  cerrados,  y  se  veía  muy  extraño.  -­‐‑ ¿Te  sientes  bien?-­‐‑   Cuando  abrió  los  ojos,  Claire  vio  lágrimas  liberarse  y  correr  por  sus  mejillas.  -­‐‑Es  el   sol,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Eve,  estoy  de  pie  en  el  sol.  Es  tan  cálido.-­‐‑   Ella  entendió,  y  lo  abrazó.  Claire  no  lo  entendió  por  unos  segundos,  hasta  que  se   dio  cuenta  de  cuánto  tiempo  habría  pasado  desde  que  Michael  había  sentido  el   toque  de  el  sol  sin  las  horribles  y  abrasadoras  cicatrices  que  lo  acompañaba  como   un  nuevo  vampiro.    En  ese    momento  le  golpeó  la  realidad  de  que  era   verdaderamente  humano  de  nuevo.   Realmente  curado.   Abrazó  a  Eve  cerca  y  le  dijo:  -­‐‑No  me  gusta  que  él  es  el  que  me  devolvió  la  vida.  Lo   sabes,  ¿verdad?  -­‐‑   -­‐‑Lo  sé,-­‐‑dijo  ella,  y  le  frotó  la  espalda.  -­‐‑Eso  no  importa.  Estás  aquí,  y  eso  es  lo  que   cuenta.-­‐‑  

Se  tomaron  de  las  manos  en  el  camino  por  las  escaleras,  el  dorado  cabello  de   Michael  bajo  el  dorado  de  el  sol  era  la  gloria  resplandeciente.  Parecía  aún  más   como  su  abuelo  Sam  ahora,  pensó  Claire,  Sam  se  había  congelado  a  una  edad  no   mucho  mayor  que  Michael  cuando  él  había  sido  convertido  en    un  vampiro.  Aparte   del  hecho  de  que  el  cabello  de  Sam  había  sido  más  rojo  que  rubio,  habían  sido  muy   similares.   Ese  pensamiento  hizo  que  Claire  se  preguntara  cómo  se  sentiría    realmente  Amelie   por  la  conversión  de  Michael  de  nuevo  a  humano.  ¿alegre,  o  triste?  Ella  había   amado  a  Sam  tan  intensamente  que  había  mostrado  su  dolor  públicamente  por  él   cuando  murió,  tal  vez  quería  mantener  a  Michael  preservado  para  siempre  en  la   edad  en  la  que  se  parecía  a  su  abuelo.   O  tal  vez  ella  estaría  feliz  de  dejarlo  ir  y  vivir  su  vida.    Nunca  es  fácil  saber  con   Amelie.   Se  hizo  aún  más  difícil,  sin  embargo,  porque  Michael  era  ahora  una  victoria   simbólica  de  Fallon.   Hannah  los  condujo  a  través  de  la  multitud  hacia  el  escenario,  luego  subió  los   escalones  para    susurrar  a  Fallon.  Él  asintió  con  la  cabeza,  y  le  hizo  señas,  Eve  y   Michael    fueron  llevados  al  escenario.   Shane  y  Claire  se  mantuvieron  donde  estaban,  en  el  borde  de  los  escalones.   La  atención  de  todos  estaba  en  Fallon,  Eve,  y  Michael,  así  que  Claire  se  arriesgó  a   voltear  la  hoja  de  el  cortaúñas  y  trabajar  con  las  diminutas  mandíbulas  hasta  que     agarró  el  plástico  de  la  brida    alrededor  de  sus  muñecas.  Tendría  que  cortar  por   etapas,  los  vínculos  eran  anchos  y  gruesos,  pero  cuando  ella  apretó  el  cortaúñas,   sintió  que  cortaban  limpiamente  a  través  de  las  restricciones.  Ajustó  un  cuarto  de   pulgada  y  pulsó  de  nuevo.  Era  más  fuerte  esta  vez,  el  ángulo  era  más  agudo,  y  no   podía  hacer  palanca  con  la  misma  facilidad.  Pero  cedió.   La  tercera  y  última  vez,  sin  embargo,  cuando  trató  de  deslizar  el  cortaúñas  en  su   lugar,  sus  dedos  sudorosas  hicieron  que  se  le  resbalara,  y  lo  dejó  caer.   Claire  cambió  de  posición  hacia  atrás  poco  a  poco  hasta  que  pudo  ver  el  brillo   metálico  de  ellos  en  el  césped.  Probó  las  bridas.  Había  cortado  dos  terceras  partes   de  la  banda,  pero  lo  que  quedaba  seguía  siendo  bastante  grueso,  y  no  tenía  la   fuerza  necesaria  para  romperlo  y  liberar  sus  puños.  Tengo  que  trabajar  más,   pensó,  pero  eso  no  iba  ayudarla  mucho  ahora.   Tenía  que  llegar  al    cortaúñas.   Dio  un  paso,  y  fingió  tropezar  y  caer  sobre  una  rodilla,  luego  se  dejo  caer  en  una   pérdida  sin  gracia  del  equilibrio.  Eso  puso  sus  manos  dentro  de  la  distancia  de   agarre  de  el  cortaúñas,  ella  recorrió  frenéticamente  en  la  hierba  hasta  que  los  tocó   y  lo  puso  en  su  puño.   El  Oficial  Sully  la  agarró  del  brazo  y  la  levanto.  -­‐‑¿Qué  demonios  te  pasa?  -­‐‑le   preguntó,  frunciendo  el  ceño.   -­‐‑Uno  trata  de  mantener  estas  cosas  durante  horas,  -­‐‑dijo.  –Perdí  el  equilibrio,  ¿de   acuerdo?  -­‐‑   -­‐‑No  intentes  nada.-­‐‑   -­‐‑No  lo  haré,  -­‐‑dijo,  y  era  la  verdad.  Ella  no  iba  a  intentarlo.   Arriba  del  escenario,  Fallon  se  acercó  al  micrófono  y  la  multitud  entera  se  calmó.    -­‐‑Amigos,  dijo,  -­‐‑compañeros  residentes,  gracias  por  haber  venido  aquí  para   celebrar  el  amanecer  de  un  nuevo  día  en  Morganville,  un  día  sin  temor  a  la   violencia  o  la  represión.  A  partir  de  hoy,  ya  no  eres  esclavo  de  monstruos  que   asesinan  para  seguir  con  vida,  que  toman  tu  sangre  y  tu  dinero  y  lo  usan  para  

financiar  sus  propios  fines  inferiores,  de  su  existencia  egoísta.  A  partir  de  hoy,  no   tienen  que  temer  a  la  oscuridad.  Sus  hijos  pueden  crecer  sabiendo  que  están  a   salvo  de  cualquier  daño.  Esa  es  la  nueva  Morganville.  Eso  es  Morganville  en  la  luz   del  día.-­‐‑   Hizo  una  pausa,  y  los  aplausos  estallaron.  Él  levantó  las  manos  para  acallarlos.   -­‐‑Como  prueba  de  este  nuevo  día,  estoy  encantado  de  presentarles    a  uno  de   nuestros  más  grandes  éxitos.  .  .  alguien  que  todos  conocemos    a  alguien  de  una  de   las  trece  familias  fundadoras  de  Morganville.  Fue  víctima  de  los  vampiros  dos   veces,  una  vez  por  Oliver,  y  luego  por  Amelie,  que  lo  convirtió  en  uno  de  los  suyos.   Pero  ahora  él  está  conmigo  en  la  luz,  vivo  y  libre  de  su  maldición.  ¡Michael  Glass!  -­‐‑   A  Michael  no  le  gustó;  Claire  podía  ver  eso.  Él  no  quería  dar  un  paso  adelante,  pero   Fallon  le  susurró  algo,  y  él  obedeció,  de  pie  rígido  e  inexpresivo  cuando  la  multitud   estalló  en  vítores.  Ellos  lo  estaban  animando  por  él  convertirse  en  humano,  pero   aún  así  tenía  un  borde  crudo  de  intolerancia  en  la  misma.  Algunas  de  las  personas     que  le  animaban    ahora  habrían  sido  feliz  estacándole  en  el  corazón  un  día  antes,  y   él  lo  sabía.  De  todos  ellos,  él  sabía  lo  que  significaba  ser  etiquetado  como  menos   que  humanos.   -­‐‑Wau,  esto  es  un  espectáculo  de  propaganda  aburrida,  mierda,  -­‐‑dijo  Shane   mientras  Claire  maniobró  el  cortaúñas  en  su  posición  y  presionó  con  fuerza,   apretando  los  dientes  por  el  dolor  provocado  por  la  tensión  en  los  brazos  y  el   incomodo  ángulo.  -­‐‑Oye,  Sully,  ¿están  sirviendo  donuts  y  café,  por  lo  menos?  Porque   yo  oigo  que  el  Ku  Klux  Klan  ejecuta  una  gran  mesa  de  manualidades.-­‐‑   El  plástico  de  Claire  se  rompió,  y  la  presión  sobre  sus  hombros  disminuyo  de  una   quemadura  al  rojo  vivo  a  apenas  un  cosquilleo.  Ella  llamó  la  atención  de  Shane   cuando  Sully  se  movió  hacia  ellos,  y  le  dio  un  tirón    brusco  de  su  cabeza.   -­‐‑Usted,  -­‐‑dijo  Sully  con  los  dientes  apretados.  -­‐‑Ven  aquí,  pequeño  idiota.-­‐‑   -­‐‑Oye,  yo  no  soy  pequeño,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Así  que  dime,  ¿están  sus  sabanas  blancas  en   la  lavandería,  o  te  olvidas  de  hacer  las  maletas?  -­‐‑   Sully  agarró  el  brazo  de  Shane  y  lo  arrastró  desequilibrándolo  y  sacándolo    fuera   de  los  escenarios.  Había  un  telón  de  fondo,  y  tiró    a  Shane  detrás  de  el.   Hannah  suspiró  y  sacudió  la  cabeza  y  señaló  a  Kentworth  para  que  fuera  a  ver  lo   que  estaba  sucediendo.  Eso  dejó  solas  a  ella  y  a  Claire  de  pie  juntas.   Claire  dio  un  gran  paso  hacia  atrás  a  donde  Shane  había  desaparecido,  cuidando  de   llevar  las  muñecas  que  parecieran  como  si  todavía  estuvieran  inmovilizados  detrás   de  ella.   Hannah  estaba  mirando.   Claire  siguió  moviéndose  hasta  que  pudo  poner  la  barrera  entre  ella  y  cualquier   persona  en  la  multitud  que  pudiera  estar  mirando.  Hannah  la  siguió.   A  medida  que  Hannah  entró  en  la  sombra,  Claire  liberó  sus  manos  de  detrás  de  su   espalda  y  agarró  la  pistola  de  Hannah.   Ella  no  era  lo  suficientemente  rápida.   La  mano  de  Hannah  apretó  con  fuerza  la  culata  de  la  pistola  automática,   manteniéndola  en  la  funda,  y  Claire  se  dio  cuenta  con  una  sensación    de   hundimiento  y  amarga  decepción  que  ella  debería  haber  sabido  que  a     una  ex  marine  no  se  tomaría  tan  fácilmente.  No  por  alguien  sin  experiencia,   una  chica  sin  entrenamiento  la  mitad  de  su  tamaño.   -­‐‑Buen  trabajo  con  las  esposas,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Ahora  quita  tu  mano  mi  arma,  Claire.-­‐‑   Así  lo  hizo,  poco  a  poco,  y  dio  un  paso  atrás.  Shane  estaba  teniendo  una  completa  

pelea  de  bar,  todavía  esposado,  con  Sully.  Kentworth  estaba  parado  atrás  con  un   Taser  en  la  mano,  buscando  una  apertura.  No  parecía  especialmente  feliz  por  todo   el  asunto.   Shane  golpeó  su  frente  en  la  cara  de  Sully  y  sonrió  con  los  dientes  ensangrentados.   -­‐‑Amateur,  -­‐‑dijo  Shane,  cuando  Sully  gritó  y  cayo    con  fuerza,  tapándose  la  nariz   sangrando  a  borbotones  y  gimiendo.  -­‐‑Eso  se  llama  un  saludo  irlandés.  Alguien   llamado  Sullivan  debe  saber  eso.  -­‐‑   Kentworth  se  movió  con  la  Taser    hacía  Shane,  pero  el  arqueó  la  espalda  y  esquivo   la  embestida,  como  un  torero  con  un  toro.  Sin  embargo,  no  iba  a  ser  capaz  de   salirse  con  la  suya,  no  con  las  manos  aún  clavadas  detrás  de  él.   Claire  miró  con  los  ojos  abiertos  a  Hannah.  Ahora  o  nunca,  ella  pensó  en  silencio.   No  podía  tomar  la  pistola,  no  en  contra  de  Hannah  con  unos  reflejos  bien   entrenados.   Pero  Hannah  podía  renunciar  a  ella  voluntariamente.   La  Jefa  Moisés  asintió  ligeramente  y  movió  su  mano  de  la    funda.   Claire  se  lanzó  hacia  delante  y  agarró  el  arma,  ella  comprobó  la  seguridad,  algo   arraigado  en  ella  por  el  entrenamiento  de  armas  con  Shane,  y  hizo  un  clic  apagado.   -­‐‑Llámalo  apagado,  -­‐‑dijo.  No    apunto  con  la  pistola  a  Hannah.  No  creía  que  tenía  que   hacerlo.   Hannah  dijo:  -­‐‑Kentworth.  Retrocede.  Ahora.-­‐‑   Se  alejó,  dejando  a  Shane  tambaleándose  un  poco,  ensangrentado  pero  aún  en  pie.   Tenía  un  moretón  rojo  formándose  en  su  frente,  y  escupió  sangre  de  un  corte  en  el   labio,  pero  ella  lo  había  visto  peor.  Mucho  peor.   Sullivan  seguía  en  el  suelo,  sosteniendo  su  nariz.  Gritó  algo,  pero  era   incomprensible.   -­‐‑Cuchillo,  -­‐‑le  dijo  a  Hannah.  Hannah  desabrochó  una  funda  en  su  otro  lado  y  sacó   una  hoja  de  estilo  militar  con  una  empuñadura    negra,  que  ella  le  entregó.  Claire  lo   cogió  y  retrocedió  hacia  Shane.  Ella  mantuvo  el  arma  levantada  esta  vez,  y  se   centró  en  Kentworth  que  estaba  echando  miradas  dudosas  a  Hannah,  claramente   no  estaba  seguro  de  lo  que  debía  que  hacer  al  respecto.   Ella  cortó  cuidadosamente  a  través  de  uno  de  los  lados  de  las  esposas  flexibles  de   Shane,  y  mientras  su  mano  se  soltó,  ella  apretó  el  mango  en  su  mano.   -­‐‑Me  das  los  mejores  regalos,  -­‐‑dijo,  y  liberó  la  otra  muñeca  practicando  un  corte.  Las   esposas  flexibles  cayeron  al  césped.   -­‐‑Nos  vamos  ahora.  Las  llaves.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?,  -­‐‑Preguntó  Kentworth.   -­‐‑Las  llaves  del  coche.  Muévete.   Kentworth  estaba  considerando  claramente  a  su  favor  su  arma,  no  las  llaves,  y   cualquier    duda  sobre  la  Fundación  si  tenía  alguna  en  absoluto,  se  quedo  en   segundo  plano  por  el  hecho  de  que  dos  de    sus  prisioneros  de  alguna  manera   habían  logrado  escapar  de  sus  limitaciones  y  obtener  armas.  Cuando  él  se  movió   un  poco,  sin  embargo,  Hannah  le  dijo  rotundamente:  -­‐‑Dale  las  llaves.  Es  una     orden  .-­‐‑   -­‐‑Yo  puedo  con  ella,  señora.-­‐‑   -­‐‑Y  tendrás  que  despertar  mañana  sabiendo  que  disparó  a  una  adolescente  muerta   cuando  no  era  necesario  hacerlo,  -­‐‑dijo  Hannah.  –Lánzale  las  llaves,  Charlie.  Ellos  no   van  a  ningún  sitio.-­‐‑  

Kentworth  pareció  dudar,  pero  la  firmeza  de  Hannah,  y  su  tono  tranquilo  hizo  la   diferencia.  Se  desabrochó  los  botones  de  su  cinturón  y  las  arrojó  a  los  pies  de   Shane.  -­‐‑Es  un  largo  camino  hacia  el  coche,  hijo,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Es  posible  que  desee  pensar  en  el  peligro  que  usted  está  poniendo  a  su   novia  por  ahí.-­‐‑   Shane  hizo  girar  las  llaves  alrededor  de  su  dedo  por  un  segundo,  y  luego   las  arrojó.  Claire  pensó  por  un  segundo  que  su  objetivo  estaba  apagado,  pero   no  lo  fue,  porque  no  las  estaba  lanzando  hacia  ellos  en  absoluto.   Él  les  estaba  tirando  hacia  Hannah,  que  sin  esfuerzo  las  tomó.  -­‐‑Lo  siento  mucho,     -­‐‑dijo  a  Kentworth,  y  antes  de  que  Claire  realmente  pudiera  entender  qué  era   exactamente  lo  que  había  sucedido  justo,  Hannah  pasó  por  delante  de  Kentworth  a   Sullivan.  Ella  puso  al  hombre  protestando  una  de  sus  esposas  con  las  manos  detrás   de  su  espalda.  Cuando  Sully  dio  un  grito  de  protesta,  se  inclinó  y  colocó  un  codo  en   su  espalda.  -­‐‑Sully,  yo  podría  hacer  un  infierno  mucho  peor  para  ti  que  sólo   esposarte.  Si  tengo  que  amordazarle,  usted  puede  ahogarse  con  su  sangre  de  esa   nariz  rota.  Así  que  quédate  tranquilo,  o  te  tranquilizo  yo.-­‐‑   Sully  se  calló.  Tomó  a  Hannah  en  serio,  sin  duda  alguna.  Se  puso  de  pie  y  miró  a   Kentworth,  que  levantó  lentamente  ambas  manos  en  el  aire.  Él  extendió  la  mano,   tomó  el  pasador  de  la  Fundación    de  su  cuello,  y  lo  dejó  caer  en  el  suelo.   -­‐‑Feliz  de  ayudar,  señora,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Nunca  me  gustó  nada  de  esto  desde  el  principio.   Sólo  me  uní  a  ellos  porque  tu  lo  hiciste.-­‐‑   -­‐‑Ese  fue  mi  error,  -­‐‑dijo  Hannah.  Miró  a  Claire  y  Shane.  -­‐‑Amelie  no  esta  realmente   muerta,  ¿verdad?-­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo  Shane,  y  extendió  la  mano  hacia  ella.  Ella  se  la  estrecho    y  asintió  con   gravedad.  -­‐‑Es  bueno  tenerte  de  vuelta,  Hannah.-­‐‑   -­‐‑Encantada  de  dejar  de  fingir  de  que  soy  una  verdadera  creyente,  -­‐‑dijo.  –Pero  una   advertencia,  no  estoy  segura  de  que  puedo  quedarme  a  tu  lado  por  mucho  tiempo,   si  Fallon  me  reclama  a  cazar  vampiros.  No  se  puede  controlar  en  absoluto.  -­‐‑   -­‐‑La  buena  noticia  es  que  la  cura  para  los  vampiros    de  Fallon  parece  funcionar   para  lo  que  somos,  también.  Pero  una  palabra  de  consejo,  intentar  morder  a     quien  sobrevivió  a  ella.  No  a  Michael,  sin  embargo.  Él  ha  sufrido  bastante.-­‐‑   Por  primera  vez  en  mucho  tiempo,  en  realidad  Hannah  sonrió.  -­‐‑Voy  a  tenerlo  en   cuenta.  Una  pregunta  táctica  ¿que  está  esperando  Amelie?   ¿Por  qué  no  toma  a  Fallon  ahora  mismo?-­‐‑   -­‐‑Bueno,  estoy  bastante  seguro  de  que  le  encantaría,  pero  ella  quiere  estar  segura   de  que  su  gente  es  libre  antes  de  hacerlo.  No  más  rehenes.  Así  es  como  él  la   manipuló  en  primer  lugar,  con  rehenes  y  amenazas,  ¿no?  -­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑No  amenazas.  Su  grupo  de  trabajo  tomó  diez  vampiros  como   rehenes,  de  acuerdo,  pero  lo  primero  que  hizo  cuando    Amelie  llego    a  rescatarlos   fue  poner  a  la  mitad  de  ellos  con  esa  estacas  con  trampas  explosivas.  Ellos   murieron  cuando  ella  trató  de  ayudarlos.  Ella  se  entregó  para  que  dejara  de  matar   al  resto  de  la  misma  manera.-­‐‑  Ella  vaciló,  luego  continuó,  -­‐‑Ellos  eran  toda  su  línea   de  sangre.  Hermanos  y  hermanas,  y  los  vampiros  que  ella  creó.  Familiares,  para  los   vampiros  cuentan  estas  cosas.-­‐‑   Amelie  nunca  había  parecido  tan  fácil  de  manipular,  pero  Claire  sabía  cómo  se   sentía  acerca  de  su  pueblo,    ella  había  creado  Morganville  específicamente  para   protegerlos  contra  todas  las  amenazas  que  los  rodeaba.  Ella  iba  a  luchar  y  morir   por  ellos.  Y  cuando  llegó  a  la  familia  real.  .  .  -­‐‑Eso  es  horrible.-­‐‑   -­‐‑Sí,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Pero  no  creo  que  Fallon  lo  reconozca.-­‐‑  

