Nicole Austin Dejame Sin Aliento

Nicole Austin

Leave me Breathless (Déjame Sin Aliento)

Portada Original

2

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

Staff

Traduccion + Correccion + Diseño

3

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

4

Donna se despertó sobresaltada cuando su mejilla se deslizó fuera de su lugar de reposo sobre su mano, por primera vez casi golpeando la cara contra el escritorio. Se frotó los ojos cansados con las manos en puños y arqueó la espalda, suspirando cuando sus vértebras restallaron. Preguntándose lo que estaba pasando, se acercó y sacudió el ratón para reactivar el equipo. Sólo dos nombres de pacientes aparecían en el registro de la sala de emergencias.

¡Joder! ¡Qué lenta y aburrida noche! 1 A ella le gustaba el turno de noche porque era más tranquilo, pero esto era ridículo. Normalmente ni siquiera pensaba los términos lento o aburrido. Demasiado arriesgado. La ley de Murphy entraría en vigor y conseguiría inundarse con pacientes que necesitaban radiografías. La noche larga y tediosa la hizo arriesgarse a pensar en ello, sin embargo. Podría incluso decirlo en voz alta. Necesitaba algo más que estar mirando a la parte posterior de sus párpados para pasar el tiempo.

1

Pensamiento, no expresado en voz alta. Se destaca en negrita y cursiva en todo el texto.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

5

Tal vez tendría que ir a vagar por los pasillos, sacudir un poco las cosas. Tal vez tuviera suerte y correría hacia el guapo nuevo residente, el Doctor Romano. El hombre la volvía del revés cuando estaba cerca. Seguro que ella tenía un mal caso de fiebre por él. Hmm... quizás podría recetarle algo largo, duro y grueso para ayudarla a recuperarse. La misma idea la hizo reír como una colegiala. Se enderezó cuando la puerta, pesada como plomo, se abrió con un chirrido y dicho cachas entró caminando como si viniera por la convocatoria de su mente. Con una respiración sibilante de sus pulmones, él dio dos pasos en la habitación antes de ser presa de un ataque de tos. Su tez oliva palideció, se volvió cenicienta mientras sus pulmones luchaban por obtener el oxígeno que necesitaba. -"¡Oh, maldición! ¿Estás bien?" Ella agarró una botella de agua sin abrir desde el mostrador y se la llevó. -"Aquí, Doc. Bebe esto."

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

6

De repente su noche parecía bastante prometedora ahora que él había entrado por la puerta. Donna aprovechó la oportunidad para dejar vagar su mirada mientras bebía. El pelo negro ondulado caía, bloqueando su vista de sus ojos de chocolate fundido. El cansancio sombreaba sus tensas facciones. Pobre tipo. Los residentes eran algunas de las personas más trabajadoras en aquel hospital. Observó la fuerte columna de su garganta trabajar cuando él tomó varios tragos balbuceantes. Sus anchos hombros se levantaron y cayeron con cada inspiración inestable, hinchando el musculoso pecho. Un pequeño parche de pelo negro se asomó por el cuello camisero en forma de V de la bata médica azul. Los dedos de Donna picaban por deslizarse a través de esa exuberante mata de pelo. La bata era holgada pero no lograba ocultar los planos sólidos y los ángulos de su masculino cuerpo. Su pecho ancho reduciéndose a firmes abdominales y ajustadas caderas. Ella sonrió cuando su mirada se arrastró sobre el impresionante paquete que el buen Doctor estaba luciendo detrás del fino material azul. Continuó su evaluación, prácticamente babeando por la flexión de los músculos a lo largo de los muslos sólidos.

¡Guauu! ¡Sí que lo tenía todo bien puesto!

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

7

Cuando su mirada volvió a su rostro, un cálido rubor inundó sus mejillas ante el deseo calentando sus ojos oscuros. ¡Maldita sea!, la había atrapado mirando. -"¿Mejor?" Él asintió con la cabeza y le entregó la botella. Ella contuvo el aliento fuerte cuando sus dedos se rozaron, enviando sensibilización como una sensación de hormigueo deslizándose por todo su cuerpo. -"Creo que puede ser bronquitis. ¿Puedes disparar una radiografía de tórax para mí?"

¡Oh, infierno sí! -"Um, seguro Doc. Sólo dame un segundo." Ella se dio la vuelta, luchando por mantener bajo control sus hormonas cachondas y ajustó los controles de exposición en el panel que lleva a la sala de examen. Donna cogió dos casetes2 precargados de un estante y se escapó en la oscuridad.

