Los vampiros de Morganville                      NOVELAS                                             1-­‐La  Casa    de  Cristal   2-­‐El  Baile  de  las  chicas  muertas     3-­‐El  Callejón  de  medianoche   4-­‐Banquete  de  los  idiotas   5-­‐El  Señor  del  Caos   6-­‐Carpe  Corpus   7-­‐Desaparecida   8-­‐El  beso  de  la  muerte   9-­‐Ciudad  muerta   10-­‐Bite  Club     11-­‐Último  Suspiro   12-­‐Amanecer  Negro   13-­‐Sangre  Amarga        

                       

                                                                                 THE                                                            MORGANVILLE                                                                    VAMPIRES              

BITTER BLOOD

                                                                                           Rachel  Caine                                                                        

NOTA DEL AUTOR     Usted  va  a  ver  varios  puntos  de  vista  en  este  libro.  Claire  es  nuestra  historia  básica,   con   Amelie,   Oliver,   Shane,   Michael,   y   Myrnin   añadiendo   su   propios   puntos   de   vista   a   lo   que   está   sucediendo.   Así   que   asegúrese   de   tomar   nota   de   los   títulos   de   los   capítulos.          

INTRODUCCIÓN     Morganville,  Texas,  no  es  como  otras  ciudades.  Oh,  es  pequeño  ,  polvoriento,  y   ordinario,   en   muchos   aspectos,   pero   la   cosa   es   que   hay   estos,   bueno,   no   vamos   a   ser     tímidos   al   respecto,   Vampiros.   Son   dueños   de   la   ciudad.   Ellos   la   crearon.   Y   hasta  hace  poco  ellos  eran  la  clase  dirigente  indiscutible.   Pero  la  reputación  de  los  vampiros  de  invulnerabilidad  ha  sufrido  algunos  golpes   en   los   últimos   tiempos.   La   problemática   rebelión   subterránea   humana,   liderado   por   el   Capitán   Obvio,   nunca   parece   morir,   a   pesar   de   que   La   Fundadora   de   Morganville   y   sus   amigos   vampiros   derrotaron   a   sus   enemigos   más   terribles,   el   Draug  monstruo  acuático,  necesitaron  ayuda  humana  para  hacerlo.   Ahora  Morganville  se  está  reconstruyendo,  y  es  un  nuevo  día  ....  Pero  sin  la   amenaza   de   los   tan   temidos   Draug     para   detenerlos,     ¿que   va   a   impedir   a   los   vampiros  recuperar  su  poderío  férreo  sobre  la  ciudad  de  Morganville?   Una  cosa  es  segura:    va  a  haber  problemas.   Y  donde  hay  problemas,  esta  Claire  Danvers.                                            

PRÓLOGO    

AMELIE     —Tengo  una  sorpresa  para  ti—dijo  Oliver.   Y-­‐no  sin  razón-­‐  esperaba  que  pudiera  presentarse  tal  vez  una  caja  de  terciopelo   acunando  joyas  raras,  o  incluso  una  nueva  mascota  ...  pero  en  vez  de  eso  le  tendió   un  trozo  de  papel  caro,  pesado  marcado  con  el  sello  Morganville  en  la  esquina  ,  aún   caliente  por  la  cera.   –Lee  –   Se   dejó   caer   en   uno   de   mis   sillones   de   brocado   frente   a   mi   escritorio,   cruzó   una   pierna   sobre   la   otra,   y   me   dio   una   sonrisa   larga   y   lenta   que   me   hizo   temblar.   No   es   el     temor   –oh,   no.   Es   algo   mucho   más   complejo,   y   mucho   mas   aterrador.   Habíamos   sido   enemigos   desde   hace   mucho   tiempo,   aliados   incómodos   en   los   últimos   años,   y   ahora  ...  ahora,  dudaba  en  poner  un  nombre  a  lo  que  éramos.   En   la   antigüedad,   la   palabra   habría   sido   amigos   íntimos,   lo   que   significó   todo   o   nada,  ya  que  la  situación  lo  requiere.   Bajé  la  mirada  para conocer  y  leer  las  palabras  escritas  en  el  magnífico  papel,  que   se   ve   escrito     por   la   mano   de   un   empleado   capacitado,   obviamente,   que   había   recibido  una  educación  adecuada  en  un  tiempo  en  el  que  realmente  importaba.    

“CONSIDERANDO que el Consejo de Mayores de Morganville, preocupado por la protección y seguridad de todos, dentro de sus fronteras de influencia, ha decidido promulgar una ley que requiere la identificación de todas las personas, ya sea mortal o inmortal. Esta identificación adicional serán portadas por las personas residentes en todo momento. Esta prueba de identidad es vital para la salud de nuestra comunidad, también se resolvió que la violación de estos requisitos se considerará una ofensa directa a el Consejo, y como tal, podrá ser castigado con las acciones de Primera, Segunda y medidas definitivas como está escrito dentro de los códigos formulados por la Fundadora de esta gran comunidad. En la aprobación de estos requisitos, y de estos castigos, la Fundadora de Morganville pone su firma.”

  Me  quedé  inmóvil,  pluma  en  ristre,  y  fruncí el  ceño.  –¿Qué  es  esto?–   –Como  ya  comentamos,  –dijo.  –El  requisito  para  los  ciudadanos  de  Morganville  que   llevarán  consigo  una  identificación  apropiada.  Para  los  vampiros,  por  supuesto,  los   requisitos  son  algo  diferentes,  pero  aún  así  llevaran una  tarjeta.     No  estaría  bien  que    parezcan  ser  discriminatorias.  –   –De  hecho  no,  –dije,  una  oleada  de  irritación  deslizándose  por  mi.  –Creo  que     habíamos   discutido   esperar   un   año   para   poner   en   práctica   dicha   medida   de   identificación,  hasta  que  pudiera  ser  adecuadamente  explicada.  –   –Yo  hubiera  creído  que  era  posible  esperar  tanto  tiempo  si  no  hubiera  oído  el  

rumor  de  que  el  Capitán  Obvio  esta  de  nuevo  entre  nosotros,  y  para  pronunciarse   en   contra   de nosotros.   –llevada   la   voz   de   Oliver   un   tono   amargamente   oscuro,   y   su   disgusto  por  el  nombre  de  guerra  de  nuestro  adversario  humano  más  molesto  se   mostró  en  el  expresión  de  su  rostro  afilado  y  anguloso.  La  edad  es  un  factor  ajeno   al   vampiro,   por   supuesto,   sino   en   el   poder   que   trae   consigo,   pero   Oliver   era   una   rareza:   un   vampiro   que   se   había   convertido   en   sus   últimos   años,   y   conserva   esa   apariencia  en  su  inmortalidad,  con  mechones  grises  en  su  pelo  marrón  y  líneas  de     edad  en  la  piel    de  los  ojos  y  la  boca.  Podría  parecer  cálido  y  amable  cuando  quería,   pero   yo   hacía   tiempo   que   había   aprendido   que   Oliver   fue   el   primero,   el   último   y   siempre  guerrero.   Y   este   capitán   ...   Obvio,   como   los   humanos   de   Morganville   ahora     lo   han   llamado   él   fue  cortado  de  la  misma  tela.  Un  luchador,  decidido  a  llevarnos  mal.   Lo   habíamos   matado   una   docena   de   veces   en   los   últimos   cien   años,   y   vidas   mortales   que   son   lo   que   son,   nunca   habíamos     esperado   en   un   principio   que   el   problema   resucitara     una   y   otra   vez,   y   otra   vez,   sin   embargo,   tan   pronto   como   el   Capitán   Obvio   cayó,   otro   paso   adelante,   enmascarados   y   ocultos,   para   tomar   su   lugar.   Y  ahora,  al  parecer,  nos  vemos  obligados  a  soportar  a  otro  aspirante  a  vengador.   Sentí   la   mirada   de   Oliver   en   mí,   cálida   y   desafiante,   para   todas   las   barreras   que   habían   caído   entre   nosotros,   su   ambición   no   era   una   de   ellas.   Exigió   más   de   sí   mismo,  y  por  lo  tanto  más  de  mí.  Era  una  danza  peligrosa,  y  que  no  era  parte-­‐sino   la  mayor  parte  de  la  atracción.   –Sí   –le   dije.   –Si   se   sienten   con   suficiente   confianza   de   su   propio   poder   para   abiertamente   seguir   a   otro   agitador,   entonces   supongo   que   tenemos   que   tener   nuestra   propia   respuesta.   –Y   escribí   mi   firma   elaborada,   con   todos   los   bucles,   remolinos   y   barras,   en   la   parte   inferior   del   documento   formal.   En   la   actualidad,   esto   sería   fotografiado,   digitalizado,   soso,   transferido   a   palabras   sencillas   en   una   pantalla  ...  pero  los  efectos  son  los  mismos.  La  palabra  de  un  gobernante  es  ley.   Y   ahora   era   la   gobernante   indiscutible   de   Morganville.   Todos   mis   enemigos   han   caído,   la   enfermedad   que   había   paralizado   a   los   vampiros   durante   tanto   tiempo   había  sido  conquistada  por  fin,  gracias  a  la  intervención  de  los  seres  humanos,  la   más  notable  fue  Claire  problemática  joven  aprendiz  de  mi  más  viejo  amigo,  Myrnin.   Pudimos  acabar  con  mi  padre  al  fin,  el  Obispo,  esa  bestia  de  sangre  enloquecida.   Y  en  los  últimos  meses,  el  Draug  frío,  cruel,  que  nos  había  perseguido    al  borde  de   la  extinción,  había  sido  destruido  y  ya  no  existían.   Ahora,  nada  se  interponía  entre  mi  pueblo-­‐el  último  de  los  vampiros,  y  el  poder  y   el  estatus  que  con  razón,    nos  merecíamos.   Nada,   era,   pero   era   demasiado   el   excesivo   orgullo   de   los   seres   humanos   en   esta   ciudad.     -­‐Humanos   que   yo   había   escogido,   y   reunido,   les   permití   crecer   y   florecer   y   prosperar  en  colaboración  y  bajo  condiciones  estrictas,  los  seres  humanos  que  me   habían  devuelto,  en  gran  parte,  miedo,  el  rencor,  y  la  resistencia  que  se  hizo  más   fuerte  cada  año.   No  más.   –No  más,  –dijo  Oliver  en  voz  alta,  y  se  levantó  para  tomar  el  decreto  de  mi  mano.   –Nunca   más   estos   vasallos   pensaran   que   pueden   escapar   en   secreto   de   sus   crímenes.   Es   nuestro   tiempo,   mi   reina.   Nuestro   tiempo   para   asegurar   nuestra   supervivencia   final.   –Y   se   apoderó   de   mi   mano   en   la   suya,   se   inclinó   y   tocó   sus   labios  frescos  a  mi  piel  fría.  

Me  estremecí.   –Sí  –le  dije.  –Sí,  yo  creo  que  sí.   Sus   labios   viajaron   hasta   mi   brazo,   en   besos   lentos   y   suaves,   y   encontró     mi   cuello,   él   desprendió   mi   cabello   de   su   pesada   corona   y   lo   dejó   caer   suelto.   Sus   fuertes     manos   me   rodearon   y   me   atrajo   hacia   él.   Era   irresistible   como   la   Gravedad   de   Newton,   deje   la   política   y   el   orgullo     dejándome   llevar   por   la,   alegría   de   ser   querida.   Y   si   había   una   parte   de   mí,   una   parte   pequeña   ,   escondida,   que   cuestionaba   todo   esto   y   entendía   que   mientras   mas   poder     tomen     los   vampiros,     más   los   seres   humanos   se   rebelarían   ...   bueno,   lo   enterré   con   implacable   eficiencia.   Yo   estaba   cansada  de  estar  sola,  y  lo  que    sacó  de  Oliver  era  agradable,  y  en  alguna  medida   necesario.   Las  viejas  formas  de  Morganville  ...  Eran  mi  pasado.   Oliver  era  mi  futuro.                             Tabla de contenidos     Uno:  Claire   Dos:  Claire   Tres:  Claire   Cuatro:  Claire   Cinco:  Oliver   Seis:  Claire   Siete:  Claire   Ocho:  Amelie   Nueve:  Claire   Diez:  Claire   Once:  Myrnin   Doce:  Shane   Trece:  Claire   Catorce:  Myrnin   Quince:  Claire   Dieciséis:  Michael   Diecisiete:  Claire   Dieciocho:  Claire    

 

UNO    

CLAIRE

    Claire  Danvers  estaba  de  un  mal  humor  raro,  y    casi  ser  arrestado  no  lo  mejora.   En   primer   lugar,   sus   clases   en   la   universidad   no   habían   ido   del   todo   bien,   y   entonces  ella  había  tenido  una  discusión  humillante  con  su  "asesor"  (por  lo  general   pensaba   en   él   de   esa   manera,   entre   comillas,   porque   no   quería   "aconsejar"   a   hacer   cualquier   cosa   menos   aburrido   que   impartir   materias   básicas     que   no   son   un   desafío),  y  luego    había  conseguido  un    B  completamente  injusto  en  un    trabajo  de   física   que   sabía   había   sido   escrito   perfecto.   Ella   habría   aceptado   a   regañadientes   una  B  en  algo  sin  importancia,  como  la  historia,  pero  no  en  Física  que  tenia  que  ser   su   mejor   asignatura   .   Y   por   supuesto,   el   profesor   Carlyle   no   estaba   en   su   oficina   para  hablar  de  ello.   Así  que  no  estaba  completamente  prestando  atención  cuando  se  bajó  de  la  acera.   El  tráfico  en  Morganville,  Texas,  no  era  exactamente  rápido  y  furioso,  y  aquí  por   Tejas   Prairie   Universidad,   las   personas   se   han   aprovechado   plenamente   para   olvidar  a  los  estudiantes  ajenos.   Sin   embargo,   el   chirrido   de   los   frenos   la   sorprendió   y   la   envió   de   vuelta   a   tropezar   y   subir   a   la   seguridad   de   la   acera,   y   no   fue   hasta   después   de   un   par   de   respiraciones  rápidas  que  se  dio  cuenta  de  que  casi  había  sido  atropellada  por  un   coche  de  policía.   Un  policía  que  estaba  fuera  del  coche,  con  aspecto  sombrío.   A  medida  que  se  acercó,  ella  se  dio  cuenta  que  era  probablemente  un  vampiro,  él   era  demasiado  pálido  para  ser  un  ser  humano,    tenía    gafas  de  sol,  incluso  aquí  en   la  sombra  del  edificio.  Echando  un  vistazo  al  cruce  para  confirmar,  vio  el    trabajo     de  tintado  extremo  en  las  ventanas  del  coche.  Definitivamente  policía  de  vampiros.   El  lema  oficial  de  la  policía  era  proteger  y  servir,  pero  su  novio  les  llama  el  vampiro   patrulla    para  proteger  y  servir  la  cena  para  la  patrulla.   Era  raro  ver  alguno  tan  cerca  de  la  universidad,  sin  embargo.  Normalmente,  los   policías  vampiro  trabajaban  de  noche,  y  más  cerca  del  centro  de  la  ciudad,  donde   La  Plaza  de  la    Fundadora  fue  situada,  junto  con  la  población  vampira  central.  Sólo   los  residentes  regulares    los  verían  allí,  y  no  lo  transitorios,  aunque  bastante  ajenos   alumnos.   –Lo   siento,   –dijo   ella,   y   se   tragó   un   sabor   oxidado   en   la   boca   que   parecía   estar     compuesto   de   conmoción   e   indignación   por   completo   inútil.   –no   estaba   mirando   por  donde  iba.  –   –Obviamente  –dijo.  Como  la  mayoría  de  los  vampiros,  tenía  un  acento,  pero  hacía   mucho   que   había   renunciado   a   tratar   de   identificarlo,   si   vivían   lo   suficiente,   los   vampiros   tendían   a   recoger   decenas   de   acentos,   y   muchos   de   ellos   eran   antiguos   modos.  Su  rasgos  faciales    parecía…….quizás  ¿chino?.    –Identificación.–   –¿Para  caminar?  –   –Identificación  –   Claire  tragó  su  protesta  y  busco  en  su  mochila  para  sacar  su  cartera.  

Sacó  su  tarjeta  de  identificación  de  estudiante  y  licencia  de  conducir  de  Texas  y  se   la  entregó.   Él  los  miró  y  metió  de  nuevo  las  cartas.   –No  es  eso,  –dijo.  –Tu  pueblo  identificación.–   –Mi  ...  ¿qué?–   –Usted  debería  de  haberla  recibido  por  correo.–   –Bueno,  ¡no  lo  he  recibido!–   Se   quitó   las   gafas   de   sol.   Detrás   de   ellos,   sus   ojos   eran   muy   oscuros,   pero   había   indicios  de  rojo.  Él  la  miró  fijamente  durante  un  momento,  luego  asintió.   –Está   bien.   Cuando   reciba   su   tarjeta,   la   debe   llevar   en   todo   momento.   Y   la   próxima   vez,  mire  por  donde  camina,  usted  casi  consigue  ser    atropellado,  voy  a  tener  que   considerarle  un  peligro  para  los  coches.   Con  eso,  se  puso  las  gafas  de  sol  de  nuevo,  dio  media  vuelta  y  regresó  a  su  coche.   Antes  de  que  Claire  pudiera  pensar  en  alguna  manera  de  responder,  había  dado  la   marcha  y  dio  la  vuelta  de  la  esquina.   No  mejoró  su  estado  de  ánimo.   Antes  de  que  pudiera  pensar  en  volver  a  casa,  Claire  tenía  una  parada  obligatoria   que     efectuar,   su   trabajo   de   medio   tiempo.   Ella   temía   hoy,   porque   sabía   que   no   estaba  en  condiciones  para  hacer  frente  a  los  estados  de  ánimo  muy  inconsistentes   de   Myrnin,   su   vampiro   científico   y   loco   jefe.   Él   podría   ser     un   láser   enfocado   y   súper-­‐racional,  que  podría  estar  hablando  con  vajillas  y  citando  a  Alicia  en  el  País   de   las   Maravillas   (que   había   sido   el   escenario   durante   su   última   visita).   Pero   cualquier   cosa   que   estuviera   haciendo,   el   tendría   que   trabajar   para   ella,   y   probablemente  demasiado  de  él.     Pero  por  lo  menos  nunca  ,nunca,  fue  aburrido.   Había  tomado  el  camino  tantas  veces  que  lo  hizo  en  piloto  automático,  casi  no  se   daba  cuenta  de  las  calles,  las  casas  y  el  callejón  por  donde  tenía  que  pasar,  ella   comprobó  su  teléfono  e  iba  leyendo  sus    textos    corrió  por  las  largas  escaleras  de   mármol  que  condujo  a  la  oscuridad  de  su  laboratorio,  o  guarida,  dependiendo  de   su  estado  de  ánimo.   Las  luces  estaban  encendidas,  lo  cual  era  agradable.  Al  poner  su  teléfono  lejos,  vio   que  Myrnin  estaba  inclinado  sobre  un  microscopio,  una  cosa  antigua  que  ella  había   tratado   de   poner   lejos   una   docena   de   veces   en   favor   de   un   nuevo   modelo   electrónico,   pero   el     siempre   tenia   que   sacar   a   la   luz   esa   cosa.   Se   alejó   del   ocular   para   garabatear   frenéticamente   números   en   una   pizarra.   La   pizarra   estaba   cubierta  de  números,  y  a  los  ojos  de  Claire  se  veían  completamente  al  azar,  no  sólo   en  términos  de  su  valores  numéricos,  sino  en  la  forma  en  que  había  sido  escrito,  en   todos   los   ángulos   y   en   todas   las   áreas   del   espacio   disponible.   Algunos   estaban   incluso  boca  abajo.  No  era  una  fórmula  o  un  análisis.  Era  un  galimatías  total.   Así  que.  Iba  a  ser  uno  de  esos  días.  Precioso.   -­‐Ey,  –dijo  Claire  con  resignación  fatalista  cuando  ella  arrojó  su  mochila  en  el  suelo   y  abrió  un  cajón  para  recuperar  su  bata  de  laboratorio.  Fue  una  buena  cosa  que  ella   miró   primero;   Myrnin   había   vertido   una   gran   variedad   de   bisturís     en   la   parte   superior  de  la  tela.  Cualquiera  de  ellos  podría  haberla  cortado  hasta  el  hueso.   –¿Qué  estás  haciendo?–   –¿Sabía  usted  que  ciertos  tipos  de  coral  califican  como  inmortal?  La  definición  de  la   inmortalidad  científica  es  que  si  la  tasa  de  mortalidad  de  una  especie  no  aumenta   después   de   alcanzar   la   madurez,   no   hay   tal   cosa   como   el   envejecimiento   ...   coral   negro,   por   ejemplo.   O   la   Gran   Cuenca   del   pino   Bristlecone.   Estoy   tratando   de  

determinar  si  existe  alguna  semejanza  entre  el  desarrollo  de  los  colonias   celulares   con   el   reemplazo   de   las   células   humanas   que   se   lleva   a   cabo   en   la   conversión   al   vampirismo  ....  Él  estaba  hablando  a  mil  por  hora,  con  un  punto  álgido  que  Claire   siempre   temía.   Eso   significaba   que   necesitaba   de   la   medicación,   que   no   iba   a   tomar,   había   que   ser   cauteloso   acerca   de   la   adición   a   su   suministro   de   sangre,   otra   vez,  para  hacerlo  caer  un  poco  en  la  zona  racional.     –¿Me  has  traído  una  hamburguesa?  –   –¿He-­‐No,  Myrnin,  yo  no  te  traje  una  hamburguesa.–  extraño.  Él  nunca  había  pedido   una  antes.   –¿El  café?–   –Es  tarde.–   –¿Donuts?–   –No.–   –¿Qué  traes  de  bueno  entonces?–  Por  fin  levantó  la  vista  del  microscopio,  hizo  otra   nota  o  dos  en  la  pizarra,  y  dio  un  paso  atrás  para  examinar  el  caos  de  las  marcas  de   tiza.  –Oh    querida.  Eso  no  es  muy  –¿aquí  es  donde  empecé?   ¿Claire?  –  Señaló    un  número  en  algún  lugar  cerca  de  la  esquina  superior  derecha.   –Yo  no  estaba  aquí,  –dijo  Claire,  y  se  abrochó  el  abrigo  de  laboratorio.  –¿Quieres    seguir  trabajando  en  la  máquina?     –¿El  qué?  Oh,  sí,  esa  cosa.  ¿Es,  por  favor?.  Él  se  cruzó  de  brazos  y  miró  el  tablero,   con   el   ceño   fruncido   ahora.   No   fue   un   día   de   aseo   personal   destacado   para   él,   tampoco.   Tenía   el   pelo   largo   y   oscuro   estaba   en   ovillos   y   necesitaba   un   lavado;   estaba   segura   de   algo,   que   la   camisa   blanca   de   gran   tamaño   que   llevaba   puesta   había  sido  utilizada  como  un  trapo  para  limpiar  los  derrames  de  químicos  en  algún   momento  de  su  vida.  Él  había  tenido  la  presencia  de  ánimo  para  ponerse  algún  tipo   de   pantalones,   aunque   no   estaba   segura   de   que   los   pantalones   cortos   holgados   eran  lo  que  ella  había  elegido.  Al  menos  las  zapatillas  eran  iguales.  –¿Cómo  estuvo   la  escuela?–   –Mal  –dijo.   –Bien,   –dijo   distraídamente,   –muy   bien   ...   Ah,   creo   que   aquí   es   donde   he   comenzado   ....   Secuencia   de   Fibonacci-­‐I   vez   lo   que   hice   ....   –Él   comenzó   a   dibujar   una  espiral  a  través  de  los  números,  comenzando  en  algún  lugar  en  el  centro.  Por   supuesto,  estaría  anotando  los  resultados  en  forma  de  espiral.  ¿Por  qué  no?   Claire  sintió  un  dolor  de  cabeza.  El  lugar  estaba  sucio  otra  vez,  la  arena  en  el   piso    era  una  combinación  de  arena  soplada  a  partir  de  los  vientos  del  desierto,  y   en  lo  que  Myrnin  había  estado  trabajando  y  que  había  derramado  abundantemente   por   todo   el   lugar.   Sólo   esperaba   que   no   fuera   demasiado   tóxico.   Ella   tendría   que   programar  un  día  para  sacarlo  de  aquí,  así  podría  conseguir  reorganizar,  barrer  los   escombros,   apilar   los   libros   en   algún   tipo   de   orden,   dejar   de   lado   el   equipo   de   laboratorio  ....  No,  que  no  sería  un  día.  Más  como  una  semana.   Dejó   de   pensar   en   ello,   fue   a   la   mesa   del   laboratorio   en   el   lado   derecho   de   la   habitación,   que   estaba   cubierto   por   una   sábana   polvorienta.   Tiró   de   la   sábana,   tosiendo  por  las  olas  de  arena  que  volaban  hacia  arriba,  y  miró  a  la  máquina  que   estaba  construyendo.  Sin  duda  era  su  propia  creación,  esta  cosa:  faltaba  la  mayor   parte   de   los   elementos   de   diseño   excéntricas   que   Myrnin   hubiera   puesto   en   ella   aunque   si   había   colado   unos   pocos   volantes   y   líquidos   brillantes   a   lo   largo   del   camino.  Era  oblonga,  práctica,  en  forma  de  campana,  y  tenía  controles  de  oscilación   a  lo  largo  de  los  lados.  

Ella   pensó   que   se   parecía   un   poco   como   un   arma   de   rayos   antigua   de   ciencia   ficción,  pero  tenía  un  uso  muy  diferente  ...  si,    lo  que  nunca  había  trabajado.   Claire  conecto  el  dispositivo  al  enchufe  para  el  análisis  de  los  programas  y   comenzaron  a  correr  simulaciones.  Fue  un  proyecto    que  Myrnin  había  propuesto   meses  atrás,  y  había  tardado  tanto  en  llegar  siquiera  cerca  de  una  solución  ....  Los   vampiros   tenían   una   capacidad,   hasta   ahora   misteriosa   y   poco   científica   decididamente,   para   influir   en   la   mentes   y   emociones   de   los   demás,   los   seres   humanos,   en   su   mayoría,   pero   a   veces   a   otros   vampiros.   Cada   vampiro   tiene   un   conjunto   diferente   de   puntos   fuertes   y   débiles,   pero   la   mayoría   comparten   algún   tipo   de   mecanismo   de   control   emocional   que   les   ayuda   a   calmar   a   su   presa,   y   convencerlos    a  entregar  voluntariamente  su  sangre.   Lo  que  estaba  trabajando  era  una  forma  de  cancelar  esa  habilidad.  Para  dar  a  los   seres  humanos  y  los  vampiros  otras  forma  de  defenderse  contra  la  manipulación.   Claire  se  había  enfrascado  en  la  construcción  de  una  máquina  capaz  de  identificar   y  mapear  las  emociones  para  que  pudieran  construir  bucles  de  retroalimentación,   elevando   lo   que   ya   estaba   allí.   Era   un   paso   necesario   para   llegar   a   la   etapa   de   control,  había  que  ser  capaz  de  replicar  la  capacidad  de  negarlo.  Si  pensabas  en  la   emoción   como   un   longitud   de   onda,   usted   podría   amplificar   o   cancelarla   con   el   simple  accionamiento  de  un  interruptor.   –¿Myrnin?  –Ella  no  levantó  la  vista  del  análisis  que  se  ejecutaba  en  la  pantalla  de  la   computadora  portátil   –¿Te  metes  con  mi  proyecto?–   –Un  poco,  –dijo.  –¿No  es  mejor?–   Era.   No   tenía   ni   idea   de   lo   que   le   había   hecho,   pero   ajustando   los   controles   mostró   calibraciones   precisas   que   ella   no   podía   haberse   hecho.   –¿Te   has   anotado   quizás   cómo  lo  hiciste?  –   –Probablemente,   –dijo   Myrnin   alegremente.   –Pero   yo   no   creo   que   vaya   a   ayudar.   Es  sólo  escuchar  los  ciclos  y  sintonización  de  ellos.  Yo  no  creo  que  seas  capaz,  con   los  sentidos  humanos  limitados.  Si  tu  quieres  convertirte  en  un  vampiro,  tendrías   mucho  más  potencial,  ya  sabes.  –   Ella   no   respondió   a   eso.   Había   descubierto   que   era   realmente   mejor   no   involucrarse   en   ese   debate   especial   con   él,   y   además,   en   el   segundo   siguiente   lo   había  olvidado  por  completo,  se  centró  en  su  entusiasmo  por    el  coral  negro.   Sobre   el   papel,   el   dispositivo   que   habían   desarrollado,   bueno,   que   ella   había   desarrollado,   y   Myrnin   había   ajustado   parecía   funcionar.   Ahora   tenia   que   encontrar  la  manera  de  probarla,  y  asegurarse  de  que  se  reproducía  exactamente   la   forma   en   que   la   capacidad   del   vampiro   trabajaba   ...   luego   asegurarse   de   que   ella   podría  cancelar  esa  capacidad  de  manera  fiable.   Incluso   podría   tener   otras   aplicaciones.   Si   pudiera   hacer   retroceder,   el   ataque   de   un  vampiro  asustándolo,  podría  poner  fin  a  una  lucha  sin  violencia.   Ese  solo  hecho  hace  que  el  trabajo  valga  la  pena.   ¿Y  qué  ocurre  si  alguien  lo  usa  la  otra  manera?,  se  preguntó.   ¿Qué  sucede  si  un  atacante  consigue  hacerse  con  él  ,  y  luego  lo  utiliza  para  hacer     pasar   más   miedo,   a   su   víctima?   No   tenía   una   respuesta   para   eso.   Era   una   de   las   cosas  que  la  hacían  sentir,  a  veces,  que  se  trataba  de  una  mala  idea,  que  ella  debe   destruir  simplemente  esta  cosa  antes  de  que  cause  más  problemas.   Pero  quizás  no  todavía.   Claire  desenganchó  la  máquina  ,no  tenía  ningún  tipo  de  nombre  interesante  para   ella  todavía,  o  incluso  un  proyecto  de  nombre,  probo  el  peso  de  la  misma.  Pesada.  

Lo   había   construido   a   partir   de   componentes   sólidos,   y   generó   un   calor   residual   considerable,  pero  era  un  prototipo,  que  sería  mejorada,  si  valía  la  pena.   Trató  apuntando  a  la  pared.  Fue  un  poco  incómodo,  pero  si  se  añade  un  agarre  en   la  parte  delantera,  que  ayudara  a  estabilizarlo.   –¿Claire?–   La   voz   de   Myrnin   vino   por   detrás   de   ella,   demasiado   cerca.   Se   dio   la   vuelta,   y   el   dedo   accidentalmente   golpeó   el   interruptor   en   la   parte   superior   cuando   ella   buscó   su  dominio  sobre  la  máquina,  y  de  repente  hubo  una  prueba  en  vivo  en  acción  ...  en   él.   Vio  que  funciona.   Los   ojos   de   Myrnin   se   abrieron   como   platos,   se   volvió   muy   oscuro,   y   luego   comenzaron  a  brillar  con  toques  de  rojo  líquido.  Dio  un  paso  atrás  de  ella.  A  uno   grande.  –¡Oh,!  –dijo.  –No  hagas  eso.  Por  favor,  no  hagas  eso.  –   Ella   lo   apago,   rápido,   porque   no   estaba   segura   de   qué   es   exactamente   lo   que   acababa   de   suceder.   Algo,   por   cierto,   pero   como   los   ensayos   en   vivo   fue,   fue   ...   concluyente.   –Lo   siento,   lo   siento,   –dijo   ella,   y   dejo   el   dispositivo   con   un   ruido   metálico   en   el   mármol  en  la  parte  superior  de  la  mesa  de  laboratorio.  –No  quise  hacer  eso.  Um  ...   ¿cómo  te  sientes?  –   –Más  de  lo  que  ya  me  sentía,  –dijo,  lo  que  era  poco  informativo.  Dio  otro  paso  hacia   atrás,  y  el  rojo  no  parece  estar  desapareciendo  de  sus  ojos.  –Yo  te  iba  a  preguntar   si  te  gustaría    enviar  por  mas  tipo  AB  del  banco  de  sangre;  me  parece  que  se  está   agotando.   Y   además,   yo   quería   preguntarle   si   había   visto     mi   bolsa   de   los   ositos   gusanos.–   –Tienes  hambre,  –supuso  Claire.  Él  asintió  con  cautela.  –¿Y….  lo  hizo  más  fuerte?     –En   cierto   modo,   –dijo.   No   es   de   utilidad.   –No   importa   la   entrega   del   banco   de   sangre.  Creo  que  voy  a  ...  dar  un  paseo.  Buenas  noches,  Claire.  –   Estaba  siendo  muy  cortés,  pensó,  con  él,    era  por  lo  general  una  forma  para  cubrir   los   graves   problemas   internos.   Antes   de   que   pudiera   tratar   de   averiguar   exactamente   lo   que   estaba   pasando   en   su   cabeza,   se   había   dirigido   con   una   velocidad  de    vampiro  por  las  escaleras  y  se  había  ido.   Ella  sacudió  la  cabeza  y  miró  al  dispositivo  de  desactivación  con  irritación.   –Bueno,   eso   fue   útil,   –ella   le   dijo,   y   luego   puso   los   ojos.   –Y   ahora   estoy   hablando   con  el  equipo,  como  él.  Grande.–   Claire   tiró   la   sábana   sobre   la   máquina,   tomando   notas   en   el   cuaderno,   apago   las   luces  del  laboratorio,  y  se  dirigió  a  casa.   Al   llegar   a   casa-­‐en   el   terreno   en   la   calle-­‐no   hizo     mucho   por   su   estado   de   ánimo   tampoco,   porque   cuando   ella   entro   en   el     buzón   oxidado,   que   se   inclina   en   la   parte   exterior  de  la  valla,  vio  que  la  puerta  estaba  abierta  y  el  correo  se  salía  hacia  fuera,   amenazando  con  volar  lejos  en  el  viento  del  desierto  omnipresente.  Perfecto.  Tenía   tres  compañeros  de  casa,  y  todos  ellos  habían  fallado  de  alguna  manera  a  recoger   el  correo.  Y  ese  no  era  su  trabajo.  Al  menos  hoy.   Ella   miró   hacia   la   casa   grande,   su   apariencia   Victoriana,   y   se   preguntó   cuándo   Shane  iba  a  moverse  a    pintar  como  le  había  prometido  que  lo  haría.   Nunca,  lo  más  probable.  Al  igual  que  el  correo.   Claire   reajustó   su   pesada   mochila   sobre   un   hombro,   un   cambio   automático,   irreflexivo   de   peso,     arrebató   los   papeles   en   marcha   del   buzón,   y   dio   la   vuelta   a   través   de   la   cerca   de   púa   .   Ley   sobre   el   Agua   (al   parecer,   salvar   la   ciudad   de   los   monstruos   Draug     que   viven   en   el   agua   no   les   había   dado   ningún     crédito   de  

utilidad),  factura  de  electricidad  (alta,  otra  vez),  volantes  de  reparto  de  la  pizzería     (cuya   pizza   había     probado,   igual   que   alimento   para   perro   en   salsa   de   tomate),   y   ...   cuatro  sobres,  grabados  con  el  sello  oficial  de  la  Fundadora.   Se  dirigió  a  la  casa.  Y  el  día  dio  un  paso  más  hacia  el  lado  oscuro,  porque  clavado  en   la   puerta   delantera   con   una   daga   de   metal   barato     había   una   nota   a   mano   con   cuatro  lápidas  en  él.  Cada  lápida  tenía  uno  de  sus  nombres.  Y  más  adelante,  decía,   los amantes del vampiro obtienen lo que merecen.   Encantador.  Se  habría  asustado  a  excepción  de  que  no  era  la  primera  vez  que  había   visto  eso  en  las  últimas  semanas,    había  otras  cuatro  notas,  una  debajo  de  la  puerta,   dos   puestas   en   ella   (como   ésta),   y   una   metida   en   el   buzón.   Eso,   y   un   número   constante  y  creciente  de  comerciantes  groseros,  insultos  deliberados  de  personas   en  la  calle,  y  golpes  de  puertas    en  la  cara.   Ya  no  era  popular  ser  el  amigo  del  único  matrimonio  mixto  vampiro  /  humano  en   Morganville.   Claire  arrancó  la  nota  ,  negó  con  la  cabeza  sobre  la  daga  barata,  que  se  rompería  en   una  pelea,  y  abrió  la  puerta  principal.  Ella  la  golpeó  abrió,  la  cerró  y  echó  la  llave  de   nuevo-­‐precaución   automática   en   Morganville.   –¡Ey!   –gritó   ella   sin   levantar   la   vista.   –¿Quién  se  supone  que  debe  recoger  el  correo?–   –Eve   –Shane   gritó   desde   el   pasillo,   en   dirección   a   la   sala   de   estar,   al   mismo   tiempo   que  Eve  gritó:  –¡Michael!  –de  arriba.  Michael  no  dijo  nada,  probablemente  porque   él  no  estaba  en  casa  todavía.   –Realmente   tenemos   que   hablar   de   horarios!   ¡Otra   vez!   –Llamó     Claire.   Ella   consideró   brevemente   mostrarles   el   volante,   pero   luego   hizo   una   bola   con   ella   y   tiró  la  daga  en  la  basura,  junto  con  el    variado  correo  basura  ofreciendo  una  mierda   de  descuento  y  un  alto  interés  de  tarjetas  de  crédito.   Es   sólo   hablar,   se   dijo.   No   lo   era,   pero   pensó   que   con   el   tiempo   ,   todo   el   mundo   humano  y  el  vampiro  acabaría  por  aceptar  el  casamiento  de  Michael  y  Eve.  No  era     asunto  de  nadie  mas,  sino  solo  de  ellos,  después  de  todo.   Se  concentró  en  los  cuatro  sobres  idénticos.   Estaban   hechos   de   papel   de   lujo   y   pesado   que   olían   a   humedad   y   viejo,   como   si     hubiera   sido   almacenado   en   algún   lugar   durante   cien   años   y   que   alguien   justo   ahora  había    abierto  la  caja.  El  sello  en  el  reverso  de  cada  una  era  de  cera,  con  el   fondo  carmesí,  y  en  relieve  el  símbolo  de  la  Fundadora.  Cada  uno  de  sus  nombres   fue   escrito   en   el   exterior   en   escritura   fluida,   elegante,   de   manera   uniforme   y   perfecta,  parecía  que  la  impresión  era  por   computadora  hasta  que  miró  de  cerca  y   encontró  las  imperfecciones  humanas.   Sus   instintos   sintieron   un     hormigueo   de   peligro,   pero   ella   trató   de   pensar   positivamente. Vamos, esto podría ser una buena cosa, se dijo. Tal vez sea sólo una tarjeta de agradecimiento de Amelie por el ahorro de Morganville. Una vez más. Nos merecemos eso. Sonaba  bien,  pero  Amelie,  la  fundadora  de  Morganville,  era  una  vampiro  muy  vieja,   y  los  vampiros  no  estaban  en  el  negocio  de  agradecer  a  la  gente.  Amelie  se  había   criado   en   la   realeza,   y   que   alguien   haga   cosas   locas   y   peligrosas   (y   posiblemente   mortal)en  su  más  mínimo  capricho  era  ...  normal.  Probablemente  ni  siquiera    dar   una   sonrisa,   mucho   menos   una   nota   de   agradecimiento.   Y,   para   ser   honesta,   Claire   fue   una   vez   en   un     estado   casi   amigable   con   la   Fundadora   pero     se   había   vuelto   un   poco  ...  tensa.  

Morganville,   Texas,   fue   casi   el   último   lugar   de   reunión   para   los   vampiros   en   el   mundo,     era   el   lugar   que   habían   elegido   para   hacer   su   última   resistencia,   para   olvidar  sus  viejas  rencillas,  para  luchar  muy  juntos  contra  amenazas  comunes  y   enemigos.   Cuando   Claire   llegó   por   primera   vez,   los   vampiros   habían   estado   luchando   contra   una   enfermedad,   que   les   había   afectado   a   uno   detrás   de   otro.   Y   hace  cuatro  meses,    contra  el  Draug,  las  criaturas  del  agua  que  se  alimentaban  de   vampiros   como   aperitivos   deliciosos   y   sabrosos   ...   y   los   vampiros   había   ganado   finalmente.   Eso   los   dejó   como   los   campeones   indiscutibles   de   la   cadena   de   alimentos   del   mundo.   Al   salvar   a   Morganville,   Claire   no   se   había   detenido   realmente   a   pensar   en   lo  que  podría  suceder  cuando  los  vampiros  ya  no  tuvieran  algo  que  temer.  Ahora  lo   sabía.  No  exactamente  estaban  agradecidos.   Oh,  en  la  superficie,  estaba  todo  bien  en  Morganville,  o  al  menos  cada  vez  mejor  ....   Los   vampiros   habían   sido   rápidos   para   iniciar   la   reparación   de   la   ciudad,   la   limpieza   después   de   la   desaparición   del   Draug,   y   obtener   que   toda   su   población   humana   se   estableciera   de   nuevo   en   sus   hogares,   negocios   y   escuelas.   La   línea   oficial   de   Relaciones   Publicas   había   sido   que   un   derrame   de   sustancias   químicas   peligrosas   había   obligado   a   la   evacuación,   y   que   parecía   tener   a   todo   el   mundo   satisfecho   (junto   con   los   pagos   en   efectivo   generosos   ,   automáticos   y   buenas   calificaciones  a  todos  los  estudiantes  de  la  Universidad  de  Texas  Prairie  que  habían   tenido   su   semestre   interrumpido).   Claire   también   sospechaba   que   los   vampiros   habían  aplicado  un  poco  de  persuasión  psíquica,  en  su  caso,  había  unos  pocos  de   ellos   que   eran   capaces   de   hacer   eso.   En   la   superficie,   parecía   que   Morganville   no   sólo   se   estaba   recuperando,   sino   que   prosperaba.   Pero   no   se   sentía   bien.   En   las   pocas  ocasiones  en  que  ella  había  visto  a  Amelie,  la  Fundadora  no  le  había  parecido   bien,  tampoco.  Su  lenguaje  corporal,  su  sonrisa,  la  forma  en  miró  a  la  gente  ...  todo   era  diferente.  Y  más  oscuro.   –Ey   –su   compañera   de   piso   Eve   Rosser   –no,   ahora   era   Eve   Glass,   después   de   la   boda  ,dijo.  –¿Vas  a  abrir  esos  o   qué?  –Ella  se  acercó  al  lado  de  Claire,  cogió  un  vaso   de  la  encimera  de  la  cocina  y  se  sirvió  un  vaso  de  leche.  Su  anillo  de  bodas  de  rubí   guiñó  un  ojo  a  Claire  como  invitándola  a  compartir  una  broma  secreta.  –Porque  la   última   vez   que   vi   algo   oficial,   me   estaban   invitando   a   una   fiesta.   ¿Y   sabes   lo   mucho   que  me  encantan?.   –Casi  lo  mataron  en  ese  partido,  –dijo  Claire  con  aire  ausente.  Pasó  por  sobre  Eve  y   cogió  la  suya.   –Casi     matan   a   la   mayoría   de   las   partes.   Por   lo   tanto,   se   puede   decir   que   es   lo   mucho  que  los  amo,  –dijo  Eve,  y  rasgó  el  papel  en  una  amplia  franja,  lagrimeo.   Claire   que   era,   amante   de   la   naturaleza   corto   una   porción   del   sobre     he   hizo   una   mueca.   –Huh.   Otro   sobre   en   el   interior   del   sobre.   Ellos   aman   los   residuos   de   papel.   ¿No  han  oído  hablar  nunca  de  abrazar  árboles?  –   Como   Eve   había   extraído   la   segunda   capa,   Claire   tuvo   la   oportunidad   de   hacer   la   exploración   habitual   del   vestuario   de   su   mejor   amiga   ...   y   no   me   decepcionó.   Eve     había    de  repente  tomado  el  gusto  al  agua    azul,  y  había  añadido  vetas  de  ella  en  su   pelo   negro,   que   lo   llevaba   hoy   en   lindas   y   brillantes   coletas   a   los   lados   de   su   cabeza.  Su  rostro  blanco  Dios,  estaba  amenizado  por  la  sombra  de  ojos  aguamarina   y  –¿donde  encontraste  esto?  coincidencia  de  lápiz  de  labios,  y    tenía  una  ajustada   camiseta  negra  con  cruces  en  relieve.  La  falda  corta,  continuó  con  el  tema  azul.   Luego,  mallas  negras  con  corazones  azules,  botas  de  combate.   Por  lo  tanto,  un  típico  miércoles,  realmente.  

Eve   sacó   el   sobre   interior   libre,   abrió   la   tapa   y   sacó   una   hoja   doblada   de   papel   grueso.  Algo  cayó  y  reboto  en  el  mostrador,  y  Claire  lo  atrapó.   Era  una  tarjeta.  Una  tarjeta  de  plástico,  como  una  tarjeta  de  crédito,  pero  éste  tenía   el  Símbolo  de  la  Fundadora  aplicada  en  la  parte  de  atrás,  y  tenía  una  imagen  de  Eve   en  la  parte  superior  -­‐esquina  derecha-­‐tomada  cuando  ella  había  ido  sin  la  pintura   de  guerra  gótica  en  pleno,  que  Eve  desprecia.  Tenía  nombre  su  nombre,  dirección,   número   de   teléfono   ...   y   dentro   de   un   cuadro     en   la   parte     inferior   decía     el   Tipo   de   sangre:  O  Neg.  Al  otro  lado  decía  Protector:  Michael  Glass.   –¿Qué   ...?   –Oh,   Claire   pensó,   incluso   antes   de   que   hubiera   terminado   la   pregunta.   Esto   debe   haber   sido   lo   que   la   policía   vampiro   le   estaba   pidiendo.   La   tarjeta   de   identificación.   Eve   cogió   la   tarjeta   de   mis   manos,   la   miró   con   una   expresión   completamente   en   blanco,  y  luego  volvió  su  atención  a  la  carta  que  había  llegado  con  ella.   -Querida  señora  Michael  Glass,–leyó.  –¿En  serio?  ¿Sra.  Michael?   ¿Como  si  ni  siquiera  tuviera  un  nombre  propio?  ¿Y  qué  demonios  es  eso  de    ser  mi  protector?  ¡Nunca  estuve  de  acuerdo  con  eso!  –   –¿Y?  –Claire    alcanzando  la  carta,  pero  Eve  la    detuvo  y  continuó  la  lectura.   –He  incluido  su  nueva  Tarjeta  de  Identificación    de  Residente  en  Morganville  que   todos  los  residentes  humanos  están  obligados  a  llevar  en  todo  momento  para  que,   en  el  improbable  caso  de  cualquier  emergencia,  rápidamente  podamos    contactar  a   sus  seres  queridos  y  Protector,  y  proporcionar  información  médica  necesaria.  –Eve   miró  hacia  arriba  y  se  encontró  con  los  ojos  de  Claire  en  ángulo  recto.   –Yo  lo  llamo   mierda.  Residentes  Humanos.  ¿Con  el  tipo  de  sangre  en  la  lista?  Es  como  una  lista   de  compras  para  los  vampiros.–   Claire  asintió.  –¿Qué  más?–   Eve  volvió  a  prestar  atención  al  papel.  –Si  no  se  respeta  y  proporciona  esta  tarjeta   a   petición   dará   lugar   a   multas   de   –Oh,   ¡joder   esto!   –Eve   lo   arrugo   y   dejó   caer   el   papel   en   el   suelo,   y   lo   pisoteó   con   sus   botas,   que   se   hicieron   sin   duda   para   pisar   fuerte.   –No   voy   a   estar   llevando   alrededor   una   bebida   tarjeta,   y   no   pueden   pedir   mis   papeles.   ¿Qué   es   esto,   Naziland?   –cogió   la   tarjeta   y   trató   de   doblarla   por   la   mitad,  pero  ya  era  demasiado  flexible.  –¿Dónde  pusiste  las  tijeras?  ..   Claire   rescató     la   tarjeta   y   la   miró   de   nuevo.   Le   dio   la   vuelta,   bajo   la   fuerte   luz   disponible     de   la   ventana   y   frunció   el   ceño.   –Mejor   no   –dijo.   –Creo   que   esta   está   marcada.–   –¿Marcada?¿Puedo  comer?     –Microchip.  Tiene  algún  tipo  de  tecnología  en  el  mismo,  de  todos  modos.  Tendría   que   echarle     un   vistazo   para   ver   qué   tipo,   pero   es   bastante   seguro   decir   que   sabrían  si  usted  hizo  las  muñecas  de  papel  con  él.  –   –Oh,   bien,   así   que   no   es   sólo   una   tarjeta   bébeme,   es   un   dispositivo   de   rastreo,   ¿como  esas  cosas  que  ponen  en  el  oído  a  los  leones  en  Planeta  Animal?  Sí,  no  hay   forma   de   que   puede   salir   mal,   como   por   ejemplo,   los   vampiros     emitan   los   receptores   para   que   puedan   hacer   sólo   compras   en   línea   para   quienes   quieren   atacar  esta  noche.  –   Eve  tenía  razón  en  eso,  pensó  Claire.  Ella  realmente  no  se  sentía  bien  con  esto.  En   la   superficie,   era   sólo   una   tarjeta   de   identificación,   perfectamente   normal   ,ella   ya   llevaba  una  identificación  de  estudiante  y  licencia  de  conducir,  pero  se  sentía  como   algo  más.  Algo  más  siniestro.   Eve  dejó  de  rebuscar  en  los  cajones  y  se  limitó  a  mirarla.  –Ey.  Cada  uno  de  nosotros   tiene  una.  Cuatro  sobres.  –  

–Yo   pensaba   que   eran   sólo   para   los   residentes   humanos,   –dijo   Claire.   –Entonces,   ¿qué  es  lo  que  hay  en  el  de  Michael?  –Debido  a  que  Michael  Glass  definitivamente   no  era  humano  en  estos  días.   Él  había  sido  mordido    antes  de  que  Claire  le  conociera,  pero  la  transformación  a   vampiro  completo    había  sido  lenta  para  alcanzar  toda  su  capacidad;  ella  lo  vio  más   y  más  ahora,  pero  en  el  fondo  pensó  que  él  seguía  siendo  el  mismo  fuerte,  dulce  y   sensato  chico  que  había  conocido  la  primera  vez  que  había  llegado  a  la  puerta  de  la   Casa  de  Cristal.  Él  fue  sin  duda  todavía  fuerte.  Era  la  dulzura  que  estaba  en    peligro   de  desvanecerse,  con  el  tiempo.   Antes  de  que  Claire  pudiera  advertir  a  Eve  que  tal  vez  no  era  la  mejor  idea,  ella   había     abierto   el   sobre   de   Michael,   también,   tiro   el   interior,   y   saco   la   carta.   Otra   tarjeta   se   cayó.   Ésta   era   en   oro.   Oro   brillante,   brillante.   No   tenía   ninguna   información   sobre   ella   en   absoluto.   Apenas   una   tarjeta   de   oro,   con   el   símbolo   de   la   Fundadora  grabado  en  ella.  Eve  fue  a  la  carta.     –Querido   Michael   ,   –dijo.   –Oh,   si   el   consigue   Michael   ,no   señor   Glass   ....   –Querido   Michael,  he  incluido  su  tarjeta  de   privilegio,   como   se   ha   discutido   en   las  reuniones   de   la   comunidad.   –Ella   se   detuvo   de   nuevo,   vuelve   a   leer   en   silencio,   y   miró   la   tarjeta   que   sostenía   entre   sus   dedos.   –¿Tarjeta   de   privilegio?   No   recibe   el   mismo   tratamiento  que  nosotros.  –   –Las  reuniones  comunitarias,  –dijo  Claire.  –Lo  que  no  nos  invitaron  a,  ¿no?  ¿Y  qué   clase  de  privilegios,  exactamente?  –   –Es  mejor  ,creo  que  es  mucho  mejor  que  un  mocha  gratuito  en  Common  Grounds  – dijo   Eve   con   gravedad.   Siguió   leyendo,   en   silencio,   luego   le   entregó   el   papel   con   armas  a  Claire,  sin  decir  una  palabra  más.   Claire  lo  tomó,  sintiéndose  un  poco  mal  ahora.  Decía  lo  siguiente:   “Querido Michael, He incluido su tarjeta de privilegio, como se ha discutido en nuestras reuniones de la comunidad. Por favor, tenga la tarjeta, y usted será bienvenido a utilizarla en cualquier momento en el banco de sangre, Bloodmobile, o Common Grounds por un máximo de diez litros mensuales.” Woo,  realmente  era  bueno  para  las  bebidas  gratis.  Pero  eso  no  fue  todo.   “Esta tarjeta también le da derecho a una cacería legal por año sin declaración previa de intenciones. Cazas adicionales deben ser aprobadas previamente por el Consejo de Mayores. Si no busca aprobación previa resultará en multas de hasta cinco mil dólares por incidentes, a pagar al Protector de la familia, si procede, o a la ciudad de Morganville, si no hay Protector en nuestros archivos. Los mejores deseos la Fundadora, Amelie” Por  un  momento,  Claire  no  podía  entender  lo  que  estaba  leyendo.   Sus   ojos   se   mantenían   sobre   ella,   y   de   vuelta,   y   finalmente   todo   encajaba     claramente,   con   gran   nitidez   de   enfoque,   respiro   profundamente,   temblando.   El   documento  se  arrugo  por  la  fuerza  de  su  agarre.   –Sí   –dijo   Eve.   Claire   la   miró   a   los   ojos   sin   decir   nada.   –Se   le   decía   que   recibe   un   pase   libre   para   matar   a   una   persona   al   año,   sólo   por   capricho.   O   más   si     tiene  

previsto  salir.  Ya  sabes,  como   un   regalo   especial.   Privilegios.   –No   había   nada   en   su   tono,  ni  en  su  cara,  o  los  ojos.  Sólo  ...  en  blanco.  Cerrado.   Eve   tomó   el   papel   de   la   mano   sin   resistencia   de   Claire,   la   dobló   y   la   puso   en   el   sobre  con  la  tarjeta  de  oro.   –¿Qué,   qué   vas   a   decirle?–   Claire   no   pudo   conseguir     ajustar   su   cabeza.   Esto   estaba   mal,  sólo  ...  mal.   –No  hay  nada  bueno  –dijo  Eve.   Y   ese   fue   el   momento   preciso   en   que   la   puerta   de   la   cocina   se   abrió,   y   Michael   entró.   Llevaba   una   gruesa   chaqueta   negra   al   estilo   vaquero,   capa   guardapolvo   ,   sombrero  de  ala  ancha  y  guantes  negros.  Eve  le  había  molestado  antes  de  que  el  se   veía   como   un   superhéroe   anime,   pero   todo   era   práctico   para   protegerse   del   Sol.   Michael  era  aún  relativamente  recién  nacido  como    vampiro,  lo  que  significaba  que   era  especialmente  vulnerable  al  sol,  y  podía  terminar  ardiendo.   Ahora,   él   se   quitó   el   sombrero   y   se   lo   entregó   a   las   dos   elaborando   un   arco,   probablemente  lo  había  copiado  de  una  película  (o,  pensó  Claire,  aprendió  de  uno   de  los  vampiros  más  viejos),  y  se  levantó  con  una  amplia  sonrisa,  dulce.  –Ey,  Claire.   Y  hola,  señora  Glass.  –Había  una  dulzura  especial  cuando  dijo  la  señora   Glass,  de  una  forma  privada,  que  era  a  la  vez  impresionante  y  desgarrador.   Desgarrador,   ya   que   en   el   segundo   siguiente,   sabía   que   algo   estaba   mal.   La   sonrisa   vaciló,  y  Michael  miró  a  Eve    y  a  Claire,  a  continuación,  otra  vez    a  Eve.  –¿Qué?  –Tiró   el  sombrero  y  los  guantes  sobre  la  mesa,  y  arrojo  el  escudo  sin  apartar  la  mirada   del  rostro  de  Eve.  –¿Baby?  ¿Qué  esta  mal?  –Él  caminó  hacia  ella  y  le  puso  las  manos   sobre  sus  hombros.  Su  anillo  de  bodas  ,  incluso  hasta  la  inserción  del  rubí,  reflejaba   la  luz  de  la    misma  manera  que  el  de  Eve    antes.     Rojo  sangre.   Fue   terrible,   pensó   Claire,   que     todavía   era   tanto   Michael,   exactamente   como   había   sido   la   primera   vez   que   se   reunió   con   él   a   los   dieciocho   años,   a   pesar   de   que   todos   ellos  estaban  poniéndose  al  día  con  él  ahora  en  la  edad.  No  era  justo  que  lo  llamara   bonito,   pero   él     era   maravilloso,   rizos   rubios   que   caían   de   alguna   manera   que   parecía   siempre   perfectos;   ojos   claros   y   directos   azules   del   color   del   cielo   de   la   mañana.  Su  palidez  le  daba  ese  aspecto  perfecto  de  marfil,  y  cuando  él  se  quedaba   inmóvil,   como   ahora,   parecía   una   estatua   fabulosa   perdido   directamente   desde   Grecia  o  Roma.   No  era  justo.   Eve    mantuvo  la  mirada  entre  ella  y  su  marido,  y  le  dijo:  –Esto  es  para  ti.–le  entrego   el  sobre  interior  con  su  nombre  escrito  como  si  fuera  un  guión.   Por   un   segundo,   Michael   claramente   no   sabía   lo   que   era   ...   y   luego   Claire   lo   vio   darse   cuenta.   Sus   ojos   se   abrieron,   y   algo   parecido   al   horror   pasó   por   su   expresión   y   se   oculta   rápidamente   debajo   de   un   espacio   en   blanco,   cuidadosamente   compuesto   como   una   máscara.   Él   no   dijo   nada,   pero   quito   las   manos   de   su   hombros  y  aceptó  el  sobre.  Se  lo  metió  en  el  bolsillo.   –¿Ni   siquiera   estás   fingiendo   ser   curioso?,   –dijo   Eve.   Su   voz   salio   de   lo   más   profundo  de  su  garganta  y  había  adquirido  un  borde  peligroso.  –Grande.–   –¿La  has  leído?,  –le  preguntó,  y    la  llevó  de  nuevo  a  abrirla.  La  carta  cayó  de  nuevo,   pero  él  se  la  arrebató  con  destreza  en  el  aire  sin  ningún  esfuerzo.     –Huh.  Es  más  brillante  de  lo  que  pensé  que  sería.  –   –¿Eso  es  todo  lo  que  tienes  que  decir?–  

Desplegó  la  carta.  Claire  no  era  buena  en  la  lectura  de  los  micro  expresiones    de  las   personas,  en  la  televisión  siempre  estaban  hablando  sobre  programas  de  crímenes,   pero  pensó  que  se  vería  culpable  como  él  lo  lea.  Culpable  como  el  infierno.   –No  es  lo  que  piensas  –dijo  él,  que  era  exactamente  lo  que  no  debía  decir,  porque   hizo   a   Claire   (y   casi   seguro   que   a   Eve)   pensar   en   todos   los   hombres   siempre   sorprendidos   haciendo   trampas.   Por   suerte,   él   no   se   detuvo   allí.   –Eve,   todos   los   vampiros  obtienen  el  privilegio  de  caza,  es  sólo  parte  de  la  vida  en  Morganville  – siempre  ha  sido  la  regla,  aun  cuando  nadie  en  la  comunidad  humana  sabía.  Mira,  yo   no  lo  quiero.  Me  opuse  a  la  idea  en  las  reuniones.  –   –Lo  que  no  nos  dijeron  nada  acerca  de  nada,  idiota,  –rompió  Eve  –¡Estamos   en  esta  comunidad!  –   Michael   respiró   hondo   y   continuó.   –Le   dije   a   Amelie   y   Oliver   Yo   no   siempre   lo   uso,   pero  no  le  importaba.  –   –Eso  no  importa.  Tienes  un  pase  libre  para  el  asesinato.  –   –No  –dijo,    y  tomó  sus  manos  entre  las  suyas,  un  gesto  tan  rápido  que  no  podía   evitar,   pero   lo   suficientemente   suave   que   podía   haber   tirado   lejos   si   hubiera   querido.   –No,  Eve.  Me  conoces  mejor  que  eso.  Estoy  tratando  de  cambiar.–   Sus  ojos  se  llenaron  de  lágrimas,  de  repente,  y  ella  se  desplomó  contra  su  pecho.   Michael   puso   sus   brazos   alrededor   de   ella   y   la   abrazó   con   fuerza,   apoyando   su   cabeza   contra   la   suya.   Él   hablaba   en   voz   baja.   Claire   no   podía   oír   lo   que   estaba   diciendo,  pero  en  realidad  no  era  asunto  suyo.   Tomó  el  vaso  de  leche  que  Eve    se  había  servido  para  ella  ,  ya  que  la  forma    en  que   estaba  sentados    ya  no  lo  desearía,  y  se  lo  bebió.  Todavía  debería  habernos  dicho,   ella   pensó,   y   cortó   el   sobre   con   un   cuchillo   de   cocina   para   llevar   a   cabo   la   apertura   de  su  propia  carta  y  tarjeta  de  identificación.  Se  sentía  raro,  al  ver  su  información   en   ese   papel.   Incluso   aunque   los   vampiros   siempre   habían   sabido     que     tipo   de   sangre  era,  donde  vivió  ...  se  sentía  diferente,  de  alguna  manera.   Oficial.   Como  si  fuera  una  especie  de  mercancía.  Peor  aún:  con  el  chip  en  el  mismo,  que   significaba  que  no  se  podía  ocultar,  no  podía  correr.  Ahora,  como  Eve  había  dicho,   tenía   papeles,   tal   como   lo   exigían   en   esas   viejas   películas   de   guerra   en   blanco   y   negro,   tenía   que   llevar   la   tarjeta   o   ser   arrestada   (el   encuentro   de   hoy   había   probado  eso),  y  significaba  que  los  podían  reunir  siempre  que  quisieran  ...  para  ser   interrogados.  O  para  permanecer    en  una  especie  de  campo  de  concentración.   O  peor.   Una  cosa  era  cierta:  A  Shane  Collins  no  le  iba  a  gustar  en  absoluto  ...   y   justo   cuando   pensaba   en   eso,   Shane   golpeó   en   la   puerta   giratoria   de   la   cocina,   se   dirigió   directamente   a   la   nevera   y   cogió   él   mismo   un   refresco   frío   ,que   abrió   y   resoplando    bebió  tres  tragos  de  antes  de  detenerse,  miró  a  Eve  y  Michael,  y  le  dijo:   –Oh,  vamos.  No  me  digan,  ustedes  están  peleando  otra  vez.  En  serio,  ¿no  se  supone   que  hay  un  período  de  luna  de  miel  o  algo  así?  –   –No  estamos  luchando,  –dijo  Michael.  Había  algo  en  su  voz  que  le  advirtió  que  se   trataba  de  un  mal  momento  para  llegar    el  Shane  sarcástico.  -­‐Estamos  intentando.   Vamos  a  estar  arriba.  –   Shane  realmente  abrió  la  boca  para  decir  algo  más,  pero  de  pronto  se  estremeció  y   dio  un  paso  atrás.  –¡Ey!  –dijo,  y  alzó  la  vista  hacia  el  techo.   –Basta,  ¡Miranda!  Brat.–  

Miranda  fue  ...  bueno,  la  fantasma  adolescente  de  la  Casa  de  Cristal.  Uno  verdadero   y  oficial.  Ella  había  muerto  aquí,  en  la  casa,  se  sacrificó  a  sí  misma,  en  la  batalla  con   el  Draug  y  ahora  era  parte  de  la  casa,  pero  invisible  durante  el  día.   Todavía  podía  hacerse  sentir,  cuando  quería,  el  punto  frío  que  ella  había  acabado     de   formar   en   torno   a   Shane   era   una   prueba   de   lo   que   sentía   por   su   impulso   a   acosar  a  Michael  y  Eve  hace  un  momento.  Miranda  no  podía  ser  escuchada  o  vista   durante    el  día,  pero  seguro  que  podía  expresar  su  disgusto.  Y  probablemente  oiría   hablar  de  eso  esta  noche,  en  detalle,  cuando  se  materializara.   Claire  suspiró,  Michael  llevó  a  Eve  de  la  habitación  con  un  brazo  alrededor  de  sus   hombros.   –Aquí,   –dijo,   y   pasó   Shane   el   sobre   con   su   nombre   –Debes   sentarte.   Realmente  esto  no  te  va  a  gustar.–   Sentar  a  Shane  para  discutir  las  cosas  no  sirvió  de  nada,  porque  lo  único  que  logro   fue  una  silla  volcada,  y  Shane  acechando  peligrosamente  en  la  cocina  en  negro   silencio.  Él  trató  de  lanzar  su  tarjeta  de  identificación  en  la  basura,  pero  en  voz  baja   Claire   la   había   recuperado   y   la   puso   sobre   la   mesa,   junto   a   la   de   ella.   La   de   Eve   seguía    abandonada  sobre      el  mostrador.   –¿Sabias  tu  de  esto?  –preguntó  finalmente.  Ella  lo  había  estado  observando   mientras  él  se  paseaba,  no  había  mucho  que  aprender  acerca  de  su  novio  cuando  él   no  estaba  diciendo  nada,  sólo  a  partir  de  la  tensión  de  sus  músculos,  y  la  forma  en   que  se  comportaba.  Cómo  se  veía  ahora  mismo  le  decía  que  estaba  a  punto  de   golpear  algo,  de  preferencia  algo  con  un  conjunto  de  colmillos.  Shane  había   mejorado  lo  de  controlar  sus  impulsos  para  luchar,  pero  en  realidad  nunca  se  fue.   No   podía,   supuso.   Ahora   se   detuvo,     puso   la   espalda   contra   la   pared,   y   utilizó   ambas   manos   para     retirar   su   pelo   bastante   largo   de   su   cara.   Sus   ojos   estaban   muy   abiertos,  oscuro  y  llenos  de  desafío  mientras  la    miraba  a  ella.   –No  –dijo  ella.  Se  sentía  firme,  casi  tranquila,  de  verdad.  –No  voy  a  dejar  pasar  esto   de   largo.   Ninguno   de   nosotros   ,   no   podemos.   ¿Vas   a   venir   conmigo   a   hablar   con   Amelie  al  respecto?  –   –El  infierno  sí,  yo  voy  contigo.  ¿Crees  que  te  dejaría  ir  sola?  –   –¿Prometes  mantener  la  calma?–   –Te  prometo  que  no  voy  a  iniciar  ninguna  pelea.  Pero  quiero  ir  un  poco  seguro,  y  tu   debes  llevar  algo,  también.  No  hay  argumentos.  Sé  que  no  lo  crees  pero  Amelie  no   esta  exactamente  de  nuestro  lado  más,  así  que  confiar  en  ella  está  fuera  de  la  mesa.     Él    se  apartó  de  la  pared  y  abrió  los  armarios  de  debajo  del  fregadero;  allí    habían   varias  bolsas  negras,  su  equipo,  todo  lo  que  perjudicaba  a  los  vampiros  en  alguna   forma.   Claire   quería   ser   valiente   y   decir   que   no   necesitaba   ningún   tipo   de   defensa,   pero   ella   ya   no   estaba   segura   de   eso.   Morganville,   desde   la   derrota   de   el   Draug,   era   ...   diferente.   Diferente   de   diversas   maneras   pequeñas,   indefinible,   pero   definitivamente   no   es   el   mismo,   y   no   estaba   segura   de   que   las   reglas   que   había   aprendido   sobre   cómo   interactuar   con   Amelie,   la   Fundadora   de   vampiros,   eran   los   mismos,   tampoco.   La   vieja   Amelie,   a   la     que   había   llegado   casi   cómoda   sabiendo   que  ...esa  mujer  no le  habría  hecho  daño  sólo  por  estar  en  desacuerdo.   Pero  esta  Amelie  nueva  y  más  poderosa  parecía  diferente.  Más  remota.   Más  peligrosa.   Así   que   Claire   miró   el   contenido   de   la   bolsa   que   había   abierto,   y   sacó   dos   ampollas   de  nitrato  de  plata  líquida,  y  las  puso  en  los  bolsillos  de  sus  pantalones  vaqueros   azules.   No   estaba   vestida   exactamente   para   luchar   contra   vampiros,   aunque   no   había   un   Código   de   vestimenta   para   eso,   pero   estaba   dispuesta   a   sacrificar     el  

mono   azul   cielo   que   llevaba   en   la   parte   superior   en   el   caso   de   una   emergencia.   Lástima  que  no  había  cogido  la  negra  este  mañana.   Ah,   Morganville.   Donde   vestirse   para   ocultar   manchas   de   sangre     era     una   buena   planificación  diaria.   –Debemos  hablar  con  Hannah  primero,  –dijo  mientras  Shane  cogió  un  cuchillo  de   hoja   fina   que   había   sido   recubierto   con   plata.   Comprobó   el   borde,   asintió   con   la   cabeza,   y   lo   metió   de   nuevo   en   la   funda   de   cuero   antes   de   meterlo   en   el   bolsillo   interior  de  su  chaqueta  de  piel.   –Si    piensas  que  va  a  ayudar  –dijo.  Hannah  Moisés  fue  elegida  la    nueva  alcalde  de   Morganville,   había   sido   el   jefe   de   la   policía,   pero   con   la   muerte   de   Richard   Morrell,   ella   terminó   siendo   nombrada   el   primer   ser   humano   de   la   ciudad.   No   era   un   trabajo  que  Hannah  quería,  pero  era  uno  que  había  aceptado  como  el  soldado  que   una  vez  había  sido.  –Aunque  me  imagino  que  si  Hannah  podría  haber  hecho  algo   sobre  esto,  ya  habría  hecho.  Ella  no  necesita  que  le  den  la  noticia.  –   Eso  era  bastante  cierto,  pero  aún  así,  Claire  no  podía  evitar  la  sensación  de  que   necesitaba   aliados   a   su   lado   antes   de   meterme   con   Amelie.   Fuerza   en   los   números,   y   todo   eso,   no   podía   pedir   a   Michael,   no   sin   pedir   a   Eve,   y   Eve   era   un   tema   candente  para  los  vampiros  en  estos  momentos.  Michael  y  Eve  se  habían  casado  de   verdad,   casados   legalmente,   y   habían   desafiado   a   una   buena   parte   de   su   jodida   comunidad.  Al  parecer,  los  prejuicios  no  mueren,  incluso  cuando  la  gente  si.   No  es  que  los  seres  humanos  fueran  felices    por  eso,  tampoco.   –Aún  así,  –dijo  en  voz  alta,  –Vamos  a  ir  a  hablar  con  ella  y  ver  lo  que  puede  hacer.   Incluso  si  solo  viene  con  nosotros  ...  –   –Sí,   lo   sé,   seria   más   difícil   hacernos   desaparecer.   –Shane   entró   ,   inclinó   la   cabeza   y   la   besó,   una   cosa   repentina,   cálida   y   dulce   que   le   hizo   apartar   la   atención   de   sus   preocupaciones   y   concentrarse   totalmente   en   él   por   un   momento.   –Mmm...– murmuró   él,   sin   moverse   de   nuevo   más   allá   de   lo   estrictamente   necesario   para   las   palabras  que  se  forman  entre  sus  labios.  –He  estado  ausente  de  eso.–   –Yo,   también,   –murmuró,   y   se   apoyó   en   el   beso.   Habían   pasado   unos   meses   muy   ocupados,  la  reconstrucción  de  Morganville,  la  búsqueda  de  la  vida  y  el  lugar  de  las   cosas  de  nuevo.  Entonces  ella  había  estado  centrada  y  atrapada  en  la  escuela  ,  una   vez    Prairie  Texas,  la  Universidad  había  reabierto,  estaba  determinada  a    no  tener   que  repetir  las  horas  de  crédito  que  había  perdido  durante  la  emergencia  general.   Su    novio  habían  pasado  por  algunos  momentos  ásperos,  más  que  duro,  realmente-­‐   pero  habían  salido  de  esto  bien,  pensó.  Ellos    se  entendían  entre  sí.   Lo   mejor   de   todo,   es   que   en   realidad   nos   gustamos.   No   eran   sólo   las   hormonas   (aunque   en   este   momento,   ella   era   efervescente   como   una   gaseosa   temblando;   Shane  sólo  tenía  ese  efecto  en  ella),  sino  que  era  algo  más.  Algo  más  profundo.   Algo  especial  que  pensó    en  realidad  va  a  durar.  Tal  vez  incluso  para  siempre.   Shane  la    apartó  y  le  besó  la  punta  de  la  nariz,  lo  que  la    hizo  reír  un  poco.       –Prepárate,  Princesa  Guerrera.  Tenemos  algunas  aventuras  que  hacer.–   Ella   seguía   sonriendo   cuando   salió   de   la   casa,   cogidos   de   la   mano,   caminando   a   través  de  la  media  tarde  caliente  y  ardiente.  Calle  Lot,  su  calle,  estaba  casi  intacta   de   todos   los   problemas   que   Morganville   había   visto,   sino   que   incluso   tenía   la   mayoría  de  su  antiguos  residentes  en  su  lugar.  Al  pasar,  la  señora  Morgan  saludó   con   la   mano   mientras   regaba   sus   flores.   Llevaba   un   traje   de   baño   que   estaba   en   opinión   de   Claire,   demasiado   pequeño,   especialmente   a   su   edad,   que   tenía   que   estar   en   al   menos   treinta   años.   –¡Hola,   Shane!,   –dijo   la   señora   Morgan.   Shane   le   devolvió  el  saludo,  y  le    dedicó  una  sonrisa  deslumbrante.  

Claire  le  dio  un  codazo.  –No  cebo  de  los  pumas.–   –  No  quieres  que  yo  tenga  nada  divertido,  ¿verdad?–   –No  ese  tipo  de  diversión.–   –Oh,  vamos,  no  es  serio.  Ella  sólo  le  gusta  coquetear.  Le  da  un  poco  de   emoción.–   –No  estoy  muy  emocionada.–   La  sonrisa  de  Shane  esta  vez  fue  positivamente  depredadora.   –¿Celosa?–   Ella  lo  estaba,  sorprendentemente,  y  la  escondió  debajo  de  una  mirada.  –Indignada,   más  bien.–   –Vamos,   ¿crees   que   ese   tipo   de   actuación   es   caliente?,   es   probablemente   tan   antigua  como  la  señora  Morgan.–   –Ella   está   en   la   TV.   Esta   modelando   un   bikini   para   ti   dos   puertas   más   abajo   de   nosotros.  –   –Oh,   así   que   es   sobre   el   acceso.   En   otras   palabras,   si   viviera   dos   puertas   más   abajo   y  estuviera  caminando  en  sus  boxers  Joe  ...  –   Ella  le  dio  un  codazo  otra  vez,  porque  esto  no  estaba  resultando  nada  fácil  para     ganar  la  conversación.  Él  gruñó  un  poco,  como  si  le  hubiera  hecho  daño  (que  ella   no   había   hecho   en   absoluto),   y   puso   su   brazo   alrededor   de   sus   hombros.   –Está   bien,   me   rindo,–   dijo.   –No   más   acoso   puma.   Ni   siquiera   voy   a   salir   a   la   calle   sin   camisa  cuando  corte  el  césped.  Pero  tu  tienes  que  hacer  la  misma  promesa.  –   –No  hay  que  salir  a  la  calle  sin  camisa.  Seguro.–   –No,  –dijo  él,  y  de  repente  estaba  completamente  serio.  –No  coquetear  con  chicos   mayores.  Sobre  todo  los  muy  viejos.  –   Se   refería   a   Myrnin,   su   jefe   vampiro,   amigo,   mentor,   y   a   veces   la   pesadilla   de   su   existencia.   Loco,   Myrnin   tremendamente   sentimental,   que   parecía   que   le   gustaba   ella  más  de  lo  que  era  bueno  para  ninguno  de  ellos.   Y  a  veces  no  había  hecho  un  muy  buen  trabajo  para  manejar  eso,  ella  tenía  que    admitirlo.   –Yo  prometo,  –dijo.  –No  coquetear.  –   Él  le  lanzó  una  mirada  de  soslayo  que  estaba  un  poco  dudosa,  pero  asintió.   –Gracias.–   Aparte  del  brillante  bikini  naranja  de  la  señora  Morgan,  caminaron  sin  incidentes,   Morganville  no  era  un  lugar  enorme,  y  desde  la  calle  Lot  a  la  Oficina  del  Alcalde  era   de  unos  diez  minutos  a  una  hora  de  paseo,  con  las  actuales  temperaturas  de  finales   de  primavera,  suficiente  para  comenzar  realmente  a  sentir  la  quemadura  de  la  sol   cayendo   como   plomo.   Claire   estaba   un   poco   agradecido   cuando   Shane   abrió   la   puerta   y   se   metió   en   el   refrigerador,   el   espacio   más   oscuro   ,el   vestíbulo   del     Ayuntamiento   de   Morganville   .   Ha   sido   reconstruido,   en   su   mayoría,   pero   una   cosa   acerca   de   los   vampiros:   exigian   un   alto   nivel   en   sus   edificios   cívicos.   El   lugar   se   veía   genial,   con   suelos   de   mármol   y   columnas   nuevas   de   aspecto   elegante   las   lámparas  del  techo.  Elegancia  del  viejo  mundo  en  el  medio  de  la  nada,  Texas.   Un  mostrador  de  madera    para  Información,  situado  en  el  centro  del  vestíbulo,   atendida   por   una   mujer   guapa   probablemente   termino   hace   pocos   años   la   universidad.   La   placa   de   identificación   frente   a   ella   decía   su   nombre   Annabelle   Lange.  Mirando  hacia  arriba  cuando  Claire  y  Shane  se  detuvieron  frente  a  ella,    les   dio   una   calurosa   bienvenida   .   Tenia   pelo   castaño   lo   llevaba   largo   y   brillante,   y   azules   ojos   ...   todo   muy   bonito,   y   toda   su   atención   se   centró   en   Shanen  

inmediatamente.   Esto   era   peor   que  la   señora   Morgan   por   mucho.   Annabelle   no   era   vieja.  Y  ella  no  tenía  que  usar  un  bikini  Day-­‐Glo  para  llamar  la  atención.   –Estamos   aquí   para   ver   a   la   alcalde   –dijo   Claire   antes   de   que   pudiera   hablar   Annabelle  o  pregunte  a  Shane  por  su  número  de  teléfono.  –Claire  Danvers  y   Shane  Collins,  –Annabelle  la  interrumpió,  sin  dejar  de  sonreír.  –Sí,  lo  sé.   Un  momento,  voy  a  ver  si  la  alcalde  Moisés  está  disponible.–   Se  dio  la  vuelta  y    cogió  un  teléfono.  Mientras  ella  estaba  ocupada,  Claire  envió  a   Shane   una   mirada   significativa.   Él   arqueó   las   cejas,   claramente   divertido.   –Yo   no   hice  nada,  –dijo.  –No  es  del  todo  mi  culpa.–   –Deja  de  ser  tan  ...–   –¿Encantador?  ¿Atractivo?  ¿Irresistible?  –   –Me  voy  con  arrogante.–   –Ay.  –Antes  de  que  pudiera  defenderse,  la  recepcionista  estaba  de  vuelta,  todo   sonrisas  y  hoyuelos.   –La   alcalde   Moisés   está   en   una   reunión,   pero   ella   dice   que   puede   trabajar   inmediatamente  después.  Si  quieren  pueden  ir  arriba  y  esperar  en  su  oficina  ...  –   –Gracias   –dijo   Shane.   Y   la   chica   en   realidad   lo   que   hizo   fue   morderse   el   labio   diciendo   de   forma   abreviada     estoy   disponible   y   bajo   las   pestañas   dándole     un   latigazo   con   la     mirada.   Libro   de   Texto.   Claire,   no   pude   evitar   poner   los   ojos   en   blanco,  no  es  que  realmente  no  existan  en  el  planeta    Annabelle  Lange  en  absoluto.   Shane   lo   notó,   sin   embargo.   Por   supuesto.   Él   empujó   a   Claire,   rápido   a   los   ascensores.  –Vamos,  que  no  valía  la  pena  todo  ese  esfuerzo  en  una  reacción.  Ella  es   sólo  ...  amable.  –   –Si  fuera  más  amable,  estaría  dando  una  vuelta  de  baile  ahora  mismo.–   –Woo.  ¿Quién  te  convirtió  en  el  monstruo  de  ojos  verdes?  Y  no  me  digas  que  te  picó   una  araña  radiactiva.  No  hay  superhéroe  de  los  celos.  –   Cuando  ella  no  respondió  antes  de  llegar  a  los  ascensores,  pulso  el    botón  y  luego   se  volvió  hacia  ella.  No  era  sólo  una  especie  de  mirada  ocasional,  sino  que  era  una   mirada  de  nivel  muy  directo,  y  la  cogió  un  poco  desprevenida  a  Claire.  –En  serio.   ¿De  verdad  crees  que  estoy  pensando  en  la  señora  Morgan?  ¿O  como  se  llame  de   vuelta  allí?  –   –Annabelle,  –dijo  Claire,  y  deseó  no  haber  demostrado  tan  rápido  que    recordaba     el  nombre  de  la  chica.  –No.  Pero  –   –¿Pero   qué?   –No   era   como   Shane   ser   tan   grave.   –Sabes   que   yo   sólo   estaba   de   broma  con  lo  de  la  señora  Morgan,  ¿verdad?  Yo  no  iría  allí.  O  a  cualquier  lugar.  Yo   es  decir,  miro  a  las  chicas,  porque  vamos,  que  es  biológico.  Pero  Te  amo.  –lo  dijo  así     de   manera   casual   que   envió   un   escalofrío   a   través   de   ella,   hasta   el   fondo   de   sus   pies.   Cuando   Shane   era   serio,   cuando   llegó   con   esa   mirada   constante,   la   calma   en   sus   ojos   ,   sentía   frío   y   caliente   por   todas   partes.   Como   si   estuviera   flotando   en   algún   lugar  muy  alto,  donde  el  aire  era  terriblemente  delgado  pero  embriagador.   –Lo  sé,  –susurró,  y  se  acercó  más  a  él.  –Es  por  eso  que  estoy  celosa.–   –Sabes  que  eso  no  tiene  sentido,  ¿verdad?–   –Así   es.   Porque   ahora   tengo   mucho   más   que   perder,   y   más   cada   vez   que   me   besas.   Pienso  en  perderte,  y  me  duele.  –   Él  sonrió.  Se  le  ocurrió  que  Shane  no  sonreía  mucho  con  otras  personas,  sólo  con   ella,  y  ciertamente  no  de  esa  manera.  Era  tan  ...  caliente,  teniéndolo  para  ella  sola.  – No  me  vas  a  perder,  –dijo.  –Mi  promesa  de  que.–   Independientemente  de  lo  que  iba  a  decir,  ella  no  habría  conseguido  pensar  

en    ello,  el  silencio  feliz  fue  interrumpida  por    el  timbre  suave  del  ascensor.  Shane   le  ofreció  su  brazo,  y  ella  lo  tomó,  sintiéndose  estúpida  y  un  poco  risueña,  de  que  él   la  acompañara  en  el  ascensor.   Tan  pronto  como  las  puertas  se  cerraron,  Shane  apretó  el  botón  del  tercer  piso   (Marco   con   audacia   el   botón   que   decía       OFICINA DEL ALCALDE     y   luego   retrocedió   hasta   ella   contra   la   pared,   inclinó   la   cabeza   y   la   besó   de   verdad.   Mucho.   Profundamente.  Su  labios  se  sentían  suaves,  húmedos  y  dulces  y  más  que  un  poco   demasiado   calor   para   estar   en   público,   ella   hizo   un   sonido   de   protesta,   poca   lo   que   era   la   mitad   de   una   advertencia   de   que   la   puerta   se   va   a   abrir   en   cualquier   momento.   La   otra   mitad   de   ella   estaba   pidiendo   ignorar   por   completo   la   advertencia   y   sólo   seguir   adelante   ...   pero   entonces   él   se   movió   hacia   atrás,   respiró   hondo  y  dio  un  paso  atrás  cuando  las  puertas  se  abrieron.   Seguía  sonriendo,  y  ella  no  podía  dejar  de  mirarlo.  De  perfil,  esos  labios  eran  ...  sí.   Deliciosos.   –Claire,  –dijo,  y  le  hizo  un  gesto  después  de  ti.   –Oh  –dijo  ella  brillantemente,  y  saco  su  cabeza.   –Así  es.  Gracias.–   La   ola   de   calor   del   ascensor   estaba   rota,   porque   cuando   ella   y   Shane   salieron   al   pasillo,   una   puerta   se   cerró   de   golpe   al   final   del   pasillo,   y   una   chica   alta   con   una   falda   corta   y   tacones   de   diseñador   llegó   a   zancadas   por   la   esquina.   El     color   de   temporada   fue   color   rosa   caliente,   y   estaba   prácticamente   brillando   en   la   oscuridad  con  ella  ...  la  falda,  los  zapatos,  el  esmalte,  la  barra  de  labios.   Los  labios  hicieron  una  mueca  particularmente  amarga  cuando  Mónica  Morrell    los   detectó  a  ellos    dos.  Sus  pasos  se  desaceleraron  por  un  segundo,  y  luego  se  echó  su   brillante   cabello   sobre   los   hombros   y   siguió   avanzando.   –Que   alguien   llame   a   seguridad  los  vagabundos  están  aquí    de  nuevo,  –dijo.  –Oh,  no  importa.  Eres  solo   tu.  Aquí  visitando  a  su  oficial  de  libertad  condicional,  ¿Shane?  –   Sonaba  clásicamente  Mónica,  significaba  niña  en  edición  de  luxe,  pero  había  algo   diferente  en  ella,  pensó  Claire.  El    corazón  de  Mónica  no  parecía  estar  en  ella  nunca   mas.  Se  veía  un  poco  pálida  bajo  su  bronceado  de  aerosol,  y   a   pesar   del   maquillaje   y  la  ropa,  ella  parecía  un  poco  perdida.  El  mundo  había  finalmente  y  con  decisión   golpeado  los  pilares  de  debajo  de  Mónica  Morrell,  y  Claire  deseó  poder  sentir  más   satisfacción  con  eso.   Todavía     sentía   el   pulso   de   la   ira   y   el   resentimiento   sordo,   claro,   eso   estaba   bastante   mas   profundo   en   su   interior,   después   de   los   años   de   abuso   de     Mónica   desde  que  había  llegado,  se  había  acumulado  mucho  resentimiento  .   Sin   embargo,   sabiendo   lo   que   sabía,   no   había   suficiente   deseo   de     venganza   para   ver  a  Mónica  fuera  de  balance.   –Mónica,  –dijo  Shane.  Nada  más.  La  observó  de  la  forma  en  que  te  mira  un  pitbull   potencialmente   hostil,   dispuesto   a   todo,   pero   el   no   estaba   reaccionando   a   su   tontería.  Mónica  no  le  devolvió  el  saludo.   –Lindo   vestido   –dijo   Claire.   Se   refería   a   eso.   El   color   rosa   caliente   parecía   particularmente   bueno   en   Mónica,   y   era   evidente   que   se   había   tomado   una   gran   cantidad  de  tiempo    mirando  su  conjunto.   Mónica  pulsó  el  botón  del  ascensor,  ya  que  las  puertas  se  habían  cerrado  ya,   y  dijo:  –¿Eso  es  todo?  ¿Bonito  vestido?  Ni  siquiera  vas  a  preguntarme  si  me   asaltaron,   ¿que   soy,   una   prostituta   para   ti   o   algo   así?   Incapacitada   Danvers.   Es   necesario  esforzarse  mas  si  quieren  dar  una  buena  impresión.  –   –¿Cómo  estás?  –preguntó  Claire.  Shane  hizo  un  sonido  de  protesta  en  su  espalda  

con  su  garganta,  siendo  ignorado  por  ella,  tal  vez  esto  era  inútil,  tratando  de   ser  empática  con  Mónica,  pero  en  realidad  no  era  la  naturaleza  de  Claire    no   intentarlo.   –¿Cómo  estoy?  –Sonaba  Mónica  perpleja,  y  por  un  momento,  miró  directamente  a   Claire.   Sus   ojos   fueron   maquillados   por   expertos,   pero   bajo   las   capas   de   recubrimiento  se  veían  cansados  y  un  poco  hinchados.  –Mi  hermano  esta  muerto,  y   solo  los  necios  se  quedaron  allí  y  dejaron  que  sucediera.  Eso  es  lo  que  me  pasa.  –   –Mónica  –la  voz  de  Shane  era  más  suave  de  lo  que  Claire  esperaba.  –Tu  sabes    que   eso  no  es  lo  que  pasó.  –   –¿Es  verdad?  –Mónica  sonrió  ligeramente,  sus  ojos  nunca  dejaron  a  Claire.  –Sé   lo  que  la  gente  me  dijo  que  pasó.  –   –Estuviste  hablando  con  Hannah,  –supuso  Claire.  –¿No  te  ha  dicho  ...–   –No  es  asunto  tuyo  lo  que  hablamos,  –interrumpió  Mónica.  El  ascensor  sonó  para   ella,  y  ella   entró   al   abrirse.   –No  creo    a  ninguno   de   ustedes.   ¿Por   qué   iba   a   hacerlo?   Todos   ustedes     me   han   odiado   desde   siempre.   En   lo   que   a   mí   respecta,   todos   pensamos   que   se   trataba   de   una   venganza.   ¿Sabes   una   cosa?   La   venganza   es   una   perra.  Y  yo  también  –   Mónica  parecía  ...  sola,  pensó  Claire,  cuando  las  puertas  se  cerraron  tras  ella.   Sola  y  un  poco  asustada.  Ella  siempre  había  sido  aislada  del  mundo  real,  primero   por   su   padre,   el   ex   alcalde   de   Morganville,   y   por   sus   fieles     compañeras   de   la   chica   mala.   Su   hermano,   Richard,   no   la   había   mimado,   pero     la   había   protegido,   también,   cuando  él  pensó  que  era  necesario.  Ahora  que  Richard  había  desaparecido,  muerto   por     el   Draug   salvaje,   tenía   ...   bueno,   nada.   Su   poder   estaba   prácticamente     desaparecido,  y  con  el,  sus  amigos.  No  era  más  que  otra  chica  bonita  ahora,  y  si  a   una  cosa  Mónica  no  estaba  acostumbrada    a  ser,    era...  normal.   –Pensé  que  estaría  menos  ...–   –¿Malévola?  Suministro  Shane.  –Sí,  buena  suerte.  Ella  no  es  la  reforma  escrita.  –   Claire   le   dio   un   codazo.   –¿Te   gusta?   Porque   como   yo   lo   recuerdo,   eras   todo   actitud   de  chico  malo,  malo  cuando  te  conocí.  Así  que  ¿  la  has,  perdonado?   Así  no  es  como  tú  eres,  Shane.  –   Shane   se   encogió   de   hombros,   un   lento   giro   de   sus   hombros   parecía   estar   más   cerca   de   deshacerse   de   la   tensión   que   de   expresar   una   emoción.   –Podría   haber   estado   equivocado   acerca   de   algunas   cosas   que   hacía   antes   –dijo.   –Eso   no   quiere   decir  que  no  es  una  pérdida  de  tiempo  en  general,  sin  embargo.  –   Bueno,   él   tenía   razón   en   eso,   y   dado   que   Mónica   había   desaparecido,   no   tenia   sentido   estar   gastando     el   tiempo   hablando   de   ella,   de   todos   modos.   Tenían   una   cita,  y  cuando  doblaron  la  esquina  hacia  la  oficina  de  la  alcalde,  se  encontraron  con   la  puerta  abierta,  y  la  recepcionista  en  su  escritorio.   –¿Sí?–   La   recepcionista   aquí,   a   diferencia   de   la   planta   baja   ,   era   toda   negocio   ...  fría,   con   rayos   X     en   los   ojos   azules   que   escaneó     a   los   dos   de   arriba   a   abajo   y   emitió   un   veredicto  de  no  muy  importante.  –¿Te  puedo  ayudar?–   –Estamos  aquí  para  ver  a  la  alcalde  Moisés  –dijo  Claire.  –Uh,  Claire  Danvers  y   Shane  Collins.  Llamamos.   –Tomen   asiento.   La   recepcionista   volvió   a   su   pantalla   del   ordenador,   completamente   desinteresada   en   ellos,   incluso   antes   de   trasladarlos   a   la   sala   de   espera.   Era   lo   suficientemente   cómoda,   pero   las   revistas   eran   antiguas,   y   en   unos   pocos   segundos   Claire   se   encontró   con   ganas   de   hacer   algo,   así   que   sacó   su   teléfono   y   comenzó  a  desplazarse  a  través  de  textos  y  correos  electrónicos.  No  había  muchos,  

porque     su   círculo   de   amigos   amantes   de   la   tecnología   no   era   muy   grande.   La   mayoría   de   los     residentes     vampiros   de   Morganville   no   la   sabían   dominar   con   destreza   y   no   habían   querido   probar   alguna   vez.   Y   los   seres   humanos   eran   demasiado   cautelosos   de   la     supervisión   de   la   red   y   no   les   gustaba   comprometerse   mucho.   Sin  embargo,  Eve  le  había  vinculado  a  un  video  divertido  de  un    gato,    que  era    un   agradable  descanso  de  lo  habitual,  vampiro  relacionado  con  el  caos.  Claire  lo  miró   dos  veces  mientras  Shane  hojeó  la  revista  de  Deportes  Ilustrada  de  una  década  de   edad,   antes   de   que   la   recepcionista   finalmente   dijera:   –la   Alcalde-­‐   Ella   probablemente  iba  a  fríamente  a  pronunciar  que  el  alcalde  les  ve  ahora,  pero  fue   interrumpida   por     la   puerta   abriéndose   a   la   oficina   interna   del   alcalde,   y   Hannah   Moisés  saliendo.   –Claire,  Shane,  pasen,  –dijo,  y  cortó  con  una  mirada  a  su  ayudante.   –No  somos  tan  formales  aquí.–   La   boca   de   la   recepcionista   se   apretó   en   un   pliegue   amargo,   y   ella   apuñalo   las   teclas   de   su   ordenador   como   si   tuviera   la   intención   de   hundir   su   huellas   dactilares   en  ellas.   Mayor   Moisés,   sonaba   tan   extraño,   honestamente,   cerró   la   puerta   detrás   de   ellos   dos   y   dijo:   –Lo   siento   por   Olive.   Ella   la   he   heredado   de   dos   administraciones   anteriores.   Así   que.   ¿Qué   era   tan   urgente?   ,   –Indicó   dos   sillas     frente   a   su   mesa   mientras  tomaba  asiento  y  se  inclinó  hacia  delante,  los  codos  sobre  la  superficie  de   madera   lisa.   Había   algo   elegante   y   compuesto   por   ella,   y   algo   intimidante,   también   ....  Hanna  era  una  mujer  alta,  angulosa,  con  la  piel  de  color  chocolate  muy  oscuro.   Ella  era  atractiva,  y  de  alguna  manera  la  cicatriz  (un  recuerdo  de  Afganistán  y  su   carrera   en   el   ejercito)   sólo   funcionaba   para   hacerla   más   interesante.   Se   había   cambiado   el   pelo;   las   trenzas   ordenadas   se   habían   ido,   y   ella   se   había   afeitado   cerca  de  la  cabeza  de  una  manera  que  la  hacía  parecer  una  hermosa  pieza,  de  una   escultura  de  miedo.   Ella   había   cambiado   su   uniforme   de   policía   por   las   chaquetas   a   medida   y     pantalones   bruscamente,   pero   la   mirada   era   todavía   de   alguna   manera   oficial   ...   hasta   el   pin   de   Morganville   en   su   solapa.   Puede   que   no   tenga   un   arma   más,   pero   aún  parecía  completamente  competente  y  peligrosa.   –Aquí,  –dijo  Shane,  y  le  entregó  su  tarjeta  de  identificación.  –¿Qué  demonios  pasa   con    estas  cosas?  –Desde  luego,  no  estaba  perdiendo  el  tiempo.   Hannah  lo  miró  y  se  lo  devolvió  sin  una  sonrisa.  –¿  No  te  gusta  tu  foto?  –   –Vamos,  Hannah.–   –Hay   ciertos   ...   compromisos   que   he   tenido   que   hacer,   –dijo.   –Y   no,   no   estoy   contenta  con  ellos.  Pero  llevar  tarjetas  de  identificación  no  te  va  a  matar.     –Las  licencias  de  caza  podría,  –dijo  Claire.  –La  carta  de  Michael  dice  que  están   de  nuevo  en  vigor.  Cada  vampiro  puede  matar  a  un  humano  al  año,  libre  y  claro.     –¿Lo  sabías?  –    Ella  obtuvo  una  mirada  aguda,  ilegible  por  parte  de  la  alcalde,  y  después  de  un   momento,  Hannah  dijo:  –Yo  soy  consciente  de  ello.  Y  en  ello.  Tenemos  una   reunión  extraordinaria  esta  tarde  para  hablar  de  ello.  –   –¿Discutir   esto?,   –dijo   Shane.   –Estamos   hablando   acerca   de   las   licencias   de   asesinato,  Hannah.  ¿Cómo  se  puede  firmar  para  autorizar  esto?  –   –No  firmé  la  autorización.  Yo  estaba  en  minoría  ,  –dijo.  –Oliver  tiene  ...   influencia  sobre  Amelie  ahora.  En  la  derrota  del  Draug  que  teníamos  que  hacer,  por   la  seguridad  de  la  población  humana    pero  también  se  elimino  la  única  cosa  que  los  

vampiros  realmente  temían.  Desde  luego,  no  tienen  miedo  de  los  humanos  más.–   –Será  mejor  que  esto,  dijo  Shane  con  gravedad.  –Nunca  hemos  adoptado  nada  de   esto  acostados.  Eso  no  va  a  cambiar  .   –Pero  –Amelie  prometió  que  las  cosas  cambiarían,  –dijo  Claire.  –Después  de   que  derrotó  a  su  padre,  el  Obispo.  Ella  dijo  que  los  humanos  tendrían  un  lugar  igual   en  Morganville,  ¡que  todo  esto  de  caza  se  dejaría!  Ya  la  has  oído.  –   –Lo   hice.   Y   ahora     ha   cambiado   de   opinión,   –dijo   Hannah.   –Créeme,   traté   de   detener  toda  la  cosa,  pero  Oliver  está  a  cargo  del  día  a  día  del  negocio.  Ha  puesto    a   dos   vampiros   más   en   el   Consejo   de   Mayores,   lo   que   hace   el   tres   a   uno   si   votamos   a   lo   largo   de   las   líneas   de   frente   vampiro-­‐   humanos.   En   pocas   palabras,   puede   simplemente  ignorar  mis  votos.  –Ella  parecía  tranquila,  en  su  mayoría,  pero    Claire   notó  la  rigidez  en  los   músculos  de  su   mandíbula   y   la   forma   en   que   miró  hacia  otro   lado  como  si  reviviera  un  mal  recuerdo.   Claire   siguió   su   mirada   y   vio   una   caja   de   cartón   solitario     en   la   esquina.   Hannah   no   había   tenido   el   trabajo   mucho   tiempo,   por   lo   que   podría   haber   sido   desembalaje   que   queda   por   hacer   ...   pero   por   lo   que   sabía   de   ella,   la   alcalde   Moisés   no   era   de     dejar  que  las  cosas  se  queden  alrededor    sin  hacer.   –¿Hannah?–   La  alcalde  se  centró  en  ella,  y  por  un  segundo  Claire  pensó  que  podría   hablar  de  lo  que  le  molestaba,  pero  luego  negó  con  la  cabeza.  –No  importa  –dijo.     –Claire,   por   favor   toma   mi   consejo.   Deja   esto.   No   hay   nada   que   puedas   hacer   o   decir  que  vaya  a  cambiar  su  mente,  y  Amelie  no  es  la  persona  sabía  de  antes.  No  es   razonable.   Y   no   es   seguro.   Si   pudiera     poner   fin   a   esto,   yo   lo   haría,   siete   generaciones  de  mi  familia  provienen  de  Morganville,  y  yo  no  quiero  ver  las  cosas   hacia  el  sur  más  de  lo  que  están.  –   –Pero,   si   no   hablamos   con   Amelie,   ¿qué   se   supone   que   debemos   hacer   para   detenerlo?–   –No  lo  sé,  –dijo  Hannah.  Parecía  enfadada  y  se  conmovió  profundamente.  –Yo,   simplemente  no  lo  sé.  –   En  momentos  como  estos,  Claire  recordó  bruscamente  que  Hannah  no  era  sólo  una   sheriff  de  pueblo  pequeño  ascendida  a  Alcalde.  Había  sido  soldado,  y  había  luchado   por  su  país.  Hannah  había  tomado  las  armas  en  Morganville  antes,  y  en  una  pelea   no   había   nadie   mejor   que   ella   para   que   Claire   quisiera   a   sus   espaldas     (Excepto   Shane).   –Eso   no   es   una   respuesta   –dijo   Shane.   Golpeó   la   tarjeta   de   identificación   de   nuevo.   –Usted  no  esta  siendo    realmente  seria  acerca  de  llevar  estas  cosas.  –   –Esa   es   la   nueva   ley   de   la   tierra,   Shane.   Llévelo   o   te   multó   a   la   primera,   la   segunda   vez,  es  la  cárcel.  No  puedo  aconsejarle  a  hacer  otra  cosa  que  cumplir.  –   –¿Qué  obtenemos  la  tercera  vez,  las  acciones  y  la  burla  pública?–   –No  habría  una  tercera  vez,  –dijo.  –Lo  siento.  Realmente  lo  siento.  –   Él  la  miró  durante  un  largo  momento,  luego  silenciosamente  lo  puso  de  nuevo  en   su  bolsillo.  Claire  conocía  esa  mirada,  y  vio  el  salto  del  músculo  inquieto  a  lo  largo   de  su  mandíbula.  Estaba  contando  hasta  diez,  en  silencio,  dejando  ir  el  impulso  a   decir  algo  loco  y  suicida.   Cuando  él  dejó  escapar  el  aliento  lentamente,  sabía  que  estaba  bien,  y  sentía  que  la   tensión  que  ella  ni  siquiera  sabía  que  había    empezaba  a  destrenzarse  a  lo  largo  de   su  columna  vertebral.   –Gracias  por  recibirnos,  –dijo  Claire,  y  Hannah  se  levantó  para  ofrecer  su  mano.   Claire  aceptó,  aunque  todavía  se  sentía  torpe  su  apretón  de  manos.  Tratando  de  ser  

profesional   siempre   la   hacía   parecer   como   un   fraude,   como   un   niño   jugando   a   disfrazarse.   Pero  ella  trató  de  sostener  la  mirada  de  Hanna  cuando  ella  le  devolvió  el  apretón   firme  y  seco.     –¿Seguro  que  no  quieres  venir  con  nosotros?  –   –¿Tienes  la  intención  de  ir  a  ver  a  Amelie?–   –Tenemos   que   intentarlo   –dijo   Claire.   –No   podemos   hacer   otra   cosa,   como   has   dicho,  solía  escucharme    un  poco.  Tal  vez  aún  lo  hará.  –   Hannah  negó  con  la  cabeza.  –Muchacha,  tienes  agallas,  pero  te  estoy  diciendo,  eso   no  va  a  funcionar.  –   –¿Vas  a  hacer  una  cita  para  mí,  sin  embargo?  De  esta  manera  hay  un  registro.   –Lo  haré.  –Hannah  miró  a  Shane.  –¿Vas  a  dejar  que  haga  esto?–   –No  está  sola.–   –Bueno.–   Diez   segundos   más   tarde,   estaban   en   la   sala   de   espera,   bajo   la   mirada   jurado     de   la   asistente,  y  luego  en  el  pasillo.  Claire  respiró  hondo.   –¿Hemos  realmente  logrado  algo?–   –Sí,   –dijo   Shane.   –Nos   dimos   cuenta   de   que   Hannah   no   nos   va   a   ayudar   mucho.   Vaya  usted  a  saber,  ¿un  alcalde  de  Morganville  cuyas  manos  están  atadas?  ¿Quién   vio   lo   que   viene?   –dijo   a   Claire   y   le   puso   la   mano   en   el   hombro.   –Voy   a   ir   contigo   a   ver  Amelie.–   –Eso   es   dulce,   pero   llevarte   conmigo   es   una   especie   de   invitación   a   crear   problemas.–   –Sólo  porque  ellos  saben  que  yo  prefiero  a  mis  vampiros  extra-­‐crujiente  ...–   –Así  es.  –Claire  unió  su  mano  en  el  hombro  con  la  de  el.  –Voy  a  tener  cuidado.–   –Quise  decir  lo  que  dije.  No  vas  a  entrar  ahí   sola,  –dijo.  –Toma  a  Michael.  O,  y  no   puedo  creer  que  esté  diciendo  esto  realmente  toma  a  Myrnin.   Simplemente  tener  a  alguien  que  cuide  tu  espalda,  ¿de  acuerdo?  –   Era   realmente   algo   si   Shane   le   sugirió   ir   a   cualquier   lado   con   Myrnin,   y   por   muy   buenas   razones   ....   Myrnin   tenía   sentimientos   por   ella,   y   él   sentía   algo   por   Shane,   también,   pero   totalmente   en   el   sentido   contrario.   Myrnin   probablemente   pensó   en   la   muerte   de   su   novio,   y   Shane   y   tenía   las   mismas   fantasías.   Era   un   odio   mutuo,   extrañamente  alegre,  aunque  no  llegó  a  un  conflicto  abierto.   –Está  bien,  –dijo  Claire.  Ella  no  lo  decía  en  serio,  pero  le  tocó  que  estaba  tan   genuinamente   preocupado   por   su   seguridad.   Había   sobrevivido   a   muchas   cosas   en   Morganville   –no   tanto   como   Shane,   concedido,   y   pensaba   de   ella   misma     como   bastante  dura  en  estos  días.  No  era  indestructible,  pero  ...  resistente.   Un  día  de  estos,  tendría  que  sentarse  con  el    y    explicarle  que  ya  no  era    frágil    como   a  los  dieciséis  años  de  edad  cuando    la  había  conocido,  ella  era  una  adulta  ahora  (lo   que  no  se  sentía  ese  cambio  de  estado,  sin  embargo,  a  pesar  de  los  cumpleaños)  y   se   había   demostrado   que   podía   responder   a   los   retos   de   la   supervivencia   por   aquí.   Y   si   bien   era   dulce   y   encantador   que   quisiera   protegerla,   en   cierto   punto     realmente  necesitaba  hacerle    entender  que  no  era  su  trabajo    hacerlo,  las  24  horas   del  día.   Vinculó  su  brazo  con  el  de  ella  y  la  acompañó  hasta  el  ascensor.  No  hubo  repetición     del   beso,   fue   un   poco   decepcionante,   pero   francamente   él   había   ignorado   a     su   posible  acosadora  Annabelle  en  el  vestíbulo  exterior.  Eso  fue  mejor.  

Después  de  el  frío  del  vestíbulo,  caminando  hacia  el  sol  era  como  golpear  un  horno   de   bruces,   Claire   parpadeó   y   tomó   sus   gafas   de   sol.   Eran   baratas   y   divertidas,   un   regalo  de  Eve,  por  supuesto.  Cuando  ella  se  las  ajustó,  vio  algo  extraño.   Mónica  Morrell  todavía  estaba  aquí.  De  pie  en  la  parte  inferior  de  los  escalones,   apoyada   en   una   columna   de   granito   imponente   (el   Palacio   de   Justicia   fue   construido  en  un  estilo  que  ha  Claire  le  gustaba  llamar  Mausoleo  Early  American)  y   protegiéndose   los   ojos   para   mirar   hacia   la   calle.   El   viento   caliente   agitó   su   pelo   largo,   brillante,   oscuro,   como   una   hoja   de   seda,   y   ese   vestido-­‐como   siempre-­‐se   acerca   peligrosamente   a   violar   las   leyes   de   la   decencia   cuando   la   brisa   avanzó   hasta  el  borde.   Shane  la  vio,  también,  y  más  lento,  disparo  a  Claire  una  mirada  de  soslayo.   Ella  asintió  en  silencio.  Era  extraño.  Mónica  no  se  queda  en  las  plazas,  al    no  ser    que    estuviera  haciendo  una  declaración  de  algún  tipo.  Ella    siempre  estaba  en   movimiento,  como  un  tiburón.   –Huh,   –dijo   Mónica.   –Eso   es   raro.   ¿No   crees   que   es   raro?   –Ella   dirigió   la   observación   al   aire,   pero   Claire   supuso   que   lo   encaminó   a   ella   y   Shane.   Más   o   menos.   –¿Qué?  –preguntó  ella.   –La   camioneta,   –dijo   Mónica,   y   echó   la   cabeza   hacia   la   calle.   –Estacionada   en   la   esquina.  –   –Dulce,  –dijo  Shane.  –Alguien  tiene  ruedas  nuevas.–   –Modelo  de  este  año,  –dijo  Mónica.  –Sé  que  es  un  hecho  que  nuestro  lame-­‐culo   lote   de   autos   no   tiene   ni   siquiera   el   modelo   del   año   pasado.   Tuve   que   ir   todo   el   camino  a  Odessa  para  comprar  mi  convertible.  Morganville  no  es  exactamente    de   mantenerse  al  día  con  la  vanguardia.   –Está  bien.  –Se  encogió    Shane.  –Alguien  fue  a  Odessa  y  se  compró  una  camioneta   nueva.  ¿Por  qué  es  tan  raro?  –   –Porque  yo  lo  sabría  si  lo  hicieran,  estúpido.  Nadie  en  Morganville  se  compró  una   camioneta   nueva   en   años.   –Ella   sonaba   confiada.   Mónica   era   la   reina   del   chisme   de   la  ciudad,  y  Claire  tuvo  que  admitir  que  ella  tenía  razón.  Ella  lo  sabría.   Probablemente  conoce  los  números  de  serie  de  cada  compra,  y  el  número  de  veces   que   se   ha   conducido   a   través   de   la   ciudad,   y   lo   que   el   conductor   había   estado   usando   en   cada   ocasión.   –Además,   ¿que   brilla?   Eso   es   lo   de   la   ciudad   no,   país.   Y   echa  un  vistazo  a  la  coloración.  –   –¿Y?,  –preguntó  Claire.  La    mayoría  de  los  coches  brillantes  en  Morganville  tenían     ventanas   súper   oscuras,   debido   a   que   eran   propiedad   de   personas   que   eran-­‐por   decirlo  suavemente-­‐  alérgicos  al  sol.   –Eso  no  es  tonos  de  vampiros,  –dijo  Shane.  –Oscuro,  pero  no  tan  oscuro.   Material  personalizado.  Huh.  Y  hay  un  logo  en  el  lateral.  Realmente  no  puedo  verlo,   sin  embargo,  y  ...  –Su  voz  se  apagó  cuando  se  abrieron  las  puertas  de  la  furgoneta.   Tres    personas  salieron  .   –Oh  –dijo  Mónica.  –Oh.  Mi  Dios.  Míralo.  –   Había   dos   hombres   que   habían   salido   de   la   furgoneta,   pero   Claire   sabía   exactamente   lo   quería   decir   ....   Había   un   solo   él,   incluso   a   una   distancia.   Alto,   moreno,  latino,  caliente.   –Eso,  –continuó  Mónica,  con  una  voz  que  sonaba  muy  parecido  a  admiración,   –Es   un   dulce   hombre   serio.   –Shane   hizo   un   sonido   de   lanzamiento   con   la   parte   posterior   de   la   garganta,   lo   que   trajo   una   sonrisa   en   los   labios   sin   prisa  de   Mónica.   –Apuesto  a  que  si  lo  lamiera,  incluso  había  sabor  a  fruta.  Fruta  de  la  pasión.  –  

Había  una  mujer,  demasiado  alta,  de  piernas  largas,  con  el  pelo  rubio  recogido  en   una  cola  de  caballo  ,  brillante.  Parecía  bastante,  demasiado,  pero  Claire  tenía  que   admitirlo,   su   atención   estaba   en   el   “Hombre   Dulce”   señor.   Incluso   a   distancia,   Mónica  había  clavado  la  descripción.  Ella  se  apartó  de  la  columna  y  partió  con  un   paso  de  pista  de  alta    costura  taconeando  en  la  acera  de  cemento  caliente.   –Vamos,   –dijo   Shane   y     tiró   de   ella.   –Esto,   tengo   que   verlo.   Y   tal   vez   colgar   en     Internet.  –                                                                                              

DOS    

CLAIRE

    A   medida   que   se   acercaban   a   la   camioneta,   Claire   se   dio   cuenta   de   que   era   grande,   estilo  Texas,  grande,  y  con  un  techo  alto.   Se  veía  más  como  algo  para  transportar  a  un  equipo  de  personas.  El  logotipo  en  el   lateral   de   la   furgoneta   estaba   sobre   un   soporte   de   imán,   y     era   rojo   sobre   negro.   Había  una  especie  de  calavera  con  un  micrófono  y  un  disco  duro  sin  nada  escrito,   no  es  que  ella  le  prestara  mucha  atención.   El   objetivo   de   Mónica     era   claramente   Mr.   Hombre   Dulce   que   Claire   tuvo   que   admitir,  no  estaría  mal  una  inspección  más  cercana.  Era  alto  (tan  alto  como  Shane)   y   ancho   de   espaldas   (como   Shane)   ...   pero   con   un   aspecto   de   estilo   caro   ,   su   espeso   cabello   oscuro   y   una   perfecta   piel   marrón   dorado.   Ya   sea   con   brocha   de   aire   o   natural,   se   veía   bien   en   él.   Llevaba   una   camisa   muy   apretada   que   mostraba   sus   abdominales  tabla  de  lavar,  y  su  cara  era  ...  perfecta.   –Hola  –dijo  Mónica,  y  le  tendió  la  mano  pero  ella  se  detuvo  a  de  un  pie  de  distancia   de  él.  –Bienvenidos  a  Morganville.–   Él  le  sonrió  con  los  dientes  blancos  deslumbrantes.  –Bueno,  –dijo,  e  incluso  su  voz   era  perfecta,  con  sólo  una  pequeña  pista  de  un  acento  español  para  darle  sabor.     –Morganville   obtiene   puntos   por   tener   la   más   hermosa   en   el   comité   de   bienvenida     ¿Cuál  es  tu  nombre,  preciosa?  –   Mónica   no   estaba   acostumbrada   a   estar   al   próximo   nivel   en   el   juego   de   la   adulación,  Claire    lo  había  adivinado,  porque  ella  parpadeó  y  en  realidad  parecía  un   poco   desconcertada.   Pero   sólo   duró   un   instante,   luego   sonrió   con   su   mayor   sonrisa,   la   sonrisa   más   brillante   y   dijo:   –Mónica.   Mónica   Morrell.   ¿Y   cuál   es   tu   nombre?  –   Su   sonrisa   perdió   un   poco   de   su   brillo,   y   atenúo   esos   ojos   oscuros   brillantes   un   poco.  –Ah,  yo  pensaba  que  sabías.–   Mónica  se  quedó  helada.  Shane  murmuró,  –Gracias,  Dios,  –  y  sacó  su  teléfono    para   iniciar   la   grabación.   –Es   como   si   la   materia   se   reúne   con   la   antimateria   arrogante.–    Mónica  se  descongeló  el  tiempo  suficiente  para  decir,  –Guarda  eso,  Shane.  Dios,     ¿que  haces?  –antes  de  concentrarse  de  nuevo  en    el  señor  Hombre  Dulce  .  –No  le   importe,   él   es   el   tonto   del   pueblo.   Y   ella   es   la   aldea   de   Einstein,   que   es   casi   tan   malo.   Lo   aceptó     como   una   disculpa,   Claire   adivinó,   porque   él   tomó   la   mano   de   la   muchacha   y   se   inclinó   sobre   ella   para   plantar   sus   labios   en   los   nudillos.   Mónica   miró   deslumbrada.   Y   con   un   poco   de   miedo.   Sus   labios   entreabiertos,   sus   ojos   se   abrieron,  y  por  un  momento  parecía  una  chica  normal  y  regular  de  diecinueve  años   que   había   sido   derribada   de   sus   pies   por   un   hombre   mayor   embaucador,.   –Mi   nombre  es  Ángel  Salvador  –  dijo.  -­‐Yo  soy  el  anfitrión  del  programa  “Después  de  la   Muerte.”  ¿Tal  vez  usted  lo  conoce?  –   Sonaba  vagamente  familiar  uno  de  esos  programas  de  caza  fantasma,  Claire   nunca  lo  había  visto.   Shane  se  volvió  y  se  centró  en  la  mujer.  –¿Y  usted  es  ...–  

–Su  co-­‐anfitrión,  –dijo  la  mujer  que  estaba  a  unos  metros  de  distancia.  Ella  era  tan   bonita   como   Ángel,   pero   estaba   helada   ....   Incluso   su   pelo   era   un   rubio   pálido,   acuoso,  y  sus  ojos  eran  de  un  azul  muy  claro.  A  diferencia  de  Ángel,  se  veía   incómoda  con  la  luz  solar  intensa.  –Jenna  Clark.–   El  tercero  soltó  un  bufido  y  dijo:  –Ya  que  nadie  va  a  preguntar,  mi  nombre  es  Tyler,   gracias.  Yo  sólo  soy  el  que  hace  todo  el  trabajo  y    transporta  todos  los  equipos  y  –   Jenna  y  Ángel  dijeron,  en  perfecta  sincronía,  aburridos,  –Cállate,  Tyler.–   Luego  se  lanzaron  miradas  venenosas    uno    a  otros.  Es  evidente  que  no  había  amor   perdido  allí.  O  tal  vez  un  poco  en  mal  estado.   –“Después  de  la  Muerte”,  –se  preguntó  Shane.  –No  son  ustedes    algún  tipo  de    ¿caza   espíritus?–   –Sí,   exactamente,   –dijo   Jenna,   y   parecía   centrarse   en   Shane   como   un   verdadero   ser   humano   por   primera   vez.   Ella   sonrió,   pero   para   alivio   de   Claire   era   más   una   atención  profesional,  no  un  Woo,  un  poco  caliente  de  cosas.   –Estamos  buscando  la  oficina  de  permisos.–   –¿Los   permisos?   –   Mónica   había   recuperado   la   compostura,   al   menos   un   poco.   Ángel  había  dejado  de  besarle  los  dedos,  pero  él  no  había  dejado  de  pasar  su  mano,   y   Claire   pensó   que   su   voz   sonaba   un   poco   más   alto   de   lo   normal.   Ella     también   estaba   un   poco   ruborizada   más   de   lo   normal.   –Permisos   ¿para   qué?   ¿Están   moviendo  su  negocio  aquí?  –   Ángel  se  rió,  bajo  en  su  garganta  una  risa  sexy,  por  supuesto.  –¡Ay,  no,  mi  preciosa!.   Nuestro  estudio  está  fuera  de  Atlanta.  Pero  estamos  interesados  en  filmar  algunos   lugares  de  interés  aquí.  Tal  vez  la  realización  de  una  investigación  en  la  noche  de   su   cementerio,   por   ejemplo.   Siempre   pagamos   una   visita   a   las   oficinas   locales   para   nuestros  permisos  de  filmación.  Evita  muchos  problemas.  –   Claire  no  podía  siquiera  contar    de  cuántas  maneras  esto  era  una  mala  idea  ....   Gente  de  la  televisión.  En  Morganville.  Rodar  por  la  noche.  Estaba  hipnotizada  por   la  avalancha  de  posibilidades  horribles  que  corrían  a  través  de  su  cerebro.   Por  suerte,  Mónica  no  era  de  una  profunda  reflexión.  –Oh,    –dijo,  y  sonrió  con  tanto   cariño  que  Claire  casi  se  dejó  engañar.  –Ya  veo.  Bueno,  yo  no  perdería  mi  tiempo.   Morganville   no   tiene   nada   especial   para   usted.   Ni   siquiera   un   fantasma   decente   para  cazar.  Sólo  somos  realmente  ...  aburridos.  –   –¡Pero   es   tan   pintoresco!   –Ángel   protestó.   –Mira   este   tribunal.   Puro   Texas   gótico   renacentista.  Pasamos  junto  a  un  cementerio  que  era  perfecto,  lápidas  elaboradas,   de   hierro   forjado,   y   que   gran   árbol   muerto   con   un   blanco   color   llamativo,   muy   fotogénico.  Estoy  seguro  de  que  encontrare  algo.  –   Shane  murmuró  a  Claire:  –Si  se  cuelgan  por  allí  por  la  noche,  sin  duda,  pero  yo  no   creo  que  es  lo  que  están  esperando.  –   –¡Ssssshhh!  –   Se  aclaró  la  garganta  y  alzó  la  voz.  –Es  verdad  lo  que    dice  Mónica,  es  muy  aburrido.   –Sonaba   como   si   todavía   estuviera   luchando   para   no   reírse.   –A   menos   que   usted   quiera  que  el  mundo  vea  la  interesante  demostración  de  la  realidad.  La  cosa  más   rara   que   pasa   por   aquí   es   el   viejo   Sr.   Evans   corriendo   desnudo   a   medianoche   y   aullando,  y  él  sólo  lo  hace    en  ocasiones  especiales.  –   –Es  lamentable,  –dijo  Jenna.  –Parece  perfecto.–   –Bueno,   no   le   hará   daño   a   nadie   obtener   los   permisos.   Por   lo   menos   vamos   a   contribuir   a   su   economía   local,   ¿no?   –dijo   Ángel,   y   le   mostró     a   todos   ellos   una   sonrisa  imparcial  de  estrella  de  cine.  –Adiós.  Estoy  seguro  de  que  nos  volveremos  a   ver.   –Él   le   dio     a   la   mano   de   Mónica   otro   beso   breve,   y   luego   él   y   Jenna   fueron  

caminando   por   el   sendero   hacia   el   Ayuntamiento,   con   Tyler   luchando   a   su   paso   mientras   llevaba   una   pequeña   videocámara,   aunque   que   tipo   de   drama   podrían   filmar  en  solicitar  un  permiso,  Claire  no  podía  imaginar.   –Mierda,   –dijo   Shane.   Todavía   sonaba   demasiado   divertido.   –Así   que.   Cualquier   apuesta  en  el  tiempo  que  duran  los  vampiros  antes  de  que  desaparezcan?  –   –No   apuestes,   –dijo   Mónica.   –No   van   a   durar   mucho   tiempo.   –Mirando   con   ojos   soñadores,   ella   suspiró   y   se   acarició   la   mano.   –Es   una   lástima.   Tan   bonito.   Y   totalmente  depilado  bajo  esa  camisa,  apuesto.  –   Shane  le  envió  una  mirada  sublevada,  luego  puso  su  brazo  alrededor  de  Claire.  –Y   en  ese  sentido,  estamos  fuera.  –   –¿En   serio?,   –dijo   Claire,   y   no   pudo   evitar   sonreír.   –Eso   es   lo   que   te   asusta   la   Depilación.   Puedes   asumir   los   vampiros   y   Draug   y   asesinos,   pero   ¿tienes   miedo   de   un  poco  de  tirones  de  pelo  en  el  pecho?  –   –Sí,  –dijo,  –porque  estoy  cuerdo.–   Caminaron   un   poco,   y   le   tomó   unos   minutos   para   darse   cuenta   de   que   Claire   a   pesar   de   que   había   dejado   atrás   a   los   cazadores   de   fantasmas,   todavía   tenían   un   visitante  no  deseado  :  Mónica.  Ella  fue  a  la  par  con  ellos  sin  invitación  –¿Sí?  –Claire   le  preguntó,  con  intención.  –¿Te  podemos  ayudar  en  algo?–   –Tal   vez,   –dijo   Mónica.   –Mira,   yo   sé   que   he   sido   históricamente   una   especie   de   perra  contigo,  pero  me  preguntaba  ...  –   –Escúpelo,  Mónica,  –dijo  Shane.   –Enséñame  a  hacer  esas  cosas  que  haces.–   –Qué,  ¿ser  impresionante?  No  puedo  hacerlo.  –   –Cállate,  Collins.  Quiero  decir  ...  –Ella  vaciló,  luego  bajó  la  voz  cuando  se  apartó  el   pelo   de   la   cara,   aminoró   la   marcha   y   se   detuvo   en     la   acera,   y   Claire   se   detuvo   frente   a   ella.   Shane   trató   de   seguir   adelante,   pero   al   final   se   colocó   detrás,   derrotado.   –Quiero   decir   que   quiero   aprender   a   luchar.   En   caso   de   que   necesite   hacerlo.  Yo  siempre  tuve  una  especie  de  pensamiento,  mi  padre  siempre  dijo  que   no   había   necesidad   de   preocuparse   por   los   vampiros,   porque   trabajamos   para   ellos.  Pero  Richard  nunca  confió.  Y  ahora  sé  que  no  debería  hacerlo,  tampoco.     Quiero  aprender  a  fabricar  armas,  luchar.  Ese  tipo  de  cosas.  –   –Oh  diablos  no,  –dijo  Shane.  –Y  estamos  caminando.–   Empezó   a   hacerlo,   pero   Claire   se   quedó   donde   estaba.   Ella   estaba   estudiando   a   Mónica   con   el   ceño   fruncido,   sintiéndose   obligada   en   conflicto   pero   curiosa,   también.  Mónica  se  puso  seria.   No   estaba   desafiante,   o   arrogante,   o   representando   ninguna   de   sus   costumbres.   Su   hermano  le  había  dicho  a  Claire  antes  de  que  él  muriera    que  pensaba  que  Mónica       podría  cambiar,  y  tuvo  que  cambiar.   Tal  vez  ella  estaba  empezando  a  entender  eso.   –¿Cómo   sabemos   que   no   vas   a   agotarte   en   la   primera   oportunidad   posible,?   –   preguntó.   Mónica   sonrió.   –Mantecado,   probablemente     no   llegó   a   ninguna   parte,   pero   en   estos  días,  no  haría  cuclillas.  Los  vampiros  no  nos  están  mirando  a  nosotros  como   colaboradores   y   si   mas   como   enemigos.   Estamos   a   sólo   ...   bocadillos.   Así   que.   Entiendo  lo  que  hay  en    juego  y  ustedes  parecen  tener  todos  los  juguetes  asesinos.   ¿Qué  te  parece  si  elaboramos  un  acuerdo  de  participación?  –   –Vamos  a  tomarlo  en    consideración,  –dijo  Shane,  y  agarró  Claire  por  el  codo.  –Nos   vamos.  Ahora.  –  

La  dejaron,  y  cuando  Claire  miró  hacia  atrás,  pensó  que    Mónica    realmente  nunca   se  vio  más  sola.  Ella  finalmente  se  dirigió  a  su    convertible  rojo  ,  entró,  y  se  fue.   –No   estamos   siendo   acogedores   con   ella,   –dijo   Shane.   –¿Ella   tiene   problemas   de   vampiros?  Boo  hoo.  Pasó  su  vida  entera  molestando    y  cabreando  a  todos.  Huele  a   la  justicia  para  mí.  –   –Shane.–   –Vamos,   esa     chica     me   ha   atormentado   la   mayor   parte   de   mi   vida.   ¿A   quién   golpearon  y  atormentaron?.  Ella  es  una  acosadora.–   Claire  le  dio  una  larga  mirada.  –Tú  eres  el  que  fue  amable  con  ella  cuando  Richard   murió.  Y    te  salvó  la  vida.  –   –Sí,  no  me  lo  recuerdes,  –dijo,  pero  después  de  un  momento  o  dos,  suspiró.   –Está  bien.  Ella  siempre  va  a  ser  un  culo,  pero  supongo  que  no  hace  daño  a  nadie   enseñarle  a  usar  un  juego  o  algo  así.  Básico  de  auto-­‐defensa  .  –   –Ese  es  mi  chico.  –Ella  le  apretó  el  brazo.  Además,  si  se  le  enseña  a  su  auto-­‐defensa,   podemos    estrellarla  contra  el  suelo  con  su  frente.  –   –De  repente,  estoy  plenamente  de  acuerdo  con  este  plan.   Llegaron   a   media   cuadra   antes   de   que   Shane   se   detuviera   frente   a   la     Tienda   de   cosas  usadas    para  hablar  con  el  tipo  que  lo  dirige,  algo  sobre  la  necesidad  de  una   nueva   manguera   para   el   coche   fúnebre   de   Eve   que   estaba   siendo   reconstruido.   Claire   perdido   interés   después   que   la   conversación   comenzó   a   sonar   como   una   lengua  extranjera,  y  terminó  mirando  en  una  tienda  de  dos  ventanas  abiertas.  Era   una   tienda   de   chatarra,   de   verdad,   llena   de   cosas   (algunas   de   ellas   realmente   buenas),   y   se   puso   a   pensar   en   algo   escalofriante     preguntándose   si   la   gente     lo   trajo   aquí   para   revender,   o   si   habían   sido   rescatadas   de   casas   abandonadas   después  de  las  desapariciones  de  los  propietarios.  Tal  vez  ambos.   El   escaparate   estaba   afortunadamente   en   tono   oscuro,   igual   que   el   ladrillo   del   callejón  estrecho  que  esta  al  lado  ...  y  por  eso  no  vio  la  inminencia  del  ataque.     Sucedió   tan   rápido,   no   vio   más   que   un   borrón   por   el   rabillo   del   ojo,   y   entonces   sentí  la  sensación  de  unas  manos  aplastándome    los  hombros,  y  luego  una  ráfaga   de   movimiento   vertiginoso.   Cuando   recupere   el   aliento   para   gritar,   ella   fue   golpeada    contra  la  pared  de  ladrillo,  y  la  presión  de  una  mano  fría    sobre  su  boca   para  sellar  sus  labios.   –¡Silencio!,    –dijo  Myrnin  con  urgencia.  –Silencio,  ahora.  Prométeme.–   Claire  no  quiso  prometer  nada,  porque    había  un  brillo  maníaco  en  los  ojos  oscuros   de   su   jefe   vampiro,   y   parecía   ...   sobre   todo   despeinado   hoy.   Myrnin   era   propenso   a   vestir   excéntrico,   pero   este   conjunto   fuera   de   tono   parecía   como   si   lo   hubiera   elegido  en  la  oscuridad  se  sentía  como  una  especie  de  terciopelo  apolillado  en  sus   pantalones   que   hubieran   sido   consideradas   demasiado   fuera   de   época   por   la   década   de   1970,   una   holgada   camisa     de   color   amarillo   limón   que   estaba   mal   abotonada,  y  un  chaleco  con  personajes  de  dibujos  animados.  Lo  había  emparejado   con   un   sombrero   que   un   mendigo   podría   haber   llevado,   desgastado   y,   sólo   para   rematar,  un  carnaval    de  perlas  de  neón.  Se  encogió  de  verlo,  totalmente  descalzo.   En  un  callejón.  Que  inquietante.   Ella   asintió   con   la   cabeza,   que   no   era   tanto   una   promesa   de   verdad,   pero   lo   aceptó   como   una   y   retiró   la   mano.   Recobro   el   aliento,   pero     se   mantuvo   a   raya   en   el   grito,   en  caso  de  que  no  estaba  loco  en  el  momento,  pies  desnudos  aparte  .   –He  oído  que    has hablado  con  la  alcalde  Moisés  –le  preguntó.   –Se  te  olvidó  tus  zapatos.–   –¡Te  molestan  mis  pies!  ¿Moisés?  –  