Shane  intercambió  una  mirada  con  Claire  y  le  dijo:  -­‐‑Tenemos  que  sacar  a  Michael  y   Eve  del  medio  de  esto.  Michael  no  está  acostumbrado  a  ser  humano.  Él  va  a   cometer  un  error,  que  lo  maten  tratando  de  reaccionar  como  un  vampiro.-­‐‑   -­‐‑No  podemos,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Ellos  están  en  el  escenario.  Tenemos  que  dejarles   allí  por  ahora.  -­‐‑Ella  vio  la  expresión  que  cruzó  su  rostro,  estaba  de  acuerdo,  no  le   gustaba,  tampoco.  Pero  él  sabía  que  ella  tenía  razón.   -­‐‑Entonces  tenemos  que  darnos  prisa,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Kentworth,  estás  a  cargo  de   Sully.  Mantenlo  tranquilo.-­‐‑   -­‐‑Sí,  señora,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ten  cuidado.-­‐‑   -­‐‑Siempre.-­‐‑   Resultó  que  no  había  manera  más  fácil  de  salir  de  la  Plaza  de  los  Fundadores   que  con  la  custodia  del  jefe  de  policía  de  Morganville.                                                                                                                                                                                                                        

                                                                                                                                                 TRECE       La  señora  Grant  no  les  había  apuñalado  por  la  espalda  después  de  todo.    En  el   momento  en  que    llegaron  al  Centro  Comercial  donde  estaban  los  vampiros,  el   autobús  de  Blacke  fue  al  ralentí  en  el  lado  norte  del  estacionamiento,  fuera  de  la   vista  de  la  puerta  principal,  donde  estaban  apostados  los  guardias.  Claire  lo  vio   desde  la  carretera,  y  se  lo  señaló  a  Hannah,  quien  asintió  con  la  cabeza  y  volvió  a  la   calle  en  un  lazo  rodeando  el  centro  comercial.  El  asfalto  estaba  roto  y  dividido,  por   lo  que  tuvo  que  hacerlo  con  calma,  evitando  el  arbusto  ocasional  que  habría   empujado  su  camino  desde  la  oscuridad.   La  Señora  Grant  se  bajó  del  autobús,  cuando  el  coche  de  policía  se  detuvo  en  seco.   Llevaba  una  escopeta,  y  apunto  con  ella  por  la  ventana    de  el  lado  del  conductor.   -­‐‑¡No!-­‐‑Gritó  Claire,  y  buscó  a  tientas  en  el  lado  de  la  puerta  del  pasajero.   Salió  rápido  y  agitó  los  brazos  frenéticamente.  -­‐‑¡No!  ¡Ella  está  de  nuestro  lado!  -­‐‑   La  mujer  titubeó  por  un  momento,  luego  asintió  y  devolvió  el  arma  a  su  posición  de   reposo  en  el  hombro.   -­‐‑Solo  sal  de  roca,  de  todos  modos,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑No  quiero  matar  a  cualquier    inocente,   incluso  los  de  la  Fundación  tienen  sus  anzuelos.  Somos  visitantes  aquí.  No  sería   cortés,  ¿verdad?  -­‐‑   Hannah  salió  del  coche  patrulla  y  le  dio  a  la  señora  Grant    una  evaluación   profesional  de  la  amenaza,  y  luego  dio  un  paso  adelante  para  ofrecer  su  mano.   -­‐‑Jefe  Hannah  Moisés,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Usted  debe  ser  la  señora  Grant.-­‐‑   -­‐‑¿Ha  oído  de  mí?-­‐‑   -­‐‑Usted  dejó  una  impresión.  Puede  ser  la  primera  bibliotecaria  de  combate   que  he  conocido.-­‐‑   Le  valió  una  sonrisa  casi  completa  de  la  otra  mujer.  –Yo  pienso  que  la  mayoría  de   los  bibliotecarios  son  de  combate  cualificado,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  es  un  trabajo  tan  pacífico   como  parece.  Estábamos  a  punto  de  ir  sin  ti.  ¿Y  los  demás?  -­‐‑Se  refería  a  Amelie,   Oliver  y  Morley.   -­‐‑Fallon  está  haciendo  un  espectáculo  con  ellos,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Bueno  para   nosotros,  porque  eso  significa  que  la  atención  no  estará  aquí.  Si  usted  desea   salvar  a  estos  vampiros,  es  mejor  que  lo  hagas  ahora.  Tiene  previsto  iniciar  su   terapia  de  conversión  en  todos  ellos  hoy.  Las  probabilidades  son,  las  tres  cuartas   partes  de  ellos  no  sobrevivirán.-­‐‑   -­‐‑No  van  a  dejar  que  lo  haga  con  ellos.  Son  vampiros.  No  son  muy  dóciles.  -­‐‑   -­‐‑Si  se  resisten,  él  los  matará,  -­‐‑dijo  Hannah  rotundamente,  -­‐‑y  lo  llamara  un  motín  y   una  medida  defensiva  necesaria.  Él  lanzaría  una  bomba  incendiaria  en  el  lugar.  Si   hay  algún  sobreviviente,  él  les  da  su  curación.  Una  cosa  acerca  de  Fallon,  no  es  que   sea  muy  aprensivo.  Él  ya  tiene  a  la  mayoría  de  sus  guardias  y  mi  propia  gente  allí,   armados  con  cosas  letales  para  vampiros  y  listos  para  usarlos.-­‐‑   -­‐‑Y  los  vampiros  llevan  collares  de  choque,-­‐‑Claire  añadido.  -­‐‑Así  que  puede   aturdirles  a  ellos  primero.  No  importa  qué,  no  pueden  ganar  sin  nuestra  ayuda.-­‐‑   -­‐‑¿Hay  alguna  otra  forma  de  entrar  que  no  sea  por  la  parte  delantera?,  -­‐‑preguntó  la   señora  Grant.   Claire  se  estremeció,  pensando  en  el  pozo  de  los  desperdicios  horrible.   -­‐‑Ninguno  que  los  seres  humanos  podría  hacerlo  por  su  cuenta,  o  querría.-­‐‑   -­‐‑Asalto  frontal,  entonces.-­‐‑   -­‐‑Tal  vez  no,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Puedo  incluso  mejorar  las  probabilidades  un  poco.-­‐‑Ella  

volvió  a  la  patrulla  y  cogió  el  micrófono  de  la  radio,  ajustó  la  frecuencia,  y  apretó  el   botón  en  el  lateral.  –Equipo  de  Bitter  Creek,  adelante  Moisés  aquí.-­‐‑   La  respuesta  llegó  en  cuestión  de  segundos.  -­‐‑Salazar  aquí,  jefe.-­‐‑   -­‐‑¿La  situación?-­‐‑   -­‐‑Igual  que  siempre.  Manojo  de  enloquecidos  mirándonos  como  estatuas.  Nadie   está  haciendo  nada.  Tienen  hambre,  sin  embargo.  ¿Cuando    es  que  llega  el  próximo   envío  de  sangre  que  viene?  -­‐‑   -­‐‑Unas  horas,  -­‐‑respondió  Hannah.  -­‐‑Escucha,  voy  a  necesitar  enviar  a  cuatro   hombres  más  a  la  Plaza  de  los  Fundadores  para  el  control  de  multitudes.-­‐‑   -­‐‑¿Jefe?  Eso  me  deja  aquí.  -­‐‑   -­‐‑Tienes  a  los  guardias  de  Fallon,  ¿verdad?-­‐‑   -­‐‑Sí,  pero…-­‐‑   -­‐‑Es  una  orden,  Salazar.-­‐‑   Dudó  unos  segundos  antes  de  que  su  voz  volvió  a  la  radio.  -­‐‑Sí,  señora.  El  envío  del   resto  a  la  Plaza  de  los  Fundadores.  ETA  unos  diez  minutos.-­‐‑   -­‐‑Diez,  cuatro.-­‐‑   Hannah  colgó  el  micrófono  y  asintió  con  la  cabeza  a  la  señora  Grant.  -­‐‑Para  eso     necesito  a  la  mayoría  de  mis  chicos  fuera  de  peligro  por  el  momento.  Salazar  es  un   buen  hombre.  Yo  iré  primero  y  él  me  entregara    la  caja  de  control  de  los  collarines   a  mí.  Mira,  no  te  va  a  gustar,  pero  tengo  que  esperar  a  que  los  demás  se  vayan,  y   necesito  que  Shane  y  Claire    ejecuten  un  recado  para  mí.  -­‐‑   -­‐‑¿Qué?,  -­‐‑Preguntó  Claire.   -­‐‑Sangre,  -­‐‑dijo  Hannah.  -­‐‑Si  no  quieres  que  los  vampiros  nos  coman  a  nosotros  tan   pronto  como  le  libero  sus  cuellos,  vamos  a  necesitar  una  gran  cantidad  de  sangre.   El  Banco  de  sangre  todavía  tiene  una  reserva.  Ve  por  ella.-­‐‑   -­‐‑¿Sólo  nos  la  van  a  dar  a  nosotros?-­‐‑   -­‐‑Tengo  un  contacto  en  el  interior,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Voy  a  llamar  con  antelación.  Ustedes  tiren   en  torno  a  la  entrada  trasera  de  vampiros,  y  ellos  la  llevan    a  ustedes.  Date  prisa.-­‐‑   Ella  dio  un  paso  fuera  del  camino,  y  Claire  se  puso  en  el  lado  del  conductor,   acomodó  el  asiento  hacia  delante  y  arrancó  el  coche.   Fue  entonces,  cuando  miró  por  el  espejo  retrovisor,  y  vio  a  Shane  todavía  sentado   en  el  asiento  trasero,  mirando  molesto.  -­‐‑¡Oh!-­‐‑dijo,  y  se  tapó  la  boca  con  la  mano,   sobre  todo  para  ocultar  una  sonrisa.  -­‐‑Lo  siento.  Debimos  dejarte  salir.-­‐‑   -­‐‑¿Eso  crees?-­‐‑   -­‐‑Lo  siento.  Vamos-­‐‑   -­‐‑Para  el  banco  de  sangre.  He  oído.  Impresionante.  Siempre  quise  ser  del  servicio  de   entrega  de  plasma  para  un  montón  de  vampiros  de  mal  humor  y  con  rencor.   Espera,  básicamente  describe  la  vida  diaria  aquí,  ¿no  es  así?  -­‐‑   Ella  le  permitiría  tener  la  última  palabra  mientras  sacaba  el  coche  a  la  calle   desigual,  en  dirección  al  banco  de  sangre.   En  realidad,  fue  un  intercambio  sin  problemas,  aunque  Claire  había  esperado  que   algo  fuera  realmente  mal.  Mientras  sacaba  el  coche  de  policía  a  una  parada,  la   puerta  del  callejón  se  abrió,  y  un  hombre  con  una  bata  blanca  de  laboratorio  salió   con  un  coche  con  ruedas  como  el  de  una  gran  compra,  como  algo  que  los  hoteles   llenarían  con  lavandería.   Sólo  que  este  estaba  llenó  con  bolsas  de  sangre.   -­‐‑Tronco,  -­‐‑le  dijo  a  través  de  la    ventana  bajada,  y  ella  busco  un  poco  para  encontrar   la  liberación  para  él.  Entonces  ella  se  levantó,  recordando  abrir  la  puerta  de  Shane   en  el  camino,  y  corrió  a  ayudar  a  el  médico,    ¿un  médico?  Ella  no  preguntó,  lanzó  

las  bolsas  en  el  maletero  del  coche  de  policía.  Shane  se  unió  a  ella,  y  entre  los  tres   el  trabajo  les  tomó  sólo  un  par  de  minutos  para  empacar  en  el  espacio  disponible.   Había  unas  cuantas  bolsas  que  quedaron,  y  Shane  las  apiló  en  el  entarimado  del   coche  en  la  parte  trasera.   -­‐‑Dile  a  Hannah  que  es  el  suministro  puro;  destruí  las  cosas  que  las  contaminaban,     -­‐‑dijo  el  hombre,  y  rodó  el  carro  hacia  el  interior.   Claire  cerró  el  maletero  y  saltó  a  el  asiento  del  conductor  mientras  que  Shane  se   subió  en  el  asiento  del  pasajero  esta  vez.  Condujo  con  cuidado,  tratando  de  no  ser   vistos  por  cualquier  persona  que  les  reconociera  o  por  cualquier  otro  coche   patrulla.  Hasta  ahora,  no  había  alertas.  Esperaba  que  Kentworth  todavía  tuviera  a   Sully  bajo  control.   Mientras  aparcaba  junto  al  autobús  una  vez  más,  vio  que  Hannah  estaba   organizando  a  los  residentes  de  Blacke  en  equipos  de  cuatro,  lo  suficiente   para  cubrirse  las  espaldas  en  caso  necesario.  Claire  le  dio  un  pulgar  hacía  arriba   mientras  ella  bajó  la  ventanilla  y  Hannah  respondió  con  un  movimiento  de  cabeza   y  se  volvió  para  dirigirse  a  todos.   -­‐‑Correcto,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Tenemos  la  sangre.  Así  es  cómo  esto  va  a  funcionar.  Entro  y   recupero  el  controlador  de  los  collares.  Les  daré  una  descarga  eléctrica  a  los     vampiros    para  su  seguridad,  así  como  la  nuestra.  Su  trabajo  consiste  en  acabar  con   los  guardias  de  la  Fundación,  pero  tengan  cuidado.  Ellos  no  dudaran  en  luchar.   Mientras  que  ustedes  los  mantiene  hacia  abajo,  los  niños  y  yo  iremos  apilando  toda   la  sangre  en  la  plaza  central  del  atrio.  Por  preferencia,  la  mayoría  de  los  vampiros   irán    a  por  la  sangre    cuando  les  liberé,  pero  les  advierto:  algunos  vendrán  a  por   ustedes  o  los  guardias  de  la  Fundación.  Estén  preparados  para  defenderse  allí,   también,  y  salgan  del  edificio,  mientras  se  alimentan.-­‐‑   Sonaba  como  un  plan  sólido  y  Claire  tragó  saliva  mientras  Hannah  le  ordenó  ir  al   asiento  trasero.  Hannah  condujo  lentamente  al  borde  del  edificio,  y  vio  como  la   gente  de  la  señora  Grant  siguieron  a  pie,  manteniéndose  hasta  el  borde  de  la  pared.   Hannah  volvió  a  la  esquina.  -­‐‑Ustedes  dos,  abajo  y  esperen  hasta  que  yo  salga,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Yo  no  quiero  que  ellos  les  vean  o  todo  esto  podría  ir  mal.-­‐‑   Ellos  siguieron  las  instrucciones.  Claire  tenía  una  visión  clara  de  la  bolsas  de   sangre  apiladas  en  el  suelo  a  su  lado,  el  cambió  de  espesor  del  color  rojo  oscuro   por  el  desplazamiento  del  liquido  dentro  de  las  bolsas  cuando  Hannah  bajó  del   coche  y  se  alejó,  hacia  la  entrada.  El  calor  de  la  mañana  comenzaba  a  hacerse   sentir,  y  Claire  sintió  sudor  formándose  en  su  espalda,  donde  el  sol  brillaba  con   fuerza.  Sin  el  aire  acondicionado  funcionando  en  el  coche,  sería  incómodo   rápidamente.   Pero  no  pasó  mucho  tiempo  antes  de  la  radio  en  el  coche  crujió  a  la  vida,   y  dijo  la  voz  de  Hannah,  -­‐‑Den  la  señal  a  la  señora  Grant.-­‐‑   Claire  no  estaba  segura  de  que  señal  era,  pero  Shane  se  levantó  de  detrás  del   salpicadero  y  le  dio  la  señal  a  la  señora  Grant,  tenía  la  mirada  fija  en  el  parabrisas   desde  unos  pocos  metros  de  distancia,  un  gran  pulgar  hacia  arriba.   La  gente  de  Blake,  por  lo  menos  treinta  fuertes  se  precipitaron  en  el  edificio.   No  había  necesidad  de  ocultarse,  pensó  Claire,  y  ella  se  sentó  para  tratar  de   ver  lo  que  estaba  pasando.  Lo  que  era  inútil,  ya  que  no  había  mucho  que  ver  en  el   interior.  Pero  después  de  unos  largos  minutos  de  silencio,  la  voz  de  Hannah  llegó   por  la  radio  de  nuevo.  -­‐‑Abre  el  maletero.  Tráiganlas-­‐‑   Shane  abrió  la  puerta  en  el  camino  hacia  la  parte  trasera  del  coche,  y  agarraron   brazadas  completas  de  las  bolsas  blandas  y  corrieron  hacia  la  entrada.  Hannah  