2

Se refiere a cajas metálicas donde se ubican los negativos necesarios para realizar las

radiografías. Estos se insertan en la máquina para proceder a tomar la imagen y luego necesitan un revelado para poder verse la imagen final. Es un proceso similar al de las fotografías tradicionales.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

8

Después de alinear el tubo de rayos X y de asegurarse de que todo quedaba establecido, se volvió y corrió directamente hacia el sólido muro de su cuerpo. El Doctor Romano automáticamente se acercó para estabilizarla, atrayéndola contra todos esos kilómetros de calientes músculos. Sus pechos se aplastaron contra su tórax, y estaba segura de que notaría el rápido latido de su corazón. Los olores embriagadores de madera de sándalo y caliente macho despertaron llenaron cada débil respiración que daba, inflamando sus sentidos. Llamando a su actitud profesional, Donna resistió la tentación de dejar que sus manos vagaran y dio un paso atrás. Le miró desde debajo de sus pestañas y se centró en el trabajo. -"Tendrás que vaciar tus bolsillos."- dijo, y señaló con la cabeza al dispositivo de escucha que colgaba de su cuello. "Deshazte del estetoscopio también." Se dio la vuelta y se ocupó de cargar el casete en el soporte montado en la pared con las manos temblorosas. Aspirando unas cuantas respiraciones profundas, Donna trató de calmar sus nervios. Funcionó realmente alrededor de cinco segundos… hasta que se volvió para verle tirando de su camisa por la cabeza.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

9

Las salas de examen estaban siempre oscuras con el fin de ver la luz utilizada para alinear al paciente en la película. Estaba acostumbrada a ello y, por tanto, no tuvo problemas para detectar cada deliciosa cresta y valle, siguiendo el lujoso pelaje de vello que corría hacia abajo en un fino rastro desapareciendo debajo de la cintura de sus pantalones de talle bajo. Su boca se secó y se lamió los labios, su mirada de sorpresa se disparó hacia él cuando gruñó. -"Vamos a terminar con esto rápido, nena." -"Um, sí. Claro." Ella le dirigió hacia el casete. Por primera vez en su carrera, Donna se alegró de que posicionar a alguien por una radiografía requería tocarles. Sus dedos se alisaron sobre los músculos lisos en los hombros, animándole a rodarlos hacia adelante. El calor de su piel envió escalofríos por los brazos y la espalda.

¡Oh, Dios! Había encontrado una gran distracción para hacer que el tiempo vuele. Para asegurarse de que estaba bien centrado, pasó las manos por sus costados y sobre sus costillas. Tomando ambas caderas en su agarre, le hizo girar un poco más recto, y luego salió de la habitación.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

10

-"Tome una respiración profunda y manténgala."- dijo en voz alta. Maldita sea, su voz sonaba ronca. Mantuvo pulsado el interruptor y escuchó los ruidos eléctricos de la máquina haciendo la exposición. -"Respire." Lo había dicho para instruirle, pero eso le recordó dejar de sostener su propio aliento antes de que se desmayara. Donna se precipitó en la habitación, cogió el casete, y murmuró sobre su hombro. -"Vístase. Iré a revelar la película." Fue un alivio escapar por la puerta giratoria, hasta la soledad del cuarto oscuro. De pie en el misterioso resplandor rojo de la luz de seguridad, se esforzó por calmar sus temblorosas manos. Su mente reprodujo la sensación de su carne musculosa bajo sus dedos mientras buscaba el casete para abrirlo, cogía la película y la cargaba en el procesador. Al sonido de la puerta giratoria rodando en su trayectoria se le cayó el casete y se volvió para mirar, con la boca abierta. Él la había seguido hasta la intimidad del cuarto oscuro.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

11

La luz roja dejó ver lo suficiente para saber el Doctor no estaba en mejor forma de lo que estaba ella. Un músculo en su mandíbula tiritaba, su postura era rígida, y sus manos estaban en puños apretados. El deseo en sus ojos oscuros derritió a Donna. Sus pechos se hincharon, los pezones empujando obscenamente contra su bata. Su coño se suavizó, mojando sus bragas con resbaladiza crema. ¡Mierda! ella jamás estuvo caliente y deseando tanto a un hombre. -"Doctor, no debería estar aquí." -"Tony."- la corrigió él. Ella asintió con la cabeza en reconocimiento. -"Tony. Saldré en un minuto." Él ignoró su comentario y se movió hacia adelante, apiñándose contra ella en el pequeño espacio. -"Siempre me pregunté cómo era aquí. La luz roja es bastante guay."