–Sí,  hemos  hablado  con  ella.–   –¿Te  dijo  que  Amelie  acaba  de  anunciar  una  elección?–   Claire  parpadeó.    –¿Por  qué?–   –Para   el   alcalde,   por   supuesto.   Ha   eliminado   a   Hannah   de   su   cargo,   efectivo   mañana,   ya   que   Hannah   se   ha   negado   a   aceptar   firmar   algunos   de   sus   más     agresivo   nuevos   decretos.   La   elección   se   llevará   a   cabo   la   próxima   semana   para   designar  alguien  más  ...  amigable  con  el  nuevo  programa.  –parecía  Myrnin  no  sólo   agitado,  pero  muy  preocupado.  –¿Ves  por  qué  me  opongo?.  –   –Uh  ...  En  realidad  no.  –¿Recuerdas  que  eres  un  vampiro,  ¿verdad?–   Él  le  dirigió  una  mirada  completamente  cuerdo  y  desconcertado.  –Los  colmillos  y   el  hecho  de  que  anhele  la  sangre  me  dan  una  pista  general,  sí.  Y  siendo  un  vampiro,   estoy  naturalmente  interesado  en  la  supervivencia  de  mi  especie.  Por  lo  tanto  creo   que   debo   parar   a     Amelie   y   ese   maldito     cabeza   redonda   antes   de   que   terminen   arruinando    todo  lo  que  hemos    llevado  a  cabo  de  valor  aquí.–   –Myrnin,  no  tiene  ningún  sentido.–   –Oh,   ¿no?–   la   soltó     y   se   apartó   de   ella,   y   tuvo   que   admitir,   a   pesar   de   su   ropa   casual,   parecía   mucho   más   centrado   que   a   menudo.   Sus   ojos   se   mantuvieron   estables,   oscuro   y   concentrado,   y   él   mismo   realizó   todavía,   con   no   más   de   un   mínimo   de   inquietud.   –Vine   a   Morganville   a   crear   algo   único   en   la   historia   del   mundo   ...   un   lugar   donde   los   seres   humanos   y   los   vampiros   podían   coexistir   en   relativa  seguridad,  aunque  no  siempre  la  paz.  ¡No  voy  a    permitir  a  Oliver  pervertir   ese   logro   y   convertirlo   en   nada   mas   que   su   propio   coto   de   caza…!   Es   una   perversión   de   lo   que   Amelie   pretende   aquí.   Y   si   ella   no   lo   reconoce,   tengo   que   hacerlo  por  ella.  –   Shane   debe   haberse   dado   cuenta   de   que   había   desaparecido,   porque   ella   lo   escuchó   llamarla   por   su   nombre,   una   nota   aguda   y   urgente   de   alarma   en   su   voz.   Sabía   cómo   fácilmente   podían   desaparecer   gente   aquí,   incluso   en   pleno   día.   No   tardó   más   de   unos   pocos   segundos   para   identificar   el   callejón   como   el   peligro   más   probable,  y  vio  a  sus  anchos  hombros  bloquear  la  mitad  de  la  luz  turbia.   –Que  molestia  es  tu  hombre  joven  sobre  protector.  –Suspiró  Myrnin.   –Recuerden   esto:   debemos   tener   un   plan   de   cómo   contrarrestar   la   influencia   de   Oliver.   Tal   vez   otro   ser   humano   en   el   consejo.   Si   no   es   Hannah   Moisés,   entonces   alguien   en   oposición   a   la   agenda   de   Amelie.   Preferiblemente   alguien   cuerdo,   por   supuesto.   Trabaja   en   eso.   Voy   a   estar   en   contacto   pronto.   –Él   lanzo   una   mirada   mordaz   por   el   callejón   cuando   Shane   se   acercó,   luego   brevemente   dejo   al   descubierto   sus   finos   y   afilados   colmillos   antes   de...   desaparecer.   En   realidad   no   desaparecen  en  la  niebla,  Claire  sabía,  sino  que  simplemente  se  movían  más  rápido   de   lo   que   el   ojo   podía   seguir,   por   lo   que   el   cerebro   humano   lleno   en   algo   similar   para  referencia.   Y  luego  Shane  estaba  allí,  mirando  primero  a  ella  y  luego  alrededor  de  la   sombras.  –¿Qué  demonios,  Claire?–   Sacó  una  respiración  profunda,  y  deseó  no  haberlo  hecho.  Callejones.  Repugnante.   Pensó  en  los  pies  descalzos  de  Myrnin,  y  se  estremeció.  –Vamos  a  salir  de  aquí.–   Una   llamada   telefónica   a   Michael   y   se   a   solucionado   su   problema   de   su   escolta   vampiro   en   las   próximas   audiencias   con   la   Fundadora   de   Morganville,   él   estaba   dispuesto,   de   hecho,   ansioso   por   hablar   con   Amelie   junto   con   ella.   Claire   estaba   especialmente  agradecida,  ya  que  si  no  hubiera  sido  capaz  de  conseguir  su  apoyo,   Shane   habría   insistido   en   ir   con   ella,   y   ella   podía   prever   la   forma   en   que   iba   a   suceder.   A   ella   no   le   hacia   falta     ser   psíquico   para   saber     que   la   boca   de   Shane  

llevaría   a   los   dos   a   problemas,   sobre   todo   con   la   actitud   propia   de   Amelie   en   estos   días.   Michael  trajo    su  coche  y  recogió  a  Claire  en  la  calle  en  frente  de  la  Casa  de  Cristal   Era  un  sedán  vampiro  estándar-­‐edición,  tener  colmillos  en  Morganville  viene  con   ruedas,   de   forma   gratuita,   así   como   una   membresía       para   el   banco   de   sangre   de   la   ciudad.  La  desventaja  de  viajar  en  el  coche  de  Michael  era  que  Claire  no  podía  ver   nada  por  las  ventanas,  ya  que  era  costumbre  vampira  llevar  los  cristales  teñidos.   –Entonces,  –dijo  después  que  había  conducido  a  un  par  de  cuadras  en  silencio  –   –¿Están  ustedes  bien?  Eve  parecía  ...     –Ella  está  bien,  –dijo  en  un  tono  que  indicaba  que  no  iba  a  entrar  en  detalles  con   ella.  –No  esta  contenta  conmigo  por  no  decirles  chicos    acerca  de  las  tarjetas,  pero     tener   un   mano   a   mano   no   habría   hecho   otra   cosa   que   darles   espacio   para   quejarse   mas  .  Yo  estaba  tratando  de  mantener  la  paz  mientras  pudiera.  –   Él  le  lanzó  una  mirada,  las  cejas  hacia  arriba.  –¿Yo  estaba  equivocado?–   Ella  se  encogió  de  hombros.  –No  sé,  la  verdad.  Todo  es  tan  raro  en  estos  días,  tal   vez  tenías  razón.  Por  lo  menos  tuvimos  algunas  veladas  agradables  ,sin  problemas.     –Sí,–  él  estuvo  de  acuerdo.  –Pero  esos  días  han  terminado.  –   Claire  pensó  que  probablemente  tenía  razón.   Hannah  pudo  haber  llamado  antes,  pero  eso  no  significaba  que  se  supiera  hasta  el   nivel   de   los   guardias   cerca   de   la   Plaza   de   la   Fundadora,   dos   vampiros,   ambos   vistiendo   uniformes   de   la   policía,   pero   esta   vez   ellos   eran   mujeres   ...   a   una   alta   y   una   baja.   La   más   alta   llevaba   el   pelo   rubio   en   una   gruesa   trenza   por   su   espalda.   La   más  baja  llevaba  el  pelo  recortado  cerca  del  cráneo.   Documentos  de  identidad  fue  lo  primero  que  pidió  ver.  Michael    en  silencio  mostró   su  tarjeta  de  oro,  pero  los  dos  policías  casi  ni  la  miraron.  Ellos  querían  a  Claire.   La   más   alta   sonrió   cuando   ella   la   miró.   –Buen,   tipo   de   sangre,   –dijo,   y   se   la   entregó   a   su   compañera,   que   la   admiraba   a   su   vez.   –Cuida   de   ti   misma.   No   me   gustaría   verlo  en  vano.  –   Claire  se  sintió  particularmente  extraña  con  eso.  Era  como  estar  expuesto,  como  si   le   hubieran   quitado   un   poco   de   su   intimidad   .   Michael   debe   haberlo   sentido,   también,  porque  él  dijo,  con  una  voz  peligrosamente  suave,  –La  has  comprobado.   Ya  basta.  –   –Usted  no  es  divertido,    –dijo  la  más  baja,  y  le  guiñó  un  ojo.  –Al  igual  que  su   abuelo.  Y  mira  dónde  lo  tengo.  –   –Muerto,  –asintió  la  policía  más  alta.  –Todo  por  intentar  tratar  a  los  humanos  como   iguales.   Parece   que   los   miembros   de   la   familia   Glass   nunca   acaban   de   aprender   sus   lecciones.   Los   ojos   de   Michael   parpadearon   de   repente   en   brillante   carmesí,   y     dijo:   –Voy   a   tomar  cualquier  comparación  a  mi  abuelo  como  un  cumplido.  Y  usted  realmente     deje  de  enrollarse  con  nosotros  ahora.  –   –¿O?  –   –Viv,  lo  marca  hacia  abajo,  –dijo  el  otro  policía,  y  le  entregó  el    ID    a  Claire  de  vuelta   –Hemos  terminado.  Están  despejados  para  la  oficina  de  la  Fundadora  .   –Estoy  seguro  de  que  te  volveré  a  ver,  dijo  Viv,  y  sonrió,  mostrando  los  colmillos.   –Ambas.  La  temporada  de  caza  comienza  pronto.–   Michael  subió  la  ventanilla  y  puso  el  coche  en  marcha.  Claire  dejó  escapar  un   suspiro  que  no  se  había  dado  cuenta  que  estaba  conteniendo,  y  finalmente  dijo:     –Eso  fue  completamente  espeluznante.  –  

–Sí,    –coincidió  Michael.  –Lo  siento.  Fue…  –  Él  parecía  estar  casi  pidiendo  disculpas   por  las  dos  mujeres,  o  tal  vez  por  los  vampiros  en  general.  –Esta  podría    no  haber   sido  una  gran  idea,  venir  por  aquí.  No  es  como  era  antes  de.–   –Tengo  que  intentarlo.–   –Mantén  esto  corto,  entonces.  Yo  no  te  quiero  aquí  una  vez    se  ponga  el  sol.  No   aunque  yo  estoy  contigo.  –   Eso  era  muy  raro  oírlo  de  él,  e  inquietante,  también.  Claire  miró  hacia  delante  a  la   nada,   porque   la   vista   era   más   o   menos   tono,   oscuridad.   Michael     su   rostro   pálido   y   el   cabello   dorado   se   tiñeron   con   azul   un   poco   a   partir   de   la   luz   del   tablero,   y   brillaba  como  un  fantasma  en  la  esquina  de  su  ojo.   –¿Qué   nos   pasa?,   –preguntó.   No   era   mi   intención,   sino     acaba   de   salir,   y   reveló   demasiado   el   creciente   temor   que   sentía.   –Ellas   me   miraron   como   carne   en   un   supermercado.  Sé  que  siempre  ha  habido  unos  cuantos  vampiros  por  el  estilo,  pero   ...   ellos   eran   policías.   Eso   significa   que   se   supone   que   deben   ser   los   mejores   en   retener  sus  instintos.  –   Michael  no  le  respondió.  Tal  vez  él  no  sabía  cómo  hacerlo.  La  alusión  que  habían   arrojado  sobre  Sam  Glass,  su  abuelo,  había  golpeado  a  su  casa,  y  ella  lo  sabía.   El   abuelo   de   Michael   se   había   visto   físicamente   como     Michael     ahora,   sólo   que   con   el  pelo  mas  rojizo.  Había  sido  un  hombre  dulce,  probablemente  el  más  humano  de   todos   los   vampiros   que   Claire   había   conocido.   Sam   había   sido   una   fuerza   para   el   bien   en   Morganville,   y   él   había   pagado   por   ello   con   su   vida.   Michael   no     lo   tenía   olvidado.  Claire  se  preguntó  si  pensaba  en  lo  que  podría  suceder  a  su  propia  vida,   si  seguía  tratando  de  mantenerse  en  el  centro,  justo  entre  humanos  y  vampiros,  y   si  pensaba  en  ser  asesinado.   Por   supuesto   que   lo   hizo.   Sobre   todo   ahora   que   se   había   casado   con   Eve,   en   contra   de  los  deseos  de  ambas  partes.  Los  dos  tenían  todo  que  perder.   Michael   condujo   el   coche   hacia   abajo,   siguiendo   la   curva   de   la   rampa   ya   que   íbamos   por   debajo   de   la   Plaza   de   Fundadores.   Los   vampiros   tenían   un   excelente   aparcamiento,  todo  cubierto.   Cuando     se   detuvo   y   apagó   el   motor,   finalmente   dijo:   –Esto   va   a   ponerse   malo,   Claire.  Yo  lo  sé.  Lo  siento.  Tenemos  que  hacer  todo  lo  posible  para  detenerlo.  –   –Lo  sé  –dijo,  y  le  tendió  la  mano.  Él  la  tomó  y  la  sostuvo  ligeramente  –  una  buena   cosa,   porque   él   podría   fácilmente   haberle   roto   los   huesos.   –La   Casa   de   Cristal   pandilla  para  siempre.  –   –Para  siempre  –dijo.  –Si  vamos  a  ser  una  pandilla,  necesitamos  una  buena  señal  de   flash.  Algo  intimidante.  –   Trataron   algunos   intentos   tontos,   extraños   con   señales   luminosas,   pero   los   esfuerzos   parecían   poco   manejables.   –Nosotros,   –dijo   Claire,   –somos   la   peor   pandilla.   –Mala  idea,  –coincidió  Michael,  con  cara  seria.  –Shane  es  el  único  de  nosotros   con  calle    real    y  credibilidad  de  todos  modos.  –   Se  bajaron  del  coche,  y  Claire  estaba  vigilante  de  las  sombras,  del  mismo  modo  que   lo   estaba   Michael,   pero   no   debe   haber   visto   algo   fuera   de   lo   común,   ya   que   él   asintió   con   la   cabeza   y   la   acompañó   hasta   el   ascensor.   Mientras   esperaban   a   que   bajara     Claire   se   quedó   mirando   detrás   de   ellos,   sólo   para   asegurarse   de   que   nadie   tenía  decidido  atacarlos.   Nadie  lo  hizo.   Alguien   había   decidido   que   la   música   de   ascensor   había   necesitado   un   cambio,   por   lo  que  la  habían  cambiado,  se  trataba  de  una  versión  orquestal  de  "Thriller",  una  

elección  extrañamente  apropiada.  Incluso  los  vampiros  tenían    sentido  del  humor,   a   pesar   de   que   estaba   atrofiado   en   su   mayoría.   O   bien   Michael   no   pensaba   que   era   gracioso,   o   estaba   demasiado   enfocado   a   notar,   probablemente   la   última,   porque   parecía   muy   autosuficiente   en   este   momento.   Debe   haber   estado   preparándose   para  lo  que  podría  estar    esperando  por  ellos.   Las  puertas  se  abrieron  en  un  vampiro  muerto  negro,  calvo  como  una  bola  de  billar   y  vestido  de  negro  formal.  Claire  no  sabía  si  era  la  seguridad  o  sólo  una  muy  forma   de  intimidar  la    bienvenida,    ella  dio  un  paso  atrás,  y  Michael  se  puso  tenso  al  lado   de  ella.   El  hombre  miró  a  los  dos  en  silencio,  y  luego  se  volvió  bruscamente  de  espalda   a  ellos  y  se  fue.  Mientras  lo  hacía,  con  una  mano  hizo    un  gesto  de  –Sígueme  –   –¿Lo  conoces?,  –preguntó  Claire,  ya  que  perdían  su  traje  negro  guía  en  los  pasillos   con   paneles.   Los   vampiros   parecía   deliberadamente   diseñar   todos   sus   edificios   para   confundir   a   la   gente,   pero   ellos   dos   realmente   no   necesitaban   un   escolta   personal,  habían  pasado  mucho  tiempo  aquí,  en  el  último  par  de  años.   –Y  él,  ¿  siempre  es  tan  amistoso?–   –Sí,  y  sí.  –Michael  puso  un  dedo  en  sus  labios,  pidiéndole  silencio,  y  ella  obedeció.   Pasaban   las   puertas   cerradas,   sin   marcar   y   retratos   vigilantes   de   personas   que   reconoció   que   siguen   caminando   por   las   calles   de   Morganville,   a   pesar   de   que   habían  sido  pintados  con  estilos  antiguos  de  ropa.  Su  escolta  se  movió  con  rapidez,   y   Claire   se   dio   cuenta   de   que   a   pesar   de   que   fue   difícil   para   ella   mantener   el   ritmo,     probablemente   la   velocidad     del   vampiro   de   caminar   solo   fue   estándar.   Fue   extrañamente  diciendo  que  los  vampiros  ya  no  sentían  la  necesidad  de  reducir  la   velocidad  para  acomodarse  a  los  simples  mortales.   Ella  tomo  aire  y  se  apresuró,  mientras  que  Michael  se  acercó  a  su  lado,  igualando   su   velocidad,   pero   no   su   empuje.   Estaba   mirando   las   puertas,   ella   se   dio   cuenta.   Nunca   lo   había   visto     bastante   alerta   antes   ,   al   menos   no   aquí,   en   lo   que   debería   haber  sido  un  lugar  seguro  para  los  dos.   Todo  quedó  claro  cuando  un  vampiro  se  deslizó  de  entre  las  sombras  por  delante,   bajó  la  barbilla,  y  le  enseñó  los  dientes.  Claire  lo  conocía  un  poco,  pero    nunca  se   vio   tan   ...   inhumano.   Él   era   hueso   blanco,   y   sus   ojos   carmesí   parecían   quemar,   emitía  ondas  de  amenaza  que  le  hicieron  ralentizar  y  mirar  a  Michael  con  alarma.   Debido  a  que  esa  amenaza  (para  variar),no  iba  destinado  a  ella.   Fue  dirigida  exclusivamente  a  su  amigo.   –No   eres   bienvenido   aquí,   –dijo   el   vampiro   con   voz   baja   y   sedosa   que   de   alguna   manera   era   peor   que   un   gruñido.   –Los   que   se   asocian   con   los   seres   humanos   utilizan  la  entrada  para  criados.  –   –No   hagas   caso   de   él,   –dijo   Michael   a   ella,   y   siguió   su   camino.   –Henrik   no   va   a   hacerte  daño.  –   –¿Qué  es  esto?  ¿Otra  mujer  animal  doméstico  que  usted  está  pensando  en  casarse   cuando  te  cansas  de  la  que  tienes?  –dijo   Henrik    con  una  sonrisa  llena  de  diversión   cruel.   –¿O   no   te   molestarás   con   la   bendición   de   la   iglesia   la   próxima   vez?   No   hay   ningún   problema   para   comerlos,   ya   sabes.   No   es   necesario   que   lo   santifiques   primero.  Ellos  todavía  tienen  un  sabor  delicioso.  –   Los   ojos   de   Michael   fijos   en   el   otro   vampiro,   y   comenzaron   sus   propios   ojos   a   ponerse   rojos.   Claire   vio   que   sus   manos   se   cerraron   en   puños.   –Cállate   –dijo.   – Claire,  sigue  caminando.  Él  se  va  a  mover.  –  

Esta   vez   hubo   algo   así   como   un   gruñido   o   un   silbido   ,   y   los   ojos   de   Henrik   se   volvieron  de  un    rojo  más  oscuro.  –¿Lo  haré  ?  No  es  para  ti,  muchacho.  Ciertamente   no  para  su  mascota.     Claire   siguió   caminando,   pero   ella   también   buscó   en   su   bolsillo   y   sacó   un   vial   de   vidrio  pequeño.  Tenía  una  fácil  apertura  y  lo  abrió  con  la  uña  del  pulgar,  sin  dejar   de  mirar  a  Henrik.  –No  soy  un  animal,  –dijo.  –Y  si  me  muerdes.  –  Levantó  el  frasco.   –Nitrato   de   plata.   A   menos   que   quieras   pasar   un   par   de   horas   cuidando   tus   quemaduras,  retrocede.  Estamos  aquí  para  ver  Amelie  no,  a  ti.   Tenía  los  ojos  fijos  en  ella,  por  primera  vez,  y  sintió  una  sacudida  de  miedo,  había   algo   muy   violento   en   su   interior,   algo   que   pudo   a   duras   penas   entender.   Fue   un   instinto  ciego  e  irracional  de  herir  a  matar.   Pero   sus   dientes   fueron   guardados   en   la   boca,   como   una   serpiente,   y   adquirió   su   sonrisa     proporciones   más   humanas   ...   aunque   se   mantuvo   intimidante.   Asesino   en   Serie   intimidante.   –Por   supuesto   –dijo.   –Pasad.   Estoy   seguro   de   que   nos   volveremos  a  ver,  flor.–   Hizo  una  reverencia  y  se  retiró    en  las  elaboradas    sombras.  Claire  mantuvo  los  ojos   fijos  en  él  mientras  ella    paso  por  su  lado,  pero  él  no  se  movió  en  absoluto.   Cuando   Michael   siguió,   sin   embargo,   se   produjo   una   ráfaga   repentina   de   un   movimiento,   una   mancha   interrumpida   por   una   protesta   suave   de   Michael   ...   y   luego  el  otro  vampiro  caminaba  tranquilamente  lejos  en  la  otra  dirección.   –¿Michael?  –Claire  se  volvió  hacia  él,  gritando  al  ver  el  daño  en  su  cara.  La  sangre     estaba   fluyendo   de   marcas   de   garras   por   el   lado   de   la   cara   desde   la   sien   hasta   la   mandíbula.  Eran  profundas  estrías  nada  que  no  se  cure,  pero  aún  así  ...   Michael  tropezó  y  se  sorprendió  a  sí  mismo  contra  la  pared,  cerró  los  ojos,  y  dijo,     –Tal  vez  será  mejor  que  sigas  sin  mí.  Voy  a  necesitar  un  minuto.  –  su  voz  temblaba,   tanto  de  dolor  y  ella  asumió,  de  shock.  –Esta  bien.  Voy  a  estar  bien.  –   –Lo  sé.  –Claire  puso    lejos  el  nitrato  de  plata  y  rebuscó  en  sus  bolsillos,    un  paquete   de  pañuelos,  que  le  entregó.  –Aquí.–   Él  la  miró,  le  dio  un  destello  de  una  sonrisa  débil,  y  tomó  el  paquete.  Uno  tras  otro,   salían  empapados  en  rojo,  pero  cada  vez    lo  hacia  más  lentamente.  En  el  momento   en  que  había  empleado  la  mayor  parte  de  ellos,  las  heridas  se  cerraron,  horribles   todavía,  pero  mejor.   –Esta  no  es  la  primera  vez,  ¿no?  –preguntó.  –Estabas  esperando  esto.  Pude  ver  lo   tenso  que  estabas.  Se  trata  de  tu  matrimonio  con  Eve.  te  están  intimidando  a  causa   de  ello.  –   Michael   se   encogió   de   hombros   y   se   frotó   la   última   de   las   manchas   de   humedad   fuera  de  la  piel.   –Todos  sabíamos  cómo  se  sentían  al  respecto.  Más  o  menos  como  el  Capitán  Obvio   y  su  equipo  de  los  seres  humanos-­‐sólo  los  creyentes  se  sienten,  también.  Todo  el   mundo  nos  ve  como  traidores    cualquiera  que  sea  su  causa.     –Eso  es  estúpido.  ¡Ustedes  dos  han  estado  juntos  por  años!  –   –No     casados,   juntos.   Estaban   divertidos   por   eso.   En   los   círculos   de   vampiros,   casarse  con  alguien    es  un  gran  negocio  ...  vampiros  siendo  inmortal  y  todo.  Lo  que   casi  nunca  sucede,  y  cuando  lo  hacen,  aumenta  su  potencia.  El    socio  menor  de  la   pareja   se   eleva   hasta   el   estado   del   mayor.   Así   que   ahora   Eve   técnicamente   tiene   todos  los  derechos  ,  poderes  y  privilegios  que  yo  tengo.  Y  siendo  linaje  directo  de   Amelie,  es  una  especie  de  gran  cosa.  –Metió  todas  las  servilletas  con  sangre  en  el   bolsillo  y  asintió  con  la  cabeza  hacia  ella.   –Vamos  a  seguir  adelante.  No  me  gusta   ser  un  blanco  fácil  por  aquí.  –  

Su  escolta  no  había  esperado  por  ellos,  pero  él  estaba  de  pie  delante  de  la  Oficina   de   Amelie   cuando   llegamos,   y   abrió   la   puerta   para   llevarlos   al   interior.   No   siguió,   y   Claire  oyó  el  pestillo  hacer  clic,  cerró  con  una  finalidad  que  le  hizo  preguntarse  si   no  los  habrían,  de  hecho,  encerrados,  si  así  fuera,  la  recepcionista  no  dio  muestras   de  ello.  Su  nombre  era  Bizzie,  y  ella  había  estado  con  Amelie  mucho  tiempo.  Dio  a   Claire   un   movimiento   de   cabeza   frío   e   imparcial   y   Michael   fue   ignorado   casi   por   completo,  aunque  su  mirada  se  movió  rápidamente  a  las  heridas  en  su  rostro.  No   preguntó  qué  había  pasado.   De  hecho,  ella  no  dijo  nada  en  absoluto,  que  en  la  experiencia  de  Claire  era  un  poco   inusual;  Bizzie  siempre  había  sido  cordial  en  el  pasado.   Las  cosas  habían  cambiado.   Claire  y  Michael  esperaron  en  silencio  en  los  sillones  que  recubre  la  pequeña  sala   con  paneles  de  madera,  y  Claire  pasó  su  tiempo  en  el  estudio  de  los  retratos  que   cuelgan  alto  en  las  paredes.  Amelie  estaba  en  uno  de  ellos,  mirando  como  lo  hizo   ahora  pero  con  un  peinado  más  elaborado  que  le  recordó  a  Claire  de  las  películas   que  había  visto  en  la  escuela  secundaria  acerca  de  la  Revolución  Francesa.  Elegante   de   satén   blanco,   Amelie   se   muestra   iluminada   por   velas,   y   en   su   mano   derecha   había   un   espejo   colgando   con   negligencia   por   su   parte.   Los   dedos   de   su   mano   izquierda  descansaban    en  la  parte  superior  de  un  cráneo.   Espeluznante  y  hermoso.   –La   Fundadora   les   verá,   –dijo   Bizzie,   aunque   Claire   no   la   había   oído   hablar   por   ningún   teléfono   o   intercomunicador.   Mientras   Claire   se   puso   en   pie,   la   puerta   interior  se  abrió  sin  hacer  ruido.   Respira profundo,   Claire   se   dijo.   No   sabía   por   qué   estaba   tan   nerviosa,   se   había   reunido     decenas   de   veces     con   Amelie,   probablemente   cerca   de   un   centenar   por   ahora.   Pero   de   alguna   manera,   esto   se   sentía   firmemente   como   entrar   en   una   trampa.  Miró  de  nuevo  a  Michael,  y  sus  ojos  se  encontraron  y  se  mantuvieron.   Él  también  lo  sintió.   Respira profundo,  Claire  pensó  de  nuevo,  y  decidió  lanzarse.   La  oficina  parecía  extrañamente  la  misma:  bibliotecas  altas,  grandes  ventanales   tratados   con   anti-­‐UV   de   teñido   para   reducir   el   daño   de   la   luz   del   sol,   las   velas   ardiendo  aquí  y  allá.  El  escritorio  de  Amelie  era  enorme  y  ordenado,  y  detrás  de   él,  la  Fundadora  de  Morganville  estaba  sentada  con  las  manos  cruzadas  sobre  una   carpeta  de  cuero.   Detrás  de  ella  estaba  Oliver.   Los  dos  vampiros  no  podrían  haber  sido  más  diferentes.  Amelie  era  pulida,  sedosa,   pelo  claro,  cada  centímetro  como  un  gobernante  nato.  Oliver,  por  el  otro  lado,  tenía   la   tenacidad   angular   de   un   guerrero,     con   el   pelo   canoso   y   sonrisa   despiadada,   que   bien   podría   haber   estado   usando   la   armadura   con   un   cuello   de   tortuga   y   chaqueta. Amelie llevaba un traje de pantalón y chaqueta  de  una  seda  blanca  inmaculada  ,  y  la   contrastó   completamente   con   su   todo-­‐negro,   deliberadamente,   Claire   estaba   segura  de  ello.   Amelie  también  llevaba  el  cabello  suelto  en  ondas  fluidas  y  magníficas.   Muy  no  la  Fundadora  de  edad.   Oliver  tenía  la  mano  en  el  hombro  de  Amelie,  un  gesto  de  familiaridad  que  habría   sido  extraño  en  el  tiempo  antes  de  la  llegada,  la  batalla,  y  la  derrota  de  el  Draug  .  Él   y  Amelie  había  sido  enemigos,  aliados  involuntarios,  y  luego,  finalmente,  algo  más.   Algo  más  peligroso,  obviamente.  

Claire   miró   a   su   alrededor,   pero   las   sillas   que   tenían   una   vez   delante   del   escritorio   de  Amelie,  para  los  visitantes,  se  habían  ido.  Ella  y  Michael  serían  atendidos  de  pie.   Pero  en  primer  lugar,  al  parecer,  se  esperaba  que  hicieran  otra  cosa,  porque   Oliver   miró   a   los   dos   por   un   momento,   luego   frunció   el   ceño   y   dijo:   –Pagad   debido   respeto,  si  usted  desea  hablar  con  la  Fundadora.   Amelie  no  dijo  nada.  Ella  siempre  había  sido  un  poco  una  reina  de  hielo,  pero  ahora   ella  era  ilegible,  toda  la  piel  pálida,  fría  y  perfecta,  la  evaluación  de  los  ojos.  No  se   sabia  lo  que  sentía,  o  si  no  sentía  nada  en  absoluto.   Michael  inclinó  la  cabeza.  –Fundadora.  –   –Veo  que  has  estado  recientemente  lesionado,  –dijo.  –¿Cómo?–   –No  es  nada.–   –Eso  no  responde  a  mi  pregunta.–   –Es  mi  problema.  Yo  me  encargo.–   Amelie  se  recostó  en  su  silla  y  echó  un  vistazo  hacia  arriba  a  Oliver.   –Mirad  para   que   Henrik   entienda   que   no   tolero   este   tipo   de   comportamiento   dentro   estas   paredes.   Michael,   usted   haría   bien   en   responder   a   mis   preguntas   cuando   le   pregunto  la  próxima  vez.  –   –Puesto   que   usted   ya   sabía   la   respuesta,   no   veo   el   punto.–   Era   casi   tan   bueno   en   ocultar  emociones  como  Amelie.  –Si  realmente  se  preocupaba  por  detenerlo  a  él  y   a   los   otros   como   él,     habría   que     reconocer   públicamente   nuestro   matrimonio   y   poner  fin  a  la  situación.  –   –Usted  no  obtuvo  el  permiso  de  mi,  y  es  mi  derecho  como  su  padre  de  sangre  dar  o   negar   eso  –dijo.   –Yo   no   tengo   que   reconocer   nada   ,lo   hizo   sin   mi   bendición.   Hemos   recorrido   este   camino   antes,   sin   ningún     propósito   bueno   .   –   ¿Qué   te   trae   por   aquí,   entonces?  –   Claire  se  aclaró  la  garganta  y  dio  un  paso  hacia  adelante.  –Yo  –   Oliver   la   interrumpió.   –Saluda   a   la   Fundadora   correctamente,   o   si   no   ,   no   va   a   pronunciar  otra  palabra.  –   Amelie  podría  haber  impedido  eso,  ella  podría  haber  hecho  solo  un  saludo  con  la   mano   como   normalmente   habría   ...   pero   no   lo   hizo.   Esperó,   con   la   mirada   en   el   rostro   de   Claire,   hasta   que   ella   tragó   saliva   e   inclinó   la   cabeza   hacia   adelante   un   poco.   –Fundadora,  –dijo.   –Puedes  hablar,  Claire.  –   Vaya,  gracias,  Claire  quería  decir  con  una  generosa  dosis  de  sarcasmo,  pero  se  las   arreglo  para  tragárselo.  Shane  lo  habría  dicho,  y  por  eso  ella  no  quiso  que  el  viniera   a     esta   pequeña   aventura.   –Gracias,   –dijo,   y   trató   de   sonar   verdaderamente   agradecida.  –He  venido  a  hablar  con  usted  acerca  de  la  tarjetas  de  identificación.  –   La   cara   de   Amelie   hizo     espectáculo   de   toda   la   emoción   de   su   enojo-­‐.   –He   oído   todos  los  argumentos  que  estoy  dispuesto  a  soportar  –dijo.  –La  medida  asegura   que  todos  los  residentes  de  Morganville  estén  cuidados  en  caso  de  fuerza  mayor,   sus  protectores  se  identifiquen,  que  se  puedan  encontrar  en  caso  de  que   desaparezcan.  Cualquiera  que  sean  sus  resentimientos  que  han  venido  de  una  falsa   sensación  de  que  usted  es  libre  de  hacer  lo  que  quiera.  No  se,  Claire.  No  hay  nadie   en  este  mundo.  –   –Pensé   que   tomó   en   serio   las   metas   de   Sam.   Me   dijiste   que   harías   que   los   seres   humanos   fueran   iguales     en   Morganville,   que   teníamos   derechos   al   igual   que   los   vampiros.   ¡Tú  me  dijiste  eso!  –  

–Lo  hice,  –dijo  Amelie.  –Y  sin  embargo,  me  parece  que  cuando  a  los  seres  humanos   se  les  permite  un  poco  de  libertad,  van  a  tomar  más,  hasta  que  su  propia  libertad   destruya   nuestra   forma   de   vida.   Si   se   trata   de   una   elección,   debo   elegir   la   supervivencia  de  la  mía.   Los   tuyos   son   ciertamente   demasiado   numerosos   ¿Cuál   es   el   recuento   de   ahora,   ¿siete   mil   millones?     me   disculpas   si   creo   que   podríamos   estar   en   una   leve   desventaja  numérica.  –   –¿Es  por  eso  que  se    está  permitiendo  la  caza  de  nuevo?–   Oliver   se   echó   a   reír.   –Un   beneficio   adicional   tentador,   pero   no.   La   caza   está   enterrada  tan  profundamente  en  la  naturaleza  del  vampiro  como  la  necesidad  de   reproducir   en   los   seres   humanos.   No   es   simplemente   una   cosa   que   podemos   apagarlo.   Para   algunos,   la   caza   les   permite   controlar   un   lado   oscuro   y   violento   que   sería   mucho   más   perjudicial.   Piense   en   un   embalse,   río   arriba,   con   un   defecto   en   la   estructura.   Tarde   o   temprano,   ese   torrente   de   agua   se   liberara  ,   y   el   daño   que   hace   es  considerablemente  peor  que  una  liberación  lenta  y  controlada.  –   –¡Estamos  hablando  sobre  el  agua!  ¡Estoy  hablando  de  las  vidas  de  la  gente!  –   –Basta  ya,  –dijo  Amelie  rotundamente.  –Esta  no  es  una  preocupación  humana.  Tu  y   tus   amigos   no   deben   temer,   pues   la   ley   no   te   toca.   Las   cosas   que   has   hecho   en   Morganville  han  asegurado  mi  patrocinio  personal  para  usted,  como  se  puede  ver   en  sus  cartas.  Y  cualquier  vampiro  es  libre  de  negarse  a  cazar.   Michael  lo    ha  hecho.  Sin  duda  muchos  lo  harán.  –   De   alguna   manera,   contando   con   la   buena   voluntad   de   los   vampiros   individuales   no  era  lo    que  Claire  podía  ver  como  una  solución  positiva,  pero    estaba  bastante   claro   que   Amelie   no   estaba   interesada   en   sus   opiniones.   –Entonces   los   seres   humanos   necesitan   saber,–   Claire   dijo.   –Tienen   que   entender   que     si   van   sin   un   protector  significa  que  serán  cazados  de  nuevo.¡Por  lo  menos  tener  la  oportunidad   de  defenderse!  –   –Diles   si   quieres   –dijo   Oliver,   y   sonrió.   –Si   te   hace   sentir   más   seguro   que   estén   preparados,  diles  que  vayan  armados.  Diles  que  permanezcan  en  grupos.  Cuéntales   a   ellos   lo   que   quieras.   No   hará   ninguna   diferencia,   solo   hacer   el   cazar   más   desafiante.–   –Esto  es  obra  tuya,  ¿no  es  así?–  Él  sólo  la  miró  sin  responder.   Claire  volvió  a  prestar  atención  a  Amelie.  –¿Vas  a  dejar    destruir  todo?   –dijo   Claire,   y   clavo   su   mirada   en   la   de   la   Fundadora.   Eso   fue   peligroso,   Amelie   tenía   poder,   mucho   poder   ,   y   aun   cuando   ella   no   estaba   tratando   de   proyectarla,   había   algo   verdaderamente  espantoso  de  mirar  profundamente  en  su  ojos.  –Usted  realmente   va  a  dejar  convertir  esta  ciudad  en  su  personal  coto  de  caza.–     –Siempre  estás  libre  para  salir  de  la  ciudad,  Claire,  –dijo  Amelie.  –He  dicho  antes,  y   te   he   dado   más   que   generosas   condiciones.   Te   insto   a   que   tomes   la   oportunidad   antes   de   que   me   arrepienta   de   haberte   dado   tanta   ...consideración.   Recuerde,   siempre  puedo  retirar  la  protección.  –   –¡Tal   vez   voy   a   dejar!   ¿Y   qué   vas   a   hacer   entonces?   Porque   yo   no   creo     que   a   Myrnin  le  guste  ninguna  de  sus  nuevas  ideas,  y  no  lo  puedes  controlar,  ¿verdad?   Pero   de   todos   modos,   no   son   realmente   sus   ideas.   –Claire   traslado   su   mirada   a   Oliver.  –¿En  serio?–   Oliver  pasó  de  pie  inmóvil  como  una  estatua,    a  corriendo  a  su  máxima  velocidad,   un  borrón,    ella  instintivamente  retrocedió  lejos.   Michael  se    puso  en  el  camino,  y  lo  empujó  violentamente  sacando  a  Oliver  fuera  de   curso,  contra  un  mesa  auxiliar,  destruyendo  un  jarrón  antiguo  que  probablemente  

no  tiene  precio.  Oliver  rodó  a  su  pies,  apenas  si  desaceleró  en  absoluto  por  la  caída,     fue  a  por  él.   –Basta  ya  –dijo  Amelie,  y  Oliver  solo…  se  congelo.  También  lo  hizo  Michael.  Claire   sintió  una  aplastante  sensación  de  presión  en  la  habitación  y  se  dio  cuenta  de  que   Amelie  sólo  los  hizo  detenerse.  Debe  haberles  lastimado,  porque  incluso  Oliver  su   rostro  contorsionado  en  el  dolor  por  un  segundo.  –He  tenido  bastante    peleas  estilo   campesino    en  mi  presencia.  Michael,  su  lealtad  es  un  error,  y  he  tenido  suficiente   de       que   sus   opciones   personales   superan   su   deber   para   mí.   Me   debes   tu   vida.   Si   la   elección  ha  de  hacerse,  tener  mucho  cuidado  de  cómo  lo  hacen.  Un  vampiro  solo  es   vulnerable  a  muchas  cosas.  –   –Lo   sé   –dijo   Michael.   –Usted   puede   dejar   de   tratar   de   amenazarme.   No   voy   a   renunciar  a  las  personas  que  amo,  no  importa  lo  que  hagas.  Y  en  las  palabras  de  mi   mejor  amiga,  me  muerde.  Vamos,  Claire.  No  estamos  recibiendo  ningún  favor  de   ella.     Amelie  se  acercó  a  él,  pero  en  el  siguiente  instante,  sus  ojos  azules  se  agrandaron   y  desesperadamente  en  blanco,  cayo  de  rodillas-­‐conducido  allí  por  la  fuerza  de  la   furia   de   Amelie.   Me   sentía   como   en   una   tormenta,   golpeando   sobre   Claire   como   una   idea   de   último   momento,   y   se   encontró   de   rodillas   junto   a   él,   buscando   su   mano   y   sosteniéndola   con   sacudidas   fuertes.   Él   estaba   tratando   de   no   aplastar   a   la   suya,  pero  le  duele  todavía.   Ella   se   levantó   de   detrás   de   su   escritorio,   tomó   un   elegante   abre-­‐   cartas   recubierto   de  plata  de  su  escritorio  y  se  acercó  a  mirar  hacia  abajo  a  Michael.  Cuando  se  volvió   el   cuchillo   en   la   mano,   volutas   delgadas   de   humo   se   escapaban,   ella   no   era   invulnerable  a  la  plata,  sólo  más  fuerte  que  la  mayoría.   –No   me   pongas   a   prueba,   –susurró.   –He   sobrevivido   a   mi   padre.   Sobreviví   a   el   Draug.  Voy  a  sobrevivir.  Conozca  su  lugar,  o  muera  donde  esta  arrodillado,    ahora   mismo.   Michael   se     arregló   para   reír   y   volver   la   cara   hacia   ella.   Por   primera   vez,   pensó   Claire,  realmente  parecía  uno  de  ellos.  Como  un  vampiro.   –Yo  sé  quién  soy,  y  no  soy  uno  de  ustedes,  –dijo.  –Que  te  jodan.–   Condujo   el   abrecartas   abajo,   y   Claire   tuvo   tiempo   de   jadear   con   horror;   tuvo   un   recuerdo   terrible,   vivo   en   el   tiempo   ella   había   visto   apuñalar   a   otra   persona,   Michael,  en  los  primeros  días  de  su  amistad.  Había  sobrevivido  a  eso.  No  esto.  No   con  plata.  No,  no  puedo  decir  esto.  A  Eve  ,  No,  por  favor  ...   Amelie  clavó  el  cuchillo  de  plata  en  el  suelo,  hasta  la  empuñadura,  a  una  pulgada  de   la    rodilla  de  Michael.  Se  levantó  con  gracia,  le  dio  la  espalda  y  se  alejó,  despidiendo   a  los  dos  con  un  tirón  de  la  mano.   Oliver,  después  de  una  larga  mirada  a  la  que  Claire  no  sabía  leer,  dijo:  –Considérate   afortunado.  Ustedes  dos,  fuera.  Ahora.–   Claire  tropezó  con  sus  pies,  sin  soltar  la  mano  de  Michael,  y  logró  que  se  levantara.   Se   apoyó   en   gran   medida   de   ella.   Parecía   aturdido,   pero   sus   ojos   eran   tan   rojos   como  la  sangre  que  goteaba  de  la  nariz  y  las  orejas.  Era,  pensó  Claire,  listo  para  ir  a   la  garganta  de  Oliver,  por  lo  que  fue  afortunado  que  estaba  demasiado  débil  para   intentarlo.  –Vamos,  –le  susurró  a  él.  –¡Michael!  ¡Vamos!  Se  supone  que  tu  eres    la   calma,  ¿recuerdas?  –   Cerró  los  ojos,  que  era  todo  lo  que  ella  sentía  que  iba  a  conseguir  de  él  en  términos   de  acuerdo,  así  que  medio  lo  llevó  hasta  la  puerta.   Que  permaneció  cerrada.   Detrás  de  ella,  Oliver  dijo:  –Si  vienes  aquí,  ven    suplicante.  

Cualquier  otra  cosa,  y  la  próxima  vez,  el  cuchillo  no  se  perderá.  –   Claire   fue   lo   suficientemente   inteligente   como   para   mantener   su   que   te   jodan   para   sí  misma.                              

TRES    

CLAIRE

    Salir de   la   Plaza   de   la   Fundadora   no   era   tan   malo   como   entrar,   pero   con   Michael   impresionado   y   solo   capaz   de   mantenerse   a   medio   camino,   Claire   estaba preocupada   de   que   Henrik,   u   otra   persona   con   sentimientos   similares,   pudiera   salir   para   terminar   el   trabajo que   Amelie   y   Oliver   habían   comenzado.   Estaba   herido   ...   tal   vez   no   en términos   de   heridas   evidentes,   pero   estaba   convencida   de   que  la  sangre  que  aún  manchaba  su  cara  cerca  de  la  nariz  y  las  orejas  era  una  señal   de  algún  tipo  de    hemorragia interna .  No  tenía  ni  idea  de  qué  hacer  para  él,  pero  los   vampiros  se  podían  curar de  la  mayoría  de  las  cosas  sin  ayuda.   Aún  así,  probablemente  iba  a  necesitar  sangre,  y  ella  no  quería  ser  la  única  fuente   de   pie   cerca,   si   le   llegaba   con   fuerza   un   deseo     repentino.   Había   visto   suceder     eso,   y   las   secuelas.   Puede   que   no   arruinará   su   amistad,   a   menos   que en   realidad   la   matara  pero  sería  muy  difícil  hacer  las  cosas  alrededor  de  la    mesa en la cena.   –¿Puedes  conducir?  –Le  preguntó  con  ansiedad  a  medida  que  llegaban  a  la  planta   del  garaje.  Mantuvo  una  mano  en  su  brazo,  a  pesar  de  que  se  movía  por  sus  propios   medios  ahora,  él  no  había  dicho  casi  nada,  pero  ahora  él  asintió  con  la  cabeza.     –¿Estás  bien?–   –No  –dijo.  Su  voz  sonaba  ronca,  como  si  hubiera  estado  gritando.  –No  todavía.  Lo   estaré.–   –Probablemente   necesitas   un   trago.   –Ella   lo   dijo   de   la   forma   en   que   había   escuchado  a  Eve  hablar  del  hecho  ,  y  parecía  aliviado  de  no  tener  que  tocar  el  tema.   –No  me  importa  esperar  en  el  coche  si  quieres  parar  en  el  banco  de  sangre.   Michael  ...  Lo  siento.  Yo  no  creía  que  fuera  a  ir  tan  ...  -Fuerte.  Violento, Loco.   Pero  Shane de  alguna  manera  lo había  intuido  ,  de  lo  contrario  no  habría  insistido   en que alguien   más   fuera   con   ella.   Alguien   lo   suficientemente   fuerte   como   para   luchar  contra  Oliver  y Amelie  ...  o  quién  estaría  dispuesto  a  intentarlo.  

Si  hubiera  tenido    acabada    la  máquina,  podría  haberla  usado.  Cancelar    su  poder.   Tal   vez   hubiera   funcionado.   Tal   vez   haría que   incluso   se   anule la   influencia   de   Oliver  en  Amelie,  y  hacer volver a la antigua Fundadora,  Claire la  echaba  mucho  de   menos.  Y  tal  vez  sólo  habría  empeorado  las  cosas.   Se sintió humillada al pensar en  cuánto  peligro se  había  puesto  Michael  por  ella.  Y   mostró     cuanto   peligro   había   para   todos   ellos.   Hannah   había   tenido   razón   después   de  todo.  No  había  ningún  punto  en  el  intento.   En  el  coche,  en  fin,  Claire   se sintió  lo  suficientemente  segura  como  para  abordar  el   tema  que  ella  había estado  frenéticamente  dando  vueltas  en  su  mente  durante  la   caminata.  –¿Qué  le pasó  a  Amelie?  Ella  no  era  así.  ¿Podría  la infección  Draug  tener algo que ver con esto?  ¿A  hecho  algo  con  ella?  –   –Tal  vez  –dijo  Michael.  Tosió,  y  era  un  sonido  húmedo.  Claire  se  encogió.  –Tal  vez   tiene   algo   que   ver   con   Oliver,   tiene   la   capacidad   de   influir   en   las   personas.   Ella   siempre  lo  mantuvo  a  distancia  antes.  Ahora  es  como  si  estuvieran  canalizando  Sid   y  Nancy  .   -¿Quién?–   Michael   gimió.   –Es   triste   que   no   sepas   nada   de   música   ,   Claire.   ¿Sid   Vicious?   Los   Sex  Pistols?  –   –Oh  ,  él.  –   –No  tienes  ni  idea  de  quién  estoy  hablando,  ¿verdad?–   Ella  sonrió  un  poco.  –No,  es  menos que nada –   –Recuérdame   que   te   toque   algunas   de   sus   canciones   en   otro   momento.   Pero   de   todos   modos,   si   Myrnin   dijo que las   cosas   estaban   fuera   de   control,   no   está   mal.   Amelie  no  utiliza  ese  poder  que  acaba  de  utilizar en  mí,  no  al  menos  que  las  cosas   sean  realmente  críticas.  Nunca sólo  para  su  diversión  personal.  –Él  se  estremeció,  y   finalmente   dijo,   con   una   voz   tranquila:   –Podía   haberme   matado,   Claire.   Por   lo   menos  la  parte  de  mí  que  no  es  vampiro  puro.  Podría  haberme  convertido  en  –No   sé,  su  títere  de  carne  o  algo  así.  Ella  tiene  el  poder  como  nadie.  –   Claire  tragó,  de  repente  y  bruscamente  inquieta  de  nuevo.  –Pero  ella  no  lo hizo.–   –Esta  vez  –dijo.  –¿Y  si  ella  decide  que  esa  es  la  única  manera  de  hacerme  obedecer en la  forma  en  que  ella  quiere?  No  quiero  vivir  así,  si  ella  aplasta  todo  en  mí,  todo lo que  soy  yo.  Prométeme,  tú  y  Shane,  podrás  ...  cuidar de  ella.  Si  sucede.–   –No  lo  haré.  –   –Promételo –   –¡Dios,  Michael!–   Se   quedó   en   silencio   por   un   momento   y   luego   dijo:   –Voy   a   pedirselo a Shane.– Debido   a   que   ambos sabíamos como era Shane   sabía   que   entendería   esa   petición,   probablemente  demasiado  bien.  Y  que  él  diría  que  sí.   –Eso   no   va   a   suceder   –dijo   Claire.   –No   hay   manera   en   el   infierno,   Michael.   No   vamos  a  dejar  que  eso  suceda.–   Él  no  le  dijo  que  probablemente  no  sería  una  cosa  que  podía  controlar,  pero  ella  ya   lo  sabía  de  todos  modos.    Se  sentía  mejor,  y  con  mayor  control,  por  decirlo.   El  viaje  para  el  banco  de  sangre  fue  tranquilo,  y  Claire    daba  hacia  la  ventana  del   pasajero  con  las  luces  apagadas  .  A  raíz  de  toda  la  adrenalina,  se  sentía  entumecida   y   agotada,   y   extrañamente   suficiente,   mucha   hambre.   Michael   entró   por   la   parte   posterior   del   banco   de   sangre,   a   través   de   la   entrada   de   sólo   vampiros   y   regresó   con   una   pequeña   nevera   portátil   en   la   mano,   que   le   entregó.   Se   la   puso   en   el   suelo,   entre  sus  pies.  –El  suministro  de  sangre se  está  agotando  –dijo.   –Van  a  ser  el  envío  de  la  Sangre  Móvil  para  recoger  mañana.  ¿Shane  a  donado?    

–¿Es  que  él  nunca? – Claire  rodó  los  ojos.  –Lo  voy  a  llevar  voluntariamente  en  la   mañana.   Voy   a   donar,   también.   –Claire,   por   decreto   de   Amelie,   había   sido   históricamente libre   de   la   responsabilidad   de   la   donación   de   sangre,   que   era   el   impuesto  que  pagaban  los  seres  humanos  en Morganville  después  de  los  dieciocho   años   de   edad   ,   antes   también   los   menores   de   edad,   pero   incluso   ahora   que   era   legal,  ella  no  tenía  que  aportar.  Ella  lo  hizo,  principalmente  porque  los  hospitales   que  no  eran  de  los  vampiros,  siempre  tenían    poca  sangre  en  caso  de  emergencia.   Shane   no   había   sido   deliberadamente   excluidos   de   las   listas   de   contribuyentes.   Probablemente  debido  a  la  cantidad  de  problemas  que  históricamente  había  tenido   el,  en  Morganville.   Michael  suspiró.  –¿Te  importa  si  ...?–   Claire   abrió   la   nevera   y   sacó   una   de   las   bolsas   de   sangre.   Estaba   un   poco   caliente   y   pesada,   y   trató   de   fingir   que   era   una   bolsa   de   agua   coloreada,   una   de   esas   cosas     falsas  que  utilizaban  en  programas  de  televisión.  Pero  todavía  la  miraba  cuando  él   la  mordió.  Le  tomó  sólo  un  minuto  para  beberla toda,  y  miró  a  su  alrededor  un  lugar   para  poner  el  vacío,  y  entonces  la  devolvió    a  la  nevera.   –Lo  siento  –dijo.  Su  disculpa  sonaba  auténtica.  –Sé  que  probablemente  no  es   lo  que  necesitas  ver  este  momento.–   –Toda   comida   es   asquerosa –   dijo   Claire,   –pero   todos   tenemos   que   hacerlo.   De   todos  modos,  estoy muriendo  de  hambre.  ¿Esta  todavía  “Chico”  abierto?  –   –¿Sabes  si  quieres  “Chico”,  tengo  que  conseguir  para  la  casa,  ¿verdad?–   “Tacos   Chico”   era   un   recién   llegado   a   la   ciudad,   abierto   por   un   Residente   de   Morganville  que  había  tomado  el  gusto  a  algo  que  había  probado  fuera  de  la ciudad   de  El  Paso:  deliciosos  tacos  laminados,  empapados  y  flotando  en  la  salsa  caliente  ,  y   se   corona   con   queso   rallado.   Sucias,   sí.   Insalubres,   probablemente.   Pero   en   términos  de  tacos,  era  crack.  Órdenes  adicionales  eran  obligatorias.   Michael  manejó  por el servicio para coches,  se  bifurcan  en  efectivo  y  recibió  todos   los   regalos   para   entregar   a   Claire.   Todavía   era   nuevo   para   ellos     contar   hasta   cinco compañeros   de   casa,   Miranda   estaba   sólo   la   mitad   de   tiempo,   ya   que   durante   el   día   era insustancial,   pero   por   la   noche   era   de   carne   y   hueso,   muy   capaz   de   caminar,   hablar,  hacer  tareas,  comer  la  cena  ....  Tenia  muy  poco  sentido  para  Claire,  pero la   Casa   de   Cristal   (como   todas   las   Casas   originales   de   la   Fundadora   que   quedan   en   la   ciudad)era  capaz  de  hacer  cosas  que  la  ciencia  no  podía  explicar,  no  importa  que   tan  lejos  fuera  de  forma,  extendió  los  límites.   Cuando   Michael   había   muerto   entre   sus   paredes,   drenado por   Oliver,   la   casa lo   había   conservado   ,ella   le   salvó,   literalmente,   como   un   archivo,   sólo   que   como   un   fantasma.   La  Casa  de  Cristal  era  más  poderosa  en  la  noche  que  durante  el  día,  así  que  por  la   noche  podría  crear  una  forma  real  de  carne  y  hueso  que  podría  utilizar  para  tener   la   mitad   de   una   vida   ...pero   cuando   llegaba   el   alba,   se   desvanecía.   No   era   real,   exactamente,   aunque   Michael   había   dicho   que   podía   sentir,   comer,   beber,   hacer   todo  como  si  fuera  real,  entre  el  anochecer  y  el  amanecer.   Pero   para   hacer   que  su   vida   fuera   verdaderamente   permanente,   había   tenido   que   hacer  un  trato  con Amelie  y  ser  plenamente  vampiro.   Miranda   parecía   haber   heredado   las   mismas   ventajas   y   desventajas.   Y   no   tenía   ningún   deseo   de   convertirse   en   un   vampiro.   En   la   vida,   Miranda   había   sido   una   niña  perdida  ,  maldecida  con  un  don  psíquico  que  era  tan  espeluznante  como  lo  fue   informativo; había  sido  rechazada  toda  su  vida  por  la  mayor  parte  de  la  ciudad,  e  

incluso   Eve,   su   mejor   amiga,   no habia sido   capaz   de   manejarlo   la   mayor parte   del   tiempo.   Miranda   fantasma,   estaba   floreciendo   en   una   dama   joven   y   feliz,   ahora   que   ella     ya   no   tenía   los   poderes   psíquicos     fue   capaz   de   tener   amigos   de   verdad.   Así     que   Miranda  tiene  tacos,  también.   –¿Qué  vamos  a  decir  Shane  de  lo  que  pasó?  ¿O  a  Eve?  –Claire  preguntó  cuando  el   crujido   familiar   de   las   ruedas   del   coche   en   la   grava   señalaron   que   habían   llegado   a   casa.   Michael  aparcó,  apagó  el  motor,  y  pasó  un  momento  en  sus  pensamientos  antes  de   decir  :  -Vamos  a  decirles  todo.  Cualquier  otra  cosa  no  sería  justo.  Y  podría  ponerlos   en  mucho  peligro  si  creen   que Amelie  todavía  de  alguna  manera  nos  respalda.–   Sería   molesto   para Eve,   y     haría   enojar a Shane,   pero   tenía   razón,   mantenerlos a   ellos   en   la   oscuridad   era   un   camino   seguro   hacia   el   desastre.   Podían   proteger   a   las   personas  de daños,  pero  no  de  conocimiento.   –Bueno –dijo  Claire,  –por  lo  menos  tenemos  tacos.  Todo  va  mejor  con  tacos.–   Y   los   tacos   me   ayudó.   Incluso   Shane,   quien   los   recibió   en   la   puerta   y   miró   a   la   nevera  de  la  mano  de  Michael, se iluminó  de  alegría  al  ver  la  mancha  de  grasa en las bolsas  de  papel  que traia Claire, –De  verdad  conoces  el  camino  al  corazón  de  un   hombre  –dijo, y  se las arrebató  de  las  manos.   –¿Entre  el  nerviosismo  y  el  ángulo  de  arriba?  –dijo,  y  le  dio  un  rápido  y  dulce,   beso  cuando  miró  sorprendido.  –Ey  ,  es  tu  broma.  No  me  culpes  si  lo  recuerdo.     –Y  te  ves  como  una  muchacha  bonita.–   –Bien,  si  no  estás  en    ello  ,  sólo  voy  a  tomar  esos  tacos    ....–   Esto   degeneró   en   hacer   una   escapada   con   las   bolsas   de   tacos,   que   por   supuesto       Shane habría  ganado  en  virtud  de su  enorme  tamaño  y  agilidad,  salvo  que  Miranda   furtivamente se  coló  por  detrás  y  le  robo  un  par  por  sorpresa,  que  lo  envío  en  su   persecución  gritando cuando  ella  salió  corriendo  a  través    de  la  cocina  y  en  la  sala   de  estar.  Y  después  Eve ya estaba  con  ella,  y  Claire  tuvo  que  luchar  para  aferrarse  a   las  dos  bolsas  que  había  dejado.   Al  final,  todo  esto  llegó  de  alguna  manera  a  la  mesa  del  comedor.  Eve  desato  placas   gruesas   de   papel   ,   tenedores   y   cucharas,     Michael   y   Shane   organizando   las   bebidas   mientras  Claire  y  Miranda  ponen  pequeñas  embarcaciones  de  tacos  en  el  lugar  de   cada   uno.   Todo   era   muy   cálido   ,   dulce   y   el   hogar,   y     Claire   se   aseguro   mientras     comían   ellos   de   que   Miranda   tiene   un   par   de   tacos   adicionales   que   Shane   normalmente   habría   agarrado   a   su   paso.   Él   hizo   un   mohín,   pero   en   una   linda manera.   Fue   cuando   estaban   terminando   que   Shane   dijo   casualmente,   –Así   que   supongo   que  ¿todo  ha  ido  bien  hoy?  –   Miranda   lamió   lo   último   de   la   salsa   caliente   que   estaba   por   fuera   de   la   parte   inferior  del    barco    de  papel  y  levantó  las  cejas.  –¿Qué  pasó  hoy?  Nunca puedo  saber   nada.  – Ella  era  todavía  una  pequeña  cosa  físicamente  frágil,  y  supuso  Claire  que  la   niña   de   aspecto   delicado,   frágil   nunca     iba   cambiar   ahora,   los   fantasmas   no   envejecían,  y  no  importa  los  muchos  tacos  que  comía  o  la  cantidad  de  Coca  Colas,   que    consume,  nunca  iba  crecer  una  pulgada  o  ganar  una  libra.  Eso  era  algo  que  un   montón  de  chicas soñaban,  pensó  Claire.  Por  supuesto,  esas  chicas  probablemente   nunca  pensaron tener  que  vivir  una  eternidad  atrapado  en  el  interior  de  una  casa,   vivir  media  vida, ni  siquiera  ser  capaz  de  ir  de  compras  o  ver  una  película  que  no   has  visto,  o  salir a  comer  ...  o  fecha.   Miranda  nunca  fue,  alguna  vez  hasta  la  fecha.  Esa  fue  probablemente  la  más  triste  

cosa   de   todo.   Probablemente   no   había   sido   besada   alguna   vez.   Ni   una   sola   vez.   Y lo   qué era  peor,  que  estaba  viviendo  en  una  casa  con  dos  parejas.   Si.   Vivir un   infierno,   Claire   decidió,   y   ella   le   dio   un   codazo   a   Shane   y   le   dio   a   Miranda  el  último  taco.  Parecía  que era  lo  menos  que  podía  hacer.   Entonces  se  dio  cuenta  de  que  Michael  no  había  comenzado  siquiera  responder  a  la   cuestión.   De   alguna   manera,   Claire   había   esperado   que   él   tomará   la   iniciativa   al   respecto,  pero,  de  repente  todo  el  mundo  la  estaba  mirando,  esperando.   Claire  se  aclaró  la  garganta,  bebió  un  trago  de  agua,  y  dijo:  -Creo  que  voy  a....   Terminemos   con   esto.   Hannah   no   puede     deshacerse   de   las   tarjetas   de   identificación,  o  la licencias  de  caza.  Ella  está  siendo  expulsado  de  su  cargo.  Oliver   es  un  idiota.  Amelie se  convirtió  en  un  vampiro  con  una  V  mayúscula,  y  casi  mató  a   Michael para demostrar  lo  ruda  que  es  ahora.  ¿Eso  lo  cubre,  Michael?  –   –Más  o  menos  –dijo.   Eso   ...   no   le   cayó   tan   bien   como   ella   había   esperado.   Por   un   momento,   nadie   dijo   una  palabra,  y  entonces  todo  el  mundo  estaba  tratando  de  hablar  a  la  vez.  Michael   trató  de  poner algún  tipo  de  uñas  en  lo  que  había  dicho,  pero  no  había  cambio  de  la   verdad.  Eve  fue  bruscamente  exigiendo  saber  qué  se  entiende  por  casi  muerto.   Shane  estaba  maldiciendo  y  diciendo  que  él  había  sabido  que  sería  así.   Incluso  Miranda  fue  tímidamente  pidiendo  algo  que  se  perdió  en  el  caos  general.   –Uno   a   la   vez,   –Claire   finalmente   gritó,   y     les   sorprendió   bastante   a   todos   ellos   que   quedaron   en   silencio.   Sorprendentemente,   fue   Miranda   quien   siguió   adelante primero.   –¿Te  sientes  bien?,  –preguntó a  Michael,  y    había  un  borde  de  ansiedad  en  su  voz   que   sorprendió   a   Claire   ...   y   luego,   no   lo   hizo.   Después   de   todo,   Miranda   nunca   había   sido   besada,   y   Michael   no   podía   dejar   de   ser   un imán para las niñas.   Claire   sintió   un   poco   de   alivio,   de   verdad,   porque   al   menos   la   chica   no   hizo   fijación   sobre   Shane.   No   es   que   Shane   se   hubiera dado   cuenta,   ni   le   importaba,   pero   aún   así   .   Eve,   por   otra   parte,   parecía   ignorar   por   completo a   Miranda;   su   mirada   centrada   totalmente  en  la  cara  de  Michael.  Sus  ojos  oscuros  eran  enormes,  y agarró  su  mano   izquierda  firmemente  con  la  derecha.   –Estoy  bien  –dijo,  y  no  a  Miranda,  pero  si a  Eve,  y  llevó  su  mano  a  sus  labios  para   besarla.  –Claire  podría  haber  estado  exagerando  un  poco.–   –No    mucho –murmuró  Claire,  pero  ella  se  comió  un  bocado  de  taco  y  no  se  opuso   a  tener  más  volumen.   –Ella   tiene   razón,   sin   embargo,–continuó   Michael.   –Definitivamente,   hay   algo   mal   con   Amelie   y   cómo   ella   está   manejando   las   cosas.   No   es   la   Fundadora que conocíamos,     es   más   la   forma   como   actuó   el   Obispo.   Tal   vez   tenga   algo   que   ver con   lo  cerca  que  estuvo  ella  de  perder  con  el  Draug.–   –O  tal  vez  es  sólo    Oliver  en  su  bolsillo  todo  el  tiempo  –dijo  Shane.   –Estoy  diciendo  bolsillo  porque  hay    presente una  menor  fallecida,  pero    bolsillo   significa  pantalones.–   Claire  le  dio  un  golpe  debajo  de  la  mesa  en  el  lado  de  la  pierna,  duro,  pero  ella  no   estaba    en  desacuerdo  con  la  sustancia,  pero  si  con  la  presentación.  –Oliver  es  un   mal   novio, –ella   estuvo   de   acuerdo.   –Y   Amelie   le   escucha   demasiado.   Es   por   eso   que   el   esta   consiguiendo    deshacerse  de  Hannah,    no  quiere    cualquier  desacuerdo   sobre   las decisiones de el Consejo   de   Ancianos.   Él   sólo   quiere   un   cuerpo   de   goma   estampado   humano   sentado   en la   mesa,   para   mantener   a   la   gente   en   línea,   fingiendo  que  todavía  tienen  una  voz  –   –¿Podemos  volver  al  tema  de  Michael  casi  ser  asesinado?,  –dijo  Eve.  

–Porque  yo  realmente  no  estoy  de  acuerdo  con  eso.  ¿Qué  ha  pasado?  –   –Yo  no  estaba  de  acuerdo  con  Amelie  en  algo. Michael  se  encogió  de  hombros.  –No   es  la  primera  vez,  ¿no?  Eve,  en  serio,  no  te  quejes.     Eve  lo  miró  un  momento  más,  luego  cambió  su  atención  a  Shane.   –Usted  compra  esta  basura  de  negociar  –   –No.-   –Entonces,  ¿qué  vamos  a  hacer  al  respecto?–   –Oh,  no  lo  sé.  ¿Matarlos a todos  y  alimentar  con  sus  cadáveres  a  los  pollos?  Infierno,   Eve,   ¿qué   podemos   hacer?   Nos   dieron   este   tiempo   porque   tuvimos   suerte   y   teníamos     a   los   vampiros   correctos   de   nuestro   lado.   Ahora   esos   mismos     vampiros   están  en  el  otro lado  de  la  línea.  ¿Qué  tenemos  a  nuestro  favor?  –   –Bueno,  todos  somos  inteligentes,  fuertes,  y  a  la  moda, –dijo  Eve.  –Salvo  por  ti.–   Él   la   saludó   con   un   tenedor   lleno   de   goteo de   taco   y   una   pala   en   su   boca.   –Se   te   olvidó  guapo  ,  –dijo.  –Además  tipo  reflexivo,  valiente  ...–   –Shane,  lo  más  cerca  que  alguna  vez  llegó  a  los  exploradores  fue  cuando    toda  esa   tropa  de  ellos  le  golpeó  en    cuarto  grado  –replicó  Eve de espalda.   –Se  justa,  eran  Marrones  ,  y  esas  chicas  eran  de  fútbol  entrenado.  Significa   pateadoras.  –Shane  tomó  un  sorbo  de  su  bebida  y  cambió  de  tema.  –Nosotros  no   tenemos     muchas   cosas   por   contar   a nuestro   favor   ahora   mismo,   ¿verdad?   No   te   ofendas,Mike.  Tú  sabes  que  yo  te  amo  y a  Eve,  pero lo de casarse ustedes  dos    no nos   tiene hecha  la  vida  más  fácil  por  aquí,  la  mayoría  de  las  personas  nos evitan,  el  lado   humano  Pro-­‐nos  odia,  el  lado  Pro-­‐vampiro  nos  odia,  también.  Ahora  no  tenemos  a la   Reina de Hielo   de   nuestra   parte,   tampoco.   Estratégicamente,   creo   que   nuestra     posición se reduce  a  esto  apesta.–   –Tenemos   a Myrnin,  –dijo  Claire.  –No  le  gusta  cómo  están  las  cosas  tampoco.  Él  va   a  ayudar.–   –Oh  sí,  porque  Myrnin  siempre  es confiable  –dijo  Eve.  –Sí,  Shane,  yo lo digo por ti.–   –Gracias  por  leer  mi  mente.–   –Gracias  por ser  tan  simple.–   Shane  lanzó  una  servilleta,  ella  la  desvió  en  el  regazo  de  Miranda,  y  Miranda  lo  tiró   a  Michael,  que  ni  siquiera  miró  hacia  arriba  cuando  le  arrebató  el  papel  en  el  aire  y   lo  lanzó  a  Claire.   Quien    perdió,  por  supuesto.   –El perdedor  lava  los  platos –dijo  Michael.  –Nueva  regla.–   –Increíble,  –coincidió  Shane,  y  luego  estuvo  menos  alegre  de  ello.  –Espera  es  todo   platos  de  papel  y  esas  cosas.–   –Ey,  podrías haber  perdido  si  hubieras pensado  en  ello.–   Miranda  fue  quien  estropeó  el  momento  al  preguntar,  de  una  manera  muy    preocupada:  –¿Qué  vas  a  hacer  al  respecto  para  parar  a  Amelie?  Quiero  decir,  ¿si   ella  es  muy  peligrosa  ahora?  –   Eve   puso   su   brazo   alrededor   de   la   niña   y   la   abrazó.   –Claire   tendrá   un   plan   maravilloso,  y  todos  vamos  a  hacer  que  funcione.  Ya  lo  verás.  –   Sí,  Claire  pensó  sombríamente,  mientras  recogía  la  basura.  No  hay  presión.   Ella  fue  de  vuelta  sobre  todo  cuando  se  enteró  de  Miranda  de  pie  a  su  lado,  dándole   cosas.  Eve,  Michael  y  Shane  se  había  trasladado  afuera,  y  la  muchacha  más  joven  le   dirigió  una  rápida  sonrisa  torcida.  –No  me  importa –dijo.   –Me gusta  ayudar.  ¿Estás  bien?  –   –Claro –dijo  Claire.  –Gracias.–   –Quería  preguntarte  una  cosa,  en  realidad.  He  oído  decir  algo a  Shane  

acerca   de   esas   personas   que   llegaron   a   la   ciudad.   Las   personas   con   el   programa de televisión. –   –Oh,  está  bien.  Angel  y  Jenna.  –Y  Tyler  ,  quien  hace  todo  el  trabajo.  –¿Qué  acerca  de   ellos?  –   –¿No  crees  que  van,  ah  ,  encontrar  cualquier  cosa,  ¿verdad?  ¿Qué  pasa  si  lo  hacen?   ¿Y  si  corren  la  voz  acerca  de  Morganville?  –   –No  va  a  suceder  –dijo  Claire.  –Incluso  si  encuentran  cualquier  cosa  que  yo   realmente  dudo  –No  creo  que  serían  capaces  de  salir  de  la  ciudad.  ¿Por  qué?     ¿Estás  preocupada que sepan  de  ti?  –   –No,   no   realmente.–Miranda   miró   extrañamente   avergonzada –Yo   sólo,   deben   haberse   reunido   con   otros   fantasmas   antes.   Sólo   me   preguntaba   si   tal   vez   podría   hablar  con ellos  al  respecto.  Acerca  de  lo  que  es  normal.  –   -No   estoy   segura   de   que   hay   tal   cosa   como   algo   normal,   cuando   se   trata   de   fantasmas,  sobre  todo  por  aquí  –  dijo  Claire  dubitativa.  –Mir,  no  estás  pensando  en   tratar  de  traerlos  hasta  aquí,  ¿verdad?–   –Bueno,  por  la  noche,  no  se  ve  nada  raro  ....–   -No.  No,  definitivamente  no.  ¿Qué  pasa  si  Myrnin  viene  apareciendo  a  través  de  un   portal   en   la   pared,   o   algún   vampiro   al   azar   decide     realizar   una   visita?¿   Cómo   se   explica  eso?¿  Y  Michael?  Ellos  notarían  algo  extraño  en  él,  ¿no  es  así?  –   –Oh  –dijo  Miranda.  –Así  es.  Yo  no  había  pensado  en  eso.  Bien,  entonces.  Yo,  solo me   gustaría  poder  hacer  más  amigos.  –   Claire  le  golpeó  la  cadera  y  sonrió.  –¿No  somos  lo  suficiente  para  ti?–   Ella    le  dio  una  sonrisa  como  respuesta,  pero  no  fue  muy  segura.  –Claro–  Miranda   dijo  en  voz  baja,  y  se  alejó.   Oh  querida.   Eso,  pensó  Claire,  podría  ser  un  problema.   El  banco  de  sangre  en  Morganville  tenía  horas,  impares,  ejemplo,  se  habían   instituidos  veinticuatro  horas de  donaciones,  lo  que  significaba  que  Claire  pudo   darle un empujón a Shane  de  la  cama  ponerlo  dentro  de  los  pantalones,  los  zapatos  y   la   camisa   a   las   cuatro   de   la   mañana,   y   arrastrarlo   medio   dormido,   al   sitio   para   drenar  un  litro  de  sangre  antes  de  que  fuera  demasiado despierto  y protestara.  Ella   dio   una   segunda   pinta,   sólo   para   hacer   las   cosas   aún   más,   y   volvió a   casa   a   acostarse  de  nuevo  en  la  cama.  Se  negó  a  ir  a  la  suya,    era  simplemente terquedad   pura,  y    acurrucó  su  cuerpo  cálido  y  fuerte  a  su  lado  bajo  la manta  hasta  dentro  de   dos   horas,     que   ella   tuvo   que   levantarse   para   ir   a   la   escuela.   Podría haber sido   más   sexy,   salvo   que   se   quedó   dormida     durante     unos   cinco   minutos,   y     se   resistió   durante   unos   pocos     más.   Las siete   de   la   mañana   llegó   demasiado   pronto,   pero   Claire   se   arrastró   con bostezos   a   la   rutina   de   la   mañana:   ducha,   vestido,   ir   sonámbula  a  de  Common  Grounds  para  una  mocha.  Ahí  fue  donde  ella  escucho  la   noticia  de  que  la alcalde  Hannah  Moisés  "dimitió  por  razones  personales"  y  que  la   nueva elección se  celebraría  el  fin  de  semana.   Los   estudiantes   universitarios   eran,   por   supuesto,   ajenos   a   lo   que   quería   decir,   pero   había   una   pila   de   folletos   sobre   esto   cerca   de   la   caja   registradora,   Claire, agarro   uno.   El   comunicado   de   prensa   fue   aburrido   y   seco,   y   había   un   formulario     a   la  derecha  en  la  parte  inferior  del  volante,  con  las  instrucciones  para  dejarlo  en  el   Ayuntamiento  en  la  urna  correspondiente.   Claire   se   metió   el   volante   en   su   mochila,   tomó   su   café   y   se   dirigió a clase.   Por   suerte,   tenía   un   horario   diferente   de   los   profesores   de   hoy   en   día,   los de   ella   realmente   le   gustan,     navegó   por   la   mañana,   alto   consumo   de   cafeína   y   discusiones  

difíciles  sobre  la  física  de  la  materia  condensada,  que  era  el  estudio  de  exactamente   cómo  los  átomos  combinados  y  recombinados  para  convertir líquidos,   en sólidos,  y afirma  que en  teoría,  no  se  había  visto.  Excepto  que  ella   ya los  había  visto, Myrnin lo  había  inventado,  y  las  usó  como  centros  de  transporte  en  torno  a  la  ciudad.  Los   llamó   puertas,   mientras   que   Claire los   llamó   portales,   pero   se   reduce   a   una   cosa:   viajando  de  aquí  para  allá  y  sin  esperar  en  el  medio.   Así  que  de  alguna  manera  tenía  una  ventaja  en  ese  concepto,  y  los  cálculos.   Tenía  un  descanso  al  mediodía,  y  se  fue  a  la  cafetería  en  el  campus.  Era  el  día  de   Eve ir  a  trabajar  allí,  en  vez  de  a  un  consenso,  era  una    camarera    suficientemente   buena   que   podía   trabajar   en   cualquier   lugar   que   quisiera,   y   le   gustaba   ver   diferentes   personas   en   el   otro   lado   de   la   barra.   Además,   Eve   siempre   insistió,   le   gustaba  estas  vacaciones  semanales  un  poco  lejos  de  Oliver  frunciendo  el  ceño.   No   parecía   especialmente   feliz   ahora,   sin   embargo,   pensó   Claire,   mientras   esperaba   en   la   fila   .   A   medida   que   el   hombre   delante   de   ella   se   fue   con   su   café,   Claire  apoyó  los  codos  sobre  el  mostrador  y  dijo:  –¿Estás  bien? –Ella  puso  la  parte   de  atrás  de  la  mano en la  frente  de  Eve.  –Creo  que  debes  tener    fiebre.–   –¿Qué?   –Parecía   cansada   Eve   bajo   el   maquillaje,   como   si   no   hubiera   dormido   mucho.  –¿De  qué  estás  hablando?–   -Mr.   Hottie   McGorgeous   simplemente se ha   alejado.   Se   llevaban   muy   bien   entre   vosotros,  y    ni  siquiera  le has sonreido. –   Eve  levantó  la  mano  y  tocó  el  anillo  en  su  dedo.  –Dispositivo de Anti-­‐coqueteo  –dijo.   –Funciona.–   –Oh,  vamos,  ¡no  te  deja ni sonreír!–   –Simplemente   no   lo   sentía.   –Pero   eso   no   es   cierto,   y   Claire   lo   sabía.   Había   un   pedazo   de   papel   sobre   el   mostrador,   que   volvió   boca   abajo,estaba   empapado   de agua en   algunos   lugares,   y   vio   lápidas   dibujadas   en   él.   Antes   de   que   Eve   pudiera   detenerla,  Claire  se  acercó  y  lo  tomó.   Eran   las   mismos   cuatro   lápidas   como   en   los   volantes   que   iban   apareciendo   en   la   Casa   de   Cristal,   sólo   que   ésta   era   más   personal.   Tenía   una   flecha   apuntando   a   la   tumba  de  Eve,  con  las  palabras:  Pronto, perra  escrito  sobre  él.   Eve   se   encogió   de   hombros.   –Estaba   en   el   mostrador   cuando   llegué   aquí   al   trabajo.–   –Lo  siento  –  dijo  Claire.  –Las  personas  son  asnos.–   –En  su  mayoría,–  coincidió  Eve.  ¿Mocha,  entonces?–   –Sólo  chocolate  caliente.  –tomó  el  volante  Claire  que había  guardado  en  su  bolso  y  lo   puso   sobre   el   mostrador,   evitando   el   goteo   de   las     bebidas   derramadas   .   –¿Has   visto  esto?–   Eve mezcló  el  cacao  y  empezo a leer  el  documento  al  mismo  tiempo,  que  era   bastante  impresionante.  –Los  candidatos  por  escrito.  Bueno,  eso  es  fácil.   Sólo   debes   elegir   a   quien   quieran   y   escribir   los   votos   de   la   manera   que   ellos   quieren  salir.  Y  nos  tomamos  la  molestia  de  votación  ¿por  qué?  –   –No  podemos  dejar  que las cosas sigan por este camino –dijo  Claire  con  seriedad.  – Tenemos que reunir  a  la  gente  para  exigir  elecciones  libres  y  justas,  contados  por   los  seres  humanos.–   –Hay   una   cantidad   impresionante   de   locos   en   esa   cabeza.   ¿Cómo   funciona   exactamente  eso qué  hiciste  ?  Porque  te  garantizo  que  si  se  configura  una  página   de   Facebook,   nos   van   a   matar   antes   de   poder   actualizar   la   pantalla.   Y   no   se   te   ocurra  Twitter.  –  

Era  cierto,  los  vampiros  tenían  control  sobre las  comunicaciones    electrónicas  de  la   ciudad,   Claire   se quedo perpleja   por   un   momento.   –La Vieja   Escuela –dijo   finalmente.   –El capitán   Obvio está   ahí   fuera,   ¿no? –Capitán   Obvio   era   un   poco   como   el   de   Espartaco de   Morganville   ....   Era   el   tipo     encargado   de   organizar   y   liderar   la   resistencia   humana,   cualquiera   que   sea   la   forma que   tomara. Capitán   Obvio   como   un   individuo   por   lo   general   no   duró   mucho   tiempo,   pero   uno   nuevo   siempre  estaba  esperando  en  las  alas.   –Bueno,  en  teoría,  supongo  –dijo  Eve.  –El  último  que  funcionó  para  él  antes  de  la   barreras  volvió  a  subir  por  la  ciudad.  Lo  último  que  supe,  sin  embargo,  es  que  no   había  nadie  a cargo  de  la  clandestinidad  humana  más,  por  lo  que  es  más  o  menos   hecho   para   ...   no   que   jamás   se   ha   hecho   ninguna   diferencia   en   el   primer   lugar.   Manojo    desorganizado de perdedores,  sobre  todo.  Bueno,  excepto  por  aquella  vez   que  nos  salvó  la  vida.  Pero  si él  todavía  esta  ahí,  tal  vez  él  es  el  que  nos  envía  las   notificaciones  a  troquel  ,  así  que tal  vez  no  esta  activo.-   Claire  parpadeó  y  tomó  un  sorbo  de  chocolate  caliente de el que  Eve  le  entregó.  No   había  nadie  en la  cola  detrás  de  ella,  así  que  se  quedó  en  el  mostrador.  -El  Capitán   Obvio  viejo fue  revelado,  al  menos.  Todo  el  mundo  sabía  quién  era.  ¿Y  si  hubiera   uno  nuevo?  ¿Aun en  secreto?  –   –Cariño,   estoy   bastante   segura   de   que   me   han   escuchado.   He   oído   todo.   –Pero   Claire  no  estaba  escuchando  ahora;    su  cerebro  estaba  disparando  una  cadena  de   destellos  brillantes  al  azar,  poniendo  las  cosas  en  conjunto,  la  planificación,  hasta   que Eve chasqueó   los   dedos   delante de   sus   ojos   y   se   dio   cuenta   que ella estaba   diciendo  algo  a  lo  largo  de  las  líneas  de    la  Tierra  a  cualquier  planeta    en  el  que  ella   está    girando.   –Lo  siento  –dijo  Claire.  Ella  sonrió  lentamente.  –Creo  que  ya  lo  tengo.–   –¿La  gripe  porcina?  La  respuesta  a  la  fusión  fría?¿Un  aneurisma?  –   –¿Cómo  hacer  para  que  los  vampiros  no  hagan  caso  omiso  de  los  resultados  de  las   elecciones?–   –No  puedo–   –A   menos   que   los   resultados   sean   los   que   quieren   ver –dijo   Claire.   –Entonces     acababa  de  anunciar  que  ,  ¿verdad?  No  se  molestarían por  nada  falso.  –   –Es   cierto.   Eve   la   miraba   dubitativa.   Muy   dubitativa .   –¿Qué   demonios   estas   pensando  ,  CB?  –   –Inscribimos  a  alguien  que  es  exactamente  lo  que  quieren:  un  ser  humano   conectado   a   una   antigua   familia   de   Morganville.   Pero   el   que   no   tiene   miedo   de   ponerse  en los  rostros  de  los  vampiros.–   –Está  bien,  tal  vez  tenemos  que  volver  a  atrás,  porque  no  tiene  ningún  sentido  en   absoluto,-dijo   Claire,   y   sostuvo   la   mirada   de   Eve   durante   el   tiempo  suficiente   para   que  ella  viera  la  luz    que  empieza  -­‐terriblemente-­‐tipo  de  la  madrugada.  –¿Shane?– Su  mejor  amiga  le  dijo,  y  se  cubrió  los  labios  de  tinta  azul  con  una  mano  pálida.  –No   se puede proponer a Shane    para  alcalde.  ¡Vamos!¡  Shane  es  el  opuesto  exacto  de   política!     –Yo   no   estoy   hablando   de   él   –interrumpió   Claire.   –Pero   hay   alguien   más   en   esta   ciudad  que  está  perfectamente  cualificado.  Y  perfectamente  sin  reservas  al  mismo   tiempo.  Y  si  alguien  sabe  causar  el  caos  en  esta  ciudad,  es  ella.  –   Silencio.  Silencio  ,  absoluto.  Eve  parpadeó,  parpadeó  de  nuevo,  y  finalmente  dijo:   –¿Qué?–   Pero  Claire  ya  se  alejaba,  tarareando  suavemente  en  voz  baja,  

sintiendo   por   primera   vez   en   meses   que   tenia   algo   en   realidad   que iba por el camino  correcto  en  Morganville  .Irónico  ,  la  verdad.                            

CUATRO    

CLAIRE

    Fiel   a   su   palabra,   Mónica   llegó   al   gimnasio   lista   para   trabajar,   fue   un   poco     una   sorpresa,  Claire  apenas  la  reconoció.  Sin  maquillaje.  El  pelo  oscuro  recogido  en  una   cola   de   caballo   normal,   grueso.   Bien,   el   equipo   de   entrenamiento   ajustado   era de   marca,   y los   zapatos   atléticos   tenía   el   nombre   de   una   estrella   del   baloncesto   en   ellos,  pero  esta definitivamente  Mónica  desenchufada.   Y  ella  era  sorprendentemente  buena  en  golpear  cosas.  Incluso  Shane  estaba   impresionado,  después  de  unos  dos  minutos  de  verla  golpear  la  pesada  bolsa  con   una  serie  de  golpes  bien  colocados,  los  codos  y  patadas.   –No   está   mal, –admitió   Shane   cuando   Mónica   continuó   golpeando   a   su   objetivo.– Buena  forma.  El  infierno  de  una  derecha.     –Sí,  ella  consiguió  golpear  a  otros  niños,  ¿verdad?–   Shane  le  envió  una  mirada  un  poco  avergonzado.  –Estoy  a  favor  de  la  paz  y  el  amor,   nena,  pero  yo  estoy  hablando  sólo de técnica,  aquí.  –Volvió  a  estudiar a  Mónica    evaluándola   con   calma,   con   los   brazos   cruzados.   –Ella   ha   estado   trabajando   en   ello.–   sin   duda.   Cuando   Mónica   terminó   en   el   saco   después   de los   requeridos   cinco   minutos,  jadeando  y  sudando,  envió  a  Shane  una  triunfante mirada  mientras  bebía   un  poco  de  agua.  –¿Ves? –dijo.  –No  está  mal,  ¿verdad?–   –No   te   pongas   chula   –dijo.   -Ey,   ¿Aliyah?   ¿Tienes   un   minuto?   Hizo   un   gesto   a   una   chica   alta,   y   delgada   que   estaba   en   la   sombra   a   la   vuelta   de   la   esquina.   Se   dio   la   vuelta,  y  sus ojos  negros  cayeron  sobre  Mónica,  ampliándolos.  –Mónica  necesita  un   compañero  de  entrenamiento.–   –Espera  –dijo  Mónica,  y  se  volvió  hacia  él.  –Pensé  que  serias  tú  –   –Yo   soy   el   sensei   aquí,   y   decido   con   quien     va   a   pelear –dijo   Shane,   con   demasiado   entusiasmo.   –Pero  –   –¿Problemas,   Mónica? –Su   sonrisa   era   brutal,   y   Mónica   apretó   los   labios en   una   fina  línea  y  negó   con   la   cabeza.   Se  dirigió  a  la  zona  de  combate  acordonada  cuando   Aliyah  tomó  su  lugar  en  el  interior.  

–Déjame  adivinar, –dijo  Claire.  –Mónica está  intimidada por Aliyah.–   –No  se  podía  lanzar  una  piedra  en  Morganville  sin  golpear  a  alguien  que  se  ajusta  a   esa   descripción –dijo   Shane.   –Pero   nadie   ha   intimidado   ha Aliyah,     no   sé,   por   lo   menos en  cinco  años,  está  bien  ,  vamos  a  tener  una  pelea  limpia,  ¡chicas!–     No  era así a Aliyah  le  tomó  unos  diez  segundos  para  poner  Mónica  en  el  piso.  Fue   un  violento  ballet de  ataques  falsos  -­‐casi  quirúrgico,  de  verdad.  Dos  golpes  rápidos   y   precisos   en   la   cara   y   el   abdomen,   y   un   barrido   de   pierna,   y   Mónica   estaba   de   espaldas,   mirando   aturdida     al   techo   mientras   bailaba   Aliyah   hacia   atrás   sin   una   marca  en  ella.   Aliyah  dejó  caer  su  defensa  y  miró  a  Shane,  quien  se  encogió  de  hombros.   –Gracias  –dijo.  –Me  dice  lo  que  necesitaba  saber.–   Se   subió   al     cuadrilátero   cuando   Aliyah   salió,   y   se   puso   en   cuclillas   al   lado   de   Mónica,  que  no  hacía  ningún  esfuerzo  en  absoluto  por  levantarse.  –¿Algo  roto?–le   preguntó.  Ella  negó  con  la  cabeza.  –Entonces,  de  pie.–   –¿Ayuda?  –Ella  le  tendió  la  mano,  pero  se  enderezó  y  retrocedió.   Mónica  se  quejó.  –Eres  un  hijo  de  –   –Vamos,  quejica.  Levanta.   Se  subió  torpemente  para volver  a  ponerse  en  pie  y  se  recostó  contra  las  cuerdas     un  momento.  –Esa  perra    es  una  tonta  con  perforaciones.  –Ella  sintió  sus  labios.  –Si ya se hinchan  –   –Te  lo  mereces  –dijo  Shane,  –debido  a  que  tu  defensa  era  una  mierda.  ¿Te  estas   quejando,  o  entrenando?  –   Claire  se  apoyó  en  el  poste  y  observó,  principalmente  ,  Shane  era  un  buen  Maestro,   no muy  paciente,  y  se mostró  con  Mónica  brutal  y  alegre con  eficiencia le demostró que no es igual la lucha con intimidación  que entré  iguales.  Era  una  relativamente   corta lección  de  una  hora,  pero  al  final  de  la  misma  ,  Mónica  estaba  desaliñada, echa un lío  enorme.  Cuando  Shane  finalmente  dijo:  –Bueno,  suficiente  por  hoy, –ella se   dejó   caer   de   espaldas   sobre   el   suelo,   como   si   ella   nunca   pudiera volver a levantarse   sola.   –Tú,  –dijo  entre  arcadas  para  respirar,  – eres  un  culo  total,  Collins.  Has   disfrutado–   –Absolutamente –dijo,   y   sonrió,   pero   la   sonrisa   se   desvaneció   rápidamente.   –No   toro,  Mónica:  no  está  mal,  tienes  la  fuerza,  pero  nunca  has  sido  empujada.   La  lucha  contra  los  vampiros  no  es  como  tomar el  dinero  de  Jimmy  del almuerzo  en   cuarto  grado.   Tienes   que   ser   rápida,   audaz   y   precisa   ,   y     hay   que   entender   que   no   hay     que   darse   por  vencido,  porque  si  incluso  pueden  olerlo  en  ti,  ya  está  hecho.  –   –Yo  puedo  hacerlo –dijo.  Pero  ella  lo  dijo  sobre  el  suelo  plano  .  –No  voy  a  dejar  de   fumar.–   –Bien   –dijo.   –Debido   a     que   la   posibilidad   de   golpear   es   más   o   menos   el   trabajo   ideal  de  cada  niño  de  Morganville.  Ah,  y  me  estás  pagando.–   –Estoy     ¿qué?-   Ella   levantó   la   cabeza   de   la   lona   y   lo   miró   fijamente,   y   Claire   tuvo   que  ahogar  una  carcajada  al  ver  la  expresión  en  el  rostro  de  Mónica.   –Pagar   –dijo.   –Por   la   formación.   ¿Qué,   pensabas   que iba   a hacer   esto   de   forma   gratuita?¿Somos  amigos?  –   –Bien –dijo,  y  dejó  caer  la  cabeza  de  nuevo.  –¿Cuánto?–   – Veinte  por  hora.  –   –Me  estás  tomando  el  pelo.  ¡Tu  haces  eso  en siete    horas  en  tu  mejor  día!–  

–Eso   es   cuando   estoy   haciendo   el   trabajo   honesto,   al   igual   que   la limpieza de   alcantarillas.  Trabajar  contigo  significa  cobrar  un  premio.–   Ella   levantó   una   mano   con   cansancio   y   se   volcó   fuera   de   él,   y   le   dijo:   –Está   bien,   está  bien  .Veinte  por  hora.  –   -Veinticinco  ahora  por ser  grosera  al  respecto.–   Mónica  le  envió  una  mirada  sucia,  se  dio  la  vuelta  y  salió  cojeando  lentamente  hacia   las  duchas.  Shane  la vio  alejarse  con  una  sonrisa  de  pura  satisfacción.–Oro–,  que   digo.  –Oro  puro.–   Claire  le  dio  un  beso.  -No    te  regodees  demasiado  duro –dijo.  –Ella  va  a  conseguir ser  mejor. –   -Lo  sé.  Pero  puedo  disfrutar  de  ella  mientras    no  lo  es.–   Claire  se  fue  después  de  Mónica  para  el  vestuario.   Encontró   a   la   otra   chica   quitándose   su   ropa   de   entrenamiento   y   el   examen   en   el   espejo   de   cuerpo   entero,   los   lugares   decolorados   que   iban   a   formar   contusiones.   Claire   inmediatamente   sintió   una   oleada   de   incomodidad   y   no   sabía   dónde   buscar,   Mónica  tenía  un  cuerpo  casi  perfecto,  esculpido  y  encerado  y  bronceada.  Claire  se   remontó  a  su  torpe  primera  admisión  de  la  escuela  secundaria  donde    la  ducha  con   las  chicas  bonitas  había  sido  un  ejercicio  de  burla  despiadada.   Pero  ella  ni  siquiera  estaba  en  el  radar  de  Mónica,  excepto  como  un  segundo  par  de   ojos.   –Ey –dijo  Mónica,  sin  siquiera  centrarse  en  ella.  –¿Crees  que  esto  me  va  a  dejar  una   marca?–Ella   señaló   a   una   zona   roja   en   las   costillas,   justo   debajo   de   su   pecho   izquierdo.  –   –Probablemente.–   –Maldita  sea.  Yo  iba  a  ir  a  la  piscina.  Ahora  tengo  que  usar  una  sola  pieza. –Ella  hizo   que   sonara   como   un   burka.   –Así   que,   prescolar,   ¿me   seguiste   aquí   para   confesar   tu   amor  gay,  o  qué?–   –¿Qué?  No,  y  nunca. –   –Ah,  ¿sí?  ¿Eres  una  chica  enamorada  de  alguien  más?  –   Claire  sonrió.  –Bueno,  he  perdido  mi  corazón  por  Aliyah  al ver  allí  atrás  cuando  te puso  en  el  piso  ....–   –Muerdeme  Danvers.  Necesito  una  ducha.  –Mónica  cogió  jabón,  champú,  maquinilla   de  afeitar,  y  una  toalla,  y  se  dirigió  a  la  zona  de  baldosas  abierta.  Claire la siguio  a   distancia   y   se   sentó   fuera   de   la   zona   de   salpicaduras   sobre   el   banco   de   teca.–En   serio,  ¿me  estás  acechando?  Debido  a  que  no  se  está  haciendo  bien.–   –Necesito  hablar  contigo –   –No  es  mutuo.–   Mónica   se   volvió   y   entró   en   el   agua   humeante.   Claire   esperó   hasta   que   ella   tenía   espuma  hasta  el  pelo,  se  aclaró,  se  puso  el  acondicionador  ,  apoyó  la  pierna  en  el   muro  para  utilizar  la  maquinilla    sobre  ella  y  antes  de  que    lo  intentara  de  nuevo.   –Tengo  una  propuesta  para  ti.–   –Otra  vez  con  el  amor  chica.–   –Quiero  que  aceptes  la  alcaldía.–   Mónica   se   estremeció,   gritó   y   la   sangre   corría   por   su   pierna.   Ella   siseó,   se   aclaró   como  si  fuera  poco,  y  miró  a  Claire.  –No  es  gracioso.–   –Estás   destinada   a   serlo   –dijo   Claire.   –Esto es   muy   grave.   A   la   gente   le   gusta   los   nombres  conocidos,  y  no  hay  nombre  para  la  alcaldía  más  familiar  que  Morrell.  Tu   abuelo  era  el  alcalde,  tu  padre,  tu  hermano  ....  –   –Mira,  todo  lo  que  me  gustaría  ser  considerada  como  la  realeza  política,  así  no  es  

cómo   funciona.   Tienes   que   gustar   realmente   a la gente para   que voten por   ti.   Yo   no   soy   tonta como   para   creer   que   ellos lo harán.   –Pero   ella   estaba   escuchando   mientras   se   enjabonaba   su   pierna de   nuevo   y   se   afeitaba.   Claire   sabía   que   lo   haría,   porque   no   había   nada, que Mónica   ansiara   mas   que   el   poder   popular   y   la   aceptación    y  esas  cosas  venían  de  serie  con  la  placa  en  la  puerta  del  alcalde.   –Creo   que   puedo   hacer   que   funcione. –dijo   Claire.   –Podríamos   poner   carteles   pidiendo  la  gente  que  escriba  en  la  papeleta.  Hay  gente  que  te  deben  favores,  ¿no?   Y  a  los  vampiros  les  gustaría.  Creen  que  eres  fácil  de  controlar.–   – ¡Ey! –   –He dicho que creen   que   eres.   Pero   tu   no   estarías   aquí   trabajando   con   Shane   si   fuera  tan  fácil,  ¿verdad?  -Claire  levantó  la  cabeza.  –Hemos perdido terreno. –   –¿Podrías  ir  al  grano? –   –Morganville   necesita   un   Capitán   Obvio   nuevo   –dijo.   –Y   Morganville   necesita   un   nuevo  alcalde  que los  vampiros    aprobarían.  Podría  ser  ambas  cosas.  –   –¿Qué,  como  una  identidad  secreta?   –Se  rió  Mónica,  pero  era un sonido  amargo y seco,  –Eres  una  idiota. –   –Shane   ya   te   está   enseñando   a   pelear   –señaló   a   Claire.   –Tu   ya   sabes   cómo   dirigirte   a  las  personas  que  no  te  gustan.  ¿Por  qué  no  lo  hacemos  por  el  bien de  la  ciudad   para  un  cambio  ?  El  Capitán  Obvio  siempre  ha  sido  una  especie  de  matón,  sólo  un   matón    del  lado  de  los  seres  humanos.  –   Mónica   no   tenía   nada   que   decir   a   eso.   Ella   simplemente   frunció   el   ceño   mientras   enjuagaba    el último  el  jabón  de  su  pierna  derecha,  después  la  izquierda,  y  luego  se   aclaró   el   acondicionador   del   pelo.   Cuando   cerro   el   agua,   Claire le   tiró   la   toalla.   Mónica se   seco   y   envolvió   ,     se   encogió   de   hombros   finalmente.   –Nunca   he   trabajado –dijo.   –Tal  vez  no –dijo  Claire,  –pero  que  me  debes.  Y  tú  vas  a  postularte  para un  cargo. –   Mónica  se  estudió  en  el  espejo  y  sonrió  al  encontrarse  con  los ojos de Claire   –Bueno  –dijo,  –Me  gustaría  ser  una alcalde  impresionante.  Soy  muy  fotogénica.–   –Sí, –estuvo   de   acuerdo   Claire,   con   cara   seria.   Porque   eso   es   lo   que   realmente   cuenta.  -   Shane  no  lo  tomó  bien.   –Mónica, –repetía,  todo  el  camino  a  casa.  –Espera,  la vamos  a  respaldar. Vamos    a  hacer  campaña  para  Mónica.  Para  alcalde.   –Sí  –  dijo  Claire.  –Lo  siento,  ¿por  qué  es  tan  difícil  de  entender?.–   –¿Te   disparó   en   la   ducha   y   te   golpeaste   la   cabeza   o   algo   así?   Mónica   Morrell.   Estoy   bastante  seguro  de  que  todavía  la  odiamos. Déjame  chequear  mi  nota  –sí,  todavía la  odio. –   –Bueno, –Claire  dijo:  –Tu estás tomando  su dinero  para  enseñarla a  pelear,  por  lo   que  suerte  de  no  odiar  su  odio.  Y  no  estoy  segura  de  que  yo,  tampoco.  Ella  es  sólo una  especie    molesta y  patética  ahora    que    no  tiene ya su  posición  y  su  pose.–   –¿Y   quieres   darle la vuelta a eso y dar la espalda ,   con   un   título   y   un   sueldo,   y   el   poder   de   hacer   que   la   vida   de   todos   en   esta   ciudad   sea   un   infierno?   Ella   no   debe   estar  triste  por  eso.   –Shane,  estoy  hablando  en  serio.  Tenemos  que  conseguir  a  alguien  en  el Consejo de Ancianos  quee  los  vampiros  no  pueden  controlar,  alguien  que  sea  humano,  y  que  la   gente   puede   votar   por   alguien.   Ella   es   una   Morrell.   Podría   obtener   el   voto   de   simpatía  por  su  hermano.–  

Se  frotó  la  cara  con  las  dos  manos  mientras  abría  la  puerta  de  entrada  de  la  Casa  de   Cristal.   –Esa   es   una   mala   idea –dijo.     –De   muchas   formas.   Dime   que   no   estamos   realmente  ayudando.–   –Bueno,  le  hice  un    tipo  de  promesa  para  hacer    carteles.–   Esperaba    una  patada  en  eso  también,  pero  en  cambio,  tuvo  una  lenta,  sonrisa  en  su   rostro  y  dijo:  –Oh  ,  por  favor.  Permíteme.–   –Shane  –   –Confía  en  mí–.   No  lo  hice.   Y,  por  supuesto,  dos  horas  más  tarde,  se  escuchó  el  grito  de  indignación  de  Eve   proveniente  de  la  planta  baja.  Ella  corrió  a  la  sala  y  vio  a  Shane  en  la    preparación  ...   un   cartel.   Era   una   cosa   viva   azul   neón   que   decía,   en   letras   de   molde,   ¿POR   QUÉ   VOTAR  POR  EL  MENOR  DE  LOS  MALES?¡  VOTAR  A  MORREL!,  Y  contó  con  la  foto  de   Mónica mas noble   que   ella   había   visto nunca–   Honestamente,   no   hubiera   podido   mirarse más   angelical,   Shane   le   había   puesto   con   PhotoShop   un   halo   sobre   la   misma.   También  tenía  una  de  esas  estrellas  de  color  amarillo  brillante  en  la  esquina  que se podía  leer ¡APROBADA  POR  EL  CAPITÁN  OBVIO!  ¡HUMANOS  APROBADO!,  Además   de   una   copia   de   la   papeleta   de   votación   con   el   nombre   de   Mónica   escrito   con   valentía  en  marcador.   Era  al  mismo  tiempo  la  cosa  más  divertida  que  Claire  había  visto  nunca,  y  la  más   espantosa. Eve   no   podía   pensar   en   nada   que   decir.   Ella   se   quedó   mirando   ...   por   primera   vez   el   cartel,   y   luego   a   Shane,   luego   de   vuelta   al   cartel,   como   si   no   pudiera   imaginar un   mundo   en   el   que   esto   había   ocurrido.   Finalmente,   dijo   –Realmente,   realmente   espero que esto   sea   una   broma.   Si   no   es   así,   Mónica   te   va   a   matar.   Y   entonces  ella te  va  a  envolver  en  ese  cartel  y  te  enterraremos.–   –¿Qué   hay   de   malo   en   ello?,   –preguntó   Shane,   y   miró   el   papel.   –Yo no sé,   el   azul   no   era  mi  primera  opción,  pero  pensé  que rosa  caliente  sería  una  exageración.–   –Está   bien,   necesito   un   resumen.   ¿Por   qué   exactamente   estás   haciendo   un   cartel   para  elegir a Mónica    para  la  alcaldía?  ¿Me  he  perdido  un  paso,  o  se  despierta  en  el   mundo  de  frente,  o  ...?     –Es   el   plan   de   Claire –dijo.   –Yo   sólo   soy   el   diseñador   gráfico.   Ella   es   la   jefe   de   campaña.–   Eve  se  desplomó  en  el  sofá  y  puso  su  rostro  entre  las  manos.  –Es  una  locura.  Te  has   vuelto  loca.  Demasiado  estrés.  Sabía  que  uno  de  nosotros  se  rompería algún  día  .....   –Mónica  es  perfecta –dijo  Claire.  –Eve,  de  verdad,  lo  es.  Piensa  en  ello.  Y  bueno,  si   lo  deseas,  podrías  ser  el  Capitán  Obvio.–   –Yo,–  repitió  Eve,  y  lanzó  una  carcajada  seca,  ahogada.  –Sí,  claro.  Seguro.–   –Ey   –dijo   Shane.   Apoyó   el   cartel   en   la   esquina,   y   inesperadamente,   por   lo   menos   para   Claire   se   arrodilló   delante   de   Eve.   Él la   tomó   de   las   manos   y   las   arrastro   hacia   abajo  para  que  pudiera  verle  la  cara.  –Mírame a  mí.  Tú  eres  la  rebelde más  original   por   aquí,   Eve.   Demonios,   eras   una   descontenta   antes   que   yo.   Antes   de   Michael.   Antes  de  Claire.  La  mayoría  de  estos  medio  aspirantes  a  Capitán  Obvio  con  el  culo   al  aire  porque  en  sus  corazones  eran  tipos  normales,  enojados  por  no  tener  todo  lo   que  querían  cuando  lo  querían.  Eso  no  es  una  rebelión,  es  sólo  egoísmo.  Pero  tú  no   eres   así.   Si   tu   quisieras   ser el   Capitán   Obvio,   sería   real.   –Lo   decía   en   serio.   No   burlas,   no   empujones,   no   bromas   amistosas,   sino   que   sinceramente   quería   decir eso,   y   Eve   tomó   una   respiración   profunda   y   entrecortada   mientras   miraba   hacia   atrás.  Ella  negó  con  la  cabeza,  una  vez.  –No  puedo,  Shane.–  

–Sí   –dijo.   –Tu   podrías   ser.   Pero   sólo   si   realmente   lo   quieres.   –dijo,   sin   drama,   sin   siquiera   un   énfasis   especial,   simplemente   declarando   un   simple   hecho.   –Vamos.   Pizza  fría.–   –Michael  nos va  a  matar  a  los  dos  –dijo  Eve,  y  le  siguió  cuando el  se  puso  de  pie  y   caminó  hacia  la  mesa,  donde  Claire  recordó  lo  que  ella  estaba    haciendo  y  dejo  las   placas.  –Matar  es  muy,  muy  muerto.–   Pero   estaba   equivocada,   porque   cuando   Michael   apareció   unos   quince   minutos   más  tarde,  al  salir  de  la  cocina  en  silencio  como un  vampiro  sigiloso  camino  como hacía  a  veces,  cuando  olvida sus  modales  en  compañía  tuvo  una larga  mirada  a los   carteles,  ladeó  la  cabeza  y  dijo,  –imagen  equivocada.–   Shane y  Eve  echaron  una  mirada  de  triunfo  del  mal.  –Bueno,  yo  he  usado  su  foto  de   el anuario    superior,  pero  parecía  una  Spice  Girls  rechazada.  ¿Algo  más?  –   –No  hay  Capitan  Obvio.–   –¿Esa  es  tu  objeción?  –dijo  Eve,  dejando  caer  su  pizza  a  medio  comer  de  nuevo  a   la   plancha   .   –De   todo   lo   que   en   el   cartel,   incluyendo   –   oh,   no   lo   sé,   ¿Mónica   ?   –¿Ese   es  tu  problema? –   –Él  escribe  su  nombre.  De  hecho,  me  gusta  el  'mal  menor'  el  lema,    que  realmente   captura  el  espíritu  –Michael  había  traído  su  propia  pizza,  y  una  de  sus  botellas  de   deportes   opacos.   Pizza   y   sangre,   un   combo   que sólo   un   vampiro   podría   amar,   tratando   de   no   pensar   mucho   en   eso,   Claire   añadió   un   poco   de   pimienta   roja   molida    para  su  segmento.  –Y  para  ser  justos,   se  opuso  a  la  primera  imagen.  Que   tenia  una  mirada  muy  dulce.–   –Creo  que  fue  intencional –dijo  Claire.  –Todo  el  mundo  sabe  –   –Hay  un  nuevo  Capitán  Obvio,  – interrumpió  Shane.   –¿Sí? –Tomó  un  bocado  Michael  gigante  de  la  corteza  el  queso  y  la  carne,  entonces   murmuró:  –¿Quién?–   Shane  silenciosamente  señaló  a Eve,  que  golpeó  con  fuerza  su  mano.  Lo  mismo  hizo   Claire.   Y  Michael  se  ahogó,  tosió,  cogió  su  botella  de  deportes  y  bebía.   Eve dijo:  –Yo  no  estoy  tan segura–   –No  –dijo  Michael,  y  volvió  a  toser  tan  violentamente  que Claire  se  preguntó  si los   vampiros   en   realidad   podrían   asfixiarse   hasta   la   muerte.   Probablemente   no.   No   tenían   realmente necesidad   de   respirar,   después   de   todo,   sólo   que   tendría   que   dejar  de  hablar  hasta  que  pudiera limpiar  sus  garganta.  –Por  supuesto  que  no.  No   tú.  –   Y  eso,  pensó  Claire,  fue  su  primer  error,  porque  Eve,  en  lugar  de  estar  aliviada  de   que   él   apoyaba   su   objeción   general,   lo   miró   subitamente   con   el   ceño   fruncido.   ¿No?¿ Por que, Miguelito?  –   –Porque,  bueno  ...–  Michael  tropezó  con  ponerlo  en  palabras.  –Es  decir,  el  Capitan   Obvio  ...–   –¿Es  qué,  siempre es  un  hombre?  Eso  es  lo  que  está  pasando?–   –No,   no,   lo   que   pasa   es   que   –uh   ...-Michael   se   echó   hacia   atrás   y   miró   a   Shane.   – Ayúdame–   Shane  levantó  las  manos  en  señal  de  rendición  silenciosa.  –Por  cuenta  propia.–   –Mira,  siendo  el  Capitán  Obvio    te  hace  un  blanco,  y  yo  no  te  quiero así –   Eve  le  interrumpió  de  nuevo,    levanto    la  barbilla  con  desafío.  –¿No  quieres  que   yo  sea  la  responsable?¿  En  el  frente?  ¿Tomar  riesgos?  ¿Has  visto  los  folletos  en  las   lápidas de las  personas    que  nos  siguen  dejando  ?  –  

–Sí,  –dijo.  –Y  me  da  miedo,  porque  Te  amo.  Y  va  a  ser  peligroso.  Ya  sabes  que  sin  mi   te  está  diciendo. –   –Ella  lo  sabe –  dijo  Claire,  –pero  no  hay  que  decirle  que  no –   Michael   estaba   empezando   a   conseguir estar   realmente   interesado.   Eve se   acercó   y   tomó su  mano.   –Relax –dijo,   y   sostuvo   la   mirada.   –Sé   que   podría   hacerlo.   Pero   no   lo   haré.   Yo   sé   que  te  pondría  en  una  mala  posición,  por  una  cosa.  Apoyo    para  decir  que  no,  por   cierto. –   –No   importaba   lo   que   me   pasó   –dijo,   y   le   apartó   el   pelo   de   la   cara   con   dedos   gentiles.–Tu lo  sabes.–   –Está  bien,  me  haces  perder  mi  pizza  –dijo  Shane,  y  le  lanzó  una  servilleta  de  él,  y   comenzó  una  guerra  de  papel,  volando  por  todos  lados  hasta  que  Claire  movió  la   última  superviviente  en  señal  de  rendición.   Así  que  fue  todo  bien,  entonces.  Por  ahora.   Una  cosa  sobre  la  pizza  fue  que  hizo  fácil  la  limpieza,  una  vez  más,  papel la  plancha   y  cajas  de  papel,  y  algunos  vasos  tirados  en  el  lavavajillas.   Miranda   se   había   quedado   en   su   habitación,   viendo   películas,   ella   estaba   fascinada   todavía de la cantidad que teníamos   y   era   sorprendente   cómo   muchos   de   los   clásicos,  como  Star  Wars,  no los había visto  nunca.  Claire  dejó  a  Michael hacer la   limpieza,   ya   que   era   su   turno,   y   consideró   unirse   a   Shane   en   el   sofá   (Él   y   Eve   estaban   discutiendo   sobre   cual   de los   videojuegos   jugar,   porque   estaba   harta   de   zombies  de  tiro  y  el  nunca  lo  fue),  pero  la  atracción  de  estudiar  fue  simplemente   demasiado.  Eso  la  hizo  rara.  Ella  era  consciente  de  ello.   Después   de   una   hora   más   o   menos,   se   dio   cuenta   de   un   golpe   débil,   por   un   momento   ella   pensó   que   era   en   la   puerta   de   su   habitación   (y   que   podría,   milagrosamente,   ser   Shane   porque habían elegido zombis otra vez),   pero   no,   el   sonido  era  en su  ventana,  la  que  da  el  árbol  grande  en  la  parte  trasera  de  la  casa.   Estaba    oscuro,  con  estrellas  establecidas  como  diamantes  en  el  oscuro  cielo  azul   aterciopelado,  aquí  en el    desierto  era  tan  claro,  que  incluso  podía  ver  los  tenues   remolinos   y   nubes   de galaxias.   El   cielo   parecía   lo   suficientemente   cerca   como   para   tocarlo .   Era  Myrnin,  de  pie  en  equilibrio  sobre  la  rama  de  un  árbol  que  estaba  demasiado   delgada para  su  peso.  Si  no  lo hubiera  conocido  mejor,  habría  pensado  que  estaba   flotando  en  el  aire,  pero  ni  siquiera  los  vampiros  podían  lograrlo.  No,  era  sólo  ser   increíblemente  elegante,  haciendo  caso  omiso  de  las  leyes  de  la  física  que   existian que inevitablemente  iban  a  protestar.   -Abre  –dijo  –date  prisa  niña.  Abre  la  ventana.  Esta  rama  no  –se  detuvo,  ya  que  se   produjo  un  fuerte  chasquido,  y  la  rama  se  hundió  bajo  sus  pies,  -¡me  mantenga  por   mucho  tiempo!-  terminó  su  condena  en  una  carrera  cuando  ella alzó  la  hoja  de  la   ventana.   Se   lanzó   hacia   adelante   a   través   de   la   apertura   al   igual   que   la   rama   se   rompió  y  libre  se  estrelló  a  través  de  las  hojas  al  suelo.  Claire  salió  de  su  camino.   Los  vampiros  eran  ágiles.  No  necesitaba  ayuda,  y    ahora,  ella  no  se  sentía   especialmente  con ganas de  ayudarlo,  de  todos  modos.   Myrnin  cayó  al  suelo,  rodó  y  salió  con  fluida  gracia  de  nuevo  a  una  posición.     –Supongo  que  usted  se  está  preguntando  lo  que  me  trae  aquí  así,  en  secreto.–   –En  realidad  no.  Pero  veo  que  encontraste  tus  zapatos,  gracias  a  Dios –dijo  Claire.   Al  mirar  hacia  abajo  a  los  brillantes  mocasines  blancos  de  charol  en  sus  pies,   se  encogió  de  hombros.   –Creo  que  pertenecían  a  un  pastor,  tal  vez.  Todo  lo  que  pude  encontrar  –dijo.  

–No  tengo  idea  de  lo  que  se  llevó  el  resto  de  mis  zapatos.  Tal  vez  Bob  tiene   desarrollado  un  gusto  por  el  calzado,  lo  que  sería  más  interesante.  Aunque   alarmante.  –   Bob  la araña .   –Sí.–   –Eso  es  ...  no  es  demasiado  probable.  Por  favor,  dígame  usted  los  lava   –¿Los  zapatos? –   –Sus  pies.  ¿Sabe  usted  qué  tipos  de  enfermedades  existen en todos esos  callejones?–     Él   la   miró   con   perfecta   quietud   por   un   segundo   y   luego   dijo:     – Vi   los   carteles   de la campaña en  el  porche  exterior.  No  estoy  seguro  de  si  aplaudir  por  su  iniciativa  o  en   la  casilla  de  sus  oídos.  ¿Mónica  Morrell?  ¿En  serio?–   –Sé  que  parece  extraño.–   –¿Extraño?   Parece   una   locura,   y   créeme,   cuando   te   estoy   diciendo   eso,   es que no   vale   la   pena   tomarlo   en   serio,   querida   niña.   Esperaba   proponer   un verdadero   candidato  –   –¿Puedes   pensar   en   alguien   que   realmente   podría   hacer   el   trabajo?   Si   Hannah   Moisés  no  podía  manejarlo,  nadie  más  puede,  de  todos  modos  –dijo  Claire.   –Mónica  conseguirá  los  votos,  sólo  porque,  bueno,  su  hermano  murió  en  el  cargo.   Y  su  padre.  Y  ella  es  una  Morrell.  La  gente  en  su  mayoría  sólo  vota  por  lo  que  le  es   familiar,  aunque  este  mal.–   Myrnin  miró,    él  sólo  miraba  ...  miserable.  Derrotado,  de  verdad.   –Por  desgracia,  no  puedo  refutar  la  lógica.  Entonces  hemos  terminado  –dijo.   –El  gran  experimento  esta  hecho,  y  toda  esperanza  se  pierde.  Supongo  que  tengo   que  hacer preparativos  para  desaparecer,  entonces.  –   –¿Qué?–   –Claire,   atiende:   si   esta   locura   procede   sin   control,   sólo   hay   un   camino   para   que   esto  termine,  y  se  encuentra  en  la  sangre,  el  fuego  y  la  furia.  Amelie  y  Oliver han   formado   lo   que   los   psicólogos   llaman   una   folie   à   deux,   y   sus   indulgencias   darán lugar   a   la   crueldad,   la   crueldad   dará   lugar   a   masacre,   y   lo   peor   de   todo,   la   masacre   conducirá  al  descubrimiento  de  los  vampiros  en  esta  era  moderna.   Lo  he  visto  antes,  y  no  voy  a  ser  atrapado  en  las  consecuencias  inevitables.  Mejor   huir  ahora,  antes  de  las  horcas  y  antorchas  y  los  científicos  vengan  llamando.   Es  decir,  si  los  dos    no  tienen  un  amargo  y  ennegrecido  caer  –en  primer  lugar,    destruirán  la  ciudad  con  su  ira.–   –¡Myrnin!–   –Lo  digo  en  serio –dijo.  –Hay  una  razón  por  la  que  he  tratado  de  mantener  a  Amelie y   a   Oliver   separados.   Los   opuestos   no   sólo   se   atraen.   Una   químico   de   tu   habilidad   debería   saber   que   muy   a   menudo,   violentamente   explotan.   Vete   mientras   puedas,   Claire,  toma a  todos  tus  amigos.  En  cuestión  de  semanas,  no  será  un  lugar  adecuado   para   que   llames   hogar   de   todos   modos.   –Parecía   casi   triste.   –Me   ha   gustado   esta   casa.  Mucho.  Me  duele  dejarla  atrás,  y  me  temo  que  nunca  volveré a  encontrar  un   lugar  que  sea  tan  tolerante  con  mis  excentricidades  ...  –   Realmente  lo  dijo  en  serio,  y  eso  la  sorprendió.  Él  siempre  había  sido  un  poco   caballero  del  peligro,  incluso por  su  propia  cuenta,  no  era  una  persona  que  huyera fácilmente.   De   hecho,   había   convencido   a   los   otros   vampiros   para   mantenerse   firmes contra  los  Draug,  para  proteger  Morganville.   ¿Cómo  iba  a  querer  huir  ahora,  por tan  poco?   –Bueno –dije  –puedes  irte si  quieres,  supongo,  pero  no  puedo.–   –No,  -corrigió  él  remilgadamente.  –Puedes  irte  cuando  quieras.  