abrió  la  puerta  para  ellos.  En  su  mano  derecha,  sostenía  la  caja  del  controlador   para  los  collares  de  choque,  y  Claire  vio  que  había  vampiros  en  el  suelo,  todavía   convulsionando.  Ella  los  mantenía  de  esa  manera.   Los  guardias  de  la  Fundación  estaban  en  su  mayoría  hacia  abajo,  también,  estaban   atrapados  por  la  gente  de  Blacke,  pero  no  todos  ellos  habían  caído  en  la  trampa.  De   hecho,  uno  se  inclinaba  sobre  el    balcón  de  el  segundo  piso,  apuntando  con    una   pistola  hacía  ellos.  Claire  lo  habría  perdido,  salvo  que  oyó  a  Myrnin  gritarle,     -­‐‑¡Claire,  al  suelo!,  -­‐‑Y  ella  obedeció  sin  rechistar,  arrastrando  a  Shane  con  ella.   El  arma  disparó  y  la  bala  pasó  sobre  sus  cabezas  haciendo  añicos  un  lado  de  las   puertas  de  entrada  en  una  explosión  de  fragmentos  de  vidrio.   Entonces  Myrnin  se  levantó  pálido  detrás  del  tirador,  y  hundió  sus  colmillos  en  el   cuello  del  hombre.   Claire  lo  vio,  horrorizada,  porque  en  ese  momento  su  dulce,  dulce,  jefe  ridículo  se   convirtió  en  vampiro,  con  un  capital  de  V.  Recordaba  momentos  como  éste,  cuando   toda  su  humanidad  fue  despojada,  pero  esta  vez  parecía  aún  más  aterrador,   principalmente  porque  estaba  enojado.  Muy,  muy  enojado.   Dreno  a  el  hombre    dejándole  seco,  y  le  rompió  el  cuello  cuando  estaba  hecho,   simplemente  por  pura  furia.  .  .  y  luego  lo  arrojó  sobre  la  barandilla,  para  golpear   como  un  muñeco  de  trapo  en  el  suelo  de  baldosas.   Eso  hizo  que  todo  el  mundo  dejara  de  hacer  lo  que  estaban  haciendo  por  un   instante,  incluso  los  demás  guardias  de  la  Fundación  que  seguían  luchando.   Myrnin,  Claire  se  dio  cuenta,  seguía  recibiendo  choques  del  collar.  Él  era  justo.  .  .   haciendo  caso  omiso  de  ello.  Hannah  se  dio  cuenta  de  eso,  también,  y  a  ella  no  le   gustaba,  desabrochó  el  sujetador  de  su  arma  cuando  Myrnin  saltó  sobre  el  borde   del  balcón  y  cayó  como  un  gato  al  lado  de  el  cuerpo  de  su  víctima.   -­‐‑Puedes  dejar  de  hacer  eso  ahora,  -­‐‑le  dijo  a  Hannah.  Su  voz  era  irregular    y   desigual,  y  sus  ojos  ardían  rojos,  pero  ella  todavía  negó  con    su  cabeza.   -­‐‑No  puedo,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Los  otros  se  mueren  de  hambre.  Si  yo  los  libero,  ellos  nos   desgarraran.  Tenemos  sangre.  Estamos  trayéndola  Myrnin,  retrocede.  No  me   obligues  a  hacerte  daño.-­‐‑   Él  se  rio,  de  una  manera  tensa  y  salvajemente  loco  que  hizo  que  Claire  sintiera  una   muy  mala  sensación  en  el  estómago.  -­‐‑¿Me  duele?,  -­‐‑preguntó.  -­‐‑¿Cómo  hiciste  eso?   ¿Eliminando  todo  lo  que  amo?  ¿Todo  lo  que  honro?  Llegas  tarde,  Hannah.   Demasiado  tarde.  Fallon  ya  lo  hizo.   La  terrible  sensación  de  Claire  de  repente  se  condensó  en  un  pesado  y  repugnante   peso.  –Él  tomó    a  Jesse,  -­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Fallon  tomó  a  Jesse.-­‐‑   -­‐‑Porque  él  sabía  que  me  haría  daño,  -­‐‑dijo  Myrnin.  A  Fallon  le  gusta  fingir  que  su   cruzada  es  para  salvarnos,  pero  al  final  se  trata  de  mí.    Él  quiere  verme  sufrir,  por   haberlo  convertido  en  vampiro  hace  mucho  tiempo.  Por  haberlo,  abandonando  una   vez  lo  hice.  Es  mi  culpa,  lo  sabes.  Toda  mi  culpa.  Pero  Lady  Gray  no  debe  pagar  el   precio.-­‐‑   -­‐‑Tenemos  que  salvarla,  -­‐‑dijo  Claire,  y  se  volvió  hacia  Hannah.  –Nosotros  tenemos   que….-­‐‑   -­‐‑Nunca  pensé  que  diría  esto,  pero,  sí,  ella  es  nuestra  amiga,  también-­‐‑  Shane  estuvo   de  acuerdo.  Él  tiró  la  brazada  llena  de  bolsas  de  sangre  en  el  suelo  junto  a  la  fuente,   y    Claire  añadió  la  suya  propia  a  la  pila.   -­‐‑Cuanto  más  rápido  tengamos  la  sangre,  más  rápido  se  pueden  ir  a  buscarla,  -­‐‑dijo   Hannah.  -­‐‑Ayude  a  moverla.-­‐‑   Myrnin,  a  pesar  del  collar  de  choque  crepitante  todavía  alrededor  de  su  cuello,  

a  pesar  de  la  intensa  luz  solar  exterior,  ayudó  a  llevar  el  resto  de  la  sangre  hacia   dentro,  yendo  y  viniendo,  hasta  que  la  pila  de  bolsas  fue  hasta  la  cintura,  y  el   maletero  y  asiento  trasero  de  la  patrulla  estaban  vacíos.   Claire  recordó,  a  pesar  del  ritmo  frenético,  que  todavía  tenían  un  problema,  uno   grande.  -­‐‑Los  perros  del  infierno,-­‐‑dijo.  -­‐‑Fallon  podría  activarlos  a  ellos  en  cualquier   momento.  Si  Hannah  se  vuelve  contra  nosotros….-­‐‑   -­‐‑He  estado  trabajando  en  la  adaptación  de  la  cura  sucia  de  Fallon  para  el  propósito-­‐‑ Dijo  Myrnin.  -­‐‑Durante  mi  tiempo  fuera  de  esta  prisión.  Tengo  un  pequeño   suministro  hecho  en  mi  laboratorio.  Está  escondido  en  la  parte  trasera  de  mi  sillón,   detrás  de  una  pila  de  libros.  Suficiente  para  tres  dosis  más,  si  tienes  cuidado.  Oh,  y   mientras  estás  allí,  no  alimentes  a  Bob.  Él  ha  estado  de  caza  por  su  cuenta   últimamente,  pero  no  disfruta  mostrando  un  poco    de  amabilidad.-­‐‑   Y  eso,  pensó  Claire,  era  Myrnin  en  pocas  palabras.  Era  capaz  de  bruscos  cambios  de   humor  que  iban  desde  el  asesinato  hasta  la  preocupación  por  una  araña  en  menos   de  cinco  minutos.  Al  final,  amar  a  Myrnin,  realmente  amarle,  sería  como  vivir  con   una  bomba  sin  estallar,  antes  o    después  uno  se  vera  obligado  a  irse,  y  para  alguien   frágil  y  humano,  sería  fatal.   No  hacía  que  ella  lo  amara  menos,  pero  ella  sabía  que  no  debía  pensar  que  ella  lo   podía  arreglar.  .  .  o  sobrevivirle,  si  dejaba  que  él  se  acerque  demasiado  .   -­‐‑Señora  Grant,  -­‐‑dijo  Hannah,-­‐‑llévese  a  su  gente  de  aquí.  Lleve  a      los  presos  con   usted.  Voy  a  ponerlos  en  libertad.-­‐‑   La  Señora  Grant  asintió  y  dio  instrucciones  rápidas.  Cada  equipo  de  cuatro  tomó  a   uno  de  los  guardias  y  les  escoltaron  fuera.  La  mayoría  aliviados  de  irse,  de  verdad.   -­‐‑Vamos  a  esperar    que  el  resto  este  en  Blacke,-­‐‑la  señora  Grant  dijo.  -­‐‑Morganville  es   su  ciudad,  no  la  nuestra.  Dijimos  que  ayudaríamos  a  liberar  a    los  vampiros,  y  les   tenemos.  Ahora  le  toca  a  usted.  –Miró  a  Claire  y  Shane,  y  por  un  momento  parecía   que  ella  iba  a  revertir  eso,  o  al  menos  arrepentirse.  Ella  vino  a  Shane  y  le  dio  un   abrazo,  y  luego  abrazó  a  Claire.  -­‐‑Ustedes  dos,  se  cuidan.  He  recibido  cariño  de   ustedes.-­‐‑   -­‐‑Gracias,  Sra.  Grant,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Ya  has  hecho  bastante.  Tienes  razón.  Esto  es  un   negocio  de  Morganville  ahora.  -­‐‑   Luego  se  dirigieron  fuera,  de  vuelta  a  su  autobús.  Conociendo  a  la  señora  Grant  y  a   Morley,  Claire  estaba  bastante  segura  de  que  los  de  Blacke  se  prepararían  para  una   guerra  total  con  los  de  la  Fundación,  por  si  acaso.  Armados  hasta  los  dientes.   Ella  y  Shane  miraron  a  Hannah,  quien  asintió  con  la  cabeza  y  retrocedió  hacia  la   puerta.  -­‐‑Ustedes  dos,  entren  en  el  coche,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Una  vez  que  los  libere  de  sus   collares,  acabarán  los  temblores  y  se  levantarán  rápido.-­‐‑   Myrnin  no  los  siguió.  Se  quedó  donde  estaba,  mirando  sin  ver    el  montón  de  bolsas   de  sangre.  Claire  pensaba  que  el  realmente  no  los  estaba  viendo  a  ellos,  sin   embargo.  -­‐‑Encuéntrala,-­‐‑dijo.  –Busquen  a  Jesse.  Yo  dirigiré  a  el  resto    de  ellos  una   vez  que  estén  alimentados.  Deja  a  Fallon  para  mí.-­‐‑   -­‐‑Myrnin,  Fallon  es  un  fanático.  Jugó  con  los  temores  de  la  gente.  Él  les  hizo  creer   que  matarles  a  todos  ustedes  era  la  única  manera  de  mantenerse  a  salvo.  No  le  den   la  razón,  -­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Por  favor.  No  le  den  la  razón.-­‐‑   No  sabía  si  él  la  oyó,  ni  si  entendió,  no  le  dio  ni  la  más  mínima  indicación.  Pero  no   había  tiempo.  Hannah  estaba  cercana  a  la  puerta,  y  Claire  vio  el  pulgar   desprenderse  del  botón.   -­‐‑En  el  coche,  -­‐‑les  ordenó,  y  prácticamente  los  empujó  dentro.  

Ya  se  estaban  alejando  cuando  los  primeros  vampiros,  sin  los  collares  de  sus   cuellos  y  bolsas  de  sangre  drenadas  en  sus  manos,  aparecieron  en  la  puerta  de  el   Centro  Comercial.   El  laboratorio  de  Myrnin  se  encontraba  en  un  callejón  sin  salida  al  final  de  un   pequeño,  y  destartalado  barrio.  Estaba  al  lado  de  una  de  las  casa  fundadoras,  la   Casa  Día,  construida  en  el  mismo  plan  que  la  Casa  de  Cristal.   Sólo  que  la  Casa  Día  ya  no  estaba  allí.  Había  un  montón  de  maderas  viejas,  y   algunos  equipos  de  construcción.   Fallon  estaba  cumpliendo  bien  con  su  amenaza  de  destruir  las  Casas  Fundadoras.   Claire  tragó  saliva.  -­‐‑¿Qué  pasó  con  ellos?  ¿La  abuela  Día?  -­‐‑   -­‐‑Trasladada,  -­‐‑dijo  Hannah.  –Ella  estaba  agradecida  de  marcharse,  al  final.    La   Familia  Día  nunca  fueron  demasiado  cómodos  con  esa  casa,  aunque   permanecieron  en  ella  durante  la  mayor  parte  de  los  cien  años.  Pero  ella  está  bien.   Tiene  un  lugar  completamente  nuevo  al  otro  lado  de  la  ciudad,  donde  el  nuevo   desarrollo.   -­‐‑¿Y  Lisa    se  unió  a  los  de  la  Fundación?  -­‐‑Claire  no  se  habría  sorprendido  en   absoluto  por  que  la  nieta  de  Día,  había  sido  totalmente  anti-­‐‑vampiro  durante  el   tiempo  que  ella  le  había  conocido.  .  .  pero  la  abuela  Day,  antigua  como  era,  tenía   una  visión  más  amplia  de  las  cosas.   -­‐‑Lisa  lo  hizo.  La  abuela  se  negó,  -­‐‑dijo  Hannah.    –La  abuela  dijo  que  le  recordaba   todos  esos  discursos  de  Alemania  en  la  guerra.  Yo  no  creo  que  ella  estaba  tan   lejos.-­‐‑   Claire  no  lo  hizo,  tampoco.  La  imagen  de  las  banderas  en  torno  a  la  Plaza  de  la   Fundadora  todavía  le  dio  un  escalofrío.   Ella  abrió  el  camino  para  la  entrada  al  laboratorio  de  Myrnin.  Estaba  cerrado   por  una  reja  de  hierro  y  un  nuevo  candado  brillante,  pero  Hannah  no  tenía  las   llaves.  -­‐‑Fallon  la  tenía  asegurada,  -­‐‑explicó.  -­‐‑No  tengo  ni  idea  de  cómo  Myrnin  había   entrado  en  el.  -­‐‑   Myrnin  tenía  siempre  sus  caminos,  pero  Claire  no  le  explicó,  ella  no  creía  que   Hannah  necesitara  tener  más  pesadillas.    Mientras  descendían  las  escaleras,  las   luces  se  encendieron,  en  respuesta  al  movimiento,  revelando.  .  .  una  ruina.  Bueno,   incluso  más  ruina  de  lo  que  normalmente  era.  El  equipo  estaba  casi  destrozado,  los   libros  destrozados,  el  mobiliario  roto.  Cualquiera  creería  que  Myrnin  había  tenido   una  rabieta  épica,  que  francamente,  no  era  tan  improbable,    o  los  matones  de   Fallon  habían  estado  aquí  haciendo  absolutamente  seguro,  nada  útil  al  estar   saliendo  del  laboratorio  nuevo.   Claire  pasó  por  encima  de  los  montones  de  escombros,  con  cuidado  de  los  vidrios   rotos,  y  se  dirigió  a  la  parte  posterior  del  laboratorio.    El  sillón  de  Myrnin    se  había   roto,  pero  los  restos  de  el  estaban  más  o  menos  donde  habían  estado   originalmente.  El  Tanque  de  Bob,  la  araña  se  había  volcado  de  lado,  pero  no  se   rompió.  No  había  ni  rastro  de  él  en  las  telas,  pero  desde  luego,  no  se  moría  de   hambre,  un  montón  de  insectos  desafortunados  tenía  arropados  en  su  despensa.   Claire  peinó  a  través  de  los  escombros,  y  bajo  un  montón  de  libros  que  incluía  una   primera  edición  maltratada  de  Alicia  en  el  País  de  las  Maravillas”  y  dos  volúmenes   incompletos  que  se  veían  muy  antiguos  y  escritos  en  un  lenguaje  que  ni  siquiera   reconocía,  encontró  una  caja.  No  se  veía  muy  antigua  pero  estaba,  maltratada,  y  no   muy  limpia.  Abrió  la  tapa  y  en  el  interior,  embalado  cuidadosamente  en  periódicos   viejos,  había  una  jeringa  con  viejo  estilo  llena  de  líquido  de  color  marrón.  

-­‐‑¡Lo  tengo!-­‐‑Llamó  de  nuevo  a  Hannah  y  Shane,  y  trepó  por  encima  de  las  pilas  hacía   ellos.  Hannah  ya  se  estaba  desabrochándo  la  camisa  de  su  uniforme.   -­‐‑Date  prisa,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Algo  está  sucediendo.-­‐‑Fue  algo.  Los  ojos  de  Hannah  parecían   diferentes,  más  ligeros,  y  entre  parpadeos  Claire  los  vio  cambiando  rápidamente  a   amarillo.   -­‐‑Mierda,  -­‐‑dijo  Shane.  Tomó  el  brazo  de  Hannah  y  se  lo  sostuvo  firme.  -­‐‑Él  la  ha   activado.  Hazlo  rápido.  -­‐‑   -­‐‑¿En  la  mordida?-­‐‑Debido  a  que  la  mordedura  de  Hannah  se  levantó,  inflamada   y  prominente,  al  igual  que  la  de  Shane  había  sido.   -­‐‑¡Sí!  ¡Ya!  -­‐‑Gritó  Shane,  cuando  Hannah  dejó  escapar  un  gruñido.   Claire  introdujo  la  aguja  y  presiono  el  émbolo  pero  sólo  alrededor  de  un  tercio  del   camino.  Esperaba    que  Myrnin  tuviera  razón  sobre  la  dosis;  si  ella    sobre  medicaba   a  Hannah,  podría  ser  peor  que  no  hacer  nada  en  absoluto.   El  gruñido  de  Hannah  volvió  a  un  yip  sorprendido,  y  entonces  ella  se  derrumbó   de  rodillas,  temblando,  con  la  boca  abierta  en  un  grito  silencioso.  Sus  ojos  eran   salvajes  y  amarillo,  pero  sólo  por  un  momento.  Entonces  su  piel  adquirió  un  brillo   plateado  silenciado  cuando  la  cura  se  apoderó  de  ella.   Claire  contuvo  el  aliento.  Myrnin  había  adaptado  esto  desde  la  cura  de  Fallon,  pero   ¿y  si  tenía  los  mismos  defectos?  ¿Qué  pasa  si  sólo  trabaja  parte  del  tiempo?   Parecía  una  eternidad.  Hannah  nunca  se  derrumbó  por  completo,  pero  ella   temblaba,  claramente  muy  enferma,  y  cuando  el  brillo  plateado  finalmente   desapareció  bajo  su  piel,  ella  miró  a  Claire.  Sus  ojos,  después  de  un  último  impulso   de  ácido  de  color  amarillo,  se  acomodó  a  su  color  marrón  normal  humano.   Hannah  hizo  unas  cuantas  respiraciones  duras  y  rápidas,  y  asintió  con  la  cabeza.   Shane  la  soltó.  Ella  hizo  una  mueca.  -­‐‑Sabor  divertido,  -­‐‑dijo.  Su  voz  sonaba  ronca.  -­‐‑ Dolores,  también.-­‐‑   -­‐‑Se  van  a  pasar,  -­‐‑dijo,  y  la  ayudó  a  levantarse.  -­‐‑Lo  tomaste  mucho  mejor  que  yo.  -­‐‑Él   no  la  estaba  mirando  a  la  cara,  sin  embargo,  estaba  examinando  el  brazo.  La   mordida  se  veía  un  poco  mejor.  -­‐‑Creo  que  grité  como  un  bebé.-­‐‑   -­‐‑Dame  un  minuto  y  yo  podría  llegar  allí,  -­‐‑dijo  Hannah,  e  intentó  una  sonrisa.  No   estaba  del  todo  bien,  pero  era  valiente.  -­‐‑Vamos  a  salir  de  aquí.-­‐‑   Claire  lo  hubiera  hecho,  pero  cuando  se  volvieron  hacia  las  escaleras,  vio  a  una   araña  negra  difusa  del  tamaño  de  su  palma  sentada  encima  de  un  libro,  mirándola   con  ocho  ojos  brillantes  y  saltones.  Ella  casi  parecía  linda.   -­‐‑Hola,  Bob,  -­‐‑dijo.  Ella  se  agachó  y  se  subió  a  su  mano.  -­‐‑Vamos  a  llevarle  de  vuelta  en   su  tanque,  ¿de  acuerdo?-­‐‑   No  parecía  contenta  con  eso.  Ella  la  llevó  de  vuelta  hacía  los  escombros,  y  se  aferró   a  su  mano  con  facilidad,  a  caballo  todo  el    camino  desigual  sin  mucha   preocupación.  Ella  enderezó  su  tanque  y  le  tendió  la  mano,  y  él  se  escabulló  fuera  y   se  instaló  en  las  telas  de  gasa,  mirando  perfectamente  cómoda.   Ella  resistió  el  impulso  de  darle  una  palmadita  en  la  cabeza.  Tórax.  Lo  que  sea.   -­‐‑Buen  chico,  Bob.  Estaré  de  vuelta  pronto.  -­‐‑   Saltó  hacia  arriba  y  abajo  un  poco  en  las  redes,  y  luego  dirigió    su  atención  a  uno  de   sus  insectos  almacenados.   Ella  estaba  feliz  de  saltar  esa  parte,  en  realidad.   Cuando  llegó  de  nuevo  a  ellos,  Hannah  ya  parecía  mucho  mejor,  y  Shane  pareció   aliviado.  -­‐‑Juro  por  Dios  que  no  te  entiendo  y  esa  araña,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  si  ya  estás   jugando  al  Dr.  Doolittle.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Sé  donde  tendrán  a  Jesse,-­‐‑dijo  Claire.  -­‐‑Vamos.-­‐‑  