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

12

Donna perdió la capacidad de hablar. Ella le miró fijamente cuando Tony apretó su cuerpo contra el suyo, empujándola contra la papelera de películas usadas. Cogió su mano, los dedos deteniéndose para tomar el pulso rápido de su muñeca. -"¿Estás bien, nena? Estás sonrojada, y tu ritmo cardíaco está por las nubes." ¡Qué demonios! Este hombre era demasiada tentación para resistir por más tiempo. -"Estaré mejor que bien en un minuto."- le dijo. Elevándose sobre los dedos de sus pies, deslizó sus manos alrededor de su cuello y rozó sus labios sobre los de Tony. Eso estuvo bien. Muy agradable. Justo hasta que él inclinó la cabeza y profundizó el beso. Luego se puso aún mejor. Se sentía como si alguien hubiera derramado gasolina sobre ellos; luego prendió un fósforo, encendiendo un fuego repentino. Eso por lo rápido que ambos fueron pasto de las abrasadoras llamas. Era como ir de cero a cien en milisegundos. La fuerza de la lujuria la inundó, y supo que no había vuelta atrás.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

13

Sus lenguas follaban cada una en la otra boca, las manos vagando, luchando por quitarse la ropa. Oyó el rasgón del material en su prisa, pero no fue capaz de preocuparse por ello ahora. Una desesperada necesidad la asaltó. Donna tenía que poner sus manos sobre su piel desnuda o iba a morir. No había vuelta de hoja. Su necesidad era demasiado fuerte. -"Tony, date prisa."- se quedó sin aliento. Se agachó, agarró su camisa y tiró de ella por la cabeza, rompiendo el beso sólo el tiempo suficiente para obtener la ofensiva prenda fuera del camino. Ella dejó caer sus pantalones con un tirón rápido en los lazos y con la punta de sus pies se quitó los zapatos. Con un gemido reticente, se separaron de nuevo para eliminar la camisa que Tony se puso de nuevo después de la radiografía. Sus hábiles dedos hicieron estallar el gancho en su sostén, lo arrastraron por los brazos y lo lanzó en la esquina. Unos fuertes brazos se congregaron a su alrededor, golpeando su torso desnudo contra sus pechos en un abrazo abrasador. Alguien gimió. No estaba segura de cuál de ellos fue. El exquisito roce del vello de su definido pecho sobre sus pezones envió un chorro fresco de crema desbordando sus pliegues internos.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

14

Tony empujó su larga polla dura contra su montículo. ¡Maldita sea!, quería retenerlo en la mano, sentir su pulso en el eje de "seda-sobre-acero" bajo sus dedos. Donna lo empujó hacia atrás y empezó a buscar a tientas el lazo que la mantenía alejada de su meta. Cuando el nudo se soltó los pantalones de Tony cayeron a sus tobillos y su polla surgió en sus manos. No llevaba ropa interior. -"Joder, esto es caliente." Una gota brillante de pre-semen surgió desde la rendija y Donna supo que tenía que degustarla. Se puso de rodillas y limpió su lengua sobre la gorda cabeza rojiza de su polla. La suave carne esponjosa y su sabor salado la llevaron a alturas de deseo que no podía ignorar. Esta situación no llamaba a provocaciones y tentaciones. No, era necesaria una acción audaz y decisiva. -"¡Folla mi boca!"- le ordenó, luego la abrió amplia y le chupó hacia abajo. La gruesa circunferencia estiró sus labios y Donna tragó tan gran parte de su longitud como pudo. -"¡Mierda!"

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

15

Su respiración se volvió dura y su tos regresó cuando ella se sumergió hacia arriba y abajo sobre su polla, ahuecando sus mejillas y chupándolo duro. Los dedos de Tony estaban enredados en su pelo, manteniéndola inmóvil para sus embestidas. Ocho, diez pases profundos dentro de su boca y él se apartó. La ayudó a ponerse en pie, entonces no perdió tiempo levantándola sobre la papelera de película de frío metal y moviéndose para situarse entre sus piernas. -"¡Siiiii!"- exclamó. Ahora él estaba justo donde debía estar. -"No voy a durar mucho tiempo." La advertencia no importaba. Ella no iba a durar mucho tampoco. Donna observó como él empuñó su eje, frotó la cabeza a través de sus resbaladizos pliegues, y se estrelló con fuerza dentro de su cuerpo, empujándola hacia atrás. Tony agarró sus caderas y la trasladó hacia adelante hasta que su culo apenas descansaba sobre la dura superficie. Él empezó a perforar dentro de ella fuerte y rápidamente, manteniendo su mirada fijada en donde sus cuerpos se juntaban. Ella tuvo que mirar también.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