Amelie  lo  ha  dicho,  y  hasta  donde  yo  sé,  nunca  se  derogó  eso.–   –Ella  me  dijo  que  podía  irme  sola.  Como    ella  insiste  en  que  Michael,  Eve  y  Shane   deben quedarse   aquí.   No   los   voy a dejar atrás,   sobre   todo   si   crees   que     va   a   ser   peligroso.  ¿Qué  clase  de  amigo?,  ¿qué  tipo  de  novia  sería  yo  si  lo  hiciera?  –   –Uno   con   un   sentido   de   auto-­‐preservación  –dijo,   y   le   dio   una apagada,   descentrada,   sonrisa   cariñosa.   –Y   eso   sería   lo   que   nos diferencia.   Tu   siempre   estás   cuidando   de   los  perros  callejeros  y  los  marginados  entre  nosotros,  yo  incluido.  Realmente  eres   una chica  muy  rara,  ¿tienes  tan  poco  sentido  de  lo  que  es  bueno  para  ti?  Tal  vez eso   es  lo  que  me  parece  fascinante  acerca  de ti.  Los  Vampiros,  ya  sabes,  tenemos  tan   fuerte   sentido   de   auto-­‐preservación,   somos   los   últimos   narcisistas,   supongo,   que   no   vemos   nada   malo que   en   los   demás   mueran   para   salvarnos.   Pero   tu   –Tú   eres   nuestro  reflejo  en  el  espejo  opuesto.  –   –Viniendo  de  ti,  no  sé  cómo  tomar  eso,  y  sobre  el  tema  de opuesto  no  es del  todo   apropiado,  ¿podrías  dejar  de  caer  en  mi dormitorio  en  medio  de  la  noche?  –   –Oh,  ¿verdad?  –Miró  alrededor  vagamente.  –Supongo  que  lo  hice.  Lo  siento.  Bueno.   Si  no vas a  dejar  este  lugar,  armate  fuertemente  por  el  tiempo  que  quede,  –   dijo.   –No   vayas   sola   a   ninguna   parte.   Y   haz   planes   alternativos   para   huir   cuando   eso  se  hace  necesario.–   –Myrnin  –me  asustas  –dijo  Claire,  y  extendió  la  mano.  -Por  favor,  ¡dime a  mí  lo  que   está  pasando! –   Le  tomó  la  mano  y  se  la  llevó  a  la  boca  en  un  gesto  anticuado  que  le  hizo  hormigueo   en   la   piel,   sobre   todo   cuando   sintió   el   roce   de   sus   labios   frescos   contra   su   piel.   Sus   ojos  eran  muy  oscuros  a  la  tenue  luz  de  la  lámpara  de  estudio,  y  ella  no  creía  que   alguna  vez  había  mirado  más  ...  humano.  Loco,  tal  vez,  pero  muy  humano.   –Espero   que   te   esté   asustando   –dijo.   –Cuando   las   cosas   parecen   más   tranquilas,   es   el  tiempo    en  que  tu  debes  temer  más,  es  cuando  se  tiene  más  que  perder.     No  son tus enemigos probablemente los que van a  hacerte  daño.  Se  trata,  siempre,  de   los  de  tu  confianza  .Y  has  confiado en  Amelie  demasiado  lejos.–   Él  no  había  soltado  su  mano,  y  ella  estaba  empezando  a  sentirse vacía  e  incómoda al  respecto.  –He  confiado  en  ti  también  –dijo.  Y  él  le  dio  una triste,  y  ligeramente   sonrisa  maníaca.   –Sí,  y  eso  también  es  un  error,  –dijo.  –Como  has  sabido desde  el  primer  momento   en  que  me  conociste,  no  estoy  seguro.  –   -Creo   que   son –dijo   Claire   en   voz   baja.   –Yo   realmente   lo   hago.   Myrnin-­‐por   favor.   Complaceme y  no  te vayas.  Eres  importante  para  mi.  –   Solo  había  un  atisbo  de  calidez,  algo,  y  por  un  momento  ella tuvo un  pensamiento  ...   Pero  luego  la  cara  de  Myrnin  se cerró,  y  él  le  soltó  la  mano.   Cuando  sus  dedos  habían  tocado  la  de  ella,  su  piel  estaba  helada.   –No  –dijo.  –Es  terriblemente  injusto  decir  esas cosas cuando  esta  es  probablemente     la  última  vez  que  habláremos ,  y  los  dos  sabemos  que  no  significan  lo  que  dices.  Es   por puro  egoísmo  que  quieres  retenerme  aquí.  –Su  tono  tenía  un  borde  más  duro   de  lo  que  estaba  acostumbrado  a  oír  de  él,  y  su  expresión  era  mortalmente  todavía.   Sintió  una  oleada  inesperada  de  ira.  –¿No  sólo  me  acusas  de  no ser suficientemente egoísta?   –No  juegues  a  juegos  de  palabras  conmigo.  Yo  era  un  maestro  de  la  misma  antes  de   que tu país  existíera  –   –¡No  se  puede  ir!  ¿Dónde  vas?  –   –Blacke  –dijo  él,  interrumpiéndola.  –Para  un  comienzo.  Morley  y  yo nos entendemos  

muy   bien,   pero   él   y   la   mujer del   bibliotecario   son   bastante   aterrador,   han   construido  una  aproximación  de  una  ciudad  donde  los  vampiros  son  bienvenidos.   Lo   haré hasta   que   deduzco tenga   recursos   para   establecerme   en   otro   lugar más   agradable.   Harías   mejor   si piensas lo   mismo.   Sin   mí   para   ayudar   a   protegerte,   es   probable  que  termines  muerta,  Claire.  Me  arrepiento  de  eso.  Has  sido  la  aprendiz   menos inútil que he tenido.–   –¿Eso  es  todo?  Eso  es  todo  lo  que  vas  a  decir?  ¿Soy la menos inútil?  –   Se  apartó de  él    furiosa  y  baja  voz.-   -Sí,  por  supuesto,  eso  es  todo lo que  voy  a  decir,  porque  no  hay  ningún  punto  en  él,   no   tiene   sentido   en   absoluto     decirte que   estoy   solo,   que   ha   pasado   tanto   tiempo   desde  que  pude  hablar  de  libros  y teorías  y  la  ciencia,  la  metáfora,  la  alquimia  y  la   filosofía,   y   estoy   desesperadamente   solo,   Claire.   Incluso   para   alguien   que   ha   matado   por permanecer vivo,   hay   un   punto   en   su   vida   donde   la   existencia,   sólo   parece  ...  sin  valor,  sin  una  conexión  más  profunda.  ¿Entiendes?  –   Tenía  miedo,  de  verdad,  pero  ella  se  tragó  una  respiración  profunda,  y  dijo:   –¿Estás  diciendo  que  te  preocupas  por  mí?.  –   Myrnin   se   quedó   inmóvil,   mirando   fijamente.   Realmente   era   increíble,   pensó,   cuando  tenía  esa  luz  en  sus  ojos,  era  posible  ver  más  allá  del  comportamiento  loco   y   ropa   caos   y   reconocerlo   como   justo   ...   hermoso.   El   anhelo   en   su   cara   era   impresionante.   Sin  embargo,  dijo,  en  voz  baja,  –No  es  como  tu  lo  entenderías.  Lo  que  admiro  en  ti   es  ...  intelectual.  Espiritual.–   Ella  se  rió  un  poco.  –te  encantaría  tener  mi  mente.–   Él  suspiró.  –Sí.  En  un  sentido.–   –Entonces  quédate.–   –¿Y  ver    destrozar  entre  Amelie  y  Oliver,  esta  ciudad?¿Impotente  para  detenerlo?  – Negó  con  la  cabeza.  –Es  mejor  que  me  vaya.–   –No –dijo   ella,   y   se   agarró   a   su   manga.   El   tejido   viejo   de   la   chaqueta   tenía   una   textura  extraña  a  ella,  tela  que  había  sobrevivido  a  un  siglo  o  más  allá  de  sus   decisiones.  Podría  haberla  evitado,  por  supuesto,  pero  no  lo  hizo.  Él  simplemente   esperó.  –¡No  se  puede  ir!  ¡Usted  luchó  contra  el  Draug  para  salvar  la  ciudad!–   –No   voy   a   luchar   contra   Amelie,   y,   durante   el   tiempo   que   Oliver   tenga   influencia   sobre   ella   es   peligrosa   para   todos   nosotros.   Entonces,   ¿qué   me   propongo   hacer?   Vendrán   por   mí,   tarde   o   temprano,   siempre   he   sido   una   espina   en   el   costado   de   Oliver,  y  él  lo  va  a  querer muy  pronto.  Si  tengo  suerte,  lo  va  a  hacer  antes  de  que   venga  después  por  ti    y  tus  amigos,  aliviándome  de  la  carga  de  espera  para  eso.–   –Amelie  no  permitirá  que  te  haga  daño.–¿No  es  cierto? – La cara  de  Myrnin  endureció,  y  parecía  estar  recordando  algo  muy  desagradable.  – Oliver   tiene   un   talento   para   la   corrupción.   Él   tenía   la   misma   habilidad   para   respirar   la   vida.   Los   hombres   cometieron   atrocidades   en   su   nombre   fueron legiones  y  legendario,  y  los  que  eran  simples  mortales  actúan  en  su  nombre.   Los   vampiros   pueden   ser   infinitamente   más   cruel.   He   visto   suficientes   de   nosotros   perder  nuestros  mejores instintos  a  eso,  y  habrá  una  especie  de  fiebre.  Una  locura   que  nos  arrastra  lejos,  y  no  nos  preocupamos  por  las  promesas  de  buena  conducta,   o  incluso  nuestra  propia  supervivencia.  Lo  he  visto  suceder  a  ciudades  enteras  de   vampiros.   Ellos   sólo   ...   romper. -Él   chasqueó   los   dedos   delante   de   la   cara   en   un     seco  y  agudo  movimiento  y  el  sonido  le  recordaba  rotura  de  huesos.   –Yo  no  quiero   ver eso  de  nuevo.  Y  desde  luego  no  quiero  ser  parte  de  ello.–   –Entonces  has  que  le  escuche  a  usted.  ¡Usted  es  uno  de  sus  más  viejos  amigos!–  

–Amigos  de  poco  cuando  se  cruzan  los  amantes –  dijo.  –Eres  suficientemente vieja   para   saber   eso.   Y   es   por   eso   que   no   puedo   –Él   negó   con   la   cabeza.   -¿Por   qué   no   me   puedo  quedar?. –   Sentía   que   me   ahogaba   en   lágrimas,   de   repente.   Dio   un   paso   adelante   y le   cogió   ambas  manos  en  sus  manos  frías.  Por  un  momento,  pensó  que  tenía  la  intención  de   besarla,   y   por   un   momento   de   pánico   no   estaba   segura   de   si   debía   dejarle,   quiso   detenerlo  ...  pero  entonces  él  le  tocó  la  frente  de  ella  y la  mantuvo  allí.   –Calla,  ahora  –dijo,  y  había  tanta  dulzura  en  su  voz.  –Yo  no  quiero  verte  llorar.  No   soy  nada  para  llorar.–   –Yo  no  quiero  que  te  vayas.–   Él   se   retiró,   todavía   cerca,   muy   cerca,   demasiado   cerca.   Había   un   débil   destello carmesí profundo   en   sus   ojos,   como   una   tormenta   lejana.   –Ten   cuidado   –él   dijo.   – Prométeme.–   –Lo  haré –dijo.–Myrnin  –   Él   la   besó.   Fue   tan   rápido   que   no   pudo moverse   para   evitarlo,   incluso   si   hubiera   querido,  sino  que  también  fue  rápido,  y  la  luz,  y  fresco,  y  entonces  ...   Luego  se  fue.   Claire  se  asomó  por  la  ventana  y  lo  vio  luchando  en  una  falta  de  definición  por  el   árbol.  Saltó  los  últimos  diez  metros,  aterrizó  sin  problemas  en  sus zapatos de charol blanco  y  la  miró  en  silencio,  y  luego  levantó  una  pálida mano,  de  largos  dedos.   Ella  alzó  la  suya  en  respuesta.  Las  lágrimas  borroban su  visión  de  él,  antes  de  que   se  liberaran  de  sus  ojos  y  rodaron  por  sus  mejillas  calientes.   Cuando   ella   parpadeó,   el   patio   estaba   vacío,   a   excepción   de   la   rama   rota   que   había   estado  de  pie    la  primera  vez  que  lo  había  visto.   Claire   tragó   varias   respiraciones   profundas   y   frías   del   aire   de   la   noche,   y   luego   cerró  la  ventana  de  golpe  y  se  sentó  en  su  cama.  Se  sentía  ...  Ella  no  sabía  cómo  se   sentía.  Sólo  equivocado.  Quería  hablar,  pero  no  podía  a  Shane,  no  se  trata  de  esto,   él  no  lo  entendería,  no  se  trata  de  esto.   Eve.Tal  vez  podría  hablar  con  Eve  ....  Pero  podía  oír  los  gritos  desde  abajo,  la  voz  de   Eve  alegremente  anunciando  su  victoria  sobre  Shane  en  el  juego.  Arriba,  se  sentía   como   un   mundo   lejos   de   eso.   Claire   se   tendió   en   su   cama,   cerró   los   ojos,   casi   enferma  de  lo  mal  que  había  sido,  lo  culpable  que  ella  estaba    por  la  conversación   entera.  Sino  ella  había  necesitado  tenerlo  con  él,  ella  lo  sabía.   Ella  se  estremeció  y  echó  el  cerrojo  en  posición  vertical  y  un  golpe  en  la  puerta,  los   dos  brazos instintivamente  cruzados  sobre  el  pecho.  –¿Quién  es?–   –¿Qué  quieres  decir,?  ¿quién  es?–Shane  abrió  la  puerta  y  la estudió a  ella.  Oh.  Por   supuesto,   eso   era   golpe   de   Shane,   ella   lo   sabía   muy   bien.   –¿Qué   pasa arriba?   ¿Estás   bien?  Te  ves  asustada.–   Sintió   una   oleada   de   sentimientos   tan   feroz   que   quemaba     sus   mejillas   y   se   le   revolvía  el  estómago,  y  por  un  segundo  que  ni  siquiera  sabía  lo  que  era,  hasta  su   cerebro daba  patadas  hacia  adentro   Era  la  vergüenza.   –No,   –dijo,   y   su   voz   sonaba   temblorosa.   –No,   yo   sólo   tuve   un   sueño.   Uno   malo.   – Mentirosa.   Él   le   dedicó   una   sonrisa   que   hizo   a   la   pena   morder   en   lo   más   profundo,   luego   se   dejó  caer  en  la  cama  junto  a  ella.  –¿No  debería  haber  venido  hasta  aquí  si  te  fuiste  a   dormir?,   entonces.   Vamos,   dormilona.   Es   demasiado   pronto   para   que   pueda   dormir  fuera.–  

La   besó,   y   él   se   sentía   caliente   y   dulce   y   fuerte   y,   sobre   todo,   vivo   ...   y   ella   cayó   sobre  el  con  impaciencia,  casi  con  desesperación.  El  beso  siguió  ,y  siguió,  húmedo  y   lento,  como  algo  perfecto  en  un  sueño,  y  ella  se  apretó  entre  sus  brazos,  y  toda  la   tormenta  dentro  de  ella  se  convirtió  en  la  paz,  una  paz  tan  fuerte  que  podía  sentir     que  brillaba  intensamente  en  la  sangre.  Ella  suspiró  en  su  boca,    y  él  sonreía,  con  el   pelo  cepillado  suavemente  sobre  su  cara  como  una  caricia  fantasma.   –Me  haces  feliz  –susurró.  Ella  lo  decía  literalmente:  había  sólo estado en  un  lugar   extraño,  oscuro  y  la  luz  del  sol,  y  el  alivio  fue  tan grande  que  ella  sintió  las  lágrimas   en  los  ojos.  –Tan  feliz–   Shane   la apartó   y   la   miró   con   una   expresión   de   concentración   absoluta   su   sonrisa   era   deslumbrante.   –Estuve   a   punto   de   decirte   lo   mismo,   dijo,   y le   pasó   los   dedos   por  la  cara.  –Tramposa–   Por   un   segundo   terrible   pensó   que   sabía   acerca   de   Myrnin,   de   pie   aquí   en   su   cuarto,   pero   luego   con   un   gesto   de   alivio   helado   se   dio   cuenta   de   que   estaba   hablando de  ella  y  sintió  como  si  le  clavara  un  punzón.  Ella  le  dedicó  una  sonrisa   temblorosa.  –Tienes  que  ser  rápido.–   –Oh –dijo,   y   la   besó   muy   suavemente,   moviendo   los   labios   por   su   garganta,   –Yo   realmente  no  creo  que  lo  haga.–   Ella   se   echó   a   reír,   porque   la   alegría   sólo   se   convirtió   en   un   punto   de   luz   en   su   interior,   brillante   y   abrasador,   ella   le   dio   la   vuelta   y   cayó   encima   de   él   y   lo   besó   otra   vez,   y   otra   vez,   y   otra   vez,   hasta   que   todo   fue   una   explosión   de   brillo,   en   todas   partes  del  mundo.   Y  cuando  se  desvaneció,  cuando  estaba  oscuro  y  en  silencio  de  nuevo,  escuchó  el   ritmo  fuerte,  rápido  de  su  corazón  con  la  cabeza  en  su  pecho,  y  pensó,  Lo siento.  Ni   siquiera   estaba   segura   de   lo   que   estaba   disculpando,   o   incluso   a   quien   estaba   dirigida.   ¿Myrnin?   ¿Ella   misma?   ¿Shane?   Tal   vez   ella   había   dejado   a   todos   hacia   abajo,  de  algún  modo.   Pero  otra  vez  no.   Nunca  más.   Shane   se   quedó   dormido   junto   a   ella,   como   una   luz,   pero   Claire   se   encontró   demasiado  inquieta para  tratar  de  cerrar  los  ojos.  Salió  al  silencioso  pasillo,  cerró  la   puerta  y  se  dejó  caer  contra  la  pared,  manoseando  su  teléfono  una  y  otra  vez  entre   sus  manos.  Bien  podría,  pensó.     Era   tarde,   pero   sus   padres   estaban   acostumbrados   a   eso,   y   siempre   estaban   diciéndole  acerca  de  que  ella  no  llamó  bastante.   Claire   marco antes   de   que   pudiera   pensarlo   mejor.   Su   mamá   le   contestó   en   el   segundo  timbre  con  un  tono  ansioso.  –¿Claire?  ¿Estás  bien,  cariño?  –   –Bien,  –dijo  Claire.  Sintió  una  oleada  profunda  de  culpa,  porque,  ¿qué  dice  de  ella   que   su   madre   asumiera   que   estaba   en   serios   problemas   cada   vez   que se   molestaba   en   llamar?   –Lo   siento,   no   he   ido   a   verte últimamente.   ¿Cómo   está   papá?   ¿Esta   bien?–   –Tu   papá   está   muy   bien,   -dijo   su   madre   con   firmeza.   –A   menos   que   se   preocupa   por   ti,   y   yo   también   esperaba   que   pudieras   venir   a   casa   a   visitarnos   pronto.   ¿Hay   alguna   posibilidad de   eso?   Si   quieres puedes   traer   a   tu   novio,   supongo   que   está   bien, –Ella   no   sonaba   muy   entusiasmada   con   eso.   No   era   que   ella   y   papá desaprobarán a  Shane,  exactamente,  pero  eran  ...  cauteloso.  Muy  prudentes.   –Yo  podría  hacer  eso  –dijo  Claire.  –Así  que,  ¿sigues  haciendo  ese  club  de  lectura o   algo  así?–  

–Oh   sí,   yo   acabo   de   leer   la   mejor novela de   misterio,   La   chica   con   el   Tatuaje de Dagron, tal  vez    has oído  hablar  de  él  ...?–   –Sí,  mamá,  he  oído  hablar  de  él.  Y  hay  películas.–   –No  pensé  que  había  algún  teatro  en  Morganville.–   –Hay  un  par  –dijo  Claire.  -Pero  yo  la vi  como  un  alquiler.  Usted  debería  hacer  eso.–   –Oh,  tengo  que  hacerlo  a  través  de  Internet  ahora,  parece  tan  complicado.–   –No  lo  es.  Podría  demostrar  que  –   –Ustedes  conocen  de  tecnología,  cariño.  Así  que,  ¿cómo  está  la  escuela?  –   –Bien,   –dijo   Claire.   Sabía   que   debía   decir   algo   más, algo   importante,   pero   ella   no   parecía  poder  llegar  a    mucho más.   Mi jefe vampiro, que le gustaría ser tal vez mi novio, acaba de caer en mi casa para decirme que estaba huyendo porque Morganville también es peligroso.   Eso  era  mucho  para  volcar    en  un  padre  desprevenido,  en  muchos  niveles.  –Gracias   por   el   regalo   de   cumpleaños   encantador.   –Ha   sido   muy   bonito   –Claire   había   estado esperando  un  vestido  fuera  de  moda  o  una  tarjeta  de  regalo  o  algo  así,  pero  en  su   lugar  había  conseguido  un  libro  encuadernado  a  mano  que  tenía  fotos  de  ella  desde   la  infancia  en  adelante, con  espacio  para  añadir  más.  Ya  había  puesto  algunas  fotos   de   ella   y   de   sus amigos,   y   ella   y   Shane.   De   repente   se   recordó   que   nunca   había   tenido  una  foto  de  Myrnin  ...  y  ahora  tal  vez  ella  nunca  la tendría.   –Eso  es  un  alivio.  Sabes,  creo  que  trabajas  muy  duro  en  esas  clases.   Estaríamos  muy  felices  de  verte,  cariño.  ¿Crees  que  podría  ser  capaz  de  salir  este   fin  de  semana?–  vivían  los  padres  de  Claire  sólo  unas  pocas  ciudades  de  distancia,   en  un casa  que  no  habrían  sido  capaz  de  pagar  a  excepción  de    los de Morganville, la Fundadora la había   comprado   para   ellos,   en   un   ataque   de   conciencia   por las contribuciones   de su hija a  la  supervivencia   de los vampiros.  Sus  padres  también   una   vez   habian conocido acerca   de   los   vampiros,   pero   no   más.   Esos   recuerdos   se   habían  desvanecido  casi  a nada,  una  acción  deliberada  por  parte  de  los  vampiros,  o   por  Amelie  en  particular.  Y que  estaba  bien.  Claire  lo  prefería  así,  a  ella  le  gusta  que   piensen  que  estaba en  un  lugar  seguro,  con  personas  que  la  aman.  Era  una  verdad   a  medias,  de  todos  modos,  la segunda  mitad.   –Tal  vez  pueda  intentarlo –dijo.  Si  Myrnin  tenía  razón,  ella  podría  no tener opción   de  salir  de  la  ciudad  pronto.  –Mamá,  sé  que  estabas decepcionada  conmigo  por  no   ir  al  MIT  cuando  me  llamaron,  pero  ...–   –Confío  en  ti,  cariño.  Yo  tenía  miedo de  que  habías  tomado  esa  decisión  porque....    bueno,  debido  a  Shane.  Si  realmente  lo  hiciste  porque  no  estabas  preparada para   ir,  entonces  está  bien.  Quiero  que  las  cosas   sean de  la  manera  que  resulte  más   cómoda  para  ti.  Tu  padre  está  de  acuerdo.  –Hubo  un  murmullo  confuso  en  el  fondo   que   podría   haber   sido   su   padre   de   acuerdo,   pero   lo   más   probable   era   todo   lo   contrario,  y  Claire  sonrió.   –Shane  no  es  responsable  de  lo  que  hago  –dijo.  –Pero  no  voy  a  mentir.  Yo  no  quiero   dejarlo  aquí,  tampoco.  Así  que  tal  vez  hay  un  poco  de  eso  también.  –   –Cariño,  sé  que  no  quieres  oír  esto  otra  vez,  pero  ¿estás  segura  de que  no te  estas hundiendo  en  algo  demasiado  rápido  con  él?–   Era  un  tema  familiar,  y  Claire  sintió  una  punzada  al  rojo  vivo  de  molestia.   Nunca  pensé  en  eso,  mamá.  Woo,  ¡qué  idea!  Ella  no  lo  diría  ....   Rara   vez   había   sido   sarcástica   con   sus   padres,   pero   eso   no   le   impidió   pensarlo.   Las   personas   mayores   a   menudo   pensaban   que   habían   pasado   por   todo,   experimentado   todo...   pero   no   era   cierto.   Pocos   de   ellos   habían   vivido   en   Morganville,  por  ejemplo.  O  aprendiz  de  un  vampiro  con  impulsos de controlar.  

–Yo   no   lo   soy   –dijo   Claire.   Había   aprendido   que   las   respuestas   cortas   funcionaba   mejor;   hicieron   su   sonido   adulto   y     seguro.   –Sé   que   eres   una madre   preocupada,   pero  Shane  es  en  realidad un buen  tipo.–   –Sé  que  no  me  quedaría  con  él  si  no  fuera  así  –   –Eres  una  chica  muy  inteligente  Claire.  Pero  sí  me  importa.  Y  a  tu  padre.  No  tienes   más  que  dieciocho  años.  Eres  demasiado  joven  para  estar  pensando  en  pasar  toda   una  vida  con  alguien.  Casi  no  has  salido  con  alguien,  o  incluso  más.-   Claire  estaba  a  punto  de  estar  harta  de  la  letanía  eres demasiado joven.  Lo  había   oído desde   el   momento   en   que   ella   tenía   edad   suficiente   para   entender   las   palabras.   El formato   puede   cambiar,   pero   la   canción   sigue   siendo   la   misma:   demasiado  joven  para  hacer sea  lo  que  sea  que  ella  quisiera  hacer.  Y  ella  no  pudo   evitar  decir:  –Si  no  hubieras  dicho  que  yo  era  demasiado  joven  para  ir  al  MIT  a  los   dieciséis  años,  yo  nunca  habria llegado  a  Morganville.  –   Era  cierto,  pero  era  un  poco  cruel,  y  su  madre  se  quedó  en  silencio  de  una  manera   que   le   dijo   a   Claire   que   ella   anotó.   No   es   un   juego,   se   recordó,   pero   ella no   pudo   evitar  sentir un  poco  de  satisfacción,  de  todos  modos.   Cuando  su  mamá  reinicio  la  conversación,  se   trataba  de  su  nuevo  pasatiempo,  que   tenía  algo  que  ver  con  la  remodelación  de  la  casa.  Claire  escuchó  a  medias  mientras   ella   voltea   las   páginas   de   su   libro   de   texto   que   se   había   abierto   en   su   regazo.   Todavía   tenía   veinte   páginas   de   material   que   digerir,   y   llamar   a   casa   estaba   teniendo   el   efecto   deseado:   que   la   hacía   olvidarse   de   Myrnin,   y   lo   que   él   había   dicho,  y  centrarse  de  nuevo  en  sus  estudios.   La   puerta   de   su   habitación   se   abrió   inesperadamente,   y   Shane   estaba   de   pie   allí,   con   cara   de   sueño   y   bostezando.   Hizo   un   gesto   hacia   ella.   Señaló   el   teléfono   y   mamá con  la  boca.  Él  asintió  con  la  cabeza,  pasó  por  encima  de  ella,  y  se  dirigió  a   su  propia habitación.  Conociéndolo,  estaría  boca  abajo  en la  tierra  de  los  sueños  en   cinco  minutos.   Claire  agarró  sus  cosas  y  volvió  a  entrar  en  su  habitación.  Mamá  todavía  no  hacía   una  pausa  para  tomar  aliento,  y  con  excepción  de  unos  pocos  sonidos    evasivos  – uh,  Claire era  sólo  un  espectador  en  la  conversación.   Un  segundo  después  se  acomodó  en  la  cama,  hubo  otro  golpe  en  la  puerta  pero esta   vez no era Shane,  porque  era  mucho  más  tentativo.  Claire cubrió el  teléfono  y  dijó:  ¡Adelante!–   Era  Miranda,  quien  entró  y  miró  a  su  alrededor  con  interés.   Claire  articuló  a  ella,  estoy con mi mamá.  Miranda  asintió  con  la  cabeza  y  se  fue  a   mirar    la  gran  librería  en  la  esquina  de  la  habitación.  Ella  empezó  a  sacar  títulos.   –Mamá,  me  tengo  que  ir  –dijo  Claire.  –Mi  amiga  Miranda  está  aquí.Te hable  acerca   de  ella.    Es  nueva en  la  casa.–   –Oh,  está  bien.  Te  quiero,  calabaza.  Tu  papá  dice  que  te  ama,  también.  No  se  puede   esperar  a  que  eche  un  vistazo  a  las  muestras  de  la  alfombra.  Estoy  segura  de  que   puedes  ayudarnos  a decidir  sobre  ello.  ¿Tal  vez  este  fin  de  semana?.–   –Gracias,  mamá.  Te  amo,  también.  Sí,  tal  vez  este  fin  de  semana.–   Colgó  y  dejó  caer  su  celular  en  el  bolsillo  cuando  Miranda  se  acercó  con  un  par  de   libros.  –¿Te  importa  si  tomo  prestado  esto?–Ella  preguntó.  –Yo  no  duermo  nunca   más.–   –En  cualquier  momento–  dijo  Claire.  –¿Te  ha  gustado  Star  Wars?–   –Sí   –dijo.   Miranda   se   sentó   en   la   cama   junto   a   ella.   Ella   era una niña con una   estructura  pequeña,  y  parecía  aún  más  frágil  de  lo  que  Claire,  había  sido,  al  menos   había puesto   algo   de   músculo   en   estos   últimos   años,   si   no   hubiera   crecido   mucho

más   alto.   Miranda   tenía   la   fuerza   física   aparente   de   un   insecto   palo.   Eso   era   engañoso,   por   supuesto,   Miranda   no   estaba   realmente   viva   de   la   misma   manera   que Claire era,   ella   pudo   aprovechar   el   considerable   poder   de   la   Casa   de   Cristal   cuando   tenía   que   hacerlo,   así   que   probablemente   podría   romper   ladrillos   con   las   manos  si  era  necesario.   Era  difícil  no  sentirse  protector,  sin  embargo.  La  chica sólo  tenía  esa  mirada  de   vulnerabilidad.   –¿Eso  es  todo?  ¿Sí?  Las  personas  por  lo  general  tienen  más  que  decir  que  eso.–   –¿Fue   bueno?–Miranda   intentó   tímidamente,   y   luego   se   encogió   de   hombros.   – Supongo que no  estoy  de  humor  para  las  películas  después  de  todo.  Sabes,  yo  solía   pensar   que   si   yo   no   podía   ver   el   futuro,   sería   terrible,   pero   de   verdad,   se   siente   muy  bien ,  sin  saber  lo  que  viene.  Esto  hace  que  sea  más  divertido  ver  películas  y   las   cosas   cuando   no   se   puede   adivinar   el   final.   –Ella   cayó   en   silencio   por   un   segundo,  y  luego  se  apartó  el  pelo  detrás  de  la  oreja.  –Pero  sería  más  divertido  si  lo   hiciera  con ustedes.–   Ella  había  estado  saliendo  de  su  caparazón  lentamente,  pero  sin  pausa,  no  se  había   unido   a   la   pandilla   de la Casa   de   Cristal   en   su   totalidad,   pero   era,   como,   un   niño   adoptado   que estaba   tratando   de   encajar   en   la   familia.   Claire   sabía   lo   que   sentía,   había   entrado   en la   casa   cuando   Shane,   Michael,   y   Eve ya   se habían     establecido   como  una unidad  de  viejos  amigos.  Ella  sabía  lo  que  se  siente  al  ser  un  extraño.   Claire  la  abrazó  impulsivamente.  –Vamos  a  hacer  eso  –dijo.  –Noche  de  las  películas.   Mañana.  Tengo  un  montón  que  creo  que  te  gustaría.–   –Michael  y  Eve  van  a  salir  –dijo  Miranda.   Claire  casi  se  cayó  de  la  cama  mientras  ella  se  volvió  para  mirar  el  rostro  de  Mir.   La   otra   chica   estaba   mirando   hacia   abajo,   y   ella   no   se   veía   como   si   estuviera   haciendo  una broma  de  mal  gusto,  parecía  grave,  y  un  poco  triste.  –¿Qué?–   –Sé  que  no  tengo  que  escuchar  a  escondidas,  y  lo intento,  de  verdad,  pero  es  duro   cuando   eres   invisible   durante   el   día   –dijo   Miranda.   –Es   decir,   vas   a   la   deriva   alrededor  aburrida  y  no  hay  nadie  con  quien  hablar.  No  puedes ni  siquiera ver  la   televisión  a  menos  que  alguien  la  encienda,  y  luego  tienes  que  ver  lo  que  quieran.–   –Mir,  ¿Por  qué  dices  que  están  saliendo?–   –Debido   a   que   estamos   hablando   de   ello   –dijo.   –Eve   piensa   que   es   difícil   sentirse   casada   cuando   sólo   están   viviendo   la   misma   vida,   ¿sabes?   Cuando   están aquí,   contigo  y  Shane.  Yo  sé  que  ella  se  mudó  a  la  habitación  de  Michael,  pero  ella    siente   como  nada  ha  cambiado  realmente.  Al  igual,  que  están  casados  reales.–   Claire    honestamente  nunca  habia pensado  en  ello.  Le  había  parecido  justo,  en  su   mente, que  el  matrimonio  no  cambiaría  nada,  que no habría diferencia  en  absoluto   en  la  manera  en  que  Michael  y  Eve  se sentirian a  su  alrededor  y de  Shane.   Ya  vivían  juntos,  después  de  todo.  ¿Por  qué  es  importante?  –Tal  vez  sólo  necesitan   un  poco  de  tiempo.–   –Necesitan  espacio  –dijo  Miranda.  –Eso  es  lo  que  Michael  dijo,  de  todos  modos.   El  espacio  y  la  privacidad  y   que nadie  los  este  escuchando  todo  el  tiempo.–   Bueno,   Claire   podía   entender   el   papel   de la   privacidad.   Ella   siempre   se   sintió   extraña  con respecto a eso,  también.  Incluso  tan  grande  como  la  Casa  de  Cristal  ,  a   veces  se  sentía  muy llena  con  cinco  personas  en  ella.  –No  deben  salir  –dijo  Claire.  – –¡Es la  Casa  de  Michael!  –   –Bueno,  no  me  puedo  mover,  ¿no?– dijo  Miranda,  y  pateó  sus  pies.  Ella    

llevaba  unas  lindas  zapatillas  rosadas   con   una   cara adorable de un conejito marrón   raro  en ellos.  –No  queremos  que  se  vayan,  sin  embargo.  –Claire  ¿que  me  pasara si     todos se van?  ¿Tengo  que  ...  quedarme  aquí?  ¿Para  siempre?  ¿Sola?–   –Eso   no   va   a   suceder   –dijo   Claire,   y   suspiró.   Cogió   una almohada   y   se   dejó   caer   hacia   atrás,   sujetándola con   fuerza   contra   su   pecho.   –Dios,   esto no     puede   pasar   ahora.  ¡Como  sí todo  no  fuera ya  suficientemente  complicado!  –   Miranda  en  posición  plana,  también,  la  mirada  fija  en  el  techo.  –No  me  siento  bien   esta   noche.   La   casa   se   siente   ...   Se   siente   raro.   Ansiosa,   tal   vez.   La   Casa   de   Cristal   tenía   su   especie   de   fuerza   de   la   vida   rudimentaria,   algo   que Clarie   no   podia exactamente   entender,   pero   podía   sentir   a   su   alrededor.   Y   Miranda   tenía   razón.   La   casa  estaba  en  el  borde.  –Creo  que  se  preocupa  por  nosotros.  Acerca  de  lo  que  va  a   pasar  con  todos  nosotros.–   Claire   recordó   ansiosa   a   Myrnin,   su expresión  decidida,  su   insistencia  en  salir  de  la   ciudad,  y  sintió  un  escalofrío.   –Vamos  a  estar  bien  –dijo  Claire,  y  se  abrazó  a  la  almohada  con  más  fuerza.  –Todos   vamos  a  estar bien.–   Era   como   si   el   universo   hubiera   oído,   y   respondió,   porque   de   repente   se   oyó   un   estruendo  en  las  escaleras  de  cristal.  Miranda  se  puso  de  golpe de pie  y  cerró  los   ojos,  luego  los  abrió  para  decir:  –La  ventana  de  enfrente.  Algo  se  rompió.–   Claire  corrió  escaleras  abajo,  casi  tropieza con Shane que salia de  su  habitación  con   aturdimiento  .  Encontraron  a  Michael  y  Eve que  ya  estában  ahí.   La  ventana  de  la  sala  estaba  rota  hacia  fuera,  y  un  ladrillo  estaba  tirado  en  la   alfombra   en   una   lluvia   de   cristales   rotos.   Envuelto   alrededor   de   ella   había   otra   nota.  Nadie  habló  cuando  Michael  soltó  la  cuerda  que  la  sujetaba  para leerla,  luego se la  pasó  a  Eve,  quien  la  pasó  a  Shane,  quien  la  pasó  a  Claire.   –Woo  –dijo.  –No  pensé  que  podría  significar  pervertidos.–   –Se  está  poniendo  peor  –dijo  Eve.  –¿No  vamos  a  dejar  pasar  esto,  no  es  así?–   Michael  puso  sus  brazos  alrededor  de  ella  y  la  abrazó  con  fuerza.  –Yo  no  voy  a   dejar pasar nada  –dijo.  –Confía  en  mí.–   Dejó  escapar  un  suspiro  de  alivio  y  asintió.   Shane,  siempre  práctico,  dijo:  –Voy  a  buscar  la  madera  y  un  martillo.–                                      

CINCO    

OLIVER

    Cuando   Amelie   dormía,   parecía   poco   más   que   una   niña,   pequeña   e   indefensa,   bañada   por la   luz   de   la   luna   como   una   capa   de   hielo.   Su   piel   brillaba   con   un   resplandor   extraño,   y   acostado   a   su   lado,   pensé   que   bien   podría   ser   la   cosa   mas magnífica  y  hermosa  que  había  visto  en  su  vida.   Me  destruyó  el traicionarla,  pero  realmente  no  tenía  opción.   Me  deslicé  calladamente  a  través  de  las  tinieblas  de  este,  su  escondite  mas  secreto,   era   donde   Amelie   mantenía esos   tesoros   que   había   conservado   durante   años,   a   través  de  las  guerras,  a  través  de  cualquier  dificultad  que  había  caído  sobre  ella.   Bellas  obras  de  arte,  ropa  bonita,  joyas,  libros  de  todo  tipo.  Y  cartas.  Tantas  cartas   manuscritas   que   siete   cofres   férreos   no   podrían   contenerlas     todas.   Uno   o   dos   veces,  pensé,  podría  haber  venido  de  mi  propia  pluma.  No  hubieran  sido  poemas   de  amor.  Probable  habían  sido  amenazas.   Me  moví  silenciosamente  por  las  habitaciones  hasta  la  puerta,  y  salió  al  jardín  con   aroma   a jazmin.   Era   un   recinto   pequeño,   pero   lleno   de   flores   de   colores   que   brillaban   incluso   en   la   oscuridad.   Una   fuente   en   el   centro,   y   al   lado     había   otra   mujer.  Yo  la  habría  confundido  con  Amelie,  de  un  vistazo,  se  parecían  bastante  en   color, la  altura  y  la  forma.   Pero  Naomi  era  un  tipo  muy  diferente  mujer  por  completo.  Vampira,  sí;  vieja,  sí.  Y   hermana  de  sangre  de la Fundadora,  a  través  de  su  creador  vampiro,  el  Obispo  ...   pero  donde  Amelie  tenía  el  poder  de  los  vampiros  de  comando,  para  obligarles  a  su   voluntad,  Naomi  había  ejercido  siempre  su  poder  menos  como  reina  y  más  como   una  seductora,  aunque  tenía  poco  interés  en  la  carne;  o  al  menos,  en  la  mía.   Amelie  parecía  estar  hecho  de  hielo,  pero  en  su  interior  había  fuego,  caliente,  feroz   y  furioso;  dentro  Naomi,  lo  sabía,  no  era  más  que  la  ambición  fría.   Y  sin  embargo  ...  ahí  estaba  yo.   –Oliver–  dijo,  y  colocó  una  mano  pequeña  y  suave  en  mi  pecho,  sobre  mi  corazón.     –Porque    reunirse  conmigo  aquí–   –No  tuve  otra  opción  –le  dije.  Lo  cual  era  cierto,  había  tomado  todas  las  decisiones   por  mí.  Me  duró  en  él,  dentro,  yo  estaba  en  un  frenesí  de  rabia   y desgarro  interior,   pero  nada  de  eso lo  mostraba  en  la  cara  o  en  mi  comportamiento.  Ninguno  pudo,  a menos  que  te  lo permitiera,  tenía  el  control  de  mí  desde  los  huesos  hacia  fuera.   –Es  cierto–  dijo.  –¿Y  cómo  le  va  a  mi  muy  querida  hermana?–   –Bien–  le  dije.  –Ella  podría  despertar  en  cualquier  momento.  No  sería  bueno  para   ella ver que usted esta  aquí.–   –O   en   absoluto,   ya   que   mi   querida   hermana   de   sangre   cree   que   estoy   segura   muerta y   enterrada.   ¿O   te   tengo   que   agradecer   por   el   atentado   contra   mi   vida,   Oliver?  Uno  de  ustedes  debe  haber  deseado  mi  muerte  entre  los  Draug.–   –Yo   organice   su   asesinato,–   confesó   de   inmediato.   Una   vez   más,   no tuve   elección,   yo   podía   sentir   su   influencia   dentro   de   mí,   tan   irresistible   como   la   mano   de   Dios.   – Amelie  no  tuvo  parte  en  ella.–  

–Tampoco   iba   a   tener,   hemos   celebrado   nuestra   tregua   durante   mil   años.   Voy   a   tener   que   pensar   en   una   forma   adecuada   para   recompensarlo   por   traicionar   eso.   Lo  que  ¿me hace sospechar?–   –Nada.–   –¿Usted  ha  ganado  su  confianza?–   –Sí,–   –¿Estás  seguro  de  eso?–   –Estoy  aquí,–  le  dije,  y  miró  a  su  alrededor  en  este sitio  el  más  protegido  secreto   de  Amelie.  –Y  ahora  estás  aquí.  Así  que  sí.  Ella  confía  en  mí.–   –Yo   sabía   que   era   fascinante   que era   una   inversión   que   no   tardaría   en   dar   sus   frutos   –Naomi   dijo,   y   me   dio   una   sonrisa   dulce   y   encantadora   que   hizo   que   la   tormenta   dentro   de   mí   fuera   trueno   y     furia.   Yo   la   odiaba.   Si   hubiera   tenido   la   capacidad   de   lucha,     podía haberla   hecho   pedazos   por   lo   que   me   había   hecho   a   mí,   y  estaba  haciendo  a  través de mi,  a  Amelie.  –¿Ella  no  ha  detectado  tu  influencia  en   sus  decisiones?–   –No  es  el  momento.–   –Bueno,  es  probable  que  empiece  a  cuestionarlo  pronto,  si  no  lo  ha  hecho  ya,  mi   hermana  tiene  una  racha  horrible  de  altruismo  que  aflora  de  vez  en  cuando.  Una   vez   que   los   seres   humanos   comiencen   a   quejarse   de   su   tratamiento,   es   posible   pensar  en  aplacarlos a ellos  una  vez  más.   Ella  corrió  sus  dedos  por  mi  mejilla,  luego  separo  mis  labios con  los  dedos  fríos.   –Vamos  a  ver  tus  colmillos,  mi  monstruo.–   No  tuve  otra  opción.  Ninguna.  Pero  lo  intenté,  Dios  mío,  he  intentado,  he  luchado   contra la  oscuridad  dentro  de  mí,  luché  y  gané  una  duda,  sólo  por  un  momento,  por   la  obediencia  a  la  voluntad  de  hierro  de Naomi.   Y   aún   así,   mis   colmillos   descendieron,   fuertes   y   negro   como   el   de   una   serpiente.   Había  una solo  tirón  pequeño  de  dolor,  siempre,  como  si  una  parte  de  mí,  incluso   ahora  se  negaba  a  creer  en  mi  estado  de  ser  condenado,  pero  yo  había  hace  siglos   crecido  muy  acostumbrado  a eso.   El  dolor  que  se  retorcía  dentro  de  mí  era  mucho,  mucho  peor.   Ella   me   soltó   y   dio   un   paso   atrás,   entrecerrando   los   ojos.   –Su   reticencia   no   me   agrada  –dijo.  –Y  yo  no  puedo  arriesgarme  a  que  seas  libre  incluso  un  poco  de  mi   parte,  por  ahora,  ¿no?  Quédate  quieto,  Oliver  –   Y   lo   hice,   para   mi   vergüenza,   me   quede muy   quieto,   con   los   ojos   fijos   en   el   agua   tranquila  que  fluye  y  derrama  lágrimas  a  la  piedra.  Levantó  el  brazo  por sus  labios,   un  poco,  y  bebió.  Era  una  serpiente  de  verdad,  y  el  veneno  corría    de  su  mordida  en   mí,   corrompido,   y   destruyó   el   pequeño   pulso   de   la   voluntad   que había   logrado   recaudar.  Se  lamió  los  restos  de  mi  sangre  de  sus  labios  y  me  sonrió.   Derrotado.   Y   entonces   ella   puso   sus   labios   cerca   de   mi   oído   y   dijo:   –Te   debo   algo   por   ese   poco   de  voluntad,  muy  bien.  Quiero  que  sientas  dolor.  Quiero  quemar-   Comenzó   lentamente,   una   sensación   de   calor   barrer   mis   manos,   pero   rápidamente   se  convirtió  en  la  picadura  familiar  de  la  luz  del  sol  que  caía  sobre  mí  ...  pero  donde   la  edad  me  había  dado  la  armadura  contra  el  dolor  ,  yo  no  tenía  ninguna  defensa  de la Brujería  de  Naomi.  Era  como  ser  un  vampiro  recién  nacido  otra  vez,  atado  por el   resplandor  del  mediodía,  como  mi  sangre  hierve  y  quema  en  su  camino  a  través  de   mi carne,   estallando   en   llamas   delgadas   pálidas,   descamación   de   la   piel   ceniza   y   tostados nervios  ....  

Apreté   los   dientes   para   soportar   el   dolor,   entonces   gimió   suavemente   en   el   extremo  de  la  agonía.  Déjame  morir,  algo  en  mí  le  rogó.  ¡Sólo  déjame  morir!   Pero  eso,  por  supuesto,  no  era  su  plan.  Ella  no  me  había  hecho  ningún  daño  físico,   ninguno   en   absoluto.   Era   sólo   el   recuerdo   del   fuego,   el   sentido   de   la   misma,   mi   sangre  estaba fresca  e  intacta,  y  mi  piel  sin  marcar.   Sólo  me  sentí  como  si  yo  fuera  una  antorcha  ardiendo.   Cuando  por  fin  me  soltó,  me  caí  de  rodillas  en  la suave  hierba,  sorbiendo  el  aire  frío   de  la  noche  en  respiraciones de  pánico  como  si  no  fuera   más que  un  ser  humano.   No   necesitaba   el   aire,   pero   yo   ansiaba   la   frescura,   el   rocío   de   la   hierba   la sentía   como  un  bálsamo  en  mis  nervios  que  aún  chisporroteaban,  y  era  lo  único  que  podía   hacer  para detener    boca  abajo    su  abrazo.   Pero  yo  no  le  daría  eso.  No  hasta  que  lo  exigiera.   No  lo  hizo.  Me  calmé  y  puse  en  pie,  y  deseaba poder  destrozarla,  pero  yo  sabía  que   no  debía  siquiera    intentarlo.  Y fui  recompensado  con  una  sonrisa  lenta  y  tranquila.   Por  encima  de  el,  con  los  ojos  Naomi  siguió para ver  de  cerca  cualquier  atisbo  de   rebelión.   –Ahora–  dijo.  –Tengo  un  trabajo  para  ti.    Deseo    que  encuentres  al  vampiro  Myrnin,   y  mátalo.–   No  es  que  yo  no  hubiera  querido  a  menudo  hacer  precisamente  eso,  pero  yo  odiaba   la   idea ahora,   sabiendo   que   era   su   orden,   y   no   mi   propia   voluntad.   –Sí,   mi   señora,   – le  dije.  La  respuesta  fue  automática,  pero  también  era  sabía.   –Ese  es  mi  caballero  encantador  –dijo,  y  sus  ojos  brillaban  de  color  rojo.  – E   inevitablemente,   tendrás   que   hacer   lo   mismo   con   mi   hermana,   por   mi   propia   seguridad.  Cuando  terminemos,  vamos  a  gobernar  juntos  Morganville.  Usted  puede   llevar   su   deporte donde   usted   desea;   no   me   importa.   Eso   es   lo   que   siempre   has   querido.  –   -Sí,–  le  susurré.  No,  con  este  costo.  Y  no  con  ella.   Nunca   había   esperado   que,   después   de   todo   lo   que   había   soportado,     se   deshace   como   lirios   blancos   en   las   manos   de   una   doncella.   Myrnin   posiblemente   podría   haber  sido  capaz  de  encontrar  una manera  de  detenerlo,  y  ella.  Por  eso  Naomi  le   quería  muerto,  por  supuesto.   Y  por  qué  no  tendría  ninguna  opción,  ninguna,  sino    cumplir  sus  órdenes,  hasta  que   finalmente no   tenía   ningún   uso   más   para   mí   en   absoluto.   Todos   los   vampiros   tenían   alguna   medida   de   control   de otros,   que   era   un   instinto   que   nos   hizo   cazadores   eficaces,   pero   en   algunos-­‐como Amelie-­‐ese   rasgo   era   muy   fuerte,   un   golpe   de   martillo   que   podría   ser   ejercido contra   otros   vampiros.   La capacidad   de   Naomi   era   un   susurro,   ni   un   grito,   pero era   igual   de   poderoso.   Yo   nunca   había   sospechado   que   poseía   tales   habilidades.   Ella siempre   había   parecido   tan   ...   inocente.  Y  amable.  Yo  debería  haber  sabido  mejor; los  vampiros  no  son  amables,   no  a  menos  que  la  bondad  nos  compre  algo.   –Dime–  le  dije.  –dime  por  qué  estás  haciendo  esto.  ¿Por  qué  ahora?–   –No  he  venido  después  de  ti,  –señaló  Naomi  fuera,  y  levantó  una  ceja.  –Yo  no  soy   mi  padre,  el  Obispo,  yo  no  tenía  necesidad  de  gobernar  hasta  que  se  hizo  evidente   que Amelie  era  ...  incapaz.  Yo  habría  sido  feliz  de  verla    sana  y  todo  nuevo,  incluso   entonces.   Pero   tenías   que   venir   en   pos   de   mí,   Oliver.   Así   que   es   enteramente   tu   culpa  la que  me  dejo  llegar  a  este  extremo.-   Naomi levanto la   barbilla   de   repente   se   levantó,   y   sus   ojos   se   atenúa   a   un   azul   pálido.    

–Parece  que  debo  irme  ahora,  Oliver.  Está  despierta  –dijo.  –Usted  sabe  qué  hacer.  Y   recuerde,   si   usted     lucha contra me,   voy   a   hacer   que los   castigos   que le   he   dado   ya,   parezcan  una  caricia.–   Ella  se  desvaneció  como  el  humo.  Sobrevivir  a  mi  intento  de  destruirla,  en  el    caos   de  la  batalla  final  con  el  Draug,  había  hecho  que  este  más  fuerte,  más  rápida,  mas   insensible  que  nunca.   Esperé  hasta  que  presentí  la  llegada  de  Amelie,  y  luego  me volví con  una  falsa  pero   convincente sonrisa,    que  arrancó  en  mí  como  maquinas  de  afeitar  por  traicionarla   así,   porque incluso   después   de   todos   nuestros   años   de   rivalidad,   había   llegado   por   fin  a  darme  cuenta  de  su  valor,  y  ahora  ...  ahora  la  sonrisa  ya  no  era  la  mía.  Era  un   señuelo,  una  mentira,  y me  enfermaba  verla  devolverle  la  sonrisa.   Siguió  caminando  descalzo  por  el  camino,  las  manos  acariciando  los  pétalos  de   flores  mientras  se  acercaba,  su  vestido  blanco  como  la  niebla  fina  sopló  en  la  luz  de   la  luna.  Era  hermosa  y  deseable,  y  me  desesperaba  por  dentro  mientras  sus  manos   me  tocaron  la  piel  desnuda  de  mi  pecho,  porque  yo  iba  a  ser  la  muerte  de  ella.   Y  no  había  nada  que  pudiera  hacer  para  detenerlo.  Nada  en  absoluto.  Yo  quería   advertirle  a  ella,    decirle  lo  peligroso  que  era  para  ella.  Cómo  destructivo.   Usted  extraviado, –dijo,  y  me  dio  un  beso  muy  a  la  ligera.   –Sí, –le  dije,  y  me  sentí  sonreír   con esa  sonrisa  cálida  y  estimulante  que  le  había   encantado  en  la  confianza.   –Pero  nunca  voy  a  llegar  lejos.–   Hasta  que  te  mate.  Dios  me  perdone.                                                        

SEIS    

CLAIRE

    Claire  realmente  quería  enfrentarse  a  Eve  acerca  de  lo  que  Miranda  había  oído,   ella   y   Michael   no   podían   estar   considerando   mudarse,   ¿podrían?,   pero   por   la   mañana,  Eve  se  había  ido  temprano,  y  Michael  estaba  durmiendo  hasta  tarde,  ella no   era   bastante   valiente   como   para   ir   a   llamar   a   su   puerta   y   preguntarle   para   conocer  la verdad.  Michael  estaba  de  mal  humor  por  las  mañanas.   Miranda,   por   supuesto,   había   mantenido   a Claire   hablando   hasta   la   madrugada,   ella   había sido   cada   vez   más   y   más   locuaz   desde   su   residencia,   que   fue   en   gran   manera,   ya   que   la   chica había   sido   tan   reprimida   y   aislada   antes,   pero   malo   para   el   ciclo  de  sueño  de  Claire.  También    corto  el    momento  que  podría  haber  pasado  con Shane,  él  tendía  a  alejarse  cuando  Miranda  estaba  cerca,  y  aunque  podia mover a  la   muchacha  con  firmeza  fuera  de  la  habitación  cuando  sintió  que  era necesario,    no   lo  había  hecho  la  noche  anterior.   Así  que  Claire  se  despertó  con un poco de  sueño,  bostezos,  y  de  mal  humor.  No  era su  mejor  mañana  ,  pero  en  cuestión  de  minutos  cambió  drásticamente para  mejor;   ella  seguía  estirandose  y  tratando  de  decidir  qué  ponerse  ,  cuando  oyó    golpes  en  la   puerta,   muy   diferentes   a los   de   Miranda,   cogió   la   bata   y   la   arrojó   sobre   ella   y contestó.  No    abrió del todo,  apenas  se  asomo  un  poco.  Era  Shane,  equilibrando  una   taza   de   café   precariamente   encima   de   otra.   Le   había   preparado   la gigante   taza   Snoopy  esta  mañana,  lo  cual  era  agradable.  –¿Cuál  es  la  contraseña?  –Le  pregunté.   –Um,  te  ves  sexy  con  tu  pelo  de  pie.  –   –Lo  suficientemente  bueno-  di un  paso  atrás  y  ayude a Shane  con la  taza  de  Snoopy   cuando   entro,   entonces tuve precipitadamente que ponerla   hacia   abajo   cuando   él   intervino  para  deslizar su  mano  libre  alrededor  de  su  cintura  y  besarla.  Ella  tenía   aliento  de  la  mañana,  pero no  parecía  importarle  a  él,  que  sabía  a  crema  dental  de   menta   y   café,   pero se   olvidó   de   todo   en   cuestión   de   segundos   y   luego   todo   fue   simplemente  increíblemente  delicioso.  Todo  su  cuerpo  se  estremeció  con  el  calor.   –Buenos   días   –murmuró,   sus   labios   cerca   de   los   suyos.   Eran   tan   sabroso,   ella   los   lamió,  lo  que  le  hizo  sonreír  y  besarla  de  nuevo.  –Es  una  lástima  que  estas   vestida–   –Yo  no  estoy  vestida.  Sólo  tengo  una  bata.–   –¿Ah?–   –Ey  –dijo,  y  puso  una  mano  plana  sobre  el  pecho.  –Nada  de  eso,  señor.  Una   chica  tiene  que  tener  límites.–   –Vas  a  dejarme  saber  cuando  llegue  allí  –dijo,  y  desató  la  bata.   –Usted  mintió.  Tienes  el  pijama.–   –Bueno,  sí,  esos,  también.  –Ella  estaba  sin  aliento,  y  cuando  sus  manos  encontraron   su  camino  bajo  la  franela  de  su  pijama,  el  aire  en  sus  pulmones  se  precipito  fuera.  – En  realidad,  no  debería  ...–   –¿Hacer  esto?  Sí,  lo  sé.  –Él  le  desabrochó  el  primer  botón  de  la  camisa  del  pijama  y   puso  un  beso  en  su  lugar.  –Pero  he  estado  pensando  toda  la  noche.–   Así  que  todas  las  objeciones  lógicas  que  ella  tenia  de  por  qué  esto  no  era una  buena   idea     desaparecieron   bajo   el   calor   de   su   toque   ...   hasta   que   Claire   se   dio   cuenta   que  

había   dejado   la   puerta   de   su   dormitorio   completamente   abierta,   y   alguien   estaba   de  pie  en  el puerta.   –El   café   está   poniéndose   frío   –dijo   Eve.   Ella   estaba   claramente   en   su   camino   al   cuarto  de  baño,  con  los  brazos  llenos  de  ropa  de  color  negro,  pelo  suelto en  un  caos   multicolor alrededor  de  su  pálido  rostro.  Sopló a  los  dos  un  beso.   Claire  gritó  y  saltó  lejos,    cerrando  su  bata  a  la  velocidad  de  la  luz.  Shane  no  parecía   preocupado   en   absoluto,   pero   ella   podía   sentir   el caliente   rubor   tiñendo   sus   mejillas.  –Um,  hola,  Eve –dijo.  –Lo  siento.–   –Yo  no  lo  siento  –dijo  Shane,  y  le  dio  una  mirada  a  Eve.  Eve  dio  a  Shane  una  sonrisa   maliciosa.  –¿No  tienes  algo  mejor  que  hacer?–   –¿Que  lo  de  estropear  su  sexy  mañana?  No,  nunca.  ¡Pago  en  la  ducha!  Y  es  posible   que   deseen   recordar     cerrar   esta   cosa.   Consejo   Pro.   Eve   cerró   de   golpe   la   puerta   entre  ellos.   Shane   cogió   un   libro   en   la   mano   y   comenzó   a   tirar,   pero Claire lo agarró de   sus   manos.  –No  es  el  libro  avanzado  de  Calc.  –Ella  buscó  alrededor  y  encontró un  texto   de  historia  en  su  lugar.  Él  sacudió  la  cabeza  con  tristeza.   –El  momento  ha  terminado  –dijo,  y  él  no  estaba  hablando  sólo  de  la  oportunidad   de  lanzar  algo.  Cogió  su  taza  de  café  y  bebió  un  sorbo,  y  ella  trató  de  que  su  ritmo   cardíaco   acelerado   volviera   a   estar   bajo   control,   ya   que   ella   sabía.   Fue   bueno   y   fuerte,  y  aunque  no  era  tan  bueno  como  lo  que  podría  haber  sido  su  despertador   por  la  mañana,  no  estaba  en  mal  estado.     –¿Qué  fue  Miranda  aquí  charlando  anoche?  –   –Las  cosas.  –Se  encogió  de  hombros  Claire.  –Ya  lo  sabes.  Ella  está  sola  –   –Conozco  la  sensación,  créeme,  –Él  le  dirigió  una  mirada  de  cachorro,  y  ella lanzo una  patada  en  dirección  a  él,  que  él  esquivó.   –Pero  ella  me  dijo  algo  extraño.–   –¿Miranda?  ¡Vaya  usted  a  saber!  –   –Ella   dijo:   –¿Debería   incluso   repetir   esto?   De   alguna   manera,   diciéndolo   en   voz   alta,  para  Shane,  lo  hizo  más  ...  real.  Pero  él  necesitaba  saber.  –Ella  dijo  que  Michael   y  Eve estaban  hablando de  trasladarse –   –Moverse,  –repitió,  como  si  él  no  conocíera la  palabra.  –¿Traslado  de  qué?–   –Creo  que  fuera.  A  otra  casa.–   –¿Por  qué  nos  movemos?–   –No  somos  nosotros,  Shane.  Ellos.  Michael  y  Eve.  Como  una  pareja.  Mudarse –   –Oh   –dijo   él,   como   si   todavía   no   lo   entendíera,   y   entonces   él   hizo.  –Oh–El   parecía   como   si   alguien   hubiera   disparado   a   su   perro,   se   sentó   en   la   cama   sin   hacer   y   se   quedó   mirando   a   su   taza   de   café.   Era   una   de   Eve,   negra   con   bates   morados   por   todas  partes.  –¿Quieres  decir,  dejarnos  detrás  a nosotros.–   Él  sólo  había  destilado  el  punto  fuerte,  perjudicando:  nos  dejan.  Porque  era  lo  que   era,  en  realidad:  no  es  necesario  por  el  espacio,  sino  que  Michael  y  Eve  querían dejar   a  Claire  y  Shane  atrás  en  su  pasado.   –Ellos  necesitan  espacio,  es  lo  que  dijo  Miranda.  Ya  sabes,  juntos  de  tipo  espacial.–   –No  son  los  únicos  –dijo  Shane.  Él  no  levantó  la  vista.  –Infierno,  Michael  no  ha  dicho   nada.–   –Tampoco  lo  hizo  Eve.  Así  que  tal  vez  es  sólo  que,  ya  sabes  ...  –   –¿Hablar?  Quizás.  Pero  si  estamos  hablando  de  ella  es  lo  suficientemente  real  como   para   que   importe.   –Sacó   el   aliento   y   lo   dejó   escapar   lentamente.   –He   estado   pensando  en  lo  mismo.  –   –¿Michael  y  Eve saliendo?–¿Era  el  único  que  lo  había  visto venir?–  

–No.  Mudarme yo.–   Claire   no   podía   haber   estado   más   sorprendida   si   hubiera   anunciado   que   había   decidido  convertirse  en vampiro.  Se  sentó  demasiado  rápido  y  se  las  arregló  para   que el café no le cayera   todo   encima,   incluso     apenas   lo   registró   como   un   problema   pasajero,  porque  su  atención  fue  de  repente y  por  completo  para  su  novio,  se sentia enferma,  sintiendo un  nudo  en  el  estómago.  –¿Qué?–   –Es  sólo  –Hizo  un  gesto  vago  en  la  puerta.  –Estamos  encima  unos  de  otros  aquí.  A   veces  sería  bueno  tener  sólo  ser  ...  –   –¿Quieres  salir?  –dijo  Claire.  –Por  mi.–   –¡No!   –Shane   finalmente   levantó   la   vista,   sorprendido.   –Quiero   decir,   podríamos   encontrar  un  lugar….     El   momento   se   quedó   inmóvil,   con   los   dos   mirándonos   el   uno   al   otro,   lo   que   fue   una  conversación   que Claire  nunca  había  esperado  tener,  y  ciertamente  no  tan   temprano  por  la  mañana  en  pijama,  con  el  pelo  recogido  en  un  lío.  Estaba  claro  que   no   fue   algo   que   Shane   había   pensado,   tampoco.   Todo   de   repente   se   sintió   crudo,   frágil,  mal.  Y  ella  no  sabía  por  qué.  Esto  hizo  que  el    nudo  doloroso  en  sus  entrañas   que  provocara un daño  aún  peor.   –De  todos  modos  –dijo  Shane  finalmente  en  un  tono    como-­‐va-­‐a-­‐fingir-­‐que-­‐nunca-­‐   sucedió,  lo  que  pasa  es  que  esta  es  la  casa  de  Michael.  Debe  ser de  Michael  y  Eve,  si   es  de  alguien. Supe  siempre  que  podía, pasar –El  no  era  capaz  de  tener  sus  palabras   juntas,   tampoco,   y   vio   el   mismo   pánico   crecer   en   el   como   el   que   ella   estaba   sintiendo.   No   esta   preparado para   esto,   pensó.   Realmente   no   esta   listo.   Le   recordó   lo  que  había  dicho  su  madre,    proféticamente,  anoche  en  el  teléfono.  ¿Estás segura de que no se está moviendo demasiado rápido? Ella  odiaba  cuando  su  mamá  tenía  razón.   –Está  bien,  claramente,  hablar  de  esto  es  una  locura  de  todos  modos  –dijo  Shane,   en  un  tono  deliberadamente  soplado.  –no  vamos  a  hablar  nunca  de  nuevo.  Lucha   por  tu  turno  para  entrar  en  la  ducha  después  de  que  Eve  se hace con ella–   –Tu primero, –dijo  Claire.  Sus  labios  estaban  entumecidos.  Se  bebió  el  café,  pero  era   sólo  para  tener  algo  que  hacer,  que  no  lo  pruebe,  y  sintió    su  cerebro  abrumado  con   todos   los   aumentos   repentinos   de   emoción.   Demasiadas   cosas   estaban   sucediendo   con  demasiada  rapidez,  y ninguno  de  ellos  en  sintonía.  –Voy  a  esperar.–   –Está   bien.   –Él   quería   decir   algo   más,   e   incluso   abrió   la   boca   para   hacerlo,   pero   fuera   lo   que   fuese,   su   valor   habia fallado.   Él   se   puso   a   beber,   y   Claire   miró   a   los   murciélagos  de  dibujos  animados  de  color  púrpura  en  su  taza  y  se  preguntó  si  de   alguna  manera  pudiera  restablecer  la  mañana  de  nuevo  a  los  besos.  El  beso  había   sido  tan maravilloso.   Pero  como  Shane  había  señalado,  ese  momento  se  había  ido,  y  al  parecer  no   iba a volver    pronto.   Después   de   un   rato   torpe,   con   las   tazas   de   café   vacías,   Shane   finalmente   se   aventuró,  –He  hecho más  carteles  –   –Bien  –dijo  Claire.  –Vamos  a  levantarnos –   Ella  pensó  que  ambos  estaban  aliviados  de  tener  algo  que  hacer.   Shane  había  hecho  veinte  carteles,  que  fue  sin  duda  una  exageración  en  una  ciudad   como  Morganville.  Claire  y  Eve  rieron mucho  sobre  la  variedad  de  imágenes,  en  su   mayoría  tremendamente  desfavorable,  que  Shane  había  elegido.   –Tengo   que   dejarlo   por   Mónica   –dijo   él,   admirando   su   obra.   –Esa   chica   tiene   un   álbum   de   Photobucket   ustedes no   lo   creerían.   Creo   que   son quince   páginas   de  

fotos.   Incluso   las   Kardashians   dirían   que   era   demasiado.   Por   suerte   para   mi   le   gusta  tomar  fotos  borracha  –   –¿La  idea  no  es  conseguir  realmente  que la eligan?  –  Eve finalmente  logró  jadear,  y   estalló   en   otra   explosión   incontrolada   de   risa.   –Oh,   Dios   mío,   esta.   Esta   es   mi   favorita.  Ella  tiró  un  cartel  fuera  y  lo  puso  en  la  parte  superior.    Estaba  Mónica  en   su   marca   registrada,   apretado   y   corto,   de   pie,   posando   con las   manos   en   las   caderas,  frunciendo  los  labios  con cara de pato –Hay tantas  cosas  mal en  esta.–   –Esto  no  le  impidió  ser  elegida, –dijo  Shane.  –Estúpidas personas  son  elegidas todo   el  tiempo.  Es  América.  Nos  encanta  la  mala  calidad.  Y  los  locos.–   –Me  gustaría  pensar  mejor  de  nosotros  –dijo  Claire,  –pero  sí.  Tienes  razón.–   Le  ofreció  un  máximo  de  cinco,  que  ella  aceptó  de  mala  gana,  y  entonces  dividió  los   carteles  entre  ellos.  Ellos  eran  más  pesados de lo  que  Claire  había  imaginado,  y  ella   estaba   un   poco   por   debajo de su peso.   Shane,   sin   preguntar,   los   redistribuyo,   tomando  él  el  resto,  y  guiñó  un  ojo  a  Eve.  –¿Quieres  ir?–   –Alguien  tiene  que  trabajar  aquí–  dijo.  –Supongo  que  resulta ser  yo.  Una  vez  más.–   –Que  te  diviertas  con  el  día  de  trabajo.  –   –Vago –   –Y  orgulloso  de  ello,  esclava  asalariada.–   Ya   en   la   acera,   Shane   hizo   malabares   con   el   cartón   pesado   hasta   que   Claire   se   acomodo  la  mochila  sobre  su  hombro.  –¿Has  traído  la  grapadora?–   –La  tengo,  –dijo.  La  grapadora  en  cuestión  era  un  gigante  industrial  antiguo,   de  acero  pesado  que  probablemente  podría  disparar    y  atravesar  un  auto  si  tuviera   que   hacerlo.   –También   traje   algunas   estacas   en   caso   de   que   necesitemos   poner   alguno  en el césped.–   –¿Como,  por  ejemplo,  este?  –Shane  miró  con  nostalgia  el  patio  delantero  de  la   Casa  de  Cristal,  y  Claire  se  echó  a  reír  a  carcajadas.  Abrió  su  mochila  y  le  entregó   una   estaca   (gracioso,   estos   habían   sido   pensados   para   no   poner   avisos).   La   clavaron   en   el   suelo   y     graparon   el   póster,   dieron   un   paso   atrás   para   admirar   el   efecto.  –Una  cosa  de  belleza.–   Eve  abrió  la  ventana  de  la  habitación  del  frente  y  miró  con  recelo.   –¡Ey!  Ustedes  chicos  locos,  ¿qué  están  haciendo?–   –Se  te  olvidó  decir,  ¡Fuera  de  mi  césped!  –Shane  volvió  a  llamar.   –Oh  no,  ¡no  pusiste  esa  cosa  por  ahí!–   –Relax  –Use  tu  foto  favorita.  –dijo  Shane  a  Claire  mientras  ella  cerraba la cremallera de  su  mochila,  –será  mejor  que  seamos  un  objetivo  en  movimiento–   Los  tres  primeros  carteles  los  pusieron  sin  incidentes.  En  el    poste  del  teléfono  el   cuarto,  en  el  distrito  comercial  de  Morganville,  Claire  estaba  grapando  donde  habia   una  señal  cuando  oyó  el  chirrido  de  los  frenos  en  la  calle,  y  luego  el  estruendo  de   una  bocina.  Se  dio  la  vuelta  y  vio  a  un  convertible  rojo  brillante  y  un  desenfoque  de   movimiento   como   el   conductor   bajando   rápidamente.   Objetivamente,   fue   impresionante  que  Mónica  pudo  mantener  el  equilibrio  sobre  los  tacones  mientras   se  mueve  tan  rápido.   –¿Qué  demonios  estás  haciendo?  –preguntó  ella,  y  empujó  a  Claire  de  manera  que   se  enfrentó  al  cartel  de  neón  brillante,  que  iba  aleteando  un  poco  con  el  viento.  Su   rostro  quedó  en  blanco.  No  enojado,  sólo  ...  en  blanco.  –¿Qué  es  esto?–   –¿Qué  te  parece?  –preguntó  Shane.  Tomó  la  grapadora  de  Claire  y  terminó  de fijar el cartel  al  poste,  luego  la  giró  como  un  torpe  revólver  mientras  admiraba  el  efecto   unos  pocos  metros  hacia  atrás.  –Parece  que  se  está  promocionando  a  la  alcaldía  –  

Los labios  brillantes  de  Mónica  se  separaron,  y  ella  se  quedó  mirando.  ...  Como  si   no   pudiera pensar   en   una   sola   cosa   que   decir.   Espero   por   ella,   pensó   Claire,   y   se   preparó   para   el   ataque   inevitable.   Mónica   estaba   a   punto   de   alcanzar   la   masa   termonuclear   crítico,   y   tenía   la   intención   de   llegar   a   la   distancia   mínima   de   seguridad   antes   de   que   ella   explotara.   Pero   en   cambio,   una   suave   sonrisa,   encantada   enroscada   alrededor   de   los   labios   de   Mónica,   y   ella dijo:   –Espera   un   minuto.  ¿Tú  hiciste  esto?  –   –Claire lo   hizo   –dijo   Shane.–Yo   sólo   soy   el   increíblemente   impresionante   diseñador gráfico.   También,   jefe   del   comité   de   entretenimiento.   Cada   campaña   debe  tener uno  de  esos. –   –Eso  es  ...  increíble, –dijo  Mónica.  –No  lo  sé,  bien,  bien,  saben,  nadie  probablemente   votara   por   mí.   Quiero   decir,   yo   no   soy   Richard.   No   ha   sido     mi   manera   de   ser   responsable  ni  nada.-   –Eres  un  Morrell  –dijo  Shane.  –Un  montón  de  personas  que  figuran por tu  sangre.   Tres  generaciones  de  alcaldes  en  tu  familia,  ¿verdad?–   –Bueno,  podría  estar  equivocada.–   –Sabemos   eso   –dijo   Shane   alegremente.   –Pero   bueno,     va   a   ser   un   asiento   de   relleno,  y  sé  que  amas  una  buena  sesión  de  fotos,  al ser una  gran  fan  de  ti  misma.  Él   perdió   su   sonrisa   y   toda   la   ligereza   se   fue   con   él.   –Todo   esto   viene   con   una   condición,  ya  sabes  –dijo.  –Uno  hace  lo  que  es  bueno  para  los  seres  humanos.  No  lo   que  dicen  los  vampiros.–   Mónica   arqueó   una   ceja   bien   depilada.   –Tienes   que   dar marcha atrás,   Collins.   Yo   no   hago  lo  que  dices.  Haras  lo  que  yo  te  diga.  Después  de  todo,  voy  a  ser  la que  tenga la   placa  de  características  de  lujo  en  la  puerta.  –   –Siempre   y   cuando   no   bailes   de   títere para   los   vampiros,   yo   realmente   no   importo   –Shane  dijo. –Pero  en  cuanto  a  hacer nosotros lo  que  dices  ...  Si.  Buena  suerte  con   eso.–   La atención  de  Mónica  se  volvió  al  cartel,  y  entrecerró  los  ojos.   –Espera  un  segundo.  ¿Es  una  de  mis  fotos  de  Facebook?–   –Tal  vez.–   –Mmm... –Ella   ladeó   la   cabeza   y   frunció   los   labios.   –Podrías   haber   elegido   una   mejor– –Siempre   se   ha   dicho   que   no   se   puede   tomar   una   mala   fotografía   –dijo,   con   cara   seria.   –Verdad. –Ella   dio   al   cartel   una   sonrisa   lenta   y   perversa,   y   dijo:   –Está   bien,   entonces.   Con   tal   de   que   no   tenga   que   pagar   nada,   o   presentarme   a   una   gran   cantidad   de   reuniones.   Ah,   y   asegúrense   de   que   la   gente   sepa   que   puedo   ser   sobornada.–   –Negociante–   Ella   lo   miró   por   un   segundo,   y   luego   a   Claire.   –¿Qué   es   exactamente   lo   que   están   haciendo? –Ni  siquiera  fingiré que  estoy  en  esto,  porque  no  creo  mucho  en  mí.–   –No  estamos  –dijo  Claire.  –No  te  preocupes  por  eso.  No  es  asunto  tuyo.   Todo  lo  que  te  preocupa  es  asegurarte  de  actuar  bien  y  saludar  a  la  gente.   Actúa  como  si  fuera  un  concurso  de  popularidad,  porque  eso  es  lo  que  es.–   –No  se  puede  ganar  concursos  de  popularidad  por  ser  amable  –dijo  Mónica.  –Les   ganas   haciendo que la   gente     tenga   miedo   de     votar   en   tu   contra.   Así   que   considerare  esto  en  la  bolsa.–   Ella  regresó  a  su  coche  mal  aparcado,  subió,  y  se  fue.  

Claire   negó   con   la   cabeza   mientras   observaba   el   chillido del   rojo   convertible   en   torno  a  la esquina,  y  le  dijo:  –Sólo  podía  pensar  Mónica  “Vote por mí o yo voy a romper su pierna”  es  un  lema  de  campaña  decente.–   –En  Morganville,  probablemente  lo  es.–   Hicieron  otras  diez  paradas  antes  de  agarrar  un  bocado.  Tuvieron reacciones  varías   de  un  lugar  a  otro  teniendo que  aguantar  los  signos,  de  risa  ,  consternación  ,  en  la   última  parada,  la  rabia  absoluta.   Claire  nunca  había  visto  a  nadie  arrancar  un  cartel  de  cartón  duro  con  tanto   entusiasmo,  pero  la  tintorería  a  cuatro  cuadras  definitivamente  no  era  un  fan  de   Morrell  .   –¿Quien   era   ese   tipo   de   la   tintorería   para   poner   fin   a   esto? –preguntó   Shane   mientras   comían   el   desayuno,   burritos,   sentados   fuera   en   una   mesa   de   metal   desvencijado.   Todavía   era   lo   suficientemente   frío   como   para   hacer   que   fuera   con   relativa   comodidad,   aunque   las   moscas y   los   mosquitos   (los   visitantes   nuevos   y   no   deseados,   desde la llegada de el agua   de   Draug)   ya   estaban   en   picado   para     bombardearles  y  picar.  Ellos  sabiamente  mantenían  las tapas  de  sus  refrescos.   –¿Él?  Su  nombre  es  William  Batista.  Solíamos  llamarlo  Billy  Murciélago.     Creo  Mónica  podría  haberle  besado  una  vez  en  la  secundaria.  Para  ser  justos,  ella besó   a   la   mayor   parte   de   la   escuela   que   estaba   en   un   lugar   el   tiempo   suficiente.     Billy es la clase de   tipo   de   la   resistencia   de núcleo duro.   No   le   gustan   los   Morrells  de   vuelta.     –Supongo  que  no  todo  el  mundo  puede  ser  un  Sí,  –dijo  Claire.   –Creo  que  tenemos  suerte  si  consigue  los  votos de  terror  y  la  apatía,  –dijo  Shane.   –Todavía  tenemos  otros  diez  para  poner  esta  tarde.  ¿Tu  seguirás ?   –Claro  –dijo  Claire.  –Es  mi  día  libre,  de  todos  modos.  Si  no  te  importa,  sin  embargo,   ¿podríamos  parar  en  el  laboratorio?  ¿Sólo  para  comprobar  a Myrnin?–   Shane   no   estaba   entusiasmado,   pero   se   encogió   de   hombros,   él   probablemente   pensó   que   era   una pequeño   precio   a   pagar,   ya   que   ella   tenía   todo   el   día.   –Sólo   tenemos   que   hacerlo antes   de   que   anochezca   –dijo.   –No   soy   un   miembro   del   personal  dedicado  a la campaña.  Especialmente para  Mónica.–   La  ciudad  parecía  tranquila  y  de  vuelta  a  la  normalidad,  y  los  sonidos  de  la   construcción  estaban  en  todas  partes:  sierras,  amoladoras,  martillos.  Todo  sonaba   laborioso   y   positivo.   Hubo   más   señales   visibles   de   protección,   también;   muchas   tiendas    los  muestran  en  las  ventanas  ahora,  o  por  lo  menos  en  los  mostradores  y     estaba   viendo   a   más   residentes   de   Morganville con   brazaletes con   sus   símbolos   protectores,   en ellos,   también   Morganville   estaba   en   camino   de   vuelta   ...   pero   para   qué?  No  es  la  misma  ciudad  que  había  sido  antes  del Draug.  Tal  vez fue  girando  el   reloj  todo  el  camino  de  vuelta  a  lo  que  había  sido  en un  principio,  con  los  vampiros   con un  control  de  hierro.   No,   si   tenemos   algo   que   decir   al   respecto,   se   dijo,   y   ayudó   a   Shane a   grapar otro   cartel  en  un  poste  de  teléfono  fuera  de  Common  Grounds.    Dio un  paso  atrás  para   admirar  su  trabajo,  y  Claire  se  dio  cuenta  de  que había  alguien de  pie  en  la  sombra   del  toldo  junto  a  ella.  No  se  había  sentido   su llegada,  pero  de  repente  Oliver  estaba   ...  allí.   Era  una  presencia  sólida,  de  enormes  proporciones  a  pesar  de  que  llevaba  puesto   lo  que  Claire  consideraba  un  bonito  disfraz  de  hippie  de  color  gris,  pelo  recogido   hacia  atrás en  una  cola  de  caballo,  una  oscura camiseta    y  jeans  largos  teñidos  con   un   delantal de Common   Grounds   con la insignia   en   ella.   Olía   a   café,   un   tipo   cálido   y   acogedor  de  olor  a  pesar  de  que  debajo  de  eso  estaba  frío  como  el  mármol.  

Estaba  mirando  el  cartel  con  una  expresión  extraña  en  blanco. –Ya  veo  –dijo   finalmente.  –Todos  ustedes  han  perdido  sus  mentes.–   –No,   –dijo  Shane,  y  tiró  la  grapadora  al  aire  en  una  buena  muestra    de  valentía  y   estupidez  por  igual,  que  podría  haber  perdido  un  dedo  si    esa  cosa  se  hubiera  ido.     –Encontramos   nuestro   llamado.   Somos   activistas.   Y   oye,   Mónica   lleva   una   foto   decente.  Eso  es  todo  lo  que  necesitas  en  un  candidato,  ¿no?  –   Shane  se quedo mirando  y  Claire  sintió  la  quemadura  incluso  desde los  bordes  de  la   misma.   –No   me   pongas   a   prueba,   muchacho   –dijo   Oliver,   con   una   voz   suave   y   aterciopelada.   –No   soy   con quien usted   debe   jugar   con   estos   días.   He   sido   demasiado   amable   con   usted,     yo   he   dejado   a   ti   y   a   sus amigos   rienda   suelta.   No   más.  Vas  a  tener  que  bajar  –   Shane  arqueó  las  cejas.  –¿Por  qué?–   Porque  yo  lo  digo,  fue  la  respuesta  obvia,  pero  Oliver  sonrió  levemente  y  dijo:  –Va   en  contra  del  código.–   Su   cartel   no   era   el   único   en   el   poste,   habían   volantes   de   mascotas   perdidas,   desaparecidas,  una  banda  tocando  nueva  (probablemente  mal).  Motivos  del  fin  de   semana,  seguro  barato,  cuidado  de  niños  ....  Claire  dijo:   –Nunca  tuve  un  problema  con  él  antes.– –Y  ahora  que  hago.  –Oliver  entró  en  la  luz  del  sol,  aunque  su  piel  inmediatamente   comenzó   a   cambiar   un   poco   a   rosa   donde   el   resplandor   lo   tocó,   y   comenzó   arrancando  cosas  del  poste  sin  ninguna  consideración.  Sus  uñas  dejaron  marcas  en   la  madera  de  media  pulgada  de  profundidad.  Él  destrozó   el cartel  de Monica por  la   mitad  con  un  golpe  casual,  dejó  caer  los  pedazos  en  el  suelo,  y  pateo  hacia  Shane.  – Y  ahora  estás  tirando  basura  también.  Recogerlo–   Shane  no  se  movió.  Él  no  dijo  nada.  Él  se  quedó  allí,  grapadora  en  mano,  y  parecía  ...   peligroso.   –Recogelo  o  iras  detenido,  –dijo  Oliver.  –Ambos.  Y  no  va  a  venir  nadie a  sacarte  de este  momento.  Si  Eve lo intenta,  va  a  reunirse  con  usted.–   –Michael  –   –Puedo  manejar  a  Michael  Glass.,  –Las  palabras  de  Oliver  guillotinaron  lo  que  iba  a   decir  Shane  cuando entró de nuevo  en  las  sombras.  Había  una  tenue  brizna  de  humo   saliendo   de   su   piel,   pero   se   detuvo   tan   pronto   como   estuvo   fuera   del   sol,   y   la   quemadura   desapareció   casi   tan   rápidamente.   Por   otro   lado,   el   brillo   de   sus   ojos   era  inquietantemente  específico. –Recogelo, ya.–   Shane   todavía   no   se   movió,   y     Claire sintio,   con   espanto   mortal,   que   no   tenía   la   intención,  así  que  ella  lo  hizo.  Se  inclinó  y  cogió  el  cartel  y  el papel  destrozado,  se   acercó,  y  lo  depositó  en  la  basura  de  Common  Grounds  lo  más  próximo  posible  de   la   puerta   de   entrada.   Y   podría   haber   estado   bien,   salvo   que   Oliver   tenía   que   ronronean,      –Buena  chica,  –como  si  fuera  su  mascota  personal,  y  Shane…Shane  le   dio  un  puñetazo.   El   vampiro   nunca   lo   vio   venir,   porque   estaba   mirando   directamente   a   Claire,   disfrutando  de  su  momento  de  triunfo,  el  puño  de  Shane  le  alcanzó  en  el lado  de la   mandíbula,  y  el  poder  detrás  de  él  era  lo  bastante  masivo  que  Oliver  realmente  se   tambaleó  antes  de  cumplir  con  esbeltez  sobrenatural,  saltando    tan  rápido sobre su novio que  fue  como  si  hubiera  sido  lanzado  desde  una  catapulta.   Golpeo   a   Shane   y   le   estrelló   contra   la   pared   de   ladrillo   al   lado   de   la   ventana   y   lo   inmovilizó  allí  con  un  brazo  por  el  cuello.  Cuando  Shane  trató  de  empujarlo  hacia   atrás,   Oliver   le   cogió   la   mano   y   tiró   de   ella   hacia   el   lado,   duro.   Shane   se   quedó   helado.  

–Nada   está   roto   –dijo   Oliver,   –pero   es     a   un   centímetro   y   medio   de   distancia.   Así   que   por   favor, vuelves   a   hacer   eso,   muchacho.   Voy   a   aplastar   a   todos   los   huesos   que   tienes,   y   convertirlos en un puñado   a   la   vez,   y   estarás   suplicando   a   que   yo   ponga  fin  –   Se  cortó  abruptamente  porque  Claire  le  hizo  callar,  por la simple razón  de  poner  la   punta  de  un  cuchillo  de  hoja  fina  de  plata  contra  su  espalda,  cerca  del  camino  que     tenía   que   recorrer   para   llegar   a   su   corazón.   –Nos vamos   a   ir   –dijo.   –Yo   recogí   la   basura,  tal  como  dijiste.  Nosotros  estamos  a  mano.  –   No  lo  estaban,  y  lo  sabía  sin  que  él  ni  siquiera  se molestara en  decirlo,  pero  Oliver en   silencio   soltó   la   mano   de   Shane.   Claire   dio   un   paso   atrás,   retirando el cuchillo   y   listo,   Shane     empujó   a   Oliver   hacia   atrás   con   un   violento   empujón   y   recogió la   grapadora  donde  había  caído  sobre  el  pavimento.   –Ustedes  nos  deben    un  cartel  –dijo  Shane.  –Me  costó  cinco  dólares  cada  uno.   Voy  a  esperar  una  bebida  gratis  a  cambio.–   –Así     lo   haré –dijo   Oliver,   –a   partir   de   la   vena,   la   próxima   vez   voy a atrapar a   cualquiera  de ustedes en un lugar  menos  ...  visibles  circunstancias.  –Él  mostró  los   dientes  y  volvió  a  entrar  en la  cafetería.   –Supongo  que  eso  significa  que  Mónica  no  puede  contar  con  su  voto,  o  bien  –dijo   Shane.  Parecía  una  broma,  pero  estaba  temblando,  y  apretando  la grapadora   demasiado  duro.  Sabía,  que con lo que Clarie hizo,  acababan  de  pasar  una  especie   de línea.  Tal  vez  de  forma  permanente.   –¿Por  qué?,  –le  preguntó,  un  poco  quejumbrosa.  –¿Por  qué  hiciste  eso?–   –Nadie te  habla  a  ti de  esa  manera  –dijo.  –Ni  siquiera  él.–   Él le  pasó  el  brazo  por  los  hombros,  recogió  los  otros  carteles,  y  continuaron  hasta   la  siguiente  parada.   En   la   siguiente   parada   Claire   y   Shane   tuvieron que aguantar   el cartel   de   Mónica,   porque encontraron  a  alguien  más  antes  que  ellos  grapando  avisos:  con  un  aspecto   serio  una mujer  mayor  y  un  hombre  joven,  probablemente  su  hijo.  Era de la misma altura de Shane ,  pero  delgado  como  un  látigo.  Él  asintió  con  la  cabeza  a  Claire  como   si  él  la  conociera(ella no  creía  que  los hubiera  conocido),    luego  fijó  su  mirada  en   Shane.    –Ey,  hombre –dijo,  y  le  tendió  la  mano.  –¿Qué  pasa?–   –No  mucho.  ¿Cómo  estás?  –   –Bien,  bien.  ¿Te  acuerdas  de  mi  madre,  Flora  Ramos?,  ¿no?  –   –Señora  Ramos,  sí,  me  acuerdo  de  los  burritos  que  solía  hacer  para  Enrique  en  la   escuela   primaria   –dijo   Shane.   –Él   solía   comerciar   con   ellos,   conmigo   se   dio   por   vencido  por mis  M  &  Ms.  Siempre  me  hizo  el  trato,  eso  es  lo  bueno  que  era.–   –¿Te  entregó  mis  burritos,  'Rique? –dijo  la  señora  Ramos,  y  levantó    las  cejas  a  su   hijo.  Abrió  las  manos  y  se  encogió  de  hombros.   –Usted  le  dio  uno  para  mí  todos  los  días –dijo.  –Así  que  sí.–   –Ellos  eran  deliciosos  –dijo  Shane.  –Ey,  hizo  un  beneficio.  Él  solía  cortarlos  por  la   mitad  y    comerciaba  cada  uno  por  separado.     –Enrique.–   –Yo  era  un  empresario,  mamá.  –Enrique  le  dio  una  sonrisa  devastadora.   –¿Qué,   quieres   mi   M   &   Ms   ahora?   –En   respuesta,   ella   le   entregó   una   pequeña   carta de  hoja  de  papel,  y  la  sostuvo  contra  el  poste  de  teléfono  mientras los grapaba  en  su   lugar.   El  volante  decía , Capitán  Obvio  a  la  alcaldía,  y  tenía  un  gran  signo  de  interrogación debajo   del   titulo   donde   un   cuadro   debe   ir.   El   slogan   decía “   VOTAR   HUMANOS”.   Eso  fue  todo.  

–¿Qué  demonios?  –preguntó  Shane,  y  señaló  la  imagen  en  blanco.  –Señora  Ramos,   el  Capitán   Obvio salió  de  la  ciudad.  No  se  puede  pedir  a  la  gente    votar  por  alguien   que  ni  siquiera  está  aquí.–   –Tal   vez   un   asiento   vacío   es   mejor   que   uno   ocupado   por   otro     adulador   inútil – dijo,  y  tan  agradable  como  parecía,  sus  ojos  fueron  fríos  y  oscuro  de  repente.  –He   visto  estos  carteles  Morrell.  ¿Cómo  se  puede  apoyar tal cosa,  Shane?  ¡Yo  sé  lo  que   esa  mal  bruja  te  hizo  a  ti  y  a  tu  familia!  –   –No  es  ...-  Shane  dio  un  paso  hacia  atrás,  frunciendo  el  ceño.  –No  es  lo  que  parece.   Mira,  Mónica  es  un  montón  de  cosas,  ¿pero  un  adulador?  No  es  así  lo que he  notado.   Es  más  probable  que  se ponga  botas,  y de  patadas  con  ellas.   Débil,  no  es.  Y  necesitamos  a  alguien  en  ese  concilio  que    haga  frente  a  los  vampiros   por  nosotros.  –   La  ira  estalló  en  el  rostro  arrugado  de  la  señora  Ramos.  –Ella  es  parte  del  cáncer   que  come    esta  ciudad.  Ella  y  su  familia  entera  ¡asqueroso!  Doy  gracias  a  Dios  de   que  su  padre  y  su  hermano  han  desaparecido.–   –Espera   un   segundo,   –interrumpió   Shane,   y   su   voz   era   grave   ahora,   lo   que   significaba   que   no   iba   a   dejar   que   se   vaya.   –Richard   Morrell   estaba   bien.   Él   lo intento.  No  –   –Él  era  un  hombre  corrupto  de  una  familia  corrupta.  –Su  voz  se  había  vuelto  dura ahora,  tan  firme  como  la  distancia  de  pedernal  en  sus  ojos.  –Basta.  He  terminado de hablar  con  usted.–   Claire  intentó  un  enfoque  diferente.  La  emoción  claramente  no  les  estaba  llevando   a  ningún  lado.  –¡Pero,  no  le  permitira  escribir  de  alguien  que  ni  siquiera  existe!  -   –El  Capitán  Obvio  existe –dijo  Flora.  –Siempre  lo  he  hecho,  siempre  lo  haré.   Hasta  que  él  se  levante  de  nuevo,  voy  a  estar  de  pie  por  él.–   –Tú  –dijo  Claire.  –Usted  es  el  nuevo  Capitán  Obvio?–   Enrique   se   había   quedado   en   silencio   ahora,   y   cuando   él   no   estaba   sonriendo   y   siendo  amable,  parecía  un  poco  peligroso.    –¿Por  qué?  ¿Tienes  algún  problema  con   eso?  Mi  mamá  no  es  lo  suficientemente  buena  para  ti?  –   –No,  yo  sólo  –Claire  no  sabía  cómo  terminar  esto.   Shane  lo hizo.  –Amigo,  ella  es  tu  madre.  Ella  solía  lanzar  las  ventas  de  pasteles.  Ella   hacia galletas  caseras.  ¿Cómo  puede  ser  el  Capitán  Obvio?  –   –¿Cómo   es   posible   que   cualquier   madre   quiere   estar   en   contra   de   la   maldad   que   vive   aquí?   –Flora   dijo.   –Yo   crié   hijos   en   esta   ciudad.   Enrique,   Héctor,   Donna,   y   Leticia.  Usted  me  dice,  Shane.  Tú  me  dices  lo  que  pasó  con  tres  de  mis  hijos.  –   Él  la  miró  en  silencio  durante  unos  segundos  largos,  y  entonces  dijo.  –Eso  no  fue   culpa  de  nadie.  Fue  un  accidente.–   –Ellos  dijeron eso–   Claire  se  aclaró  la  garganta,  sintió,  como  siempre,  como  si  alguien  hubiera  dejado   un  vacío,  y  allí  estaba  de  pie  en  medio  de  una  escena  claramente  llena  de  tensión,  y   no  entendía  nada  de  eso.  –Uh,  lo  siento,  pero  ...  ¿qué  pasó?–   La  Sra.  Ramos  no  respondió,  y  Shane  no  parecía  querer,  ahora  que  había  tropezado   con  la  mina.  Así  que  Enrique  finalmente  suspiró  y  se  lanzó     –Mi  hermana  Donna  estaba  conduciendo  –dijo.  –Ella  tenía  diecisiete  años,    acababa   de   conseguir   su licencia.   Estaba   llevando a   mi   hermano   Héctor   a   trabajar,   tenía   diecinueve   años   y mi   hermana   Letty   a   la   escuela.   Era   pleno   invierno,   un   poco   de   hielo   como   se   pone a   veces.   Negro   el   hielo,   la   clase   que   usted   no   puede   ver.   Ella   no   había   conducido   nunca   en   el   hielo   antes.   Llegaron   a   un   poste.   –No   terminó   la  

historia,   pero   Claire   adivinó   cómo iba   a   terminar:   en   los   funerales.   Esto   fue   confirmado  por  una  mirada  de  reojo  a  Shane.   Estaba     tranquilo,   cerrada   la   mirada,   la   que   da   la   gente   cuando   hablaba   de   la   perdida de amigos   y   familiares,   él   mismo   lo   había   tenido   ,   la   pérdida   de   su   hermana,   a   continuación,   su   madre,   y   finalmente   su   padre.   Siempre   parecía   protegerse  contra  la  emoción, incluso  cuando  se  trata  de  otras  personas.   –Eso   no   fue   todo   –dijo   Flora   Ramos,   con   un   odio   reprimido   que   hizo   temblar   el   pelo   en   la   nuca   del   cuello   de   Claire.   –Mi   hijo   estaba   afuera   allí   tendido   herido   y   solo,  y  ellos  le  quitaron  la  vida.  Sé  que  lo  hicieron.   –Mamá,  que  fue  un  accidente.  Se  desangró,  tú  sabes  lo  que  dijeron los médicos –   –Los  médicos,  los  médicos,  al  igual  que  ¿no  trabajan  para  los  monstruos  como   todos  lo  hacemos?  No,  Enrique.  Eran  los  vampiros.  No  fue  un  accidente.  ¡Usted!   debe   saber   que   –sonaba   cansada   y   furiosa   a   la   vez;   cuando   lo   que   había   pasado,   todavía  estaba  fresco  en  su  mente.  –Tengo  un  hijo  que no  han  tomado  de  mí.  Y  no  lo   harán.  No  mientras  tenga  aliento  mi  cuerpo.  –   –Se   puede   salir   de   la   ciudad   –dijo   Shane   silenciosamente.   –Usted   tuvo   una   oportunidad.   –¿Y  nuestra  casa?  ¿Nuestra  vida?  No.  Mi  marido  está  enterrado  aquí,  y  mis  niños.   Esta  es  nuestra  casa.  Los  monstruos  tendran que dejarlo  antes  que  nosotros.  –Ella   levantó   la   barbilla,   y   Claire   vio   que   a   pesar   de   las   arrugas,   las   canas,   estaba   decidida,   y   peligrosa.   –No   jugar   a   estos   juegos,   Shane,   la   política   aquí   significa   nuestra  vida.  No  dejaré  que  te  hagan  una  broma  –   Shane  la  miró  durante  un  largo  momento.  Sentía  pena  por  ella;  Claire  podía  verlo.   Sabía  cómo  se  sentía,  al  culpar  a  los  vampiros  de  la  pérdida  de  las  personas  que   amaba.  Pero,  sobre  todo,  Shane  era  práctico.  –No  se  puede  ganar  –dijo.  –No  hagan esto.  Tenemos  un  plan.  Confíe  en  nosotros.–   –¿Ustedes  dos?,  –Se  rió  Flora.  Su  novia,  ella  es  la  mascota  de  un  vampiro,  la mascota de la Fundadora, –Y  tú,  estás  demasiado  enamorado  para  verlo,  y  demasiado    niño.   Ella   está   con   ellos,   no   tú.   –Ella   despidió   a   ambos   con   un   tirón   de   su   mano.   Basta.  Enrique.  Vámonos.–   Él   envió   a   Shane   una   mirada   de   disculpa   y   levantó   las   manos   en   un     ¿qué   puedo hacer?  tipo  de  gesto.  –Ella  es  mi  madre  –dijo.  –Lo  siento.–   –Está  bien.  –Shane  asintió  con  la  cabeza.  –Pero  deberías  hablar  de  esto.  En  serio.  Es   peligroso.–   –Lo  sé,  hombre.  Lo  sé.–   Enrique   se   apresuró   a   ponerse   al   día.   Su   madre   ya   estaba   a   media   cuadra   de   distancia.   Claire   se   quedó   con   Shane,   mirando   el   cartel   de   promoción   del   Capitán   Obvio,   y   Shane   finalmente   tomó el   mayor   de   Mónica,   un   cartel   brillante   y   firmemente   comenzo a graparlo bien  en  la  parte  superior.   –Vamos,  –dijo.  –Les  garantizo  que  esto  no  ha  terminado.–                  

SIETE      

CLAIRE

    No   habían   terminado,   ni   remotamente,   pero   al   menos   se   quedaron   solos   para   poner   el   resto   de   los   carteles,   eso   no   significaba   que   la   gente   no   estuviera   mirándoles   a   ellos,   o   diciendo   cosas   malas,   pero   nadie   intentó   activamente   hacerles  daño.  Claire  se  pregunto  si  la  señora  Ramos  iría a  derribar  carteles  detrás   de   ellos,   o si Oliver estaría haciendo   lo   mismo.   Tal   vez   se   encontrarían   en   el medio.   Eso  sería  algo  interesante  de  ver.   En  el  momento  en  que  iban a grapar  el  último  cartel  a  un  poste,  en  frente  de   Morganville   alto   ("¡vaya   víboras!"),   Claire   estaba   completamente   agotada.   Este pensó,   tenía   que   ser   el   peor   día   de   descanso   nunca   ....   No   se   habían     detenido   incluso   ni   para   un   almuerzo,   a   pesar   de   que   había   devorado   unas   galletas   entre   paradas y  tenía  un  par  de  coca-­‐colas.  Morganville  no  era  una  ciudad  muy  grande,   pero  habían  pasado  por  casi  todas  las  calles  de  la  misma,  y  eso  fue  casi  suficiente   por  un  día  en  su  opinión.  Ella  lo  iba  a  expresar,  pero  no  tuvo  que  hacerlo,  porque   Shane   le   lanzó   una   mirada   que   le   decía   que   estaba   tan   cansado   como   ella,   y   le   dijo:   –¿Podemos  omitir  el  laboratorio  y  volver  a  casa?  –   –Casa   –dijo,   y   deslizó   su   brazo.   El   peso   ahora   era   solo   el   de   la   grapadora   arrastrando  su  mochila  (y  el  cuchillo  anti  vampiros  y  estacas  adicionales  que  rara   vez   dejaba   atrás),   pero   todavía   se   sentía   como   una   tonelada.   Shane   le quito su mochila y   se   la   puso   sobre   un   hombro,     envidiaba   esos   músculos   y   los   admiraba,   también.  Se  sentía  tan  cálido  y  firme  bajo  sus  dedos,  que  la  hizo marearse  un  poco   no  importa  el  cansancio.  –¿Qué crees que esta haciendo Mónica en este momento?–   –El  acoso  a  alguien  para  que  le  hagan  un  sitio  Web  de  mierda  y  algunos  botones  –   Claire  gimió,  porque  era  casi  seguro  que  era cierto  –Hemos  creado  un  Monstruo.–   –Bueno,  no.  Pero  estamos  permitiendo  uno.  -–   Por   consentimiento   tácito   común,   evitaron   Common   Grounds,     la   calle   estaba   encendida,  lo  que  los  puso  en  una  diferente,    una  Avenida  menos  transitada,  era  un   lugar   con   algunos   malos   recuerdos,   Claire   se   dio   cuenta,   ojala   se   hubieran   arriesgado  a  la  ira  de  Oliver  una  vez  más.   Esta  era  la  calle  donde  había  estado  la  casa  de  Shane  una  vez.  No  había  nada  en  el   lugar  ahora,  excepto  un  descampado,  ahogado  por  espinos,  agrietada  fundación,  y   los  restos  derruidos  de  lo  que  podría  haber  sido  una  vez  una  chimenea.  Incluso  el   buzón,   que   se   había   apoyado   antes,   había   renunciado     y   caído   en   pedazos   de   metal   al  azar,  oxidados.   –Nosotros   tal   vez   no   deberíamos   –Ella   no   sabía   cómo   decirlo,   o   incluso   si   ella   debería,  pero  Shane  siguió  caminando,  con  los  ojos  clavados  en  el  pavimento.   –Está  bien –dijo.  Ella  podría  haber  creído  en  él  un  poco,  excepto  por  la    posición  de   sus   hombros,   y   la   forma   en   que   había   bajado   la   cabeza   para dejar   que   su   pelo   desgreñado  escondiera  su  expresión.  –Es  sólo  un  terreno  baldío.–   No   lo   era.   Estaba   lleno,   lleno   de,   la   pena,   la   ira,   angustia   y   terror.   Ella   casi   podía   sentir   como   agujas   en   su   piel,   un   impulso   irresistible   de   parar   para   mirar.   Se   preguntó   si   Shane   también   lo   sintió.   Tal   vez   lo   hizo.   Él   no   estaba   caminando   tan   rápidamente  cuando  se  acercaron  al  lugar  silencioso  vacío,  que  estaba  cubierto  de  

basura,   dispersos   ladrillos   ennegrecidos   por   el   fuego,   y   el   gruñido   de   plantas   rodadoras.   Era  el  lugar  donde  el  hogar  de  la  familia  de  Shane  había  estado  una  vez,  antes  de   que  se hubiera quemado,  tomando  a  su  hermana  con  la  suya.   Al  igual  que  ellos  dieron  sus  primeros  pasos  delante  de  ella,  Shane  se  detuvo.  Sólo   ...  parado,  no  se  movió  en  absoluto,  con  la  cabeza  todavía  abajo,  con  las  manos  en   los  bolsillos.  Lentamente,  miró  hacia  arriba,  directamente  a  los  ojos  asombrados  de   Claire,  y  le  dijo:  –¿Has  oído  eso?–   Ella  sacudió  la  cabeza,  confundida.  Lo  único  que  oía  era  el  ruido  normal,  el  ruido  de   fondo   de   la   vida   cotidiana   TV,   series   susurrantes   de   las   casas   lejanas,   radios   de   los   coches  que  pasan,  el  traqueteo  de  plantas  rodadoras  soplando  contra  la  cadenas  y vallas.   Y  entonces  oyó  algo  que  parecía  un  susurro  muy  suave,  pero  claro.  No  podía  haber   dicho   lo   que   quería   decir,   no   podía   distinguir   la   palabra,   pero   no   sonaba   como   una   conversación   lejana,   o   el   diálogo   TV,   o   algo   así.   Sonaba   muy   ...   particular.   Y   muy   cerca.   –Tal  vez  ...  ¿un  gato?–  Adivinó  ella.  Podría  haber  sido  un  gato.  Pero  no  he  visto  nada   cuando   ella   miró   por   encima   de   las   ruinas   de   la   infancia   de   Shane.   Las únicas   cosas   aún  reconocibles  allí  después  de  haber  sido  el  hogar  es  el  firmamento  agrietado  en   algunos  lugares,  pero  aún  allí  donde  no  estaba  oculto  por    la  maleza  se  veía  confusa   lo  que  debió  de  haber  sido  una  vez  una  chimenea  de  ladrillo.   Shane  no  miró  hacia  el  lugar  en  absoluto.  No  dejaba  de  mirarla,  y  ella  vio que  sus   ojos  se  abren  al  igual  que  ella,  también  escuchó  lo  que  estaba  oyendo.   Una  voz.  La  voz  de  una  chica  clara,  muy,  muy  suave,  diciendo:  Shane.   Su  rostro  cambió  completamente  de  color,  y  Claire  pensó  por  un  segundo  que  iba  a   golpear   el   pavimento,   pero   se   las   arregló   para   aguantar,   de   alguna   manera,   y   se   volvió  hacia  el  lote  para  decir,–¿Lyss? – Dio  un  paso  tentativo  hacia  él,  pero   se  detuvo  en  el  borde  de  la  acera.  –¿Alyssa?–   Shane.   Fue   muy   claro,   y   no   sonaba   como   la voz de una personal real,   había   algo   misterioso,     frío  y  distante  al  respecto.  Claire  recordó  a el  Draug,  los  enemigos  de  los  vampiros   que   acechaban   en   el   agua   y     atraían   con   una   canción,   algo   de   esa   cualidad   tenia,   algo  no  está  bien.   Agarró  la  manga  de  Shane  mientras  empezaba  a  pisar  tierra  del  lote.  –No,  –dijo.     –No  lo  hagas.–   Se   quedó   mirando   los   escombros   de   su   casa   derrumbada,   y   dijo:   –Tengo   que   hacerlo.  Ella  está  aquí,  Claire.  Es  Alyssa.  –   Su  hermana,  Claire  sabía,  había  muerto  en  el  incendio  que  había  destruido  la  casa  y   él  no  había  sido  capaz  de  salvarla.  Fue  el  primero,  y  quizás  el  mayor,  trauma  en  una   vida  que    tenía  demasiados.   Ella  ni  siquiera  trató  de  argumentar  que  era  imposible  que  su  hermana    estuviera   aquí,  hablando  con  él.  Había  cosas  mucho  más  locas  en  Morganville  que  eso.   ¿Fantasmas?  Aquellos  no  era  más  inusual  que  los  chicos  de  fraternidad  borrachos   en  un  viernes noche.   Pero  ella  estaba  asustada.  Muy  asustada.  Debido  a  que  había  una  gran  diferencia   entre  los  fantasmas  que  se  manifiestan  en  las  casa  de  la  Fundadora,  como  la   Casa  de  Cristal,  en  la  que  vivían  y  que  podía  hablar  de  la  nada,  alimentado  por  nada   en  absoluto.  Lo  primero  se  podría  explicar,  en  teoría,  por  lo  menos.  ¿Esto?   No  tanto.  

–Tengo  que  hacer  esto  –dijo  Shane  de  nuevo,  y  se  liberó  de  ella.  Dio  un  paso  en  la   maleza,   en   lo   que   había   sido   una   vez   el   césped   bien   cuidado   frente   a   una   familia relativamente   estable,   y   se   dirigió   con   paso   firme.   Los   restos   rotos   de   una   acera   estaban   ocultos   bajo   esas   malas   hierbas,   Claire   se   dio   cuenta,   estaba   roto   en   pedazos  crudos,  pero  era  reconocible  cuando  ella  lo  buscó.   Shane   siguió   su   camino   hacia   adelante,   luego   se   detuvo   y   dijo:   –Esto   solía   ser   la   parte  frontal puerta.  –   Claire  devotamente  no  quería  hacerlo,  pero  no  podía  dejarlo  solo,  no  aquí,  no  con   esto.  Así  que    dio  un  paso  adelante,  y  al  instante  sintió  un  escalofrío  cerca, encima   de  ella,  algo  que  no  la  quería  aquí.  La  sensación  de  alfileres  y  agujas    se  apoderó  de   ella  otra  vez,  y  casi  se  detuvo  y  retrocedió  ...  pero  no  iba  a  dejar  que  la  detuviera.   Shane  la  necesitaba.   Ella   deslizó   su   mano   en   la   suya,   y   él   la   apretó   con   fuerza.   Su   rostro   estaba,   la   mandíbula  apretada,  y  lo  que  estaba  viendo,  no  era  de  los  escombros  en  frente  de   ellos.  –Murió  arriba  –dijo  Shane.  –¿Lyss?  ¿Puedes  oírme?  –   –Realmente  no  sé  si  esto  es  una  buena idea –Claire  contuvo  el  aliento  cuando  el   hormigueo  asomó  de  nuevo,  profundamente.  Dolorosamente.  Casi  podía  ver  las   pequeñas   marcas   de   puñaladas   pequeñas   en   los   brazos,   las   gotas   de   sangre,   aunque  ella  sabía  que no hubo  daño  físico  en  absoluto.   –¿Lyss?   –Shane   se   adelantó,   por   encima   del   umbral   que   no   existe,   en   lo   que   habría   sido  la  casa.  –Alyssa  –   Obtuvo  una  respuesta.  Shane.  Fue  un  suspiro,  lleno  de  algo que  Claire  no  podía   realmente   comprender,   tal   vez   una   tristeza,   nostalgia   tal   vez,   tal   vez   algo   más   oscuro.  Has  vuelto.   Él   contuvo   el   aliento,   temblando,   y   soltó   la   mano   de   Claire   para   avanzar   hacia   delante,  hacia  el  vacío.  –Oh  Dios,  Lyss,  pensé,  ¿cómo  puede  seguir  siendo?–   Siempre aquí,   el   susurro,   dijo.   Tanta tristeza,   Claire   podía   oír   ahora.   El   resentimiento   que   sentía   era   el   de   una   hermanita   que   odia   a   alguien   más   que   se   había  llevado  a  su  hermano  de  ella,  podría  ser  peligroso,  pero  era  comprensible,  y   la  tristeza  hizo  un  nudo  en  la  garganta  de  Claire.  No  se  puede  ir.  Ayuda.   –No  puedo – le  susurró  Shane.  –No  te  puedo  ayudar.  No  pude  entonces  y  no  puedo   ahora,  Lyss  ....  No  sé  cómo,  ¿de  acuerdo?  ¡No  sé  lo  que  necesitas!  –   Inicio.   Había  lágrimas  brillando  en  sus  ojos,  y  él  temblaba.  –No  puedo–   repitió.  –El hogar  se  ha  ido,  Lyss.  Tienes  que,  tienes  que  seguir  adelante.  Yo   tengo.–   No.   Hubo  un  mechón  de  movimiento  en  el  borde  de  la  visión  de  Claire,  y  luego  sintió  un   empujón,  un  empujón  distinto,  que  le  hizo  dar  un  paso  atrás  hacia  la  acera.  Cuando   ella  trató  de  moverse  hacia  Shane  de  nuevo,  los  alfileres  y  agujas  regresaron,  pero   se  sentía  más  como  un  pellizco  ahora,  repentino  y  cruel.  Ella  siseó  y  la  agarró  del   brazo,   y   esta   vez,   cuando   ella   miró   hacia   abajo,   vio   que   tenía   una   marca   roja,   como   si  alguien  le  hubiera  hecho  daño  físicamente.   Alyssa  realmente  no  le gustó  la  idea  de  que  su  hermano  había  encontrado  una   novia,   y   Claire   se   encontró   saltando   hacia   atrás,   empujada   e   intimidada   todo   el   camino  hasta  la  acera.   Shane  se  quedó  donde  estaba.  –Por  favor,  ¿puedo,  puedo  verte?–   Había  una  leve  insinuación  de  movimiento  de  nuevo,  nieblas  en  las  esquinas  de  su   visión,  y  Claire  pensó  que  por  un  segundo  vio  una  sombra  fantasmal  aparecer  

contra  los  ladrillos  aún  en  pie  de  la  chimenea  ...  pero  ya  no  estaba  en  cuestión  de   segundos,  el  viento.   Por favor, ayúdame,  dijo el susurro  de  Alyssa  .     Shane,  que  te  ayude.  –¡No  sé  cómo!–   No me dejes sola.   Claire  de  repente  no  le  gustaba  donde  iba  esto.  Tal  vez  ella  había  visto  demasiadas   películas   de   terror   japonesas,   y   tal   vez   sólo   era   un   hormigueo   de   alerta   de   generaciones   de   antepasados   supersticiosos,   pero   de   pronto   supo   que   lo   Alyssa   quería  era  no  ser  salvada,  sino  que Shane  se uniera  a  ella.   En  la  muerte.   Ella  no  sabía  lo  que  Shane  podría  haber  hecho,  porque  al  igual  que  ella  llego  a  esa   conclusión  impresionante  parada,  vio  a  una  camioneta  de  color  negro  brillante  en   la   esquina.   Por   un   segundo,   ella   no   lo   conectó a   nada   en   particular,   y   luego   reconoció  el  logo  en  la  puerta  de  la  furgoneta.   Grande.  –Shane,  tenemos  compañía –dijo.  –Cazafantasmas.–   –¿Qué?  –Resultó,  Shane    la  miró  fijamente,  y  luego  a  donde  señaló.  No  sólo  habían   llegado   los   cazadores   de   fantasmas,   sino   que   los   dos   anfitriones   –Ángel   y   Jenna     ya   estaban  fuera  y  caminaban  hacia  ellos.  Jenna  tenía  algo  en  sus  manos,  que  parecía   un   dispositivo   electrónico   de   medición,   que   estaba   haciendo ruidos   extraños,   extraños,   como   un   sintonizador   de   frecuencia.   Ángel   tenía   lo   que   parecía   una grabadora.  Y  detrás  de  ellos,  siguiendo   con   una   cámara   voluminosa   en su   hombro,   era  Tyler.   –Actividad,   –Jenna   estaba   diciendo   con   voz   intensa.   –Sin   duda   alguna   signos   importantes   aquí.   Tengo   un   gran   aumento   en   la   furgoneta,   y   es   aún   más   grande   ahora.  Lo  que  sea  que  fuera  aquí,  definitivamente  vale  la  pena  mirar  en.  –   –¿Dónde?   –Sonaba   Ángel   cansado   y   más   que   un   poco   irritado.   –Hemos tenido un   montón  de  falsas  alarmas  ya.  Si  no  te  conociera,  pensaría  que  los residentes  locales   estaban   tratando   de   jugar,   –oh,   hola.   Mira,   son   los   niños   del Palacio   de   Justicia.   ¿Dónde  está  tu  amiga  bonita?  – Claire  no  sabía  si ofenderse  más,  por  la  implicación  de  que ella  no  era  bonita,  o  que   Mónica   podría   ser   considerada   como   una   amiga.   Ella   se   salvó   de   responder   por   Shane,   quien   se   acercó   a   ella   y   siguió   caminando   hasta   que   estaba   bloqueando   la   ruta  de  acceso  al  solar  vacío  por  completo.  –Piérdete – dijo  rotundamente.  –Yo  no   estoy  de  humor.–   –¿Perdón? –dijo  Jenna,  y  trató  de  moverse a  su  alrededor.  Se  metió  en  su  camino.   –¡Ey!   Esto   no   es   una   propiedad   privada.   ¡Es   una   acera   pública!   estamos   plenamente en  nuestro  derecho  de  estar  aquí.–   Mientras  ella  y  Shane  estaban  frente  a  frente,  Claire  oyó  murmurar  a  Ángel,  –Tyler,   asegúrese   de   que   usted   está   grabando   todo   esto.   Es   una   gran   cosa.   Podemos   utilizarlo  en  la teasers.  El  pueblo  que  no  quería  saber.–   –Usted  –dijo  Shane,  y  señaló  Ángel  pasado,  a  Tyler  y  la  cámara.  -Apágala.  Ahora  .–   –No   puedo   hacer   eso,   hermano.   Estamos   trabajando   aquí   –dijo   Tyler.   –Relájate.   Sólo  tienes  que  dejar hacer  nuestro  trabajo.  –   –Hazlo  en  otro  lugar.  No  lo  hagan  aquí  –   –¿Por  qué?  –Jenna  lo  miraba  fijamente,  y  junto  a  él,  en  el  terreno  baldío.   Ella  le  tendió el  aparato  medidor,  y  Claire  podía  oír  los  sonidos  que  emitían.   No   tenía   por   qué   ser   un   experto   en   Fantasmología   para   saber   que   estaba   haciendo   ping  como loco.  –Algo  que  no  quieren  que  veamos,  ¿tal  vez?–   –Acabo  de  volver  del  infierno  apagado,  señora.  Quiero  decir  que  –  

–Vamos   a   ver   esto –dijo   Ángel,   y   sacó   un   teléfono   celular.   Teatralmente,   por   supuesto.   –¡Tenemos   un   permiso   para   filmar   directamente   de   la   oficina   del   alcalde!  –   –Vamos  a  ver  –dijo  Shane.  –Adelante,  llame  a  alguien.  Voy  a  esperar. –Miro a  Ángel   hacia   abajo   hasta   que   el   otro   hombre   guardó   el   teléfono.   –Si.   Eso pensaba. Mira,   sólo   nos   hacen   un   favor   a   todos,   ¿de   acuerdo?   Llámalo   un   día,   recíbelo en   tu   camioneta,   y   de cabeza a   otro   pueblo   donde   no   le   importa   tu   diversión   sobre las   personas   muertas,¿está   bien?–¡Eso   no   es   lo   que   estamos   haciendo! –dijo   Jenna   bruscamente. –Estoy   muy   comprometida para   tratar   de   localizar   a   aquellos   que   están  perdidos  y  atrapados,  y encontrar  una  manera  de  traer a ellos  algo  de  paz.   ¿Cómo  se  atreve  a  decir?–   –Yo   no   lo   sé,   porque   organizar   toda   esta   mierda   para el   personal   subalterno,   los   anunciantes, y  el  dinero?  ¿Tal  vez  eso?  –  Shane  se  adelanto,  y    estaba  usando  todo su tamaño  y  la  actitud  en  este  momento.  –Sólo  tienes  que  irte.  Baja  por  esta  calle.–   El   dispositivo   que   Jenna   tenía   en   la   mano   dio   una   alarma   estridente   repentina,   ella   se  sacudió por la  sorpresa  y  lo  miró,  luego  se  volvió  a  Ángel.  Tyler  cambio  el  ángulo   para  obtener  una primer  plano.   –¿Qué?, –Espetó  Shane.   –Tuvimos  un  pico  electromagnético  enorme –dijo  Jenna.  –Viene  de  ese  lote  baldío   detrás  de  usted.  Nunca  he  visto  nada  igual  –   Shane.   Fue   un   susurro     muy   claro,   frío,   y   que   venía   de   detrás   de   ellos.   Y   sólo   se   congeló   todo   el   mundo   justo   en   su   lugar.   Claire   tuvo   una   vívida, imagen   clara   de   ellos:   Tyler,   con la   boca   abierta   por   detrás   de   su   cámara,   Ángel,   aturdido   en   silencio,  Jenna,  los  ojos  muy  abiertos.   Y  Shane.   Shane sus  labios  se  separaron,  pero  él  no  dijo  nada.  Su  rostro  se  había  quedado  en   blanco  y pálido,  y  de  hecho  tuvo  un  retroceso  largo,  tirando  de  Claire  con  él.  Ella  no   le   importaba.   Aquella   voz   tenía   una   calidad   de   miedo,   de   otro   mundo   que   no   parecía  humano.   Ángel   casi   dejó   caer   la   grabadora,   pero   él   ganó   la   compostura   y   se   mudó   a   la   cámara  para  obtener  un  primer  plano.  –¿Has  oído  eso?, –preguntó  a  Tyler,  luego  se   volvió  a  Jenna.  –Eso  no  fue  EVP.  Esa  fue  una  voz–   –Alguien  está  jugando  con  nosotros –dijo  Jenna  con  molestia.  –Corta,  Tyler.–   –No  lo  creo  –dijo –Filma.  Sigue  adelante.     –¡Tyler!-   –Rueda,  Jenna,  ¡siga  rodando!–   –Yo   te   digo,   la   gente   del   lugar   nos   están   haciendo un engaño.   Probablemente   vamos   a  encontrar  algún tipo  de  EM  transmisor  aquí,  y  algunos    riendo  en  lo  alto con un megáfono  ....    –Graba–   –Está  bien,  está  bien,  es  digital.  Por  lo  menos  usted  no  está  perdiendo  película  ....     –Ella  respiro  profundamente  y  dijo,  en  su  tensa  voz  cazafantasma  :  –¡Podemos  haber   conseguido   un   contacto con un   espíritu   real!   No   puedo   ni   empezar   a   describir   lo   increíblemente raro  que  es  esto!  –   –¿Puedes  hablar  con  nosotros  de  nuevo?– dijo  Ángel,    si  es  posible,  se  hizo  aún  más   más  pomposo.  –Usted  dijo  un  nombre.  ¿Puedes  decirlo  otra  vez?  –   Nada.   –Creo  que  lo  dijo con vergüenza– dijo  Jenna.  –Es  una  lástima  que  te  hayas  ido  ¿Está   usted avergonzado  de  algo?–  

–Oh,  por  el  amor  de –Claire  estaba al borde de la exasperación.   –Vamos.  Tenemos  que  irnos,  ahora.  –Ella  muy  deliberadamente  no  hizo  uso  de  su   nombre.   No   parecían   lo   suficientemente   brillantes   como   para   hacer   la   conexión,   pero   aún   así  ...   –Esa  es  Alyssa  –dijo  Shane.  –Yo  te  digo,  es  ella.  Mi  hermana,  tienen razón, esta  allí.–   Maldita  sea.  Bueno,  no  le quedaba nada mas por  ver  aquí,  se  mueven  según el plan.   –No  hay  tal  cosa  como  fantasmas –dijo,  y  miró  deliberadamente  a  la  cámara.   Shane,  recuperándose  de  la  conmoción,  finalmente  volvió  a  la  realidad como  para   asentir.   –Creo   que   alguien   está   jugando   con   usted.   En   serio.   Usted   necesita   justo   atribuírselo  a  los  locales  de  ser  estúpidos.     –O   –dijo   Shane,   -ustedes podrían hurgar   en   la   oscuridad.   Eso   es   divertido.     Es   posible  que  haya  menos  visitantes  molestos  si  lo  intentamos.  –   –¿Perdón? –dijo  Jenna.    –¿Nos  estás  amenazando?–   –No,  sólo  hago  una  observación.  Quiero  decir,  deambulando  en  la  oscuridad  no  es   una   buena   idea,   señora.   Pregúntale   a   cualquiera.   –Él   se   encogió   de   hombros.   –La   metanfetamina.  Es  un  cáncer por  aquí.  Por  lo  que  he  oído,  de  todos  modos.–   –Oh –dijo,  y  parecía  tomarlo  en  serio  por  primera  vez.  –Se  trata  de  un  problema  en   muchos  lugares.  Debería  haber  pensado  en  eso.  Chicos,  tal  vez  deberíamos  hacer  las   maletas  hasta  más  tarde.–   –Pero  nos  enteramos  o  que,  –protestó  Ángel.  –¡Al  menos  deberíamos  hacer  EVP  en   el  terreno  baldío,  por  si  acaso!–   Shane  comenzó  a  protestar,  pero  Claire  tiró  de  su  brazo,  con  urgencia,y  finalmente   se  encogió  de  hombros  y  dio  un  paso  fuera  del  camino.  –Golpeate a ti mismo –dijo.         –Trate  de  no  ser  mordido  por  serpientes  de  cascabel  o  cualquier cosa.–   –¿Las  serpientes?  –Tyler  de repente  sonaba  muy,  muy  nervioso.   –O,   ya   sabes,   los   escorpiones   –dijo   Claire   alegremente.–Y   tarántulas.   Nosotros   tenemos de   esos.   Viuda negra   y   arañas   reclusas   marrones-­‐les   encanta aquí.   Los   encontrarás   por   todo   el   lugar.   Si   usted   es   mordido,   sólo   asegúrese   de,     ya   sabes,   llame  al  911.  Ellos    casi  siempre  te  salvarán.–   –Casi  siempre, –se  hizo  eco  Shane.   Siguieron   caminando,   dejando   a   los   tres   visitantes   ya   no   tan   dispuestos   a   profundizar  en  debatir  los  riesgos.  Mientras  lo  hacían,  Shane  sacó  su  teléfono.   –¿Qué  estás  haciendo?, –preguntó.   –Un  mensaje de  texto a Michael –dijo.  –Él  tiene  que  conseguir  a  alguien  de la   jerarquía   que   consiga que esos   idiotas salgan   de   la   calle   antes   de   que   esto   se   convierte   de   verdad,   de   verdad público   y se cree   un   gran   problema   de   relaciones   públicas   ....   –Hizo   una   pausa   y   miró   hacia   arriba.   –Oh   infierno.   ¿Dos   veces   en   un   día?  ¿A quien enojé  arriba  para  que  esto  suceda?  –   Él   quiso   decir   que   Mónica   Morrell se   había   cruzado   en   su   camino,   de   nuevo.   Ella   estaba de   pie   recostada     sobre   una   furgoneta   grande de pacotilla dándose   lengua   con   su   nuevo   admirador   con   aspecto   de   luchador   libre,   a   la   vuelta   de   la   esquina   de   su   casa   donde   Shane   había   vivido una   vez.   Como   la   mayoría   de   los   novios   de   Mónica,   su   actual   novio   era   un   gran   pedazo de   carne,   deportivo,   con   un   Cociente   intelectual  de  aproximadamente  la  temperatura  ambiente,  y  ella  estaba subiéndose encima  de  él  como  la  hiedra  a  un  árbol.   –Disculpa, –Dan   –dijo   Shane a   medida   que   se   acercaban.   –Creo   que   tienes   algo   sobre  ti,  oh,  Ey,  Mónica.  ¿No  te  había  visto.–  

Ella  interrumpió  el  beso  para  fulminarlo  con  la  mirada.  –Anormal  –.   –¿Alguna  razón  en  particular    que  estás  pasando  el  rato  aquí,  exactamente?  No  es   tu  costumbre estar por aquí .  No  veo  ninguna  tienda  a  poca  distancia  de  tarjeta  de   crédito.-   Su   novio,   Dan,   al   parecer,   era   un   atleta   de   fútbol   americano,     tenía   músculos,   a   granel,   y   el   peinado   de   marine.   Mónica   tiende a   atraer   a   los   más   grandes-­‐pero-­‐ mudos,  y  éste,  a  partir  de  la  mirada  inquisitiva  que  envió hacia  ellos,  parecía  correr   a  escribir.   –Ella  dijo  que  este  era  el  lugar  adecuado, –dijo,  -para  configurarlo –   –Cállate –dijo  Mónica.   –Configurar   el   qué,   –preguntó   Shane.-¿Tal   vez   estas   planeando   meterte   con   nuestros  amigos  los  cazadores  de  fantasmas?–   –¿No   es   así?   –Replicó   ella.   -Si.   Tenemos   esta   cosa   en   la   furgoneta,   totalmente   garantizada  para  arruinar  su  –¿qué  es?–   –A   la   mierda   hasta   la   mierda –dijo   Dan,   sinceramente.–Tu sabes, su mierda de monitoreo.   Va   a   jugar   Negro   Sabbath   versiones   anteriores.   Yo lo he   leido   en   Internet.   –Jesús,  Dan  –dijo  Shane.  Casi  parecía  impresionado. –Tú  eres  sólo  ...un  punto   estúpido,  ¿verdad?  ¿  Guinness    ha  llamado  aún  acerca  de  ese  récord  mundial ?–   Dan  gruñó  y  se  abalanzó  sobre  él,  y    fue  por  supuesto  un  error;  Shane se  equilibró   ligeramente  sobre  las  puntas  de  sus  pies,  para evitar  su  acometida,  esquivó hacia  la   furgoneta,  y  como  Dan  se  alineo  para  correr  de  nuevo,  lo  esquivó  como  un torero  y     Dan  termino  estrellándose  con  la  cabeza  como  una  bala  de  metal.   No  cayó,  pero  definitivamente  lo  pensó.  Se  apoyo  fuertemente  sobre  el  metal  con  la   mirada  perdida  en  la  distancia  por  un  minuto.  Su  frente  tenía  una  marca  de  color   rojo   vivo   en   ella,   y   Shane   dijo:   –Probablemente   deberías   conseguir   un   poco   de   hielo  para  eso,  hombre.–   –Sí   –dijo   Dan.   Sí,   gracias,   hermano.   –No   se   atrevió   a   venir   en   pos   de   Shane de   nuevo,  por  lo  que  recurrió  a  Mónica  con  la  mirada.  –¿Y  bien?  Plan  brillante,  Alcalde.   ¿Qué  más  tienes?  –   –Oh,  Dan,  no  seas  así  –   –Juega  bien  tus  bromas  estúpidas  cambia  un  poco.–   Mónica   le   dio   una   mirada   punzante   de     decepción,   y   él   se   encogió   de   hombros   y   entro  en  la  furgoneta.  En  cuestión  de  segundos,  se  puso  en  marcha  y  se  alejó  en  un   eructo   de   humo.   Dejando   a   Monica   detras.   Le   lanzó   una   mirada   a   Claire de   furia   mezclada   con   indignación.   –Yo   estaba   tratando   de   ayudar   a   conseguir   que se marcharan esos  idiotas  de  la  ciudad.  ¡Ser proactiva  y  como  alcalde  para    todos!  ¿Qué   diablos   estabas   haciendo?   Audición   para   papeles   protagónicos   en   su   show   estúpido?  –   Habían   llamado   la   atención,   por   supuesto.   No   de   las   casas   circundantes,   ya   que   nadie   se   molestó   en   mirar   hacia   afuera   en   la   lucha   misteriosa   en   las   calles   por   razones   totalmente   razonables,   pero   los   de   el   equipo   de   “Después   de   la   Muerte”     habían  llegado  con  las  cámaras,  micrófonos  y  aparatos.  Ángel  inmediatamente  fija   la  sonrisa  de    modelo  y mira a  Mónica.  –¿Te están molestando estos dos,  encantadora   dama?–   –Por  favor  –murmuró  Claire,  pero  ya  era  demasiado  tarde,  Mónica  estaba  batiendo   su ojos   y   poniendo   su   mejor   cara   de   mariposa-­‐herida   actuando   como   si   hubiera   mucho   publico   mirándola   a   ella   al   lado   de su   recién   llegado   caballero   de   brillantes   zapatos  de  cuero.  