Pero  estaba  equivocada.   El    asilo  mental,  hospital  cualquiera  que  sea  el  actual  termino  políticamente   correcto  estaba  cerrado  y  bloqueado.  No  había  nadie.  Claire  se  dio  la  vuelta  de   nuevo  a  revisar  las  ventanas,  pero  no  encontró  nada.   Para  ser  exhaustiva,  Hannah  irrumpió  dentro  (aunque  según  ella  era  una  entrada   de  emergencia),  pero  regresó  moviendo  la  cabeza.   Parecía  preocupada,  sin  embargo.  -­‐‑Cuerpos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Bastantes.  Él  ha  estado   procesando  a  los  vampiros    a  su  conversión  más  rápido  de  lo  que  pensaba.  Pero   Jesse  no  está  ahí.-­‐‑   -­‐‑Entonces,  ¿dónde?-­‐‑Preguntó  Shane.   Claire  pensó  frenéticamente.  Podría  estar  en  cualquier  parte,  en  cualquier  sitio  de   Morganville,  pero  Fallon  parecía  ser  un  hombre  que  disfrutaba  clavando  el  cuchillo   y  girándolo  un  poco  más.  Eso  significaba  que  si    había  mudado  a    Jesse,  le  había   movido  por  una  razón.   -­‐‑Creo  que  la  tiene  con  él,  -­‐‑dijo  Claire.  –En  la  Plaza  de  los  Fundadores.  ¿Y  tú?  -­‐‑   -­‐‑Bueno,  -­‐‑dijo  Hannah,  -­‐‑tenemos  que  ir  allí  de  todos  modos.  Subiendo.-­‐‑   El  viaje  de  regreso  a  la  Plaza  de  los  Fundadores  no  era  tan  fácil  como  salir,  sobre   todo  debido  a  que  las  alertas  sobre  Hannah  habían  salido;  lo  oyeron  en  la  radio  de   la  policía  en  el  coche  cuando  la  noticia  cayó.  “Jefe  Hannah  Moisés  debe  ser   arrestada  en  el  acto.  Armada  y  peligrosa.”   -­‐‑Eso,  -­‐‑dijo  Hannah,  -­‐‑es  el  código  para  matar,  estaría  bien.   La  mayoría  de  mis  amigos  no  van  a  sentirse  así.  Contrato  a    gente  buena,  sobre   todo,  aunque  algunos  de  ellos  me    vi  obligada,  como  Sullivan.  Pero  lo  guardias  de   Fallon  estarán  sedientos  de  sangre,  y  no  van  a  dudar.  -­‐‑   No  es  una  buena  noticia,  pensó  Claire.  Necesitaban  a  Hannah  a  su  lado.  -­‐‑Entonces,   ¿cómo  vamos  a  llegar?-­‐‑   -­‐‑A  pie,  -­‐‑dijo  Hannah.  Detuvo  el  coche  y  lo  aparcó  en  frente  a  las  luces  de  la  ciudad,   en  la  Lavandería,  donde  sólo  un  par  de  personas  estaban  sentadas  en  el  interior,     con  aspecto  deprimido  y  viendo  el  giro  de  la  secadora.  -­‐‑Dame  dos  minutos.  -­‐‑   Ella  entró,  tuvo  un  breve  intercambio  con  la  mujer  sentada  allí,  abrió  la  secadora,  y   sacó  algo  de  ropa.   -­‐‑Um.  .  .  ,  -­‐‑Dijo  Claire,  y  asomó  en  las  costillas  de  Shane.  –¿Ella  se  está  cambiando  de   ropa?  -­‐‑   -­‐‑Sí,-­‐‑dijo.  -­‐‑Normalmente,  si  no  estuviéramos  en  peligro  de  muerte,    realmente   encontraría  esto  fascinante.-­‐‑   En  realidad  en  menos  de  dos  minutos,  Hannah  estaba  de  vuelta,  llevaba  un  paquete   con  su  uniforme  y  el  cinturón  de  la  pistola.  Había  encontrado  unos  pantalones  de   vestir  que  no  eran  lo  suficientemente  largo  (como  eran    los  pantalones  de  las   inundaciones,  Claire  recordaba)  y  también  una  camisa  con    volantes  rosa  que   también  era  un  poco  grande,  pero  sorprendentemente  linda.  Las  únicas  cosas  que   parecían  muy  fuera  de  lugar  eran  sus  zapatos,  que  eran  típicos  de  policía,  pero  a   simple  vista  podría  pasar  fácilmente  como  una  civil.   Ella  también  había  tomado  el  pasador  de  la  Fundación  del  cuello  de  su  uniforme   y    lo  llevaba  en  la  camisa.   -­‐‑Camuflaje,  -­‐‑dijo,  cuando  Claire  señaló  con  el  dedo.  Abrió  las  puertas.  -­‐‑Vamos  a  ir  a   pie  de  ahora  en  adelante.  Shane,  que  está  familiarizado  con  esto.  -­‐‑Ella  le  arrojó  la   escopeta  de  la  parrilla  en  el  frente.-­‐‑   -­‐‑Claire  tomó    una    Taser.-­‐‑   -­‐‑¿Qué  hay  de  ti?-­‐‑  

Hannah  deslizó  su  arma  en  una  funda  de  panqueques  en  la  parte  baja  de  su   espalda,  y  se  saco  la  camisa  por  fuera.   -­‐‑A  menos  que  sea  necesario  llevar  su  escopeta  a  trabajar  todos  los  día,  me  voy  a   poner  en  evidencia,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑No  es  que  no  sea  un  gran  regalo  de  cumpleaños   tardío  sin  embargo.  -­‐‑   Hannah  miró  a  su  alrededor  a  las  otras  tiendas  de  la  cuadra,  y  sonrió.  -­‐‑Yo  puedo   arreglar  eso.-­‐‑   Y  así  lo  hizo.   -­‐‑No  me  gusta  esto,  -­‐‑Shane  se  quejó,  y  estornudó.  Resultó  que  era  alérgico  a  las   rosas.  Y  llevaba  un  grueso  manojo  de  ellas  para  esconder  la  escopeta.  Fue  un  poco   extraño  e  inteligente,  porque  nadie  pensó  que  un  hombre  llevando  rosas  fuera   peligroso  en  lo  más  mínimo,  ¿no?  especialmente  uno  que  estaba  estornudando.   Claire  podía  decir  lo  difícil  de  la  situación,  que  estaba  apretando  los  dientes  algo   que  realmente  él  odiaba.  Mucho.   Caminaron  rápidamente,  pero  con  calma  la  corta  distancia  hasta  la  Plaza  de  los   Fundadores.  Hannah  debió  de  haber  pensado  antes,  porque  fueron  por  una  de  las   entradas  laterales,  que  estaba  custodiada  por  un  oficial  de  policía,  pero  cuando   Hannah  se  acercó,  ella  se  quedo  mirando  a  la  mujer  con  una  mirada  fija  y  le  dijo:   -­‐‑Sube  a  la  derecha,  Gretchen.  Semper  Fi.-­‐‑   Gretchen,  una    mujer  con  grueso  pelo  rubio  platino,  asintió  con  la  cabeza,   les  dio  a  todos  una  mirada  rápida,  y  abrió  la  puerta.  –Yo,  nunca  te  vi,  jefe,  -­‐‑dijo  a   Hannah.   -­‐‑Afirmativo.-­‐‑   Y  luego  que  se  encontraban  dentro,  se  acercaron  desde  el  lado.  Había  un  coro  de  la   escuela  en  el  escenario,  cantando  algo  que  a  Claire  le  tomó  un  momento  para  darse   cuenta  fue  "Aquí  viene  el  Sol".  Ellos  no  eran  muy  buenos.   -­‐‑Eso  es  un  poco  en  el  morro,  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Creo  que  tal  vez  'Negro  Agujero  de  Sol   'podría  ser  más  apropiado.-­‐‑   Tenía  razón,  por  supuesto.  El  público  que  Fallon  había  reunido,  sin  embargo,   parecían  extasiados,  se  balanceaban  con  la  música,  de  las  manos,  en  busca  de  todo   el  mundo  como  si  estuvieran  teniendo  una  experiencia  religiosa.   Amelie,  Oliver  y  Morley  seguían  inmóviles  en  el  escenario,  con  ampollas   humeantes  por  el  sol.  Debe  de  haber  sido  angustiosa,  esperando  su  oportunidad.   Claire  se  preguntó  por  qué  no  lo  habían  hecho  ya,  pero  luego  se  dio  cuenta  de  que   estaban  esperando  la  noticia  de  que  los  vampiros  en  el  Centro  Comercial  habían   sido  rescatados.   Fueron  hacía  Amelie,  ella  y  Shane,  para  hacerles  saber.   Vio  a  Eve  y  Michael.  Estaban  sentados  en  sillas  en  el  escenario  junto  a  Fallon,   prácticamente  custodiados  allí  por  los  dos  guardias  de  la  Fundación  que  estaban   de  pie  detrás  de  ellos.  Tal  vez  esa  fue  la  otra  razón  por  la  que  Amelie  no  se  había   movido;  Eve  y  Michael  serían  los  primeros  en  peligro  si  lo  hiciera.   El  coro  seguía  cantando  cuando  los  vampiros  comenzaron  a  llegar  a  la  Plaza  de  los   Fundadores.   Algunos  estaban  cubiertos  por  mantas,  abrigos,  todo  lo  que  habían  sido  capaz  de   recoger  en  el  camino  desde  el  Centro  Comercial.  Algunos,  los  más  antiguos,  se   habían  hecho  con  un  sombrero  o  algún  tipo  de  tapa.  Llegaron  sobre  las  paredes  en   una  corriente  silenciosa,  aterrizando  tranquilamente  en  los  arbustos  y  avanzando     para  reunirse  en  los  bordes  de  la  multitud.  Lo  hicieron  con  mucha  calma.  Nadie   amenazaba.  Nadie  atacó.  

Entonces  alguien  del  público  debió  de  darse  cuenta  de  que  un  vampiro  estaba  de   pie  a  su  lado.  Gritó,  y  una  oleada  de  confusión  estalló.  La  gente  comenzó  a  mirar   hacía  atrás  de  nuevo,  estremeciéndose  por  la  repentina  aparición  de  el  hombre  del   saco  a  su  alrededor.  .  .  y  como  su  falso  sentido  de  seguridad  se  rompió,  el  caos  y  la   multitud  empezó  a  correr  en  estampida  en  todas  direcciones.   La  fe  en  la  luz  del  sol  no  fue  suficiente  ante  el  peligro  real,  al  parecer.   El  coro  seguía  cantando,  pero  se  caía  a  pedazos,  también,  y  Fallon  empujó  a  través   de  ellos  para  llegar  al  micrófono.  -­‐‑¡No  lo  hagan,  no  corran!,  -­‐‑gritó,  y  su  voz  sonó  en   la  plaza,  haciendo  eco  de  vuelta  de  los  edificios  con  sus  banderas  ondeando.  -­‐‑¡No   huyas  de  ellos!  ¡Ponte  de  pie  ante  ellos!  Lucha  por  tu  ciudad.  Ustedes  tienen  la   ventaja,    ellos  son  pocos,  y  débiles.  ¡Tomen  Morganville  de  vuelta!  -­‐‑   -­‐‑Vayan,  -­‐‑dijo  Hannah.  –¡Saquen  a  Michael  y  Eve  de  ahí!  Necesito  asegurarme  de  que   nadie  hace  nada  estúpido.  -­‐‑Ella  ya  se  había  ido,  corriendo  a  toda  máquina  por  dos   de  sus  propios  policías,  uno  de  los  cuales  estaba  sacando  su  arma,  pero  no  muy   seguro  de  dónde  dirigirlo.   Shane  agarró  el  brazo  de  Claire  y  la  remolcó  con  rapidez  hacia  el  escenario.  No  era   fácil,  porque  una  gran  parte  del  público  ya  estaba  corriendo  en  esa  dirección,  como   si  la  presencia  de  Fallon  de  alguna  manera  les  iba  a  proteger  a  ellos  de  los   vampiros    agrupados  en  el  otro  lado  de  las  sillas  plegables.  Fallon  tenía  razón:  los   humanos  les  superaban  en  número.   Pero  el  miedo  a  los  vampiros  estaba  tan  arraigado  que  no  parecía    hacer  una   diferencia.   Myrnin  estaba  al  frente  de  la  fila  de  vampiros,  Claire  lo  vio,  pero  él    no  se  movió   hacía  delante.  Él  levantó  la  mano,  y  los  otros  se  quedaron  detrás  de  él,    listos  para   moverse.  Ella  los  había  visto  en  el  modo  de  ejército  antes,  en  la  lucha  contra  el   Draug,  pero  aún  así  era  espeluznante  y  aterrador,  sabiendo  lo  mucho  que  podían   desatar  un  infierno.     -­‐‑Myrnin,  -­‐‑dijo  Fallon.  Su  voz  decía  mucho,  sólo  por  decir  el  nombre,  mucha  rabia,  y   mucho  dolor.  -­‐‑¿Viene  a  llorar  su  caída?  -­‐‑   -­‐‑Esto  no  tiene  que  terminar  de  esta  manera,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑No  tengo  nada  en  contra   de  usted,  Rhys.  Nunca  lo  he  hecho.-­‐‑   -­‐‑Has  destruido  mi  vida,  araña.  Me  apresaste  y  ennegreciste  mi  alma,  y  me  tomó   cientos  de  años  arañar  mi  camino  de  regreso  a  la  luz.  Bueno,  yo  lo  he  hecho.  Y   ahora  te  voy  a  arrastrar  a  la  luz,  también.  -­‐‑   -­‐‑Estoy  de  pie  en  la  luz  ahora,  -­‐‑dijo  Myrnin.  -­‐‑Para  que  vea  que  no  escapó  de  su  aviso.   Ni  siquiera  un  sombrero  en  la  cabeza.  ¿Qué  te  hace  pensar  que  le  temo?  -­‐‑   Fallon  señaló  a  los  cuerpos  ardientes  de  Amelie,  Morley,  y  Oliver.  -­‐‑Pregúntale  a   ellos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ellos  son  la  prueba  de  su  condenación.  La  prueba  de  que  el  mismo  Sol   odia  y  rechaza  a  su  clase.  –Él  cambió  la  mirada  de  Myrnin  a  las  personas  apiñadas   alrededor  de  el  escenario.  -­‐‑¡Vamos  a  estar  en  la  luz  del  sol  y  serán  vencidos!  El  Sol   nos  hace  fuertes.  ¡Párense  juntos!  -­‐‑   -­‐‑Vamos,  tenemos  que  conseguir    sacar  a  Eve  y  Michael  de  allí,  -­‐‑Shane  dijo.  Se  metió   entre  la  multitud,  en  dirección  a  la  escalera  que  conducía  hasta  el  escenario.  A   medida  que  comenzaron  a  avanzar,  el  estaba  lleno  hasta  el  borde,  el  coro   intentando  huir,  prácticamente  su  cuerpo  se  estrelló  abriéndose  camino  a  través,   sin  hacer  caso  de  sus  gritos  y  llantos,  y  de  alguna  manera  mantuvo  la  mano  de   Claire  y  ganando  suficiente  espacio  para  que  le  siguiera.   A  continuación,  se  encontraban  en  la  parte  superior,  y  Michael  les  diviso.  

Era  lo  que  había  estado  esperando,  al  parecer,  porque  se  volvió  y  lanzó  un  codazo  a   la  derecha  en  la  mandíbula  del  hombre  detrás  de  él  y  Eve.  Ella  dejó  escapar  un   grito  de  guerra,  tiró  la  silla  a  un  lado,  y  pateó  a  el  hombre  sólidamente  en  el  pecho   mientras  trataba  de  dar  un  puñetazo  a  cambio.  Tiró  de  él  hacia  atrás  y  le  enredó  en   las  cortinas,  arrancándolas,  y  él  cayó  del  escenario  a  la  parte  trasera.   Eve  se  volvió,    tenía  las  mejillas  sonrosadas,  y  agarró  la  mano  de  Claire.  Ella  no  dijo   nada,  pero  la  presión  de  su  agarre  era  suficiente.  Michael  y  Shane  intercambiaron   gestos  rápidos.  -­‐‑¿Y  ahora  qué?-­‐‑Preguntó  Michael.   -­‐‑Recibamos  el  infierno  fuera  de  el  camino,  porque  el  infierno  está  viniendo,-­‐‑Shane   dijo.  -­‐‑Vamos,  hombre.-­‐‑   Pero  ellos  no  lo  hicieron.  El  hombre  al  que  Eve  le  había  dado  una  patada  y  lo  saco   fuera  del  escenario  vino  luchando  de  nuevo,  y  su  compañero  regresó  del  otro  lado,   arrastrando  el  cuerpo  sin  vida  de  una  mujer  pelirroja,  mujer  que  Claire  reconoció   un  segundo  después  como  Jesse.   Él  la  dejó  en  el  escenario  al  lado  del  podio  de  Fallon,  incluso  desde  tan  lejos  Claire   vio  el  temblor  que  recorrió  a    Myrnin.   Vio  que  sus  ojos  se  tornaron  de  color  carmesí  sangriento.   Pero  si  Fallon  esperaba  que  le  atacara,  estaba  decepcionado.   Myrnin  dijo:  -­‐‑Eres  un  tonto,  Rhys.  Has  logrado  su  propia  mortalidad.  Enhorabuena.   Deje  que  su  rabia  se  vaya.  Déjala  ir.  -­‐‑   -­‐‑Después  de  enviar  a  tus  amigos  a  el  infierno,  donde  pertenecen,  -­‐‑Fallon  dijo.  Se   acercó  a  Amelie,  se  agachó  y  tiró  fuerte  de  la  estaca.   Él  esperaba  que  se  liberaría  el  nitrato  de  plata  y  destruirla,  por  supuesto,  y  debe  de   haber    sido    un  choque  terrible  para  él  cuando  ella  abrió  los  ojos,  se  sentó,  y  dijo   con  una  voz  tranquila  y  clara:  -­‐‑Gracias.  Eso  fue  desagradable.-­‐‑   Se  tambaleó  hacia  atrás  cuando  Amelie  se  puso  en  pie.  Ella  estaba  quemada  y  débil,   pero  en  movimiento,  y  la  visión  de  ella,  envió  una  onda  a  través  de  la  multitud  de   vampiros  que  estaban  de  pie  tan  quietos.  Se  acercó    a  Oliver  y  tiró  de  la  estaca  de   su  pecho,  también,  a  continuación,  lo  ayudó  a  levantarse.  Después  a  Morley.   Fue  entonces  cuando  Fallon  se  tambaleó  hacía  atrás  al  podio  y  sacó  una  copia  de   VLAD,  el  torpe  dispositivo  que  había  diseñado  Claire,  una  pistola  voluminosa  que   había  hecho  y  Myrnin  había  ayudado  a  terminar.  Ésta  parecía  elegante  y  letal,  y   Fallon  apuntó  a  Amelie.   Por  supuesto.  Le  habían  dicho  que  la  Dra.  Anderson  había  estado  trabajando  en  la   fabricación  de  nuevos  modelos.  Este  era  un  prototipo,  algo  que  había  traído  hoy   para  mostrar  a  los  verdaderos  creyentes.  Una  verdadera  arma  que  podrían  utilizar   para  protegerse  de  los  vampiros.   Claire  podía  decir  que  había  sido  impulsada  a  su  posición  más  alta.    Podría  no   matarla,  pero  la  deshabilitaría,    tan  mal  que  estaría  totalmente  impotente.  Es  culpa   mía,  Claire  pensó  en  un  apuro  enfermizo.  Mi  invención.   Soy  la  mala  después  de  todo.   Ella  vio  impotente  cómo  Fallon  pulsó  el  disparador.   Oliver  se  lanzó  en  el  camino  de  la  explosión.  Él  debía  saber  lo  que  le  costaría,    había   sido  golpeado  con  ella  antes,  dos  veces,  y  comprendió  el  dolor  que  le  esperaba.   Pero  no  lo  hizo  dudar.  Claire  vio  el  rayo  que  lo  golpeó  y  lo  vio  caer  al  suelo  del   escenario.  Se  retorció  de  dolor  y  luego  se  hizo  un  ovillo  indefenso,  temblando  de   miedo  y  horror.   Eso  le  dio  una  oportunidad  a  Morley.  Agarró  a  Fallon,  arrancándole  el  arma  de  las   manos  y  la  hizo  añicos  sobre  su  rodilla  con  tanta  facilidad  como  si  hubiera  sido  