16

Cada vez que se empujaba en ella, los labios de su sexo se extendían alrededor de su enorme polla. Cada vez que él se retiraba ella tenía una visión tentadora en la luz roja brillando sobre su dura carne reluciente con su crema. Fue la cosa más sexy que había visto nunca. Donna dejó que sus manos vagaran por encima de sus gloriosos músculos esculpidos hasta que llegó a sus nalgas, llenándose las dos manos con la apretada carne. Sus cuerpos estaban resbaladizos por el sudor, creando bofetadas de sonido cada vez que se juntaban. -"Voy a correrme."- advirtió, y alcanzó entre ellos para acariciar su clítoris. -"Yo también."- exclamó. Se introdujo en ella con tanta fuerza que Donna juraría que la punta de su polla tocó sus amígdalas. En el siguiente empuje gritó, llenándola con chorros de esperma caliente chisporroteando y ella se le unió, volando sobre el precipicio en puro éxtasis. Se derrumbaron uno contra el otro, sosteniéndose con fuerza, jadeando.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

17

-"Maldita sea, nena. Tienes que conseguir otro trabajo. Es demasiado tentador tenerte aquí." -"Nuh-uh. Yo estaba aquí primero. Te irás a desempeñar tu residencia en algún otro lugar. Por lo menos hasta después de la boda." Tony le acarició la mejilla, el amor brillando en sus ojos oscuros. -"¡Te amo, Donna!" -"Yo también te quiero, cariño, pero tenemos que salir de aquí antes de que nos pillen." Ella golpeó su trasero, riéndose cuando él gruñó. -"Ve a revisar tu radiografía y conseguir que otro Doctor te de un tratamiento. No quiero que estés enfermo en nuestra luna de miel." Compartieron el beso más dulce antes de recoger las ropas de dónde estaban y vestirse. -"Te veré al final del turno, nena." Él le dio otro beso rápido y luego se dirigió hacia la puerta.

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

18

Donna se abrazó apretadamente, saboreando la idea de que pronto no habría más encuentros a escondidas. En sólo otra semana, sería la señora Romano y empezaría a trabajar en el primero de muchos años felizmente casada con su guapo marido médico.

FIN

Nicole Austin Dejame Sin Aliento

19

Hot Passion Books

Esta es

una traducción hecha por Fans. La

ofrecemos de forma totalmente gratuita, sin obtener beneficios económicos o materiales de ningún tipo por ello y con el único objetivo de dar a conocer los libros de nuestras autoras favoritas a las lectoras de habla hispana. Recomendamos

a

las

lectoras

adquirir

estos

mismos libros en el momento de su publicación, ya sea en su idioma original o cuando estén disponibles en español, para

incentivar

a

que

estas

autoras,

a

las

que

agradecemos su excelente trabajo, sigan creando estas maravillosas obras.

Nicole Austin - Dejame sin aliento.pdf

Page 2 of 19. Nicole Austin. Dejame Sin Aliento. 2. Nicole Austin. Leave me Breathless. (Déjame Sin Aliento). Portada Original. Page 2 of 19. Page 3 of 19. Nicole Austin. Dejame Sin Aliento. 3. Staff. Traduccion + Correccion + Diseño. Page 3 of 19. Nicole Austin - Dejame sin aliento.pdf. Nicole Austin - Dejame sin aliento.

835KB Sizes 0 Downloads 92 Views

Recommend Documents

Austin Transportation Department - Movability Austin
Jun 26, 2015 - house on Wednesday July 8, 2015, from 6:00 pm to 7:00 pm at the Hancock Recreation Center, ... Phone (512) 974-7681 | Fax (512) 974-7101.

Austin Transportation Department - Movability Austin
Jun 26, 2015 - Transportation Department | City of Austin. Phone (512) 974-7681 | Fax (512) 974-7101 [email protected] | www.cityofaustin.org.

John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf
There was a problem previewing this document. Retrying... Download. Connect more apps... Try one of the apps below to open or edit this item. John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf. John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf. Open. Extract. Open wi

John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf
413. Agradecimientos............................................................ 416. Page 3 of 416. John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf. John Ajvide Lindqvist - Dejame Entrar.pdf.

Austin Transportation Department - AustinTexas.gov
Jul 14, 2015 - and other users of this street prior to determining final plans. You can obtain additional ... at the Austin Public Library, Pleasant Hill Branch, 211 E William Cannon Drive. Feedback based on local ... Phone (512) 974-7105.

SIN SAD.pdf
There was a problem previewing this document. Retrying... Download. Connect more apps... Try one of the apps below to open or edit this item. SIN SAD.pdf.

nicole williams eden
Mischief in miami great. exploitations, 1 by ... williams downloadable pdf. Epd daily blotter june 8, 2015 rockinghamupdate. ... Epd daily. blotter august 24, 2015 rockinghamupdate. ... Guest book hotel cote d 39 azur hotel du cap eden roc.

Nicole aniston day
... Hamlet to theship..290565497733259403 Realanalysis pdf.Thereturn. of bellas. Nicoleaniston day - Download.Nicoleaniston day.Go lala go.Nicoleaniston day.Nicoleaniston day.The Silent War (2012).Hillsong. united mp3. Catalina Taylor is Amazing.2164