–Oh  sí, –suspiró  ella.  –¿Viste?  ¡Derrotó  a  mi  novio!–   –Llama  a  la  policía, –ordenó  Ángel a  Tyler,  que  seguía  la  grabación,  pero  Tyler   se   distrajo   con   Jenna,   quien   estaba   golpeando   su   dispositivo   medidor   electrónico   con  irritación  evidente.   -¡Ey,  Ey,  Ey,  es  la  tecnología,  no  un  tambor! –dijo,  y lo alejo de  ella.  –¿Qué?  ¿Qué  hay   de  malo  en  ello?  –   –He  tenido  una  fuerte  señal  –dijo.  –Fue  allí,  te  juro  que  era,  pero  simplemente     desapareció  hace  unos  treinta  segundos.  Creo  que  lo  asuste.–   –Tú  estabas  leyendo  algo  mal.–   –¡Yo  lo  vi!  Fue  al  máximo  en  ese  lote  baldío  estoy  diciendo  ....  –   –Oh,  Umm,  que  era  mi  novio –dijo  Mónica,  y  trajo  el  caos  se  superponen  a  un  punto   muerto.  –Él    lo  tenía  en  la  furgoneta  que  acaba  de  despegar.  Estaba transmitiendo   una  señal  para  hacerles  pensar  que  era  una  especie  de  fantasma.  Pensaba que  era   bastante  divertido.–   Ángel  estaba  mirando  a  Mónica  con  una  expresión  afligida.  –¿Por  qué hiciste  eso?–   –Era  Dan,  no  –   –¿Por  qué  los  adolescentes  hacen  nada? –Espetó  Jenna.  Ella  entró  en el  espacio  de   Mónica,  como  si  ella  se  sintiera  un  fuerte    impulso  de  abofetear  a  la  chica  que  era como Clarie.  –Piérdete,  antes  de  que  llame  a  la  policía.–   –¡No  es  contra  la  ley!–   –Tienes  razón.  Piérdete  antes  de  que  haga  algo  que  va  en  contra  de  la  ley,  como   poner  mi  puño  en  su  cara.–   –¡Ey!  –Dio  un  paso  hacia  el  espacio entre  Jenna  y    ella  ,  las  mejillas  de rosa con un intenso rubor.  –¿Sabes  quién  soy?–   –El  año  pasado  la  abeja  reina  en  la  escuela  que  ya  no  es  relevante,  pero  ¿todavía   cree  que  eres?  -Jenna  disparó  y  los  ojos  de  Claire  se  abrieron  por  la  veracidad  de   sus   palabras.   También   lo   hizo   Mónica.   –Mira,   cariño,   he   visto     una   docena   de   ciudades     con   un   semáforo   al   igual   que   este,   y   siempre   hay   alguien   como   tú   que   piensa  que  eres  ...  bueno,  alguien  .–   Mónica  abrió  la  boca  para  responder,  pero  no  lo  hizo.  Estaba  recordando  que  era,   en  realidad,  nadie,  al  menos  por  sus  propias  normas,  no  era  más  que  otro  matón ahora,  sin  nada  que  la  respalde.  Ella  no  tenía  ni  siquiera  sus  mejores  amigos.   Incluso  su  hombre  del Cromañón  novio  no  la había  rescatado  a  ella,  en  la  primera   señal  de  problemas desapareció .   Y  me  dolió.  En  ese  momento,  aunque  no  debería  haberlo  hecho,  Claire  sintió  una   pequeña  punzada  de  simpatía.   –¡Me  estoy  postulando  para  alcalde!  –Mónica se  recuperó  lo  suficiente  como  para   cerrarse  de  nuevo.  –Así que cuidado  con  lo  que  dices,  porque  mi  primer  acto  oficial   estaría    ejecutando  ¡tres  fuera  de  la  ciudad,  en  una  rampa!–   Jenna  se  encogió  de  hombros  y  miró  a  Ángel,  que  la  seguía  mirando  con  gravedad  y   decepcionado,   y   dijo:   –Vamos,   vamos   a   volver   a   tomar   esa   última.   Todavía   podemos   salvar   algunas   de   las   imágenes. –Caminó   a   un   ritmo   rápido hacia la vuelta   de   la   esquina,   en   dirección   al   terreno   baldío.   Después   de   una   vacilación,   Tyler  le  siguió.   Ángel   se   encogió   de   hombros   y   dijo:   –Lo   siento,   pero   ya   ves   cómo   es.   Tenemos   trabajo   por   hacer.   –Esta   vez,   no   hubo   beso   en la   mano,   ni   coqueteó mucho,   tampoco.   –Espera –dijo  Mónica  mientras  empezaba  a  alejarse.  –¿No te preocupas más de mi vas a  dejarme  aquí?  ¿Sola?  ¿Junto  a  ellos?–  

Ángel   le   dirigió   una   sonrisa   perfecta,   pero   siguió   caminando.   –Estoy   seguro   de   que   van  a llegar  a  casa  a  salvo.–   –Oh,  sí  –dijo  Shane.  –En  mi  lista  de  tareas  pendientes,  justo  después  de  descubrir   Atlantis.   Disfrute   de   su   paseo,   la   princesa   Mayor.   –El   puso   su   brazo   alrededor   de   Claire  y  alzó  le la  barbilla  para  mirarla  a  los  ojos. –¿Estás  bien?  ¿No  duele?–   –No  –dijo  ella.  –¿Tú?–   –La  única  manera  que Dan  realmente  puede  hacerme  daño  es  tratar  de  tener  una   conversación.  Él  puede  estar  en  el  equipo  de  fútbol  americano  universitario,  pero   confía  en  mí,  es  apenas  un  niño  universitario en  la  calle  luchando–   Mónica  miró  a  la  gente  de  televisión  que  salen  de  nuevo  y a  ellos  dos,  y  luego  a  la   calle  vacía.  ¿Buscas  una  especie  de  tercera  opción?,  pensó  Claire.  –Se  podía  ir  por   libre –dijo  Claire,  con  un  poco  de  más  dulzura.  –Estoy  segura  de  que  estará  a  salvo.   Después  de  todo,  todo  el  mundo  sabe  quién  eres  –   –Gracias  a  nuestros  carteles, –Shane  dijo.   –¡Tú  sabes,  es  tu  culpa  que  mi  vida  es  un  infierno,  de  todos  modos,  por  lo  que  me   sobran sus  pequeños  gestos!–   –Así  que  ahora  nos  estás echando  la  culpa  de  tu  vida  cayendo  a  pedazos,  después   de  una  vida  de ganártelo?  Interesante.–   –¡Mi  vida  estaba  bien  antes  de  venir  aquí!  –Escupió  Mónica.   Shane  le  dirigió  una  mirada  larga  y  plana.  –Usted  sabe  que  la  vida  no  era  tan  buena   prácticamente  para  todo  el  mundo.  Incluyendo  los 'vampiros,  no  es  un  cuento  si  un   plus,  pero  te  dan  la  idea.–   Hizo  caso  omiso  de  Shane.  Extrañamente,  los  dos  casi  siempre  eran  como  gasolina   y   una   cerilla.   –Necesito   una   escolta, –anunció   al   aire   en   algún   lugar   entre   ellos dos.   –Dime  que  vas  de  esa  manera.–   Shane   se   encogió   de   hombros   cuando   Claire   lo   miró.   –Bueno,   supongo   que   será   mejor.  ¿Cómo  puede  ser  alcalde  si  está  muerta  en  una  zanja?–   –¡Ella  se  burló  de  ti  con  la  voz  de  tu  hermana  muerta!–   –No –dijo  Mónica.   –¿Qué?  –Replicó  Claire,  ella  estaba  realmente  enfadada,  enojada lo suficiente  para   hacer  o  decir  algo  que  no  podría  recuperar.  Y  Shane,  curiosamente,  no  lo  estaba.   –Yo  no  hice  eso  –dijo  Mónica,  y  se  encontró  con  los  ojos  de  Shane.  –Yo  no  haría  eso.   Dan  y  yo  estábamos  jugando  con  sus  aparatos  electrónicos,  y  estábamos  planeando   a hurtadillas  hacer  algunos  ruidos  de  traqueteo.  Pero  te  juro,  yo  no  pretendo  ser  tu   hermana.–   –Ella   no   lo   haría   –dijo   Shane   suavemente.   –No   después   de   Richard,   de   todos   modos.  –Hay fue  que  Claire  se  dio  cuenta,  algún  tipo  de  entendimiento  habia entre   los   dos   ahora,   algo   que   no   entendía   bien,   pero   podía   ver,   no   era   afecto,   y   seguro   que   no   fue   un   flechazo,   sino   una   especie   de   mutua...   precaución.   Como   si   entendieran cada   uno   de   ellos   que   tenían   un   lugar   que   podría   estar   herido,   y   ninguno  estaba  dispuesto  a  ir allí.   –Entonces,   ¿qué   fue   eso?   ¿Fue   realmente,   realmente   –No   pudo   terminar   la frase.   Se   sentía  un  poco  despegada,  como  si  el  mundo  se  inclinara  alrededor  de  ella  ....  Pensó   que  había  visto  lo  suficiente  de  Morganville que  algo  así  nunca  volvería  a  suceder   –No  lo  sé  –dijo  Shane,  –pero  tengo  la  intención  de  averiguarlo.–   La ruta   hasta la casa   de Monica era   exactamente   tan   divertido   como   Claire   se   esperaba,   que   era no   es   divertido   en   absoluto.   Se   quejaba   de   tener   que   caminar   en   los   talones   (a   lo   que Shane,   demostró   que   no   había   dejado   del   todo   el   odio   a   Mónica,   sugirió   que   montara   su   escoba   y   volara   a   casa   como   una   mosca),   ella   se  

quejó  del  calor,  y    que  el  sudor  arruinaba  su  ropa,  se  quejó  de  la  falta  de  servicio  de   Taxi   (Claire   tuvo   que   aceptar   que   tenía   razón   en   eso   Morganville   necesitaba   desesperadamente  taxis).   Claire  había  empezado  a  desconectar  en  ese  momento,  pero  ya  estaban  a  la  vista   del   complejo   de   apartamentos   de   lujo   de   Mónica   (el   único   en   Morganville,   de   hecho,  con  diez  apartamentos  que  cuestan  más  que  la  mayoría  de  la  ciudad  incluso   podría pensar   en   pagar).   Mónica   había   vendido   la   casa   de   la   familia   Morrell,   que   había    sobrevivido  a    la  mayoría  de  todos  los  problemas  de  los  últimos  años  intacta,   hizo  una  cuenta  bancaria  ordenada  para  permitir  que  ella  pudiera  vivir  sin  trabajar   por  lo  menos  durante  un par  de  años,  aunque  probablemente  no  duraría  tanto  para   Mónica  comprándose    zapatos  de  diseñador.   Y  entonces  Mónica  dijo:  –He  oído  a  la  gente  hablando  en  la  ciudad  hoy  en  día.  Sus   amigos  deben  estar  vigilando  sus  espaldas,  porque  los  cuchillos  están  fuera.–   Eso  llamó  la  atención  de  Claire,  rápido y de  Shane,  también.  Ambos  se  detuvieron,  y   Mónica  completó  unos  pocos  pasos  más  antes  de  llegar  a  su  fin  diciendo:  –¿Qué?   ¿Cómo  si  ustedes  no  lo  supieran?–   –¿De   qué   estás   hablando?   –Shane   cerró   la   distancia   hacia   ella,   rápido.   –¿Qué   has   oído?  ¡Dime rápido!–   –¡Ey,  Ey,  espera!  –Ella  trató  de  dar  marcha  atrás  ,  pero  perdió  el  equilibrio  en  sus precarios  tacones  y  casi  cayó,  Shane la  cogió  del  brazo  y  ella se  estabilizó,  pero  no   la dejó   ir.   –¡Mira,   yo   no   sé   por   qué   estás   tan   sorprendido   y   todo!   ¡Deja   que   me   vaya!–   –No  hasta  que  respondas  la  pregunta.  ¿Qué  pasa  con  Michael  y  Eve?–   –Oh,  vamos.  Un  vampiro  se  casa  con  un  humano  obtiene  el  malestar  de  todos  los   queridos   colmillos, y   Eve   hizo   lucir   como   amante   de   los   colmillos   a   todos   los   seres   humanos     por  poner  un  anillo  en  uno,  así  que  ¿qué  esperabas  exactamente?  Flores   y   desfiles?   Esto   es   Texas.   Todavía   estamos   pensando   cómo   deletrear   la   palabra   tolerancia.–   –Yo  dije,  ¿qué  sabes  de  eso?  ¿Dónde?  ¿Cuándo?  ¿Quién  está  involucrado?–   –Voy  a  irme,  ¡idiota!  –   Él  no  dijo  nada,  pero  Claire  estaba  casi  seguro  de  que  aprieta,  porque  Mónica  hizo   un  pequeño  sonido  divertido  y  se  quedó  inmóvil.  –Está  bien –dijo.   –Está  bien,  idiota,  tú  ganas.  Es  sólo  charla  general  por  lo  que  yo  sé,  pero  algo  que   dice   la   gente es que debe darse un ejemplo. Michael   y   Eva   son   sólo   objetivos   prácticos   que   se   colocan   en   medio   de   la   zona   de   guerra.   Ahora   que   lo   pienso   de   ella,  así  que  es  tu  novia,  ¿qué  con  todos  sus  coqueteos  con  Amelie?.–   Shane   la dejó  ir.  –Mira  quién  habla.–   –Sí,   lo   soy.   Sé   lo   que   se   siente   al   pensar   que   estás   seguro,   seguro   y     de   repente,   estas de   pie   solo.   ¿Tú   que   piensas   que   tus   amigos   son   los   únicos   en   el   punto   de   mira?  ¿Tiene  alguna  idea  de  cuántas  personas  quieren  hacerme  daño?  –   Mónica  era  más  consciente  de  sí  misma que  Claire  casi  no  podía  dar  crédito.   Ella  sabía  cómo  eran  las  cosas,  tal  vez  mejor  que  Shane,  sorprendentemente.   Probablemente   ella   había   tenido   que   aprender   cómo   protegerse   rápido,   una   vez   que  la  ciudad  habían  dejado  de  ser  intimidados  por  su  condición  de  auto-­‐Princesa   Coronada.   –Entonces   no   debes   molestar   a   los   únicos   que   pueden   escucharte   cuando   gritas   pidiendo  ayuda  –  dijo  Shane.  –¿Me  entiendes?–   Mónica  finalmente  asintió  con  la  cabeza,  un  poco  a  regañadientes.  Ella  le  lanzó  una   mirada   rápida,   ilegible   a   Claire,   y   luego   se   volvió   y   se   dirigió   por   el   camino   a   su  

apartamento.   Ellos vieron como   ella   sacó   una   llave   (aunque   donde   lo   había   guardado   en   ese vestido   ceñido   era   un   misterio)   y   abrió   la   puerta.   Una   vez   que   estuvo   dentro,   y   la   luces   estaban   encendidas,   Shane   se   metió   las   manos   en   los   bolsillos  y  extendió  un  codazo  en Claire,  que  enroscó  su  brazo  con  el  de  él.   –Eres  súper  amable  con  ella,  de  repente  –dijo  Claire.   –Ha.   Si   yo   fuera súper   amable   con   ella,   ella   no   tendría   moretones   en   su   brazo   en   este  momento  –dijo.  –Pero  yo  estoy  dispuesto  a  olvidar  su  odio,  de  vez  en  cuando.   Ella  lo ha  pasado  mal  estos  últimos  dos  años.–   –Así  que  tienes.  –   Él   le   dirigió   una   sonrisa.   –Yo   nunca   tenía   mucho,   así   que   ser   áspero   viene   con   el   territorio.   Yo   estaba   condicionado   por   ello.   Y   te   estás   olvidando   de   los   más   importante  que  es  diferente.–   –¿Tu no  tienes  una  adicción  a  la  ropa  de  moda  muy  ajustadas?–   –Creo  que  tenemos  –dijo,  y  la  calidez  de  su  voz  la  dejó  sin  aliento.   Soltó   el   brazo   y   la   abrazó,   era   difícil   avanzar   de   esa   manera   pero   se   sentía   tan   dulce.   –Está  bien,  y  no  tengo  una  adicción  a  la  moda.  Punto  válido.–   –No   creo   que   sepa   algo   acerca   de   un   complot   para   hacer   daño   a   Michael   y   Eve,   ¿verdad?  La  forma  en  que  dijo  allí...–   –No   lo   sé   –dijo   Shane.   –No   creo   que   ella   lo   habría   ocultado, ella   realmente le   gustaría  burlase de nosotros  con  ella,  pero  lo  diría.  Ella  querría,  creo.  No  creo  que   quisiera a Michael   muerto,   de   todos   modos.   Ella   siempre   tenía   un   poco   de   una   cosa   por  él  –   –Y  ustedes –dijo  Claire,  y  le  dio  un  codazo.  –Más  que  un  poco.–   –Ugh.  Por  favor,  no  digas  eso  o  voy  a  perder  mis  ganas  de  vivir.–   –Te   amo. –Salió   de   su   manera   espontánea,   y   sintió   una   pequeña   sacudida   de   adrenalina,   y   luego   una   pequeña   explosión   de   miedo   justo   en   los   talones   de   la   misma. No   había habido una   razón   para   decirlo   ahora,   caminando   por   la   calle,   pero   le   había   parecido   justo   ... justo.   Ella   tuvo un   poco   de   miedo   de   que   Shane   pudiera pensar   que   era   pegajosa,   o   falsa,   pero   cuando   ella   lo   miró,   vio   que   estaba   sonriendo,  una  relajada y fácil sonrisa,  sencilla  y  feliz.   No  era  algo  que  veía  muy  a  menudo,  y  eso  la  hacía  sentir  gloriosa.   –Te   amo,   también   –dijo,   y   que   se   sentía   como   una   especie   de   hito   para   ella,   se   sentían  suficientemente  fácil  entre  sí  para  simplemente  decirlo  siempre  que   querían,  sin  sentirse  incómodos  al  respecto,  o  con  miedo.   Estamos  creciendo,  pensó.  Estamos  creciendo  juntos.   Él   puso   su   brazo   alrededor   de   ella,   y   caminaron   juntos,   hasta   llegar a   casa.   La   puesta   de   sol   fue   espeluznantes   rojos   y   dorados,   derramándose   hacia   el   cielo   abierto,  y  era  tan  hermosa,  Claire  jamás  había  visto  algo  así  en Morganville.   Pacífica.   Fue  la  última  de  ellas,  sin  embargo.                  

             

AMELIE

OCHO

    No supe  de  nadie,  vampiro  o  humano,  que  pudiera  desviar a Myrnin  de  su  camino   una  vez  que  él  lo  había  decidido,  si  era  loco,  maníaco,  destructivo,  o  simplemente   su  propósito.  Así  que  cuando  los  guardias  me  informaron  de  que  se  había  negado  a   detenerse en   el   puesto   de   control   para   el   pasillo   de   mi   oficina,   no   me   moleste en   pedir    tratar  de  detenerlo.  Puede  ser  que  haya  sido  posible  por  un  momento,  una   hora,   un   día,   pero   Myrnin   no   olvidaría.   Él   simplemente   empezaría   de   nuevo,   y   más   pronto  o  más  tarde,  tendría  éxito.   Después   de   presionar   el   botón   de   mi   teléfono,   todavía   un   aparato   tan   torpe   y   común,  en  mi  opinión,  no  hay  nada  atractivo  en  el,  le  informé  a  mi  asistente  que  a   su   llegada   no   se   interpongan   en   su   camino.   Pobrecita,   había   tenido   suficiente   abuso  últimamente,  de  los  seres  humanos,  así  como  de  los  vampiros.   Sólo    yo  podía  manejar a  Myrnin  con  cualquier  medida  de  éxito.   Él  explotó  a  través  de  mi  puerta  con  la  fuerza  de  una  tormenta  tropical,  y  de  hecho,   el   derroche   de   colores   sobre   su   persona   me   recordó   que   ...   tantos   matices,   y   ninguno   de   ellos   complementarios.   No   me   molesté   en   catalogar   todas   las   infracciones,  pero  comenzando  con  la  chaqueta  que  había  elegido.  Yo  no  tenía  un   nombre  para ese  tono  particular  de  naranja,  que  no  sea  lamentable.   –Este   es   mi   último   intento   de   hacer   que   recobres   el   sentido –dijo.   Gritó,   en   realidad.   –Maldita   seas,   ¿cuánto   tiempo   hemos   trabajado,   ¿cuántos   sacrificios   hemos  hecho?  Para  ver  tirar  todo  por  la  borda  para  que  él  ...–   Yo  ya  había  decidido,  mucho  antes  de  su  entrada  triunfal,  lo  que  mi  primer    paso   sería,   y   con   una   rapidez   de   movimiento,   le   di   una   bofetada   en   toda la   cara.   La   fuerza   de mi mano   habría   derribado   a   un   fuerte   mortal,   sino   que   ciertamente   hizo a Myrnin  hacer una pausa,  con  la  marca  del  golpe  sonrojándose    de  un  rosado  muy   tenue  con  la forma  de  mis  dedos.   Él  parpadeó.   –Usted  puede  guardar  su  discurso  bien  ensayado  –le  dije. –No voy  a  escuchar  nada   de  eso.  Esta  intrusión  desacertada  llega  a  su  fin.–   –Amelie,  hemos  sido  amigos  –   –No  presumo  que  me  dijera  cuántos  años.  Puedo  contar  tan  bien  como  usted,  o   tal  vez  mejor  en  los  días  en  que  usted  estaba  loco, –le  solté  de  nuevo.  Siéntate.–   Él,   mirando   extrañamente   vigilante.   Se   paseaba.   Lo estaba   haciendo   con   más   frecuencia  del  que  era  su  hábito  normal,  pero  lo  atribuyó  a  que  los  nervios  priman.   Morganville   últimamente   parecía   exasperante,   un   juguete   roto   que   nunca   seria     corregido  sin  importar  cuánto  tiempo  y  el  amor  que  prodigaba  a  las  reparaciones.   Myrnin  dijo,  –Usted  puede  incluso  moverse  como  lo  hace  ahora.–   –¡Silencio!  –Me  volví  hacia  él,  gruñendo,  y  sabía  que  mis  ojos  se  habían  vuelto  de   un  profundo carmesí.  

–No  –dijo  él,  con  una  especie  de  extraña  calma.  Myrnin  era  muchas  cosas,  pero  él     raramente estaba en   calma,   y   cuando     lo   estaba   ,   era   el   momento   de   preocuparse.   – Hay   algunas personas   que   pueden   decir   que   es   un   buen   partido   para   ti,   que   necesitabas   un brazo fuerte y derecho   para   calmar   los   temores   de   los   vampiros   y   someter   a   la población de   humanos.Yo   no   soy   uno.   Sam   le   suavizó,   Amelie.   Te   hacía   sentir  más  una  parte  del  mundo  que  gobernar.  Oliver  nunca  lo  hará.  Él  no  siente   la  responsabilidad  de  los  que  él  aplasta,  y…  –   –Menciona el   nombre   de   nuevo   y   terminamos   esto, –le   interrumpí,   –Lo   dije   en   serio,  y  goteaba  de  cada  sílaba  al hablar.   Myrnin  se  quedó  quieto  por  un  momento,  mirándome  fijamente  a  los  ojos,  y  luego   asintió.   –Entonces  realmente  esta  hecho  –dijo.  –Tenía  que  estar  seguro  de  que  estaba  más   allá  de  mi  esperanza  y  mi  ayuda.  Pero  si  la  tiene  a  usted  atada  tan  cerca,  él  tendrá   que  hacer  lo  que  él  desea.  A  quien  le  duela.  –   –¿Crees  que  soy  tan,  tan  estúpida  ?  Por  lo  tanto  absolutamente  débil  que  permitiría   cualquier  hombre  a  –   –No  es  sólo  un  hombre –dijo  Myrnin. –El  tambaleó  un  país  para  matar  a  su  rey,  una   vez.  Él  convence.  Él  influye.  Tal  vez  ni  siquiera   tiene la  intención  de  hacerlo,  pero   está   en   su   naturaleza.   Y   si   bien   es   más   poderosa   que   él,   con   mucho,   una   vez   que   cuenta  con  su  confianza,  no  voy a decir  lo  que  él  podría  ser  capaz  de  lograr,  a  través   de  ti.–   Sus   palabras   me   dejaron   fría   por   dentro,   un   frío   que   no   había   sentido   desde   el   momento   en   que   había finalmente   reconocido   la   dolorosa   necesidad   de mi   relación con  Oliver,  por  su  lealtad,  por su  atención.  Yo  había  estado  sola  durante   tanto   tiempo,  el abuelo   de   Michael,   Sam   Glass yo lo había   amado,   pero   excepto   por   unos  pocos  momentos  preciosos,  siempre  con  cuidado,  y desde  lejos.  Oliver  había   venido  a  mí  como  una  tormenta,  y  fue  la  furia  de  ella  ...la limpieza.   Pero   era   Myrnin   ¿no?   ¿Podría   estar   cayendo   víctima,   como   tantos,   del   encanto   mortal   de   Oliver?   Era   lo   que   estaba   haciendo   aquí   bien,   o   simplemente   ¿conveniente  para  sus  ambiciones?  Lentamente  me  senté  en  una  silla    enfrente  de   mi  amigo  vivo  mas  antiguo,  en  el  que  al  final  yo  confiaba  mas  que  en  cualquier  otro   que  aún  camina  por  la  tierra,  y  le  dije:   –Actuó por mi propia mente  Myrnin.  Soy  Amelie.  Soy  la  Fundadora  de  Morganville,  y   lo   que   hago   aquí,   lo   hago   por   el   bien   de   todos.   Usted   puede   confiar   en   eso.   Debe   hacerlo.–   Tenía   una   tristeza   en   sus   ojos   que   yo   no   podía   entender,   pero   entonces,   ¿quién   había   entendido   completamente a   Myrnin?   Yo   no   podía   hacer   esa   afirmación,   y   tampoco podría   Claire,   la   chica   confiaba   mucho.   Y   luego   se   puso   de   pie,   y   con   la   facilidad   de   miles   de   años   de   experiencia,   hizo   una   graciosa   reverencia,   tomó   mi   mano  entre  las  suyas  y  la  besó  con  el  mayor  amor  y  respeto.   –Adiós  –dijo.   Y  entonces  él  se  había  ido.   Poco   a   poco   me   lleve   la   mano   a   mi   pecho,   frunciendo   el   ceño,   y   me di   cuenta   que   lo   estaba   sosteniendo,   frotando   el   punto   donde   sus   labios   habían   presionado   como   si me   hubieran   quemado.   Despedida.   Se   había   echado   rabietas   muchas   veces,   amenazó  con salir,  pero  esto,  esto  parecía  diferente.   Era  un  ambiente  tranquilo,  ordenado,  y  sobre  todo  triste  partida.   –¿Myrnin? –dije  en  voz  baja  en  el  silencio,  pero  ya  era  demasiado  tarde.   Demasiado tarde.  

NUEVE    

CLAIRE   Shane   precedido de   Claire   entraron   en   la   casa   por   un   par   de   pasos   mientras   cerraban     la   puerta   detrás   de   ellos,   al   parecer,   eso   fue   una   suerte,   porque   cuando   ella   estaba   girando   el   cerrojo,   se   le   oyó   decir:   –Oh,   mierda, –con   una   voz   que   se   atragantó  de  risa,  y  luego  un  grito  asustado  de  Eve,  seguido  por  un  sonido  agitado.   Shane   respaldado   junto   a   Claire     la   detuvo   cuando   ella   intento   caminar     hacia   adelante.   –Confía  en  mí –dijo.  –Espera  un  segundo.–   Michael   y   Eve   estaban   en   el   salón,   la   sala   de   estar   frente   que   rara   vez   se   usa,   excepto   para   dejar   los   abrigos   y   los   bolsos   y   cosas   varias,   y   de   los   susurros   apresurados   y   susurros   de   ropa,   Claire   rápidamente había descubierto   exactamente  por  qué  Shane  la  estaba  paralizando.   Oh.   –Creo   que   debería   haber   dicho:   Ponte   los   pantalones –dijo   Shane,   en   voz   alta   suficiente   para que  pudieran oír.  –Alerta,  hay  una  chica  apenas  legal  aquí.–   –¡Ey!  –Abatió  Claire  una  mano  hacia  él,  que  él  pudo  evitar  fácilmente.  –¿Qué   estaban  haciendo?  –   –¿Qué  te  parece?–     Con  la  cara rosada,  Eve  se  inclinó  alrededor  del  marco  de  la  puerta  y  dijo:  –Um  ...   hola.  Llegas  temprano.–   –No   –dijo   Shane   con   un   buen   humor   despiadado.   –Es   la   puesta   del   sol.   No   es   un   poco  temprano.  ¿Tienes  ropa?  –   –¡Sí! –dijo   Eve.   Sus   mejillas   ardían   brillantes.   –¡Por   supuesto!   Y   no   pudiste   ver   nada   de  todos  modos.  –Hubo  un  poco  de  preocupación  en  su  voz,  sin  embargo,  y  Shane   hizo  peor  con  una  gran  sonrisa,  completamente  indiferente.   –Gente casada –le  dijo  a  Claire.  –Son  una  amenaza.–   Eve facilitado   por   la   puerta,  comprimió   la   blusa,   era   una   de   esas   con  un  frente  de   cremallera   y   se   aclaró   la   garganta.   –Correcto –dijo.   –Realmente   necesitamos hablar,  chicos.  –   –Sabes,  mi  papá  chupó  la  mayoría  de  las  cosas,  pero  él  me  dio  las  aves  y  las  abejas   Q   &   A   cuando   yo   tenía   diez   años,   así   que   estoy   bien –dijo   Shane.   El   hombre,   estaba disfrutando  de  esto  demasiado.  –¿Claire?–   Ella  asintió  con  seriedad.–Creo  que  entiendo  lo  básico.–   Eve,  todavía  ruborizada,  entornó  los  ojos.  –¡Lo  digo  en  serio!–   Michael  finalmente  apareció  detrás  de  ella.  Estaba  vestido,  una  especie  de  camisa   desabrochada,   aunque   lo   hacía   tan   rápido   como   pudo.   –Eve, bien   –dijo,   y   él   no   estaba  bromeando  en  absoluto.  –Tenemos  que  hablar,  chicos.–   –No,  no  lo  hacemos  –dijo  Shane.   –Sólo  me  mandas  un  texto  o  algo  así  la  próxima   vez.  Nosotros  podríamos  ir  a  tomar  una  hamburguesa  o  una  película  o  –   Michael  negó  con  la  cabeza  y  entró  en  la  sala.  Eve  le  siguió .   Shane  envió  a  Claire  una  mirada  que  tenía  un  poco  de  alarma  en  ella,  y  finalmente   se   encogió   de   hombros.   –Supongo   que   estamos   hablando –dijo.–Ya   sea   que   lo   queramos  o  no.–  

Michael   y   Eve   no   habian tomado   asiento,   cuando   los   dos   llegaron,   sino   que   estaban   de  pie,  con  las  manos  entrelazadas,  con solidaridad,  al  parecer.   –Uh, –murmuró   Shane,   y   luego   puso   una   sonrisa   alegre.   –Así   que,   Mikey,   ¿qué   pasa?   Debido   a   que esto   se   parece   a   algo   más   que   un,   –¿Cómo   estuvo   tu   día? –es algun tipo  de  debate.–   –Teníamos  que  hablar  de  algo –dijo  Eve.  Parecía  nerviosa,  y  para  ser  Eve  se había   vestido   súper   simple,   sólo   una   camisa   negra   y   pantalones   vaqueros,   ni   un solo   cráneo  o  cosa  brillante  en  evidencia,  excepto  el  brillo  sutil  de  su  anillo  de  bodas.   –Lo  siento,  chicos.  Siéntate.–   –En  primer  lugar  –dijo  Shane  cuando  Claire  arrojó  su  mochila  con  un  pesado  ruido   metálico   junto   a   la   pared.   Michael   y Eve se miraron,   y   luego   se   sentaron   uno   al   lado   de  otro  en  el  sofá  de  terciopelo   antiguo,  mientras  que  Claire  se  instaló  en  el  sillón  y   Shane   se   apoyó   en   la   parte   superior   del   mismo,   con   la   mano   en   su   hombro.   –Si   estamos   jugando   adivinanzas, juego,   me   voy   a   ir   con,   estás   embarazada.   Espera,   ¿puede  ser?  Quiero  decir,  ¿pueden  ustedes  dos  ...?–   Eve  se  estremeció  y  evitó  mirar  a  los  dos.  –Eso  no  es  todo,  –  ella  dijo,  y  se  mordió  el   labio.  Giró  su  anillo  de  bodas  con  agitación,  y  luego  finalmente  dijo:  –Hemos  estado   hablando  de  conseguir  nuestro  propio  lugar,  chicos.  No  porque  no  no guste este,  lo   hacemos,  pero  –   –Pero  necesitamos  nuestro  propio  espacio –dijo  Michael.  –Sé  que  parece  raro,  pero   para  que  nos  sintamos  realmente  juntos,  casados,  tenemos  que  conseguir  un  poco   de  tiempo  para  nosotros  mismos, y  ya  sabes  como se  está  aquí,  todos  estamos  uno   encima  del  otro.   –Y   sólo   hay   un   baño –dijo   Eve con   tristeza.   –Realmente   necesito   un   cuarto   de   baño.–   Claire   había   sospechado   que   iba   a   venir,   pero   eso   no   lo   hacía   sentir   mejor.   Instintivamente   alzó   la   mano   de   Shane,   y   entrelazo   los   dedos   sobre   los   de   ella   haciéndola  sentirse  un  poco  más  firme.  Se  había  acostumbrado  tanto  a  la  idea  de los   cuatro   juntos,   siempre   juntos,   escuchando   hablar   a Michael el   movimiento   despertó   sentimientos   que   ella   había   pensado   que   había   dejado   atrás   ...   sentimientos   que no   habían   estado   en   su   radar   desde   la   primera   vez   que   había   entrado  por  la  puerta  de  la  Casa de Cristal.   De  repente  se  sintió  vulnerable,  sola  y  rechazada.  Sentía  nostalgia,  a  pesar  de  que   estaba  en  casa,  porque  en  casa  era  la  forma  en  que  lo  había  dejado  esta  mañana.   –Queremos   que   seas   feliz –logró   decir   Claire.   Su   voz   sonaba   pequeña   y   un   poco   herida,  y  ella  no  quería  decir  eso  de  esa  manera,  de  ninguna  manera.  –Pero ,no  te puedes ir, es  tu  casa,  Michael.  Quiero  decir,  es  la  Casa  de  Cristal.  Y  ustedes  dos  son  ...   Glass.  No  lo  haremos.–   –A   la   mierda –dijo   Shane   inmediatamente.   –Claro,   que   quiero   que   ustedes   dos   niños  locos tengan todo para  ser  feliz,  pero  estás  hablando  de  destruir  algo  que  es   bueno,  muy  bueno,  y  no  me  gusta,  y  no  voy  a  ser  todo  lo  noble  y  pretender  que  lo   acepto.   Juntos,   somos   fuertes,   lo dijiste tu mismo,   Michael.   ¿Ahora de   repente   quieres   más   privacidad?   Amigo,   eso   es   tan   lógico   como   ¡vamos   a   dividirnos   en   una   película  de  terror!  –   Michael  le  dirigió  una  mirada  mientras  terminaba  de  abotonarse  la  camisa.  –Creo   que  la  privacidad  es  un  problema  bastante  obvio.–   –No,  si  no  se  decide  a  volverse  loco  en  una  habitación  sin  una  puerta  que cierre.   O,  ya  sabes,  una  puerta.–  

–Es  sólo  que  estábamos  esperando  por  ustedes,  y  estábamos  nerviosos,  y  ...  lo  que   acaba  de  suceder  –dijo  Eve.  Y  estamos  casados.  Tenemos  el  derecho  a  ser  locos  si  lo   deseamos.  En  cualquier  lugar.  En  cualquier  momento.–   –Está  bien,  lo  entiendo  –dijo  Shane.  –El  infierno,  me  gustaría  ser espontáneo  en el sexo   también,   pero   ¿vale   la   pena   poner   a   todos   en   peligro?   Debido   a   que   Morganville  no  es  seguro  chicos.  Tu  lo  sabes.  Si  salen  de  esta  casa,  si  nos  dejan,  algo   va  a  suceder.  Algo  malo–   –¿Has heredado de Miranda la  adivinación,  –le  preguntó  Eve.  –Yo  podría  decir  algo   acerca  de  las  bolas  de  cristal  ....–   –No   necesito   un   amigo   psíquico   que   me   diga   que   es   desagradable   lo   que   hay   fuera   y  que el  destino  va a empeorar.  Michael,  estás  en    “Team  Vampiro”.  ¿Estás  diciendo   que  no  lo  saben?. –   –Creo  que  va  tóxico  con  Amelie  y  Oliver  a  cargo.  –   Michael  no  trató  de  responder  a  eso,  porque  no  podía,  todos  estaban  de  acuerdo  en eso.   Eve  saltó  en  su  lugar.  –Podríamos  tener  una  casa  en  el  barrio  vampiro  –dijo.   –Gratis. Es  parte  de  la  condición  de  Michael  en  la  ciudad.  No  sería  una  problema-­‐ salvo,   –A   menos   que   usted   estuviera   viviendo   en   “Vamp   Central”,   y   lo   único   con   pulso   en   un   par   de   cuadras   a   la   redonda,   rodeada   de   gente   que   piensa   en   ti   como   un   recipiente  en  forma  de  plasma  atractivo,  –se  preguntó  Shane.  –Problema.  Oh,  otro   problema:   Mikey,   tu mismo   has   dicho   que   estar   cerca   de   nosotros,   es   decir,   de todos nosotros,   ayudó   a   lidiar   con   tus   instintos.   Ahora   estamos   hablando   de   aislarte   con   un   montón   de   muertos   también,   –No   es     inteligente   hombre,   te   hará   más  vampiro,  y  va  a  poner  a  Eve  en  más  peligro,  también.–   –Nunca  dije  que  nos  estábamos  moviendo  al  barrio  vampiro –dijo  Michael.   –Eve  fue justa al  señalar  que  pudimos,  no  es  que  lo  haríamos.  Podríamos  encontrar   algo  más,  algo  cercano.  Hay  sitios  antiguos  todavía    a  la  venta  por  la  calle.  Amelie   me  dio  un  legado,  así  que  tengo  dinero  para  la  entrada. –   –Michael  ...  No  nos  estamos  dirigiendo  en  ese  pozo  –dijo  Eve.  Sonaba  como  una   viejo  argumento.  –Huele  a  orina  de  gato  y  ropa  pasada  de  hombre,  y  es  tan  antiguo,   lo  que  hace  que  este  lugar  se  vea  como  la  casa  del  futuro.  Yo  no  creo  que  siquiera cuente   con   líneas   telefónicas,   no   importa   Internet.   Más   vale   vivir   en   una   caja   de   cartón.–   –Siempre es  una  opción –dijo  Shane  alegremente.  –Y  tendrías un enorme  cuarto  de   baño.  Te  gusta,  el  mundo  entero.  –   –Uh,  bruto.–   –Es  lo  que  me  pagan.–   –Recuérdame  que  te  de  un  aumento  negativo.–   –Esto   no   nos   lleva   a   ninguna   parte, –interrumpió   Michael,   y   piso   el   suelo,   con   fuerza.  –Además,  no    sólo  somos  nosotros cuatro  hay alguien más.  Se  trata  de   Miranda.–   La   conversación   llegó   a   un   alto   repentino   e   intenso,   y   todos   esperaron   a   ver   qué   pasaba.  Era  de  noche,  eso  significaba  que  Miranda  tenía  forma  física.   Pero  eso  no  necesariamente  significa  que  ella  podía  oírlo  todo.   Claire  bajó  la  voz  hasta  un  susurro  instintivo,  feroz.  –¡Ey!  ¡No  seas  asi!–   –Mira,   yo   no   estoy   diciendo   que   no   tengo   simpatía   por   ella,   lo   hago,   y   mucho.   Yo   solía  ser  ella,  –susurró  Michael  de espalda.  –Yo  sé  lo  que  se  siente  estar  atrapado  

aquí. Te vuelve   medio   loco,   y   la   única   manera   de   sobrevivir,   la   única   manera,   es   estar   alrededor   de   la   gente   que   piensa   en   ti   como   ...   normal.   Pero   ella   no   tiene   eso.   Sabemos   lo   que   es.   Sabemos   que   está   ahí   todo   el   tiempo,   y   eso   significa   que   ella está  de  puntillas  alrededor  de  nosotros,  y  de  puntillas  a  su  alrededor,  y  eso no es bueno,  ¿de  acuerdo?  No  lo  es.–   –Entonces,   ¿qué   quieres   que   yo   haga? –preguntó   Miranda.   Todos   ellos   se   estremecieron y se   volvieron.   Ella   no   había   estado   allí   antes,   pero   ahora   había   aparecido   en   la   puerta   de   la   sala,   al   igual   que   el   fantasma   espeluznante que a   veces   era.  Claire  estaba  casi  seguro  de  que  fue  deliberado.  –¿Dejen?–   –No  puedo  –dijo  Michael.  Lo  hizo  con  cuidado,  pero  no  hubo  ninguna  duda  en  él,   tampoco.   –Mir,   sabías   cuando   viniste   la   última   vez, –cuando   ella   había   sido   asesinada aquí,   quería   decir   que   sería   una   manera   de nunca   salir   de   nuevo.   La   casa   te  guarda  y  protege  ,  pero  tienes que  permanecer  en  el  interior.   –¿Sólo  por  el  hecho  de  que  tu  lo  hiciste?  –dijo  Miranda.  Había  algo  diferente en  ella   ahora,  Claire  se  dio  cuenta,  ella  llevaba  un  sin  duda  un  “Miranda equipo”.  No  hay   vestidos de gran tamaño   desaliñados   este   tiempo,   o   suéteres   baratos   deshilachado,   ella  llevaba  una  camisa  ceñida  negra  con  un  cráneo  negro  impreso  en  ella,  y  debajo   de  eso,  un  rojo  cuello  redondo  que  de  alguna  manera  logró  dar  a  su  escote,   solo  la  sugerencia,  pero  aún  así.  Para  Miranda,  eso  fue  ...  un  gran  cambio.     –No  es  así,  Michael.  –   –Tal  vez  no,  pero  ¿tienes  que  convertirte  en  Eve?  –preguntó  Shane.  Porque   estoy  bastante  seguro  de  que  allanaron  su  armario. –   –¡Compré  los  de  ella!  –protestó  Eve.  –Y  de  todos  modos,  se  ve  linda con  ellas. –   Ella  lo  hizo.  Miranda  se  había  recogido  también  el  pelo  en  dos  coletas  espesas  en cada  lado  de  la  cabeza,  y    utiliza  un  poco  de  delineador  de  ojos  de  Eve.  Fue  un  poco   gótico,  aunque  no  del  todo,  tampoco.  No  le  convenía.   -Soy  yo,  ¿no?, –dijo  Miranda,  ignorando  a  Eve  y  Shane   en este  momento.   Ella  se  fijó  por  completo en  Michael,  sus  ojos  firmes  y  anchos.  –Se  trata  de  mí,  estar   aquí   todo   el   tiempo.   Se   siente   como   que   no   puede   esconderse   de   mí.   Bueno,   eso   es   cierto.  No  se  puede.  Lo  siento,  pero  así  es  como  es,  y  tú  lo  sabes  mejor  que  nadie.   No  se  puede  apagar  ...,  como  una  especie  de  luz.  Uno está  aquí,  y  estás  aburrido.–   –Lo  sé,  –dijo  Michael.  –Mir  –   –Es   por   eso   que   no   quieren   quedarse   aquí.   Porque   yo   estoy   aquí.   No   se   trata   de ellos  en  todo.–   -No,   cariño,   no   lo   es   en   realidad   –Eve se   mordió   el   labio   y   miró   a   Michael   a   Miranda  y  luego  otra  vez  de  vuelta. –No  es  eso,  lo  juro  ....–   –No  lo  jures –dijo  Miranda, –porque  sé  que  tengo  razón.–   –Ella   es –dijo   Michael.   Cuando   Eve se   volvió   hacia   él,   levantó   una   mano   para   detener   el   estallido. –Lo   siento,   pero   como   he   dicho,   he   estado   allí.   Sé   cómo   se   siente.   No   puedo   ...   no   hacerle   caso.   Y  no   puedo   disfrutar   de   la   vida   aquí   y saber   lo miserable  que  es  tu  vida,  o  por  lo  menos    que  va  a  ser.–   –¿Tú  fuiste  miserable? –dijo  Eve, en  un  hilo  de  voz.  –¿En  serio?  Con  nosotros?–   –No,   No   quise   decir   –Hizo   un   sonido   de   frustración   y   se dejó   caer en   una   de   las   sillas,   los   codos   sobre   las   rodillas.   –Es   difícil   de   explicar.   Estar   cerca   de ustedes,   ustedes  tres,  fue  todo  lo  que  hizo  las  cosas  soportables,  la  mayoría  de  los  días.  El mundo  se  pone  cada  vez  más  y  más  pequeño  hasta  que  te  ahoga  como  una bolsa  de   plástico   en   la   cara.   Con   ella   aquí,   yo,   yo   recuerdo   lo   que   se   siente.   Yo   sueño   con   ella.–  

–Entonces,  ¿qué  se  supone  que  debo  hacer? –exigió  Miranda. –Le salve a Claire la vida,  ¿sabes?  ¡Yo  morí  por  ella!–   –¡Ya  lo  sé!  – espetó  Michael  de  espalda.  –¡Sólo  deseo  que lo hubieras  hecho  en  otro   lugar!–   Incluso  Shane  respiró  y  dijo,  en  voz  baja,  –Herma  –   –No  –dijo  Miranda.  Su  barbilla  temblaba,  y  parpadeó  para  contener  las  lágrimas,   pero   no   se   vendrá   abajo.   Claire   sintió   el   impulso   doloroso   de abrazarla,   pero   Miranda   parecía   como   si   fuera   a   romperse   si   alguien   la   tocaba.   –No   es   su   culpa.Tiene   razón.   Hice que   esto   suceda,   y   no   es   justo.   No   para   él,   no   para   mí,   no para nadie.  Es  un  lío,  y  lo  hice.  Pensé,  sólo  pensé  que  era perfecto.  Que  finalmente   tendríamos  un  verdadero  hogar    con  una  familia  real,  las  personas  que,..  su  voz  se   quebró  y  desapareció,  y  ella  negó  con  la  cabeza.  –Yo  debería  haber  sabido.  Yo no   consigo esas  cosas.–   –No  quise  decir  eso  –dijo  Michael,  pero  se  dio  la  vuelta  y  se  alejó.   Ninguno  de  ellos  reacciono  a  la primera.  Claire  pensaba  que  nadie  sabía  muy  bien   qué  pensar  o  hacer,  y  entonces  vio  a  Michael  retroceder  y  ponerse  en  pie.  Ella  no   sabía  por  qué  hasta  que  oyó  que  se  abría  la  puerta  delantera.   –¡No!, –gritó  él,  y    mostró  en  vampiro la  velocidad  para estar fuera  de  la  habitación.   –¿El  infierno?  –exclamó  Shane,  y  corrió  tras  él,  seguido  por  Eve  y Claire.  –Qué  –   Claire  pasó  junto  a  él  cuando  se  detuvo,  y  ella  aspiró  un  profundo y sorprendido   aliento.   Debido   a   que   Miranda   estaba   fuera.   En   el   porche.   Y   Michael   estaba   de   pie   allí,   aferrándose  a  su  brazo  mientras  luchaba  por  liberarse.  Él  se  aferraba  a  el  marco  de   la  puerta,  se  estiró  completamente   fuera,   y   Miranda   debe   haber   tenido   una     fuerza   de tigre en   ese   pequeño   cuerpo,   porque   estaba   claro   que   tenia   problemas   para   mantener su  agarre.  –¡Alto!  –Le  gritó  a  ella.  –¡Miranda,  yo  no  voy  a  dejar  que  hagas   esto!–   –Tu no   me   puedes   detener, –gritó   ella,   y   había   lágrimas   en su   rostro   ahora   en   surcos  desiguales    por  el delineador  de  ojos.     El miró   horrorizado   y   trágico   y   muy,   muy   molesto.   –¡Vamos!, Vamos   a   entrar.   ¡Podemos  hablar  de  eso!–   –No  hay  nada  de  que  hablar.  ¡Tu  no  me  quieres  aquí,  así  que  sólo  hay  que  irse!–   –¡No   te   puedes irte   morirás!, –espetó   Claire.   Ella   pasó   junto   a   Michael   y   al   porche   y   se  agarró  a  Miranda  en  un  abrazo  de  oso.  Podía  sentir  el  corazón   de la chica no  del   todo   reales,   golpeando   contra   su   antebrazo,   de   terror,   la   ira,   o   adrenalina   pura.   Miranda,   piensa.   Vamos   a   entrar   y   vamos   a   hablar   otra   vez,   ¿de   acuerdo?   ¡Ninguno   de  nosotros  quiere    que  mueras  aquí!–   –¡Me  estoy  muriendo  ahí  dentro,  si  todos  se  van!  De  esta  manera  puedes  quedarte,   y puedes  ser feliz  de  nuevo  –   –No   eres   tú,   Yo   nunca   quise   que   –Michael   tenía   miedo,   pensó   Claire,   realmente   y   llanamente   miedo   de   que   todo   esto   era   culpa   suya.   –No   puedes   hacer   esto.   Buscaremos  una  forma  de  que  funcione.–   Miranda  se  quedó  inmóvil  por  un  segundo,  aunque  su  corazón  seguía  a la  carrera   sin   control,   rápido,   y   ella   dejó   escapar   un   profundo   suspiro,   rindiéndose.   –Está   bien, – ella dijo.    –Puedes dejarme ir.–   Michael  dijo:  –Si  entras,  seguro.–   –Lo  haré.–   Claire  soltó  su  agarre,  sólo  un  poco.  

Y   fue   justo   lo   suficiente   para   Miranda,     giro   como   un   animal   salvaje,   sus   colas   de   caballo azotaron  en  la  cara  de  Claire,  y  cuando  Michael  le  gritó  y  trató  de  tirar  de   ella,   Miranda   agarró   del   brazo   y   le   mordió,   lo   bastante   fuerte   para   hacer   que la soltara.–   Y  entonces  se  tambaleó  hacia  atrás,  rodó  por  las  escaleras,  y  quedo tendida  en   el  suelo  en  el  patio.   Todos  se  congelaron,  Miranda,  Claire,  Michael,  Eve  y  Shane  se  abalanzo  hacia  fuera   también.  Lo  único  que  se  movía  era  una  mariposa  revoloteando  sola  rodeando  el   resplandor  amarillo  de  la  luz  del  porche.   Miranda  se  levantó  lentamente.   –Um   ... –dijo   Shane,   cuando   nadie   hablaba.   –¿No   debería   ser,   no debería estarse     disolviendo?–   Michael  dio  un  paso  hacia  ella,  y  Miranda  saltó  hacia  atrás.   Le   tendió   la   mano,   con   la   palma   hacia   fuera,   como   si   fuera   una   niña   perdida   que   podría   peligrar en   el   tráfico.   –Mir,   espera.   Espera.   Mírate   a   ti   misma.Tiene razón   Shane.  –No vas  a  desaparecer.–   –Todavía  estoy  en  la  propiedad.–   –No  funciona  de  esa  manera –dijo.  –Yo  no  podía  dejar  la  puerta,  vamos  solo  bajar   al   patio.   ¿Claire?   –Miró   a   ella   mientras   bajo   junto   a   él,   porque   el había   tenido   un   breve  período  atrapado  en  un  estado  fantasmal,  también.   Ella  asintió  con  la  cabeza.   –No  podía  salir,  tampoco –dijo,  Miranda,    –¿cómo  estás  haciendo  esto?–   –¡Yo  no  lo  soy!  –Ella  tomó  otro  paso  hacia  atrás  por  la  acera,  hacia  la  valla.  –Sólo   estoy  tratando  a  salir  de  su  casa,  ¿de  acuerdo?  Si  me dejaras ir,  ¡Déjame  ir!–   Parecía  tan  tranquila  esta  noche.  Las  casas  de  la  calle  Lot  se  esbozaron  a  grandes   rasgos   de   grises,   el   cielo   sobre   sus   cabezas   se   había   vuelto   del   color   del   lapislázuli, y   las   estrellas   eran   brillantes   y   frías.   No   había   nubes.   La   temperatura   ya   había   caído   por   lo   menos   diez   grados,   como   era   típico   para   el   desierto,   sino   que se   había   sumergido casi  hasta  la  congelación  antes  del  amanecer.   –¿Cómo  se  sintió?  Salir  a  la  calle  –le  preguntó  Michael.   Miranda   dio   un   pequeño   escalofrío.   –Como   ...   abriéndose   paso   a   través   de   algún   tipo  de  envoltura  de  plástico,  supongo.  Se  sentía  frío,  pero  es  más  frío  aquí  afuera.   Mucho  más  frío. No  voy  a  irme  de  un  incendio.–   –¿Pero  se  siente  bien?  ¿No    sientes que te vas a romper en  pedazos? –dijo  Eve.  Ella  la   estaba   viendo con   ojos   grandes   y   asustados.   –Miranda,   por   favor,   no vayas más   lejos,   ¿de   acuerdo?   Sólo quédate   donde   estás.   Vamos   a   pensar   en   esto.   Si tu   no   quieres  que  nos  vayamos,  vamos  a quedarnos,  ¿de  acuerdo?  Todos  vamos  a  estar   en  la  casa.  Todos  vamos  a  ser  amigos  y  ser  una  familia para  ti.  Te  lo  prometo.  No   vamos  a  defraudarte,–   –Es  mejor  que  me  vaya. –Miranda  se  estremeció  de  nuevo.  Se  la  veía  pálida  ahora,   pero   no   exactamente   fantasmal.   Sólo   frío.   Claire   se   preguntó   si   debía   llevarle   un   abrigo,   pero   eso   era   estúpido,   la   idea   era   conseguir   que   entrara de   nuevo,   no   ayudarla  a  mantenerse  al  margen.   Ese  plan  no  parece  estar  funcionando  muy  bien,  porque  cuando  Claire  trató  de  dar   un   paso   más   cerca,   Miranda   abrió   la   puerta   principal   en   la   valla   inclinada,   que   estaba  mal  con  necesidad  de  pintura.   –¡No! –Los   cuatro   dijeron   a   coro,   y   Michael   tuvo   una   oportunidad,   una.   Corrió   hacia  la  niña,  a  velocidad  vampiro,  con  la  esperanza  de  hacerse  con  ella y tirar  

hacia   el   interior   antes   de   que   ella   saliera   a   la   acera   pública,   fuera   de   la   Casa de   Cristal.   Pero  no  lo  logró.   Miranda  se  agachó  y  corrió  hasta  llegar  a  la  calle.   A  mitad  de  la  calle,  se  detuvo,  estremeciéndose  casi  constantemente  ahora,  y  miró   hacia  el  cielo  ancho  de  Texas,  la  luna,  las  estrellas.   –Estoy  bien –dijo.  –Voy  a  estar  bien.  ¿Ven?  No  tengo que  estar en  el  interior  todo  el   tiempo.  Puedo  salir.  Estoy  bien  ....–   Pero  ella  no  estaba  bien,  que  todos  pudieran  verlo.  Ella  estaba  pálida  y  lechosa  y le   castañeteaban   los   dientes.   No   es   que   fuera   frío,   el   aliento   de   Claire   ni   siquiera   le   salía  vapor,    pero  por  la  forma  que Miranda  estaba  temblando,  bien  podría  haber   sido  por  debajo  de  la  congelación.   –No   estás   bien   –dijo   Eve. –Mir,   por   favor,   vuelve.   Has   demostrado   tu   punto.   Sí,   puedes  dejarlo.  –Ella  miró  a  Michael  y  articulo  con  la  boca,  ¿Por  qué?,  Pero  él  sólo   se   encogió   de   hombros.   –Sí,   puedes   salir   en   cualquier   momento   que   desees.   Así   que  vamos  al  interior  y  celebrar,  ¿de  acuerdo?  Además,  es  oscuro.  Tú  eres  el  cebo   en   medio  de  una  calle  como  ésta.   –¿Que van hacerle, morderla ? –preguntó   Shane.   –Ella   está   muerta,   Eve.   Yo   ni   siquiera  creo  que  ella  tenga  sangre.–   –Sí,   así   es –dijo   Michael.   Estaba   viendo   a   Miranda   con   un expresión   preocupada   ahora.  –Ella  tiene  un  cuerpo  vivo,  por  la  noche  sólo, como  yo  lo  hice.  Ella  puede  ser   herida   por   la   noche.   Y   drenada.   Es   sólo   que   no la   matarían   permanentemente,   por   lo  menos  no  creo  que  lo  haría  ....  Creo  que  ella  iba  a  volver.–   –Los   recursos   renovables   de   sangre –dijo   Eve   en   voz   baja.   –Seria   una   pesadilla   para   ti.   No   podemos   dejar   que   descubran   sobre   ella.   Tenemos   que   recuperarla   dentro  y  averiguar  cómo  ella  es  capaz  de  hacer  esto.–   –¿Cómo?  Ella  no  va  a  dejar  que  ninguno  de  nosotros  se  acerque  –   -Rodeemosla   –dijo   Eve.   –Michael,   Shane,   entren   por   el   otro   lado.   Claire   y   yo entrarémos de  este  lado.  Coge  de  ella  no  la  dejes  correr.  Vamos  a  arrastrarla hacia  el   interior.–   –Ella  es  fuerte,  –advirtió  Michael.  –Loca fuerte.–   –No   nos   hará   daño   –dijo   Eve.   Michael   miró   su   brazo,   que   todavía   estaba   sanando   y   mostró  las marcas  de  mordeduras.  –Bueno,  no  mucho,  de  todos  modos.–   –Tú   y   tus   perros   callejeros   –dijo,   pero   Claire   podía   sentir   el   amor   detrás   de sus palabras.  Está  bien,  lo  haremos  a  tu  manera.  ¿Shane?–   A por ella.   Michael  y  Shane  hacia  fuera,  a  la  derecha  ya  la  izquierda,  dando  vueltas  alrededor   de  Miranda  dejando  un  amplio  espacio  en  el  medio  de  la  carretera,  Eve  y  Claire   cerraron  la  distancia  desde  la  parte  delantera.  Claire  supuso  que  parecía  extraño,   pero   si   alguien estaba   mirando   desde   las   otras   casas,   nadie   hizo   el   menor   ruido.   Ni   una   cortina   se   movió.   No   sólo   a   la   ciudad   de   Morganville   no   le   importa,   no   lo   hicieron   siquiera   si   se   dieron   cuenta de que una joven era   acosada   por   cuatro   adolescentes  mayores.   Incluso  aunque  hubieran  tenido  buenas  intenciones.   Miranda   no   estaba   tratando   de   escapar,   sin   embargo.   Ella   envolvió   sus delgados brazos  alrededor  de  su  cuerpo  y  se  estremecía  en  espasmos  continuos  ahora,  y  su   piel  parecía  menos  real,  más  como  el  cristal  con  niebla  detrás  de  él.   –Miranda, –Claire  dijo  suavemente,  –necesitamos  que  entres.  Por  favor.–   –Yo  puedo  hacer  esto –dijo  Miranda.  Ella  estaba  mirando  a  sí  misma  con  una  

expresión  en  blanco,  pero  le  estaba  temblando  la  barbilla,  se  limpió  las  mejillas  con   el  dorso  de  la  mano  y  cuadró  los  hombros.  –Puedo  vivir  aquí.  Puedo.  No  necesito   estar  ahí.–   –Lo haras –dijo   Eve –Tal   vez   es   algo   gradual.   Es   necesario   trabajar   en   ello   un   poco.   Así  que  podemos  intentarlo  de  nuevo  mañana  por  la  noche.  Esta  noche,  Ey,  vamos al interior,  vamos  a  ver  una  película.  Tienes  la  oportunidad  de  elegir.–   –¿Podemos  ver  la  película  pirata?  ¿La  primera  de  ellas?  –   –Claro,  cariño.  Solo  tiene  que  venir  a  dentro.–   Shane   y   Michael   estaban   progresando   viniendo por detrás de   Miranda,   y   Michael   asintió   con   la   cabeza   a   Claire   acercándose     a   su   posición.   –Vamos   todos –dijo   él.   Miranda  estaba  arrastrando  los  pies  torpemente  en  su  lugar,  como  si  sus  piernas   no   quisieran moverse,   y   se   volvió   para   mirarlo   por   encima   del   hombro.   –No   queremos  que  nada  malo  te  suceda  ,  Mir.–   –Bueno –dijo  ella,  –es  un  poco  tarde  para  eso,  pero  aprecio  el  pensamiento.   ¿Sabías   que?   ¿No   puedo   predecir   el   futuro   nunca   más?   Es   como   si   todo   el   poder   que  tenía se  fuera  a  otro  lugar.  –Ella  hizo  un  gesto  a  sí  misma.  –En  medio  de  esto.–   Eso  ...  puede  que  tenga  algún  tipo  de  extraño  sentido,  pensó  Claire,  que los  poderes   psíquicos   de Miranda   los   mismos   poderes   que   la habían   llevado   a   morir   en   el   interior  de  la  Casa  de  Cristal  para  salvar  la  vida  de  Claire  se  habían  convertido  en   una  especie  de  vida o sistema  de  apoyo  para  ella,  después  de  la  muerte.   –Pero   eso   significa   que   no   lo   sé –dijo   Miranda.   Su   voz   era   más   débil   ahora,   casi   como  un  susurro.  –No  sé  lo  que  va  a  suceder.  Tengo  miedo.–   –No  tiene  que  ser así –dijo  Claire,  y  extendió  la  mano.   Miranda  vaciló,  luego  extendió  la  mano.   Pero  el  segundo que  tocó  su  piel,  Miranda    se  agrietó  como  el  más  delgado  hielo,  y   una  niebla  helada  se  derramó,  quemando  los  dedos  de  Claire  con  frialdad.  Le  hizo   dar  un  grito,  y  había  grietas  en  todo  el  cuerpo  de  Miranda  ahora,  como  carreras    a   través  de  las  líneas  negras  de  encaje,  y  luego  simplemente  ella  ...   Ella soló se  rompió.   Durante  unos  segundos  la  niebla  se mantuvo unida  en  forma  de  niña  vaga,  y  Claire   oyó  un  grito,  un  grito  real  de sorprendida  y  asustada  ...   Y  entonces  ella  se  había  ido.  Simplemente  desapareció  por  completo,  a  excepción   de  las  ropas  vacías tiradas  en  la  calle.   –Mir –Claire  sintió  la  presión  de  su  mano  desvanecerse,  y  se  lanzó  hacia  adelante,   cortando el   aire,   esperando   algo,   cualquier   cosa   ...   pero   no   había   nada,   sólo   un   espacio  vacío.   Miranda  había  desaparecido  por  completo,  y  su  última  palabra  pareció  resonar  una   y  otra  vez  en  la  mente  de  Claire.   Asustada.   –Oh  Dios  –dijo  en  un  susurro,  y  sintió  que  las  lágrimas  pican  en  sus  ojos.  Miranda   había   sido   tratada   de   forma   cruda   toda   su   vida,   incluyendo   la   muerte   en   la   Casa   de   Cristal   en   manos   de   los Draug,   pero   se   había   sentido   así,   finalmente,   había   conseguido  hacer algo a  su  manera.  Un  lugar  seguro.  Una  vida,  aunque  limitada,  que   podía  llamar  suya.   Era   ...   muy   triste,   tan   triste   que   Claire   sintió   las   lágrimas   ahogandola y   ella   cayó   en   los   brazos   de   Shane,   aferrándose   a   su   calor   sólido   durante   unos   instantes   largos   antes  de  que  él  le  susurrara  al  oído:  –Tenemos  que  volver.  No  es  seguro  aquí.–   Ella   no   quería   irse,   pero   no   tenía   sentido   arriesgar   sus   vidas   por   alguien   que   se   había  ido.  Así  que  dejó  que  la  guiara  hacia  la casa.  Michael  y  Eve ya  estaban  allí.  Eve,  

extrañamente,   no   había   derramado   una   lágrima,   dado   el   estado   impecable   de   su   máscara  de  pestañas,  ella  era  por  lo  general con  tendencia  a  estallar  en  lágrimas,   pero  no  esta  vez.  Ella  se  quedó  en  blanco y  conmocionada.   –Tal  vez  ella  está  bien –dijo  Eve. Michael  puso  su  brazo  alrededor  de  ella.  –Tal  vez–   –Dios   mío,   Michael,   ¿hicimos   que   esto   suceda?   Comenzamos   esto,   con   todo   lo de   hablar  de  mudarnos.  Si  no  le hubiéramos  dicho  que  nos  estaba  molestando,  tal  vez   no  tendría  que  ...  tienen  ...–   –No   es   tu   culpa   –dijo   Shane   silenciosamente.   –Ella   tenía   que   intentarlo,   antes   o   después,  una  vez  que  descubrió  que  podía  llegar  a  la  puerta,  iba  seguir  presionando   su  suerte.  Y  de  todos  modos,  puede  que  tengas  razón.  Ella  todavía  podría  estar bien.   Tal  vez  ella sólo no esta anclada más.  Podría  ser  más  difícil  para  ella  volver  o  nos   dejara  saber  que  todavía  está  alrededor.  Tal  vez  ella  va  a  estar  de  vuelta  mañana.–   Él   estaba   tratando   de   poner   la   mejor   cara   por   ella,   pero   no   importa   qué,   era   sombrío.   Habían  perdido  a  alguien,  aquí,  en  la  oscuridad,  una  niña  asustada,  salió  por su   propia desición.  Tal  vez  para  siempre.   Y  a  partir  de  la  mirada  de  sus  ojos,  incluso  Shane  sabía  que  eran  todos  culpables.   Claire  había  estado  esperando    pasar  la  noche  en  compañía  de  Shane,  en  todos  los   matices   de   significado   que   podría   tener,   pero   la   desaparición   de   Miranda había   tomado   toda   la   alegría   de   los   dos.   Michael   y   Eve   parecían   estar   en   la   misma.   Todos   terminaron   sentados   juntos   en   el   sofá   a ver   un DVD   que   a   ninguno   de   ellos   en   particular  le  interesaba  algo  sobre  el  tiempo,  viajes  y  dinosaurios  justo  porque  Eve   había  mencionado  que  había  sido el  favorito  de  Miranda  de  su  pequeña  tienda  de   videos   caseros.   Claire   cerró   sus   ojos     la   mayor   parte   de   el   video,   apoyando   su   cabeza   en   el   pecho   de   Shane,   la   escucha   de   su   lento, latido   fuerte   y   permitir   las   caricias  constantes  de  su  cabello  para  suavizar  el  dolor  un  poco.  Cuando  la  película   terminó  y  se  hizo  el  silencio,  Michael  preguntó  finalmente si  alguien  quería  jugar   un  juego,  pero  nadie  parecía  dispuesto  a  tomar  los  mandos,  ni  siquiera  Shane,  que por   lo   que   Claire   podía   recordar,   nunca   lo   rechazó.     Michael   y   Eve   subieron   a   su   habitación,  y  Claire  y  Shane se quedaron sentados sin moverse.   Se  sentía  frío.  Claire  se  encontró  temblando,  pero  ella  no  quería  moverse lejos  de   los  brazos  de  Shane,  el  cogió  la  manta  del respaldo  del  sofá  y  los  envolvió  a  los  dos.   –Bueno  –dijo  finalmente,  –creo  que  el  tema  de  la  mudanza  esta fuera  de  la  mesa,  al   menos  por  ahora.–   –Supongo   que   sí   –dijo   Claire.   Las   lágrimas   amenazaron   de   nuevo,   pero   ella   se   secó   los  ojos con  el  dorso  de  la  mano  en  un  golpe  furioso.  Suficiente.  Sabía  que  no  estaba   realmente   llorando   por   Miranda   en   ese   momento,   ella   estaba   sintiendo   pena   por   ella  misma,  por  la  pérdida  de  un  ladrillo  más  en  la  pared  de  su  zona  de  seguridad,   para  más cambios  cuando  ella  sólo  quería  que  todo  siga  igual.  –Pero  el  problema   no  va  a  desaparecer.  Y  no  podemos  dejar  que  nuestros  amigos  que  ...  vaya,  Shane.   No esta bien.  No  es  seguro.–   –Es  Morganville  –dijo,  y  la  besó  suavemente.  –La  seguridad  no  es  algo  que tenemos   garantizado.–   –Así   es.   –Ella   realmente   quería   decir,   lo   hace,   porque   Michael   era   el   que   tenía   la   exención  a  las  reglas  humanas,  pero  seguro  que  se  extendía  a  Eve  ahora  que  era  su   esposa.  Esposa  lo  que  no  es  una  palabra  extraña,  sino  que  todavía  no  sonaba  muy   real  para los oidos  mentales  de  Claire.  Eve  era  una  mujer.  Y  Shane  había  planteado   algo   más   raro   aún la posibilidad   de   que   Eve   podría   algún   día   ser   madre.   Tal   vez   no   debería  de haber sido  tan  extraño  para  ella,  pero  ella  no  había  tenido  otros  amigos  

que   se habían casado,   era   todavía   un   concepto   extraño   cuando   se   aplica   a   una persona  real,  y  no  podía  del  todo  comprender  por  qué  Michael  y  Eve,    había  sido   tan  fácil  compartir  una  casa  cuando  estaban  todos  solos  pero  comprometidos,  sería   muy  raro    ahora  que  había  habido  una  ceremonia  en  la  iglesia  .   –Bueno,  puede  que  tenga  razón.  La  familia  Glass  ha  tenido  especial  consideración   durante   mucho   tiempo   –coincidió   Shane.   –Probablemente   porque,   como   regla no   eran  malcriados.  Pero  la  familia  de  Eve...  –Vaciló,  como  preguntándose  si  se  trataba   de   algo   que   él   debía   compartir.   Luego   decidió   hablar,   y decir   porque   había   dicho eso:  –La  familia  de  Eve  tenía  una  mala  reputación,  que  se  remonta a  generaciones.–   –¿Porque  ...?–   –Algunas  personas  entienden  que no importa pisar al de abajo,  si  sabes  lo  que  quiero   decir.   La familia   de Eve era   así:   haciéndole   la   pelota   a   los   vampiros   en   cada   oportunidad,  pisando  fuerte sobre  las  cabezas  de  todos,  pensaban  que  estaban  por     debajo  de  ellos.  Los  matones.  Algo  así  como los  Morrells,  sólo  en  una  escala  mucho   más   pequeña.   Por   no eran respetados ni por los vampiros   o   humanos,   ya   que   no   tenían  dinero  para  comprar  a  las  personas,  o el  poder  de  quien  los  espante.  Así  que   yo  no  diría  que  Eve  nació  con  la inmunidad  a  los  ídolo  ni  nada.  No  como  Michael   era,  cuando  él  era  humano.   A todo  el  mundo  le  gustaba  la  familia  Glass.–   Claire  había  conocido al  padre  de  Eve, fue  malo,  y  su  madre  era  más  o  menos  como   un   papel   tapiz,   pero   el   conocimiento   de   que   se   había   prolongado   durante   generaciones  fue repugnante.  Generación  tras  generación,  el  juego  a  los  vampiros   por  favores, y  dar  a  sus  hijos  cuando  los  vampiros  se  interesaban,  como  Brandon,   Protector  de  los  Rossers,  –había  ordenado  a  Eve  para  que  se  la  diesen.   Eve  le siguió  la  corriente,  que  era  parte  de  por  qué  había  terminado  en  la  Casa  de   Cristal   con Michael   en   el   principio.   Había   estado   tan   dispuesta   a   rebelarse   que   ella   había  arriesgado todo  para  hacerlo.   –Entonces,   ¿estás   diciendo   que   Eve podría   ser   golpeado   por   ambos   lados   si   deja   este  casa?.–   –Estoy  diciendo  que  creo  que  es  más  o  menos  cierto.  Ella  no tiene  nadie  más  que a   Michael  para cuidar  de  ella,  y  él  no  puede  estar  allí   todo  el  tiempo.  Ella  no    seria  lo   que  quieren  que  sea.  Es  sólo  que  ...  me  inquieta.  –Shane  sonrió  un  poco  y  le  dio  una   mirada  de  reojo.  –No  te  pongas  celosa  sigues  siendo  mi  chica  número  uno.–   –No   estoy   preocupada –dijo.   Ella   realmente   no   lo   estaba. –Estoy     asustada,   ¿que pasara   cuando     Michael   y   Eve   no   estén   allí   para   nosotros?   Porque   estamos   en   el   mismo  barco,  ¿no?  Tengo  un  poco  de  respeto  por  parte  de  los  vampiros,  pero  su   familia  ...  –   –Sí,  la  familia  Collins  salió  de  su  camino  para  hacerse  desagradable  por  aquí.  Y  a  los   vampiros  no  los  olvides.  Siempre.  –Ella  suspiró  y  se  acurrucó    más  contra  él.   –Sabes,   realmente   deberíamos   dormir   un   poco.   Son   casi   las   tres   de   la   mañana,   y   tienes  la  clase  de  hoy,  ¿no?–   Ella  lo  hizo.  Su  corazón  no  estaba  en  ello,  pero  no  podía  permitirse  el  lujo  de  volar     más   conferencias,   los   viejos   días   de   indulgencias   profesorales   habían   terminado.   Su   recién acuñado   calificación   B   fue   suficiente   para   demostrarlo.   –Sólo   un   poco   más  –dijo.   –¿Por  favor?–   –No  puedo  decir  que  no  a  eso.–  

Y   se   quedaron   dormidos,     juntos   en   el   sofá,   se   envolvieron   en   la manta, hasta   escucharse   un   ruido   sorprendentemente   fuerte,   como si estuvieran en Afganistan, que despertó a  Claire con espasmos y temblores.   No  podía  recuperar  el  aliento  para  preguntar,  pero  Shane  saltó  sobre  ella  aterrizó   como un gato   sobre   el   piso   de   madera,   y   corrió   hacia   el   pasillo.   Se   había   ido   sólo   unos  segundos  antes  de  volver  a  la  carrera.  –¡Fuego!  –gritó,  y  corrió a  través  de  la puerta   de   vaivén   de   la   cocina   mientras   Claire   buscó   sus   zapatos.   Él   regresó   en   cuestión  de  segundos,  cargando  el  extintor  rojo.  –¡Levanta a  Michael  y  Eve,  y  salgan de  la  casa  por  la  puerta  de  atrás!  –   –¿Qué  pasó?–   Él  no  le  respondió,  ya  se  había  ido,  corriendo por  el  pasillo.   Mientras  volaba  por  las  escaleras,  lo  oyó  abrir  la  puerta,  y  ella  olió  a  humo  acre.   Michael,   vestido   y   listo,   ya   tenía   la   puerta   abierta   del   dormitorio,   y   Eve   estaba   cerrandose  un  kimono  de  seda  roja  alrededor  de  su  cuerpo.  Ella  echó  un  vistazo  a   Claire a su cara  y  deslizó  sus  pies  en  sus  desatados    Doc  Martens.     –Vamos   –dijo,   y   condujo   por   las   escaleras.   Michael   se   separó   de   ellas   en   la   parte   inferior,   en   dirección   a   la   parte   delantera,   él   cogió   una   manta   pesada,   tirando   de   ella  como  un  mago nada  más  sacarla  de  debajo  de  la  cama  y  corrió  a  unirse  a  Shane   en  la  lucha  contra  el  fuego.   Claire  y  Eve  salieron por  la  parte  posterior.  –¿Qué  pasó? –preguntó  Eve  mientras   movía  de  un  tirón  las  cerraduras  abriéndola.  –Hemos  oído  algo,  pero  –   –No  lo  sé  –dijo  Claire.  –Fuera  lo  que  fuese,  era  ruidoso.–   Ella  comenzó  a  salir  fuera,  pero  Eve  la  detuvo,  estiró  la  cabeza  por  la  puerta  y  dio   un  cuidadoso  estudio  del  patio  oscuro  antes  de  decir:  –Bueno,  sal–   Fue  un  error.  Muy  malo.   Debido  a  que  no  levantó  la  vista.   El  vampiro   se dejó  caer  detrás  de  ellas,  aislandolas  de  la  casa,  y  Claire  ni  siquiera   notó  su  aparición  hasta  que  oyó  a Eve  dar  un  jadeo  de  sorpresa.  Eso  era  todo  lo  que   tuvo   tiempo   para hacer,   debido   a   que   en   el   próximo instante   ya   estaba   justo   detrás   de  ellas,  con  las  manos  cerradas  en  torno  a los  hombros  de  Claire  ...   Pero  sólo  para  empujarla  violentamente  fuera  del  camino.   Ella  cayó  y  rodó,  dándose un  golpe  doloroso contra    la  corteza  de  el  viejo  árbol  de   roble   vivo   que   Myrnin   había   subido   para   entrar   en   su   dormitorio.   Lo que no   estaba   Myrnin    en  este  momento.  Este era PennyFeather una  cara  pálida  y  larga  de  amigo   de  Oliver,  quien  le  recordaba  a  un  esqueleto  que se mantiene  unido con  una  cuerda   y  una  cubierta  de  carne.  Él  no  estaba  interesado  en  Claire.  No,  en  absoluto.   Tenía  retenida a Eve,  sus  uñas  trituraron  la  túnica de seda roja.  Ella  gritó  y  trató  de   liberarse,   pero   él   era   demasiado   fuerte;   Claire   podía   ver   estrías   en   los   brazos   de   Eve  que  dejaron  sus  garras  mientras  luchaba  por  liberarse.   –Si  quieres  ser  uno  de  nosotros  –dijo  Pennyfeather  con  una  sonrisa  espantosa,   –Uno  de  nosotros  realmente  debe  obligarte.  Su  esposo  parece  incapaz  de  hacer   su  deber.–   Eso  sonaba  horrible,  y  como  consecuencia  se  hundió  en ella,  Claire  jadeó  y  trató  de   levantarse.   Ella   no   tenía   nada   para   pelear   con   él,   no   tenia   las   estacas,   no   hay   cuchillos, ni   siquiera   un   objeto   contundente,   pero   ella   no   podía   dejarlo   ...   Dejarle hacer lo que el estaba por hacer.  Como  ella  trepó,  su  mano  se  posó  sobre  una  rama   de  árbol,  roto,  con  encorvadas    hojas  secas  a  lo  largo  de  su  longitud.  

La corto en   una   punta   afilada,   angular   hacia   el   extremo   más   grueso.   Claire en   un   momento  pudo darse  cuenta  de  que  era  esta la  rama que  se  había  roto  bajo  los  pies   de  Myrnin  cuando el entro a  través  de  su  ventana  la  noche  anterior.   Ella  la  agarró  y  se  lanzó  a  correr  hacia  PennyFeather,  gritando  con toda la fuerza  de   sus  pulmones.  Fue  un  grito  de  guerra,  que  viene  de  algún  lugar  profundo  de  dentro,   primordial,     debería   haber   tenido   miedo,   ella   debería   haberse   sentido   incómoda,   torpe  o  estúpida,  pero  ella  se  sentía  llena  de  furia  roja,  y  determinación.   Ya  había  perdido  a  Miranda  esta  noche.  Ella  no  iba a perder a Eve,  también.   Eve la   vio   venir,   y   abrió   mucho   los   ojos   oscuros.   PennyFeather   estaba   decidido   a   tirar  de  la  cabeza  de  Eve  hacia  un  lado  y  preparando  sus  colmillos  para  morderla,   Claire   tuvo   un   instante   de   lucidez   para   darse   cuenta   de   que   si   seguía   adelante,   dirigiéndose  directamente  hacia  ellos,  era  probable  que  pinchara a Eve,  junto  con   el  vampiro.   Así  que  Claire  cambió  de  curso,  pasó  corriendo  junto  a  ellos,  dio  media  vuelta  y  se   lanzó,   en toda su extensión,   al   igual   que   Eve   le   había   enseñado   a   hacer   cuando   habían   estado   jugando alrededor   con   floretes.   Puso   todo   su   cuerpo   en   ella,   la   línea   recta   de   la   espalda   continuando   el   mismo   ángulo,   ella     puso   rígida   su pierna   izquierda  y  su  derecha el  brazo  extendido  hacia  arriba,  hacia  fuera,  y  ella  clavo  su   arma en la espalda de Pennyfeather,   perfectamente   sobre   el   centro   hacia   la   izquierda.   La   rama   era   demasiado   gruesa   para   que   entrara   completamente   a   través   de   las   costillas,  pero  lo sorprendió,  él  dio  un  grito  ,Claire se quedo de pie y el soltó  a  Eve,   ella  cayó  hacia  delante  en  un  montón  de  seda  roja  hecha  jirones, se  agachó  y  giró   hacia   él   con   una   expresión   en   su   rostro   tan   asesina   que Claire   se   sorprendió   momentáneamente.   Pennyfeather   no   se   dio   cuenta.   Estaba   demasiado ocupado   tratando   de sacar la   cuña   de   madera   de   la   espalda,   pero   incluso   cuando   se   apoderó de ella la  inclinación  de  la  madera  elástica,    sólo  logró  liberarla  parcialmente    antes   de  que  lograra  sacarla  con  su  mano.   –Retrocede, –espetó  Eve  a  Claire,  y  ella  asintió  con  la  cabeza  y  se  lanzó  de  nuevo   a  la  cocina.  En  cuestión  de  segundos,  se  había  apoderado  de  una  de  las  bolsas  de   lona  negro que mantenían listas,  pero  por  el  tiempo  que  habían  dejado  el  exterior,   Pennyfeather había   arrancado   la   rama   libre,   la   rompió   en   pedazos,   y   acechaba   a   Eve   con   un   gruñido   furioso   y   una   pieza   que   aún   tenía   como   un   palo   en   la mano   como  garra.   No   había   tiempo   para   llegar   a   Eve.   Claire   hizo   la   siguiente   mejor   cosa,   se   dio   la   vuelta  y  arrojó  la  bolsa.  Se  formó  un  arco  en  el  aire  y  golpeó  el  césped  cayendo a los   pies de Eve,   derramando   una   confusión   de   objetos,   pero   Eve   no   dudo   sobre   sus   opciones.   Cogió  una  botella  pequeña,  hizo  estallar  la  tapa  de  plástico  y  tiró  el  contenido  en   Cara  de  Pennyfeather.   Nitrato  de  plata.   Su  gruñido  se  volvió    un  aullido,    aumento  el  volumen  y  el  tono  hasta  hacerles  daño   a los oidos  de  Claire,  él  se  detuvo  en  su  carrera  llevándose  sus  manos  a  la  cara.  La   plata  líquida  se  aferraba  como  napalm,  y  quemó  casi  tan  ferozmente.   Claire   agarró   el   bolso,   relleno   de   artículos   y   buscó   dentro   tan   rápido   como   fue   posible,  y  tomó de la muñeca  a  Eve.  –¡Vamos!, –grito,  y  corrió  por  el  costado  de  la   casa,  los  pies  se  deslizan  sobre  la  grava  blanca  sueltos.   Michael   y   Shane   estaban   en   el   frente,     entre   la   explosión     el último   extintor   de   incendios   y   de   la   alfombra,   habían   apagado   el   incendio   que había   ennegrecido   una  

sección   de   tres   metros   de   la   parte   exterior   de   la   casa.   Vidrios   rotos yacían   alrededor  de  la  base  del  mismo,  y  cuando  se  acercaron,  Claire  olió  el  fuerte hedor   casi  dulce  de  la  gasolina.   Había  algo  clavado  en  su  puerta  principal,  también,  revoloteando  pálido  en  la  brisa   de  la  noche.   Michael   dejó   caer   la   manta   y   se   lanzó   a   la   velocidad   de   vampiro   para   atrapar   a   Eve   en   sus   brazos.   Debe   de   haber   olido   la   sangre   de   sus   cortes,   pensó   Claire,   ella   podía   ver   el   brillo   tenue,   iridiscente   de   sus   ojos.   –¿Qué   pasó? –preguntó,   y   tocó   las   heridas  de  garras  en  su  kimono.  –¿Quién  hizo  esto?–   –Pennyfeather   –dijo   Claire.   Ahora   que   la   adrenalina   estaba   pasando,   se   sentía   extrañamente   débil,   y   estaba   empezando   a   darse   cuenta   de   cuántas   cosas   que   había   hecho     podrían haber   ido   muy   mal   para ella.   Para   Eve,   también.   –Fue   Pennyfeather.  El me iba  a  morder.–   Michael  hizo  un  ruido  sibilante,  como  una  serpiente  muy  enojado  y  peligroso,   llevando   la   vista   hacia   el   patio   trasero.   Shane   siguió su mirada,   pero   él   no   estaba   de   acuerdo,  él  se  acercó  al  lugar  de  la  bolsa  que  utilizo Claire  y  se puso a ordenar el contenido.  Le  entregó  a  Eve  un  cuchillo,  le  dio  a  Claire  otra  de  las  botellas  de  plata,   y  para  sí  mismo,  un  bate  de  béisbol,  un  bate  regular,  excepto  que  las  últimas  seis   pulgadas  del  extremo  estaban  recubiertas  con  chapa  de  plata.     –Me  muero  por  probar  esto –dijo,  y  dio  a  ambas  una  sonrisa  tensa  y  salvaje.   –Bate arriba –Él  lo   movio experimentalmente,  asintió  con  la  cabeza  y  lo  apoyó  en   su   hombro derecho –¿Estás  bien,  Eve?–   –Esta   era   mi   túnica   favorita   –dijo.   Su   voz   era   vacilante,   pero   fue   de   la   ira   tanto   como  de  el  miedo,  pensó  Claire.  –Maldita  sea.  ¡Era  vintage!–   Shane   seguía   mirando   el   lado   de   la   casa,   alrededor   de   la   cual   Michael   había   desaparecido.  Estaba  claramente  preguntándose  si  debería  volver  para  ayudarle.   Claire  le  puso  una  mano  en  el  brazo  y  llamó  su  atención,  sólo  por  un  segundo.  –Eve le tiro a Pennyfeather en  la  cara una botella  llena  de  esto,  –dijo,  y  levantó  la  botella.   –El  tiene  una  discapacidad,  y  Michael esta  realmente  cabreado.–   Eso  alivió  un  poco  la  tensión  en  la  espalda  de  Shane  y  los  hombros,  por  lo  menos. –Yo   no   quiero   dejarlas a   ustedes   dos   solas   aquí –dijo.   –El   fuego   está   fuera.   Consigamos  entrar  y  cerrar  las  puertas.  Ir.–   –¿Qué  pasa  chicos?–   –Si   nos   oyen   llorar   por   nuestras   mamás,   puedes venir   a   rescatarnos,   pero   Ey,   la   mitad    de  Eve va un poco desnuda  y  sangrando  por  aquí.–   Shane  tenía  un  gran  punto,  y  cuando Claire  la  miró,  vio  que  Eve  estaba  agarrando  el   cuchillo  en  una  mano  con  los  nudillos  blancos  y  con  escalofríos.     Claire la   cogió   del   brazo   y   la   condujo   por   las   escaleras.   Shane   las   observó   hasta   llegar  a  la  puerta,  y  luego  asintió  con  la  cabeza  hacia  ella  y  echó  a  correr  hacia  lo   oscuro,  con  el  bate  en  la  mano.  Ella  abrió  la  puerta  y  empujó  a  Eve  en  el  interior,   luego  hizo  una  pausa  y  miró  lo  que  estaba  clavado  en  la  madera.   Supuso  que  era  la  escritura  de  Pennyfeather,  porque  era  difícil  de  leer,  puntiagudo,   y  tenía  un  color  marrón  sucio  de  la  tinta  que  bien  podría  haber  sido  sangre.   Decía:  Hecho por Orden de la Fundadora,  y  estaba  fijado  profundamente  en  la   madera  con  un  cuchillo  gigante,  como  un  cuchillo  de  caza.   Claire  trabajó  de un lado  a  otro  hasta  que  pudo  sacarlo    de  la  puerta,  dobló  la  hoja   de  papel,  y  la  apretó  con  dedos  temblorosos.  

Eve   estaba   allí   de   pie   mirándola   con   una   expresión   indescifrable   en   su   cara.   Todavía   estaba   temblando.   –Es   una   sentencia   de   muerte,   ¿no   es   así?   –dijo.   No   mientas, Claire.  No  eres  buena en  eso.–   Claire  ni  siquiera  lo  intentó.  Levantó  el  cuchillo.  –En  el  lado  positivo  –dijo  ella,   –Nos  dejó  otra  arma.  Y  es  fuerte.–   A  decir  verdad,  eso  fue  poco  consuelo  por  cierto.  Y  al  final,  después  de  que  Michael   y  Shane  regresaron sin  Pennyfeather,  quien se  había  arreglado  para  correr  por  su   vida   a   pesar   de   tener   un   muy   buen   estropicio   de   los   dos,   nadie   sentía   muchas ganas  de  celebrar.   Asi que se fueron a dormir.   La   mañana   trajo   luz   y   calor,   pero   no   habia mucha   tranquilidad en caminó ;   los   policías  llegaron  y  tomaron  declaración,  miraron  por  encima  los  daños  a  la  casa,   y  fotografiaron  los  tajos  en  los  brazos  de  Eve(que,  después  de  una  inspección  en  el   hospital,  afortunadamente  resultó  no  ser  tan  profundo  como    habían pensado).   La  policía  se  negó  a  incluir  la  destrucción  de  su  túnica  de  época  como  un  cargo  por   separado   de   vandalismo.   También   se   hicieron   los   tontos   acerca   de   quién era   Pennyfeather   ,   o   incluso   que   los   vampiros   existían,   aunque   ambos   hombres   fueron   claramente   con brazaletes   de   protección   a   la   vista.   Típico.   Una   vez   hace   mucho   tiempo,   Claire   podría   haber   pedido   a   algunos   detectives   de   la   policía   de   Morganville que   tenían reputación   de   imparcialidad   ...pero   todos   habían   desaparecido   ahora.   Richard Morrell   había   sido   jefe   de   la   policía   antes   de   que   hubiera  sido  alcalde,  y  él  había  sido  justo al  respecto;  Hannah  había  sido  grande  en   el   mismo   papel,   pero   ahora   Richard   estaba   muerto,   y Hannah   era   incapaz   de   actuar.   “Hecho por Orden de la Fundadora”.   Que   dice   ...todo,   en   realidad.   Esto   significaba  que  cualquier  reclamación  por  tenue  que  fuera  por  cualquiera  de  ellos   cuatro  sobre    la  seguridad  en  Morganville fue  cancelado  oficialmente.   Claire  se  quedó  con  Eve  todo  lo  que  pudo,  pero  las  clases  la llamaban,  y  estaba  en   peligro su promedio   de   calificaciones,   agarró   su   mochila,   besó   a   Shane   rápidamente,  y  salió  corriendo  a  la  Texas  Prairie  Universidad.   Ninguna  cosa  iba  a  pasar  durante  el  día,  al  menos  desde  el  último  vampiro.   La   mañana   había   avanzado   bastante   en   el   horizonte,   y   ella   tuvo   que   omitir   su   habitual parada  para  tomar  café  y  ir  a  la  carrera  los  últimos  cientos  de  metros  para   llegar   a el   edificio   de   ciencias,   por   las   escaleras,   y   por   el   largo   pasillo,   para   llegar   a   su   monótono     pequeño   grupo   de   clase   avanzada   de   estudio.   Hoy   ha   sido   la   termodinámica,   un   tema   que   normalmente   amaba,   pero   ella   no   estaba   de   humor   para  la  teoría  de  la  actualidad.   Fue  más  un  día  ciencias  aplicadas,  tales  como  la  cantidad  de  combustible  necesario   para  quemar  una  casa.  Claire  se  deslizó  en  su  asiento,  ganándose  una  mirada  sucia   del  profesor  Carlyle,  que  no  hizo  una  pausa  para  la  apertura  de  observaciones.   Pennyfeather  había  sido  quien  los  había  atacado,  pero  eso  no  significaba  que  había   actuando  solo,  podía  haber  lanzado  cócteles  molotov  contra    la  parte  delantera  de   la   casa   y   luego   se   subió   a   la   azotea   para   esperar   a   que   salieran   y   cogerlas   por   la   espalda,   pero   de   alguna   manera,   Claire   pensó   que   era   más   que   eso.   Alguien   fue por el  frente,  y  Pennyfeather  esperando    a  Eve,  específicamente.  Y  si  bien  daba    un  poco   de  un  alivio  no  ser  el  objetivo  principal,  era  inquietante.  Eve no  fue  impotente,  pero   por   alguna   razón   ella   estaba   más   vulnerable.   Tal   vez   fue   sólo   que   Claire   quería   desesperadamente  por  Michael  y  Eve    trabajar  de  alguna  forma  rápida  ,   para que  la   ciudad  los dejara de  odiar,  y  ...  

–¿Danvers?-   Ella  levantó  la  vista    de  su  libro  de  texto  cerrado,  ella  ni  siquiera  recuerda sacarlo   de   la   bolsa.   Había   perdido   la   noción   del   tiempo,   adivinó,   y   ahora   el   profesor   Carlyle,  un  hombre  mayor    severo  con  un  pelo  muy  corto  tipo  cepillo  de  color  gris  y   los   ojos   del   color   del   acero,   la   miraba   con   una disgustada   expresión,   claramente   esperando  algo.   –¿Cómo? –dijo  inexpresivamente.   –Por  favor  proporcione  la  ecuación  para  el  tema  en  la  pizarra.–   Ella   enfoca   por   detrás   de   él.   En   la   pizarra,     estaba   escrito,   Armónica   Oscilador   función  de  partición.   –¿En  la  pizarra?–   –A  menos  que  te  gustara  realizar  una  danza  interpretativa.–   Hubo   un   revuelo   de   risas   y   sonriendo   entre   sus   diez   compañeros     y   otros   estudiantes,   la   mayoría   de   los   cuales   eran   candidatos   de   maestría,   por   lo   menos   cinco  años  mayor  que  ella,  cada  uno  de  ellos,  y  ella  no  era  popular.   Incluso  en  este  caso,  a  nadie  le  gusta  un  buen  culo  inteligente.   Claire  de  mala  gana  se  levantó  de  la  mesa,  se  dirigió  a  la  pizarra  y  escribió   Zho  =  1  /  (1-­‐e-­‐A  /  T).   –¿Dónde?, –se  preguntó,  sin  dejar  rastro  de  satisfacción.   Claire  escribió  obedientemente  donde  a  hv  =  /  k.   Carlyle   se   quedó   en   silencio   por   un   momento,   luego   asintió.   Al   parecer,   supuestamente   iba   a   hacer   que   se   sintiera   insegura.   No   lo   hizo.   Sabía   que   era   correcto,  sabía  que  tendría  que  aceptarlo,  y  esperó  a  que  eso  sucediera.   Una  vez  que  él  le  había  dado  la  señal,  dejó  la  tiza  y  se  dirigió  de  nuevo  a   su  escritorio.   Pero   Carlyle   no   había   terminado   con   ella   todavía.   –Ya   que   fue   tan   bien   con   esto,   Danvers,   ¿por   qué   no   predice   lo   siguiente   para   mí?   –Y garabateado   en   la   pizarra   otra   ecuación:   Kp   =   Pb/Pa-­‐   [B]   /   [A].   –¿Lo   que   pasa   si   T   es   infinitamente   grande?– T  estaba  completamente  ausente  de  la  ecuación,  pero  en  realidad  no  importa.  T  es   una  variable  implícita,  pero  era  engañosa.  Lo  que    era  una  pregunta  con  trampa,  y   Claire  vio  a  muchos  de  los  otros  que  abrían  sus  libros  y  comenzaron  a    ojear,  pero   no  me molestó.  Ella  se  encontró  con  los  ojos  de  Carlyle  y  dijo:  –Kp es  igual  a  dos.–   –¿Su  razonamiento?–   –Si  T  es  infinitamente  grande,  todos  los  estados  de  energía  son  iguales  y  ocupados.   Así  que  hay  estados  dos  veces  más  en  B  como  A.  Kp  igual  a  dos.  En  realidad  no  es   un  cálculo.  Es  sólo  un  ejercicio  de  lógica  –   Ella   estaba   tomando   puramente   termodinámica   avanzada   para   ayudarse   a   entender  algo  de  lo  que  Myrnin  había  logrado  en  la  construcción  de  sus  sistemas   de  portal  en  Morganville  ....  Eran  portales  en  el  espacio  deformado,  y  ella  sabía  que   tenía  que  haber  alguna  explicación  para  ello  en  la  física,  pero  hasta  ahora  sólo  se   había  encontrado piezas  aquí  y  allá.  La  termodinámica  es  un  elemento  necesario,   porque   la   energía   producida   en   la   transferencia   tenía   que   ir   a   alguna   parte.   Ella   no   tenía  averiguado  dónde.   Carlyle   levantó   las   cejas   y   sonrió   levemente.   –Alguien   se   comió   su   desayuno   de   esta  mañana –dijo,  y  volvió  la  atención  láser  sobre  otro  desventurado  estudiante.  – Gregory.  Explíqueme  el  cálculo  si  T  es  igual  a  cero,–   –Uh,  Gregory  fue  hojeando  las  páginas,  y  Carlyle  esperó  pacientemente  mientras   buscó  la  respuesta.  Fue  algo  que  saltaba  a  la  vista,  pero    Claire  se  mordió  la   lengua.  

Tomó a  un  insoportable  Gregory  cuatro  minutos  para  admitir  la  derrota.  Carlyle   pasó   por   otros   tres   estudiantes,   y   por   último,   y   con   un   suspiro,   se   volvió   a   Claire.   – Adelante  –dijo,  claramente  irritado.   –Si  no  hay  una  T,  no  hay  ningún  B  –dijo.  –Así  que  tiene  que  ser  cero.–   –Gracias.   –Carlyle   miró   a   los   demás   en   la   clase.   –Lloro   por   el   estado   de   la   ingeniería,   realmente   hacer,   si   esto   es   lo   mejor   que   pueden hacer   con   algo   tan   evidente.   Danvers   se   lleva   el   crédito   de   bonificación.   Gregory,   Shandall,   Schaefer,   Reed.   Todos  recibieron en  su  defecto  por  las  puntuaciones  examen  sorpresa.  Si  a  usted  le   gusta  resolver    ecuaciones  en  su  extra-­‐crédito ,  véame  después.  Ahora.  El  capítulo   seis,  la  entropía  residual  de cristales  imperfectos  ...     Fue  algo  triste,  pensó  Claire,  que  incluso  cuando  ella  consiguió  una  evaluación  alta     recibió  miradas  sucias  de  sus  compañeros  de  estudios,  todavía  se  sentía  aburrida y   desafiante.  Ojala  pudiera  ir  a  hablar  con  Myrnin  por  un  tiempo.   Myrnin  siempre  fue  impredecible,  y  eso  fue  emocionante.  Por  supuesto,  a  veces  el   problema  era  quedarse  sólo  con  vida,  pero  aún  así,  nunca  fue  aburrido.   Ella    además  no  tenía  que  sentarse  a  escuchar  las  increíblemente  densas  (y  mal)   explicaciones  de  otros  estudiantes  cuando  ella  estaba  en  su  laboratorio.  Si  alguna   vez  hubiera  tenido asistentes  tontos,  el  los  habría  comido.   De   alguna   manera,   ella   logró   pasar     la   hora,   las   siguientes,     y   luego   llegó   la   hora   de   correr   al   Centro   Universitario   y   tomar   una   Coca-­‐Cola   y   un   sándwich.   No   era   día   de   trabajo   de   Eve en   el   mostrador   de   la   cafetería,   así   que   después   de tragarse la   comida,   Claire-­‐hecho   en   la   escuela   parte   del   día-­‐se   acercó   a   Common     Gruonds,   sólo  para  comprobar  sobre  ella.   Fue   sólo   ligeramente   ocupada   ahora   mismo,   gracias   a   los   caprichos   de   la   universidad con los horarios,   había   unos   pocos   residentes   de   Morganville   en   la   casa,  y  un  grupo  de  cada  diez  estudiantes  muy  seriamente  discutiendo  los  méritos   de  James  Joyce.  Claire  reclamó  un  sillón  cómodamente  maltratado  y  dejó  su  bolso   en  él,  la  silla  y  todo  lo  demás  olía  a  café  expreso  caliente,  con  un  toque  de  canela.   Common   Gruonds,   con   todos   sus   defectos,   todavía   tenía   un   acogedor   ambiente   hogareño,  pero  cuando  se  volvió  hacia  el  mostrador,  vio  a  un  hombre  joven  hosco   con   un   delantal   y   el   pelo     teñido   de   rojo-­‐sangre,   quien   la   miró   mientras   se   acercaba.  Él  bostezó.   –Hola  –dijo.  –Um,  ¿dónde  está  Eve?–   –Despedida –dijo,  y  volvió  a  bostezar.  –Ellos  me  llamaron  para  hacer  su  turno.   Hombre,  estoy  frito.  Cuarenta  y  ocho  horas  sin  dormir,  gracias  a  Dios  por  el  café.   –¿Cuál  es  tu  veneno?  –   A   un   consenso,   de   que   podría   ser   literal,   pensó   Claire.   –Botellas de agua.   –Nadie   bebía en Morganville   agua   del   grifo.   No   después   de   la   invasión   del   Draug.   Claro,   que   habían   limpiado   las   tuberías   y   todo,   pero   Claire,   como   la   mayoría   de   los   residentes  no  podía  hacerse a la  idea  de  que  algo  había  sido  una  vez  con  vida  en  el   agua  de  esa  ciudad.   Mejor  pagar  una  cantidad  ridícula  para  el  agua  embotellada  de  Midland.   –Entonces,   ¿qué   pasó   esta   mañana   para   su   despedida?   Porque   se que ella   tenía   planificado  entrar  –    El     camarero   no   era   muy   hablador   para   poder   llegar   a   una   respuesta,   sino   que   simplemente   se   encogió   de   hombros   y   gruñó   mientras   buscó   su   compra   y   le   entregó   la   fría botella.   Había   tatuajes   que   corrían   por   sus   brazos,   en   su   mayoría   símbolos chinos  –Claire  consideró  preguntarle  lo  que  quería  decir,  pero  por  su  

experiencia  probablemente  no  tenía  ni  idea.  Él  tenía  una  cosa  en  común   con  Eve:  las  uñas  pintadas  de  negro.   –¿Esta Oliver  aquí?–   –Oficina –dijo   el   camarero.   –Pero   yo   no   lo   haría   si   fuera   tú.   Boss   no   esta   de   buen   humor.–   Él  probablemente  tenía  razón,  pensó  Claire,  pero  llamó  de  todos  modos,  y  recibió   un  lacónico:  –Entre, –  un  comando  que  siguió.  Cerró  la  puerta  detrás  de  ella.   El  camarero  y  los  residentes  que  hay  por  ahí  no  vendrían  a  su  rescate  si  las  cosas   iban   mal,   y   no   quería   involucrar   a   los   estudiantes   despistados.   Ellos   estaban   teniendo  bastantes  problemas  con  James  Joyce.   Oliver   ni   siquiera   miró   hacia   arriba,   pero   él   no   lo   necesitaba,   pensó;   probablemente  la  había  identificado  antes  de  que  hubiera  llegado  a  cualquier  lugar   cerca  de  la  oficina,  sólo  por  el  latido  del  corazón  o  el  olor  de  su  sangre  o  algo  así.   Los   vampiros   eran   una   fuente  espeluznante   inagotable.   –Pennyfeather nos   atacó la   víspera  de  anoche, –ella dijo.    –¿Le  dijiste  que  lo  hiciera?–   Todavía  no  se  molestó  en  levantar  la  vista  del  pedazo  de  papel  que  estaba  leyendo.   Tomó  un  bolígrafo  y  garabateó  una  nota,  a  la  firma  de  la  parte  inferior.     –¿Por  qué?–   –Dejó  una  nota  clavada  en  la  puerta,  –“Hecho por Orden de la Fundadora,”–   –Yo   no   soy     la   Fundadora –dijo.   –Y   Pennyfeather   ya   no   es   mi   criatura.   Él   hace   lo   que   le   plazca.   Aunque   yo   diría   que   su   actitud   es   una   veleta   precisa   de   la   opinión   pública   entre   nuestra   especie,   si   eso   es   lo   que   estás   preguntando.   –Oliver   no   le   preguntó   cómo estaba   Eve,   o   lo   que   había   sucedido,   Claire pensó,   era   diferente.   Hubo un  tiempo en que habia sido un poco  más  humano desde  la  primera  vez  que  lo   conoció,  pero  ahora  estaba  de  vuelta  el  viejo  vampiro  malo, insensible  y  totalmente   descuidado  de las  vidas  humanas.  Él  no  quería  salir  de  su  camino para hacer  daño  a   Eve,  probablemente,  pero  él  no  se  molestaría  en  ayudarla,  si  ello  significaba tener   que   hacer   un   esfuerzo.   –¿Tiene   usted   alguna   razón   válida   para   molestarme?,   ¿O   simplemente  está  tratando  de  molestarme?  –   –Yo  sé  lo  que  está  pasando  –dijo  Claire  en  voz  baja,  y  el dejó  su  pluma sin  moverse   en   el   papel.   El   repentino   silencio la   hizo   sentirse   sin   aliento,   como   si   estuviera   de   pie   en   el   borde   de   un   abismo   lleno   de   oscuridad.   –Has   querido   gobernar   Morganville   desde   que   se   enteró   de   su   existencia.   Viniste   aquí   con   el   deseo   de   conseguir a   Amelie   fuera   del   poder   y   hacerte   rey   o   algo.   Pero   ella   no   se   deja,   por   lo   que  tuvimos  que  ser...  creativo.–   Ahora   él   la   miró,   y   aunque   su   rostro   era   humano,   suavizado   por   su   pelo   gris rizado suelto,   la   expresión   y   el   enfoque   son   puramente   los   de   un   depredador.   Él   no   dijo   nada.   Claire   siguió   adelante.   –Amelie   ha confiado   en   ti.   Dejó   que   te   acercarás.   Y   ahora   se que se la   estás   jugando   para   conseguir   lo   que   siempre   has querido.   Bueno   ...   eso   no   va a    funcionar.  Puede  que  le  gustes,  pero  no  es  estúpida,  y  cuando  se  despierte  –   ella  –Te  vas  a  arrepentir  te  lo  aseguro  –   -No  veo  que  mi  relación  con  la Fundadora  sea  asunto  tuyo.–   –Se  puede  influir  en  los  demás  vampiros  –dijo  ella.  –Usted  me  lo  dijo  antes.   Y  usted  es  sutil.  Lo  que  usted le  está  haciendo  a  ella,  hay  que  detenerlo  antes  de  que   todo   esto vaya   mal.   Los   seres   humanos   no   se   presentarán   para   ser   ganado,   y   Amelie   no   le   permitirá   ir   tan   lejos   como   parece.   Sólo   ...   retrocede.   Oliver,   tal   vez   estoy   loca   por   decir   esto,   pero   no   te   gusta   esto.   Ya   no   eres   así.   No   creo   que   realmente quieras  todo  esto  en  lo  más  profundo.–  

Él  la  miró  con  ojos  vacíos,  extrañamente  brillantes,  y  luego  volvió  a  su   papeleo.   –Puedes  salir  ahora  –dijo.  –Y  considérese  afortunada  que  se te  permite  hacerlo.–   –¿Por   qué   despedir   a Eve? –preguntó.   Probablemente   fue   un   error,   pero   ella   no   podía  dejar  de  preguntar  eso.  Y  sorprendentemente,  respondió.   –Ella  me  acusó    de  tener que ver con quien la quiso matar –dijo.  –Así  como  usted  lo   hizo. Por  desgracia,  no  soy  capaz  de  despedirte.  Y  mi  paciencia  está  llegando  a  su   fin.  Vete.–   –No  hasta  que  me  digas.–   Ella  ni  siquiera  lo  vio  moverse,  pero  de  repente  él  estaba  alrededor  de  la  mesa  y   golpeando  la  pluma  en  la  madera  de  la  puerta  detrás  de  ella.  Era  un  simple   bolígrafo,   pero   se   hundió   un   centímetro   de   profundidad,   vibrando   a   una   pulgada   de   su   cabeza.   Claire   se   estremeció   y   se   acercó   con   fuerza   contra   la   barrera   en   su   espalda.  Oliver  no se  alejó.  Así  de  cerca,  se  veía  como  el  hueso  y  el  hierro,  y  olía  a  él,   irónicamente   como   el   café.   Se   recordó   con   fuerza   que   había   sido   un   guerrero   cuando  estaba  vivo,  y  él  no  era  menos  asesino  ahora.   –Vaya  –dijo,  en  voz  muy  baja.  –Si  eres  sabía,  te  vas  a  ir  muy,  muy  lejos  a  partir  de   aquí,  Claire.  Pero,  en  cualquier  caso,  vete  de  mi  presencia,  ahora.–   Ella  abrió  la  puerta.   Y  mientras  lo  hacía,  tuvo  la  impresión  borrosa  de  que  alguien  estaba  parado  a  unos   metros   de   distancia,   al   otro   lado,   personas   y   exclamando,   el   camarero   gritando   – ¡Ey!  –Entonces  ella  se  concentró  no  en  la  figura  de  pie  ante  ella,  pero  si  en  lo  que  la   figura  alta  y  oscura  estaba  sosteniendo.   Era  una  ballesta  con  un  perno  de  plata.   Y  antes  de  que  Claire  pudiera  respirar  ni  reaccionar,  la  ballesta  se  plantó y  disparó.   Claire   sintió   un   roce   ardiente   contra   su   mejilla   mientras   el   perno   con   cremallera pasó,   se   llevó   una   mano   a   la   herida   sangrando   cuando   se   volvió   para   ver   lo   que   había  pasado.   La   flecha   se   estrelló   en   el   pecho   de   Oliver,   pero   estaba   arriba   y   hacia   la   derecho   de   su   corazón.   Claire   lo   miró   con   una   sensación   de   irrealidad,   la   plata   destelló,   el   círculo  extendiéndose  lentamente  carmesí  alrededor  del  eje,  en  rojo  brillante.   La   flecha   con   plumas,   y   Oliver,   con   pasador   en   su   lugar   con   tanta   sorpresa   como   el   dolor.   Luego   se   tambaleó   hacia   atrás   contra   la   mesa.   Claire   no   pensaba,   ella   sólo   se   acerco,  llegando  a  la  saeta.   Él   golpeó   con   fuerza   su   mano   con   furia   impaciente,   con   tanta   fuerza   que   podía   tener  huesos  rotos,  y  dijo  entre  dientes:  –No  se  puede  sacar  desde  el  frente,  tonta.   ¡Tómalo  por  mi  espalda!  –   Lo  dijo  como  si  no  tuviera  la  menor  duda  de  que  debía  obedecer,  y  por  una  fracción   de  segundo,  Claire  se  sintió  tentada a  obedecerle,  que  podría  haber  sido  su   tendencia  natural  a  querer  ayudar,  o  podría  haber  sido  Oliver  ejerciendo  su  poder   para  que  lo  hiciera.   Hizo  una  pausa,  sin  embargo,  y  miró  a  través  de  la  puerta  aún  abierta.   El  atacante  fue  tranquilamente  cargando  otra  flecha  en  la  ballesta.  Ella  no  lo  hizo,   y  no  podía  reconocer  a  la  persona,  sino  que  era  sólo  una  figura  en  blanco  con  algún   tipo  de  máscara  de  color  negro  opaco,  la  chaqueta  con  la  cremallera  cerrada  y  con     una  capucha  negra  y  lisa, pantalones  vaqueros  azules  bien  gastados.  Botas  negras.   Guantes.   No   hay   nada   que   traicionara a   cualquier   persona, identificación   en   absoluto,  ni  siquiera  entre  los  géneros.  

La   figura   alzó   la   vista   y   la vio  allí  de  pie,  y  ella  sintió  un  escalofrío,   inconfundible   e   indefinible.  Luego  se  refirió  a  ella  y  señaló  con  el  pulgar hacia  la  puerta.  –Tu, fuera–   –Claire  –Oliver  se  rompió.  Su  voz  sonaba  entrecortada  ahora,  y  lleno  de  furia.   –¡Tire  del  cerrojo  hacia  fuera!–   –¿Tuviste   que ver en que Pennyfeather  tratara  de  matar  a  Eve?–   La   herida   alrededor   de   la   plata   comienza   a   desprender   humo   y   ennegrecer,   y   debe   haber  dolido  mucho,  aunque  no  inmediatamente  fatal,  porque  trató  de  lanzarle  un   gruñido   a   ella,   pero   le   salió   más   como   un   gemido.   Se   dejó   caer   hacia   abajo   aún   sentado   en   el   suelo,   apoyando   un   hombro   contra   el   escritorio.   Ella   casi   se   derrumbó,  casi,  porque  realmente  se  veía  mal  en  ese  momento  vulnerable  ...   y  dañado.   Pero   entonces   sus   ojos   parpadearon   rojo   brillante   con   furia,   y   me   dijo   en   un   venenoso  siseo,  –Voy  a  hacer  que  él  te  mate  si  no  haces  lo  que  te  digo,  niña.  Eres  un   animal  doméstico,  no  una persona.–   –Es  curioso  –dijo,  –ya  que  yo  soy  lo  único  que  se  interpone  entre  usted  y  un  tipo   con  una  ballesta.  –Literalmente.  La  figura  enmascarada  seguía  de  pie  detrás  de  ella,   listo  para  disparar.  Ella  estaba  en  el  camino.  –¿En  serio?–   –¡No!   –Rugió,   y   convulsiono   sobre   su   costado.   El   veneno   estaba   trabajando   en   él,   y   un  trabajo  rápido.   Claire  se  volvió  hacia  el  aspirante  a  asesino,  que  estaba  señalando  el  ahora  en  su   ballesta.  Directamente.   Muévete  señaló  una  vez  más,  con  impaciencia.  Claire  negó  con  la  cabeza.   –No  puedo.  –Ella  no  trató  de  explicar,  y  no  estaba  segura  de  que  en  realidad   pudiera,   no   había   una   razón   en   el   mundo   por   qué   no   debía   alejarse   de   Oliver   y     dejarlo  a  lo  que  el  destino  le  trajera  .  Era  evidente  que  el  resto  de  la  población  había   huido   del   café,   incluyendo   a   los   estudiantes,   el   chico   camarero     de   pelo   rojo   y   tatuajes   habían   abandonado   el   edificio,   también.   Era   ella,   de   pie   entre   Oliver   y   la   muerte.   Supuso  que  ella  lo  hacía  porque  no  importaba  que  era Oliver,  después  de  todo.  Ella   lo  habría  hecho  por  cualquiera.  Incluso  Mónica.  Odiaba a los matones.  Ella  odiaba  a   todo   aquel     que   quisiera   patear   cuando   él   o   ella   estaba   abajo,   y   Oliver fue   definitivamente  abajo.   El   que   la   figura   que   sostiene   la   ballesta   era,   él   o   ella   considerara   llevarla   a   cabo   para  llegar  a  Oliver.  Podía  ver  que,  aunque  no  podía  ver  una  cara,    ella  sabía  que  en   ese   momento   estaba   corriendo   peligro   mas   del   que     alguna   vez   había   estado   en   Morganville.   Estaba   completamente   a   merced   de   lo   que   esta persona   decidiera.   Nadie  podría,  o  sería,  ayuda.   Olía  el  aroma  acre  de  la  carne  quemada  tras  ella.  Oliver  estaba  mal,  y    empeoraría   rápidamente.   El  jefe  asintió  con  la  cabeza  enmascarada,  sólo  un  poco,  como  en  reconocimiento   de   lo   que ella   no   había   dicho.   La   figura   bajó   la   ballesta,   la   guardó   en   un   lienzo   negro en una   bolsa,   y   se   alejó   hacia   el   frente   de   la   tienda.   Ella   se   perdió   de   vista   en   el   resplandor   de   la   luz   del   día   perfilando   la   forma,   aunque   tenía   la   impresión   de   que  el  atacante  se  había  quitado  la  máscara  antes  de  salir  corriendo  a  la  calle.   Claire  no  trató  de  seguir.  Se  quedó  allí  durante  unos  segundos  y  luego  se  volvió   y  miró  a  Oliver.   –Si  hago  esto  por  ti  –dijo,  –usted  me  va  a  pagar.  Y  lo  voy  a  recoger.  –   Fue  más  allá  de  hacer  un  regreso  amargo.  Él  asintió  con  la  cabeza,  como  si   no  pudiera  reunir  la  fuerza  necesaria  para  hacer  más,  y  logró  sacar  un  poco  

más  sobre  su  estómago.  El  extremo  afilado,  de  púas  del  perno  se  pegan  en  su  pecho   unos  tres  centímetros  por  debajo  de  su  omóplato.  Los  bordes  eran  malvados,  como   maquinillas  de  afeitar.  Que  en  realidad  podría  ser  una  buena  cosa,  no  habría  hecho   tanto  daño  de  esa  manera.   Pero   tenía   que   hacerlo   antes   de   que   el   envenenamiento   de   plata   se   pusieron   mucho   peor   o   eso,   o   dejarla   para   siempre   en   el,   apenas   podía   oír  a   Shane diciendo   que era  una  opción  perfectamente  válida.   Con  los  dientes  apretados,  ella  envolvió  la  tela  de  su  camisa  suelta  alrededor  de  la   afilada   punta   de   la   flecha,   agarró   el   eje   justo   debajo   de   eso,   y   tiró,   duro   y  rápido.   Ella  casi  se  detuvo  cuando  Oliver  se  convulsionó  de  nuevo,  y  su  boca  se  abrió  en  un   silencioso   grito,   silencioso   porque   no   podía   impulsar   la   respiración,   pero   no   se   atrevía  a  dejar  de  fumar.  Mejor  que  era  doloroso  ahora  que  más  tarde  mortal.   Parecía   una   eternidad,   pero   debe   de   haber   sido   tan   sólo   unos   segundos   antes   de   ella   tiró   de   él   completamente   gratis.   Dejó   caer   la   flecha   al   suelo   con   un   zumbido   sonido  metálico  y  trató  de  no  pensar  en  la  sangre  manchando  su  camisa  donde    la   había  sacado  de  su  cuerpo.  O  cuya  sangre  podría  haber  sido,  porque  en  realidad  no   era  sangre  de  Oliver,  ¿verdad?  Fue  prestada,  o  robada,  de  otros.   Se  puso  de  pie,  respirando  con  dificultad  y  tratando  de  no  sentir  náuseas  por  lo  que   que   acababa   de   hacer,   y   no   sólo   la   sangre,   o   el   dolor   que   había   causado,   pero   el   hecho  de que  ella  sólo  le  había  salvado  la  vida  a  Oliver.  Shane  hubiera  estado  tan   enojado  con  ella,  se  dio  cuenta,  él   se habría  alejado  y  llamado  karma.  O  la  justicia,   por  lo  menos.  Pero  en  este  momento,    no  era  el  juego  inteligente.  Si  Amelie  fue  a   por   ellos,   si   de   verdad   había   enviado a   Pennyfeather,   y   Oliver   no,   entonces   ella   necesitaba  a  Oliver  de  su  lado.   Por  ahora.   Oliver   rodó   sobre   su   espalda,   con   los   ojos   fuertemente   cerrados.   La   herida   en   el   pecho   seguía   humeando,   y   claramente   estaba   con   dolor,   pero   se   curara.   Los   Vampiros  siempre  sanan.   –Será  mejor  que  no  me  haya  mentido –dijo.  –Y  recuerde,  si  usted  viene a por    Eve,   se  llega  después  por  todos  nosotros.  Eso  va  a  ser  mucho  más  peligroso  para  usted   que  un  tío  al  azar  con  una  máscara  y  una  ballesta.–   Él  no  se  movió,  y  no  hablaba,  pero  sus  ojos  se  posaron  abiertos  y  estudiándola a  ella   con  una  intensidad  extraña.  En  realidad  no  podía  decidir  lo  que  estaba  sintiendo,   pero ella  decidía  que  ella  realmente,  realmente  no  le  importaba.   Cerró  la  puerta  de  la  oficina  al  salir.                              