hecha  de  madera  de  balsa.  Los  líquidos  pulverizados,  volaron  chispas,  pero    igual     había  reducido  la  última  arma  de  Fallon  para  basura  y  reciclaje.   Eso  le  costó  la  vida.   El    guardia  de  la  Fundación  que  había  arrastrado  a  Jesse  hasta  el  escenario  saco   una  estaca  de  plata  y  se  lanzó  hacia  adelante  para  introducirla  en  el  pecho  de   Morley.   Morley  podría  haber  sobrevivido,  al  menos  por  un  tiempo,  pero  el  hombre   rápidamente  tiró  de  él  hacia  afuera.  .  .  provocando  la  liberación  de  la  solución  de   plata  liquida  en  su  interior.   Se  inundó  la  cavidad  torácica  de  Morley,  y  él  comenzó  a  arder,  gritando.   Claire  golpeó  con  sus  manos  sobre  su  boca  y  apartó  la  mirada  con  horror,  sabiendo   que  no  había  nada  que  pudieran  hacer  por  él,  era  rápido,  y  mortal.  También  era   una  manera  horrible  de  morir.  Ella  lo  escuchó  caer,  y  sintió  el  amargo  olor  a   cenizas.   Amelie  ignoró    a  Fallon,  quien  estaba  retrocediendo  ahora.  Ella  se  movió  a  una   velocidad  vertiginosa  hacía  el  hombre  que  había  estacado  a  Morley,  y  lo  arrastró   sacándolo  fuera  del  escenario  hasta  el  muro,  entre  los  arbustos  y  se  dejó  caer  junto   a  su  aliado  caído.  Ella  le  tomó  la  mano  y  se  estremeció,  mirando  en  su  rostro   mientras  la  plata  burbujeaba  y  siseaba  en  su  cavidad  torácica.   -­‐‑Estoy  aquí,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Morley,  estoy  aquí.  Gracias,  mi  viejo  amigo.  Que  Dios  le  conceda   descanso.-­‐‑   No  podía  hablar,  pero  él  sostuvo  la  mirada  hasta  que  él  se  había  ido,  su  pecho   devorado  a  un  agujero  humeante  lleno  de  cenizas.   Entonces  Amelie  se  levantó  y  miró  a  Fallon,  tranquila,  con  esos  ojos  grises  como  el   hielo,  y  Claire  supo  que  estaba  acabado,  de  una  manera  u  otra.  Él  se  apartó  de  ella,   y  llegó  a  Claire  que  lo  que  más    él  temía  en  el  mundo    es  que  le  convirtieran    en  un   vampiro  de  nuevo.   Amelie  podría  encontrar  que  era  un  castigo  apropiado.  Podría  incluso  encontrar   cierta  satisfacción  en  ello.   Pero  Claire  realmente  pensó  que  lo  iba  a  matar.   Ella  no  hizo  ninguna  de  esas  cosas.  En  su  lugar,  llegó  al  podio  y  tomó  el  micrófono   inalámbrico  y  habló  por  él.   -­‐‑Gente  de  Morganville,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Por  favor,  estén  tranquilos.  Ningún  daño  le  ocurrirá  a   a  ninguno  de  ustedes.   -­‐‑¡Mentirosa!,  -­‐‑Dijo  Fallon,  pero  ya  no  tenía  el  micrófono.  Y  Amelie  le  dio  la  espalda   para  dirigirse  a  la  multitud.  Ella  tenía  ampollas  por    el  sol,  y  empezando  a  humear,   estaba  débil,  y  todavía  se  estaba  recuperando  de  la  herida  en  el  pecho.  Pero  aún   con  todo  eso,  aun  con  prendas  sucias  y  con  el  pelo  largo  y  salvaje,  parecía  lo  que   era,  y  siempre  había  sido.   Una  reina.   -­‐‑Usted  ha  hecho  todo  lo  posible  para  hacernos  los  monstruos,  Fallon,  -­‐‑ella  dijo.     -­‐‑Usted  habla  de  la  forma  en  que  no  podemos  controlar  nuestros  impulsos  bestiales,   nuestros  apetitos.  Acerca  de  cómo  deben  ser  eliminados  aquellos  que  son   diferentes  de  usted,  por  seguridad,  o  se  conviertan  en  una  forma  que  encuentre   aceptable.  Pero  aquí  estamos,  diferente.  Podríamos  parar  cada  corazón  que  late  en   este  lugar.  En  este  pueblo.  Podríamos  formar  un  alboroto  en  todo  el  mundo,   creando  más  y  más  de  nuestra  propia  especie.  Pero  no  lo  hacemos.    ¿Sabes  por   qué?  -­‐‑  

Su  voz  tranquila,  y  calmada  estaba  teniendo  un  efecto  sobre  la  multitud  de  la   Fundación  de  pánico.  Estaban  de  pie,  escuchando,  no  empujando  o  huyendo.  Si   Amelie  estaba  preocupada  por  los  otros  guardias  que  estaban  acercándose  a  ella,   los  fanáticos  leales  de  Fallon  que  no  lo  traicionarían  por  lo  tanto  de  un  tirón.  –   -­‐‑Porque  no  somos  monstruos.  Nosotros  somos  ustedes,  dado  una  maldición  que  la   mayoría  de  nosotros  nunca  buscó,  pero  llegaron  a  aceptar.   ¿Volveríamos  a  nuestra  condición  humana  si  tuviéramos  la  oportunidad?  Algunos   lo  harían.  Algunos  no  lo  harían.  Pero  nos  obliga,  con  el  conocimiento  que  usted   destruirá  a  tantos  en  el  proceso.  .  .  Esa  no  es  la  misericordia,  Fallon,  no  importa  lo   que  pretendes.  Es  un  asesinato.-­‐‑   Los  guardias  de  la  Fundación  se  acercaban  ahora,  estacas  de  plata  hacia  fuera.   Amelie  cayo  con  gracia  sobre  sus  rodillas,  sin  soltar  el  micrófono.   -­‐‑Por  supuesto,  asesinarnos  en  la  luz  del  sol  que  tanto  amas.  Asesinarnos  en   presencia  de  testigos.  Muéstrales  lo  misericordioso  que  eres,  porque  te  conozco,   Rhys  Fallon.  Conozco  su  corazón  inexperto,  y  la  ira  egoísta,  y  la  amargura.  Yo  sé   que  usted  a  perseguido  su  humanidad  con  un  propósito  despiadado,  y  una  vez  que   has  vuelto.  .  .  la  detestas.  Usted  ha  creado  todo  esto  para  destruir  todo  lo  que  le   recuerda  lo  que  has  perdido.  -­‐‑   Era  una  poderosa  imagen,  la  vampiro  más  mortal  en  el  mundo,  de  rodillas,  de   manera  voluntaria.  Los  de  la  Fundación  amenazándola  con  sus  armas.   Pero  ella  no  era  sorprendente,  ella  no  estaba  matando,  ella  ni  siquiera  estaba   amenazando.   Y  los  guardias  no  sabían  qué  hacer  con  eso.   Algunas  personas  en  la  multitud  parecía  confundidas  ahora,  y  algunos   parecía  incómodos.  Como  si  la  verdad  estuviera  empezando  a  amanecer.   -­‐‑Hemos  sido  dueños  duros  aquí,  -­‐‑continuó  Amelie.  La  fuerza  de  voluntad  la  llevó  a   ignorar  su  muerte  inminente  con    esas  estacas  de  plata  con  que  los  guardias  de  la   Fundación  la  amenazaban,  después  de  haber  visto  cómo  había  sido  destruido   Morley,  fue  asombroso.  Claire  no  podía  imaginar  lo  que  estaba  haciendo  ella.  -­‐‑Los   vampiros  son  lentos  para  aprender,  y  lentos  para  cambiar,  pero  tenemos  que   cambiar.  Sabemos  que  tenemos  que  cambiar.  Antes  de  que  Fallon  llegara,   estábamos  en  la  construcción  de  una  nueva  Morganville,  una  Morganville,  entre   iguales,  una  en  la  que  todos  puedan  vivir  en  paz  juntos.  No  dejen  que  les  quiten  eso   y  construir  su  nueva  ciudad  sobre  los  huesos  de  las  víctimas,  nunca  les  traerá  la   paz.  Vean  lo  que  él  nos  hace  a  nosotros  ahora,  y  recuerden.-­‐‑   Fallon  sabía  que  estaba  acabado,  entonces.  El  hecho  de  que  los  vampiros  no  habían   atacado,  que  su  equipo  se  había  visto  disparando  a  Oliver  y  matando  a  Morley,  y     ahora  amenazando  con  matar  a  una  mujer  quien  se  arrodilló,  sin  armas.  .  .  fue  un   desastre  de  relaciones  públicas  para  él.  Morganville  estaba    resentido  con  los   vampiros,  sí,  pero  Claire  se  dio  cuenta  de  que  la  multitud  aquí,  en  la  plaza  no  era   tan  grande  como  podría  haber  sido.  Gran  parte  de  la  ciudad  no  estaba  aquí.  No   estaba  cantando  sobre  el  sol  y  la  celebración  de  la  derrota  de  los  vampiros.  Quizás   esa  otra  mitad  todavía  estaba  resentida  con  los  vampiros,  pero  si  ellos  no   estuvieron  aquí,  eso  significaba  que  habían  tenido  una  razón  para  no  aparecer.   Esto  significaba  que  algunos  de  ellos,  muchos  de  ellos,  no  estaban  de  acuerdo.   Y  Amelie  lo  sabía.   Fallon  podría  haber  hecho  un  retirada  elegante,  mantener  la  calma,  predicar  su     regla  anti-­‐‑vampiros.  Amelie  le  hubiera  dejado,  lo  más  probable.   Pero  él  no  se  conformó  con  eso.  No  quería  perder.  

-­‐‑¡Mátala!,  -­‐‑Dijo  a  sus  hombres,  y  cogió  el  cuerpo  inerte  de  Jesse  de  donde  había   caído  al  suelo.  Él  tomó  una  estaca  de  plata  de  el  bolsillo  de  su  abrigo.  El  sudor  le   corría  por  la  cara,  y  su  piel  era  de  un  rojo  poco  saludable  de  la  fuerza  de  su  furia.   Shane  dejó  caer  las  rosas  que  había  estado  conteniendo  y  sacudió  la  escopeta,   luego  apuntó  hacia  el  grupo  de  hombres  de  pie  alrededor  de  Amelie.   -­‐‑Ey,  ¿chicos?  No  lo  hagan,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Esto  no  va  a  lastimar  mucho,  pero  sin  duda  va  a   hacerles  daño.-­‐‑   Ellos  se  congelaron.  Todos  menos  uno  fueron    dejando  caer  sus  estacas,  que   cayeron  al  escenario  y  rodaron  hasta  el  borde.   Uno  decidió  ir  a  por  ello.  Él  apuñaló  hacia  abajo,  con  la  esperanza  de  que  Shane   dudaría  en  disparar.  .  .  como  lo  hizo.   Amelie  se  acercó  y  sin  esfuerzo  le  cogió  del  brazo  a  medida  que  descendía  hacia  el   pecho  de  Jesse.  Ella  se  volvió  y  lo  miró.  -­‐‑No,-­‐‑ella  dijo.  -­‐‑Hoy  no.  -­‐‑y  arrancó  la  estaca   de  su  mano  y  la  hundió  en  el  suelo  de  madera  del  escenario  junto  a  ella.   Entonces  ella  lo  dejó  ir.  Retrocedió,  claramente  no  estaba  seguro  de  qué  hacer  con   un  vampiro  que  no  quería  hacerle  daño.   Debería  haber  sido  más,  pero  Fallon  todavía  tenía  a  Jesse,  y  una  estaca    de  su   propiedad,  y  aunque  debería  de  haber  estado  huyendo,  él  se  estaba  moviendo   hacia  adelante.  .  .  hasta  el  borde  del  escenario,  donde  cogió  el  cuerpo  inerte  de   Jesse  y  se  quedó  con  ella  estrechándola  sobre  su  pecho.   -­‐‑¡Myrnin!-­‐‑Incluso  sin  el  micrófono,  su  grito  fue  fuerte  lo  suficiente  como  para  ser   fácilmente  escuchado  sobre  la  multitud.  –Tu  necesitas  vivir  en  el  mismo  infierno   en  el  que  me  dejaste  podrirme  y  eso  significa  que  va  a  pudrirse  solo.  -­‐‑Levantó  la   estaca.   Myrnin  estaba  demasiado  lejos.  Demasiado  lejos  para  salvarla.   Pero  Claire  no  lo  estaba.   Ella  disparó  la  Taser  en  la  espalda  de  Fallon.   Él  convulsionó,  se  desplomó  y  cayó  con  un  ruido  sordo,  todavía  temblando.   Myrnin  llegó  justo  un  segundo  después,  viajando  a  velocidad    vampírica  borrosa,    y   saltó  al  escenario  para  recoger  a  Jesse  en  sus  brazos.   -­‐‑Querida  señora,  mi  querida  señora,  ¿qué  han  hecho  con  usted.  .  .  -­‐‑la  tomó  de  la   muñeca  y  mordisqueo  en  ella,  aprovechando  un  poco  de  sangre,  pasándole  la   lengua.  Debe  haberle  dicho  lo  que  necesitaba  saber.    -­‐‑Él  le  ha  dado  un   medicamento  para  dormir.  Va  a  pasar  pronto.  Ella  está  bien.  Claire,  ella  está  bien.-­‐‑   Él  miró  hacia  arriba,  y  había  lágrimas  en  sus  ojos  cuando  él  le  sonrió.   Ella  le  devolvió  la  sonrisa.  Su  corazón  estaba  rompiéndose  un  poco,  porque  sintió   que  algo  cambiaba  en  Myrnin,  y  sabía  que  ella  ya  no  sería  el  centro  de  su  gravedad.   Él  siempre  estaría  ahí  para  ella,  siempre  sería  su  amigo,  pero  había  algo  en  la   forma  en  que  se  ocupó  de  Jesse,  le  acarició  el  pelo,  le  susurró  a  ella  de  una  manera   que  Claire  no  podría  nunca  verle  hacer  con  ella.   El  cálido  peso  de  Shane  se  instaló  en  su  espalda  y  sus  brazos  fueron  a  su  alrededor.   Había  pasado  la  escopeta  a  Eve,  quien  apuntaba  a  los  guardias  de  la  Fundación.   Más  allá  de  él,  Amelie  finalmente  se  había  puesto  de  pie.  Ella  miró  a  los  vampiros   que  seguían  de  pie  en  el  sol,  confirmando    su  lealtad  a  ella-­‐‑pensó  Claire-­‐‑  y  levantó   el  micrófono.   -­‐‑Vayan  a  cubierto,  amigos,  -­‐‑les  dijo.  -­‐‑Gracias.  Hoy  me  han  demostrado,  y  a  todo   Morganville,  lo  que  realmente  podemos  ser.    Siempre  será  una  lucha  para  nosotros,   pero  podemos  aprender,  y  lo  haremos.  Váyanse.-­‐‑  

Tan  pronto  como  comenzaron  a  moverse  en  dirección  a  las  sombras  en  los  pórticos   de  los  edificios,  Amelie  se  volvió  a  Oliver,  que  todavía    seguía  en  el  suelo,   temblando.  Se  arrodilló  con  gracia  a  su  lado  y  le  tomó  la  mano.   -­‐‑Estoy  aquí,  -­‐‑dijo.  Era  lo  que  le  había  dicho  a  Morley,  pero  cuando  eso  había  sido   por  compasión,  esto  era  algo  mucho  más  fuerte.   -­‐‑Loco,  -­‐‑se  las  arregló  para  susurrar.  -­‐‑Nunca  te  fíes  de  las  buenas  intenciones  de  un   ser  humano.-­‐‑   -­‐‑Tal  vez  tendremos  ambos  que  aprender  a  hacerlo  mejor,  -­‐‑dijo,  y  se  inclinó  para   darle  un  beso  en  los  labios.  -­‐‑Con  el  tiempo.-­‐‑   -­‐‑Tal  vez  no  debas  confiar  en  mis  intenciones.-­‐‑   -­‐‑Yo  nunca  lo  hago,  -­‐‑dijo,  y  alzó  las  cejas  ligeramente.  –Descanse.  Me  puede   molestar  más  tarde.  -­‐‑   -­‐‑Lo  haré,  -­‐‑dijo.  -­‐‑¿Tal  vez  podrías  llevarme  a  la  sombra?-­‐‑   Ella  se  echó  a  reír  y  le  cogió  en  sus  brazos,  una  visión  muy  extraña,  y  otra  Claire   estaba  bastante  segura  que  Oliver  no  lo  recordaría  con  cariño-­‐‑  Y  se  lo  llevó  fuera   del  sol.   Michael  aún  custodiaba  a  Fallon.  Se  quedó  allí  con  una  de  las  estacas  de  plata,   girando  sin  descanso  en  sus  dedos.  Fallon  estaba  empezando  a  sacudirse  el  shock.   La  mirada  en  sus  ojos  era  puro,  odio  frío.   -­‐‑Oye,  Mikey,-­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑Él  no  es  un  vampiro  más.  Si  haces  eso,  es  asesinato.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,-­‐‑dijo  Michael.  -­‐‑No  voy  a  hacer  nada  que  no  me  haga  hacer.  Por  favor,  no  me   des  una  excusa,  Fallon.  Yo  te  debo  por  devolverme  la  vida.  -­‐‑   Fallon  se  había  recuperado  lo  suficiente  como  para  decir  algo,  pero  estaba  débil,   y  Claire  casi  se  lo  pierde.  -­‐‑Usted  fue  un  medio  para  un  fin,  muchacho,-­‐‑él  susurró.     -­‐‑Para  hacerle  daño.-­‐‑   Michael  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Entonces  no  voy  a  invitarte  a  mi  boda.-­‐‑   -­‐‑¿Lo  de  la  boda?-­‐‑Eve  llamó,  desde  donde  ella  estaba  parada.   -­‐‑Ellos  anularon  nuestro  matrimonio,  ¿te  acuerdas?  No  creas  que  te  voy  a  dejar   escapar,  ¿verdad?  -­‐‑   Ella  le  lanzó  un  beso.  -­‐‑Nunca  jamás,  estrella  del  rock.  Déjalo.  ¡Vamos  a  casa.!   Fallon  sonrió  mientras  Hannah  Moisés  le  puso  las  esposas  a  él.  -­‐‑¿Ustedes  piensan   que  tienen  un  hogar  al  que  regresar?  -­‐‑   Todos  se  detuvieron  y  lo  miraron,  el  triunfo  amargo  en  su  sonrisa.   -­‐‑Michael,  -­‐‑Shane  dijo,  -­‐‑¿no  deberíamos  saber.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Estábamos  fuera  de  la  ciudad,  -­‐‑dijo  Michael,  y  miró  a  Claire  para  su  confirmación.     -­‐‑No  lo  haría,  ¿verdad?-­‐‑   Buscó  en  su  interior  la  conexión  con  la  Casa  de  Cristal,  ese  pequeño  hilo  de   sentimiento  que  había  llegado  a  reconocer.   Todavía  estaba  allí.  .  .  pero  era  débil.  Muy  débil.   -­‐‑Tenemos  que  ir,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Ahora.-­‐‑                    

                                                                                                                             CATORCE       Se  apoderaron  de  un  coche  de  policía  de  Hannah,  y  Shane  golpeó  las  luces  y  sirenas   mientras  Michael  conducía,  ignorando  semáforos  y  esquivando  los  otros  coches   como  si  se  hubiera  sumido  en  un  video  juego  en  la  vida  real.  Claire  y  Eve,  por  el   contrario,  sólo  se  aferraron  a  sus  asientos  en  la  parte  trasera.  No  pasó  mucho   tiempo  para  localizar  su  casa.   Y  una  excavadora  enorme  se  dirigía  inexorablemente  por  ella.   -­‐‑Oh,  Dios,  -­‐‑dijo  Eve.  A  medida  que,  las  bandas  de  rodadura  de  el  monstruo  gigante   amarillo  cortó  hacia  abajo,  aplastó  su  buzón,  golpeó  la  cerca  blanca,  astillándola,  y     aplastó  el  bonito,  césped  bien  cuidado.  No  estuvo  limpió  por  mucho  tiempo.  Las   ruedas  cubrieron  el  patio  de  lodo  cuando  la  excavadora  siguió  adelante,  elevando   su  cubo.  Fue  dirigida  a  la  derecha  en  la  esquina  de  la  casa,  y  como  Michael    subió  el   coche  al  bordillo,  Claire  vio  el  rostro  de  Miranda  en  la  ventana,  los  ojos  muy   abiertos  por  el  terror,  mirando  a  lo  que  venía  para  destruir  su  casa.   Y  a  ella.   No  habían  hecho  planes  para  esta  contingencia,  y  Claire  sabía  que  no  había  tiempo   para  nada;  Shane  y  Michael  rescataron  el  frente,  y  Shane  recordó  apenas    abrir  la   puerta  trasera  de  Claire  antes  de  que  corrió  después  de  Michael,  también.   -­‐‑¡Accede  a  el  conductor!-­‐‑Gritó  Michael,  pero  no  iba  a  ser  tan  fácil,  ya  que  el   conductor  no  estaba  solo,  con  el  había  un  par  de  chicos    corpulentos  y  endurecidos   de  la  construcción.  Shane  salió  y  dio  un  salto  corriendo  para  la  cabina  de  la   excavadora.  Era  nueva,  apenas  sucia  todavía,  y  tenía  un  lugar  cerrado,  la  cabina   probablemente  con  aire  acondicionado.  .  .  con  una  puerta  bloqueada.   Y  el  conductor,  por  supuesto,  la  había  cerrado  con  llave.   Shane  tiró  de  la  puerta,  pero  fue  inútil,  intentó  introducir  el  codo  en  el  cristal,  pero   era  grueso,  diseñado  para  resistir  escombros  que  vuelan.  Y  luego  la  excavadora,   que  había  disminuido  la  velocidad  para  el  operador  evaluar  la  amenaza   representada  por  Shane,    aceleró  de  nuevo,  y  la  estacada  lo  tiró  rodando  sobre  la   hierba.   No  había  tiempo  para  nada  de  lujos,  pero  Claire  se  detuvo,  corrió  hacia  el  coche  de   la  policía,  y  frenéticamente  buscó  en  todo  el  asientos.  .  .  y  encontró  una  porra   extensible  y  flexible.  Corrió  pasando  a  Shane,  que  se  estaba  levantando  para   dirigirse  a  la    excavadora  de  nuevo.   -­‐‑¡Ayuda  a  Michael,  -­‐‑ella  le  gritó.  Él  y  Eve  estaban  en  el  medio  de  una  pelea  con  los   otros  dos  hombres  de  la  construcción,  y  Michael  seguía  sin  darse    cuenta  de  las   limitaciones  de  su  cuerpo  todavía,  demasiado  humano.  -­‐‑¡Tengo  esto!     Él  le  dio  una  rápida  mirada  preocupada,  pero  no  discutió.  Además,  amaba  una   buena  pelea,  y  esta  se  perfilaba  para  ser  una  que  recordaría  con  cariño.   Claire  respiró  hondo,  dio  un  salto  corriendo,  y  aterrizó  en  el  paso  con   revestimiento  de  goma  al  lado  de  la  cabina.  El  conductor  le  dio  una  mirada  irritada,   petulante,  y  se  burló  y  no  se  molestó  en  poner  la  máquina  en  este  tiempo  inactiva.   Al  menos,  no  hasta  que  ella  se  echó  hacia  atrás  y  rompió  con  la  pesada  porra    el   cristal  de  la  ventana,  logrando  hacer  grietas  heladas.  Un  segundo  golpe  y  cayeron   trozos  del  vidrio  de  seguridad  sobre  él,  que  dejó  escapar  un  grito  y    retiró  el  pie  del   acelerador,  y  apagó  automáticamente  la  excavadora    a  un  ralentí  de  nuevo,  a  cinco   metros  de  la  esquina  de  la  casa.  Él  la  insultó,  en  voz  alta,  y  abrió  la  puerta,    

tirándola    sobre  la  hierba,  donde  se  golpeó  y  rodó  a  sus  pies,  respirando  con   dificultad.   Ella  había  estado  esperando  que  el  saltara  y  viniera  en  pos  de  ella,  pero  él  había   hecho  lo  que  pensaba  hacer  tirarla  al  suelo,  y  ahora  cerró  la  puerta  de  nuevo  y   metió  el  acelerador  hacia  adelante.   -­‐‑¡No!-­‐‑Claire  gritó  y  saltó  de  nuevo.  Ella  chocó  con  la  puerta  de  metal.  Él  no  la  había   cerrado  correctamente  esta  vez,  y  ella  dio  un  paso  atrás  en  el  escalón  y  la  abrió  de   golpe,  aferrándose  para  salvar  su  vida.  Había  dejado  caer  la  porra  en  alguna  parte,   pero  no  tenía  espacio  para  utilizarla  dentro  de  la  cabina  de  todos  modos.   -­‐‑¿Estás  loca?  ¡Fuera!  ¡No  me  obligues  a  hacerte  daño!  -­‐‑el  hombre  dijo,  y  la  empujó  .   Ella  se  aferró,  así  que  sacó  el  pie    del  acelerador  para  conseguir  un  mayor  control   sobre  ella  con  las  dos  manos.  .  .  y  ella  lo  dejó.  Tenía  fuerza  y  fuertes  manos,  y  ella   sabía  que  le  iba  a  dejar  moretones,  pero  estaba  bien  en  estos  momentos.  Los   moretones  estaban  bien.   Debido  a  que  ella  fue  capaz  de  inclinarse  por  encima  de  él  y  agarrar  la  llave  del   encendido  antes  de  que  él  la  echara  de  la  cabina  y  de  la  máquina.   La  excavadora  tosió  y  murió,  deteniéndose  en  seco  en  la  vía  fangosa,  Claire  se   sacudió  la  caída  y  se  puso  de  pie,  sonriendo.  Él  no  entendió  lo  que  había  pasado   por  un  momento.  Mantuvo  su  pulgar  en  el  botón  para  arrancar  el  motor,  pero   luego  debió  de  haber  visto  lo  que  le  faltaba,  porque  le  dirigió  una  mirada  furiosa  y   negra  a  Claire  y  saltó  de  la  cabina  para  ir  tras  ella.   Ella  corrió  hacia  la  pelea  sucia  que  se  estaba  extendiendo  por  todo  el  césped,  entre   Michael  y  Eve  que  estaban  haciendo  equipo  contra  uno  de  lo  chicos  de  la   construcción,  que  parecía  furioso  y  frustrado,  por  no  mencionar  un  poco   preocupado.  Su  compañero  estaba  lanzando  golpes  a  Shane,  que    fue  fácilmente   bailando  alrededor  mientras  lanzaba  duros  golpes  precisos  a  la  zona  intermedia   del  hombre,  y  cuando  Claire    pasó  por  delante  de  ellos,  le  lanzó  un   impresionante  gancho  de  derecha  que  hizo  girar  al  hombre  al  otro  lado   en  una  espiral  sin  fuerzas  y  caer  al  suelo.   -­‐‑¡Oye,  Claire!  -­‐‑Shane  la  llamó,  y  luego  vio  al  operador  de  la  excavadora  furioso,  en   dura  persecución.  Dio  un  paso  en  el  camino.   Eso  fue  un  error,  porque  el  tipo  de  la  excavadora  evidentemente  se  había  detenido     para  recoger  la  porra  caída  de  Claire,  que  sacó    en  toda  su  longitud  y  golpeó  en  la   pierna  de  Shane.  Shane  gritó  y  se  apoyó  en  su  otra  rodilla,  e  intentó  ponerle  el  pie     al  hombre  pero  no  lo  pudo  frenar    y  tirarlo.   Claire  corrió  por  las  escaleras  hasta  la  casa.  La  puerta  se  abrió  delante  de  ella,   porque  Miranda  había  estado  esperando,  y  el  instante  estaba  claro  para  Claire,  la   puerta  trató  de  cerrarse  de  golpe.  Pero  el  tipo  colocó  la  punta  de  la  porra   antidisturbios  en  el  camino,  y  la  puerta  principal  saltó  atrás  abriéndose,  golpeando   con  fuerza  en  la  pared  del  pasillo.   El  tipo  de  la  construcción  entró  en  la  Casa  de  Cristal,  flexionó  la  muñeca,  y  levantó   la  porra    enseñándole  los  dientes  a  Claire  y  Miranda.   Fue  entonces  cuando  se  desató  el  infierno.   Miranda  debe  de  haber  tenido  algún  tipo  de  aviso,  porque  ella  agarró  a  Claire  y  la   empujó  hacia  el  suelo  de  madera  dura  un  instante  antes  de  que  la  mesita   maltratada  que  utilizaban  para  poner  mochila  /  bolso  /  depositar  la  llave,   se  levantó  del  suelo  y  se  estrelló  con  fuerza  en  el  pecho  de  el  intruso.  Él  gritó  de   sorpresa,  pero  no  le  hizo  mucho  daño;  la  agarró  y  la  arrojó  a  un  lado,  en  la  sala,  a   continuación,  se  produjo  delante  de  ambas  el  asesinato  ante  sus  ojos.  

Claire  sintió  la  oleada  igualmente  furiosa  de  energía  creciente  del  suelo  debajo  de   ella,  arremolinándose  en  las  paredes,  por  debajo  de  el  techo,  una  espesa  nube   invisible  de  poder  que  le  puso  la  piel  de  gallina  y  un  hormigueo  por  todo  el  cuerpo.   Y  luego  la  mesa  de  centro  de  la  sala  se  volcó  sola  y  choco  contra  el  cuerpo  de  el   hombre  para  después  estrellarse  en  la  pared,  con  fuerza  suficiente  para  dejar   grietas  en  el  yeso.  Él  dejó  caer  la  porra  y  se  tambaleó.   Un  viejo  jarrón,  de  formas  extrañas  en  un  tono  particularmente  desagradable   marrón  voló  de  un  estante  y  se  estrelló  en  pedazos  contra  su  cabeza.   Y  luego  estaba  cayendo,  fláccido  por  la  pared.  Gimiendo.   La  casa  parecía  satisfecha  con  eso,  Claire  sintió  la  oleada  de  triunfo  y  sabía  que  no   había  salido  de  ella  o  Miranda.  Se  arrastró  arriba,  trasladó  la  mesa  de  café  fuera  del   camino  (era  más  pesada  de  lo  que  ella  recordaba),  y  pateó  los  afilados  trozos  del   jarrón  mientras  recogía  la  porra  de  el  suelo.   El  trabajador  de  la  construcción  la  miró  con  cara  de  estúpido  y  los  ojos  inyectados   en  sangre.  Ella  se  metió  las  llaves  de  el    bulldozer  en  su  bolsillo  del  pantalón  y  dijo:   -­‐‑¿Estás  bien?-­‐‑   Él  murmuró  algo  que  sonaba  grosero,  así  que  sólo  asumió    que  lo  estaba,  y  miró   hacia  fuera.  El  coche  de  Jenna  fue  chillando  parándose  torcido  en  la  acera  delante   de  el  coche  patrulla,  ella  debe  de  haber  sentido  la  angustia  de  la  casa,  o  de  Miranda.   La  lucha  en  el  césped  todavía  seguía,  pero  a  punto  de  terminar,  y  cuando  Jenna   salió  de  su  coche  se  acercó  para  ayudar  a  Shane  a  ponerse  en  pie,  el  otro   constructor  levantó  las  manos  en  señal  de  rendición.   -­‐‑Está  bien,  está  bien,  -­‐‑les  gritó,  cuando  Michael  y  Eve  se  detuvieron,  con  los  puños   en  alto.   -­‐‑Ya  basta.  ¡No  nos  pagan  lo  suficiente  para  esto!  -­‐‑   -­‐‑Sorpresa,  -­‐‑dijo  Jenna  secamente.  -­‐‑Ellos  no  le  van  a  pagar  nada  por  esto.  Si  usted   piensa  que  la  Fundación  de  la  Luz,  le  va  a  hacer  un  cheque,  se  encontrará  con  una   sorpresa.  Ellos  simplemente  cerraron  sus  puertas  para  siempre.  -­‐‑   Debe  de  haber  sido  el  capataz,  Claire  pensó,  porque  él  sólo  parecía  disgustado.  -­‐‑ Bueno,  mierda,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  voy  a  pagar  por  esa  valla  rota,  señora.  Yo  tenía  mis   órdenes.  -­‐‑   -­‐‑Digamos  que  mejor,  -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Nunca  me  gustó    la  valla,  de  todos  modos.   ¿Qué  piensas,  Michael?  Algo  gótico,  como  ¿hierro  forjado?  ¿Con  puntas?  -­‐‑   -­‐‑Pinchos  está  bien,  -­‐‑dijo,  y  la  agarró  para  mirarla  de  nuevo.  Corrió    el  pulgar  por  su   barbilla.  -­‐‑Vas  a  tener  un  moretón.-­‐‑   -­‐‑Por  Dios,  eso  espero.  No  hice  mi  parte  si  no  lo  tengo.-­‐‑   Él  la  besó,  enrollo  un  brazo  alrededor  de  sus  hombros,  y  se  fue  con  ella  hacia  la   casa.   Shane  estaba  cojeando,  pero  cuando  llegó  a  la  puerta  con  Jenna,  le  dio  a  Claire  una   sonrisa  tranquilizadora.  -­‐‑Es  una  contusión,  voy  a  recuperarme  rápido,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Es   posible  que  tengas  que  besarme  mejor  más  tarde.-­‐‑   Ella  puso  los  ojos  en  blanco.  -­‐‑Sueña,  -­‐‑le  dijo,  pero  levantó  la  mano  para    retirarle  el   pelo  grueso  y  sudoroso  de  su  rostro.  -­‐‑Mira  eso.  Aún  guapo.-­‐‑   -­‐‑Maldita  sea.-­‐‑Shane  le  dio  una  patada  al  tipo  del  bulldozer  con  su  pie.  -­‐‑Oye.   ¿Quieres  salir  pitando  fuera  de  nuestra  casa,  tonto?  No  me  obligues  a  decirte  que   no  eres  bienvenido.  Suceden  cosas  malas.-­‐‑   No  era  broma,  pensó  Claire.  La  casa  estaba  prácticamente  vibrando,  estaba  tan   molesta.  Ella  sacudió  la  cabeza,  ayudando  al  chico  (le  pareció  que  era    lo  menos  

que  podía  hacer,  en  realidad),  y  lo  empujó  hacia  la  puerta  en  los  brazos  de  su   capataz.  -­‐‑Creo  que  será  mejor  que  llames  a  día,  -­‐‑le  dijo.   Él  asintió  con  la  cabeza.  -­‐‑Lo  tienes,  chico.  Es  la  cerveza  de  la  mañana.  -­‐‑   Claire  sacó  las  llaves  del  bolsillo  y  se  los  arrojó  a  él.   -­‐‑Entonces,  consiga  sacar  esa  cosa  de  nuestro  jardín.-­‐‑Ella  vaciló,  sosteniendo  su   mirada.  -­‐‑Usted  comprende  que  si  siquiera  piense  en  ponerlo  en  marcha  en  la   dirección  equivocada.  .  .  -­‐‑   -­‐‑Oh,  lo  entiendo,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Confía  en  mí.  En  lo  que  a  mí  respecta,  esta  maldita  casa   puede  permanecer  en  pie  hasta  que  la  ciudad  entera  se  caiga  alrededor  de  ella.-­‐‑   Eso  parecía  una  forma  aceptable  de  verlo,  pero  Claire  comprobó  sus  amigos  para   estar  segura.  Miranda  asintió  con  gravedad,    y  abrazó  a  Jenna  apretado.  Michael   alzó  las  cejas  hacia  Eve,  que  encuestó  a  Shane,  y  luego  habló  en  nombre  de  todos   ellos  cuando  dijo:  -­‐‑Suena  bien.  Ah,  y  llevaría  a  tus  amigos  desprotegidos  al  hospital     por  si  acaso.-­‐‑   -­‐‑¿Ellos?  ¿Y  yo  qué?  -­‐‑Se  frotó  la  mandíbula.  -­‐‑Patea  como  una  mula,  la  señora  Glass.-­‐‑   Se  retiró  con  sus  dos  amigos.   Eve  sonrió  y  se  relajó  contra  Michael,  que  envolvió  sus  brazos  alrededor  de  ella.     -­‐‑Estamos  en  casa.  Me  gusta  como  suena  eso,  -­‐‑dijo  ella,  y  lo  miró.  -­‐‑Espera,  ¿no   estábamos  hablando  de  una  boda  antes  de  todo  esto?  -­‐‑   -­‐‑Fuimos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Vamos  a  hablar  de  ello.  En  privado.  –Él  agarró  la  mano  de  Eve  y  la   remolcó    por  el  pasillo.  Eve  hizo  un  gesto  hacia  el  resto  de  ellos,  y  todo  el   maquillaje  gótico  de  el  mundo  no  podía  haber  ocultado  el  rubor  en  sus  mejillas.   -­‐‑Tenemos  que  irnos,  -­‐‑dijo  Miranda  a  Jenna,  en  un  tono  muy  serio.  -­‐‑Porque  se  ponen   muy  raros  conmigo  estando  aquí  cuando  están….,  ya  sabes.-­‐‑   -­‐‑He  estado  pensando  que  tal  vez  deberíamos  hacerle  un  dormitorio  en  mi  casa,       -­‐‑dijo  Jenna.  -­‐‑Tengo  una  habitación  libre.  Vas  a    tener  que  visitar  aquí  para   mantener  tu  conexión,  pero  serás  bienvenida  en  cualquier  momento.-­‐‑   Los  ojos  de  Miranda  se  abrieron,  y  se  veía  tan  brillante  y  esperanzador  que  casi  le   dolía  a  Claire  mirarla.  Después  de  toda  la  miseria  de  la  niña,  tal  vez  las  cosas   estaban  empezando  por  fin  a  ir  bien  para  ella.  -­‐‑Sí,  Suena  bien,  -­‐‑dijo  finalmente,  y   logró  hacer  que  sonara  como  una  adolescente  indiferente,  a  pesar  de  que   definitivamente  no  lo  era.  -­‐‑¿Puedo  llevar  mis  posters?  -­‐‑   -­‐‑Por  supuesto.  Me  encantan  los  posters.  -­‐‑Jenna  sonrió  con  verdadera  calidez  y  la   acompañó  hasta  la  puerta.  -­‐‑¿Vas  a  estar  bien  hasta  que  lleguemos  a  casa?  ¿No  te   sientes  demasiado  débil?  -­‐‑   -­‐‑No,-­‐‑la  voz  de  Miranda  se  desvió  hacia  atrás,  mientras  se  abrían  camino  a  través   del  césped  destruido.  -­‐‑La  casa  es  feliz.  Me  siento  fuerte.  -­‐‑   Shane  puso  sus  brazos  alrededor  de  Claire  por  detrás,  y  la  besó    justo  detrás  de  la   oreja,  un  lugar  que  sabía  la  hacía  temblar.   -­‐‑Ummm,  así  que  no  va  a  ser  una  boda.  ¿Qué  piensas  tu?  -­‐‑le  preguntó.   -­‐‑¿Quieres  decir  la  boda  de  Michael  y  Eve?-­‐‑   -­‐‑Sí.  Y  no.-­‐‑   Se  dio  la  vuelta  en  sus  brazos  y  lo  miró  a  los  ojos.  Sentía  como  si  estuviera  cayendo,   cayendo  y  cayendo,  pero  no  era  aterrador,  en  absoluto.  Se  transforma  en  una   sensación  de  volar.  De  libertad.  De  posibilidades.   Ella  respiró  hondo  y  dijo:  -­‐‑Sí.-­‐‑   Nada  de  esto  sucedió  inmediatamente.  No  podía,  porque  a  pesar  de  que  Fallon   había  sido  detenido  y  los  vampiros  liberados  de  la  prisión,  había.  .  .  cuestiones.  Por   supuesto.  Morganville  nunca  fue  sin  ellos.  