DIEZ    

CLAIRE

    –¿Y  bien? –exigió  Shane.  –¿Quién  fue? –Claire  estaba  hablando  por  teléfono  con  él   mientras  se  dirigía  a  casa.  Dondequiera  que  fuera,  era  ruidoso   el taller  mecánico,  a   metal    triturado    gimiendo,  y  él  tuvo  que  gritar  para  hacerse  oír.  –¿Quién  trató  de   golpear  a  Oliver?  –   –No  lo  sé–   –Vamos,  Claire.Has  una  conjetura.–   –No,  de  verdad,  no  lo  sé.  El    tenía  una  máscara,  chaqueta,  guantes  y  todo  eso.  Un   poco  alto,  tal  vez  un  poco    flaco.  Bueno  con  una  ballesta,  sin  embargo.  En  serio  bien.   Recordó   el   corte   en   la mejilla   y   lo   tocó   con   los   dedos   palpando.   No   me   dolió   de   verdad,   y   el   sangrado   se   había   detenido,   pero   había   un   corte   definido.   Por   primera   vez,    en  realidad  se  preguntó  cómo  se  veía de  mal,  y  si  puede  dejar  una  cicatriz.   –Um,   de   todos   modos,   yo   no   pude echar   un   vistazo   a   él   sin   la   máscara.   No   fuiste   tu,   ¿verdad?  –   Esto   último   estaba   bromeando.   Ella   sabía   mejor que nadie,   que Shane   no   hubiera   disparado  con  ella en  el  camino,  no,  a  menos  que  no  tuviera elección.  Esta  era  una   persona  que  no  era  del  todo como  ...  involucrado.   –El  infierno,  niña,  si  hubiera  sido  yo,  estaría  muerto  en  el  piso  en  este  momento,   porque  yo  no  me  habría  perdido.  Hago  mi  día.  Dime  que  está  sufriendo.–   –Oh   sí,   definitivamente   duele   –dijo   ella.   –Y   no   creo   que   el este detrás   de lo de Pennyfeather  anoche.  Pero  hay  algo  extraño  en  él,  Shane.  –   –¿Cuando  no  es  raro?–   –No,   quiero   decir,   –Ella   no   podía   poner   su   dedo   en   la   llaga,   de   verdad.   –¿Te   dirá   Eve  lo  que  pasó  esta  mañana?  –   –¿Qué? –Shane al  instante  sonó  otra  vez  en  guardia,  se  preparó  para  las malas   noticias.  –¿Y  ahora  qué?  Maldita  sea,  espera  ...  –Él  se  retiró  de  lo  que  sonaba  como   un   coche   aplastado   en   el   fondo,   hasta   que   encontró   un   espacio   relativamente   tranquilo.   –Adelante.–   –Oliver la ha despedido  de  Common  Grounds.  Supongo  que  estaba muy  enojado   cuando  ella  lo  acusó  de  tratar  de  matarla.  Sabes  Eve.  Probablemente  no  fue  sutil.  –   –Podría  haberse  involucrado  tratando  de  golpearlo  con  algo,  como  una máquina  de expreso,   coincidió   Shane.   –Ella   está   en   casa,   pero   no   habla.   Fui   directamente   a   su   habitación.  Tenía  esa  mirada,  como  si  estuviera  a  punto  de  llorar,  así  que  no  pude,   ya  lo  dirá a  su  manera.–   –Cobarde.–   –Llorando,  así  que  sí.  ¿Vas  para  la  casa?  –   –Sí, –dijo   ella.   –Tengo   que   hacer   una   parada,   sin   embargo.   Nos   vemos   dentro   de   una  hora.–   Shane  la  conocía  demasiado  bien.  –Vas  a  ver  Myrnin,  ¿verdad?  Claire  –   –Tengo  que  ver  lo  que  está  haciendo  –dijo  rápidamente.  –Fue  extraño  la  última  vez   que  lo  vi.  –  

Su   novio   murmuró   algo   que   podría   haber   sido-­‐   Él   siempre esta   extraño,   pero   en   su   mayoría  mantiene  su  descontento  consigo  mismo.  –Diga  hola  a  mi  papá mientras   estás  allí.  Ya  sabes,  ¿el  cerebro  en  el  frasco?  ¿Frankenstein?  Ese  hombre.–   –Podrías  venir  y  –   –No,  –dijo  Shane  rotundamente.  Hubo  una  pausa  de  un  segundo,  como  si  le  hubiera   sorprendido el mismo  por  la  vehemencia  de  su  respuesta,  y  cuando  volvió  a  hablar   fue  en  un  tono suave.  –Ten  cuidado  ahí  fuera.  Si  quieres  que  te  acompañe  ...  –   –¿Para  el  laboratorio  de  Myrnin?  Eso  es    buscar  problemas  y  lo  sabes.  Puedo   manejarlo.   Tengo   los   recursos   y   estacas   revestidas   de   plata     en   la   mochila.   Ella   había   resuelto   nunca   salir   de   casa   sin   ellas,   después   de   los   acontecimientos   de   la   pasada  noche.  –Si  no  estoy  en  casa  antes  de  que  oscurezca,  aunque  –   –Sí,  el  rescate  será  programado.  Lo  tengo  –dijo.  –Te  quiero.   Oyó   el   esfuerzo   que   le   llevó   a   decir   que,   no   porque   él   no   lo   dijera   en   serio,   sino   porque  a  los  niños  no  les  gusta  admitirlo  por  teléfono.  Incluso  bajó  la  voz,  en  caso   de  que  alguien-­‐¿Michael?-­‐pudieran  oírlo.   Honestamente.   –Yo   también   te   quiero –dijo.   –Cuidado   con   Eve,   ¿quieres?   Hay   algo   raro   en   todo   esto.  Creo  Pennyfeather  realmente  a  he  venido  por  ella,  no  por  el  resto  de  nosotros.   Creo  que  hay  algo  que  hacer  en  vampireland  que  tiene  que  ver  con  ella  y  Michael.  –   –Entendido  –dijo.  –Fuera  Collins.  –Él  hizo  un  sonido  de  besos  en  el  teléfono  antes   de   colgar,   que   era   mucho   más   vergonzoso   que   decir   “Te   quiero”,   pero   probablemente   lo   más   divertido,   ella   sonrió   tanto   en   su   caminata   al   laboratorio   de   Myrnin  que  su  rostro  le  lastimó,  especialmente  alrededor  del  corte.   La  calle  donde  estaba  la  entrada  a  la  guarida  de  Myrnin,  ella  siempre  pensó  en ella   como  una  guarida,  tanto  como  un  laboratorio,  era  una  más  o  menos  normal  de  un   barrio  residencial  de  Morganville,  más  deteriorado  que  algunos,  mejor  que  otros.   La   casas   en   su   mayoría   fueron   construidas   de   malas   tablillas,   hace cuarenta   o   cincuenta  años  atrás,  aunque  había  unas  pocas  que destacan.  Dos  casas  se  habían   quemado   o   habian   sido   destrozadas   de   otra   manera   durante   la   invasión   de   el   Draug   reciente,   y   fueron   ocupadas   con   enjambres   de   duros   trabajadores   con   sombrero   revolviendo   sobre   pilas   de   ladrillos, madera   y   teja.   Los   esqueletos   de   casas   nuevas   subieron   ya.   Claire   se   preguntaba   cómo   sería   mudarse   a   un   lugar   nuevo,  uno  que  nunca  tuvo  o  tenía  a  nadie  más  en  ella,  que  era  fresco  y  sin embrujo.   Eso   sería   extraño,   probablemente.   Se   había   acostumbrado   tanto   a   las   casas   con   historia.   Al   final   de   la   calle   se   vislumbraba   una   casa   antigua.   Fue   una   Casa   de   la   Fundadora,   construida  casi  exactamente  igual  que  la  Casa  de  Cristal  donde  Claire  vivía,  había   sido   recién   pintada   de   un   blanco   cegador,   y   el   revestimiento   se   hizo   en   un   azul   oscuro.  Como  siempre,  había  una  mecedora  en  el  porche.  Claire  esperaba  ver  a  la   antigua   dueña,   meciéndose   y tejiendo sus   géneros   de   punto,   pero en   cambio,   la   mujer  que  estaba  sentada  allí  era  alta,  de  piernas  largas,  y  no  estaba tejiendo, ella   estaba  limpiando  un  arma.   Claire   se   salió   del   callejón   que   era   la   entrada   al   laboratorio,   y   se   detuvo   respetuosamente  a  la  puerta  que  bloqueaba  la  acera  de  la  Casa  Day.  –Hola,  Hannah   –dijo  ella.   Hannah   Moisés   levantó   la   vista   y   la   luz   del   sol   arrojó   la   cicatriz   en   la   cara   en   relieve,  era  difícil  de  leer  su  expresión,  pero  ella  dijo:  –Hola,  Claire.   Vamos  para  arriba.  –  

Claire  soltó  la  puerta  y  subió  los  escalones  del  porche.  Había  una  silla  al  otro  lado   de   la   mecedora   y   una   mesa   baja   en   el   lugar   donde   Hannah   había   colocado   las   partes  de  su  arma  con  la  recta  precisión  militar.   –Siéntate   –dijo   Hannah,   y   sopló   el   polvo   de   la   parte   que   tenía   en   la   mano.   Ella   lo   examinó   críticamente,   lo   pulió   con   un   paño,   y   lo   puso     sobre   la   mesa.   –¿A   dónde   vas,  Claire?–   –Myrnin.–   –Ah.  –Hanna miro fijamente el  corte  en  su  mejilla.  –¿Algo interesante a pasado?–   –Depende  de  cómo  te  sientes  acerca  de  Oliver,  supongo.  Alguien  de  negro  trató  de   disparar  una  flecha  de  plata  en  su  corazón.–   Hannah  se  detuvo  en  el  acto  de  deslizar  una  pieza  en  el  marco  del  arma  de  fuego.     –Probado, –se  repitió.  –¿Supongo  que,  no  con  éxito?–   –Fue  bastante  cerca.–   –Puedo   ver   eso.   Al   parecer,   el   que lo   intentó   no   le   importaba   si   estabas   en   el   camino.   –Se preocupo  lo  suficiente  para  perderse,  supongo.  –   Hannah  asintió  con  la  cabeza  y  volvió  a  montar  el  arma  con  gracia,  con  practicada   eficiencia.  Se  tomó  un  período  increíblemente  corto  de  tiempo,  y  luego  ella  cargó  el   arma,  la  recámara  de  una  ronda,  y  comprobó  la  seguridad  antes  de  colocarla sobre   la  mesa.  –Claire,  las  dos  sabemos  que  estoy  marginada por  los  vampiros,  y  no  voy  a   tener  muchas  oportunidades  de  ayudar  con  una  capacidad  oficial.   Así  que  quiero  que  hagas  algo  por  mí.  –   –¡Claro!–   –Quiero  que  te  vayas  Morganville. –   Claire  se  quedó  en  silencio,  observándola.  –No  puedo  salir  corriendo.–   –Sí,  si  puedes.  Siempre  podías  haberlo  hecho.–   –Está  bien,  entonces,  no  lo  voy  a  hacer.  Mis  estudios  –   –No  se  puede  utilizar  una  buena  calificación  si  lo  están  tallando  en  su  lápida.   Maletas  y  salir.  Ve  a  buscar  a  tus  padres,  consigue  que  hagan las  maletas  y  vayan   a otro   lugar.   Lejos.   Una   isla,   si   te   es   posible.   Pero   a   la   mierda lejos   de   los   vampiros,   y  mantenerse  alejado.–   –¿Pero  te  vas  a  quedar?–   –Sí,  –estuvo  de  acuerdo  Hannah,  –Yo  me  quedo.  Esta  casa  ha  estado  en  mi  familia   durante   siete   generaciones.   Mi   abuela   es   demasiado   vieja   para   irse,   y   tienen   todavía a  mi  primo  encerrado  en  algún  lugar  en  sus  mazmorras,  si  no  está  muerto   y  drenado.  Yo  era  como  tú.  Yo  quería  toda  esta  paz,  el  amor  y  la  cooperación  para   trabajar,  pero  eso  no  va  a  suceder.  Los  vampiros  están  destrozando  los  acuerdos.   Eso  no  está  en  nosotros.  Es  en  ellos.  –   Como  Claire  no  hablaba,  Hannah  negó  con  la  cabeza,  se  inclinó,  y  recogió  el  arma.   Ella  lo  guardo en  una  funda  bajo  el  brazo.  –Hay  una  guerra  que  viene –dijo.  –Una   guerra   real.   No   va   a   haber   espacio   para la   gente   que le   gusta   estar   parado   en   el   medio,  tratando  de  hacer  la  paz.  Estoy  tratando  de  salvar  tu  vida.–   –Uno  siempre  quiere  la paz.–   –Lo  hice.  Pero  cuando  no  se  puede  tener  paz,  sólo  hay  una  cosa  que se  puede, ser   objetivo     Claire,     y   estará   ganando   la   guerra   el   mejor   y   tal   vez   de   la   forma   mas   sangrienta  que  pueda.  –   –Yo   no   quiero   creerlo.   Tiene   que   haber   una   manera   de   hacer a   Amelie   escuchar,   para  detener  todo  esto  –  

–Es   demasiado   tarde –dijo   Hannah.   –Dejó   la   jaula   en   la   Plaza   de   Fundadores   de   nuevo.  Es  un  mensaje  claro.  Matas  a  un  vampiro,  y  te  van  a  quemar.  Todo  lo que   trabajó,  todo  lo  que  he  trabajado,  va  a  desaparecer.  Usted  escoge  un  lado,  o  se va.   No  hay  nada  más  que  hacer.  –   Claire  se  aclaró  la  garganta.  –¿Cómo  está  tu  abuela?–   –Anciana –dijo  Hannah,  –pero  ha  sido  así,  siempre  desde  que  recuerdo.  Ella  es  de   ciento  dos  años  de  edad  este  año.  Le  daré    tus  respetos.  –   No  había  nada  más  que  decir,  así  que  Claire  asintió  con  la  cabeza  y  se  fue.  Cerró  la   puerta  detrás  de  ella  y  miró  hacia  atrás  para  ver  a  Hannah de  pie,  apoyarse  en  el   pilar   del   porche   y   mirar   a   la   calle   como   un   centinela   vigilando problemas   en   el   horizonte.   Cualquiera  que  decidiera  ir  en  contra  de  Hannah  Moisés  tenía  que  tener  un  deseo   de  muerte.  No  era  sólo  la  pistola  que  había  con  tanta  pericia  montado  y  cargado-­‐   diablos,   portar   arma   de   fuego   en   Texas   era   prácticamente   normal.   Estaba   en   el   idioma  de  su  cuerpo:  calma,  lista,  centrada.   Y  mortal.   Si  realmente  iba  a  haber  una  guerra,  estando  en  el  lado  en  contra  de  Hannah  sería   un  lugar  muy  peligroso.   Claire   se   dirigió   por   el   callejón,   lejos   del   mundo   normal   de   construcción   y   las   herramientas   eléctricas   y   Hannah   centinela   de   pie.   A   medida   que   las   paredes     de   madera  rosa  a  cada  lado  de  ella  se  reducía  en  una  calle  de  un  coche  a  un  camino  de   carro   a   un   claustrofóbico   laberinto,   ella   apenas   se   dio   cuenta,   había   hecho este   recorrido  tantas  veces  que  hacerlo  en  plena  luz  del  día  no  tenía  ningún  terror  para ella  en  absoluto.   Pero  algo  era  diferente,  cuando  llegó  a  la  final  del  callejón.   La   choza,   de   antigua   tendencia   que   había   estado   allí   desde   entonces   Claire   había   venido   primero   aquí,   estaba...   ido.   No   había   ni   rastro   de   los   restos,   ni   siquiera   un   trozo   de   madera   o   un   clavo   oxidado   dejado   en   su   lugar.   Había   habido   escaleras   para  bajar  al  laboratorio  de  Myrnin  dentro  de  la  propia  choza.   Ahora,  había  una  losa  de  hormigón.  Era  casi  seco,  pero  había  sido  vertido  sólo  un   día  atrás,  Claire  estaba  segura  de  que,  el  rápido  secado  de  el  hormigón  era  por  el   calor   del   desierto   de   Texas,   y   aun   esto,   estaba   un   poco   frío   y   húmedo   al   tocarlo.   Alguien   había   dejado   una   huella   en   la   esquina   de   la   losa.   Ella   puso   su   propia   mano   en  la  impresión,  aunque  era  una  mano  grande,  de  dedos  largos,  pero  aún  delgada   para  ser  la  mano  de  Myrnin,  pensó.   Habían  sellado  el  laboratorio.   Claire   sintió   una   oleada   de   extraño   vértigo que   paso   a   través   de   ella,   bajó   la   cabeza   y  respiró  profundamente  para  combatirlo.  Él  le  había  dicho  que  iba  a  irse,  pero  ella   no  lo  había  creído.  No  así.  No  tan  rápido.   Pero   sellar   su   laboratorio   de   hormigón   era   una   indicación   bastante   clara   de   la   intención.   Claire  salió  del  callejón  a  la  carrera.  Ella  corrió  a  través  de  la  puerta  de  Casa  Day  y   subió  los  escalones,  y  dijo  sin  aliento  a  Hannah,  –tengo  que  usar  el  portal.–   –¿Nuestro  qué?–   –Vamos,  Hannah.  Sé  que  tienes  un  portal  en  tu  casa.  Está  en  el cuarto  de  baño.  Lo   utilicé   para   llegar   a   Amelie   antes.   Tengo   que   ver   si   todavía   puedo   entrar   en   el   laboratorio  de  esa  manera.  –La cara  de  Hannah  siguió  restrictiva    y  vigilante.  –¡Por   favor!-  

La  puerta  principal  se  abrió  con  un  chirrido  estilo  película  de  horror  y  apareció  la   marchita   y   pequeña,   forma   de   la   abuela   de   Hanna   en   el   hueco.   Estudió   a   Claire   con   sus   ojos   marrones   que   todavía   tenían   la   misma   inteligencia   aguda   que   Hannah   tenia,  y  extendió  una  mano  paralítica  y  arrugada.  Claire  se  las  tomo.  La  piel  de  la   anciana   era   suave como   tela   vieja,   frágil   y   muy   caliente,   pero   por   debajo   era   una   fuerza  nervuda  que saco a Claire  casi  fuera  de  balance.  –Ustedes  entren  aquí –dijo   Granma  Day.   –No  hay  ninguna  llamada  para  que  usted  pueda  estar  de  pie  en  el  porche  como  un   mendigo.  Tú,  también,  Hannah.  Nadie  viene  hoy  por  nosotras.–   –No  lo  sé,  abuela.–   –No  me  digas  lo  que  sabes  o  no,  chica. –Había  un  tono  firme  de  comando  de  voz  en   la  anciana  mientras  conducía  a  Claire  por  el  pasillo.     Fue   una   extraña   sensación   de   déjà   vu   para   ella,   la   misma   sala   como   la   Casa   de   Cristal,  el  mismo  salón  a  la  izquierda,  el  salón  mismo  abriendo  delante.  Sólo  los   muebles  era  diferentes,  y  la  marcha  de  retratos  de  familia  en  las  paredes,  algunos   de  ellos  se  remontan  a  mediados  de  1800,  de  la  seriedad  de  su  aspecto,  personas   afroamericanos     en   sus   mejores   galas.   A   medida   que   se   barajan   en   el   pasillo,   se   puso   más   moderna.   Fotos   a   color   de   retratos   de   personas   con   pelos   cardados   fuertemente   lacados,   peinados   afro.   Hacia   el   final,   Hannah   Moisés   mirando   increíblemente   pulcra   e   imponente   con   su   uniforme   militar,   y   un   conjunto   de   medallas  debajo  de  ella.   Hubo   una   diferencia   importante   entre   la   Casa   de   Cristal   y   la   Casa   Día:   había   un   baño  abajo.  Debe  de  haber  sido  añadido  hace  siglos,  pero  Claire  le  tenía  envidia,  de   todos  modos.  Gramma  abrió  la  puerta  y  la  espantó  hacia  el  interior.   –¿Vas  a  ver  a  la  reina?  –Gramma  le  preguntó.   –No,  señora.  Voy  a  ver  si  puedo  encontrar  a  Myrnin.–   Gramma   resopló   y   sacudió   la   cabeza   temblorosa.   –Nada   bueno   va   a   venir,   muchacha.   Portal   araña   no   es   un   procedimiento   seguro   para   que   se   pueda   estar   ejecutando después.   Deberías   ir   a   casa,   cierre   las   puertas,   y   prepárese   para   los   problemas.  –   –Siempre  estoy  lista  –dijo  Claire,  y  sonrió.   –No  es  así – dijo  Granma.  –Nunca  he  visto  un  momento  en  que  los  vampiros  no  se   asustan  de  algo,  pero  ahora,  no  tienen  miedo  a  nada,  y    va    a  ir  duro  para  nosotros.   Bueno,   haz   lo   que   quieras.   La   gente   siempre   lo   hace.   –Se   dio   la   vuelta   y   cerró   la   puerta,   Claire   se   apresuró   a   buscar   el   interruptor   de   la   luz,   uno   anticuado   si   se   puede  llamar    en  la  pared.  Increíblemente  hizo  clic.  Miró  las  bombillas,  que  podrían   haber  sido  Edison  originales.   Se   trataba   de   un   tipo   completamente   normal   de   cuarto   de   baño,   y   aunque   ella       tenía   que   ir,   Claire   no   se   atrevía   a   usarlo.   Sólo   Myrnin   habría   estado   alguna   vez   suficientemente  irreflexivo  para  construir  un  portal  en  un  cuarto  de  baño,  pensó.   La  gente  en  la  Casa  de  Día  deben  tener  muchas  más  fortaleza  que  ella,  porque  ella     nunca   habría   podido   ser   capaz   de   hacer   caer   sus   pantalones   en   una   habitación   donde   alguien   con   el   secreto apretón   de   manos   pudiera   salir   fuera   de   la   pared   y   mirarla.  Por  supuesto,  eso  era  un  círculo  más  bien  pequeño  de  personas  ...  Amelie,   Oliver,   Myrnin,   ella   misma,   Michael,   algunos   otros   (e   incluso   Shane   lo   había   logrado  una  vez  o  dos  veces).   Ah,   y   un   par   de   aspirantes   a   asesinos   en   serie   que   había   llegado   a   sus   manos   el   secreto.   Ugh. Claire   se   aclaró   la   mente,   cerró   los   ojos   y   se   concentró.   Sintió    

responder   el   cosquilleo   del   portal,   en   estado   latente   e   invisible,   y   cuando   miró,   vio   una  fina  capa  de  oscuridad  formando  sobre  la  puerta  pintada  de  blanco.   Fue   brumoso   al   principio,   luego   tan   oscuro   como   una   cortina   de   terciopelo   colgando  en  el  aire,  ondulando  suavemente  en  una  brisa  imperceptible.   Ella   construyó   la   imagen   del   laboratorio   de   Myrnin   en   su   mente:   las   mesas   de   trabajo  de  granito,  el  Art  Deco  de  luces  en  las  paredes,  el  desorden  caótico  de  libros   y  equipos.   Luego   estaba   el   tanque   de   Bob   la   araña   en   la   esquina,   más   grande   que   nunca   y   dentro  de  espesas  telarañas,  junto  con  el  sillón  maltratado  y  viejo  donde  Myrnin  se   sentó  y  leyó,  cuando  él  estaba  en  el  estado  de  ánimo.   La   imagen   parpadeó   en   la   oscuridad,   fantasmal,   y   luego   estalló   hacia   fuera.   No,   todavía  estaba  allí,  pensó  Claire,  pero  las  propias  luces  se  habían  apagado.   ¿Para  mantenerla  lejos?    Interiorizo  eso.  Claire  buscó  en  su  mochila  y  sacó  una  pequeña  linterna  pesada.  La   encendió  y  atravesó  el  portal oscuro.   No   era   sólo   oscuridad   en   el   laboratorio.   Era   profundamente,   elementalmente   negro.   Esta   lejos bajo   tierra,   y   con   la   entrada   sellada   de   todos   modos,   se   sentía   como  estar  sellado  en  una  tumba.  Claire  sintió  la  presión  del  portal  que    se  cerró   detrás  de  ella,  y  por  un  momento  tuvo la  tentación  de  dar  la  vuelta  y  deseo  estar  en   casa,  de  inmediato,  pero  eso  no  ayudaría.  Todavía  no  lo  sé.   Había   un   interruptor   principal   para   la   alimentación,   y   mediante   una   cuidadosa   observación   de   su pie   (Myrnin   no   se   había   molestado   en   quitar   las   pilas   inclinadas   de  los  libros  por  lo  que  había  riesgo  de  tropezar),  encontró  su  camino  a  la  pared   del   fondo,   junto   a   una   viejo   y   mohoso sarcófago   que   ella   siempre   había   asumido   que   era   una   cosa   real,   porque   era Myrnin.   Nunca   lo   había   abierto.   Sabiendo   que   él,   podría  tener  cualquier  cosa, en  el  interior,  desde  un  cuerpo  que  había  olvidado  a  su   ropa  sucia.   Tiró  el  interruptor  principal,  y  se  encendieron  en  luces.  Máquinas  en  marcha  por  el   laboratorio   con   un   coro   de   zumbidos,   chasquidos,   crujidos   y   tonos   musicales.   El   ordenador  portátil  que  había  comprado  para  Myrnin  funcionando  en  la  esquina  y   brillaba   tranquilizador.   Al   menos   un   vaso   empezó   a   burbujear,   aunque   no   podía   ver  por  qué. Pero  no  había  absolutamente  ningún  rastro  de  Myrnin.   Se   detuvo   junto   a   la   mesa   donde   había   dejado   el   equipo   en   el   que   había   estado   trabajando   que   todavía   estaba   allí,   cubierto   con   la   sábana.   Myrnin   no   lo   había   llevado   con   él,   y   él   no   había   hecho   nada   más   de   su   sospechosamente   precisos   ajustes   a   la   misma,   tampoco.   Por   un   momento,   Claire   debatió   meterlo   en   su   mochila,   no   podía   dejarlo   aquí,   acumulando   polvo,   no   cuando   ella   estaba   cerca   para   realmente   empezar   a   trabajar,   pero   el   peso   fue   bastante   extremo,   y   era   necesario  mirar  más  los  alrededores.   Ella  había  regresado,  se  dijo,  y  encendió  la  lamina  en  su  lugar.   Claire  superó  a  un  montón  de  cajas  y  cajas  en  la  esquina  e  intento  abrir  la  puerta   después  con  la  espalda  también.  Bloqueado.  Hurgó  en  los  cajones  hasta  que  se  le   ocurrió  un  juego  de  llaves,  que  contiene  todo,  desde  modelos  antiguos,  el  esqueleto   oxidado   a   los   modernos   seres   resplandecientes.   Ella   rebuscó,   mirando   la   cerradura,  y  trató  de  posibles  candidatos  hasta  que  encontró  uno  que  en  forma  y   se   volvió.   La   puerta   se   abrió   silenciosamente   hacia   el   dormitorio   de   Myrnin.   Se   había   quedado   en el antes   (sin   él,   por   supuesto)   cuando   ella   había   estado   confinada  al  laboratorio  obligada  por  castigo,  así  que  estaba  bien  familiarizada  con   el   contenido.   Nada   parecía   diferente.   La   cama   había   sido   revuelta,   almohadas  

arrojadas   al   suelo,   y   los   cajones   estaban   colgando   abiertos,   pero   no   podía   decir,   como  siempre,  si  era  normal,  o  una  especie  de  frenesí  de  embalaje  con  pánico.   No   había   ninguna   nota.   No   hay   nada   que   le   diga   si   Myrnin   se   había   ido   temporalmente,  o  se  ha  ido  para  siempre.  No  podía  creer  que  acababa  de  ...  salir.   Sólo  así.   –¿Frank?  –Claire  salió  de  la  habitación  hacia  el  laboratorio  principal.  –Frank,   ¿puedes  oírme?  – Frankenstein,  Shane  lo  llamó.  Frank  Collins  había  sido,  una  vez   hace   mucho   tiempo,   el   padre   de   Shane,   tal   vez   uno   no   muy   bueno,   pero   aún   así.   Luego se  había convertido  en  vampiro,  en  contra  de  su  voluntad.  Entonces  él  había   muerto,   y   Myrnin decidió     limpiar   su   cerebro   y   utilizarlo   para   poder   dominar   la   ciudad  computadora.   Tal  vez  Frankenstein  no  era  un  nombre  demasiado  malo  para  él,  después  de  todo.   Se  oyó  un  zumbido  que  parecía  venir  de  todas  partes  a  su  alrededor,  y  se  unieron   finalmente  en  un  distorsionado,  o  borracho  de  sonido  de  voz.   –Sí,  Claire –dijo.   –¿Estás  bien?–   –No, –dijo  él,  después  de  una  larga  pausa.  –Hambre. –   Claire  tragó  saliva  y  apretó  los  puños.  Frank,  Frank  Collins,  o  lo  que  quedaba  de  él   era   un   cableado   de   una   computadora   que   estaba   en   la   planta   baja,   un   área   que   Myrnin   que   no   había   querido   que   ella   se   aventurase.   –Pensé   que   los   nutrientes   eran  entregados  automáticamente.–   –Estoy seco   –dijo.   Parecía   terriblemente   cansado.   –Necesito la   sangre.   Consigue   sangre,  Claire.   –¡Yo   no   puedo   hacer   eso!   –¿Qué   se   suponía   que   debía   hacer,   ordenar   hasta   un   galón  del  banco  de  sangre?  ¿y  de  alguna  manera  mágicamente  arrastrarla  hasta  el   fondo   allí   mismo?   No   tenía   ni   idea   de   cómo   Myrnin   hizo   estas   cosas,   él   nunca   la     había  incluido  a  ella  en  cualquiera  de  que  las  actividades  de  mantenimiento.  Pero   sospecho  fuertemente que el  único  que  sería  capaz  de  manejarlo  sería  un  vampiro.    –¿Myrnin  se  ha  ido?  –   –Hambre, –dijo  Frank  otra  vez,  débilmente,  y  luego  simplemente  ...  dejó  de  hablar.   El  zumbido  bajo  su  voz  se  apago.  Ella  pensó  que  él  era  el  equivalente  de  fuera  de   línea,   como   un   ordenador   portátil   cuando   se   acaba   la   batería   y   termina   apagándose.   Si  ella  quería  que  él  sobreviviera,  realmente  tenía  que  resolver  esto.   Claramente,  Myrnin  no  estaba  aquí  para  hacerlo.   Claire   fue   a   la   caja   de   cristal   en   la   esquina.   Era   difícil   de   ver   bajo   todas   las   telarañas,   pero   cuando   quitó   la   tapa   del   tanque,   se   arrastraba   Bob   la   araña   con   avidez   a   la   cima   de   su   construcción   multinivel   tenue.   Él   era   una   gran   araña   borrosa,  y  de  alguna  manera  increíblemente  linda,  aunque  parte  de  ella  aún  gritó   como  una  niña  ante  la  idea  de  tocarlo.   Saltó  hacia  arriba  y  hacia  abajo  en  su  telaraña,  los  ocho  ojos  mirando  directamente   hacia  ella.   –Tienes   hambre,   también   –dijo.   –¿Cierto?   ¿Myrnin   no   te ha dado de   comer,   tampoco?  –   Eso   fue   realmente   extraño.   Myrnin   podría   descuidar   a   Frank,   porque   él   y   Frank   realmente  no  eran  un  matrimonio  hecho  en  el  cielo  (y  Frank  podría  estar  fingiendo con ella,   tenía   un   sentido   cruel   y   extraño   del   humor),   pero   dejar   a   Bob   por   su   cuenta  y muriendo  de  hambre  no  era  como  su  jefe  en  absoluto.  Era  ridículamente   aficionado  a  esa  cosa.  

Todavía   recordaba el   pánico   total   de   Myrnin   la   primera   vez   que   Bob   se   había   mudado.     Había   sido   como   una   persona   normal   volviéndose loco   por   el   nacimiento   de   un   niño.   No  era  propio  de  él  dejar  detrás  a  Bob  si  él  realmente  estaba  yéndose.   Algo  andaba  mal  aquí.  Muy  mal.   Claire   sacó   su   teléfono   y   marcó   el   número   de   línea   rápida   de   Myrnin.   Sonó   el   teléfono,  y  de  repente  se  oyó  un  eco  en  el  laboratorio,  un  tono  de  llamada  integrada   por música   de   órgano   de   miedo.   Ella   le   había   dado   el   teléfono   y   había   puesto   el   tono  de  llamada  ella  misma.   El   teléfono   estaba   en   la   sombra   junto   a   una   pila   de   libros.   Tenía   agrietada   la   pantalla,  pero    sigue  trabajando.  Claire   lo cogió  y  sintió rigidez  en  los  dedos.   Sangre.   ¿Qué  había  pasado?   –No   deberías de   haber   venido –dijo   Pennyfeather   detrás   de   ella.   Su   voz,   como   el   resto   de   él,   era   incolora,   y   sólo   su   acento   extraño,   cadencioso   le   hacía   parecer   menos  humano,  de  alguna  manera.  –Pero  no  se  preocupe.  Usted  no  nos  dejara.–   Claire  se  tambaleó  hacia  atrás,  sorprendida,  se  le  trabo  el  talón  sobre  un  montón   de   volúmenes   desechados,   perdió   el   equilibrio   y   cayeron pesados   libros   polvorientos,   encima   de   ella.   Gritó   y   se   agachó,   dándose   cuenta   que   tenía   una   oportunidad,   Pennyfeather   se   detuvo   para   inspeccionar   el   caos,   ella   saltó,   cayó   sobre  la  parte  superior  de  la mesa  mas cercana del  laboratorio,  y  comenzó  a  tirar     libros  y  vasos  de  vidrio,  cayeron  al  suelo funcionando.  Oyó  ruidos  suaves  detrás  de   ella,   y   en   su   mente   vio a Pennyfeather   saltando   sin   esfuerzo   en   la   misma   mesa,   tocar  tierra,  y  correr  tras  ella.   Se   sentía   humano,   sólido,   torpe   y   completamente   superado   en   contra   de   su   misteriosa   gracia.   Claire   estaba   acostumbrada bastante   a   la   ejecución   de   los   vampiros por lo que no estaba absolutamente  aterrorizada,  había  hecho  suficiente   aquí,   en   este   Laboratorio,   pero Pennyfeather   era   diferente   de   los   otros.   Oliver,   Amelie,   Myrnin   ...   Ellos   todos   tenían   algún   tipo   de   humanidad,   algunos   toques   de   misericordia,  aunque  fuera oculta.  Podrían  ser  alcanzados   Pennyfeather   era un vampiro   puro   como   combustible   asesino   en   serie,   y   un   ser   humano,  cualquier ser  humano,  no  era  rival  para  él.   Claire  agarró  la  estaca  recubierta  de  plata  de  la  mochila,  pero  tuvo  que  rodar  hacia   un  lado  y  correr  y  cazar  dentro  de  la  bolsa  y  mirando  hacia  sus  pies  traicioneros,   no  eran  exactamente  actividades  complementarias.  Era  inevitable  que  al  igual  que   sus   dedos   rozaron   el   metal   frío,   su   pie   lo   haría   bajo   un   libro   que   se   deslizaba   grasiento  a  un  lado,  y  ella  cayó,  al  suelo.   Mientras  lo  hacía.   Ella   tiene   un   control   sobre   una   estaca   cuando   Pennyfeather   cayó   sobre   su   pecho,   ágil  y  sorprendentemente  pesado.  Fácilmente  le  sujetó  los  brazos  hacia  abajo.  Todo   lo   que   pudo   fue   hacer   sonar   la   estaca     contra   la   baldosa.   De   ninguna   manera   podía   conseguir apalancamiento  para apuñalarlo,  o  incluso  arañarlo.  Se  retorció,  tratando   de  echarlo,  pero  él  la  montó  con  facilidad.    Se   acercó   a   ella,   con   fría   claridad,  de   que   ella   no   iba   a   salir   de   esto.   No   había   lluvia   de   ideas   de   última   hora.   No   habían   aplicaciones   inteligentes   de   ciencia   para   resolver   el problema.   Al   final,   ella   sólo   iba   a   ser   una   estadística   más   en   Morganville.   Otra  puntuación  para  los  vampiros.  

–Ey,  –una  voz  rasposa,  electrónica  gritó  por  encima  del  hombro  de  Pennyfeather,   en   una   escala   de   grises,   imágenes   bidimensionales   parpadeantes   comenzaron     a   existir  allí.  Frank  Collins,  el  padre  ausente  /  abusivo  de  Shane,  lleno  de  cicatrices,     que   daba   miedo,   blandía   una   barra   de   hierro,   que   él     movió   a   la   cabeza   de   Pennyfeather.   Este  reaccionó  a  lo  que  viene desde  la  esquina  de  su  ojo,  tirando  a  un  lado  y  dejo  ir   a Claire   para   detener   la   oscilación   del   objeto   contundente   ...   pero   sus     manos   atravesaron el   brazo   insustancial   de   Frank,   Pennyfeather   cayó   hacia   delante,   perdiendo   el   equilibrio.   Claire   aprovechó   la   oportunidad   para rodar,   y   Frank   parpadeaba  entre  ella  y  Pennyfeather,  confundiendo  la  cuestión.   –¡Fuera  de  mi  camino,  espíritu!  –gruñó  Pennyfeather,  enseñando  sus  colmillos.   –Yo   no   soy   un   espíritu –respondió   Frank,   y   bajó   sus   colmillos,   también,   como   él devolvió  el  gruñido.  –Yo  soy  tu  peor  pesadilla  maldito esqueleto,  soy  un  vampiro   asesino  con  colmillos  y  rencor. –   Eso  sonaba  tan  parecido  a  Shane  que  Claire  se  sorprendió  realmente.  Atacó a   Pennyfeather,  como  una  llamarada  de  fuego  disparado  desde  uno  de  los  mecheros   de   cerca.   Claire   apenas   vislumbrando   antes   recogió   el   juego   de   estacas     y   su   mochila,    lanzándose  hacia  la  puerta  oscura  del  portal.   ¡Concéntrate!  ella  rogó,  temblando  de  adrenalina.  Tenía un segundo,  como  máximo,   antes   de   que   la   alcanzara   Pennyfeather,   no   importa   qué   tipo   de distracciones   Frank  podría  estar  tratando,  él  no  tenía  ninguna  fuerza  física real,  para  ejercer  en   su  nombre,  aunque  se  sentía  inclinado.  Tenía  que  salir  de  aquí,  rápido.   Ella   no   podía   reconstruir   mentalmente   el   baño   de   la   Casa   Day   en   virtud   del   presente  tipo  de  presión,  o  cualquier  otro  lugar  que  Myrnin  había  establecido  como uno de   sus   umbrales   para   teletransportarse.   El   único   que   saltó   claramente   y   de   inmediato   a   su   mente   fue   la   sala   de   estar   de   su hogar la   Casa   de   Cristal,   con   su   cómodo  sofá  y  un  sillón  y  apenas  controlado  caos  ....   Se   formó   en   frente   de   ella   cuando ella   cayó   hacia   adelante,   confiando de alguna   manera,  desesperadamente,  que  podía  hacer  que  sucediera.   Pennyfeather  se  lanzó  hacia  adelante  y le cogió  el  pie  justo  cuando  ella  empujó  a   través  de  la  presión  del  plástico  de  la  envoltura  de  la  puerta,  estaba  atrapada,  en   su   mayoría había logrado pasar,   pero     la   pierna   izquierda,   seguia atrapada en un apretón  tan  fuerte  como el  hierro,  sabía  que  tenía que arrastrarla a  través  del portal.   Si  ella  estaba  atrapada  cuando  se  cerrará ,  le cortaría la pierna.   –¡Ayuda! –gritó  Claire.   Michael,   Eve   y   Shane   estaban   todos   en   la   sala   de   estar.   Michael   y   Shane  retiraron   los  dispositivos  de  juego  que  habían estado  utilizando  y  se  volvieron  en  el  sofá  para   mirarla  fijamente  a  ella,  como  Eve,  ya  frente  a  ella  se  tapaba    la  boca  en  estado  de   shock.   –¡Ayúdenme!  ¡Tira  de  mí  hacia  fuera!  –   Los  tres  salieron de su  congelación  momentánea  al  mismo  tiempo.   Michael  saltó  sobre  el  respaldo  del  sofá  y  se  puso  a  su  apropiación  en  primer  lugar,   su   brazo   recibio un   tirón   hacia   atrás   por Pennyfeather,   y   aunque   tiró   Michael,   ambos se  deslizaron  hacia  el  portal.   Claire  no  podía  recuperar  el  aliento.  –Él  me  tiene,  me  tiene,  yo  no  puedo  –ella   chilló   cuando   Pennyfeather   tiró   con   fuerza   de   la   pierna,   sintió   la   tensión   en   sus   músculos.   Todavía   estaba   jugando   con   ella.   Había   visto   a   un   vampiro   enfadado   rasgar miembros    a  una  persona,  y  era  terriblemente  posible  en  este  momento.  

Shane   se   apoderó   de   Claire   y   envolvió   sus   brazos   alrededor   de   ella   en   un   abrazo   tan  apretado que  se  sentía  como  si  fuera  a  ser  aplastada.  –Ve,  Mike.  Yo  voy  a  tenerla   aquí!  Quita  el hijo  de  puta  de  encima!  –   –¡Es  el  laboratorio! –Claire  espetó:  –¡Está  en  el  laboratorio!–   Ella  no  sabia  que  Michael  pudiera  hacer  a  través  de  todo,  no  había  mucho  espacio,   se  retorció  a  un  lado  con  la  esperanza  de  hacer  más  sitio.  Al  menos  Michael  sabía  lo   que   estaba   haciendo.   Hizo   una   pausa   por   un   momento,   fijo   la   ubicación   del   laboratorio  en  su  mente,  y  luego  asintió  y  se  lanzó  hacia  ella  a  través  de  el  portal.   Claire   sintió   la   perturbación   de   la   membrana   delgada   todavía   sosteniendo   su   pierna  en  la  rodilla  como  una  extraña  ola  de  marea,  y   el agarre de  Pennyfeather  se   tensó.   Él   la   empieza   a   tirar   hacia   atrás   de   manera   constante,   y   toda   la   fuerza   de   Shane   no   era   suficiente   para   evitar   que   se   deslice   hacia   delante.   En   todo   caso,   sólo   Pennyfeather  parecía  estar  más  interesado  en  llevarla  con  él,  no  menos.   Claire  gritó  y  hundió  la  cara  en  el  pecho  de  Shane  mientras  sentía  la  tensión  en  la   pierna   incrementarse,   pasando   de   intensa   agonía   dolorosa,   y   en   un   segundo   más   ella  sabía  que  iba  a  sentir  los  músculos  desgarrarse  sueltos  ....   Pero  un  segundo  después,  la  fuerza  aplastante  en  su  tobillo  fue  liberado.  Shane  se   había   reforzado   y   estaba   tirando   con   todas   sus   fuerzas   para   contrarrestar,   y   cuando  la  presión  desapareció,   ambos   se   estrellaron   contra   el   suelo   de   madera   con   ella   encima.   Claire   estaba   sin   aliento   y   asustada,   pero   aún   así   estaba   bien   estar   cuerpo  a  cuerpo  con  él,  y  vio  el  fuego de  placer  en  sus  ojos,  también,  sólo  por  un   momento.  Él  apartó  el  pelo  de  la  cara  y  dijo:  –¿Estás  bien?–   Ella  asintió  con  la  cabeza.   –Entonces  vamos  a  hacer  esto  de  nuevo  más  tarde –dijo, –pero  en  este  momento,     Michael necesita de mi ayuda.  Quédate  aquí.  –se levantó de encima  de  él,  se  puso  de   pie,  cogio la bolsa  de  lona  negra que  Eve  le  lanzó  desde  la  puerta  de  la  cocina,  y  se   zambulló  en  lo oscuro.   Eve  se  apresuró  a  su  lado  mientras  Claire  trató  de  doblar  la  pierna,  y  se  estremeció   ante  los dolores  punzantes  que  pasaron  por  ella.  –No,  –ordenó  Eve,  y  se  dejó  caer   junto   a   ella   a   pasar   sus   manos   sobre   la   rodilla   de   Claire.   –Maldita   sea,   no   puedo   creer que Myrnin  hizo  eso.  Yo  me  juego  su  culo,  si  queda  algo  cuando  los  chicos  le   hagan   enseñarle   modales.   –Myrnin   –se   preguntó   Claire,   y   entonces   se   dio   cuenta   de  lo  que  había  hecho.  –¡No  es Myrnin!  –   Con   una   horrible   sensación   de   fatalidad,   se   dio   cuenta   de   que   ella   no   les   había   dicho  que era  Pennyfeather.   Y  ninguno  de  los  chicos  estaba  preparado  para  eso.                            

ONCE    

Myrnin

    Estaba  tan  oscuro.  Oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro.   Oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuroooooooooooooooooooooooooooooooooo,  ...   Me  ganó  el  control  de  mi  mente   con estrépito,  charlando  con  un  esfuerzo  que  me   dejó  temblando.  Si  yo  hubiera  sido  aún  humano  –todavía  respiro  a  veces en  sueños   –pensé   que   iba   a   estar   empapado   por   el   sudor   del   miedo   y   jadeando.   Soñé   que   a   veces,   también,   la   humedad   pegajosa   en   mi   piel,   chorreando   y   ardor   en   los   ojos,   pero   en   los   sueños   no   era   oscuro,   era   brillante,   tan   brillante,   y   yo   estaba   corriendo   por  mi  vida,  con  un  monstruo  detrás  ....   Tantos   años   funcionando   en   la   oscuridad   girando   nada,   nada   rojo   seguro   no   paraísos,   ni   amigos   perdidos,   perdido   hasta   Amelie,   hasta   este   lugar,   hasta   casa,   pero  la  casa  se  había  ido,  pasado  muerto  y  enterrado  ...  me  atraganto  con  el  sabor   en  el  fondo  de  mi boca,  el  picor  atroz  de  hambre,  se  apoyó  en  la  mancha  húmeda,   de  la  pared.  No  me  acuerdo,  me  dije.  No  pienses.   Pero   yo   no   podía   dejar   de   pensar.   Siempre.   Mi   madre   me   había   golpeado   por   fantasías   cuando   vi   las   estrellas   y   dibuje   los   patrones   y   me   olvide   de   las   ovejas,   mientras  que  los  lobos  se  comían  a  los  corderos  y  mis  hermanas  con  sus  heridas   crueles   y   mezquinas   cuando   nadie   vio   y   mi   padre   encerrado   como   un   animal   mientras   aullaba   todo   el,   pensar   nunca,   nunca,   nunca,   nunca   dejó   una   tormenta   aullando   en   mi   cabeza   hasta   que   el   calor   irrumpió   a   través   de   mi   piel   y   me   devoraba.   Parar.   Me   gritó   en   mi   cabeza   hasta   que   pude   sentir   la   fuerza   de   la   misma   golpeando  contra  el  hueso,  y  por  un  momento  bendito,  gané  el  espacio  de  silencio   contra   todo   el   peso   de   prensado   de   la   memoria   y   que   nunca   terror,   nunca   se   fue   por  mucho  tiempo.   Había  tiempo  suficiente  para  pensar  en  dónde  estaba  y  para  recordar  mi  presente   situación  no  ...  mi  pasado.   La   cárcel   me   era   familiar,   familiar   de   Morganville,   pero   de   años   antiguos   y   muy   desagradable  pasado  ....  Mi  enemigo  era  todavía  un  gran  fan  de  los  clásicos,  porque   me  había  tirado  en  una  mazmorra,  una  ronda,  agujero  estrecho  en  piedra  que  fue   lo   suficientemente   profundo,   y   lo   suficientemente suave   como   para   frustrar   los intentos   de  un vampiro   para   saltar   o   trepar.   En   tiempos   menos   civilizados,   quien cayera  en  ese  sitio  podía  ser  olvidado  por  completo.  Los  seres  humanos  durarían   sólo   unos   días,   por   lo   general, antes   del   parto,   la   oscuridad,   el   hambre   o   la   sed   o   el   simple  terror    los  atraparía  a ellos.  Vampiros  ...  bueno.  Eramos  resistentes.   Es  una  cosa  triste  para  un  vampiro  confesar,  siempre  he  odiado  la  amarga,  asfixia   oscura.   Es   útil   para   nosotros   esconderse   y   acechar,   pero   sólo   cuando   hay un   toque   de  luz,  una  luz  tenue,  algo  que  definirá  las  sombras  y  poder  darles  forma.  Un  cuerpo   brilla  de  sangre  caliente,  y  también,  es  un  consuelo  y  una    conveniencia.   Pero  aquí,  no  había  luz  tenue,  aves  de  rapiña,  nada  para  aliviar  la  tinta  y  absoluto   negro.   Me   recordaba   cosas   terribles,   terribles   como   la   tumba   en   que   estuve   enterrado,   mi   manera   de   salir   en   mas   de   una   ocasión,  el  sabor  de  la  suciedad  y  los   gritos   en   mi   boca, sabor   intenso   y   amargo,   y   que   nunca   se   fue,   dejándome   con  

arcadas,   náuseas   incapaz   de   luchar   más   allá   de   la   sensación   de   asfixia,   horrible   del   entierro  sólo  sangre  puede  lavar  la  sangre  y  la  luz  abrasadora  ....   Oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro,  oscuro...   Cuando  volví  en  mí,  me  dobló  en  dos  por  las  arcadas,  apoyo  mis  manos  contra  la   pared.   Estaba   de   rodillas,   que   era   aún   menos   agradable   que   en   pie.   Me   dejó   caer   hacia   atrás   y   encontró   la   piedra   fría   y   húmeda   de   la   pared   sólo   a   unas   pocas   pulgadas  detrás  de  mí.  Podría  sentarme,  si  no  me  importara  estar  hasta  la  cintura   de   agua   sucia,   y mis   rodillas   en   mi   barbilla.   Bueno,   lo   hice   por   cambiar,   por   lo   menos.   Fue   mi   culpa   que   yo   este aquí,   totalmente   mía.   Claire   siempre   me   regañó   por mi   perseverancia  y  tenía  razón,  claro,  siempre  tiene  razón,  incluso  Frank  me  dijo  que   fuera,  pero  pobre,  hosco  Frank,  muere  de  hambre  por  falta  de  alimentos  y  no  hay nadie para  cambiar  los  tanques  y  cuidar  de  él  adecuadamente,  y  Bob,  qué  hacer  al   respecto Bob,   yo   no   podía   dejar   atrás   todo,   por   sí   mismo   cómo   iba   a   coger   sus   moscas   y   los   grillos   y   el   escarabajo   jugoso   ocasional   sin   asistencia   era   mi   responsabilidad   y   Claire,   Claire,   Claire   vulnerable   ahora   sin   Amelie   sin   piedad,   piedad,  bondad  no,  no,  no,  yo  no  podía,  debería ir no  ...   Frío  esquelético  Pennyfeather,  con  los  ojos  y  la  sonrisa  de  ácido  asesino  ...   Frank  me  advirtió,  me  advirtió,  que  me  advirtió  ...   Pennyfeather   arrastrando a   los   herejes   a   la   hoguera,   a   la   caza   de   mí,   yo   cavando   hacia  fuera  de  mi  último  nido  seguro  y    la  luz  del  sol  ardiente  donde  Oliver  se  echó   a  reír  y  luego  el  calabozo,  oscuridad,  oscuridad,  oscuridad,  oscuridad  oscuro  ...   Abrí   los   ojos   otra   vez,   mis   gritos   todavía   resuenan   de   nuevo   por   el   eco   de   las   paredes   de   piedra.   Era   como   un   coro   ruidoso.   Seguía   en   completa   y   absoluta   oscuridad,  se  apoyó  en  la  roca  inclinándose  en  el  agua,  mi  mano  delante  de  mi  cara,   todo  triste  y  negro,  ni  siquiera  una  chispa  de  luz,  vida,  color.   Eso   era   porque   yo   estaba   ciego.   Lo   recordaba   con   repentina   culpabilidad,   golpes,   era  raro  como  uno  se  olvida  de  algo  tan  significativo.  Pero  en  mi  defensa,  uno  no   tiende   a   querer   recordar   tales   cosas   (Horrible   sonrisa   pálida   de   Pennyfeather,   el   destello  del  cuchillo,  el  dolor,  la  caída).   Usted   ha   sanado   de   una   situación   peor,   me   dije   con   severidad.   Fingí   ser   alguien   claro,   alguien   práctico.   Ada,   tal   vez,   en   sus   mejores   días.   O   Claire.   Sí,   Claire   sería   muy  práctica  en  un  momento  como  este.   Ciego,   ciego,   tres   ratones   ciegos   vea   cómo   corren   quien   tiene   la   navaja,   dónde   está   el   gato,   Querido   Dios   en   el   cielo,   el   gato   y   yo   no   soy   más   que   un   ratón,   un ratón   ciego   y   desvalido   en   una   trampa   de   queso   si   solo   alguien   cayera   hacia   abajo   una   mordedura  al  trozo  de  queso,  o  otro  ratón  ...   El   calabozo,   yo   no   era   un   ratón,   era   un   vampiro,   yo   era   un   vampiro   ciego   que   se   curaría,  por  supuesto,  con  el  tiempo,  y  ver  de  nuevo.  Stop,  me  dije.     Respire   hondo   y   olió   la   muerte   antigua,   aplastó   las   malas   hierbas,   podredumbre   metal,   piedra.   No   tenía   ni   idea   de   dónde   se   encontraba   el   calabozo.   Yo   estaba   simplemente  en la  parte  inferior  de  la  misma,  de  pie  en  agua  fría,  sucia  y  pensando   que   esta   vez,   mis   zapatillas   favoritas   estaban   completa   y   verdaderamente   en   ruinas.  Es  una  pena.   Toda   la   fantasía   del   mundo   no   te   ayudará   ahora,   tonto.   Podía   oír a   Pennyfeather   diciendo,   yo   podía   sentir   el   frío   de   sus   manos   apretando   mis   hombros.   Esta   ciudad   pertenece  a  los  fuertes.   Y  entonces  la  caída.  

Bueno.   Yo   era   fuerte.   Había   sobrevivido.   Siempre   he   sobrevivido.   No   esta   vez   nunca  nadie  va  a  rescatarme  nadie  sabe  que  estaba  tan  solo,  solo,  solo   Oscuroooooooooooooooooooo.   El  pánico  se  tomó  un  tiempo  para  dominar,  sólo que  duraba  más  tiempo  cada  vez,   Parecía,  desde  un  punto  de  vista  puramente  científico,  se  supone  que  debería  haber   estado   tomando   notas.   Una   monografía   sobre   el   tema   de   los   terrores   de   la   oscuridad,  con adiciones  para  ciegos.  Yo  podría  escribir  volúmenes,  si  alguna  vez   volviera  a  ver  y  ser capaz  de  escribir.   Tus  ojos  se  sanaran,  la  parte  racional  de  mí,  una  pequeña  parte,  en  el  mejor  de  los   casos,  y    sin  duda  lo  mejor  de  mí,  susurró.  Los  tejidos  delicados  tardan  más  en   regenerar.   Yo   lo   sabía,   pero   el   animal,   una   parte   instintiva   de   mí   gritó   aún   en   pánico,  convencido  de  que  me  quedaría  en  esta  asfixia de la  nada  para  siempre,  y   por   partida   doble ciego,   incapaz     incluso   de   ver   las   paredes   en   blanco   que   me   confinan. El   embate   del   mal   del   pánico   se   apoderó   de   mi   nuevamente,   y   cuando   finalmente  se  aprobó y  mi  cerebro  se  aquieta  gritando,  estaba  agachado  en  el  agua,   acurrucándome   a   las   paredes   frías   y   temblorosas   en   un   ataque   próximo.   Mi   garganta  se  sentía  extraña.  Ah.  Yo  había  estado gritando,  otra  vez.  Tragué  un  hilo   de   mi   propia   sangre   preciosa   y   escasa y   se   preguntó   si   Claire   me   buscaría.   Ella   quiso,   ella   debe.   Yo   desesperadamente   creía   que   lo   haría.   Seguramente   ella   no   estaba  tan  enojado  conmigo  como  para  despreciarme  y  dejarme  aquí,  en  este  lugar   horrible.   Por  favor.  Por  favor,  ven.  No  puedo  sobrevivir  a  esto  no  puedo  solo  no,  no,  no,  no,   solo  no,  ciego  no  ...   Yo  no  estaba  acostumbrado  a  sentir  ese  horror,  que  combinaba  todos  los  miedos   de   mi   vida   mortal   en   un   elixir   tóxico,   la   cercanía   de   las   paredes,   la   oscuridad,   el   agua  sucia,  el  conocimiento  de  que  nunca  podría  salir  de  este  lugar,  que  me  moriría   de   hambre   aquí   en   harapos   y   huesos   hasta   que   la   sed   me   robó   todos   los   fragmentos  de  la  mente.   Yo  había  luchado  tan  duro  para  mantenerme,  royendo  mi  propia  carne  hasta  que   fue  drenada y seca.   Me  he  convertido  en  mi  padre  después  de  todo.   Mi   padre   se   había   vuelto   loco   cuando   era   sólo   un   muchacho   muy   joven,   y   tuvieron   que  confinarlo  ...  no  en  un  pozo  de  este  tipo,  pero  encadenado  en  una  choza,  sin  luz,   sin  esperanza  o  la  memoria  de  la  luz  del  día.  Cuando  tuve  pesadillas    diarias   -­‐Que   fue   mi   infierno,   me   despertaba   vestido   con   harapos   sucios   de   mi   padre,   encadenado  y  solo,  abandonado  a  los  gritos  en  mi  cabeza.   En  la  oscuridad.     Y  aquí  está,  la  pesadilla  hecha  realidad,  en  la  oscuridad,  solo,  abandonado.   Tonterías.  Pennyfeather  siempre  ha  trabajado  para  Oliver.  Traté  de  concentrarme   en  la  lógica,  cualquier  cosa  para  evitar    deslizarme  hacia  abajo  por  la  cuesta  lodosa   en   el   pozo   de   la   desesperación   de   nuevo.   Ergo,   Oliver   quería   que   yo   fuera   eliminado.  ¿Por  qué? ¿lo  quieres?  ¿Debido  a  que Amelie  confía  en  mí?   No  me  sentía  bien.  Oliver  no  fue  cruel al azar,  sino  que  gozaba  de  un  poder,  pero   sobre   todo   por   lo   que   el   poder   podía   hacer.   Había   tenido   muchas   oportunidades   para  rehacer Morganville  a  su  imagen,  pero  se  había  abstenido,  una  y  otra  vez,  yo   había  pensado que hubo  un  auténtico  respeto,  incluso  un  amor  extraño  y  de  mala   gana,   con   un   crecimiento   entre él   y   Amelie.   Sin   embargo,   él   había   cambiado,   y   a   través  de  él,  así  que  tuvimos  Amelie.  Para  el  peor.   Amelie,  mi  dulce  señora,  tan  pequeña  y  tímida  y  callada al  principio,  cuando  

su   maestro   y   el   mío   se   habían   reunido,   cuando   los   vampiros   novatos   habíamos   aprendido la   alegría   de   la   caza,   el   terror   de   ser   poseído.   Yo   la   rescaté de   su   vil   padre,  perdida,  y  te  encontré  de  nuevo.  ¿Te  acuerdas  de  mí  en  absoluto,  como  ese   vampiro  joven  y  vacilante,  lleno  de  miedo  y  nociones  vagas?   Amelie  no  era  ella  misma.  Oliver  no  debería  haberme  hecho  esto  a  mí,  no  debería   haber  sido  capaz  de,  sin  su  consentimiento.  Había  algo  que  falta, algo  que  todavía   no  entiendo.   Es   un   puzzle,   y   me   gustan   los   rompecabezas,   me   aferraba   a   ellos,   aquí   en   la   oscuridad,  un  escudo  contra  todas  las  piezas  que  caen  a  pedazos,  estrellándose  en   mi  cabeza,  rompiendo  y  cortando  ....   Otro   ataque   de   pánico   se   apoderó   de   mí,   caliente   como   plomo   hirviendo   y   frío   como  las  nieves  que  se  apilaban  a  la  altura  de  la  cintura  en  mi  juventud,  y  lo  poco   que   se   había   disuelto   la   mente   en   un   frenesí   ácido,   pensamientos   corriendo   tan   rápidos   como   los   trenes   modernos   estrellándose a   través   de   la   piedra,   virando   bruscamente  de  las  vías,  girando  y  quemando  hacia  el  caos   closedarktoodarktooclosesmoothwallsnonono  ....   Era   más   difícil   esta   vez,   regresar.   Me   dolía.   Yo   temblaba.   Creo   que   sí   he   llorado,   pero   el   agua   goteaba   frío   en   mí,   y   yo   no   estaba   seguro.   No   hay   vergüenza   en las lágrimas.  No  hay  vergüenza  en  absoluto,  ya  que  no  había  nadie  para verme,  nadie   nunca  jamás nunca  más.   Ven  por  mí.  Por  favor,  la  parte  solitaria  y  perdida  de  mí  se  lamentó.  Pero  nadie lo hizo.    Horas   arrastrándome   lentamente,   y   empecé   a   sentir   algo   extraño   ...   una   presión,   una   extraña   sensación   que   me   dieron   ganas   de   arañar   los   ojos   heridos   ...   pero   se   mantuvo   apagado,   los   puños   cerrados   y   temblorosos,   golpee   las   paredes   duras   y   lisas  hasta  que  sentí  los  huesos  movedizos  bajo  la  piel.  Se  sanaron  más  rápido  de  lo   que me  habría gustado,  la  distracción  no  duró,  y  la  presión  en  los  ojos  construido  y   reconstruidos  y,  de  repente,  hubo  un  estallido  de  luz  bella  e  imponente.   El   resplandor   quemó   tan   mal   que   grité,   pero   no   importaba.   Pude   ver,   y   de   repente,   el   pánico   no   era   tan   desesperado   o   abrumador.   Puedo manejar   esto.   Me   gustaría   manejarlo.   Como   todo   en   mi   vida,   había   una   manera fuera,   un   solo   hilo   delgado   de   la  esperanza,  sin  embargo  loco  ....   Porque  eso  era,  de  hecho,  mi  secreto.  En  un  mundo  demente,  la  cordura  tiene  muy   poco  sentido.  Nadie  esperaba  que  yo  viviera,  y  por  lo  tanto,  lo  hice.  Siempre.   Miré   hacia   arriba   y   vi   a   un   estrecho   túnel   deprimente   que   terminaba   en   un   pequeño,   agujero   oscuro   muy,   muy   arriba   ...   y   el   brillo   de   la   plata   por   encima   de   la   rejilla,  un  círculo que  encierra  una  cruz.  Pennyfeather  no  me  había  arrojado  a  un   pozo   ciego;   me   había   arrojado   a   uno   de   los   niveles   del   infierno,   y   me   encerró   en la   plata,   con   la   terriblemente   improbable   oportunidad   de   que   pudiera   escalar   las   alturas  para  salir  gateando.  Y que  sabía  lo  que  había  más  allá,  nada  bueno,  estaba   seguro.  Si  hubiera  sido  Oliver dando  la  orden,    habría  dejado  poco  a  la  casualidad   cuando  este  había  resuelto  su  curso. Por  supuesto.    Por   lo   menos   no   está   oscuro   ahora,   me   consolé.   Miré   hacia   abajo,   y   en   la   franja   más   débil   posible   de   la   luz   vi   a   mis   piernas   desnudas   debajo   de   las   rodillas,   ya   que   había   tal   vez   imprudentemente   llevado   un   par   de   pantalones   de   terciopelo   antiguos por la  rodilla,  y tan  pálido  como  yo nunca  había  visto  en  mi  vida  mi  piel.   Era  el  color  de  la  nieve  sucia,  y arrugado  para  arrancar.  Levanté  un  pie  en  el  agua   salobre,   y   las   zapatillas   de conejo estaban   empapadas   y   se   inclinaban   patéticamente.  Incluso  los  colmillos  parecían  despojados  de  cualquier  encanto.  

–No   te   preocupes   –le   dije.   –Alguien   va   a   pagar   por   tu   sufrimiento.   Fuertemente.   Con  gritos.  –   Sentí   que   debía   repetirlo   para   la   otra   zapatilla,   en   caso   de   llegar   a   producirse   cualquier   mal   sentimiento   entre   las   dos.   Nunca   se   debe   crear   tensión   entre   su calzado.   Ese   deber   cumplido,   me   mire   de   nuevo.   El   agua   goteaba   fría   de   las   alturas   y   me   golpeo   la   cara   como   puñaladas   agudas,   gélidas.   Era   cruel,   ya   que   sólo   podía   irritarme a mí,   no   me   sostendré.   Sin   embargo,   debe   haber   ratas.   Cada   calabozo   tenía  ratas,  era  algo  común.  La  sangre  de  rata  no  era  mi  favorito,  pero  como  dice  el   viejo,  cualquier  puerto  es  bueno  en  una  tormenta.  Y  yo  estaba  definitivamente  en   una  tormenta,  una  verdadera tempestad  de  problemas.   Agua.   Agua,   agua,   agua,   que   cae   en   el   frío   cielo   gris   ahogando   la   tierra,   huesos   grises  de  tierra  gris  ceniza  de  casas  cayendo  poco  a  poco  en  la  ruina,  ojos  grises  de   una   mujer   mirando   con   compasión   y   lágrimas   para   llorar,   la   madre   de   muchos   tanta  decepción  en  su  rostro,  y  lo  que  era  ahora,  no  era  lo  que  había  sido   cuando  había  visto  la  última  vez    ...  los  gritos,  los  portazos,  ninguna  familia  queda   ahora,  nadie  a  quien  cuidar  ...  mis  hermanas,  me  gritaba  que  se  fuera,  desaparece  ...   Me  sobrepuse  rápidamente  sacando  fuera  los  recuerdos.  No.  No,  no  pienses  en  esas   cosas.   Usted   debe   pensar   en   ellos,   piensa   en   tus   hermanas,   piensa   en   lo   que   le   hiciste,   algo   susurró   en   mi   oído,   pero   era   un   susurro   grave,   un   vil     gusano   traicionero  con  la  cara  de  alguien  a  quien  había  amado  una  vez,  estaba  seguro  de   eso,   pero   yo   no   quería   recordar   quién   podría   haberme   advertido.   Yo   no había escuchado,  en  todo  caso.  Nunca  he  escuchado.   Alcé  la  zapatilla  derecha  de  nuevo  y  se  dirigió  a  su  pequeña  cabeza  empapada.   –Me  temo  que  voy  a  tener  que  dejarte  atrás.  Y  a  ti  también,  querida.  Será  bastante   difícil  de  escalar  y  ustedes  me  lo  dificultan.  Y  sus  garras  no  son  muy  fuertes.  –   Ellas   no   respondieron.   Un   rayo   pequeño   de   helada   claridad   me   invadió,   y   me   sentí   avergonzado   por   hablar   con   mis   zapatos,   y   sobre   todo   por   pedirles   disculpas   a   ellos.   La   claridad   me   confundió.   Era   mucho   menos   indulgente   y   amable   que   el   estado  general  de  desconexión  en  el  que  me  gustaba  vivir.   Sin   embargo,   la   cordura,   aunque   sea   breve,   me   obligó   a   mirar   de   nuevo   a   las   paredes.  La  superficie  no  era  perfecta,  después  de  todo,  sino  que  estaba  salpicada   con  pequeñas imperfecciones.  No  se  construyó,  de una aburrida  piedra  sólida,  y  lo   que   la   perforación     había   hecho   era   pulir   los   laterales,   pero   no   había   eliminado   completamente  todos  los toque  de  su  textura.   No   era   mucho,   pero   era   algo,   y   suspiró   ante   la   perspectiva   de   lo   desagradable   que   esto  iba  a  ser.   Entonces   sombríamente   atasque   mis   uñas   en   la   pared   y  comencé   a   raspar asideros   pequeños.   Ven  a  buscarme,  yo  seguía  pidiendo   a Claire,  porque  sabía  muy  bien  que  mi  uñas,   aún siendo   fuertes   y   robustas,   tendría que   usarlas largó tiempo   antes   de   llegar   a   la   reja  de  plata  encima.  Y  dijo:  la  plata  sería  imposible  para  mí    romperla desde  abajo,   sin  apalancamiento  y  un  agarre  arriesgado.     Por  supuesto,  tomaría  días  para  mí  raspar  una  escalera  hasta  la  cima,  incluso   asumiendo  que las  uñas  pudieran  aguantar  tanto  tiempo.   Pero  lo  menos  que  podía  hacer  era  intentarlo.  Pennyfeather  podría  volver,  después   de   todo,   él   no   podría   hacerse   conmigo.   Tal   vez   había   sido   regalado   a   él   como   un   juguete   macabro.   Si   ese   era   el   caso,   sin   duda   tenía   que   estar preparado   para  

matarlo,   rápidamente,   antes   de   que   pudiera   inventar   nuevas   cosas   horribles   que   hacer  para  mí.   Puede  ser  que  sea  la  única  oportunidad  que  tenía  de  sobrevivir.                                                                                              

DOCE    

SHANE

    Por  lo  menos  las  luces  en  el  laboratorio  estaban,  eso  era  algo.  Yo  no  había  pensado   en   preguntarle   a   Claire   si   necesitaba   una   linterna,   quiero   decir,   no   había   mucho   que  hacer,  y  no habia tiempo  para  las  pausas  Q  &  A,  pero  cuando  me  apreté  a  través   de   la   oscuridad   helada   /   caliente que   Claire     llama   un   portal,   y   que   se   llama   mal,     estaba  iluminado  decentemente  hasta  el otro  lado.   El  Laboratorio  de  Myrnin  estaba,  como  de  costumbre,  hecho  una  ruina,  pero  pensé   que   era   peor   que antes   ...   probablemente   porque   había   dos   vampiros   luchando   como   el   infierno   entre   sí,   y   a   la   velocidad   que   se   movían,   era   difícil   estar   seguro   de   cual era  mi  amigo.   Todo  lo  que  conseguí  fue  impresiones,  ya  que  se  empujaban  el  uno  al  otro  por  los   pasillos  abarrotados  haciendo  difícil  con  los  libros  derramados  y  sacrificados.   Claire  odiaría  ver  todas  las  páginas  mutiladas.   Yo   estaba   más   preocupado   por   la   sangre,   ya   que   había   manchas   de   aquí   y   allí,   parecía  que  alguien  estaba  llevando  la  peor  parte  de  la  lucha.   Y  creo  que  es  Michael  algo  que    confirmé  cuando  de  repente  la  lucha  terminó.  Se   pasó  de  la  velocidad  de  la  luz  a  parar  por  completo  en  un  segundo  frío,  y  Michael   estaba   en   el   suelo   con   Pennyfeather   espeluznante,   andrógeno,   de   rodillas   en   el   pecho,  los  ojos  rojos  y  las  garras  goteando  del  mismo  color.   Oh,   mierda   santa.   No   era   Myrnin.   En   una   lucha   directa   cuerpo   a   cuerpo,   Michael   probablemente  lo  había  tomado  como  el  jefe  de  Claire,  pero  en  Pennyfeather  había   algo  más,  algo  peor.   Pennyfeather  se  apartó  de  un  golpe  que  podría  haber  decapitado a  Michael,  salvo   que   salté   hacia   adelante   y   plante una   bota   en   su   costado,   lo   golpeó   desequilibrándole,  y  le  disparé  con  mi  más  reciente,  juguete  dulce.  Lo  había  hecho   para   tranquilizar   animales   de   caza   mayor,   como   leones   y   tigres,   y   yo   pensé   que   estaría  muy  bien  para  los  vampiros.  Especialmente  si,  en  lugar  de  utilizar  sedantes,   los  dardos  se  llenan de  plata  en  suspensión.   Y   funcionó.   Pennyfeather   pensaba   que   me   tenía,   el   rodó   hacia   arriba   y   centró   su   furia   en   mi   cara,   y   sí,   que   daba   miedo,   pero   lo   vi,   con   el   primero   parpadear   cuando   pasó  por  la  cara.  Confusión.  Entonces  el  dolor.  Entonces  shock.   –¿Qué? –dijo,   y   luego   se   dejó   caer   de   rodillas.   Agarre   el   dardo   que   había   enterrado   en   su   cuello   y   tiré   de   él   hacia   fuera.   Vi   una   voluta   de   humo   en espiral desde   el   agujero  ennegrecido  en  su  piel.  –¿Qué?  –   –Trataste  de  matar  a  mi  novia  y  a  mi  mejor  amigo  –  le  dije.    –Chúpate esa Colmillo.–   No   había   plata   suficiente   en   el   dardo   para   matarlo,   pero   fue   más   que   suficiente   para   hacerlo   profundamente   infeliz   durante   mucho   tiempo   y,   lo   más   importante, atrapado  allí,  sin  poder  moverse.   Justo  de  la  forma  en  que  yo  quería  tenerlo  a  él.   Le  tendí  la  mano  a  Michael,  quien  no  se  había  movido  de  donde  había  aterrizado,   y  él  la  tomó  y  logró  ponerse  de  pie.  Su  pierna  estaba  rota,  y  me  estremecí  cuando   vi  cómo  estaba deformada,  pero  él  se  limitó  a  sacudir  la  cabeza,  saltando  en  un  pie,  

y   tirando   con   fuerza.   Los   huesos   se   deslizaron   de   nuevo   juntos.   Se   las   arregló   para   no  gritar.  Lo  habría  hecho.  Mucho.  Pero  sujeto  su  mano  en  mi  hombro  y  se  agarró   con  una  fuerza  brutal.   –¿Estás   bien?   –le   dije,     era   una   cosa   extraña   de   decir,   ciertamente,   había   restablecido  una  pierna  rota,  al estilo vampiro,  que  era  asqueroso  y  frío  al  mismo tiempo.   –Nada  que  no  pueda  curar –dijo.  –Maldita  sea,  él  es  rápido.  Quiero  decir,  realmente   rápido.  Yo esperaba a Myrnin  enloquecido.  No  es  él.  –   –¿Quieres  ir  a  patearlo  unas  cuantas  veces  más?–   –¿Con  una  pierna  rota?–   –Bueno,  el  punto  justo.  –Me  aseguré  de  que  podía  valerse  por  sí  mismo,  luego  fui    a   mi   bolsa   que   estaba   llena   de   cosas   interesantes.   Yo   revisaba,   poco   a   poco,   porque   sabía que  Pennyfeather  estaba  todavía  consciente  y  mirándome.   Mmm...  Por  lo  tanto,  debo  ir  con  algo  rápido,  como  ¿la  estaca  de  plata  a  través  de  el   corazón?   Es   un   clásico,   lo   admito,   pero   yo   estaba   esperando   por   algo   que   realmente   aprecio.  Una  cosa  que  sé  que  a  él  realmente  le  gusta  su  calidad  de  dolor.  –   –Él  no  va  a  salir  de  aquí  de  nuevo,  –coincidió  Michael.  –Pero  no  tienes  que  ir  tipo   marqués  de  Sade  sobre  él,  tampoco.  Sólo  matarlo.  O  me  lo  permites  –   –No   eres   un   asesino,   –le   dije.   –Colmillos   aparte,   yo   te   conozco,   hombre.   Tienes   una   veta   de   chico   bueno   de   una   milla   de   ancho.   Ahora   yo   ...   -   saco   un   cuchillo grande   revestidos en plata,  adecuado  para  despellejar  ciervos,  presumiendo  que  he  cazado   algún ciervo   vampiro,   y   lo   sostengo   en   alto   para   que   reflejara   la   luz.   –Yo,   yo   soy   más  de  el  tipo  de  persona –Bienvenido   al   lado   oscuro. – La pierna  de  Michael  se   fijó  muy  bien,  él  cojeando  vino  hacia  mí  y  tomó  el  cuchillo.  Lo  dejé,  por  supuesto.     –No   eres   un   asesino   a   sangre   fría –dijo.   –Y   Pennyfeather   está   tendido   allí   esperando.   Vas   a   matar   alguien   en   defensa   propia   o   en   defensa   de   alguien   más,   pero  no  así.–   –¿Y  lo  harás?  Dame  el  cuchillo.  –   –¿Vas  a  usarlo,  o  simplemente  vas  a  posar  para  las  fotos?  Porque  sabemos que  no   se   puede   dejar   con   vida.   –Esas   últimas   palabras   fueron   dichas   en   voz   baja,   con   una   voz   que fue   mucho   más   oscura,   Michael   Glass   sabia   que   la   mayor   parte   de   mi   vida,   el   que   siempre   había   tenido   mi   espalda   y   estado   a   punto   de   patear   el   culo   si   era   necesario.   Pero  ninguno  de  los  dos somos  asesinos.  No  en  el  sentido  de  asesinar  a  sangre  fría.   –Él  trató  de  matar  a  Claire, –le  dije.  –Supongo  –   –Él  trató  de  matar  a  Eve,  también –dijo  Michael,  –tu  novia  y  mi  esposa  triunfaron sólo   un   poco.   Así   que   es   mi   trabajo.   –Miró   sus   ojos   azules   oscuro,   casi   como   un   cielo   nocturno,   y   me   hubiera   sentido   mejor   si   en   realidad   hubiera   estado   improvisando   en   alguna   forma.   Pero   él   no   lo   estaba.   No era   habitual   en   Michael,   hablando  de  asesinato,  con  el  cuchillo  en  la  mano.   Yo   no   sabía   qué   decir   a   eso.   Me   puse   de   pie   lentamente,   observando   su   rostro,   y   él   asintió  con  la  cabeza.   –Creo  que  voy  a  hacerlo.  –   –Amigo  –   Haciendo   caso   omiso   de   mí,   él   se   acercó   cojeando   a   Pennyfeather,   que   seguía   tumbado  boca  abajo en  el  piso  donde  el  tranquilizante  le  había  llevado  .  Tuve  que   admitir,  que  había  trabajado  mucho  mejor  de  lo  que  esperaba.   Lo  que  plantea  la  importante  cuestión  de  por  qué  había  funcionado  mejor  de lo que   esperaba,  porque  nada  he  hecho.  De  hecho,  me  ha  sorprendido  siempre  cuando  

ninguna   de   las   cosas   que   inventé   trabajado   en   absoluto.   Y   Pennyfeather   fue   un   colmillero  duro  de  matar  .   De  repente,  tuve  un  sentimiento  negro,  enfermo  en  la  boca  del  estómago.   –Michael  –   –Tengo   esto   –dijo.   Estaba   pálido   pero   decidido.   –Trató   de   matar a   Eve   y   Claire,   y   si   dejamos  que  se  vaya,  él  va  a  hacer  algo  peor.  Usted  sabe  que.  –   –Mira,  –   Fuera,    iba  a  decir,  pero  no  he  tenido  la  oportunidad,  porque  Pennyfeather  no  estaba   tan   tranquilo   después   de   todo.   No   se   curó   completamente,   sin   embargo,   y   fue   lo   único   que   salvó   a   Michael   de   tener   el   brazo   arrancado,   el vampiro   se   levantó   del   suelo,   agarró   su   muñeca   y   tiró   con   fuerza   suficiente   para   romper   el   cuchillo.   Se   cayó  al  suelo  de  piedra  y  rebotó,  me apresure  después  contra  Pennyfeather,  Michael   le dio  un  puñetazo  en  la  cara  un  par  de  veces  para  tratar  de de  romper  su  agarre,   sin  éxito.  A  Pennyfeather  se  le  había  puesto los ojos completamente  en  rojo, y  sus   colmillos   estaban   abajo,   estaba   tratando   de   sacar   a   Michael   y morderle   logró   anotar  un  rasguño  rojo  largo  hasta  su  antebrazo  antes  de que Michael  tirara hacia   atrás.  Agarré  el  cuchillo  y  lo  dirigí  de  vuelta,  y Pennyfeather  se  dio  cuenta  que  las   reglas  habían  cambiado,  tal  vez  fue  la  expresión  de  mi  cara,  y  el  hecho  de  que,  por   mucho  que  dudara  en  apuñalar  a  un  enemigo  indefenso,  yo  ni  siquiera  iba  a  vacilar   cuando  era  una  amenaza  para  mi  amigo.   Empujó  a  Michael  duro  en  una  mesa  detrás  de  él,  pero  Mike  estaba  listo  para  ella,   rebotó   de   nuevo   hacia   delante,   directamente   en   Pennyfeather,   y   el   cuerpo   se   estrelló de  plano  en  el  suelo.   –Shane, –gritó  él.  –Date  prisa.  ¡No  puedo  tenerlo!  –   Yo   estaba   corriendo,   y   eso   fue   un   error,   porque   uno   de   los estúpidos   libros de Myrnin   siempre   dispersos   se   deslizó   bajo   mi   pie   perdiendo   el   equilibrio,   y durante   el  segundo  o  dos,  que me  llevó  coger  el  equilibrio  de  nuevo,  Pennyfeather se  soltó   de   Michael y   casi   levito   hacia   arriba   a   una   posición   de   pie.   Él   era   de   ninguna   manera  así,  sino  que  se  balanceaba  en  su  lugar,  pero  de  alguna  manera    lo  hizo que parecía  más  amenazante,  más  inhumano,  como  una  marioneta  demoníaca  siniestra con  los  ojos  brillantes.   En  vez  de  venir  por  mí,  saltó  hacia  atrás,  hacia  arriba,  sobre  una  mesa,    enviando   vidrios   que   fueron   estrellándose   y   volando   hasta   el   suelo,   y   completo   un   siseó   hacia   nosotros.   Estaba todavía   aturdido,   y   tal   vez   él   realmente   se vendría   abajo   para  siempre  por  la  plata,  pero  todavía  no.  Obviamente.   Atacar   a   un   vampiro   que   tenía   en el   piso   superior   no   era   inteligente,   y   yo   fui   ralentizando  mi  prisa  y  estaba hombro  con  hombro  con  Michael.  Si  él  decidía  llegar   a   nosotros   desde   allá   arriba,   estaríamos   luchando   por   nuestras   vidas   en   serio,   y aunque  el  cuchillo  ayudaría,  no  sería  suficiente.  No  tanto.   –Usted  sabe, –le  dije  a  Michael,  –mi  novia  lo  bajo  con  una  rama  de  un  árbol  roto. –   –Es  una  lástima  que  no  esté  aquí  –dijo.  –Mira  –   Él  probablemente  iba  a  decir,  pero  hizo  algo  Pennyfeather  que  ninguno  de  los  dos   estaba   preparado   :   se dio la vuelta fuera   de   la   mesa   al   suelo,   y   corrió,   zigzagueando   por  las  minas  terrestres  del  laboratorio  de  Myrnin,  a  fuera  en  las  sombras.   –Maldita  sea, –le  dije.  –¿Qué  demonios  hacemos  ahora?  No  podemos  dejarlo  aquí,   no,   si   los   portales   siguen   funcionando.   Podía   aparecer   en   nuestra   casa.   ¿Y   dónde     infierno  esta  Myrnin?  –   –No   lo   sé –dijo   Michael,   –pero   sin   duda   no   aquí.   Tenemos   que ir tras   él.   De   una   vez   por  todas  –  

–Puede  que  no  tengamos  mucho  tiempo.– Señalé  hacia  la  puerta  negra,  que  seguía   siendo   brillante.   Tal   vez   Claire   la sostenía   abierta   para   nosotros,   pero   estaba   empezando  a  tener  una  mirada  desigual  de  la  misma.  Miré  hacia  las  escaleras,  a  la otra   parte,   donde estaba la salida no   mágica,   y   durante   un   buen   rato   no   podía   entender  por  qué yo  estaba  viendo  una  pared.  –Um,  ¿Mikey? –   –¿Qué? –   –¿Dónde  está  la  puerta  habitual  de  aquí?–   Se   volvió   y   miró   también,   y   vio   exactamente   lo   mismo   que yo:   un   vertido   aproximado   de   masa   de   hormigón   que   llenaba     y   bloqueaba   las   escaleras   que   conducían  hacia  arriba  y  hacia  fuera.   –¿Qué? –No  perdió  el  tiempo  en eso,  sólo  se  volvió  hacia  el  portal.  –Esa  es  nuestra   manera  de  salir.  Nuestra  única  manera.  –   –Como   he   dicho,   el   tiempo   es   tic-­‐tac,   hombre.   –Estaba   viendo   el   portal   nerviosamente,   porque   parecía   estar   vibrando,   como   la   seda   ondeando   con   un   viento   fuerte.   No   era   bueno,   o   al   menos   eso   supuse   que   no   era   bueno.   –O   nos   vamos   ahora   o   nos   limitamos   estár aquí,   y   mis   probabilidades   no   son   tan   buenas   con  dos  vampiros  hambrientos  y  sin  sangre en el banco. –   –No  va  a  ser  fácil  de  atrapar  con  lo  que  tenemos  aquí.  ¡Necesitamos  otra  cosa!  –   Miré  a  mi  alrededor.  No había  ciertamente  escasez  de  basura  aquí  que  podrían  ser   peligroso,  pero  era  todo  un  revoltijo  sin  esperanza  ...  y  cuando  abrí  el primer   cajón   me gire,   Pennyfeather   se   deslizó   de   entre   las   sombras,   desde   unos   seis   metros  de  distancia,  y  se  abalanzó.   Casi  me  clavo  el  cuchillo  en  su  lugar,  pero  él  lo  abofeteo  en  la  distancia,  y  se  lo  llevó   con  todo  lo  que  había,  y  Michael  saltó  sobre  la  espalda  del  vampiro  haciendo  una     llave,   liberándome     de   su   agarre   antes   de   que   pudiera   empezar   a   destrozarlo.   Agarré  a  ciegas  y  envolví  mi  mano  alrededor  de  una  pieza  pesada,  sólida,  bueno,   algo.  Se  parecía  un  poco  a  una  cámara  de  lujo,  algo  verdaderamente  engorroso.  Yo   no  trató  de  hacer  algo  inteligente  con  él,  sólo  lo  golpeó  en  el  costado  de  la  cabeza  al   albino  de  Pennyfeather  tan  duro  como  pude.  Era  lo  suficientemente  sustancial  para ni  siquiera  doblarse,  y  se  abría  paso  como  si  hubiera  hecho  algo  de  daño,  segui con   una  patada  que  le  dobló.   Y  todavía  no  lo  podía  conseguir,  porque  esquivaba  y  trataba  de  liberarse  de  Miguel     dando    vueltas  alrededor,  y  Michael  acechaba  detrás  de  él,  centrado  y  con  sus  ojos   brillando   con   el   poder   vampiro.   Él   estaba   más   preocupado   por   mí,   y   yo lo   apreciaba,  pero  me  dio  la  sensación  de  que a Pennyfeather no le importaba añadir   la  muerte  de  Michael  a  su  cuadro  de  mando,  tampoco.   Supongo   que   al   tratar   de   balancear   la   cosa   que   tenía   en   la   mano   en   el   ataque   vampiro   otra   vez,   llegué   a   una   especie   de   interruptor,   porque   sentí   una   oleada   fuerte   de   energía   trepar   por   mi   brazo,   y   entonces   accidentalmente   actúo   en   Michael,  porque  él  se  estremeció  como  si  algo  le  hubiera  golpeado  ...   Y   entonces   se   volvió   como   loco.   Se   movía   en   una   falta   de   definición   sobre   Pennyfeather,  gritando  de  furia,  y  Pennyfeather  cayó  con  fuerza.  Lo  siguiente  que   supe,  Michael  lo  sostenía  en  el  suelo,  golpeándolo  con  furia  feroz  como  nunca  había   sabido  que  él  era  capaz  de  sentir  antes.  Fue  ...  espantoso.   Miré   hacia   abajo,   el   zumbido   de   la   máquina   en   mis   manos   y   rápidamente,   torpemente   a   tientas   le di a un   botón   de   apagado.   Apreté   algo   que   parecía   un   encendedor,  y  el  zumbido  murió,  Michael  se  detuvo,  jadeante,  mirando  con  ojos   a Pennyfeather   que   brillaban   tan   rojos   que   parecía   estar   nadando   en   el   fuego   del   infierno.  Pennyfeather  no  se  movía.  

–Jesús,  –dije  en  voz  baja,  y  puse  el  arma,  porque  eso  era  lo  que  era,  algún  tipo  de   arma,  abajo  rápido  en  el  espacio  de  mesa  más  cercana  disponible.   –¿Michael?–   –Yo –Su  voz  sonaba  extraña  y  oxidada,  y  él  me  miró  con  esos  ojos  llenos  de  furia,  y   casi  deseé  no  haberlo  hecho.  –Dame  el  cuchillo.  –   –Um  ...  amigo  ... –   –Cuchillo. –   Negué   con   la   cabeza   y   lo guarde.   –No   es   porque   yo   no   lo   quiero   muerto.   Es   porque   no  me  fío  de  lo  que  vas  a  hacer  con  él  ahora  mismo.  –   –Él  trató  de  matar  a  Eve. –Había  una  especie  de  ansia  terrible  en  la  manera que  él   lo dijo  que  me  dieron  ganas  de  temblar.   –Está   bien,   hombre,   es   genial   que   te pusiste   en   contacto   con   tu   asesino   en serie interno y todo,   pero   no   hay   manera.   –Yo   era   grave.   Quería   a Pennyfeather   muerto,   para   que   no   fuera más un problema   en   absoluto.   Lo   que   yo   sinceramente   no   quería   era   que   Michael   despertara desde   -­‐lo   que   fuera-­‐   y   tuviera   el   recuerdo   de   lo   que   estaba  a  punto  de  hacer.  Además,    el  evento  de  pronto  tomó  un  interés  malsano  en   mí,  quería  ser  el  que  tiene  el  cuchillo.   Tardó  unos  segundos,  pero  finalmente  se  desvaneció  el  resplandor  de  sus  ojos  a  un   color  más  sangriento  de  lo  normal  odiaba  que  yo  podía  decir  que  era  normal  y  se   echó  hacia  atrás,  moviendo  todo  el  cuerpo.  –¿Qué  demonios  fue  eso?  Yo  sólo  –   –¿Fuimos  con  todo  un  superhéroe  malo?  Si.  No  se.  Uno  de  poco  de  diversión con un   juguete   electrónico   de   Myrnin,   supongo.   –Hurgué     en   él,   frunciendo   el   ceño,   y   se   deslizó     sobre   una   pila   de   libros y   casi   cayó   al   suelo   hasta   que   lo   agarramos   y   lo   colocaron    en  su  lugar  otra  vez.   Michael   seguía   tendiendo   la   mano   hacia   mí,   y   me   di   cuenta   de   que   estaba   esperando   el   cuchillo.   Con   calma,   ahora.   Nuestros   ojos   se   encontraron   y   se   mantiene,  y  yo  le  dije:  –¿Estas  seguro,  hombre?  –   -No,  –dijo.  –Pero  tiene  que  hacerse –   Se   lo   di   a   él.   Los   ojos   de   Pennyfeather     estaban   cerrados,   y   parecía   sin   vida   ya,   aturdido e  inconsciente  por  el  ataque  furioso  de  Michael.  Tendido  allí  en  silencio,   parecía   mucho   ...   más   pequeño.   Y   con   esa   estructura   ósea   andrógena,   que   podría   haber   sido   fácilmente   como   una   mujer   fuerte   con   funciones   como   un   hombre,   y   que  lo hizo  aún  más  inquietante.  No  estaba  seguro  de  que  podría  haber  hecho  en   absoluto,  la  verdad.   Y  para  empeorar  las  cosas  en  ese  momento,  el  portal  brillaba,  se  estremeció,  y  salió   Claire.   Mi   novia   estaba   aún   en   marcha   de   adrenalina,   era   evidente   en   sus   demasiado   grandes   ojos   marrones,   el   calor   en sus   mejillas.   Tenía   un   arco   en   la   mano,  que  era  casi  tan  alto  como  ella,  y  una  flecha  preparada  y  lista  para  tirar.  La   flecha    tenía  una  punta  de  plata  de  púas.   Ella  se  detuvo  de  golpe,  pero  no  bajó  la  guardia. –Es  Pennyfeather  –   Vio  a  Michael  arrodillado  sobre  el  vampiro  caído,  y  el  cuchillo,  y  ella  tomo  el  aliento   fuerte.   –Se  tiene  que  hacer, –le  dije.  Se  mordió  el  labio,  pero  no  trató  de  discutir.   –Mira,  tenemos  que  salir  de  aquí.  Myrnin  hizo  algo  loco  y  lleno    la  salida,  así  que   ahora   estamos   confiando   en   la   buena   voluntad   de   mi   Frankendad   mantener esta   cosa de  portal  abierto,  y  no  me  siento  bien  con  el  plan.  –   –Se   siente   peor   –dijo.   –Frank   está   muriendo   de   hambre.   No   sé   si   aún   puede   mantener  esto  en  absoluto.  Tenemos  que  salir  de  aquí,  ahora.  –  

–No,   si   dejamos   atrás a   Pennyfeather   y   tiene   una   salida   que   conduce   a   través   de   nuestra  casa.  –   Eve  atravesó  justo  en  ese  momento,  después  de  haberse  aparentemente detenido   para   cargar   una ballesta   de   tiro   rápido   que   sostenía   con una   competencia   aterradora.   Comprobó los   rincones   en   busca   de   amenazas,   también,   antes   de   dejar   su  guardia  abajo  y  comenzando  a ir de cabeza  hacia  Michael.   –Espera, –le  dije,  y  me  puse  en su  camino.  –le  das  un  minuto.  –   Dio  un  paso  atrás  y  me  consideró  un  segundo  en  silencio  y  luego  dijo:  –Estoy  con  lo     de  Pennyfeather    y  un  vino  después.  Es  mi  trabajo,  ¿no?  –   –¡No!  –dijimos  Claire  y  yo  al  mismo  tiempo,  pero  Claire  continuó,  con  seriedad.  – Eve,  no  lo  está  matando  en  una  pelea.  Es  asesinato.  –   –¿Y?  –dijo  Eve.  Sus  ojos  se  habían  vuelto  pedernal  duro.  –¿Cuántos  asesinatos  tiene   cometido?  ¿No  crees  que  lo  merece?  –   –¡No  creo  que  eso  sea  algo  que  ninguno  de  nosotros  debe  decidir!  –   –Oh,   cariño   –dijo   Eve,   y   sonrió   un   poco.   –En   realidad   no   eres   de   Morganville   todavía.  –Me  miró  a  mí.  –¿Cuál  es  tu  objeción,  Collins?  –   Me  encogí  de  hombros.  –Michael    le  puede  manejar  si  se  despierta.  No  se  puede.   Logística.  –   Claire  pareció  sorprendida,  pero  bueno,  Eve  tenía  razón:  los  niños de  Morganville   entendían  esto  mejor.  Puede  parecer  cruel  y  duro,  pero  cuando  se  trataba  de  vivir  o   morir,   sabíamos   de   qué   lado   queremos   terminar.   Tener a Pennyfeather   que   continuará   acechando   sobre   nosotros   no   era   una   opción.   Eve   asintió.   Se   acercó   a   Michael   y   le   puso   una   mano   suave   en   su   hombro,   él   la   miró   y   respiró   profundamente  para  calmarse.   –No  puedo  –dijo  Claire.  –Él  no  puede,  Shane  –   Entré,  ella  dejó  caer  el  arco  y  la  flecha  con  un  ruido  cuando  yo  envolví  mis  brazos   alrededor  de  ella  y  le  dio  la  espalda  a  lo  que  iba  a  suceder.  –Quieta  –le  dije,  y  asintió   con  la  cabeza  a  Michael  por  encima  de  su  hombro.  –Va  a  ser rápido.  –   –Stop.  –   La  voz  parecía  venir  de  todas  partes,  a  nuestro  alrededor,  desde  los  ocultos   altavoces  y  un  poco  más bajo  en  mi  teléfono,  también.  Era  áspera  y  pálida,  y  parecía   agotado,  pero  era  demasiado  familiar.  –Frank  –le  dije.  Bajar la frente ante mi  padre   era   algo   que   yo   había   hecho   mucho   más veces en los   últimos   años,   pero   siempre   parecía   tener   una   nueva   picadura   en   la   cola,   cada tiempo.   Me   pregunté   cómo   sería   hoy.  Tragué  lo  que  parecía  tener la  boca  llena  de  ácido,  y  dije:  –Sólo    déjenos  en  paz,   ¿de  acuerdo?–   –Usted  no  necesita  su  sangre  en  su  conciencia  –dijo  Frank.  –Confíen  en  mí, niños,   no  lo  hagan.  Déjame  hacerlo.  –   –¿Tú?   Papá,   odio   tener   que   decírtelo,   pero   abajo   hay   una   computadora,   y   en   el   centro  de  la  misma  hay  un  cerebro  flotando  en  un  frasco  con  cables  que  corren  en   él,  y  ese  eres  tú.  Al  igual  que,  usted  no  está  haciendo  el  juego  a  Pennyfeather,  sin   embargo cuán malo  te  crees  que  eres.  –   –Sólo   tengo   que   hacer   una   cosa,   hijo   –dijo.   –Sólo   tengo   que   morir.   Me   estoy   muriendo  de  todos  modos,  los  depósitos  de  nutrientes  están secos,  y  no  queda  nada   para  mí.  Si  lo  dejan  aquí,  voy  a  sostener  los  portales  cerrados  hasta  que  yo  me  haya   ido.  Él  no  va ir  a ningún  lugar.  –   Me  volví  y  miré  a  Michael  y  Eve,  y  parecían  tan sorprendidos  como  yo.  Y  un  poco   aliviados.  –Bueno  –Eve  dijo:  –tal  vez  es  lo mejor  –  

–Piensa  en  lo  que  estás  diciendo    –dijo  Michael.  –Porque  si  pongo  esto  en  el  pecho   en   este   momento,   está   acabado.   Si   nos   vamos,   ¿y   si     a   tu   papá   se le aflojan los tornillos y  lo  deja  salir?  –   –Peor  aún    –dijo  Claire,  –¿y  si  no  lo  hace?  Tu  no  quieres la muerte de  Pennyfeather en   tu   conciencia,   pero   ¿no   tienes   ningún   problema   con   dejarlo   morir   de   hambre   aquí?  ¿Cómo  sería  eso,  Michael?  ¿Divertido?  ¿Fácil?  –   Él  miró  hacia  otro  lado.  Él  lo  sabía,  y  sabía  que  yo  lo  sabia,  que para  los  vampiros   no  era  fácil  morir de hambre,  vivían  mucho  tiempo,  mucho  tiempo.  Y  sufrían .  –Tal   vez  se  lo  merece.  –   –Tal   vez,   –estuve   de   acuerdo.   –Pero   si   lo   hacemos,   seguro el   maldito   merece   el   cuchillo,   también. Y   yo   no   quiero   despertar   pensando   que   él   esta aquí   abajo   gritando,  ¿verdad?  –   Pennyfeather  tomó  la  decisión  de  salir  de  nuestras  manos,  porque  él  abrió    los  ojos   y  gruñó,  y  se  lanzó  hacia  arriba,  con  las  garras  extendidas.   Y  Michael  actuó  completamente  por  reflejo,  defendiéndose  y  a Eve.   Rápido,  suave  y  extremadamente  preciso, Pennyfeather  golpeo el  duro  suelo,  y    la   plata   comenzó   a   comer   a   través   de   su piel.   Sus   ojos   permanecían   abiertos.   Yo   no   sabía  si  todavía  estaba  vivo,  pero  esperaba  que no,  de  cualquier  manera,  no  se  hizo   esperar.   La voz  de  Frank  regresó,  esta  vez  más  débil.  –Es  hora  de  irme  –dijo.   –Tienen  que  irse,  ahora.  –   Michael  dejó  el  cuchillo  en  el  pecho  de  Pennyfeather,  tomó  a  Eve en  sus  brazos,  y  la   llevó  al  portal.  Se  agitó  a  medida  que  pasaban  sin  detenerse.   Eso  dejaba  sólo  a  Claire  y  a mi,  nos miramos fijamente  el  uno  al  otro.   –Oye,  papá,  –le  dije  a  Frank.  Mi  voz  sonaba  ronca  inesperadamente,  y  la  aclaró.     –Tal  vez  esto  está  mal,  pero  creo  que  sé que  trató  de  ayudarme  cuando  el  Draug  me   tenía   en   sus   tanques.   Ellos   me   estaban   matando   y   me   hizo   soñar   mientras   lo   hicieron,  sólo  alguien,  alguien  seguía  tratando  de  hacer  que  me  despierte.   ¿Fuiste  tú?  –   Nada.  Silencio.  Escuché  el  goteo  distante  del  agua  por  un  tiempo.   –Bueno,  si  lo  era,  gracias,  supongo.  Me  hizo  pelear.  –   Eso  resume  a  mi  papa  y  a  mi  perfectamente.  Me  hizo  luchar,  ya  sea  que  quisiera  o   no,  y  si  es  por  una  causa  que  creía  o  no.  Él  me  hizo  duro  y  fuerte,  un  sobreviviente,   y  si,  valía  la  pena,  sobre  todo  ahora  que  tenia  cosas  porque  luchar  realmente.  Claire   había  citado  un  escritor  Hemingway  refiriéndose  a  mi,  no  hace  mucho  tiempo  :   “El mundo se rompe, todo el mundo, y después, algunas personas son fuertes en los lugares rotos.  “   Yo   no   creo   que   mi   papa   haya   leído   alguna   vez a   Hemingway,   pero   a él   le   habría   gustado.   Pasé  un  par  de  segundos  esperando,  no  sé,  algo,  y  luego  me  volví  para  irme.   Y  un  granulado,  oscuro,  de  dos  dimensiones  una  figura  que  se  forma  delante  de  mí.   Mi  padre  había  elegido  una  versión  más  joven  de  sí  mismo  a  la  edad  en  que  había    muerto,   pero   aún   así   era   él,   él   desde   el   último   de   los   buenos   momentos   de   mi   infancia.  En  términos  relativos.  Nos  miramos  el  uno  al  otro  durante  un  momento,  y   luego   sus   labios   se   movieron.   Yo   apenas   podía   oír   las   palabras   ásperas   como   el   silbido  de  un  altavoz  antiguo  en  el  lado  de  la  máquina  a  través  de  la  habitación.   –Sabía  que  este  día  llegaría,  Shane.  Es  por  eso  que  te  ha  enviado  aquí.  A  estar  aquí   cuando  todo  salió  mal.  –  

–Los  vampiros,  –le  dije.  Siempre  fue  acerca  de  los  vampiros  con  él.  Él  los  culpó  de   todo,  la  muerte  accidental  probablemente   de mi  hermana,  el  probable  suicidio  de   mi  madre,    su  propio  consumo  de  alcohol  y  la  amargura  y  la  ira.   Y  sí,  vale,  tal  vez  tenía  razón,  porque  Morganville  era  un  lugar  tóxico.   –Están  fuera  de  control.–   –Siempre   lo fueron,  –él  susurró.  –Siempre  lo  serán.  Basta.  No  importa  qué  cuesta.   Quemar  la  ciudad  en  torno  a  ellos  si  tienes con  que.  –   Ese   fue   mi   papá.   Siempre     –matarlos   a   todos   o   que   Dios   se   encargue   de   ellos   .   Si   algunos  inocentes  quedaron atrapados  en  el  infierno,  bueno,  daños  colaterales.   –Claire,   vete,   –le   dije.   Ella   estaba   llorando,   me   di   cuenta,   las   lágrimas   silenciosas   corrían     por   sus   mejillas.   Yo   a   veces   no   podía   entender   todo   la   bondad   en   su   interior,  que  lloraba  por  mi  papá,  un  cerebro  en  un  frasco  que  apenas  había  sido   nunca  bueno  para  alguien.   Claire  lo hizo.  Probablemente  estaba  llorando  por  Pennyfeather,  también.   –Adelante,  –dije  de  nuevo,  suavemente  y  la  bese en  los  labios.  –Estoy  justo  detrás ti.  –   Ella   tomó   su   arco   y   flecha   y   después   de   una   vacilación,   tomó   la   voluminosa   máquina   que   había   afectado   a   Michael   con   tanta   fuerza.   Antes   de   que   pudiera preguntar acerca  de  eso,  se  dirigió  hacia  el  portal,  pero  se  detuvo  allí,  mirando a su espalda.  –Vamos  –dijo.  –Vamos  juntos.  –   Me  dirigí  a  la  salida,  caminando  a  través  de  la  imagen  de  Frank.  Se  sentía  como  una   cortina  de  alfileres  y  agujas,  pero  yo  estaba  acostumbrado  al  dolor,  especialmente   cuando  se  trataba  de  mi  papá.   Él   volvió   a   formarse   delante   de   mí,   bloqueando   el   camino   a   Claire.   Seguí   caminando,  y  no  dejaba  de  protegerla,  viajar  sin  problemas  como  el  fantasma  que   era.  –Hijo  –dijo:  –Quiero  decirte  una  cosa.  Sólo  una.  –   –Sigue  así.  –   –Estoy  orgulloso  de  ustedes  –dijo.   Me   pare   en   seco,   mirándolo   fijamente,   al   hombre   que   había   realmente   y   nunca   supe,   porque   él   jamás   me   dejo     conocerlo,   él   me   había   tratado   como   una   herramienta  útil  y  potencial  enemigo  toda  mi  vida.   –Eres  diferente  –dijo.  –Eres  mejor  de  lo  que  nunca  fui.  Y  estoy  orgulloso  de  ti  por   ser  tan  fuerte.  Eso  es  todo.  Sólo  tenía  que  decírtelo,  antes  de  el  final.  –   Se  disolvió  en  humo  electrónico.  Pasado.   –¿Papá?   –giré   sobre   mis   talones,   mi   voz   resonando   en   el   silencio   fresco,   del   laboratorio.  –¿Papá?  –   Nada.   Sólo   ...   silencio.   Eso   me   dijo   que   no   tenía   más   energía   de   sobra,   y   nos   quedamos  sin  tiempo.  Las  luces  parpadearon,  advirtiéndome  de  lo  mismo.   Claire  de  repente  dijo:  –¡Oh,  no,  Bob!  –   –¿Bob?  –mire  sin  comprender,  y  ella  señaló  al  otro  lado  del  laboratorio.   Oh.   La   araña.   Negué   con   la   cabeza   y   se   fue   corriendo   a   recoger   el   tanque   que,   excepto  para  el  contenido  de  vidrio,  era  claro    se  aseguro  de  que  la  tapa  estaba  bien   cerrada  con  fuerza  antes  de  llevarlo  al  portal.  Claire  esperó  ansiosamente  mientras   las  luces  seguían  el  parpadeo,  más  rápido  y  más  rápido.   Me  detuve  en  el  borde  del  portal  cuando ella  entró.  Yo  quería  decir  algo  profundo,   pero  yo  no  soy  de  ese  tipo,  por  lo  que  acabe  de  decir,  torpemente:  –Bueno,  Papá.   Nos  vemos.  –   –Nos  vemos.  –Suspiró  su  voz,  y  había  algo  melancólico  en  su  voz  electrónica.  

Di   un   paso   a   través   del   portal   en   el   aire   fresco   y   familiar   de   la   Casa   y   sentí   el   chasquido  de  cierre    completamente   detrás  de  mí.  Hubo  una  sensación  casi  física   de  desconexión,  de  todo  el  sistema  sólo  ...muriendo.   Puse   la   mano   en   la   pared   y   se   concentró   en   blanco,   por   un   momento,   en   solo   respiración.   Lo   has   perdido   antes,   me   dije.   Él   no   estaba   realmente   allí   de   todos   modos.   Pero  se  había  sentido  real  para  mí  cuando  me  había  dicho  que  estaba  orgulloso.  Tal   vez  siempre  lo había ansiado,  lo  necesitaba.  Tal  vez  lo  había  sabido. Pero  a  pesar  de   la   oleada   de   tristeza,   había   algo   bueno   en   él   esta   vez,   algo   que   sentí   definitiva   y   completamente.   Tal   vez   esto   era   lo   que   todos   los   médicos   síquicos   de   televisión     querían   decir   cuando  hablaban sobre  el  cierre.   Puse  el tanque  de  Bob  en  la  mesa  del comedor,    Eve  masculló,  y  Claire  rápidamente   dejó  el  equipo  pesado,  torpe sobre la mesa  del  café,  junto  con  su  arco  y  flecha.  Me  di   cuenta   vagamente   de   que   señaló   en   mi   dirección,   pero   por   el   momento,   eso   no   quería  decir  nada,  y  no  hizo  ninguna    sensación  punzante  que  corriera  a  través  de   mí.   –¿Estás  bien?  –dijo  Claire,  y  se  acercó  con  una  expresión  de pura preocupación  .   Se  veía  ...  no  puedo  explicarlo  exactamente,  pero  de  repente  sentí  un  rayo  de  calor  a   través   de   mí   como   fuego   del   cielo,   y,   hombre,   ¿ella me   quiere     en   todo   tipo   de   formas:   bien   y   mal.   Ella   había   crecido   en   los   últimos   años,   completado   en   curvas   que  pedían  que  se  celebrará  y  acariciaran,  y  sin  duda  este  no  era  el  momento,  pero   de   repente lo   estaba   considerando   sin   importarme   lo   que   era   el   comportamiento   apropiado.   –Estoy  bien,  –le  dije  a  través  de  una  garganta  repentinamente  seca.  –Quiero  decir,   voy  a  estarlo,  de  todos  modos.–   –Lo  siento  mucho  –dijo.  –Me  gustaría  que  hubiera podido hacer  algo.  –   –Es  por  eso   que Te  amo  –le  dije,  y  extendí  la  mano  para  cepillar  el  pelo  hacia  atrás   de  su  cara.  –Porque  te  importa  tanto.–  Su  mirada  fue  hacia  arriba  y  golpeo  la  mía,   y   más   calor   explotó   a   través   de   mí   como   una   bomba.   Vi   la   onda   de   choque   de   la   misma  en  sus  ojos.  Oh.  Yo  realmente  no  podía  explicar  lo  que  estaba  pasando  en  mi   cabeza  y  rebotando alrededor  de  mi  cuerpo,  pero  era  ...  bueno.  Grande,  de  hecho.   Cubri con mi  mano  alrededor  de la mejilla  de  Claire  y  me  incline  para  besarla.  Sus   labios  sabían  como  cerezas  y  sal,  dulce  y  agrio  juntos,  y  me  gruñó  en  algún  lugar   profundo  y  me  incline,  atrayéndola  hacia  sí.  Ella  era  mía,  mía,  y  eso  era  todo  lo  que   importaba.   Myrnin   se había   ido,   desaparecido,   y   él   no   era   ninguna   amenaza   ahora.   Algún traidor  susurro  me  dijo  que  podía  haber  pedido  Frank  saber de  él,  de  lo  que  había   pasado,  pero  yo  no  quería  saber.  Él  se  había  ido.   Y  yo  tenía  a Claire,  en cuerpo  y  alma,  y  hombre,  la quiero  a  ella,  ahora  mismo.  En     muchas  maneras.   –Ey,  –dijo  Michael  desde  algún  lugar  detrás  de  mí.  –Eso  es  muy  dulce  y  todo,  pero   nosotros  acabamos  de  matar  a  un  hombre  y    su  padre,  ¿está  seguro  de  que  quiere   estar  haciendo  esto  ahora?  –   Estaba   muerto   tenia   razón   en   eso,   pero   yo   no   podía   apartar   mis   manos   lejos   de   ella,  o  mis  labios.  De  alguna  manera  había  introducido  mis  pulgares  bajo    su  camisa   y   la   piel   se   encuentra   debajo,   y   yo   no   quería   dejarlo   ir.   La   sensación   de   su   carne   fina   y   suave,   incluso   que   gran   parte   de   ella,   me   hizo   sentir   como   si   mi   cabeza   estuviera en  el  fuego.  

Y  entonces  Claire  jadeó,  tosió  y  se  abrió  paso  liberándose  de  mí.  Yo  instintivamente   la   alcance y   consiguió   su   aire,   tropezamos   después   de   ...   y   tan   pronto   como lo   hice,   me  contuvo  el  aliento  fuerte  y  frío  de  aire  y  sentí  algo  como  la  cordura que  empieza   a  volver.   Oh.  Oh.  La  máquina.  Estaba  sobre  la  mesa  de  centro,  brillando  de un  verde  tenue,  y   el   extremo   señalaba   hacia   donde   Claire   y   yo   habíamos estado de pie.   Se   había   quedado  encendida  cuando  ella  la  había  arrojado  allí,  supuse.   Y  entonces,  no  me  ha  divertido,  me  había  encendido.   Claire,   sonrojándose   con   un   tono   furioso   y   hermoso   de   color   rojo,   en   círculo   alrededor   de   la mesa   y   se   volcó   sobre   algún   tipo   de   interruptor   en   la   parte   posterior.  La  brillante luz  murió,  y  también  lo hizo  el  zumbido,  y  me  sentí  ...  no  es   normal,   pero   menos   loco.   –Lo   siento   –dijo   ella, y   se   mordió   el   labio.   Todavía   estaban   húmedos   e   hinchados   por   nuestro   beso,   y   yo me   sacudí     para   dejar   de   enfocarme  en  ellos  con  un  esfuerzo  real.   –Es  una  especie  de  experimento.  –   –Myrnin   está   haciendo   un   rayo   de   lujuria,   –le   dije.   Por   supuesto   que   lo   era,   porque   ...  ¿por  qué no?  Tuve  que  admitir  que  probablemente  veríamos  algún  valor  en  mi   mismo.   Infierno.   Yo   sólo tenía.   –Espera   un   segundo.   Por   error,   he   señalado     a   Michael,  y  le  hizo     –Hambriento –dijo  Michael.  –Híper  enojado.  Listo  para  matar.  –   –No,  no,  no  lo  es  –Claire  tragó  saliva  y  visiblemente  intentó  calmarse.   –No  es  un  rayo  de  lujuria.  Simplemente  magnifica  lo  que  estás  sintiendo.  Y  no  es de   Myrnin.  Es  mío.  Yo  estaba  justo  en  la  experimentación.  –   –Sé  que  no  soy  una  revisión  científica  colegiado  ni  nada,  pero  tengo  que  decir  que   creo  que  funciona.  Si  eso  es  lo  que  estaba  pasando,  de  todos  modos.  –Omitiendo  yo     sobre   toda   la   cuestión   de   por   qué   había   decidido   centrarse   en   ese   impulso   en   particular  en  mí.  Ella  lo  tomaría  como  un  cumplido,  con  suerte,  pero  yo  no  estaba   muy   seguro   de   eso.   Mi   historial   de   adivinar   lo   que   podría   ofender   a   las   chicas   no   era  exactamente  perfecto.  –¿Para  qué  estabas  pensando  utilizar  esto?  Debido  a  la   forma  en  que  envió a Michael  en  rabia  a  toda  marcha  ...  –   El   rubor   simplemente   no   estaba   siendo   menos   rojo,   o   incluso   sin   el   rayo,   sea   menos  interesante.  –La  idea  es  que  una  vez  que  exactamente  se  pueda  amplificar   un   sentimiento,   también   se   pueda   cancelar   –dijo.   –Se   suponía   que   iba   a   trabajar   sólo   con   vampiros,   no   con humanos.   No   sé   por   qué,   por   qué   funcionaba   en   ti,   Shane.  Yo  lo  siento  mucho.  –   –Bueno   –Me   encogí   de   hombros:   –Yo   no   lo   soy,   en   particular.   Eso   fue   un   poco   divertido.  –   –Odio  tener  que  admitirlo,  pero  cuando  se  refirió  a  mí  también,  –Michael   dijo.  –Algo  así  como  que  le  quitó  todas  las  inhibiciones.  –   –Un  arma  borracha  –le  dije.  –Imponente.  –   –No  –dijo  Claire,  y  frunció  el  ceño.  –Es  peligroso.  –Ella  lo  recogió  y  la  metió  en  su   mochila,   con   la   participación   de   algún   tipo   de   interruptor   de   seguridad   que   no   había   notado   antes.   –Voy   a   encontrar   un   lugar   para   guardarlo   en   el   que   no   haga daño   a   nadie hasta   que   pueda   destruirlo.   Probablemente   era   una   idea   tonta,   de   todos  modos.  –   Eve  fue  a  la  cocina,  siempre  práctica,  y  salió  con  unas bolsas  de  sangre  que  le  lanzó   a  Michael,  que  se  la  arrebató  en  el  aire    con  un  nivel  alarmante  de  entusiasmo.  La vació oh,  en diez segundos  o  menos,  de  la  misma  manera  que  un  humano  bebe agua   después  de  un entrenamiento  agresivo.  Y  tenía  el  mismo  efecto,  él  se  puso  un  poco  

débil,  se le doblaron las rodillas  y  tuvo  que  apoyarse  en  la pared,  pero  después  de que  la  crisis  pasó,  él parecia  casi  inmediatamente  mejor.  Sus  ojos  se  desvanecieron   de  nuevo  a  azul  simple,  y  su  color  de  piel  pasó  de  muerto  hombre  pálido  como  el   marfil  a  más.  Las heridas comenzaron a  cerrar  más  rápido,  también.   –Gracias,  –le  dijo  a  Eve.  Ella  levantó  una  ceja  arrogante.   –Vas  a  agradecerme  solo a  mí  más  tarde  –dijo,  y  le  guiñó  un  ojo.  Eso  provocó  otro   tipo   diferente   de   sonrisa   de   Michael,   y   me   encontré   cambiando   rápidamente   la   mirada   lejos   de   ellos.   Ahora   yo   era   el   único   que   me   estaba   sintiendo   como   un   intruso  en  algo  personal,  como  lo  que  Mikey  había  adivinado  antes,  lo  que  con  toda   la  pasión  y  andando  con  mi  lengua  a  tientas.   Es  curioso  cómo  sólo  la  forma  en  que  se  sonrieron  el  uno  al  otro  podía  ser  íntimo.   O   tal   vez   sólo   me   estaba   convirtiendo   en   una   mujer,   que   vive   con   dos   de   ellas   en   la   casa.   Eso   fue   aterrador.   No   es   que   no   me   gusten   las   chicas.   Pero   prefiero   ser   un   viejo   insensible,  eso  esta  claro.   –Uno  menos,  –le  dije.  –Pero  Frank  me  dio  una  advertencia.  Esta  ciudad  realmente se  va  a  volver  loca.  Tenemos  que  estar  listos.  –   –Siempre  –dijo  Eve,  y  me  chocó  los  cinco.   Pero  me  preguntaba  si  realmente,  verdaderamente  lo  estábamos.                                                              

TRECE    

CLAIRE

    El   sistema   de   portales   había   desaparecido   por   completo,   totalmente   muerto.   A   la   mañana   siguiente,   Claire   comenzó   a   intentar   cada   una   de   las   entradas   que   había   trazado,   y   se   encontró   que   cada   uno   de   ellas   estaban   inactivos   como   los   de   la   Casa   de   Cristal.   Incluso la   Fuga   de   Amelie de   emergencia,   la   de   arriba   en   la   habitación   del  ático  secreto,  se  había  ido.   Sabía  que  iba  a pasar,  pero  aún  así  era  ...  extrañamente  triste.  Ella  se  estremeció  y   trató  de  no  pensar  en  Frank  muriendo  lentamente  en  su  tumba  silenciosa  mientras   ella   salía   del   almacén   abandonado-­‐portal   número   doce   en   el   mapa-­‐   y   se   dirigió   hacia  el  centro  de  la  ciudad.  Este  lado  de  Morganville  era  en  su  mayoría  dejado  a  la   putrefacción   y   las   ratas,   así   había   sido   durante   años,   poco   a   poco   cayendo   en   la   ruina   con los negocios   cerrados   o   reubicados.   El   porche   había   caído   finalmente   hacia   abajo   en   la   parte   delantera del   edificio   del   antiguo   hospital   donde   ella   y   Shane   habían   corrido   una   vez,   tanto   de   su padre   como   de   Oliver,   bloqueando   incluso  a  los  más  resistentes  exploradores  urbanos  allí.   Había   muchas   probabilidades   de   otras   maneras,   pero   nadie   cuerdo   quería   entrar   ahí.   Era   un   gran   lugar   para   estar permanentemente   ausente,   no   sólo   a   causa   de   los   vampiros,   sino   porque   había   algunas   personas   con   graves   problemas de   drogas   comerciales   que   tenían reclamó   por   esa   propiedad.   En   realidad   era   algo   que   a   Claire  no    le  concernía.  El  lugar  no  estaba  embrujado  sólo,  sino  que  era  el  mal.   Me  podría  haber  pasado  la  mañana  trabajando  en  la  máquina  pensando  en  ¿como   la   iba   a   llamar?   ¿El   Poder   Vampiro   Cancelación   de   Dispositivos?   VPCD,   ¿por   sus   siglas?   Bien,   ¿qué   hay   de   Cosa   Mágica?   Ella   estaba   fantaseando   demasiado   sobre   lo   que   podía  hacer,  pensó  ella,  pero    no  podía  evitar  la  idea  de  que  si  sólo  podía  conseguir   una   amplificación   de   la   señal   perfecta   para   que   coincida   con   lo   que   los   vampiros enviaban,  de  alguna  manera  podría  cancelarlo  ...  y  perfectamente  anular  el efecto.   No  es  que  hubiera  detenido  a  Pennyfeather  de  tratar  de  arrancarle  la  garganta,  por   supuesto.  Tenia  sus  inconvenientes.   Esta  zona  de  la  ciudad  estaba muy  deteriorada.  Claire  maldijo  en  voz  baja  mientras   se  tropezó  con  otra  valla  caída.  Los  vampiros  realmente  podría  haber  hecho  alguna   renovación  urbana  por  aquí,  pero  les  gustaba  tener  unas  ruinas  alrededor;  tal  vez   convenía   a   sus   sensibilidades   góticas,   o   tal   vez   era   sólo   práctico,   tener   lugares   donde  pudieran  acechar  en  torno  a  la  noche  en  privado.  Ella  se  preguntó  por  qué   no   habían   cerrado   el   comercio   de   metanfetaminas,   sin   embargo.   Tal   vez-­‐ probablemente-­‐simplemente  no  les  importaba  lo  suficiente.   Mientras  Claire  se  alejaba,  vio  que  el  coche negro de los cazafantasmas  del  programa   “Después  de  la  Muerte”  giraban  en  la  esquina  y  tire  para  una  parada  justo  en  frente   del  edificio.     Oh,  no.  No.  No  lo  hagas  ...  Pero  ahí  estaban:  Jenna,  Ángel,  y  Tyler,  saliendo  de  la   la  camioneta,  sacando  todo  tipo  de  equipos,  cables,  cajas.  Ellos  claramente  

van   a   organizar   algún   tipo   de   investigación   de     espíritus   en   esa zona.   Esa   es   una   mala  idea.   Claire   sacó   su   teléfono   y   llamó   a   la   policía   de Morganville al número   del   departamento   que   no   era   emergencia.   No   acostumbraban   a responder rápido,   en   general,  fueron  necesarios  al  menos  diez  timbrasos  antes  de  que  alguien  finalmente   lo  cogiera.   –Hola,  soy  Claire  Danvers  –dijo  ella.  –¿Sabes  quién  soy?–   –Sí.  ¿Qué  es  lo  que  quieres?  –La  voz  en  el  otro  extremo  era  profesional  y  fría.  No   tenia  pistas  sobre  quién  podría  estar  hablando,  o  cómo  la  individuo  realmente  se   sentía.   –Estoy  de  pie  en  frente  del  edificio  del  antiguo  hospital,  el que  esta  abandonado,  y   esos  estúpidos  cazadores  de  fantasmas  están  aquí.  Sólo  pensé  que,  tal  vez  usted   podría  enviar  un  coche,  para  disuadirlos   de que no debian seguir  adelante     –Ella   vaciló   por   un   segundo,   luego   calló   sucesivamente.   –¿Por   qué   están   todavía   aquí,  de  todos  modos?–   –Estamos  esperando  una  decisión  sobre  la  forma  de  manejarlo  –dijo  la  voz.   –Hasta  entonces,  están  dejando  que  hurguen.  La  gente  sabe  evitarlos.  La  esperanza   es  que  sólo  van a  perder  el  interés  y  se  van.  –   Personas   intencionales,   Claire   asumió,   la   gente   de   los   vampiros.   Los   policías   parecía   han   manejado.   –Está   bien   –dijo.   –Pero   ese   hospital   no   es   seguro.   Usted   sabe  eso,  ¿verdad?  –   –Vamos  a  enviar  un  coche,  –  prometió,  y  ella colgó.   Demasiado   para   ser   cívico.   Claire   observaba   la   actividad   de   la   furgoneta   por   un   tiempo,  hasta  que  vio  que  en  realidad estaban  agachándose  para  pasar  a  través  de   un  corte  en  la cerca  de  alambre  alrededor  del  edificio.  Ellos  iban  a  su  interior.   No  es  bueno.  Para  ellos.   Cruzó  la  calle,  con  la  esperanza  de  oír  una  sirena  que  se  acerca,  pero  no  había  nada   más  que  el  silbido,  del  viento  del  desierto  y  el  traqueteo  constante  de  las  plantas   rodadoras   contra   las   vallas.   En   algunos   lugares,   había   tantos   que   se   hacían   una   bola,  plantas  espinosas  enredadas  que  se  veía  como  una  barricada.     Uno  saltó  al  otro  lado  de  de  la  tierra  baja  y  tropezó  contra  su  pantalón,  y  ella  tuvo   que  detenerse  para  tirar  las  puntas  de  rebabas  libres;  sus  dedos  hormigueaban  y  le   picaban  después.   Tyler  había  desaparecido  ya  en  el  interior.  Ángel  se  deslizaba  a  través  de  la  cerca   ahora,  Jenna  sosteniéndolo  para  dejarle  pasar.   –Ey  –dijo  Claire,  y  ambos  se  volvieron  a  mirarla  con  sorpresa.   –Lo  siento,  no  quise  asustarles,  pero  este  no  es  un  buen  lugar.  Es  inestable  allí.  El   piso  esta  todo  podrido.  –   –Ah,  está,  Claire,  ¿no?  –Cuando  ella  asintió  con  la  cabeza,  Ángel  sonrió  con  mucho   menos potencia  que  la que  habría  utilizado  para  Mónica,  pensó.     –Bueno,  gracias  por  la  advertencia,  pero  estamos  muy  acostumbrados  a  trabajar  en   espacios  peligrosos.  Recuerdas  el  asilo,  ¿Jenna?  ¿El  que  está  en  Arkansas?  –   –Los  pisos  no  estaban  completamente  –dijo  Jenna.  –Tuvimos  que  caminar  por  las   vigas  o  nos  habríamos  caído  al  menos  tres  metros  directamente  en  el  sótano.   ¿Tienes  alguna  otra  cosa,  sin  embargo?.  Era  un  ganador  de  índices  de  audiencia.  – Ella   empujó   una caja   a   través   de   Ángel,   luego   una   segunda.   –No   te   preocupes,   estamos  capacitados  para este  tipo  de  cosas.  –   –Hay  serpientes    allí  –dijo  Claire.  –Ratas.  Y  arañas  viuda    negra .  En  realidad  no  es   seguro.  –    

–Y   estamos   muy   bien   con   eso   –dijo   Jenna.   –Sigue,   Claire.   Nos   hacemos   cargo.–   Jenna  la  estudió  con  curiosos  ojos  claros.  –Pareces  muy  ansiosa  por  mantenernos   fuera  de  allí.  ¿Cuál  es  tu  verdadera  razón?  –   Claire   se   encogió   de   hombros   y   pateó   una   piedra   al   azar.   –Nada   –dijo.   –Sólo   que   odio   ver   que   se   meten   en   problemas   ahí,   para   nada.   Estás   perdiendo   el   tiempo   por   aquí,  de  todos  modos.  –   –Usted   se   sorprendería   de   lo   que   hemos   recogido   ya   por   aquí,   –Jenna   dijo.   Eso   sonaba   ominoso.   –Mi   opinión   personal   es   que   esta   ciudad   es   un   semillero   de   actividad   paranormal.   Creo   que   vamos   a   llegar   a dramáticas   imágenes   de   lo   que   encontraremos   en   su   interior.   Es   casi   como   si,   como   si   estuviéramos   siendo   guiados.  –   –Guiada,  –repitió  Claire.  –¿Por  qué?–   –¿Por  quién?,  –corrigió  Ángel.  Su  sonrisa  celebró  un  toque  de  indulgencia por su   duda.  –Jenna  cree  que  ella  se  ha  puesto  en  contacto  con  un  espíritu  perdido.–   –No  se  –dijo  Jenna,  y  sonaba  como  los  rescoldos  de  una  vieja  discusión,  que  volvía   a  aparecer.  –Tal  vez  podría  reconocerla.  Es  una  chica  joven  –   No  Alyssa,  pensó  Claire,  herida.  Por  favor,  no  digas  que  es  la  hermana  de  Shane.   Porque   no   había   duda   en   su   mente,   ahora,   el   espíritu   de   Alyssa   se   quedó,   atrapado   en  el  solar  donde  había  muerto,  a  pesar  de  que  la  casa  se  había  caído  hacia  abajo.   –Miranda,  –terminó  Jenna.  –Por  lo  menos,  eso  es  lo  que  he  sido  capaz  de  entender   a  partir  de  las  grabaciones  EVP.  Tenemos  un  buen  montón  de  ellas.  Ella  es  muy   habladora  –     –Miranda,   –repitió   Claire,   y   respiró   hondo.   Había   sobrevivido   aquí,   de   alguna   manera,   se   había   aferrado   a   la   tripulación   cazafantasmas,   con   la   esperanza de   conseguir  ayuda.  Pero  eso  era  tan  peligroso.  –Um  ...  no,  yo  no  creo    reconocer  ese   nombre.  Probablemente  antes  de  mi  tiempo.  –   –Huh   –dijo   Jenna,   pero   Claire   no   le   gustó   la   mirada   de   sus   ojos.   Fue demasiada   astuta.  –Es  curioso  cómo  sabe  tu  nombre,  entonces.  Y  mucho  más.  –   Ella   fue   salvada   por   el   aullido   lejano   de   una   sirena.   Estaba   cada   vez   más   cerca.   Jenna  y  Ángel  se  miraron  entre  sí,  las  cejas  levantadas,  cuando  se  hizo  evidente  que   era  de  cara  a  su  área,  ambos  llamaron,  al  mismo  tiempo,  –¡Tyler!–   Tyler  se  retiró  de  la  derrumbada,  puerta  del  hospital.   –Sí,  ¿qué?  Voy  a  tener  que  pasar  por  encima  de  toda  esta  mierda  para  conseguir  de   esta  manera  llegar.  Tal  vez  deberíamos  revisar  el  lateral  –   –¿Has  borrado la  ubicación  de  la  DP?  –  preguntó  Ángel.   –¿No  es  así?  –Jenna  suspiró.  –Maldita  sea,  Tyler  –   Claire  hizo  un  retirada  rápida,  táctica  cuando  el  coche  de  policía  de  Morganville  se   detuvo   detrás   de   la   furgoneta,   las   luces   y   la   sirena   todavía   en   marcha,   y   los   dejó     solucionarlo fuera.   Miranda   estaba   todavía   ahí,   y   ella   estaba   trabajando   con   los   cazadores   de   fantasmas   en   alguna   forma.   Bueno,   era   bueno   que   había   encontrado   una   manera   de  sobrevivir,  pero  aún  así, Claire  tuvo  una  terrible  sensación  de  que  también  era   una  complicación.   Tal  vez  una  grande.   Claire   se   sintió   mejor   después   de   salir   del   barrio   y   empezar   a   ver     negocios   abiertos,   más   harapientos   de   como   eran   la   mayoría   de   ellos   eran   depósitos   de   chatarra   y   lugares   que   los   aparatos   eran   reparados,   tal   vez   un   par   de   tiendas   de   antigüedades  que  eran  donde  se  tomaba  las  cosas  un  paso  por  encima  del  depósito   de   chatarra.   Una   de   ropa   de   segunda   mano, tienda   que Claire   a veces   a visitado,  

aunque  la  mayoría  eran  nativos  de  Morganville los que  compraban  allí,  y  a  través   de   la   tienda   del   campus   era   el   que   tenía   cosas   de   su tamaño,   y   desde   fuera   de   la   ciudad   en   general,   debido   a   que     los   estudiantes   universitarios   se   despojaban de   sus   prendas   por   temporada.   Fue   terrible   estar   pensando   en   la   ropa     ahora,   sin   embargo,   ella   sólo   había   eliminado   cualquier   posibilidad   de   buscar en el   laboratorio   de   Myrnin pistas   sobre   dónde   había   ido.   Inspiró   profundamente.   Por   no  hablar  de   lo  que  sería tomar  un  martillo  neumático  y  una  retroexcavadora  para   cavar  a  través  del  concreto  que  esta  sellando  la entrada  si    ha  tenido  la  intención   de  rescatar  libros  de  Myrnin,  que  eran  en  su  mayoría  insustituibles.   Ella   vio   la   primera   señal   de   campaña   de   la   alcaldía   con   grapas   a   un   poste   de   luz,   una   para el Capitán   Obvio,   y   recordó,   con   un   shock,   que   la   elección   era   hoy.   No   había  emitido  su  voto  aún.  Pues  bien,  el  día  era  todavía  joven,  tenía  tiempo.  Y  fue   amable   por   su   parte   de   su   deber,   ya   que   había   sido   su   lluvia   de   ideas   en   primer   lugar,  de  votar  por  Mónica,  aunque  tendría  que  mantener  la  nariz  para  hacerlo.   Así   que   se   dirigió   al   Ayuntamiento,   y   corrió   directamente   a   una   escena   de   la   multitud.   El  ruido  era  un  rugido  sordo  a  una  cuadra  de  distancia,  y  ella  pensó  que  era  algún   tipo   de   trabajo   de   construcción,   tal   vez   una   excavadora   gigante   o   una   máquina   moliendo   o   algo   así   ...   pero   a   medida   que   se   acercaba,   se   enteró   de   que   no   era   mecánica   en   absoluto.   Fueron   voces,   voces   gritando,   todo   mezclado   en   algo   que   sonaba  como  una  locura  colectiva.  La  gente  corría  hacia  el ruido,  y  se  encontró  con   que   tenía   el   mismo   impulso   de   ir   a   ver   lo   que   estaba   pasando.   Aunque   había   habido   algunos   intentos,   nada   tan   grande   había   sucedido en   Morganville,   en   su   experiencia.   La   gente   simplemente   no   tenía   el   corazón   para   motín   en esos   términos.   Hasta  ahora.   Mientras  Claire  da  la  vuelta  a  la  esquina,  vio  que  había  un  camión  con  remolque  de   cama  plana estacionado  en  la  acera  en  frente  del  Ayuntamiento,  engalanado  con  un   poco   de   tristes serpentinas   y   cintas   patrióticas,   y   en   él     estaba   Flora   Ramos,   con   alguien con  un  casco,  chaqueta  de  cuero  negro,  pantalones  negros,  guantes,  y  una   motocicleta   con   un placa   frontal   oscuro,   opaco.   Él,   al   menos,   Claire   supuso   que   era   un  hombre  de  armas.   Se  cruzaron.  Flora  estaba  en  el  micrófono  al  lado  de  un  gran  par  de  altavoces.   Los  carteles  que  la  gente  tenía  en  los  postes  y  levantando  sobre  sus  cabezas  tenían   al  Capitán  Obvio    escrito:  PARA  ALCALDE.   Y  claro,  el  chico  de  pie  en  el  estrado  junto  a  Flora  era  ...  ¿el  nuevo  Capitán  Obvio?   Podría   haber   sido   la   misma   persona   que   había   disparado   a   Oliver   en   Common   Grounds,   que   habría   estado   usando   una   capucha   negra,   entonces,   en   lugar   del   casco,  pero  la  chaqueta  parecía  similar.   Flora  Ramos  levantó  las  manos  y  estaban  murmurando  entre  ellos,    un  murmullo   sordo  aprobando  el  rugido  de  las  miles  de  personas  más  o  menos  apretadas  en  la   calle.   –Hemos  tenido  suficiente,  –decía.  –Basta  ya  de  la  opresión.   Basta  ya  de  muerte.  Basta  ya  de  la  desigualdad.  Basta  ya  de  perder  nuestras  casas,   nuestras  vidas,  nuestros  hijos,  a  las  cosas  que  no  controlamos.  Y  no  vamos  a  estar   en   silencio.   Si la Mayor   Moisés   no   pudo   hacer   oír   nuestra   voz,   nos   haremos   escuchar  en  cada  calle,  en  cada  edificio  y  en  cada  esquina  de  Morganville  hasta que   ¡cambian  las  cosas!  ¡Hasta  hacerlos  cambiar!  Construimos  esta  ciudad  con  nuestro  

sudor  y  sangre  y  la  fuerza,  y  ¡es  nuestra  ciudad  tanto  como  la  de  los  que  pretenden   ser  los  dueños!  –   Ella  era,  Claire  tuvo  que  admitir,  un  gran  orador.  Estaba  furiosa,  llena  de  pasión,  y   se   arqueó   fuera   de   ella   como   un   rayo   a   picar   a   la   multitud   con   más   gritos,   cantos   y   gritos.   Claire   disminuyo   su   paso.   Ella   estaba   con   un   poco   de   miedo,   de   repente,   del   poder   de   esa   multitud,   y   de   la   elocuencia   de   Flora.   Así   fueron   los   Policías   Morganville,   se   dio   cuenta.   Ellos   estaban   en   vigor,   eran   veinte   más   o   menos,   formando  un  cordón  sólido  entre  la  multitud  y  el  Ayuntamiento.   No   sabemos   cómo   se   sentían   los   vampiros,   pero   Claire   no   tenía   ninguna   duda,   ninguna en   absoluto,   que   eran   muy   conscientes   de   ello.   Y   si   habían   estado   descontentos   con Mónica   buscando   la   alcaldía,   ¿cómo   de   molestos   estaban   ahora?,   Mucho,  ella  se  imaginaba.  De  la  multitud  que  se  había  reunido,  el  Capitán  Obvio  iba   a  ganar  en  un  deslizamiento  de  tierra,  y  si  los  vampiros  pensaban  que  podían  hacer   caso   omiso   de   las   boletas   y escoger   su   propio   candidato,   se   va   a   poner   muy   feo,   muy  rápidamente.   Que  nadie  se  engañe,  claramente,  los  humanos  no  estaban  de  humor  para  quedarse   quietos.   Flora   estaba   todavía   hablando,   pero   era   difícil   escucharla   a   través   de   los   constantes,   y   febriles   aplausos   y   vítores.   Claire   miró   fijamente   al   Capitán   Obvio.   Fuerte,  difícil  decir  nada  de  él,  debajo  del  disfraz,  pero  tenía  un  infierno  de  mucha   tripa  para  salir  aquí  en  público,  de  pie  como  un  blanco  libre  después  de  poner  una   ballesta  con  un  perno  en  Oliver.   Así  que  se  podría  haber  predicho  lo  que  vino  después.   Todo   comenzó   con   bastante   calma.   Claire   estaba   acostumbrada   a   mirar   para   los   vampiros,   por   lo   que recogió   los   movimientos   suaves   y   sutiles   en   las   sombras   mucho   antes   que   la   mayoría de las otras   personas.   Comenzó   con   uno   o   dos   saliendo,  así  envueltos  en  largos  abrigos  y  bufandas,  gorros  y  guantes,  pero  no  se   detuvieron   allí.   Pronto   habian grupos de diez,   luego   de   veinte.   A   continuación,   demasiados  para poder  contar  Claire.   Y  al  igual  que  la  policía,  se  dispersaron,  pero  no  para  acordonar  la  multitud.   Ellos  estaban  acercándose  al  escenario,  y  al  Capitán  Obvio.   Él   los   vio   venir   al   mismo   tiempo   que   la   mayoría   que   los   otros   lo   hicieron.   Los   Vampiros   no   necesitaban   protección,   incluso   en   una   multitud   como   esta;   tenian nativos     de   Morganville   como criados   entre ellos   para   realizar   su protección ,   y   escapar,  y  eso  fue  exactamente  lo  que  hicieron.   Gritos   de   alarma   subieron,   y   pequeñas   islas   de   espacio   formándose   alrededor   de   los  vampiros  mientras  empujaban  hacia  adelante.   El Capitán  Obvio  con su casco  miro hacia  Flora,  y  ella  asintió.  Él se escabullo por  el   borde   de   la   caravana,   y   se   perdió   de   vista,   y   un   segundo   después,   Claire   oyó   el   rugido   de   una   motocicleta.   Él   vino   rugiendo   oculto por   el   otro   lado   del   camión,   pulverizando  humo  y  coleó  alrededor.  La  multitud  se  apartó  también  para  él,  o  por   lo  menos  para  la  moto  gruñendo,  y se  apoyó  en  el  manillar  y  acelero  duro.   Un   vampiro   lanzándose   trató   de   quitarle   la   moto,   pero   él   se   agachó   bajo   y   le   esquivo  hábilmente,  y  se  fue  rodando.  Cuando  otro  lo  intentó  tres  metros  después   alguien  en  la  multitud,  más  atrevido  que  el  resto,  corrió  hacia  adelante  y  golpeó  al   vampiro  con  el  sombrero.  El  vampiro  se  volvió  con  un  rugido  de  furia  y  abofeteó  el   ala   del   sombrero   sobre   la   cabeza   de   fumador,   pero   su   segundo   se   perdió,   y   el   Capitán   Obvio   aceleró   tomando   distancia,   realizando   un   fuerte   giro   apoyando   la  

rodilla  casi  en  el  suelo.  Era  una  persona  con  formación,  Claire  pensó,  alguien  con   mucha  habilidad.   Los   vampiros   en   gran   parte   se   dieron   por   vencidos,   aunque   algunos   intentaron   perseguirlo;   el   resto   se   agrupó   hacia   adelante,   irrumpiendo   en   la   escena,   y   dos   agarraron   a   Flora Ramos.   Un   tercero   limpiamente   corto   el   cable   del   micrófono   con   un  solo  tirón,  robándole  su  tribuna.   Pero   cuando     trató   de   derribar   la   plataforma,   la   gente   subió   hacia   adelante,   gritando.  Habían  perdido  el  miedo,  de  repente.  No  tiene  mucho  sentido.   Flora   era   una   señora   popular,   una   viuda   que   había   perdido   a   los   hijos   por   los   vampiros.  Ella  era la madre  de  todos,  de  repente,  la  arrastraron    hacia  la  oscuridad,   y  no  en    medio  de  la  noche,  pero  en  público,  en  pleno  día,  en  un  alarde  de  fuerza   vampira.   Amelie  y  Oliver  debieron  de  haber  aprobado  esto.  Deben  de  estar  mirando,  Claire   pensó  con  una  punzada  repentina.  Se  volvió  y  miró  detrás  de  ella,  y  vio  un    sedán   con  las  luces  apagadas    al  ralentí  en  la  esquina.  Ella  caminó  en  esa  dirección.   Caminó  hasta  el  coche  y  llamó  a  la  ventana del  asiento  trasero.   Se   deslizó   hacia   abajo   para   revelar   el   rostro   pálido   y   afilado   de   Oliver.   Él   no   dijo   nada.   Simplemente   la   miró   con   desinterés.   Junto   a   él,   Amelie   estaba   mirando   al   frente,   el   ceño  ligeramente  fruncido  estriado  entre  las  cejas.  Miró  impecable,  como  siempre,   pero  Claire  la  conocía  lo  suficiente  como  para  pensar  que  estaba preocupada  por  lo   que  vio  ante  ella.   –Que  la  señora  Ramos  se vaya  –dijo  Claire a  Oliver.   –Ella  está  predicando  la  sedición  y  alterar  la  paz  pública  –dijo.   –Ella  es  nuestra  por  derecho.  –   –Tal   vez.   Pero   si   la   quitas   de   este   escenario,   se   pierde.   No   sólo   ahora,   sino   también   por  un  largo  tiempo.  La  gente  no  va  a  olvidar.  –   –No  importa  lo  que  recuerden  –dijo.  –La  única  manera  de  detener  una  rebelión  es   aplastar   a   sangre   y   fuego,   para   herir   y verás que no volverán nunca   a atreverse a   levantar  la  mano  otra  vez.  –   Sonaba   casi   como   si   a   el   le   gustó.   Claire   se   estremeció,   y   miró   más   allá   de   él,   a   Amelie.  –Por  favor  –dijo.  –Esto  no  está  bien.  Basta.  Vamos  deje ir a Flora.  –   Se  tardaba  siglos  pero  la Fundadora  hablo,  pero  cuando  lo  hizo,  era  su  voz  suave,   uniforme  y  decisiva.  –Vamos  a  dejar ir  a  la  vieja  –dijo.  –No  ganas  nada  con    hacer  de   ella  una  mártir.  Nuestro  objetivo  es  encontrar  a  este  nuevo  Capitán  Obvio.   Él   no   se   puede   ocultar   por   mucho   tiempo.   Una   vez   que   lo   tengamos,   hacer   un   ejemplo  de  él  y dejar  en  claro  que  este  tipo  de  interrupción  no  será  tolerada.  ¿Sí?  –   Oliver   frunció   el   ceño   y   envío   a   Claire   una   mirada   asesina.   –Mi   reina,   creo   que   está   escuchando   demasiado   a   sus   mascotas.   La   chica   es   bondadosa.   Ella   nos   guiará a todos   a   la   ruina.   –Él   levantó   la   mano   de   Amelie   de   color   perla   blanca   a   sus   labios   y   la  besó,  mantuvo  sus  labios persistentes  en  su  piel,  y  por  fin  la  miró.  –Deja  que  te   guíe   en   esto.   Sabes   que   tengo   el   mejor   interés   para   Morganville   en   el   corazón.   Y   tú   eres de  Morganville.  –   El  ceño  entre  las  cejas  perfectamente  arqueadas  de  Amelie  se  relajaron,  suavizada,   y  ella  mantuvo  la  mirada  totalmente  centrada  en  él.  –Me  temo  que  el  camino  nos   llevará  a  más  problemas,  Oliver.  –   –Este  camino  chit  nos  traerá  la  muerte  –dijo.  –Marcos,  mi compromiso  no  es  una   respuesta.  Queremos  comprometernos  en  una  pira  de cenizas.  Los  seres  humanos   no   tienen   compasión   por   nosotros,   y   nunca la   han tenido,   nos   matarían   a   todos   y  

cada   uno   de nosotros.   ¿Has   olvidado   que   uno   de   ellos   ayer   trató   de   poner   una flecha de  plata  en  mi  corazón?  –   –Y  yo  la saque –dijo  Claire.  –O  usted  estaría  muerto  ahora,  idiota.     ¿Qué  es  exactamente  chit?  –   Era  una  pregunta  retórica,  pero  la  mirada  de  Amelie  estaba lejos  de la atención de   Oliver  por  un  momento,  y  Claire  tuvo  toda  la  fuerza  de  la  atención  de  la  Fundadora    –Una   mujer   joven   e   irrespetuosa   –dijo.   –Algo   así   me   llamaron   en   mas   de   una   ocasión.   Algo   que   a   toda   mujer   de   calidad   la   llaman,   tarde   o   temprano,   por   un   hombre  que  siente  que  no  conoce  su  lugar.  No  lo  hacemos,  porque  nuestro lugar  es   tan   elevado   que   como   podemos   aspirar   a   subir.   Se   trata   de   la   lengua   de   los   hombres   que las   mujeres   temen.   –Había   algo   extraño   en   los   ojos   de   Amelie,   que   parecían más   oscuro   de   lo   normal,   y   Claire   no   podía   entenderlo   hasta   que   se   dio   cuenta   de   que las   pupilas   eran   excesivamente   grande,   como   si   hubiera   tenido   algún   tipo   de   dilatación con gotas   en   ellos.   ¿Estaba   siendo   drogada?   –Lo   que   nos   lleva   a   un   buen   punto,   Oliver.   Creo   que   me   has   llamado   chit,   en   ocasiones.   Sin   embargo,  de  repente  me  llama  su  reina.  –   –Usted  ha  sido  siempre la  reina  en  mi  corazón  –dijo,  lo  que  hizo  que  Claire  quisiera   amordazarlo.   Su   voz   estaba   llena   de   humo,   suave   y   seductora   manera   también.   – ¿No   podemos   nosotros estár de   acuerdo   en   una   cosa,   mi   señor?   Que   la   supervivencia   de     algunos   vampiros debe   tener   prioridad   sobre   las   legiones   de   seres   humanos   que   deambulan   por   esta tierra   en   sus   miles   de   millones?   Si   confiamos  en  sus  buenas  gracias,  vamos  a  morir.  –   –No  está  equivocado  en  eso,  Claire  –dijo  Amelie.  –La  humanidad  no  se  conoce  por   su  caridad  hacia  aquellos  a  los  que  teme.  Si  no  somos  destrozados  como  demonios,   vamos  a ser  diseccionados  en  sus  laboratorios,  para  la  ciencia.  O  peor  aún,  puestos   en   exhibición,   no mejor   que   los   leones   y   los   osos   harapientos   agotados   en   sus   parques  zoológicos.¿Quién  va protegernos a  nosotros,  si  no  nos  protegemos?  –   Claire   quería   decir   que   estaba   equivocada,   que   no   iba   a   ser   así,   pero   había   leído   suficiente   historia   y   sabía   lo   suficiente   sobre   los   rencores   y   temores   que   las   personas   mantienen   cerca   de   sus   corazones   para   darse   cuenta   de   que   Amelie   probablemente  tenía  razón,  en principio.   –Que  se  vaya  –dijo  Claire.  –Y  la  gente  va  a  ver  que  no  tienen  miedo  a  ser  parte  de   este  pueblo  y  escucharlos.  Confía  en  mí.  Por  favor.  Yo  no  quiero  que  esto  explote,  y   tú  tampoco,  pero  lo  hará.  Usted  hace a  la  señora  Ramos  desaparecer,  y  esto  nunca   va   a   dejar   de   explotar.   Los   vampiros   se   llevarán   fuera   a   los   seres   humanos,   los   seres   humanos   acabarán   con   los   vampiros,   y   tarde   o   temprano,   todos   estamos   muertos  o  estarán  descubiertos.  –   –No  puedo  dejarla  ir.  No  es  una  opción.  –Pero  Amelie  pareció  considerar  las  cosas,   y  de  repente  sacó   la  mano  libre  del  agarre  de  Oliver,  abrió  la puerta  al  otro  lado  de   la  limusina,  y  salió  el  sol.   A  diferencia  de  los  otros  vampiros,  ella  no  se  molestó  en  tratar  de  cubrirse,  ella  era   lo   bastante   mayor   por   lo   que   el   sol   no   haría   más   que   darle   una   dolorosa   quemadura  leve.  La  visión  de  ella  en  plena  luz  del  día  era  sorprendente.  Llevaba  un   blanco traje   de   seda,   diseñado   por   expertos,   y   su   baja   estatura   se   ocultó   con   sus   altos   zapatos   blancos.   Su   cabello   dorado   pálido,   envuelto   en   una   corona   en   la   cabeza,   fue   casi   del   mismo   tono.   El   único   color   que había   en ella era un   collar   de   rubíes   rojo   sangre   y   un   anillo   a   juego,   y   cuando   ella   caminó   hacia   la   multitud,   miró   cada pulgada  como  una  reina.   Oliver  golpeó  su  puerta  abierta,  cogió  a  Claire  por  el  brazo  y  la  empujó  poniendo  

su   espalda   contra   una   pared   de   ladrillo.   –Estúpida niña   –dijo,   y   corrió   detrás   de   Amelie.   Ella   no   parecía   estar   moviéndose   rápidamente   a   la   deriva,   casi,   pero   tuvo   problemas  para  alcanzarla.   Llegó   a   la   multitud   antes   que   él,   que   se   repartía   en   frente   de   ella   como   humo   antes   de   un   fuerte   viento.   Los   vampiros   se   detuvieron   en   el   escenario,   repentinamente   conscientes de  su  presencia,  y  el  silencio  se  apoderó  del  caos  hasta  el  punto  de  que   Claire imaginó  que  casi  podía  oír  el  clic  de  los  tacones  de  Amelie  mientras  se  movía   hacia  arriba por las  escaleras  portátiles  a  los  escenarios.   Oliver  resuelto  detrás  de  ella,  impasible  en  su  expresión,  pero  ella  podía  ver  la  ira  y   la   frustración   en   su   lenguaje   corporal.   Era   demasiado   tarde   para   detener   lo   que   se   proponía  hacer.   –Liberar  a  la  mujer  –dijo  Amelie  a  los  dos  vampiros  que  sostenían   a Flora.  Ellos  la   dejaron   ir,   de   inmediato,   y   se   alejaron   con   la   cabeza   gacha.   Amelie   avanzó   para   estar  delante  de  ella.  –¿Estás  herida?–   Flora  negó  con  la  cabeza.   –Entonces  usted  puede  dejar  este  lugar,  si  así  lo  desea.  O  puede  quedarse  aquí,  en   esta   etapa,   y   aceptar   el   trabajo   muy   difícil   e   ingrato   de   alcalde, posición   a   la   que   creo  que  es  la  más  apropiada.  –   Lo   que   Flora   estaba   esperando,   no   fue   eso.  Tampoco   sus partidarios.   Un   murmullo   confuso   se   puso   en   marcha,   y   Claire   corrió   hacia   atrás   para     ella   poder   oír   con   más   claridad   sobre   la   confusión.   Los   micrófonos   estaban   muertos,   por   lo   que sólo   las   primeras  filas  eran  propensos  a  escuchar  lo  que  estaba  pasando.   –No  voy  a  correr  –dijo  Flora.  –Es  el  Capitán  Obvio el  que  la  gente  quiere.  –   –Y  el  Capitán  Obvio  no  lo va a  conseguir  –dijo  Amelie  con  perfecta  calma.  –Uno  no   puede  elegir  a  un  hombre  demasiado  cobarde  como  para  dar  la  cara.  Usted,  señora Ramos,   tienen   el   valor   suficiente   por   los   dos,   con   toda   claridad.   Y   tú   eres   mi nominada.  ¿Qué  dice  usted?  Tenemos  suficientes  residentes  aquí  para  ganar  el  día, simplemente  por  voz.  ¿Sí  o  no?  –   –Yo   no   puedo   –No   fue   una   negativa,   sin   embargo,   era   un   confuso   y   reticente   argumento.  –No  soy  un  político.  –   –Ni   lo   es   el   Capitán   Obvio,   si   no,   no   habría   escapado   ante   el   primer   signo   de   problemas  –dijo  Amelie  con  frialdad,  y  se  escucho  una  oleada  de  risas  de  algunos   en   la   multitud.   –Vengo   a   estar   delante   de   la   gente   de   Morganville   como   la   Fundadora.   Sin   miedo.   ¿Puede   decir   lo   mismo?   Estás   ante   ellos.   Y   algo   me   dice   que   va  a  defender  su  confianza.  Te  pido  nada  por  el  servicio  honorable.   ¿Aceptas?  –   Claire   no   oyó   la   respuesta,   porque   el   rugido   que   se   elevó   de   la   multitud   fue   ensordecedor.   En  realidad  no  había  ningún  problema  de  rechazo.   Amelie   había   eliminado al   Capitán   Obvio   y   a   Oliver,   y   recuperó   el   equilibrio   de   Morganville,  al  menos  temporalmente,  todo  en    solo  treinta  segundos.   Claire  sacudió  la  cabeza  con  asombro,  y  se  fue  a  casa  para  contarle  a  Shane,   a  pesar  de  su  duro  trabajo  y  el  brillo  de  Mónica,  estaba  fuera  de  la  boleta.   Estaría  muy  decepcionada.   Claire  no  fue  la  primera  en  llegar con  la  noticia  a  la  Casa  de  Cristal,  a  pesar  de que   llamó  mientras  corría  fuera  de  la  Alcaldía.  Eve  respondió  al  primer  timbrazo  y  dijo:   –¿Estas  tu  en  el  alboroto?–   –No  es  realmente  un  motín.  Más  una  concentración.  –  