-­‐‑Yo  odio  a  los  políticos  de  mierda,-­‐‑Eve  suspiró  mientras  dejó  su  bolso  ataúd  en  la   mesa  de  la  cocina  y  se  dejó  caer  en  una  silla  junto  a  Claire,  que  estaba  navegando   por  la  web  en  su  computadora  portátil.   -­‐‑¿Cómo  estuvo  el  alcalde?-­‐‑   Eve  la  miró.  Entonces  puso  los  ojos  en  blanco.  -­‐‑La  alcalde  Ramos  va  a  renunciar.   Ella  dice  que  no  puede  servir  en  un  consejo  con  los  vampiros.  Imagino  que   deberíamos  haberlo  visto  venir,  ¿verdad?  Esperé  durante  dos  horas  para  que  ella   apareciera,  y  luego  me  dijo  que  no  podía  ayudar  a  enderezar  el  lío  con  nuestra   licencia  de  matrimonio.  Quiero  decir,  lo  difícil  que  puede  ser  casarse,   involuntariamente  divorciados  y  vueltos  a  casar,  ¿No  quieren  que  yo  sea  feliz?  No   conteste  a  eso.-­‐‑   Claire  no  lo  hizo.  Las  viejas,  y  amargas  líneas  de  Morganville  nunca  desaparecen   por  completo;  con  los  vampiros  de  nuevo,  si  no  de  nuevo  a  cargo  exactamente,   algunas  personas  culparon  a  Eve  (y  al  resto  de  ellos)  por  arruinar  las  cosas  justo   cuando  iban  bien.  Si  bien  quería  decir  muy  mal,  entonces  Claire  supuso  que  ellos   estaban  en  lo  cierto.  Ella  descubrió  que  no  le  importaba  ser  considerada  como  una   villana  tanto,  después  de  los  hechos,  porque  la  gente  que  estaba  culpándola  por  el   estado  general  de  basura  de  sus  vidas  tuvieron  mucho  que  responder  en  general.   -­‐‑Por  lo  tanto,  ¿no  hay  fecha  todavía?-­‐‑   Por  toda  respuesta,  Eve  golpeó  un  trozo  de  papel  delante  de  ella,  sobre  el  teclado.   Claire  miró  hacia  arriba,  luego  hacia  abajo  en  el  documento.  Parecía  oficial,  de   acuerdo.  -­‐‑Yo  no  he  dicho  eso,  -­‐‑dijo  Eve,  y  sonrió  con  deleite  lento.  -­‐‑Tengo  una  clase   de  anulación  de  Amelie.  Además,  Ramos  está  limpiando  su  escritorio,  y  el  alcalde   entrante  dijo  que  estamparía  la  segunda  en  cuanto  se  haga  cargo  de  la  oficina.-­‐‑   -­‐‑¿Charlie  Kentworth?  ¿En  serio?  –No  había  sido  una  muy  apresurada  campaña  de   dos  días  y  las  elecciones  para  la  alcaldía  de  repente  abiertas  ,  y  el  Oficial  Kentworth   había  sido  una  elección  bastante  obvia.  Sobre  todo  porque  su  único  rival,  que   recicló  sus  materiales  de  la  campaña  de  su  último  intento  fallido,  había  sido  Mónica   Morrell.  Ella  había  reunido  alrededor  del  cinco  por  ciento  de  los  votos,  sobre  todo   por  la  situación  de  la  ironía  demográfica,  pero  ella  todavía  estaba  decidida  a   encontrar  algo  para  estar  en  el  cargo.  Ella  había  hablado  sobre  la  compra  de  el   antiguo  edificio  de  la  Fundación  del  Sol  cerrado  ahora,  y  convertirlo  en  unas   instalaciones    de  embarque  para  perros.  Shane  lo  había  encontrado  extrañamente,   hilarantemente  apropiado.   -­‐‑Él  es  un  tipo  bastante  decente  cuando  no  está  encontrando  cadáveres  en  tu  casa,    -­‐‑dijo  Eve.  -­‐‑Hablando  de  eso,  yo  no  voy  a  entrar  en  el  sótano  más.-­‐‑   -­‐‑El  lavadero  está  en  el  sótano.-­‐‑   -­‐‑Entonces  tu  estás  en  el  servicio  de  lavandería.-­‐‑   -­‐‑¡Oye!-­‐‑Claire  se  metió  con  ella,  y  Eve  asomó  de  nuevo.  -­‐‑Así  que.  .  .¿  la  fecha?  -­‐‑   -­‐‑Estábamos  pensando  en  el  próximo  sábado.  ¿Estás  ocupada?  -­‐‑   -­‐‑Puede  ser,  -­‐‑dijo  Claire.  Mantuvo  la  cara  de  póker  lo  suficientemente  bien  que  Eve   la  miró  momentáneamente  aplastada,  y  luego  metió  la  mano  en  su  mochila  para   sacar  otra  hoja  de  papel,  que  deslizó  delante  de  Eve.   Quién  la  desdobló,  la  leyó,  chilló  en  rangos  que  sólo  los  delfines  podía  oír,  y   prácticamente  tiró  el  portátil  de  Claire  de  la  mesa  en  su  prisa  por  abrazarla.   -­‐‑Espera,  ¿voy  tarde  a  la  orgía?-­‐‑Shane  preguntó  mientras  se  acercaba  a  través   la  puerta  de  la  cocina  con  dos  Coca-­‐‑Colas.  -­‐‑Yo  no  tuve  la  Evite.  Hombre,  yo  odio     internet  lenta.-­‐‑  

-­‐‑Cállate,  -­‐‑dijo  Eve.  Se  secó  los  ojos  con  cuidado  debido  a  su  maquillaje  muy  experto,   y  lo  abrazó,  también,  incluso  antes  de  que  tuviera  la  oportunidad  de  quitarse  las   gafas.  -­‐‑¿Por  qué  no  me  lo  dijiste?-­‐‑   -­‐‑Uh.  .  .  ¿mencioné    internet  lenta?  Espera,  ¿qué?  -­‐‑   Eve  blandió  la  licencia  de  matrimonio  en  su  rostro,  y  le  dio  a  Claire  una  rápida     mirada  antes  de  decir:  -­‐‑Porque  estabas    hasta  las  rodillas  en  el  pantano  de  papeleo.   Nos  tomó  alrededor  de  una  hora.  Yo  no  quería  enseñártelo,  debido  a  que  tu  me   habrías  manchado  toda  cuando  grito  de  rabia.   -­‐‑Idiota,  -­‐‑dijo  Eve,  y  lo  besó  en  la  mejilla.  Luego  besó  a  Claire.   -­‐‑Ahora  estoy  llena  de  manchas.-­‐‑   -­‐‑Ni  siquiera  puedo  decir,  -­‐‑dijo,  y  finalmente  dejó  las  Coca-­‐‑Colas.   -­‐‑Con  todas  las  capas  de  masilla  en  la  cara.-­‐‑   -­‐‑Es  bueno  saber  que  estando  a  punto  de  perder  tu  libertad  no  te  has  hecho  nada   menos  juvenil.-­‐‑   -­‐‑Disculpe,  vestirse  como  una  muñeca  de  muertos  vivientes,  que  es  exactamente-­‐‑"-­‐‑ Oye,-­‐‑dijo  Claire,  y  le  tendió  las  dos  manos  para  detenerle.  -­‐‑Te  amo  tanto.-­‐‑   -­‐‑¡Que  empiece  la  orgía,!  -­‐‑dijo  Shane.  -­‐‑¿Quién  trajo  tacos?-­‐‑   -­‐‑Michael.-­‐‑   -­‐‑¿Y  él  los  dejó  sin  vigilancia?  Qué  tonto.  -­‐‑Shane  cogió  dos  de  la  bolsa,  junto  con  un   plato  de  papel,  y  los  arrojó  el  plato..  -­‐‑Más  para  mí.-­‐‑   Cuando  estaba  tomando  su  primer  bocado,  Michael  bajó  los  escalones,  con   el  estuche  de  la  guitarra  en  la  mano,  y  puso  su  instrumento  abajo  en  su  sillón   antes  de  decir,  sin  mirar  siquiera,  -­‐‑Lo  mejor  no  son  mis  tacos,  hermano.-­‐‑   -­‐‑Ellos  no  son  los  suyos  nunca  más-­‐‑Shane  murmuró  con  la  boca  llena.  -­‐‑Chile.  Tú   tienes  una  bolsa  llena.-­‐‑   Michael  dio  a  Eve  un  beso  rápido  en  su  camino  a  la  mesa,  colocó    tacos    sobre  tres   platos  más,  y  se  sentó.  -­‐‑Oí  chillar.  ¿Qué  me  he  perdido?  -­‐‑   -­‐‑Coincidencia  de  licencias,  -­‐‑dijo  Eve,  y  le  mostró.  Cuando  fue  a  tocarla,  ella  le   golpeó  la  mano.  -­‐‑Oh,  no,  no  las  toques.  Tus  manos  están  llenas  de  grasa.-­‐‑   -­‐‑¿Realmente  vas  a  casarte  con  este  ladrón  de  tacos?,  -­‐‑Dijo  Michael,  y  negó  con  la   cabeza.  -­‐‑Me  decepciona.-­‐‑   -­‐‑Oye,  hombre,-­‐‑protestó  Shane.  Tomó  la  salsa  caliente  cuando  Michael  fue  a  cogerla,   y  luego  la  arrojó  en  su  dirección.  Michael  se  alineó  con  casi  tanta  gracia  como   cuando  él  había  sido  un  vampiro.  -­‐‑Entonces,  ¿cuándo  es?  -­‐‑   -­‐‑¿Hacerlo  de  nuevo?-­‐‑   -­‐‑¿Cómo  se  llama  cuando  llegues  segundos  de  tiempo  falsa-­‐‑casado?  -­‐‑   -­‐‑Me  perdonas  era  un  matrimonio  verdadero,  -­‐‑dijo  Eve,  golpeando  su  mano   cuando  intentó  llevarse  un  taco  de  su  plato.  Se  lo  llevó  de  todos  modos.   ¿Cuando  es  la  tuya?-­‐‑   -­‐‑Um.  .  .  -­‐‑Él  masticó,  tragó  saliva  y  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑En  realidad,  iba  a  hablar   contigo  acerca  de  eso.  Sobre  tal  vez.  .  .  -­‐‑   -­‐‑¿Hacerlo  juntos?-­‐‑   -­‐‑¿Estamos  de  nuevo  charlando  de  una  orgía?  Porque  soy….-­‐‑   -­‐‑Dios,  sé  serio  un  segundo,  -­‐‑dijo  Eve,  y  entornó  los  ojos.   -­‐‑¿Claire?-­‐‑   -­‐‑Me  encantaría  que  pudiéramos  tener  nuestras  bodas  juntos,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Si  estás  bien   con  eso.-­‐‑   -­‐‑Mientras  Shane  me  de  el  taco  que  acaba  de  robar  de  mi  plato.  

Shane  solemnemente  lo  devolvió.  Todos  se  miraron  unos  a  otros,  y  a  continuación,   Michael  tomó  la  mano  de  Eve,  y  luego  Eve,    la  de  Shane  y  Shane  tomó  a  Claire  y   Claire  a  Eve.  .  ..  .  .  y  era  un  poco  como  una  oración,  y  un  poco  como  un  abrazo  y     mucho  como  en  casa.   -­‐‑Entonces,-­‐‑Shane  dijo  después    de  el  silencio  continuó  durante  demasiado  tiempo.   -­‐‑¿Tacos  o  orgía?-­‐‑   -­‐‑Tacos,  -­‐‑el  resto  de  ellos,  dijo,  todos  juntos.   -­‐‑Sabía  que  iban  a  decir  eso.-­‐‑   De  alguna  manera  Claire  no  esperaba  estar  tan  asustada.   Se  había  enfrentado  a  los  seres  humanos,  vampiros  y  Draug.  Ella  había  hecho   regularmente  cosas  que  la  mayoría  de  la  gente  iría  toda  la  vida  sin  tener  que  lidiar   con  ninguna  de  esas  cosas  ni  una  sola  vez.  Y  sí,  ella  había  tenido  miedo,  incluso   aterrorizada  de  vez  en  cuando.  .  .  .   Pero  no  de  esta  manera.   -­‐‑Respira,  -­‐‑Eve  le  aconsejó,  y  tiró  levemente  de  su  vestido.  Lo  sentía  pesado  y  cerca   a  su  alrededor,  y  en  el  aire  cálido  del  vestidor  de  la  iglesia,  Claire  tenía  miedo  de   que  pudiera  desmayarse  si  intentaba  moverse.  La  persona  en  el  espejo  era  alguien   completamente  diferente,  alguien  vestida  con  un  largo  vestido  blanco  de  raso,  con   una  cintura  alta,  corpiño  de  cuentas  que  logró  hacer  su  mirada  alta  y  majestuosa  y   todavía  le  dio  curvas.  Una  larga  caída  de  tela  transparente  en  cascada  desde  la   parte  de  atrás,  casi  tocando  el  suelo.  Junto  con  el  collar  de  lujo  y  brillante  pulsera   (ambos  prestados  por  Amelie  de  su  vasta  colección  sin  duda),  y  con  el  pelo   desgastado  y  fijo  con  brillantes  alfileres,    se  sentía  como  una  princesa.   Se  sentía  como  una  mujer,  y  de  alguna  manera  ella  nunca  había  pensado  en   ella  de  esa  manera  antes.  Nunca  había  dejado  de  ser  una  niña,  ¿lo  era?   Bueno,  lo  había  sido,  pero  poco  a  poco,    muy  poco  a  poco  que  ni  siquiera  se  había   dado  cuenta.   Su  madre  estaba  sentada  en  un  rincón  de  la  habitación,  y  ahora  se  adelantó  para   poner  sus  brazos  alrededor  de  Claire  y  mecerla  lentamente,  de  lado  a  lado.  -­‐‑Te  ves   increíble,  cariño,  -­‐‑dijo.  -­‐‑No  podría  estar  más  feliz  por  ti.  -­‐‑   -­‐‑¿En  serio?-­‐‑Claire  se  volvió  hacia  ella,  tratando  de  recordar  que  no  debía  llorar.  Eve   había  sido  muy  estricta  con  esa  regla,  debido  al  maquillaje.   -­‐‑Yo  pensé  que  no  habían  aprobado  totalmente  a  Shane.  Tu  o  papá.  -­‐‑   -­‐‑Él  es.  .  .  cambiado,  -­‐‑dijo  su  madre.  -­‐‑Y  tú  lo  amas.  Y  creo  que  tu  papá  es    lo   suficientemente  inteligente  como  para  saber  que  tu  eres  la  segunda    persona  más   obstinada  en  el  mundo,  y  que  estaría  bien  en  no  cruzarse  contigo.  -­‐‑   -­‐‑Sólo  ¿la  segunda?-­‐‑   -­‐‑Bueno,  tu  lo  heredaste  de  mí.  Algún  día,  cuando  seas  mayor,  voy  a  contarte  todo   acerca  de  cómo  convencí  a  tu  padre  para  que  se  casara  conmigo,  -­‐‑dijo  su  mamá.   Cogió  el  ramo    de  rosas  rojas  de  la  mesa  envuelto  con  cintas  blancas.  El  ramo  de   Eve,  era  de  rosas  blancas  envuelto  con  cintas  rojas,  muy  bien  complementado  con   su  totalmente  no  tradicional  vestido  rojo.  Por  supuesto  que  se  veía  impresionante   en  el,  incluso  mostraba  sus  tatuajes  también.  -­‐‑Si  estás  lista,  querida,  acabo  de   escuchar  que  llaman  a  la  puerta.-­‐‑   -­‐‑Mamá,-­‐‑Claire  no  sabía  qué  decir,  ni  qué  hacer,  por  lo  que  ella  se  lanzó  hacia   adelante  y  abrazó  a  su  madre.  Difícil.  Las  lágrimas  pinchaban  en  sus  ojos,  pero  ella   las  obligó  a  distanciarse.  Por  el,  rímel.  –Yo,  te  amo.  -­‐‑   -­‐‑Yo  también  te  quiero,  cariño,  -­‐‑dijo  su  madre,  y  la  besó  en  la  mejilla,  luego  le  frotó   para  quitar  la  mancha  de  su  barra  de  labios,  en  un  gesto  ausente  tan  familiar  que  

derritió  el  corazón  de  Claire.  -­‐‑Estoy  tan  orgullosa  de  ti.  Siempre.-­‐‑   Abrió  la  puerta  y  Claire  casi  no  podía  dar  el  paso,  excepto  que  su  padre  estaba  de   pie  allí,  mirando  desde  su  altura  y  por    primera  vez  en  mucho  tiempo  saludable,   a  pesar  de  las  condiciones  de  su  corazón.  Tal  vez  era  el  traje  que  llevaba  puesto,  o   simplemente  el  placer  de  la  jornada,  pero  ella  aceptaría  con  sumo  placer  todos  los   días  que  tenía  con  sus  padres.   Su  padre  le  dio  la  sonrisa  más  grande  y  más  increíble,  que  jamás    le  había  visto,  y   luego  le  ofreció  el  brazo.   Nada  fue  tanto  como  caminar  sino  más  como  deslizándose  a  través  de  un  sueño.  .  .   Eve  caminaba  delante  de  ella,  viva  en  su  vestido  rojo  dramático.  E  iba  con  un   vampiro  dándole  distancia,  notablemente  suficiente:  Oliver.  Llevaba  un  muy   antiguo  esmoquin  con  una  faja  de  oro  sobre  él,  y  se  veía  salvaje,  apuesto  y  algo   aburrido,  pero  cuando  él  la  dejó  en  el  altar  al  lado  a  Michael,  él  le  besó  la  mano,  y   parecía  sinceramente  agradable.  Él  tomó  su  lugar  al  lado,  junto  a  Amelie.  Por   deferencia  a  las  novias,  ella  renunció  a  el  traje  blanco  que  normalmente  llevaba  y   en  su  lugar  había  elegido  uno  azul  del  trullo  a  medida  que  aún  parecía  que  costó   más  que  las  joyas  pesadas  alrededor  del  cuello  de  Claire.   La  iglesia  estaba  llena  de  gente.  Seres  humanos  ordinarios  y  vampiros.  Y  cien  por   ciento  Morganville.   Apenas  sintió  los  pasos  por  el  pasillo,  pero  si  el  peso  de  todos  los  ojos  en  ella   mientras  caminaba.  Era  más  de  lo  que  parecía  en  muy  poco  tiempo,  y  luego  su   padre  la  entrego  a  los  brazos  de  Shane,  y  su  corazón  casi  se  detuvo  cuando  sus  ojos   se  encontraron  con  los  suyos.   No  había  visto  a  Shane  toda  la  mañana,  y  en  algún  momento  desde  que  lo  había   visto  por  última  vez,  había  conseguido  su  corte  de  pelo,  no  corto,  pero  más  corto.   Le  asentaba,  sacaba    las  fuertes  líneas  de  su  cara  y  le  hizo  parecer  feroz  y   sorprendente.   Nunca,  nunca  se  vio  tan  bien,  ella  pensó,  probablemente  odiaba  el  esmoquin,  pero   él  se  esmeró  por  completo,  incluso  hasta  el  pasador  de  rubí  en  la  solapa.   Entonces  él  le  guiñó  un  ojo,  y  ella  sabía  que  él  seguía  siendo  Shane,  y  la  ayudo  en  la   tensión.  Ella  tuvo  que  luchar  contra  el  súbito  y  vertiginoso  impulso  de  reír.   El  servicio  pasó  en  una  falta  de  definición  de  las  palabras  que  ella  no  estaba  segura   de  si  salió  bien,  y  luego  el  tacto  frío  del  anillo  deslizándose  en  el  dedo,   y  entonces  la  presión  caliente  de  los  labios  de  Shane  en  los  de  ella,  y  el  repentino   mareó  cuando  la  inclinó  hacia  atrás,  por  supuesto,  y  la  risa  de  la  audiencia.   No  llegó  completamente  el  aliento  o  su  cordura    hasta  que  estuvieron  en  la  sala  de   recepción,  y  Myrnin,  resplandeciente  en  un  completo  (para  variar)  traje  y  corbata   adecuado,  presionando  una  taza  de  ponche  en  sus  manos  y  dijo:  -­‐‑sin  alcohol.   Además,  no  contiene  sangre  de  verdad.  Parece  que  lo  necesitas.-­‐‑   -­‐‑Oh,-­‐‑dijo,  y  miró  fijamente  el  líquido  rojo.  Ella  bebió,  él  tenía  razón.  Era  sólo  jugo   de  frutas  con  una  pizca  de  ginger  ale.  -­‐‑Gracias.-­‐‑   -­‐‑Eres  muy  bienvenida,  -­‐‑dijo,  y  se  apoyó  en  la  pared  al  lado  ella.  -­‐‑Así  que.  ¿Feliz?  -­‐‑Se   cruzó  de  brazos,  mirando  a  la  gente  dando  vueltas  por  el  buffet  y  tomando  asiento   en  las  mesas  redondas.  -­‐‑¿En  serio?-­‐‑   Ella  lo  pensó  por  unos  segundos,  y  luego  dijo,  en  voz  muy  baja,  -­‐‑Sí.  -­‐‑Ella  se  resistió   a  la  tentación  de  pedir  disculpas  por  ello,  y  él  asintió  con  la  cabeza.   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo.  -­‐‑Está  claro  que  eso  es  bueno.-­‐‑Él  estaba  mirando  a  alguien,  se  dio   cuenta,  y  después  de  buscar  un  segundo  Claire  vio  a  la  Dama  de  Gris,  Jesse,  que   hablaba  con  Amelie,  dos  reinas,  charlando  juntas  como  amigas,  aunque  hubo  un  

poco  de  rigidez  entre  ellas  si  supieras  qué  buscar.  Jesse  llevaba  un  vestido  negro  de   cuero,  probablemente,  sólo  para  estar  seguro  de  que  ella  lo  contrastó;  su  pelo  rojo   estaba  suelto  sobre  los  hombros,  como  una  capa  de  fuego.   Claire  tomó  un  sorbo  de  ponche  de  nuevo.  -­‐‑Ella  se  ve  linda  hoy.-­‐‑   -­‐‑¿Ella  sí?,  -­‐‑Dijo,  y  suspiró.  -­‐‑Terroríficamente  así.-­‐‑   Arriba  en  el  escenario  elevado,  Michael  terminó    de  afinar  su  guitarra  y  sacó  el   micrófono  cerca  para  decir:  -­‐‑Así  que,  bienvenidos  a  la  fiesta  posterior,-­‐‑  lo  que  hizo   que  bastante  personas  rieran.  -­‐‑Esta  es  una  canción  que  escribí  para  mi  esposa.   Siéntanse  libres  para  salir  y  bailar.-­‐‑   Empezó  a  tocar,  y  fue  una  canción  de  increíble  de  dolor  que  sacó  fuera  de  él,  y   Claire  estaba  tan  concentrada  en  la  música,  y  la  pasión  de  la  misma,  que  se   sorprendió  cuando  Myrnin  tomó  la  copa  de  sus  manos,  la  puso  a  un  lado,  y  la  sacó  a   la  pista  de  baile.  Él  la  hizo  girar  poniéndola  en  apuro,  y  luego  se  instaló  en  una   forma  fácil,  deslizándose  sin  esfuerzo.   Myrnin  podía  bailar.  ¿Quién  podría  haber  predicho  eso?   Claire  se  quedó  sin  aliento  en  una  carcajada,  y  cayó  en  el  ritmo.   -­‐‑Te  echaré  de  menos,  -­‐‑dijo.  No  sabía  de  dónde  venía,  pero  tan  cerca  de  él,  que  había   que  decirlo.   -­‐‑No,  no  lo  harás,  -­‐‑dijo  Myrnin,  y  le  sonrió.  -­‐‑Desde  que  te  voy  a  esperar  en  su  mesa   en  el  laboratorio,  a  las  diez  de  la  mañana  en  punto  el  próximo  Lunes.  Oh,  y    para   decirle  que  tendrás  que  repetir  algunas  horas  de  crédito  en  la  universidad.  Al   parecer,  algún  problema  con  su  expediente  académico.-­‐‑   -­‐‑¿Qué?-­‐‑   Él  se  encogió  de  hombros.  -­‐‑Oh,  no  finjas  que  no  amas  la  clase,  Claire.  Los  dos  lo   sabemos  muy  bien.-­‐‑   Shane  golpeó  a  Myrnin  en  el  hombro,  y  por  un  segundo  los  dos  se  miraron  el  uno  al   otro.  .  .  y  luego  Myrnin  con  gracia,  llamativamente,  se  postró  retirándose.  -­‐‑ Permítanme  decir  esto  una  vez,  -­‐‑Shane  dijo,  mientras  se  ponía  en  marcha  para   llevar  a  Claire  lejos  en  la  pista  de  baile.  -­‐‑No  más  coqueteos  con  el  loco.-­‐‑   Ella  le  dio  un  beso,  y  a  pesar  de  que  dejó  de  bailar,  incluso  a  pesar  de  que  el  mundo   giraba  alrededor  de  ellos  sobre  su  eje,  a  pesar  de  que  las  cosas  nunca  serían   exactamente  correctas,  los  vampiros  estén  privados  de  sus  promesas,  y  los  seres   humanos  serían  malos,  envidiosos  y  asesinos.  .  .  incluso  con  la  vida  real  que  se   cierne  en  torno  a  ellos,  en  ese  momento.  .  .   Todo  era  perfecto.   -­‐‑Señora.  Collins,  -­‐‑Shane  le  susurró  al  oído.  -­‐‑Vamos  a  volar  de  este  partido  y  volver  a   casa,  mientras  que  podemos  tenernos  a  nosotros  mismos.  –Tenía  razón.  Jenna   estaba  aquí,  y  Miranda  estaba  a  su  lado,  mirando  dulce  y  bonita  en  un  vestido  rosa   y  consiguiendo  invitaciones  a  bailar  de  los  chicos  de  secundaria.  Nunca  la  había   visto  tan  feliz.  O  tan  viva.  Michael  estaba  en  el  escenario  tocando,  mientras  que   Oliver  se  dio  con  Eve  en  torno  a  la  pista  de  baile  en  un  impresionante  espectáculo   de  gracia.  El  corazón  le  latía  con  fuerza  contra  su  pecho,  y  su  hermoso  vestido  de   novia  blanco  se  sentía  demasiado  estrecho  para  abrazarla.  Demasiado  apretado   para  contener  todas  las  emociones  que  se  amotinaron  en  su  interior   -­‐‑Sí,-­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Vamos  a  casa.-­‐‑          

                                                                                                             EPÍLOGO     -­‐‑Fundadora.-­‐‑   Amelie  miró  como  Oliver  deslizó  otra  carpeta  de  archivos  tristes  frente  a  ella  en  su   escritorio.  Ella  frunció  el  ceño  malhumorada.  -­‐‑¿Y  cuál  es  éste?-­‐‑   -­‐‑Para  su  firma,-­‐‑dijo,  y  se  instaló  con  insolente  facilidad  en  una  silla  en  el  otro  lado.   Había  vuelto  a  su  habitual  negro,  de  lo  cual  ella  estaba  segura  de  que  tenía   conocimiento  que  se  veía  bastante  intimidante  sobre  él.  -­‐‑Los  informes  sobre  los   procesos  en  curso.  Rhys  Fallon  está  suplicando  no  culpable,  junto  con  Anderson  y   algunos  de  los  otros  miembros  clave  de  la  Fundación  de  la  Luz.  Asumo  que  firmará   la  orden  de  poner  fin  de  una  vez  el  veredicto-­‐‑Él  la  observaba  con  atención,   sondeando  su  debilidad.  Como  siempre.   Le  entregó  la  carpeta  de  nuevo.  –No.  Mi  decisión  original  sigue  en  pie.-­‐‑    -­‐‑Realmente  debes  desengañarte  a  ti  misma  de  la  idea  de  que  la  misericordia   cura  todas  las  heridas.  Algunas  enfermedades  necesitan  cirugía.-­‐‑   -­‐‑Fallon  pensó  que  tenía  una  cura  quirúrgica,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Yo  no  soy  tan  tonta.  Si  son   declarados  culpables,  servirán  penas  de  prisión,  Oliver,  y  no  voy  a  oír  nada  más  de   ello.  La  Jefe  Moisés  y  yo  estamos  en  perfecto  acuerdo  sobre  este  asunto.-­‐‑   -­‐‑La  Jefe  Moisés  es  una  tonta  sentimental  como  tú.-­‐‑   -­‐‑Ten  cuidado,-­‐‑dijo  Amelie  en  un  tono  bajo,  que  sin  embargo  era  bordeando  el  hielo.   -­‐‑He  cedido  el  control  de  la  mayoría  de  las  cosas  a  los  seres  humanos,  pero  dentro   de  nuestras  filas  todavía  gobierno.  Tú  lo  sabes.-­‐‑   -­‐‑Lo  sé,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Pero  podría  estar  terriblemente  decepcionada  de  mí  si  yo  no  lo   intento  de  vez  en  cuando.-­‐‑   Él,  por  desgracia,  estaba  en  lo  cierto.  Todos  los  gobernantes  necesitan   moscardones  para  mantenerles  alerta,  mantenerlos  con  interrogantes.  Y  para  bien   o  para  mal,  en  la  eternidad,  él  era  el  suyo.   Y  no  podía  negar  que  los  dos  convenían,  muy  bien.   -­‐‑¿Algo  más?  La  noche  se  acorta.-­‐‑   -­‐‑La  universidad  está  reportando  algunos  incidentes,  -­‐‑dijo.  –Al    parecer  no  todos  los   vampiros  se  están  comportando  tan  bien  como  usted  requiere.  Supongo  que  te   gustaría  que  yo  vea  el  problema.   -­‐‑Deja  a  Jason    Rosser,  -­‐‑dijo  ella.  -­‐‑Puesto  que  usted  está  arreglándose  con  la   pequeña  bestia  psicótica  para  actuar  como  su  segundo  al  mando,  mejor  dar  a   él  la  responsabilidad  de  mantener  a  otros  en  línea.  Él  espero,  que  aprenderá  un   poco  de  moderación  a  sí  mismo  en  el  proceso,  con  su  supervisión.   No  se  registraron  muertes  involucradas  ¿supongo?  -­‐‑   -­‐‑No,  -­‐‑dijo.  -­‐‑Supongo  que  los  tres  vampiros  que  han  encerrado  por  asesinato  les  a   echo  llegar  el  mensaje  con  eficacia.  -­‐‑   -­‐‑Entonces  supongo  que  somos.  .  .  -­‐‑   -­‐‑¿En  paz?-­‐‑Oliver  se  puso  de  pie  y  le  ofreció  la  mano.  Ella  la  tomó  y  él  la  acompañó   hasta  la  puerta  de  su  oficina,  que  se  mantiene  abierta  cuando  la  vio  salir.  -­‐‑Todavía   hay  personas  que  odian  la  vista  de  nosotros,  y  usted  les  ha  dado  poder  y    confianza.   Myrnin  todavía  está  ejecutando  algo  sobre  vigilancia  en  ese  laboratorio  suyo,   desatendido,  Dios  sabe  que  nueva  pesadilla.  Hay  un  emisario  del  nuevo  Papa  que   viene  a  revisar  nuestra  condición,  puede  ser  desagradable.  Un  bloguero  en  Kansas   escribió  un  artículo  incoherente  sobre  vampiros  que  se  esconden  en  Texas.  Una   serie  de  vampiros  han  solicitado  la  cura  de  Fallon,  a  pesar  de  las  pocas   probabilidades  de  supervivencia.  Y  creo  que  Mónica  Morrell  esta  exigiendo  

su  presencia  como  juez  en  una  exposición  canina.  La  paz,  querida  Fundadora,   podría  ser  un  puente  demasiado  lejos.-­‐‑   -­‐‑Ah,  -­‐‑dijo  ella,  y  le  dio  una  sonrisa  fría  y  calmada  mientras  caminaban  por   el  pasillo  hacia  la  Plaza  de  los  Fundadores  y  la  noche.  -­‐‑Entonces  supongo  que   hay  que  conformarse  con  el  caos  controlado.-­‐‑   -­‐‑Como  siempre,  Amelie,  -­‐‑dijo.   -­‐‑Uno  podría  pensar  que  eres  demasiado  familiar,-­‐‑dijo  ella.   Cuando  salieron  a  la  luz  de  la  luna,  se  inclinó  y  levantó  la  mano  a  los  labios.  –Yo  no   soy  lo  suficientemente  familiar,  querida  Fundadora.  Sin  embargo.-­‐‑   -­‐‑Bueno,-­‐‑dijo,  y  controló  un  escalofrío.  -­‐‑Muy  bien.-­‐‑   Así,  en  resumidas  cuentas  todo  estaba  dicho  y  hecho,  ahora  es  una  ciudad  humana,   con  los  valores  humanos.   Pero  en  la  oscuridad.  .  .  Morganville  todavía  era  suya.   Siempre.     .                                                                                                                                        FIN  

Rachel Caine - Vampiros de Morganville 15.pdf

¿Qué es lo que quieren de nosotros? -. Page 3 of 196. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 15.pdf. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 15.pdf. Open.

2MB Sizes 2 Downloads 209 Views

Recommend Documents

Rachel Caine - Vampiros de Morganville 13.pdf
VAMPIRES. BITTER BLOOD. Rachel Caine. Page 3 of 238. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 13.pdf. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 13.pdf.

Rachel Caine - Vampiros de Morganville 6.pdf
There was a problem previewing this document. Retrying... Download. Connect more apps... Try one of the apps below to open or edit this item. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 6.pdf. Rachel Caine - Vampiros de Morganville 6.pdf. Open. Extract. O

academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf
Page 3 of 252. academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf. academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf. Open. Extract. Open with. Sign In.

academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf
academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf. academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf. Open. Extract. Open with. Sign In. Main menu.

academia de vampiros - academia de vampiros 1.pdf
KEMENTERIAN PELAJARAN MALAYSIA. PENTAKSIRAN DIAGNOSTIK AKADEMIK SBP 2012. PERCUBAAN PENILAIAN MENENGAH RENDAH. SCIENCE.

pdf-21127\daylighters-morganville-vampires-by-rachel-caine.pdf ...
enemy who knew way too much about vampires. The Daylight Foundation. Now Claire's returning home with her housemates (Eve, Michael, and Shane) and her allies (her. Page 3 of 18. pdf-21127\daylighters-morganville-vampires-by-rachel-caine.pdf. pdf-2112

Stillhouse Lake (Stillhouse Lake Series) by Rachel Caine
An Amazon Charts and USA Today bestseller. Gina Royal ... or bookshelves' grow to be full because you can have it inside your lovely laptop even cell phone.

Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 05 La Redencion de ...
Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 05 La Redencion de Zane.pdf. Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 05 La Redencion de Zane.pdf.

Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 02 La Revoltosa de ...
Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 02 La Revoltosa de Amaury.pdf. Tina Folsom - Saga Vampiros de Scanguards - 02 La Revoltosa de Amaury.pdf.

academia de vampiros - promesa de sangre 4.pdf
Favor Oppose. Immigration 61% 39%. Jobs and the. economy 77% 23%. Handling North. Korea 61% 39%. Infrastructure, roads,. and bridges 80% 20%. 3. Whoops! There was a problem loading this page. Retrying... academia de vampiros - promesa de sangre 4.pdf

academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf
Page 3 of 372. academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf. academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf. Open. Extract. Open with. Sign In. Main menu.

academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf
Page 3 of 372. academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf. academia de vampiros - espiritu confinado 5.pdf. Open. Extract. Open with. Sign In. Main menu.

CAInE Installation Tutorial 2014.pdf
... CFCE, CISSP. 30th December 2014. Page 1 of 45. Page 2 of 45. Installation Tutorial for CAInE 6.0 in Virtual Box Page 2 of 45. Contents. Contents .

1501263811-caine-mutiny-herman-wouk-isbn.pdf
Try one of the apps below to open or edit this item. 1501263811-caine-mutiny-herman-wouk-isbn.pdf. 1501263811-caine-mutiny-herman-wouk-isbn.pdf. Open.

Rachel-Reveals-All.pdf
Similarly, if stories about threesomes and having sex in. public offend you then please do not read it. Finally, if you. Page 3 of 139. Rachel-Reveals-All.pdf.