–Debido  a  la  charla  subterráneo  es  que  es  un  motín.  ¿Están  golpeando  a  la  gente   con  signos?  ¿Hay  gas  pimienta  involucrado?  ¡Detalles!  –   –No  es  lo  que  yo  vi  –dijo.  –Realmente  pensé  que  tenia  noticias  de  última  hora,  pero   me  ganas  a  mi.  –   –No   tanto,   pastel  de   azúcar.   ¿Es   cierto   que   estuvieron   a   punto   de   llevarse   a   Flora   Ramos?   Hombre,   me   hubiera   gustado   que   lo   hicieran.   Hubiera   destruido   la   posición   elevada  de  Amelie    y  se  habría  ido.  Quiero  decir,  Flora  Ramos  todo  el  mundo  sabe   acerca  de  sus  hijos  ....–   –No   se   la   llevaron   –dijo   Claire,   y   habló   rápidamente,   el   caso   es   que   Eve   puede   actualizar  la  página  Web.  –Amelie  la a declarado  su  alcalde.  –   –¿Espera,  declarado?  ¿Cómo  es  eso  justo?  Woo,  Mónica  va  a  estar  enojada,  que  ni   siquiera     llega   a   perder   correctamente   ....   Bueno,   eso   es   un   aspecto   positivo,   en   realidad.  –   –Ella  no  habría  conseguido  mucho  de  una  votación.  Había  alrededor  de  la  mitad  de   la   ciudad reunida   ahí,   ya   sabes,   la   mitad   que   respira   Y   no   estaban para   llevar   a   cualquier   "Mónica   Morrell   '   al   puesto.   Todo   el   mundo   fuera   estaba   de   parte   del   equipo  Obvio allí.  –   Hubo   un   crujido   en   el   otro   extremo,   y   luego   un   borrón   confuso   de   voces   discutiendo.   –Ey!–   Vino   Eve   al   teléfono   de   nuevo.   –Por   supuesto   que   no,   Shane,   llámala   tu   mismo.   Tengo   su   primera   ....   Oh,   está   bien.   Shane   dice   que   te   diga   que   trabajó  duro  en  esos carteles,  y  estaban  mucho  mejor  que  los del  Capitán  Obvio.  –   Eve  cubrió el  altavoz,  pero  Claire  aún  escuchaba  su  intercambio sordo  con  él.  –¿En   serio?   Tenias   que   tratar   de   robar   el   teléfono   para   decir   eso?   Perdedor –   Shane   le   respondió   la   respuesta     era   indistinta,   pero   probablemente   insultante.   Eve   fríamente  lo  ignoró  y  dijo:  –¿Qué  decías,  Claire?  –   –No  importa  lo  grandes  que  eran,  todos  nuestros  carteles  quedaron  demolidos  o  ...   –¿Or?  ¿Claire?  ¿Holaaaaaaa?  –   –Me  tengo  que  ir  –dijo  Claire  a  toda  prisa,  y  colgó,  porque  Mónica en su    convertible   rojo estaban  parados  en  la  acera  delante,  y  ella  estaba  allí  de  pie,  mirando  uno  de   sus  carteles  que  no  había  sido  derribado.  Claire  podía  ver  la  expresión  en  blanco  en   su  cara,  que  le  hizo  curiosa,  y  se  apresuró a ver  más,  hasta  situarse  en  un  ángulo   donde   podía   ver   el   cartel,   se   cubrió   la   boca   para   ocultar   un   jadeo   horrorizado,   porque   alguien   había   conseguido   de   una   forma   absolutamente   artística   en   el   cartel,  pintar  todas  las  versiones  de  Mónica,  obviamente,  a  partir  de  las  variaciones   de  color  de  la  tinta  y  estilos.  Uno  había  escrito  en  negrita   Estafadora, Fuego del Infierno,  que  era  realmente  lo  más  lindo  que  alguien  le   había   dicho.   La   adiciones   a   su   imagen   cara   de   pato   medio   borracha   eran   interesantes,   también,   y   principalmente   pornográfico. No   es   que   Mónica   no   se   lo   merecía.  Ella  lo  hizo.  Esto  no  era  más  que una retribución,  pero  por  la  expresión  de   la  cara  de  la  chica,  ella  no  lo  había  visto  venir, no  en  todos.   –Ellos   me   odian   –dijo   Mónica.   Su   voz   era   tranquila   y   callada   un   poco,   y   sus   ojos   estaban   muy   abiertos.   Había   manchas   de   color   en   la   parte     alta   de   sus   pómulos   bajo  el  bronceado  spray.  –Jesús,  realmente  me  odian.  –   –Um  ...  lo  siento.  Pero,  ¿qué  esperabas?  –   –El   respeto   –dijo   Mónica.   –El   miedo.   Pero   no   tienen miedo   de   mí.   No,   nunca   más.   – Ella  alcanzo  a  salir,  cogió  el  cartel,  y  tiró  de  el  hacia  abajo.  Lo  arrancó  por  el  medio,   y    arrancó  la  segunda  mitad  hacia  abajo  con  más  furia  viciosa.  El  cartón  fue  duro,   pero   se   las   arregló   para   reducirlo   a   viva   fuerza   en     restos   de   neón   y   lanzarlo  

definitivamente   a   la   acera   en   un   montón   de   añicos.   –¡Su   error!   ¡Y   el   tuyo,   perra!   Sé   que   tú   y   Shane   configuraron   esto.   ¡Siempre   querías   verme   humillada!   –Ella   avanzó   hacia  Claire,  con  los  puños  apretados.  Claire  se  mantuvo  firme  con  calma,  y  Mónica   dejó  de  venir  cuando  se  dio  cuenta  que  no  iba  a  hacerla  retroceder,  pero  todavía   toda  rabia  hirvió  a  través  de  todo  su  cuerpo.  A  la  menor  oportunidad,  de  un  signo     de    debilidad,  ella  habría  saltado.   –Pensamos   que   podrías   llevarlo   a   cabo   –dijo   Claire.   –No   es   nuestra   culpa   que   tengas más  equipaje  que  un  aeropuerto  en  Navidad.  Tal  vez  en  lugar  de  tener  tanta   rabia,  usted  debe  estar  pensando  en  cómo  mejorar  lo  que  la  gente  piensa  acerca  de   usted.  –   –¡Yo  creo  que  hay  unos  diez  segundos  para  salir  de  mi  cara!–   Claire   se   encogió   de   hombros.   –Disfruta   de   tu   vida   paria,   entonces.   Ya   te   acostumbrarás  a  ella.  El resto  de  nosotros  lo  hacemos  bien.  –   –¡Perra!   –Mónica   gritó   a   su   espalda,   pero   eran   sólo   palabras,   y   era   un   signo   de   hasta   qué   punto   las   cosas   han   cambiado   mucho   entre   las   dos que   Mónica   no   se   atrevió  a  atacar  a  ella  con  cualquier  otra  cosa,  ni  siquiera  cuando  le  dio  la  espalda   Se  dio  la  vuelta.  –¡Te  voy  a  sacar  de  esto  lo  juro!  –   Claire   sólo   saludó   con   la   mano   y   siguió   caminando,   aunque   el   área   a   la   derecha   entre  su omóplatos    siguió  sintiendo  comezón  hasta  que  oyó  golpear  la  puerta  de   coche  de  Mónica  y oyó  el  rugido  del  motor.  Aún  así,  se  quedó  lista  para  saltar    por   si   el   Mustang   misteriosamente   saltara   el   bordillo,   pero   una   vez   que   brilló   y   paso   junto   a   ella,   quemando   gomas   en   una   niebla   fina   y   amarga   en   el   aire   quieto,   se   relajó.  Un  poco.   Pero  sólo  por  un  momento.   Era  una  mañana  soleada  y  tranquila,  el  sol  estaba  caliente  en  un  cielo  sin  nubes  el   color   parecía   el   de   un   jeans   desteñido,   y   un   par   de   halcones   grandes   volaban   arriba,  dando  vueltas  por  la  presa.  No  era  el  momento  ni  el  lugar  que  ella  hubiera   esperado  para  detectar  una  amenaza,  y  sin  embargo  ...   Sin  embargo,  algo  estaba  mal.  Ella  sólo  podía  ...  sentirlo.   Tardó  unos  segundos  de  análisis  rápido  para  darse  cuenta  de  que  lo  que  había   disparado  su  interruptor  de  la  alarma  fue  la  librería  de  la  universidad  polvorienta   que   acababa   de pasar.   En   lugar   de   abrir,   alguien   había   deslizado   las   cortinas   cerrándolas     en   la   ventana   ...   y   ahora   una   mano   se   extendió   a   través   de   la   cortina   y     volvió   el   cartel   de   ABIERTO   a   CERRADO.   Eso   no   estaba   bien.   Fue   un   día   regular   de   trabajo,   y   la   tienda   no   hubiera   estado   cerrada   por   mucho   tiempo.   Bueno,   podría   haber  sido  sólo  si  quería  tomar  el  desayuno.  O  un  almuerzo  temprano.   Ella   no   podía   estar   seguro,   porque   ocurrió   muy   rápido,   pero   ella   podría   haber   jurado   que   la   mano   que     volteo   el   cartel   ha   adquirido   una   quemadura   rojo   vivo   incluso  en  que  una  breve  exposición  al  sol.   Vampiro.   Claire   lentamente   retrocedió,   mirando   a   la   tienda.   Ella   pensó   en   lo   que   estaba   sucediendo  mientras  había  estado  hablando  con,  bueno,  aguantando  el  abuso  de     Mónica.  ¿Alguien  había  entrado  en  la  librería?  Sí,  una  sola  persona,  que  había  visto   por  el  rabillo  del  ojo.  Y,  ahora  que  pensaba  en  él,  esa  persona  había  sido  el  profesor   Carlyle,   el   de   la   B   absolutamente   inmerecido   en   el   articulo   de     física,   por   lo   que   obviamente  no  es  una  criatura  de  la  noche,  aunque  fuera  mal.   Alguien  había  estado  en  la  tienda  ya,  como  una  araña  esperando  en  una  telaraña.   No  es  mi  problema,  Claire  se  dijo,  pero  algo  argumentó  en  el  fondo  con  ella.  Tal  vez   había   pasado   demasiado   tiempo   en   torno   a   Shane,   que   siempre   fue   a   lanzarse  

alegremente  de  una  pelea  tras  otra.  Tal  vez  no  era  más  que  alguien  todavía  enojado   por   la   actitud   arrogante   de   Amelie   y   Oliver   hacia   la   mayoría   indefensa   población   humana  de  Morganville.  Lo  que  sea.   Se   puso   la   mochila   en   su   hombro,   tiró   de   una   estaca   de   plata,   e   intentó   abrir   la   puerta,   y   a   pesar   del   cartel,   no   estaba   cerrada   todavía.   Ella   ya   se   había   comprometido porque   el   vampiro   la   habría   oído   de   todos   modos,   aunque   él   estuviera   distraído.   Así   que   cargo   hacia   el   interior,   dejando   que   la   puerta   sonara   cuando  se  cerró  detrás  de  ella,  y  aterrizó  sólidamente  en  pie,  lista  para  la  pelea.   Menos   mal   que   estaba   preparada,   porque   el   vampiro   salio   rápidamente   de   las   sombras,  con  una  cara  blanca  y  una  mueca  torcida  roja,  se  le  puso  la  piel  de  gallina,   pero  no  su  corazón.  Gritó  y  salió  corriendo,  claramente  no  está  preparado  para  una   pelea   con   alguien   que   pudiera   hacerle   daño,   y   en   el   breve   respiro   Claire   miró   alrededor   de   la   tienda.   Las   luces   estaban   encendidas,   lo   cual   fue   muy   útil.   Típica   librería   de   colegio,   con   un   montón   de   estanterías   repletas   de   orejas   rojas   de   perros,   resaltando   sobre   los   libros   de   texto,   el   lugar   tenía   un   aspecto   destartalado,   mirando   a   lo   barato   que   probablemente   era   exactamente   lo   que   el   estudiante   promedio  de  TPU  gustó  de  él,  y  los  precios  bajos,  bajos.  (Claire  lo  había  intentado   una   vez,   pero   el   libro   que   había   comprado   en   centavos   de   dólar   también   tuvo   problemas  importantes,  tales  como  la  falta  de una  docena  de  páginas  cruciales  en   el  centro.)   La   comerciante,   cuyo   nombre   recordaba   vagamente   como   Sarah   algo,   Sarah   Brooke,  estaba  sentado  en  el  suelo.  Sus  muñecas  y  los  tobillos  habían  sido  atados   juntos,  y  sus  ojos  eran  tan  grandes  porque  probablemente  estaba  gritando  debajo   de  la  cinta  adhesiva  que  le  cubría  la  boca.   El  profesor  Carlyle  estaba  arrodillado  a  su  lado.  Había  sido  atacado  por  sorpresa,   al  parecer,  tenía  un  corte  en  el  lado  de  la  cabeza  que  estaba  sangrando  libremente   en  impactantes  ríos  rojos,  y  sostenía  una  mano  temblorosa  a  su  cuello.   Más  sangre  goteaba  de  la  herida,  pero  no  en  borbotones.  –¿Danvers?  –  Él  dijo  con   asombro.   –¿Está  bien,  señor?–   –Él  me  mordió,  pero  estoy  protegido  –Él  enseño  la  mano  que  no  estaba  sujetando   sobre  su  garganta,  y  Claire  vio  el  destello  plateado  de  un  brazalete.     –¡Esto  no  puede  suceder!  –   Sarah   estaba   protegida   también   llevaba   un   brazalete   similar   que   garantiza   su   seguridad   contra   los   ataques   de   vampiros,   al   menos   teóricamente.   Obviamente,   no   era  un  escudo  mágico.   El   vampiro,   que   se   había   alejado   de   Claire   temporalmente,   corrió   otra   vez     hacia   ella,   y   esta   vez,   ella   saltó   hacia   atrás   y   arrancó   las   cortinas     que   estaban   sobre   la   ventana  frontal  grande,  enmarcando  a  sí  misma  en  plena  luz  del  día.     –Vamos,   si   que   estás   llegando   –   dijo   ella,   pero   el   vampiro   patinó   hasta   detenerse   justo  en  el  borde  de  la  sombra  .   Y   ella   consiguió   poner   su   primera   mirada   en   él.   –¿Jason?   –exclamó   ella,   horrorizada.   El  vampiro  que  estaba  tratando  de  matarla  a  ella,  a  Sarah,  y  a  el  profesor  Carlyle,   era  Jason  Rosser,  el  hermano  de  Eve.   Había   querido   ser   un   vampiro   había   hecho   campaña   activamente   para   ello   y   ella   había  temido  que  sería  aún  peor  persona  si  a  él  le  crecían  colmillos;  aquí  era  una   prueba  positiva  de  que  si  usted  tenía  espeluznante  tendencias  violentas  como  ser   humano,  se  sintió  libre  para  disfrutar  como  un  nuevo  vampiro.  Lo  único  bueno  de  

la   situación   era   que   él   era   realmente   nuevo   y   súper   alérgico   al   sol.   De   hecho,   el   ataque  de  hoy  podría  haber  sido  su  primer  intento  de  caza.   Si  es  así,  no  iba  extremadamente  bien.   –¡Fuera   de   aquí!   –dijo   Jason.   Su   voz   era   baja,   áspera,   fea   y   con   furia.   –Yo   no   te   quiero.  Fuera.  –   –Es  una  pena,  me  tienes  a  mí,  idiota.  ¿Qué  demonios  estás  haciendo?  –   –¿Qué  te  parece,  ser  cebo  para  ser  mordida?–  mostrándole  sus  brillantes  dientes,   lo  cual  podría  haberla  asustado,  oh,  hace  años.   –¿El   fracaso?   Y   no   bajes   los colmillos sobre   mí,   Jason.   No   es   de   buena   educación.   ¡Ah!   ¡Observa esto!   –Él   había   hecho   un   movimiento,   y   aunque   ella   no   creía   que   fuera  a  lanzarse  hacia  la  luz  solar  para  agarrarla,  no  asumía  nada.  Ella  se  llevo  la   estaca   a   una   posición   donde   fuera   una   herramienta   fácil   para   apuñalar.   El   ya   tenía   un   ennegrecido,   agujero   que   chisporreteaba   en   su lado   que   no   estaba   sanando   rápidamente.   Él   no   estaba   dispuesto   a   dar   otro   golpe.   –Estas   personas   están   protegidas,  idiota.  Están  fuera  del  menú.  Ve  al  banco  de  sangre  si necesitas  tu  dosis   de  B  positivo  o  lo  que  sea  que  estés  buscando.  –   Además  de  causar  dolor  y  terror,  pensó,  pero  no  lo  dijo.  Es  evidente  que  esto  fue   una   gran   parte   del   problema   para   Jason.   La   mayoría   de   los   otros   vampiros   eran   más   clínicos   acerca   de   su   alimentación,   pero   que   había   traído   todo   su   extraño,   retorcido  sobre  equipaje con  él.   De  alguna  manera,  él  y  Eve  eran  imágenes  como  espejos    entre  sí,  ambos  fascinados por  la  oscuridad.  Sólo  que  Eve  había  elegido  para  ella  manifestarse  exteriormente,   y  Jason  ...  Jason  había  tomado  todo  el  interior  profundo.  Durante  un  tiempo,  Claire   había  estado convencida  de  que  había  algo  más en él  que  eso.  Algo  mejor.  Pero con   el  tiempo,  se  había  demostrado  que  estaba  equivocada.   Y   ahora,   aquí   estaba   él,   con   la   boca   ensangrentada,   sonriéndole   como   Batman   Joker,  si  el  Joker  tenía  colmillos.   –La  protección  es  una  broma,  –Jason  le  dijo.  Él  recorrió  la  línea  de  sombra,   mirándola  con  ojos  oscuros  y  furiosos  que  parecían  inquietantemente  como  los de   su  hermana.   –Siempre  ha  sido  así,  es  una  raqueta,  y  los  vampiros se  ríen  de  ello  a  través  de  su   bebidas.   ¿Sabes   cuál   es   la   pena   para   mí   drenar   estos   dos?   Tengo   que   pagar   una   multa.  Es  como  una  nota  en  tu  expediente  en  la  escuela.  Puedo  hacer  lo  que  quiero.   A nadie  le  va  a  importar.  Nadie  me  va  a  detener  –   –Oliver   podría.   O   Amelie.   Ellos   son   la   clase   de   vampiros   como   para   permanecer   en   línea  por  aquí.  Has  las  cosas  más  fáciles  para  todos.  –   Él  dijo  con  un  sonido  de  timbre  áspero.  –Lo  siento,  respuesta  equivocada  –dijo.  –   –Vieja  época  de  los  días  pioneros,  Claire.  No  estas informada.  Tenemos  privilegios   ahora.   Ya   no   pueden   mantenernos   caminando   con   correa     domesticados   como   perros.  –   Su  ritmo  le  recordaba  a  un  animal  enjaulado,  también.  Horripilante.  –No  lo  hagas  te   voy  a  estacar,  Jason.  Tendría  que  decirle  a  su  hermana,  y  yo  no  quiero  hacer  eso.  –   –Como  siempre,  se  trata  de  Eve.  ¿Por  qué  es  su  negocio  lo  que  hago?  –   –Ella  todavía  se  preocupa  por  ti,  lo  sabes.     –A   ella   nunca   le   importe   realmente.   No   intentes   tratar   de   convencerme.   Si   hubiera   habido   algún   tipo   de relación de hermanos ella no me hubiera dejado plantado.   Ella   simplemente   se   fue     y   me   dejó tras   tomar   mi   castigo   y   fue   a   acostarse   con   su   precioso  Michael.  –  

Jason   canturreó   su   nombre   como   en   Educación   Primaria.   Él   está   tratando   de   asustarte   Claire   se   dijo,   un   poco   convincente.   Usted   ha   tratado   con   Myrnin todo   este  tiempo,  puedes  manejar  a  este  chico  estúpido.   Pero  ella  no  estaba  tan  segura.  Él  no  era  como  cualquier    vampiro  nuevo    era  uno   que  fue  cartel  de  niño  desequilibrado.  Es  hora  de  un  cambio  de  estrategia.   Claire  dejó  el  juego.  Tenía  las  dos  manos  ,  abrió  la  cremallera  de  su  mochila  y  metió   la  mano  en  el  bolsillo  interior.   Jason  decidió  que  era  el  momento  perfecto  para  hacer  su  movimiento.  Era  rápido,   ella  tenía  que  darle  eso,  pero  también  ella  lo  era,  y  había  sabido  que  él  tomaría  el   cebo,  porque no  era  de  el  tipo  cauteloso.  Así  que  cuando  su  mano  salió  de  la  bolsa   sosteniendo el   bote,   se   rió,   y   sus   manos   se   cerraron   sobre   sus   hombros   aplastando con  fuerza.   –¿Qué  vas  a  hacer?  –¿Perfume  para mí?  –   Pulverize el  líquido  de  plata  en  su boca  abierta.   El grito  de  Jason  casi  me revienta los  tímpanos  y,  tos  y  arcadas,  se    echo  hacia  atrás,   el  humo  brotaba  de  entre  sus  labios.  Tenía  la  piel  quemada  por  la  luz  del  sol.  Claire   lo   empujó   hacia   atrás   en   las   sombras,   se   tambaleó   unos   pasos,   mantuvo   las   arcadas,  y  se  dejó  caer  sobre  sus  manos  y  rodillas  tosiendo  convulsivamente.   –Es   sólo   un   poco   –le   dijo.   «Considéralo un   refrescante   del   aliento.   El   próximo   lo   rociare en  tus  ojos,  Jason,  a  si  que  mantente  en  el  infierno  fuera  de  mí  si  te  gusta   tu  cara  –   Las   arcadas   lo   tenían   demasiado   ocupado   para   tratar   de   hablar,   aunque   podría   haber  conseguido  acercarse  a  ella.  Claire  le  anulo,  y  se  fue  a  por  Sarah,  tiró  de  las   cuerdas   libres,   y   la   dejó   tirar   de   la   cinta   de   la   boca.   Debe   haber   dolido.   La   piel   debajo  se  veía  rojo  y  desgastada,  y  Sara  gritó  en  un  profundo  suspiro  de  alivio.  Fijó   un  deslumbramiento  venenoso  en  Jason.  –Usted  sólo  tiene  que  esperar,  pedazo  de   mierda un  poco  –dijo.   –Mi  Protector  no  va  a  tolerar  esto.  –   –Tampoco   la   mía   –dijo   el   profesor   Carlyle.   Estaba   pálido   y   tembloroso,   pero   justamente  enojado.  Claire  encontró  toallas  de  papel  detrás  de  la  tienda  de  libros,   cruzó   el   mostrador   y   tomo   un   cojín   grueso,   que   ella   le   dio,   para   aplicar   a   su   herida   en  la  cabeza.  –Gracias,  Danvers.  –   –De  nada  –dijo.  –Así  que  ...  ¿podremos  discutir  de  la  B  en  el  último  examen?  Debido   a  que  hice  verdaderamente  un  esfuerzo  para  la    A.  Me  gustaría  tener  una  B  si  me  lo   merecía,  pero-­‐   –Sí,  sí,  está  bien,  A  que  es.  En  lo  que  a  mí  respecta,  tiene  una  A  para  el  resto  de  la   clase  –dijo.  –Sarah,  ¿quieres  que  llame  a  alguien,  o?   –No,   –dijo   la   mujer,   y   se   puso   en   pie.   Ella   era   pequeña,   pero   tenía   una   fuerza   nervuda  que  probablemente  vino  de  cargar    cajas  de  libros  de  texto todo  el  día.  – Voy   a   llamar   a   la   perrera   para   ver   si   pueden   venir   a   buscar a este   maldito   perro   rabioso –   Antes  de  que  pudiera  terminar  la  frase,  Jason  se había   puesto en  pie  y  corría  por  la   puerta   trasera.   Callejones,   pensó   Claire.   Callejuelas   sombreadas,   con   acceso   al   alcantarillado.  Se  había  ido  antes  de  que  nadie  pudiera  atraparlo.   –Tal  vez  quiera  mantener  esa  puerta  trasera  cerrada  a  partir  de  ahora  –le  dijo  a   Sara,  mientras  devolvió  el  frasco  de  plata  a  su  mochila  y  cogió  la  estaca  y    la  deslizo   en  la  funda  a  su  lado.  “Profesor".   Ambos  asintieron,  era  evidente  que  aún  estaban  desestabilizados    por  el  encuentro   con   su   propia   mortalidad,   Claire   sentía,   también,   un   silbido   de   tensión   que  

atravesaba   su   cuerpo   que   le   hizo   darse   cuenta   de   lo   mucho   que   acababa   de   tomarse  a  sí  misma.  Shane  estaría  lívido  porque  lo  había  intentado  sin  respaldo.   Ella  salió  y  caminó  rápido,  todo  el  camino  a  casa.    Iba  a  tener  que  decirle  a  Eve  que  su  hermano  había  ido  tipo  Hannibal  Lecter.  Que   divertido.   Vio   la   camioneta   de   color   negro   brillante   de los   cazadores-­‐de fantasmas claramente   expulsados a  partir  de  su  visita  al  hospital,  por  suerte  cruzaban lentamente  por  la calle.   Jenna   y   Ángel   estaban   discutiendo   (había   algo   chocante)   y     Jenna   estaba   consultando  un  callejero.  No  había  muchos  mapas  de  Morganville  que  los  vampiros   no   han   editado,   por   lo   que   si   los   miembros   del   equipo   estaban   tratando   de   encontrar  alguna "Embrujada"  ubicación,  no  podrían  encontrar  algo  más  exótico  a   lo  largo  del  camino.  Excepto  tal  vez  Jason,  que  podría  estar  desenfrenado  después   de  no  conseguir  su  merienda.   Claire   se   tragó   su   orgullo,   marcó   el   número   de   Amelie,   y   consiguió   comunicarse,   con  una  voz  con  acento  Irlandés  la  de  su  ayudante,  Bizzie.  –Por  favor,  diga  a Amelie que Jason  Rosser  está  aquí  mordiendo a  la  gente,  en  público,  a  personas protegidas.Y   si  ella  quiere  que  los  cazadores  de  fantasmas  puedan  conseguir  una  buena  historia,   es   una   gran   manera   de   hacerlo.   –Ella   no   espero   una   confirmación.   Amelie   podía   callar  a  Jason  de  forma  permanente,  pero  esa  no  era  la  preocupación  de  Claire.  Ella   estaba  más  preocupada sobre  los  cazadores  de  fantasmas. Nadie   se   lo   había   dicho,   pero   le   había   parecido   evidente   a   partir   de   su   conversación   con   la   policía   que   los   vampiros   estaban   considerando   sobre   los   extraños,  dos  posibilidades:  limpiar  sus  recuerdos  y  tirarlos  fuera  de  la  ciudad,  en   alguna   parte,   o   plantarles   en   algún   lugar   profundo,   donde   nadie   podría   nunca   encontrar   los   cuerpos.   Si   aún   estaban   aquí,   era   casi   como   si   Amelie   (o,   Oliver)   habían   decidido     jugar   con   ellos,   sin   ninguna   intención   de   dejar   que   ellos   nunca salieran  de  la  ciudad  con  vida.   A   pesar   de   sí   misma,   Claire   admiraba   la   determinación   de   los   cazadores   de   fantasmas,  un  poco.   Reconoció  la  curiosidad  y  la  obstinación  ciega,  tenia un  montón  de eso en  su  propio   carácter.  Ella  odiaba  verlos  castigados  por  ello.   Pero  eso,  como  tantas  cosas  en  Morganville,  probablemente se  fue  de  las  manos.   La   adrenalina   de   Claire   había   dejado   de   zumbar   en   sus   oídos   por   el   tiempo   que   subió  los  escalones  de  la  puerta  principal  de  la  Casa  de  Cristal,  y  por  suerte,  parecía   que  no  había  ninguna  urgencia  en  curso.  No  había  almuerzo  de  ser  contemplado,     cuando   ella   entró   en   la   cocina,   Eve,   Michael   y   Shane   estaban   discutiendo   los   méritos  relativos  de  los  perros  calientes  frente  a  asar  hamburguesas fuera.   –Los  perros  calientes  son  más  rápidos,  –señaló  Michael  –fuera  en  Microondas.  –   –Uf,  eso  es  asqueroso.  Además,  no  hacemos  Mac.  y  el  queso    allí,  tampoco.     –Eso  está  mal  –dijo  Eve,  y  se  sirvió  un  vaso  de  Coca-­‐Cola.   –Ey,  chica  universitaria.  ¿Bebida?  –   –Sí.   –Claire   se   derrumbó   en   una   silla   en   la   mesa   de   la   cocina.   Eve   le   dio   una   rápida   mirada  que  le  hizo  saber  que  había  recogido  su  tensión,  y  luego  bajó  otro  vaso  de  la   repisa.  –El  Apocalipsis  tiene  que  estar  cerca,  ya  que  un  tipo  está  argumentando  en   contra  de  la  parrilla.  Eso  es  sólo  en-­‐Texas,  Michael.  –   –Vampiro   –señaló.   –Si   me   fui   por   ahí,   lo   único   barbacoa   sería   yo.   Y   los   perros   calientes  son  de  todos  los  americanos.  All-­‐American  triunfa  sobre  solo  tejano.  –  

–Tienes  un  lavado  de  cerebro  por  los  anuncios  sobre  los  coches  y  el  béisbol,  replicó   Eve  de  espalda,  y  le  dio  a  Claire  una  copa  burbujeante.  –Los  perros  calientes  son  de   colillas  de  cerdo  y nadie  en  su  sano  juicio  podría  comer.  Sí,  a  mi  me  gusta.  No  me   juzguen  a  mí,  ¿de  acuerdo?  –   Shane   era   claramente   Grill   Equipo;   él   ya   había   salido   con   todos   los     utensilios   para   mover  las  hamburguesas  de  un  tirón  y  los  puso  en  el  mostrador,  y  ahora  sacaba  las   salsas  fuera  de  la  nevera.  –No  estamos  teniendo  esta  discusión  –dijo.   –Eve,   desempleada.   Lo   menos   que   puedes   hacer   es   ayudarme   a   asar   las   hamburguesas.   Y   los   otros   dos   pueden   picar   verduras   –Hizo   una   pausa,   mirando   directamente  a  Claire.  –¿Qué  demonios te  pasó?  –   –¿Mónica  consiguió  la  crema  en  las  elecciones?–   –Vamos  a  lanzar  el  partido  adelante.  ¿Y?  –   Ella  realmente  no  quería  decirlo.  –Vi  a  Jason.  Era  una  especie  de  ataque  ...a   personas.   Así   que   lo   detuve.   Por   cierto,   ¿el   spray   de   pimienta   plata?   Funciona   muy   bien.–   Eve  se  giro  completamente.  Miró  a  Claire  por  un  momento,  luego  dijo  en  voz  baja:     –¿Está  bien?–   –Yo  no  lo  deje  demasiado  mal.  Él  está  bien.  Solo  menos  mordedor  por  un  tiempo.   Eve  –él  no  ,  ah  –   –No   terminó   demasiado   herido,   –preguntó   Eve,   y   bajó   la   vista   para   fijarse   en   las   burbujas   de   su   Coca-­‐Cola.   –Sí,   copia   eso.   Él   siempre   ha   sido   apagado.   Ustedes   lo   saben,  que  –    Realmente   no   podia describir   la   sensación   que   había   tenido   con   Jasón   en   la   actualidad.   –Creo   que es   peor   que   eso   –dijo,   tan   suavemente   como   pudo.   –Él   es   realmente  -­‐vicioso.  –   Michael   entró,   entonces.   –No   es   inesperado   que   podría   pasar   –dijo.   –Mira,   convirtiéndose   en   un   vampiro   es   complicado,   lo   que   hace   de   uno,   amplifica   cualquier  impulso  malo  que  ya  tenías.  Es  difícil  aferrarse  a  las  cosas  buenas,  pero   fácil   como   el   infierno   para   traer   el   mal   con   usted.   Yo   sabía él   estaría   ...   –Michael   negó  con  la  cabeza.  –De  todos  modos.  Le  dejaré  saber  a  Oliver.  Él  está a cargo  de   Jason.  –   –Por  lo  que  Oliver  está  haciendo  ahora,  realmente  no le  importa  –dijo  Claire.  –Se ha   vuelto un  poco  loco  con el  poder.  Tu  puedes  haberselo notado.  –   –Está   bien,   Jason   Rosser   es   malo,   y   el   poder   de   Oliver   hambriento.   Esto   no   es   noticias  de  última  hora  que  nos  debe  impedir  asar  hamburguesas  –dijo  Shane.  –   –¿Puedo  obtener  un  amén?  –   Eve  y  Michael  intervinieron,  pero  Claire  mantuvo  la  cabeza  baja.   Ella se estaba sintiendo  bastante  bajo.  Había  gastado  una  gran  cantidad  de  energía   esta  mañana  corriendo  por los  portales  y  viene  con  las  manos  vacías,  y  luego  había   sido   la   emoción   de el   rally,   y   Jason   ....   Estaba   agotada,   ni   siquiera   hambre,   en   realidad  tenia,  lo  que  fue  sorprendente.   Ella   también   estaba   preocupada,   muy   preocupada,   por   Myrnin.   Había   pensado   que ya  le  habría  llegado  alguna  palabra  de  él.  Bob  estaba  sentado  arriba  en  su  cuarto,   contento  tejiendo  redes  en  torno  a  las  moscas  que    había  capturado  para  él,  y  no   podía   creer   que   incluso   en   su   versión   más   loca,   Myrnin   hubiera   dejado   a   su   mascota    morir  de  hambre.  Él  fue    descuidado  de  los  asistentes,  pero  nunca  de  su   araña.   Así   que   ...   ¿dónde   estaba?   Y   si   no   podía   comunicarse,   ¿cómo   se   supone   que   incluso   así   pudiera   a   encontrarle?   Hizo   que   le   dolíera la   cabeza,   y   su   estómago perdió   el  

apetito,   y   de   repente   lo   único   que   quería   era   terminar   su   refresco   frío,   dulce   y arrastrarse  escaleras  arriba  para  dormir.   –Ey   –dijo   Michael   mientras   sacaba   tomates,   lechugas,   cebollas   y   pepinillos   de   la   nevera.  –Dame  un  cuchillo,  ¿puedes?–   Sacó  uno  de  la  banda  magnética  que  Shane  había  instalado  en  la  pared,  un  acceso   más   fácil,   le   había   dicho,   en   caso   de   que   se   redujera   a   ese   tipo   de   lucha.   Shane   siempre  pensó antes  de  esa  manera.  Ella  le  dio  la  hoja  a  Michael  sin  comentario  y  lo   vio   cortando   cosas.   Era   limpio,   rápido   y   exacto.   Los   sentidos   de   los   Vampiros   aparentemente  estaban  hechos  para  ser  grandes  cocineros  de  preparación.     –Michael  –dijo  mientras  terminaba  de  cortar  en  cuartos,  encurtidos,  –¿sabes  de  que linaje viene Myrnin?  –   –Supongo   que   no   te   refieres   a galés   –dijo.   –¿Te   refieres   a   la   línea   de   sangre,   vampira?–   Ella  asintió  con  la  cabeza.   –No.  ¿Por  qué?  –   –Porque   tengo   que   dar   con   él,   y   recuerdo   que   Naomi   podía,   ya   sabes,   tomar   una   muestra   de   línea   de   sangre   de   otro   vampiro   para   encontrarlo.   Lo   hizo   con   Theo.   Tal  vez,  ¿tal  vez  tu podrías hacerlo  para  encontrar  a Myrnin?  –   –Tal   vez   –dijo   Michael,   pero   él   parecía   dudoso.   –He   oído   que   hay   una   sangre   guardada   de   cada   línea   en   algún   lugar,   pero   no   tengo   ni   idea   de   dónde   está.   O   si   Myrnin  está  en  ella.  De  lo  que  he  oído,  él  es  el  único  que  aún  vive  de  su  línea.  Es   bastante   antiguo,   y   él   no   hizo   ningún   otro   que   sobreviviera   a   largo   plazo,   de   modo   que  es  posible  que  no  haya  un  registro  –   –Pero,¿  se  puede  pedir?  ¿Tal  vez  echar  un  vistazo?  Tengo  que  encontrarlo,  Michael.   Yo  creo  que  está  en  problemas.  –   –¿Por  qué?  –Me  puso  el  cuchillo  y  la  miró  directamente.  –¿No  dijo algo  así?  –   –Sólo  que  no  le  gustaba  la  forma  en  que  las  cosas  iban  en  la  ciudad,  –ella ha   admitido.   –Y   que   él   tenía   la   intención   de   irse.   Pero   ya   sabes   cómo   es.   Yo   no   creo   que  realmente  habría  escapado.  No  es  así.  ¡Viste  el  laboratorio!  –   Él  se  encogió  de  hombros.  –El  laboratorio  es  siempre  un  desastre,  ya  lo  sabes.  Es   imposible determinar   si   hubo   una   lucha,   o   simplemente   no   le   gustó   el   último   periódico  que  leyó  y  decidió  enviar  a  la  papelera  del  lugar.  –   –¡Se  fue  sin Bob!  ¿Y  cómo  Pennyfeather  entro?  Él  no  tenía autorización.  –   –No   lo   sé.   Y   tal   vez   sólo   se   olvidó   de   Bob.   No   es   como es   una   mascota   muy   emocionante.  –   –Bob   es   genial,   y   Myrnin   le   quiere   como   a   cualquier   otro   animal   doméstico.   Nunca   lo abandonaría  a  morir  de  hambre  –dijo  Claire.  –Pero  ...  sólo  tengo  la  sensación,  ¿de   acuerdo?  Lo  harás ¿verdad?  ¿Por  mí?  –   Michael  le  revolvió  el  pelo.  –Sí,  claro.  Para  usted.  Aquí.  Pica  unas  cebollas  –   –¡Ey!–   –Considera  el  pago  anticipado.  –   Ella   se   animó   a   almorzar,   Michael   y   Claire   realmente   disfrutamos   de   las   hamburguesas,   que   Shane   había   cocinado   casi   a   la   perfección.   Eve   y   Shane   se   metieron  con  ella  a  causa  de  la  mostaza,  antiguo  debate  con  la  mayonesa,  pero  lo   pasamos  muy  bien,  incluso  con  esa  controversia  delegando  a  lanzar    paquetes  de   condimento  unos  a  otros.  Incluso  mejor,  ya  que  era  el  turno  de  Shane  para  limpiar.   Después  del  almuerzo,  Claire  subió  a  su  habitación,  mientras  que  Michael  y  Shane  

se   dispusieron   a   probar   un   nuevo   juego   de   tirador   en   primera   persona,   que   compro   Eve   en   línea,   se   tendió   en   la   cama   y   cayó   inmediatamente,   profundamente   dormida.   Por   un   momento   ella   estaba   demasiado   cansada   para   soñar,   pero   finalmente   ella   soñaba,  y fue  ...  raro.   Al  principio,  ella  no  entendía  realmente.  Era  un  lugar  oscuro,  y  muy,  muy  tranquilo,   excepto   por   el   zumbido   constante   de   agua   que   goteaba.   Tenía   frío   y     sentía un   retortijón,  por  el  hambre  desesperada.   Entonces   oyó   una   voz   desde   ese   susurro   oscuro,   –¿Claire?–   Era   como   si   fuera   arrancada  de  su  cuerpo  y  arrojada  violentamente  a  través  de  la  oscuridad  en  una falta  de  definición,  y  todo  en  ella  quiso  gritar,  pero  no  tenía  en  realidad  pulmones  o   un   cuerpo   a   utilizar   para   hacer   eso,   sólo   un   sentimiento   puro,   verdadero,   condensado  de terror  ....   Y  desde  una  gran  altura,  miró  hacia  abajo  en  un  pozo  muy  profundo,    estrecho,  y   muy  por  debajo,  un  rostro  pálido  crudamente  vuelto  hacia  ella  en  la  luz  de  la  luna.   La voz. Había   sonado   como   la   voz   de   Myrnin,   pero   no   podía   haber   sido,   no   podía.   No   tenía   ningún   sentido   este   sueño,   porque     que   podia estar haciendo Myrnin     en   el   fondo   de   un  agujero,  y  ¿por  qué  no  acaba  de  saltar?   –Ayuda,  –dijo  él,  desde  muy  abajo,  muy  lejos.  –Ayúdame.  –   –¡No  sé  cómo!  –gritó  hacia  abajo,  al  menos  en  el  sueño,  porque  era  sólo  un  sueño,   no   tenía   sentido   que   él   pudiera   oírla,   de   alguna   manera,   y   que   a   pesar   de   que   estaba  muy  lejos,  podía  ver  la  desesperación  en  su  expresión.   –Ven   a   mí   –dijo   Myrnin,   y   sonaba   como   un   fantasma,   como   la   hermana   de   Shane   había    susurrado  por  ahí  en  ese  terreno  vacío  inquietante,  como  Miranda  cuando   se  desgarro  en  jirones  en  la  niebla.   Sonaba  como  alguien  que  se  había  ido.   Se  despertó  con  el  corazón  palpitante  y  un  dolor  de  cabeza  repugnantemente  malo   suficiente  para  que  la  llevara  al  botiquín  por  el  ibuprofeno,  el  cual  se  tomó  abajo   con  las  manos  llenas  de  agua  embotellada  en  tragos  frenéticos.  En  algún  lugar  de   allí,   se   dio   cuenta   de   que   había   conseguido   dormir   el   resto   del   día,   ya   se   estaba   acercando  el  atardecer.  ¿Qué demonios fue eso?  ,  se  preguntó.  Ella  había  tenido   sueños   de   angustia   antes,   un   montón   de   ellos,   pero   a   menudo   involucrados   con   estar  desnuda en   una   multitud,   o   corriendo   en   cámara   lenta,   o   tomar   un   examen   sin  preparación.  Nada como  esto.   Esto   era   muy   suspicaz,   específico.   Si   iba   a   soñar   sobre   Myrnin,   ¿por   qué   lo   han   atrapado  en  un  profundo  agujero  en  el  suelo?   Una trampa para arañas,   susurró   algo   en   el   fondo   de   su   mente.   Gramma Day siempre le llamaba así. Así lo hizo, una vez. Sí,  pero  no  lo  había  sentido  literal.   Tal vez sólo quiere que usted le necesite , con esa voz terrible, calmada, dijo. Tal vez usted al igual que él, quiere que el dependa de ti.   El  pensamiento  le  inestabilizo.  Ella  decidió  sacarlo  de  su  mente,  todo  él,   especialmente  el  sueño,  ya  que  era  sólo  su  imaginación  trabajando  en  su   ansiedad,  del  mismo  modo  que  debe  hacer.   Quizás.   Bajó  las  escaleras  y  encontró  el  juego  de  video  increíblemente  todavía  en  

progreso,   pero   en   pausa,   y   Michael   y   Shane   argumentaban   los   puntos   más   finos   de   cómo  la  matriz  de  armas  trabajaba,  y  cual  sería  la  opción  más  inteligente  con  la  que   atacar   a   algún   tipo   de   posición   fortificada.   Era   confuso,   y   se   sintió   aún   extraña   y   enferma.  Bebio un  vaso  de  leche  que  le  ayudó  a  resolver  su  estómago,  sin  embargo,   ella   estaba   enjuagando   el   vaso   cuando   sonó   el   timbre.   El   timbre era   seguido   sonando.   Michael   se   había   levantado   del   sofá,   pero   Shane,   todavía   estaba   encerrado   en   su   mundo  del  juego,  no  estaba  prestando  mucha  atención  a  cualquier  otra  cosa.  Claire   salió  de  la  cocina  y  Eve  bajo  corriendo  las  escaleras.   –¿  Llamada  de  correo?  –Eve  adivinó.   –No   a menos   que   el   servicio   postal   está   empezando   carreras   nocturnas   –dijo   Michael.   –Voy   a buscarlo.   –La   implicación   tácita   de   que     si   era   algo   malo,   había   por   lo   menos   una   oportunidad   decente   en   la   lucha   contra   ella.   Se   fue   por   el   pasillo   y abrió  la  puerta.  Más  allá,  el  sol  ardía  en  el  horizonte  con  un  brillante  naranja,  pero   no  era  bastante  tarde  todavía.   –¿Quién  es?  –preguntó  Claire,  y  estiró  el  cuello  para  mirar.   –No  se  puede  decir  –dijo  Eve.  –Oh,  espera-­‐que-­‐está  –  No  terminó  la  frase.   Ella  se  soltó  y  corrió  por  el  pasillo.   Claire,   instantáneamente   sintió   miedo   e   imagino   todo   tipo   de   violencia,   lanzándola   a   ir   después   a   ella.   Casi   inmediatamente   patinó   hasta   detenerse   de   repente   en   el   atestado  pasillo,  Shane  había  conseguido  cortar  delante  de  ella  y  Eve.   Al   ser   mas   pequeña   ,   no   podía   ver   por   encima   del   hombro   de   Eve,   no   importa   la   ancha  espalda  de  Shane.   Pero  oyó  una  voz  frenética,  de  mujer  decir,  –¡Ciérrelo,  por  favor,  cierra,  rápido!  –   La voz  de  Miranda.  Pero  Mir  se  había  ido,  desaparecido  en  la  oscuridad.   Disuelta  en  la  niebla.   Y  ahora,  al  parecer,  estaba  de  vuelta.   Y,  por  el  sonido  de  la  misma,  muy,  muy  asustada.   Eve  se  volvió,  se  encontró  con  Claire,  y  la  ahuyentó  hacia  atrás,  Claire  tomó  varias   pasos  por  el  pasillo,  y    tras  ella,  entre  Shane  y  Michael  llegó,  ¡sí!  Miranda-­‐,  pero  una   diferente  que  antes.  Esta  Miranda  era  translúcida  pálido  como  una  copia  en  vidrio   de  sí  misma,  y  parecía  aterrorizada.   Todo   el   mundo   estaba   tratando   de   hablar   a   la   vez,   menos   ella.   La chica   fantasma se   apoyo  contra  una  pared  con  la  mano  (¿por  qué  no  cae  a  través  de?)  y  cerró  los  ojos   como   si estuviera   agotada(¿podría   incluso los   fantasmas   cansarse?).   Eve   finalmente  consiguió  tocar  la  parte  superior de su mano,  coloquialmente  hablando.   –¿Qué  te  ha  pasado?  ¿De  dónde  vienes?  –   –Ausente  –dijo  Miranda  débilmente.     –Así   que   cansada.   ¿Necesitas   energía?   –Pero   el   hecho   de   que era   visible   en   absoluto,  antes  de  la  puesta  del  sol,  era  extraño  e  impresionante.  –Me  siento  mejor   aquí.–   Ella   se   ve   mejor,   también,   tomando   forma   un   poco   más   y   sustancia.   No   era   un   cuerpo  real,  pero  tenía  rastros  débiles  de  color  en  ella  ahora.   –Ellos  fueron  a  por  mí.  Tenía  que  seguir  corriendo,  encontrar  un  lugar  seguro.  –   –¿Quién   fue?   –preguntó   Shane.   Ella   acababa   de   decir   las   palabras   mágicas   para   hacer   que   él le   prestara   mucha   atención.   –¿Los   vampiros?   ¿Por   qué   los   vampiros   quieren  un  fantasma?  –   –Ella  no  es  un  fantasma  todo  el  tiempo  –dijo  Michael.  –Recuerden,  cuando  tiene   un  cuerpo,  y  viene  con  sangre.  Al  igual  que  la  mía.  Y  como  ella no  se  puede  matar  ...  

–Oh,  está  bien  –dijo  Eve  débilmente,  y  abrió  mucho  los  ojos.  –Podrían  mantenerla   y  mantener,  ah,  drenándola  dejándola    seca  ....  –   –No   los   vampiros   –dijo   Miranda.   –Puedo   manejar a   los   vampiros.   Es   el   resto   de   ellos.  Ellos  no  me  dejan  en  paz.  Mantienen  –Fue  interrumpida  por  otro  timbre    de   la  puerta,  seguido  por  golpes.  –¡No!  –dijo,  y  agarró  de  la  manga  a  Michael,  pero  su   mano  atravesó  a  través  de  él.  –No  respondas  a  ellos  todavía,  ¡todavía  no!  –   –Vas  a  estar  bien  –dijo.  –Yo  sólo  voy  a  mirar.  Relájese.  Ahora  estás  a  salvo.  –   Se  refirió  a  Shane.  –Quédate  con  ellos.  –   –¡Tu,  chupa  !–llamó  Shane  detrás  de  él  cuando  Michael  regresó  a  la  puerta.   Por  debajo,  sin  embargo,  él  se  lo  tomaba  en  serio.  Miranda  no  era  el  más  una   fuente  confiable  de  información,  pero  Shane  nunca  subestimaba  una  advertencia.   –Si  se  trata  de  Jason  por  ahí,  no  hay  problema.  Si  se  trata  de  alguien  que  es  peor,  no   sé  si Michael  pueda  mantenerlos.  –   –Entonces  vamos  a  manejarlo  si  van  por  él  –dijo  Claire,  y  sorprendentemente,  esto   significaba  que,  entre  los  cuatro,  nada  iba  a  abrumarles.  No  como  antes.   Ella  pensó  que  aunque  llegará  hasta  el  mismo  maldito  fantasma  del  ejército.   El  primer  indicio  que  tuvo  de  que  algo  andaba  mal,  muy  mal  fue el  grito  de  Michael,   él  no  era  ese  tipo  de  chico,  por  lo  general,  mucho  menos  ese  tipo  de  vampiro.  Fue   sorpresa   y   definitivamente     preocupado,   la   especie   de   grito   que   haces   cuando   te   encuentras   una   araña   en   una   puerta,   o   una   serpiente   en   el   inodoro.   A   que   se   debería  ese  tipo  de  sonido.   Claire  intercambió  una  mirada  con  Shane,  y  dijo  Miranda,  con  cansancio:  –Lamento   haberles   traído   aquí,   pero   era   el   único   lugar   que   se   me   ocurrió   que   podría   mantenerlos  fuera.  Tal  vez  ...  tal  vez  la  casa  no  los  dejara  entrar  –   Pero  resultó  que  la  casa  lo  hizo.   El  primer  fantasma  a  la  deriva  pasado-­‐no,  por-­‐Michael  era  un  hombre  viejo,  no   uno  que  Claire  reconociera.  Era  apenas  una  forma  visible,  más  un  truco  de  la  ojos   que  una  presencia  real,  que  lo  veía  mejor  en  su  visión  periférica  que  recto.  Bajó  el   pasillo   en   un   estado   zombi,   mirando   recto.   Shane   se   protegió,   pero   luego   se   mantuvo   firme   y   trató   de   agitar   al   fantasma.   Que   le   hizo   caso   y   fluía   a   su   alrededor   como  humo  sobre  vidrio,  Shane  se  estremeció  y  se  alejó  con  rapidez.  –Bueno,  eso   fue,  desagradable  –   Y  hubo  más.  Mucho  más.  Algunos  no  eran  más  que  sombras  ominosas  y  extraños,   algunos   eran   personas   casi   visibles.   Claire   sólo   alcanzó   a   ver   a   alguno   de   ellos   porque  Michael  dejó  sólo  un  par  de  ellos  antes  de  entrar  en  el  interior  de   espalda  y  cerró  con  llave  la  puerta  ...  y  que,  sorprendentemente  funcionó,.  No  entró   nadie  mas.   Pero  los  que  ya  están  dentro eran  suficientemente  malo.  Uno  de  ellos  era  un  casi  un   hombre   visible,   pero   Claire   no   pudo   distinguir   su   rostro   mientras   se   acercaba   a   ellos,   hasta   que   de   repente   un   truco   de   la   luz   y   las   sombras   se   juntaron   y   les   mostró  que  era  Richard  Morrell,  el  hermano  muerto  de  Mónica.  Ella  jadeó  y  agarró   a  Eve del  brazo,  y  Eve asintió  mientras  se  mordía  el  labio.  Richard  se  desaceleró  y   los  miró,  y  Claire  vio  su  boca  abierta  y  cercana,  pero  él  no  era  capaz  de  hablar.   Después  de  unos  segundos,  él  corría  adelante,  en  dirección  a  ...  Miranda,  quien  se   retiraba   del   hombre   que   se   acerca   a   ella,   y Richard   siguiéndola   detrás.   Miró   tristemente   aterrorizada.   –Hacerlos parar   –dijo,   y   miró   a   Michael.   –¡Michael,   has   que  se  detengan!–  

–¡No   sé   cómo!   –dijo.   Era   inquietante   y   misterioso   como   el   viejo   se   concentró   en   Miranda,   como   si   la   chica   fuera   la   ultima   magdalena     que   queda   en   el   mundo   y   tenía  un  diente  dulce.  –¿Qué  quieren?–   –¡Yo!  –Ella  parecía  más  real  ahora,  había  tomado  un  ligero  rubor  de  color  en  la  cara   y   la   ropa.   Miranda,   de   hecho,   parecía más   real   que   cualquiera   de   los   otros   fantasmas.  –¡Ellos  me  quieren!–   –¿Shane  ...?  –Claire  miró  por  él,  pero  él  no  estaba  a  su  lado.  Eso  fue  sorprendente,   pero  entonces  lo  vio,  y  ella  sabía  ,  con  un  sentido  enfermizo  de  horror,  qué.   Estaba   de   pie,   inmóvil,   a   unos   metros   de   distancia,   frente   a   un   fantasma,   una   pequeña  fantasma  en  la  forma  de  una  niña  apenas  en  su  adolescencia,  con  el  pelo   recogido  en  dos  largas trenzas.   Claire  se  dio  cuenta  inmediatamente  que  era  lo  que  estaba  mirando,  incluso  antes   de  que escuchara  el  susurro  pequeño,  de  sus  pálida  voz,  –Shane.  –   –Lyss,   –dijo.   Había   un   mundo   de   emoción   en   ese   nombre,   dolor,   culpa,   nostalgia,   amor,  horror.  –Oh,  Dios  mío,  Lyss.  –   Alargó  la  mano  a  por  él,  y  Shane  levantó  la  mano.   –¡No!   –gritó   Miranda.   –¡No,   no   la   toques!   No   puedes   tocarla.   ¿No   sabes   algo?   – codificado   Ella   torno   a   la   barrera   del   sofá,   jugando   a   mantenerse   lejos   con   el   vacilante   anciano   que   seguía   persiguiéndola.   Richard   estaba   al   acecho   de   ella,   también,   ahora,   pero   a   cierta   distancia,   como   si   estuviera   irresistiblemente   atraído hacia   ella,   pero   no   quería   ser.   Era   más   bien   un   lento   círculo.   Como   un tiburón,   pensó  Claire,  y  se  estremeció.   Ella   tomó   las   palabras   de   Miranda   muy   urgente,   y   se   lanzó   a   por   Shane,   golpeando   su  mano  mientras  trataba  de  tocar  a  su  hermana  muerta.  Dejó  escapar  un  áspero sonido   de   sorpresa,   y   vio   su   mano   apretaba   en   un   puño,   pero   se   relajó     casi   de   inmediato,  y  él  hizo    una  respiración  profunda.   –No,  –dijo  Claire.  –Por  favor,  no  lo  hagas.–   Alyssa  todavía  estaba  sosteniendo  su  mano  fantasmal,  pero  ella  no  estaba  tratando   de  venir  a  por  Shane.  Ella  estaba  esperando.  Tal  vez,  lo  que  Miranda  tuvo  miedo   de,   tal   vez   tenía   que   ser   su   decisión   de   tocarla,   y   no   contaría   si Alyssa   le   tocó   primero.   A  pesar  de  lo  que  pasaría  si  lo  hacía  era  una  cuestión  totalmente  diferente,  y  Claire   realmente  no  quería  saber  la  respuesta.  Ni  siquiera  como  científico.   –Lyss  –le  preguntó  Shane.  –¿Puedes  oírme?–   Ella   no   se   movió   ni   habló   de   nuevo.   Ella   seguía   sosteniendo   su fantasmal,   mano   hacia  él.  Shane  la  miró,  y  Claire  supo  que  quería intentarlo,  con  todo  lo  que  tenia  en   su  interior.   –No,  –susurró,  y  le  tomó  la  mano  entre  las  suyas.  –Por  favor,  manténte  alejado de   ella.  –   Shane   respiró   hondo.   Había   lágrimas   brillando   en   sus   ojos,   pero   él     parpadeó   y   asintió.  –Lo  siento,  Alyssa  –dijo.  –No  puedo.  –Le temblaba  la  voz.  Todo  su  cuerpo   temblaba.  Pero  él  quiso  decir  lo  que  dijo,  y  Alyssa  entendió  claramente,  porque  ella   dejó   caer   su   mano   de   nuevo   a   su   lado   y   fue   a   la   deriva     a   unos   metros,   luego   se   volvió  y  se  unió  al  anciano  en  el  acecho  de  Miranda.    –¡Ayúdame!  –gritó  Miranda.   Con   tres   fantasmas   a   su   lado,   estaba   siendo   rápidamente   acorralada.   Era   sólo   cuestión  de  un  minuto  o  así  hasta  que  uno  de  ellos  se  habría  apoderado  de  ella.    – ¡Haz  algo!  –   –¿Qué?  –preguntó  Michael,  y  luego  sus  ojos  se  abrieron,  como  si  algo  finalmente  se   le  había  ocurrido.  –¿Puedo  hacer  que  se  vayan?¿  Como  jefe  de  la  casa?  –  

Normalmente   Shane   habría   intervenido   con   algo   como   ¿Quién   dice   que     él   es   la   cabeza   de   esta   casa?   pero   la   atención   de   Shane   estaba     por   completo   clavada   en   su fantasma  hermana  pequeña,  y  fue  Eve  quien  dijo:  –Tal  vez.  ¡Trata!  –   Michael  cerró  los  ojos  y  se  apoyó  contra  la  pared,  como  si  dibujara  la  fuerza  de  la   propia  casa,  o  al  menos  tratando  de  comunicarse  con  ella.   Claire  sintió  un  destello  de  energía  a  su  alrededor,  como  si  la  conexión  fue  casi  allí,   y  luego  murió.   –Todos   nosotros   –gritó   ella,   y   saludó   a   Eve a   la   pared,   también.   Ella     puso   las   manos  apoyadas  en  el  viejo  papel  pintado  y  concentrado.  Vamos,  casa.  Sé  que  estás   allí.   Sé   que   todavía   estás   viva,   puedo   sentir   ....   Salgan,   salgan,   donde   quiera   que   estés  ....   Shane   no   se unió   a   ellos.   Claire   no   pensaba   que   podía.   Estaba   casi   tan   fijo en   su   hermana  como  los  fantasmas  que  acechaban  a  Miranda    alrededor  de  ella  ...  pero   por  suerte,  eso  no  parecía  importar.  Tres  de  ellos  juntos  parecía  completar  algún   tipo  de  circuito,  y  Claire  sintió  una  oleada  de  fuerza  bruta  y  poder  puro  a  través  de   la   habitación.   –¡Un   momento,   Miranda!   –dijo,   ella se   apoderó   del   reposabrazos   del   sofá  cuando  una  onda  de  fuerza  de  barrido  se  movió  a  través  de  la  habitación  en  un   ondulación   casi   líquida.   Pasó   sobre   Claire,   dejándole   un   hormigueo   en   la   piel,   y   cuando   llegó   al   más   cercano   de   los   fantasmas,   Richard,   voló   en   pedazos   en   la   niebla.  Alyssa  fue  la siguiente,  y  luego  el  hombre  antiguo,  a  sólo  unos  segundos  de   tocar  a  Miranda  con  la  mano  extendida.  Miranda  vaciló  y  se  puso  pálida  y  lleno  de   humo,   pero   luego   se   estabilizó   cuando   la ola   pasó   de   largo,   en   una   forma   transparente   casi   real.   Poco   a   poco   se   suelta del   sofá   y   se   enderezó   para   mirar   alrededor.   –¿Qué  hiciste?  –dijo  Shane.  Se  dio  la  vuelta  en  círculo,  buscando  frenéticamente.   –¿Dónde  está  Lyss?  –   –Fuera  –dijo  Miranda.  –Ella  está  bien,  Shane.  Ella  simplemente  no  es  bienvenido   aquí  nunca  más.  La  casa  la  echó  fuera.  –   –Esto   es   una   locura   –dijo,   y   se   sentó   en   el   sofá   con   la   cabeza   entre   las   sus   manos.   – Insano.  –   Eve  se  sentó  a  su  lado  y  puso  su  mano  sobre  su  espalda.  –Yo  sé,  –dijo.  –Lo  siento.   Lo  siento  mucho.  –   Antes  de  que  Claire  pudiera  ir  a  él,  también,  se  produjo  una  descarga  atronadora   de   llamada   a   la   puerta,   fuerte   como   disparos,   y   todos   ellos   saltaron.   –¿Qué   demonios ahora?  –dijo  Michael.   –Sea  lo  que  sea  –dijo  Eve,  –déjalo  fuera.  Por  favor.  –   –No,  –dijo  Miranda.  Ella  respiró  hondo  y  tiro  de  sí  misma  hasta  su  altura  completa,   que  no  era  mucho,  pero  parecía  de  pronto  muy  adulta.   –La  casa  está  velando  por  nosotros  ahora,  mirando  hacia  fuera  para  mí.  Y  no  hay   sólo   fantasmas   por   ahí,   de   todos   modos.   Ellos   no   pueden   hacer   un   ruido   por   el   estilo.  –   Los   golpes   volvieron   a   la   puerta,   y   Michael   dio   algunos   pasos   en   esa   dirección   antes  de  volver  a  mirarla  de  nuevo.  Ella  asintió  con  la  cabeza.   –Por  favor  –dijo.  –Está  bien.  Ahora  que  la  casa  está  prestando  atención,    no  es  tan   malo.  Creo  que  podría  ser  capaz  de  ...  capaz  de  ayudarlos.  Fue  tan  abrumador,  por   ahí  sola.  Aquí,  no  me  siento  tan  mal.  –   Michael   no   parecía   convencido,   pero   él   no   parecía   saber   qué   más hacer   tampoco.   Pasó   las   cerraduras   de   la   puerta   y   la   abrió   durante   la   tercera   ronda   de   golpes,   y   fuera   había   docenas   de   fantasmas,   tal   vez   cientos,   formando   una   masa   de   niebla  

que  agitan  hacinados  como  zombis  en  el  ataque,  y  de  pie  en  medio  de  ellos  en  la   puerta  estaban  Ángel,  Jenna,  y  Tyler.   Los  cazadores  de  fantasmas.   Que  al  parecer  no  podían  ver  a  ninguno  de  los  fantasmas.  Irónico.   Ángel  Salvador  rígido  con  armas  muy  sorprendido  Michael Glass  fuera  de  la  puerta   y  corrió  por  el  pasillo,  seguido  por  Clark  y  Jenna  y  Tyler  con  su  cámara  de  luz  roja   brillante.  –¡Ey!  –dijo  Michael.  –Ey,  espera  un  minuto.   Yo  no  he  dicho  –   –Sigue  rodando,  Tyler.  Podemos  reducir  eso  –dijo  Jenna.  –Yo  sé  que  ella  está  aquí,   yo   la   puede   sentir.   Ángel,   ¿estás   recibiendo   algo   ahí?   –Casi   parecía   frenética,   y   había   manchas   de   color   en   las   mejillas.   –Hola,   pequeña.   ¿Estás   aquí?   ¿En   cualquier   lugar?  –   –¡Ey!–   Cierra   la   puerta   Michael,   aunque   por   el   momento   la   propia   casa   parecía   a   salvo   de   los   fantasmas   a   la   deriva   dentro   de   la   abertura,   y   se   lanzó   alrededor   de   ellos  no  tan  rápido  como  vampiro,  pero  se  puso  en  su  camino.     –Espera.  –   –¿Qué  demonios,  hombre?  ¡Esta  es  nuestra  casa!  –   –Felicitaciones  –dijo  Ángel.  Siguió  mirando  a  la  computadora  de  mano  el   dispositivo   que   él   estaba   agarrando.   –Las   lecturas   son   muy   fuertes.   Creo   que la   hemos   encontrado.   Parece   que   este   es   su   lugar   de   origen.   –Él   miró   a   Shane,   que   estaba  justo  en  frente  de  él,  bloqueando  el  pasillo,  y  le  dijo:   –¿Cuánto  tiempo  tiene   su  casa  embrujada?  –   Shane   miró   más   allá   de   él,   a   la   cámara,   y   luego   a   Michael.   Claire   habría   dado   las   probabilidades   que   el   lo   iba   a   lanzar   hacia   fuera,   pero   en   cambio,   Shane   se   puso   rojo  como  un  tomate y  estalló  en  una  carcajada  incontrolable.   –¡Ey!  –dijo  Eve,  y  lo  empujó  fuera  del  camino  con  una  mirada  irritada.   –¡Ustedes,  fuera!   Fuera   de   la   casa,   ahora!   –Ella  trató  de  empujar  a  Tyler,  pero  bailó   hacia  atrás,  algo  utilizado  claramente  para  gente  que  va  para  ese  movimiento.   Ángel  cortó.  –Espera,  espera,  todavía  no.  Vamos  por  lo  menos  a  documentar las   lecturas,   ¿conoces   la   historia   de   esta   casa?   ¿Hubo   algo violento   que   ocurrió   aquí,   tal   vez   un   famoso   asesinato?   ¿Quiénes   eran   los propietarios   anteriores?   ¿Cuánto   tiempo  hace  que  vive  aquí?  –   La   ventisca   de   preguntas   confusas,   fue   todo   al   mismo   tiempo   por     Ángel   para   no   retirarse,   se   movía   sin   cesar   hacia   adelante.   Era   tanto   que   Eve dio   marcha   atrás   cuando   ella   fue   arrastrada   fuera   de   su   camino   por   la   fuerza   de   su   impulso,   y   el   resto  de  ellos  simplemente  seguimos  adelante.   Tyler  se  centró  en  Eve,  evidentemente    le  gustaba  su  aspecto  gótico  en  relación  con   una   casa   encantada,   pero   Eve   no   estaba   de   acuerdo.   –¡Ey,   quite su   cámara   de enfrente de  mi  antes  de  ponerla  en  la  tuya!  –   –Bebé  tranquila  –dijo  Michael,  y  la  agarró  por  los  hombros  para  tirar  de  su   espalda.  –Estamos  bien.  Está  bien.  –Él  se  inclinó  hacia  Claire  y  le  susurró:   –   Encuentra   lo   que   el   infierno de   Miranda   quiere   que   hagamos.   –   Luego   se   volvió   a   plena  luz  con  su  sonrisa  en  la  cámara.  –Así  que,  ¿quieres  que  te  enseñe  más,  o  ...?  –   –Sólo  tiene  que  quitarse  del  camino  –  dijo  Jenna.  –¿Ustedes  chicos  ya  han  llegado,   a  los  veinte,  todos  ustedes?  No  tienen  ni  idea  de  cómo  es  este  tipo  de  cosas  puede   dar  vuelta al mal.  Una  sesión  descuidada  con  un  tablero  de  Guija,  jugar  un  poco  con   el   tarot   de   cartas,   vas   a   invitar   a   los   espíritus   para   comunicarse   con   usted.   Una   vez   que   están   aquí,   es   posible   que no   sean   capaz   de   deshacerse   de   ellos   ...   incluso   cuando  empiezan  a  hacerte  daño.  Lo  sé.  Me  pasó  a  mí.  –  

Claire   sintió,   una   historia   de   fondo   que   los   espectadores   de   la   serie   sabrían   es   probable     que   todos   conocemos.   El rostro   de   Jenna   era   estricto   y   sobrio,   y   había   una   febril luz   creyente   en   sus   ojos.   Claire   tuvo   un   recuerdo   inquietante   de   la   venganza  del  fantasma  propietario  original  de  la  casa,  Hiram  Glass,  desgarrándola   a ella   con   odio,   y   se   preguntó   exactamente   lo   que   una   joven   Jenna   podría   haber   pasado.  Ella  tenía  razón.  Los  fantasmas  podrían  ser  vicioso.   Miranda  sabía  mejor  que  nadie,  al  parecer.   A  pesar  de  la  ganadora  personalidad  de  Michael  y  su  sonrisa  de  estrella  de  cine,  no   estaba   funcionando.   Michael   tuvo   un   efecto   definitivo   sobre   las   niñas,   cuando   en   realidad   estaba   tratando   de   ...y   vaya   si   estaba   tratando.   Claire   podía   sentir   el   cosquilleo   a   un   metro   y   medio   de   distancia,   y no   estaba   dirigido   a   ella.   Siempre   había   tenido   encanto,   pero   últimamente   ella se   había   dado   cuenta   de   que,   como   vampiro,  él  era  plenamente  capaz  de  utilizarlo  como  si  fuera  un  arma   –Aún  mas  amable  pero  poderoso  en  su  propio  derecho.   Pero  Jenna  parecía  inmune.   Claire   no   podía   ver   a   Miranda,   y   tuvo   la   sensación   de   hundimiento   que   tal   vez   había  perdido  los  nervios  y  salido  corriendo,  pero  entonces  vio  un  rostro  fantasmal   que   asomaba   desde   detrás   de   las   estanterías.   Claire   se   dirigió   hacia   allí,   tratando   de  no  mirar  obvio.  Ella  se  inclinó  a  su  lado  y  murmuró:  –Michael  tiene  que  saber  lo   que  estás  haciendo.  –   –Espera  –dijo  Miranda.   –¿Por  qué?  –   Miranda   estaba   mirando   más   allá   de   ella,   Claire   se   dio   cuenta,   mirando   por   la   ventana  que  daba  al  oeste,  hacia  el  crepúsculo.   Hacia  el  sol  deslizándose  constantemente  por  debajo  del  horizonte.   –Para  la  puesta  del  sol  –dijo,  y  salió  de  detrás  de  la  estantería.   Es   evidente   que   era   un   fantasma.   Es   evidente   que   era   una   niña   de   muertos   vivientes.   Se  hizo  un  silencio  repentino,  intenso  cuando  Michael,  Jenna,  y  Ángel  todos  dejaron   de   hablar,   y   todos   enfocados   a   la   derecha   en   Miranda.   Claire   podía   incluso   oír   el   zumbido  mecánico  minúsculo  de  Tyler  ajustando  el  enfoque  de  su  cámara.   –Hola  –dijo  Miranda.  –Mi  nombre  es  Miranda.  Soy  un  fantasma.  –   Y  luego  desapareció.   –¡No!   –gritó   Jenna.   –¡No,   por   favor,   vuelve!   Quiero   ayudarte.   Nosotros   queremos   ayudarte.  ¡No  corras!  –   Y   ese   fue   el   momento   exacto   en   que   el   sol   estaba   afuera   completamente   establecido,   y   Miranda   cayó   del   techo,   pasando   de   niebla   a   sólido   en   el   aire,   y cayo   de  bruces  en  el  suelo  en  medio  de  la  alfombra.   Ella   dijo,   con   voz   apagada,   –Ay.   –Nadie   dijo   nada   por   un   momento.   Y   luego   dijo   Jenna,  con  una,  voz  extraña  –¿Tyler?  Por  favor,  dime  que  tengo.  –   Por  lo  que  pareció  minutos,  nadie  parecía  capaz  de  moverse.  El  grupo  de  los  tres   cazadores   parecían   estatuas   de   cera,   congelados   en   sus   poses,   incapaces   de   procesar   lo   que   acababan   de   ver.   Tyler   finalmente   movió   la   cámara   lejos   de   los   ojos   y   parpadeó,   como   si   no   estuviera   seguro   exactamente   de   qué   había   ido   mal   con  sus  ojos.   –Bueno,  eso  fue  raro,  –Shane  dijo  finalmente,  y  se  puso  en  cuclillas  al  lado  de   Miranda.   –Tú  chica,  ¿estas  bien?–   Ella  no  lo  estaba.  Se  quedó  boca  abajo  durante  un  largo  rato,  temblando,  y  

Claire   recordó   con   un   sobresalto   que   cuando   Michael   se   había   quedado   atrapado   en  un  fantasma,  había  reexperimentado  cómo  había  muerto,  todos  los  días.  Esto  es   particularmente terrible  para  Miranda,  que  había  sido  asesinada  por  el  Draug,  no   es  una  manera  agradable  de morir.   Shane la   ayudó   a   incorporarse,   y   Miranda   le   miro agradecida,   y valiente   logro   sonreír un poco.  –Lo  siento  –dijo  ella,  –pero  yo  necesitaba  conseguir  su  atención.  –   –Bueno,  ya  lo  tengo  –dijo  Jenna,  ladrando  una  carcajada.  –No  podemos  salir.   Tenemos   la   cosa   más   grande   que   jamás   se   haya  registrado   en   la   caza   del   fantasma.   Infierno,  no  sólo  de  la  caza  del  fantasma.  Ciencia.  Esto  es  simplemente  enorme,  Es   ¡es  una  ruptura  Mundial!  ¡Lo  cambia  todo!  –   Ángel   claramente   no   sabía   qué   decir.   Él   estaba   mirando   hacia   abajo   a   Miranda   con   una   expresión   curiosamente   en   blanco,   como   si   realmente   no   supiera   cómo   manejar   esto,   en   absoluto   él   era   más   un   actor   que   alguien   que   realmente   cree,   Claire   pensó,   a   diferencia   de   Jenna,   quien   lo   vio   como   una   reivindicación,   la   vio   con   agitación.   Cuando  Miranda  cayó  de  el  aire,  su  mundo  se  había  roto  definitivamente,  y  parecía   como  si  llevara  un  buen  tiempo  tratando  de  poner  todo  junto  de  nuevo.   Tyler   no   había   dicho   ni   una   palabra.   Todavía   estaba   grabando,   como   si   también   estuviera  congelado  para  parar,  pero  Claire  le  oyó  murmurar  en  voz  baja:  –Santa   mierda,  mierda  santa,  santa  mierda,  ¿qué  diablos!  –   Se   había   sentido   de   la   misma   manera,   la   primera   vez   que   había   visto   a   Michael     salir de  la  nada.  Pero  para  entonces,  ya  había  conocido  sobre  vampiros.  Su  mundo   se   había separado   ya   de   su   eje,   el   equipo   caza   fantasma   tenia   que   hacer   un   todo   con  muchos  ajustes  muy,  muy  rápido.   Jenna   se   inclinó   hacia   Miranda   mientras   ella   se   puso   en   pie.   –Tu me   has estado   hablando  a  mí,  ¿no  es  así?  ¿Tratando  de  ayudarnos?–   –No,   yo   –Miranda   parecía   cansada   y   muy   preocupada.   –Quería   advertir a   usted.   Que  ellos  le  iban  a  provocar  malestar.  Iban  a  conseguir  hacerle  daño.  –   –¿Quién?–   –Todos  los  fantasmas.  –   –Pero  por  eso  estamos  aquí,  para  hablar  –   –Morganville  no  es  como  cualquier  otra  ciudad  –dijo  Miranda,  interrumpiéndola,   y   la   miró   a   los   ojos   con   una   intensidad   que   hizo   parpadear   a Jenna.   –Ustedes   vinieron  aquí buscando  fantasmas,  y  te  escuché.  Y  eso  es  peligroso.     Bien,  no  puedo  explicar  gran  parte  de  él,  pero  hay  poder  aquí.  Antiguo  poder.  Y   a   veces   los   muertos   te   pueden   utilizar   si   se   les   da   acceso.   Se   abrió   la tapa,   supongo.   Y  ahora  tenemos  que  apagarlo  antes  de  que  algo  peor pase.  –   –Esto  es  una  locura  –dijo  Ángel,  y  se  puso  al  lado  de  Jenna.  –Claramente,  este  es  el   engaño  más  sofisticado  que  jamás  he  visto,  pero  ...  –   –Cállate   –dijo   Jenna.   Estaba   mirando   fijamente   a   Miranda,   y   de   repente   estiró   la   mano  y  tomó  la  mano  de  la  joven  entre  las  suyas.  –A  ti  se  te  siente  real.  Te  ves  real.     –Yo   lo   soy   –dijo   Miranda.   –La   mitad   del   tiempo.   Pero   es   porque   yo   soy   como   tú.   Tuve   poder,   y   la   casa   podía   usar   eso   para   mí   no   guardar   todo   el   camino,   pero   si   de   esta   manera.   Durante   el   día,   sin   embargo,   estoy   casi   invisible.   Era   difícil   hacer   verme  hace  un  momento,  incluso  en  el  interior  de  la  casa.  Estoy  cada  vez  mejor,  sin   embargo.  –   –Eres,  eres  un  verdadero  espíritu.  –   –Sí,  –dijo  ella,  y  le  estrechó  la  mano  a  Jenna.  –Encantada  de  conocerte.  –  

Jenna   estalló   en   una   risa   encantada   y   sacudía   la   mano   de   Miranda hasta   que   la   chica  finalmente  se  liberó.   –Es  un  engaño  –dijo  Ángel  de  nuevo.  –Jenna,  no  se  puede  creer  nada  de  esto.  Es   obviamente  ...  –   –Está  bien  –le  dijo  Miranda  a  él.  –Va  a  tomar  tiempo  a  asimilar  lo  que  sé.  –   –¡Cállate!  –  gruñó  ella.   –¡Ey!  –dijo  Eve,  y  dio  un  paso  hacia  adelante.  –Ella  es  una  niña.  Observe    su  boca.   Miranda,   tu   no   tienes   que   hablar   con   ellos.   Si   esa   va   a   ser   su   actitud,   se   pueden   meter  esa  cámara  hasta  su  –   –Eve   –dijo   Michael,   y   negó   con   la   cabeza.   –No   es   de   ayuda.   –   Él   tiene   detrás a   Tyler   y  le  dio  un  golpecito  en  el  hombro.  –Voy  a  necesitar  esa  cosa.  –   Tyler  tiró  hacia  delante,  desplazándose  protector  hombro  con  hombro  con  Ángel.     –Oh  diablos  no,  hombre.  Usted  no  está    cogiendo  esta  grabación.  –   –¿Tú  no  lo  crees?  –los  ojos  de  Michael  tenían  pequeños  destellos  aleatorios  de  color   rojo.  Claire  saludó  con  la  mano  a  su  espalda  y  señaló  hacia  sus  propios  ojos,  y  luego   a  él.  Captó  el  mensaje  y  hizo  un  esfuerzo  por  calmarse.   –Mira,  todo  lo  que  piensan  que  vieron,  que  no  entendían.  No  hay  nada  sobrenatural   pasando  aquí.  Es  una  trampa.  Ella  vino  hasta aquí de  el  siguiente  piso.  –   Tyler   y   Ángel   estiraron   el   cuello   para   mirar   el   techo   totalmente   liso   ...   y   Michael,   vampiro  rápido,  le  arrebató  la  cámara  lejos  y dio  marcha  atrás  cuando  Tyler  se  fue   tras  él.  –No  me  obligues  a  aplastarla  –dijo.   –Parece  cara.  –   –Es  decir,  el  hombre.  ¡Devuelvemela!  –   –Por   supuesto.   Espera.   –Michael   lo   miró,   ignorando   los   intentos   de   Tyler   a   agarrarlo   de   nuevo,   y   encontró   el   chip   de   memoria,   que   expulso.   Lo   sostuvo,   y   le   entregó  la  cámara.  –No  hay  problema.  –   –¡No  se  puede  mantener  eso!  –   –No  está  previsto  –coincidió  Michael.  Él  la  rompió  por  la  mitad,  y  luego  arrancó  las   mitades   en   pedazos   más   pequeños.   Luego   puso   las   piezas   en   el   bolsillo   de   los   vaqueros.  –Hecho.  –   –Lo  sentimos,  Mir,  pero  sabes  que  no  puedes  salir  de  aquí  con  ese  material.  –   Ella   asintió   con   la   cabeza,   pero   Claire   sintió   que   algo   andaba   mal,   especialmente   cuando   Tyler   intercambio   una   mirada   rápida   con   Ángel   y   Jenna.   –Usted es idiota,   – murmuró   Tyler,   pero   sonaba   como   algo   que   él   sentía   que   debía   decir,   no   que   él   sintiera   profundamente.   Él   se   echó   atrás.   –Tal   vez   deberíamos   irnos,   chicos.   La   próxima cosa,  van  a  estar  rompiéndonos  el  cuello.  –Justo  de  Ángel.  Se  trata  de  un   infierno  de  engaño.  –   Jenna  miró  a  Miranda  de  nuevo.  –Puedes  hablar  conmigo  –dijo  ella  suavemente.   –Usted  realmente  puede.  No  tengo  miedo  de  ti.  –   –No,  –dijo  Miranda.  –Lo  sé.  Sin  embargo  tengo  miedo  de  ti.  Y  de  lo  que  usted  puede hacer.  Usted  ha  hecho  que  estén  hambrientos,  y  ahora  son  peligrosos.  ¿No entiende   eso?  –   –Tal  vez  –dijo  Jenna.  –Mi  hermana  gemela  murió,  y  ella  se  quedó  conmigo  por  un   tiempo   más   largo.   No   es   real,   al   igual   que   tú,   pero-­‐ahí.   Pero   ella   cambió.   Convirtiéndose    el  mal.  Tuve  que  ...  Tuve  que  deshacerme  de  ella,  repudiarla.  –   –No  lo  entiende  –dijo  Miranda.  –No  fue  algo  más.  Fue  usted.  Usted  la  cambió.  Usted   le   hizo   ver   el   camino   de   regreso,   y   eso   nos   hace   a   nosotros   ...   fantasmas   desesperados.   Tan   desesperados   como   para   hacer   cualquier   cosa.   Eres   tú   la   que haces  que  suceda.  –  

–Tú  no  eres  uno  de  ellos,  esas  personas  están  perdidas.  Sus  seres  queridos  están   aquí.  Me  encantó.   Protegida.  Y  eso  es  bueno,  eso  es  realmente  bueno.  Yo  sólo  quiero  estar  segura  de   que   está   protegida   de   las   cosas   que   sus   amigos   no   pueden   ver   y   luchar.   –tomó   Jenna   una   respiración   profunda   y   la   apagó.   –Creo   que   tú   y   yo   juntas   podríamos   arreglar  sea  lo  que  sea  que  hice  mal.  Podrías  enseñarme  cómo  hacerlo.  –   –Hay   que   salir   –dijo   Miranda.   –Hay   que   irse   antes   de   que   sea   demasiado   tarde   y   todo  va  completamente  equivocado.  Lo  siento.  –   –Pero  –   –Voy  a  necesitar  el  resto  de  las  grabaciones  –dijo  Michael  a  Tyler.   –Lo  siento,  amigo.–   –No  tenemos  nada  más  –dijo  Tyler.  –Usted  acaba  de  romper  la  mierda de  nuestro   espectáculo.  –   Shane    miró  a Michael con  las  cejas  enarcadas,  y  Michael  negó  con  la  cabeza.   –Mentira  del  culo  –dijo.  El latido  del  corazón,  pensó  Claire.  Podía  oírlos.   Puede   que   no   sea   capaz   de   decir   siempre   cuando   una   persona   estaba   mintiendo,   pero   fue más   fácil   para   él   si   habian tres   personas,   todos   en   la   misma   falsedad.   Mientras  mas  tiene  más  datos,  como  una  triangulación  de  la  verdad.   Y  lo  más  probable  es  que  los  tres  de  los  cazadores  de  fantasmas  supieran  que  Tyler     tenía  copias  de  seguridad.   –He  leído  a  las  personas  realmente  bien.  –dijo.  Era  una  mentira  obvia,  pero  no  le   dio  tiempo  a  Tyler  para  discutir.  –Está  bien,  ustedes  tres,  por  la  puerta.  Si  quieres   que   tome   tu   camioneta   todo   aparte   es   lo   próximo,   voy   a   estar   feliz   de   hacer   eso,   también.  –   –O,   ya   sabes,   un   puñetazo   –dijo   Shane   alegremente.   –Esto   es   Texas.   Nosotros tenemos  derecho  a  hacer  eso  cuando  usted  entra  en  nuestra  casa.  –   Le   dejó   a   Eve   a   decir:   –O   peor,   –con   una   voz   tan   baja   y   oscura, calificado   como   gótico  por  sí  mismo.   Jenna  salto  a  sus  pies.  –Está  bien.  Si  quiere  condenar  a  esta  niña  a  una  eternidad  de   dolor   y   tormento,   están   haciendo   exactamente   lo   correcto.   Ustedes   no   estan preparados  para  lo  que  va  a  pasar  con  ella.  –¡Yo  lo  estoy!  –   Tal  vez  eso  era  una  especie  de  verdad,  era  muy  difícil  de  decir.  Pero  en  cualquier   caso,   Claire   estaba   harta   de   medias   verdades   y   agresiones,   sobre   todo   cuando   la   cabeza   le   estaba   golpeando   muy   duro.   –Sólo   salgan   –dijo   con   cansancio.   –Ella   es   nuestra  responsabilidad.  Nosotros  nos  ocuparemos  de  ella.  Si  tiene  razón,  usted  ha   hecho    suficiente daños  ya  por  aquí.  –   Fue   entonces   cuando   Jenna   se   volvió   y   se   centró   en   ella,   muy   concentrada,   y   Claire   vio  algo  familiar  en  sus  ojos  fríos  y  pálidos.  Era  la  misma  distante  mirada  que  había   visto  tantas  veces  en  Miranda  ...  aquí  y  no  aquí  al  mismo  tiempo.   –Usted  lo  soñó –dijo.  –Es  verdad.  Ya  veo  ...  agua.  Un  agujero.  Una  cruz  de  plata  en   un  círculo.  Alguien  está  tratando  de  comunicarse  con  usted.  –   –Sí,  sí,  excepto  el  acto  Vegas,  señora  –dijo  Shane,  y  la  empujó  hacia  delante  hacia  la   puerta.   Ángel   y   Tyler   ya   estaban   haciendo   su   salida   por   delante   de   ella.   –Si   queremos   la   ayuda   profesional,   llamaremos   a   los   Cazafantasmas.   Con   sus   uniformes  a  juego.  Chao.  –   Miranda  les  siguió,  mirando  ansiosa.  –Claire  –dijo,  y  le  cogió  el  brazo.  –¡Claire!  Está   oscuro  ahí  fuera.  –   –Está   bien.   Tienen   una   camioneta   –dijo.   Ella   no   se   sentía   particularmente   con   ganas   de   caridad   hacia   el   equipo   de   Después   de   la   Muerte     en   ese   momento.   Si  

Michael   estaba   en   lo   cierto-­‐y honestamente   pensó   que   lo   estaba-­‐entonces   el   interés  de  Jenna  en  la  agitación  de  los  muertos había  traído a la  hermana  de  Shane,   y  eso,  eso  era  imperdonable.  –Van  a  estar  bien.  No  te  preocupes  por  ellos.  –   –Los  fantasmas  saben  lo  que  es.  Ellos  la  siguen,  comen pequeñas  porciones  de  ella.   Ella  no  siente  al  principio,  pero  luego  se  sentirá  cansada  y  enferma,  y    podrían   matarla,   Claire.   Peor   aún:   podrían   conseguir   ser   lo   suficientemente   fuerte   como   para  hacer  otras  cosas.  Cosas  peligrosas.  Ella  es  muy  poderosa.  –   –Creo   que   está   lleno   de   ella   –dijo   Claire,   pero   ahora   que   su   ira   se   desvanecía   un   poco,   recordó   lo   que   Jenna   había   dicho   a   ella   a   través   de   su   cabeza.   Agua.   Cruz.   Plata  cruzar  en  un  círculo.  Eso  encaja  con  su  sueño  sobre  el  agujero  en  el  suelo,  y   el  agua  alrededor  de  sus  piernas.  Alguien  está  tratando  de  comunicarse  con  usted.   –Creo   que   ella   sólo   lo   está   inventando,   Mir.   Escucha,   te   quedas   aquí.   Vamos   a   asegurarnos  de  que puedas salir,  ¿de  acuerdo?  –   Miranda  se  estremeció.  –No  puedo  ir  por  ahí  otra  vez.–   A   pesar   de   ello   poco   después   de   la   puesta   del   sol   afuera   estaba   oscuro,   más   oscuro   de  lo  que  Claire  esperaba,  las  bandas  de  color  naranja  en  el  horizonte  ya  estaban   desapareciendo,   siendo pintados   por   tonos   morados   y   azules.   La   mayor   y   más   valientes  estrellas   ya  habían  hecho  sus  apariciones,  pero  no  había  luna,  todavía  no.   La  furgoneta  del  equipo  de  Después  de  la  Muerte  estaba  aparcada  en  la  calle,  dos   casas  más  abajo,  probablemente  habían  tenido    problemas  para  encontrar  el  lugar.   Claire   recordaba   haberlos visto   ellos comprobando   los   mapas.   Probablemente   habían estado  buscando  la  Casa  de  Cristal  ya.   Ugh.  ¡Y  pensar  que  había  pensado  al  principio  en  Ángel  como  alguien  encantador!.   Ahora  bien,  no  quería  volver  a  verlo  otra  vez.   No  había  ni  rastro  de  la  masa  de  los  fantasmas  que  había  visto  antes  cuando  habían   estado  en  la  casa,  parecía  extraño,  podía  sentir  algo  por  aquí,   una  sensación  incómoda  en  la  parte  posterior  de  su  cuello,  un  susurro  fantasmal  en   el  viento.   Por  instinto,  Claire  dio  un  paso  atrás  en  el  umbral  de  la  casa,  y  como  ella   hizo,  vio  las  brumas  que  estaban  en  la  mira  de  nuevo.  Todos  los  fantasmas  estaban   ahora  alrededor  de  Jenna  mientras  se  dirigía  a  la  camioneta.   Dentro  de  la  casa,  los  fantasmas  eran  visibles.  Ahí  fuera,  en  el  mundo  real,   no  había  nada.   Shane  ya  estaba  bajando  las  escaleras,  y  Claire  se  apresuró  a  reunirse  con  él.   –Nos  están  dejando  muy  fácilmente  –dijo.   –¿No  le  parece  a  usted  como  si  acabaran   de  dejar  esa  cosa  con  la  tarjeta  de  memoria  va  demasiado  rápido?  –   –¿Qué   otra   opción   tenían?   –preguntó.   –Michael     la   tenía   y   lo   partió   antes   de   que   pudieran  hacer  mucho.  –   –Sí,   pero   ...–   Shane   negó   con   la   cabeza.   –Me   esperaba   más   drama   de   ellos.   Están   en   la  televisión.  Es  un  poco  lo  que  hacen  para  ganarse  la  vida.  –   –La  cámara  se  apaga.  –   –Para  la  gente  como  ellos,  la  cámara  nunca  está  fuera  ....  –Sus  ojos  de  repente   se   ampliaron,   y   se   lanzó   hacia   adelante   para   agarrar   la   cámara   de   las   manos   de   Tyler.   Tyler  se  resistió,  pidiendo  ayuda,  y  de  repente  era  una  maraña  de  jugadores-­‐Angel,   Tyler,   Shane   y   Michael,   todos   luchando   por   el   control   de   la   cámara.   No   era   demasiado  sorprendente,  dados  los  jugadores,  Michael  ganó  y  se  lo  lanzó  a  Shane.   –¿Tú  querías  esto?  –preguntó.  

–¡Ey,  no  puedes  hacer  eso!  –gritó  Tyler.  –¡Eso  es  un  equipo  muy  caro,  hombre!  Voy   a  demandar    su  culo!  –   Shane  corrió  a  subir  los  escalones  y  la  sostuvo  bajo  la  luz  del  porche.   –Maldita   sea   –dijo.   –Michael,   tienes   la   tarjeta   de   memoria,   pero   esto esta   transmitiendo   directamente   sobre   la   banda   ancha,   también.   La   tarjeta   de   memoria   era  sólo  una  copia  de  seguridad.   Lo  han  manipulado  para  que  pueda  grabar  sin  la  luz  que  viene  adelante.  –   Michael  se  volvió  hacia  Tyler,  cuyo  rostro  se  había  puesto  pálido.  –¿Dónde  lo  hizo   transmitir  a?  –   –Amigo,   estás   equivocado.   Sí,   claro   que   tiene   la   capacidad,   pero   no   lo   hice   aún   póngalo  en  –   –Eso   es   mentira   –dijo   Michael,   y   lo   agarró   por   el   cuello.   –Dime   otra   cosa,   o   vas   a   ir   por  delante.  –   –Déjalo   ir.   –La   voz   de   Jenna   era   fresca,   tranquila   y   centrada,   y   los   miró   a   todos.   Michael  soltó  a  Tyler,  porque  Jenna  tenía  en  la  mano  una  pistola.     Era  algo  semiautomático;  Claire  no  podía  decir  el  calibre,  pero  no  era  eso  lo  que   realmente   importa.   Michael   no   tendría   miedo   de   ella,   pero   los   agujeros   para   conseguir   ponerlos   en   él y   después   sanando     sería   tan   abrumador,   si   no   más,   de   lo   que  ya  habían  grabado  de  Miranda.  Así  que    levantó  las  manos  y  dio  un  paso  atrás.   –Eso   no   se va   a   ver   tan   bien   en   cámara   –dijo   Michael.   –Mejor reconsidéralo   –dijo   a   ella.     –Sólo   estoy   defendiendo   a mis   amigos   de   algunas   personas   que   dan   miedo   –dijo   Jenna,   –Y  además,  por  la  magia  de  la  edición,    nunca  verás  que  estaba  armada,  de  todos   modos.   Ahora   vamos   es   todo,   cálmate,   ¿de   acuerdo?   Esto   no   tiene   por   qué   ser   más   loco.   –Ella   sacudió   la   cabeza   ante   Tyler.   –Trae   la   cámara   y   lleva   tu   culo   para   la   camioneta.  Tenemos que hacer una edición.  –   –Podemos  transmitir  en  directo,  –sugirió  Ángel.   –No   seas   estúpido   Ángel,   no   se   pierde   una   revelación   de   este   tipo   en   un   par   de   miles   de   personas   que   se   tropiecen   con   ella   en   la   Web.   Esta   es   una   de   los   principales  Evento  televisivos,  tal  vez  incluso  de  pago  para  verlo.  Nosotros  vamos  a   molestar  un  infierno  con  esto durante  semanas  antes  de  poner  un  solo  fotograma   para  un  vistazo.    –¡Tyler!  –Ella  levantó  su  voz como  un  latigazo,  y  el  mono  cámara   trepó  las  escaleras  y  tomó  la  grabadora  de  las  manos  de  Shane  sin  resistencia.     –No   sabes   lo   que   tienes   aquí.   O   lo   que   viene.   Usted   va   a   necesitar   de   nosotros,   confía  en  mí.  Miranda  nos necesita  a  nosotros.  Este  pueblo  entero  va  a  ser  famoso.–     Ella  probablemente  iba  a  decir  algo  más,  pero  nunca  tuvo  la  oportunidad,  porque   una  figura  vestida  de  oscuro  salió  de  las  sombras  detrás  de  los  árboles,  y  antes  de   que   Claire   pudiera   respirar,   derribó   a   Jenna   fuera   del   camino,   dejándola   dando   vueltas   en   el   suelo.   La   pistola   cayó   lejos,   perdida   en   la   maleza   de   gramíneas   silvestres.   El   intruso   mostró   un   destello   de   un   rostro   pálido,   con   los   ojos   rojos,   una   joven   mujer  con  sonrisa  carmesí,  y  en  un  instante  más,  ella  tenia  su  objetivo.   No   Jenna,   después   de   todo.   Ángel.     El   vampiro   puso   una   mano   sobre   su   boca   cuando  trató  de hablar  y  dijo:    –Calla,  ahora,  bastante.  ¿Qué  van  a  pensar    todos  los   vecinos  si  usted  hace  un  escándalo?  –   Tyler  murmuró  una  maldición  y  corrió  hacia  la  camioneta.  Lo  hizo  acercándose  a  la   valla  antes  de  que  otro  vampiro  fantasma  en  frente  de  él.  Jason.  El  hermano  de  Eve   parecía  tan  loco  como  lo  había  hecho  antes,  y  Claire  se  estremeció  ante  la  sonrisa  

que  mostró  por  primera  vez  a  Tyler,  y  luego  a  su  hermana.  –Ey,  Eve.  No  escribes,   no  llamas  ...  pero  al  menos  nos  trajo  la  cena.   Eso  está  bien.  –   –¡No!   –Eve   corrió   hacia   adelante   y   se   puso   entre   Tyler   y   Jason.   –No,   Jase.   ¿Qué   demonios  estás  haciendo?  ¡No  es  de  aquí!  Tú  no  puedes  simplemente  –   –Yo   odio   esa   palabra.   No   puedo.   El   hecho   es   que   puedo,   hermana   mayor.   Yo   puedo   hacer  lo  que desee.  Entonces,  ¿Así  que  Margarita,  aquí.  Y  Jerold,  está  de  vuelta  en   alguna  parte  ....   –Saluda  a  mi  hermana  bonita,  Jerold.  –   Comprobó    Claire.  Había  un  vampiro  en  cuclillas  en  el  borde  del  techo  empinado,   mirando   hacia   abajo   con   una   sonrisa.   Hizo   un   gesto.   –Mira,   ahora   tenemos   privilegios.  Tenemos  que  buscar  si  queremos.  Y  realmente  quiero  hacerlo.  Así  que   si   usted   no   elige   estar   en   el   menú,   apague   el   culo   vuelva de vuelta   a   la   casa   y   cierre   la  puerta.  Diablos,  tú  estas  sólo  discutiendo  con  estos  tontos.  ¿Por  qué  te  importa?  –   –Yo  –Eve  no  tenía  realmente  una  respuesta  para  eso.  –No  se  trata  de  ellos.  Yo  no   quiero   volver   a   verte   ...   ser   esto.   Dios,   Jason.   ¿Es   así   como   va   a   ser?¿No   eras   lo   suficientemente  malo  ya?  –   –No,   –dijo   él,   muy   racionalmente.   –Nunca   he   sido   lo   suficientemente   fuerte   para   impedir  que  las  cosas  malas  me  sucedan  a  mí.  Hasta  ahora.  –  Él  esperó.  Eve  no  se   movió.   –Está   bien,   entonces.   Voy   a   ser   buen   tipo   esta   vez.   Podemos   compartir   sólo   éste.   Puedes   mantener   a   los   otros.   –Él   chasqueó   los   dedos,   y   Margarita,   la   que   tenía   a   Ángel,  asintió  con  la  cabeza.  Cogió  Ángel  en  sus  brazos  toda  una  hazaña,  porque  el   hombre   era   más   grande,   más   alto,   y   presa   del   pánico,   y   antes   de   que   cualquiera   de   ellos pudiera  hacer  nada,  ella  simplemente  ...  desapareció.   Michael   echó   a   correr   tras   ella,   pero   se   quedó   corto   cuando   Jerold   cayó   desde   el   tejado  en  su  camino.  En  una  mano  enguantada  sostenía  una  botella  de  vidrio que   se   arremolinaba   con   plata.   –Hemos   aprendido   de   ustedes   –dijo   Jerold.   –Ustedes comenzaron  a  pelear  contra  tu  propia  especie,  y  vamos  a  luchar.  ¿Si  te  gusta  este   desconocido  suficiente  para  quemarte  por  él,  Michael?  –   –¡No!  –Eve  miró  suplicante  a  su  hermano,  quien,  si  le  gustó  o  no,  claramente  estaba   a  cargo.  –No,  vamos,  por  favor,  Jason,  no  lo  hagas.  No  lo lastimes él.  –   –Si  se  queda  fuera  de  nuestro  camino,  va  a  estar  bien  –dijo  Jason.  –Lo  mismo  para   ti,  Claire  y  Shane,  les  voy  a  dejar  en  paz.  Pero  es  un  día  nuevo  por  aquí.  Nuestro  día.   Y  el  sol  nunca  viene  a  estropear  por  nosotros.  –   En   algún   lugar   en   la   oscuridad,   se   oyó   un   grito   de   dolor.   Ángel.   Claire   trató   desesperadamente   de   pensar   qué   hacer,   pero   no   había   nada.   Tenían   armas,   pero   Michael   acababa   de   ser   desbordado;   Shane   sólo   tenía   estacas,   y   a   pesar   de   que   Eve   tenía  una  ballesta,  no  parecía  inclinada  a  usarlo  en  su  propio  hermano.   Tengo  que  hacer  algo,  pensó  Claire.  Lo  que  sea.  Tengo  que  salvarlo.   –Jason,   si   lo   dejas   ir,   creo   que   podemos   hacer   algún   tipo   de   acuerdo   –ella   dijo,   hablando  tan  rápido  como  pudo.  Ella  ni  siquiera  sabía  lo  que  estaba  diciendo.   –Mira,  yo  incluso  te  permito  morderme  dos  pintas  por  el  tipo  que  acabas  de  tomar.   Venid  adelante,  es  un  buen  negocio.  Voy  a  buscar  un  testigo  en  Common  Grounds,   podemos  ponerlo por  escrito,  y…–   –Cállate   –dijo   Jason,   sin   dejar   de   sonreír.   –Yo   no   quiero   unas   míseras   dos   pintas,   como   si   yo   fuera   a   tomar   una   cerveza   con   los   chicos.   Quiero   cazar.   Botón,   si   no     quieres  jugar  a  la  chica  conejo,un  poco.  –  

Cerró  los  ojos  y  trató  de  pensar  qué  hacer.  Había  tres vampiros,  y a  pesar  de  que   ella  y  sus  amigos  les  superaban  en  número,  sería una  pelea  difícil,  y  probablemente   uno   de   ellos   sería   gravemente   herido,   tal   vez asesinado.   Nunca   había   odiado   las   matemáticas  tanto  en  su  vida.   Shane  puso  su  brazo  alrededor  de  ella.  –No,  –dijo  en  voz  baja.  –No  se  puede,  Claire.   No  se  puede  salvar  a  todos.  –   Y  Dios,    él  tenía  razón,  él  tenía  razón  y    ella  odiaba  eso.   –Está  bien,  –dijo  ella.  –Eve,  llama  a  la  policía.  Date  prisa.  –   Eve  asintió  y  corrió  hacia  la  casa.  Jason  se  rió  en  voz  alta.   –Buena  idea  –dijo.  –Y  un  cuento  agradable,  pero  los  policías  no  va  a  cogernos a   nosotros,  y  tú  lo  sabes.  Ellos  saben  mejor  que  probar.  Un placer  hacer  negocios  con   ustedes,  amigos.  –Él  se  tocó  con  un  dedo  a  la  frente  a  modo  de  saludo  irónico.  –Nos   vemos  más  tarde.  –   –¡Espera!  –Espetó  Jenna.  –Espera,  ¿qué  pasa  con  Ángel?,  lo  que…–   –Bella  dama  realmente  no  lo  entiende,  ¿verdad?  –dijo  Jason.  –Explícaselo a   ella.  Me  muero  de  hambre.  –   Y  entonces  él  y  Jerold  simplemente  ...  desaparecieron.  Como  humo  en  el  viento.  Y   Ángel   había   dejado   de   gritar,   aunque   si   eso   era   debido   a   ser   amordazado   o   estar   muerto,  Claire  no  podía  decir  y  no  quizo  imaginar.  Su  cuerpo  en  conjunto  le  dolía   por  la  tensión,  y  quería  vomitar.  ¿Qué  acabo  de  hacer?   Nada.  Le  había  salvado  la  vida  a uno  de  sus  amigos,  probablemente.  A  costa  de   Ángel.  Cuando  trató  de  dar  un  paso,  se  tambaleó  y  casi  cayó  al  suelo.   Shane la  cogió  y  la  sostuvo  para  arriba.  –Ey,  –dijo.  –Oye,  está  bien.  Estamos   bien.  La  policía  estará  en  el  caso.  –   Claire   sabía   que   él   no   creía   nada   más   que   ella.   Los   policías no   harían   nada   en   el   caso,   ya   que   no   se   atreverían,   a   menos   que   Amelie   o   Oliver dirigieran detener   la   caza.  Después  de  todo,  como  Jason,  Michael  tenían privilegios.   Y  Ángel  había  sido  técnicamente  un  juego  justo  ...  sin  protección,  un  extraño.   Eso  significaba,  sin  embargo,  que  no  sería  necesario  un  poco  de  encubrimiento  con   Jenna  y Tyler.  Cualquiera  de  sus  recuerdos  se  alteraría  de  explicar  la  desaparición   o  muerte  de  Ángel,  o  que  iban  a  correr  la  misma  suerte.  Diez  minutos  hace  que     estaban  echándoles  fuera  de  la  casa,  se  recordó.  Iban  a  hacer  público lo de  Miranda.   Acerca  de  Morganville.   –Comprobar  la  camioneta  –dijo  a  Shane.  –A  ver  si  Tyler  estaba  diciendo  la  verdad.   Si  transmite  el  vídeo  a  un  servidor  en  su  camioneta  ...  –   –Lo  tengo,  –dijo,  y  corrió  hacia  el  vehículo.  Estaba  abierta  y  confiando  un  montón     se  deslizó  de  nuevo  a  la  puerta  de  carga  para  trepar  en  el  interior.   –¡Ey!  –grito  Tyler  saliendo  de  su  trance  aturdido,  y  se  inundó  de  color  su  cara.  –¡Ey,   lárgate  de  ahí,  hay  equipos  delicados  allí!  –   Corrió   a   la   furgoneta,   pero   Michael   lo   alcanzó   y   lo   detuvo   sin   nada   mas   que   una   mirada.  Eso  no  hizo,  sin  embargo,  dejar  de  hablar  a  Tyler.  –Tenemos    derechos,  ya   sabes.  ¡Si  tocas  algo  en  la  camioneta  voy  a  demandar  a  su  culo!  –   Evidentemente   fue   algo   que   el   podía   decir,   algo   real   y   tranquilizador   en   un   mundo   que  se  había  puesto  patas  arriba  para  él.  Tenía  que  saber  que  Miranda  era  una  cosa   real,  pero  eso  fue  por  lo  menos  en  parte,  en  su  zona  de  confort,  de  lo  contrario  no   estaría haciendo  el  programa  Después  de  la  Muerte.  Pero  siendo  acosado  y  preso   de   los   vampiros   aunque   nadie   le   había   dicho   que   eran   vampiros,   era   diferente.   Y   había  una  febril  luz  brillante  en  sus  ojos  que  reflejaba  el  miedo  tanto  como  lo  hizo   la  ira.  

–Suave   –dijo   Michael.   –Espera.   –Él   mantiene   una   mano   extendida   con   la   palma   hacia   fuera   a Tyler   pero   este   continuaba   su   huida   hacia   adelante,   aunque   mas   lento,  mirando fijamente  a  Michael  en  la  furgoneta.   Y  luego  a  Shane,  quien  salió  de  ella  alrededor  de  medio  minuto  después.   –El  video  esta  en  su  servidor,  Mike.  ¿Qué  quieres  que  haga?  –   Esta  vez,  cuando  Michael  se  centró  en  Tyler,  él  no  estaba  jugando.   El  rojo arremolinaba  en  sus  iris,  y  Claire  sintió  una  fuerza  que  sale  de  él,  lo  que  era,   no  podía  decirlo,  pero  era  poderoso.       –¿Es   esa   la   única   copia   que   queda?–   Él   preguntó   a Tyler.   Incluso   su   voz   sonaba   diferente,  de  alguna  manera.  Menos  humana.   –Sí  –dijo  Tyler,  y  parpadeó.  –¡Quiero  decir,  no!  Se  transmite  en  Internet  ya  ....  –   –Sí,  eso  es  una  mentira.  –Michael  miró  de  nuevo  a  Shane  y  asintió.  –Es  la sólo  esa   copia.  Límpialo.  –   –¡No!   –era   el   grito   de   Tyler   furioso   y   angustiado,   pero   no   intento   luchar   contra   Michael,  tampoco.  Él  debió  de  notar  lo  peligroso  que  era    probar.   Jenna   ni   siquiera   protesto.   Ella   se   dejó   caer   en   el   suelo,   sentada   con   las   piernas   cruzadas,  y  apoyó  la  cabeza  entre  las  manos.  –No  creo  –dijo.   –Nunca  Ángel  realmente  creía.  Dios.  No  debería  haberme  metido  en  esto.  Yo   debería  haber  hecho  que  se  vaya  a  casa  ....  –Parecía  cansada,  y  Claire  recordó  con   un   escalofrío  lo  que  Miranda  había  dicho.  Todo  a  su  alrededor,  es  invisible  aquí,  en   el  mundo  real  más  allá  de  la  Casa  de  Cristal,  los  fantasmas  se  apiñaban  en  torno  a Jenna,   rompiendo   pedazos   de   ella   de   alguna   manera   extraña   y   psíquica   consumiendo  la  fuerza  que la  había  traído  a  la  ciudad.   Haciéndose  fuertes.   Silencio.  Un  profundo  silencio,  roto  por  el  ladrido  lejano  de  un  perro  frenético.   –Vamos  –dijo  Michael,  y  tomó  por  el  brazo  a  Tyler.  –Vamos  a  entrar.–   Claire   fue   a   Jenna   y   le   ofreció   una   mano.   Ella   lo   miró,   luego   a   ella,   y,   finalmente,   asintió  con  la  cabeza  y  se  levantó.  –Esto  es  una  locura,  –le  dijo  Jenna.   –Lo  sé,  –dijo.  –Entra.  –   Se  detuvo  en  la  puerta  para  ver  como  Shane  corrió  de  nuevo  a  reunirse  con  ellos.   Nada  surgió  de  la  oscuridad  que  lo  amenazara  a  él  ...  esta  vez.  Una  vez  que  llego,   ella  cerró  la  puerta  y  se  tomó  un  momento  para  apoyar  la  cabeza  contra  la  madera.   Lo  siento,  le  dijo  a  Ángel  desaparecido.  A  su  manera,  él  había  sido  encantador.  Yo deseo  ...Pero  ella  ni  siquiera  sabía  cómo  terminar  la  frase.                                

                                                                                                                     

Myrnin

CATORCE

    El   truco   para   hacer   lo   imposible,   lo   he   encontrado,   es   no   pensar   más   allá   de   lo   que   simplemente está  a  su  alcance.  Haz  lo  que  esta  delante  de  ti.   Entonces,   lo   siguiente.   Entonces el   siguiente.   De   ese   modo   han   construido   las   pirámides  los  hombres,  o  escalando  montañas,  o  corriendo  a  la  Luna  en  cohetes.   Y  así  es  como  yo  había  tallado,  centímetro  a  centímetro  doloroso,  los  nichos  para   mi,    las  manos  y  los  pies  en  la  pared  de  piedra  de  la  mazmorra.  No  miré  para  arriba,   y   no   lo   hice   hacia   abajo.   Sólo   miraba   a   la   tarea   delante   de   mí,   e   ignoró   el   dolor   como  un  efecto  secundario.  Yo  había  tenido  suficiente  práctica  en  eso,  sin  duda.   Con   la   concentración   suficiente,   los   ataques   de   pánico   se   desvanecieron   en   un   murmullo en  el  fondo  de  mi  mente,  como  un  río  rápido  por  tierra  que  se  convirtió   en   segundo   plano   en   un ruido   que   no   sentí   la   necesidad   de   prestar   atención.   En   cierto  modo,  era  una  especie  de  consuelo la distracción.  Era  un  poco  como  no  estar   solo,   aunque   mi   compañía   real   fue   mi   horriblemente   distorsionada,   mente   que   gritaba.   Me   enteré   de   lo   lejos   que   había   subido   por   las   malas,   cuando   perdí   mi   concentración,  y  perder  mi  concentración  no  fue  mi  culpa.  Yo  estaba  muy  centrado,   pero   cuando   de   repente   hubo   una   sensación   dentro   de   mi   mente   que   se   sentía   como  los  dedos  fríos  y  helados  arrastrando  los  pies  a  través  de  mis  pensamientos,   y  ...también.  Uno  tiende  a  distraerse  cuando  algo  así  sucede.   Mis  dedos  se  resbalaron,  mis  dedos  de  los  pies  descalzos,  y  al  caer,  fui  contando  los   pies  en  el  camino  hacia  abajo,  Dios  mío,  casi  diez  pasos  completados,  vi  la  cara  de   Claire. Sólo  un  destello  de  ella,  pálido  y  preocupado.  Y  otra  cara  de  una  mujer,  con   cabello  dorado  pálido  y  los  ojos  de  color  claro.  No  era  Amelie,  aunque  en  algunas   formas  el  parecido  estaba  allí  ....  Era  alguien  a  quien  yo  no  conocía.   Alguien  humano.  Más  notablemente,  un  ser  humano  cuyas  huellas  mentales  fueron   claras   en   mi   mente.   Una   vidente,   uno   único   y   verdadero,   como   la   chica   Miranda-­‐ alguien que  podía  ver  el  futuro,  pero  no  solamente,  que  podía  alcanzar  y  tocar  las   mentes  de  los  demás.  Yo  dudaba  de  que  ella  hubiera  disfrutado  de  la  experiencia   no  más  de  lo  que  yo  que  disfrute,  pero  tenía  la  convicción  de  que  a  través  de  ella,   Claire  había  dicho  algo  de  mí.   Ven  a  mí,  yo  le  rogué  de  nuevo,  al  igual  que  mi  caída  terminó  abruptamente  en  el     agua  fría,  y  la  piedra  aun  mas  fría  incluso  por  debajo.  Los  huesos  se  rompieron,  por   supuesto.   Me   quede   allí,   atascado   con   incomodas   molestias   en   el   fondo   del   infierno,   hasta   que   he   tenido   suficiente   atención   y   fuerza   para   sanar,   y   luego   empezar   a   considerar  subir  de  nuevo.   Claire,  pensé.  Ven  por  mí.  Por  favor.   Debido  a  que  la  duda  empezaba  a  colarse  para  informarme  que  tres  metros  era   apenas   el   comienzo,   y   yo   tenía   una   forma   muy,   muy,   muy   larga   para   ir   ...   y   el   hambre   ya   estaba   pisando   los   talones.   Pronto,   la   claridad   y   el   enfoque   que   había   logrado  hasta  ahora  sería  difícil.   Y  entonces  imposible.  

No  lo  vas  a  hacer,  una  parte  de  mí  fríamente  lógica  declaró,  algo  que  no  era  para   nada  útil.  Quería  cortar  esa  parte  de  mi  cerebro  y  dejar  que  se  quedara   flotando  en  el  agua,  pero  tal  vez  no  podría  haber  sido  una  muy  cuerda   respuesta.   Así  que  cerré  la  parte  lógica  de  mí  en  una  prisión  hecha  de  barrotes  mentales,  y   me  centre  en  la  próxima  cosa  delante  de  mi  nariz,  y  comencé  a  subir.                                                                                          

QUINCE    

CLAIRE

    Él  policía  que  tomaba  notas,  sonaba  profesionalmente  escéptico  ante  la  idea  de  que   un   hombre   joven   y   fuerte   podría   haber   desaparecido   a   la   vista   de   sus   amigos.   Porque   nunca   sucede   aquí,   Claire   pensó   cínicamente,   pero   sabía   que   de   alguna   manera   tenían   razón   para   estar   dudoso   ....   Los   vampiros   interceptaban   perros   callejeros,   pero   no   ejecutaban   en   el   rebaño.   No   era   inteligente,   y   siempre   habían   sido   muy   cuidadosos   de   no   involucrar   a   los   extraños   que   podrían   no   haber   sido   fácilmente  pasados  por  alto.   Ángel   era   de   un   alto   perfil   como   visitante   de   Morganville   de   los   que   nunca   conseguíamos,  si  no  tenemos  en  cuenta   a  el  gobernador  de  pelo  brillante  dos  años   antes.  Ese  hombre  ni  siquiera  paro  para  echar  gasolina,  paso  por  la  ciudad  en  un   torbellino   de   arena   y   coches   brillantes,   aunque   según   los   informes,   había   bajado   la   ventanilla   en   un   semáforo   y   saludó   a   la   gente   que   no   se   había   preocupado   de   verdad.   Llevarse  a  Ángel  fue  casi  tan  probable  como  que  los  vampiros  hubieran  detenido  la       caravana  del  gobernador,  arrancando  la  puerta  de  su  sedán,  y  lo  arrastraran  fuera   a  media  tarde.   Todos  habían  formulado  declaraciones,  Eve,  Michael,  Shane,  Claire,  Jenna  y  Tyler.   Miranda   se   había   quedado   sensiblemente   en   el   interior.   La   historia   de   Tyler   se   había  transformado en  un  ataque  de  una  pandilla  de  jóvenes  decididos  a  robar,    y   que  los  adolescentes  iban  armados,  Jenna  había  dicho  que  no  había  visto  mucho  a   excepción  de  uno  de  ellos  agarrando  a  Ángel  y  llevándoselo.   Shane   fue   directamente   a   la   salida   y   le   preguntó   a   Eve antes   de   que   las   sirenas   del   coche   de   policía   pararan   y   se   detuvieran   en   la   puerta,   –¿Quieres,   delatar   a   tu   hermano,  o  no?  Su  llamada,  Eve.   Personalmente,  no  creo  que  el  pequeño  monstruo  necesite  más  descansos,  pero…  –   –Sí,  –ella  le  había  interrumpido.  –Hazlo.  Yo  voy  a  contar  todo.  –   Así  que  los  cuatro  de  los  residentes  de  la  Casa  de  Cristal  habían  identificado  todos   a  Jason  por  su  nombre  y  proporcionaron    los  nombres  de  los  otros  dos  vampiros,   así,  Claire  ciertamente  sintió  una  especie  de  duda  amarga    en  hacer  eso.  Ella  había   confiado   en   Jason,   por   un   tiempo,   pero   había   dado   un   giro,   violentamente   fuera   de   control,  y  tenía  que  ser  detenido.  Incluso  Eve lo reconoció  ahora.   La  policía  lo  había  llamado,  y  se  ha  ido  en  su  búsqueda,  nadie  parecía  tener  un  gran   sentido   de   urgencia   acerca   de   todo   el   asunto.   Tyler   y   Jenna   estaban   junto   a   los   escalones   de   la   entrada,   claramente   entumecidos   y   sin   saber   qué   hacer   a   continuación,   por   lo   que   Claire   les   pidió   que   entraran,   preparo   café   ,   y   previa   consulta   con   los   demás   por   las   otras   camas   puso   a   Jenna   abajo   en   el   sofá   de   la   sala   de   estar,   y   a   Tyler   en   el   salón.   Nadie   durmió   muy   bien,   y   cuando   Claire   bajó   las   escaleras  antes  de  amanecer  para  hacer  el  café,  se  encontró  que  los  dos  visitantes   estaban  sentados  junto  a  la  mesa,  de  la  mano.   Claire   se   detuvo   en   la   escalera,   observando.   Era   una   escena   extraña,   y   definitivamente  había  algo  extraño  en  él.  Por  un  momento,  Claire  no pudo  captar  lo   que  Jenna  estaba  diciendo  ...  y  luego,  con  un  escalofrío,  lo  hizo.  

–...  Cerrar,  –dijo  Jenna  con  voz  distante,  como  drogada.  –Puedo  sentirlo  fuera  allí,  él   está  viniendo  ....  Un  momento  ...  Es  difícil  para  él  conseguirlo  a  través  de  la  barreras   alrededor  de  este  lugar  ....  –   Claire   bajó   cautelosamente   un   paso,   luego   otro.   La   habitación   estaba   a   oscuras,   a   excepción   de   velas   encendidas   en   la   mesa   del   comedor   para   agregar   humor   siniestro  con  la  iluminación.  ¿Qué  estás  haciendo?   Se  hizo  muy  claro  en  el  segundo  siguiente,  un pálido  Ángel,  insustancial  fantasma   flotaba  en  las  paredes.   Tyler  se  puso  rígido  en  la  silla,  pero  Jenna  se  aferró  a  su  mano  y  le  hizo  sentarse  de   nuevo.  Ángel  flotaba  allí,  brillando  con  la  luz  tenue  y  una  misteriosa  fosforescencia.   Parecía  perdido  y  angustiado.   Claire  sintió  las  piernas  entumecidas.  Se  sentó  rápidamente  en  la  escalera,  mirando   con   sus   labios   que   se   abrieron   en   una   respiración   rápida.   ¿Qué   diablos   está   pasando?   Ángel   estaba claramente,   bueno,   muerto,   no   cabía   la   menor   duda   de   ello,   pero   no   conseguía   ser     ese   tipo   de   fantasma que   todos   conocemos.   Había   una   mancha  oscura  alrededor  de  su garganta,  y  Claire  se  estremeció  al  verlo.  Sin  duda,   pone  de  manifiesto  lo  que  Jason  había hecho  a  él  y  sus  amigos.  Si  el  cuerpo  de  Ángel   era  recuperado  o no,  él  era  una  víctima  de  Morganville    por  los  problemas  de  los   vampiros  en  crecimiento.   Y  Jenna,  Jenna  había  sido  capaz  de  reunir,  e  incluso  a  conseguir  vencer  las  defensas   de  la  casa  y  hacerle  aparecer.   Jenna   soltó   las   manos   de   Tyler,   y   Claire   esperaba   que   el   fantasma   de   Ángel   desapareciera,  pero  se  quedó  a  la  deriva  más  y  más  cerca  de  Jenna  como  si  algún   tipo  de  gravedad  le  estaba  tirando  hacia  ella.  –Ángel  –ella  dijo,  –Lo  siento  mucho.   Lo  siento  tanto.  –   Claire  se  dio  cuenta  de  que  estaba  llegando  hacia  el  espíritu,  y  ella  recordó  el  miedo   marcado   de   Miranda.   –¡Espera!   –exclamó   ella,   y   bajó   las   escaleras   a   la   carrera.   – Espera,  no  lo  hagas.  No  lo  toques.  –   Pero   ya   era   demasiado   tarde.   Jenna   ya   lo   había   hecho,   y   cuando   sus   manos   conectaron,  Ángel  tomó  forma,  peso,  incluso  un  poco  de  color,  casi  una  especie  de   realidad.   Y  Jenna  se  hundió  en  su  silla,  claramente  agotada.   –Es   cierto   –dijo   Ángel.   Su   voz   sonaba   como   si   viniera   de   la   parte   inferior   de   un   pozo   profundo.   –Todo   es   cierto   lo   que   dijiste.   Sí   que   hay muchos   espíritus   aquí,   Jenna.  Tan perdidos.  Tan  enojados.  –   –Me  siento  tan  mal  que  no  podía  ayudarle,  –susurró  Jenna.   –Lo   sé.   –Él   incluyó   a   Tyler,   con   una   mirada   de   reojo,   y   el   hombre   más   joven   se   estremeció.  Probablemente  había  esperado  ser  completamente  ignorado.  Como   la  mirada  del  fantasma  de  Ángel  se  trasladó  junto  a  él  para  pasar  a  través  Claire,   ella   sabía   cómo   Tyler   sentía.   Había   algo   realmente,   realmente   aterrador   en   esa   mirada  vacía.   –Y  tú  –dijo  Ángel  a  Claire.  –No  es  tu  culpa.  Sé  que  te culpas a  ti  misma.  –   Claire  se  estremeció.  El  aire  de  la  habitación  se  sentía  helado,  como  si  el    espíritu   de   Ángel     absorbiera   la   energía   del   mundo   que   le   rodea.   –Siento   que   te   hayamos   perdido.–   –Ángel  no  se ha  perdido  –dijo  Jenna.  –Lo  he  conseguido.  Él  nos  puede  ayudar.  –   –Yo  no  –Claire  respiró  hondo,  y  se  sentía  como  la  inhalación    del  aire  en  invierno.  – Yo  no  creo  que  sea  una  buena  idea,  Jenna.  ¿Sabes  lo  que  Miranda  dijo?  ....  –   –Miranda  no  está  aquí,  y  desde  luego  no  voy  a  abandonar  a  nuestro  amigo.  –  

–Deberías  –dijo  una  voz  suave  desde  la  puerta  de  la  cocina,  y  se  volvió  Claire  para   ver   a   Miranda   de   pie   allí   con   una   taza   en   la   mano,   el   vapor   ferozmente   luchaba   contra   el   frío.   –Tienes   que   dejarlo   ir.   Cuanto   más   tiempo   se   queda   aquí,   más   hambre  tendra.  Y  después  de  un  tiempo  no  va  a  ser  tu  amigo,  Jenna.  Al  igual  que  tu   hermana.  –   –¡No  hables  de  ella!–   –Tienes   que   dejarlo   ir   –dijo   Miranda.   Se   acercó   a   la   mesa   y   puso   su   taza   el   contenido  olía  a  chocolate  caliente  y  tomó  un  profundo aliento.  –Puedo  mostrarle   cómo  hacer  que  se  vaya  a  donde  tiene  que  estar.  –   Los  ojos  de  Jenna  se  abrieron  como  platos  y  luego  se  estrecharon.  –¿Cómo  sé  que   puedes  hacerlo?  –   –Porque  yo  estaba  allí,  y  volví.  Está  confundido  y  asustado.  Puedo  llevarlo  allí  si  me   lo  permites.  Pero  sólo  puedo  hacerlo  en  la  mañana.     –Miranda  –Miré  por  la  ventana.  Todavía  estaba  oscuro,  pero  había  un  brillo  fuerte   al  este.     –Y   sólo   puedo   hacerlo   si   quiere   ir   conmigo.   Cuanto   más   se   demore   mas   querra     estar   aquí,   con   ustedes,   es   lo   más   difícil   que   existe.   Hay   que   dejar   de   lado   su   mano,   ahora  mismo.  –   Jenna   frunció   el   ceño,   pero   ella   apartó   la   mano   de   Ángel,   y   él   inmediatamente   comenzó  a  perder  color  y  sustancia,  quedando  en  la  niebla  tenue,  la  forma  de  un   fantasma   apenas   juntos.   Junto   con   el   cambio   el   dolor   y   el   horror   en   la   cara   de   Ángel,  era  tan  alarmante  que  Jenna  inmediatamente  trato  de  llegar  de  nuevo  a  él.   Miranda   le   apartó   la   mano.   –No,   –dijo   ella.   –No   se   puede.   ¿Entiendes?   Usted   simplemente  no  puede.  Él  está  bien.  ¿Qué  se  siente?  ...  No  es  un  dolor  como  usted  lo   piensa.  Es confusión.  Lo  voy  a  tomar  una  vez  que  sale  el  sol.  Va  a  estar  bien.  –   –Mir   –le   preguntó   Claire   en   voz   baja.   –¿Esto   esta   bien   para   que   usted   pueda   hacerlo?  ¿Es peligroso?  –   La  chica  suspiró  y  se  encogió  de  hombros,  un  poco.  –Es  difícil  –dijo.  –Pero puedo,   no   estoy   lista   para   ir,   así   que   puedes   volver.   No   todo   el  mundo   puede.   Y   no   todo   el   tiempo.¿Te  acuerdas,  ¿verdad?  ¿Ese  sentimiento?  –   Claire   lo   recordaba,   aunque   sinceramente   intentó   que   no   ....   Había   muerto   aquí,   brevemente,  en  la  Casa  de  Cristal,  y  había  sentido  esa  sensación,  cuando  las   protecciones   de   la   casa   se   habían   derrumbado,     y   le   había   dado   la   sensación   de   estar  absorbida  en  algún  lugar,  en  el  caos.  Y  tal  vez  eso  se  hubiera  cumplido  si  no   hubiera  vuelto,  y  era  verdaderamente  aterrador.   Ella  asintió  con  la  cabeza.   –Yo  puedo  hacerlo   –dijo  Miranda  en  voz  baja.  –Simplemente  no  me  gusta.  Es  por   eso   que todos   estaban   siguiéndome,   antes.   Porque   saben   que   puedo   ayudar.   Yo   sólo  ...  Yo  sólo no  quiero.  –   –¿Puedes  hablar  con  ellos?  –le  preguntó  Claire.   –Yo  puedo  –dijo  Jenna,  y  Miranda  asintió  también.  –Creo  que  las  dos  podemos.  –   –Estaba  pensando  ...  –Ella  realmente  dudó  en  esto,  porque  parecía  un  uso  egoísta   de   lo   que   acababa   de   aprender.   –Estaba   pensando   que   tal   vez,   si   era   posible,     quisiera  pedirles  que  averiguaran  algo  por  mí.  –   –¿Qué?–   –Acerca  de  Myrnin  –dijo.  –Jenna,  ya  tuvo  una  visión  de  él,  antes.  Yo  creo  que  está   detenido  en  algún  lugar  en  contra  de  su  voluntad.  Necesito  su  ayuda,  pero  necesito   un   poco   de   idea   de   dónde   buscar.   ¿Puedes   ayudarme?   ¿Pueden   ayudarme   a  

resolver  dónde  esta?  –Estaba  tratando  de  no  demostrar  la  desesperación  en  su  voz,   pero  probablemente  fracaso  en  eso.  –¿Por  favor?–   –Es   demasiado   peligroso   para   ella   –dijo   Miranda,   y   asintió   con   la   cabeza   hacia   Jenna.  –Ella  no  debería  estar  tratando  de  hablar  más  con  ellos.  Lo  haré.    Mientras deja  de  hacer  que  se  entusiasmen,  debería  ser  capaz  de  salir  y  verlos  a  ellos  ....  –   Ella  miró  hacia  la  ventana  de  repente.  –El  sol  está  saliendo.  Ángel  y  yo  tenemos  que   irnos  ahora.  Lo  siento.  –   Miranda   se   acercó   a   Ángel   y   le   cogió   de   la   mano,   y   él   parecía   dar   un   profundo   suspiro  de  alivio  de  que  no  estaba  solo.  Los  dos  se estaban  desvaneciendo.   Tyler,  que  había  estado  sentado  con  asombro  silencioso,  mudo  todo  el  tiempo,   saltó   de   la   mesa,     tirando   su   silla,   Jenna   se   escabullo   en   la   distancia,   también,   cuando  Miranda  echó  la  cabeza  hacia  atrás,  cerró  los  ojos,  y  su  cuerpo  muy  real   parecía  que  ...  se  disuelve,  junto  con  el  de  Ángel.   Luego  fueron  a  la  vez  y  se  fueron.   Claire  se  tragó  el  miedo  instintivo,  y  dijo:  –¿Mir?  ¿Todavía  estas    alrededor?  –Ella   sintió  un  pulso  frío  que  se  mueve  a  través  de  ella,  y    entendió  que  quería  decir  sí.     –Está  bien.  Ella  todavía  está  aquí,  pero  nosotros  no  podemos  verla  ahora  mismo.   Ella  conseguirá  que  Ángel  vaya  donde  tiene  que  ir,  supongo.  –   Tyler  miró  a  punto  de  llorar.  –¿Quiénes  son  ustedes?–   Pero  Jenna  no  estaba  mirando  así  en  absoluto.  Parecía  ...  centrada.      Había  una  luz  naciendo  en  sus  ojos,  y  sus  hombros  se  enderezaron  hacia  arriba.   –Esta   es   la   razón   que   me   trajo   hasta   aquí   –dijo.   –Esto   es   lo   que   iba   a   hacer.   Satisfacer  a  esta  chica.  Y  ayudar.  –   –¿Sí?  –Tyler  disparó  de  nuevo.  –¿Y  yo,  Jenna?  ¿Qué  se  supone  que  tengo   hacer,   exactamente?   ¿Cómo   se   supone   que   voy   a   volver   a   tener   una   vida   normal   ahora?   Jesús,   esto   era   sólo   un   trabajo,   un   trabajo   estúpido.   Nunca   he   sido   un   creyente  verdadero,  no como  tú  ....  –   Pero  ahora  lo  era,  claramente.  Y  a  él  no  le  gustaba.  Él  tiró  de  su  desordenado   pelo   como   si   quisiera   arrancárselo   todo,   y   luego   se   dejó   caer   boca   abajo   sobre   la mesa,  totalmente  gastado.   –Nunca  podré  salir  de  aquí,  ¿puedo?  –Flotaba  su  voz  ahogada  arriba,  casi  fantasmal   como   Ángel   había   sido.   –Maldita   sea.   Yo   tenía   boletos   de   temporada   para   los   Medias  Rojas.  Buenos  asientos.  –   Claire  escuchó  pasos  detrás  de  ella,  y  Eve  apareció,  con  sus  botas  Doc  Martens   golpeteando  en  gran  medida    las  escaleras.  Hizo  una  pausa,  bostezando.  Había  algo   extraño  en  su  pelo,  se  sobresale  como  la  cresta  de  una  cacatúa  .  Probablemente   no  a  propósito.  Todavía  tenía    un  adorable  pantalón  de  pijama    y  una  camiseta  del   concierto  de  los  White  Stripes,  y  ella  no  se  había  puesto  el  maquillaje  todavía.   –¿Qué  me  perdí?  –preguntó.   –Será  mejor  que  te  sientes  –dijo  Claire,  –y  será  mejor  que  me  prepare  el  café.–                                                      –––––––––––––––––––––––––––––––––––                

La  policía  finalmente  llamó  después  del  significativo  desayuno  donde  estuvieron   argumentando sobre   si   sería   una   buena   idea   llamar a   Jenna   y   Tyler,   para   golpearles   y encerrarlos   en   una   habitación   hasta   que   pudieran   decidir   qué   hacer con  ellos,  que  fue  idea  de  Shane.     La  mitad  de  Claire  quería  esperar  a  la  policía  para  que  decidieran  que  hacer  con  los   dos   sobrevivientes   del     equipo   de   “Después   de   la   Muerte”,   pero   no,   ellos   querían   que   Eve   los   llevara   hacia   abajo   a   la   estación.   Sólo   Eve,   que   era   buena,   ya   que   Claire   tenía   que   ir   a   clase,   a   ella   le   apuraba   hablar   con   Miranda   de   nuevo   y   ver   si   con   sus   conexiones   fantasmales   podría   ser   capaz   de   encontrar   a   Myrnin,   pero   que   se   quedara   alrededor   de   la   casa   exigiendo   respuestas   no   la   iba   a   llevar   a   ninguna   parte.  Y  tampoco  lo  haría faltando a clases.   –Tengo   una   Jam   sesión   en   cinco   minutos   en   Common   Grounds   –Michael   dijo,   cambiándose  mientras  él  miró  el  reloj.  Eve  estaba  sentada  en  su  tocador,   aplicando  delineador  de  ojos.  –¿Y?  –preguntó.     Claire   estaba   fascinada,   mirándola,   ella   tenía   mucha concentración   y   precisión,   era   espeluznante.   Claire   no   se   llevaba   bien,   con   el   delineador   de   ojos.   No tenia habilidad.   –Tengo  que  empezar  a  moverme  –dijo.  –¿Vas  a  venir?–   –Cariño,   la   verdadera   belleza   no   puede   ser   apresurada.   –Conmutado     Eve   por   el   rimel.  –Tu ve delante.  Voy  a  estar  bien.  –   –No   por   tu   cuenta   –dijo   Michael.   –Las   nuevas   reglas.   Ninguno   de   ustedes   camina   solo.  Ni  siquiera  Shane.  –   –Caramba,   papa   sobreprotector,   probablemente   deberías   haberle   dicho   antes   de   que  se  fuera  esta  mañana.  –   –¿Dónde  se  fue?–Entrevista  de  trabajo,  él  no  me  dijo  para  qué  era,  así  que  quizá  era   algo  embarazoso,  como  arreglos  florales  o  pelar  machos.  –dijo  Eve.   –Relájese,   está   bien.   Y   de   todos   modos,   puedo   conducir.   El   coche   de   los   Muertos   esta   finalmente listo   para   ir   otra   vez.   –significaba   que   su   coche   fúnebre   personalizado,   que   había   visto   tantas reparaciones   y   reemplazos,   era   casi   un   vehículo  nuevo,  nuevo.  –Además,   estoy  viendo  a  la  policía,  no  a  la  caza  de  vampiros   en  callejones  oscuros.  Tengo  todo lo vampiro  que  necesito.  –Ella  le  lanzó  un  beso.   Michael  se  inclinó  y  besó  la  parte  superior  de  su  cabeza,  ahora  que  su  cabello  fue   domesticado  de  nuevo,  no  es  una  proposición-­‐y  peligroso,  dijo,  –Ten  cuidado.  –   –Siempre lo tengo.  –   Salió  a  toda  prisa,  llevando  sus  dos  guitarras  acústicas  y  eléctricas.  Eve  sonrió  con   serenidad  e  hizo  su  otro  ojo  con  el  rimel con cuidado,  incluso  trazos.   –¿Me   puedes   dar   un   aventón? –le   preguntó   Claire.   –Tengo   clases.   ¿Y   qué   vamos   a   hacer  con  nuestros  visitantes,  de  todos  modos?  –   –Nada  –dijo  Eve.  –No  es  nuestro  problema.  –   –Pero,  ¿y  si  Jenna  decide  hacerlo  público?  ¿O  Tyler?  Ellos  saben  demasiado,  mucho,   mucho,  muchísimo.  –   –No  tienen  pruebas  ahora.  Y  eso  es  lo  que  voy  a  decir  a  los  policías  –   Eve   dijo.   –No   es   un   problema   mas   de   la   Casa   de   Cristal.   Es   un   problema   de   Morganville  y  necesita  ser  manejado  oficialmente.  Diablos,  Jason  es  el  que a hecho   que  todo  esto  suceda,  no  nosotros.  –   Todavía  se  sentía  mal,  Claire  temía  que  la  solución  oficial  de  Morganville  implicaría   dos   cuerpos   más   en   un   accidente   de   coche,   el   fin de la   historia   del   equipo   de   “Después   de   la   Muerte”.   Pero   tenía   que   admitir   que   ella   no   podía   ver   ninguna   manera   de   salir   de   esto   sin   decirle a la   policía,   a Oliver,   o   a   Amelie.   Las   cosas  

habían   ido   demasiado   lejos.   Y,   ella   admitía,   que   llevaba   alrededor     una   carga   impresionante   de   culpa   por   la muerte de Ángel.   Tenía   la   sensación   de   que   podía   haber   hecho   algo   para   detenerlo   ...   aunque,   en   la   práctica,   sabía   que   no   pudo   hacer nada.   Era  un  lío,  y  se  necesitaría  mucho  tiempo  para  arreglarlo,  pero  de  una  cosa  estaba   segura:  no  podían  darse  el  lujo  de  dejar  a  Jason  salirse  con  la  suya.  Era  peligroso.  Si   él  pensaba  que  tenía  una  mano  libre,  ¿quien  sabía  lo  que  iba  a  hacer?   Bueno,   Claire   sabía,   sabía   que   con   el   tiempo,   vendría     después   por   Eve.   Y     no   había   manera  de  que  pudiera  permitir  que  eso  suceda.   Eve  se  veía  hermosa,  de  una  manera  muy  Eve-­‐estilo,  había  suavizado  el  tono  de  las   temáticas  de  cráneo  en  la  ropa,  pero  mantuvo  el  esquema  de  color  de  negro  gótico,     y  algún  acento  de  color.  Sus  joyas  seguían  siendo  tensas,  y  su  maquillaje  fue  algo   que   normalmente   se   ve   sólo   en   los   anuncios   de   moda   y   películas   del   espacio   exterior.   Ella   mantuvo   las   botas   de   trabajo   toscas,   sin   embargo,   y   Claire   tuvo   que   admitir   que  le  sentaban.   El  coche  de  los  muertos  parecía  brillante  y  nuevo  otra  vez,  y  Eve  le  había  añadido   un   muñeco   de   la   Muerte   en   el   salpicadero   delantero,   completo   con   guadaña   y   brillantes  ojos  rojos  que  resplandecían  cuando  su  cabeza  se  balanceaba.  También   había  cambiado cosas  para  hacer  volar  el  equipo  de  música  ella    lo  manipuló  y  lo   hacia   girar   hasta   un   máximo     de   doce   y   media   en   una   escala   de   diez,   la   mejor   publicidad   para   Florence   +   The   Machine   en   un   pueblo que,   pensó   Claire,   nunca   había  oído  hablar  de  la  banda  en  absoluto.   La   música   era   demasiado   fuerte   como   para   hablar,   y   eso   estaba   bien,   Claire   estaba   en  un  estado  de  ánimo melancólico  de  todos  modos.  No  había  dormido  bien,  y  ella   estaba   cada   vez   más preocupada   por   Myrnin.   El   día,   en   cambio,   era   un   día   típico   caliente de   Texas,   bajo   en   humedad   y   alto   en   el   potencial   de   las   quemaduras   solares.  Ella  mantenía  la  ventanilla  hacia  abajo  por  la  brisa  del  desierto,  tal  como   estaba.   Las   cabezas   se   volvieron   cuando   pasaron.   Algunas   personas,   en   su   mayoría   mayores,   por   supuesto,   estaban   molestos   por   el   ruido,   y   algunos   parecían   neutrales   hasta   que   se   descubrían   el coche   fúnebre.   Era   fácilmente   reconocible   como   el   coche   de   Eve;   nadie   más   en   Morganville,   excepto   la   Funeraria   Ransom,   tenia   ni   siquiera   uno   parecido,   y   ciertamente   no   con   la   muerte   como   un   adorno   en   el    salpicadero.  Claire,  de  repente  se  puso  nerviosa,  extendió  la  mano  y  rechazó  la   música.   –¿Qué?,   –preguntó   Eve.   Ella   estaba   de   un   humor   sorprendentemente   soleado,   considerando los   acontecimientos   de   la   noche   anterior   y   de   que   su   hermano   de   repente   ha   vuelto   como   un   asesino,   pero entonces,   Claire   imaginó   que   se   sintió   aliviada  al  estar  tomando  algún  tipo  de  acción  contra  él,  para  variar.  –Vamos,  no  es     emocional.  –   –No,  está  bien.  Yo,  justo…–Claire  no  podía  explicar  el porque  de  su  inquietud  ,   realmente,   excepto   que   definitivamente   tenía   una   sensación   extraña.   Tal   vez   fue   sólo   todos los   volantes   que   había   visto,   y   el   hecho   de   que   su   ventana   delantera     todavía estaba echa añicos  y  se  reparó  con  madera  contrachapada.   Pero  sin  duda  lo  sentía  personal,  las  miradas  que  se  merecía  en  estos  días.   El  coche  cruzó  pasando  Common  Grounds,  y  en  una  visión  a  través  de  la   ventana   del   frente,   vio   que   Michael   estaba   preparando   sus   guitarras.   Él   no   conseguía  tocar  tanto  como  le  gustaba,  así  que  esto  fue  un  evento  especial  para  él.  

Convertirse  en  un vampiro  podría  haber  modificado  un  poco  sus  ambiciones  de  ser   una  estrellas  de  rock,  pero  estaba  allí  y  no  se  puede  negar  que  era  muy,  muy,  muy   bueno.   Incluso   había   recibido   una   oferta   de   un   contrato   de   grabación,   pero   él   lo   rechazó,  ya  que la  gira  parecía  una  mala  idea  (y,  por  supuesto,  Amelie  se  lo  había   prohibido).   Después   de   todo,   él   tenía   un   sustancial problema   que   incluso   los   grandes  sellos  discográficos  no  serían  capaz  de  guardar  silencio.   No   dijo   mucho   acerca   de   eso,   Claire   se   dio   cuenta,   de   cómo   su   vida   entera   se   había   centrado  en  la  música,  y  luego  había  cambiado  sin  previo  aviso,  y  sin  su  permiso.   Nunca  se  quejó  de  lo  injusto  que  era  o al  menos  no  en  voz  alta.  Y  no  a  ella.   –Debería  tener  más  gente  allí  –dijo  Eve.   –¿Qué?–   –Una   multitud.   Michael   siempre   atrae   a   una   multitud,   pero   no   mires   hacia   atrás.   ¿Es  que tu puedes ver  una  fila  de  personas?  –sonaba  Eve sorprendida  al  principio,   luego  enojada.  –Los idiotas.  No  están  enojados  con  él,  ¿verdad?  ¿Por  qué?  –   Porque  él  es  un  vampiro  casado  con  una humana,  pensó  Claire,  pero  no  lo quiso   decir.  Eve  lo  sabía.  Ella  no  podía  aceptar  que  la  gente  pudiera  odiar   a Michael  en   principio,  sin  tener  en  cuenta  quién  era  en  realidad.   –Se  le va  a  romper  el  corazón  si  no  vienen  a  oírlo  tocar.  Es  todo  lo  que  alguna  vez   quería,  tocar  y  hacer  feliz  a  la  gente.  Si  quitan  eso  de  él  ...  –   Eve se   mordió   los   labios   y   las   lágrimas   brillaron   en   sus   ojos   oscuros.   Claire   se   acercó   y   la   tomó   de   la   mano   se   la   apretó,   y   su   mejor   amiga   respiro   profundo     y   trató  de  sonreír.  –Si.  Él  va  a  estar  bien.  Vamos  a  estar  bien.  ¿Cierto?  –   –Correcto,   –dijo   Claire,   y   sintió   un vacío   al   decir   algo   que   ella   no   acababa   de   sentir.     Disimulándolo  con  una  gran  sonrisa.   Eve   se   detuvo   en   un   par   de   semáforos   de   la   ciudad,   esperando   que   algunas   destartaladas  camionetas  pasaran  a  través  de  la  intersección,  y  le  dijo:  –¿Estas  en   un  gran  apuro para  llegar  a  la  universidad?   Claire  miró  su  reloj.  –Mi  clase  es  en  veinte  minutos.–   –Oh.  Yo  estaba  pensando  que  tal  vez  un  café  en  Common  Grounds  ...  –y  que  Michael   se   sienta   mejor   con   nuestro   apoyo,   Claire   adivino.   Ella   odiaba   hacerlo,   pero   ella   dijo:  –¿No  son  los  policías  los  que  te  esperan,  sin  embargo?–   –Sí.  Al  igual  que  hay  algo  más  que  pueda  decirles  que  no  tengan    ya  en  el  archivo  de   cinco  centímetros  de  grosor  de  mi  hermano.  –   –Supongo  que  quieren  saber  quiénes  son  sus  amigos  ahora,  cosas  así.–   –Como  yo  lo  sabría.–   Verdadero.   Jason   y   Eve   habían   sido   de maneras   muy   distintas   desde   una   edad   temprana.   Claire a   veces   se   preguntaba   cómo   sería,   tener   hermanos   y   hermanas,   pero   teniendo   en   cuenta   la   mala   experiencia   de   Eve,   tal   vez   debería   estar   agradecida   de   ser  hija  única  ....   –¡Ey!  –dijo  Eve  bruscamente.  –¿Qué  estás  haciendo?–   Claire  saltó,  pensando  que  iba  dirigido  a  ella,  pero  no,  Eve  había  bajado  la  ventanilla   y  gritaba  hacia  fuera.  Mientras  Claire  comenzó  a  girar  la  cabeza,  escuchó  un  sonido   chirriante   y   agudo,   de   metal   sobre   metal,   y   Eve   gritó,   se lanzó   a abrir   la   puerta   del   coche  y  saltó.  Claire  buscó    su  cinturón  de  seguridad  y  finalmente  se  lo  soltó,  y  salió   tras   ella.   –¿Qué   pasó?   –preguntó,   pero   fue   inmediatamente   obvio,     un   grupo   de   adolescentes  estaban en  la  acera  junto  a  la  intersección,  y  uno  de  ellos  tenía  unas   llaves  y  fue  rayando  unas  letras  en  la  pintura  del  coche  de  Eve.  Tenía  una  P  y  una  U ya  incisa.  Claire  adivinó  la  T-­‐  A  se  acercaban.  

–¡Dios  mío,  es  como  la  escuela  secundaria  de  nuevo!  –dijo  Eve,  y  empujó  al  chico   lejos  de  la  carroza  fúnebre.  –¡Quita  tus  manos  de  mi  coche,  Aaron!  –   –¿Quitame tus   manos   de   encima,   colmillera?   –se   mofó   él,   y   la   empujó   de   nuevo   golpeándose  con  fuerza  contra  la  pintura  rayada.  –Lo  que  va,  vuelve.  –   –  Tú sabes,  que  no  eras  el  más  brillante  lápiz  de  color  en  el  cuadro,  incluso  antes  de   ser  expulsado  de  la  escuela,  pero  lo  que  fueron  sus  días  de  gloria,terminaron  ¿no?   ¿realmente  quieres  entrar  en  esto  conmigo,  idiota?  ¡El  mayor  error  de  tu  vida!  –   El color  de  las  mejillas  de  Eve  estaba  aumentando  incluso  a  través  del   maquillaje  gótico,  estaba  furiosa,  su  cuerpo  apretado  y  tembloroso,  con  los  puños   apretados.   –¿Crees  que  tienes  alguna  clase  de  escudo de magia,  con  tu  caliente  novio  vampiro?   –dijo  una  de  las  chicas  de  la  acera.  –No  es  cierto.–   –No  es  novio.  Marido  –dijo  otro,  y  emitió  un  sonido  de arcadas.   –Dios,   ¿no   tienes   ningún   amor   propio?   ¿Casarse   con   él?   Eso   es   sencillamente   asqueroso.   Es como   una   vaca   casarse   con   un   carnicero.   Deberían   meterte   en   la   cárcel  por  ser  repugnante.  –   Aarón  se echó  a  reír.  –Oh,  sí,  te  diría  que,  Melanie.  Tú tenias fichado  al  tipo  en   Secundaria.  –   –¡Claro,  antes  de  convertirse  en  uno  de  ellos!  –   –Mi   papá   dice   que   eres   una   traidora   –dijo   otro   muchacho,   y   él   tenía   un   tono   diferente,tranquilo,  seguro,  peligroso.   –Mi  tío  Jake  desapareció  la otra  noche.  Otro   accidente  en  una  ciudad  llena  de  ellos,  ¿verdad?  Y  tu  les  ayudas.   Has   ayudado   a   colocar   a   los   vampiros   de   vuelta   a   la   cima   donde   siempre   han   estado.   Igual   que   todas   las   familias   fundadoras   de   la   Cámara.   Eres   como   las   prostitutas  que  le  dan  posición a  los  vampiros  por  dinero.  –   Eve se  abalanzó  sobre  él.  Claire  se  lanzó  a  final  de  la  limusina  con  la convicción  de   que   nunca   sería   lo   suficientemente   rápida como   para   detenerla,   y   ella   estaba   en   lo   correcto  :  Eve  aterrizo  por  una  sólida  bofetada  en  toda  la  cara.   –¿No  es  así  siempre?,  ¡Roy Farmer!  –Eve  le  gritó.  –¿No  te….–   Él  golpeó  su  espalda,    ella,    le  pegó  duro  justo  en  la  punta  de  la  mandíbula,  incluso   antes  de  que  Claire  pudiera  respirar.  Fue  como  si  una  señal  invisible    moviera  a  los   otros  chicos  de  su  edad  y  de  un  par  de  años  mayor  a  atacar.   –¡No!  –gritó  Claire  cuando Eve  fue  agarrada,  arrastrada  hacia  adelante,  y  arrojada   al   suelo.   Todo   pasó   muy   rápido,   y   en   tal   caos,   que   no   sabía   donde   apuntar   un   empujón   o   un   punzón   para   llegar   al   rescate   de   su   amiga.   Todo   el   mundo   estaba moviéndose  a  la  vez,  y  Eve  estaba  en  medio  de  ellos,  y  todo  era  sólo  una  locura.   Parecía  como  si  fueran  a  seguir  para  siempre  hasta  que  Claire  agarró  a  una  chica   por  el  pelo  y  tiró.  La  chica,  de  pie  en  alto  lanzo una  patada  furiosa,  perdió  su   equilibrio  y  cayó  hacia  atrás,  y  Claire  la  arrastró  unos  metros  de  distancia  mientras   ella   gritó   se   retorció   y   arañó.   Quien   fuera   la   chica   estaba   gritando     una   gran   cantidad   de   malas   palabras,   pero   Claire   no   estaba   prestando   atención.   Ella empujó   a   la   muchacha   a   un   arbusto   espinoso   y   se   lanzó   de   nuevo   hacia   el   círculo   de atacantes.  Una  parada  no  había  puesto  fin  a  la  paliza.  Las  armas  que tenían  habían   sido  para  los  vampiros,  no  humanos,  y  ella  no  podía  usarlos  en  las  personas   que   no   podían   sanar  ...  aunque  si  esto  se  prolongaba  por  más  tiempo,  podría  tener   que  infligir  daño  real  y  duradero  para  salvar  la  vida  de  Eve.   Respiro  profundamente. Tomo una  pausa  de  un  segundo,  e  identificó  al  cabecilla,  el   primero que habia abofeteado  a  Eve,  el  cual  estaba sobre  ella  con  verdadera  crueldad.   Claire   salió   rápidamente   detrás   de   él,   trató   de   pegarle tipo Shane   tan   duro   como  

pudo,  e  hizo  dos  jugadas  que  él  le  había  enseñado:  primero,  un  puñetazo  rápido  y   duro  en  los  riñones,  en  segundo  lugar,  poner  la  punta  de  su  zapato  en  la  curva  de   su rodilla  mientras  se  retorcía  en  su  dirección.   Funcionó.   Interrumpió   el   ataque   y   cayó   de   rodillas,   luego   se   levantó,   tambaleándose,  y  se  volvió  hacia  ella.  Los  otros  seguían  sobre  Eve,  pero  a  medida   que Claire  llegó  después,  comenzaron  a  desprenderse  y  a  seguirla.   Bailó  hacia  atrás,  gritó  pidiendo  ayuda  (probablemente  inútil),  y  arrancó a,  correr.   Ellos  siguieron.   Todo  el  mundo  en  Morganville  era  bastante  bueno  corriendo,  por  supuesto,  pero   Claire   tenía   motivación,   ella desaceleró   lo   suficiente   para   hacerles   creer que   podrían   atraparla,   y   todavía   se   quedó   fuera   de su alcance.   El   cabecilla   del   grupo,   ¿cómo   se   llamaba?   ¿Algo   Roy?-­‐Roy   era   rápido,   y   ella   tuvo   que   trabajar   para   mantenerse   a   sólo   unos   centímetros   más   allá   de   sus   estocadas.   Si   él lograba   alcanzarla,  no  tenía  duda  de  que  iba a descargar toda su  furia  sobre  ella  tal  como  lo había  hecho  con  Eve.   Déjala  estar  bien.  ¡Por  favor,  deja  que  este bien!   Sus   piernas   estaban   empezando   a   arder,   Claire   podía   correr   a una   distancia   considerable,   pero la adrenalina  y  el  miedo  estaban  tomando  su  peaje,  y  sabía  que   los  chicos  aullando como  perros  detrás  de  ella  no  se  iban a  cansar  tan  rápido  y  que   había una   multitud con la misma mentalidad   para   instarles.   Había   otro   cruce     delante,  pero  ella  no  vio a  nadie  en  la  calle.  No,  espera,  había  un  coche,  cruzando   hasta  el  semáforo.   Uno  rojo,  un coqueto coche  deportivo  con  el  techo  abierto.   El de Mónica  Morrell.   Mónica   llevaba  una  bufanda  enrollada  en  la  cabeza  para  evitar  que  el  viento  seco   despeinara   su   pelo   oscuro   brillante   por   todo   el   lugar,     y  unas grandes   gafas   de   sol tipo estrella de rock,  y  cuando  se  volvió  hacia  el  ruido  vio a  Claire.   Era  imposible  leer  su  expresión.   Claire  tuvo  una  oportunidad.  Salto  por  encima  de  la  puerta  del  coche  y  cayo en el   asiento   del   pasajero,   ella   estuvo   a   punto   de   aplastar el bolso de   marca   cara   de   Mónica.   Ella  la  miró  durante  un  segundo  en  silencio,  y  luego  miró  más  allá  de  ella  como  Roy   Farmer   patinó   hasta   detenerse   a   medio   metro   del   coche,   respirando   con   dificultad   y  rojo  de  furia.   –¿Qué?  –exigió  Mónica.  –Tocas  mi  coche  y  mueres,  Toy  Roy.  –Y  luego  sin  volver  la   cabeza  para  mirar  incluso  a  la  luz,  o  el  tráfico,  aceleró  el  convertible  directamente  a   través  de   la  intersección   con  un  gran   chillido   de   gomas.  La  turba,  bueno,   no   era   en   realidad   una   multitud,   Claire   se   dio   cuenta,   eran   como   seis   adolescentes   encendidos  de  ira-­‐  que  se  quedaron  atrás  rápidamente,  a  pesar  de  que  dieron  un   par   de   pasos   para   seguirla.   Mónica   miró   por   el   espejo   retrovisor     un   par   de   segundos,  acelerando  hasta  el  límite  para  romper  sesenta  millas  por  hora,   volando  a  través  de  dos  señales  de  stop,  sin  disminuir  la  velocidad,  y  luego  dijo:     –¿Cualquier razón   en   particular   para   esto?   No   es   que   me   importe,   salvo   que   de   alguna  manera  una  basura  cayo  en  el  asiento  de mi  acompañante.  –   –Gracias   –dijo   Claire,   porque   a   pesar   de   los   insultos,   Mónica   realmente   acababa   de   hacerle   un   gran favor.   Ella   estaba   teniendo   problemas   para   recuperar   el   aliento,   tanto de  la  carrera  como    por  la  preocupación  real.  –¡Gira  a  la  derecha!  –   –No  voy  en  esa  dirección,  cariño.  Me  voy  de  compras.  –  

Claire   agarró   el   volante   y   la   obligó,   y   Mónica..   juró   honestamente,   que   ella   sabía palabras que  Claire  nunca  había  oído  decir,    interesantes  y  coloridas  combinaciones-­‐ golpeó   la   mano   de   Claire   lejos   de   la   palanca   de   cambios   cuidadosamente.   –¡Juro   por  Dios  que  si  me  haces  una  abolladura  a este  coche,  te  voy  a  terminar!–   –Tienen  a Eve  –dijo  Claire.  –¡Gira  a  la  derecha!  ¡Hacia aquel  bloque!  –   –¿Por  qué  habría  de  hacerlo?–   –Le  dieron una  paliza.  Ella  está  herida.  ¡Podrían  volver!  –   –¿Y a mi  me  importa  porque  ...?–   –Mónica,  ¡podrían  matarla!¡Solo haslo!  –   Mónica  vaciló  el  tiempo  suficientemente  largo  como  para  hacer  a  Claire  considerar   saltar  fuera  del  coche  mientras  iba  a  toda  velocidad,  pero  luego  frenó  y  patinó  en   una derecha   dura,   y   luego   otra,   y   luego   en U-­‐volvió   a   chillar   y   paro   justo   en   la   intersección  donde  estaba  la  carroza  fúnebre  de  Eve  todavía.   Mónica   no   dijo   nada   en   absoluto.   Claire   echó   una   mirada   a   Eve, estaba   en   el   pavimento  en  un  charco  de  su  propia  sangre,  ella  pareció    congelarse  en  un  bloque   de   hielo   durante   un   largo   suspiro.   Entonces   se   rompió,   y   Claire   salió   a   toda   prisa   a arrodillarse  a  su  lado.  Los  ojos  de  Eve  estaban  cerrados.  Ella  respiraba,  pero  su  piel se   veía   pálida,   y   estaba   sangrando   de   los   cortes   en   la   cabeza;   Claire   no   se   atrevió   a   moverle,   pero   ella   podía   ver   las   marcas   lívidas   rojas   en   sus   brazos   donde   había   sido  pateada  y  pisoteada.  Podría  haber  lesiones  internas,  huesos  rotos  ....   Ambulancia,  pensó,  pero  incluso  mientras  cogía  el  teléfono,  escuchó  a  Mónica  decir:     –¿Sí,   911?   Hay   alguien   sangrando   por   toda la acera   en   la   Quinta   Avenida   de   Stillwater.  Sólo  tienen  que  buscar  el  coche  fúnebre.  –   Claire   miró   a Mónica   apagar   su   teléfono   celular   y   lo   tiró   en   su   bolso.   Mónica   le   devolvió  la  mirada,  se  encogió  de  hombros  y  miró  su  lápiz  labial  en  el  espejo.     –Ey,  –dijo.    –Que  nunca  se  diga  que  no  soy  cívica.  Eso  podría  manchar  la  acera.  –   Luego  se  marchó  con  un  rugido  de  motor  del  convertible.   Claire  tenía  razón  acerca  de  Roy,  conduciendo  a  los  demás  de  vuelta,  pero  para  el   momento  en  que llegaron,  la  mitad  de  sus  amigos  habían    recobrado  sus  sentidos,  y   los   que   aún   están   con él   no   fueron   suficientes   para   actuar   con   frenesí.   Además,       por  el  sonido  de  la  sirena  de  la  ambulancia  perforando el  aire  y  acercándose.   Claire  se  sentó  sobre  sus  talones  mientras  miraba  a  Roy.  Él  era  un  chico  soso,  nada   en   realidad,   -­‐una   cara   aceptable,   el   pelo   neutral,   la   ropa de escuela   secundaria   estándar. Lo  único  que  realmente  le  hacia  destacar    era  la  sangre  en  sus  manos,  e   incluso  cuando  se  dio  cuenta,  él  sacó el faldón  de  la  camisa  y  se  frotó  para  limpiarse,   y   luego   se   metió   la   tela   de   nuevo   en sus   pantalones.   Las   pruebas se   han   ido,   a   excepción  de  los  moretones  en  los  nudillos.   Señaló   a   Claire   mientras   la   ambulancia   se   detuvo,   y   silenciaba   la   sirena   abajo,   detrás   del   coche   fúnebre.   –Esto   no   ha   terminado   –dijo.   –El   Capitán   Obvio   dice lo que se merecen los  amantes  de  vampiros.  Tú,  también,  por dar  la  cara  por  ella.  –   Ella  tenía  un  deseo  casi  incontrolable  de  gritarle,  pero  pude ver  que  no  serviría  de   nada.  Todos  la  estaban  mirando  como  si  ella  fuera  el monstruo  y  como  si  Eve  fuera   una  especie  de  pervertida  que  merecía  morir.  Shane habría  sabido  qué  decir,  pero   Shane  no  estaba  aquí.  Michael  no  estaba  aquí.   Era  ella,  sola,  sosteniendo  la  mano  inerte  y  ensangrentado  de  su  mejor  amiga.   Ella  le  sostuvo  la  mirada  de  frente  y  dijo:  –Que,  juguete  Roy.  –   –Más   tarde,   –prometió,   y   señaló   con   la   cabeza   a   su   pandilla.   Se   echaron   a   correr.     y   se  separaron.  

Sólo   cuando   los   asistentes   de   la   ambulancia   le   pidieron   que   se   moviera   hacia   atrás   y  comenzaron  a  evaluar   la condición  de  Eve  se  dio  cuenta  exactamente  de  lo  que   Roy  había dicho   Capitán  Obvio  dice  ...   Capitán  Obvio.   Oh  Dios.  Claire  recordó  los  volantes,  el  ladrillo,  la  gasolina  arrojada  sobre  su  casa,  y   el  papel  con  las  lápidas  en  él,  y  sus  nombres.  Todos  sus  nombres.   Tal  vez  Pennyfeather  no  había  utilizado  el  gas  en  absoluto,  sino  que  simplemente se   había   aprovechado   de   la   distracción.   Tal   vez   los   seres   humanos   ya   habían   intentado  matarlos  a  todos.   Trató  de  llamar por teléfono  a Michael,  pero  por  supuesto  que  estaba  apagado,  sino   que  sería,  si el  estaba  tocando.  Marcó  a Shane,  en  su  lugar.  Cogió  al  quinto  timbre   –Ey,  –dijo,  –un  poco  ocupado  tratando  de  conseguir  un  trabajo  real  aquí  ....–   –Eve   ha   sido   herida   –dijo.   –Busca   a   Michael.   El Capitán   Obvio   nos   tiene   en   una   especie  de  lista  negra.  Y  cuida  tu  espalda.  –   –Jesús.  –Shane  se  quedo  en  silencio  por  un  segundo  y  luego  dijo:  –¿Eve,  esta  bien?–   –No   lo   sé.   –Por   primera   vez,   la   realidad     la   golpeaba,   la adrenalina   se   desvaneció,   y   ella  sintió  un pánico  que le  cerró  la  garganta.  –Dios,  Shane,  estuvieron  pateándola   tan  duro.   –¿Quién?  –podía  leer  la  furia  en sus  palabras.   –No   lo   sé.   Roy   Farmer,   un   tipo   llamado   Aaron,   una   niña   llamada   Melanie   y   otros tres.  Shane,  por  favor,  busca a  Michael.  Está  en  Common  Group....  –   –Lo  busco  –dijo.  –¿Estas segura  en  este  momento?–   –Voy  al  hospital  con  ella  –dijo  Claire.  –Cuida  tu  espalda,  en  serio.  –   –Lo  haré.  –   Colgó,   pero   tenía   un   deseo   loco   de   volver   a   llamarlo,   para   oír   su voz   diciendo   su   nombre,  diciéndole  que  se arreglaria todo  de  alguna  manera,  que  la  amaba  y  que  no   tenía   por   qué   tener   miedo   de   los   humanos   de Morganville,   también,   en   lugar   de   sólo  los  vampiros.  Pero  Shane  nunca  diría esto  último.   Porque  el  los  había  conocido  mejor,  y  siempre  lo  tuvo.   Eve   había   desaparecido   en   una sala   de   tratamiento de la zona de emergencia ,   y   a Claire no   se   le   permitió   seguir,   terminó   sentada   en   el   borde   de   una silla de plástico   duro en   la   sala   de   espera,   frotándose   las   manos   que   seguía   sintiéndolas   pegajosas,   incluso   aunque   las   había   lavado   dos   veces.   Cuando   cerró   los   ojos,   ella   seguía   viendo  el  placer  ávido  en  los  rostros  de  los  jóvenes,  de la  gente  que  sabía como  la   estaban  pateando aún  cuando  estaba  abajo.   Se   había   enfrentado   a   Mónica   y   sus   amigos,   pero   eso   había   sido   un   resfriado,   un   tipo  calculado  de  violencia.  Esto  fue  ...  Esto  fue  asquerosamente  diferente.   Era  un  odio  ciego  e  irracional  que  sólo  quería  sangre,  y  no  podía  entender  por  qué.   La  hizo  sentirse  horrorizada  y  temblorosa.   La  primera  vez  que  supo  de  la  llegada  de  Michael  fue  porque  Shane  le  puso  la  mano   en  el  hombro  y  se  agachó  frente  a  ella.  Cuando  levantó  la  vista,  vio  a  Michael  y  se   dio  cuenta  que  había  pasado  dirigiéndose  directamente,  más  allá  de  la  enfermera   que  intento  detenerlo  explicando  que  solo  podían  pasar  los  pacientes  despues  de   este  punto  de  la  puerta.   Shane  no  dijo  nada,  y  Claire  no  podía  encontrar  las  palabras.  Ella  sólo  se  derrumbó   contra  él,  y  dejó  que  las  lágrimas  calientes  cayeran  fuera  de  ella.  Pero  no  todo  fue   dolor;   parte   de   ella   era   una   bola   de   furia   de   borde   afilado     y   la   frustración   que sentía  alrededor  de  su  pecho.  En  primer  lugar  Myrnin  había  desaparecido,  y  luego  

Pennyfeather había   llegado   a   ellos,   y   Jason,   y   Ángel,   y   ahora   esto.   Era   como   si   todo   lo  que  había  sabido  que  iba  mal,  sucediera  al  mismo  tiempo.   Los  ladrillos  y  el  cemento  de  Morganville  estaban  de  nuevo  juntos,  pero  eran  sus   gentes  los que se estaban desmoronando.   Shane   estaba   murmurando   a   su   novia,   cosas   como   Silencio   y   No   pasa   nada,   y   le   hizo   calmar   esa   parte   profunda,   con   miedo   de   que   ella   se   había   sentido   tan   sola.   Tragó los   sollozos   y   cuando   recupero   el   suficiente   dominio   de   sí   misma   le   preguntó:  –¿Fue  todo bien  con  Michael?  –   –No,   no   realmente,   –dijo   Shane.   –Mientras   nos   íbamos,   un   tipo   se   burló   de   Michael   acerca de que   Eve   habia conseguido   lo   que   se   merecía.   Puede   ser   que   hayamos   destrozado   el local un   poco.   Oliver   va   a   estar   enojado.   Eso   fue   una   ventaja,   sin   embargo.  Tuve que mantener  a  Michael  para que no  rompiera la  cabeza  del  idiota.   Tenía   una   especie   de cosa   de orgullo   humano     y   tú   sabes   que   yo   no   estoy exactamente   de   acuerdo   con,   pero   ...   –Se   encogió   de   hombros.   –Por   lo   menos   pude   golpear  a  alguien.  Lo  necesitaba.  –   Buscó  en  su  mochila  y  encontró  una  triste  y arrugada  servilleta,  se  sonó  la  nariz  y   se   limpió   la   mayoría   de   las   lágrimas.   –Shane,   yo..   no   podía   detenerlos.   Estaban   todos  sobre  ella.  Lo  intenté,  pero..–   –Conociéndote,  hiciste  algo  más  que  intentarlo  –dijo.  –He  oído  un  rumor  de  que  el   Capitán   Obvio   dejo   saber   que   ya   no   estábamos     vedados   ,   pero no   lo   tome   demasiado   en   serio,   el   infierno,   él   acaba   de   empezar   de   nuevo,   yo   no   creía   que tenía   jugo   real   todavía.   –Se   sentó   a   su   lado   y   le   tomó   la   mano   entre   las   suyas.   –Eve es dura.  Ella  estará  bien.  –   –Ella   no   era   –dijo   Claire,   y   sintió   que   las   lágrimas   amenazan   de   nuevo.   –Ella   no   podía  incluso  tratar  de  luchar  contra  ellos.  Ellos  simplemente…–   Él  la  hizo  callar  e  inclinó  la  cabeza  sobre  su  hombro,  se  quedaron  sentados  juntos,   en   silencio,   hasta   que   Michael   volvió.   Se   movía   más   lentamente   ahora,   pero   su   rostro   estaba   tenso   y   pálido   como el mármol,   y   él   no   se   molestaba   en   tratar   de   mantener   la   gracia   vampiro   en   la   manera   de   caminar,   como   un   animal   al   acecho.   Tenía  los  ojos  de  color  morado  en  la  distancia,  hasta el  rojo  parpadeante.   Se  detuvo  frente  a  ellos,  y  Claire  comenzó  a  preguntar  sobre  Eve,  pero  había  algo   en  el    que  la  mantuvo  en  calma  y  quieta.   –¡Te  necesito!  –le  dijo  a  Shane.  Shane  se  levantó  lentamente  de  pie.    ¿Saben  quién   fue?  –Shane  miró  a  Claire,  y  luego  asintió.   –Entonces  vamos  a  ir.–   –Hermano,  –Shane  dijo,  y  para  él,  su  voz  sonaba  casi  tentativa.   –Hombre,  tienes  que  decirnos  algo.  La  amamos,  también.  –   –Ella   tiene   una   conmoción   cerebral   y   fractura   de   una   costilla,   –dijo   Michael.   –No   puedo  estar  aquí.  Yo tengo que  ir,  ahora.  –   Shane   le   miró   durante   unos   segundos,   mucho   antes   de   que   él   dijo:   –Yo   no   voy   a   dejarte  matar  a  nadie,  hombre.  –   –Tengo  el  privilegio  de  cazar.  Si  quieres  impedir que lo use,  mejor  ven conmigo.  –   Shane le  lanzó  una  rápida  mirada  de  disculpa  a  Claire,  y  ella  asintió;  estaba  allí  y   no  cabía  duda  de  que  Michael  se  encontraba  en  un  estado  de  ánimo más  violento   de   lo   que nunca antes lo había visto,   y   teniendo   como   compañero   a Shane   en realidad  podría  salvar  vidas.  –Estoy aquí  –le  dijo,  y  le  dio  un  beso  rápido  y  caliente.   –No  te  vayas  sin mí.  –   –No  dejes  que  haga  nada  estúpido,  –susurre.  –Y  no  hagas nada  estúpido,  tampoco.–   –Ey,  –dijo  con  una  sonrisa  arrogante,  –¡mira  quién  está  hablando!–  

Se  fue  antes  de  que  pudiera  decirle,  como  si  él  no  lo  supiera,  lo  mucho  que  ella  lo amaba,  y  Michael  ni  siquiera  la  miró.  Tal  vez la culpó  a  ella,  pensó  miserablemente.   Tal  vez  pensó  que  debería  haber  sido capaz  de  detenerles,  para  salvar  a  Eve.   Tal  vez  debería  haber  sido  capaz  de  hacerlo,  después  de  todo.   Se  sentó  en  silencio,  triste  y  dolorida  por  la  culpa  y  la  pena,  por  horas.     Le  dio  sed  y  compró  una  Coca-­‐Cola,  se  lo  bebió,  tuvo  que encontrar  el  baño,  pasó   por   todas   las   revistas   antiguas   apiladas   sobre   la   mesa,   y   en   realidad   durmio un   poco.   Eran  casi  las  ocho  cuando  el  médico  finalmente  apareció  del  área  de  tratamiento.   Miró  a  su  alrededor  y  frunció  el  ceño,  y  luego  se  acercó  a  ella.  –¿Estas  aquí  por  Eve   Rosser?  –   –Sí.   –Ella   se   levanto   rápido   y   casi   tropieza,   sus   piernas   se   habían     entumecido   un poco de  estar  sentado  por  mucho  tiempo.  –¡Sí!  –   –¿Dónde  está  su  familia?–   –Él   esta,   –trató   de   pensar   en   algo   más   inteligente   que   decir   que   se   había   ido   impulsivamente  a  conseguir  su  venganza,  y  se  movió  incómoda  en  un  pie  y  el  otro   –A ido  a  decirle  a  su  mamá.  –   Ese  parecía ser  el  truco,  porque  el  médico  parecía  más  satisfecho  con  eso.  –Bueno,   cuando  vuelva,  dile  que  está  en  recuperación.  Tenemos  que  estabilizarla,  y vamos  a   tener  que  mantenerla  en  observación  durante  un  par  de  días  para  asegurarnos  de   que  no  hay  trauma  cerebral.  Tiene  suerte.  La  cirugía  salió  bien.  –   –¿La  cirugía?  –Claire  cubrió  su  boca  con  la  mano.  –¿Ella  tuvo  una  cirugía?   ¿Para  qué?  –   Él  la  miró  en  silencio  durante  un  momento  y  luego  dijo:  –Sólo  le  digo  que  ella  esta   estable.   Yo   no   creo   que   este   aquí   mas   de   una   noche,   a   menos   que   haya   complicaciones  que  no  podemos  prever  ahora  mismo.  Pero  la  hemorragia  interna   está  bajo control.  –   Se  marchó  antes  de  que  pudiera  preguntarle  si  podía  ver  a  Eve.  Él  camino  hacia  la   puerta,   luego   se   volvió   a   ver   a   su   asentamiento   miserable   de   nuevo   en   la   silla   de   plástico.  –Oh,  –dijo.  –Si  quieres  verla,  ella  se  despierta  pronto.  Te  lo  advierto,  va  a   tener  algo  de  dolor.  –   Se  puso  en  pie  de  nuevo  y  lo  siguió  hasta  la  sala  de  recuperación.   Él  no  estaba  bromeando  sobre  el  dolor,  Claire  estaba  llorando  tratando  de  calmar a   Eve   mientras   ella   gemía   y   se   agitaba   y   gemía,   pero   finalmente   le   pusieron   algún   tipo  de  inyección  que  le  calmó  un  poco.  Claire  siguió  con  ella  hasta  que  la  llevaron  a   una  habitación  y  la  engancharon  a  las  máquinas,  y  esta  vez,  se  quedo  dormida  en   una   silla,   que   era   un   poco   más   cómoda,   y   la   colocó   junto   a   la   cama   cerca   de   la   cabecera  de  Eve.   Cuando   se   despertó,   Morganville   aun   seguía   a   oscura,   bañado   aquí   y   allí,   por   el   suave  resplandor  de  las  luces  del  porche  y  farolas.  Faros  de  coches  atravesando  la   red  de  calles.  Había,  como  siempre,  más  por  la  noche.   Vehículos  vampiro.   Estaba    todavía  mirando  hacia  fuera  cuando  oyó  un  crujido  de  sabanas,  y  Eve  dijo,   con  una  voz  sorprendentemente  pequeña,  –¿Michael?–   Claire  fue  a  su  lado  mientras  Eve  se  despertó.  Tenía  moretones  en  la  cara  de  color   rojo   en   este   momento,   pero   empezaban   a   tomar   color   púrpura   en   los   bordes.   Ambos  ojos  estaban  hinchados.   –Ey,   –dijo   ella   con   una   voz   tan   suave   como   pudo.   Tomó   la mano de Eve,   con   cuidado,  y  la  sostuvo.  –Ey,  me  asuste un  infierno  por  ti,  cariño.  –  

–¿Claire?  –Eve  parpadeó  y  trató  de  abrir  los  párpados  más  amplio,  luego  hizo  una   mueca  por el  esfuerzo.  –Mierda.  ¿Qué  coche  me  golpeó?  –   –¿No  te  acuerdas?–   –¿Alguien   se empotro   en   nosotros?   ¿Mi   coche   fúnebre?:   –Su   voz   se   desvaneció,   y   ella   se   quedó   callada   por   un   momento   y   luego   dijo:   –Ah   claro.   Me   asaltaron,   ¿no   es   así?  –   –Sí,  –dijo  Claire.  –Pero  tú  estás  bien.  Estas  en  el  hospital.  El  médico dice  que  vas  a   estar  bien.  –   –Hijo  de..–  Eve  trató  de  levantar  la  mano,  pero  tenía  los  tubos  que  salen  de  ella;    miró  hacia  ella  y  luego  bajó  lentamente  hacia  abajo.  –¿Dónde  está  Michael?–   –Ah  –   –Por  favor  no  me  digas  que  fue  tras  ellos.–   –No  lo  haré  –dijo  Claire.  –Mira,  sólo  tienes  que  descansar,  ¿de  acuerdo?  Recupera     fuerzas  después  de  la  cirugía.  –   –¿La  cirugía?  ¿Para  qué?  –Eve  trató  sentarse,  pero  ella  gimió  profundamente  y  se   hundió  en  las  almohadas.  –Oh  Dios,  eso  duele.  ¿Qué  demonios  ...?  –   La  enfermera  entró  en  ese  momento,  vio  a  Eve que  estaba  despierta,  y  la ayudo a   levantar  de  la  cama para  que  se  sentara.  –Usted  puede  sentarse  durante  un  tiempo   –dijo   la   enfermera,   –pero   si   usted comienza   a   sentirse   enferma,   use   esto.   –Ella   presionó  un  tazón  en  las  manos  de  Eve.  –La  anestesia  podría  hacerle  vomitar.  –   –Woo.  Sentido  del  humor  –dijo  Eve.  –Espera,  ¿qué  tipo  de  cirugía  me  hicieron?–   La  enfermera  vaciló,  miró  a  Claire,  y  le  dijo:  –¿Está  segura  de  que  deseas  que  te  lo   diga  con  su  presente  visita?  –   –¿Claire?   Claro.   Ella   es   como,   como   una   hermana.   –Eve   palideció   un   poco   al   moverse.   –Me  duele.  –   –Bueno,  lo  haré  –dijo  la  enfermera,  sin  mucha  simpatía.  –Tuvieron  que  extirpar  el   apéndice.  Estaba  sangrando.  –   –¿Es  qué?–   –Usted   recibio una   patada   en   el   estómago,   –dijo   la   enfermera.   –Su   apéndice   fue   muy  dañada.  Ellos  tuvieron  que  eliminarla.  Así  que  es  mejor  si  te  quedas  quieta  por   un   tiempo   y   déjate   sanar.   La   policía   está   llegando   a   hacerle   una   entrevista   sobre   lo   que  pasó.  –   –Bueno.  –   La  enfermera  sonrió.  Había  algo  un  poco  siniestro  en  ello,  un  poco  inquietante.     –Yo  le  aconsejo  que  se  nieguen  a  dar  una  declaración.  Puede  que  sea  más  saludable   para   ti,   considerando   todas   las   cosas.   Las   personas   que   te   hacen   daño   podrían   tener  amigos.  Y  usted  no  tiene  muchos.  –   Claire  parpadeó.  –¿Qué  acabas  de  decir?  –la  enfermera  comenzó  a  alejarse.  –¡Ey!  –   Eve   puso   una   mano   sobre   su   brazo   mientras   Claire   trató   de   levantarse.   –Lo   entiendo,  –ella dijo.   La  enfermera  asintió  con  la  cabeza,  comprobó  las  lecturas  en  un  par  de  máquinas,   y   dijo:   –No   mantenerla   despierta   mucho   tiempo.   Le   diré   a   la   policía   que   vuelvan   más  tarde.  Te  dará algo  de  tiempo  para  pensar  en  lo  que  vas  a  decirle  a  ellos.  Usted   es  un  chica  inteligente.  Sabes  qué  es  lo  mejor.  –   El   mensaje,   pensó   Claire,   era   escalofriante   y   claro:   no   le   digas   a   la   policía   los   nombres  de  las  personas  que  te  atacaron.  O  de  lo  contrario…Y    un  “o  más”  de  un   profesional  de  la  medicina  era  bastante  desagradable.  Si  Eve  no  estaba  a  salvo  aquí   ...  

El   Capitán   Obvio   había   sido   siempre   un   poco   una   broma,   en   la   mayoría de los   círculos  de  los  residentes  de  Morganville,  pero  Claire  estaba  empezando  a  pensar   que  este  nuevo  Cap era  más  agresivo o  era  algo  completamente  distinto.  Él  estaba inspirando  a  la  gente.  Y  llevándolos  a  extremos  alarmantes.   Al  igual  que  los  vampiros,  con  sus  tarjetas  de  identificación  y  licencias  de  caza.   Si   ambas   partes   se mantienen   en   aumento,   nadie   podía   pararse   en   el   medio   sin   tener  un  precio    su  cabeza,  y  sonaba  como  si  eso  ya  pasó.  Eve  fue  la  primera,  pero   cualquiera  de  ellos  podría  ser  el  próximo.   La  enfermera  se  marcho.  Eve  la  vio  alejarse,  y  luego  cerró  los  ojos  y  suspiró.   –Pensé   que   iba   a   suceder,   –dijo.   –Los   seres   humanos   en   primer   lugar,   y   toda   esa   basura.   Se han   vuelto   más   fuertes.   Y   ahora   el   Capitán   Obvio   está   de   vuelta.   Es   un   mal   momento para ser   nosotros,   Claire.   Tengo   que   decirle   a   Michael   que   retroceda   ....  –   Eve  trató  de  incorporarse,  pero  el  esfuerzo  la  dejó  pálida  y  agotada.    –Él  nunca  debería  haber  ido  tras  ellos.  Eso  es  lo  que  quieren,  ¿no  lo  entiendes?   Se  produjo  después  de  que  yo  llegara  a  él.  Yo  no  soy  importante.  Él  es.  Es  la  sangre   de   Amelie,   algo   así   como   su   hijo.   Si   pueden   hacerle   daño,   matarlo,   Claire,   ve a   buscarlo.  Por  favor.  Estaré  bien  aquí.  Sólo  tienes  que  ir.  La  peor  cosa  que  pueden   hacerme  a  mí  es  si  me  dan  mierda  de    gelatina.  –   Claire   vaciló   un   largo   momento,   luego   se   inclinó   y   abrazó   a   Eve,   dándole   a ella   una   especie  de  suave  y  torpe  abrazo  que  le  hizo  consciente  de   lo  frágil  que  era,  lo  frágil que  estaban  todos.   –Te  quiero  –dijo.   –Sí,  lo  que  sea,  también,  –dijo  Eve,  pero  sonrió  un  poco.  –Ve  hazle    una  llamada.  Él   te  escuchará,  o  al  menos  la  voluntad  de Shane.  –   Y  por  el  amor  de  ella,  Claire  lo  intentó,  pero  el  teléfono  no  dejaba  de  sonar,  y  sonar,   y  sonar,  directamente  al  correo  de  voz.   Y  el  día  se  escabulló  mientras  esperaban  ansiosamente.                                              

DIECISÉIS    

MICHAEL

    La   ira   que   se   había   apoderado   de   mí,   me   duele   todo   el   cuerpo,   sobre   todo     mis   colmillos,  yo  rara  vez  había  experimentado  el  impulso  de  morder  a  alguien  de  pura   rabia,  pero maldita  sea,  yo  quería  hundir  mis  colmillos  profundamente  en  alguien   ahora.  El  hijo  de  puta  de  Roy  Farmer,  para  empezar,  y  luego  al  resto  de  su  equipo     asesino.   Eve  había  parecido  tan  rota,  acostada  en  la  cama.  Tan  diferente  del  haz  de  fuerza  y   energía   que   yo   amaba.   Realmente   no   me   había   dado   cuenta   en   el   fondo,   ¿cuánto significaba   para   mí   hasta   que   la   había   visto   así,   hoy   comprendí,   real   y   profundamente,  de  que  podía  perderla.   Nadie  hace  daño  a  mi  niña  y se  sale  con  la  suya.   Shane  estaba  enfadado,  también,  pero  esto  fue  un  cambio  de  sentido  de  nuestros   roles   habituales   como amigos,   él   era   el   prudente,   el   que   me   dice   que debo   jugar   inteligente  y  no dejar  que  el  enojo  conduzca  el  autobús.  Tenía  razón,  por  supuesto,   pero   en   este momento eso   no   importaba mucho.   Yo   quería   sangre,   y   quería   saborear   hacerles   sentir   miedo, condimentar   como   si   fuera   pimienta.   Quería   que   ellos  supieran  lo  que  es  estar,  impotente,  aterrorizado  y  solo.   Y   sí,   probablemente   no   era   justo,   pero   yo   estaba   enojado   con   Claire   por   haberla   dejado   sola   aunque   fuera   un   instante.   Sabía   que   había   hecho   lo   correcto,     pero     había  dejado  a  Eve  desangrándose  en  la  acera.  Sola.  Y  no  podia  conseguir  quitarme   esa  imagen  de  mi  cabeza.  Ella  podría  haber  muerto  sola.   Entendí   cómo   Shane se   sintió   cuando   condujo   su   puño   a   través   de   una   pared.   Algunas  cosas,  la  violencia  sólo  podía  borrar.   –Roy  vive  más  en  College  Street,  –Shane  dijo,  –pero  él  no  estará  allí.   Vive  con  sus  padres.  Es  un  punk,  pero  no  tanto  como  para  presentarnos  en  casa  de   su  mamá.  –   –¿Dónde   está,   pues?   –fuimos   en el   coche   fúnebre   de   Eve,   Shane   estaba   conduciendo,  yo  estaba sentado  con  las  luces  apagadas.  Shane  me  había  pateado  el   culo   verbalmente   sobre   el   riesgo   de   sufrir   quemaduras   solares   cuando   yo   quería   caminar,   él   había   hecho   una   parada   y   tomo   un capa   larga,   el   sombrero   y   los   guantes,  también,  por  si  acaso.  –Tu  conoces  al  tipo,  ¿no?–   –Un  poco,  –dijo.  –Roy  es  uno  de  esos  tipos  aspirante  a  cazador  de  vampiro,  vino  a   mí  un  par  de  veces  para  saber  cómo  hacer  las  cosas,  y  me  mostró  armas  en  las    que   estaba  trabajando.  Su  héroe  adorado  era  mi  padre,    eso  ya  te  dice  un  poco  acerca   de  lo  jodido  que  esta.  Nunca  pensé  que  iba  a  hacer  esto,  sin  embargo.   Que  fuera  por  Eve,  o  cualquiera  de  nosotros.  No  pensé  que  tendría  las  agallas.     –No  hace  falta  agallas  para  patear  a  una  chica    casi  hasta  la  muerte,  –le  dije.     Shane  no  dijo  nada,  sólo  me  dio  una  mirada  inquieta  por  el  retrovisor  y    apretó  la   palanca  de  cambios.  –¿Dónde  estará?–   –Probablemente  en  el  “Astro”,  –dijo  Shane.  –Tiene  una  enfermedad  por un  Cadillac que el ha reconstruido a mano, le   gusta   mostrarlo.   Es   probable   que   esté   recibiendo     palmadas  en  la  espalda  de  sus  compañeros acerca  de  lo  maravilloso  que  es.  –  

El   Astro   era   un   autocine   abandonado   viejo   en   las   afueras   de   Morganville,   apenas   dentro   de   sus   fronteras,     que   tenía   una   pantalla   de   cine   gris   que   se inclina   más   hacia  el  suelo  del  desierto  cada  año,  y  tenía  el  pavimento  agrietado  y  roto  por  el  sol,   dejando   que   la   salvia   y   arbustos   crecieran   a   través   de   los   huecos.   El     puesto   de   ventas  se  había  caído  hace  un  par  de  años  de  nuevo,  y  alguien  había  desatado  una   hoguera  allí  por  la graduación  de la escuela  secundaria.   Huelga  decir  que  el  lugar  era  uno  de  los  favoritos  de  los  menores  de  edad para  el   consumo  de  bebidas  y    drogas.   Shane   lo llevó     allí.   Estaba   cerca   del crepúsculo   ahora,   y   la   puesta   del   sol   se   apilaban     en   bandas   de   color   en   el   horizonte,   los   maderos   inclinados   de   la   Pantalla   de   Astro   se   alzaba   como   la   cosa   más   alta   alrededor   de   la   llanura,   y   Shane dio   la   vuelta  a  la  valla  de  estaño  hasta  llegar  a  la  entrada.   Los   policías   hicieron esfuerzos   periódicos   para   cerrar   con   cadena,   pero   eso   sólo   duró  el  tiempo  que  tomó  para  que alguien cortara el  candado,  y  la  mayoría  de  los   que  venían  aquí  tenía cajas  de  herramientas    en  los  lechos  de  sus  camiones.   Efectivamente,  la  entrada  estaba  abierta,  una  hoja  de  la  misma  crujía    por  el  viento   fuerte   y   constante.   La   arena   sacudió   el   parabrisas   cuando   Shane   dio   la   vuelta,   y   disminuyó  la  velocidad.  –Tiene  que  ver  con  las  botellas,  –dijo.  –El  lugar  es  tierra-­‐ minada  con  ellas.  –   Él  tenía  razón.  Mis  ojos  estaban  mejor  en  la  oscuridad,  y  pude  ver  las  botellas  de   color  marrón  oscuro,  algunos  intactos,  la  mayoría  rotas  en  mil  pedazos.  La  línea  de   la   cerca fue   acribillado   con   disparos   de   escopeta,   y   me   dio   la   sensación   de   que   una   gran  parte  se  había  utilizado  para  prácticas  de  tiro.  Comportamiento  estándar  del   país  de  adolescente,  no  podía  decir  que  no  había  hecho  algo  de  eso  yo  mismo,  antes   de  que  yo  estuve  estado obligado  a  adaptarme  a  algo  diferente.   Yo  no  lo  echo  de  menos,  sin  embargo.   Los  faros  de  Shane  cortaron  ásperamente  el  polvo  a  través  de  la  verde  salvia,  las   púas  de  las  ruedas  de   mezquite  empujaron  hacia  arriba  de  la  acera  rota,  y,  en  el   rincón   más   alejado   del   aparcamiento,   con   un   brillo   de   metal.   Había   aproximadamente  seis  coches  de  ellos.  La  mayoría  eran  camionetas,  los vehículos   de  elección  aquí,  en    Texas,  pero  había  uno  que  destacaba  bruscamente un Cadillac   brillante,   pintado   de   color   azul   eléctrico,   con   llantas   cromadas,   brillantes.   Shane tenía  razón.  Era  un  enfermo  al  coche.   Un  grupo  de  chicos    de  alrededor  de  veinte  años,  estaban  sentados  en  el  capó  de  los   vehículos,   las   botellas   pasan,   píldoras,   y   cualquier   otra   cosa   que   tuvieran   para   compartir.   Ellos   vieron   el   acercamiento   lento   de   la   carroza   fúnebre   con   el   cuidado   de   las   personas  que  podrían  tener  que  correr  en  cualquier  momento.  La  única  razón  por   la   que no   corrían   ya     fue   que   no   era   un   coche   vampiro   sedán   estándar,   o   uno   de   policía.   Roy  Farmer  estaba  sentado  en  el  capó  de  su  Cadillac  con  su  brazo  alrededor  de  una   chica  rubia  gordita.  Ambos  estaban  vestidos  con  sombreros  vaqueros  y  botas.  Ella   debía  de  tener  frío  por  la  camiseta  y  los  pantalones  cortos  vaqueros  desgarrados,   pero   por   el   aspecto   de ella,   estaba   demasiado   borracha   como   para   atención   medica.   Roy   vio   como   el   coche   fúnebre   se   detuvo,   y   tomó   un   largo   trago   de   la   botella  marrón  que  tenia  en  la  mano.   –Mike,  –dijo  Shane  al  llegar  a  la  puerta.  –En  serio,  hombre,  disminuye  el  impulso.  Él   no   estaría   sentado   ahí   como   esta   si   no   tuviera   algo bajo   la   manga.   Él   tiene   que   saber  que  vendrías  por  él.  Déjame  comprobar  en  primer  lugar.  –  

No    molesté  en  contestar.  Yo  no  dejaría  a Shane,  ni  a  nadie,  hacer  esto.     Roy   había   perseguido   a   Eve,   en   vez   de   venir   tras   mi,   y   yo   no   podía   dejar   que   lo   viera de  otra  manera.  Tal  vez  era  la  lealtad,  tal  vez  era  posesivo.  Yo  no  sé,  Eve  no   estaba  allí  para  hacerme  saber  la  diferencia.  Pero  yo  sabía  que  era  mi  trabajo,  no  de   Shane,  hacer  que  Roy  lo  lamentara.   Tal   vez   eso   era   parte   de   estar   casado.   O   tal   vez   era   sólo   yo,   descubriendo   por   primera   vez   que   yo   realmente,   realmente   quería   que   Eve   me   admirara   y   creyera   que  podía  protegerla.  Probablemente  ella  se  reiría  y    me  llame  Neanderthal,  pero   en  secreto,  en  el  fondo,  estaria complacida.   Me  bajé  del  carro  y  me dirigí  hacia  los  otros  coches.  Los  adolescentes  se  quedaron   en   silencio,   mirándome.   Nadie   corría,   nadie   reaccionó   abiertamente,   pero   todos   estaban  listos,  yo  podía  verlo  en  la  tensión  de  sus  cuerpos.  Incluso  los  drogadictos     usan  sus  fármacos  de  elección  para  prestar  atención.   Yo  sabía  lo  que  era.  Rara  vez  había  sido  de  los  que  pasan  el  rato  aquí,  pero  yo  era   un niño de Morganville.  A  todos  nos  habían  enseñado  a  ver  vampiros  con  completa   atención  cuando  se  encontraban  en  la  zona.   –Usted,   –le   dije,   y   señale   con   la   cabeza   a   Roy.   Él   se   quedó   donde   estaba,   con   un   brazo sobre  los  hombros  de  su  novia.    –Solo  para  ustedes.  Todo  el  mundo  obtiene   un  pase  libre  esta  noche.  –   –Ey,   mira,   es   el   hombre   grande   fuera   del   campus,   –dijo.   –Estoy   muy   ocupado.   Jódase usted.  –   Me   sentí   un   gruñido   inmenso   dentro   de   mí,   la   bestia   arañando   en   su   cadena.   La   sonrisa  de Eve brilló  delante  de  mi  mente,  y  me  moría  de  ganas  de  borrar  la  sonrisa   de  su  cara.  –Ten  cuidado,  –le  dije  en  voz  baja.  Sólo  eso.  Su  novia  debió de  percibir  la   amenaza   que venia   de   mí,   porque   ella   se   enderezó   y   echó a   Roy   una   mirada   de   preocupación,   los   otros   se   deslizaban   en   silencio   frente   a   las   carcasas   de   sus   propios vehículos,   llevando   sus   bebidas   y   humos.   No había   lealtad   aquí.   Nadie   estaba   dispuestos   a   defender   a   Roy,   ni   siquiera   la   chica   a   la   que   aún   tenía   sujeta   bajo  su  brazo  como  si  tuviera  la  intención  de  usarla  como  escudo  humano.   Esperé   hasta   que   los   otros   vehículos   arrancaron   sus   motores   y   comenzaron   a   dirigirse  para  lugares  menos  hostiles  para  drogarse.  Una  vez  que  se  fueron  todos,     en  Morganville  era  una  noche  fría  y  silenciosa,  y  muy,  muy  pesada  .   –¿Por   qué   Eve?   –Le   pregunté.   Yo   era   consciente   de   que   Shane   estaba   parado   en   algún  lugar  detrás  de  mí,  listo  y  muy  probablemente  armado,  yo  no  lo  necesitaba.   No  por  esto.   –¿Por  qué  tu  fuiste  tras  mi  esposa?  –Esposa  todavía  sonaba  extraño  en  mi  boca;  ella   había   sido   amiga   y   novia   durante   tantos   años.   Pero   era   una   palabra   fuerte,   una   muy  importante,  y  debe  de  haberla  escuchado,  porque  su  sonrisa  fue  más  apretada   y  más  depredadora.   –Porque   es   mala,   –dijo.   –Cualquier   persona   lo   suficientemente   estúpido   como   para   casarse  con  un  vampiro merece  morir  antes  de  que  contamine  a  otras  personas.  –   –Ella  no  estaba  haciendo  daño.  –   –Hombre,  me  daban  ganas  de  vomitar  sólo  mirarla,  sabiendo  que  tenía  las  manos   sobre   ella.   Ella   está   mejor   muerta.   Esa   sonrisa,   yo   seguía   mirándola   en   ella,   con   ganas  de  arrancarle  la  cara.  –¿Esta  ella?  ¿Muerta?  –   –No,  –le  dije.   –Es   una   lástima.   Tal   vez   la   próxima   vez.   Porque   usted   sabe   que   va   a   haber   una   próxima  vez,  colmillos.  Usted  no  puede  acabar  con  todos  nosotros.  –   –Tal  vez  no,  –dije  –pero  puedo  maldita  sea  seguro  contra  usted.–  

Me   moví,   y   él   lo   cogió   y   se   movió   al   mismo   tiempo,   empujando   a   su   novia   en   mi   camino.   Ella   gritó   y   rodó,   cayendo   fuera   de   la   capucha,   me   tropecé,   pero   llegué   fácilmente   al   otro   lado   de   ella   y   agarre   por   el   brazo   a   Roy   cuando   él   trató   de   saltar   al  volante.  Su  camisa  se  rompió  cuando  él  se  soltó,  y  se  protegió,  sonriendo  todavía,   pero  era  más  como  un  gruñido  ahora.   Tenía  una  lata  de  aerosol  en  la  mano.  No  tuve  necesidad  de  preguntar  para  saber   que  era  de  plata.   Lo  malo  de  todas  las  armas  que  Shane  y  Eva  habían  desarrollado  para  ayudarse  a   a   sobrevivir   es   que   ahora   todos   los   seres   humanos   de   Morganville   tenían   las   recetas;  había  hecho  su  propio  spray  de  pimienta  anti-­‐vampiro,  y  si  él  me  rocía  con   el,  no  sólo  duele,  sino  que  me  podría dejar  ciego  por  días.  Sin  duda,  me  daría  con   fuerza   suficiente   como   para   que   pudiera   jugar   con   la   plata     sobre   mi   sin   ningún     esfuerzo.   Salvo  que  oí  a  Shane,  todavía  de  pie  detrás  de  mí,  rastrillar  una  escopeta.  Los  ojos   de  Roy  se  deslizaron de  mi  lado  para  concentrarse  en  él,  y  vacilo  su  gruñido.   –Parece  que  alguien  trajo  una  lata  a  un  tiroteo,  –dijo  Shane.  –Sólo  para  que  quede   claro,  si    utilizas  el  spray  contra    mi  amigo,  te  voy  a  pulverizar  a  ti.  Parece  justo.  –   –Tu  no  me  vas  a  disparar,  –dijo  Roy.  –Yo  soy  como  tú.  Estoy  en la resistencia.  –   –Entonces  la  resistencia  está  raspando  el  fondo  del  barril  de  ADN,  –  Shane  dijo.  –Tu   vas  después  que mis  amigos.  Eso  supera  a  cualquier  otra  cosa.  –Yo  no  lo  hubiera   dudado   de   él,   en   ese   momento.   Eve era   como   su   hermana   adoptiva,   y   sabía     lo   que   Shane  sentía  por  ella.   También  lo  hizo  Roy.  Dio  un  paso  atrás,  con  los  ojos  como  dardos    un  lado  a  otro.   Por  último,  dejó  caer  la  lata  de  aerosol  y  levantó  las  manos.  –Está  bien.  Bueno,  está   bien,  me  atrapaste.  ¿Qué  vas  a  hacer  ahora,  vampiro?  Matarme  a  mí?  –   –Puede  –le  dije.   –Él   tiene   una   tarjeta   que   dice   que   puede,   y   todo,   –dijo   Shane.   –Pero   él     no   va   a   hacerlo.   –Le   mire.   Shane   se   encogió   de   hombros.   –Tú   no   eres,   hombre.   Sé   que te   conozco.   De   todos   modos,   no   son   los   Roys   de   esta   cosa   por   los   que   tiene   que   preocuparse.  Necesitamos  hablar  con  el  jefe.  –   –El   Capitán   Obvio,   –le   dije.   La   cara de Roy   palideció.   –Vas   a   decirme   dónde   encontrarlo.  –   –De  ninguna  manera.  –   Su  novia  estaba  de  pie  detrás  de  mí.  Yo  ni  siquiera  la  mire a ella,  pero  la  agarre  y    la   atraje   hacia   mi,   mi   brazo   alrededor   de   su   cuello   para   sujetarla aún   mientras   ella   luchaba.   –Vamos   a   empezar   con   ella,   –le   dije.   –Y   si   no   es importante   para   usted,   entonces   estoy   bastante   seguro   que   cuidar   su   propio   cuello   hará   el truco.   Pateaste   a  mi  esposa  cuando  ella  estaba  abajo,  Roy.  No  eres  tan  valiente.  –   –Michael,  –dijo  Shane,  en  voz  muy  baja.   –Cállate,  –le  dije,  y  dejé    mis  colmillos  bajar.  –Capitán  Obvio.  Ahora.  –   Le  tomó  sólo  un  minuto  para  darse  por  vencido,  pero  para  mí  sentir  que  estaba   acabado,  le  tomó  cuatro  más.   –¿Tienes   algo   que   decir?   –le   pregunto   a   Shane.   Yo   estaba   en   la   parte   delantera   ahora,  porque  ya  no  era  de  día.  Dirigió  su  mirada  hacia  mí  por  un  segundo,  levantó   la  cejas  y  sacudió  la  cabeza.  –¿Demasiado  poco  o  demasiado?–   –Yo  no  soy  tú,  Michael.  No  se.  Es  realmente  una  pena  lo  del  coche,  sin  embargo.  Era   un  coche  muy  bonito.  –   –Si  se  tratara  de  Claire  –  

–Es  que  casi  era  Claire.  –Se  detuvo  un  momento  y  luego  negó  con  la  cabeza.  –Yo  no   lo  sé.  Me  hubiera  gustado  matar  al  pequeño  bastardo.  Infierno,  yo  todavía  quiero.   –Pude,  –le  dije.  –Y  nadie  diría  nada  al  respecto.  ¿Sabes  lo  aterrador  que  es?  –   –Sí,   –dijo.   –Y   creo   que   fue   malditamente   amable   de   tu   parte     romperle   sólo   su   brazo.   Pero   el   vampiro   siguiente,   mataría   a   alguien   por   mirarlo   demasiado   tiempo,   por  derramar  su  café,  lo  que  sea.  Por  eso  no  puede  ser  así,  con  todos  los  vampiros   recibiendo  algún  tipo  de  pase  libre  al  asesinato.  Por  cada  Michael,  hay  tres  Jasons.   ¿Me  entiendes?  –   Asentí  con  la  cabeza.  Entendí  mejor  que  él,  probablemente,  porque  he  estado  mas   cerca   de   los   vampiros   en   el   último   año   o   dos   de   lo   que   nunca   lo   había   hecho.   – Tenemos   que   arreglar las cosas,   –le   dije.   –Tienes   razón   en   eso.   Capitán   Obvio,   a   continuación.     –Entonces   Oliver,   –dijo   Shane.   –Debido   a   que   el   viejo   bastardo   costroso   está   consiguiendo  lo  quiere,  y  si  lo  hace  por  mucho  tiempo,  no  vamos  a  tener  un  pueblo.   La única   manera   que   vamos   a   sobrevivir   aquí   es   si   hacemos que   todo   el   mundo   muestre  respeto.   Conducir   dentro   de   los   límites   de   la   ciudad   fue   breve,   y   cuando llegamos   nos   detuvimos  frente  a  una  llanura,  desde  donde  se  podía  ver  una  casa,  estaba  un  poco   deteriorada,  un  poco  destartalada,  Shane  y  yo  nos  sentamos  por  un  momento,  para   evaluar  la  situación.  –¿Qué  te  parece?  –Le  pregunté.  Él  se  encogió  de  hombros.   –Se  ve  bien,  –dijo.  –Pero  si  Roy  no  estaba  mintiéndonos  a  nosotros,  y  es  el  lugar  del   Capitán  Obvio,  él  va  a  estar  preparado  para  la  Apocalipsis  de  los  vampiros.  Entras   allí  con  todos  los  colmillos  y  los  ojos  rojos,  y  ya  estas  listo.  –   –¿Quieres  que  te  deje  entrar  a  ti  primero?.  –   –Parece   más   seguro,   –dijo   Shane.   –Después   de   todo,   yo   soy   el   niño   casi   emblemático    para  la  lucha  contra  los  vampiro  ¿no?  Él  va  a  escucharme.  –   –Tal   vez,   –le   dije.   –Pero   lo   importante   no   es   hablar,   Shane.   Es   patearle   el   culo   y   asegurarse   de   que   el   nunca   volverá   después   detrás   de   Eve   de   nuevo.   O   usted.   O   Claire.  Si  él  quiere clavar  una  diana  en  mí,  está  bien,  me  lo  he  ganado  a  lo  largo  con   la  sed  de  sangre.  Pero hay  una  línea,  y  él  la  cruzó.  –   –Lo  sé,  –dijo  Shane.  –Créeme,  lo  sé.–   –No,  no  lo  haces.    No  has  visto  a  Eve  todavía.  –   Shane lo  consideró  ,  luego  asintió  con  la  cabeza,  abrió  la  puerta  y  salió.  Se  fue   detrás  por  la  escopeta,  en  el  maletero  detrás  del  asiento.  –Si  me  oye  gritar,  entra     allí,  –dijo.  –De  lo  contrario,  espere  aquí.  Prométemelo.  –   No  lo  hice,  y  él  no  insistió   ,  después  de  un  segundo  de  vacilación,  sacudió  la  cabeza   y  subió  los  escalones  rotos  de  la  puerta  principal.  Tiro  de  la  campana,  luego  llamó  a   la  puerta  y  después  de  uno  largo  rato  algunas  de   las  cortinas  en  la  parte  delantera de la ventana  tembló,  y  la  puerta  se  abrió.   Me  senté  muy  quieto,  observando.  Escuchando.  Y  me  di  cuenta,  yo  no  era  el  único.   Había  otro  vampiro  en  las  sombras,  casi  invisible  a  excepción  de  un  rápido  brillo   de   los   ojos   rojos.   Los   vampiros   no   tenían   olor,   a   menos   que   recientemente   se hubieran alimentado,   y   aquí   en   el   patio,   con   todos   los   olores   de   hierba,   estiércol,   tierra,   madera,   metal,   no   había   ninguna   posibilidad   de   detectar   uno   así   en   absoluto.   Me   pregunté   quién   era.   No   tiene   sentido   una   confrontación,   de   todos   modos,  yo  tenía  que  centrarme,  en  caso  de que  Shane terminara  por  necesitar  de   mí.  

El   vampiro   desapareció   apenas   unos   segundos   después que   me   di   cuenta   de   su   presencia.  Shane  no  gritó  pidiendo  ayuda.  El  abrió  la  puerta  del  frente  y  le  hizo  una   seña,  me  baje  y  caminé  hacia  él.   –Toma  las  cosas  con  calma,  –me  aconsejó.  –Piense  en  ello  como  la  visita  a la oficina de la  Fundadora.  Están  dispuestos  a  matar  si  se  comete  un  solo  error.  –   Había   desafiado   a   la   mierda   de   Amelie   ya,   pensé,   pero   Shane no tenía necesariamente    que  saber  eso.  Me  acerqué  a  la  puerta  y  ...  Me  detuve,  porque  la   casa   tenía   una   barrera.   La   mayoría   de   las   casas   de   Morganville   no   lo   hizo,   a   menos   que  fueran  muy  viejos  o  las  Casas  de  la  Fundadora,  pero  esto  era  diferente.  Y  fue   fuerte.   –Entra,   –dijo   Shane,   pero   eso   no   cambia   nada.   Yo   era   un   vampiro,   y   yo   no   podía estar  en  el  interior  hasta  que  el  inquilino  de  la  Casa  modificara  las  reglas.   Enrique   Ramos   apareció   en   el   pasillo   detrás   de   mi   amigo,   y   me   miró   por   un   momento  antes  de  decir:  –Sí,  ven,  entra.  –   Pasé,   y   vi   unas   ropas   de   color   negro,   una   máscara,   una   chaqueta   de   cuero,   y   me   detuve  para mirarlo.  Había  también  un  casco  de  motocicleta.  –¿Es  tuyo?–   –Claro,   –dijo,   y   me   lanzó   una   sonrisa   fría.   –Todo   el   mundo   me   vio   con   ellas   en   la   manifestación.  –   –Entonces  no  eres  el  Capitán  Obvio,  –le  dije.   –¿Por  qué  no?–   –Demasiado  obvio.  –   Y  tenía  razón,  era  probablemente  uno  de  los  tres  o  cuatro  trampas  por  ahí,  jugando   al   capitán,   llevando   a   los   vampiros   alrededor   para hacer el ganso persiguiendo a quien no es.  Esta  fue su  casa,  y  un  buen  lugar  para  celebrar  una  sede  neutral,  ya  que   había  sido de  su  familia  desde  hace  mucho  tiempo,  su  madre  se  había  mudado  a  un   lugar   nuevo   y   dejó   a su   hijo,   y   él   había   hecho   una   especie   de   lugar   seguro,   fortificado.   El  consejo  de  guerra  del  Capitán  Obvio  estaba  en  sesión  en  la  mesa  de  la  cocina,  y   como   Enrique   y   Shane   me   entraron,   me   di   cuenta   de   hasta   qué   punto   nosotros   teníamos  problemas,.  Había  varios  de  los  más prominentes  hombres  de  negocios de Morganville   en   la   mesa,   entre   ellos   el   dueño   del   banco,   pero esa   no   era   la   cuestión.   Había   un   vampiro   sentado   en   la   mesa   del   capitán   Obvio.   Naomi.   La   hermana   de   sangre  de  Amelie,  ella  era  bonita,  de  aspecto  delicado   una vampiro  que  parecía  de   veinte   años,   si   eso,   tenía   una   manera   suave   y   una   dulce   sonrisa,   y   profundidades   ocultas   que   yo   no   había   entendido   durante   mucho   tiempo.   Ella     era   más   que ambiciosa,  ella  estaba  calculando traiciones,  y  decidida  a  ganar.   –Pensé   que   estabas   muerta,   –le   dije.   Me   habían   informado   que   había   sido   asesinada   por   el   Draug,   en   la   batalla   final;   había   habido   un   rumor   que   no   era   el   Draug   quién   lo   había   hecho,   sino   Amelie,   por   poder, para   deshacerse   de   un   rival   creíble para    líder  de  Morganville.   Naomi   levantó   los   hombros   en   una   especie   de   encogimiento   de   hombros   muy   francés.   –Lo   he   estado antes,   –dijo   con   esa   voz   hermosa   y   plateada,   y   se   rió   un   poco.  –Como  sabes,  Michael,  yo  soy  muy  dura  de  mantener  de  esa  manera.  –Ella  me   envió   una   sonrisa   que   invitaba     a   compartir   la   broma,   pero   no   le   devolvió   la   sonrisa.  Pera  todas  sus  gracias  y  amables modales,  había  un  núcleo  helado  en  ella   que  la  mayoría no  siempre  ve.  –Siéntate  y serán  bienvenidos.  –   –Tú  no  eres  el  Capitán  Obvio,  –le  dije,  y  mire  a  cada  uno  de  los  humanos  hombres   de  la  mesa,  a  su  vez.  Entonces  me  volví  hacia  la  mujer  sentada  frente  a  ella.  

–Tú  eres.  –    Hannah  Moises asintió.  Tenía  la  cara  llena  de  cicatrices  estaba  quieta  y  silenciosa,   sus  oscuros ojos  vigilantes.  –Sabía  que  sería  imposible  engañarte.  Siéntate,  Michael.     Yo  no  quería sentarme  a  la  mesa  con el Capitán  Obvio.  Todavía  estaba  enojado,  sí,   pero  también  estaba  más  que  todo  sorprendido,  y  traicionado.  Hannah  había  sido   una  amiga.  Un  aliada.  Nos  había  protegido  a  todos  nosotros,  en  un  momento  u  otro,   ella era  una  persona  sólida,  real,  con  un  conjunto  sólido  de  valores.   Eso  lo  hizo  ,  mucho  peor.   Pero   de   todos   modos,   me   senté,   porque   la   alternativa   era   ir   con   el   acelerador   a   fondo,   y   yo   no   estaba   muy   allá.   Todavía   no.   Shane   se   quedó   de   pie,   apoyado   contra   la   pared,   los   brazos   cruzados.   Estaba   mirando a   Enrique,   que   estaba   haciendo   la   misma   cosa;   guardaespaldas,   supuse,   frente   a   frente   en   silencio   y   listos   para   moverse.  Hubo  murmullos  entre  los  líderes  de  negocios,  y  al  menos  uno  de  ellos  se   levantó  para  salir  de  la  sala  en  señal  de  protesta.   –Siéntese,  Sr.  Farmer,  –le  dije  sin  mirarlo.  –Vamos  a  tener  una  conversación  acerca   de  su  hijo  y  de  dónde  saca  sus  ideas  raras.  –   El padre   de   Roy   Farmer   tiene   una   mirada   extraña   en   su   rostro   y   se   dejó   caer   en   su   asiento.   –¿Mi  hijo  está  vivo?–   –Sí,   –dijo   Shane,   con   falsa   alegría.   No   hubiera   sido   tan   rápido para   tranquilizarlo.   – Espero  que  no  te  importe  que  le  hice  una  revisión  a  su  coche.  Oh,  y  su  brazo.  –   –Tú,  parásito   chupa  sangre  .     Me   moví,   y   luego,   golpeando   mi   mano   sobre   la   mesa   lo   suficiente   para   dejar   una   grieta  en  la  madera.  –Yo  no  lo  maté,  –le  dije.  –Cállate  y  tómalo  como  un  regalo.–   Él,   buscando   en   blanco   alrededor   de   la   boca.   Luego   miró   a   Hannah.   –Usted   nos   puso  en  la  mira.  Puso a  Eve  en  el  punto  de  mira,  le  dije  a  Hannah.   –¿Por  qué  hiciste  eso?–   –¿Por   qué   has   tenido   que   ponerla   en   el   medio?   –me   preguntó,   en   un   tono   terriblemente  razonable.  –Ustedes  saben  que  los  vampiros  no  le  permitirán   permanecer   allí   por   mucho   tiempo,   sino   nos   enteramos   que   la   mataron   antes   de   que  los  seres  humanos alcancen  el  poder en  esta  ciudad  a  través  de  su  condición   de  consorte  legal.  ¿Sabías  eso  cuando  se casó  con  ella?.  Al  ejercer  presión  sobre  ella   desde   el   lado   humano,   esperaba   que   pudiéramos   salvar   su   vida   y   hacer   que   se   fuera.  Cómo  que usted    entendiera lo  peligroso  que  es  para  ella,  y  para  usted.  No  te   odio,  Michael.  Sino  usted  está  en  el  camino.  –   –Espera,  –dijo  Shane,  volviendo  la  cabeza  hacia  ella.  –¿Ayudaste a  Roy  Farmer y a quienes la golpearon  ?  ¿Eso  es  lo  que  nos  estás  diciendo?  –   –Es  apenas  nuestra  culpa.  Roy  no  tenía  que  hacer  más  que  asustarla,  –dijo  Naomi,   con  esa  manera  encantadora  que  tenía.  –Os  aseguro  que se  suponía  que  nunca    la   lastimaría  gravemente.  Era  sólo  para  que  quedara  claro  que  ella no  sería  aceptada   como  esposa  de  Michael.  A  medida  que  los  vampiros  también  lo  han  hecho claro.   He  oído  que  Oliver a  enviado  Pennyfeather  para  hacer  eso  mismo.  –   –Eve   no   es   un   peón   que puede   moverse   por   el   tablero,   –dije,   alcanzando a   Naomi   con  una  mirada,  entonces  Hannah,  y  los  demás.  –Y  yo  tampoco  –   –Pero   eso   es   exactamente   lo   que   eres,   Michael.   Usted,   Shane,   Claire,   Eve, los que estan alrededor de  ti.  Ustedes  juegan  por  un  lado  u  otro  en  cada  momento,  y  usted   no   puede   verlo.   –Naomi   sacudió   la   cabeza   en   lo   que   yo   estaba   seguro   de   que   era   falsa   tristeza,   pero fue   muy   convincente.   –Se   han   cometido   errores,   pero   nadie  

pretendía hacer  daño  permanente  a  su  amante.  Usted  puede  tomar  mi  palabra  para   ella.  –   –Mi  esposa,  –le  dije,  con  intención.  –Llámala  eso.  –   Naomi  inclinó  la  cabeza.  –De acuerdo.  –   Miré  a  Hannah.  Ella  no  había  dicho  mucho  hasta  ahora,  dejando a  Naomi hacer  las   justificaciones.   Ella   me   miró,   y   a   Shane,   con   calma   y   cuidadosa   atención,   las   manos   flojas  y  relajadas  en  la  mesa,  delante  de  ella.   Pero  ella  tenía  miedo.  Pude  sentirlo,  oírlo  en  el  rápido  latido  de  su  corazón.   Todos  los  seres  humanos  tenían  miedo.  Deben  tenerlo,  pensé.  Ellos  se  aliaron  ahora   con  un  vampiro  traidor,  y  que  sólo  había  hecho  un  enemigo  de  alguien  con  todos   los  derechos  deben  haber  sido  su  amigo  y  seguidor.   –Nunca  he  tocado  a  Eve,  –dijo  Hannah.   –Lo   siento   por   lo   que   pasó.   –Pero,   Michael,   todos hicieron sus   elecciones,   y   sus   decisiones  tienen  consecuencias.  Si  deseas que  Eve  este  segura,    debes  permitir  que   vuelva  a  su  propio  lado.  Con  nosotros.  –   –¿Por  qué  tiene  que  haber  partes?  Somos  personas,  Hannah.  –   Ella   negó   con   la   cabeza.   –Ustedes   eran   personas.   Te   gusta   pensar   que   todavía   lo   son,  pero  eres  un  asesino  de  corazón.  Y  siempre  hay  lados.  Si  usted  no  puede  ser   justo   porque   la   amas,   entonces   eres   egoísta,   y   tú   eres   quien   harás   que   corra     su   mayor  riesgo  todos  los  días  a  partir  de  su  propia  especie.  –   –Entonces,  ¿qué  se  supone  que  debo  hacer?  –estalle  con  ira,  y,  de  pronto  me  puse   en  pie,  con  los  ojos  ardiendo,  la  rabia  la  preparación  de  mis  colmillos  y  mi furia.  – ¡Ella   es   mi   esposa!   Esta   no   eres   tú,   Hannah.   ¡No   es   propio   de   ti   en   absoluto,   involucrar a personas  inocentes  en  esto,  conseguir  hacerles  daño,  tal  vez  muerto!  –   Hannah   no   se   movió,   y   ella   no   llegó   a   un   arma.   Enrique   se   movió   de   la   pared,   al   igual  que  Shane  como  una  jugada  en  un  partido,  pero  yo  era  el  único  que  parecía   una  amenaza.   Hannah   dijo:   –Señores,   ¿podrían   dejarnos,   a   Naomi,   Michael y a mi a   solas,   por   favor?  –   Los  empresarios  de  Morganville  todos se levantaron  y  salieron  de  la  habitación  sin   argumento.  Enrique  se quedo.   –Lo   haré   si   el lo   hará,   –dijo   Enrique,   y   asintió   con   la   cabeza   hacia   Shane,   quien   asintió  con  la  cabeza.   Enseguida  vuelvo.   –Tal  vez  ustedes  pueden  ir  a  echar  una  mirada  en  la  otra  habitación,  –le  dije,  y  hice   un  ceño  desafiante  de  Shane.  –Si  algo  iba  a  pasar,    ya  habría  pasado.  ¿Cierto?  –   –Probablemente,  –dijo  Shane.  –Pero  no  me  gusta  esto.  –   –Es   mejor   si   lo   hacemos   solos,   –dijo   Hannah.   –Tú,   yo,   y   Naomi.   Hay   cosas   que   tenemos  que  mantener  en  privado,  incluso  de  nuestros  asesores.  –   Lo  estudié,  y  luego  sacudí  la  cabeza  a  Shane.  Él  hizo  un  gesto  de  después  de  usted  a   Enrique,  y  luego  siguió  al  otro  hombre  fuera  de  la  habitación.   La  puerta  de  la  cocina  fue  cerrada  herméticamente  detrás  de  ellos.   Desde  el  momento  en  que  la  puerta  se  cerró,  Hannah  no  dijo  nada.  Era  como  si   se quedara  ...  apagado.  Fue  Naomi  quien  se  puso  de  pie  y  caminó  por  el  perímetro  de   la  cocina,  al  parecer  fascinada  por  los  mostradores,  los   aparatos,  el  cajón  .   –La   solución   a   su   problema   es   perfectamente   común,   –dijo   Naomi   finalmente.   – Vamos,  haga  que  Eve  piense  que  ha  dejado  de  preocuparse  por  ella,  y  su  seguridad   será asegurada.  Su  matrimonio  es  el  problema,  y  es  que  el  matrimonio  debe  ser  

terminado.   Usted   puede   elegir   el   momento   de   las   acciones   legales,   por   supuesto,   pero  es  imperativo  que  hacer  que  te  deje  ahora.  –   –No  puedo  hacer  eso.  –El  enojo  no  me  estaba  ayudando,  y  muy  pronto,  drenando,   dejándome   una   sensación   de   vacío   y   hueco.   –No   puedo   simplemente   presionar   para  que  se  distancie.  Hannah  –   Hannah  no  me  estaba  mirando  a  mí,  ni  a  nada.  Tuve  la  sensación  visceral  de  peligro   repentino,   y   me   volví   a   Naomi.   –¿Por   qué   estás   aquí?   Usted   no   es   el   Capitán   Obvio,   no   puede   ser.   ¿Cómo   llegaste   a   conseguir   incluso   que te dejaran entrar   por la puerta?–     –Me  preguntaba  cuando  dirías  eso,  –dijo,  y  me  sonrió  desde  debajo  de  sus  largas   pestañas.  –Puedo  ser  muy  persuasiva.  Ha  sido  mi  fuerza.   Una  vez  que  me  di  cuenta  de  que  Hannah  Moisés  ha sido una  excelente  líder  para  la   la   resistencia   humana,   estaba   claro   que   debo   aliarme   a   ella.   ¿Qué   más   puedo   hacer   para  bajar  a  mi  hermana?  –   Eché  un  vistazo  a  Hannah  de  nuevo,  los  ojos  muy  abiertos,  porque  no  era  normal   que  estuviera  sentada  tan  tranquilamente,  como  una  muñeca  que  se  había  apagado   ...  o  un  marioneta.   La   distracción   fue   todo lo que Naomi necesito.   Si   mis   nervios   no   hubieran   estado   apretados  como  una  guitarra  hermética,  nunca  habría  visto  su  jugada,  incluso  con   esa   advertencia,   aunque   yo   no   entendía   lo   que   iba   a   hacer.   Yo   pensaba   que   era que me   iba   a   estacar,   y   levanté   mis   manos   en   defensa,   pero   ella   no se   lanzó   delante   de   mí,  sino  detrás  de  mí,  me  agarró,  me  empujó  y  perdí  el  equilibrio.  Sentí  sus  manos   serpenteando  frías  en  mi  pecho,  y  luego  empujo  mi  barbilla  hacia  arriba  y  entonces   ella  me  mordió  antes  de  que  pudiera  gritar  pidiendo  ayuda.   Sus   colmillos   se   deslizaron   en   mi   garganta,   y   se   sentía   como   ser   apuñalado   con   hielo,  y  todo  el  calor  empezó  a  irse  lejos  de  mí,  hacia  dentro  de  ella,  y  en  su  lugar   sentí  una  oscura  influencia  terrible,  deslizándose  a  través  de  mis  venas.     Naomi,   como   el   Obispo,   su padre   vampiro,   tenía   el   poder   de   subvertir   a   otros   vampiros,  y  ahora,  ella   me tenía a  mí.  Al  igual  que  había  hecho  con  el  control  de   Hannah,  y  por  medio  de  Hannah,  de  toda  la  la  resistencia  humana.   Todos  eramos sólo  marionetas  ahora.   No   pasó   mucho   tiempo,   y   no   había   absolutamente   nada   que   yo   pudiera   hacer   para   luchar contra ella.  Cuando  me  soltó,  me  desplomé  de  rodillas  en  el  azulejo,  la  boca abierta,  los  colmillos  extendidos,  y  Naomi  caminó  tranquilamente  atrás  para  tomar   su  asiento  de  nuevo en  la  mesa.  Miró  a  Hannah.  –Después  de  que  haya  terminado,  – dijo,  y  tamborileó  con  los  dedos  sobre  la  madera  de  la  mesa  con  un  ritmo  complejo   y  musical.   –Michael.  Levanta  –   Yo   lo   hice.   Yo   quería   arremeter   contra   ella,   matar,   arrancarle   la   diferencia,   pero   yo   sabía   que   nada de eso se estaba   mostrando   en   mi   cara   o   en   mi   lenguaje   corporal.   Así  como  nada mostró  en  Hannah.  La  razón  de  que  Hannah  había puesto  a  Eve en   riesgo  mortal  era  que  no  había  sido  su  elección.  Fue  la  decisión  de  Naomi,  todo  ,  se   remonta  a  Naomi.  Y  era  demasiado  tarde  para  hacer nada  al  respecto.  Ni  siquiera   podía  tratar  de  advertir  a  la  gente.   –Esto   es   lo   que   vas   a   hacer,   Michael,   –dijo   Naomi.   –Vas   a   volver   a   ver   a   tu   encantadora  esposa  y  dile  que  has  tenido  dudas, y vas  a  hacer  lo  que  sea  necesario   para   destruir   toda   la   confianza   entre   los   dos.   Y   entonces   empacas   tus   cosas   y   regresarás   aquí,   a   mí.   Usted   va   a   hacer   un   excelente   soldado.   Lo   mejor   de   todo,   nadie  sospechará  de  ti.  ¿  Hijo de sangre de  Amelie?  Usted  es  un asesino  perfecto.  –  

–Sí,   –le   dije.   No,   no,   no,   yo   estaba   gritando,   pero   no   podía   hacer   nada   para   detenerme.  –¿Qué  debo  hacer  con  Shane?  ¿Y  Claire?  –   –Shane   no   tiene   importancia,   como   tampoco   lo   es   la   chica,   excepto   como   una   herramienta  para  ser utilizada.  He  puesto a  Myrnin  fuera  de  juego,  sin  la  protección   de  su  negro caballero,    no  es  más  que  un  peón.  Pero  ...  –Ella  golpeó  ligeramente  sus   labios   con   sus   pálidos   dedos,   mirando   pensativa   por   un   momento.   –Usted   tiene   un   buen  punto.  ¿Qué  hay  de  Claire?  Incluso  un  peón  puede  tomar  una  reina,  si  se  juega   bien  ....  –   Ella  se  puso  de  pie  y  empezó  a  pasear  por  un  momento,  con  los  brazos  cruzados,  la   cabeza  baja.   Hannah   y   yo   nos   miramos   el   uno   al   otro.   El   corazón   le   latía,   y   yo   reconocí   ahora   que   no   era   miedo   lo   que   sentía,   sino   rabia.   Ella   estaba   tan   atrapada   como   yo.   Si     Myrnin   era   el   caballero   negro   y   estaba   fuera   de   la   mesa,   Hannah   era   el   Castillo   blanco  de  Naomi    de  secretos  escondidos.  ¿Y  que  era  yo?   –Ah,  –dijo  Naomi,  y  se  volvió  hacia  mí,  con  los  ojos  brillando   con  deleite.  –Sé  cómo   jugar con  Claire.  Por  lo  tanto,  esto  es  lo  que  va  a  hacer,  y  lo  que  usted  le dirá  ....   Yo  escuchaba.  La  odiaba  con  cada  fibra  de  mi  ser  y  cada  pedacito  de  mi  alma.   Pero  yo  sabía  que  iba  a  hacer  lo  que  ella  dijo,  a  pesar  de  que  iba  a  destruir  todas  las   cosas  buenas  en  mi  vida.   Porque  yo  no  tenía  otra  opción.                                                              

DIECISIETE    

CLAIRE

    Michael  parecía  un  muerto  viviente,  cuando  regresó  a  la  sala  de  espera del  hospital,   donde   estaba   Claire   que fue por   once   millonésima   vez   a   la   máquina   de   café,   ella   había  comido  en  esa  habitación,  una  vez  más,  pero  había  aprendido  de  una  de  las enfermeras-­‐no   de   la   que   había   amenazado   Eve,   gracias   a   Dios-­‐de   cómo   dar   una   patada   al   lado   del   dispensador   en   el   lugar   correcto   para   obtener   el   contenedor   y   conseguir  alrededor  de  media  taza  de  agua  grasosa,  asquerosa  ese  tipo  de  sabor  a   café.   Era  mejor  que  nada.  Pero  no  mucho  mejor.   Estuvo   a   punto   de   caersele   la   taza   al   ver   a   los   chicos   llegar.   Shane   tenía   una   expresión  solemne y vigilante,  pero  Michael  se  veía  como  si  hubiera  estado  en  las   puertas  del  infierno  y  de  vuelta    pero  sin  la  camiseta  de  recuerdo.   –Ella  está  durmiendo  –dijo  Claire,  antes  de  que  cualquiera  de  ellos  pudiera  hablar.     –Ey,  ¿te  encuentras  bien?  Michael?  –   –Bien,   –dijo.   Sus   ojos   azules   se   veía   extrañamente   rígidos y   vacíos,   con   manchas   oscuras  debajo  de  ellos,  como  si  le  hubieran  robado  el  sueño  de  una  semana  en   sólo  las  últimas  horas.  –Tengo  que  verla.–   –Sólo   ten cuidado   de   no   despertarla,   –dijo   Claire.   –Ella   está   bastante   mareada,   y   con   un   poco   de   dolor.   El   médico   dijo   que   probablemente   estaría   mejor   en   la   mañana.   Van  a  dejarla  marchar  luego,  para  que  podamos  llevarla  a  casa.  Ella  simplemente   no  puede  hacer mucho  durante  un  tiempo.  –   –Bien,  –dijo.  Él  apenas  si  la  miró,  pero  le  quito  el  vaso  de  café  de  la  mano  y  se  tomo el   contenido   cerca   del   punto   de   ebullición   en   un solo   trago,   aplastó   el   papel,   y   lo   dejó   caer   en   el   suelo   mientras   él   se   marchó,   para   la   habitación   de   Eve.   Claire   se   inclinó,  lo  recogió  y  lo  tiro  a  la  basura.   –Woo,  –dijo  ella,  mirando  detrás  de  él.  –¿Qué  demonios,  Shane?–   –Ojala   lo   supiera,   –dijo.   –El   esta   más   extraño   desde   hace   un   par   de   horas   de   lo   que   nunca   lo   he   visto.   Roy,   que   estaba   bien,   muy   bien,   lo   entiendo.   Pero   luego   fuimos   a   ver   al   Cap-­‐   ella   entendía   que   se   refería   al   Capitán   Obvio,   sin   decirlo.   –Ellos   me   hicieron  esperar  fuera  hasta  el  final.  Lo  que  dijeron  allí,  era  malo.  Él  ha  mirado  así   desde   entonces.   Al   igual   que   a   alguien   que   le   cortaron   las   tripas   y   se   las   le   hicieron   tragar.     –Así   que   ya   sabes   ¿quién   es?   Cap,   ¿sabes   que   quiero   decir?   –Ella   lo   dijo   en   un   susurro,  mirando  a  su  alrededor  en  la  sala  de  espera  vacía.  Shane  asintió.     –¿Quién?–   –Es   mejor   que   no   lo   sepas,   –dijo.   –Confía   en   mí,   me   gustaría   no saberlo.   Estoy   empezando a  desear  no  saber  un  montón  de  cosas.  –   Se   acomodaron   en   las   sillas   de   la   sala   de   espera,   y   Shane   puso   su   brazo   a   su   alrededor   ...   y   acababa   de   conseguir ponerse   cómoda   cuando   Shane   le   dio   en la   cabeza  y  dijo:  –¿Has  oído  eso?–   –¿Qué?  –Claire  se  sentía  somnolienta  y  se  acurrucó  contra  su  hombro,  pero  ahora   que  había  despertado del  todo  el  camino  de  nuevo,  ella  oyó  algo-­‐levantado  voces.  

–Esa   es   Eve,   –dijo   Shane,   y   se   levantó.   –Algo   está   mal.   –Claire   suspiró   y   lo   siguió   con   dolor   en   las   piernas   al   final   del   pasillo,   más   allá   de la vacía   estación   de   enfermería,  y  llegó  justo  cuando se  abrió  la  puerta.   Eve  estaba  llorando.  No  sólo  llorando  un  poco,  llorando  en  shock,  horrible,  sollozos   dolorosos,   a   pesar   de   que   estaba   sosteniendo   su   abdomen   con   ambas   manos   como   si se   tratara   de   una agonía   incluso   el   tratar   de   respirar.   Michael   estaba   de   pie   al   final  de  su cama,  mirándola  fijamente  sin  expresión  alguna  en  su  rostro.  Él  siempre   parecia  un  ángel,  pensó  Claire,  pero  ahora  se  veía  como  uno  de  los fríos  y  remotos,   los  vengativos,  de  esos  que  llevaban  espadas.   Fue  aterrador.   –¿Cómo  puedes  decir  eso?  –dijo  Eve,  entre  tragos  dolorosos  para  tomar  aire.   El  llanto  le  estaba  haciendo  daño,  Claire  podía  oír  los  pequeños  gemidos  entre  las   palabras.  –Dios,  Michael,  no-­‐por  favor  –   –¿Qué  demonios  está  pasando?  –Exigió  Shane,  y  se  puso  en  la  cara  de  Michael.   –¿Qué  le  dijiste?–   –La  verdad.  Casarse  con  ella  fue  un  error  desde  el  principio,  –dijo.   –Y  no lo  quiero  más,  Eve.  Voy  a  buscar  los  papeles  de  hecho  y  firmarlos,  y  hemos   terminado.   Es   mejor   para   los   dos.   Los   dos   juntos,   el   Capitán   Obvio     esta   en   lo   correcto.  Amelie  es  correcto.  Es  enfermizo,  y  no  se  debe  permitir    continuar.  Esto   va  a  hacer  que  gente  inocentes sean  asesinados.  –   –Amigo,   no   hagas   esto,   –dijo   Shane,   y   extendió   la   mano.   Michael   bateó   su   mano   antes  de  llegar  a  su  hombro.  –Tal  vez  piensas  que  esto  va  a  mantenerla  a  salvo  de   alguna   manera,   pero   no   es   la   manera   correcta,   ¿de   acuerdo?   Y   no   es   el momento   adecuado.   Ya   sé   que   no   quieres   hacerle   daño.   Te   escuché   de   allí,   con Cap.   Sé   que   estás  tratando  de  proteger  a  su-­‐   –¿En  serio?  –Michael  volvió  la  mirada  vacía  hacia Shane,  y  lo  dejo  muerto.  –Usted   no  sabe  absolutamente  nada  acerca  de  mí,  hombre.–   Shane  se  echó  a  reír.  –Estás  bromeando,  ¿verdad?  Lo  sé  todo  sobre  ti.  Tú  eres  mi   mejor  amigo.  –   –¿Eso  crees?  –dijo  Michael,  y  luego  antes  de  que  Claire  estuviera  preparada,  antes   de  que  siquiera  fuera  consciente  de  que  él  se  movía,  él  se  volvió  y  la agarró.   Michael  Glass,  sosteniéndola  en  sus  brazos.  Inclinándose.  Y  besándola.  Con  lengua.   Expertamente.   Le  tomó  por  sorpresa  por  lo  que  Claire  solo  podía  hacer  un  ruido  sordo  de  repente,   y  ella  ni  siquiera  intentó  resistirse,  su  cuerpo  le  informó  de  sensaciones  en  la  prisa-­‐ de   la   fuerza   fría   de   él,   y   la   suavidad   de  sus  labios,  el  sabor,  la  autoridad  absoluta   sobre   ella   ...   y   luego   su   cerebro   racional   se   hizo   presente   y   comenzó   a   gritar   de   horror.   Michael  Glass la  estaba  besando  delante  de  Shane.  Y  Eve.   Y  él  estaba  haciendo  su  trabajo  condenadamente  bien,  buscando  a  tientas  con  sus manos  deslizándolas  por  debajo  de  su  camisa.   Shane  le  gritó  algo,  y  Claire  sintió  tratando  de  tirar  de  ella   y liberarla,  pero   Michael la  sostuvo  con  una fuerza  implacable.  Estaba  aterrorizada  de  repente  a  estar  entre   ellos dos,  como  un  trapo  entre  dos  perros  pit  bulls  posesivos,  y  entonces  Michael  la soltó   tan   rápido   cómo la   había   agarrado   .   Eso   la   lanzo   estrellándose contra Shane  y   Shane  contra  la  pared,  con  los  brazos  alrededor  de  ella.   La boca  de  Claire la  sintió  herida  y  húmeda,  y  su  camisa  estaba  amontonada  debajo la     línea   del   sostén,   ella   lo   tiró   frenéticamente   hacia   abajo   y   trató   de   borrar   sus   labios   antes al mismo   tiempo,   no   haciendo   un   muy   buen   trabajo   con   nada.   Michael  

la   estaba   mirando,   y   la   expresión   de   sus   ojos   era   horrible.   No   era   amor.   No   era   nada  de  lo  que podía  entender  en  absoluto.   –He  estado  queriendo  hacer  esto  por  años,  –dijo.  –Para  que  sepan.  ¿Has  visto  que   viene,  mejor  amigo?  Tal  vez  ha  estado  pasando  por  un  tiempo.   Tal  vez  desde  que  se  trasladó    ¿Cómo  lo  sabes?  –   –Eres   un   hijo   de   –Shane   empujó   a   Claire   fuera   del   camino   y   llegó   a   Michael,   Michael,  sólo  lo  empujó  de  nuevo  contra  la  pared  y  le mantuvo  allí,  haciendo  caso   omiso  de  sus  golpes.  Estaba  mirando  ahora  a  Eve,  que  jadeaba  llorando,  encogida   sobre  sí  misma  en  la  cama  como  si  la  hubiera  golpeado  y  abierto la herida.   –¿Ya  hemos  terminado?  –le  pregunto.   –Sí,   –susurró.   –Sí.   Fuera.   –Hubiera   sido   un   grito,   Claire   pensó,   salvo   que   Eve   no   podía  conseguir  el  aliento  para  que  esto  suceda.   Michael   soltó   a Shane y   se   alejó,   abrió   la   puerta   del   hospital   y   desapareció   en   menos  de  cinco  segundos.   Pero   lo   que   dejó   atrás   sentí   como   una   explosión   que   todavía   estaba   pasando,   las   ondas  de  choque  en  ondulantes  y  así  sucesivamente  ....   Shane  se  volvió  a  Claire.  –¿Qué  demonios  fue  eso?–   –¿Por  qué  me  lo  preguntas?  –replicó  ella,  sorprendida,  y   se frotó  la  boca  de  nuevo.   –¡No  me  preguntes  por  ello!  –   –No   sería   justo   –Shane tenía un aspecto   terrible,   y   casi   tan   traicionado   como   Eve.   – ¿Es  la  primera  vez?  ¿Es  así?  –   –¿Qué?   ¿Qué   estás   diciendo?   –se   sentía   enferma   del   estómago.   Hace   un   minuto   todo   ha   sido   frágil,   pero   bueno,   ahora   todo   el   mundo   parecía astillarse   a   su   alrededor,   rompiendo   en   pedazos   irreconocibles.   –¡No   he   hecho   nada   malo!   –   recuerda   ella,   de   pronto   algo   horrible,   que   Shane   había   estado   secretamente   preocupado   por   eso,   por   ella   y   Michael   tuvo   dudas.   Nunca   se   le   había   ocurrido,   pero  ahora,  ahora  estaba  de  vuelta,  todo  la paranoia,  y  la  ira.  Michael  había  elegido   exactamente   el   lugar   adecuado   para   golpear   y romper   su   confianza.   –¿Cómo   puedes  pensar  que  lo  haría?–   –Dios,  fuera,  –dijo  Eve  en  voz  baja,  rota.  –Sólo  salgan.  Ambos.  –    Ella  estaba  llorando  todavía,  pero  ahora  en  silencio,  y  todos  sus  monitores  estaban   lanzando  pitidos  y  luces  rojas  intermitentes.  –¡Jesús,  por  favor,  vete!–   Las   enfermeras   llegaron   luego,   desplazándose   alrededor   de   la   cama   de   Eve   para   ajustar   las   máquinas y   meter   agujas   llenas   de   medicamentos   en   las   bolsas   que   cuelgan   de   solución   salina.   A   medida   que   Shane   fue   empujado   a   salir   al   pasillo,   Claire  escuchó  el  latido  frenético y  pulso  rápido  de  Eve  que  comenzó  a  controlarse     e  ir  más  despacio.  Estaban  poniéndola  boca  arriba  para  dormir.  Tal  vez,  con  suerte,   Eve   podría   pensar   que   todo   fue   un   sueño   por   las   drogas   en   la   mañana.   No.   Ella.   No   seria  tan  afortunada.   Shane la   soltó,   y   ella   se   volvió   hacia   él,   tratando   de   tirar   de   su   camisa   a   un   nivel   decente.  –Yo  no  hice  nada,  –insistió,  una  vez  más.  –¡Y  yo  nunca  le  dio  un  beso!  Él   me  besó,  tu  viste eso.  –   –Lo   hizo   como   si   supiera   exactamente   lo   que   te   gusta,   –dijo   Shane.   –Como   si   estuviera  acostumbrado  a  hacerlo.  Y  no  estabas  exactamente  luchando.  –   –¡Yo  no  sabía  qué  hacer!  Dios,  Shane,  era  rápido,  y  yo  no  lo  sabía  ¡Yo  no  quiero  eso!   ¿Cómo  puedes  pensar  que  él  y  yo  éramos?…   –No   lo   sé,   –dijo   Shane,   y   se   metió   las   manos   en   los   bolsillos,   los   hombros   encorvados   y   apretados.   –¿Tal   vez   porque   mi   mejor   amigo   pensó   que   estaba   perfectamente  bien meter  la  lengua  en  tu  garganta  para  expresar  su  punto?  Porque  

estoy bastante   seguro   de   que   no   tenía   que   hacer   eso   para   romper   con   Eve.   Él   no   tenia  que  ser  tan  cruel.  –   –Shane,   ¡Shane!   ¡Espera!   –Él   se   alejaba   de   ella,   dirigiéndose   por   el   pasillo   con   la   cabeza hacia  abajo.  Dejándola a  ella,  también.   Claire  se  quedó  allí,  sorprendida  y  sola,  sintiéndose  como  la  única  persona  cuerda que  quedaba  en  el  mundo,  y  cuando  la  enormidad  de  ocurrido  la  golpeó,  la  golpeó   realmente,  se  echó  a  llorar  y  se  acurrucó  en  una  bola  en  el  sofá  viejo  y  desgastado   en  la  esquina  de  la  sala  de  espera.   ¿Cómo   me   siento?   Ella   no   quería     preguntarse   eso.   A   ella   no   quería   recordar   la   fiebre  de  sentimientos  cálidos  por  debajo  de  la  confusión  y  el  horror  del  momento,   o  la  forma  en  que  su  corazón  se  había  acelerado,  y  su  cuerpo  traicionó  a  su  razón en   lo  mas  profundo.  Yo  no  lo  quería.  No  lo  hice.   Bueno,  ¿no  había  pensado  siempre que  Michael  era  un  bombón?  Sí,  lo  había  hecho.   Siempre   se   había   dado   cuenta,   y   de   vez   en   cuando   había   tenido   la   ocasional   fantasía,  pero  lo  poco  que  era  normal,  que  fue  lo  que  pasó  cuando  estas  cerca  de   alguien  mucho-­‐no,  no  esto.  Nunca  esto.   Él   no   la   había   querido.   Él   la   había   utilizado,   con   saña   y   con   frío   cálculo,   para   conducir  a Eve  y  Shane a distanciarse.  Cada  uno  de  ellos  estaba  solo,  en  un  mundo   que no  quieren  o  necesitan.   ¿Por  qué  hiciste  eso,  Michael?  No  tenía  ningún  sentido.  Incluso  si  hubiera  decidido   no  quedarse  con  Eve,  Michael  era  un  buen  hombre,  un  buen  hombre,  que  lo  habría   hecho  con  delicadeza  y  amabilidad  todo  lo  posible  porque  sabía que  ella lo amaba.   No   podía   haber   sido   tan   malo   en   eso.   Y   cuando   la   había   dejado   aquí   antes,   había   sido   un   caballero   en   una   misión,   empeñado   en   vengarse de ella.   Cuando   él   iba   a   volver  ...   Claire  tragó  las  lágrimas  horribles,  dolorosas,  y  se  limpió  la  cara  y  trató  de  pensar   en  el  problema,  como  si  le  estuviera  pasando  a  otra  persona.   ¿Qué  hace  que  alguien de  la  vuelta  de  esa  manera,  y encienda  a sus  amigos?   No.  Eso  no  era  la  cuestión.  La  pregunta era,  ¿qué  haría  un vampiro  para  encender  a sus  amigos  ...  y  sólo  había  una  respuesta  para  eso,  de  verdad.   Claire   pensó   en   Bishop,   el   padre   de   Amelie   vampiro,   que   podía   infectar   a   otro   vampiro   con   su   mordida   y dar   la   orden   de   su   lealtad   absoluta.   Amelie   tenía   en alguna  medida  ese  mismo  poder,  pero  a  ella  le  llegó  en  una  forma  diferente.  Bishop   estaba   sin   duda,   muerto,   por   lo   que   no   podía   ser   de   ¿Amelie?   ¿Ha   roto   Amelie a   Michael?,  ya  que  una  vez  había  amenazado  con  hacerlo,  y  ¿le  hizo  hacer  esto?   Claire  se  estremeció.  Si  Amelie  hubiera  hecho eso,  si  este  no  fuera  Michael  real,   libremente,  entonces  había  cuatro  víctimas  de  su  crueldad  no  tres,  ....  Michael   él  mismo  fue  el  primero,  y  el  herido  más  gravemente  de  todos  ellos.   E   incluso   si   era   cierto,   no   se   trataba   de   la   elección   real   de   Michael,   el   problema   era   ...  ¿Cómo  iba  a  probarlo?   Al   final,   Claire   durmio en la   capilla del hospital,   que   era   tranquilo,   tranquilo   y   desierto,  y  necesitaba  el  apoyo  espiritual  en  este  momento.  Deseó  que  el  Padre  Joe   hiciera  una  aparición  ....  Él  era  un  gran  oyente,  y  ella  desesperadamente  necesitaba hablar  con  alguien.   Pero  al  final,  se  quedó  dormida  leyendo  la  Biblia  a  través  de  las    lágrimas  con  los   ojos   hinchados     y   trató   de   encontrar   algún   tipo   de   comodidad.   Si   eso   fue   lo   que   hizo,  no  recuerdar.   Claire  trató  de  llamar  a  Shane  seis  veces  en  la  mañana,  pero  sus  llamadas  fueron  a  

correo   de   voz,   los   textos   quedaron   sin   respuesta.   Ella   se   sorprendió   al   verlo   aparecer  alrededor  del  mediodía,  pero  él  no  había  venido  a  hablar  con  ella,  aunque   tuvo un   momento   de esperanza   lamentable   ....   Se   dirigió   directamente   delante   de   ella   con   una   bolsa   de   plástico,   haciéndole   caso   omiso,   y   entro en   la   habitación   de   Eve.   Cuando   salió   al   exterior,   se   sentó   al   otro   lado   de   la   sala   de   espera   y   se   quedó   mirando  el  suelo.   –¿Shane?  –Ella  tomó  algunos  pasos  tentativos  hacia  él.  Quería  estallar  a  llorar,  pero   sabía   que   sólo   empeoraría   las   cosas   si   lo   hacía.   –Por   favor,   por   favor   habla   conmigo.  Por  favor.  –   –Yo  le  traje  la  ropa,  –dijo.  –Entonces  yo  voy  a  conducir  al  hogar.     Me  estoy  mudando  a  la  mierda  por  un  tiempo.  Cuida  de  Eve.  Lo  haces  por  mí.  –   –Pero  –   –Michael  ya  se  ha  ido,  –dijo.  –Él  recogió  anoche.  Yo  no  se a dónde iré, así  que  no  me   preguntes.  –   –Shane,   por   favor,   mírame.   –Ella   se   hundió   en   una   silla   a   su   lado.   Él   olía   a   sudor,   como  si  se  hubiera  ido  al  gimnasio  y  no  había  parado  en la  ducha.   No  cambiaba  la  mirada  de  un  examen  específico  del  manchado de las  baldosa.     –Nunca  he  tenido  nada  que  ver con  Michael,  nunca.  No  sé  por  qué  hizo  eso,  pero  no   es   lo   que   estás   pensando.   Nunca   te   he   engañado   a   ti.   Yo   no   lo   haría.   He   estado   pensando   que   tal   vez,   tal   vez   Amelie   le   hizo   hacer   esto.   Porque   yo   realmente   no   creo  que  este  era  Michael,  no  el  verdadero  Michael,  ¿no lo  crees?  –   Él   no   le   respondió.   Se   sentaron   en   silencio   durante   unos   segundos   oscuros,   y   a   continuación,   una   enfermera   da   la   vuelta   a   la   esquina   y   le   dijo:   –Ella   está   lista   para   irse –   Shane   se   puso   de   pie   como   si   la   silla   tuviera   una   catapulta   incorporada,   y   fue   a   mitad   de   camino   a   la   habitación   de   Eve   cuando   Claire   logró   seguirle,   sintiéndose   lenta,  torpe,  y  perdida  dolorosamente.   Eve  tenía  un  aspecto  horrible,  sin  maquillaje,  la  piel  terrosa,  contusiones,  pálida  y con  la  cara  hinchada.  Había  dejado  que  su  pelo  caiga  hacia  delante  para  ocultar  la   peor  parte,  pero  también escondió  todo  rastro  de  lo  que  sentía  al  ver  venir  Claire  a   la  vuelta  de  la  esquina.   Esa   fue   probablemente   una   bendición,   pensó   Claire,   con   una   oleada   horrible   de   culpa  no  ganada.  ¡Yo  no  lo  bese!  ¡Él  me  dio  un  beso!  Pero  no  podía  insistir  en  que   no,  con  Eve  desgarrada  por  el  dolor,  y  tan  mal  herida.   Y  la  deje  tirada  en  la  acera,  sangrando,  pensó.  No  puedo olvidar  que,  cualquiera.   Shane  trajo  una  silla  de  ruedas  para  Eve  que prácticamente  cayó  en  ella,  se  quedó   con    la  cabeza  inclinada  y  las  manos  sobre  el  vientre,  como  si  temiera  que  pudiera   romperse.  Claire  se  adelantó  y  tomó  la  bolsa  de  plástico  de  la  ropa  que  le  dio  la   enfermera,  y  un  poco  de  papeleo  y  pastillas.  –Dale  dos  de  ellas  dos  veces  al  día,  –   dijo   la   enfermera.   –Debe   dormir.   Ella   va   a   necesitarlo   .   No   levantar   nada   más   pesado   que   un   libro   durante   al   menos   dos   semanas.   Ella   tiene que ver   al   médico   otra   vez   el Jueves.   Alguien   tendrá   que   traerla   a   la   cita.   No puede   conducir   en   absoluto  hasta  que se  levante  la  restricción.  –   Claire  asintió  en  silencio,  incapaz  de  centrarse  en  las  instrucciones  su  corazón   Era  un  lío  de  dolor,  la  preocupación  por  Eve,  dolor  por  Shane,  ira  hacia  Michael.   Ahora  tenemos  que  ir  a  casa  y  fingir  que  todo  está  bien,  pensó,  y  el  concepto  era   bastante   pésimo.   Pero,   ¿qué   otra   opción   tenía?   ¿Dejarla?   Ella   no   podía.   Eve  

necesitaba   a   alguien,   y   Shane   ya   había   dejado   claro   que   iba a   huir.   Michael   ya   se   fue.   Shane  empujó  la  silla  de  ruedas  rápido,  sin  esperar  a  Claire,  ella  se  apresuró  para   seguir  su  paso,  pero  las  puertas  del  ascensor  se  cerraron  en  sus  narices.  Ninguno   de  sus  compañeros  de  casa la  miró  directamente.   Ella  tomó  las  escaleras  un  piso  y  se  encontró  con  ellos  cuando  Shane  puso el freno  a   la  silla  de  ruedas  y  ayudó  a  moverse  a  Eve temblando  en  el  asiento  delantero  del   pasajero de el  coche  fúnebre.   –Yo  puedo  manejar,  –se  ofreció  Claire.  Shane  no  le  hizo  caso  y  se  dirigió  hacia  ese   lado   del   coche.   Entró   y   encendió   el   motor,   y   apenas   tuvo   tiempo   de   correr   a   la   parte  de  atrás  y  subir  a  lo  que  Eve  había  nombrado  alegremente  Rincón  del  Muerto   antes  moverse  a  todo  gas  para  el  hogar.   Fueron   unos   minutos   terribles.   Claire   agarró   la   bolsa   blando   de   la   ropa,   que   olía   al   último  perfume  de Eve,  unido  a  un  olor    metálico  que  pensó que era por la  sangre.   Las   iba a   lavar   ella   misma,   asegurarse   de   que   estaban   bien limpias   antes  de   que   se   las   restituyera.   Shane   no   pensaría   en   eso.   Era   algo   que   podía   hacer,   un   pequeño   acto  de  amor.   Shane  tuvo  cuidado  en  el  regreso  a  casa,  evitando  los  lugares  llenos  de  baches,  y   tirando  hacia  arriba  de  la  acera  sin  paradas  bruscas ni  sacudidas.  Incluso    cargó a   Eve  y  la  llevó  adentro,  esperando  con  impaciencia  mientras  Claire  abrió  la  puerta   de  la  entrada.   Una  vez  que  Eve  fue  colocada  en  el  sofá,  con  la  manta  vieja  metida  a  su  alrededor   y  una  almohada  debajo  de  la  cabeza,  Shane  dijo,  –Usted  puede  controlar  las  tareas   de  enfermería,  ¿no?  –Él  se  dirigió  hacia  la  puerta,  otra  vez.   –¿A  dónde  vas?  –   –No   es   asunto   tuyo,   –dijo   Shane.   Claire   oyó   el   portazo   detrás de ella   y   sintió   las   lágrimas   arañando   su   garganta,   honestamente,   era   tan   increíblemente   doloroso,   quería  tirarse  boca  abajo  en  su  cama  y  llorar  por  sí  misma    en  el  olvido.  Era  peor   cuando   ella   miró   a   su   alrededor   y   vio   que las cosas   de   música de Michael   habían   desaparecido.   Incluso   había   tomado   el   sillón   de   cuero   con   él,   el que   le   gustaba   sentarse    mientras  jugaba.   La  casa  estaba  fría,  dura  y  vacía  sin  Shane  y  Michael,  y  sin  el  amor  entre  todos  los   que  habían  llegado  a  casa.   Claire  se  sentó  al  lado  de  Eve,  puso  su  cabeza  en  los  cojines  del  sofá,  y  trató de   no  pensar  en  ello.   –No  es  tu  culpa,  –dijo  Eve,  en  voz  muy  baja.  Claire  levantó  la  cabeza,  con  esperanza,   pero   Eve   no   estaba   sonriendo,   y   no   había   nada   en   su   rostro   hinchado   que   Claire   pudiera   interpretar   como   el   perdón.   –Tenía   dudas   todo   el   tiempo,   y   yo   lo   sabía.   Yo   fui   justo   lo   suficientemente   estúpida   como   para   pensar   que   estaba   preocupado por mí.  Así  que  tal  vez  es  mejor  acabar  de  una  vez.  Sólo  que  duele  mucho.  –   Ella  no  estaba  hablando  sobre  el  dolor  físico.   –No   sé   por   qué   hizo   ...   lo   que   hizo,   o   por   qué   dijo   esas   cosas,   pero   no   es   cierto,   Eve.   Por  favor  créeme.  –   Eve   cerró   los   ojos   y   suspiró   como   si   estuviera   demasiado   deprimida   como   para   escuchar.  –Todo esta bien, –dijo  con  una  débil,  voz  plana.  –No  importa.  –   Claire   tomo   la   mano   de   su     amiga   suelta,   fría,   y   las   dos   se   sentaron   en   silencio   durante  mucho  tiempo  antes  de  que soñara el celular de  Claire   –Hola,  –sonaba  su  voz  ahogada  y  áspera,  casi  no  se habia reconocido  ella  misma.   –¿La  miel?  –Era  su  madre.  –Oh,  Claire,  ¿qué  pasa?–  

Eso  lo  hizo.  Claire  podía  manejar  el  resto  de  ella,  pero  no,  el  calor  compasivo  de  la   voz  de  su  madre.   Ella  gritó,  y  salió  todo,  en  tropel,  detener  las  explosiones  de  Shane,  Michael,  Eve,  su   miedo,   todo.   Pero   sobre   todo   Shane,   y   cómo   ella   tenía   miedo   de   que   se   arruinó   todo   para   siempre,   todo   el   futuro   brillante   y   hermoso   que   había   pensado   que   estaba   tan   perfectamente   diseñado.   De   alguna   manera,   ella   llegó   incluso   a   dejar   escapar   que   estaba preocupada   por   Myrnin,   también,   lo   que   condujo   a   una   línea   de   preguntas   que   ella   preferiría   no   contestar ,pero   liberar   las   confesiones   le hacia bien   y  verdaderamente  después  de  liberarlas no  había  vuelta  atrás.  La  llamada  duró  al   menos   una   hora,   y   al   final   de   ella, Claire   yacía   acurrucada   en   el   suelo   de   la   sala,   deseando   que   el   mundo   acabara de chuparla hacia   abajo   en   su   núcleo   fundido   y   poner  fin  a  su  miseria.   Finalmente   consiguió   poner   su   mente   en   su   lugar   lo   suficiente   para   decir:   –Lo   siento,  mamá  ...  ¿Por  qué  me  has  llamado?  –   –Sentí   que   me   necesitabas,   –dijo   su   madre.   –Es   el   instinto   de   una   madre,   cariño.   Vuelve  a  casa,  Claire.  Acaba  de  venir  a  casa  y  vamos  a  cuidar  de  ti.   Vas  a  salir  de  esto,  sé  que  lo  harás.  Eres  una  chica  muy  fuerte.  Será bueno.  –   –Voy   a   ir,   –susurró   Claire.   –Tan   pronto   como   me   sea   posible.   –Ella   ya   no   tenía   ninguna razon para  no  hacerlo,  ¿verdad?   Ella  colgó  y  fue  a  dar  a  Eve  su  medicación.   Eve   se   sintió   bastante   bien   por   la   noche   para   tomar   algo   de   comida,   aunque   no   mucho.   Claire   hizo   su   sopa   en   una   taza,   y   luego   se fue de   nuevo   a   la   cama   con   la   TV   suavemente  reproduciendo  una  película  que  ella  conocía  que  le  gusta  lo  suficiente   a  Eve  como  para  dormir.   No  hablaron  mucho.   Miranda  volvió  sobre  la  hora  que  Claire  estaba  enjuagando  las tazas de la sopa   –Lo siento,  –dijo  Miranda,  y  la  abrazó.  Claire  le  echó  los  brazos  alrededor  de  la  chica   y   la   apretó   con   fuerza,   por   primera   vez,   se   sintió   como   si   alguien   la   hubiera   verdaderamente  perdonado  y  entendido  cómo  se  sentía.     –No  pude  hacer  nada  hoy.  Michael  se  fue,  él  no  me  diría  nada  a  mí,  y  entonces  él   Shane    bebía  demasiado,  ya  sabes.  Me  asustó.  Pensé  que  iba  a  hacer  algo,  algo  malo.   Pero  no  lo  hizo.  –   No  me  hubiera  asustado  Claire,  si  lo  hubiera  sabido.  –Pero  Eve  está  bien,  eso  es  lo   importante,  –dijo.  –Nosotras  solucionaremos el  problema.  De  alguna  manera.  –   –¿Es   verdad?   –Miranda   se   aparto   para   sujetarla   con   el   brazo   extendido.   –Shane   dijo-­‐Shane   dijo   que   estabas con   Michael,   a   sus   espaldas.   Pero   no   lo   es,   verdad ¿usted?     –No.  ¡No,  nunca!  –   –Te  creo.  –Miranda  alzó  las  manos  y  se  sentó  en  la mesa de la  cocina.   –Hice  lo  que  me  pediste.  Salí  del  coche  y  trate de  escuchar  lo  que  el  otro  fantasmas   estaban   diciendo.   Yo   no   hablé   con   ellos,   exactamente,   porque   es   peligroso   llamar   su  atención,  sino  que  seguían  después  de  Jenna,  tratando  de  contar  sus  cosas,  así   que  por  eso  tuve  la  oportunidad  de  escuchar  mucho.  –   Por   primera   vez,   Claire   sintió   una   oleada   de   algo   que   podría   haber   sido   esperanza.   –¿Has  oído  algo  acerca  de  Myrnin?–   –No,  –dijo  Miranda.  –Lo  siento.  Pero  he  oído  algo  extraño,  tal  vez  podría  significar   algo.   –La   esperanza   era   sólo   un   pálido   destello   ahora,   pero   Claire   asintió   con   la   cabeza   de   todos   modos.   –Uno   de   ellos   dijo   que   era   una   araña   en   un   agujero   bajo   el  

blanco árbol.  Y  otro  dijo:  –Claire,  no  estoy  realmente  seguro  de  que  se  trata  pero  él   dijo,   lo   que   he   entendido   es   que   algo   estaba   subiendo,   pero   el   sol   quemaría   la   basura.  –   Eso  no  ayuda  en  absoluto.  Claire  sintió  un  deseo  candente  de  romper  algo  por la   frustración,   o   clavar   un   punzón   en   la   pared,   estilo Shane,   pero   ella   sabía   que   no   serviría  de  nada.  Nada  ayudaría,  excepto  averiguar  algo,  para  variar.   Piensa,   se   dijo.   Si   pudiera   encontrar a   Myrnin,   sería   algo,   por   lo   menos.   Algo   positivo,   en   toda   esta   devastación.   Algo   escalaba.   Agujero   en   el   árbol   blanco.   ¿Estaba  subiendo  por  un  agujero  de  un  árbol  blanco?  Eso  no  tenía  ningún  sentido.   No  había  árboles  blancos  en  Morganville.  ¿Era  incluso  aquí,  en  esta  ciudad?  Si  no  lo   fuera,  no  podía  dejarle  a  él  en  absoluto.   No,  él  está  aquí.  Piensa.  ¡Piensa!   Árbol   blanco.   Eso   tenía   que   significar   algo.   Debe   ser   un   lugar   de   interés,   por   lo   que   tuvo  que  haber  algo  que  pudiera  recordar.  ¿Pero  qué  ...?   –El   fantasma   que   estaba   hablando   del   árbol   blanco,   –dijo   Claire.   –¿Tu   sabes de   dónde  viene?  –   –Creo  que  él  murió  en  el  Sleep  Inne  más  cerca  del  borde  de  la  ciudad.  ¿Sabes  donde   esta  eso?  –Claire.  Era  soso  y  olvidable,  y  no  habían  árboles  de  cualquier  tipo  de  esa   manera.  –Creo  que  su  cuerpo  está  enterrado  en  el  cementerio.  –   El  cementerio,  pensó  Claire.  Habían  observado  en  él  desde  el  principio,  cómo  todo   parecía   tan   fotogénico.   Ese   árbol   muerto   grande,   Ángel   le   había   dicho.   Ese   color   llamativo.   Debido  a  que  estaba  muerto,  y  fue  ...   Los   ojos   de   Claire   se   abrieron   como   platos.   –El   árbol.   El   árbol   de   cementerio,   es   blanco,  ¿no?  –   –Supongo.  Está  muerto  y  la  corteza  se  despego  toda  y  se  ve  blanco.  –   –Así  que  es  en  el  cementerio,  espetó  Claire,  y  abrió  los  ojos.  –Tiene  que  estar  allí,   sea  lo  que  sea,  este  agujero.  Ahí  es  donde  Myrnin  esta.  Él  está  en  el  agujero,  en  el   agua.  Y  hay  una  especie  de  rejilla  en  la  parte  superior,  con  una  cruz;  Jenna dijo  que   vio  una  visión.  Mir,  me  tengo  que  ir,  ahora  mismo.  ¿Puedes  quedarte  con Eve?  –   –Yo,  bueno,  sí,  pero  no  puedes  ir  por  ahí  en  la  oscuridad,  ¡completamente  sola!–   –Tengo  que  hacerlo.  Myrnin  puede  ser  el  único  que  queda  que  puede  ayudarnos  a   conseguir  a  través  de esto,  y  tu  otro  fantasma  dijo  que  el  sol  lo  va  a  quemar.  Si  está   en   un   agujero   en el   suelo,   y   que   salga   el   sol,   podría   quemar   allí.   No   puedo   permitir   que eso  pase.  –   –¡No  puedo  ir  contigo!  Si  lo  hiciera,  el  otro  fantasma  caeria sobre  mí.  Yo  tengo  que   permanecer  en  la  casa.  Y  Eve  es  demasiado  enferma.  –   –Entonces  voy  a  llamar  a  Shane,  –replicó  Claire  y  sacó  su  teléfono.  Ella  llamo,  pero   sonó  y  sonó,  y  sonó,  y  me  fui  al  correo  de  voz.  Colgó  y le dejo un  mensaje  de  texto  a   él,   con   un   911.   Sin   más   detalles.   Y   finalmente,   después   de   cinco   minutos   de   duración,  volvió  a  llamar.   –No  cuelgues,  –dijo.  –Necesito  tu  ayuda.  –   –¿Es  Eve?  –   –No,  –dijo  ella  a  regañadientes.   –Entonces  no.  –   –¡Espera!   Espera,   escúchame.   Tengo   que   ir   al   cementerio   alguien   está   en   problemas,  Shane.  Si  no  vienes  conmigo,  me  tengo  que  ir  sola.  

Por   favor.   Sé   que   estás   enojado   conmigo,   pero,   puedes   estar   enojado   mañana.   Esta   noche,  por  favor,  hazlo  por  mí.  –Se  quedó  en  silencio  en  el  otro  extremo,  pero  ella   podía  oír  su  respiración  irregular.   –Shane,  por  favor.  Una  vez  más.  –   –¿Quién  está  en  problemas?–   Había  tenido  miedo  de que le preguntará  eso.  Pero  ella  no  podía  mentir.  Claire  cerró   fuerte  los  ojos  y  dijo:  –Myrnin.  –   Shane   colgó.   Claire   gritó,   un   sonido   crudo   y   salvaje,   y   arrojó   el   teléfono   violentamente  sobre  la  mesa.  Los  ojos  de  Miranda  eran  redondos  como  platos.   –Woo,  –dijo.  –Así  que  ...  ¿no  te  vas?–   –No,  –dijo  Claire  con  gravedad.  –Me  voy.  Sola.  –   El coche  fúnebre  de  Eve  seguía  aparcado  en  la  acera.  Miranda  hablando  con  Claire   todo   el   camino   a   la   valla,   pero   ella   no   la   escuchaba   ya.   Se   había   puesto   el   largo   abrigo   de   cuero   de   Eve   sobre   sus   pantalones   vaqueros   y   camisa   negra   llanura,   y   trajo  una  bolsa  de  lona  pesada  llena  de  armas,  además  de  su  propia  mochila,  que   tenía   todo   tipo   de   cosas   que   pudiera   necesitar,   incluso   libros   de   texto,   si   tiene   tiempo   de   estudiar.   Por   lo   menos,   eran   una   especie   de   papel   que   podía   utilizar   como  armadura  para  ponerlos  entre ella  misma  y  quien  la  atacara.   –Pero,  ¿qué  puedo  hacer  si  no  regresas,  –le  preguntó  frenéticamente  Miranda   cuando  Claire  se  instaló  en  el  asiento  del  conductor.  El    Muñeco  Verde  en  el  tablero   se   estremeció y   asintió   con   la   cabeza,   los   ojos   de   luces   parpadeando.   –¡Claire!   ¿A   quién  llamo?  –   –Llame  a  Shane,  –dijo.  –Tal  vez  él  se  sentirá  mal  si  estoy  muerta.  Pero  asegúrese  de   que   Eve   está   bien,   y   dale   la   medicación   que   necesita   justo   antes   del   amanecer.   Haslo.  No  dejes  que  se  levante  y  haga  algo,  y  si  empieza  a  tener  fiebre,  llama  al   hospital  y  consigue  que  envíen  una  ambulancia.  Promételo.  –   –Lo   haré.   –Miranda   parecía   al   borde   de   las   lágrimas.   –Esto   es   malo.   Esta   es   una   muy  mala  idea  ....  –   –Estoy  abierta  a  sugerencias.  –Cuando  la  otra  chica  no  ofreció  ninguna,  Claire  negó   con  la  cabeza.  –Deséame  suerte.  –   –Yo  –Miranda  suspiró.  –Buena  suerte.  Voy  a  esperar  a  que  regreses,  y  si  no  estás   de   vuelta   antes   del   amanecer,   voy   a   llamar   ...   a   alguien.   Amelie.   Voy   a   llamar   a   Amelie.  –   –No  hagas  eso,  –dijo  Claire.  –Debido  a  que  podría  ser  Amelie.  ¿De  acuerdo?  –   –Pero…–Claire  no  le  dio  tiempo  para  discutir.   El  coche  fúnebre  se llevó  diferente  a  cualquier  otro  coche  que  había  tratado  en  su   muy limitada experiencia   de   conducción   ....   Era   pesado,   difícil   de   manejar,   y   tenía   terrible   la   distancia   de   frenado,   lo   comprobó   cuando   rodó   a   través   de   un   semáforo   mientras   bombeaba   los   frenos.   Por   suerte,   no   había   patrullas   de   la   policía   de   Morganville.     Pasó   algunos   coches   de   vampiros   polarizados.   Nadie   trató   de   detenerla,Claire   condujo   la   milla,   más   o   menos,   hasta   el   cementerio,   que   rozaban los   límites   del   municipio  de  Morganville.  El  lugar  estaba  rodeado  por  un  grueso muro  de  piedra  y   tenía  grandes  puertas  de  hierro  forjado,  el  rayo  cayó  sobre al árbol  blanco  que  se   alzaba  alto,  todas  las  ramas  espinosas  y  ángulos  intimidantes.  Las  puertas  estaban   cerradas  con  llave,  por  supuesto.  Claire  considero  embestirlas,  pero  sabía  que Eve   nunca  la  perdonaría  por  ello,  por  lo  que  ató  la  bolsa  de  lona  sobre  su   hombros,   en   la   parte   superior   de   la   mochila,   y   subió.   El   hierro   era   frío   y   resbaladizo  bajo  sus  dedos,  pero  había  un  montón  de  barras,  y  se  las  arregló  para  

llegar  a  la  cima,  luego  se  deslizó  hacia  el  otro  lado.   El cementerio de Morganville   era   antiguo,   de   vuelta   a   los   días   pioneros,   lleno   de   lápidas   con   arena   que   apenas   eran   legibles   ya,   gracias   al   constante   viento.   La   hierba   creció   espasmódicamente.   Nadie   visitaba   aquí   con   total   fiabilidad,   el   cementerio   nuevo,   Redentor,   estaba   más   cerca   del   centro   de   la   ciudad,   y   era   el   lugar   donde   hoy   en   día   se   realizaban   los   enterramientos.   Este   fue   más   que   nada   aquí por  su  valor  histórico.   No   era   un   lugar   muy   probablemente   por   los   vampiros   para   pasar   el   rato,   por   lo   menos,    no  había  nadie  con  un  pulso  que  visitara  el  lugar  en  años.  Pero  todavía  era   mucho   mas escalofriante,   todas   las   sombras   a   la   derecha-­‐como   cuchillos   negros   en   el   suelo,   duros   y   agudos   por   la   luz   de   la   luna.   Ramas   de   árbol   sacudidos   como   huesos  secos.   Claire  se  dirigió  hacia  el  árbol  cuando  vio  a  los  vampiros  aparecer    por  encima,  se   deslizó  por  el  muro,  sin  romper  su  calma.   Había   dos   de   ellos,   moviéndose   juntos.   Uno   tenía   el   pelo   pálido   y   el   otro   tenía   el   pelo  canoso.   ¿Amelie  y  Oliver?   Se  dejó  caer  al  suelo  detrás  de  un  gran  ángel  tallado  y  confío  en  que  sería  suficiente   para  esconderla.  Ella  también  esperaba  no  haber  aterrizado  en  uno  de  los enormes   montículos  de  hormigas  rojas  que  salpicaban  el  terreno,  y  si  lo  hubiera  hecho,  esto   iba   a   ser una   aventura   muy   breve   y   desagradable.   Si   las   hormigas   de   fuego   la   mordian caeria  en  un  coma,  y  sino  los  vampiros  lo  harían.   Pasaron  muy  cerca  de  donde  ella  se  escondía,  y  la  suerte  estaba  con  ella;  el  viento   había   cambiado,   llevando   su   olor   humano   lejos   de   ellos.   Y   no   fue   Amelie,   con   el   pelo  claro  cambio  la  brisa,  Claire  se  dio  cuenta,  pudo  ver  la  cara  de  niña,  su  sonrisa,   sus  hoyuelos.   Esa  era  Naomi.  Caminando  con  Oliver.  Pero  Naomi  se  suponía  que  estaba  muerta.   Por   supuesto,   Claire   pensó   con   horror.   Otra   hija   del   Obispo.   Ella   puede   tener   los   mismos   poderes,   también.   Si   Naomi   y   Oliver   estaban   juntos   en   el   mismo   barco,   Naomi  podría  haber  convertido  a  Michael  en  su  contra.   Y  Amelie  no  lo  sabía.   Los   dos   se   paseaban   por   las   malas   hierbas,   a   través   de   lápidas   y   cardos,   y   se   detuvieron   bajo   el   árbol   blanco.   Oliver   lanzó   una   pieza   de   mármol   caído   lejos,   y   Claire  oyó  la  rejilla  de  metal.   También   estaba   lo   suficientemente   cerca   como   para   oír   las   voces,   y   oyó   decir   Oliver,   –No  hay  necesidad  de  ir  tras  él.  Entre  esto  y  el  sol  de  la  mañana,  esta  terminado.  –Él   metió  la  mano  en  su  bolsillo  y  sacó  una  botella  que  Claire  reconoció  como  una  de   las   armas   que   Shane   había   desarrollado   primero.   Luego     lo   compartió   con   el   Capitán   Obvio   y   su   equipo.   Y   después,   con   los   vampiros,   al   utilizarlo   contra   el   Draug   ...   Era   nitrato   de   plata.   Oliver   tenía   los   guantes,   pero   aun   así   manejó   la   botella   con   cuidado   al   abrir   la   tapa,   entonces   lo   vierte   en   la   tierra,   no,   no   en   el   suelo.   A  través  de  la  rejilla  de  metal  en  el  suelo.   Claire   escuchó   el   grito   de   dolor   de   Myrnin   crudo   y   de   furia,   y   ella   tuvo   que   presionar  ambas  manos  sobre  su  boca  para  callar.  Hubo  un  sonido  de  salpicaduras   y  raspado,  como  si  estuvieran  arañando  un  camino  desde  una  gran  distancia  abajo.  

–No   va   a   llegar   muy   lejos,   –dijo   Naomi.   –No   hay   vampiro   suficientemente   fuerte   como  para  hacer todo  el  camino  hasta  la  cima  antes  del  amanecer,  y  la  plata  en  la   chimenea, si  se  cae,  la  plata  en  el  agua  acabara con  él.  Bien  hecho,  Oliver.   Ahora  vuelve  a  Amelie.  Nuestros  peones  de  ajedrez  pequeños  están  casi  todos  en   su  lugar.  Ahora  haremos  una  jugada  a  nuestros  últimos  movimientos  pronto.  –   –Sí,  dijo,  mi  reina.  –   –Tu  dama  blanca,  –dijo  Naomi,  y  se  rió.  –Me  gusta  el  sonido  de  eso.   Usted  es  un  instrumento  muy  útil,  Oliver.  Yo  te  mantendré  en  mi  tribunal  cuando   ocupe el  lugar  que  le  corresponde.  –   –Amelie,  –dijo,  y  me  pareció  que  era  difícil  para  él  conseguir  expresar  las  palabras.   ¿Qué  hay  de  Amelie?–   –¿Qué  pasa  con  ella?  –preguntó  Naomi.  Ella  estaba  mirando  hacia  abajo  a  través  de   la  reja,  donde  Myrnin  había  sido  condenado  a  muerte.  –Un  gobernante  sabio  nunca   deja   un   rival   a   su   espalda.   A   pesar   de   que   podría   considerar   un   exilio   misericordioso,  si  ruega  lo  suficiente  en  su  nombre.  ¿Podría  usted,  Oliver?  ¿Beg?  –   Él  no  dijo  nada.  Se  puso  de  pie  con  sus  manos  entrelazadas  detrás  de  la  espalda,  y   de  lo  que  Claire  podía  ver  de  él,  su  rostro  era  duro  como  una  piedra  y  sus  ojos   quemaban  de  rojo.   –Obviamente  no,  –dijo  Naomi.  –Su  dignidad  personal  siempre  fue  más  importante   para  usted  que  la  mera  emoción,  ¿no?  Muy  bien.  –Ella  se  inclinó  sobre  la  parrilla.     –¿Myrnin?   Os   dejo   a   sus   dioses.   –Puso   sus   dedos   en   la   boca   y   le   lanzó   un   beso   delicado,  y  luego  se  volvió  y  ella  y  Oliver  se  alejaron,  a  la  deriva  sin  hacer  ruido  a   través  del  cementerio  abandonado,  luego  hacia  arriba  y  hacia la  pared.   Entonces  Naomi  se  volvió  y  miró  a  la  derecha  en  el  escondite  de  Claire,  y  sonrió.   –¿De  verdad  crees  que  no  volvería  a  ver  ese  coche  ridículo,  o  sentir  su  presencia?   Debido   a   que   su   amiga   Eve   está   indispuesta,   supuse   que   estarías   corriendo   al   rescate,   –dijo.   –Creo   que   nuestro   pequeña   amiga   ha   sobrevivido   a   su   utilidad   después  de  todo,  a  pesar  de  que  habría  sido  un  buen  movimiento  al final    utilizarla a ella   para   plantar   un   puñal   en   la   espalda   de   Amelie.   Michael.   Llévala   fuera   de   donde  se  esconde.  –   Claire  se  quedó  sin  aliento,  porque  Michael  saltó  sobre  la  pared  al  lado  de  Naomi,   escaneo  el  cementerio,  y  fijó  su  mirada  justo  donde  estaba.   Naomi   asintió.   –Adiós,   Claire.   Es   una   lástima   que   no   habrá   lugar   para   ti   en   el   Morganville  que  vamos  a  crear.  –   Se  fue.   Y  entonces  Michael  bajó  de  un  salto  y  se  acercó  a  ella.   Claire  corrió.   Michael   ni   siquiera   lo   estaba   tratando   de   verdad,   pensó   Claire,   no   había   ninguna   razón  real  para que no la  pudiera  atrapar  a  tres  metros.  El  era  muy,  muy  rápido,  y   ella  no,  y  el abrigo  de  cuero  pesado  que  había  decidido  llevar  la  estaba  pesando,  y   la  bolsa  de  armas.  Quería  salir  de  ella,  pero  ella  no  se  atrevió.   ¿De  verdad  va  a  tratar  de  matarle?,  se  preguntó,  y  no  tenia  ni  la  menor  idea  de  la   respuesta.   Ella   tropezó   con   un   indicador   caído,   se   inclinó   gravemente   y   salió   volando,   rodó,   y   la   bolsa   de   lona   se   desgarro   con   un   trozo   irregular   de   mármol   roto.   La   tela   fue   dura,   pero   se   había   debilitado   a   lo   largo   de   la   cremallera,   y   las   cosas   se   derramaron a   través   del   espacio   ....   Ella primero   puso   las   manos   sobre     una  bolsita  de  plástico  llena  de  eslabones  de  plata  de  una  cadena,  rescatados  por   Eve   de   una   joyería   y   los   había   comprado   a   través   de   Internet.   Había   un   puñado  

agradable  y  pesado  cuando  Claire lo abrió,  y  cuando  se  tropezó  con  sus  pies,  ella  se   retorció  y  tiró a  Michael.   La  plata  lo  golpeó,  y  donde  le  golpeó  la  piel,  vio  chispas,  era  más  sorprendente  que   doloroso,   pero   lo   más   lento,   dándole   un   momento   para   ordenar   sus   opciones   disponibles.  Se  pasó  sobre  el  nitrato  de  plata;  ella  no  quería utilizarlo  con  él,  le  dolía   lastimarlo.   Sus  manos  se  cerraron  sobre  el  bate  de  béisbol  de  Shane  con  punta  de  plata,  que   era    lo  más  importante  en  la  bolsa  de  lona,  lo  saco  fuera.   Ella   ni   siquiera   tuvo   tiempo   de   preparar   un   golpe   decente   cuando   Michael   se   abalanzó   hacia adelante,   pero   se   las   arregló   para   conseguir   que   el   extremo   recubierto   de   la   madera   estuviera   en   el   lugar   y   por   su   impulso   lo   llevó   al   pecho   de   él  por  primera  vez  :  la  plata  le  quemó  duro,  y  él  se  apartó  con  un  grito  de  dolor.   Entonces   era   un   callejón   sin   salida   temporal,   Claire   apretó   los   pies   y   tomó   una   postura  de  bateo,  listo  y  mirando  mientras  caminaba  fuera  de  su  alcance.   –¿Michael?–   Él   no   respondió.   Su   rostro   parecía   tan   inmóvil   y   congelado   como   la   del   ángel   de marmol detrás  de  él.   –Michael,   por   favor   no   lo   hagas.   Sé   que   esto   no   es   tu   culpa,   que   Naomi   se   ha   apoderado  de  ti.  No  quiero  hacerte  daño.  Te  lo  juro  ....  –   –Bien,  –dijo.  –Eso  hace  que  sea  fácil.  –   –¡Pero  voy!  –terminó  ella,  y  se  arrodillo  para  alcanzarlo.   Pero  el  saltó  sobre  el  bate,  conectó  a  la  ligera,  y  se  lanzó  a  por  ella  con  las  manos   extendidas.   Algo  le  golpeó  en  el  cuello  con  un  suave  silbido,  tos,  y  Michael  aterrizó  perdiendo  el   equilibrio,  se  tambaleó  y  sacudió  la  cabeza  en  la  confusión.  Habia  algo  clavado  en   su  cuello.   Un  dardo.   Lo  sacó,  la  miró  con  confusión,  y  se  apartó  de  Claire,  hacia  el  muro  ...  y  sentado  en   la  parte  superior  de  éste,  con  un  rifle  pesado  en  sus  manos,  Shane  Collins.   –Lo   siento,   hombre,   –dijo   Shane.   Le   dio   un   puntapié   gratuito   y   se   dejo   caer     del   muro,   flexionando   las   rodillas   y   cargando   otro   dardo   en   la   pistola   tranquilizante.   Apuntando  a  su  objetivo  mientras  caminaba  hacia  ellos.  –Te  vas  a  sentir  muy  mal   por   un   maldito   tiempo.   No   hagas   que   te   pegue   otra   vez.   No   estoy   seguro   de   que   no   te  va  a  matar.  –   Michael   gruñó   algo,   pero   él   ya   estaba   perdiendo   su   capacidad   de   función,   bajó   una   rodilla,  y  cayó  hacia  delante  con  sus  manos,  y  luego,  lentamente,  se  dejo  caer  a  su   lado.  Su  espalda  se  arqueó  en  un  grito  silencioso.   Claire  dejó  caer  el  bate  y  trató  de  acercarse  a  él,  pero  Shane  la  cogió  por  la  cintura  y   la  levantó  para  detenerla.  Pateó  y  se  retorció,  pero  él  la  sujetaba.   –Si estas cerca   de   él,   pudiera   terminar   el   trabajo.   –dijo.   Él     la   mantuvo   colgando,   giro  y  la  envió  tambaleándose  bien  lejos  de  Michael,  y  de  sí  mismo.  –Usted  vino  a   buscar  a  Myrnin.  Ve  a  por  él.  Yo  te  cubro.  –   Seguía   sin   haber   rastro   de   perdón   en   él,   ya   sea   por   Claire   o   como   él     miró   a   su   amigo  Michael  sufriendo.  Estaba  allí  para  cumplir  un  deber  como  él  lo  veía,  y  eso   era  todo.   Pero  era  más  de  lo  que  había  esperado.  Fue  algo.   –Muchas  gracias,  –susurró.   Shane  asintió,  sin  mirarla  a  los  ojos,  y  colocando  el  segundo  dardo  tranquilizante   en  su  lugar  mientras  veía  retorcerse  Michael  penosamente  por  el  suelo.  

Claire  corrió  sobre  la  grava  desigual  hacia  el  árbol  blanco,  incluso  descubierta,    la   rejilla   de   plata   circular     con   barras   que   forman   una   cruz   simple,   era   casi   invisible  hasta  que  casi  se  subió  a  ella.  Esto  podría  haberle  roto  el  tobillo.  La  reja   estaba  cerrada  con  llave  y  oxidada  de  vieja,  bloqueada y  Claire  comenzó  a  golpearla     frenéticamente  con  el  bate  de  plata  en  la  punta  hasta  que  se  partió  en  dos.   Ella  se  echó  hacia  atrás  el  frío  metal,  deslustrada  y  trató  de  ver  en  la  oscuridad.   Nada.  Ni  siquiera  un  atisbo  de  vida.   –¿Myrnin?   –Ella   gritó.   Tuvo   que   taparse   la   nariz   del   olor   que   subía   desde   el   estrecho   y   pequeño   agujero   del   alcantarillado,   tóxico   un   conjunto   de   las   peores   cosas  que  podía  imaginar.  –¡Myrnin!  ¿Puedes  oírme?  –   Algo   golpeó   en   el   suelo   junto   a   ella,   Claire miro para   ver   que   Shane le   había   arrojado  un  rollo  de  cuerda  de  nylon  que  había  recuperado  de la  bolsa  de  armas.   Ella   asintió   con   la   cabeza   y   la   desenvolvió,   ato   un   extremo   en   torno   al   árbol   muerto,  y  el  otro  cayó  en  el  agujero.  –¡Si  puedes  oírme,  agarra  la  cuerda,  Myrnin!   ¡Sube!  –   No  estaba  segura  durante  largos  momentos  si  estaba  allí,  o  incluso  si  él  podía  salir.   Tal  vez  era  demasiado  tarde.  Tal  vez  él  ya  se  había  ido.   Pero   entonces   sintió   repentinamente   tirar   de   la   cuerda   tensa,   y   en   cuestión   de   segundos,  vio algo  pálido  aparecer  en  la  oscuridad,  poco  a  poco  cada  vez  más  claro,   y  que avanzó  hacia  ella.   Myrnin  subió  como  si  hubiera  aprendido  de  su  mascota  araña,  arrollando  con  una   velocidad  frenética.  Tenía  quemaduras  en  la  cara,  las  manos  y  la  parte  inferior  de   las  piernas,  quemaduras de plata  pero  eso  no  lo  detuvo,  y  cuando  llegó  a  la  cima  del   agujero,  Claire  agarró  sus  antebrazos  y  lo  arrastro  fuera  del  lado  que  no  estaba    bloqueada  por  la  plata  la  rejilla.   Él  se  desplomó  sobre  su  espalda  sobre  el  agua  residual,  sangrando  fuera  de  su  ropa   empapadas   y   arruinada,   de   su   pelo   negro   enmarañado,   y   después   de   un   segundo   de   silencio,   susurró:   –Yo   sabía   que   vendrías,   Claire.   Sabía   que   lo   harías.   Querido   Dios,  se  tomó  su  tiempo.  –   Le  tomó  la  mano  y  se  sentó  a  su  lado.   Shane   estaba   a   quince   metros   de   distancia,   junto   a   Michael,   pero   él   levantó   la   vista   y  señaló  con  la  barbilla  en  una  pregunta  silenciosa.  ¿Está  bien?  Ella  asintió  con  la   cabeza.   No   era   mucho,   pensó.   No   era   nada   para   construir   cualquier   tipo   de   esperanza,   simplemente   que   él   estuviera   dispuesto   a   aparecer   aquí,   dispuesto   a   disparar   un   rifle,  tirarle a  ella  una  cuerda.   Pero   ella   lo   tomaría.   Fue   horrible   para   ella   cómo   lastimosamente   estaba   agradecida   sólo   por   la   más   pequeña   insinuación   de   una   sonrisa   que   él   le   dio,   antes   de  volver  su  espalda.   –Es  muy  triste,  –dijo  Myrnin.  Su  voz  sonaba  débil  y  distante,  como  si  hubiera  sido   un  largo  camino  por  recorrer  en  más  de  un  sentido.  –Hueles  como  lágrimas.  ¿Tenía qué romper  tu  corazón?  –   –No,  –dijo  Claire,  en  un  susurro  muy  suave  que  esperaba  que  Shane  no  podía  oír   desde  donde  él  se  encontraba.  –Yo  rompí  el  de  el.  –   –Ah,  –dijo  Myrnin.  –Bien  por  ti.  –Él  se  sentó,  y  de  repente  se  inclinó  para  lanzar  una   cantidad  horrible  de  agua  negra.  –Perdón.  Bueno,  eso  fue  penoso  ....  ¡Oh  no!  ...  –Se   desplomó  en  el  suelo,  como  si  estuviera  demasiado  débil  para  levantarse,  y  cerró   los   ojos.   Todo   su   cuerpo   estaba   temblando   y   nervioso,   y   se   prolongó   durante   un   largo   tiempo.   Ella   no   sabía   qué   hacer   por   él,   salvo   poner   la   mano   en   su   hombro.  

Debajo  de  las  ropas  viscosas,  podía  sentir  sus  músculos  bloqueados  y  el  esfuerzo,   como  si  estuviera  teniendo  un  ataque  epiléptico.   Por  último,  se  relajó  respiró  profundamente,  lento  antes  de  abrir  sus  los  ojos  y  dijo:   –Tenemos  que  irnos,  Claire.  Rápidamente.  –   –¿Dónde?  –preguntó  ella,  porque  tenia  frío  y  miedo  no  podía  pensar  en  cualquier   lugar,  en  cualquier  lugar  en  absoluto,  que  pudiera  ser  seguro  ahora.   –Para  la  seguridad,  –dijo.  –Antes  de  que  sea  demasiado  tarde.  –   –Pero  tú  no  estas  lo  suficientemente  bien  como  para  –   Antes   de   que   pudiera   terminar,   él   estaba   fuera   al   acecho   descalzo   por   la   hierba   hacia  la  salida.  Arrancó  la  cadena  de  la  cerca  con  un  tirón  fuerte  y  empujó  la  puerta   abierta  con  un  grito  oxidado.   Luego   miró   hacia   atrás   con   un   brillo   rojo   en   los   ojos   y   dijo:   –Traigan a   Michael.   Nada  de  esto  es  culpa  suya.  No  voy  a  permitir  que  sufra  por  ello.  –   Shane  no  se  había  movido  durante  todo  esto,  pero  ahora  él  se  agachó  y  tiró  de  el   dardo  tranquilizante  del  cuello  de  Michael.  –Va  a  tardar  unos  minutos  antes  de  que   esté  lo  suficientemente  bien  como  para  ponerse  de  pie.  –   –Entonces   le   arrastras,   –dijo   Myrnin.   –A   menos   que   te   guste   disfrutar   de   la   comodidad de   mi   calabozo un   poco.   Estoy   seguro   de   que   Naomi   va   a   enviar     a   Pennyfeather   en   un momento   para   estar   seguro   de   que   todos   nosotros   estamos   muertos,  y  prefiero  no  estar  aquí  para  obligarla a ella.  Ahora,  niños.  –   Dio   una   palmada   y   desapareció   más   allá   de   las   puertas,   y   en   un   momento,   Claire   oyó el  coche  de  Eve  en  marcha  con  un  rugido.   Volvió  a  Shane  y  tomó  uno  de  los  brazos  de  Michael,  mientras  él  tomaba   el  otro.  Sus  ojos  se  encontraron  brevemente.   –Lo  siento  mucho,  –susurró.   –Sí,  –dijo.  –Yo  también.–   Pero  no  estaba  segura  de  si  estaban  hablando  de  las  mismas  cosas  en  todo.                                                

DIECIOCHO    

CLAIRE

    Les  tomó  un  tiempo  para  arrastrar  ,  el  cuerpo pesado de Michael  sobre  el  terreno   irregular   y   meterle   dentro   de   la   carroza   fúnebre.   Myrnin   asomó   la   cabeza   por   la   ventana  del  pasajero  del  coche  para  sugerir  amablemente  que  Michael  podría  ser arrojado   por   el   mismo   agujero   por   donde   acababa   de   salir   el.   Shane   sugirió   que   Michael   podía   morderlo   con   fuerza.   Myrnin   disminuido.   Claire   conducía,   dejando   a   Shane  con  Michael,  por  su  propia  petición.  Ella  estaba  un  poco  preocupada  por  eso,   Shane  le  guardaba  rencor,  y  iba  a  ser  difícil  para  él  ver  más  allá  de  lo  que  Michael   había  hecho  con  ellos,  pero  al  menos  era  una tregua  por  ahora.  ¡Peligro  de  muerte   triunfó  sobre  el  dolor  emocional!.  Temporalmente.   Myrnin  dijo,  –Michael  parece  estar  bajo  el  hechizo  de  Naomi,  al  igual  que  Oliver   y  Pennyfeather  deben  estarlo  también.  No  tengo  ni  idea  de  cuantos  ella  a sometido,   pero   es   una   lástima   que   ella   no   lo   probó   en   mí.   –Él   sonrió,   y   su   expresión   era   sombría   y   oscura,   y   no   era   sólo   las   rayas   de   agua   negro   manchando   su   cara.   – Mayores  vampiros  han  tratado,  incluyendo  a  su  padre  de  corazón  negro.  Creo  que   mi  sangre  enfermó  al nombrado Obispo durante  un  mes.  –   –¿Dónde  debemos  ir?  –preguntó.  Él  suspiró.   –Supongo   que   realmente   no   tienen   otra   opción,   –dijo.   –Retirarse   a   la   Casa   Glass   simplemente  les  dará  un  punto  fácil  de  atacar,  y  no  podemos  defender  el  lugar,  no   de  un  ataque  concentrado.  Así  que  vamos  a  tener  que  llevar  la  lucha  a  ellos.  –   –¿Dónde?–   Se   encogió   de   hombros   con   cansancio.   –Donde   Amelie.   En   última   instancia,   es   el   objetivo de Naomi.  Oliver  la  sedujo  por  ella,  o  al  menos,  parte  de  ella  fue  el  esfuerzo   de  Naomi para que  se  debilitara,  creando  problemas  en  su  contra.  Ella  debe  de  ser   advertida  de  lo  que  está por venir  o  que  va  a  ser  tomada  por  sorpresa,  por  los  que   ella  confía.  –   –¿Cómo  demonios  se  supone  que  vamos  a  llegar  a  la  Plaza  de  Fundadores?  –Claire   preguntó.  –¿Tienes  algún  pasaje  secreto  o  algo  así?–   –Todos  están  encerrados,  me  temo,  –dijo  Myrnin.  –Oh,  estoy  arruinando  su   tapicería  hermosa  amiga.  Perdón  por  el  desorden.  Imagínate  si  me  hubieran  dejado   allí  durante  meses.  Eso  fue  así,  una  vez.  Fui  arrojado  en  una  celda  más  pequeña  que   una  casa  de  perro  durante  medio  año.  Todo  lo  que  hicieron  fue  arrojar  el pollo  o   cerdo  ocasional  ...  repugnante.  Parece  que  he  perdido  mis  zapatillas.  –   –Te  voy  a  comprar  otras  nuevas.–   –Espero   que   vamos   a   tener   que   confiar   en   Michael,   –dijo   Myrnin,   cambiando   repentinamente   de   nuevo   a   la   pregunta   original.   –El   muchacho   tiene   un   sistema   automático de entrada  a  la  presencia  de  Amelie,  por  su  descendencia.  La  dificultad   es  que  es tiene que hacerlo  voluntariamente, y como esta no sabemos si nos  ayudará   y,  por  cierto,  una  pena,  ¿por  qué le  disparaste?  –   –Es  Shane,  y  si  me  llama  así  de  nuevo,  usted  estará  recibiendo  el  próximo  dardo.  –   –La  pregunta  sigue  en  pie.–   –Debido   a   que   iba   tras   Claire.   Una   vez   más.   Shane   no   la miraba   a   ella,   ni siquiera   una  mirada  en  el  espejo  retrovisor,  Claire  sabía,  porque  ella  estaba  esperando  

para  ello,  de  alguna  señal  de  que  su  ira  estaba  empezando  a  desaparecer.   –Una   vez   más,   –preguntó   Myrnin,   y     levantó   las   cejas.   –Las   cosas   cambian   tan   rápidamente   con   vosotros,   jóvenes.   ¿Claire,   porque   son   enemigos   ahora   de   Michael?  –   –No  exactamente,  –dijo.  Shane  la  cortó.   –La  última  vez  él  sólo  le  dio  un  beso con lengua,  –dijo  Shane.  –Esta  vez  se  veía  un   poco  más  extremo  que  eso.  Así  que  no  tuvo  la  posibilidad  de  estar  equivocado.  –   Eso  le  valió  una  mirada  aguda,  interesada  de  Myrnin.  –Bueno.  Vamos  a esperar   para  tener  la  historia  completa,  entonces.  –   –En  realidad  no,  –dijo.  –Algo  le  pasa  a  Michael,  no está  bien.   Y  vi  a  Naomi,  con  Oliver.  Están  trabajando  juntos.  –   –Eso   es   muy,   muy   desagradable,   –dijo   Myrnin.   Frunció   el   ceño   y   tiró   de   un   hilo   extraviado  en  su  camisa,  amenazando  con  desvelar  toda  una  pieza  de  la  misma.   –Naomi  fue  asesinada  en  el  ataque  a  los Draug,  o  eso  se  decía.  Yo  tenía  mis  dudas.   Parecía  demasiado  conveniente,  teniendo  en  cuenta  que  Naomi  había  comenzado   trabajando  para  socavar a  Amelie.  Me  imagino  que  quería  ocupar  su  lugar  incluso   entonces,  pero  Amelie  no  es  alguien  que  no  responde  a  un  reto.  –   –¿Quieres  decir  que  Amelie  mató a  Naomi  ?–   –Es   posible.   O,   posiblemente,   Oliver   lo   hizo,   para   protegerla.   Pero   si   es   así,   debe   de haber   tenido   un   cambio   de   corazón,   o   el   control   de Naomi   sobre   él.   Nunca   he   confiado   en   el   cabeza   redonda,   yo   mismo.   Un   hombre   de   carácter   bajo   y   alta   ambición.  Naomi  no  estaría  por  encima  con  él  para  lograr  sus  sueños  de  poder.  –   –Entonces   tenemos   que   decirle   a   Amelie   que   está   apuñalandola   por   la   espalda.–   Tomó  Claire una  respiración  profunda.  –Hay  que  decirle.  Ella  no  va  a  creerme,  o a   Shane,  y  Michael  no  es  capaz  de  decir  cualquier  cosa,  incluso  si  quisiera.  –   –No  puedo,  –dijo.  –Mírame.  No  estoy  en  condiciones  idóneas  a..–   –Tú   eres   el   portador   oficial   de   malas   noticias,   –dijo   Shane,   y   señaló   el   rifle   a   Myrnin.  –Fin  de  la  discusión.  –   –Sí,  –dijo  Myrnin al  instante.  –Por  supuesto.  No  hay  problema  en  absoluto.  –   Hubo un     debate   bastante animado acerca   de   cómo   hacerlo   con el guarda del   área   alrededor   de   la   Plaza   Fundadores.   Al   final,   se   apoyó   a   Michael   en   el   asiento   del   pasajero,   junto   a   Myrnin,   quien   lo   mantiene   en   posición   vertical   con   un   amistoso brazo   alrededor   de   sus   hombros,   y   cuando   Claire   bajó   la   ventanilla   del   pasajero,   el guardia  de la  Fundadora  vampiro  Square  tomó  un  vistazo  dentro,  vio  a  Michael  y Myrnin,  y  asintió  con  la  cabeza  a  través  de  ellos  sin  ningún  tipo  de  preguntas.     –Asombroso,   –Myrnin   dijo,   escurriendo el agua   de   su   cabello.   –Uno   pensaría   que   alguien puede  ser  que  note  mi  apariencia  general.  –   –Es  curioso,  yo  diría  que  te  darías  cuenta  de  que  no  es  tan  diferente  de  cómo  te ves   generalmente,   -­‐dijo   Shane.   No   había   bajado   el   rifle,   se   sentó   apoyó   hacia   atrás,   con   el  objetivo,  en  dirección  de  Myrnin.   –¿En  serio?  Voy  a  tener  que  trabajar  en  eso,  está  claro.  Dime,  ¿estas  realmente  tan   enojado   con   Claire   que   usted   está   dispuesto   a   disparar   el   arma   en   un   vehículo   cerrado,  con  una  clara  oportunidad  de  alcanzarla  a  ella?  –   –No   estoy   enojado,   –dijo   Shane.   –Soy   cuidadoso.   –Eso,   Claire   notó,   no   respondía   realmente  a  la  pregunta.   Se   cerraba   Myrnin   por   un   tiempo,   al   menos   hasta   que   había   aparcado   el   coche   fúnebre   en   el   aparcamiento   subterráneo   de   la   Plaza   de   Fundadores.   Shane   se   vio   obligado  a  abandonar  el arma,  pero  él  agarró  la  mochila  de  Claire  y  lo  llenó  con  una   selección  de  la más  prácticas  armas  posibles.  

–No  vamos  a  ser  capaces  de  abrirnos  camino  luchando  o  estaremos  fuera  de  nuevo,   –Myrnin  dijo.  –Es  posible  tenerlo  en  mente  durante  su  frenesí  de  embalaje.–   –Cállate.   –Shane   se puso   la   mochila   al   hombro,   y   por   primera vez   miró   a   Claire   directamente.   –Es   tu   responsabilidad,   evitar   que   este   haciendo   nada   demasiado   loco.  –   –Lo  intentaré,  –dijo.  Fue  la  primera  verdadera  conversación  breve  y  práctica,  que   habían  tenido  en  horas,  y  la  hizo  sentir  un  poquito  menos  horrible  ...  hasta  que  le volvió   la   espalda   a   ella   en   el   ascensor,   en   preferencia   para   ver   los   números parpadear  hasta  que  habían  llegado  a  la  derecha.     Myrnin  abrió  el  camino,  que  era  una  buena  cosa,  ya  que  la  primera  intersección  los   llevó  cara  a  cara  con  dos  de  los de  negro  guardias  uniformados de Amelie.   –Se  nos  dijo  que  se  había  ido,  –uno  de  ellos  dijo  a  Myrnin.   –Usted  fue  mal  informado,  entonces,  –dijo  Myrnin con  altanería,  y  gotas  de  sucia   agua   corría   por   sus   pies   para   dejar   manchas   en   la   alfombra.   –Estoy   aquí   para   ver   a la  Fundadora.  –   –¿Al  igual  que?  –El  guardia  lo  miró  de  arriba  a  abajo,  las  cejas  levantadas.   –¿Le   gustaría   ducharse   y   cambiarse   antes   de   advertir   de   el   desastre   potencial?  Por   supuesto,  uno  no  quisiera  entregar  la  noticia  en  un  estado  menos  que  prístino.     El  guardia  aceptó,  pero  luego  se  volvió  al  análisis  de  Claire  y  Shane.  –¿Y  ellos?–   –Conmigo,  –dijo.  –El  séquito.  Ya  lo  sabes.  –   –Mochila,  –dijo  el  segundo  guardia  a  Shane,  e  hizo  un  gesto.  Él  vaciló.   –Ahora.  –   –Oh,  déjalo  ya.  Te  dije  que  no  podías  utilizarlos  de  todos  modos,  –dijo  Myrnin.   –Hazlo.  Rápidamente.  Nos  queda  poco  tiempo,  por  amor  de  Dios.  –   Los  guardias  lo  estaban  ignorando  ahora,  se  centraron  en  Shane  y  potencialmente   los  contenido  letales  de  su  bolsa,  y  tan  pronto  como se  habían  alejado  de  él,  Myrnin   extendió  la  mano,  tomó  a  cada  uno  de  los  guardias  por  un  lado  de  la  cabeza,  y  les   golpeó   juntos,   con   fuerza.   Claire   se   estremeció   al   oír   el   sonido   de   los   huesos   crujientes.  Los  dos  hombres  cayeron  a  la  alfombra,  retorciéndose.   –Vamos,   –dijo   Myrnin.   –No   será   por   mucho   tiempo.   Pero,   no   se   preocupen,   sus   cerebros  no  están  suficientemente  complicados  como  para  sufrir  daños.  –Pero-­‐   –Claire,   no   tengo   tiempo.   –Él   la   agarró   por   el   brazo   y   la   arrastró   junto   a el en   la   carrera,  pasando  por  puertas  cerradas,  retratos  pintados,  parpadeo de luces  ...   Y  en  una  puerta  abierta.   El asistente  de  Amelie  se  puso  en  pie,  alarmado  ante  la  visión  de  ellos  y  mostró   sus   dientes,   y   Myrnin   desnudó   su   turno   en.   –Anúnciame,   –dijo,   y   luego   negó   con   la   cabeza.  –No  importa,  voy  a  hacerlo  yo  mismo.–   Bajó  su  hombro  y  corrió  hacia  la  puerta  interior.  La  cerradura  se  rompió,  y   la  puerta  se  abrió  ...   Estaba   Amelie,   en   los   brazos   de   Oliver.   No   como   una   rehén,   como   Claire   originalmente   pensó ,   pero   en   una   posición   que   sólo   puede   ser   llamado,   ah,   íntimo.   Ese  fue  un  infierno  de  un  beso  en  curso,  y  había  menos  ropa  de la que  puede  ser   estrictamente  formal.   El  beso  se  interrumpió  cuando  Myrnin  se  detuvo  deslizándose  entre  los  restos  de   la  puerta,  con  Shane  y  Claire  de  cerca,  y  dijo:  –Bueno,  esto  es  incómodo.   Perdone,  pero  creo  que  Claire  tiene  algo  que  decirte.  –   Entonces  él  la  empujó  hacia  adelante  cuando  Oliver  se  apartó  del  abrazo   y  comenzó  a  abotonarse  la  camisa.  Amelie  miró  a  Claire,  y  luego  a  Myrnin,   luego  a  Shane,  como  si  estuviera  decidiendo a  cuál  de  ellos  a  matar  primero.  

Myrnin   en serio  no  iba  a  hacer  nada,  Claire  se  dio  cuenta.  Estaba  de  pie  de  nuevo,   mirando.   No   estaba   segura   de   lo   que   estaba   viendo,   pero   había algo   que la   dejó   deliberadamente  ahí  colgado,  retorciéndose  como  un  gusano  en  un  anzuelo.   –¿Y  bien?  –Era  la  voz  de  Amelie  una  grieta  de  sonido,  como  una  capa  de  hielo   ajustada.  –¿Qué  puede  ser  tan  importante  que  se  entrometen  aquí  en  mi   privacidad,  como  un  asesino?  –Ella  agarró  a  Shane  por  el  cuello  y lo  arrastró   acercándolo ,  arrancó  la  mochila  de  sus  manos,  y  la  destrozó  al  abrirla,   derramando  armas  por  el  suelo.  –¿Tú  vienes  a  usar  estos,  entonces?  ¿Está  usted  en   liga  con  su  padre  otra  vez?  Te  lo  advierto,  esta  vez,  la  jaula  no  se  irá  sin  utilizar.  Vas   a  arder  por  ello,  un  poco  tonto.  –   –¡Shane   está   tratando   de   protegernos!   Oliver   te   está   traicionando   –Claire   espetó.   – Está  trabajando  con…–   No   tuvo   tiempo  para  más.  Oliver  estaba   sobre   ella,   agarrándola por la  garganta  él  la   levantó   sin   esfuerzo   de   la   alfombra   hasta   que   sus   pies   colgaban   y lanzaban   patadas   inútilmente.   Ella le   clavó   las   uñas   en   la   mano,   pero   él   no   iba   a   permitir   que   pudiera respirar.  El  pánico  la  cegó,  le  ahogó,  y  todo  lo  que  sabía  por  unos  pocos  segundos   era   que   ella   iba   a   morir   antes   de   que   pudiera   hacer   las   cosas   bien   de   nuevo   con   Shane.   Myrnin   se   agachó,   agarró   el   palo   con   punta   de   plata,   y   golpeó   Oliver   derecho   entre   los   omóplatos,   lo   suficiente   para   que   perdiera   el   equilibrio.   Claire   se   dejó   caer   sobre  la  alfombra,  donde  ella  gritó  en  un  suspiro.   –¡Basta!   –dijo   Amelie.   No   había   color   pálido   en   sus   mejillas,   y   un   furioso   brillo   rojo   en  los  ojos.  –Ya  he  tenido  suficiente  de  su  charla  tonta  y  sus  traiciones.  Vienes  aquí   sin   respuesta,   amenazan   a mi   consorte.   Ya   he   terminado   con   todos   vosotros.   He   mimado  a usted  demasiado  tiempo.  Voy  a  empezar  con  usted,  Collins.  –   Ella  agarró  por  la  camiseta  a  Shane  cuando  trató  de  apartarlo  de  su  camino,  y   hacia   atrás   con   la   otra   mano,   sus garras   afiladas   y   extendida.   En   más   de   un   segundo,  ella  lo  haría.  Ella  lo  mataría.   –¡No!,   –gritó   Claire   a   través   de   su   garganta   terriblemente   dolorido.   –Está   trabajando  con  Naomi,  ¡Oliver la  va  a  matar!  –   La  Fundadora  se  congeló,  y  por  un  segundo  sus  ojos  se  abrieron  completamente de   nuevo  a  gris mientras  miraba  a  la  cara  de  Claire,  leyendo  lo  que  esperaba  que  fuera   absolutamente  la  verdad   de como  ella  lo  sabía.   Y  luego  Amelie    soltó a Shane  y  comenzó  a  girar  hacia  Oliver.   Oliver  cogió  el  bate  de  las  manos  de  Myrnin  y  lo hizo  girar  hacia la cabeza de la   Fundadora  con  una  velocidad  mortal,  borrando,  incluso  para  un  vampiro,   habría  sido  fatal  si  se  hubiera  conectado  ...  pero  Amelie  se  movía  como  agua,   que  fluye  fuera  del  camino  y  tomando  el  brazo  de  Oliver  al  pasar,  a  continuación,   girando hasta  que  el   bate  voló  fuera  de  su  control.  Se  rompió   sobre  las  ventanas  en   un   ensordecedor   choque,   enviando los   vidrios   que   volaron   hacia   la   noche.   El   bate   de  béisbol cayo de  punta  a  la  tierra  casi  un  centenar  de  metros  de  distancia  sobre   la  hierba  del aparcamiento,  abajo.   Amelie  empujó  a  Oliver  de  cara  contra  la  pared,  atrapado  su  brazo  detrás  de  él,  y  le   dijo:  –Dime  por  qué.  ¿Por  qué?  –No  lo  dudo,  Claire  vio  eso.  El  intento  de  Oliver  con   matarla  había  sido  lo  suficientemente  claro.  Gritó,  y  ella  le torcio el brazo aun mas fuerte ,aunque  era  obvio  por  la  expresión  de  su  rostro  que    se  estaba  haciendo  daño   por  hacerle  daño.  –Oliver,  ¿por  qué  me  ha  de  entregar?–  

Él  se  echó  a  reír.  Era  un  sonido  horrible  y  vacío.  –Yo  no,  –dijo.  –Yo  nunca  fui  fiel  a  ti,   mujer  tonta.  He  hecho  un  curso  de  la  vida  para derrocar gobernantes.  Usted  es  sólo   el  último,  y  el  más  gratificante.  –   Amelie   giró   la   cabeza   hacia   Claire   y   Myrnin.   –No   puede   ser,   trabajando   con   Naomi,   dijo.  –Ella  está  muerta.–   –Lamentablemente,   y   de   manera   convincente,   no.   –dijo   Myrnin.   –La   vi   con   mis   propios  ojos.  Estoy  bastante  seguro que Claire  tiene  los  hechos.  –   –¿Y  donde  en  nombre  de  Dios  has estado,  entonces?–   –En  el  fondo  de  un  pozo,  –dijo.  –Qué  representa  mi  estado  actual  de  vestir.  Aunque   Shane  me  asegura  que  no  es  tan  extraño.  –   Shane   no   había   hecho   un   ruido,   y   él   no   se   había   movido,   había   juzgado   probablemente,  con  mucha  razón,  que  era  el  momento  de  hacerse  un  blanco  más   pequeño.   Por   la   manera de poner sus   labios   apretados,   deseó   que Myrnin   no   lo   hubiera mencionado.   Pero  Amelie  no  parecía  importarle.  Se  inclinó,  recogió  una estaca revestida de plata   y   lo   presiona   contra   la   piel   del   cuello   de   Oliver,   justo   por   encima   de   la   columna   vertebral   sólo   lo   suficiente   para   teñir   la   piel   y   comenzar   a   quemarla.   –Así   que,   ¡traidores!,   –dijo.   –En   los   viejos   tiempos,   su   cabeza   habría   terminado   como   una   decoración   colgando   sobre   una   punta.   Yo   supongo   que   tendrá   que   conformarse   con   algo   menos   ...   satisfactorio.   –Había   lágrimas   en   los   ojos,   luego   las   lágrimas   corrían   por   su   pálido   rostro   todavía.   –Yo   confiaba   en   ti, traidor.   Supongo   que   debería  haber  sabido  mejor.  Nunca  he  tenido    suerte  en el amor.  –   –Yo  nunca  te  amé,  –dijo.  –Mátame.  Esto  no  cambia  nada.  –   –Esto   cambia   todo,   –dijo   entre   dientes.   –No   vas   a   morir   todavía.   No   hasta   ayudarme   a   encontrar   a   mi   hermana   descarriada.   A   continuación   voy   a   permitir   que  te  mueras.  Pero  todavía  no.  Todavía  no.  –   –¿Por  qué  esperar?,  –dijo  una  voz  baja  y  dulce  desde  la  puerta,  y  todos  se  giraron   incluso   Oliver,   para   ver   Naomi   allí   de   pie,   junto   a   Michael   detrás de   ella.   Y   Hanna   Moisés,   llevando   una   ballesta   con   un   tornillo   de   madera   pesada   ya  en  su  lugar.  Y   más,  tras  ellas,  humanos  y  vampiros  por  igual.   –Gracias,  Claire.  A  veces,  es necesario sacrificar un peón para  atraer  a  la  reina  de  su   escondite.  –   Ante  el  asentimiento  de  Naomi,  Hannah  levantó  la  ballesta  y  disparó  el  perno   directamente  a  Amelie.   Era   imposible   que   fallará,   y   no   lo   hizo,   pero   ...   algo había   sucedido,   una   falta   de   definición  de  movimiento, Claire  no  podía  comprender  hasta  que  había  terminado,   Oliver   estaba   de   pie   en   el   lugar   de   Amelie,   balanceándose.   El   tornillo   de   madera   estaba  en su  corazón.   Se  dejó  caer  de  rodillas  y  luego  se  derrumbó.   Amelie  era  un  borrón,  en  dirección  a  las  ventanas  rotas.  Hannah  tenía  un  segundo   perno   en   el   arco,   y   Naomi   cogió   la   ballesta,   apuntó   y   disparó   así   como   Amelie   saltó   en  el  aire  nocturno.   Le  golpeó  limpiamente  en  el  pecho.  Claire  abrió  la  boca  y  miró  su  caída  sin  gracia   en  la  hierba.   –Satisfactorio,   –dijo   Naomi.   –Aunque   no   tengo   ni   idea   de   por   qué   eligió   Oliver   ponerse  en  el  camino.  Llevalos a todos  ellos  a  la  jaula.  ¡Ahora!.  –   Ni  siquiera  Shane  trató  de  luchar,  esta  vez.   –Genial,  –dijo  Shane.  Claire  sintió  que  habría  sido  el  ritmo,  si  no  hubieran  

estado   en la   habitación,   pero   la   jaula   de   acero   en   la   Plaza   del   Fundador   era   lo   suficientemente   grande   para todos,   Myrnin,   y   los   cuerpos   inanimados   de   Oliver   y   Amelie,   sin espacio   de   sobra.   –Simplemente   genial.   Todavía   voy   a   morir   en   esta   jaula,  después  de todo  lo  que  ha  pasado.  Eso  es  simplemente  perfecto.  –   –Bueno,   –dijo   Myrnin,   y   empujó   el   cuerpo   inerte   de   Oliver   para estirar   sus   piernas   largas  y  sucias,  –al  menos  nos  estamos  muriendo  en  compañía  real.  Eso  es  algo.  –Él   llegó  a  tirar  de  la  estaca  en  el  pecho  de  Amelie,  pero  a  medida  que  lo  hizo,  una  hoja   delgada  de  plata  asomó  entre  los  barrotes  y  le  cortó  la  mano.  Gritó  y  se  retiró.   Hannah  estaba  de  pie  fuera  de  los  barrotes,  mirando  con  calma y  concentración.  – No  lo  intentes,  –dijo.  –No  usar.  Deja  las  estacas  donde  están. –   –¿Preocupado?   –chupó   Myrnin   el   corte   en   su   mano,   y     escupió   manchas   de   plata   que   ardía   en   el   suelo.   –Usted   debe   ser,   Hannah.   Si   usted   piensa que apoyando   a   Naomi   va   a   ganar   la   libertad   de   su gente,   eres   una   tonta.   Ella   es   peor   de lo que   Oliver hubiera  pensado  alguna  vez  en  ser,  porque  creo  honestamente que  cree  que lo  que  está  haciendo  es  para  mejor,  bueno,  mejor  para  ella,  en  cualquier  caso.  –Él   ladeó la   cabeza,   mirando   hacia   ella,   y   de   pronto   se   lanzó   sobre   las   bolsas,   envolviendo   su manos   a   su   alrededor.   Ella   no   se   inmutó,   aunque   sí   tomó   un control  más  estrecho  del cuchillo  que  sostenía.  –Ella  es  la  hija  del  Obispo.  Su  hijo   espiritual,   así   como   su línea   de   sangre,   con   todos   sus   dones.   Ella   cree   que   los   humanos   son   su   propiedad,   y   el mundo   es   su   despensa.   No   seas   tonta.   No   puedo   creer  que  Claire  y  Shane deberían  estar  aquí  con  nosotros,  incluso  si  no  te  gustan   los  vampiros  tan  desesperadamente.  ¿Qué  han  hecho ellos para  merecerlo?  –   Ella   no   respondió.   Myrnin   esperó,   luego   asintió   con   la   cabeza,   como   si   hubiera   hecho   exactamente lo   que   él   esperaba.   –Ya   veo,   –dijo,   y   su   voz   era   sorprendentemente  suave.  –Yo soy  muy  consciente  de  cómo  es estar  bajo  control. Que  tal  se  siente,  querida.  Todo  estará bien.  –   –¿Cómo?,   –preguntó   Hannah.   Parecía   indiferente,   pero   pensó   Claire   ella   escuchó algo  nuevo  en  su  voz:  el  dolor.   Él   se   encogió   de   hombros.   –No   tengo   idea,   –dijo.   –Pero   estoy   bastante   seguro   de   cómo  se  esta  desarrollando  hasta  ahora.  –    Fue   el   énfasis   que   puso   en   las   dos   últimas   palabras   que   hicieron   darse   cuenta   a   Claire   que   al   lanzarse   hacia   delante,   y   llamando   la   atención   completa   de   Hannah,   había   dejado a Amelie   parcialmente   oscurecida.   Shane   era   el   más   cercano   a   la   vampiro  caído.   Claire   frenéticamente   señaló   la   estaca   en   su   corazón,   y   Shane   no   vacilo.   La   sacó,   pero  no  todo  el  camino.  Lo  suficiente,  Claire  pensó ,  para  limpiar  su  corazón.   Amelie  no  se  movió.  En  este  punto,  probablemente  no  podría.   Si  se  habia  hecho  bien,  sin  embargo,  tal  vez  lo  haría,  cuando  ella  estuviera lista.   La Plaza   de la Fundadora   estaba   tan   concurrida   como   un   Centro   Comercial   en   Navidad.  Los  braseros  grandes que  rodean  el  centro  de  la  plaza  se  encendían,  con   lo   que   se veía un gran esplendor   de   la   noche   profunda;   los   vampiros   se   estaban   reuniendo,   algunos   mirando   soñolientos y   confundidos,   algunos   emocionados,   algunos   francamente   preocupados.   Había   humanos,   también,   un   grupo   de   ellos,   conducidos  juntos  cerca.  Claire  habia reconocido  a varios  de  ellos,  incluida la nueva   alcalde,  a  Flora  Ramos  ,  y  increíblemente  Gramma  Day.  Uno  de  ellos  se  quejaba  en   voz   alta.   Era   Mónica   Morrell.   Ella   ciertamente   no   había   sido   sacada de   la   cama   como   las   demás,   ella   estaba   vestida   para   una   fiesta   ....   Bueno,   eso   no   puede   ser   cierto.  Claire  no  estaba  segura  de  que  no  llevaba    vestidos de tubo  a  la  cama.   Myrnin  se  dejó  caer  de  los  barrotes  y  se  cruzó  de  brazos,  mirando  a  Shane.  

–Bien,  –dijo  en  voz  baja.  –El  chico  inteligente,  sacando  sólo  una  parte  de  el  camino.   Me  retracto  de  al  menos  una  cosa  mala  que  he  dicho  sobre  ti.  –   –¿Qué  está  pasando?  –preguntó  Claire.   –Naomi  se  prepara  para  declarar  su  supremacía, –dijo.  –Ella  va  a  hacer  ella  misma  su coronación ,  y  entonces  ella  va  a  derramar  sangre.  –   –La  nuestra,  –dijo  Shane.   –Oh   no,   no,   en   absoluto.   Es   una   costumbre   muy   antigua,   incluso de   un   Obispo   respetado.   Ella   va   a   matar   a   los   residentes   más   influyentes   de   Morganville   ...familias   Fundadoras,   importantes   líderes   empresariales,   políticos   ....   Supongo   que   a   Mónica por  representar  a  su  familia,  y  es  una  lástima  por  sus  recuerdos.  –   –Es  algo  más  que  la  ceremonia,  –dijo  Shane.  –La  mayoría  de  los  chicos  estában con el  Capitán  Obvio en el  consejo  de  guerra.  Yo  los  vi.  Y  Gramma  está  relacionada  con   Hannah.  –   –¿En   serio?   –Myrnin   levantó   las   cejas.   –Interesante   verdad.   Ella   va a honrar   las   viejas  costumbres  y  la  garantía  de  su  propia  supervivencia  a  largo  plazo.   Maestra.  Digna  hija  de  su  padre,  en  sus  mejores  días.  –   –¿Podría  tal  vez  no  admirar  al  malvado  enemigo  mucho,  y  se  centra  más  en  cómo   vamos  a  salir  de  esto,  –le  preguntó  Claire.  –Porque  yo  estoy  bastante  segura  de  que   vamos  a  morir,  también.  –   –Oh,   sí.   Pero   tú   y   yo   somos   daño   colateral   simplemente,   es   una   pira   para   Amelie.   Y   veo   que   han   llevado   a   cabo   mejoras.   ¿Ves   las   rejas   por   debajo   nosotros?   Es   gas   natural.  Todo  es  muy  económico  en  combustible,  no  como  los  viejos  tiempos  con   troncos  de  árboles  ....  –   –¡Myrnin!  –   Se  puso de  repente  muy  fresco  y  sensible.  –Las  mordeduras,  –dijo.   –Michael  tiene  una  en  el  cuello.  Lo  mismo  ocurre  con  Hannah  Moisés.  Así,  de  hecho,   también Oliver.   Todos   los que tienen   un   bocado   están muy distintos .   Se   necesita   una   boca  delicada  para  hacer dichas  marcas,  como  por  ejemplo:  –Él  señaló  con  un  dedo,   y  Claire  siguió  la  línea de  la  misma  a  Naomi,  que  estaba  envuelta  en  plata  y  negro  a   unos  metros  de  distancia.   –Ella   tiene   el   don,   ya   ves.   No   todos   los   vampiros   pueden   obligar   así.   Amelie   puede,   aunque  nunca  lo  hace,  y  Naomi  también, ambas  han heredado  ese  rasgo  de  su  padre   vampiro,  de  Bishop.  Así  que  eso es lo  ha  hecho,  usted  bien  puede  asumir  que  ella  es   la  que  maneja  los  hilos,  y  que  nadie  tenía  ninguna  opción  en lo  que  ha  hecho.  –   –Oh,  –dijo  Shane,  en  una  especie  muy  diferente  de  tono.  –Oh,  mierda.  Michael,  yo  lo   deje   a   solas   con   Naomi   y   Hannah.   Capitán   Obvio   Hannah.   Yo   pensaba que   Naomi   estaba  trabajando  con  ella,  tratando  de  llegar  a  Amelie.  Pero  era  más  que  eso.  Ella   estaba  controlando  todo.  Y  a Michael.  –   Lo   cual,   Claire   se   dio   cuenta   con   una   oleada   de   alivio   dulce,   por   eso   Michael   se   volvió   contra ellos  y  por  qué  había  sido  tan  cruel  con  Eve,  con  ella,  y  con  Shane.   No había   tenido   otra   opción.   Gracias.   Se   sentía   como   besar   a   Shane   de   pura   gratitud   por   haber   confirmado   sus   sospechas,   pero   Shane   no   se   veía   sobre   todo   aliviado,   miró   perturbado.   Tal   vez   sólo   se   había   dado   cuenta de   que   se   había   pasado   todo   el   día  odiando  las  entrañas  de  un  amigo  que  había  sido  inocente después  de  todo.   –Ella  estaba  controlando  a Oliver,  también,  aunque  es  probable  que  no  fuera tan   difícil,  –dijo  Myrnin.  –La  influencia  de  Oliver  en  Amelie  era  una  cosa  oscura  incluso sin Naomi   doblegarlo para   sus   usos.   Una   vez   que   ella  lo tenía,   sin   embargo,   utilizó a   Oliver para corromper  a  Amelie,  agitar  el  pueblo  en  contra  de  ella,  crear  el  caos  y  la  

disensión   ...   y   luego   te ha utilizado,   Claire,   a   desenmascararlo,   dándole   la   oportunidad de actuar  directamente  mientras  que  Amelie  estaba  distraída.  Vaya,  si   yo  no  la  odiara  por  lo mucho,  yo  la  admiraría.  –   –Entonces,  ¿cómo  vamos  a  detenerla?,  preguntó  Claire.   –No   podemos.   ¿Tal   vez se   me   olvidó   mencionar   que   estamos   encerrados   en   una   jaula  y  a  punto  de  ser  quemados  vivos  ...?  –   –¿Esta  jaula  tiene  una  cerradura?–   –Una   muy   buena,   –dijo   Myrnin.   –Allí,   en   el   otro   lado   de   los   barrotes.   Estoy   razonablemente  seguro  de  que  ninguno  de  nosotros  es  un  cerrajero  certificado, sin   embargo.  –   –Bueno,  podemos  intentarlo.  –   –Es  plata,  –dijo  Myrnin.  –No  voy  a  ser  capaz  de  romperla.  –   –Si   la   plata   es   pura,   la   de   la   cerradura   en   lugar   de   sólo   plateado,   es   suave,   –dijo   Shane.   –Podríamos  usar  una  de  estas  estacas  como  una  palanca,  tal  vez.–   –Y  eso  va  a  sacrificar  nuestro  elemento  de  sorpresa,  –señaló  Myrnin.   –Parece   que   siempre   tiene algo que objetar, carácter   peligroso   ....   ¿No   tienes   nada   que  aportar?–   –Se  lo  llevaron,  –dijo  Shane,  –incluyendo  todo  lo  de  los  bolsillos  y  mi  cinturón.  Al   igual  que  la  cárcel.  –   –No  es  como  la  cárcel,  –dijo  Claire,  pensativa.  –Te  dejaron  los  zapatos.–   –¿Y?  Estoy  bastante  seguro  de  que  un  par  de  zapatos  maltratados  para  patadas  no   nos  va  a  servir  de  mucho  en  cualquier  lugar  ....  –La  voz  de  Shane  se  desvaneció  al   ver  la  expresión  en  su  rostro.  –¿Qué?–   –Lazos,  –dijo,  y  se  inclinó  para  desatar  sus  propios  zapatos  y  comenzó  a  tirar  de  los   cordones  fuera.  –Hay  que  dármelos  a  mí.  –   –No   creo   que   debemos   tener   en   cuenta   que   cuelga   a   nosotros   mismos,   Claire,   –   Myrnin  dijo,  mirando  un  poco  preocupado.  –Y  no  me  iba  a  matar,  ya  sabes.–   Claire   agarró   los   cordones   de   Shane   como   él   los   ofreció,   atados   ellos   terminan   hasta  el  final,  y  comenzó  rápidamente  a  trenzar  junto  con  los  de  su  propio   zapatos  en  una  cuerda  áspera  trenzada,  que  se  envuelve  alrededor  del  centro  de  la   barras  en  la  parte  posterior.  –Cubreme,  –le  dijo  a  Myrnin.  Él  la  miró  por  unos  pocos   segundos,  y  luego  asintió  con  la  cabeza  y  se  dirigió  hacia  la  parte  delantera  de  la   jaula,   para empujar el   cuerpo   sin   vida   de   Oliver   fuera   del   camino,   y   comenzó   a   cantar  en  voz  alta  algo en  francés.  Sonaba  grosero.   Claire  comenzó  a  girar  la  cuerda  tan  rápido  como  pudo,  consiguiendo  rápidamente     el  punto  de  tensión.  –Necesito  algo  para  usar  como  punto  de  apoyo,  –dijo  a  Shane.   –Algo  que  no  se  rompa  fácilmente.–   –La   única   cosa   que tengo   aquí es   una   de   las   estacas,   –dijo.   –Una   vez   que   tire   de   ellos,   supongo   que   ya   ha   recibido   pedidos   de   Hannah   no   esperar   a   la   oficial barbacoa.  –   Dios,   lo   único   que   necesitaba   era   un   palo   ....   Claire se   puso   a mirar   alrededor,   frenética por encontrar  algo,  cualquier  cosa  que  pudiera  adaptarse  a  la  finalidad,  y   su  mirada  se  posó hacia  adelante,  de  todas  las  cosas,  la  diadema  que  llevaba  Amelie   para  mantener  su  largo pelo  suelto  lejos de  la  cara.  Fue  una  agradable,  amplia,  no   de  plástico  pero  cubierto  con  tela.   Quizás.  

Claire  subió  otra  vez,  dejando  la  cuerda  en  la  mano  de  Shane,  y  tiró  de  la  diadema   de  la  cabeza  del  vampiro.  Ella  pensó  que  los  ojos  de  Amelie  parpadearon,  sólo  un   poco,  pero  la Fundadora  no  se  movió.  Ella  parecía  ...  muerta.   Claire  flexionó  la  diadema  en  su  agarre.  Tenía  un  núcleo  de  metal  que  dobla de  un   lado  a  otro,  pero  no  al  revés.  Y  lo  mejor  de  todo  es  que  no  se  rompió.   Ella  se  deslizó  hacia  atrás,  lo  metió  en  la  cuerda  y  comenzó  a  usarlo  para  torcer  las   hebras   más   y   más   fuerte   alrededor   de   las   barras.   En   la   quinta   ronda,   sintió   la   tensión,  por  la  décima,  vio  las  barras  realmente  empezando  a  doblarse  en  el  medio,   cediendo  a  la  fuerza  lenta  pero  inevitable.   Te  quiero,  física.   –Ey,   –dijo   Shane   como   que   ella   tenia   buena   musculatura,   otra   vez   fuera   del   improvisado  dispositivo.  –Probablemente  debería  decir  después  de  pensarlo  bien,   soy  un  asno.   Y  yo,  soy,  lo  siento.  –   –Debe   haber   sido   duro,   –dijo   Claire.   Se   estaba   haciendo   muy   difícil   a   su   vez     el   movimiento.   Los   bordes   de   la   banda se   estaban   clavando   en   su   mano   profundamente.  Apretó  los  dientes  y  se  volvió  de  nuevo.   –Déjame,  –dijo,  y  se  apoderó  de  la  banda.  Para  él,  los  tres  siguientes  vueltas  fueron   bastante  esfuerzo,  y  las  barras  dobladas  lentamente,  de  manera  constante  hacia  el   interior   alrededor   de la   cuerda.   –Maldita   sea,   esto   realmente   funciona.   No   me   extraña  que  no  te  dejan  tener cordones  de  los  zapatos  en  la  cárcel.  –   –Esto  no  es  por  eso.–   –Te   he   hecho   daño,   –dijo   en   el   mismo   tono   de   voz,   sin   mirarla.   –Yo   juré   que   nunca   haría   eso   otra   vez,   y   lo   hice.   Caí   muy   fácil   en el   truco   de   Naomi,   convirtiéndonos   uno   contra   el   otro.   Debería   haber   confiado   en   ti,   confiaba   en   él,   y   yo   no   lo   hice.   Así   que   lo   siento.   Y   tienes   todo   el   derecho   de   no..   –Todavía   estaba   convirtiendo la   banda  para  la  cabeza  mientras  hablaba,  pero  en  ese  momento  se  interrumpió  con   un   jadeo   sibilante,   y Claire   vio   el   destello   rojo   en   la   mano.   La   sangre   empapaba   rápidamente  a  través  de  la tela  blanca  de  la  cinta  de  Amelie,  pero  después  de  una   pausa   de   un   segundo,   él   le   dio   vuelta de   nuevo.   –No   hay   que   confiar   en   mí,   o     perdonarme.  Pero  espero  que  lo  hagas.  –   –Déjame  ver.  –   –Es  sólo  un  corte,  y  si  lo  dejo  ir,  estamos  muertos,  –dijo.  –Está  bien.  –Él  se  mantuvo   convirtiendo  el  nudo,  cada  vez  más  estrecha  de  la  tela,  y  ahora  Claire  podía  oír  el   crujido  de  las  barras.  Ellas  se  inclinaban  fuertemente  en  el  medio,  y    la  brecha  va   en  rápido  aumento.  No  sólo  eso,  sino  que  pensaba  que  las  soldaduras  en  la  parte   superior  de  una  de las  barras  se  había  debilitado.  Esto  puede  funcionar,  pensó.     Luego,  con  un  sonido  agudo  y  ajuste,  la  banda  se  deshizo  en las manos de Shane   mientras  trataba  de  accionarla  de  nuevo.  –Maldita  sea,  –murmuró  él,  y  la  miró.   –¿Es  suficiente?–   –Déjame  ver  tu  mano.  –   Se   lo   ofreció,   y   había   un   corte   profundo   en   la   palma,   que   dolía   de   verlo.   Claire   agarró  la  cola  de  su  camisa  y  se  la  apretó  contra  el  corte,  luego  rebuscó  en  el  borde   roto  de  la  banda.  La  esquirla  de  metal  era  aguda,  y  ella  deshilacho  lo  suficiente  de   la   tela   para   rasgar   un   pedazo   libre para   envolver   alrededor   de   su   mano.   Cuando   ella  lo  ató  en  su  lugar,  lo miró  a  la  cara.   –¿Me   perdonas?,   –Le   preguntó.   Sus   ojos   eran   cálidos   y   firmes,   y él   tenía   una   pequeña  pista,  tentativa  de  una  sonrisa.  

–No,   –dijo   ella.   Se   ponía   enferma   al   tener   que   hacerle   daño   así   ...   pero   lo   fue   también   para ella.   Era   necesario.   –Yo   quiero,   de   verdad,   pero   no   confiaste   en   mí,   Shane.   No   me   lo   creeré   cuando   lo   necesite.   Y   eso   me   duele,   Shane.   Realmente   lo   hizo.  Va  a  tomar  un  poco  de  tiempo  y  mucho  trabajo  para  mí  perdonarte por  eso.  –   El   aliento   salió   de   él   como   si   ella   lo   hubiera   golpeado,   y   sus   ojos se ampliaron.   Él   sólo  había  supuesto  que  ella  lo  perdonaría,  se  dio  cuenta,  ella  lo  había  hecho  tantas   veces   antes   sin   ningún   pensamiento   o   duda   que   ella   le   había   hecho   creer   que   seria   automático.   Pero  no  fue  así.  No  esta  vez.  Por  mucho  que  ella  quería  que  las  cosas  vuelvan  a ser   normal,  lo  necesitaba  para  entender  que  le  había  hecho  daño.   Por  la  expresión  de  su  rostro,  lo  hizo.   En   el   segundo   siguiente,   él   bajó   la   mirada   y   respiró   hondo.   –Lo   sé,   –dijo.   –Me   lo   merezco.  Si  vamos  a  salir  de  aquí,  te  lo  prometo,  te  lo  compensaré.  –   –Toma  la  cuerda  frente  a  las  rejas,  –dijo,  y  se  inclinó  hacia  delante  para  inclinar  el   mentón y  darle  un  beso,  muy  a  la  ligera.  Ella  quería  caer  en  sus  brazos,  pero  no  fue   el  tiempo,  y  no  era  el  mensaje  que  quería  enviar.  –Y  estar  preparado para  cualquier   cosa.  –   –Siempre.  –Fue  la  sonrisa  arrogante  que  le  dirigió  casi  correcto.  Casi.     Habia  una  mirada  asustada,  en  sus  ojos,  y  ella  se  preguntó  si  estaba  pensando,  como   era,  podríamos  morir  aquí,  ahora  mismo,  y  no  estar  bien    entre  sí.   Pero  no  podía  evitarlo.  Lo  necesitaba  para que  entendiera  lo  que  había  hecho  para   ella  y  para  él  mismo.   Fue  la  cosa  más  difícil  del  mundo,  pero  ella  se  apartó  de  él.   Myrnin  seguía  cantando  un  coro  interminable  de  cualquier  canción  desagradable,   él  se  realizaba,  nadie  le  prestaba  atención,  pero  era  lo  suficientemente  molesto   para que probablemente  no  prestarán  mucha  atención  a  ella  y  Shane.  Cuando  ella   le  dio  un  golpecito  en  el  hombro,  tosió  y  se  interrumpió  para  decir:  –¿Son  los  dos   concientes de lo que hacen con  sus  palabras  de  amor?  Porque  yo  podría  vomitar.  –   –Eso  sería  perfecto,  –dijo  Claire.  –Ha  sido  un  gran  día  hasta  ahora.  –   Ella  se  acercó,  tomó  su  barbilla  puntiaguda,  y  se  volvió  a  mostrarle  el  doblado  de  la   barra  en  la  parte  posterior  de  la  jaula.  Sus  cejas  se  arquearon  bruscamente  hacia   arriba.  –Tal  vez debe  descansar  un  minuto.  –   –Tal  vez  yo  debería,  –estuvo  de  acuerdo.     –Tu  camisa  está  rota.  Y  usted  está  usando  un  perfume  precioso,  por  cierto.  –   –Es  la  sangre,  –dijo.  –Gracias.  Eso  es  siempre  muy  reconfortante.  –   Myrnin  se  arrastró  hasta  el  fondo  de  la  jaula,  acercándose  a  Shane  como  lo  hizo   así.  Los  dos  intercambiaron  una  mirada  que  hizo  subir  el  pelo  en  la  parte  posterior   del   cuello   de   Claire,   eran   como   dos   tigres   mirándose, Myrnin   luego   inclinándose   delante  de  su  novio  para  inspeccionar  el  estado  de  las  barras.  Hizo  un –mmm...  – sonido   suave   y   asintió   con   la   cabeza,   y   luego  cogio a   Shane por   sorpresa,   aparto a Claire  y  le  dio  a  Shane  un  beso  totalmente  inesperado  en  la  mejilla.   ¡Ey!,   –dijo   Shane,   y   trató   de   zafarse,   pero   luego   se   detuvo,   porque   Myrnin   le   estaba   susurrando   algo   a   el.   Mirada   de   Shane que   lanzó   a   Claire,   y   luego   rápidamente,   y   cuando   terminó   Myrnin,   Shane   asintió.   Cuando Myrnin   dejo   que   se   fuera,   Shane   se   movió  de  nuevo,  y  camino  de  regreso.   Claire   con   la   boca,   –¿Qué   demonios?   –Pero   Shane   se   limitó   a   sacudir   la   cabeza   y   miró  a la distancia.  Lo  que  Myrnin  le  había  dicho  a  él,  era  ...  inquietante.   Myrnin  no  se  detuvo  para  preguntas.  Se  arrastró  hacia  donde  estaba  Amelie  

todavía  acostada  muy  quieta,  y  la  atrajo  hacia  su  regazo  mientras  él  se  arrodilló.  – Mi   pobre,   bella   dama,   –dijo,   y   le   extrajo   con   cuidado   la   caída   de   oro   blanco   el   cabello   de   el   rostro   de   marfil.   –¿Preferirías   morir   en   un   incendio   o   en   la   gloria?   Muerto  es  muerto,  por  supuesto.  Pero  siento  que  debe  elegir,  ahora.  –   Amelie  no  se  había  movido  en  absoluto.  Era  posible  que  algo  había  salido   mal,   tal   vez   una   astilla   se   había   roto   en   su   corazón,   su   congelación   en   el   lugar,   o   otra  cosa  había  sucedido.  Una  estaca  de  madera  no  la  mataría,  sino  que  lo   paralizaría.   Y   la   necesitaban,   pensó   Claire.   Demasiados   vampiros.   Incluso   si   el   truco   funcionó  para  aflojar  las  barras,  incluso  si  podían  estar  en  libertad  ...   –Algo  está  pasando  ahí  fuera,  –dijo  Shane.  –La jefa viene.  –   Naomi  estaba  avanzando  por  fin,  aquietando  el  murmullo  confuso    montado  por los vampiros   en   la   plaza.   Ella   era   cada   poco   una   reina   en plata   y   negro,   y   su   voz   era   cálida,   dulce   y   convincente,   no   necesitaba   morder   a   la   gente   para   convencerlos,   pensó   Claire.   Ella   era   lo   suficientemente   convincente.   Sólo se   había   tomado   la   molestia   de   controlar   a   los   jugadores   clave,   y   sólo   durante   el tiempo que los necesitaba.  Era  fría,  pero  inteligente.   Y  ahora,  ella  dijo:  –Mis  amigos,  me  presento  ante  ustedes  con  tristeza  y  dolor  a   decirles  que  Amelie,  nuestra  Fundadora,  ha  perdido  el  derecho  a  gobernar.  –   Nadie  dudaba  de  lo  que  estaba  pasando,  pensó  Claire,  pero  una  serie  de  vampiros   en   la   multitud   comenzó   a   expresar   sus   objeciones.   No   fue   una   gran   cantidad   de ellos,   pero   fue   suficiente   para   dejar   en   claro   a   Naomi   que   no   era   una   opción   popular.   Ella  levantó  una  mano  en  un  gesto  brusco,  enojada.  –Nuestras  leyes  son  claras:  las   reglas fuertes.   Mi   hermana   era   fuerte,   el   pasado   está   lleno   de   aquellos   que   se   pusieron  en  contra  de  ella,  y  se  perderán.  Su  fuerza  nos  lleva  a  aquí,  a  esta  ciudad,  a   un lugar   donde   por   fin   podemos   empezar   a   recuperar   nuestra   gloria   como corresponde.   Pero   no   hay   que estar equivocados:   ella   vaciló.   Ella   se   corrompe   al   comprometerse   con   seres   humanos,   con   sus   leyes   y   costumbres,   hasta   que   ella   olvidó  lo  que  era  ser  una  vampiro  adecuado.  –   Hubo  más  gritos  de  protesta,  más  fuertes  ahora.  Eso  no  pudo  haber  sido lo que   Naomi     esperaba,   pensó   Claire,   había   una   creciente   tensión   en   sus   hombros,   y   la   mano  que todavía  sostenía  levantado  parecía  temblar,  sólo  un  poco.   –¡No   habrá   un   debate   sobre   esto!   Mi   hermana   se hizo   débil   y   tonta,   y   ella   fue   derribada   por   traición.   No   es   mía,   sino   la   traición   de   un   amante en quien   ella   confiaba.  Ella  no  esta  apta para  gobernar  por  más  tiempo.   No  tengan  miedo,  voy  a  quemar  al  traidor con  ella,  y  vamos  a  empezar  como recién   nacidos.  –   Esta   vez,   nadie   gritaba.   Hubo   un   silencio   inquietante.   Claire   honestamente   no   podría   decir   si Naomi   los había   conquistado,   o   si   alguna   otra   cosa   estaba   sucediendo,  algo  que  no  presagiaba  nada  bueno  para  la  reina  de  los  posibles.   Los  vampiros  no  eran  tan  fáciles  de  leer,  no  especialmente  en  grupos  grandes.   Los   seres   humanos   en   su debilidad   habían estado   muy   tranquilos   y   quietos,   incluso   Mónica.  Gramma  estaba  muy  alta,  apenas  apoyada  en  su  bastón  en  todo.  Pero  había   alguien   de   pie   cerca   de   ellos   alguien nuevo,   casi   invisible   detrás   de   Mónica,   de   piernas  largas  ...  otra  forma  humana,  no  un  vampiro.   ¿Jenna?  ¿Qué  demonios  estaba  haciendo aqui la  cazadora  de  fantasmas?  ¿Tratando   de  conseguir  una historia?  ¿Estaba  loca?   No.  Ella  estaba  sosteniendo  la  mano  a  otra  persona,  una  forma  pequeña,  ligera,   Claire  vio  como  Flora  Ramos  se desplazo  a  un  lado.  

Jenna  tenía  la  mano  de  Miranda.   Miranda  no  debería  ser  sólida.  Pero  ella  era,  muy  sólida,  aunque  se  aferraba  a la   mano  de  Jenna  como  a  un  salvavidas  en  un  océano  tormentoso.  Tal  vez  Jenna con su   capacidad psíquica   estaba   alimentando   el propio   poder   de   Miranda   y   sosteniéndola   podía   mantener     su forma   en   la   noche   fuera   de   la   Casa   de   Cristal,   pero  sus miradas  eran tensas,    sus  rostros asustados,  no  fue  fácil.   ¿Qué  demonios  estaban  haciendo?   Naomi  no  las  había  visto,  o  si  lo  había hecho,  no  le  importaba.  Estaba  ocupada   tratando  de  encantar  a  sus  nuevos  súbditos.   –Mañana   es   nuestra   nueva   era,   y   yo les llevare   a   ella,  –continuó.   –Ustedes   han   sido   despojados   de   sus   derechos   por   tanto   tiempo,   mis   amigos,   sometidos   a   humillaciones,   a   las   constantes   quejas   y   restricciones   de   los   que   son   justamente   nuestra  propiedad.  Y  eso  se  ha  acabado.  Como  muestra  de  esto,  les  doy la  primera   sangre   de   Morganville.   Es   toda   para   tomar,   como   es   su   derecho   como   los   gobernantes  no  sólo  de  este  lugar,  sino de todo  el  mundo.  –  Ella  extendió  su  mano   blanca para   apuntar   a   las   personas   detenidas   a   un   lado,   veinte   personas,   entre   ellas  Mónica.   Los  vampiros    miraron  en  esa  dirección.  Ninguno  de  ellos  se  movió,  y  luego  Jason  se   paseó   entre   la   multitud,   y   dijo:   –Primera   vez   que   alguien   hace   lo malditamente   correcto.  –   Agarró  a  Mónica  y  la  arrastró  fuera  del  área  cercada.   Ella  gritó  y  lo  golpeó,  lo  suficiente  para  hacer  que  se  tambaleara  un  poco,  y  Claire   se  lanzó  hacia  delante  y  tiró  la  flecha  de  ballesta  de  madera  que arranco  del  pecho   de   Oliver.   Ella   tiró   duro   a   través   de   los   barrotes   de   la   jaula   y gritó,   –¡Mónica,   cógelo!  –   Mónica  se  inclinó  hacia  atrás  cuando  Jason  trató  de  arrastrarla más  cerca,  y  vio   el  perno  que  volteo  de  punta  a  punta  a  través  del  aire.  En  un  movimiento  que  fue   sorprendentemente  elegante,  y  probablemente  no  podría  haber  sido    repetido si lo   hubiera  pensado,  Mónica  la  cogió  y  se la metió  a Jason no en el  corazón,  sino  entre   los  dientes.  –¡Muerde  eso!,  gritó  ella,  y  le  dio  patadas  de manera  gratuita.   Sus  zapatos,  Claire  se  dio  cuenta,  tenían    tapas  de  plata  en  la  punta  de  aguja.     Se retiró  y  los  mantuvo  listo.  –¿Alguien  más  quiere  un  poco?–   Jason   escupió   el   perno,   mirando   furioso   y   avergonzado,   y   cuando   trató   de   agarrarla,  ella  plantó  el  tacón  de  su  zapato  en  la  mano.  Se  quemó.   –Tenemos  que  movernos,  ahora  mismo,  –dijo  Myrnin.  –Ella  crea  una  agradable   distracción,  pero  no  va  a  durar.  –   –No   es   necesario,   –dijo   Amelie.   Sacó   el   último   centímetro   de   madera   libre   de   su   pecho  y  le  sonrió.  –Me  parece  que  elijo  gloria,  mi  querido Myrnin.  –   –La   mayoría   excelente,   –dijo.   –Claire   ha   aflojado   las   barras,   y   –Shane   levantó   su   mano  ensangrentada.   –Y  Shane  ayudó  a  Myrnin  modificando  a  regañadientes.  –Pero  creemos  que  debe  ir   ahora.   Naomi   está   perdiendo   el   respeto   de   sus   compañeros.   No   va   a   ir   bien   para   ella.  Ella  nos  quemara  por  pura  desesperación.  –   Amelie  asintió  y  se  puso  en  cuclillas.  Estudió  las  barras  en  la  parte  posterior  de  la   jaula,   cerró   el   puño   y   golpeó   con   precisión   quirúrgica   en   el   punto   en   la   parte   superior  de una  de  los  barras  donde  la  soldadura  era  más  débil.   Se  quebró.  

Su   mano   fue   quemada   en   una   franja   de   color   rojo   brillante,   pero   ella   lo   ignoró,   tomó   el   metal   suelto,   golpeo   con   fuerza   sorprendente.   Y también, rompió   limpiamente  por  la  base.   –¡Hannah!  –Shane  estaba  gritando  detrás  de  ellos.  –¡Hannah,  no!–   Claire  miró  hacia  atrás  y  vio  que  Hannah  probablemente  por las  instrucciones que le   implantó   Naomi estaba   alcanzando   un   botón   que   casi   sin   duda     convertiría   la   jaula   una   cesta   de   freír.   Debajo   de   ellos,   los   chorros   de   gas   escupió   llamas   azul   pálido.   –¡Fuera!,  –gritó  Claire.  –¡Sal  ahora  mismo!–   Amelie   había   dado   en   el   barra   dos   veces   sin   romperlo,   Myrnin   se   unió   a   ella,   pateando   con   su   pie   desnudo   entre   sus   manos.   Cerca   de   tres   segundos   después,   toda  la  jaula  se  inclinó  y  luego  rompió  completamente  gratis.   No  fue  una  gran  apertura,  pero  fue  suficiente.   Amelie  se  lanzó  hacia  fuera,  y  Myrnin  tras  ella.  Shane  se  fue  al  lado  y  le  tendió  la   mano  de  Claire.   Pero  Oliver  no  se  movía.   –Déjalo,   –gritó   Shane.   La   mano   de   Hanna   se   cierne   sobre   el   botón,   temblando,   como  si  estuviera  tratando  desesperadamente  de  luchar  por  su  vida,  y  perder.   –¡Claire,  vamos,  ahora!–   Ella  no  podía,  porque  Oliver  abrió  los  ojos  y  empezó  a  moverse.   Claire  se  soltó  de  las  manos  de  Shane  y  se  lanzó  hacia  el  vampiro.   Oliver   abrió   los   ojos   cuando   empezó   a   arrastrarlo,   y   él   se   acercó   a   agarrar   las   barras  y  sostenerse  a  sí  mismo  en  su  lugar.  –No,  –dijo.  –Tengo  que,  tengo  que  pagar   por  lo  que  hice.  –   –No  es  así,  –dijo  Claire.  –¡Vamos!–   Pero  él  no  lo  soltaba.  El  idiota  no  lo  soltaba  ....   Vio  la  cabeza  de  Naomi  vuelta,  vio  que se dio cuenta  de  el  hecho  de  que  su  presos   estaban  sueltos,  y  ella  miró  fijamente  a  Hannah-­‐   Quién   perdió   la   batalla   interna,   y   pulso   el   botón   que   enciende   el   gas   de   los   quemadores.   –¡Vamos!   –gritó   Claire   mientras   las   llamas   se   alzaron.   Rodó   por   el   agujero entre   los   barrotes  de  la  jaula  y  sintió  un  tirón  de  Shane  libre  en  sus  brazos.  Su  camisa  estaba   ardiendo.  Dio  una  palmada  en  las  llamas.   Amelie   habia llegado   más   allá   de   ellos,   se percato de la   quema   de   Oliver,   y   dio   un   tirón de él  con  todas  sus  fuerzas.  La barra  que  había  estado  conteniendo se  quebró   por  la  mitad,  pero se  deslizó  libre.   Todavía  en  llamas.   Amelie  lo  miró  por  un  segundo  al  descubierto  con  horror  real,  escrito  en  su  cara,   luego   se   arrojó   sobre   él,   sofocando   el   fuego   con   su   cuerpo   y   sus   manos.   Estaba   quemado  y  humeante,  pero  vivo.    Las  manos quemadas  de  Oliver  se  movieron ,  acariciando  sus  hombros  y  susurró,   –Perdóname.  –   –Sí,  –susurró.  –Sí.  calla  –   –Me  detienes  antes  de  hacerte  daño.  –   –Lo  haré.  –Ella  se  sentó  sobre  el,  cerró  sus  manos  alrededor  de  su  cuello,  y   le  clavo   la   flecha   de   madera   que   había   sacado   de   su   propio   pecho   en   su   corazón.   Oliver   quedó  inerte.   Pero  Michael  y  Hannah  habían  rodeado  la  esquina,  armados  y  listos  para  matar,  y   no  había  nada  más  que  la  voluntad  de  Naomi  en  sus  expresiones  ahora.  

Eran  muñecos  letales,  marionetas.   Amelie  no  parecía  saberlo  o  tendría  cuidado.  Myrnin  cogió  a Hannah,  evitando   el   cuchillo   de   plata   con   bordes   mientras   que ella intentaba hacer rodajas   de   él,   y   trató  de  desequilibrarla.  –¡No  le  hagas  daño!  –exclamó  Claire.  –¡No  es  su  culpa!–   Michael  seguía  acercándose.  Shane  se  soltó  de  ella  y  se  enfrentó  con  él.   –No  va  a  suceder,  hermano,  –dijo.  Michael  desnudó  los  colmillos,  y  Shane  levantó  la   estaca  en  la  mano.  –No  en  esta  vida.  Yo  ya  tuve  un  beso  vampiro para  mí  hoy.  No   irás  hasta  el  final  –   Pero  la  broma  no  estaba  desacelerando  a Michael  y  antes  de  que  Claire  pudiera   tomar  un  respiro,  Michael  se  había  lanzado  hacia  delante,  agarró  el  brazo  de  Shane,   y  fue implacablemente  doblándolo  hacia  atrás  hasta  que  la  estaca  golpeo  sobre  la   losa   de   granito.   Rodó   hacia   la   jaula   quedando   atrapados   en   el     fuego   del   infierno   desatado  dentro.   En  ese  momento,  Claire  vio  a  Miranda  y  Jenna  paso    la  vista  detrás  de  ellos,  Jenna   dejo  ir  a  Miranda...  y  el  aire  se  volvió  oscuro,  eléctrico  con  una  oleada  de  susurros.   Incluso  Michael  hizo  una  pausa.  Había  algo  aterrador  en  ese  sonido,  algo  mal.   Claire   parpadeó,   porque   podía   ver   las   sombras   ahora   en   el   resplandor   del   fuego,   sombras  que  se  movían  por  su  cuenta.  Formas humanas se  lanzaron  avanzando  más   allá   de   Miranda.   Algunos   apilados   en   Hannah,   y   aunque   Claire   casi   no   los   veía,   deben   de   haber   tenido   su efecto,   porque   Hannah   dejó   de   intentar   apuñalar   a   la   mierda   de   Myrnin.   Le   soltó   y   retrocedió,   y   ella   dio   un   manotazo   en   el   torbellino   de   sombras  a  su  alrededor,  los  movimientos eran cada  vez  más  frenético  y  errático.   Y  débil.   Y  luego  se  fue  a  sus  rodillas,  y  cayó.   Lo   mismo   le   pasaba   a   Michael,   una   tormenta   de   furia   fantasma   en   torno   a   él,   y   cuando  Shane  retrocedió,  Claire  vio  a  una  de  las  sombras  liberarse  de  el  enjambre   enojado  y  venir  hacia  su  novio.   La  pequeña  figura  tomó  forma en un  tipo  vidrioso  de  la  realidad,  ya  que  se  acercó  a   él.   –Lyss,  –Shane  susurró,  –gracias.  –   Le  tendió  la  mano,  sólo  por  un  momento,  Shane  se  la dio.  Claire  vio  la  energía  que   corría   entre   ellos,   una   explosión   que   estalló   como   una   estrella   en   Alyssa   le   dio   sombras  al  cuerpo,  sólo  por  unos  pocos  segundos,  era  real.   –Te   amo,   –dijo   Alyssa,   todavía   aguantando.   –Sólo   quería   decirte   que   no   fue   tu   culpa.  –   Luego  se  soltó  y  se  desvaneció  en  la  luz  estelar.   Shane  se  tambaleó  hacia  atrás,  y  Claire  lo  atrapó.  El  corazón  le  latía  rápido,  y  sentía   frío  a  pesar  de  la  temperatura   de infierno    por  el  fuego  cercano.     Michael   cayo   ahora,   y   el   enjambre   de fantasmas siguio zumbando   durante   unos   pocos  segundos  antes  de  que  Miranda,  ¿  les  volvió  a  llamar?  Eso  era  lo  que  parecía,   Claire   pensó.   Los   fantasmas   se   reunieron   como   un   manto   a   su   alrededor,     susurrando,  y  Miranda  se  estremeció  y  se  volvió  muy,  muy  pálido,  casi  translúcida.   Jenna  cogió  su  mano,  y  ella  se  estabilizo  de  nuevo.   –Traelos,  –dijo  Amelie,  señalando  a  Hanna  y  Michael.  Miró  a  Jenna  y  Miranda  por  un   momento,  como  si  estuviera  tratando  de  decidir  qué  hacer  con  ellas,  y  luego  inclinó   la  cabeza  un  poquito.  Era  un  arco  de  reconocimiento,  si  no  aprobación.   –¿Qué  vamos  a  hacer?,  –preguntó  Shane  mientras  se  inclinaba  para  coger  a Michael   por  debajo  de  los  brazos.  Michael  gimió,  pero  no  se  movió  mucho  por  su  cuenta.   –Ahora,  –dijo  Amelie  con  todo  el  infierno  en  sus  ojos,  –vamos  a  averiguar  quién  

juega  este  juego  mejor.  –   Era  un  desastre,  pensó  Claire,  su  vestido  rasgado,  manchado  de  hollín  y  ahora  de   sangre  del  cuerpo  calcinado  de  Oliver,  en  una  maraña  de  pelo  alrededor  de  su  cara.   Pero  ella  nunca  había  mirado  más  salvaje,  o  más  bien  como  una  reina,  que  cuando   entró  por  detrás  de  la  jaula  y  miro  a  Naomi  cara  a  cara.   La   multitud   se   quedó   inmóvil,   una   masa   de   cien   o   más   vampiros,   todos   decidiendo qué   hacer,   los   humanos   aterrados   en   su   corral   de   sacrificio;   Jason   y   Mónica,   encerrado  en  una  postura  de  batalla  fashionista.  Nadie  se  movió.   Ni  siquiera  Naomi,  quien  parecía  completamente  fresca  y  perfecta.  Pero  su  sonrisa parecía  rígida  y  sólo  por  un  momento  falsa.   –Es   apropiado,   –dijo   entonces,   –que   mueras   a   manos   de   tu   sucesor.   Trate   de   hacerlo  con  dignidad,  Amelie.  –   –Yo  siempre  te  he  amado,  –dijo  Amelie.  –Es  una  lástima  que  nunca  fuiste  digna  de   ello.  –Sus  ojos  se  encendieron  de  color  blanco  brillante  plata,  y  ella  asintió  con  la   cabeza  hacia  Claire,  que estaba  de  pie  más  cercano.  –Traedlos.  –   Claire  supuso  que  se  refería a  Michael  y  Hanna,  y  ella  hizo  un  gesto.  Myrnin  llevaba   encima a Hanna  y  Shane  arrastrando a Michael.   Naomi  se  rió.  –Este  es  tu  ejército,  ¿querida  hermana?  Patético.  –   –¿En   serio?   –Amelie   extendió   la   mano   hacia   Michael   Glass.   –Voy   a   tener   mi   incipiente  atrás.  –   Lo   que   mantenía a Michael como una marioneta hecho por Naomi,   rompió   con   una   casi   torsión   audible,   agarro   la   cabeza   de   Michael   ,   y   durante   unos   segundos   se   veía   como  si  fuera  a  derrumbarse,  pero  se  enderezó,  se  limpió  la  sangre  de  la  nariz,  y   pasó  junto  a  Naomi  para  estar  al  lado  de  Amelie.  Al  lado  de  Shane,  también.   Sus   ojos   brillaron   sobre   Claire,   también,   y   leyó   el   horror   y   el   dolor   en   ellos.   Oh,   Michael.   –Y  tú  también,  Hannah.  –Amelie  movió  un  dedo  apuntando  a  Hannah  Moisés.  –Yo   te  liberaré.  Únete  a  tu  pueblo.  –    Hannah parpadeo,   se   tambaleó,   y   giro   su cabeza   para   mirar   a   Naomi.   La   furia   ciega   en  sus  ojos  era  terrible  ...   pero  luego  se  aparto  de  los  vampiros,  y  se  fue  a  donde  Mónica  estaba  sosteniendo  a   raya  con la tapa de plata de su zapato a Jason.   Hannah   dijo:   –Ponte   los   zapatos   de   nuevo.   Esto   funciona   mejor.   –Y   ella   dio   a   Mónica  el  cuchillo  de  plata.   –¿Qué  hay  de  ti?,  –preguntó  Mónica  cuando  Jason  dio  un  gran  paso  de  distancia.   Hannah   se   encogió   de   hombros.   –Si   él   quiere   venir   a   mí,   va   a   encontrar   que   no   necesito  cualquier  otra  cosa.  No  es  para  gente  como  él.  –   Jason  se  fue  protegiendo  todo  el  camino  hasta  la  primera  fila  de  vampiros  detrás   de  él.   Lo  empujaron hacia  adelante,  en  la  tierra de nadie.   –Ahora,  –dijo  Amelie  a  Naomi,  en  el  silbido  de  las  antorchas  encendidas  y  el  rugido   del   fuego   en   la   jaula   vacía,   –me   dice   otra   vez   cómo   va   a   gobernar   en   mi   ciudad,   hermana.   Dime   cómo   mandarás   a   la   obediencia   de   todos   estos   reunidos   aquí.   Muéstrame.  –   A   Naomi   no   le   faltaron   agallas,   pensó   Claire.   Se   volvió   hacia   los     vampiros   de   Morganville,  levantó  las  manos  y  dijo:  –¿Saben  lo  que  Amelie  ofrece?.  ¡Yo  les  daré  la   libertad.  Yo  les daré  la  gloria.  Yo  les  daré  de  vuelta  al  mundo  que  se  merecen.  ¡Todo   lo  que  necesitan hacer  es  dar  un  paso  hacia  adelante,  sólo  uno,  y  seran libres!  –  

Amelie  no  dijo  nada.  Nadie  se  movió.  Ni  siquiera  Jason,  quien,  Claire  adivino,  estaba   empezando   a darse   cuenta   de   lo   mal   que   se   había   jodido   su   inmortalidad   recién   descubierta.   La cara   de   Naomi   pasó   de   apasionada a   blanco   cuando   la   realidad   la   golpeó     que   había  perdido.  Con  decisión.   –Te   perdiste   el   fuerte   indicio   que   le   dieron   antes,  –dijo   Amelie.   –Muchos   de   ellos   estaban   presentes   cuando   cayó   en   manos   del Draug.   Nadie   se   inclinó   para honrarla entonces.   Y   nadie   va   a   seguir   ahora.   –Sus   ojos   brillaban   de   plata,   un   horrible   y     hermoso color,   y   ella   ni   siquiera   tuvo   que   levantar   la   voz.   –Arrodíllate   a   mí,   hermana.  –   –No,   –dijo   Naomi.   Ella   estaba   temblando,   como   si   fuera   a   derrumbarse,   pero   fue   severamente  a aferrarse  a  lo  que  fuera  que  la  había  llevado  hasta  aquí.  –No.  Yo  hice esto para  gobernar.  –   –Arrodíllate,  –susurró  Amelie.  –No  voy  a  perdonar,  pero  te  puedo  perder.   Y  lo  haré.  Pero  hay  que  ponerse  de  rodillas.  –   –¡Nunca!  –   Pero  lo  hizo.  Sucedió  lentamente,  como  si  estuviera  siendo  aplastada por  un  peso   enorme,   imposible,   y   Claire   realmente   sentía   pena   por   ella   cuando   finalmente   se   derrumbó  de  rodillas,  inclinó  la  cabeza  y  lloró.   Amelie  levantó  la  barbilla  de  Naomi,  le  dio  un  beso  suave  en  la  frente,  y  dijo:   –Compartimos  el  más  oscuro  de  los  padres,  tú  y  yo  Y  no  te  culpo.   Lo  amargo,  esta  en la sangre  de  los  nuestros.  Usted  tendrá  tiempo  para  pensar  en   ello.  Tanto tiempo,  sola  en  la  oscuridad.  A  cien  años  de  la  misma  antes  de  que su   penitencia  es  para  mí hecha.  –   Naomi no  dijo  nada.  Claire  no  estaba  segura  de  que  realmente  pudiera decir  nada.   Se   cubrió   la   cara   con   las   manos,   y   Amelie   se   apartó   de   ella   para   mirar   a   los   vampiros.   –Naomi   no   estaba   mal,   –dijo.   –He   sido   débil.   Me   he   permitido   ser   débil   también,   para   satisfacer   sus   pasiones   como   el   mío   consentido,   como   si   no   hubieran   consecuencias   por   venir.   Pero   como   mi   hermana   es   la   manera   antigua,   y   nos   destruirán   ....   Ustedes   saben   lo que trae   sobre   nosotros la fiebre de la caza   y   la   destrucción  que  causará.  Morganville  fue  construido  para  que  podamos  vivir  sin   riesgo,   y   con   el   mundo   humano   invadiendo   a   nosotros   en   todo   momento,   no podemos   ser   débil.   No   podemos   ser   indulgentes.   –Ella   exhaló   un   suspiro   largo   y   lento.   –Mañana,  aprenderán  a  ser  más  fuerte  de  lo  que  nunca  pensé  que  podría  ser.  No   habrá  caza.  No  matar.  Usted  compartirá  la penitencia  de  mi  hermana,  por  el  tiempo   que  me  plazca.  Y  lo  voy  a  compartir,  también.  –   Se  volvió  hacia  Hannah,  así  como  a  los  seres  humanos  que  estaban  allí.  –Usted  es   libre  de  irse.  Y  usted  puede  llevar mi  compromiso  con  el  resto  de  Morganville:  no   vamos   a   matar.   Y   si   lo   hacemos,   la pena   para   nosotros   es   la   muerte,   tal   como   lo   sería  para  ustedes  para  quien  nos  mate.  Sólo  como  iguales podemos  mantener  la   paz.  No  está  en  nuestra  naturaleza,  pero  es  el  único  modo  de sobrevivir.  –   Hannah   asintió.   Lo   mismo   hizo   la alcalde   de   Ramos.   Mónica   finalmente   se   colocó   sus  tacones  de  nuevo,  echó  el  pelo  hacia  atrás  sobre  sus  hombros  desnudos,  y  dijo:   –Tú has  arruinado  una  gran  fiesta  en  mi  casa,  ya  sabes.  –Y  ella  se  marchó  sin una   palabra  más.   Claire   casi   se   echó   a   reír.   Casi   ...   y   Amelie   se   volvió   hacia   ella   y   dijo:   –Explícame   sobre  estos  fantasmas.–  

Fue  una  conversación  muy  larga.   Claire,   Myrnin,   Shane   y   Michael   fueron   sacados   de   la   Plaza   de   Fundadores,   a   la   oficina  de  Amelie,  donde  los  trabajadores  ya  estaban  barriendo  a  los  quebrantados   vidrios  y  tapando  las  ventanas    preparándolas  para  mañana.  Después  de  echar  un   vistazo  a  los  trabajos  en  curso,  Amelie  les  trasladó  a  la  oficina  exterior,  donde  su   asistente  limpio  la  mesa  para  que la  Fundadora  se  sentara.  Un  par  de  Guardias  de   Amelie   llevaban a   Oliver   y   le   pusieron   en   el   suelo.   Él   fue en   silencio,   con   los   ojos   fuertemente  cerrados.  Sus  quemaduras  fueron  sanando,  pero  aún  quedaban  rojas   manchas  por  todo  su  rostro,  y  su  ropa  era  más  caracteres  de  tela.   –Voy   a   dar   los   edictos   ahora.   Bizzie,   asegúrese   de   que   se   hayan   presentado   esta   noche,  –Amelie dijo.  Se  veía  cansada,  pálida  y  desesperada,  pero  no  había  nada  más   que  garantía en  su  voz.  –Myrnin,  quiero  que  regreses  a  tu  trabajo.  Hay  mucho  que   hacer  para  reparar  Morganville.  No  podemos  hacerlo  sin  ti,  y  de  tus  posibilidades   de supervivencia  fuera  de  ...  delgado,  en  el  mejor.  –   Myrnin  vaciló,  luego  dijo:  –Voy  a  tenerlo  en  cuenta.  –   –Yo  podría  pedir.  –   –Bueno,   –dijo,   y   sonrió   un   poco.   –Por   supuesto   que   podría   intentarlo,   querida   señora,  pero…–   Amelie   negó   con   la   cabeza   y   echó   un   vistazo   a   su   asistente.   –Sólo   hay   que   poner   abajo  que  estaba  de  acuerdo,  –dijo.  –Michael,  a  pesar  que  lo  que  hizo  no  era  de  su    libre   albedrío,     se   levanto   en   armas   contra   su   reina   gobernante   y   su   padre.   ¿Cómo   tiene  la  intención  de  pagarme?  Piense  con  cuidado  acerca  de  su  respuesta.  Sólo  hay   una  que  va  a  satisfacer  la  deuda.  –   Él   negó   con   la   cabeza.   –Uno   siempre   obtiene   lo   que   quiere.   –Michael   parecía   agotado   y   un   poco